La Familia Borgia Rodrigo Lucrecia Cesar Borgia Borja Historia






La Familia Borgia – Historia
(Navegar Versión Para PC en Flash)

familia italiana borgia

LA FAMILIA BORGIA: Domingo, 16 de agosto de 1492. Todo a lo largo del camino que une la Basílica de San Pedro con la Iglesia de San Juan de Letrán, las casas están adornadas con pendones de colores, tapices de seda y cortinas de terciopelo. La multitud, volcada sobre los balcones y ventanas de los edificios, espera impaciente. De pronto, los murmullos cesan, sofocados por el sonar festivo de las campanas: se aproxima el cortejo de Coronación del nuevo Papa.

Es un espectáculo ya conocido por los romanos, pero que no se cansan de aplaudir. Inician el desfile las tropas mercenarias, seguidas por los familiares y por la Casa del Papa, los cardenales, obispos montados en caballos con suntuosos arreos.

Vienen luego los siervos de la Iglesia, los tiranos —gobernantes absolutos— de Perusa, Bolonia, Pésaro y otras varias ciudades, conduciendo el estandarte del pontífice. El capitán general de la Iglesia, con armadura y yelmo, escolta el incensario. Poco después, en un caballo blanco, protegido del sol por un dosel amarillo y bermejo, llega Su Santidad, el sucesor de Pedro.

“Roma era grande bajo César: hoy es mayor. César era un hombre. Alejandro VI es un dios”, gritan los ciudadanos. Muchos, sin embargo, permanecen silenciosos. Para ellos, el nuevo pontífice es un pecador condenado al Infierno. Además, es un extranjero. Treinta y siete años de cardenalato y el cargo de vicecanciller de la Santa Sede bajo cinco Papas no bastan para que los italianos olviden el origen español del Cardenal Rodrigo Borgia (Borja).”

Al llegar a Letrán, un presagio desfavorable: Alejandro, agotado por el calor, se cae desmayado en bra/os tle un cardenal. Poco después vuelve en sí. Pero todos los que asisten a la escena piensan si acaso al Papa, que tiene la misma edad del fallecido Inocencio VIII, no le aguardará el mismo destino.

PARA UNA CARRERA RÁPIDA ENEMIGOS BRILLANTES
“Tez morena, alto, ojos negros y boca un tanto grande. Cada vez que se presenta en público extrema los cuidados de sí. Es extraordinariamente elocuente y enemigo de toda persona cuya pulcritud deje que desear”. Así veían los contemporáneos al cardenal Rodrigo Borgia, durante tanto tiempo el segundo hombre de los Estados Pontificios.

Rodrigo llegó a Italia con su hermano mayor, Pedro Luis, llamado por su tío, Alfonso Borgia, a la sazón Papa Calixto III. Fueron cubiertos de honras. Para Pedro Luis se creó el título de Cardenal-sobrino, depositario del poder temporal del papado. Rodrigo fue consagrado Cardenal en 1456. Tenía 25 años. A los 27 recibió la vicecancillería de la Iglesia. Al año siguiente fue consagrado obispo de Valencia, el más rico obispado cíe España.

Los poderosos vasallos del Papa miraban con envidia a aquellos jóvenes de tan rápida carrera. La muerte de Calixto III, sin embargo, daría al más joven de los Borgia ocasión para mostrar sus cualidades personales. Rodrigo consiguió salvar la vida de su hermano, amenazado por los Orsini, grandes señores romanos. Pedro Luis huyó de la ciudad. Rodrigo, entretanto, permaneció en su cargo, conduciéndose con tanta habilidad que logró decidir la elección de su candidato para el Trono de San Pedro.

Aquel joven y poderoso señor, a quien las circunstancias habían brindado un capelo cardenalicio, no conseguía vivir sin la compañía de hermosas mujeres. Rodrigo no era un pecador rodeado de santos. El propio Papa, ante el proceder del Clero de la época, solía decir:

“Que los Padres no se casen es muy razonable, pero que se casen lo es todavía más”. El Cardenal Borgia, sin embargo, exageraba, hasta el punto de tener Pío II que escribirle para hacerle severas críticas: “Querido hijo, cuando varias señoras (. . .) se reunieron en vuestros jardines (…),
Vuestra Dignidad, olvidado del cargo que ocupa, permaneció junto a ellas entre las 7 y las 22 horas. Se danzó de manera disoluta. Allí, ninguno de los placeres de amor fue olvidado (…). Los. maridos, los hermanos, los padres de las jóvenes señoras y las mozas invitadas no fueron admitidos para que vuestra diversión pudiese verse aún más libre de todo obstáculo. Nuestro disgusto es indecible (. . .) “.

Rodrigo decíase arrepentido y prometía enmendarse. Sin embargo, sería conocido para siempre como “el Cardenal que nunca duerme solo en su lecho.”

En 1468, el inquieto Cardenal hízose amante de Giovanna del Catanei, hermosa joven de apenas dieciséis años. En 1474, le consiguió un marido “cómodo”, a tiempo para que el primer hijo, César, naciese en legítimo casamiento. El segundo, Juan, nace en 14-76. En 1480, la Catanei da a luz una mujercita, Lucrecia. Dos años más tarde llegaría Godofredo. Son, todos ellos, hijos reconocidos del Cardenal Borgia, naturalizados españoles y exentos de cualquier restricción debida a su nacimiento; les estarán reservadas grandes honras.

Pero aquella rubia Lucrecia tendrá un destino muy amargo. Será dada en matrimonio a cambio de ocasionales alianzas políticas, y verá a sus esposos separarse de ella toda vez que tales alianzas pierdan vitalidad. Su belleza, sumada al poderío de su casa, contribuirán a hacer de ella la víctima natural de las calumnias de los enemigos de los Borgia. La que fuera un simple juguete en manos de su padre y de sus hermanos, será considerada por muchos como el “cerebro maldito” de la familia. El nombre de Lucrecia Borgia pasará a la historia como sinónimo de corrupción y crimen.

JUDÍOS, MOROS Y MARRANOS: EL PARTIDO DE LA PAZ
Lucrecia descubrió pronto que el hombre alto y moreno que la alzaba en los brazos llamándola “mi rubieci-ta” era su verdadero padre. Descubrió también su posición de niña privilegiada en la sociedad italiana de la época, llena de hijos naturales.

Bien pronto los pequeños Borgia fueron retirados de la compañía de la madre para que recibiesen una educación a la altura de su nacimiento. Lucrecia fue confiada a una prima del Cardenal Borgia, Adriana de Mila, viuda de Ludovico Orsini, de quien tuviera un hijo, Orso. Adriana cuidaba también de Julia Farnese, novia de Orso desde la niñez.

En compañía de Adriana de Mila pasó Lucrecia sus seis primeros años. Jugaba con sus hermanos y con Julia y Orso. A veces visitaba a su madre. Aprendió a tocar el laúd, a cantar y bailar, a bordar. Estudiaba francés y español, asistía a representaciones teatrales en latín, al aire libre, en los patios de los grandes palacios romanos. Recibió la formación de una joven princesa del Renacimiento italiano, hija de una de las más poderosas personalidades de la Iglesia.


Anuncio Publicitario


Roma necesitaba un gobierno fuerte y capaz. Al tradicional equilibrio político de Italia, en que ninguna ciudad era lo bastante fuerte como para asumir la hegemonía absoluta sobre las demás, agregóse un nuevo factor: interés en la península por parte de franceses y españoles. La gran aristocracia italiana —los Visconti, los Sforza, los Médicis, los d’Este, los Montefeltro— tuvo que contar con ese nuevo factor en sus maquinaciones políticas.

La Familia
Médicis
Familia
Renacentista
La Familia
Fugger
Alejandro
 Borgia
Ruta de
la Seda

 (Navegar Una Versión Para PC en Flash)





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *