Nuevas Fuentes de Energia en el siglo XIX Petroleo y Electricidad


Primeros Usos del Petróleo , Electricidad y Acero

Si bien el carbón y el vapor siguieron utilizándose como fuente de energía durante los siglo XIX y XX, el petróleo y la electricidad se abrieron paso para imponerse finalmente. También fue la producción de acero , abriéndose nuevas posibilidades.

El petróleo. Este líquido oleoso de color oscuro que se encuentra en el interior  de la tierra y en algunos lagos, fue utilizado por el hombre desde la Antigüedad. Sin embargo, recién en 1858 en Pensylvania el coronel Edwin Drake consiguió producir, por primera vez, petróleo en cantidad apreciable 1.3 toneladas por día.

Cuatro años más tarde John David Rockefeller fundo juntó con un amigo una refinería de petróleo: la Standart Oil Company. En 1879 esta compañía formó un trust —esto es la absorción de empresas menores por una más poderosa con el fin de anular la competencia— y conservó el monopolio del petróleo en los Estados Unidos hasta 1911

En la actualidad, los países árabes, que a principios de este siglo asistían impávidos a la explotación de sus riquezas petrolíferas por los trusts de diversas naciones, cambiaron de actitud desestabilizando al mundo. En la década del 60 varias naciones árabes formaron la O.P.E.P. (Organización de Países Exportadores de Petróleo). En 1973 —con motivo de la cuarta guerra árabe-israelí— el precio del petróleo fue cuadruplicado. Desde entonces su gravitación en los asuntos mundiales ha crecido en intensidad.

De este “oro negro” — como se lo llamó en un principio — pueden obtenerse infinidad de hidrocarburos. En un principio el derivado más importante fue el kerosén que se utilizó para consumo en lámparas y estufas Luego, con la invención de los motores de explosión y la electricidad, fueron imponiéndose los subproductos más livianos como la nafta y la bencina. Merecen también destacarse otros derivados como los aceites lubricantes, la parafina, el alquitrán, los alcoholes, el benceno, de gran aplicación en productos medicinales y el tolueno, que es la base del T.N.T., poderoso explosivo.

La electricidad. La industria de la electricidad se compone de dos partes bien definidas: por un lado la “industria de energía eléctrica” que produce y distribuye corriente, en la mayoría de los casos bajo el control del Estado. Por otro lado la “industria electrotécnica” que realiza las instalaciones y construye aparatos y máquinas eléctricas. Esta última comenzó a desarrollarse 1% mediados del siglo XIX

 En su primera fase la industria electrotécnica se dedicó a los equipos telegráfico y aparatos de señales y primeras construcciones de tranvías. La empresa alemanaSiemens  fundada en 1847 se destacó en este período y fue la primera en instalar un tren eléctrico. La segunda fase se inició en 1880 y se prolongó hasta 1914. En ella se destacó un famoso inventor norteamericano Thomas Alva Edison quien, en 1879, construyó la primera lámpara eléctrica incandescente que fue presentada en la exposición de París en 1881.

El aporte de Edison consistió en realizar el filamento de la lámpara con bambú de 3mm. de espesor recubierto de níquel, luego carbonizado y encorvado en forma de herradura. Este filamento estaba dentro de una cápsula cerrada al vacío. Al año siguiente se instaló en Nueva York la primera central eléctrica que iluminó por completo toda la ciudad. De este modo la luz eléctrica reemplazó a la luz de gas.

La tercera fase comenzó después de la Primera Guerra Mundial; en ella la electricidad fue aplicada a numerosos aparatos de uso individual lo que a su vez hizo surgir nuevas industrias especializadas.

PRIMERAS APLICACIONES EN EL SIGLO XX: Una de las aplicaciones más importantes de la fuerza eléctrica es la que se relaciona con la tracción. Al presente hay dos medios para poder hacer marchar los trenes en nuestros ferrocarriles: la máquina de vapor y la locomotora eléctrica. Necesariamente, la locomotora de vapor se irá abandonando poco a poco, debido a su limitado espacio para generar la fuerza precisa con la amplitud y rendimiento conveniente, mientras que en el tractor eléctrico la energía llega de una estación central capaz de producirla en la cantidad que se requiera. Una instalación móvil de vapor está sujeta a rápida y elevada depreciación, necesitando un coste de conservación mayor que la sencilla locomotora eléctrica.

El molesto humo y el vapor desaparecen con el tractor eléctrico, y esto, que es de la mayor importancia en el caso de las líneas subterráneas de las grandes ciudades, fue frecuentemente la principal razón del cambio de la tracción de vapor por la eléctrica. El empleo de la tracción eléctrica por todas parteen las líneas de tranvías metropolitanos subterráneos se debe: como hemos dicho, principalmente a esta propiedad especial de no producir humo, y también a la de poder establecer motores en cada coche y así mover uno o varios, formando trenes según las necesidades del tráfico.

Las aplicaciones eléctricas han hecho incalculables beneficios mejorando las condiciones de la vida, pues por ellas, en muchas ciudades industriales, los obreros pueden habitar en la parte más sana de los alrededores, sin perder demasiado tiempo en trasladarse desde su casa al almacén, tienda o taller donde prestan sus servicios. Aquellos que viven en poblaciones extremadamente densas, por otro lado, pueden salir económicamente al campo para descansar del torbellino de la ciudad.

Las relaciones sociales, el cambio comercial, el mismo paisaje, todos ellos perderían extraordinariamente sin el motor sin humo. Las rápidas líneas de tranvías interurbanas, en regiones menos pobladas, transportan pasajeros y mercancías a las granjas situadas en su ruta. De este modo se tienen medios económicos y conveniente s para efectuar las diversas transacciones entre los productores y los que consumen en las ciudades. El transporte de pasajeros y mercaderías por medio de las líneas eléctricas, el teléfono y el telégrafo, acortan las distancias de tal suerte, que los habitantes del campo están en íntima comunicación entre sí, pudiendo aprovecharse de estas grandes mejoras.

Para apreciar los efectos e importancia de la Lámpara eléctrica en la vida moderna, basta mirar de noche desde una altura la ciudad que se extiende por el llano.  Las luces de los tranvías y los faros de los automóviles se mueven de aquí para allá, y millares de anuncios eléctricos, de vivos y cambiantes colores, aparecen a nuestra vista con sorprendente velocidad.  Grandes reflectores conteniendo un manantial de luz rivalizan con los brillantes rayos solares, proyectándola sobre kilómetros de tierra y el mar. Además del servicio que la electricidad presta a la humanidad, haciendo marchar la maquinaria en las instalaciones industriales, puede extraer los componentes de mayor valor en los minerales para su utilización en las artes. La corriente eléctrica separa el metal puro de otros materiales con los que aparece asociado en la naturaleza, operación que no podía llevarse a efecto con otro agente en la mayoría de los casos.

Estos metales pueden depositarse en capas de cualquier espesor, sobre materia les más económicos, empleando la corriente eléctrica. Esta propiedad permite recubrir con una capa de cinc a diversos artículos de hierro, protegiéndolos contra la oxidación. Los envases de hoja de lata para conservar las frutas y legumbres del verano que han de consumirse en el invierno, deben su existencia a la corriente eléctrica. Gracias al horno eléctrico pueden obtenerse muchos materiales que necesitan de grandes temperaturas para conseguir separarlos de los otros con que aparecen mezclados o combinados.

En las altas temperaturas del arco eléctrico se producen en grandes cantidades aquellos otros también que no se encuentran con frecuencia en la naturaleza. El grafito, el carburo y muchas otras substancias, aun los mismos diamantes y rubíes, se producen artificialmente por la electricidad. Hay muchas clases de aparatos para soldar eléctricamente los metales; por ejemplo, los cierres metálicos, después de tejidos en un telar, pueden soldarse, asegurando fuertemente cada punto de contacto.

A pesar de lo veloz que se presenta la electricidad al encender una lámpara o transmitir un telegrama por los cables tendido en el fondo del Océano, puede almacenarse en aparatos llamados baterías de acumuladores, que, después de cargados, devuelven la energía, sea en el automóvil, el submarino o el aeroplano.

Ahora ya no camina el minero a través de obscuras galerías, medio a tientas, alumbrándose por la insegura luz de un mal candil. Una batería colgada de su espalda produce la energía necesaria para encender la lámpara eléctrica que proyecte sus brillantes rayos desde su gorra, donde va fija, todo el espacio ante él. Las centrales eléctricas, en caso de accidente, pueden suministrar la energía almacenada en sus enormes baterías de acumuladores.

turbina de electricidad

EL MAYOR GENERADOR ELÉCTRICO DE TURBINA DEL MUNDO
Uno de los generadores, de 55.000 caballos de fuerza, en la instalación hidroeléctrica de Queenston-Chippawa. Las turbinas esta clase reposan sobre una especie de cojinetes o almohadillado de agua, tan delicadamente dispuesto, que si no se frena, tarda doce horas en pararse por completo, a contar desde el momento en que se corta la marcha.

ARTEFACTOS ELÉCTRICOS PARA EL HOGAR

primeros artefactos electicos

TRENES CON TRACCIÓN ELÉCTRICA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

ternes electricos

LA MAYOR CENTRAL ELÉCTRICA DEL MUNDO A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

generadores electricos

 

faro

ventilador ozono

Las variadas aplicaciones eléctricas ideadas por el hombre se fundan en combinaciones mucho menos complicadas de lo que podía imaginarse. Encendiendo una lámpara eléctrica de filamento de tungsteno, éste se enrojece y emite la luz debido sólo a la propiedad de la corriente de producir calor.

Es la misma que permite hervir el agua, tostar el pan o asar la carne en aparatos especiales para cada caso, o estufas eléctricas. En el motor de gas o de gasolina, la explosión se produce por la chispa eléctrica que salta entre los hilos terminales de la bujía, y las mayores temperaturas conseguidas por el hombre se obtienen en el enorme arco del horno eléctrico. La transformación del trabajo eléctrico en mecánico se efectúa siempre por la reacción entre la corriente eléctrica y el flujo magnético. La misma propiedad que hace vibrar el diminuto martillo del timbre instalado en la puerta de entrada de nuestra vivienda, mueve la rápida locomotora eléctrica.

El efecto químico es el mismo cuando se beneficia el aluminio de la bauxita o al recubrir con una capa de cinc (galvanizar) las chapas de hierro. La electricidad aparece complicada a causa de los aparatos ideados, y que, por veces, necesitan millares de partes y detalles para emplearla, pero precisamente por su sencillez ha podido utilizarla el hombre tan extensamente y con éxito en sus variadísimas aplicaciones.

El acero. El acero es una mezcla de hierro, carbón y otros elementos que se elaboran en estado de fusión En la baja Edad Media y el Renacimiento, corporaciones de artesanos., lo elaboraban en pequeñas proporciones pero guardaban en secreto su fórmula. En el siglo XVIII se realizaron joyas de acero, moda que se extendió pronto por toda Europa.

En 1850, un norteamericano, William Kelly y un inglés, Henry Bessemer, inventaron hornos en donde se podía fundir el hierro en gran cantidad y a bajo precio. En 1898 los franceses Martín —merced a la electricidad— perfeccionaron estos hornos capaces ahora de alcanzar altísimas temperaturas necesarias para la producción de las mezclas; se consiguieron así los aceros especiales.

En 1883 se levantó en Chicago un edificio de diez pisos cuya estructura era de acero. Hoy en día, todos los rascacielos, puentes metálicos, automóviles, vagones, barcos y aviones, utilizan este material.. En la actualidad para valorar el potencial económico, militar e industrial de una nación, es necesario conocer su producción anual de acero.

fabrica de acero

SOBRE LAS NUEVAS ENERGÍAS: Aunque el mundo se mueve gracias a fuentes de energía, es indudable que los hidrocarburos como el petróleo, el gas natural y el carbón, son los que suministran la mayor cantidad de ésta: un 88 por ciento, aproximadamente. De los tres anteriores, el petróleo es fundamental ya que de él depende casi todo el sistema de transporte por carreteras, así como el marítimo, el aéreo e, incluso, la puesta en órbita de satélites de comunicaciones.

Desde hace años, los geólogos expertos en petróleo y fuentes de energía, han advertido que se hace necesaria la búsqueda de alternativas para suplir la escasez que se avecina. Las expectativas más optimistas indican que, hacia el año 2030, se producirá el apogeo en la explotación del petróleo. Esto es, que se llegará a su máximo punto de producción. A partir de ahí, la producción comenzará a declinar. Y con ello, las consecuencias para un mundo que ha girado al ritmo del hidrocarburo.

Al hacer un recuento de las posibles alternativas, en realidad, los mismos expertos y estudiosos se encuentran frente aun panorama poco alentador. Se asegura que a la fecha no hay una fuente de energía en reserva.

Durante años se ha venido hablando de la energía nuclear limpia que no produce residuos generadores de más problemas  ambientales. Sin embargo, y pese a todas las páginas que se han escrito sobre sus bondades, parece un ideal lejano. En cuanto al desarrollo de la llamada energía solar y otras alternativas renovables (aquellas que se obtienen de fuentes naturales, posiblemente inagotables), como es el caso de la luz solar, el calor que emana de la Tierra, la gravltacional (atracción del Sol y la Luna) y, el agua, especialistas Indican que se precisa de inversiones de billones de dólares para que aporten una real solución.

Hay quienes hablan del hidrógeno como la panacea contra la falta de fuentes de energía. Pero resulta que este elemento, aunque es un gas combustible, el más abundante en el universo y parte integral del tejido animal y vegetal, no es una fuente de energía. Se requiere de electricidad para usarlo y es un proceso costoso. En el mundo se producen 45 millones de toneladas de hidrógeno para fertilizantes y productos de limpieza. Pero, además, los ecologistas opinan que en la extracción del hidrógeno, en el que se emplean combustibles fósiles, se libera monóxido de carbono (tóxico) ydióxido de carbono (letal para el efecto invernadero).

No obstante, hayquienes consideran al hidrógeno como la alternativa más prometedora que podría remplazar a los combustibles tradicionales. Se tiene la creencia de que satisfará las demandas de la humanidad en un futuro cercano.

Fuente Consultada: Almanaque Mundial Anual 2008 Editorial Televisa

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Powered by sweet Captcha