Biografía de Guillermo de Orange Taciturno Guerras de Religion






Biografía de Guillermo de Orange, el Taciturno Guerras de Religión

En el siglo XVI, época en la que Holanda y Zelanda sufrieron el régimen absolutista español, Guillermo de Orange, llamado el Taciturno, fue sin duda una gran figura de los Países Bajos. Toda su vida constituyó un combate contra la opresión española Y a favor de una mayor tolerancia religiosa. Dirigió la rebelión contra España, pero no logró realizar su sueño: unos Países Bajos unidos y libres.

Guillermo I el Taciturno, príncipe de Orange y conde de Nassau, fue el fundador de la independencia de los Países Bajos. Nació en Dillenburgo el 24 de abril de 1533. InfluÍdo por su madre, Juliana de Stolberg, al principio fue educado en la religión luterana. En 1544 entró en posesión del obispado de Orange, situado en el mediodía de Francia y del que procede su título, y obtuvo también ricos dominios, como Breda y Diest, en los Países Bajos.

Zelanda, provincia situada al suroeste de los Países Bajos; comprende una zona costeras con islas, suelo recuperado al mar (polders) e importantes cursos fluviales, algunos de los cuales, como el ramal sur del Mosa y del Escalda, desembocan por esta provincia en el mar del Norte formando un amplio delta

LA HISTORIA Y SU BIOGRAFÍA: Guillermo I de Nassau (llamado el Taciturno) Príncipe de Orange, nació el 24 de abril de  1533 en el castillo de Dillemburg, falleció en Delft, el 10 de Julio de 1584, fue asesinado. Gobernó entre  1544 y 1584. Se educó en la corte de Carlos V y gozó de la confianza de Felipe II.

De vuelta a los Países Bajos se apartó del Consejo de Estado presidido por Margarita de Parma y encabezó la sublevación de las provincias contra la dominación española, junto con su hermano Luis de Nassau y Enrique de Brederode, y llevó a cabo la organización de los gueux.

Tras la conquista de Amsterdam logró con la Unión de Utrecht, la base de las futuras Provincias Unidas, contraponer la Unión de Arras entre Alejandro de Farnesio y las provincias valonas (1579). Murió asesinado.

Guillermo “el Taciturno” es uno de los grandes héroes de la historia europea. Su nombre verdadero era Guillermo de Nassau, príncipe de Orange, un noble neerlandés que resintió la injusticia de la ocupación española de los Países Bajos a finales del siglo XVI, se rebeló contra ella y condujo a las Provincias Unidas neerlandesas a su independencia como república.  Las profecías según su horóscopo causaron gracia: aún muy joven alcanzaría gran fortuna y poder, pero pronto sufriría reveses de la suerte y moriría en forma violenta. Ese futuro parecía poco probable para Guillermo. A pesar de ser hijo de luteranos, fue bautizado según un ritual mixto. Su padre, recién convertido al protestantismo, no quiso despreciar ciertas ceremonias católicas y así el niño tuvo un bautismo bastante original.

felipe ii de españa

ES UN NOBLE RICO: Guillermo cuenta apenas doce años cuando llega a Dillenburg una noticia extraordinaria: Renato (Rene) de Chálons acaba de morir, dejando sus títulos y propiedades a su primo Guillermo, que se convierte así en uno de los hombres más ricos de Europa. La herencia incluía el principado de Orange, situado en el Sur de Francia, y parte de los territorios de los Países Bajos.

Le fue presentado al sacro emperador romano Carlos V cuando aquel era apenas un niño. Con el paso de los años, Carlos depositó su confianza en Guillermo, al punto de encargarle importantes negociaciones y misiones militares en los Países Bajos.

Según la tradición, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que reinaba sobre los Estados alemanes, Países Bajos, España y otros territorios —incluida la América española— debía ratificar el testamento e impuso una condición: Guillermo recibiría educación católica en Bruselas, sede de la corte del emperador en los Países Bajos. Carlos V, ya en lucha con los protestantes, pretendía así vigilar y adoctrinar a un eventual enemigo.

En la primavera de 1545, Guillermo deja Dillenburg con rumbo a Bruselas, donde estudia francés, latín, el idioma local y la etiqueta de la corte.

A los quince años ya tiene una novia, escogida por el emperador: Ana, la rica heredera del Conde de Burén. Con el casamiento, en 1551, Guillermo es declarado mayor a los dieciocho años. Está pronto para iniciar su carrera, lo que, para un noble de educación católica, súbdito de Carlos V, significa luchar fervorosamente contra el luteranismo.

La guerra contra los príncipes luteranos alemanes es una guerra de asedio, sin combates directos. Se conquistan metódicamente las plazas fuertes, los depósitos de víveres, los arsenales. Se espera que falten alimentos y dinero al enemigo, obligándolo así a pedir la paz.

A los 22 años, Guillermo es nombrado general, pero su ejército tiene como enemigos más serios el hambre
las enfermedades. En los intervalos entre campañas corre a su castillo, donde lo esperan su mujer y dos hijos, Felipe y Guillermo.

En 1555 es firmada la paz de Augsburgo, cuando el emperador, derrotado, delega en su hijo Felipe II parte de sus poderes. Cambia el rey de los Países Bajos, pero la guerra continúa, esta vez contra Francia. Sin embargo, Guillermo, miembro importante de la élite política local (tenía el título honorífico de estatúder) sentía bastante menos afecto por el hijo de Carlos, Felipe II, que ascendió al trono español en 1556.


Anuncio Publicitario


A Guillermo le molestaba la intolerancia religiosa de Felipe hacia los protestantes y su intrusión frente a la tradición de autonomía de la nobleza neerlandesa. La educación de Guillermo como luterano y luego como católico (finalmente adoptó el calvinismo, en 1573) le enseñó la importancia de la libertad de cultos.”No apruebo a los monarcas que pretenden gobernar en la conciencia de la gente -afirmó- y le quitan su libertad para escoger, su libertad de culto” Se cree que el sobrenombre de “el Taciturno” pudo haberse originado en este contexto. Según relata una anécdota, el rey francés Enrique III, en un día de caza, reveló un acuerdo secreto para erradicar a los herejes protestantes, creyendo que Guillermo, presente pero silencioso, participaría en la acción.

Lo llamaban “el Taciturno” pues cuidaba sus palabras en público, tanto que muchas veces evitaba manifestar sus opiniones. Bajo su liderazgo, en 1581,las Provincias Unidas firmaron el Acta de Abjuración, en la que negaban su obediencia al trono español. Aunque solo se les concedió formalmente la independencia setenta años más tarde, en 1648, a partir de entonces se comportaron como una nación.

Condujo a los neerlandeses en diversas victorias militares que culminaron con la Unión de Utrecht, en 1579, y a una declaración formal de independencia de las provincias rebeldes de los Países Bajos, en 1581. Guillermo declinó la corona, esperando que el Duque de Anjou, francés, se convirtiera en el monarca.

Su apoyo a los franceses, que abandonaron los Países Bajos al cabo de una breve pero infeliz permanencia, le hizo perder popularidad a Guillermo a los ojos de sus compatriotas, aunque continuó siendo estatúder de dos provincias muy importantes: Holanda y Zelanda. Entre tanto, Felipe II ofrecía 25.000 coronas por la cabeza de Guillermo.

Un católico francés llamado Balthasar Gérard aceptó la oferta y, durante una audiencia privada con el príncipe, le disparó in el pecho.“Dios mío, ten piedad de mi alma -cuentan que dijo Guillermo al morir-. Dios mío, ten piedad de este pueblo!”

La desaparición del bravo guerrero, que pasó a la historia como Guillermo el Taciturno, no pone fin a la vocación libertaria de los rebeldes de las provincias del norte, transformadas tras la Unión de Utrecht en las Provincias Unidas. Los Estados Generales aclaman estatúder, más tarde, a un joven de diecisiete años: Mauricio de Nassau, hijo de Guillermo de Orange y Ana de Sajonia.

En 1609, sus victorias militares, ganadas con el auxilio del rey de Francia, Enrique IV, fuerzan a España a firmar la “Tregua de los Doce Años”, primer reconocimiento de hecho de la independencia de los Países Bajos. Las luchas sólo terminarían en 1648, tras la Guerra de los Treinta Años, con los tratados de Westfalia, que marcarán el crepúsculo del poder de los Habsburgo en Europa.

Pero, desde el comienzo del siglo XVII, surge el esbozo de lo que será la gran potencia comercial y marítima del siglo. En 1602 es creada la Compañía de las Indias Orientales; más tarde, en 1621, se forma la Compañía de las Indias Occidentales. Aprovechando la decadencia marítima de Inglaterra bajo el reinado de Carlos I, el comercio holandés puede concentrar todos sus esfuerzos contra los portugueses y los españoles.

Las Compañías de las Indias, sostenidas por la banca de Amsterdam, se transforman en un Estado dentro del Estado, dirigiendo prácticamente la política exterior de las Provincias Unidas. Mientras españoles y portugueses corrían desesperadamente tras la quimera del oro, los comerciantes de las Provincias Unidas explotaban y lanzaban en el mercado europeo productos de todo el mundo. Primera potencia marítima de Europa, la pequeña república era también, a mediados del siglo XVII, uno de los centros más importantes de la civilización europea.

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

PARA SABER MAS…: Después de la toma de Amberes por las tropas españolas, la Pacificación de Gante (noviembre de 1576) restableció provisionalmente la paz en los Países Bajos, pero, al mismo tiempo, dió paso a una oposición común al absolutismo español, personificado entonces por el nuevo gobernador de los Países Bajos, don Juan de Austria. En febrero de 1578, las tres provincias de Holanda, Zelanda y Utrecht se desarrollaron juntas como una especie de Estado en el Estado.

Cuando Alejandro Farnesio se ganó las provincias católicas y de lengua francesa, y las agrupó en la Unión de Arras (6 de enero de 1579), Guillermo de Orange se dio cuenta de que sólo una «unión más estrecha» de los territorios del norte, bajo inspiración protestante, permitiría proseguir la lucha contra Felipe II. Quince días después de haberse formado la Unión de Arras, Juan de Nassau constituyó la Unión de Utrecht. Entonces Felipe II declaró a Guillermo fuera de la ley. El príncipe respondió a esto con la Apología que se dio a conocer a los Estados Generales a fines de 1580. En junio del siguiente año, éstos renegaron solemnemente de Felipe II.

Guillermo fue víctima de muchos atentados, entre otros el cometido por Jean Jaureguy (1582), que costó la vida, no del príncipe, sino de Carlota de Borbón. Poco después, Guillermo de Orange se casó de nuevo, esta vez en Ambe-res, con gran descontento por parte  de  muchos  holandeses.  Éste cuarto matrimonio lo unió a Luisa Coligny, hija de su jefe militar de 1569. Inmediatamente después salió para Holanda. Al año siguiente se iniciaron laboriosas negociaciones para otorgar al príncipe la dignidad de conde de Holanda y Zelanda.

Cuando todo estaba ya a punto, Guillermo fue muerto a tiros por Baltasar Gerards. Este atentado se llevó a cabo el 10 de julio de 1584, en el Prinsenhof de Delft, donde había fijado su residencia. Guillermo de Orange fue enterrado en la «Iglesia Nueva» de Delft.

Muchos años después de su muerte, el arquitecto y escultor holandés Henri de Keyser construyó su monumento funerario.

Fuentes Consultadas:
50 Cosas Que Debe Saber de la Historia Mundial Hugh Williams
Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe Tomo 19
Grandes Personajes de la Historia Universal
Enciclopedia Juvenil AZETA Editoria CREDA Tomo 3





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *