Riesgos del Uso de Uranio en la Centrales Atomicas Ventajas Riesgos





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Riesgos del Uso de Uranio en la Centrales Atómicas

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE LIBERACIÓN DE ENERGÍA POR UN ÁTOMO:
La liberación de la energía nuclear:
En un trozo de uranio 235, un neutrón rompe Un núcleo y expulsa, por ejemplo, dos neutrones. Estos, al romper dos núcleos, producen en la segunda generación cuatro neutrones, los que a su vez liberan ocho neutrones en la tercera generación tras desintegrar cuatro núcleos. La cuarta generación origina dieciséis, la décima mil veinticuatro, la vigésima más de un millón, la trigésima mil millones. Así, cual un alud, el número de los proyectiles crece en progresión geométrica. Como una generación de neutrones sólo dura un pequeñísimo intervalo de tiempo —una fracción infinitesimal de un segundo— todos los núcleos (2,5 x 1024) presentes en un kilogramo de uranio estarían casi instantáneamente desintegrados.

El funcionamiento normal de las centrales nucleares esparce por todo el mundo un repugnante espectro de substancias letales que no podrán nunca ser contenidas de modo seguro y que el ambiente natural no puede absorber de modo seguro. Por fortuna, la energía nuclear es tan innecesaria como injustificada: podemos satisfacer las necesidades de electricidad del mundo sin una sola central nuclear de fisión, si atemperamos de modo razonable nuestra demandas de energía.

Las únicas centrales que existen actualmente utilizan la fisión. La fusión, una tecnología que podría revolucionar la vida sobre la Tierra si se logran superar a un coste competitivo las barreras científicas que lo impiden, no existirá, suponiendo que así sea, hasta finales de siglo.

La energía de la fisión se debe a la liberación de calor que se produce cuando los átomos de uranio, bombardeados por partícula» atómicas llamadas neutrones, absorben un neutrón y se dividen dando elementos más ligeros, como estroncio y yodo. La división de lo» átomos de uranio libera también otros neutrones que repiten el pro ceso, en una reacción en cadena.

Se crean también elementos mas pesados cuando algunos de los átomos de uranio 238 en lugar de dividirse se transforman en plutonio 239, absorbiendo un neutrón. Muchos de los elementos creados a consecuencia de la fisión son inestables, es decir, que pierden energía rápidamente emitiendo partícula», Estas emisiones, llamadas radioactividad, son peligrosas para lo» seres vivos porque pueden desorganizar los genes y los tejidos.

La energía de fisión tiene la característica única entre todos los sistemas de obtención de energía, de añadir a los niveles del fondo natural cantidades de radiación equivalente, lo que no hace ninguna otra tecnología. El calor liberado en la fisión, se utiliza para convertir agua en vapor, que una vez proyectado sobre las paletas de una turbina eléctrica crea electricidad por la rotación de una bobina dentro de un campo magnético.

Este proceso ha fascinado a los científicos, los ingenieros y burócratas, debido principalmente a un hecho asombroso: la fisión de unos 30 gramos de uranio libera la misma energía aproximadamente que la combustión de 100 toneladas de carbón. Muchas personas a la caza de esta milagrosa cornucopia de energía, han cernido los ojos a los problemas y consecuencias que la fisión trae para nuestro ambiente.

Los partidarios de la fisión nuclear aseguran que es asegura, barata y limpia con respecto al medio ambiente», y que sus riesgos son aceptables. Mantienen que la fisión es una tecnología probada, disponible, y «en producción», mientras que otras energías de recambio no producirán energía con la rapidez necesaria para satisfacer nuestras necesidades.

La Energía Nuclear aporta un 33% de la energía consumida en Europa, de manera limpia, sin emisiones de gases de efecto invernadero y causantes de la lluvia ácida y sin perjudicar la capa de ozono. Además las centrales nucleares producen cantidades muy pequeñas de residuos sólidos en proporción a las grandes cantidades de electricidad que producen y el efecto de las emisiones líquidas y gaseosas en el medio ambiente es inapreciable. Otro problema distinto, es donde almacenar los residuos que se producen, residuos con vidas media muy largas.

Por otro lado la Energía Nuclear no está sujeta a cambios en las condiciones climáticas, sino que las centrales nucleares operan 24 horas al día durante los 365 días del año, lo que supone una gran garantía de suministro. Además no sufre fluctuaciones imprevisibles en los costes y no depende de suministros del extranjero, lo que produce precios estables a medio y largo plazo.

Los que defienden energías de recambio están en total desacuerdo y aseguran que si se dispusiera de sólo una pequeña fracción de los fondos dedicados actualmente a la fisión nuclear, se podrían crear en unos pocos años industrias energéticas de recambio seguras, industrias que proporcionarían tanta energía como la que se obtiene de la fisión. Señalan especialmente que el desarrollo de «energías menos duras» ha sido perjudicado por la enorme sangría de recursos que la fisión nuclear ha impuesto a los fondos de investigación energética de los EE.UU.

Los problemas más serios de la fisión se deben a que una sola central nuclear de fisión de gran tamaño produce tanta radioactividad de vida prolongada como la explosión de 1.000 bombas atómicas de Hiroshima. Y se cree que la exposición de las personas a la radiación aumenta el riesgo de cáncer, de daños genéticos, enfermedades del corazón y muchas otras dolencias. Parece ser que en los niños que todavía no han nacido, la radiación aumenta los riesgos de defectos congénitos y retraso mental. Pero a pesar de esto, la Comisión de energía atómica (AEC), ha anunciado planes para autorizar la instalación de 1.000 centrales nucleares en los próximos 25 años.

El contaminante radioactivo más peligroso de los muchos que producen los reactores, es el plutonio. Se trata de una sustancia artificial, que no existe de modo natural en la Tierra, y que es el ingrediente explosivo de las armas nucleares. Es tan mortal, que tres cucharadas de plutonio contienen suficiente radioactividad para inducir el cáncer en más de 500 millones de personas, según el Dr. John W. Gofman, codescubridor del uranio 233.

En su opinión se trata de la sustancia más tóxica de la Tierra, y una mota infinitesimal, más pequeña que un grano de polen, produce cáncer si se respira o se traga con el agua. Y, sin embargo, el funciona-miento de 2.000 reactores producirá 400.000 kilos de este material cada año: un desecho para el cual no existen sistemas de recolección. Hay que guardar el plutonio en depósitos con una vigilancia sin falla por los menos durante 250.000 años, más de 125 veces la duración de toda la era cristiana, a no ser que se dé un gran paso en la tecnología de los deshechos radioactivos.



Anuncio Publicitario


Hay que guardar también el plutonio para evitar que sea robado con fines terroristas. Se necesitan sólo unos pocos kilos de plutonio para fabricar una bomba que borraría del mapa ciudades como San Francisco, Nueva York o Moscú. Estas destrucciones pueden llevarse a cabo con una facilidad escandalosa. Un estudio secreto de la AEC informó que dos físicos que acababan de finalizar su carrera fueron capaces de diseñar una bomba atómica recurriendo únicamente a las obras accesibles al público.

Vivimos una época en la que casi cualquier país o grupo de presión con unos pocos científicos capacitados, puede convertirse en potencia nuclear, creando un riesgo terrible de guerra o accidente nuclear Si éstos fuesen los únicos peligros que presenta la energía de fisión, constituirían motivo suficiente para abandonarla.

Entre otros problemas están la falta de técnicas seguras de almacenamiento para los deshechos nucleares de alto nivel, la posibilidad de que se produzcan fugas catastróficas de radioactividad de las centrales nucleares, y emisiones normales radioactivas.

— Cuando sus recipientes sufren alteraciones normales escapan al medio ambiente deshechos de alto nivel, y los que critican el sistema aseguran que parte de los deshechos se ha incorporado al agua del suelo. Los deshechos se ven expuestos dentro de sus tanques a la acción de saboteadores, terremotos, guerras o accidentes; una sola de estas causas, bastaría para dejar sueltas de golpe cantidades colosales de radioactividad.

— Las medidas de protección destinadas a proteger al público contra accidentes nucleares serios, no se han puesto nunca a prueba de modo completo y en condiciones reales de funciona miento. La explosión de una central podría causar miles de muertos y daños por valor de 17.000 millones de dólares, según la AEC. (caso de Chernobyl en 1986 y Japón en 2010)

— La fuga de sólo un mínimo por ciento de la radioactividad del núcleo de un reactor, podría convertir en inhabitable una zona del tamaño de California.

— Aparte de los accidentes, las centrales de fisión emiten de modo normal radioactividad por los gases de sus chimeneas y por el agua de deshecho. Según cálculos realizados por eminentes cien tíficos, los límites federales legales para este tipo de radiación son tan altos que si cada persona en el país se viera expuesta a los límites de radiación permitidos, se producirían cada año, 32.000 fallecimientos más por cáncer y leucemia y de 150.000 a 1.500.000 fallecimientos genéticos adicionales. El coste-anual para la seguridad social de las enfermedades inducidas genéticamente ha sido calculado por el especialista en genética, premio Nobel, Joshua Lederberg, en 10.000 millones de dólares.

cuadro central nuclear

Cuadro funcionamiento de una central nuclear

Central Nuclear Atucha I




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *