Mentiras y errores de la ciencia Hombre de Piltdown





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Mentiras y Errores de la Ciencia
Hombre de Piltdown

grandes errores de la humanidad

El eslabón perdido que ridiculizó a los arqueólogos

El máximo disparate de la arqueología mundial consiste en su prolongada aceptación de que el hombre de Piltdown era el eslabón perdido en la evolución humana desde los primates. En 1912, Charles Dawson, abogado y geólogo aficionado, recogió los restos de un cráneo humano en un pozo de grava, cerca de Piltdown Sussex, y los envió a uno de los principales expertos en la evolución del hombre el doctor Arthur Woodward del museo Británico.

 Los dos hombres continuaron trabajando juntos en la excavación del pozo, hasta que reunieron una impresionante colección de dientes, huesos y utensilios prehistóricos, Woodward estudió sus hallazgos y anunció que lo que él y Dawson habían desenterrado era el cráneo de una criatura mitad hombre y mitad mono, que había vivido solo 500 mil años atrás.

Aunque el cráneo era de una hembra, el hallazgo fue oficialmente denominado Eocanthropus dawsoni el hombre primitivo de Dawson El descubrimiento fue anunciado como la primera prueba concreta de la controvertida teoría de la evolución formulada por Charles Darwin? y Dawson se convirtió en un hombre mundialmente famoso.

Mentiras y errores de la ciencia Hombre de PiltdownDawson continuó sus excavaciones en el área de Piltdown y, luego de unos años, reconstruyó un segundo cráneo. Los hallazgos finalizaron con su muerte, en 1916, a la edad de 52 años. Otros científicos continuaron la búsqueda, pero no encontraron nada. Esto causó extrañeza, hasta que poco a poco se descubrió que el hombre de Piltdown había sido un engaño,

El cráneo pertenecía realmente a un ser humano, pero la quijada y lo dientes eran de un orangután. Los dientes habían sido dispuestos de manera que parecieran dientes humanos; luego, el cráneo completo había sido hábilmente manchado y «envejecido», antes de romperlo y enterrarlo en el pozo de grava.

El engaño no fue descubierto hasta el año 1953, cuando se aplicaron técnicas modernas, desarrolladas con el fin de comprobar la antigüedad’ de los objetos y los huesos. Y a pesar de que nadie ha resuelto complete mente el misterio de quién fabricó el engaño, Dawson siempre ha sido desde entonces el sospechoso número uno. Ambicionaba una distinción académica.

Y cierta vez un inesperado visitante llegó a su laboratorio encontró a Dawson atareado con un crisol burbujeante: el procedimiento para «envejecer» los hallazgos.

El Hombre de Piltdown: Los Restos Fósiles El Hombre de Piltdown consistía de dos cráneos humanos, una quijada de orangután, una muela de elefante, un diente de hipopótamo, y un colmillo de chimpancé. Sir Kenneth Oakley ha determinado que los cráneos humanos tienen aproximadamente 620 años. Han podido haber pertenecido a Indios Ona de la Patagonia, debido a que sus cráneos eran usualmente densos.

Cráneos densos es un rasgo común entre los indios Ona. La mandíbula de orangután tiene aproximadamente 500 años, tal vez proviene de Sarawak. Se piensa que la muela de elefante proviene de Tunisia. Se piensa que el diente de hipopótamo vino de Malta o tal vez Sicilia.

El colmillo perteneció a un chimpancé del Pleistoceno. Los restos del Piltdown fueron esparcidos a propósito alrededor de una cantera en Piltdown, Inglaterra, para que fueran “descubiertos” más tarde como evidencia de la evolución y el desarrollo del hombre desde el mono. Los cráneos habían sido tratados con ácido.

A todos los restos de fósiles se les aplicó una solución de sulfato de hierro. El colmillo fue pintado de marrón y remendado con goma de mascar. Las muelas fueron limadas. Rompieron cuidadosamente la parte de la mandíbula del orangután que la conectaba al cráneo, para que no mostrara evidencia de que la mandíbula no pertenecía a un cráneo humano.



Anuncio Publicitario





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *