Las Republicas Francesas Resumen e Historia de su Formación

Las Repúblicas Francesas
Resumen e Historia de su Formación

revolucion francesa

EL REINO DE FRANCIA

rey de los francos carlomagnoA la muerte de Carlomagno (año 814), el vasto territorio del imperio fue dividido entre sus tres hijos. Mas no duró largo tiempo esa división; en el año 843 los descendientes de Carlomagno decidieron rehacer la distribución de territorios, que delineó los que habían de ser, posteriormente, los reinos de Francia, Italia y Alemania.

Una nueva época se inició en la historia de Francia en el año 987, con la ascensión al trono de Hugo Capeto. Con él comenzaba la lucha contra los grandes feudatarios que pretendían restringir el poder real. Esta lucha, que duró casi tres siglos, pudo considerarse terminada alrededor del año 1300 bajo el reinado de Felipe el Hermoso. Una larga y dura guerra contra Inglaterra puso en serio peligro al reino de Francia; la capital y casi la mitad del territorio fueron ocupados por los ingleses.

Si los franceses consiguieron, finalmente, arrojar a los invasores (hacia 1453), fue gracias a la intervención de una joven: Juana de Arco. Obtenida la venia del rey para marchar a la cabeza de las tropas en traje de guerrero, la valiente doncella arrastró con su ejemplo a millares de voluntarios. Esta joven singular, desde entonces el símbolo del pueblo francés, con su heroísmo superó innumerables dificultades y obtuvo las primeras victorias que levantaron el ánimo público. Entregada a los ingleses, fue condenada a la hoguera cuando solamente contaba diecinueve años de edad.

DINASTÍAS QUE REINARON EN FRANCIA
LOS MER0VINGI0S: Meroveo, elegido rey de los francos en e! siglo V de la era cristiana, fue el fundador de la dinastía. El último rey merovingio fue Childerico III, destronado por Pipino el Breve en 752.

LOS CAR0LINGI0S: Esta dinastía tomó su nombre de Carlomagno, su más afamado soberano. Se inició con Pipino el Breve y terminó en 987.

LOS CAPETOS: Hugo Capeto, elegido rey de Francia en 987, fue e¡ fundador de está dinastía que, en sus diversas ramas, reinó hasta el año 1848 (con excepción de la Primera República y de! imperio napoleónico: 1804-1814). Se divide en tres ramas: los Capetas directos, hasta Carlos IV (1328); los Valois, hasta Enrique III (1589); los Borbones, hasta Luis XVI (1792) y, después de la Revolución, hasta Luis Felipe (1848).

LA MONARQUÍA ABSOLUTA

LUIS XIV de franciaDurante más de doscientos años, desde mediados del siglo XV y casi hasta fines del siglo XVII, Francia hallóse empeñada en contiendas contra España y Austria. Ya en él siglo XVI, al conflicto exterior se agregó el religioso, que en Francia llegó hasta la guerra civil.

El rey Enrique IV de Borbón (1589-1610) resolvió el problema: dio plena libertad religiosa, firmó la paz con España y fundó el imperio colonial. A su muerte, y merced a la acción de dos hábiles ministros, los cardenales Richelieu y Julio Mazarino, Francia logró mantener una posición de primer orden entre las potencias europeas. A la muerte de Mazarino en el año 1661, Luis XIV tomó con resolución la dirección del gobierno y Francia pudo considerarse la nación más poderosa de Europa.

El reinado de Luis XIV, uno de los más largos en la historia de Europa, se cuenta, sin duda, entre las épocas más importantes de la historia francesa. Con él comenzó en Francia la monarquía absoluta. Luis XIV fue, en efecto, el rey absoluto por excelencia. En cierta oportunidad afirmó: “El Estado soy yo”.

Para lograr el acatamiento de los nobles, que no habrían tolerado un poder real tan absoluto, Luis XIV los hospedó en la inmensa y suntuosa casa real de Versalles, permitiéndoles llevar vida ociosa y dispendiosa, a cargo, por supuesto, del Estado. Pero los gastos excesivos originados para sufragar las fastuosas fiestas de la corte y para satisfacer las crecidas pensiones de los nobles, condujeron a Francia a condiciones económicas gravísimas.

LA REVOLUCIÓN FRANCESA
Luis XIV murió en 1715, decepcionado del fruto de las guerras que había provocado o en las que había intervenido. La situación de Francia se agravaba día a día por el desorden siempre creciente. Luis XV, el sucesor, decía: “La buena máquina durará tanto como nos”. Luis XVI, aseen-; dido al trono en el año 1774, era un hombre bueno, poco inteligente y sin ningún carácter; aunque bien intencionado, no hubiera podido, frente a la nobleza y el clero, acostumbrados a sus enormes privilegios, subsanar con simples decretos un estado de cosas que venía arrastrándose desde mucho tiempo atrás.

Nombró a un buen ministro, Turgot, pero éste, que era de la escuela de los economistas del siglo XVIII , tuvo que renunciar frente a la hostilidad de los privilegiados.

Convocados los Estados Generales, en 1789, para remediar la situación económica, los acontecimientos se precipitaron. El 20 de junio de 1789, los representantes del “tercer estado”, burgueses, profesionales, comerciantes, industriales y campesinos, que eran en realidad las víctimas de la desigualdad social, pronunciaron el famoso juramento de la Cancha del Juego de Pelota: “No separarse hasta haber dado a Francia una Constitución”. Días después se reunió la Asamblea Constituyente y ante el peligro que ella corría, por la concentración de tropas, el pueblo se levantó. La toma de la fortaleza de la Bastilla abatió un símbolo de la arbitrariedad despótica y enardeció la voluntad popular. La Asamblea promulgó la Declaración de los Derechos del Hombre. La huida del rey indignó al pueblo de París, que sospechaba sobre todo de la reina María Antonieta.


Anuncio Publicitario


Luis XVI, condenado a muerte, fue ejecutado en 1793. Una era de terror surgió en Francia, y fueron muchos los aristócratas y sospechosos que fueron llevados ante la justicia y en muchos casos guillotinados. La Revolución Francesa fue una revolución social de fundamental trascendencia en el mundo occidental.

LA PRIMERA REPÚBLICA
El 22 de setiembre de 1792 surgió la República Francesa, cuya Constitución daba al pueblo aquello por lo cual luchara: libertad e igualdad. Austria y Prusia, temerosas de que ese incendio llegara hasta sus dominios, declararon la guerra a Francia.

Poco después (1793), intervinieron también Inglaterra, Holanda, España y Cerdeña. La energía del gobierno revolucionario y el espíritu admirable del pueblo, decididos a defender sus derechos, levantaron un ejército que, después de su primera victoria en Valmy, no se conformó ya con defenderse, sino que pasó a la ofensiva llevando por Europa las ideas de la Revolución.

Surgió entonces un joven general, que bien puede llamarse un genio de la guerra: Napoleón Bonaparte. Después de una campaña fulminante en Italia, llevada directamente contra el emperador de Austria, fue venciendo poco a poco a todos los enemigos de Francia, con excepción de Inglaterra.

EL IMPERIO

NAPOLEON INapoleón obtuvo en 1799 el cargo de primer cónsul, luego fue cónsul vitalicio (1802) y en 1804 emperador de los franceses. Las coaliciones contra él se sucedieron y las batallas que libró se tradujeron casi invariablemente en victorias. Pero después de sufrir grandes descalabros en España y tras la desastrosa campaña de Rusia, fue vencido en Leipzig (1813).

Confinado en la isla de Elba, pudo aún reconquistar el poder por un breve período de cien días. Derrotado definitivamente en Waterloo (18 de junio de 1815), fue desterrado a Santa Elena, pequeña isla del Atlántico, donde murió en el año 1821.

LA SEGUNDA REPÚBLICA (1848) Y EL SEGUNDO IMPERIO (1852)

napoleon III de FranciaLuis XVIII, que había sucedido a Napoleón, dejó como heredero a su hermano Carlos X, quien cayó en la revolución de 1830.Luis Felipe de Orleáns le sucedió, y gobernó hasta 1848 como monarca constitucional, en medio de la oposición de los “legitimistas”, “republicanos”, “bonapartistas” y “socialistas”, no obstante el tono algo liberal de su gobierno.

En 1848, un movimiento revolucionario derribó a Luis Felipe. Surgió entonces la Segunda República y con ella la magia del nombre de Bonaparte: para unos, promesa, para otros amenaza.

Luis Napoleón Bonaparte, sobrino de Napoleón I, antiguo afiliado a las sociedades carbonarias italianas, fue elegido presidente de la Segunda República en 1848, por el voto de cinco millones y medio de franceses; en 1852 fue designado presidente por diez años y, en el mismo año, emperador hereditario. Asumió el poder con el nombre de Napoleón III.

LA TERCERA REPÚBLICA
El segundo imperio duró menos de dieciocho años. Después de haber logrado preponderancia en Europa, Napoleón III, envuelto en las maniobras de Bismarck, ministro de Prusia, declaró a ésta la guerra, que fue desastrosa para Francia. Cercado en Sedán, el emperador debió rendirse v esto fue como la señal para un levantamiento de los republicanos franceses, que proclamaron la Tercera República (4 de septiembre de 1870).

El régimen republicano provocó los ataques de monárquicos y bonapartistas. La prosperidad de Francia avanzó, y consiguió formar el segundo imperio colonial del mundo, después de Inglaterra.

En la primera Guerra Mundial, Francia fue aliada de Inglaterra, Rusia, Italia, Estados Unidos y Bélgica, en contra de Alemania y del imperio austro-húngaro. Alemania fue derrotada. Al estallar la segunda Guerra Mundial, Francia estaba otra vez en primera línea, aliada con Inglaterra y posteriormente (1941), con Estados Unidos, en contra de Alemania, Italia y el Japón. A un año apenas del comienzo de la guerra, ocupada Francia en sus tres cuartas partes por el ejército alemán, firmó un armisticio.

El general De Gaulle no lo aceptó, y decidió continuar la lucha junto a los aliados; huyó al extranjero y fundó el gobierno de “Francia Libre”. Muchos militares se le adhirieron y, en 1944, al desembarcar los aliados en Francia para expulsar a los alemanes, figuraban entre aquellos las tropas de “Francia Libre”, al mando del general De Gaulle.En 1945 terminó la guerra y Francia integró el conjunto de las naciones vencedoras.

LA CUARTA REPÚBLICA

de gaulle francia Apenas terminada la guerra, los franceses encomendaron a De Gaulle la formación de un nuevo gobierno. Se proclamó así la Cuarta República, que luego eligió autoridades con una nueva constitución. Pero un nuevo problema surgió para Francia.

Dos colonias africanas: Túnez y Marruecos, exigieron su independencia.

La Cuarta República, que estaba enfrentando el complejo problema, ofreció el poder al general De Gaulle, ya retirado de la vida pública. El 31 de mayo de 1958 se le concedieron plenos poderes, y su gobierno enfrentó una política de decidida reorganización.

 

También Puede Interesarte:

Historia de las Repúblicas Francesas

Línea del Tiempo de la Revolución Francesa

Cuadro Esquema de las Fases de la Revolución





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

-->