Problemas de Ingenio Resolver Ejercicios Usar la Inteligencia





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


EJERCICIOS PARA EL INGENIO

Las Vasijas    Las Monedas    Cruzar El Puente    Sam Loyd

cara de pensar

EL CEREBRO HUMANO ES COMO UN MÚSCULO: Tal como en el entrenamiento para la buena forma física, en el entrenamiento de la memoria tenemos que evitar la exageración y, aunque sea un buen ejercicio, no hacer más de lo necesario. En la UCLA (Universidad de California en los Ángeles) hemos comprobado que para memorizar y recordar la misma información, las personas con el riesgo genético APOE-4  (apolipoproteína E) tienen que esforzarse más que aquellas que no corren dicho riesgo.

Cuando los voluntarios sujetos a estudio practican por primera vez un juego de ordenador, susescáners PET revelan una elevado nivel de actividad cerebral. Una vez lo dominan, el escáner muestra una actividad cerebral mínima durante el juego: necesitan utilizar menos su capacidad cerebral para llevar a cabo la misma tarea. Es una situación semejante a la de los atletas, que dominan mejor el levantamiento de pesas o una maratón si hacen un entrenamiento previo.

Esta investigación apunta a la posibilidad de que sería posible lograr el mismo nivel de rendimiento con menor esfuerzo y frustración. Para ello es necesario permitir que nuestro cerebro se entrene gradualmente, del mismo modo que el deportista se entrena con pesas que van aumentando de tamaño paulatinamente.

La evidencia científica señala que la estimulación mental y el entrenamiento cerebral son dos excelentes maneras de mantener el cerebro sano durante toda la vida. Una evidencia muy sugestiva indica que cualquier cosa que hagamos para ejercitar el cerebro de una manera nueva, puede ayudarnos a desarrollar senderos para las neuronas que ayuden a la prevención del Alzheimer. En su mayoría, estas estrategias cuestan poco dinero, no son dañinas y merece la pena ensayarías.

Es de vital importancia comenzar con ejercicios aerobics mental cuyo nivel estimule la mente pero nunca llegue a forzarla. Es posible que si una persona aborda una tarea que le resulta demasiado difícil, se sienta frustrada y la abandone. Si es demasiado fácil, perderá el interés y se distraerá. Por ejemplo, en nuestras investigaciones con tests de estrés cognitivo en pacientes de Alzheimer, encontramos que aun los pacientes levemente afectados por la enfermedad eran incapaces de llevar a cabo los ejercicios de memoria de mayor complejidad. Se frustraban y perdían el hilo de la tarea.

Durante los tests del mismo tipo pero con voluntarios que sufrían leves problemas de memoria, observamos actividad cerebral en los centros de la memoria. Con los afectados por un leve Alzheimer no se observó ninguna actividad en los centros de la memoria, ni de otro tipo, salvo en los centros emocionales del cerebro. Esta actividad emocional sería el reflejo de su frustración, al tratar inútilmente de realizar un ejercicio mental demasiado difícil para ellos.

LOS PERFILES DE ATENCIÓN

No todos tenemos el mismo tipo de atención; no todos somos igualmente atentos ni todos prestamos atención de la misma manera. Nuestra forma de incorporar información está muy vinculada a la educación recibida, pero también depende de nuestra personalidad, nuestros intereses y nuestra actitud ante el mundo. Los siguientes perfiles de atención, aunque estereotipados, dan una idea de las diferencias:

Los que prestan atención de forma meticulosa muestran una conducta demasiado atenta: todo despierta su interés, todo puede o debe ser recordado, a riesgo de sobrecargar la memoria con detalles sin importancia. No prestan atención de modo selectivo. Los que entran en esta categoría tienden a ser perfeccionistas, puntillosos y están dotados de muy buena memoria. Le señalarán que tiene una pelusa en el suéter o recordarán con gran detalle cosas que usted no considera importantes. Además, suelen esperar que los demás tengan el mismo tipo de memoria exhaustiva y poco selectiva. Las personas que prestan una atención meticulosa a todo poseen enormes reservas de información en su memoria, pero no les sirve de mucho; muy pocos de esos datos les resultan de veras útiles, ya que les cuesta seleccionar qué les interesa de verdad.

Los que muestran un interés particular por campos específicos centran su atención en uno o más núcleos de interés. Utilizan bien su atención, la despliegan con eficacia en las áreas respectivas y apenas reparan en otras cosas. Estas personas suelen tratar de impresionar a los demás con la amplitud de sus conocimientos sobre temas concretos. Su atención es selectiva y elevada, al igual que su memoria.



Anuncio Publicitario


• Los individuos poco atentos por lo general no revelan mucho interés por su entorno. Muchas veces dan la impresión de estar “en la luna” y se lo pasan perdiendo u olvidando cosas. No escuchan de verdad a los demás y pueden llegar a ignorar las convenciones sociales. Demuestran un excesivo interés en sí mismos y sus sentimientos. Este tipo de personas rara vez profundiza en algo, y sus recuerdos son narcisistas y abundan en lagunas. Es una conducta propia de la adolescencia.

Tal vez reconozca aspectos de usted mismo en cada uno de estos perfiles. Lo importante es mantenerse flexible y centrarse en áreas específicas de interés, pero conservar la apertura mental y la capacidad de enfrentar nuevas exigencias y desafíos. Esta actitud garantizará un buen funcionamiento de la memoria y la evocación de datos.

Fuente Consultada: La Biblia de la Memoria Dr. Gary Small




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *