El Pacto Roca Runciman Gobiernos Juan B. Justo Uriburu Golpes






EL FRAUDE IMPOSITIVOS Y CONTABLE DE LOS FRIGORÍFICOS

El 1ro. de mayo de 1933 se firmaba el Pacto Roca-Runciman, por el cual, “se permitió” a nuestro país enviar al mercado inglés una cantidad de su mejor producción de chilled beef (carne enfriada), libre de gravámenes, y a cambio la Argentina aseguró, en condiciones de claro privilegio, la importación de carbón británico para abastecer a las locomotoras a vapor (británicas) y de toda una serie de productos manufacturados de ese origen. Se eliminaron medidas “proteccionistas” contra las importaciones inglesas, favorecidas además por regulaciones cambiarias. Al mismo tiempo, el gobierno argentino se comprometió a alentar la inserción de las empresas del Reino Unido en el terreno de las obras públicas.

firma del pacto roca - ruciman

La gran crisis económica que se desató en 1929 y que se conoce como “crisis del 30″ afectó profundamente a la Argentina. Las debilidades de una economía basada en el sector agropecuario, orientadas por la organización del del mercado mundial, comenzaron a evidenciarse a partir de la decisión de Gran Bretaña, de adoptar un sistema proteccionista por el que sus ex colonias tendrían un tratamiento especial como proveedoras de productos para la ex metrópoli.

La principal producción exportable de la Argentina era, para ese entonces, la ame, y el Reino Unido de Gran Bretaña, su principal comprador. Por lo tanto, a raíz de la decisión británica, se veían amenazados los intereses de los ganaderos argentinos y también los de los frigoríficos. Ante esta situación, el gobierno conservador de Agustín P. Justo pactó con Gran Bretaña unas condiciones para que las carnes argentinas siguieran siendo recibidas allí como mercadería de importación.

En este marco, se firmó el tratado Roca-Runciman, por medio del cual la Argentina mantuvo su “cuota” como proveedora de carnes al Reino Unido; como contrapartida, las inversiones inglesas recibirían un trato “preferencial” por parte del gobierno argentino.

Por medio de ese trato preferencial, los capitales británicos buscaban una reinstalación favorable en la Argentina, donde habían sido parcialmente desplazados por el crecimiento de los capitales norteamericanos. El monopolio de los servicios de transporte urbano constituyó una expresión de las concesiones hechas a los capitales ingleses.

El tratado establecía que el 85 % de las carnes congeladas serían comercializadas por los frigoríficos británicos radicados en la Argentina; esta condición favorecía a la vez a los frigoríficos británicos y a los grandes ganaderos invernadores vinculados a ellos. Así, el Estado argentino intervenía en la economía privilegiando intereses de los grupos más poderosos.

Para Argentina implicó:

  • El mantenimiento de la cuota de carne enfriada que Inglaterra nos compraba. Esto en la práctica no sucedió ya que esta estuvo por debajo del 10% de la alcanzada en junio de 1932.
  • La posibilidad de distribuir el 15% de las licencias de importación. El resto quedaba en manos de Inglaterra.

Para Inglaterra implicó:

  • El no cobro de derechos de importación para el carbón (la principal importación inglesa).
  • La disminución de aranceles para otros productos.
  • Recuperar fondos bloqueados, como consecuencia de la aplicación del control de cambios.
  • Conservar beneficios en empresas de servicios públicos de capitales ingleses.

Está claro que este tratado tuvo la intención de beneficiar a un grupo reducido (la poderosa clase terrateniente), y que la Argentina a cambio de esto tuvo que realizar numerosas concesiones.

La firma del tratado Roca-Runciman fue seguida de innumerables críticas, emanadas desde varios sectores políticos opuestos al gobierno conservador. Desde el Congreso de la Nación, el senador por Santa Fe, Lisandro de la Torre, organizó en 1935 una ofensiva contra los frigoríficos británicos, que se convertiría en uno de los grandes hechos políticos del siglo XX.

Los acontecimientos del Senado y la investigación liderada por Lisandro de la Torre han sido presentados por el cine argentino en la película Asesinato en el 5enado de la Nación. La película Asesinato en el Senado de la Nación (Juan José Jusid, 1984) relata los sucesos que condujeron al asesinato del senador electo por Santa Fe, Enzo Bordabehere, del Partido Demócrata Progresista, liderado por Lisandro de la Torre.

De la Torre , entre otras cosas, prueba que los frigoríficos extranjeros evadían impuestos nacionales e intentaban (con el Anglo) enviar fuera del país sus libros contables en cajones rotulados como “carne congelada”, además llevaban una doble contabilidad y escondían las grandes ganancias en nuestro país, … todo autorizado para ello por la Dirección de Réditos. El propio Ministerio de Agricultura proporcionaba a la comisión del Senado estadísticas llenas de errores que le eran conocidos, y le retaceaba su colaboración. El gobierno permitía a los frigoríficos extranjeros reservar- hasta el 25 % de sus divisas para su uso particular, privilegio que no se autorizaba al resto de los exportadores, incluyendo al frigorífico argentino de Gualeguaychú.

La tensión creada por las acusaciones había alcanzado hasta a miembros importantes del gabinete, como Federico Pinedo (ministro de Hacienda) y Luis Duhau (de Agricultura). Este último, rico ganadero, no pudo justificar que el Swift le pagara con regularidad una prima por novillo superior en treinta pesos al precio del mercado, lo cual resultaba grave indicio sobre la complicidad de funcionarios del gobierno con el monopolio frigorífico.

De la Torre seguía ofreciendo pruebas concluyentes, pero el 22 de julio de 1935 —el comienzo del fin— tuvo un agrio incidente personal con Pinedo y, al día siguiente, en el transcurso de otro similar con Duhau, un disparo proveniente del propio recinto de sesiones, efectuado por un ex comisario de policía y matón profesional al servicio de los conservadores,

En la película, se muestra la investigación que, en 1935, llevó adelante De La Torre, utilizando las atribuciones propias de su cargo de senador, con el propósito de sacar a la luz las irregularidades con que se manejaban los frigoríficos británicos que operaban en la Argentina. A raíz de los múltiples intereses que se verían afectados si el senador lograba su objetivo, y en vista de que sus indagaciones habían tomado estado público a través de los debates parlamentarios, un asesino a sueldo disparé sobre Lisandro de La Torre en el interior del recinto del Senado.

Sin embargo, la víctima resultó ser Enzo Bordabehere, quien se interpuso en la trayectoria del proyectil. La reconstrucción realizada en la película permite apreciar, además, la riqueza y la virulencia de los debates parlamentarios de esa época.

Este hecho pone fin en la práctica a la investigación del senador rosarino, y nunca alcanzó a ser explicado de modo satisfactorio, ya que si bien el ejecutor material cumplió una larga pena de prisión, sus instigadores gozaron de impunidad. Era un síntoma trágico de los tiempos que se vivían bajo una apariencia de normalidad constitucional y correcto funcionamiento de las instituciones argentinas. Pinedo y Duhau presentan sus renuncias al gabinete, el primero se bate a duelo con de la Torre, y éste inicia lentamente el camino hacia su autoeliminación, asqueado e impotente frente al monopolio y al fraude. La política económica del régimen continúa su curso.

EL NEGOCIO DE LOS FRIGORÍFICOS: El senador Lisandro de la Torre, que ya en 1933 había criticado duramente algunos de los términos del Pacto Roca-Runciman, promovió en 1934 la creación de una comisión especial que investigara “si los precios que pagan los frigoríficos en la Argentina guardan relación con los que obtienen en sus ventas en el exterior”.

Tras algunos meses de labor, la comisión logró demostrar que los frigoríficos obtenían grandes beneficios, gracias a los bajos precios que pagaban a los productores, a que evadían impuestos y a que negociaban divisas en el “mercado libre”. Pero las denuncias de De la Torre fueron mucho más allá al presentar una serie evidencias (en el carguero “Norman Star” fueron descubiertas una veintena de cajas rotuladas como “Comed Beef que en realidad transportaban libros contables del frigorífico Anglo) que aumentaban las sospechas acerca de las vinculaciones que las empresas mantenían con algunos organismos del Estado -como la DGI- y hasta con algunos hombres cercanos al Poder Ejecutivo Nacional. Sus acusaciones comprometían seriamente al ministro de Agricultura Luis Duhau y al ministro de Hacienda Federico Pinedo, con quienes mantuvo -especialmente con este último- encendidas discusiones. El asunto iba adquiriendo la categoría de verdadero escándalo político, aunque ni siquiera el más pesimista podría haber imaginado su fatal desenlace.

El 23 de julio de 1935, mientras De la Torre y Pinedo se prodigaban deshonrosos epítetos y estaban a punto de irse a las manos -Duhau empujó a De la Torre-, Ramón Valdez Cora asesinó a balazos en el recinto de la Cámara alta al senador por la Provincia de Santa Fe Enzo Bordabehere. El victimario era un oscuro personaje ligado al oficialismo que con su acción contribuía a sembrar aún más sospechas sobre los denunciados, pero el confuso y luctuoso episodio alejó a Lisandro de la Torre de la investigación. La cuestión de las carnes había llegado una vez más hasta el Parlamento, y en esta ocasión lo había manchado con sangre.(Grandes Debates Nacionales Pagina 12)

CRÓNICA DE LA ÉPOCA
EL BICENTENARIO PERÍODO 1930-1949 FASC. N°7
NOTA DEL HISTORIADOR HORACIO FERRER

[Despúes de un trabajo de la Comisión del Congreso Nacional…] El despacho [de la Comisión] de De la Torre destaca el abuso del poder monopólico de las empresas frigoríficas en contra de los productores locales, especialmente los criadores de la región litoral, y la evasión impositiva en perjuicio del Estado nacional; pero pone su mejor acento en señalar la cuestión política. Para el senador santafesino, el escándalo detectado en el comercio de carnes tiene su centro en la corrupción del oficialismo, la permisividad del gobierno de Justo y la complicidad personal del ministro de Agricultura, Luis Duhau. De la Torre denuncia que Duhau, gran invernador de la provincia de Buenos Aires, recibe, desde que asumió como ministro, mejores precios por su ganado, lo que puede explicarse como contraprestación del favor oficial.

El informe de De la Torre insumió cinco sesiones de la Cámara, a las que siguió la réplica de los ministros de Agricultura, Duhau, y de Hacienda, Federico Pinedo, que por supuesto se esforzaron en negar los argumentos y acusaciones personales del senador por la minoría.
El largo debate crecía en virulencia, y a las réplicas de los ministros seguían nuevas argumentaciones del senador informante, en un ambiente cada vez más exaltado, no sólo por el comportamiento de las tribunas sino por las derivasde los discursos que, sin beneficio de inventario, ingresaban con sorprendente facilidad en el terreno del agravio personal.

En ese clima, la sesión del 23 de julio fue rápidamente ganada por los insultos entre los dos ministros que participaban de la sesión y el senador de la minoría. Los agravios dieron lugar a la agresión física: Duhau empujó a De la Torre haciéndolo trastabillar, Bordabehere, que presenciaba la sesión en espera del tratamiento de su pliego como senador electo, trató de socorrer a De la Torre, recibiendo tres impactos de bala que terminaron con su vida. Valdez Cora, un matón del oficialismo que sabía actuar como guardaespaldas de Duhau, argumentó después que disparó su arma para defender al ministro del ataque del senador De la Torre.

“Se conoce el nombre del matador pero hace falta conocer el nombre del asesino”, dijo De la Torre, horas más tarde, cuando el Senado homenajeaba al legislador muerto.

Dos días después, una multitud encabezada por el gobernador Luciano Molinas despidió en Rosario los restos de Enzo Bordabehere. Ausente en Rosario, De la Torre se batía a duelo con Pinedo en Buenos Aires.

El impacto del gran debate no puede disimularse. Para el oficialismo, el desprestigio obligará en los próximos meses a la renuncia de los dos ministros involucrados. Para De la Torre será el comienzo del fin: la muerte de Bordabehere podría precipitar su alejamiento de la política.

Fuente Consultada:
Basado en Geografía de la Argentina – La Organización Territorial
Períodico EL BICENTENARIO Fasc. N° 7 Período 1930-1949




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *