Modelos Culturales del Siglo XX Nuevos Hackers Punks Ravers Hippies






Modelos Culturales del Siglo XX

Ver: Década del 60 en el Mundo

LA CULTURA GLOBAL: A pesar de la preocupación que existe por considerar y conservar los valores de las distintas culturas, el fenómeno del desarrollo de los medios de comunicación y los progresos de la tecnología empujan en sentido contrario. ¿Qué música escuchamos? ¿Qué películas vemos? ¿Cómo compramos? ¿.Cómo nos alimentamos?.

En todo el mundo existen locales de fast food (comida rápida) que han convertido las hamburguesas en la comida internacional de los jóvenes; podemos comprar por telecompras los más extraños aparatos para hacer ejercicios físicos también en todo el mundo.

Las cadenas de TV por cable permiten ver las mismas películas en el mismo momento, prácticamente en todo el planeta y pronto los cines accederán a la imagen de los filmes por satélite, que serán captadas simultáneamente en forma global. Pero tal vez, el caso más espectacular para los jóvenes sea el de la música: los grupos musicales y cantantes más conocidos internacionalmente editan sus CD simultáneamente en todo el mundo.

Estas nuevas condiciones hacen que los valores de la propia cultura dejen de ser los pilares de nuestra identidad. Por lo tanto, se hace necesario encontrar un puente que permita articular lo universal con lo local porque este proceso de globalización no debe anular las culturas regionales y nacionales.

Además, se presenta otro problema. No todos tienen acceso a esta cultura globalizada. El avance de la tecnología permite sólo a una minoría participar activamente en las nuevas condiciones.

Según las posibilidades que tengan las personas de participar en estas nuevas tecnologías, puede hacerse la siguiente división:

– la inmensa mayoría de la población se incorpora a la cultura mundial sólo a través de las industrias audiovisuales (radio y televisión gratuitas);
– un segundo grupo, más restringido, puede acceder a los circuitos de televisión por cable, información en video, etc.
– sólo unos pocos se conectan a las formas más activas de comunicación internacional que incluyen el fax, el correo electrónico, las antenas parabólicas y la Internet.

LA ORGANIZACIÓN DE LA SOCIEDAD
Los hombres, desde las primeras correrías de los homínidos, no viven aislados sino que se agrupan con el objeto de satisfacer sus necesidades y, para tal fin, dominar la naturaleza. Si bien un claro ejemplo lo constituye la población de las ciudades también los campesinos, pescadores, cazadores o los que habitan en el desierto o la montaña, viven siempre formando grupos sociales.

Un grupo social se compone de un cierto número de personas que establecen una red de relaciones y normas aceptadas. Ellas se identifican y están unidas por intereses o afinidades en común, que las diferencian de los integrantes de otros grupos. Existen muchas clases de grupos y, de acuerdo con los intereses que los originaron, así serán las diferentes formas de relación que se establezcan entre sus participantes. En un barrio o una escuela, se organizan grupos en los que sus miembros comparten sentimientos y lealtades: se distraen con los mismos juegos, son hinchas de un determinado equipo de fútbol, practican juntos un deporte, etc., y se defienden mutuamente de las agresiones de terceros.

Estos grupos son espontáneos, relativamente pequeños y, las relaciones que establecen sus integrantes son personales y, a menudo, muy duraderas. No es extraño encontrar entre las personas adultas, grupos de amigos que se remontan a la época escolar. En el interior de estos pequeños grupos, en los que se incluye la familia, el niño conforma su personalidad y un sentido de pertenencia a una unidad social. A ellos, los llamamos grupos primarios y se los descubre en cualquier sociedad.

Los individuos también establecen otras asociaciones en las que, a diferencia de los grupos informales y espontáneos como los primarios, sus miembros se reúnen con propósitos bien delimitados. Estos son los llamados grupos secundarios. Tienen una organización formal, con reglas muy claras que establecen el comportamiento de sus miembros y las distintas responsabilidades y roles que cumple cada uno.

Las relaciones en estos grupos son impersonales, no son íntimas, “cara a cara” como en los primarios y, por lo general, no es necesario que sus miembros se conozcan entre sí. Ejemplos de ellos son los sindicatos, los clubes, las academias, etc. Las relaciones en estos grupos no siempre son pacíficas, porque cuando no se cumplen las expectativas se origina tensión y conflicto.

Estas no son las únicas clases de grupos posibles en una sociedad. Por supuesto que su número es infinito. Algunos presentan una gran movilidad y corta duración, como ocurre con los vecinos que se reúnen para reclamar un servicio sanitario, protección policial, o la instalación de un semáforo. Otros son más estables y permanentes. Por ejemplo, aquellos conformados por individuos de una misma creencia religiosa.


Anuncio Publicitario


En ellos no todos participan con igual intensidad pero se identifican con valores, normas de vida y comportamientos en común. Todos estos grupos diversos siempre forman parte de un conjunto mayor: la sociedad.

Sociobiología
La teoría sociobiológica ha suscitado distintas polémicas en la sociedad a partir de la década del 1970. Surgida para explicar todos los fenómenos “sociales” de las especies animales que presentan organización social, extiende sus conclusiones e interpretaciones a la especie humana y, de este modo, intenta explicar todos los aspectos que conforman la cultura de las sociedades humanas.

En su libro Sociobiología, Wilson define a este campo de conocimiento como “el estudio sistemático de las bases biológicas del comportamiento social” y sostiene que, debido a las interacciones entre los genes y el ambiente, “no existen razones para pensar que la mayoría de las formas de comportamiento social humanas sor. cualitativamente diferentes de los caracteres fisiológicos y psicológicos no sociales”.

Para Wilson existe una “moral del gen” y el “organismo, social o no social, es solo vehículo del ADN para fabricar más ADN”. En otras palabras, los sociobiólogos creen que existen bases biológicas para gran parte de la cultura humana, y que la selección natural favorece a los genotipos que están más predispuestos para su desarrollo cultural. Sin embargo, aunque algunos comportamientos sociales tienen un componente biológico, con frecuencia se ven modificados por su contexto cultural.

La manera en que los sociobiólogos han reducido hasta el nivel genético a los humanos y a sus comportamientos sociales ha permitido que algunos autores reivindicaran como “científicas” las formas de dominación social más favorables para sus intereses políticos.

Sin embargo, otros autores, detractores de la socio-biología, la interpretan como la continuación del proyecto del darwinismo social de justificación científica de las desigualdades sociales.

Fuente Consultada: Sociedad Espacio Cultura Desde al Antigüedad Hasta el Siglo XV – Kapelusz





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *