Biografia de Zully Moreno Mitos del Cine Argentino Inolvidables






Biografía de Zully Moreno: Mitos del Cine Argentino 

Zully MorenoZully Moreno: La Greta Garbo argentina

Cuando uno recorre el cine argentino dentro de su época de oro, es posible hallar una gran cantidad de nombres de actrices y actores que le dieron forma a aquel período de producción nacional que llegó a ser un éxito rotundo más allá de las fronteras de nuestro país.

Pero lo cierto es que son pocos los nombres de actores que dejaron de ser precisamente eso para convertirse en verdaderos mitos del séptimo arte. Tal es el caso de Zully Moreno.

Las causas son variadas. Por un lado su talento, porque como muchos expertos aseguran, Zully había nacido para el cine, pero además su figura deslumbrante, en la que se entremezclaba la inocencia y la sexualidad en dosis justa para los cánones de la época, hicieron que aquella morocha se convirtiera en una de las actrices más requeridas de su tiempo.

Había nacido el 17 de octubre de 1920 en Villa Ballester, Provincia de Buenos Aires, siendo hija del suburbio y la realeza al mismo tiempo, punto que ha quedado demostrado en su verdadero nombre: Zulema Esther González Borbón.

Tuvo una infancia feliz, pero que lamentablemente fue interrumpida por la tragedia, cuando a sus diez años debió enfrentar la muerte de su padre, y la realidad de una situación económica que empeoraba con el paso de los días.

Pero a pesar de ello, Zully seguí soñando con aquel anhelo que al final de su vida la convertiría en mito. Sabía que quería ser actriz, y también sabía que nada podría detenerla.

Así fue que en el año 1938 se presentó en un casting para conseguir un papel de extra en la película “Cándida” de Luis Bayón Herrera, protagonizada por Niní Marshall. Lo cierto, según cuentan los biógrafos de la actriz, es que el director quedó fascinado con la belleza de la joven, por lo que le ofreció hacer un pequeño papel dentro del filme.

A partir de allí comenzó a surgir el trabajo constante, por lo que Zully Moreno participó con pequeños papeles en renombradas películas del momento, junto a figuras de primer nivel. Basta citar como ejemplo sólo algunas de ellas, como “Bartolo tenía una flauta”, junto a Luis Sandrini, “Orquesta de señoritas”, protagonizada por Niní Marshall, “Los martes, orquídeas”, junto a Mirtha Legrand, “Historia de crímenes”, con un elenco encabezado por el recordado Narciso Ibánez Menta, entre muchas otras. Paralelamente a su labor en el cine, en el año 1940 Zully debutó en teatro, acompañando a un elenco integrado por Tito Lusiardo, Carlos Morganti y Alberto Anchart.

No obstante, la fama y el éxito que darán lugar al nacimiento del mito de nuestro cine se sucedió en el año 1943, cuando Zully Moreno dejó de ser la intérprete de pequeños roles opacados por las grandes estrellas del momento a convertirse en la encarnación de su primer protagónico en el filme “Stella”, dirigida por Benito Perojo. El glamour sumado al talento de la actriz fue la carta de presentación para conquistar los corazones de los espectadores.

Como puede notarse en cada una de sus películas, Zully aparecía casi siempre rodeada por escenografías suntuosas, que según contaban sus compañeros, ella misma se encargaba de supervisar. Ese era el marco adecuado para la mujer que rápidamente alcanzó el lugar que merecía dentro del cine nacional. Mientras tanto su esbelta figura se mostraba envuelta en costosos vestuarios, confeccionados por diseñadores de alta costura de renombre, tales como Horace Lannes, Paco Jamandreu o Jorge de las Longas.

De esta manera, Zully Moreno se convirtió en una de las preferidas del público, lo que provocó el comienzo de una inigualable carrera, con un total de más de setenta películas en su haber, de las cuales sólo basta con citar algunas para demostrar el efecto que había causado la actriz en el cine nacional. Algunas de ellas fueron “Celos”, “Nunca te diré adiós”, “La gata”, “La trampa”, “La indeseable”, “Cosas de mujer”, “La dama del mar”, “La calle del pecado”, entre otras.

Una mención al margen merece la película “Dios se lo pague”, largometraje que tiene el honor de ser una de los primeros filmes extranjeros seleccionados para participar de los premios Oscar, cuando todavía no había sido creada la categoría a mejor película en un idioma que no fuera el inglés.

A pesar de que el filme fue estrenado en 1948, la historia real de esta película comienza en el año 1947, cuando Zully Moreno contrae matrimonio con el prestigioso cineasta Luis César Amadori, quien dirigió el mencionado largometraje, donde la actriz protagoniza la cinta junto a Arturo de Córdova. Para la concreción de “Dios se lo pague”, Amadori se asoció a la productora Sono Film, surgiendo de aquella unión una extensa lista de películas que se convirtieron en referentes de la época de oro del cine argentino.

Era la época de Perón, y tanto Amadori como Zully eran peronistas. Con la caída del gobierno del General, el cineasta premiado debió enfrentar la cárcel, y posteriormente debió exiliarse en España junto a su mujer y su hijo.

Después de aquel doloroso exilio, al regresar al país Zully Moreno abandonó la actuación pero se mantuvo activa en relación al teatro, convirtiéndose en la directora del Teatro Maipo y presidente de la productora Argentina Sono Film. Un tiempo después se alejó de todo, y ya nadie volvió a verla.


Anuncio Publicitario


Años después, precisamente el 25 de diciembre de 1999 la noticia de la muerte de Zully Moreno impactaba a todos. Había muerto el gran mito del cine nacional.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *