Concepto de Biosfera Definicion de Ecologia Medio Ambiente





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Concepto de Biosfera
Definicion de Ecologia

La ecología es el estudio de las relaciones entre los seres vivientes y su entorno. Se la ha llamado la “ciencia de la supervivencia”, considerando que si el hombre no logra aprender las lecciones que nos brinda, corre riesgo de destrucción el mundo en que vive.

Concepto de Biosfera Definicion de Ecologia Medio Ambiente

Ecología y EcosistemasModos de Vida Biomas del Mundo Biodiversidad
Mentiras Ecológicas –  Extinción de Animales Recursos Energéticos
Desastres Naturales –  Ecología Matemática – Ecología Social

Hace apenas veinte años, solo unos pocos científicos sabían que, sobre los hielos polares, la atmósfera estaba cambiando, o que, paulatinamente, se debilitaba la capa de ozono estratosférico que filtra radiaciones peligrosas procedentes del Sol y que ello podría tener importantes consecuencias a escala planetaria. Solo unos pocos sabían también que existían evidencias de un cambio climático muy lento, casi inapreciable, que conducía a un progresivo calentamiento global.

La sociedad vivía de espaldas a estos problemas. Todo lo más, se preocupaba por asuntos locales, como la contaminación atmosférica en las ciudades, por ser problemas que afectaban directamente a las personas. Pero esta situación, afortunadamente, ha cambiado.

En los comienzos del siglo XXI no hay un solo periódico, un solo informativo de televisión o radio que no contemple alguna noticia relacionada con el medio ambiente. Y la preocupación por la conservación del planeta ha llegado a todos los estamentos de la sociedad. Este es un cambio cualitativo de la mayor importancia, ya que marca el comienzo de una nueva forma de conciencia colectiva, lo que se llama «conciencia ecológica».

Pero la Ecología es mucho más que el ecologismo. El ecologismo implica una comprensión del mundo respetuosa con el medio, una disposición para trabajar en la conservación del entorno a través de modificaciones de los actos cotidianos. La Ecología, en cambio, es una ciencia. Joven, pero sorprendentemente compleja, pues reúne conocimientos de otras muchas ciencias y los aplica a un campo de estudio apasionante: el «funcionamiento» de la naturaleza.

Nadie sabe con certeza cuándo se acuñó la palabra ecología, pero el biólogo alemán Ernst Haeckel fue el primero en definirla en el año 1869. La ecología es el estudio de las relaciones entre los seres vivientes y su entorno. El término deriva de dos palabras griegas, oikos (que significa “casa” o “lugar para vivir”) y logos (que significa “estudio”). Por lo tanto, la ecología estudia las “casas”, o entornos, de los organismos vivos, es decir, todo su medio, incluidos el clima, el suelo y otros animales y vegetales.

Si bien la ecología es una ciencia nueva, los seres humanos estudiaron ecología y aplicaron sus conocimientos ecológicos desde la más remota antigüedad. Los pueblos prehistóricos debían saber algo de la ecología del trigo y del maíz para que pudieran cultivarlos y obtener buenas cosechas.

A principios de la década del ’60, el ecólogo norteamericano Eugene Odum propuso definir la Ecología como el estudio de la estructura y de la función de la naturaleza.

Esta definición tiene varias virtudes, ya que:
• propone a la naturaleza como objeto de estudio de los ecólogos, y
• destaca la necesidad de investigar los elementos que forman o componen los sistemas biológicos -los organismos, las poblaciones, las comunidades- como un primer paso indispensable para comprender luego los procesos e interacciones que se establecen entre dichos elementos.

Esos procesos e interacciones, como la evapotranspiración, la fijación de nitrógeno atmosférico o la competencia, son los que en definitiva determinan el funcionamiento del ecosistema.

Haciendo una analogía, podemos decir que el estudio de la estructura de un ecosistema sería equivalente a sacar una “fotografía” de lo que se observa en un momento dado, en tanto que el estudio de su funcionamiento sería semejante a filmar una “película”, con la que se obtiene una visión dinámica de los cambios que se van sucediendo en el sistema.



Anuncio Publicitario


CONCEPTO DE BIOSFERA: Después de la última glaciación, hace 12.000 años, las características físicas y climáticas de nuestro planeta se estabilizaron, de tal modo que las variaciones acaecidas hasta nuestros días pueden considerarse poco significativas. Algo parecido ocurrió con la distribución de plantas y animales en el globo, que, salvo raras excepciones, permaneció prácticamente inalterada en el transcurso de los siglos.

La combinación de determinados factores físicos (luz, temperatura, agua y oxígeno), barreras naturales (mares, ríos y montañas) y vínculos de convivencia entre los organismos, propiciaron la distribución de las diferentes especies animales y vegetales en áreas geográficas y climáticas determinadas.

La parte del globo terrestre en la que se dan las condiciones indispensables para la vida de animales y vegetales es la biosfera, que si bien es de suma importancia, representa solamente una pequeña porción del planeta. La biosfera es como una delgada capa que envuelve la Tierra: se extiende bajo tierra hasta las raíces más profundas de los árboles, en el mar llega a una media de 1.500 m de profundidad (aunque existen animales capaces de vivir en los fondos de las fosas oceánicas hasta 9.000 m de profundidad), y su altitud máxima alcanza los límites de las nieves perpetuas.

En resumidas cuentas, la parte de la Tierra donde es posible la vida comprende la zona inferior de la atmósfera, la porción superior de la corteza terrestre y toda la hidrosfera, y se ve afectada por cambios continuos, si bien éstos abarcan extensísimos períodos de tiempo.

La biosfera acoge millares de especies vegetales y casi un millón de especies animales, y en ella pueden distinguirse tres zonas características distintas: los mares, las aguas continentales y la tierra, entre las que se intercalan regiones de transición con características físicas y climáticas de tipo intermedio.

Junto a las formas de vida típicas de estas zonas, especies animales o vegetales en tránsito buscan cobijo en ellas para sobrevivir a los rigores climáticos, abandonándolas solamente con la proximidad de estaciones más benignas, cuando la supervivencia de la prole y las posibilidades de encontrar alimento están aseguradas.

EL MEDIO AMBIENTE:

El medio ambiente de un ser vivo es su entorno, es decir, todo aquello que le rodea y que influye sobre él. Consta de factores bióticos y factores abióticos. Los factores bióticos son los otros seres vivos con los que comparte el medio, tanto de la misma especie como de otras especies. Los factores abióticos son el resto de los factores que influyen sobre un ser vivo: la temperatura, la humedad, el relieve del terreno.

En la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente celebrada en Estocolmo en 1972, se definió el medio ambiente de la siguiente forma: El medio ambiente es el conjunto de componentes físicos, químicos, biológicos y sociales capaces de causar efectos directos o indirectos, en un plazo corto o largo, sobre los vivos y los seres y las actividades humanas. Algunas actividades humanas pueden afectar a los elementes que forman e medio ambiente tanto bióticos, como abióticos y sociales y degradar las condiciones de vida en el planeta.

Ecología y población humana
La Ecología ha experimentado un crecimiento vertiginoso en los últimos años. En gran medida, este crecimiento puede explicarse porque esta ciencia brinda conocimientos que permiten visualizar la influencia que ejercen las actividades humanas sobre los sistemas naturales.

La población humana, con su peculiar modo de utilizar los recursos naturales y la diversidad y cantidad de desechos que produce, provoca profundas alteraciones en las condiciones ambientales. Su influencia supera ampliamente a la que cualquier otra especie viviente es capaz de ejercer. A esto se suma el hecho de que la población humana mundial se encuentra en expansión.

Uno de los problemas que provocan las actividades humanas a nivel mundial es la alteración de los ciclos ecológicos y la extinción de especies. El otro es el deterioro del ambiente en cuanto a las condiciones físico-químicas, cuya influencia sobre la salud de las personas se comprueba cada vez más fehacientemente.

Sin embargo, resulta dificultoso asociar los cambios globales de la biosfera con las actividades humanas, pues las alteraciones y sus causas solo son claramente detectables a nivel local, como en los ríos contaminados por desechos industriales o en los bosques degradados por la tala indiscriminada.

La Ecología brinda conocimientos que permiten visualizar cuáles son los factores que pueden provocar o evitar el deterioro global del ambiente. Contar con estos conocimientos abre caminos para encontrar soluciones, pero estas dependen, al mismo tiempo, de las decisiones de carácter económico, político y social que se tomen tanto a nivel local como mundial.

ECOLOGISMO Denominación genérica de los movimientos de defensa de la naturaleza favorables a un cambio de la forma de vida de los países industrializados que conduzca a un sistema de relaciones basado en la convivencia pacífica y el aprovechamiento racional y equilibrado de los recursos productivos.

La crítica a la cultura occidental moderna ha llevado a la radicalización de muchos de los grupos ecologistas, activos participantes de los movimientos pacifistas y de las campañas antinucleares de los años 70 y 80, y a su transformación progresiva en partidos políticos que, en países como Alemania Federal, se han convertido ya en una fuerza importante representada tanto en los parlamentos regionales como en el federal.

Su actuación a favor del empleo de tecnologías blandas no contaminantes, en contra de la masífícación urbana o en favor del medio ambiente, así como”en lo referente a las otras cuestiones anteriormente citadas, ha contribuido a crear una gran sensibilización social hacia tales temas y ha influido para que la mayoría de los partidos de izquierda asuman de un modo u otro muchas de sus reivindicaciones.

Por otra parte, el fenómeno ha merecido la atención de los organismos internacionales, que han propiciado, a partir de la Conferencia de Estocolmo sobre Medio Ambiente de 1972, la celebración de múltiples foros sobre alimentación (1974), desertización (1977), reforma agraria (1979), desertización (1977), reforma agraria (1979), etc.

El más importante de los mismos es el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que ha contribuido a reforzar la vigilancia sobre la contaminación atmosférica, al desarrollo del estudio de los problemas de la capa de ozono o la búsqueda de solución para la contaminación de los mares regionales.

El cualquier caso, los más interesados en plantear una alternativa ecológica global al modo de vida occidental son los países subdesarrollados, como se demostró en la Conferencia de Nairobi (Kenya) de 1982, y los grupos ecologistas no comprometidos ni con la Administración de sus respectivos países ni con los partidos tradicionales. (Fuente Consultada: Actualizador Basico de Conocimientos Universales Tomo 1 – Editorial Océano)

PARA SABER MAS…
EL PROYECTO BIOSFERA II

El proyecto Biosfera II fue planeado para actuar como una versión en miniatura de la gran biosfera llamada Tierra.
Con más de 3.500 especies vegetales y animales a bordo, entre ellas ocho seres humanos, esta “Arca de Noé” construida con vidrio y acero comenzó su “viaje” de dos años en el desierto de Tucson, Arizona (Estados Unidos), en septiembre de 1991.

En sus poco menos de dos hectáreas de superficie, Biosfera II contaba con una huerta -en la que sus habitantes, los “biosferanos”, producían sus propios alimentos- y con cinco pequeños ecosistemas. Cada uno de éstos representaba un bioma distinto: una pluviselva -con su propia minimontaña-, un desierto -inspirado en los ambientes de la costa californiana-, una sabana -sembrada con pasturas provenientes de tres continentes distintos-, un pantano -idéntico a los de la Florida- y un arrecife de coral -de más de 4 millones de litros-.

La idea original del proyecto era comprobar si Biosfera II podía realmente autosostenerse y si todos sus residentes podían vivir exclusivamente a partir del reciclado del aire, del agua y de los nutrientes de su interior. Por tal motivo, el edificio fue sellado, con lo que se evitó todo intercambio con el exterior. Sin embargo, hacia 1993 la concentración de oxígeno en el aire había disminuido del 21 al 14%, al parecer por la intensa actividad de los microorganismos, que proliferaron en gran cantidad en el rico suelo de la huerta.

PROYECTO BIOSFERA II

En el extremo opuesto, otros gases, como el óxido nitroso -que habitualmente es destruido por los rayos ultravioleta-, alcanzaron niveles tóxicos. Muchas especies, como los picaflores y las abejas, que participan de la polinización, se extinguieron, en tanto que otras, como las enredaderas y las cucarachas, prosperaron. Las plagas y la falta de luz adecuada afectaron la producción de la huerta. La comida resultó insuficiente, la tal punto que uno de los “biosferanos” llegó a perder casi 50 kilos! (más del 40% de su peso).

Actualmente, el proyecto Biosfera II está siendo diseñado nuevamente, y los científicos apuntan al desarrollo de experimentos que les permitan responder a nuevas preguntas, tales como entender y predecir los cambios que se producirán si persisten la emisión de dióxido de carbono y el aumento del efecto invernadero. ¡Qué mejor que estudiar el efecto invernadero en la simulación de un invernadero gigante como Biosfera III Estudios similares a éste se emprendieron en otras partes del mundo, como en los “Solardo-mes” (cúpulas solares) diseñados por ecólogos de la Universidad de Lancaster, Gran Bretaña.

Ver: ¿Que es la Autoecología?

Fuente Consultada:
La Enciclopedia del Estudiante Tomo 14 Ecología
Introducción a la Ecología Ciencia de la Vida
Biología II Ecología y Evolución Bocalandro-Frid-Socolovsky




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *