Administracion del Imperio de Alejandro Magno Organizacion





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Administración del Imperio de Alejandro Magno Organización

Alrededor del rey había una corte importante, que era la que verdaderamente gobernaba el Imperio. Junto con esta corte existía otro organismo central, el ejército. Los recursos del tesoro estatal eran variados. Los impuestos, diferentes según cada región del Imperio.

alejandro magno, hijo de FilipoMacedonia pagaba muy poco: algunos impuestos indirectos y la liturgia. Las ciudades griegas abonaban la syntaxis federal, según lo estipulado en el Congreso de Corinto. En Asia Menor se pagaban tributos sobre la propiedad inmobiliaria, aduanas, venta de botín, prisioneros y, en suma, sobre medios diversos.

En el Asia central, como no había ninguna organización, Alejandro se limitó a exigir una suma global, sin precisar los medios para conseguirla. Debido a los enormes gastos, estas sumas resultaban insuficientes.

La administración financiera era bastante variable. A partir del año 330 a. de J.C. se puede describir del siguiente modo:

El Imperio estaba dividido en cuatro partes: Egipto, Asia Menor, Siria y Babilonia, y cada una de ellas tenía un jefe. Las antiguas satrapías persas persistían, con sendos tesoreros generales encargados de administrar los recursos reales. Esta administración no abarcaba Grecia, Macedonia y el Asia oriental, que se regían de forma diferente.

Alejandro no trató nunca de realizar una centralización imposible. Su idea era dejar subsistir la antigua administración persa e introducir algunas modificaciones que no alterarían la anterior estructura. Las atribuciones de los funcionarios nombrados por el rey no eran iguales en todas partes.

Las provincias más alejadas se regían por sistemas especiales. En general, para todo el Imperio la base era la satrapía. A veces, el sátrapa era el único delegado del poder central. Este sátrapa era o macedonio u oriental. A finales del reinado de Alejandro fueron nombrados elementos griegos en número cada vez mayor para este cargo. Al lado del sátrapa había un auxiliar (hyparca) o varios cuando la satrapía era de gran extensión.

El antiguo poder militar de los sátrapas fue suprimido por Alejandro, quedando reducidos al carácter de gobernadores civiles. No obstante, había algunas excepciones, como el sátrapa de Frigia, que tenía mando militar. Al lado del sátrapa estaban colocados un estratego y un tesorero. En conjunto se contaban veinte satrapías (siete en Asia Menor, una en Siria, seis en Babilonia y seis en Oriente).

Las otras regiones estaban sometidas a regímenes diversos. La Caria era un protectorado dirigido por su antigua reina. Fenicia y Chipre dependían directamente del rey. En ambas zonas los príncipes y villas de estas regiones conservaban su independencia, pero tenían que enviar un tributo y colaborar con un contingente militar. Egipto tenía un sistema especial.

El país estaba dividido en dos nomachías, correspondientes al Alto y Bajo Egipto, con dos gobernadores indígenas y otros dos macedónicos.

La zona del norte de la India la regía un gobernador militar, con amplia potestad en todo su dominio e incluso en las zonas vecinas, transformadas en protectorados. En muchas de estas regiones, Alejandro fundó villas que fueron siendo transformadas en importantes centros. Algunas estaban situadas en lugares de paso de caravanas y otras en las zonas fronterizas, con fines defensivos. A la cabeza de estas villas había un gobernador, cuyas atribuciones no se conocen bien.

Por último, Alejandro se preocupó de los problemas económicos de su Imperio. Hizo estudiar las posibilidades de cada zona, abrió nuevos canales y desecó algunas marismas. Por otro lado, la igualación del darico persa con la estatera macedónica facilitó las relaciones mercantiles en todo el Imperio al establecer una moneda única.

Desde el punto de vista comercial, la fundación de nuevas ciudades y la puesta en actividad de las rutas fluviales activaron el tráfico mercantil. En suma, las creaciones de Alejandro tendieron al acercamiento entre Oriente y Occidente, dando inicio a la época conocida con el nombre de helenística.

Fuente Consultada: José María Blázquez Arqueólogo e Historiador Premio Cultori Di Roma 2003



Anuncio Publicitario





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *