Agentes Contaminantes Del Medio Ambiente Gases Contaminación Atmosferica






Agentes Contaminantes Del Medio Ambiente

LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL: El hombre vive inmerso en la atmósfera, que tanto él como los demás organismos de la Tierra requieren para sobrevivir. La composición óptima de la atmósfera se fue gestando en el transcurso de millones de años, y los organismos que se fueron desarrollando sobre la Tierra, así como complejas reacciones químicas, colaboraron para este fin.

La actividad humana, en especial después de la Revolución Industrial de mediados del siglo XIX, contaminó la atmósfera con sustancias que produjeron y producen cambios perjudiciales para la vida de nuestro planeta, amenazando así la supervivencia de las especies vivientes.

ECOLOGÍA:
LA ECOLOGÍA
(palabra creada por Ernst Haeckel, en 1866 puede ser definida como el estudio de las relaciones Ernst Haeckel Salud y medio ambiente Enfermedades Socialesde los seres vivos entre ellos y con su medio ambiente.

Los factores que actúan sobre el reino animal pueden clasificarse en climáticos, edáficos (ligados al suelo) y bióticos (competición entre las especies).

A estos factores, clásicos y muy antiguos en el plano de la evolución, hay que añadir la influencia del hombre, que ha modificado demasiado rápidamente los grandes equilibrios ecológicos del planeta (deforestación, desecaciones, contaminación, cultivos extensivos).

La unidad elemental de estudio ecológico es el ecosistema (unidad funcional en la que intervienen diferentes elementos —animales, vegetales, climáticos— que concurren en una misma tarea). Algunas cadenas alimentarias son ecosistemas, lo mismo que la biosfera (parte de la esfera terrestre donde se encuentran los organismos vivos), o el ciclo del oxígeno en un charco de agua.

Contaminación.

El aire, el agua y el suelo pueden sufrir alteraciones debido a la incorporación de productos nocivos que afectan el funcionamiento natural de los ecosistemas, la salud y la calidad de vida de la población. Cuando esto sucede decimos que aire, agua y suelo están contaminados.

La biosfera recibe a diario miles de toneladas de residuos que las actividades humanas producen. Pueden ser sustancias inocuas o degradables (mediante la actividad bacteriana), pero una gran cantidad es contaminante y permanece en ella.

No sólo los excesos en la utilización de sustancias químicas causan contaminación. La actividad desarrollada en las grandes ciudades y los complejos industriales allí ubicados son otra fuente muy importante de polución.

Otro problema ambiental es la pobreza. Millones de personas viven en condiciones de hacinamiento e insalubridad, sin cubrir sus necesidades básicas y más aún, sufriendo hambre, desnutrición y diversas enfermedades en las áreas subdesarrolladas.

La contaminación no tiene límites; en la biosfera, la circulación atmosférica, los ríos y las corrientes marinas transportan los contaminantes por todo el globo. En ocasiones, efectos contaminantes producidos en un lugar repercuten en regiones lejanas: se han descubierto moléculas de DDT en la grasa de pingüinos y focas. Ese insecticida no se utiliza en las regiones polares, pero las corrientes atmosféricas y marinas de latitudes bajas arrastran hasta allí sus residuos.

Los problemas que derivan de la contaminación son serios y preocupantes para nuestro futuro. Por ello, deben ser tratados en forma conjunta por las naciones. En tal sentido es fundamental conocer el funcionamiento del medio ambiente, porque gran parte de la contaminación se origina en su desconocimiento. Es imprescindible superar, además, los desequilibrios sociales y económicos que padece parte de la población del mundo y que degrada sus condiciones de vida.

La contaminación, resulta imperceptible la mayoría de las ocasiones

Contaminación del aire. El dióxido de carbono es el resultante de los procesos de combustión industrial. La acumulación de este gas produce un recalentamiento de la atmósfera.

El aumento de solamente algunos grados de la temperatura media puede producir modificaciones geofísicas considerables: fundición de los glaciares y del hielo, elevación del nivel de las aguas, inmersión de las planicies. Además, algunas zonas templadas se volverían desérticas (la superficie del Sahel aumenta todos los años), lo que daría lugar a migraciones de población considerables.


Anuncio Publicitario


El monóxido de carbono se produce por las combustiones incompletas (siderurgia, refinerías de petróleo). Se trata de un gas que afecta a las capas altas de la atmósfera.

Igualmente, el cloro fluorocarbono (refrigeradores, aerosoles) destruye la capa de ozono, que filtre los rayos ultravioletas. Su destrucción podría ser responsable del aumento actual de los cánceres de piel. De hecho, se ha producido actualmente un gigantesco agujero de ozono en el polo Sur.

Los residuos radiactivos son vertidos en cantidades importantes a la atmósfera en dos circunstancias: los accidentes tipo Chernobyl o Three Miles Island y las pruebas nucleares. Los primeros representan catástrofes ecológicas y humanas a largo plazo y sobre una gran extensión, a causa del desplazamiento de las nubes radiactivas (intoxicación del ganado, de las frutas y verduras, aumento del número de cánceres).

Los óxidos de azufre y de nitrógeno vertidos por las fábricas y los gases de escape de los vehículos se transforman, al contacto con el aire, en ácido sulfúrico y ácido nítrico. Son responsables de la niebla de las ciudades (smog) y aumentan la incidencia de las bronquitis crónicas y de las infecciones respiratorias.

¿Podemos respirar?
La contaminación atmosférica

El aire se contamina por la presencia de gases tóxicos y partículas sólidas y líquidas originadas en la combustión doméstica, industrial y en el tránsito vehicular. Alguno de los elementos contaminantes que llegan a la atmósfera son: óxido de hierro, plomo, azufre, monóxido de carbono, ácido carbónico y compuestos nitrogenados.

Las industrias petroquímicas, textiles, papeleras, siderúrgicas y nucleares arrojan residuos muy contaminantes. Las altas chimeneas industriales los llevan a las capas superiores de la atmósfera y evitan así su concentran r en el lugar; pero, de todos modos, la contaminación es transportada, en altura, a otros lugares, es decir, se “exporta”.

Los primeros efectos de la contaminación atmosférica suelen provocar una disminución de la visibilidad (por la suspensión de pequeñas partículas en ej. aire) y la presencia de olores desagradables. El smog, mezcla de niebla ce: humos y polvos industriales, cubre la atmósfera de grandes ciudades, con;: ocurre en México, Londres, Los Ángeles y Santiago de Chile.

Además de reducir la visibilidad y afectar los vegetales, los gases y partículas que componen el smog dañan la salud de la población y pueden provocar problemas respiratorios (asma, bronquitis), irritación de la vista y la garganta. La fatiga. :; tos, las reacciones cutáneas y las enfermedades infecciosas también son causadas por la contaminación del aire.

Contaminación de suelos
Los fertilizantes, pesticidas y plaguicidas empleados en las prácticas agrícolas, contaminan el suelo si se usan en exceso, porque tienen metales: cobre, cinc, mercurio y arsénico. Al contaminarse el suelo, también lo hacen las especies animales y vegetales de la región y los productos que se cosechan para alimentar a la población.

Contaminación de las aguas
Desde tiempos remotos, las poblaciones han arrojado residuos a las aguas continentales y oceánicas. Esto dio lugar a procesos de contaminación que perjudicaron a quienes las consumen y a las especies vegetales y animales que habitan en ellas. A esto se agregan los residuos radiactivos depositados en el fondo de los océanos.

El crecimiento de las ciudades y la industrialización son factores que están íntimamente relacionados con el aumento de la contaminación. En los ríos, lagunas y lagos se vierten desechos domiciliarios como aguas cloacales y domésticas que contienen sustancias orgánicas y detergentes. También reciben los desechos industriales originados en las fábricas de sebo y los frigoríficos, y sustancias corrosivas o inflamables. Como no reciben tratamiento previo, las aguas alcanzan grados de contaminación que pueden llegar a la pérdida total del recurso.

Los residuos que contiene el agua superficial también pueden, por infiltración, pasar a las aguas subterráneas y contaminarlas. Esto genera problemas en aquellas regiones donde esa agua es consumida por el hombre.

En los mares y océanos son comunes los derrames accidentales que pueden producir los barcos petroleros. Otras causas son las perforaciones en las plataformas marinas y zonas costeras, los traslados del petróleo a los barcos o los residuos que arrojan las destilerías.

El agua contaminada posee menos oxígeno y cuando este se agota, el agua se pudre y provoca la muerte de los peces y la disminución de la actividad pesquera. Los ecosistemas costeros se deterioran al igual que la salud de la población, ya que hay mayor probabilidad de contraer distintas enfermedades. Si se implementaran medidas para tratar las aguas antes de ser arrojadas los problemas tendrían solución.

Los diez principales agentes de contaminación
1) Dióxido de carbono. Generalmente se origina en los procesos de combustión de la producción de energía, de la industria y de la calefacción doméstica. Se cree que la acumulación de este gas podría aumentar considerablemente la temperatura de la superficie terrestre y ocasionar desastres geoquímicos y ecológicos.

2) Monóxido de carbono. Lo producen las combustiones incompletas, en particular las de la siderurgia, las refinerías de petróleo y los vehículos de motor. Algunos científicos afirman que este gas altamente nocivo puede afectar a la estratosfera.

3) Dióxido de sulfuro. El humo proveniente de las centrales eléctricas, de las fábricas, de los automóviles y del combustible de uso doméstico contiene a menudo ácido sulfúrico. El aire así contaminado agrava las enfermedades del aparato respiratorio, corroe los árboles y los edificios de piedra caliza y afecta también a algunos textiles sintéticos.

4) Óxidos de nitrógeno. Son producidos por los motores de combustión interna, los aviones, los hornos, los incineradores, el uso exclusivo de fertilizantes, los incendios de bosques y las instalaciones industriales. Forma
el smog de las grandes ciudades y pueden ocasionar infecciones respiratorias, entre ellas la bronquitis de los recién nacidos.

5) Fosfatos. Se los encuentra en las aguas de cloacas y provienen, en particular, de los detergentes y de los fertilizantes químicos utilizados en exceso, así como de los residuos de la cría intensiva de animales. Los fosfatos constituyen uno de los factores principales de contaminación de los lagos y ríos.

6) Mercurio. Lo producen la utilización de combustibles fósiles, la industria cloro-alcalina, las centrales de energía eléctrica, la fabricación de pinturas, los procesos de laboreo de minas y de refinación y la preparación de la pasta de papel. Constituye un grave agente contaminador de los alimentos, especialmente de los que provienen del mar, y es un veneno cuya acumulación afecta al sistema nervioso.

7) Plomo. La fuente principal de la contaminación de plomo es una materia antidetonante del petróleo, pero también contribuir yen a ella las fundiciones de ese metal, la industria química y los plaguicidas. Se trata de un tóxico que afecta a las enzimas y altera el metabolismo celular, acumulándose en los sedimentos marinos y en el agua potable.

8) Petróleo. La contaminación es causada por la extracción del producto frente a las costas, su refinación, los accidentes de los buques petroleros y la evacuación que se efectúa durante el transporte. Causa daños desastrosos en el medio: destruye el plancton, la vegetación y las aves marinas y contamina las playas.

9) DDT y otros plaguicidas. Incluso en concentraciones bajas son muy tóxicos para los crustáceos. Dado que se los utiliza preferentemente en la agricultura, al ser acarreados por las aguas causan la muerte de los peces, destruyen su alimento y contaminan la alimentación del hombre. También pueden producir cáncer. Como su utilización reduce algunas especies de insectos útiles, contribuye a la aparición de nuevas plagas.

10) Radiación. En su mayor parte se origina en la producción de energía atómica, la fabricación y prueba de armas de este tipo y los buques de propulsión nuclear. Es de gran importancia su empleo en la medicina y la investigación científica, pero a partir de cierta dosis puede ocasionar tumores malignos y mutaciones genéticas.

Para evitar la contaminación atmosférica y paliar sus efectos nocivos se han tomado diversas medidas, algunas de ellas a nivel internacional como reducir la emisión de los gases racionalizando el consumo y empleando tecnologías alternativas no contaminantes.

Cómo luchar contra el efecto invernadero

Para disminuir e! efecto invernadero, la humanidad debe realizar dos acciones importantes:

• Consumir menos combustibles fósiles. Se deberían sustituir por otros productos energéticos (energía solar y energía eólica). También habría que mejorar la eficiencia de los motores que los utilizan, para reducir dichos consumos. Individualmente poder  utilizar menos los automóviles particulares y usar más el transporte público.

• Proteger la vegetación. Las plantas, sobre todo las grandes masas forestales, necesitan dióxido de carbono para su crecimiento. La fotosíntesis que realizan las plantas requiere de este gas, que se convierte por dicho proceso en materia orgánica. Por ello, mantener y ampliar las zonas de bosques es un modo de disminuir  el efecto invernadero.

Los gases producidos por el efecto invernadero que hay en la atmósfera se pueden reducir almacenando el dióxido de carbono en depósitos bajo tierra o en las profundidades marinas.

Cómo luchar contra el deterioro de la capa de ozono
Para conservar la capa de ozono hay que dejar de emitir CFC y demás productos que destruyen ese gas, sustituyéndolos por otros que realicen la misma función práctica, pero que no sean agentes contaminantes.

En el año 1987 se firmó por parte de distintos países el Protocolo de Montreal, llamado así por la ciudad ;e Canadá en la que se celebró la reunión, donde se establecieron unos plazos para dejar de utilizar los distintos agentes causantes de la destrucción del ozono.

Los más comunes, los CFC, ya se dejaron de fabricar, aunque su efecto en la capa de ozono se dejará sentir durante varios años más. Cada día se conocen nuevos productos contaminantes destructores del ozono y se establecen períodos para su sustitución por otros productos no contaminantes.

Cómo se puede evitar la lluvia ácida
Para evitar las lluvias acidas no hay otra solución que reducir al máximo las emisiones de dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Aunque se empiezan a ver ciertos esfuerzos de la comunidad Internacional por disminuir los aportes de estas sustancias a la atmósfera, no se ha conseguido ni siquiera la estabilización de sus tasas de emisión.

_as mejoras tecnológicas pueden tener su importancia, especialmente en los modernos sistemas de lavado de carbón, que eliminan un porcentaje Importante del azufre que lleva. También la mejora de los sistemas de filtrado de humos y el perfeccionamiento de los motores de combustión pueden evitar estos daños ecológicos.

El Protocolo de Kioto
Hoy se acepta de forma general que el calentamiento global es un hecho o, al menos, que puede serlo si sigue aumentando la concentración de C02 en la atmósfera. Por ello, los gobiernos mundiales acordaron reunirse para encarar el problema. Fruto de ello fue el Protocolo de Kioto sobre el Cambio Climático.

Es un convenio, elaborado en esta ciudad japonesa y aprobado el 11/9/1997, por el cual los Estados firmantes se comprometen a reducir (en el caso de los países desarrollados y principales contaminantes) o a no subir (en el caso de los países menos desarrollados) sus emisiones de gases invernadero en un cierto porcentaje con respecto a las emisiones de dichos gases generadas en 1990, año que se toma como referencia. Posteriormente, en 2002, la UE adquirió el compromiso de que sus Estados miembros disminuirán sus emisiones totales un 8% con respecto a la concentración de 1990 antes del año 2012.

Las actividades industriales y la producción de energía en las centrales térmicas son las que se verían más afectadas por este recorte, ya que, en la actualidad, sobrepasan bastante los límites.

Cada ciudadano contribuye a producir gases de efecto invernadero cuando quema combustibles fósiles: al usar el vehículo particular, al poner la calefacción, al cocinar, al calentar agua para el aseo personal, etc. Cada uno de nosotros puede contribuir a reducir la emisión de estos gases de muchas maneras, pero la principal es disminuyendo el consumo de energía y de recursos; así, reduciremos también las emisiones generadas al producirlos.

AMPLIACIÓN DEL TEMA….
LOS GASES CONTAMINANTES

Los principales gases que se han incorporado a la atmósfera son:

Dióxido de carbono (CO2): existe naturalmente en pequeña concentración y es de gran importancia para el equilibrio natural (es fuente de carbono). Sin embargo, su aumento exagerado produce el recalentamiento del planeta por el efecto invernadero (algunos gases atrapan el calor de los rayos del Sol que refleja la superficie de la Tierra). Se produce por combustión de carbón, petróleo y gas, quema de madera, etc. Concentración en la atmósfera: 350 ppm.

Metano (CH ): también contribuye al efecto invernadero. Se produce í of” fermentación (en pantanos, basurales, etc). Concentración en la atmósfera: 1,7 ppm.

Óxidos de nitrógeno (NO2): contribuyen al efecto invernadero y a la acidificación de las lluvias. Se producen por uso de fertilizantes, quema de madera, acumulación de desperdicios. Concentración en la atmósfera: 0,3 ppm.

Compuestos clorofluoro-carbonados (CFCs): provocan aumento del calor global y disminución de la capa de ozono que nos protege de las radiaciones ultravioleta del Sol. Esta disminución ocurre porque el cloro se combina con el ozono (03) produciendo oxígeno (02), que no cumple función protectora. Los CFCs provienen de los aerosoles (que se utilizan como propelentes), fluidos refrigerantes, telgopor. Concentración en la atmósfera: 0,7 partes cada mil millones.

Dióxido de azufre (SO2): forma aerosoles de ácido sulfúrico en el aire que originan el smog (del inglés smoke: humo y fog: niebla). Este se acumula sobre las grandes ciudades y provoca, entre otras cosas, graves disturbios respiratorios. También produce acidificación de las lluvias. Se origina por combustión de combustibles fósiles (carbón y petróleo).

Se podría llegar a penseque la ciencia y la tecnología que han contribuido a muchos de estos fenómenos de contaminación, deberían detenerse. Pero ésa no es la cuestión: el hombre debe toma conciencia y colocar la ciencia y la tecnología al servicio de la protección de su medio ambiente y, por tanto, de s supervivencia.

ciudades contaminadas

(Ver una animación multimedia flash)

Fuente Consultada:
Enciclopedia del Estudiante Tomo 14 Ecología
Correo de la UNESCO
QUÍMICA I Polimodal Alegría-Bosack-Dal Fávero-Franco-Jaul-Ross

 





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *