Filosofia Arabe Medieval en España Averroes y Maimonides Pensamiento





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Filosofía Árabe Medieval en España: Averroes y Maimonides 

La cultura judía y la cultura musulmana había florecido juntas en la España de los califas. Dos sabios, Maimónides, judío, y Averroes, musulmán, nacieron casi al mismo tiempo, en Córdoba, en el siglo doce, y fueron caminantes de los mismos caminos.

Los dos fueron médicos. El sultán de Egipto fue paciente de Maimónides y Averroes cuidó la salud del califa de Córdoba, sin olvidar jamás que, según escribió, la mayoría de las muertes ocurre por causa de la medicina. Los dos fueron, también, juristas. Maimónides ordenó la ley hebrea, hasta entonces dispersa, y 410 coherencia y unidad a los muchos escritos de los rabinos que se habían ocupado del tema.

Averroes fue la máxima autoridad judicial de toda la Andalucía musulmana y sus sentencias sentaron jurisprudencia, durante siglos, en el derecho islámico. Y los dos fueron filósofos. Maimónides escribió la «Guía de perplejos», para ayudar a los judíos, que habían descubierto la filosofía griega gracias a las traducciones árabes, a superar la contradicción entre la razón y la fe.

Esa contradicción condenó a Averroes. Los fundamentalistas lo acusaron de poner la razón humana por encima de la revelación diurna. Para colmo, él se negaba a limitar el ejercicio de la razón a la mitad masculina de la humanidad y decía que en algunas naciones islámicas las mujeres parecían vegetales. Pagó pena de exilio.

Ninguno de los dos murió en la ciudad donde había nacido. Maimónides en El Cairo, Averroes en Marrakech. Una mula llevó a Averroes de vuelta a Córdoba. La mula cargó su cuerpo y sus libros prohibidos.

Fuente Consultada: Eduardo Galeano
el pensamiento medieval en españa Averroes

El mestizaje cultural
En esta época surgieron grandes pensadores racionalistas, pero también grandes místicos. En ocasiones se relacionaron en un plano de igualdad y en otras se enfrentaron. Fueron los sabios del mundo de aquel entonces.

Averroes y Maimónides fueron contemporáneos y ambos nacieron en Córdoba, se ocuparon de distintas disciplinas del saber y sus aportaciones superaron el marco geográfico peninsular. Defendieron el pensamiento racionalista destacando en el ámbito del estudio filosófico, religioso, matemático y medicinal.

Un punto de coincidencia fue su labor jurídica, puesto que Maimónídes, siendo rabino principal de El Cairo, tuvo que conocer, al igual que Averroes en su labor de cadí de Córdoba, temas relacionados con la jurisdicción del lugar. Además, profundizaron en el estudio de la filosofía griega, sobre todo de Aristóteles, constituyendo una influencia fundamental para la posteridad. La rigidez de la dinastía almohade, sus persecuciones antijudías y la intolerancia hacia las interpretaciones racionalistas condujeron a ambos sabios al exilio.

Averroes

averroes

Abu al-Walid Ahmad Ibn Rushd (1126-1198), conocido en occidente como Averroes, nació en Córdoba y fue cadí (juez) de la ciudad, entre otros cargos públicos.  Realizó estudios jurídicos, pero no se limitó a este campo del saber, sino que destacó también en el ámbito de la medicina o las matemáticas, aunque será recordado fundamentalmente por sus contribuciones a la filosofía y a la religión.

Destacó por su pensamiento racionalista, incluso en el análisis de la religión, y fue muy influyente en la Europa cristiana no solo en la Edad Media, sino también en el Renacimiento. Este ilustre cordobés murió en Marrakech, dado que su condición religiosa y filosófica no era apreciada en Al Andaluz, gobernado por la dinastía almohade, defensora de un islam muy tradicionalista y contrario a las interpretaciones abiertas a la reflexión racional que defendía el autor

Maimónides

maimonedes



Anuncio Publicitario


Moshé ben Maimón (1135-1204), conocido en Europa como Maimónides, fue contemporáneo de Averroes y también nació en Córdoba. Procedía de una distinguida familia, ya que su padre era juez de la comunidad judía. Tras la conquista de Córdoba por los almohades en 1148, tuvo que exiliarse con su familia, dadas las persecuciones antijudías que se desataron Defensor de una interpretación racionalista y extraordinaria médico, filósofo y teólogo, tras vivir en Marruecos se asentó en Egipto, donde se convirtió en el rabino principal de El Cairo y en el médico personal del sultán de Egipto y Siria, Saladino I.

Su contribución al judaísmo le otorgó el sobrenombre de segundo Moisés, aunque a finales de la Edad Media, su racionalismo llevó a que se prohibiese en las comunidades judías la lectura de sus obras, que volvieron a ser reivindicadas por el judaismo ilustrado.

Su libro más conocido, La guía de perplejos, lo escribió en árabe, mientras que sus comentarios a los mandamientos y las obras sobre religión judía los escribió en hebreo.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *