La Cueva de las Manos Patrimonio de la Humanidad Argentio Arte Rupestre





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Bellos Lugares de Argentina: Las Cuevas de la Manos

PATRIMONIOS DE LA HUMANIDAD DE ARGENTINA
Cueva de las Manos en Río Pinturas

Declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1999, la denominada Cueva de las Manos es sin dudas uno de los espacios argentinos donde reina la magia que nos transporta a civilizaciones pasadas, y no sólo nos cuenta de su historia, sino también nos permite acercarnos a una cultura ligada al arte que desea sobrevivir al tiempo.

Precisamente esos han sido los criterios evaluados por el comité de la UNESCO para decidir que esta fabulosa Cueva sea considerada para siempre como un espacio de patrimonio de toda la humanidad, ya que allí se reúne una excepcional colección de arte rupestre prehistórico, cuyo fin principal es dar testimonio de la cultura de las primeras sociedades humanas que se asentaron en América del Sur.

Ubicada en el Alto Valle del Río Pinturas, que transita con sus aguas por el noreste de la provincia de Santa Cruz, las Cuevas de las Manos han sido bautizadas principalmente en base a que la mayoría de las representaciones realizadas en las piedras corresponden a las manos de los hombres que vivían allí, aunque por supuesto también podemos hallar representaciones de la vida cotidiana del indígena, a través de distintas escenas de caza, en las que aparecen animales típicos de la región, tales como el guanaco.

La Cueva de las Manos Patrimonio de la Humanidad Argentio Arte Rupestre

Se estima que las pinturas han sido realizadas hace más de 9500 años, por lo que podrían demostrar con evidencia la teoría que sostiene que la región sudamericana ha tenido un doblamiento temprano, es decir que existieron culturas incluso antes del año 7350 a. C.

Allí, en la actualidad se pueden apreciar más de 890 pinturas rupestres de manos humanas, las cuales se alinean junto a distintas representaciones de animales y figuras geométricas, que cubren las paredes de la cueva, la cual goza de una pequeña dimensión de tan sólo 24 metros de profundidad. Posee 15 metros de ancho y su altura en el inicio de su entrada es sólo de 10 metros, reduciéndose hasta los 2 metros hacia dentro de la cueva.

Históricamente, si bien de acuerdo a las investigaciones el sitio ha sido considerado por los indios Tehuelches como un espacio sagrado, ya que utilizaban la cueva como refugio durante la temporada de caza en verano, se estima en realidad que las pinturas que allí se encuentran son realmente muy anteriores a la llegada de los europeos a la zona, dato obtenido gracias a una serie de estudios realizados en base a la excavación y el análisis de radiocarbono en el lugar.

Dichas evaluaciones han permitido definir que el primer grupo humano que se asentó en el lugar lo hizo antes del 9300 a.C., y que los mismos correspondían a un conjunto de cazadores dedicados a la caza del guanaco.
El segundo grupo de pinturas corresponden al 7000 a.C. aproximadamente, el cual se caracteriza por la representación de escenas de caza donde la víctima pasó a ser el ñandú, y su principal diferenciación con respecto al primer grupo de pinturas reside en que estas últimas de volvieron hacia las figuras zoomorfas y antropomorfas estilizadas, en base a un arte que podríamos definir como más esquemático.

El último periodo del arte en la Cueva de las Manos responde al año 1300 a. C. aproximadamente, considerado como la fase final de la cultura establecida en el Río Pinturas. Esta estuvo caracterizada por figuras geométricas abstractas y eventuales representaciones de seres humanos y animales, casi todos ellos realizados con pigmentos rojos brillantes.

Son estas últimas pinturas las que de acuerdo a los expertos corresponderían a la cultura Tehuelche, quien en aquellos años poblaban la zona Patagónica, y que aún vivían en la región en el momento en que los primeros colonos españoles desembarcaron en el lugar.



Anuncio Publicitario


En su vista general, la Cueva de las Manos nos muestra un conjunto imponente de manos pintadas en colores vivos, que van desde el rojo, pasando por el violeta, el blanco, el negro, el amarillo, el ocre, el naranja y algunos verdes, pinturas que fueron realizadas utilizando pigmentos minerales naturales, que han sido molidos y mezclados con algún tipo de aglutinante, cuya naturaleza hasta el momento se desconoce. Lo que sí se ha podido comprobar es que la capa impermeable que presentan las pinturas, y que ha permitido que se conservaran en perfecto estado a lo largo de los siglos, se realizó en base a una mezcla de grasa y orina de guanaco.

Es importante destacar que dichas manos fueron pintadas de manera negativa, es decir utilizando la técnica del estarcido, y la mayoría de ellas corresponden a la mano izquierda de niños, jóvenes y adultos, lo que nos permite imaginarnos que utilizaban su mano diestra para llevar a cabo el rociado de pintura sobre la izquierda, es decir que se realizaron colocando una de las manos sobre la pared de roca y luego soplado sobre ella los pigmentos a través de un tubo.

Estas extraordinarias pinturas que dan nombre a la cueva, se concentran principalmente en la entrada del lugar, donde es posible visualizar una pared de rocas cubierta casi en su totalidad por una gran cantidad de plantillas de manos humanas.

Una vez en el interior de la cueva, pueden observarse distintas concentraciones de arte rupestre, con figuras y motivos que corresponden a distintos períodos y culturas que habitaron la región. En este sentido, la información que nos brindan los temas de las pinturas nos acercan a dichas culturas, ya que podemos observar escenas de caza que muestra a los seres humanos y a los animales interactuando de manera dinámica y naturalista, y en las que se exponen las diversas estrategias de caza que poseían los habitantes del lugar, tales como las técnicas de emboscada, las armas utilizadas, entre las que se destacan las boleadoras realizadas con piedras redondas.

Como ya hemos mencionado, se cree que las pinturas que corresponden al primer periodo fueron realizadas por la cultura Toldense, y la última fase cultural corresponde a representaciones ejecutadas por grupos Tehuelches tempranos. No obstante, el debate aún continúa, sobre todo en relación al significado de las pinturas, ya que para algunos especialistas representan escenas que describen el rito de iniciación de los adolescentes en el mundo de los adultos, utilizando las pinturas como parte fundamental de las ceremonias para fortalecer los lazos tribales.

Otros en cambio ven en dichas pinturas la representación indiscutible de las diversas ceremonias religiosas que aquella cultura llevaba a cabo antes de comenzar con la caza. Lamentablemente, esta es uno de los grandes interrogantes que continuarán en el debate, ya que no tendremos una respuesta concreta y definitiva al respecto.

Desde el siglo XIX, la Cueva de las Manos se ha convertido en un lugar turístico, que año tras años recibe la visita de miles de personas, algunas interesadas en conocer la historia de nuestros antepasados, mientras que otros destruyen con su vandalismo la prueba viviente del arte rupestre prehistórico, profanando la naturaleza. Una historia que se repite en cada lugar del mundo.

Ver: Cueva de Altamira




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *