San Juan Bautista Biografia Vida y Obra Bautizó a Jesus Jordan


HISTORIA DEL BAUTISMO DE CRISTO LA TRÁGICA MUERTE DE JUAN EL BAUTISTA

“Yo enviaré a quien preparará el camino delante de mí”. He aquí la promesa que Dios había hecho antiguamente al pueblo hebreo, por boca del profeta Malaquías. Y cuando los tiempos hubieron madurado, Dios quiso que la profecía se cumpliera y rué finalmente alguien anunciase en la Tierra la llegada de Cristo. Ese hombre fue Juan el Bautista, hijo de un anciano sacerdote de nombre Zacarías. Después de años de penitencia, predicó z las gentes la llegada del Redentor, preparándolas para el acontecimiento.

San Juan Bautista, su cabeza en una bandeja

Juan Bautista aparece en los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. Toda su infancia es un misterio hasta el año 27 de nuestra era, en el que empieza a predicar y bautizar. Nació seis meses antes de Jesucristo.

De la infancia de San Juan nada sabemos. Tal vez, siendo aún un muchacho y huérfano de padres, huyó al desierto lleno del Espíritu de Dios porque el contacto con la naturaleza le acercaba más a Dios. Vivió toda su juventud dedicado nada más a la penitencia y a la oración.

Como vestido sólo llevaba una piel de camello, y como alimento, aquello que la Providencia pusiera a su alcance: frutas silvestres, raíces, y principalmente langostas y miel silvestre. Solamente le preocupaba el Reino de Dios.

Era un hombre fuerte que se alimentaba de langostas, miel silvestre y vestía una piel de camello. Lucas dice de él que vivió en el desierto hasta el día de su manifestación a Israel.

La realidad es que bautizaba en la región del Jordán con el fin de limpiar los pecados de los que acudían a él. También bautizó a Jesús y lo reconoció como Mesías, cuando el Espíritu Santo descendió sobre él.

Fue quién denunció la unión incestuosa de Herodes Antipas con su sobrina Herodías, mujer de su hermano. Esto causó gran odio y Salomé, hija de Herodías, a instancias de su madre, solicitó la cabeza de Juan tras haber bailado ante el rey. Herodes le mandó ejecutar en la prisión de Maqueronte, a orillas del Mar Muerto. Después su cabeza fue ofrecida a Salomé en una bandeja de plata.

A mediados del siglo IV el sepulcro de San Juan Bautista era venerado cerca de Naplusa en Samaria. Fue profanado en tiempos del emperador juliano (361), pero San Jerónimo atestigua la persistencia del culto del Precursor en aquel lugar, siendo erigida allí mismo una basílica en el siglo VI. Su festividad se celebra el 24 de junio, este es el único santo al cual se le celebra la fiesta el día de su nacimiento.

ALGO MAS…

En tiempos de Juan gobernaba Palestina Heredes Antipas, hijo del Herodes que, para suprimir al pequeño Jesús, había ordenado la matanza de los inocentes. Herodes Antipas y su mujer, Herodías, llevaban una vida licenciosa.

Juan se propuso volverlos al camino recto, pero Antipas y Herodías lo tomaron de mal modo, y quisieron desentenderse de él. Juan, tan bueno con quienes se arrepentían de sus propias culpas era severo con los que persistían en el pecado. Hablando a las multitudes, durante sus predicaciones, seguía insistiendo: “No está permitido a los gobernantes comportarse indignamente porque son un mal ejemplo para su pueblo”.

Entonces, Herodías pensó en la forma de deshacerse para siempre de su implacable acusador. Y la ocasión se presentó durante un suntuoso banquete. Herodías tenía una hija de nombre Salomé que era una habilísima bailarina. Por el final del banquete, Antipas, ya medio ebrio, dijo a Salomé “Si alegras la fiesta con tus hermosas danzas, te daré todo lo que quieras: te lo juro”.

Apenas Salomé hubo finalizado la danza, Herodías se le acercó y le dijo: “Ahora puedes pedir todo lo que quieras. . . Pídele que haga decapitar a Juan y te traigan su cabeza en esta bandeja”.

Antipas, ya completamente borracho, accedió al monstruoso pedido de Salomé. Y he ahí el horrendo espectáculo: mientras en el gran salón todavía se come, se bebe y se baila alegremente, un guardia lleva sobre una bandeja la cabeza de Juan el Bautista.

EL BAUTISMO DE CRISTO: Juan, el hijo de Zacarías, no era un niño como todos los otros; sentía que había sido elegido por Dios para cumplir una gran misión. Pero, para predicar al pueblo la penitencia, antes había que hacer penitencia. Y Juan fue a vivir al desierto para habituarse a la soledad, al ayuno y al silencio. Lejos del mundo se está más cerca de Dios, y Dios da la fuerza para luchar contra el mal y las pasiones.

Con una única ropa de piel de camello y alimentándose sólo de langostas y miel silvestre, Juan vivió en la soledad durante casi veinte años.

El Bautismo de Jesucristo Por Juan El Bautista

Finalmente supo que era’ hora de preparar el camino al Mesías. A lo largo de las orillas del Jordán, donde Juan había comenzado su predicación, la gente se aglomeraba y escuchaba en gran silencio. Sin embargo, él no prometía honores y riquezas. “Haced penitencia —decía— porque el reino de los cielos está cercano”.

Y los que creían en él y se arrepentían de sus pecados, se hacían bautizar: se introducían en las aguas del Jordán y Juan, con aquella agua, los preparaba para recibir el don de la justificación. “Tú, que nos bautizas, ¿quién eres?” —le preguntaron algunos, pensando que era el Cristo.— Y Juan respondía: “No soy yo el Mesías. Yo os bautizo con agua, pero en medio de vosotros se halla Uno, a quien no conocéis, del que no soy digno de desatar la correa del calzado. Él os bautizará con el Espíritu Santo”.

Y un día llegó el verdadero Mesías a la orilla del Jordán; venía de la lejana Galilea, donde había vivido en meditación y en plegaria. Antes de iniciar su predicación, Jesús quiso ir al encuentro del que le había preparado el camino, y se colocó entre los que esperaban el bautismo de Juan. Él, el Hijo de Dios, quiso bautizarse como si fuera pecador, porque habió cargado con todos los pecados del género humano.

“Bautízame” —pidió Jesús. Y Juan obedeció; con mano temblorosa tomó agua y la vertió sobre la cabeza de Jesús. Y se produjo el prodigio: los cielos se abrieron y Juan vio al Espíritu Santo descender como paloma y ubicarse sobre la cabeza de Aquél a quien estaba bautizando.

La misión de Juan estaba cumplida; el “precursor” del Cristo podía finalmente anunciar a las gentes que el Mesías se encontraba en medio de ellos.

Fuente Consultada:
Los Santos Que Nos Protegen
Enciclopedia Ilustrada del Estudiante Tomo IV – Vida de Juan El Bautista –

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *