Ideas Geniales de la Ciencia Grandes Ideas Cientificas Gay Lusac





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Científicos Creadores de Grandes Ideas

Tales de Mileto  –   Pitágoras   –   Arquímedes  –   Demócrito  –   Galileo Galilei

Lavoisier –   Newton  –   Faraday   –   Joule  –  Linneo

OTROS CIENTÍFICOS GENIALES

JOSÉ LUIS GAY-LUSSAC (1778-1850): José Luis Gay-Lussac nació el 6 de diciembre de 1778 en Saint Léonard, Francia. Físico y químico, descubrió la ley de dilatación de los gases. En colaboración con Thénard demostró que el cloro, hasta entonces considerado como un ácido, no contenía oxígeno, pero supieron que era un compuesto. Davy demostró que era un elemento.

Una aportación de Gay-Lussac fue el descubrimiento de que si se enfría un volumen definido de gas bajo presión constante a una temperatura de O grados C., el gas se contrae un 1/273 por cada grado centígrado que la temperatura descienda. Ello querría decir que, en teoría, el gas dejaría de existir al llegar a los 273 grados bajo 0. En la realidad el gas primero se licúa y luego se solidifica.

Simultáneamente, otro científico francés, Charles, descubría él mismo fenómeno, que se conoce como ley de Charles o de Gay-Lussac, la que expresa que, si la presión de un gas es constante, su volumen será directamente proporcional a su temperatura absoluta. Este concepto fue el que originó una nueva escala de temperaturas, la de Lord Kelvin, que se emplea mucho en los laboratorios químicos. La temperatura de 173 grados C. bajo O se denomina O absoluto, punto en que cesa todo movimiento molecular.

Estudiando la relación entre la temperatura y la presión, propuso la teoría que cuando un gas se calienta, sus moléculas tienden a apartarse, ejerciendo mayor presión sobre las paredes del recipiente que lo contiene. Es decir, cuanto más aumente la temperatura mayor será la presión ejercida por el gas contra las paredes del recipiente. Esto se conoce como ley de Gay-Lussac.

En su colaboración con Thénard, Gay-Lussac mejoró los métodos del análisis orgánico, determinando la composición de numerosos elementos orgánicos. Su última investigación química se refirió al ácido prúsico, cuyo nombre químico es ácido cianhídrico, uno de los más potentes venenos conocidos. La fórmula de este ácido es HCN.

La determinación de la fórmula donde no aparece el oxígeno pero sí el hidrógeno, confirmó la teoría de que todos los ácidos contienen hidrógenos, pero no oxígeno como sostenía Lavoisier (oxígeno quiere decir generador de ácidos). Hay ácidos que pueden contener oxígeno, pero la acidez la determina el hidrógeno. Gay- Lussac murió en París el 9 de mayo de 1850, a la edad de setenta y dos años.

 HUMPHRY DAVY (1778-1829): Davy nació en Pensanse (Cornualles) sudoeste de Inglaterra, el 17 de diciembre de 1778. Hijo de un tallador de madera de bajos medios económicos, Davy entró el año 1795 de aprendiz de un cirujano. Como el muchacho tenía muchas inquietudes, decidió , simultáneamente instruirse a si mismo. Fue así como estudió idiomas, filosofía y, por supuesto, 

ciencias. En 1798 ingresó al Beddoes’s Pneumatic Insitute de Bristol en calidad de supervisor de experimentos.

En Beddoes conoció al gran poeta Samuel Coleridge de quien llegó a ser muy amigo. Coleridge fue una fuerte influencia sobre Davy y le inició en la filosofía de la ciencia de Kant. En 1800 Davy publicó un libro sobre el óxido nitroso (gas de la risa) que tuvo gran éxito, creándole una reputación.

Fue hacia 1806 que emprendió estudios sistemáticos de electroquímica. Ideó y desarrolló métodos de análisis fundados en el uso de corrientes eléctricas. Davy tenía el convencimiento de que la afinidad química tenía un fundamento eléctrico. Aplicando su procedimiento aisló el sodio, el potasio, el magnesio, calcio, bario, estroncio, boro, y silicio. Por aquellas fechas reinaba la teoría de Lavoisier de que el oxígeno era la base de los ácidos (oxígeno significa generador de ácidos). Davy refutó tal teoría y descubrió que los óxidos de los nuevos metales eran álcalis.

Davy se interesó siempre en las aplicaciones de la química y la física en la realidad de la industria. Fue un precursor de las aplicaciones de la química en la agricultura, dictando los primeros cursos sobre la materia en el mundo. Una obra suya, la lámpara de seguridad, alcanzó fama universal y salvó las vidas de miles de mineros.



Anuncio Publicitario


A raíz de un horrible desastre minero en 1812, donde perecieron noventa y dos hombres y niños a raíz de una explosión a ciento ochenta metros bajo la superficie, los dueños de las minas plantearon a Davy el problema. Las velas y lámparas usadas por los mineros en ese tiempo producían con suma frecuencia el estallido del gas subterráneo, llamado “metano”.

Davy descubrió que ese gas no estallaba de modo violento en un tubo pequeño. Diseñó una lámpara en que el metano penetraba y salía por tubos muy pequeños. La lámpara tenía una malla de alambre que rodeaba la llama. La malla tenía 127 orificios por centímetros cuadrado, absorbía el calor del combustible que la hacía arder y lo conducía sin que el calor inflamara el gas que estaba fuera de la lámpara. La malla protectora se montaba sobre un bastidor de alambres verticales y se atornillaba en anillos de bronce, en el superior tenía un asa y el inferior estaba atornillado al cuello del depósito del combustible. La luz salía por una ventanilla de vidrio protegido.

Davy gozó en vida de una enorme celebridad y para la inmortalidad en su tumba está escrito el siguiente epitafio: “Summus arcanorum naturae indagator” (Sumo investigador de los arcanos de la naturaleza). Murió en Ginebra, Suiza, en 1829.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *