Santa Elena Vida y Obra En busca de la cruz de Cristo Biografía


Elena inició una verdadera búsqueda de la cruz de Cristo, en la que la leyenda nana que posiblemente la pudo encontrar, pero veamos antes algo de su historia. La infancia de Elena (247-330), nacida en una familia pagana, transcurrió con la imagen de las persecuciones de los cristianos, viendo como eran torturados, quemados vivos o arrojados a las fieras.

El general Constancio Cloro la tomó como concubina, y de esta unión nació su hijo Constantino. Constancio Cloro la repudió cuando fue nombrado emperador para poder casarse con la hijastra de Maximiano. También le fue arrebatado su hijo que paso a educarse en el palacio de su padre.

Muerto Constancio Cloro, su hijo Constantino ascendió al trono, y lo primero que hizo fue traer a su madre a palacio y hacer que ésta fuese llamada emperatriz y augusta. Sin duda la fuerte influencia de su madre sirvió para que el emperador Constantino dictase el Edicto de Milán en el que se prohibía la persecución de los cristianos.

Elena inició un viaje a los Santos Lugares, un viaje memorable ya que se trataba de la primera dama del Imperio que se desplazaba a estos lejanos lugares donde nació y murió Jesús. Pero su viaje te era un simple peregrinaje, sino una afanosa búsqueda de la Santa Cruz. Aquí la historia se entremezcla con la leyenda, y narra que Elena, frustrada de indagar entre los judíos, encuentra a un  Judas que le revela un secreto rigurosamente guardado entre ellos: un pozo cegado con tierra donde se encontraban las tres cruces del Calvario, ocultadas así para privar a los cristianos de su símbolo.

Llena hizo excavar el pozo y las supuestas cruces aparecieron. Para averiguar cual de las tres cruces era la de Cristo, narra la leyenda que procedió a poner encima de ellas a una cristiana enferma y moribunda que al ser colocada sobre la tercera cruz recuperó milagrosamente la salud.

La realidad de esta historia es que no hay testimonios de los restos de las cruces, como colofón final se sabe que Elena murió en un lugar no especificado de Oriente y sus restos fueron trasladados a Roma, donde reposan dentro un sarcófago en el museo del Vaticano. Su fiesta se celebra el 18 de agosto.

Fuente Consultada: Los Santos Que Nos Protegen

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Powered by sweet Captcha