STONEHENGE Monumentos de Piedra Lugares Sagrados y de Culto


EN MEDIO DE LA LLANURA DE SALISBURY, EN EL SUR DE INGLATERRA, SE ENCUENTRA UNO DE LOS LUGARES DE CULTO MÁS FAMOSOS DE LA HUMANIDAD: STONEHENGE. NUMEROSOS MITOS Y LEYENDAS GIRAN ALREDEDOR DE ESTOS CÍRCULOS DE PIEDRA DE LA CULTURA MEGALÍTICA.

El círculo de piedras de Stonehenge, que hoy apenas se puede entrever en su grandiosidad original dado el paso de los milenios, es quizás el monumento más sorprendente de lo que la Arqueología oficial llama despectivamente desde luego la «edad de piedra».

Estos restos arqueológicos están ubicados, como expresáramos antes, en la llanura de Salisbury, unos 150 km. al SO de Londres y «causalmente», parece que el templo fue ubicado allí (pese a que las piedras utilizadas en su construcción estaban a 300 km. de distancia) porque en ese lugar las líneas dirigidas hacia los puntos de salida y puesta del Sol en el solsticio de verano forman un ángulo de 90°.

Tiene más de 5000 años. Antes de que se levantaran las primeras pirámides egipcias los constructores de Stonehenge, «tribus primitivas de cazadores», ya empezaron a trabajar en el lugar al que volvieron una y otra vez durante 2000 años.

Esta simple evidencia arqueológica nos lleva a reflexionar que difícilmente se trate de un monumento funerario: ¿dos mil años para construir y embelleceruna tumba?, ¿quién se acuerda de un muerto, por ilustre que sea, luego de 2000 años y cientos de generaciones?

Más verosímil es pensar en un monumento astrológico que fue reuniendo y plasmando el conocimiento adquirido a través de siglos, como luego veremos. Stonehenge fue a la vez santuario y observatorio, y su importancia para la civilización que floreció en la zona se desprende del tiempo que se mantuvo como un interés primordial entre ellos.

En reconstrucción de las gigantescas ruinas de Stonehenge muestra que el “templo” consistía en Una muralla exterior de treinta monolitos (del griego “monos”, uno y “litos”, piedra), coronados y unidos por grandes piedras a manera de arquitrabe. En el interior se levantaba un segundo cerco de cuarenta piedras, más pequeñas, llamadas por los arqueólogos “piedras foráneas”.

Estas piedras pertenecen, en efecto, a una variedad de roca inexistente en la zona donde se levanta el monumento; la cantera más cercana al mismo se encuentra nada menos que a 300 Km. de distancia. Los arqueólogos, ante la imposibilidad de explicar de otro modo la titánica empresa de transporte, han formulado la siguiente hipótesis: Los antiguos constructores habrían residido originalmente en la zona de la cantera y levantado allí su primitivo “templo”. Luego, obligados a emigrar, por motivos ignorados, no quisieron abandonar estas piedras consagradas y las llevaron a su nueva morada.

Esta conjetura se refiere, sin embargo, sólo a un aspecto del misterio: el porqué de la empresa. No contempla el otro aspecto, el de cómo llevaron a cabo la tarea aquellos hombres prehistóricos.

Las piedras azules son de dolerita o riolita y se denominan así porque al mojarse con agua de lluvia adquieren una tonalidad azulada. Pesan entre 3 y 6 tn. cada una proceden del sur de Gales. Se extrajeron en los Montes Prescelly y se llevaron por tierra hasta el puerto Milford Haven donde se cargaron en barcazas y recorrieron el Canal de Bristol ; se descargaron en Christchurch y se llevaron de nuevo unos 70 km. por tierra hasta Stonehenge. El recorrido total es de más de 300 kms entre los trayectos terrestres y el marítimo.

Raras veces en la historia una construcción ha podido ocultar su secreto tanto tiempo corno estas disposiciones de piedra circulares que se alzan en la llanura de Salisbury, en el sur de Inglaterra.

Stonehenge sigue planteando numerosos enigmas a arqueólogos, historiadores y jóvenes de la new age. Lo cierto es que este singular emplazamiento ya existía en el período del mesolítico (unos 8.500 años a.C.) corno lugar de culto y de sepultura. El nombre deStonehenge proviene supuestamente del inglés antiguo Stanhengist, que significa algo así como “piedras colgantes”.

La construcción de este centro, con sus impresionantes megalitos —grandes bloques de piedra empleados corno material de construcción para sepulcros y lugares de culto— y trilitos —puertas formadas por rocas verticales que soportan una piedra colocada horizontalmente—, duró cerca de 2.000 años y puede dividirse en tres fases.

En la primera fase, hacia el año 3100 a.C., se excavaron una tumba y una pared circular de unos 100 m de diámetro. Hacia al año 2500 a.C. empezó la segunda fase de construcción. Se erigieron los primeros megalitos y se corrigió el acceso nordeste en dirección a la salida del sol. La inmensa precisión con la que se efectuaron los cálculos para esta corrección continúa asombrando a los científicos actuales.

ALGUNOS DATOS

*Centro religioso: Desde el año 8500 a.C., aprox.

* Primera fase de construcción: Hacia el año 3100 a.C.

* Segunda fase de construcción: Hacia el año 2500 a.C.

* Tercera fase de construcción: Hacia el año 2000 a.C.

* Tiempo de construcción: 2.000 años. aprox.

Hacia el año 2000 a.C. comenzó la tercera fase, durante la cual se erigieron más megalitos de varias toneladas de peso y se creó el denominado círculo de Sarsen, que consta de 30 bloques de arenisca—cada uno de unos 4,25 m de alto y de unas 25 toneladas de peso— y tiene un diámetro de 30 m. Sobre estos bloques se colocaron piedras transversales de unas 7 toneladas cada una, labradas según la curvatura del círculo.

Estas se fijaron a los pilares con pernos, lengüetas y muelles, en una clara demostración de las influencias de la Edad del bronce. En el interior del círculo se colocaron cinco trilitos (foto) en forma de herradura.

Las piedras, los pilares y las traviesas están dispuestos según las posiciones de los solsticios y de los equinoccios. Se ignora todavía si Stonehenge se utilizó alguna vez como observatorio astronómico. En el centro de los círculos se alza un altar de arenisca verde. El resto de piedras del círculo interior son de un tipo de basalto muy frecuente en las Preseli Hills, en el actual Gales.

El tamaño del monumento, el origen de las piedras, la orientación de la «construcción» (de noreste a suroeste), la mano de obra y el tiempo empleado en su construcción, indican que Stonehenge era algo más que un mero punto de reunión de agricultores neolíticos. Las explicaciones abundan, y casi todos los arqueólogos coinciden en que debió implicar una función religiosa. Pero nadie que haya visto salir el sol sobre las grandes piedras, en el solsticio de verano, puede dudar de que Stonehenge cumpliera además una función astronómica.

Estas gigantescas piedras debieron transportarse desde 380 Km., una misión casi imposible en aquellos tiempos. Según la leyenda, el fabuloso mago Merlín atribuía a este tipo de roca unas propiedades muy especiales. El mito de Stonehenge aún sigue vivo, y su atractivo como lugar misterioso y de culto mágico permanece intacto. Año tras año acuden a esta llanura miles de turistas y visitantes.

En el centro se encuentra la “piedra del altar” de 4,8 metros de altura de largo, yace sobre el terreno. Esta es una piedra con un alto contenido de aluminio, lo que le da un brillo muy especial al recibir luz solar. Es de arenisca verde.

Desde 1986, Stonehenge forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y cuenta con una protección especial por parte del gobierno británico. Desde entonces, el acceso al círculo de Stonehenge está prohibido. Tan sólo dos veces al año, coincidiendo con los dos equinoccios, la British Druids Society puede acceder al recinto con el fin de celebrar una misteriosa ceremonia celta.

Los impresionantes megalitos siguen dando que hablar a los científicos y expertos. Los trilitos presentan signos de la naciente Edad del bronce. Stonehenge ha sido designada candidata a convertirse en una de las 7 nuevas maravillas del Mundo.

Descripción
A través de los restos hallados se ha podido reconstruir la forma original de esta maravilla del neolítico. Se sospecha que su construcción fue por etapas a través de muchos siglos y con largas interrupciones intermedias. Se trata resumidamente de una serie de círculos y semicírculos concéntricos de terraplenes de tierra, foso, pozos, piedras erguidas y trilitos (tri = tres, litos piedras, es decir dos piedras erguidas como columnas y una tercera colocada como dintel encima de ambas).

El diámetro máximo es de unos 90 metros, correspondiente al límite externo del círculo: un terraplén de tierra que limita un foso circular. De afuera hacia adentro tenemos:

1) El foso circular flanquedo por dos terraplenes. El terraplén interno tenía originalmente unos 2 metros de altura. Estaba formada por cascotes de greda y piedra extraídos del foso circular.

2) El círculo de los hoyos de Aubrey. Son 56 pequeños pozos dispuestos a intervalos regulares. Fueron descubiertos por John Aubrey (1626-1697), y están cerca del terraplén interior.

3) Más hacia el interior se han descubierto dos círculos concéntricos de 30 hoyos cada uno, llamados «hoyo Y» (el más exterior) y «hoyo Z» (el más interior). Una hipótesis sostiene que estos hoyos eran un posicionamiento más exterior del Círculo Sarsen.

4) El Círculo Sarsen, de 30 metros de diámetro. Esta formado por treinta piedras erguidas (de unas 25 toneladas promedio) acabadas con un dintel continuo de piedras de unas 7 toneladas de peso. Estas piedras (igual que las de la herradura interior) son las mayores del monumento y se llaman rocas Sarsen. Provienen de Marlborough Downs, a 30 kilómetros al norte de Stonehenge.

El resto de las piedras (con un promedio de 4 toneladas de peso), llamadas «piedras azules» (por la tonalidad del granito que las compone), provienen de las montañas Preseli al sudoeste de Gales, a 300 km. de distancia y habrían sido transportadas hasta Stonehenge (según una hipótesis) por vía marítima, bordeando la costa galesa y aprovechando luego algunos ríos navegables. Un esfuerzo increíble para transportar casi 80 bloques desde tan lejos.

Las piedras del círculo Sarsen no están puestas en bruto sino que fueron trabajadas con martillos de piedra hasta darle forma de monolitos. En la parte superior hay una saliente convexa que se corresponde con una hoquedad en los dinteles que permite el encastre preciso de las piedras y las mantiene inmóviles.

5) El Círculo de Piedras Azules, de unos 25 metros de diámetro, formado por 60 piedras de menor tamaño, de las cuales se conservan muy pocas en su lugar.

6) La Herradura o Semicírculo Sarsen, formada por cinco trilitos, los de may or tamaño y peso llegan a las 45 toneladas. La abertura de la «herradura» se orienta hacia la «avenida», una «calle» recta marcada en la tierra gredosa que se dirige al punto de la salida del Sol en el solsticio de verano, el 21 de Junio. Esta calle está flanqueda por dos fosos con sus correspondientes terraplenes paralelos a ambos lados.

7) La Herradura de Piedras Azules, formada por 19 piedras menores y abierta en la misma dirección de la herradura mayor más externa, unos dos metros hacia el interior. Digamos como dato importante que las piedras hacia el centro de las herraduras, es decir, cerca del eje del monumento, son mayores, como indicando un crecimiento alrededor del eje y un decrecimiento hacia el otro extremo.

Aparte de estas sucesivas disposiciones concéntricas hay algunas piedras especiales colocadas en distintos lugares del monumento:

1) La piedra Altar, ubicada en el centro de la herradura de piedras azules. Actualmente está caída pero originalmente debió estar erguida como un pilar central.

2) La piedra «Talón» (Heelstone), ubicada en el medio de la avenida de entrada, fuera del terraplén más externo del foso circular. Esta piedra (junto con la del Altar), marcan el eje del monumento que se orienta hacia la salida del sol en el solsticio de verano.

3) Cuatro piedras de «estación» colocadas en los circuios de Aubrey; dos de ellas alineadas estaban ubicadas en sendos pequeños pozos rodeados de un terraplén de tierray greda. A los túmulos donde iban estas dos piedras, yaperdidas, se los llama los túmulos Norte-sur, porque marcan esa dirección, o lo que es lo mismo: el lugar de la salida y puesta del Sol hacia los equinoccios. Las otras dos, no rodeadas por tierra, marcan el eje cuyo extremo norte indica el punto de la puesta del Sol el día del solsticio de verano y el sur la salida del sol en el solsticio de invierno. En resumen las líneas definidas por estas cuatro piedras «estacionales» marcan los límites máximos del orto y ocaso no sólo del Sol sino también de la Luna según investigaciones recientes.

4) Por las huellas dejadas en el terreno había seguramente dos piedras en la intersección de la avenida con el foso, como una puerta ceremonial, por cuyo centro se vería la salida del sol en el solsticio de verano, apareciendo detrás de la Heelstone. Una de ellas, caída hoy hacia un costado, es llamada la «piedra del sacrificio».

¿Cuál era la finalidad de Stonehenge?
La complicada planificación y elaboración, y los miles de horas de trabajo empleados en su construcción demuestran la importancia de Stonehenge. Y el hecho de que los arquitectos necesitaran las areniscas azules y verdes de Gales parece indicar que estos megalitos eran ingrediente fundamental para la proyección del lugar. Evidentemente, Stonehenge no se diseñó para servir simplemente como lugar de reunión. ¿Para qué, entonces? Existen algunos indicios sobre su posible finalidad.

En el solsticio de verano, el sol sale entre la piedra Talón y otra ya desaparecida. ¿Podría el lugar haber sido diseñado para exponer los restos de los antepasados a los rayos vitalizadores del sol en este momento tan significativo del año? Las cremaciones descubiertas en los 56 orificios de Aubrey demuestran que aquí se celebraban ritos funerarios, y es posible que los mismos simbolizaran ingresos al más allá.

El astrónomo estadounidense Gerald Hawkins ha utilizado un ordenador para descifrar muchos alineamientos de piedras, llegando a la conclusión de que Stonehenge era un sofisticado observatorio celeste. Pero es muy dudoso que las observaciones fueran precisas y que los antiguos procurasen objetivos similares a los de los científicos actuales. Probablemente su principal interés residiera en establecer un calendario básico y determinar los movimientos de los cuerpos celestes por motivos religiosos.

Los constructores de Stonehenge no eran gente primitiva, de vida campesina. Aun cuando no dejaran ningún testimonio escrito, es muy probable que poseyeran conocimientos y técnicas importantes. Tal vez nadie haya acertado aún con la verdadera función de Stonehenge. Y quizá tenga razón John Michell, el estudioso británico del esoterismo, cuando insinúa que Stonehenge era «un templo cósmico dedicado a los doce dioses del zodíaco, que representa la cosmología ideal, la imagen perfecta y completa del universo».

La crónica más cercana a la realidad indicaría que las 80 piedras que pesan -toneladas cada una habrían sido movidas por trineos y carros con ruedas hasta la costa galesa. Colocadas sobre balsas fueron remontadas río arriba por e. Severn y luego por otros ríos interiores hasta el lugar donde fueron finalmente emplazadas. Es probable que esa zona estuviese poblada por seres de la edad de bronce que quizá hayan sido precursores de los CELTAS y aunque no hay pruebas concretas, algunos los asocian a los DRUIDAS, misteriosos personajes que realizaban sacrificios con animales y a lo mejor, con humanos. John Aubrey (1626-1697), estudioso de la Antigüedad, vinculó a Stonehenge con los druidas, aunque el monumento de piedra es anterior en unos dos mil años a los tiempos reales de los druidas.
Stonehenge fue probablemente un espacio ritual, un templo, una tumba o un lugar de reunión para festivales, aunque hay quienes sostienen que ver la puesta o salida del Sol cerca del enorme túmulo produce sobrecogimiento y la sensación de que, además, debió haber tenido algún motivo estelar.

PARA SABER MAS…
Respecto al uso como Monumento Astrológico, explica Norma Palma en su libro: “Huellas en el Cielo”:

Por su parte, el investigador arqueólogo Walsey, luego de estudiar los trabajos de sus predecesores respecto de Stonehenge y de compararlo con los pueblos de oriente, afirmó que: «… sí un sabio brahmán hubiera contemplado estas ruinas habría podido comprender más de su diseño que nosotros, y descubrir algunos vestigios de un arte completamente desconocido para el momento actual».

Algunos detalles astrológicos del monumento:
1) Cuatro «estaciones» simbolizadas por las cuatro piedras que marcan los extremos del año solar, extremos que están en correspondencia con los cuatro elementos en su forma cardinal (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio).

2) Los treinta días promedio del mes, con sus noches (los bloques de piedras erguidos) y sus días (los espacios entre piedras, que dejan pasar la luz a un observador interior). Los 30° de cada signo, y más hacia adentro, los 60′ de cada grado (el Círculo de piedras Azules), también representan claramente un ciclo de 60 años, ciclo humano fundamental que es la composición de varios ciclos planetarios y de progresión básicos (2 ciclos soli-lunares progresados, 2 ciclos de Saturno, etc.)

3) Lunaciones y eclipses: Los hoyos de Aubrey servían para predecir lunaciones y eclipses y sus posiciones mediante observación directa según se ha determinado mediante estudios computarizados. Los agujeros de Aubrey son 56 = 2 x 28, pues 28 es el número de días del mes lunar y un importante ciclo de 4 veces 7 (cuatro semanas, o cuatro ciclos de siete años en que se completa la evolución humana, física y emocional).

4) Las herraduras interiores son como un «cuenco» abierto a la energíacósmica del solsticio de verano. Las piedras de «fondo» del «cuenco» (las que enfrentan al solsticio), son más pesadas, como simbolizando el día «mayor» del Sol Victorioso, la plenitud de la vida y el punto culminunle del ciclo, al igual que la Luna Llena en el ciclo Lunar.

Las piedras de la herradura mayor son 10, dispuestas encinco trilitos, ¿representan los 10 planetas y los cinco elementos tradicionales, los cuatro que utilizamos y el éter, el elemento «central». Esta herradura Sarsen sería claramente «solar».

5) La herradura de piedras azules, interior a la gran Herradura Sarsen, tiene 19 piedras, un número a la vez simbólico y astronómico: es el número de ciclo Saros de los eclipses, del ciclo nodal y la nutación del eje terrestre, todo relacionado entre sí, lo que indica un conocimiento astronómico avanzado. Esta herradura, interior, más pequeña, con piedras más livianas, sería de carácter «lunar».

6) Y finalmente algo muy curioso y sugestivo: En las proximidades de Stonehenge se han desenterrado piedras semipreciosas procedentes de Egipto, Europa Central y la costa oriental de Inglaterra. Las piedras egipcias datan de 1400 años a.C.

Fuente Consultada:
100 Maravillas del Mundo-CNICE-Wikipedia-Encarta
Huellas del Cielo de Norma Palma de Sindona

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Powered by sweet Captcha