El Gran Pago del Rescate del Delfin de Francia Juan II Rey Francés





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


El Gran Pago del Rescate del Delfín de Francia

historia sobre el oro

El delfín, hijo de Juan el Bueno (y también duque de Normandía) traicionó a su padre. En abril de 1356 celebró en su castillo de Rouen una cena en honor de su primo y vecino Carlos el Malo, rey de Navarra, confiando en organizar una conspiración para conseguir el trono de Francia. Carlos era tan malvado que cualquiera comparado con él, como el propio Juan II, habría sido calificado de bueno.

Previamente enterado de la reunión entre Carlos y el delfín, Juan II irrumpió allí armado hasta los dientes. Ordenó la muerte de los partidarios de Carlos, encarceló a éste y confiscó sus propiedades normandas.

El hermano de Carlos el Malo y los seguidores que habían sobrevivido solicitaron ayuda inglesa para recobrar sus posesiones. Los ingleses respondieron sin demora y bajo el mando del duque de Lancaster desembarcaron en Cherburgo y penetraron tierra adentro y secuestraron a Juan II. Así el rey de Francia se convirtió en prisionero de guerra.

El monarca no fue en modo alguno la única persona distinguida capturada aquel día. En la lista figuraban los más altos jefes militares franceses y más de 2.000 miembros de la nobleza.

Siete meses después de la batalla, el Príncipe Negro condujo al rey francés a Inglaterra y le acomodó por todo lo alto en el palacio de Savoy hasta percibir el rescate. ¿Pero cuál sería su cuantía? Cuando los franceses rechazaron una oferta preliminar en 1358, los ingleses respondieron elevando sus exigencias. Mientras tanto se agotaba el tiempo.

En marzo de 1359, cuando sólo quedaban seis meses para que concluyese la tregua negociada en Poitiers, Juan II firmó el tratado de Londres. Su desesperación se tornó evidente en las condiciones que aceptó: a cambio de abandonar la cautividad, había de entregar Francia desde Calais hasta los Pirineos, amén de pagar un rescate de cuatro millones de ecus de oro (coronas de oro, el equivalente demás de 600.000 libras).

El pago del rescate estaría garantizado por la entrega de cuarenta rehenes nobles y reales. Si los franceses impedían de cualquier modo la ejecución de ese tratado, Eduardo tendría derecho a volver a enviar sus ejércitos a Francia, a expensas del rey francés. Eduardo sabía lo que hacia cargando el peso económico sobre el enemigo, porque sus guerras en Francia resultaban altamente costosas.

Sólo en un año obtuvo doscientos mil florines de oro de sus banqueros italianos (no cumplió luego las condiciones del préstamo)  Cuando el delfín, que actuaba como regente en ausencia de su padre, recibió noticia de su capitulación total, convocó a los Estados Generales para que le ayudasen a tomar la dificilísima decisión de elegir entre la paz y la reanudación de la guerra. La respuesta fue inmediata y unánime: el tratado era inaceptable y habìa que declarar la guerra a Inglaterra.

Los ingleses pronto acometieron otra prolongada campaña en Francia septentrional, pero esta vez los franceses rehuyeron la batalla campal y recurrieron a la estrategia de tierra quemada. El 13 de abril, cuando el diezmado y ya harapiento ejército inglés acampó cerca de Chartres, cayó un granizo extraordinariamente intenso, acompañado por vientos huracanados y chubascos de agua gélida.

Según Tuchman, «en media hora el ejército de Eduardo sufrió una acometida que no hubieran podido infligirle manos humanas y que difícilmente podía ser considerada algo distinto de una advertencia celestial».

Es raro el jefe militar que en algún momento no haya atendido a los mensajes de fuentes sobrenaturales. Eduardo III, por duro que friese en muchos otros aspectos, resolvió en este punto que la discreción constituía la mejor parte del valor En cualquier caso, retenía un considerable poder negociador porque Juan II seguía siendo su prisionero. Aceptó reanudar las negociaciones, que concluyeron por fin el 8 de mayo de 1360 en la cercana localidad de Brétigny. El rescate de Juan quedó reducido a tres millones de coronas de oro. También menguaron las concesiones territoriales, pero todavía representaban cerca de una tercera parte de Francia.

El tratado señalaba de forma explicita que los cuarenta rehenes serían retenidos como medida de seguridad del pago del rescate. En las estipulaciones se incluyeron a dos de los hijos menores del rey, a su hermano, al cuñado del delfin ya nueve grandes condes.

Los ingleses aceptaron que Juan pasara de Londres a Calais tras el paco del primer plazo del rescate constituido por 600.000 coronas de oro. En ese punto quedarían también en libertad diez de los nobles prisioneros, pero habían de ser reemplazados por cuarenta miembros adinerados del Tercer Estamento, la burguesía; como Willie Sutton, Eduardo III sabía muy bien dónde estaba el dinero. El resto del rescate de Juan II tendría que ser abonado en seis plazos trimestrales de 400.000 coronas. El pago de cada plazo determinaría la liberación de una quinta parte de los rehenes.



Anuncio Publicitario


En cualquier circunstancia, ese rescate habría representado una carga terrible para los franceses, pero resultaba especialmente gravoso tras las depredaciones de la Peste Negra y los estragos y destrucciones de la guerra. La situación fue tan difícil en un determinado momento que los franceses invitaron a regresar a los judíos, a quienes habían expulsado en 1306, ofreciéndoles residencia durante veinte años mediante la entrega de veinte florines por cada individuo que volviera y siete florines anuales a partir de entonces»

El propio Juan contribuyó con la espléndida dote obtenida por casar a su hija de once años con el rico tirano de Milán, Galeazzo Visconti. El cronista Matteo Villani describió la unión como «subasta de la propia carne del rey». El primer plazo del rescate fue abonado en octubre de 1360. Eduardo se reunió entonces con Juan en Calais y los dos monarcas juraron mantener una paz perpetua.

Después de cuatro años de cautividad, el rey de Francia era al fin un hombre libre. Difícilmente cabría considerar la ocasión como jubilosa. Juan II retornaba a un país que Petrarca, por entonces embajador de los Visconti, describió como “un montón de ruinas. ..” Por doquier reinan el vacío, la desolación y la miseria»: Tampoco fue éste el final de la historia de los pagos del rescate de Juan II. Algunos rehenes murieron en Inglaterra a causa de la peste, que seguía reapareciendo periódicamente. Otros miembros del grupo trataron de utilizar sus propios recursos para comprar su libertad. Los pagos del rescate pronto sufrieron retrasos.

En 1563, convencido de que su honor estaba en entredicho, Juan cruzó el canal de la Mancha una semana después de Navidad y se impuso la cautividad en Londres, desoyendo los apremios de su Consejo, sus prelados y barones. Fue recibido por los ingleses con gran ceremonia y fasto, pero enseguida cayó enfermo y murió en abril de 1564.

Sólo tenía cuarenta y cinco años. Aún restaba por pagar de su rescate un millón de coronas de oro. En definitiva se abonó menos de la mitad del rescate, pero incluso 1,5 millones de coronas de oro constituían una cantidad colosal de dinero. Equivalían a todo un año de jornales de unos seis braceros, a trescientas mil ovejas, a unos seis millones de linos de cerveza o a más de cuatro veces el total de los impuestos de capitación que casi veinte años después provocarían una violenta rebelión?.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *