La Edad de Piedra Vida del Hombre y Sus Herramientas





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


UTENSILLOS DEL HOMBRE EN LA EDAD DE PIEDRA

Nuestro primer conocimiento del hombre fue posible por los huesos y las parcas posesiones que dejó como huella en las cavernas y túmulos funerarios. El hombre ha sido siempre un fabricante de herramientas, y el largo período que precede al descubrimiento del metal se conoce con el nombre de Edad de la Piedra. Huesos y cantos servían de borde cortante para sus útiles.

Quizá la mayor lucha de la humanidad para su supervivencia fue la librada en aquel pasado remoto, cuando el hielo cubría desde el Ártico hasta regiones situadas muy hacia el sur extinguiendo la vida a su paso. El hombre que descubrió el fuego fue probablemente el salvador de su especie.

Al término de la Edad de la Piedra el cazador se había convertido en agricultor. Podía aprovisionarse de alimentos y su hogar le daba refugio y algunas comodidades. Nuestro protagonista pudo procurarse las ropas y utensilios que necesitaba para salir adelante, tras haber dominado las técnicas del hilado y la alfarería. Una parte de la población del mundo vive hoy como lo hacía ese hombre primitivo miles de años antes de Jesucristo.

cuadro de la etpas de la prehistoria: edad de piedra y de los metales

Ver: La Prehistoria

Si nos remontamos unos quinientos mil años atrás, en la primera época interglacial veríamos recorren por las llanuras europeas “algo” que se parecía mucho a un ser humano. Su boca, aún en forma de hocico, estaba dotada de poderosas mandíbulas, las que usaba con múltiples propósitos.

Con ella roía cortezas y raíces vegetales y también desgarraba la carne que se proporcionaba por medio de la caza, sirviéndole asimismo como arma de defensa. ¡Y vaya si la necesitaba! Sus vecinos eran nada menos que el elefante selvático, el tigre de dientes de sable, el rinoceronte y el ciervo gigante.

vida en la prehistoria

Ante una fauna tan peligrosa como esa de poco servirían sus fauces, por más potentes que fueran. Sin embargo, algo más que dientes había en la cabeza de ese ser, hoy llamado “hombre de Heidelberg” por haberse encontrado restos suyos en la localidad alemana de ese nombre.

Ese “algo” era su cerebro que, tras muchos milenios de evolución a partir de los simios, había aumentado considerablemente de tamaño. Su contenido, mayor y mejor distribuido, lo habilitaba para realizar una proeza a la que ningún ser vivo se había atrevido: pensar.

Cierto día, cansado ya de perseguir a sus presas usando pies, manos y dientes, a riesgo de morir en la contienda, se sentó a reflexionar. Quizás haya sido un hueso, quizás un palo, tal vez una piedra alargada, lo que hizo que su rostro se iluminara. -¿Qué pasaría -se dijo- si uso este elemento en mi provecho? Y aquí comienza la historia activa de la humanidad. Aguzada la tosca piedra, fue un hacha, o una lanza, o un puñal.

Desde entonces la superioridad sobre el resto de los animales constituyó la corona que se ciñó sobre ese “alguien” ya digno de su posición en la escala animal: el hombre. Corrieron los siglos para el hombre primitivo. Duras pruebas debió afrontar su capacidad de supervivencia.

Un raro fenómeno astronómico-geológico -las glaciaciones– lo fueron empujando hacia las regiones ecuatoriales. Debió soportar el avance de los casquetes helados de los polos por tres veces consecutivas, pero consiguió pasar la prueba estoicamente.



Anuncio Publicitario


De esta época data el Pithecanthropus erectus, hallado en la isla de Java, al sudeste de Asia. Alrededor del 100.000 a. de C. se produce el período de mayor difusión del hombre de Neanderthal, que se expande por Europa, Asia y África. Éste era rechoncho, con una cabeza grande y una altura apenas superior al metro y medio. Su rostro aún tenía los rastos bestiales de sus antepasados. Tal característica se ponía de manifiesto especialmente en lo abultado de los arcos superciliares, en la ancha nariz y en él labio superior, volcado hacia adelante.

Su vivienda preferida era la caverna, la que debía disputar con temibles osos prehistóricos. Pero… él ya no estaba solo en la lucha por la vida. Había aprendido a sacar del sílex, una roca fácilmente desgastable, todo lo que necesitaba para ser él el mejor.

De esta época datan los hallazgos de Le Moustier, en Dordogne, al pie del Macizo Central francés. Por dicha causa, a esta etapa-cultural se la llamó musteriense. La mayoría de los elementos de este período, traídos a luz por las excavaciones, son piedras talladas de uso manual.

Faltan aún los mangos y cabos, viéndose en cambio instrumentos para cortar, punzones, raspadores, y unos elementos muy rudimentarios (cuya pertenencia al hombre primitivo muchas veces se puso en duda) llamados eolitos. Algunos arqueólogos los consideran productos del desgaste natural. He aquí los primeros utensilios de los que se valieron nuestros antecesores para lidiar con fieras mucho más grandes que las actuales.

herramientas en la edad de piedra

El sílex fue uno de los primeros materiales empleados en la fabricación de armas durante la edad de piedra. Es relativamente fácil de encontrar y se fragmenta en láminas cortantes, cualidad que lo hace idóneo para la fabricación de utensilios y armas. Durante la edad de piedra, las azuelas  se empleaban para tallar madera y la hoz en las tareas de recolección.

Al sílex siguieron el cuarzo, el pedernal y la obsidiana, rocas que, como el sílex, podían ser talladas con facilidad y tenían una dureza aceptable.

Lasca a lasca se fue pasando el primer período de la prehistoria, llamado Paleolítico Inferior. En sus últimas etapas la piedra ya era hábilmente manejada. Con ella se fabricaban puntas de flecha, cuchillas, raederas, punzones y hachas manuales bastante perfeccionadas. Cuando la última de las avanzadas del hielo glaciar comenzó a desaparecer retrocediendo hacia los polos, se inició un período verdaderamente brillante: el Paleolítico Superior.

Las aves invadieron el planeta alegrándolo con sus trinos y gorjeos. Los valles, otrora congelados, se poblaron de tierna gramínea que fue pastura de rebaños y tropillas. La prosperidad dejó al hombre más tiempo para ejercitar su don maravilloso: el pensamiento. Y surgen así piezas de roca con propósitos más definidos.

Es el caso de los buriles, herramientas empleadas para tallar o grabar sobre hueso, madera u otras rocas más blandas. También aparecen unas puntas en forma de hoja de laurel, que poseen doble filo y son muy manuables. Pertenecen a esta época importantes hallazgos, como los arpones de asta.

herramientas del hombre de la edad de piedra

Si bien las cavernas fueron inicialmente viviendas de piedra, útiles para combatir los grandes fríos, en el paleolítico superior esta función desapareció con el retiro de los hielos. Sin embargo, los principales yacimientos de fósiles han sido encontrados en este ambiente.

La explicación es sencilla. Ya el hombre se había puesto a pensar seriamente en el más allá y había fundado religiones rudimentarias. Su altar fue la caverna y a ella acudía para invocar poderes mágicos qute le proporcionaran éxito en la caza y la pesca.

Para esto quiso “atrapar” a los animales por medio de dibujos y pinturas, estas obras de arte rupestre, descubiertas en la actualidad, son motivo de profundos estudios. Nos han dejado datos valiosos grabados en las paredes de piedra que, en muchos casos, sirvieron para efectuar verdaderas reconstrucciones acerca del modo de vida de aquellos grupos sociales primitivos.

SÍMBOLO DE LO PERDURABLE
No tan sólo en el trascendental paso del estadio de homínido al de “homo faber” desempeñó la piedra un importantísimo papel. Ya en los primeros tiempos de la vida cavernícola del hombre fue presa de la angustia existencial, que lo llevó a elaborar las primeras formas de lo trascendente. Así nacieron los cultos primitivos. Pero el hombre no estaba aún maduro como para manejarse en un campo puramente conceptual y necesitaba de entes inmanentes capaces de simbolizar sus ideas de eternidad. Para ello no encontró nada más adecuado que la piedra, lo aparentemente inmutable del paisaje que lo rodeaba.

Los dólmenes de Stonehenge, Inglaterra, y los menhires de Carnac, Francia, se cuentan entre los más primitivos monumentos religiosos erigidos por el hombre También fue a través de la piedra como el faraón egipcio Keops buscó eternizar su nombre, y en buena medida lo logró: más de cuatro milenios y medio después de haber sido terminada, la enorme pirámide de 138 metros de alura que le sirvió de sepultura sigue siendo una de las construcciones más espectaculares del mundo. Para comprender hasta qué punto la  piedra ha llegado a ser para el hombre el símbolo de lo perdurable, basta con recordar el juego de palabras que hiciera Cristo con el nombre de Pedro su discípulo predilecto: “Sobre era piedra erigiré mi Iglesia”.

hacha de piedra edad de piedra

Estas hachas de mano datan de hace unos 400.000 años y demuestran que el hombre había adquirido la habilidad de fabricar útiles líticos para cortar y despellejar a sus víctimas de un modo más sencillo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N° 11 Edit. Cuántica La Edad de Piedra
El Triunfo de la Ciencia Globerama Tomo III Edit. CODEX




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *