Historia de la civilizacion Roma Antigua Grecia Imperio Romano




roma antigua

LECCIÓN XXIII. JUICIO SOBRE LA EDAD ANTIGUA.

  1. Camino que recorre la civilización antigua. — Desde los primeros asientos de la familia humana en las extensas llanuras cercanas al Bolor y al Indu-Kus, hemos acompañado a las tribus principales de la raza blanca en sus emigraciones al S. E. y al O. hasta dejarlas establecidas en las regiones meridionales y occidentales del continente asiático.

En estos nuevos establecimientos hemos visto a cada pueblo desarrollar laboriosamente los primeros gérmenes de civilización en armonía con las condiciones de la naturaleza en los respectivos países; concentrándose en su decadencia toda la vida e historia del Asia en los pueblos costaneros del Mediterráneo, el imperio persa, la Fenicia, el pueblo hebreo y el Egipto.

Hemos hecho notar después como los principales elementos de la civilización  asiática vinieron a reunirse en el pequeño y accidentado territorio de la Grecia, encontrando allí la privilegiada raza helénica que, amaestrada con esta enseñanza, desenvolvió portentosamente su actividad, realizando progresos extraordinarios en todas las manifestaciones de la vida humana.

Y por último, hemos manifestado que cuando la Grecia concluyó su historia, y su civilización  se hallaba en decadencia, aparece Roma para recoger aquella brillante cultura, fundirla en el crisol de su propio genio, y comunicarla a los pueblos más apartados de Occidente.

Así, pues, la civilización  antigua que tuvo su origen en el remoto Oriente, recorriendo diferentes estaciones en la larga duración de aquella edad, se fue comunicando siempre hacia Occidente hasta llegar a los últimos límites del mundo entonces conocido; siguiendo de este modo la civilización  o el desarrollo de las luces intelectuales, la misma marcha que lleva la luz del sol en su movimiento aparente desde el Oriente al Ocaso.

  1. La historia y la civilización oriental. — Los pueblos orientales que representan la infancia de la humanidad, hallándose por esta causa más sometida y esclavizada a la naturaleza, desarrollaron aptitudes tan variadas como eran diferentes las condiciones de los países que habitaban. Pero en medio de esa diversidad de tendencias y caracteres puede notarse como general y suprema la idea religiosa, que domina en absoluto en la India, entre los hebreos y aun en Egipto, y que ejerce una grande influencia en los demás países.

En efecto, las especulaciones teológicas, las relaciones del hombre con la divinidad, alcanzaron en Oriente un desarrollo desconocido en los otros pueblos, naciendo allí y desenvolviéndose todos los sistemas religiosos, desde el fetichismo de los pueblos salvajes, hasta el monoteísmo de los hebreos. Sin embargo, por su limitación intelectual, y por la influencia avasalladora de la naturaleza en aquellos países, la religión oriental se hizo panteísta, confundiendo en unos  pueblos a Dios con la naturaleza y admitiendo por consiguiente tantos dioses como son los seres (politeísmo), y absorbiendo en otros la naturaleza de Dios (monoteísmo).

Entregados aquellos pueblos a la vida contemplativa, se ocuparon bien poco de los demás fines humanos ni conocieron la personalidad, el valor del hambre como hombre, ni pugnaron jamás por conquistar su libertad, perpetuándose por esta razón sin gran violencia el sistema de las castas en los pueblos teocráticos, y la esclavitud en los restantes sometidos al despotismo militar. En la ciencia y en el arte hicieron escasos adelantos; y aun sus decantados progresos en la industria eran debidos únicamente a la fuerza de la costumbre, a la repetición de unos mismos actos, transmitiéndose de padres a hijos las mismas ocupaciones.

  1. La historia y civilización  griega. — Las condiciones especiales que reviste la naturaleza en Grecia, obligando a los habitantes desde un principio a trabajar y desarrollar las fuerzas físicas, y como consecuencia las espirituales, despertaron en aquel pueblo una alta idea de su personalidad, y comunicaron a su civilización  un carácter puramente humano.

Como el hombre desaparece ante la grandiosidad de la naturaleza en Oriente, en Grecia se eleva sobre ella, la domina por completo, y no encontrando obstáculos a su prodigiosa actividad se cree con razón el rey de la tierra.   Dios y la naturaleza lo son todo en Oriente: en Grecia lo son el hombre y la humanidad.

Así se comprende que Grecia, sin preocupaciones de ningún género, y con entera libertad, consagre toda su actividad a desarrollar los fines humanos; y que su religión y su ciencia, el arte, la literatura, la industria y el comercio, y todas las manifestaciones de su vida, se relacionen inmediatamente con el hombre, que es el único ídolo de la raza helénica.

  1. La historia y civilización romana. — El Oriente con su preocupación teológica, y Grecia desarrollando casi todos los fines humanos, viven sin embargo en el aislamiento, fraccionados y divididos, cuidándose bien poco, antes bien repeliendo toda idea de asociación humana.

El hombre nada vale por sí mismo y Grecia ensalzando tanto la naturaleza humana, no le concede sin embargo otro valer que el que le presta su cualidad de ciudadano; más allá de estos estrechos limites sólo domina la división y la lucha, el odio y la repulsión.

Faltaba, pues, a la humanidad antigua el conocimiento y la práctica de más amplias ideas de asociación, el desarrollo de la unidad y fraternidad humanas.

  Roma aparece en la historia con la misión de borrar los odios y antipatías entre los hombres, haciendo de tantos pueblos enemigos un solo pueblo, comunicando a todas sus instituciones, su derecho y el tesoro inapreciable de su civilización, haciéndoles vivir en paz y extendiendo por todas partes los remansos beneficios de la vida social.

De esta manera Roma funda la unidad material de todos los pueblos; los une, aunque exteriormente en vida común, preparando así y disponiendo el reinado de la unidad moral humana, y de la fraternidad de todos los hombres.



Anuncio Publicitario


5.Qué debe la civilización universal a la edad antigua. — Concretemos ahora los progresos y adelantos que realizó la humanidad en la edad antigua, los servicios que aquellos pueblos prestaron a la civilización, y los motivos consiguientes de agradecimiento que tiene la humanidad de hoy con la humanidad de aquellos tiempos.

La antigüedad desarrolló por completo la idea religiosa en el Oriente, y desenvolvió la unidad de Dios en el pueblo hebreo, alcanzando ésta su complemento y perfección en la doctrina de Jesucristo, enseñada por la Iglesia desenvolvió la idea de libertad aplicada a casi todos los fines humanos por la Grecia; y realizó la idea social por Roma. El Oriente nos ha enseñado en conocimiento de Dios, Grecia el conocimiento del hombre, y Roma el conocimiento de la sociedad.

Tal es el resultado de la historia antigua; esta es la herencia que deja aquella edad a la edad medía; estos los servicios que debe la humanidad a los primeros pueblos civilizados.

—1. Las tribus principales da la raza blanca, partiendo del Turquestán, se establecieron al S. y O. del Asia; la civilización que en estos asientos desarrollaron, se concentro después en los pueblos a orillas del Mediterráneo, pasando a Grecia, y de aquí a Roma, que la comunicó a los pueblos occidentales. De esta manera siguió la civilización antigua la misma marcha que lleva el sol, desde el Oriente al Ocaso.

— 2. La civilización oriental fue tan variada, como los países habitados por aquellos pueblos; sin embargo la idea dominante fue allí la religión bajo sus diferentes formas, cayendo casi todos en el panteísmo, ya monoteísta, ya politeísta. Los demás linos humanos alcanzaren escaso desenvolvimiento en los pueblos orientales.

— 3. Como consecuencia de las condiciones de la naturaleza se desarrollo en Grecia una civilización realmente humana, revistiendo este carácter la religión, la ciencia. La literatura y el arte, y todas las esferas de la actividad que allí se desenvuelven en completa libertad.

— 4. Faltaba a la humanidad antigua el desarrollo de la idea social, y esto lo trajo Roma, borrando los odios y antipatías entre los pueblos, haciéndoles vivir en paz, y fundando de esta manera la unidad material del mundo antiguo, y preparando la unidad moral y la fraternidad de todos los hombres.

— 5. Concretando lo que acabamos de exponer, diremos que la antigüedad desarrolló en Oriente la idea religiosa, elevándose por los hebreos y el cristianismo a la unidad de Dios; desenvolvió la idea humana en Grecia, y realizó la idea social en Roma. Tal es el resultado de la historia antigua, que la humanidad de entonces transmite a la edad media.

— 6. Pero al mismo tiempo se perpetuaron allí ciertas imperfecciones sociales, que se comunicaron después a la edad media: tales son el aislamiento de los pueblos, a pesar de los esfuerzos de Roma y de la predicación cristiana sobre la igualdad y fraternidad de todos los pueblos; la esclavitud, o la falta de consideración al hombre por ser hombre; cuyas preocupaciones sociales pasaron a la edad media, y han llegado sus débiles manifestaciones hasta los últimos tiempos.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *