Flora de la Zona Tropical Plantas Que Habitan en los Trópicos






Flora de la Zona Tropical

A pesar de que generalmente el suelo de las regiones tropicales es de mala calidad, da vida a numerosas plantas útiles. Los blancos han empezado a explotar la selva por sus maderas preciosas y han establecido plantaciones que abastecen de productos tropicales al mercado mundial: caucho, aceite de palma, algodón, café, té, cacao, azúcar de caña, especias, etc. Pero esta dependencia de los mercados mundiales hace que el mundo tropical sea económicamente muy vulnerable

En los trópicos muchos pueblos viven todavía en condiciones muy primitivas. El sofocante clima frena la actividad humana y es difícil crear en su medio una sociedad moderna evolucionada. Además, la exuberancia de la vegetación dificulta la construcción de buenas vías de comunicación, que son uno de los fundamentos del progreso de una sociedad.

Por el contrario, la selva y la sabana proporcionan medios de subsistencia, sin obligar al hombre a realizar grandes esfuerzos. La naturaleza también le ofrece vestido y habitat. En las regiones más próximas a los trópicos todavía existen estas ventajas, pero de modo más atenuado. Por este motivo el hombre se ha visto obligado a preocuparse más por su subsistencia: se ha dedicado a la agricultura. Así sucede, sobre todo, en el sudeste de Asia.

La zona tropical no es en absoluto acogedora para el hombre. El suelo es de mala calidad: en un clima tórrido la roca se descompone con mayor rapidez que en un clima templado. Con frecuencia se efectúa un proceso de profunda colada que rechaza a las profundidades los óxidos de hierro y aluminio.

Los óxidos de hierro pierden el agua que contienen y forman duras costras de color ladrillo: la laterita, que cubre inmensas extensiones en África, la India y Brasil. Sin embargo, la zona tropical posee gran diversidad de plantas útiles. La rápida descomposición de ias plantas muertas permite que se forme suficiente humus para proporcionar a los vegetales los elementos indispensables. En general, esta zona no es apta para la agricultura.

Afortunadamente, en los trópicos abundan las tierras aluviales, a lo largo de los ríos, en las costas y en los deltas. Son suelos jóvenes, en plena formación y de muy buena calidad.

Las relativamente precarias condiciones de vida de las regiones tropicales explican la débil densidad de la población. Los habitantes de la selva virgen llevan una existencia primitiva, basada en la caza, la pesca o la recolección de frutos. En la sabana se practica la agricultura, pero la población todavía aparece diseminada.

Al cabo de dos o tres años, cuando el suelo está agotado, los indígenas emigran. Los principales cultivos de sabana son el maíz en América central y del Sur, el arroz en Asia, y diversas clases de raíces, entre ellas la mandioca, en África. En los suelos aluviales fértiles se cultiva, con preferencia, el arroz.

El arroz constituye el primer cultivo cerealista del mundo: para más de la mitad de la población del globo representa el elemento esencial de la alimentación. En la mayor parte de regiones se practica el «cultivo acuático»: los arrozales permanecen anegados durante todo el tiempo que duran las operaciones de preparación del suelo, nivelación, plantío y trasplante. No se desagua hasta el momento de la cosecha.

Los blancos han modificado profundamente el aspecto económico de las regiones tropicales. En primer lugar explotaron la selva, en la que abundan las maderas preciosas como la limba, la teca (muebles y construcción naval), la caoba (muebles), el ébano y el okumé (muebles y suelos).

La selva proporciona importantes productos, por ejemplo, las nueces de palmito de las que se obtiene aceite. El fruto de la palmera oleífera está protegido por una gruesa cascara carnosa que contiene gran cantidad de aceite de palma.

De otros árboles se extraen jugos. El más conocido es la hevea. En su corteza se practican ligeras incisiones a lo largo de las cuales fluye un jugo lechoso y gomoso que se utiliza en la fabricación del caucho. El copal, resina que ha sido encontrada en la selva virgen, se emplea en barnices y material aislante.

Para obtener cosechas más abundantes, los blancos establecieron en estas regiones unas plantaciones muy modernas y emplearon la mano de obra allí existente. De este modo, en el África tropical numerosos negros trabajan en las plantaciones de palmeras de aceite.

En las regiones tropicales los blancos han dado impulso a cultivos especiales, entre otros los del algodón, café y cacao. En China, el cultivo del algodón está asociado al del arroz. En el interior de Bombay, en la India, los ingleses introdujeron el cultivo del algodón a gran escala del mismo modo que lograron aclimatarlo en Egipto y Sudán. Más tarde, los franceses, belgas y portugueses siguieron su ejemplo en sus colonias.

Actualmente, la América tropical proporciona al mundo grandes   cantidades   de   café,   planta originaria de Arabia (Moka) y Etiopía. El cacao también procede de la América tropical. El fruto del cacao, que contiene algunas docenas de semillas, crece pegado al tronco de un arbusto que se da en las tierras húmedas ecuatoriales. África (Ghana, Nigeria) proporciona mucho cacao.

Y llegamos al té, otro cultivo tropical: 90 % de la producción mundial de té procede del Asia de los monzones. El té es muy exigente: necesita tierra buena, mucho calor y abundantes lluvias. Dado que el agua estancada le resulta perjudicial, las plantaciones se encuentran en las pendientes. La recolección requiere mano de obra muy numerosa.
China y Japón eran los productores tradicionales de, pero a fines del siglo XIX perdieron su monopolio e incluso han sido aventajados por Ceilán, la India y Java.


Anuncio Publicitario


La caña de azúcar, originaria de la India, fue importada en el siglo XVIII por América central, y sobre todo por Cuba, Puerto Rico y las Antillas. Actualmente, Brasil y México también cuentan con grandes plantaciones de caña de azúcar.

Desde muy antiguo también se cultiva en España la caña de azúcar, pero sólo en aquellas tierras cuyo clima ofrece cierta semejanza con el de los países que acabamos de citar. Tal sucede con las islas Canarias y las provincias andaluzas, especialmente Málaga, Almería y Granada.

Los países tropicales nos proporcionan tantas plantas útiles que es imposible citarlas todas. Mencionaremos las fibras textiles (yute, sisal, capoc), las semillas oleaginosas (cacahuetes, copra), numerosas especias (pimienta, vainilla, nuez moscada, canela) y frutas, de las cuales los plátanos y las pinas se exportan a todo el mundo.

El mundo tropical sufre cada vez más las alzas y bajas de precios de los mercados mundiales, y por este motivo se halla muy expuesto a las crisis económicas.

Plantas Que Habitan en los Trópicos

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *