Politica de Expansion del Senado Romano Guerras Control del Mediterraneo





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


roma antigua

LECCIÓN IX
GUERRAS Y CONQUISTAS DE ROMA HASTA LOS GRACOS.

  1. La política romana después de la segunda guerra púnica. Reducida  Cartago a la impotencia, el senado y el pueblo romano acarician más y más la idea de dominación universal. Para su realización cuenta Roma con su propio valer, y con el prestigio que en todas partes le ha  proporcionado su triunfo sobre Cartago; y además con el rebajamiento y debilidad de los pueblos orientales, y con la división y la barbarie de los occidentales.

Mas para combatir y vencer a tantos pueblos de costumbres y civilización diferente, Roma encuentra un auxiliar poderoso en la doblez de su sistema político, introduciendo en todas partes la división, presentándose como defensora de los débiles, y libertadora de los oprimidos; proclamando el respeto a la justicia y al derecho, cuando está de su parte; pero hallándolo, cuando se opone a sus intereses, y mistificándolo en estos casos para aparecer justificada ante los vencidos.

  1. Guerra de los romanos  en Macedonia y Grecia. Dada la política inmoral del senado romano, Filipo III de Macedonia era considerado como enemigo de Roma, desde que hizo alianza con Aníbal después de la batalla de Canas ; y aunque por entonces fue derrotada su escuadra cerca de Apolonia, la venganza romana no estaba satisfecha: así es que apenas terminada la segunda guerra pánica, el senado aprovechándose de las rivalidades entre Grecia y Macedonia, manda al cónsul T. Q. Flaminio, que se presenta en Grecia como protector de los oprimidos, consiguiendo que casi todos los pueblos abandonasen al rey de Macedonia.

Aislado, y contando únicamente con sus propias fuerzas; Filipo tuvo que aceptar la batalla en Cinoscéfalos, contra los romanos ayudados de los etolios, sufriendo una completa derrota, que le obligó a comprar la paz, entregando mil talentos y toda su escuadra al vencedor, y renunciando a toda influencia en Grecia.

Vencido el rey de Macedonia, Flaminio proclamó en los juegos ístmicos la libertad de  Grecia; pero dado el carácter de los griegos, el concederles la libertad era tanto como dividirlos, aislarlos entre si para mejor dominarlos, cuando el senado lo creyese oportuno. Los únicos elementos de poder que quedaban en Grecia eran, la liga aquea, y la liga etolia, y a fin de conservar entre ellas la división y las luchas, los romanos hicieron la paz con Esparta, que, gobernada entonces por el tirano Nabis, se había hecho odiosa a todos los griegos.

  1. Guerras con Antíoco rey de Siria. Vencida Macedonia, y dividida, fraccionada y reducida a la impotencia Grecia, los romanos comienzan sus guerras en el Asia.

Los etolios que habían contribuido en primer término a la victoria de Cinoscéfalos, y que no obtuvieron de Flaminio la recompensa que esperaban, se apartaron de la alianza romana, y llamaron en su apoyo a Antíoco el Grande, rey de Siria, que con su ejército de 10.000 hombres, y los etolios que se le reunieron, se apoderé de una parte de Tesalia, y pasó el invierno en Calcis.

Entre tanto los romanos mandaron un ejército á las órdenes de Caten, que alcanzó completa victoria en las Termópilas sobre el de Antíoco, que tuvo que huir precipitadamente al Asia, quedando solos los etolios, que se entregaron a merced de los romanos. Antíoco vio poco después invadida el Asia Menor por Lucio Escipion, hermano del Africano, que desbarató por completo el ejército del rey de Siria en la batalla de Magnesia, por cuyo hecho es conocido con el nombre de Escipion el Asiático. Autíoco compró bien cara la paz con los romanos cediéndoles toda el Asia Menor hasta el Tauro, su escuadra y 15.000 talentos de indemnización; comprometiéndose además a entregarle a Aníbal, que tuvo que acogerse a la corte del rey de Bitinia.

El pequeño reino de Pérgamo, fiel aliado de Roma, se vio aumentado con una buena parte del Asia Menor, cedida por el senado a su rey Eumenes II después de la batalla de Magnesia.

  1. Guerra contra Perseo de Macedonia: batalla de Pidna. Cuando Filipo, mal avenido con la supremacía de Roma, se preparaba para sacudir su yugo, le sorprendió la muerte, sucediéndole su hijo Perseo, que aunque aparentó amistad al senado, promovió una coalición contra Roma, que le declaró la guerra. Por espacio de tres años se mantuvo indecisa la victoria; pero puesto al frente de los romanos Paulo Emilio, derrotó completamente a los macedonios en la batalla de Pidna, y Perseo hecho prisionero, fue conducido a Roma, donde murió poco después.
  2.   Macedonia y Grecia reducidas a provincias romanas. Años adelante un aventurero llamado Andriscos, haciéndose pasar como hijo de Perseo, consiguió levantar un ejército, pero fue derrotado por Metelo, y Macedonia declarada provincia romana.

Después de la batalla en Pidna y de la derrota de Andriscos, Roma creyó llegado el momento de concluir el disimulo y la doblez en sus relaciones con Grecia; y el senado decreta la disolución de la liga aquea, último baluarte de la libertad helénica. Los griegos indignados, tomaron las armas, pero fueron vencidos en Escarfía (Lócrida), y en Leucopetra, última y solemne batalla de la libertad. Corinto cayó poco después en poder del cónsul Mummio, que la arrasó y Grecia fue declarada provincia romana con el nombre de Acaya.

  1. Tercera guerra púnica. La tercera y última guerra entre Roma y Cartago fue una consecuencia del tratado que había puesto fin a la segunda. El odio de Roma a su rival no se había extinguido, ni aun después de la muerte de Aníbal: su venganza no había de quedar satisfecha hasta que Cartago desapareciera de la haz de la tierra.

Después de la batalla de Zama, Masinisa aliado de los romanos, recibió del senado Numidia que había pertenecido a Sifax. Seguro de la tolerancia y del apoyo de los romanos, se apoderó Masinisa de algunas provincias pertenecientes a Cartago; y ésta que, según el tratado concluido con Roma, no podía hacer la guerra sin el consentimiento de su rival, apeló al Senado de la conducta del rey de Numidia. Caton enviado para arreglar estas querellas entre los Estados africanos, sorprendido de la riqueza y de la prosperidad que en tan poco tiempo había recobrado Cartago, por efecto de las reformas de Aníbal, al volver a Roma proclamó repetidas veces en el senado la necesidad de destruirla, Delenda est Cartago.

Apurada la paciencia de los cartagineses por la impunidad en que dejaba el senado romano las usurpaciones de Masinisa, declaran a éste la guerra; pero Roma se interpone, preparándose a castigar a Cartago por haber violado el tratado, y sólo accede a la paz, llevándose 300 rehenes de las principales familias cartaginesas.

Roma, sin embargo, no está todavía satisfecha; la frase inhumana de Catón se ha de cumplir. Cartago se ve obligada a entregar las armas y su escuadra á los romanos; y después de todo, el senado en su implacable venganza, ordena a los habitantes abandonar su ciudad y establecerse a diez millas de la costa. Semejante perfidia llenó de indignación a los cartagineses, que en pocos días pusieron la ciudad en estado de defensa, y 70.000 hombres se reúnen junto a Cartago y sitian a los mismos romanos; los númidas, advertidos por las iniquidades de Roma, se unen con los cartagineses; y los romanos que no podían esperar semejante resistencia, ponen sitio a Cartago siendo rechazados por el esfuerzo de los habitantes.

  1. Escipión Emiliano destrucción de Cartago. En esta situación fue nombrado cónsul a la edad de 27 años, Escipion Emiliano, nieto adoptivo del vencedor de Aníbal, encargándole la dirección de la guerra. La destrucción de la escuadra cartaginesa y un terrible asalto, franquearon la entrada del ejército romano en la ciudad, defendiéndose aun los habitantes en las calles y en los templos por espacio de seis días, al cabo de los cuales la gran ciudad de Cartago, arruinada e incendiada, quedó en poder de Escipion, que no pudo contener las lágrimas en presencia de tan gran desastre, presintiéndolo igual para su patria. Este presentimiento se cumplió seis siglos adelante, con el saqueo de Roma por los Vándalos, establecidos entonces en Cartago.
  2.   Sumisión de Galia Cisalpina. La invasión de Aníbal en Italia, y sus victorias en el Tesino y en el Trebia, habían sublevado Galia Cisalpina, no bien sometida por los romanos. Así es que tan luego como, después de la batalla de Zama, Roma se vio desembarazada de la guerra con Cartago, volvió las armas contra los galos, que por espacio de tres años se defendieron heroicamente, y derrotaron en varios encuentros a los romanos.

La constancia de Roma consiguió triunfar: los Cenomanos se sometieron: los Insubrios y los Boios fueron derrotados, sufriendo la misma suerte los Ligurios y los Venetos. De esta manera, Galia Cisalpina fue declarada provincia romana, viéndose Roma obligada a transportar tribus enteras a Italia meridional, para evitar nuevas sublevaciones, estableciendo además gran número de colonias en puntos fortificados de Umbría y del Piceno, mas principalmente en las inmediaciones del Po, como Placencia, Cremona, Bononia, Mutina, etc.

  1. Guerras en España. Arrojados los cartagineses de España por Escipión, Roma, ocupada en otras guerras, no pudo dedicar una atención preferente a los asuntos de la península española, contentándose por entonces con dividirla en dos provincias, Citerior y Ulterior, separadas por el Ebro. Pero hay que tener en cuenta que la dominación de los romanos sólo se extendía a la parte oriental y a la meridional, conservándose independientes el centro, el norte y el oeste; y que aun en los países sometidos, los españoles frecuentemente les disputaron esa dominación, como sucedió con Indibil y Mandonio, en tiempo todavía de la segunda guerra púnica.

Esta primera sublevación, fue ahogada en sangre por los romanos; pero bien pronto la insurrección se hizo general, el pretor de Ulterior fue derrotado y muerto, y el de Citerior estuvo a punto de sufrir la misma suerte.



Anuncio Publicitario


En esta situación fue a España el cónsul M. Catón, que derrotó a los naturales en la batalla de Ampurias, recobrando por ella la parte comprendida entre el Ebro y los Pirineos. Mas adelante Sempronio Graco llegó a dominar en Celtiberia, mas por la dulzura y moderación de su carácter, que por sus victorias pero después de algunos años de paz, la crueldad y las exacciones de los pretores provocaron la sublevación de varios pueblos, principalmente los celtíberos y los lusitanos, siendo derrotado el cónsul Novilior, hasta que Claudio Marcelo, con sus victorias y con su hábil política, consiguió restablecer la dominación romana.

  1. Viriato. Los sucesores de Marcelo se distinguieron por su crueldad y su perfidia con los españoles. El cónsul L. Lúculo degolló la guarnición de Cauca (Coca) después de haber capitulado, y Galba hizo los mismos con una multitud de lusitanos.

Viriato, escapado de la matanza de Galba, se puso al frente de los lusitanos para defender su independencia, y vengar a sus compatriotas. El pastor lusitano, ahora general, derrotó consecutivamente cinco pretores romanos, y obligó al cónsul Fabio Serviliano a negociar un tratado. No encontrando medios de deshacerse de Viriato por la fuerza de las armas, el cónsul Cepion le mandó a asesinar.

La muerte de Viriato introdujo la división entre los lusitanos, que poco después fueron sometidos por Junio Bruto. 

  1. Guerra de Numancia. En el país de los Pelendones, comprendido en la denominación general de Celtiberia, se encontraba la ciudad de Numancia, a orillas del Duero, en la moderna provincia de Soria.

Sublevados los Arevacos contra la tiranía de los romanos, fueron sometidos por Metelo, acogiéndose los fugitivos a Numancia. Con este pretexto los rotan, y conducen a la ruina de la República, y por manos le declararon la guerra; pero los numantinos se defendieron heroicamente por espacio de siete años contra todo el poder de Roma, en cuyo tiempo derrotaran varias veces a los ejércitos de la República, obligaron al cónsul Mancino a aceptar un tratado vergonzoso para Roma.

 Numancia llegó a ser el terror de los romanos; los legionarios no podían sostener la mirada de un numantino; y los ejércitos huían despavoridos ante los habitantes de la ciudad celtibera. Roma avergonzada con tantas derrotas, mandó a España a Escipión Emiliano, el destructor de Cartago, que después de restablecer la disciplina en el ejército, tuvo que rodear su campamento con un triple muro, para librarse de las salidas de los numantinos. Esta pequeña ciudad, que por espacio de nueve años tuvo en jaque a los ejércitos de Roma, sucumbió por hambre después de quince meses de bloqueo, pereciendo todos sus habitantes, unos durante el sitio, y otros pegando fuego a la ciudad, se arrojaron a las llamas. Escipion, entrando en Numancia, no hizo un solo prisionero.

  1. Grandeza de la República: juicio sobre las conquistas romanas. Durante el siglo II antes de J.C., Roma extiende su dominación por la mayor parte de los pueblos que rodean el Mediterráneo, apoderándose de Grecia y Macedonia y de parte del Asia Menor, y sometiendo en Occidente  España y la costa africana.

Tantas conquistas en setenta años (201-129) acusan la gran actividad y el vigor y la energía del pueblo romano; mucho mas si se tiene en cuenta que aquellas conquistas no eran pasajeras, sino definitivas, quedando aquellos pueblos incorporados a Roma por muchos siglos. En este tiempo se realiza la grandeza de Roma; en los que vendrán no se hará otra cosa que completarla.

Pero si tantas conquistas revelan la virilidad de Roma, no hay que olvidar que entra por mucho en ese resultado la política artera, cruel y poco escrupulosa del senado, engañando a los griegos, faltando a la fe de los tratados con Cartago, sacrificando poblaciones enteras en España, mandando asesinar a Viriato, arrasando a Corinto, Cartago y Numancia; y hollando en todas partes el derecho y la justicia, cuando se oponen a la ambición y a los intereses de Roma.

  1. Señales de decadencia en Roma. Al mismo tiempo que la República llega al apogeo de su poder, comienzan a manifestarse señales evidentes de decadencia, por el olvido de la antiguas virtudes que tanto han contribuido a su grandeza, sustituyéndolas con los vicios que corroen y arruinan todo Estado por fuerte y poderoso que parezca.

Tantas y tan súbitas, y  relativamente fáciles conquistas, cambian la  noble ambición de Roma, en orgullo desmedido, en soberbia intolerable, mirando con el mas alto desprecio, y tratando con la mas opresora tiranía, a todos los pueblos conquistados y la antigua sencillez y hasta rudeza de costumbres, fue decayendo por virtud de tantas riquezas acumuladas, a la vez que se despertaba la afición a los goces del sentido, a los vicios y a la corrupción y se olvida y se desprecia la religión, sustituyéndole el descreimiento y el indiferentismo: y el desprendimiento y el amor a la patria degeneran en avaricia y en amor a las riquezas, que lleva a explotar a los pueblos vencidos en lugar de gobernarlos en justicia.

Y todos estos gérmenes de decadencia, crecen como la espuma, se desarrollan con otras nuevas conquistas. Así la misma causa de grandeza de Roma, que son las conquistas, es el origen de su ruina.

Escipión Emiliano primero, y Catón el Censor después, intentaron, aunque por diferentes medios reformar la sociedad romana, persiguiendo el vicio y corrupción y procurando restablecer la severidad de las antiguas costumbres. Pero sus esfuerzos generosos fueron ineficaces, y el mal, lejos de disminuir, aumentó con las nuevas conquistas y las mayores riquezas que cada día se acumularon en Roma.

  1. Modificaciones políticas y sociales en Roma. La influencia de las conquistas romanas no se limitó a las costumbres, sino que alcanzó también a la constitución política.

En primer lugar, el antiguo patriciado casi desaparece por completo, perdiendo la vida en las guerras la mayor parte de sus individuos, y mezclándose los restantes con los plebeyos, después que la ley Canuleya permitió los matrimonios entre ambos órdenes. Y aquella antigua aristocracia fue ahora sustituida por la nobleza del dinero y de las riquezas (nobilitas), a la que pertenecían tanto los patricios como muchos plebeyos que se habían hecho poderosos, apoderándose de las tierras comunes, arrendando los impuestos, explotando todos los cargos públicos y principalmente esquilmando como gobernadores las provincias.

Esta aristocracia de la riqueza, mas orgullosa y tiránica que el antiguo patriciado, restableció los comicios por centurias, anulando casi por completo las asambleas de las tribus, privando así al pueblo de le única garantía de su independencia, y haciéndolo esclavo, como en otro tiempo, de los ricos y poderosos. Por otra parte, el senado fue arrogándose uno tras otro todos los derechos, que tan penosamente habían adquirido los plebeyos. De esta manera quedan ahora frente a frente los ricos y los pobres; entablándose una lucha, no para conquistar derechos como anteriormente, sino de la miseria contra la avaricia, que dio funestos resultados, y trajo muchos días de luto a la República.

Hízose mas profunda la separación entre los ricos y los pobres, por haber desaparecido, en aquellas guerras incesantes, la clase media en Roma, y la población libre de los campos, que formaban el núcleo de las legiones; resultando de aquí la decadencia de la agricultura, convirtiendo en dehesas de pastos las tierras de labor, y entregando todas las faenas del campo a los esclavos, cuyo número se aumentó de una manera extraordinaria durante las guerras, contribuyendo poderosamente a la corrupción y a la decadencia de la República.

Se deduce que, a consecuencia de las guerras y conquistas, comienza en Roma la disolución social, la confusión de todos los principios que hasta ahora habían mantenido el equilibrio político, la relajación y la inmoralidad, todo lo cual acaba por desquiciar el gobierno y conmover profundamente la República.

RESUMEN DE LA LECCIÓN IX.

  1. La política romana después de la segunda guerra púnica. Para combatir y vencer a los pueblos del Mediterráneo cuenta Roma con su gran poder y su prestigio, con la debilidad de los pueblos orientales, y la barbarie y división de los occidentales y principalmente con la doblez de su política, y esta disposición a hollar en todas partes el derecho y la justicia, cuando están en contra de sus intereses.
  2. Guerra de los romanos  en Macedonia y Grecia. Dada la política inmoral del senado romano, Filipo III de Macedonia era considerado como enemigo de Roma, desde que hizo alianza con Aníbal después de la batalla de Canas ; y aunque por entonces fue derrotada su escuadra cerca de Apolonia, la venganza romana no estaba satisfecha: así es que apenas terminada la segunda guerra pánica, el senado aprovechándose de las rivalidades entre Grecia y Macedonia, manda al cónsul T. Q. Flaminio, que se presenta en Grecia como protector de los oprimidos, consiguiendo que casi todos los pueblos abandonasen al rey de Macedonia.
  3. Guerras con Antíoco rey de Siria. Vencida Macedonia, y dividida, fraccionada y reducida a la impotencia Grecia, los romanos comienzan sus guerras en el Asia.

El pequeño reino de Pérgamo, fiel aliado de Roma, se vio aumentado con una buena parte del Asia Menor, cedida por el senado a su rey Eumenes II después de la batalla de Magnesia.

  1. Guerra contra Perseo de Macedonia: batalla de Pidna. Cuando Filipo, mal avenido con la supremacía de Roma, se preparaba para sacudir su yugo, le sorprendió la muerte, sucediéndole su hijo Perseo, que aunque aparentó amistad al senado, promovió una coalición contra Roma, que le declaró la guerra.
  2. Macedonia y Grecia reducidas a provincias romanas. Mas adelante el cónsul Metelo derrotó al aventurero Andriscos, y declaró Macedonia provincia romana, igual suerte tuvo Grecia, después de la batalla de Leucopetra y de la toma de Corinto por el Mummio que fue convertida en provincia romana con el nombre de Acaya.
  3. Tercera guerra púnica. La tercera y última guerra entre Roma y Cartago fue una consecuencia del tratado que había puesto fin a la segunda. Después de la batalla de Zama, Masinisa aliado de los romanos, recibió del senado Numidia que había pertenecido a Sifax. Seguro de la tolerancia y del apoyo de los romanos, se apoderó Masinisa de algunas provincias pertenecientes a Cartago; y ésta que, según el tratado concluido con Roma, no podía hacer la guerra sin el consentimiento de su rival, apeló al Senado de la conducta del rey de Numidia. Catón enviado para arreglar estas querellas entre los Estados africanos, sorprendido de la riqueza y de la prosperidad que en tan poco tiempo había recobrado Cartago, por efecto de las reformas de Aníbal, al volver a Roma proclamó repetidas veces en el senado la necesidad de destruirla, Delenda est Cartago. Roma, sin embargo, no está todavía satisfecha; la frase inhumana de Catón se ha de cumplir.
  4. Escipión Emiliano destrucción de Cartago. Este presentimiento se cumplió seis siglos adelante, con el saqueo de Roma por los Vándalos, establecidos entonces la Cartago.

8.Sumisión de Galia Cisalpina. Así es que tan luego como, después de la batalla de Zama, Roma se vio desembarazada de la guerra con Cartago, volvió las armas contra los galos, que por espacio de tres años se defendieron heroicamente, y derrotaron en varios encuentros a los romanos. Arrojados los cartagineses de España por Escipión, Roma, ocupada en otras guerras, no pudo dedicar una atención preferente a los asuntos de la península española, contentándose por entonces con dividirla en dos provincias, Citerior y Ulterior, separadas por el Ebro.

  1. Viriato. El pastor lusitano, ahora general, derrotó consecutivamente cinco pretores romanos, y obligó al cónsul Fabio Serviliano a negociar un tratado.
  2. Guerra de Numancia. Numancia, que había dado acogida a los fugitivos, se ve sitiada por los romanos; pero sus habitantes derrotaron varias veces a los romanos, e impusieron un tratado vergonzoso al cónsul Mancino: cuando cayó en poder de Escipión Emiliano, después de quince meses de bloqueo, todos sus habitantes habían perecido por el hambre ó en el incendio a la ciudad
  3. Grandeza de la República: juicio sobre las conquistas romanas. Durante el siglo II antes de J.C., Roma extiende su dominación por la mayor parte de los pueblos que rodean el Mediterráneo, apoderándose de Grecia y Macedonia y de parte del Asia Menor, y sometiendo en Occidente  España y la costa africana. Tantas conquistas en setenta años (201-129) acusan la gran actividad y el vigor y la energía del pueblo romano; mucho mas si se tiene en cuenta que aquellas conquistas no eran pasajeras, sino definitivas, quedando aquellos pueblos incorporados a Roma por muchos siglos. Pero si tantas conquistas revelan la virilidad de Roma, no hay que olvidar que entra por mucho en ese resultado la política artera, cruel y poco escrupulosa del senado, engañando a los griegos, faltando a la fe de los tratados con Cartago, sacrificando poblaciones enteras en España, mandando asesinar a Viriato, arrasando a Corinto, Cartago y Numancia; y hollando en todas partes el derecho y la justicia, cuando se oponen a la ambición y a los intereses de Roma.
  4. Señales de decadencia en Roma. Así la misma causa de grandeza de Roma, que son las conquistas, es el origen de su ruina.
  5. Modificaciones políticas y sociales en Roma. Durante las guerras desaparece casi por completo el antiguo patriciado, sustituyéndole la aristocracia del dinero, que tiranizó ahora y esclavizó á la clase pobre, arrebatándolo casi todos sus derechos. Juntamente desapareció la clase media y los hombres libres del campo; decayendo por esta razón la agricultura, cuyas faenas hubo que encargar a los esclavos.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *