Catedral de Notre Dame Historia de su Construccion Pasear en Paris




Historia de la Catedral de Notre Dame: Un lugar místico y gótico

Sin lugar a dudas, al mencionar Notre Dame solemos asociar el lugar con el mítico personaje de la novela de Víctor Hugo aparecida en el año 1831. Su nombre era Cuasimodo y con su aspecto abominable, ya que era un hombre jorobado, con un solo ojo y de apariencia similar a la de un monstruo, causaba en la zona cercana a la Catedral de Notre Dame el espanto de quienes transitaban por el lugar.

Lo cierto es que el personaje en cuestión poseía grandes virtudes, y a través de su bondadoso corazón y su heroísmo, el autor Víctor Hugo intentó plasmar en letras que la dignidad del hombre trasciende lo feo y lo grotesco.

Para instalar al personaje, el autor decidió optar por centrar la historia en la Edad Media, eligiendo como escenario la Catedral de Notre Dame de París, seguramente por su exuberante arquitectura gótica, que la convirtieron en una de las más bellas e intrigantes construcciones humanas. Por todo ello, es considerada la iglesia más conocida de París, y al mismo tiempo la obra más representativa del estilo gótico.

Ubicada en el llamado IV distrito, su construcción que fue basada en un proyecto iniciado por Maurice de Sully, se extendió por casi 200 años, ya que comenzó a ser construida en el año 1163 y logró ser finalizada en 1345. Desde el momento de su creación, su función fue homenajear a María, Madre de Jesucristo, por lo que fue elegido el nombre Notre Dame que significa Nuestra Señora.

Uno de los puntos fundamentales que seguramente la hacen más bella es su emplazamiento, siendo que se halla ubicada en la pequeña Isla de la Cité en París, en Francia, bordeada por las aguas del río Sena y acompañada por un conjunto de jardines majestuosos, que brindan un marco místico a la imponente edificación.

Aquel emplazamiento no siempre estuvo dedicado a Notre Dame, aunque lo cierto es que según la historia, el espacio siempre se mantuvo ligado a los cultos religiosos, ya que uno de los primeros asentamientos estuvo a cargo de los celtas, quienes solían celebrar en el lugar sus ceremonias religiosas.

Al trascurrir los años, fueron los romanos quines se apoderaron del lugar y construyeron un templo a través del cual poder expresar su devoción al dios Júpiter. Posteriormente, cerca del año 528 DC, el lugar albergó a la que ha sido considerada la primera iglesia cristiana de París, denominada la Basílica de San Esteban, y construida en base a un proyecto de Childeberto I.

Los años siguieron sucediéndose, y la iglesia fue reemplazada por un nuevo templo románico, el cual permaneció en el lugar hasta el año 1163, momento en que se decidió comenzar con la construcción de la Catedral de Notre Dame.

Aquella nueva estructura edilicia debía responder a una serie de cánones impuestos por el Obispo Maurice de Sully, que se había propuesto la construcción de un templo que permitiera representar los valores de la iglesia y que se ajustara a los parámetros arquitectónico de la época. Por ello, se decidió que el estilo gótico debía ser la base fundamental de obra, ya que el mismo permitiría resumir el poder de la iglesia en la sociedad, y su dominio sobre las ciudades.

Quizás por ello es que muchos historiadores consideran que la Catedral de Notre Dame fue en realidad un símbolo de poder que trascendió y dejó en un segundo plano a la función específica que debe tener un templo, restándole incluso importancia a la fe de los hombres.

Por supuesto que el proyecto de dimensiones más que ambiciosas fue muy bien recibido por una gran porción de la sociedad, e incluso el rey Luis VII brindó todo su apoyo y aportó importantes sumas de dinero para la continuación de la obra.

Es importante mencionar que la construcción de la Catedral trascendió a la vida de muchos de sus iniciadores, ya que como mencionamos se extendió por casi dos siglos. Por ello, durante todo el largo proceso de edificación, una gran cantidad de arquitectos fueron parte del proyecto, y si bien cada uno se ciñó a las características originales planteadas por el Obispo Maurice de Sully, lo cierto es que cada uno dejó su propia marca, lo que actualmente nos permite entender las diferencias estilísticas que presenta el edificio.



Anuncio Publicitario


Durante el inicio del siglo XIII se construyeron además, de forma simultánea, un conjunto de templos alrededor de la Catedral de Notre Dame, entre las que se encontraban la Catedral de Chartres, la Catedral de Reims y la Catedral de Amiens, todas en base a los parámetros del estilo gótico.

Notre Dame fue finalizada en 1345, no obstante posteriormente se llevaron a cabo diversos trabajos de restauración y modificación. El más notable de ellos fue el realizado por Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste-Antoine Lassus en 1846, que entre otras cosas posibilitó el aislamiento del templo principal, luego de que se derribaran las construcciones que se situaban a su alrededor.

Hoy Notre Dame es uno de los lugares más visitados por turistas que llegan desde todas partes del mundo con el objetivo de maravillarse ante la creación del arte humano, y porqué no a fin de imaginar a Cuasimodo en lo alto de la torre de la Catedral, que alguna vez fue suya.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *