Origen del pueblo eslavo Los Mongoles Los Normandos Invasiones




Origen del Pueblo Eslavo – Mongoles y Normandos

Los eslavos son uno de los tres grandes grupos étnicos que poblaban la antigua Europa. A partir del siglo V se extendieron sobre gran parte de Europa y se mezclaron con los otros pueblos. La introducción del cristianismo, y posteriormente del Islam, suscitó una escisión entre los diferentes grupos eslavos. Sin embargo, subsisten en ellos fuertes lazos por razón de su lengua y de que todos ellos forman parte del mundo comunista dominado por la Unión Soviética.

Más allá de los pueblos germanos, justo en el corazón de Europa se desarrollaba un conglomerado de tribus de un mismo origen pero de cultura muy dispar eran los Eslavos, rama de la gran raza aria, de igual que los griegos, los romanos y los germanos

Durante siglos, estos pueblos ,deconocidos llevan en las estepas una vida primitiva. Los romanos sólo se enteraron de existencia cuando supieron qué ellos fueron los primeros en ser sometidos por los Hunos a su llegada a Europa.

Después de la muerte de Atila, los eslavos recobraron su  independencia, comenzaron a organizarse y al poco tiempo emigraron siguiendo tres distintas direcciones:

Eslavos Orientales: Algunas tribus eslavas se desplazaron hacia las estepas del este hasta los Montes Urales, constituyendo así los primeros poblados Rusos. Allí continuaron llevando su vida primitiva hasta caer dominados los Normandos, pueblo germano de cultura muy superior. Éstos, venidos de Escandinavia remontando los grandes ríos, sometieron fácilmente a dichos eslavos, y los agruparon y organizaron políticamente así nacieron los primeros Principados Rusos, entre ellos, el de Kiev y el de Novgorod.

De inmediato se inician los primeros contactos con el Imperio Bizantino: hacia el año 950 el príncipe IGOR y su esposa OLGA se hicieron cristianos, y su nieto, el gran príncipe WLADIMIRO, hacia el a 1000 obligó a todos los rusos a bautizarse en masa. Bizancio los proveia de maestros y de artesanos, y desde entonces los rusos se apropiar la cultura bizantina. Poco tiempo después había desaparecido tota mente la influencia germánica traída por los Normandos.

Eslavos trabajando la tierra

Eslavos trabajando la tierra

Eslavos Occidentales: Otras tribus eslavas, por el contrario, se dirigieron en dirección opuesta a la de los anteriores, hacia las zonas dejadas libres por los germanos que habían invadido el imperio romano: así originaron los pueblos Polacos, Checos, Eslovacos y Moravos.

Pero el avance eslavo pronto quedó detenido por los germanos. Derrotados y sometidos desde un principio, los recién llegados no aceptaron la cultura germánica que sus vencedores quisieron imponer, y desde entonces buscaron relacionarse con Bizancio. Hacia el año 85 comenzó a llegar una nutrida corriente de maestros y artistas orientales entre los que se destacaron los dos legados imperiales, los obispo CIRILO y METODIO, creadores del alfabeto eslavo y que fueron lo verdaderos organizadores de estos pueblos.

Eslavos del Sur: La tercera rama eslava se dirigió hacia el sur, y por ello fueron llamados “Yugoslavos” en conjunto, aunque entre ellos se distinguían los Servios, los Croatas y los Montenegrinos. Pero todas estas tribus débiles y poco organizadas, pronto cayeron bajo el dominio de otro pueblo invasor, de muy distinta raza, pero que también seguía en dirección al Imperio Bizantino.

Arte Eslavo

Arte Eslavo: Un Caballo Fabricado en Plata

Los Búlgaros: originarios del Asia, y también de raza mongólica. Los búlgaros habían llegado a Europa juntamente con los Hunos en calidad de pueblo sometido. Liberados luego de la muerte de Atila, se dirigieron hacia el sur y al llegar a los Balcanes no tardaron en chocar con los Yugoslavos recientemente llegados. Más organizados y de costumbres realmente feroces, fácil les fue a los Búlgaros dominar a los eslavos, pero admirados de su cultura superior, se fue fusionaron con ellos formando prácticamente un solo pueblo. Y entre todos se organizaron para luchar contra Bizancio.

En un primer intento, en el año 810 llegaron hasta las murallas de la capital, pero no pudieron rendirla y debieron retirarse con graves pérdidas. Luego, las relaciones se volvieron más amistosas, y finalmente terminaron también por admitir la cultura bizantina, y desde luego, la religión cristiana.

Hacia el año 900, en el reinado de los zares BORIS I y su hijo SIMEON I, el poderio búlgaro llegó a su apogeo. Todos los Balcanes eran sus dominios, y hasta el Imperio de Oriente debió pagarles tributos.



Anuncio Publicitario


Pero luego del año 1000, al entrar Bizancio en su período de máximo esplendor, se inició la decadencia de los “eslavos-mongoles”. El gran emperador BASILIO II sometió duramente los Balcanes masacrando gran número de sus habitantes: por ello fue llamado “el Bulgaróctono” o matador de Búlgaros. Desde entonces estos pueblos quedaron definitivamente sometidos al Imperio Bizantino.

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria2.jpg

AMPLIACIÓN DEL TEMA SOBRE LA HISTORIA DE LOS ESLAVOS

Al principio de su historia, gran parte del pueblo eslavo se hallaba sometido al yugo de los avaros, pueblo asiático que invadió Europa allá por el año 550. Pero, a su vez, los eslavos sometieron a otros pueblos; en particular, en el siglo vin, a los búlgaros, que acabaron incluso por renunciar a su propia lengua.

El territorio de su influencia, situado entre el Don y el Danubio, se transformaría más tarde en el primer Estado eslavo que tendría voz y voto en la organización europea del siglo IX.

Entretanto, los diversos grupos que formaban el pueblo eslavo se habían ido alejando más y más, tanto en lo que se refiere al terreno que habitaban como a sus costumbres. Esta disgregación se inició posiblemente ya hacia el año 500. Esparcido entre muchos otros pueblos, como por ejemplo los germanos, los romanos, los ilirios y los tracios, fue absorbiendo características que le eran extrañas y que favorecieron la posterior formación de nuevos pueblos (polacos, checos, servios y rusos). Aún después de haber desaparecido el peligro que representaban los avaros, el pueblo eslavo hubo de hacer frente a otros invasores, principalmente a los vikingos.

En el siglo IX se operó un gran cambio en la organización eslava. Los eslavos trabaron conocimiento con la doctrina cristiana, y a partir de este momento se vieron más íntimamente ligados a la cultura europea, si bien ello contribuyó, a causa de la ruptura que se produjo en el siglo IX entre Roma y Constantinopla, a una mayor separación de los diferentes pueblos eslavos, pues mientras los de los Balcanes y de Rusia se acogieron a la Iglesia ortodoxa griega, otros, como por ejemplo los polacos, se convirtieron en católicos romanos.

Siglos más tarde, los turcos conquistarían los Balcanes, introduciendo allí el islamismo. Resultado de ello fue una nueva escisión entre los eslavos, una parte de los cuales se convirtió a la religión de Mahoma. Finalmente, también la Reforma, en el siglo XVI, obligó al pueblo eslavo a dividirse de nuevo. Pero, a despecho de todas estas divisiones, gran parte de los eslavos se sentía todavía solidaria de los otros miembros de su grupo étnico, y en el siglo XIX este sentimiento de solidaridad se manifestó en el paneslavismo, movimiento cuyo objetivo era reagru-par a los diversos grupos de origen eslavo.

Rusia tuvo un papel importante en este movimiento, y después de la segunda guerra mundial la Unión Soviética favoreció la unidad política de los eslavos. Casi todos los Estados eslavos, capitaneados por la Unión Soviética,comparten la ideología comunista; lo que no impide que, en ocasiones, algunos de ellos, como por ejemplo Yugoslavia, adopten una actitud claramente independiente.

Pero volvamos a sumergirnos en su historia antigua. Se sabe muy poco del modo en que vivían los antiguos eslavos. No conocían la escritura, y las excavaciones sólo nos han proporcionado algunas vasijas de barro, tumbas, las ruinas de alguna casa y otras cosas parecidas. A partir del siglo VI, las referencias son más abundantes, pues en esta época las crónicas empezaron a interesarse por ellos, y mercaderes y viajeros exploraron su territorio.

Aunque bárbaras, las costumbres de los eslavos no parecen haber sido más crueles que las de cualquier otro de los pueblos de la época. El matrimonio se llevaba a cabo mediante el rapto o la compra, costumbre que persiste todavía en el folklore de ciertos pueblos eslavos. Cuando el esposo moría, a menudo enterraban con él a la esposa. Si era persona importante sacrificaban también a sus esclavos y servidores, que compartían el sepulcro con su amo. Las fiestas que organizaban con tal motivo duraban a veces varios días, y se celebraban en el lugar de la sepultura.

Según parece, los eslavos desconocían la propiedad personal, y todo, a excepción de los objetos estrictamente personales, pertenecía por igual a cada uno de los miembros del clan. Un clan agrupaba a varias familias y se distinguía por su fuerte espíritu de solidaridad. La venganza era incluso obligatoria cuando alguien de otro grupo mataba a cualquiera que perteneciese a su clan. En música, y especialmente en artes decorativas, los antiguos eslavos llegaron a ser verdaderos maestros.

Antes de conocer el cristianismo los eslavos adoraban a las fuerzas de la naturaleza. Es muy poco, sin embargo, lo que conocemos de este culto. La mayoría de los grupos tenían sus propios dioses, aunque algunos de éstos eran adorados por varios de ellos. Entre estos últimos citaremos a Pero, personificación del cielo, al que representaban en forma humana. En Kiev y en Novgorod se han encontrado imágenes suyas talladas en madera, con la cabeza de plata y un bigote de oro.

Carecemos de datos precisos sobre el aspecto físico de los primeros eslavos. Según el testimonio de escritores de principios de la Edad Media, eran de estatura mediana y de cabellos rubios. Pero en el transcurso del tiempo, y debido a haberse mezclado con los habitantes de las regiones en las que se establecieron, dicho aspecto se modificaría sin duda.

A pesar de las diferencias de religión, existen aún hoy día fuertes lazos entre todos los pueblos eslavos. Todos ellos hablan idiomas derivados de la misma lengua materna y con numerosas características comunes. Hasta el siglo IX la lengua de los pueblos eslavos fue un medio de expresión relativamente homogéneo. Pero a partir de esta fecha los diferentes dialectos fueron desarrollándose hasta convertirse, a la larga, en las varias lenguas nacionales que, al igual que las derivadas del latín y del idioma germánico, pertenecen al grupo indoeuropeo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *