Origenes del KU KLUX KLAN Organización Secreta contra los derechos de los negros





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Orígenes del KU KLUX KLAN
Organización Secreta

Lo que comenzó como divertimento de ricos oficiales sudistas, ociosos tras la Guerra de Secesión (1860-1865), acabó siendo una violenta organización cuyas acciones prolongaron un siglo más la segregación racial en Estados Unidos. Por Ku Klux Klan se conoce a la organización creada en diciembre de 1865. Fue idea de seis importantes veteranos de los estados     confederados vencidos durante la guerra de Secesión, descontentos con el resultado final de la Guerra Civil.

El 4 de julio de 1923, mientras los estadounidenses celebraban el 147° aniversario de su nación, una pequeña ciudad de Indiana ofrecía un espectáculo siniestro: la mayor manifestación del Ku Klux Han que se había celebrado en un estado del norte. Entre 10.000 y 200.000 hombres, mujeres y niños, muchos vestidos con túnicas blancas y capuchas, disfrutaron del picnic, de los discursos y de un desfile con carrozas en las que había imágenes de negros amenazantes y una enorme cruz en llamas.

El Ku Klux Klan, fundado después de la guerra civil para salvaguardar la supremacía blanca en el sur aterrorizando a los negros, había permanecido dormido durante casi 50 años, pero tras la Primera Guerra Mundial se reorganizó por toda la nación. En 1925 alcanzó su número máximo de miembros: cuatro millones. Los objetivos principales seguían siendo los afroamericanos aunque la lista de la organización se amplió con judíos, católicos, inmigrantes, contrabandistas de alcohol y con los que eran permisivos con las prácticas sexuales ilícitas.

Al periodo histórico norteamericano de la posguerra se le conoce como época de la Reconstrucción. En ella, bajo las presidencias de Andrew Johnson (1865-1869) y de Ulysses Grant (1869-1877), los Estados sudistas debieron aceptar la Constitución de los Estados Unidos y el conjunto de leyes antirracistas aprobadas por el Congreso. Lo que peor llevaron tras la derrota las gentes del Sur, junto con la abolición de la esclavitud, fue la supresión de los gobiernos de la Confederación, en general en manos demócratas, y su sustitución por gobiernos del ala radical del Partido Republicano, apoyados por milicias negras.

A finales de 1865 seis antiguos oficiales de la Confederación crean en Pulaski, Tennesse, un club social para entretener su recién estrenado ocio y lo convierten en una sociedad secreta a la que dotan de una cierta estructura, un ritual, signos, reglas y un nombre: Ku Klux Klan (KKK). La agrupación del Klan de cada localidad se denominaría Den y sus miembros, Ghouls.

El nombre de la organización lo obtienen jugando con la palabra griega kukloi, quiere decir círculo: le añaden Klan (clan) en recuerdo de los grupos familiares ancestrales —todos tenían ascendencia escocesa o irlandesa—y dividen kuklos en dos palabras cambiando la «o» por la «u» y la «s» por una mas pactante “X“.

EL KU KLUX KLAN racismo y ataque a los negros americanos

Al principio los miembros del KKK se limitaban a divertirse realizan:  excursiones nocturnas a caballo por el pueblo, cubiertos con sábanas blancas y fundas de almohada, a modo de capucha, con agujeros para ojos y nariz atemorizando a los negros, que huían aterrados al verlos creyendo que se trataban de apariciones fantasmagóricas. Pero luego se plantearon que sus actuaciones serían muy efectivas para «dar a los negros una lección».

Desde su origen, el Klan vivió una rápida expansión propiciada, en un primer momento, por sus fundadores y, después, además de por representar el sentimiento de la mayoría de la población del Sur, por la publicidad y el morbo de su misterio y su poder. En 1868 estaba presente ya en todos los estados sureños. Controlaba la administración local, la justicia y las finanzas del Sur, y en sus Lilas militaban decenas de miles de sureños descontentos.

La organización, en principio fue un grupo inocuo que gastaba bromas y organizaba rituales burlescos a víctimas señaladas. Sin embargo, durante la reconstrucción, las actividades del Klan se hicieron más radicales dedicándose a perseguir a simpatizantes de la Unión, luchadores por los derechos de los negros y negros liberados de la esclavitud. Muchos miembros del Partido Demócrata buscaron pertenecer al KKK, dada la repugnancia que el Klan sentía por los republicanos.

EL KU KLUX KLAN racismo y ataque a los negros americanosElaboró una constitución, el Prescript. que establecía, entre otras cuestiones, la jerarquización del Klan, y Nathan Bedford Forrest (imagen izq.) , famoso héroe de la guerra, fue su primer líder, el primer «Gran Brujo», máximo oficial de Klan. Todos los cargos de la organización tenían nombres relacionados con los cuentos y la mitología.

Casi todos los puestos importantes recayeron en antiguos militares confederados. Siguiendo el consejo del general Robert E. Lee, el Klan decidió actuar la sombra y fue bautizado como el «Imperio invisible».

Todos los Den tenían un mismo propósito entonces: luchar por la recuperación de los Estados de la Confederación, pero más tarde enfrentarse a las leyes que habían terminado con la esclavitud y prohibían la segregación racial.

El Klan fue endureciendo sus actividades centrándose en atacar violentamente a los negros (esclavos recién liberados), los carpetbaqgerd (inmigrantes blancos del Norte) y a los scalawags (sureños blancos abolicionistas) y desencadenando, tras su rápida difusión por los Estados del Sur, una ola de violentas agresiones contra los líderes republicanos de todas las procedencias raciales que culminaron con varios asesinatos.



Anuncio Publicitario


Aunque Forrest ordenó la disolución del Klan en 1869 por considerar que se había desviado de sus propósitos originales, los crímenes y actos violentos con la firma del Klan prosiguieron; casi siempre los blancos eran absueltos en los casos de linchamiento.

El Ku Klux Klan se impuso en los años de la Reconstrucción y su influencia hizo que la población negra tuviera que esperar casi un siglo hasta el movimiento de Martín Luther King, para obtener sus derechos.

Tras más de cuatro décadas de silencio, resurgió con fuerza en 1915, llegando a alcanzar su máximo nivel en torno a los años veinte, cuando contaba con el 15 por ciento de la población afiliada.

En 1920 se organiza la legión negra, una de las alas más violentas y radicales del Klan, famosa por asesinar líderes comunistas. La influencia política del Klan creció, obteniendo el poder en algunos estados donde miembros del Klan llegaron a gobernar como es el caso de Indiana en 1924.

Pretendían una América blanca, anglosajona y protestante y sus enemigos eran los negros, católicos, judíos e incluso los emigrantes latinos, además de encabezar la lucha antialcohólica durante la Ley Seca de esos años.

Los años sesenta sufrirán una nueva resurrección del KKK, durante el movimiento de los derechos civiles que luchaba por la igualdad racial. Posteriormente, numerosos grupos independientes realizarán actos de violencia e intimidación en su nombre.

ORÍGENES DEL KU KLUX KLAN
I) VERSIÓN I

Cuando estalló la Guerra de Secesión, en 1861, no menos de cuatro millones de esclavos negros “existían” en Norteamérica, pues resultaría pecar de falta de objetividad, decir “vivían”. Esta masa se concentraba en los estados del sur, en donde la agricultura era el factor más importante de la economía. El algodón y el tabaco eran los puntales de la riqueza de la orgullosa sociedad sureña, y para esos cultivos era vital el trabajo que realizaban sus esclavos. Por lo tanto, era normal que a ninguno de aquellos hacendados y terratenientes les embargara ni un mínimo del sentir abolicionista que tenían los “yankees” o norteños.

Luego de cuatro años de la sangrienta lucha, la que dejó un saldo de más de 600 mil muertos, el Gobierno Confederado y las fuerzas del General Lee se rinden, debiendo los sureños agachar la cabeza, pero sin perder su altivez. El 1 de enero de 1863, bajo la presidencia de Abraham Lincoln, el Congreso Federal declara libres a todos los esclavos que había en Estados Unidos. Además, en la propia Constitución, se contempla la igualdad de negros y blancos. Pero pronto los negros comprenden que lo que reza el papel, dista de la amarga realidad en que continúan sumidos. Los hechos les demuestran que siguen siendo una minoría manifiesta y absolutamente inferior en lo social, en lo económico y en lo étnico.

No obstante, y teniendo temor de que los esclavos recién libertados se constituyeran en un peligro, el vencido General Nathan B. Forrest, organiza en 1866 a un grupo que recluta de entre sus ex soldados, los que desharrapados y hambrientos, recorren sin destino las diezmadas ciudades.

A poco andar, comienzan a agregarse a estas huestes otro tipo de voluntarios. Son gentes de mejor condición, la mayoría ex oficiales del ejército confederado, que, sintiéndose humillados por muchas de las medidas que adopta el gobierno de Lincoln, quieren oponer resistencia, por lo que la banda de encapuchados responde perfectamente a sus inquietudes y a la necesidad de no ser reconocidos.

El General Forrest, buscó darle una forma de leyenda desde el inicio. Por eso quiso denominarle Kukloy, palabra griega que significa círculo, figura geométrica tan afín a las brujerías y otros mitos, pero pareció que les resultaba difícil la pronunciación y se optó por Kuklux. Mas tarde se le agregó lo del clan, tomado del inglés, alterándose la forma de escribirlo para dar lugar a las misteriosas iniciaes.

Existe otra versión acerca del origen del nombre, menos pomposa, pero no por eso menos creíble, sobre todo tratándose de una entidad semi-impenetrable, de la cual la verdad es que no existe literatura absolutamente fiable, la que habría señalado Arthur Conan Doyle. La interpretación del autor inglés indica que el bautizo obedeció a la onomatopeya del sonido de un fusil al ser cargado y pasada la bala. Los tres tiempos de la acción se escucharían Ku, Klux, Klan.

En esta primera etapa, el Klan se hizo fuerte en Carolina del Sur, Georgia, Alabama, Missisipi, Kentuky y Tenesee, estados que, además de haber sido derrotados, sufrían con mayor rigor las tensiones de la postguerra. Por otra parte, era también en estas regiones en que los negros demostraban una incipiente turbulencia, dolidos de continuar en la misma miserable condición que tenían antes de que comenzara la lucha.

Los miembros del Klan comenzaron a sentirse cada vez más poderosos, un poco también gracias a la vista ancha que demostró inicialmente el gobierno, mientras se dedicaron exclusivamente a mantener a raya los impulsos libertarios de los negros. Se dice que llegó a tener más de medio millón de adherentes activos, los que, aprovechando la ignorancia y la superstición de esos pobres seres, los mantenían arrinconados y sin ninguna posibilidad de incorporarse a una vida civilizada.

Sus correrías las iniciaban al caer la noche. Montados en briosos corceles, vistiendo túnicas y capuchas blancas y blandiendo látigos, pasaban al galope por entre los poblados que habitaban los negros, para reunirse después en la cima de algún monte cercano, en torno a una cruz en llamas.

Muy pronto degeneraron en violentas y criminales actitudes, al ir perdiendo el miedo los negros ante estas teatrales pero todavía pasivas manifestaciones. Un típico castigo que se comenzó a aplicar a algún ex-esclavo catalogado de insolente, era embadurnarlo de pies a cabeza con alquitrán y dejarle caer plumas de gallina. Muchos desgraciados sufrieron una muerte horrible, luego de una dolorosa agonía, ya que la piel no podía tomar oxigeno, al tener tapados sus poros. Otros, sindicados como más agresivos o que tenían un cierto ascendiente sobre su comunidad, fueron linchados, quedando sus cuerpos a merced de la carroña, como un signo de escarmiento para sus hermanos.

En 1871, ante los esfuerzos desplegados ahora por el gobierno, puesto que las bandas estaban actuando incontroladamente, ya no sólo contra los negros, sino que abiertamente en contra de la autoridad, el Klan se vio bastante disminuido. Los que habían creído inicialmente en el seudo idealismo de las reivindicaciones sureñas, lo abandonaron masivamente, asqueados de la perversión de que hacían gala los miembros más fanáticos. Ante la debacle de la organización, se dice que el mismo General Forrest ordenó fuera disuelta, al fracasar también su intento de adornar al Klan con ropajes de nacionalismo protestante, basándose en el orgullo que sienten, aún ahora, una gran mayoría de norteamericanos que se autocalifican como WASP (en inglés: blanco, anglosajón y protestante).


II) LA SEGUNDA VERSIÓN
Al concluir la Primera Guerra Mundial, los racistas sureños atisbaron un nuevo “peligro”. Los negros que volvían de la destrozada Europa, traían en sus retinas una grata visión: la ausencia de prejuicios que habían experimentado en el viejo continente, especialmente en Francia.

Se requería de un líder que aunara las voluntades, siempre prestas, de los segregacionistas. Entonces, según se cuenta en los mismos escritos imperiales, (la grandilocuencia es una norma de los klanistas) un profesor de historia de la Universidad Lanier, de Atlanta, William Joseph Simmons, tuvo una “visión”, la que lo colocaba como el “elegido” de su generación. En sus vigilias, como aquellas de los tiempos de caballeros andantes, le dio forma y vida a su idea. Por eso, cuando llegó la hora de revelarla a ojos profanos, no le faltaba ningún detalle, como que el mismo Simmons es el autor de la guía oficial: “El A.B.C. del Invisible Imperio”.

Conozcamos, por la pluma rimbombante del propio Simmons, como se define esta secta: “El Klan es del más sublime linaje que registran los anales de la historia, que conmemora y perpetúa la más intrépida organización que hayan visto los hombres. Su secreto es sagrada fidelidad a la más sagrada de las causas. Su signo de valor, el alma de la caballería y el impenetrable escudo de la virtud, el empuje de una raza invencible. Su enseñanza inculca los sagrados principios y nobles ideales de la más grande orden de caballería del mundo, y dirige los pasos de los novicios a través del velo de la filosofía mística hacia el Invisible Imperio”.

Por si a alguno de los lectores le parece que se exagera al calificar de altisonante el estilo de Simmons -el que más bien es una copia de los escritos del Klan de Nathan Forrest- dejamos a su consideración esta post data : “Hecho en el palacio de Su Majestad, Emperador del Invisible Imperio, en Atlanta, República de Georgia, Estados Unidos de Norte América, hoy, el primer día de la cuarta luna del año de Nuestro Señor, y el tercer ciclo del tercer reino de nuestra reencarnación”.

No solamente los escritos fueron copiados del Klan original, tambien se tomaron sus insignias y sus brujos, dragones y titanes, nombres destinados a inspirar terror a los pobres negros, que no hubieran sido suficientemente amedrentados por los jinetes nocturnos. Lo original de la nueva versión de la secta, fue la denominación que dio Simmons a sus lugartenientes, los que, por supuesto, empezaban con la letra K.

El Klaliff era el vice mago, o vice presidente; el Klokard o secretario; el Kludd o capellán; el Klarogo o guardia interno; y, uno de los más importantes, como veremos más adelante, el Klabee o tesorero. La directiva se juntaba a deliberar en Klonvocations o reuniones, las que se llevaban a efecto en Klaverns, según los ritos del’ Kloran, teniendo como ente para dirimir cualquier disputa, el Kloncilium.

Una vez dada la organicidad, había que determinar como sacarle provecho, como explotar el Klan. De esto se encargó un individuo llamado Edward Young Clarke, al que después proclamaron Keagle Imperial, responsable de la propaganda de la secta, puesto al que posteriormente sumó el de Tesorero. Desde entonces, el Klan, además de constituir una secta diabólica para los negros, al que agregaron un odio feroz en contra de católicos, judíos, inmigrantes de cualquier raza y condición, y mas adelante, la dirigencia de los poderosos sindicatos norteamericanos, se tornó en una sociedad enteramente comercial.

El método fue la vieja práctica de la protección. Una pequeña legión de klanistas, conformado en su mayoría por ex soldados, licenciados después de la Gran Guerra, (en 1920 el ejército redujo sus efectivos de 288.000 a 175.000 hombres) eran responsables de acudir -en tenida de civil, puesto que los paramentos estaban reservados para la iniciación de nuevos miembros y para las acciones de escarmiento o de propaganda- donde los comerciantes de cada estado y darles a conocer la posibilidad de integrarse al Klan, contribuyendo con una módica suma: diez dólares fue la cuota inicial que se fijó. De éstos, dos quedaban en poder del Keagle Imperial, dos eran para el Rey Keagle y los cinco restantes eran para el Tesoro Imperial. Con ese fondo se pagaban todos los gastos que irrogaba el funcionamiento del Klan.

Conviene aclarar, que en lo que respecta a la captación de asociados, no sólo influía el temor de posibles represalias, sino que también jugaba en favor del Klan, una natural predisposición que existe entre los estadounidenses por pertenecer a cualquier organización. Por ello, la entrada de adherentes a la causa era realmente exitosa.

Cálculos conservadores señalan que en esos primeros años el Klan llegó a contar con seis millones de afiliados, y un capital de 77 millones de dólares para sus actividades delictivas.

Las cabalgatas con gorrito eran cosa del pasado. Ahora los atentados se multiplicaban día a día. Eran centenares los emplumamientos con alquitrán, las mutilaciones, las flagelaciones y los linchamientos. Sólo en el estado de Texas se imputaron a la secta más de quinientos atentados en un año.

Fuente Consultada: HECHOS, Sucesos que estremecieron al siglo Tomo N° 15 El Ku Kluk Klan




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *