Biografia Felipe II de España Guerra Sucesion Española Rey Español




Biografía Felipe II de España

FELIPE II DE ESPAÑA aseguró la hegemonía española en Europa al derrotar a Francia y al imperio turco y al incorporar a la corona el reino de Portugal.

Religión, finanzas y guerra

FELIPE II DE ESPAÑALa Paz de Augsburgo demostró a Carlos y el fracaso de su ideal de gobernar un imperio universal cristiano. En 1556, cansado, abdicó en favor de su hijo Felipe II los reinos españoles, los Países Bajos, El Franco Condado, Nápoles, Sicilia, las islas Baleares y América.

A su hermano Fernando transfirió el resto de sus estados, es decir, el archiducado de Austria y el imperio (recordemos que, si bien la dignidad imperial era electiva, recaía en la casa de Habsburgo). Carlos y se retiró a un monasterio, donde murió en 1558.

(imagen: Felipe II (detalle). Óleo de Pantoja de la Cruz. )

Felipe II recibió de su padre una enorme herencia, que lo convirtió en el monarca más poderoso de su época. Para mantener su supremacía en un período caracterizado por enfrentamientos religiosos, intentó consolidar un imperio centrado en las instituciones del estado y en la unidad religiosa. Para ello, redujo las libertades políticas y persiguió, en el interior de España, a los moriscos (musulmanes convertidos públicamente al catolicismo pero que se mantenían fieles a su religión).

Al margen de sus propias convicciones, es indudable que Felipe II debió pagar también por los errores de su padre y su empeño en lograr dominios cada vez más extensos, que obligaban a España a un esfuerzo que resultó agotador. Caso típico de esta actitud fue la boda con María Tudor, en 1554, que Carlos le impuso contra sus propios deseos, a fin de lograr la alianza con Inglaterra que terminara por cercar definitivamente a Francia.

En el orden interno, Felipe II debió enfrentarse con diversos problemas que complicaron aún más su ya compleja administración. Anótese en lo personal la desgracia de sus varias viudeces y el desequilibrio del príncipe don Carlos, que debía ser su heredero y cuya muerte dio motivo a sus opositores para tejer una historia fabulosa.

La economía española atravesó, en esta época, grandes dificultades a pesar de los metales preciosos que le llegaban de América. Las constantes guerras, así como la expulsión de moros y judíos (en su mayoría comerciantes y artesanos), llevaron a España a profundas crisis económicas. En tres oportunidades (1557, 1575 y 1596), Felipe u declaró la bancarrota del estado.

En 1578 murió el rey Sebastián de Portugal y quedó vacante el trono portugués. Felipe invadió Portugal para hacer valer sus derechos como heredero al trono. Finalmente, apoyado por la nobleza portuguesa asumió la corona de ese país. En 1581, por primera y única vez desde los tiempos del Imperio Romano, la Península Ibérica quedó totalmente unificada.

Felipe II, en su condición de heredero de los vastos dominios dejados por su padre, menos el Imperio, para el que fue elegido su tío Femando, continuó una política europea que, según opinión de muchos historiadores, fue ruinosa para España. Durante el reinado de Carlos V, las exigencias de la política imperial habían provocado un continuo drenaje de los tesoros españoles, que transitaban por la península y se perdían luego en el caos de las guerras contra Francia, privando a España de las bases económicas necesarias para participar en el proceso de general crecimiento de la vida europea contemporánea. Con Felipe II, y a pesar del abandono del Imperio, España continuó empobreciéndose porque el monarca, considerándose campeón de la ortodoxia frente a los protestantes, prosiguió sacrificando los intereses nacionales a una causa que le pareció más alta e importante.

Los conflictos heredados:

Felipe tuvo que hacer frente a problemas internacionales heredados de la época de Carlos V. El viejo conflicto con Francia por las posesiones italianas finalizó en 1558 con la derrota francesa. Ambos estados estaban agotados y firmaron la Paz de Cateau Cambresis, en 1559, en la cual Francia reconocía las pretensiones francesas sobre Italia.

Con respecto al imperio turco, el nuevo monarca persistió en su actitud de católico combatiente y lo enfrentó, junto con el Papado y la República de Venecia. En la batalla de Lepanto, en 1571, venció a la escuadra turca, poniendo fin al poder comercial de los turcos en el Mediterráneo.



Anuncio Publicitario


Los conflictos heredados

La Batalla de Lepanto

El conflicto con los Países Bajos y la rivalidad con Inglaterra

En los Países Bajos, se habían difundido las ideas luteranas y, hacia mediados del siglo XVI también fue muy fuerte la difusión del calvinismo.

A Felipe u le interesaba sostener su poder en los Países Bajos, a causa de su importancia económica y de la posición estratégica que ocupaban en Europa. Por eso, llevó a cabo una cruel represión de los nobles y de la burguesía, que se sublevaron contra el poder español. Esta represión no solucionó la situación y se inició una larga guerra.

Finalmente, Felipe II logró imponerse en el sur (actual Bélgica), que tenía una mayoría de población católica. Por el contrario, el norte (actual Holanda), con predominio calvinista, ‘esistió de distintas maneras el dominio español.

La dura represión de las fuerzas españolas aglutinó a los católicos y protestantes de los Países Bajos contra el ejército español. El dominio español comenzó, así, a declinar. En 1577, el príncipe protestante Guillermo de Orange pudo entrar triunfante a la ciudad de Amsterdam

En estas luchas entre los calvinistas y Felipe II, Inglaterra y rancia apoyaron abiertamente a los primeros. El apoyo inglés, sumado a los constantes ataques de los piratas y corsarios ingleses a las flotas españolas que venían de América, llevaron a Felipe II al enfrentamiento armado con Isabel de Inglaterra.

Conflicto con Portugal: Otro problema fue la incorporación de Portugal a la corona de España. La muerte inesperada del rey don Sebastián, en 1578, luchando contra los musulmanes en Alcazarquivir, planteó el problema de su sucesión, porque su tío don Enrique, de poca salud y avanzada edad, murió en 1580. Los derechos de los posibles pretendientes arrancaban de los hijos del rey don Manuel el Afortunado, y en esos momentos competían por ellos Felipe II, la duquesa de Braganza, el duque de Saboya y Antonio, prior de Crato. Con la ayuda del avezado ejército español, no le costó a Felipe II ningún esfuerzo derrotar a los opositores y hacerse reconocer por las Cortes de Thomar en 1581.

La Armada Invencible: Felipe II se vio complicado en una serie de problemas surgidos a consecuencia de la difusión del protestantismo. En los Países Bajos, la cuestión se complicó con los anhelos de independencia nacional, y la lucha se hizo áspera por la rigurosa política aplicada por el duque de Alba.

Finalmente, en 1598, bajo el gobierno de Isabel Clara Eugenia, la región alcanzó su autonomía. El apoyo dado por Inglaterra a los insurrectos de los Países Bajos, más la ejecución de María Estuardo, en febrero de 1587, llevaron a Felipe II a declarar la guerra a Isabel I, que, en cierto modo, representó entre los protestantes el papel que aquél se asignaba entre los católicos.

Con el fin de proceder contra la isla, alistó una poderosa escuadra para apoyar las operaciones del ejército de invasión que al mando de Alejandro Farnesio aguardaba en Flandes. La Armada, que llevaba el orgulloso sobrenombre de “la Invencible“, partió en la primavera de 1588, desoyendo las recomendaciones de Farnesio, partidario de terminar antes con la lucha en los Países Bajos, a fin de contar con el refugio de sus puertos en caso de emergencia o derrota. Dispersada por la tempestad, antes de entrar en combate, la flota fue fácilmente batida por los buques ingleses poderosamente artillados.

Igual resultado negativo tuvo la intervención de Felipe II en el conflicto religioso que dividió a los franceses. La habilidad de Enrique IV contrarrestó sus esfuerzos por hacer coronar a Isabel Clara Eugenia en su carácter de hija de Isabel de Valois, y se vio obligado a firmar la paz de Vervins (1598).

A pesar de todos sus esfuerzos, Felipe II no pudo impedir la afirmación del movimiento protestante.

El Imperio Español de Felipe II

“El reinado de Felipe correspondió, en líneas generales, al apogeo del poderío español. Al no poseer el título imperial, la situación del soberano del Escorial parecía inferior a la ocupada por su padre, aunque tal hecho representara más bien una ventaja, ya que con ello se había desembarazado de los enojosos asuntos alemanes. La totalidad de sus estados constituía un imperio, en el sentido que los historiadores dan a este término, aunque se hallase desprovisto de dignidad imperial. Imperio que tenía por centro el reino de Castilla donde Felipe II estableció su residencia desde 1562 y del que extraería sus principales recursos financieros y sus fuerzas militares.”

ALGO MAS…

A los dominios heredados de su padre, añadió Felipe II el reino de Portugal con sus colonias y dependencias, que aún correspondiéndole regir por derecho hereditario, hubo de reivindicar por las armas. Así, pues, concretando a mediados de su reinado Felipe reunía bajo su cetro : España, Portugal, los Países Bajos; en lo que es la actual Francia, el Franco Condado, parte de Borgoña y el Rosellón; en Italia, el Milanesado, las Dos Sicilias, Toscana, Parma y otros pequeños Estados; en Asia, las Filipinas y las colonias pertenecientes a Por tugal en las costas de Malabar y Coromandel (en la India), en Malaca y las islas Molucas o de las Especias; en África, además de Melilla y los Peñones, el Oranesado y las plazas de Ceuta y de la costa occidental de Marruecos, y en América, México, que entonces abarcaba una extensión mayor del doble de la actual, las Antillas y toda América del Sur, pues con Portugal también se había incorporado el Brasil a la Corona de España.

El poder de Felipe II era inmenso y muy superior al de los demás reyes. Poseía un numeroso y bien preparado ejército permanente, alcanzando la infantería española una fama mundial; poseía también numerosa y eficiente flota. Tal era la extensión de su imperio que podía jactarse de que «en sus dominios no llegaba a ponerse el sol».

La envidia y el temor de los demás Estados miraban en este poderío y riquezas un objeto que convenía batir y despojar. Y, en consecuencia, grandes expediciones piráticas se lanzaban sobre las flotas españolas que comerciaban con América, expoliándolas a su regreso a la península, al par que, fraudulentamente, suplantaban al comercio español con las posesiones americanas. Especialmente fue Inglaterra la que se distinguió en estas expoliaciones, depredando por sorpresa los propios puertos españoles.

Ello dio lugar a que Felipe sostuviera a sangre y fuego sus posiciones con los Países Bajos, que, aparte otros motivos, constituían una magnífica base estratégica para el sostenimiento de la supremacía militar de España en Europa, ya que, combinada con las demás posesiones de España, podía completarse desde aquel territorio el cerco terrestre de Francia, y conjugada con las posiciones de los Alpes centrales, permitía su posesión atacar convergentemente a Alemania en caso de guerra con aquel país.

Pero su valor estratégico alcanzaba aún mayor estimación en caso de guerra con Inglaterra puesto que aquellos territorios ofrecían una insustituible base para lanzarse al otro lado del Canal, permitiendo la invasión de Inglaterra en combinación con flotas salidas de las bases españolas del Cantábrico. Ante tales poderosos motivos y dados el carácter autoritario y el fanatismo religioso de Felipe II, no quedaba a los flamencos y neerlandeses otro camino que el del sometimiento incondicional o el de la lucha si habían de reivindicar su autonomía.

FUENTES CONSULTADAS:
HENRI LAPEYRE. Las monarquías europeas del siglo XV. Las relaciones internacionales. Barcelona, Labor, 1975.
Historia Universal de la Civilización  Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica

Ver: Felipe III de España Felipe IV de España

Fuente Consultada:
Historia 2 – El Mundo Moderno y La Aventura del Hombre e
n la Tierra Tomo I




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *