Los Dientes Estructura Cantidad Cuidado los dientes y muelas Salud


El hombre no sólo necesita los dientes para morder y masticar: hablar sin dentadura resulta difícil. La higiene es muy importante, pues los dientes son nuestra tarjeta de visita.

Un diente tiene muchas obligaciones que cumplir. La más importante es tomar alimentos y masticarlos. Los incisivos y los colmillos comienzan el trabajo, es decir, dan el mordisco. Están especialmente diseñados para ello, pues poseen un borde afilado y cortante en forma de paleta. Para nuestros antepasados eran todavía mucho más imprescindibles: en la actualidad no ingerimos trozos de carne cruda y con los cuchillos podemos cortar los alimentos mucho mejor.

Una vez en la boca, las muelas y los molares cortan los alimentos en trozos más pequeños y se encargan de triturarlos. Mientras que los dientes delanteros sólo tienen una punta, los molares tienen dos y las muelas entre cuatro y cinco. De esta forma se puede desmenuzar cualquier alimento y prepararlo para la digestión.

Las muelas son con diferencia las más potentes. Poseen de dos a tres raíces, mientras que los demás sólo tienen una. Las que se sitúan en los puntos más internos de la mandíbula se denominan muelas del juicio, pero no siempre crecen del todo y más bien causan problemas porque suelen carecer de espacio suficiente para desarrollarse en el interior de la mandíbula.


MORDER FUERTEMENTE Cuando mordemos una manzana, el maxilar inferior se junta con el superior para cortarla. Luego, al masticarla, movemos la mandíbula inferior de un lado hacia el otro y de delante hacia atrás. Durante la masticación los dientes han de ejercer una gran fuerza: en cuestión tic segundos se alternan movimientos de presi6n y descarga.

El mayor esfuerzo de masticación se ejerce con los mulares. Incluso se pueden partir nueces y huesecitos con ayuda de la musculatura de la mandíbula. Algunos artistas circenses tienen esa musculatura tan desarrollada que consiguen una capacidad de presión en cada diente muy superior a la media.

Como un diente tiene que soportar tanto esfuerzo en la masticación, ha de ser muy fuerte y a la vez estar elásticamente anclado al maxilar. De esto se encarga la raíz que sujeta los dos últimos tercios del diente en el interior de las encías.

La estrecha hendidura de 0,25 mm entre el hueso y el diente está cubierta de haces de fibras que se estiran y encogen como un acordeón: por eso pueden soportar la fuerza sin romperse o afectar al lecho óseo donde se asientanUn diente sano gira en movimientos horizontales, verticales y cruzados alrededor de su propio eje. Sometido a una fuerza que dure de 2 a 3 segundos, la punta del diente se desplaza hasta 0,25 mm y vuelve a recuperar rápidamente su posición inicial.

CADA DIENTE TIENE SU CORONA El diente se divide en tres partes: la raíz se asienta en el maxilar; la corona es la parte que sobresale del maxilar y resulta visible; por último, el espacio de transición sobre los huesos de la mandíbula, cubierto de la misma mucosa rosa clara y gelatinosa de las encías, es el borde gingival. La masa principal o marfil de los dientes es una sustancia que los odontólogos denominan dentina. La parte interior de la dentina se denomina pulpa y llega hasta el interior de la raíz.

Desde fuera no podemos apreciar el riego interior del diente, y por lo tanto tampoco apreciamos su sensibilidad al dolor. En la pulpa se encuentran los vasos sanguíneos y nervios que llegan al diente por un orificio en el canal de la raíz. Muchos nervios terminan en la dentadura, razón por la que ésta es tan sensible al dolor. Los dientes sanos están recubiertos en su totalidad por un esmalte dental y en la zona de la raíz por cemento dental, de tal manera que toda su superficie es normalmente insensible al dolor.Tanto los dientes como los huesos contienen un gran porcentaje de componentes inorgánicos.

El cemento del diente, punto de sujeción de las fibras de la raíz al diente mismo, es algo más blando que el material Óseo y su composición es parecida. El esmalte dental, amarillento o azulado, proporciona a los dientes su brillo característico y es tan fuerte y estable que se necesita un taladro de 8000 U/s para poder abrirlo. La resistencia de este esmalte no es siempre la misma: disminuye de la zona exterior a la interior y de arriba a abajo.

En la parte más potente, el esmalte tiene unos 4 mm. de grosor y es tan resistente como el cristal de cuarzo, mineral con el que se puede rayar el acero. El calcio, el fosfato y el flúor son los principales responsables de que el diente sea impenetrable; en realidad es el hueso más duro del esqueleto.

ACIDO ENEMIGO En realidad, el esmalte dental es tan duro como el mármol, pero, al igual que éste, no es resistente a los ácidos. Esto supone un gran perjuicio para los dientes, ya que los restos de comida que quedan la superficie y el azúcar se transforman en ácidos. En este sentido, el dicho popular que Aconseja comer una manzana después de cada comida no es muy acertado, ya que el azúcar que contiene la fruta acaba afectando al esmalte.

El agente principal de la caries es una placa microscópica constituida por bacterias, partículas de alimento y saliva, que se forma en la superficie del diente. La placa hace más daño cuando se combina con azúcar y resulta especialmente peligrosa si no se elimina durante mucho tiempo.

Aparte de la limpieza diaria de los dientes, se recomienda no consumir alimentos y bebidas azucaradas todo el día, pues los niveles de ácido se mantendrán elevados y los dientes estarán expuestos continuamente a su ataque. La única defensa natural contra la caries es la saliva, que limpia los dientes, diluye y neutraliza el ácido de la placa que los desgasta.

La dentadura se desgasta con el tiempo y pierde sus cualidades. Los dientes no sólo son necesarios para triturar la comida y masticar sino también para hablar. Las hileras de dientes separan adecuadamente las entradas de aire y así podemos formar y pronunciar correctamente ciertas consonantes como la t y la f A quienes tienen las arcadas dentales caídas les resulta mucho más difícil hablar con claridad. Tampoco debemos olvidar el valor estético de los dientes.

Gracias a los avances en las prótesis dentales, hoy no es necesario ocultar la ausencia de algunas piezas encajando un pañuelo en el hueco, como hacía en sus apariciones públicas la reina Isabel I de Inglaterra en el siglo XVI.

AMPLIACIÓN DEL TEMA…
Para saber mas…

El ser humano adulto tiene, normalmente, treinta y dos dientes (dieciséis en cada mandíbula). La mandíbula superior tiene a cada lado, dos incisivos, un canino, dos premolares y, en la parte posterior, tres molares. Lo mismo ocurre en la mandíbula interior.

El número de dientes de un animal puede expresarse, convenientemente, usando la fórmula dental. Ésta da el número de dientes de cada tipo, en una mitad de cada mandíbula, leídos desde el frente (incisivos) hacia el fondo (molares). De este modo, la fórmula dental del hombre es 2123/2123. En el conejo, que no tiene caninos: 2023/2023

El estado placentario primitivo (esto es, lo encontrado en los primeros mamíferos placentarios) es 3143/3143 pero pocos animales conservan el juego completo de 44. La disposición de los dientes depende, en gran parte, de los métodos alimenticios y de la naturaleza de la comida.

El hombre es un animal omnívoro (come todo tipo de alimento) y, en consecuencia, nuestros dientes no están altamente especializados cuando los comparamos con los dientes moledores de los herbívoros y los dientes cortadores de los animales carnívoros. Los incisivos son conservados en la mayoría de los mamíferos como dientes en forma de escoplo, penetrantes o cortantes.

El canino está muy desarrollado en los carnívoros cazadores, como un diente punzante y desgarrante. En el hombre es más bien reducido y funciona casi como otro incisivo. Muchos animales herbívoros han perdido totalmente los caninos. Los premolares y molares del hombre son los dientes moledores y masticadores.

La superficie de estos dientes forma lomos triangulares o cónicos (cúspides) los cuales, cuando se juntan las mandíbulas, encajan en depresiones de los dientes opuestos. Los movimientos masticatorios hacen que los dientes actúen como piedras de molino pulverizando los alimentos.

Aunque nuestros dientes están modificados para servir diferentes propósitos, están todos construidos de acuerdo con un patrón definido. Saliendo de la encía está la corona del diente. La parte empotrada en la encía y que penetra en el alvéolo dentario del hueso mandibular, se conoce como raíz. El cuerpo del diente está compuesto por una sustancia dura como el hueso, llamada dentina (o marfil).

Dentro de él, hay una cavidad —la cavidad pulpar— la que contiene vasos sanguíneos y nervios. Ramas nerviosas, junto con finas fibras protoplas-máticas, penetran el laberinto de finos canales que se difunden por toda la dentina. Cuando esta última es dañada por caries o por el torno dental, las terminaciones nerviosas son estimuladas, produciéndose dolor. Cubriendo la corona del diente existe una capa de esmalte que tiene un variado espesor.

Corte de un Diente Humano

Éste se compone casi enteramente de cristales de apatita con un relleno de fosfato de calcio. Los cristales de apatita están compuestos de fosfato de calcio más fluoruro de calcio o cloruro de calcio. El fosfato de calcio es también el principal responsable de la dureza de la dentina. Las capas de cristales del esmalte están extendidas y dispuestas con sus terminaciones hacia la superficie del mismo. Alrededor de la raíz del diente, el esmalte es reemplazado por el cemento, otro material parecido al hueso que fija firmemente al diente en el alvéolo dentario de la mandíbula. Sin embargo, entre el hueso de la mandíbula y el cemento, hay una capa de tejido —la membrana periodontal— que está en contacto con los tejidos de las encías y la cavidad pulpar.

Los incisivos y caninos tienen una sola raíz, los premolares tienen doble raíz y los melares tienen una raíz de tres ramas también llamadas cúspides. Hemos visto que un adulto tiene treinta y dos dientes, pero un niño —hasta la edad de seis años— tiene solamente veinte dientes. Éstos son los dientes de leche o caducos que, a partir de los seis años de edad aproximadamente, son reemplazados gradualmente por los dientes definitivos.

No hay molares en la dentadura de leche, pero los dientes que corresponden a premolares se conocen como muelas de leche y cumpíen la misma función de moledoras. Los primeros dientes de leche que brotan son los incisivos, que aparecen normalmente entre los ocho y diez meses después del nacimiento.

La dentadura no se completa hasta los dos años de edad. Los primeros dientes definitivos aparecen después de los seis años de edad. Son los molares anteriores. Los dientes de leche son reemplazados entonces por los definitivos que crecen debajo de ellos. Los incisivos son reemplazados primero, luego los premolares y más tarde los caninos; estos últimos aparecen como dientes definitivos a los once años más o menos. Los segundos molares aparecen alrededor de los 12 años y los terceros —muelas del juicio— no aparecen hasta los dieciocho o aún más tarde.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Encarta – Enciclopedia Consultora Tmo II
Eniclopedia de la Ciencia y La tecnología TECNIRAMA N°27 Los Dientes Humanos

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Powered by sweet Captcha