Las Monedas

Etapas de la Evolucion del Desarrollo Tecnológico Historia Cientifica

HITOS EN LA HISTORIA DEL DESARROLLO TECNOLÓGICO-CIENTÍFICO

fuego

1.El fuego: Además de la fabricación de herramientas, otro hecho que diferenció a los homínidos de sus parientes los primates fue el control de! fuego. Ver cómo un rayo hacía arder un bosque o una mata de arbustos era bastante común, pero hasta hace 500.000 años el hombre no supo controlar el fuego. Si bien existen indicios de su uso controlado en Sudáfrica hace 1,5 millones de años, estos no son conduyentes. En cambio, se han encontrado restos de carbón, semillas quemadas y huesos carbonizados de hace unos 500.000 años que indican que ya los homínidos sabían encender y mantener el fuego. Sin embargo, hasta 3000 a. C. el hombre no aprendió a controlarlo. El dominio del fuego fue un gran avance, ya que podía utilizarse para cocinar, calentarse, iluminarse o protegerse de los depredadores. (Ver Más…)

hacha de piedra

2.Herramientas Primitvas:  Hace unos 500 000 años el hombre dio un gran paso: comenzó a hacer herramientas con las piedras. Este hombre primitivo de la Edad de Piedra está astillando un trozo de pedernal para hacer una herramienta. La primera herramienta reconocible fabricada por el hombre es el hacha de mano, utilizada para rascar, cortar y golpear. Estaba hecha de sílex o de cualquier otro tipo de piedra fácil de afilar. Nuestros antepasados comenzaban extrayendo lascas hasta obtener la forma de un hacha y aprovechaban estas últimas como cuchillos o rascadores. (Tanzania; año 60000 a. C; piedra; Instituto Británico de H istoria y Arqueología, Dar-es-Salam) (Ver más…)

agricultura en el neolitico
3. Agricultura: Otro gran avance se produjo miles de años después al iniciar trabajos agrícolas, unos 10.000 años antes de Cristo. En el Medio Oriente la gente comenzó a establecerse en pequeñas aldeas agrícolas.La agricultura cambió el modo de vida del ser humano y marcó el ¡nielo del Neolítico o Edad de Piedra tardía, que Implicó profundos cambios sociales.La cultura del Neolítico surgió en Oriente Próximo alrededor de 8500 a. C, Influenciada por los natuflenses de Palestina, llamados protoneolítlcos, que ya cosechaban grano con hoces. . (ver mas…)

domesticacion de animales

4. La domesticación de los animales: Alrededor de 7000 a. C, las comunidades asentadas, sobre todo en Oriente Medio, empezaror a diversificar y optimizar los recursos. Fue entonces cuando comenzaron a domesticar animales. Gracias a la técnica de datación por radiocarbono, se sabe que, en torno a 9000 a. C, ya había ovejas domesticadas en el norte de Iraq, mientras que los primeros indicios de domesticación de ganado vacuno datan de 6000 a. C. (Ver más…)

ceramica del neolitico

5.Cerámica. Entre 7500 a. C. y 250 a. C, la cerámica Jomon japonesa era una de las formas artísticas más decorativas.  A medida que los agricultores produjeron más alimentos, ya no fue necesario que todos se dedicaran a los cultivos y algunos hombres pudieron dedicar más tiempo a hacer vasijas y herramientas que canjeaban  por alimentos.Las primeras vasijas de cerámica se fabricaron en Japón hace unos 10.000 años. Pertenecen al período Jomon, que abarcó de 7500 a 250 a. C. Con anterioridad, se fabricaban con madera o piedra, por lo que el uso de la arcilla supuso un gran avance tecnológico. La arcilla se mezclaba con arena o con restos de materia orgánica para que no se contrajera durante el secado. Tras secarse al sol, las vasijas se cocían en crisoles domésticos o en hogueras y, más adelante, en hornos excavados en la tierra.

aldea del neolitico

6.Primeas Aldeas: Las pequeñas aldeas agrícolas fueron convirtiéndose gradualmente en ciudades, y fue mayor la cantidad de gente que comenzó a trabajar en tareas no agrícolas. Al principio, cuando las ciudades eran aún muy pequeñas, los habitantes salían todos los días de la población para trabajar en el campo. Después, más personas comenzaron a trabajar como artesanos, comerciantes, o mercaderes. En las distintas partes del mundo, la gente comenzó a fabricar herramientas, a cultivar la tierra y a vivir en la ciudad en épocas diferentes. Los sumerios de la Mesopotamía vivieron por primera vez en ciudades hace unos 5 500 años. En el valle del Indo, donde está hoy Pakistán, se levantaron muchas ciudades muy bien trazadas desde alrededor del 2300 a. C. Pero en Europa, aún en el siglo IX de la Era Cristiana, muchas poblaciones no eran otra cosa que un grupo de chozas cercadas por un muro. Todavía hay gente en el mundo que no siembra la tierra y vive de la caza y sus reservas. Y en muchos países los artesanos aún trabajan en el hogar, del mismo modo que lo han estado haciendo  durante siglos.

invencion de la imprenta

7.La Imprenta: El desarrollo de la Imprenta fue un hito Importantísimo del siglo xv. Es indudable el Impacto que provocó en cuanto a la difusión de las ¡deas humanistas y la expansión del Renacimiento por toda Europa. En siglos anteriores, los viajeros y los cruzados habían dado a conocer en Europa las técnicas de fabricación de papel originarias de China y Oriente Medio. En consecuencia, se fundaron importantes núcieos dedicados a la industria papelera en Italia, Alemania y Francia. (Ver Mas…)

uso de la energia en la historia

8.Uso de Diversas Energías: El hombre utilizó herramientas desde la Edad de Piedra. Pero hasta el siglo XVIII las herramientas y las máquinas fueron impulsadas por el viento, el agua, la fuerza humana o animal, o funcionaban por elementales principios mecánicos. Después el hombre descubrió la forma de utilizar el vapor para hacer funcionar las máquinas, las que eran más veloces de lo que hubiera podido lograr la fuerza humana. Las nuevas máquinas se instalaron en las fábricas.

taller revolucion industrial

Aquí vemos mujeres en una fábrica textil del siglo XIX. (Ver Más…)

ciudad de la revolucion industrial

9 Anteriormente, muchos artesanos y las mujeres habían trabajado en el hogar, con sus propias herramientas y máquinas, pero ahora empezaban a trasladarse a las ciudades para trabajar en las fábricas. Las ciudades fueron creciendo más y más. En los Estados Unidos el número de gente que vivía en las ciudades se triplicó entre 1820 y 1840. Hubo mucha gente que descubrió que allí podía ganar más dinero que en el campo, pero las condiciones de vida eran peores. Tenían que vivir en barrios bajos superpoblados debido a la escasez de viviendas.

energia moderna: petroleo, plastico y electricidad

10. Petroleo, Plástico y Electricidad: la investigación de tres nuevos elementos revolucionan el mundo del transporte, comunición y producción industrial. El petróleo dió popularidad al motor de combustión interna, alimentado con gasolina. A su vez, en la medida del aumento de consumo, se fueron descubriendo nuevos métodos de refinamiento del “crudo”, como el craqueo térmico y catalítico. Gracias a los catalizadores, se aceleró el proceso de craqueo, mejorando el rendimiento del petróleo. Más tarde la introducción del plástico fue una de las grandes Innovaciones de la época. Fue el resultado de los conocimientos que se iban adquiriendo sobre la industria petrolífera, y de las crecientes mejoras experimentadas en el proceso de refinamiento del petróleo. La electricidad
Si el vapor fue el combustible por excelencia de la Revolución industrial y del siglo XIX, la electricidad fue la principal fuente de energía del siglo XIX. En 1914 ya se generaba y se utilizaba en motores y otros aparatos. Sin embargo, a principios de siglo XX hubo un gran aumento en la producción de electricidad, a medida que los hogares europeos y estadounidenses comenzaban a utilizarla. Tanto en las fábricas como en otras industrias, la energía eléctrica y los motores de combustión interna sustituyeron casi por completo al vapor. Aunque al principio se utilizaba corriente directa en la mayoría de lugares, pronto se cambió a corriente alterna porque era mucho más fácil de transportar a largas distancias sin pérdidas significativas. (Ver Más…)

aeroplano de los hermanos wright fly II

11. Los Transportes: Los automóviles y los ferrocarriles cambiaron el concepto de distancia de los seres humanos de un modo fundamental. Por primera vez, las personas y las mercancías podían cubrir grandes distancias. Además de los progresos en el transporte terrestre y marítimo, esa época vio también cómo los humanos levantaban el vuelo por primera vez. En 1903, los hermanos Oville y Wilbuf Wright llevaron a cabo el primer vuelo con éxito en una máquina controlada más pesada que el aire. Consiguieron esta notable hazaña tras años de experimentación con planeadores y mecanismos de control. Siguieron mejorando sus diseños y, por fin, en 1905, crearon su primer aparato volador, que se mantuvo en el aire durante más de 30 minutos.

Marcno, comunicacion sin hilos

12. Comunicación Por Cable y Aire: Si el telégrafo fue la Innovación más importante para las comunicaciones escritas, la invención del teléfono en 1876 iba a revolucionar la comunicación oral. Alexander Graham Bell, un inventor escocés-americano, fue la primera persona que consiguió una patente para transmitir sonidos de labia a través de cables eléctricos en 1876. El trabajo de Bell se basaba en los principios de solido y electricidad, y su patente se considera la más valiosa de las jamás concedidas. Marconi transmite señales inalámbricas
El ingeniero y físico italiano Guglielmo Marconi perfeccionó el aparato de Hertz para generar y recibir ondas electromagnéticas. En 1901, Marconi pudo transmitir y recibir mensajes en código Morse a través del Atlántico. Siguió perfeccionando el aparato, que acabaría llevando a la invención, en 1906, de la primera transmisión por radio por parte de Reginald Fessenden. Aquí vemos a Marconi trabajando en un aparato similar al que transmitió las primeras señaíes a través del Atlántico.

linea de montaje fordismo

13. El Fordismo:  Henry Ford inventa una nueva forma de producción en serie, utilizando un sistema conocido como “cadena de montaje”, donde cada operario parado frente a un cinta realiza sólo una tarea repetitiva en la secuencia productiva. Por ejemplo estas mujeres trabajan en una fábrica de heladeras. Cada obrera coloca una parte distinta del refrigerador, a medida que va pasando por la cinta transportadora. En los países altamente industrializados, un gran número de personas trabaja en fábricas. Cuando un país se industrializa, por lo general el nivel de vida de la gente sube. Sin embargo la industrialización tiene también sus desventajas. A menudo, las ciudades están superpobladas y hay escasez de viviendas. Las fábricas suelen contaminar el aire, el agua o la tierra con sus desechos. Las comunidades industriales acumulan gran cantidad de desperdicios a medida que la gente tira sus coches, cocinas y muebles viejos, y envases usados. Otra desventaja está en que la industria utiliza enormes cantidades de minerales, tales como el hierro. Los países industriales también necesitan grandes cantidades de carbón y petróleo como fuente de energía. El carbón, el hierro y el petróleo se encuentran en yacimientos subterráneos. En lo que va del siglo XX el hombre ha utilizado cada vez mayores cantidades de estos yacimientos. Y aunque los recursos de que dispone la tierra son muy vastos, no durarán para siempre.

fision del atomo

14. La Energía del Átomo: Las armas nucleares y las centrales atómicas desencadenan parte de la energía de cada núcleo atómico.El combustible nuclear es una forma tan concentrada de energía, que un kilogramo de uranio produce una cantidad de energía semejante a la de 400 barriles de petróleo, suficiente para satisfacer la demanda diaria de una ciudad de 300.000 habitantes. La energía proviene de las fuerzas que mantienen unidos los núcleos y los átomos. En las plantas nucleares esta energía se obtiene al separar los núcleos atómicos, en un proceso llamado fisión nuclear. El uranio es el elemento empleado debido a que sus inmensos núcleos son inestables por naturaleza y fáciles de dividir. El calor liberado por la fisión se utiliza en las plantas nucleares para producir el vapor que acciona turbinas generadoras de electricidad. Se emplean diversos sistemas, incluidos los de enfriamiento por gas, por agua y por sodio. Cada uno de éstos tiene sus ventajas e inconvenientes, pero todos generan desechos radiactivos que mantienen su peligrosidad durante largo tiempo. Dado que la fisión requiere un material tan escaso como el uranio, y debido a los riesgos que genera, los científicos piensan que el futuro de la energía nuclear se encuentra en la fusión nuclear. La energía nuclear también es utilizada para crear devastadores armamentos, como fue el caso en Nagasaki e Hiroshima (Japón) para finalizar la 2GM.

15: Viajes Espaciales: Primer Hombre en llegar la Luna, el 20 de julio de 1969, se convirtió en el primer hombre que pisaba la Luna. Millones de pegadas al televisor fueron testigos de la Armstrong, junto a Aldrin y Michael Collins, sus dos compañeros de la misión espacial Apolo XI, cumplían así un de la Humanidad. Armstrong, murió el 25 de agosto de 2012 en Cincinnati, por una afección cardíaca.

londres vista aerea siglo xx
16.  Londres se extiende a lo largo de kilómetros. En el siglo XX las ciudades continúan creciendo. Un país que cuenta con gran cantidad de fábricas se considera un país industrializado. Por lo general a medida que un país se va Industrializando, hay más gente que se traslada a las ciudades en busca de empleos. El número de gente aumenta por lo regular rápidamente en las ciudades. En el Japón, sólo el 18% de la población vivía en las ciudades en 1920. Hacia 1972, esta cifra había subido al 70%. Durante este siglo, muchas ciudades europeas y norteamericanas han tratado de mejorar las malas condiciones de la vivienda. Se han derribado casas viejas para construir en su lugar bloques de departamentos. Estos son limpios y modernos, pero a menudo la gente se siente aislada en ellos. Las madres temen que sus hijos se caigan de los balcones, y la gente se siente molesta con el ruido de los vecinos. Así es que los médicos consideran que la vida en edificios altos de varios pisos, es mala para la salud mental.

ordenador de la segunda guerra mundial eniac a valvulas

17. Válvula Electrónica Aplicada al Primer Ordenador: Uno de los avances más importantes del período que abarca los años 1914 a 1950 fue el desarrollo de los ordenadores. Las máquinas de calcular se habían utilizado desde tiempos remotos, empezando por el abaco y pasando por la máquina diferencial de Babbage, la regla de cálculo y, finalmente, las máquinas estadísticas de Hollerith, que son aparatos mecánicos que pueden realizar operaciones aritméticas como la suma, la resta y la multiplicación. Sin embargo, el concepto de ordenador moderno nació tras el desarrollo de ordenador electrónico de uso general. Arriba vemos el panel del ordenador ENIAC de IBM En 1946 se puso en funcionamiento el ordenador ENIAC. Este gigante no era muy avanzado tecnológicamente y tenía muchas limitaciones, pero fue un gran avance comparado con sus predecesores, puesto que podía calcular 5.000 sumas por segundo. Ocupaba un espacio de 15×9 metros y tenía miles de tubos de vacío, condensadores y relés. Aunque fue diseñado para colaborar en la guerra, se acabó de construir una vez esta hubo terminado. Los primeros cálculos de ENIAC se emplearon para diseñar la bomba de hidrógeno.

microprocesador de silicio

18. Chip de Silicio o Microprocesador: La “revolución del silicio”, gracias al diminuto chip de silicio, un enorme potencial informático y sofisticados sistemas de control pueden comprimirse en pequeñas computadoras y dispositivos computarizados. El chip de silicio, o microchip, un pequeño disco de unos cuantos milímetros de diámetro, en el que se graban las conexiones de numerosos transistores. En los microchips más simples, como los empleados en los aparatos estéreo personales, se utilizan no más de una docena de transistores. Pero los asombrosos microprocesadores de una computadora son chips con un millón o más de transistores, unidos todos en un solo circuito integrado.La aparición de los microprocesadores, en 1971, dio origen a una revolución en la computación, ya que se podían construir circuitos complejos en un espacio muy pequeño, y su reproducción era fácil y económica. Con los microprocesadores vinieron las primeras microcomputadoras, de un tamaño que permitía su instalación en un escritorio o inclusive llevarlas en el bolsillo. La existencia de los microprocesadores significa que los circuitos de control computarizados altamente sofisticados pueden encontrarse no sólo en las computadoras, sino también en muchos aparatos eléctricos, incluyendo calculadoras de bolsillo, cámaras, relojes, equipos de sonido y televisores.

Dolly oveja clonada

19. Genética y Biología Molecular: Los avances en biología molecular de la segunda mitad del siglo XX tuvieron un impacto trascendental en eí ser humano. Todo empezó con el descubrimiento del material genético, el ADN, en 1953 por James Watson y Francis Crack, de la Universidad de Cambridge. Aunque mucho del trabajo para intentar entender la genética a nivel celular se había realizado en los años anteriores, la brillante visión de Watson y Crick hizo encajar el rompecabezas. Dolly, la oveja clonada: El primer animal en ser clonado a partir de una célula adulta no reproductiva fue una oveja, a la que llamaron Dolly. Su clonación exitosa a partir de células mamarias demostró el potencial de las técnicas de clonación y también abrió debates éticos. Creada en el Instituto Roslin de Escocia, Dolly vivió casi siete años antes de ser sacrificada en 2003.

internet red de redes

20. Internet: Nace a partir de un proyecto militar-cientifico para conectar varias universidades y centros de investigación en EE.UU. y con el tiempo esta “red de redes”, llamada Internet supone el medio por excelencia para obtener información de los más variados temas a cualquier hora del día y sin necesidad de moverse de casa. Así, se pueden conocer las noticias de última hora, ver el tráiler del próximo estreno de cine, visitar lugares lejanos, reservar los billetes de avión para las vacaciones, contactar con personas de todo el mundo o comprar cualquier cosa que a uno se le pueda ocurrir. Esto se debe a que la información disponible en Internet es casi ilimitada, y aumenta día a día. Las empresas vieron en la red primero un medio para anunciarse y, actualmente, una vía para atender a sus clientes y ofrecer sus productos. Muchas instituciones públicas y privadas la utilizan para dar a conocer sus actividades y publicar datos de interés general o de un tema específico. Y los particulares disponen de un número creciente de servicios accesibles a través de Internet.

Fuente Consultada:
Historia de los Inventos Edit. hfullman
Ciencia Explicada Edit. Clarín
El Hombre y Su Medio Ambiente Edit. Sigmar

Caballo Salvaje de Przewalski Características e Historia

HISTORIA DEL ÚLTIMO CABALLO SALVAJE

De hermosa estampa y músculos de acero, recorre todavía en manadas la tundra manchuriana, defendiendo a feroces mordiscos, frente al acoso del hombre y al ataque del tigre, su libertad y su vida.

Los antepasados de los actuales equinos tuvieron dos características fundamentales. Eran generalmente de menor alzada y jamas pudieron ser domesticados por el hombre, que compartió con ellos el período paleolítico. Aunque parezca extraño, en nuestros días queda un representante, un tanto remoto, de esos corceles de crin erecta y muy larga; nos referimos al caballo de Przewalski, descubierto por el viajero ruso de ese apellido que visitó el noroeste de Sinkiang, entre la Mongolia Exterior y el Kirghizistán, en 1879.

Se trata del último caballo salvaje propiamente dicho, ya que el resto de los animales considerados “antecedentes equinos”, como los asininos, los hemíonos y los onagros o asnos salvajes, han estado sometidos al hombre desde la antigüedad.

Este caballo es de talla mediana, de 1,30 a 7,40 metro de alzada con miembros sólidos y musculatura muy desarrollada. De cuello corto y bajo, con crin tupida y recta, que no se prolonga en mechón en la frente como ocurre con los caballos comunes, y una cola larga y espesa desde la base, ambas de color leonado en su raíz y más oscuro, hasta llegar al negro, en el extremo, tiene un pelaje fino y brillante en el verano, largo y también brillante en invierno.

En los cuatro miembros ofrece la particularidad de aumentar considerablemente la longitud del pelo, hasta formar una gruesa capa alrededor de los vasos… Las pezuñas son redondeadas y no muy altas y la grupa, ancha y un poco inclinada.

caballo salvaje

El color general del pelaje es leonado con algunas zonas rojizas o doradas. El vientre, los flancos, la cara interna de los miembros y el hocico son blancos. Los miembros están frecuentemente cruzados por una serie de rayas horizontales, como en la cebra.

Presenta además toda la línea dorsal, desde la cruza hasta el nacimiento de la cola, de color negro subido. Su cabeza es voluminosa y cargada en la quijada inferior y sus ojos oscuros y de expresión inteligente. Tiene el hocico redondeado y las fosas nasales más bien estrechas. Posee espejuelos o callos en los cuatro miembros, pero rara vez son visibles por cubrirlos el pelo.

De hábitos gregarios, forma nutridas manadas que se desplazan por la tundra manchuriana. Esmuy desconfiado y posee vista y olfato extraordinarios, condiciones éstas que le han permitido sobrevivir a través de las distintas glaciaciones desde el Paleolítico inferior, y competir con éxito tanto con el hombre como con el resto de los animales salvajes carniceros, entre los cuales especialmente el tigre manchuriano ha sido y es uno de sus principales enemigos.

Con respecto a sus métodos de defensa, utiliza su terrible mordisco, capaz de cercenar un brazo de hombre de regular talla, y sus características coces, especialmente cuando se trata del ataque de un tigre. Si la fiera se le encarama, busca inmediatamente la espesura en la cual entra a toda velocidad, raspando contra las ramas bajas a su atacante, que, a su vez, lo desgarra en los flancos y trata de desnucarlo. Si llega a ser capturado por el hombre se muestra absolutamente reacio a todo tipo de domesticación y siempre trata de morder a sus cuidadores.

Se considera que apareció en la tierra al producirse la glaciación del paleolítico inferior y ha compartido las sabanas europeas junto con el mamut, el rinoceronte peludo, el buey almizclero y el reno.

Los hombres primitivos del período magdaleniense han dejado múltiples pinturas rupestres en las cuales se reproducen con gran fidelidad estos caballos que, con seguridad, al perfeccionarse el instrumental de caza, sirvieron como parte de la dieta del hombre de esas épocas. Actualmente, rara vez se lo caza, por considerárselo un testigo de épocas muy lejanas de la humanidad y por no constituir un trofeo propiamente dicho.

Fuente Consulatada:
Nota del Profesor Rodolfo A. Perri Para Revista Ciencia Joven Fasc. N°31

Los Minerales Concepto, Características y Propiedades Origen

LA MINEROLOGÍA: ESTUDIO DE LOS MINERALES – ORIGEN Y SUS CARACTERÍSTICAS

HISTORIA DE LA MINERALOGÍA:
Primeros Pasos: Entre el conjunto de ciencias geológicas destinadas a estudiar los fenómenos de la corteza terrestre (litosfera), se distingue la mineralogía o ciencia de los minerales.

La historia de esta asignatura, como conocimiento organizado del saber humano, nació en el siglo XVI con los aportes del médico alemán Jorge Agrícola (1494-1555), quien escribió varios libros sobre Mineralogía y Metalurgia. Debe reconocerse que, desde tiempos inmemoriales, se registró en el mundo un permanente interés del ser humano por los minerales.

En la Edad del Bronce y en la del Hierro ese interés estuvo condicionado a motivos prácticos, fundamentalísimos, que muchos pueblos de la Antigüedad, como los chinos, babilonios, egipcios o griegos, mantuvieron y desarrollaron. Se reconocían y utilizaban algunos metales nativos –especialmente el oro, la plata y el cobre-, apreciándose el valor de ciertas combinaciones, entre las cuales predominaban, además del cobre, el hierro y el estaño.

El paso siguiente estuvo dado por las transformaciones a que fueron sometidos dichos materiales por obra del fuego,fusionándoselos, hábilmente, para construir armas, herramientas, adornos y utensilios. También fue estimada la belleza de algunas piedras, relacionadas, a veces, con determinadas supersticiones.

Varios filósofos de la Antigüedad, como Aristóteles y su discípulo Teofrasto, describieron algunos cuerpos naturales inorgánicos, especialmente minerales como los que constituyen Tas piedras preciosas.

Otro destacado investigador, el naturalista Plinio el Viejo, que vivió en el primer siglo de nuestra era, dedicó cuatro, entre los treinta y siete tomos de su “Historia Natural”, a los minerales.

Siglos más tarde, apareció la Alquimia, lucubración que practicaron quienes se ocuparon de la transmutación de los metales y quisieron descubrir la “piedra filosofal”, necesaria, según ellos, para trocar una substancia cualquiera en oro.

El camino de la ciencia, señalado por Jorge Agrícola a comienzos de la Edad Moderna, fue retomado, por varios sabios, a mediados del siglo XVIII.

Corresponde destacar al naturalista sueco Carlos de Linneo (1707-1778), famoso umversalmente por su clasificación de las plantas y de los animales, quien propusona sistematización análoga para los minerales. Contemporáneo de él fue el sabio ruso Miguel Lomonosov (1711-1765), hombre de gran erudición (se destacó como físico, químico, historiador,  filólogo  y   poeta) quien en, entre diversos problemas científicos, abordó el estudio de los minerales y preparó al respecto, en 1742,un documentado catálogo para la Academia de Ciencias de su país.

Posteriormente, en la ciudad de Freiberg, ubicada en la zona oriental de Alemania, hizo escuela el mineralogista A. Werner (1750-1817), cuyas teorías fueron aceptadas en varios países de Europa. Por esta época se descubrieron muchos criaderos de oro, platino y piedras preciosas, como también yacimientos de minerales de plata, hierro, cobre y plomo, en diversos lugares del planeta.

Medio siglo después, Dimitri Ivanovich Mendeleiev (1834-1907) revolucionó el mundo de la ciencia con su hoy famosísima tabla periódica de los elementos químicos. Ésta sirvió de base para muchas clasificaciones racionales, beneficiándose también la Mineralogía, que amplió sus comprobaciones.

El físico Enrique Becquerel (1852-1908) determinó, en 1896, la radiactividad de las sales de uranio. Y el químico Pedro Curie (1859-1906) descubrió tres años más tarde, en 1899, juntamente con su esposa María S. de Curie (1867-1934), la existencia de un nuevo elemento, el radio, considerado como importantísima fuente de energía. Así se fue gestando, posteriormente, la formulación de la teoría sobre núcleos atómicos.

Por otra parte, el investigador inglés William Henry Bragg (1862-1942) y su hijo William Lawrence Bragg (1890-1971) comprobaron la relación que existe entre la estructura cristalina, interna, de un minera y sus propiedades físico-químicas.

También deben citarse los aportes del científico norteamericano Willard Gibbs (1839-1903), quien realizó trabajos que fueron tomados muy en cuenta por la mineralogía moderna. Y entre los geólogos y mineralogistas soviéticos de los últimos tiempos se destacaron A. Boldirev (1883-1946), autor de un importantísimo “Curso de mineralogía descriptiva”, en tres tomos, y S. Smirnov (1895-1947), conocido por su investigación sobre la “Zona de oxidación de los criaderos de sulfuras”.

EL HOMBRE Y LOS MINERALES:: El interés del hombre por los minerales precedió al período histórico,*o sea a la existencia de todo documento escrito. En la remota antigüedad, comprobado el valor de ciertas substancias inorgánicas, se buscó la forma de extraerlas de la corteza terrestre para aprovecharlas debidamente. Así lo hicieron los trogloditas y cuando, unos diez mil años antes de la era cristiana, el hombre abandonó las cavernas y fue a establecerse junto a los ríos y a los grandes lagos, a veces en palafitos o bien en otros tipos de viviendas rústicas, mantuvo vigente aquella primitiva afición mineralógica.

El cambio en el uso de la piedra tosca o pulida -propia del Paleolítico o del Neolítico– por el hierro y por el bronce, determinó hitos fundamentales en la marcha de la civilización.

Los pueblos más antiguos apreciaron la utilidad de ciertos metales –como el hierro, el oro, la plata o el cobre– y la atractiva belleza de ciertas piedras empleadas con fines decorativos y que, más adelante, llamaron “preciosas”.

También descubrieron menas -es decir: minerales metalíferos tal como se extraen de los criaderos y antes de ser limpiados- ricas en aquellos elementos donde los mismos aparecían combinados y, a veces, aleados.

Finalmente, llegaron a fundir metales para hacer herramientas, utensilios, armas y ornamentos. Quedaron establecidas, así, las primeras leyes empíricas sobre explotación de yacimientos, lugares que, en algunos casos, existen todavía. Y pudieron determinarse, por vía práctica, las propiedades de ciertos minerales útiles que, con el tiempo, fueron clasificados científicamente.

DESCRIPCIÓN DE LOS MINERALES: En la actualidad, se denomina mineral a toda substancia sólida, químicamente homogénea constituida por uno o varios elementos combinados, que forma parte de la corteza terrestre.

Los minerales pueden presentarse como elementos nativos, como combinaciones y como aleaciones. Entre los elementos nativos se distinguen dos variedades: la de los metales (como el oro, la plata, el mercurio, el cobre, el hierro o el platino) y la de los que no lo son, es decir el diamante, el azufre, el antimonio, el bismuto, etc.

En cambio, al combinarse varios de estos elementos primigenios se originan minerales de otro tipo, como, por ejemplo, el cuarzo, la pirita de hierro, el yeso o la mica de uranio, que es radiactiva. Cuando los minerales se asocian pueden formar rocas.

Éstas se clasifican en tres grandes categorías: ígneas o eruptivas (como el basalto), sedimentarias (como la arcilla) y metamórficas (como el gneis). Su estudio corresponde, específicamente, a la Petrografía, ciencia anexa a la Geología. Conviene aclarar que en las rocas ígneas (que son las que llegaron a la superficie desde el interior de la Tierra atravesando la corteza rígida del globo y que se encuentran en estado vitreo) aparecen minerales muy semejantes entre sí, en su mayoría silicatos.

No ocurre lo mismo en las rocas sedimentarias donde, a una determinada temperatura, se separan del medio acuoso grupos de minerales muy diferentes. Y, como observa Pablo Groeber, en su “Mineralogía y Geología”, sucede que “si tales rocas sedimentarias cambian de ambiente y descienden desde la superficie a profundidades de diez a veinte kilómetros, sus minerales, sometidos a gran presión y temperatura, dan lugar a la formación de otros, típicos de metamorfismo”. Cada mineral surge en condiciones físicas y químicas determinadas.

Algunos se mantienen inalterables frente a los cambios de temperatura, presión o incidencia de agentes foráneos; otros se transforman, se oxidan, se reducen y hasta llegan a desaparecer. Día a día, es mayor el uso de los minerales como materia prima en las industrias, razón por la cual se trata de aprovecharlos debidamente. Su aglomeración en determinados lugares a los que se denomina “criaderos”, considerados como reserva útil, debe ser apreciada cuantitativamente, para no incurrir en una improvisación que conduciría a la posible escasez o falta posteriores.

También deben tomarse en cuenta aquella composición química fundamental y las propiedades físicas inherentes, es decir el color, la transparencia, el brillo e índice de refracción, el clivaje, la dureza, el peso específico, la fragilidad, la elasticidad y las condiciones magnéticas y radiactivas, que cada mineral pueda poseer. A mayor demanda, mayores exigencias en materia de cantidad y también de calidad. Los minerales no escapan a este axioma del mundo contemporáneo.

IMÁGENES DE ALGUNOS MINERALES

los minerales de la Tierraa

LOS MINERALES DE LA TIERRA: La litosfera, como dijimo antes, está formada por un gran número de  rocas, simples o compuestas. A su vez, las rocas están constituidas por un número variable de sustancias químicas más simples, de composición constante y bien definida, a las que se da el nombre de minerales. Por tanto, los minerales son los elementos constitutivos fundamentales de la corteza terrestre, y cada uno de ellos es un compuesto químico natural, caracterizado por propiedades químicas y físicas claramente individuales y constantes.

El origen de estas sustancias naturales puede ser extraterrestre (meteoritos, transformaciones químicas debidas a radiaciones procedentes del espacio cósmico externo) o terrestre.

Los minerales de origen terrestre pueden derivar de procesos magmáticos, o sea, de solidificación de magmas procedentes de zonas profundas de la litosfera; de procesos de sedimentación, es decir, del depósito de materiales residuales de rocas preexistentes e incluso por depósito de materiales producidos por la actividad de organismos vivientes; y en fin, de procesos metamórficos, esto es, por transformación de minerales y rocas preexistentes debida a varias causas.

A excepción de los gases raros, que en la naturaleza prácticamente no dan lugar a compuestos químicos, y de los metales nobles, que sólo excepcionalmente dan lugar a minerales, todos los demás elementos se hallan contenidos en los minerales que constituyen la parte superficial de nuestro globo (litosfera, hidrosfera, atmósfera). Sin embargo, son pocos los elementos predominantes en la corteza terrestre.

Según cálculos de los geoquímicos, el estrato o capa más superficial de la litosfera (hasta una profundidad media algo superior a los 15 kilómetros) está compuesto, en peso, por minerales en los que predominan claramente el oxígeno y el silicio.

Casi la mitad de la corteza terrestre está constituida por oxígeno (49,5 por ciento), silicio (25 por ciento), aluminio (7,5 por ciento), hierro (5 por ciento), calcio (3,4 por ciento), sodio (2,6 por ciento), potasio (2,4 por ciento), magnesio (1,9 por ciento). Con porcentajes decrecientes de 0,9 a 0,1 por ciento siguen luego el hidrógeno, titanio, cloro, fósforo, manganeso, carbono y azufre.

Los elementos acabados de nombrar, quince en total, constituyen por sí solos el 99,7 por ciento de la corteza terrestre;todos los demás integran la parte restante (0,3 por ciento), hallándose cada uno presente en porcentajes mínimos.

Salvo unos pocos que se encuentran también en estado de elementos nativos, todos los demás se hallan combinados entre sí en compuestos químicos naturales, llamados precisamente minerales, caracterizado cada uno de ellos por su típico aspecto y por determinadas propiedades. Entre éstas, es muy importante la dureza, la cual puede servir, aunque sea aproximadamente, para reconocer los diversos minerales y precisamente por esto se toma como término de comparación para clasificar los minerales en orden de dureza creciente.

La escala de dureza más comúnmente empleada es la escala de Mohs; consta de diez términos: talco, yeso, calcita, fluorita, apatita, ortosa, cuarzo, topacio, corindón y diamante, cada uno de los cuales puede rayar al precedente y ser rayado por el siguiente. El talco tiene dureza 1 y es el más blando; el diamante tiene dureza 10 y es el mineral más. duro que se conoce.

Cristalización de los minerales: Los minerales, en su enorme mayoría, son sólidos. Como todos los sólidos, se caracterizan por una densidad, por un volumen, por una determinada cohesión, elasticidad, coeficiente de dilatación, transparencia y otras propiedades semejantes. No todas (que en definitiva son propiedades de la materia) tienen las mismas características; mientras algunas pueden definirse por medio de un simple número (como por ejemplo, la densidad, el volumen y otras), en cambio hay algunas que, para ser definidas, exigen no sólo un número sino además una dirección.

En el cuarzo, por ejemplo, la luz no se propaga igualmente en todas direcciones. Por eso, al querer expresar la propagación luminosa en el cuarzo y la dilatación térmica en la calcita no bastan dos números sencillos, sino que hay que precisar la dirección de estos números.

Las propiedades que se definen por medio de un número se llaman escalares; las que se definen por un número, una dirección y un sentido vectoriales. Estas últimas pueden representarse por un vector, o sea, por un segmento orientado (con una flecha) en el sentido querido, tanto más largo cuanto mayor es el número que le corresponde. Explicado esto, consideremos ahora las propiedades vectoriales de los cuerpos y examinemos, por ejemplo, cómo se comportan el vidrio y la barita, sometidos a calentamiento.

Pronto se nota que el vidrio se dilata por igual en todas direcciones, mientras que la barita se dilata más en algunas direcciones; en el primer caso, el vector representativo de la dilatación se mantiene constante en todas las direcciones; en el segundo caso, no resulta constante. Si repetimos la prueba con las mismas sustancias, pero con respecto a propiedades vectoriales distintas (propagación luminosa, cohesión, elasticidad y semejantes), observaremos que para el vidrio cada uno de los vectores representativos se mantendrá siempre constante, pero con la barita ocurre todo lo contrario.

Las sustancias (coloides, líquidos, gases) que, como el vidrio, presentan propiedades vectoriales constantes en todas las direcciones se llaman isótropas; las demás, anisó-tropas. Ahora bien, casi todos los minerales resultan anisótropos; sobre todo, respecto a la forma que adoptan cuando se solidifican al cristalizar. En condiciones favorables, la mayor parte de los minerales adopta espontáneamente una forma propia poliédrica; esta forma se llama cristal, y se habla de cristalización cuando se alude al proceso en que muchos minerales (llamados precisamente cristalinos) se solidifican en cristales.

Yacimientos, canteras y minas: Las riquezas del subsuelo son múltiples y deben ser aprovechadas como corresponde. Para ello, dentro de la órbita estatal y privada, se recurre a la colaboración de técnicos y científicos (geólogos, químicos, industriales, ingenieros y expertos en mineralogía) capaces de asesorar sobre la búsqueda, explotación y uso de tales materiales.

Funcionan, además, numerosas instituciones especializadas -con el auspicio del gobierno o de compañías particulares– cuyos equipos de trabajo realizan una acción, orgánica y planificada, para llevar adelante tales propósitos.

Comprobado el hallazgo de una especie mineral adecuada, habrá que determinar si la cantera, mina o yacimiento, dispone de reservas suficientes para justificar su explotación. Se da el nombre de “mena” a la roca que contiene uno o varios minerales técnicamente útiles, es decir en calidad y cantidad apropiadas. Casi siempre, junto a las substancias aprovechables por su valor comercial, hay otras que forman el descarte residual, llamado “ganga”.

En las canteras se trabaja a cielo abierto; en las minas -contrariamente-, bajo tierra: en los pozos y galerías. Estas últimas también reciben el nombre de yacimientos, denominación que era reservada, al principio, para los lugares donde se encontraban combustibles, como el petróleo.

De las canteras se extraen rocas calizas –transformables en cal y cemento-, bloques de piedra y de granito, lajas, balasto, pedregullo y mármoles. Los yacimientos minerales explotados por el hombre pueden ser superficiales o profundos. Entre estos últimos, la mayoría se encuentra a menos de 200 metros; pero hay otros que sobrepasan, holgadamente, ese límite.

Existen varias clases de yacimientos o minas. Además de distinguirse por el tipo de minerales que encierran (de origen ígneo o sedimentario), puede clasificárselos, también, en otras categorías. Así, por ejemplo, reciben el nombre de “hidrotermales” aquellos cuyos filones se han formado por la precipitación de minerales arrastrados por las aguas termales. Los yacimientos de origen sedimentario se clasifican en orgánicos (carbones y petróleo) e inorgánicos (elementos, óxidos, hidróxidos, cloruros, sulfatos, carbonatas, etc.).

Ciertos minerales aparecen, junto a los yacimientos primarios, en los cauces de ríos y arroyos, hasta donde fueron arrastrados por la erosión; suelen acumularse en pequeños hoyos irregulares llamados aluviones o placeres.

DEFINICIONES:

•  YACIMIENTO es el “sitio donde se halla naturalmente una roca, un mineral o un fósil”, dice el Diccionario de la Real Academia. En Geología, se entiende como tal la disposición de las capas m inerales en el seno de la Tierra. También recibe este nombre una masa mineral bastante extensa.

•  CANTERA -según la versión académica- es el “sitio de donde se saca piedra, greda u otra substancia análoga, para obras varias”. Las canteras suelen establecerse a cielo abierto. Este vocablo fue empleado como sinónimo de “cantería”, nombre que recibe el arte de labrar las piedras para as construcciones.

•  MINA. Esta palabra deriva de un an-tiquísimo vocablo celta, “mein”, que significa “metal en bruto”. Puede que, de allí, pasase al latín vulgar o plebeyo (no al latín culto), yaque registraba un término similar al que se emplea, en nuestro idioma, para designar la excavación que se hace, con pozos y galerías, para extraer un mineral. El Diccionario de la Lengua lo presenta como s ¡non ¡mo de ‘ ‘criadero”, voz que no solamente significa lugar destinado para la cría de animales o plantas, sino “agregado de substancias inorgánicas de útil explotación que, naturalmente, se hallan éntrela masa de un terreno”.

Ver: Las Rocas   –   Minerales Para La Industria    –   Minería en Argentina

Fuentes Consultadas:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°11 Los Minerales – La Ciencias de los Minerales – Edit. Cuántica
Biblioteca Temática ETEHA El Mundo que nos Rodea – Los Minerales de la Tierra – Edit. Unión Tipográfica –

La Edad del Bronce Consecuencias en el Arte y la Guerra

LA EDAD DEL BRONCE: NUEVAS TÉCNICAS , ARMAS Y ARTE

Esta metalurgia nace cerca de la actual meseta de Armenia, para extenderse rápidamente hacia Oriente y Occidente. Las gran riqueza minera del oeste se hace velozmente conocida. Desde las “cunas de la cultura” -Mesopotamia y Egipto– no tardan en llegar contingentes de colonizadores prehistóricos.

La isla de Chipre, las llanuras de Alemania y los territorios británicos (estos últimos colmados del preciado estaño) se hicieron muy pronto tan importantes que sus tribus primitivas fueron reemplazadas por pueblos mucho más avanzados. .. .Nueve partes de cobre .. .una de estaño.

He aquí la fórmula más acabada que se empleo en los antiguos talleres de fundición, no sin antes haber pasado por una etapa de interminables pruebas, seguidas de otros tantos fracasos. Con esta aleación “mágica” que da por resultado el bronce, vinieron muchos adelantos, pero también se hizo más terrible aún uno de los peores flagelos de la humanidad: la guerra.

Las hachas se perfeccionaron haciéndose armas mortíferas en manos de sus poseedores. Ya no se trataba de emprenderla a los golpes con el enemigo. Ahora una sola estocada de espada o hacha terminaba la pelea en cinco segundos. Quedaban menos prisioneros y más cuerpos sin vida tendidos en el campo de batalla.

En los túmulos, cajones de piedra enterrados en una loma –las tumbas de la época-, se lian descubierto las armas, los cascos y otros utensilios de aquellos guerreros incansables. En ese tiempo también se generalizó el uso de los caballos y los carros, lo que trajo como consecuencia el desarrollo de los caminos -algunos de ellos, base de rutas trazadas en la actualidad- y, en definitiva, del comercio en general. Este último permitió la comunicación entre las ciudades y la expansión de la cultura.

Los objetos comerciales fueron las alhajas –jade y pedrería– y las armas. Al hablar de Edad del Bronce usamos un concepto cronológico que sólo tiene valor local.   Mientras que el uso de éste aleación por las culturas que poblaron la Mesopotamia asiática en la Antigüedad data de varios milenios, en Japón recién se introdujo el bronce unos cuatro siglos antes de nuestra era y hay tribus australianas, amazónicas y africanas que tomaron contacto con los aviones de los occidentales antes que con el bronce.

De ellos se puede decir que saltaron del Megalítico a la Era Espacial. Por tanto, cuando se hable de la Edad del Bronce de un pueblo determinado, es aconsejable precisar algo más la cronología, tomando como referencia hechos culturales coetáneos de otras civilizaciones.

Pero no fue solamente en el campo bélico donde la aparición del bronce transformó la ida de aquellos pueblos que, trabajosamente, habían descubierto los secretos de la preparación, del moldeo y del cincelado a esta aleación. En  efecto, el nuevo material permitió al hombre de aquellos tiempos producir objetos artísticos menos frágiles y más elaborados.

arte en la edad e bronce

El descubrimiento de los metales sumó nuevos y variados útiles y objetos artísticos a ios ya realizados con las antiguas técnicas y materiales.

La variedad de dichas creaciones plásticas es sorprendente y prueba de la nobleza del material es que lo adoptaron las más diversas culturas. Su uso en el campo artístico se conservó hasta épocas muy posteriores a la aparición del hierro, metal que por su mayor dureza poco tardó en reemplazar al bronce en la fabricación de armas.

Entre las piezas ornamentales de bronce mejor logradas se cuentan algunas estatuillas provenientes de las estepas euroasiáticas que representan combates de animales, unas pocas de las cuales han llegado hasta nuestras manos y se conservan en los grandes museos del mundo.

Otro campo en el que el bronce aun no ha sido desplazado por otros metales es la ya milenaria técnica de la fabricación de campanas. Todavía quedan artesanos en el Viejo Mundo que, aprovechando la experiencia acumulada por varias generaciones de antepasados -en la mayoría de los casos los secretos de estas artesanías se fueron transmitiendo de padres a hijos dentro de una misma familia-, siguen fabricando gigantescas campanas de
bronce, algunas de las cuales llegan a pesar varias toneladas.

También los grandes escultores siguen mostrando una marcada preferencia por el bronce, material que resiste muy bien los efectos de la intemperie y que tiene consistencia suficiente como para permitir hacer gitantescas estatuas huecas.

El punto de funsión relativamente bajo de esta aleación permite trabajarla con sencillos métodos artesanales, aun tratándose de piezas de grandes dimensiones. Si a lo antedicho se suman las nuevas aplicaciones que día tras día se dan al bronce, cuyas propiedades se fueron modificando mediante al agregado de otros metales a la aleación (el llamado bronce Admiralty, por ejemplo, que se usa en las construcciones navales porque el agua de mar no lo corroe, está compuesto por un 70% de cobre, un 29% de cinc y apenas un 1% de estaño), es fácil comprender que a los arqueólogos e historiadores del futuro les resultará tan difícil precisar la fecha del comienzo de la Era del Bronce como la de su fin.

LA Edad del bronce

Las nuevas técnicas no se emplearon solamente con fines pacíficos. El perfeccionamiento de las armas hizo que, a partir de entonces, las guerras fueran cada vez más cruentas y dirigidas a la total exterminación del enemigo.

EL SECRETO DE LOS CHINOS

Cuando empezaron a llegar a manos de los historiadores y arqueólogos occidentales antiquísimas estatuillas y objetos ornamentales de bronce hechos por los chinos se planteó un interrogante al que por muchas décadas no se pudo dar una respuesta satisfactoria: ¿como habían logrado aquellos artesanos fundir piezas tan complicadas? A través del análisis de las tradiciones orales y escritas de aquellos pueblos, se descubrió finalmente el secreto.

El artista hacía primero un modelo en cera de la pieza a fundir, con todos los detalles tanto estructurales como decorativos. Luego la recubría con un barro arcilloso que, al secarse, formaba un molde herméticamente cerrado, con excepción de unos pocos conductos que se hacían introduciendo, antes que el barro fraguara, delgadas varillas que atravesaban la pared del molde.

Calentando fuertemente éste, la cera que estaba en el interior se fundía y escapaba por los conductos, de los que previamentese habían retirado las varillas. Por esos mismos conductos se vertía finalmente el bronce fundido y, una vez que se enfriaba la pieza, se rompía el molde para sacarla.

Esta ingeniosa técnica concebida en plena Edad del Bronce fue readaptada en los últimos años por la industria metalúrgica para producir directamente por fundición piezas que, cuando se las fundía por los métodos convencionales, requerían un largo y costoso proceso de maquinado para darles sus formas definitivas.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°8 Edit. Cuántica

Historia del Descubrimiento de la Célula Primera Observación

Historia del Descubrimiento de la Célula

Cada organismo se compone de partes infinitamente pequeñas, que pueden ser consideradas como los elementos constitutivos o los ladrillos del edificio de la vida. Pero se trata de partes tan pequeñas que no pueden en ningún caso ser observadas a simple vista; hace falta un microscopio para descubrirlas.

No se sabe con exactitud quién es el inventor del microscopio, si bien un tal Zacarías Janssen de Middelburg está considerado generalmente como el hombre que habría descubierto por casualidad los aumentos de tamaño que se obtienen con una serie de lentes superpuestas.

Por otra parte está perfectamente probado que un tendero de Delft, llamado Antonio Van Leeuwenhoek (1632-1723), talló cientos de lentes que luego reunía de tal manera que objetos muy pequeños se veían considerablemente agrandados.

Sus microscopios, que nunca estuvo dispuesto a ceder o a vender, aumentaban de dos a trescientas veces el tamaño natural y le valieron muy pronto una gran celebridad. Bien merece el título de “padre de la microscopía”.

Antonio Van Leeuwenhoek fue igualmente el primero en descubrir los protozoarios, que él llamó “infusorios”, porque los encontró principalmente en el agua en que había hecho fermentar un poco de heno. Dirigió largas cartas, a menudo muy divertidas, sobre sus descubrimientos a los miembros de la Royal Society de Londres; donde las revelaciones casi increíbles del tendero de Delft provocaron gran estupefacción.

Alrededor de 1590 fue construido un microscopio compuesto. La imagen, captada por una lente (objetivo), era aumentada por otra lente (ocular). Además, sobre el objeto motivo de la observación se proyectaba la luz. que, a través de una bola de vidrio llena de agua, producía la llama de una bujía.

MICROSCOPIO PRIMITIVO

En la ilustración  vemos un microscopio primitivo de este tipo.
Se trata del instrumento que utilizaba el naturalista inglés Roberto Hooke (1635-1703).

Un día cortó una fina lámina del corcho de una botella de vino y la colocó bajo la lente del microscopio. ¡Cuál no sería su sorpresa al ver que esta lámina estaba constituida por una multitud de pequeñas cámaras, que hacían pensar en un panal de miel! Por esa razón Hooke las llamó “células”, sin sospechar siquiera que acababa de hallar un término de importancia mundial cuya significación sería particularmente extraordinaria en biología.

En 1838, el naturalista alemán M. J. Schleiden pudo probar que todas las plantas estaban constituidas por partículas microscópicas: las células. Alrededor de un año más tarde, su compatriota Teodoro Schwann comprobó lo mismo en los cuerpos de los animales.

imagen de una celula vegetal, con sus partes

Cada ser vivo es un edificio de células y el tamaño de las mismas no depende en absoluto de las proporciones del cuerpo del animal o de la planta, del, cual son una ínfima parte. El elefante, a pesar de su tamaño, no está constituido por células más grandes, sino por muchas más células que un ratón.

Las células de una sequoia de California, que yergue su corona a más de 100 metros de altura, no son más voluminosas que las de una pequeña violeta. Sin embargo, no todas las células tienen las mismas dimensiones o la misma forma. El diámetro de una célula redonda varía de un décimo a un centesimo de milímetro. Existen, naturalmente, excepciones que no responden a estas generalidades.

En circunstancias favorables el ojo humano puede distinguir, sin aparatos, células de un décimo de milímetro de diámetro.

El hombre es, igualmente, un edificio de numerosísimas células. Si cada célula de nuestro cuerpo fuera un ladrillo, se podría edificar  la gran muralla de China, la construcción más colosal de todos los tiempos, que tiene 16 m. de altura , 8 de ancho por miles de km.  de largo, también podría, con las células del cuerpo humano —si fueran ladrillos— dar 17 vueltas alrededor de la Tierra.

Ver: La Célula

Fuente Consultada:
Las Maravillas de la Vida Tomo V El Descubrimiento de la Célula Globerama Edit. CODEX

Uso de las Fuerzas Naturales Aplicaciones Viento, Calor y Agua

APLICACIONES DE LA ENERGÍA NATURAL: CAÍDA DE AGUA, VIENTOS Y CALOR

Cómo el Hombre Utiliza las Fuerzas de la Naturaleza: A lo largo de una gran parte de ‘la historia, la única fuerza que estaba al servicio del hombre fue la de sus propios músculos. Durante el período neolítico comenzó a usar la fuerza muscular de varios animales, asnos, bueyes, caballos y camellos.

Luego, en los primeros estadios de la civilización, fabricó el hombre las primeras máquinas simples para ayudar a sus músculos a sobrellevar las tareas más dificultosas. Entre las más importantes, figura la palanca. Fue con simples artefactos y con el trabajo de los esclavos como levantó varias de las colosales obras de la antigüedad.

Posiblemente, la primera de las fuerzas naturales que usó para relevar el esfuerzo muscular, fue el poderío del viento. Rápidamente, debe el hombre haber notado cómo los árboles se inclinan y las ramas se rompen si los azota el vendaval y cómo las hojas son arrastradas aun cuando sople la brisa más suave. Así aprendió a aprovechar el poder del viento para hinchar las velas de los barcos. Con el tiempo, inventó aparejos y velas más perfeccionados, de manera que pudo primero navegar haciendo ángulo con el viento y eventualmente, después de muchos siglos, virar casi directamente contra él.

maquinas simples usadas por el hombre

En algunos de los antiguos centros de civilización, usaban molinos de viento muy simples; pero fue más tarde, en el siglo XIII, cuando entraron en uso en Europa. Tiempo después, se construyeron molinos más perfeccionados cuya parte superior podía ser movida para captar el viento en cualquier dirección que éste soplara.

energia eolica

Las corrientes y caídas de agua también se utilizaron desde tiempos remotos. En muchas partes del mundo, pueblos que viven aún en forma primitiva, usan balsas que son impulsadas por la fuerza de la corriente; muy posiblemente nuestros antecesores usaron medios similares.

Muchos navegantes primitivos, especialmente aquellos que vivían en las orillas del Pacífico, aprovechaban las corrientes oceánicas que les eran conocidas cuando tales corrientes seguían la misma ruta que ellos deseaban tomar.

La tremenda fuerza de las caídas de agua debe haber sido también evidente para los hombres de la antigüedad, pero no hay datos seguros de su uso hasta después de la invención de la rueda en la Mesopotamia. Luego, con el correr del tiempo, los artesanos construyeron ruedas con paletas para impulsar el agua, las que se utilizaron en un principio para irrigar los terrenos. Estas ruedas hidráulicas fueron lo suficientemente poderosas para arrastrar las pesadas y toscas maquinarias de los molinos y se pusieron en uso en muchas partes de Europa, muy a principios de la Edad Media.

energia hidraulica

La caída del agua hace girar una turbina que a su vez su movimiento genera energía eléctrica

Hoy, los ingenieros han hallado métodos completamente nuevos para utilizar el poder del agua. Haciendo represas en los grandes ríos y embalsando sus aguas, han creado enormes desniveles que se emplean para mover turbinas y generar electricidad. En zonas montañosas que se hallan alejadas de campos carboníferos, tales como en las Hébridas y en partes de Noruega y Suecia, trabajos de este tipo producen energía hidroeléctrica a bajo costo, y atraen a las industrias pequeñas.

Ver: Energía Mareomotriz

Aún el hombre moderno ha hecho uso de la fuerza colosal que la naturaleza provee mediante los saltos de agua; pero, en el norte de Francia, se están realizando planes muy avanzados para producir electricidad en gran escala, utilizando esta fuente de recursos.

Desde fines de la Edad Media, cuando las lentes comenzaron a fabricarse en una escala considerable, los niños pequeños gustaban dirigir la luz del sol sobre un papel o madera seca para producir una débil llama. Hoy, en el sur de la Rusia, en Francia y en otras partes, enormes espejos cóncavos concentran los rayos solares sobre enormes fuentes de agua hirviendo para obtener vapor y con ello poner en movimiento turbinas para la producción de electricidad.

USO DE LA ENERGÍA CALÓRICA: No hay duda de que los inventores desconocidos que se ingeniaron para aprovechar la fuerza del viento y la del agua, fueron grandes benefactores para sus semejantes. Pero, en cierto sentido, su tarea fue más fácil que la de inventores posteriores que usaron por primera vez otras formas de energía.
El viento mueve naturalmente las cosas y utilizar su fuerza era, simplemente, hacer mover las cosas que el hombre quería que se moviesen; la corriente oceánica fluye en una dirección fija y usarla significaba, sencillamente, hacer conducir a los hombres y a los objetos fabricados por ellos, en la misma dirección.

Los hombres que primero se ocuparon de hacer trabajar el calor, se enfrentaron con un problema mucho más difícil. Tenían que convertir una forma, de energía, el calor, en otra totalmente diferente, es decir, en energía mecánica capaz de realizar una tarea.

A fines del siglo XVII ya se habían cavado minas muy profundas, y extraer el agua de ellas era una necesidad imprescindible. Una bomba común no puede elevar el agua más que a unos 10 metros, y el único método posible para drenarla era usar varias bombas sucesivamente, cada una de las cuales elevara el agua 10 metros más alto que la anterior. Este método requería un arduo trabajo y los inventores de este período se pusieron a pensar en una posibilidad mejor.

A principios del siglo XVIII un francés, Papin, y dos ingleses, Savery y Newcomen, fabricaron bombas en las que el vapor hacía presión en un gran gabinete y expulsaba el aire hacia afuera; cuando se derramaba agua fría sobre el gabinete, el vapor se condensaba y se hacía un vacío. La presión de la atmósfera impulsaba entonces el agua de la mina dentro del gabinete vacío.

corte de una olla a presión

Ejemplo: presión del agua en estado de ebullición

Cierta vez, justamente a mediados de siglo, mientras James Watt, un fabricante de instrumentos de Glasgow, estaba reparando un modelo de bomba de vapor de Newcomen, tuvo una idea que significó un notable adelanto. En lugar de enfriar el gran recipiente de vapor y volver a calentarlo cada pocos minutos, agregó otro recipiente pequeño donde el vapor estaría constantemente condensado; así se ahorraría tiempo y combustible. .

Pasaron unos cuantos años hasta que Watt comenzó a fabricar máquinas que utilizaban el vapor para impulsar un pistón y mover una rueda. A partir de ese momento, los motores de vapor se usaron en escala creciente para impulsar las máquinas de las nuevas industrias.

Luego, durante el primer tercio del siglo XIX, George Stephenson y algunos otros ingenieros lograron construir locomotoras de vapor capaces de transportar pesadas cargas a lo largo de vías, a velocidades que excedían en mucho a las que el hombre había alcanzado antes.

Nuestros abuelos gustaban contar cómo James Watt, mientras era aún un niño, se inspiró para utilizar la energía del vapor de agua al ver cómo éste levantaba la tapa de una marmita, al hervir el líquido. No hay ningún documento que nos permita tomar por cierta esta historia, pero podemos imaginárnoslo a Watt como un hombre de mediana edad observando la marmita, reflexionando sobre los grandes cambios que el vapor de agua había traído e imaginando los que traería en el futuro.

La utilización de la electricidad fue una hazaña aún más difícil y que no podemos considerar ligada a un solo hombre. Desde la época de los griegos, se sabía que algunas sustancias, cuando se frotaban con otras, atraían o repelían pedazos pequeños de materia.

En el siglo XVIII, el inventor italiano Galvani produjo electricidad mediante pequeñas baterías eléctricas. Pero no fue sino hasta bien entrado el siglo XIX que un inglés, Michael Faraday, demostró que una corriente puede producirse por la rotación de un imán; y así, en 1881, una poderosa dínamo fue puesta en acción en la primera usina.

Fuentes Consultadas:
El Mundo en su Tiempo – Uso de las Fuerza Naturales – Tomo III Globerama  – Edit. CODEX –

Ver: Alimentos Naturales Explotados Por El Hombre

Ver: Combustibles Naturales Que se Extraen de la Tierra

El Mesolítico Características, Alimentos, Utensillos, Armas

CARACTERÍSTICAS DE LA VIDA EN EL MESOLÍTICO

Muchas dificultades ofrece reconstruir los comienzos de la evolución cultural del hombre a partir de la época en que empezó a poblar la superficie terrestre. En una primera y larguísima etapa desconocía la vida común organizada, no cuidaba rebaños ni sembraba pero, debido a su inteligencia superior y a su aptitud para emplear un lenguaje hablado, pudo adaptarse a la naturaleza e iniciar una lenta y difícil marcha hacia una vida mejor.

Por el conocimiento transmitido a través de sucesivas generaciones y la habilidad de sus manos flexibles, el hombre alcanzó un nivel de progreso que comprende su cultura primitiva, así denominada porque debe ubicarse al comienzo de la historia de la humanidad.

Por ejemplo según el material que el hombre de aquella lejana época empleaba en sus armas y utensilios, la ciencia prehistórica distingue la Edad de Piedra y la Edad de los Metales.

Cuando estudiamos la Edad Media, que comprende el período histórico posterior al auge dé la cultura greco-latina, se nos suele indicar que se trata de una época de oscuridad y retroceso. En realidad, se trata de una etapa de lenta transformación del proceso cultural, en la que se produce una concentración de valores, que se ha visto como una detención. Algo así como cuando retrocedemos para tomar impulso y dar un gran salto.

caracteristicas del mesolitico

En la prehistoria también se produjo una Edad Media con estas características. Se la conoce con el nombre de Edad de Piedra Intermedia o Mesolítico y tuvo lugar después del décimo milenio a. de C, entre los períodos Paleolítico (de la piedra tallada) y Neolítico (de la piedra pulida). Ya aparecido el Cro Magnon, un tipo humano muy similar al actual, mucho más evolucionado que el de Neanderthal, los métodos de tallado de las piedras ya no constituían ningún secreto.

Desde el hacha hasta la lezna, pasando por las puntas de flecha, los buriles y otras herramientas, todos los elementos eran fabricados por manos bastante diestras que sacaban el máximo provecho del sílex, el pedernal, la obsidiana y otras rocas.

También la madera y el hueso formaban parte de los materiales usados por este hombre primitivo. La regularidad del clima le dio confianza en el suelo que habitaba y así comenzó a hacerse sedentario. De esta época data una práctica que le abrió nuevos horizontes: el pastoreo.

Es en esta Edad Media cuando el hombre descubre que más fácil que cazar resulta criar los animales para usarlos cuando los necesite.

Casi al mismo tiempo se produjo la observación atenta de la vida vegetal, que llevó al hombre al cultivo. También se valió de las ramas y hojas fibrosas para efectuar trenzados y con ellos construyó viviendas y vestidos. En ambas empresas el cuero fue un valioso auxiliar.

El fuego, cuyo origen cierto es motivo de serias controversias, ya alumbraba los campamentos de esta época y constituía un nuevo factor de dominio sobre el resto de las criaturas vivientes. Con trigo, cebada, cabras, vacas, ovejas y cerdos, esta civilización se extendió por África, Asia, Europa (hasta Noruega) y América, aunque en este último continente la evolución se produjo con más lentitud.

mesolitico

Sus yacimientos se reconocen por estar semi-cultos en montañas de valvas de moluscos, usados como alimento por la familia mesolítica. El perro, descendiente del lobo, comienza a ser, en estos tiempos remotos, el mejor amigo del hombre y lo ayuda en la caza o tirando de sus trineos.

Un miedo ancestral a la muerte y a todo lo sobrenatural ya se ha apoderado de nuestro antecesor, el cual respeta ciegamente los ritos funerarios de su tribu y entrega ofrendas a los dioses invocando sus poderes mágicos. Todo esto se revela en los monumentos conservados en muchos sitios, ante todo en Europa y Asia, lo que atestigua la existencia de una intensa vida espiritual.

Quizá la fijación de este concepto de la inmortalidad del alma haya sido el paso más importante dado en esta etapa, que ayudó al hombre a concretar los grandes progresos del Neolítico.

La posibilidad de vivir bien alimentado, gracias a la agricultura y el pastoreo, dejó tiempo libre para pensar. Esta fue la gran conquista del Mesolítico.

Animales de la Era Mesozoica Especies Que Habitaron La Tierra

ESPECIES ANIMALES QUE HABITARON EN EL MESOZOICO

¿Qué es y qué no es un dinosaurio?: Con el término dinosaurio se denomina, en la actualidad, a todos aquellos reptiles que vivieron en el Mesozoico, eran terrestres y tenían las extremidades rectas, y no arqueadas hacia afuera como los cocodrilos y los lagartos.

Según esta definición, quedan excluidos pterosaurios, reptiles voladores contemporáneos de los dinosaurios, y losplesiosaurios, los reptiles acuáticos que dominaron los mares de la época.

Se consideran dinosaurios no solo los reptiles terrestres gigantes, sino también otros de tamaño medio o a algunos que tenían el tamaño de una gallina.

MONSTRUOS POR TODOS LADOS…. A pesar de que los peces, los primeros seres vivientes con espinazo flexible y esqueleto óseo, se convirtieron en los amos de los mares, la mayoría de ellos era completamente incapaz de adaptarse a la vida en la tierra. Sólo los peces con pulmones podían permanecer por algunos momentos fuera del agua y aún estaban equipados pobremente para trasladarse en tierra.

Pero los anfibios, nacidos de huevos puestos en el agua, eran primordialmente nadadores cuando pequeños y especialmente caminadores cuando adultos, pues, tal como las ranas de hoy, desarrollaban sus patas durante el proceso de crecimiento. La mayoría de los primeros anfibios eran bastante pequeños, ninguno mucho más grande que un cerdo.

De los anfibios, según creen los científicos, proceden los reptiles que eran, como ellos, animales de sangre fría (pecilotermos) y ovíparos, los que, en su momento de apogeo, fueron las criaturas más enormes y temidas que alguna vez caminaron sobre la tierra. A diferencia de los anfibios, muchos de los reptiles vivieron toda su existencia en tierra, poniendo sus huevos allí, y dejándolos para ser incubados por el calor del Sol. Con el tiempo, algunos de estos reptiles, como el ictiosauro, volvieron a los mares, mientras otros se hicieron aéreos.

La era de estos monstruos, más extraños y terribles que cualquier dragón que el hombre haya imaginado, la época en que la naturaleza demostró al máximo su pleno poderío físico, es la era secundaria. Los geólogos la dividen en tres períodos, de acuerdo con la clasificación de sus rocas: el triásico, el jurásico y el cretáceo. Comenzó hace más de 176 millones de años y duró en total más de 100 millones.

tabla periodo era mesozoica

En esta segunda era de vida, un enorme monstruo volador se deslizaba sobre los terrenos calcáreos de América del Norte; éste, con sus alas extendidas, alcanzaba un ancho de 7,50 m. aproximadamente. Su cuerpo era, en comparación, pequeño; su cráneo angosto terminaba en un pico sin dientes. En la parte posterior tenía una larga y fina cresta, que probablemente le servía como una especie de timón durante el vuelo.

Esta bestia notable ha sido denominada Pteranodon ingens, nombre bien elegido, pues significa “enorme volador sin dientes”. Esta terrible apariencia era muy adecuada para volar. Sin embargo, cuando sus restos fósiles fueron descubiertos, no pudo hallarse ninguna explicación lógica para tal habilidad en el vuelo, porque no poseía poderosos músculos pectorales; y aun surgió la interrogación de cómo su pequeño cuerpo habría sido capaz de asimilar el alimento necesario que, transformado en energía, impulsara sus enormes alas. Pero, en realidad, el pteranodonte, el animal más grande que voló por los aires, no batía sus alas, de manera que gastaba poca energía y, por lo tanto, no necesitaba grandes cantidades de alimento.

Simplemente, se deslizaba. Suponemos que, durante horas, y aun durante días, cruzaría las amplias extensiones de mar sin realizar el menor movimiento con sus alas. Llevaba sus reservas alimenticias —pescado— en un gran buche, debajo de su mandíbula inferior, que llenaba al deslizarse a ras de las olas, como hacen los pelicanos.

Había en aquella era monstruos de toda forma y tamaño. Uno de los primeros reptiles, el pterodáctilo, no era más grande que una gallina, mientras que el pteranodonte tenía, con sus alas extendidas, casi el tamaño de un pequeño aeroplano.

Sería imposible nombrar aquí a todos los animales habidos, pero en la lámina se puede apreciar al dimorfodonte del período jurásico y también, a una especie de cocodrilo con una cabeza muy alargada, el teleosauro. Esta criatura vivía en el mar y, de vez en cuando, subía a las orillas. Su nombre nos dice que pertenecía al orden de los animales llamados saurios, que incluye a los monstruos más grandes que el mundo haya conocido.

animales que habitaron el mesozoico

LOS SAURIOS…: Hubo numerosas especies de saurios que podríamos agrupar en bípedos o cuadrúpedos, herbívoros o carnívoros, terrestres o marinos. Pero si consideramos solamente las formas gigantescas, podemos establecer un grupo, el de los llamados dinosaurios, nombre que significa “lagartos terribles“, de los cuales mostramos cuatro ejemplares.

Lagarto, nombre común que se aplica a cada uno de los miembros del suborden Saurios, que agrupa a unas 3.000 especies, entre las que se incluyen iguanas, camaleones, gecos y lagartos típicos. Los lagartos se caracterizan por los siguientes rasgos: cuatro patas, párpados móviles, escamas en los costados y abdomen, cola larga y desechable y mandíbula inferior con estructura esquelética rígida. 

Cuando recordamos que, primeramente, sólo se encontraron unos escasos huesos de aquellas enormes bestias y que los zoólogos y artistas debieron reconstruir sus grandes cuerpos con unos pocos restos de esqueletos dispersos para poder guiarse, podemos comprender que, en un principio, la posibilidad de error era muy considerable.

Pero, a medida que fueron apareciendo más partes fósiles de estos mismos animales, los errores fueron corrigiéndose. Se puede asegurar hoy que las cuatro representaciones de dinosaurios que se ven en la lámina son científicamente exactas.

Rivalizaban en tamaño, el diplodoco y el braquiosauro. Los esqueletos del primero, hallados en Wyoming, en los Estados Unidos de Norteamérica, indican que este monstruo tenía casi 30 m. de largo. Pudieron ser reconstruidos hasta hoy cuatro esqueletos completos, y uno de ellos está expuesto en el Museo Senckenberg de Francfort. El diplodoco debe haber pesado alrededor de 35 toneladas.

animales que habitaron el planeta

Tenía un cuello muy largo y una cabeza ridiculamente pequeña. Su cola medía aproximadamente 15 m. y semejaba una serpiente flexible que caminara detrás de él. Este monstruo estaba tan cómodo en la tierra como en el mar. Ocurría lo mismo con un pariente suyo, el braquiosauro  del África oriental, tan grande o aún mayor que él. Ambos podían sumergirse a una profundidad de 10 m. o más, debajo de la superficie de ríos y lagos, pero tenían que sacar de vez en cuando la cabeza fuera del agua para respirar.

Otro animal de forma semejante y no mucho menor en tamaño, era el brontosauro, que, según se cree, habitaba en los pantanos, y rara vez se alejaba del agua.

A pesar de tan fabulosas dimensiones, el diplodoco, el braquiosauro y el brontosauro parecen haber sido de naturaleza pacífica. Todos ellos eran herbívoros, y, por lo tanto, no necesitaban matar para comer; pero, por el contrario, eran presa fácil de reptiles mucho más pequeños, pero bien protegidos, que acostumbraban atacarlos.

El estegosauro (abajo a la izquierda) era mucho más pequeño, pues apenas alcanzaba a tener 10 m. de largo. Todos los saurios poseían cabeza chica, pero el estegosauro la tenía demasiado pequeña en proporción. Parece haber sido, también, un animal pacífico, pero muy peligroso si era atacado, pues tenía elementos poderosos para defenderse. Llevaba sobre su espalda dos hileras de enormes aletas, cada una terminada en una afilada plancha triangular, y su poderosa cola estaba provista de agudos espigones como lanzas.

Había otro saurio parecido a un rinoceronte, pero mucho más grande, que medía de 7 a 8 metros de largo. Era el triceratopo  o tricornio. Su cráneo solo medía más de 2 m. de largo, y llevaba tres cuernos, dos arriba de los ojos y uno sobre la nariz. Su cuello estaba protegido por una capa ósea que le permitía defender su vida costosamente de los ataques de ofos saurios carniceros, algunos de los cuales, a pesar de su tamaño más pequeño, eran terriblemente agresivos.

Todos los dinosaurios que se ven en la lámina eran mucho más grandes que cualquier animal terrestre de hoy; pero es interesante recordar que un mamífero acuático actual, la ballena azul, puede ser incomparablemente más pesado que cualquiera de ellos (alcanza alrededor de las 100 toneladas).

Ver: Información sobre los Dinosaurios

(Ver: Imagenes de Dinosaurios)

http://historiaybiografias.com/archivos_varios2/dinosaurios1.swf

OTRAS GRANDES ESPECIES…: El azar ha jugado siempre un importante papel en el descubrimiento de restos de saurios. En 1878, unos ingenieros estaban cavando un nuevo pozo en las minas de carbón de Bernissart en Henao, Bélgica, cuando al atravesar un lecho calcáreo para llegar a un estrato de carbón, que yacía debajo, descubrieron un verdadero cementerio de saurios gigantescos.

Las osamentas de numerosas bestias hace mucho tiempo extinguidas estaban diseminadas confusamente. Con el mayor cuidado, estos huesos fueron clasificados y los especialistas lograron reconstruir veintitrés esqueletos completos, que después del tratamiento correspondiente, fueron exhibidos en el Museo de Ciencias Naturales de Bruselas.

Por supuesto que todo esto significó un trabajo de muchos años. Estos esqueletos pertenecen a una muy notable especie de saurios, de la época cretácea, el iguanodonte. El nombre le fue dado por la estructura de sus dientes (odon) que son muy semejantes a los de la iguana, una especie de lagarto grande que se encuentra en América Central y del Sur.

El iguanodonte era un herbívoro que medía aproximadamente 10 m. Las patas delanteras eran pequeñas y poco desarrolladas en comparación con los poderosos miembros posteriores. Puede deducirse por la estructura ósea, que el iguanodonte se desplazaba de una manera semejante a la del canguro.

La cola larga le servía para mantener el equilibrio de su tronco cuando caminaba sobre sus patas traseras. La cabeza podía elevarse a una altura de 5 metros sobre él suelo. La ilustración muestra al animal ocupado en masticar las hojas y frutos de altas ramas de coniferas, que eran muy abundantes en la época cretácea. El iguanodonte estaba bien equipado para triturar tan duro alimento, pues, además de sus noventa dientes incisivos, poseía varias filas de pequeños dientes subsidiarios.

Otro saurio de la misma época, y correspondiente al iguanodonte, vivía en América del Norte. Era el tiranosaurio, un animal carnívoro que tenía más de 15 metros de largo y una altura de casi 7 metros. Si era un animal cazador, habrá sido un verdadero terror para su presa, pues sus “brazos”, a pesar de ser pequeños en proporción a su cuerpo, eran poderosos y estaban provistos de garras muy afiladas.

.También han existido saurios que se desplazaban en el aire y otros que pasaban su existencia entre la tierra y el mar. Aun había otros, provistos de aletas, que permanecían siempre en el agua. El más conocido era el ictiosauro, que daba la impresión de ser una fusión de pez y cocodrilo. El ictiosauro tenía la forma característica de un torpedo, forma que aún se encuentra hoy entre algunos peces y también entre los delfines.

ictiosaurio

Los marinos de otras épocas gustaban narrar cuentos fantásticos de serpientes marinas que pertenecían sólo a su imaginación. Pero, en realidad, el alto vuelo de la fantasía ha tomado sus ideas de seres que existieron. A esta categoría pertenece el mosasauro o “lagarto del río Mosa”, cuya cabeza de 1,20 m. de largo fue descubierta en 1770 cerca de Maestricht (Holanda). Este reptil, quizás alcanzó un largo máximo de 7,50 m., pero se han encontrado entre sus parientes cercanos, monstruos de 12 m. de largo.

Casi al finalizar la era secundaria, todos los saurios habían desaparecido, a excepción de los cocodrilos y algunos pequeños lagartos. Subsistieron también otros reptiles, como las tortugas y las serpientes.

Fuente Consultada:
Sitio WEb Wikipedia
El Triunfo de la Ciencia La Era Mesozoica Tomo III Globerama Edit. CODEX

Bosques de la Era Carbonífera Características Tipos de Árboles

LOS BOSQUES EN LA ERA CARBONÍFERA – TIPOS DE ÁRBOLES Y ESPECIES DE INSECTOS

Cada paso en el desarrollo de la vida en los mares parece haber estado dominado por un grupo bien definido de animales; primero, seres unicelulares, después medusas, posteriormente moluscos y crustáceos y, finalmente, peces. En otro post publicaremos un patrón semejante que surge sobre la tierra donde los insectos y anfibios, reptiles y mamíferos, ocuparán, cada clase en su oportunidad, el centro de la escena. Lo mismo ocurre en la historia de la vida vegetal.

Antes de hablar de los bosques, indicamos las etapa de la era paleozoica, porque el tema que trataremos se desarrolla en el período carbonífero, hace unos 360 millones de años.

El período Carbonífero, que se sitúa al final de la era paleozoica, debe su nombre a unos enormes depósitos de carbón subterráneos que datan de este período. Creados a partir de la vegetación prehistórica, la mayoría de estos depósitos se encuentran en determinadas partes de Europa, América del Norte y Asia.

era paleozoica

Sobre la formación del carbón: en ese período grandes extensiones del planeta estaban cubiertas por una vegetación abundantísima que crecía en pantanos. Muchas de estas plantas eran tipos de helechos, algunos de ellos tan grandes como árboles. Al morir las plantas, quedaban sumergidas por el agua y se descomponían poco a poco. Al descomponerse, la materia organica liberaba oxígeno e hidrógeno, por lo que el depósito quedaba con un alto porcentaje de carbono.

Durante mucho tiempo ese depósito fue cubierto de arena, lodo y otras capas terrestres, producto de los movimiento de la corteza. Ese carbono sometido a presión durante millones de años se endureció para formar el carbón, que se ha utilizado masivamente como combustible desde la revolución industrial.

bosque era carbonifera

¿Cómo se formaron los bosques?

Hace más de 400 millones de años, las plantas y los artrópodos antiguos empezaron a ocupar la tierra firme. Durante los período siguientes evolucionaron y se adaptaron a su nuevo habitat. Los primeros bosques estaban formados por helechos enormes con forma de árbol, musgos y otras plantas más pequeñas.

Durante el Paleozoico aparecieron las gimnospermas, plantas vasculares con semilla y hacia el período Triásico comenzaron a dominar los bosques terrestres. Luego se sumaron a aquellas las plantas con flores o angiospermas.

Las glaciaciones cambiaron otra vez el paisaje y los bosques tropicales que habían predominado fueron cambiando y se extendieron los bosques templados. Los bosques ocupan hoy cerca de un tercio de la superficie del planeta y han sido durante miles de años fuente de abrigo, alimento y energía para el ser humano. Sin embargo, en nuestros días sufren diversas amenazas que los hacen vulnerables.

Posiblemente, las primeras plantas que crecieron con sus raíces en la tierra, hace unos 300 millones de años, fueron algo así como algas marinas, que vivieron en las costas entre los límites de la alta y baja marea. Hasta que los vegetales no lograron una estructura fuerte y leñosa como para soportar su peso y una organización de finos tubos capilares como para conducir el agua desde el suelo hasta la hoja más alejada, no pudieron desarrollarse lejos de las costas, tierra adentro.

Plantas semejantes a helechos crecieron hace alrededor de 50 millones de años, antes que aparecieran las primeras coniferas, y aún siguió otro largo período hasta que se originaron las primeras plantas con flores.

Nuestra lámina muestra un paisaje típico del período carbonífero, el que dio origen a los estratos de carbón mineral., ya explicado antes.Notad las extraordinarias formas de los “árboles”: son, en realidad, enormes filicíneas (helechos), equicetáceas (calamites) y licopodiáceas (lepidodendros).

A pesar de que los científicos modernos han identificado, y aun descripto, más de 400 especies diferentes de helechos que datan del período carbonífero, no cabe duda que los bosques de aquella lejana edad eran marcadamente monótonos en su apariencia.

La naturaleza no había logrado aún producir la gran diversidad de vegetales. Continuaba todavía sus experimentos con heléchos, liqúenes y algas, muchos de los cuales, en tamaño reducido, son familiares a nosotros hoy, y los botánicos los clasifican en el gran grupo de criptógamas o esporofitas.

En primer plano, a la derecha, hay lepidodendros, que deben su nombre a las escamas de sus troncos. A la izquierda, hay una variedad de sigilarías, cuyo nombre proviene de las impresiones uniformes en forma de sellos o sigillum que cubren el tronco y que resultan de la inserción de las hojas en el tallo.

A lo largo de todo el período carbonífero, cuando los bosques de este tipo cubrieron gran parte de los terrenos secos, la corteza de la Tierra era aún inestable, con constantes movimientos de elevación y depresión. Debido a éstos, los bosques con sus grandes plantas quedaron sepultados y aplastados por una gran cantidad de agua y barro.

Cuando los terrenos se elevaban nuevamente, otro gran bosque crecía con lentitud sobre el que estaba debajo, pero sólo para ser sepultado a su vez. Así, por un largo y lento proceso de endurecimiento, grandes masas de materias vegetales se fueron convirtiendo en carbón, que el hombre ahora extrae de las entrañas de la Tierra, y el cual, al ser quemado, libera la energía solar almacenada durante tanto tiempo.

Cuando no había tormentas que rugían o vientos que soplaban, los bosques del período carbonífero eran bosques silenciosos. No había aún pájaros que cantaran ni grandes animales que pisaran ruidosamente las malezas.

libelula gigante del periodo carbonifero

El único sonido era el zumbido de gigantescas libélulas, que tenían alas que medían 65 cm. de envergadura; los insectos, la clase más numerosa que hoy habita la Tierra, fueron los primeros en aparecer sobre la misma. Pero el mundo de estos seres, tan rico y variado hoy, consistía entonces en unas pocas especies diferentes.

En la última parte del período carbonífero tuvieron lugar, todavía, grandes cambios. Seres de una clase completamente distinta (quizás eran descendientes remotos de los extraños peces con pulmones) aprendieron a vivir parte de su existencia en el agua y parte en la tierra.

Estos anfibios, parientes de las ranas y sapos de hoy, fueron los precursores de muchos extraños y alguna vez temidos seres que poblaron la Tierra en épocas posteriores.

bosque periodo carbonifero

En este período también crecían anfibios en tamaño y diversidad. Eran especies depredadoras parecidas a los cocodrilos de la actualidad. Armados con peligrosas dentaduras, podían medir cerca de seis metros de longitud. Algunos anfibios desarrollaron una piel más dura y escamosa que les permitía aguantar más tiempo fuera del agua sin resecarse demasiado.

PARA SABER MAS…

Período carbonífero: El nombre del período se debe a la formación de grandes depósitos de carbón y hulla que provenían de los exuberantes bosques sumergidos en esa época. Los bosques cubrieron incontables superficies del globo, favorecidos por la uniformidad del clima y la humedad del suelo. La atmósfera, que contenía grandes cantidades de vapor de agua de gas carbonífero, se fue enriqueciendo con el oxígeno que desprendían las plantas, substituyéndolo por los dos elementos antes mencionados.

La humedad del suelo se concentraba en estanques y lagunas que, al igual que los terrenos pantanosos, eran enriquecidos por la abundancia de lluvias. Los árboles del período (muy poco parecido a los actuales) se distinguían por su gran talla. Las criptógamas vasculares, que carecían de flores, eran uno de los grupos más importantes.

Se desarrollaron de manera sorprendente los heléchos arborescentes, que llegaban a 20 metros de altura. Las licopodiáceas superaban a veces los 30 metros, al igual que los lepidodendros, las sigilarías y las calamitas (parecidas a las actuales colas de caballo): También las cordaitas (que desaparecieron al finalizar la era primaria) alcanzaban de 20 a 30 metros de altura.

En estas densas selvas, cuyos suelos se iban enriqueciendo constantemente de humus, aparecieron numerosas variedades de insectos. Había algunos que se asemejaban a las actuales libélulas, pero de gran tamaño, ya que algunas llegaban a medir hasta 60 centímetros de largo, y otras especies superaban el medio metro de envergadura.

En las zonas menos húmedas se reprodujeron con facilidad asombrosa insectos como los termitos, cuyas costumbres actuales son las mismas que las que practicaron desde sus orígenes. La cucaracha es uno de los termitos más antiguos y más reacios a padecer cualquier tipo de transformación o de cambio. De esa época datan algunos insectos parásitos de los árboles primitivos a los cuales fijaban sus trompas para poder succionar la savia.

Los grillos, los saltamontes y langostas de las montañas aparecieron también en esa época, junto a numerosas especies de insectos de grandes alas. Los anfibios hicieron su aparición por primera vez en este período.

Ello significó una superación de la etapa anterior, en la que los peces podían adaptarse tanto a la respiración acuática como a la aérea. Los anfibios son acuáticos en la primera etapa de su vida, para, ya en la edad adulta, convertirse en terrestres. Las metamorfosis que experimentaron estos animales se conocen no sólo por su persistencia en los actuales batracios, sino porque su historia vital está documentada paso por paso en los esquistos de hulla de las minas de Commentry, que contienen los fósiles (su huella en el material) de miles de ejemplares.

Fuente Consultada:
Sitio WEb Wikipedia
El Triunfo de la Ciencia Bosques en el Carbonífero Tomo III Globerama Edit. CODEX

Primeras Máquinas Automáticas Historia del Ingenio Humano

PRIMEROS INVENTOS AUTOMÁTICOS DEL MUNDO ANTIGUO

Las máquinas automáticas que los hombres de ciencia han inventado para experimentos en el espacio, son maravillas de complejidad, ingenio y eficiencia. Sin embargo, hasta hace unos siglos los únicos dispositivos mecánicos que el hombre conocía eran la palanca, la rueda, la polea, el cabrestante, el resorte, el sifón y la bomba.Se podría pensar que, con ese conocimiento tan limitado, habría poco margen para inventar máquinas automáticas, y no es así.

maquinas simples palanca, sifon , polea usadas en la antiguedad

La mayoría de las máquinas automáticas fueron ideadas simplemente para causar admiración o para proporcionar entretenimiento. Herodoto, el gran historiador y viajero que vivió en el siglo v a. J. C, ha dejado una descripción de una que vio en Egipto.

Era un teatro de marionetas, en el cual los movimientos de las figuras parece que eran causados por cuerdas y palancas escondidas. Unos dos siglos más tarde, ciertos artífices egipcios crearon un muñeco gigantesco de 3,6 metros de altura, el cual —movido por medio de cuerdas— podía servir bebidas a los invitados de un banquete.

En los tiempos de Cristo, se dice que Herón de Alejandría construyó una máquina aún más ingeniosa para abrir las puertas de un templo sin tocarlas. Debajo del altar colocó un recipiente cerrado, provisto de dos tubos y lleno de agua. Un tubo estaba conectado con el altar y el otro con un cubo abierto que estaba debajo.

sistema de heron para abrir una puerta usando vapor

Cuando se prendía fuego, el aire de adentro del altar se calentaba, se expandía, y una parte de él penetraba por el tubo que conducía al recipiente de agua. El aire empujaba el agua del recipiente hacia el cubo. Al aumentar así el peso del cubo, éste tiraba de unas sogas conectadas a las puertas del templo, y las abría.

La invención de Herón era muy diferente de las otras. Los muñecos o marionetas se movían solamente cuando alguien tiraba de las cuerdas; pero la máquina de Herón seguía funcionando después de realizarse la operación de prender el fuego. Eso es lo que hoy esperamos de una máquina automática: una simple operación debe iniciar una cadena de movimientos, que concluyan en el que deseamos.

Una sencilla máquina que hacía esto era la máquina egipcia tragamonedas, de servicio automático. Alguien dejaba caer una moneda por la ranura. El peso de la moneda hacía presión sobre el extremo de una palanca. El otro extremo se levantaba haciendo subir una vara y abriendo una canilla. Por un momento, de la canilla fluía vino. Para entonces la moneda había caído del otro extremo de la palanca, porque ése estaba inclinado hacia abajo. Así el extremo conectado con la vara era ahora más pesado.

tragamonedas en egipto antiguo

Por lo tanto caía y cerraba la canilla una vez más. La simple operación de dejar caer una moneda había dado lugar a una larga cadena de movimientos, que terminaban en el requerido: la entrega de una cantidad fija de vino.

Las cajitas de música, que se hicieron muy populares en Europa durante el siglo XVIII, ofrecían una serie de movimientos semejantes. Alguien abría la tapa y ésta soltaba un pestillo, permitiendo así que se desenrollara un resorte. El resorte, al desenrollarse, hacía girar un cilindro con muchas proyecciones como agujas.

antigua caja de musica

Cada aguja, por turno, tocaba una flexible tira de metal. Las tiras de metal cortas daban notas altas y las largas daban notas bajas. Así que el simple acto de abrir la tapa producía una melodía, que continuaba sonando hasta que el resorte terminaba de desenrollarse. Hoy el tocadiscos con tragamonedas, con sólo recibir una moneda, efectúa una cadena complicada de movimientos.

Después de las cajas de música, aparecieron los instrumentos musicales automáticos, que funcionaban al desenrollarse un rollo perforado de papel. Pero este principio tuvo una aplicación más amplia e importante. A fines del siglo xviii, un inventor francés, José María Jacquard, usó rollos perforados para dictar el modelo que debía tejer un telar. La idea de Jacquard se usa hasta la fecha para producir toda clase de tejidos, así como encajes y alfombras.

El mundo automático moderno:
El principio de la automatización siempre ha sido el mismo: poner en marcha, a través de una acción determinada, un a serie definida de pasos o movimientos conducentes a lograr un fin determinado.

En una caja de música -por citar un ejemplo de antigua data-el paso inicial es “dar cuerda” al instrumento. Luego, funciona un rodillo de bronce provisto de cientos de agudos rebordes o púas. Cada uno de ellos acciona -simultáneamente o en sucesivos tiempos- distintas varillas de un peine metálico, cada una de las cuales tiene un sonido diferente. Así se origina una melodía que parece tañida por el mejor guitarrista.

El objetivo ha sido alcanzado. Otras cajitas tienen aún diferentes agregados: una bailarina de porcelana que danza sobre un espejo, un dispositivo que permite que el.sonido comience cuando se abre la caja, etc.. En el mundo moderno, la electrificación ha sido el elemento principal  que permitió el  auge de los aparatos automáticos Cuando apretamos la botonera de un ascensor, nuestro breve acto pone en movimiento un complejo sistema electromagnético que deja cerrado un circuito. Gracias a este proceso el ascensor “nos obsdece” y acude al piso en que estamos nosotros para “brindarnos” su servicio.,

En las unidades más modernas,” la selección supone una pequeña memoria. Si apretamos el botón mientras el ascensor está en marcha, no importa; en su “cerebro” ha quedado grabado nuestro pedido, al que se accederá por riguroso turno. Pero, si hay una llamada que le quede “en camino”, la atenderá primero. También la puerta se abrirá y cerrará automáticamente y, para evitar que algún desprevenido sea apretado por ella, existe una barra en su borde de contacto que, al ser oprimida, reabre inmediatamente la cabina evitando así al distraído un momento desagradable.

Existen motores o sistemas que no están en condiciones de ser puestos en marcha o detenidos por el hombre, ya sea por cuestiones de ubicación o de momento. Para resolver este problema también hubo una respuesta en el mundo automático. El termostato, por ejemplo, es un interruptor integrado por dos chapas de metal fuertemente unidas, cada una de las cuales tiene una densidad distinta. Esto hace que, cuando el calor aumenta, una se dilate más que la otra, haciendo arquear al conjunto. Cuando esto ocurre, el circuito eléctrico se desconecta y se detiene la máquina.

Este sistema es muy común en planchas, cocinas, estufas y múltiples arteiactos industriales. La célula fotoeléctrica es másavanzada aún. Consiste en una placa sensible a la luz que a su vez acciona un electroimán. Si la luz incidente desaparece, el estímulo se retira y se interrumpe (o acciona) el circuito.

Algunas puertas de grandes comercios parecen abrirse solas cuando nos disponemos a entrar, porque al trasponer el umbral interrumpimos con nuestro cuerpo un rayo de luz que incide sobre una célula fotoeléctrica. También se aplica este método a los garajes, y en los semáforos que se detienen por la noche. En estos casos, la desaparición de la luz diurna determina la interrupción del sistema.

Fuente Consultada:
Sitio Web Wikipedia
El Triunfo de la Ciencia Tomo III Globerama Edit. CODEX
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°9 Edit. Cuántica

Formas de Guardar la Información en la Antiguedad Historia

COMO SE ARCHIVABA Y TRANSMITÍA INFORMACIÓN EN LA ANTIGUEDAD

El progreso humano es posible sólo porque cada generación aprende de generaciones anteriores y luego usa su propia inteligencia para agregar algo a los conocimientos adquiridos. Muchos animales jóvenes aprenden de sus padres observando su conducta y siguiendo su ejemplo, pero solamente lecciones muy simples se pueden aprender de esta manera. El hombre adelantó mucho en poco tiempo porque aprendió a hablar, y de ahí a transmitir lecciones más complicadas.

Pero las lecciones que se aprenden oralmente pueden olvidarse, y si el que las ha impartido ya no está presente, no hay manera de controlar el mensaje original. Por esto, es necesario algún tipo de registro permanente. Los incas del Perú hicieron cuerdas con extraños nudos para registrar mensajes, y otras tribus indígenas usaban collares de conchillas dispuestas de maneras especiales.

nudos en los quipus inca

Los registros permanentes nacieron, quizás, cuando el hombre empezó a usar calendarios. La única manera de saber cuántos días transcurren entre una luna llena y la siguiente, es hacer una marca en una vara cada noche y luego contar las marcas. De modo que podemos creer que las varas con incisiones son quizá la forma más antigua de registros permanentes. En partes de África y entre pastores de remotas regiones de Polonia, todavía se usan varas con incisiones para registrar números.

Con el tiempo, la gente de muchas partes del mundo agregaba figuras sencillas además de incisiones, para demostrar a qué se refería. Dos incisiones seguidas por un sencillo dibujo de un hombre, podían significar “dos hombres”, dos incisiones seguidas por una sencilla representación del Sol, podían significar “dos días”.

Y así, durante inmensos períodos, lentamente surgió un complicado lenguaje de figuras, como la escritura de jeroglíficos del antiguo Egipto o la escritura pictográfica, usada aún en China.

escritura pictografica

También la escritura cuneiforme, la de la antigua Mesopotamia, comenzó como pictografía. Pero allí, como en muchas otras partes, las figuras llegaron a ser tan diferentes de verdaderos dibujos, que el que escribía debía aprender cómo hacer cada una, y el lector también aprender y aun recordar qué representaban.

escritura cuneiforme en sumeria

Aprender los miles de caracteres diferentes usados en cualquier pictografía evolucionada, es tarea inmensamente larga y sólo gente que tiene pocas cosas que hacer puede lograrlo. Por eso en el antiguo Egipto sólo los sacerdotes y los gobernantes sabían leer y escribir los jeroglíficos, y por esta misma razón tanta gente en China no sabía leer ni escribir hasta hace poco tiempo.

jeroglifico egipcio antiguo

Afortunadamente, en algunas partes del mundo la pictografía se transformó en algo mucho más simple. Esto ocurrió en Japón y lugares del Medio Oriente, donde los idiomas hablados se componen de sólo un centenar de sílabas diferentes, o tal vez menos. Allí fue posible usar una simple figura o signo para cada sílaba, de manera que la tarea de aprender a leer y escribir ya no fue tan difícil.

La mayoría de los idiomas europeos, sin embargo, usan un gran número de sílabas diferentes. La única manera de escribirlos con un corto número de caracteres es emplear uno para cada sonido consonante y otro para cada vocal.

Una lista así de caracteres fue creada por primera vez por los pueblos semitas que vivían en el Medio Oriente hace casi 3.000 años. Fue el primer alfabeto verdadero, y aunque las formas de algunas letras han cambiado con el tiempo y con los lugares, es todavía la base de toda la escritura alfabética usada en el mundo moderno.

A la derecha vemos cuatro alfabetos: el fenicio, el antiguo hebreo, el griego y el romano. No es difícil ver una relación que existe entre todos ellos.

alfabeto fenicio

Los fenicios mantenían una fluída actividad comercial y se vieron obligados a buscar una forma práctica y segura de información acerca de sus transacciones, convirtiéndose en uno de los pioneros en el desarrollo del abecedario, por lo que es considerado la base de otros alfabetos como el árabe, latino, griego, cirilo.

alfabeto griego

Los griegos utilizaron el alfabeto fenicio para adaptarlo y modificarlo de tal manera que representara a su idioma. Debido a la diferencia lingüística entre ambos idiomas, los griegos tomaron algunas letras del alfabeto fenicio dándoles valor de vocal y también cambiaron la pronunciación de algunas letras, agregando así algunos símbolos que representaran sonidos inexistentes en el idioma fenicio.

HACIA LA IMPRENTA MODERNA…

El cambio de la escritura pictográfica, que utiliza miles de caracteres diferentes, por la escritura alfabética, que emplea sólo unos pocos, hizo mucho más fácil el aprender a leer y escribir; pero al principio no parecia que valiera la pena el esfuerzo. No tiene sentido aprender a leer y escribir, si no se tiene nada para leer y nada que escribir. Ésa es exactamente la posición en que estuvo la mayoría de la gente durante varios siglos después del comienzo de la escritura alfabética.

Hasta bien entrada la Edad Media, los únicos materiales para escribir que había en la Europa Occidental eran el pergamino corriente y la vitela, que se preparaban con mucha dificultad con cueros de ternera, oveja o cabra. Sólo la gente acaudalada podía comprarlos, y únicamente para documentos y cartas muy importantes. El hombre que poseía 20 libros o más, escritos a mano sobre pergamino, debía ser muy rico; su biblioteca, un tesoro.

Pero en la remota China un material nuevo y mucho más barato había estado en uso durante muchos años. Era el papel. Se hacía empapando, desmenuzando, reduciendo a pulpa y prensando trapos viejos. Luego, cuando el imperio árabe alcanzó su máxima extensión, desde Persia a Portugal, unos prisioneros chinos capturados en la frontera oriental enseñaron el arte de hacer papel a sus vencedores.

El conocimiento del nuevo proceso se extendió pronto hacia el oeste; y antes de que terminara la Edad Media, el papel se manufacturaba en muchas partes de Europa. Aun así, los libros no se abarataron inmediatamente, porque cada ejemplar tenía que escribirse a mano, y el escriba o escribiente que hacía las copias debía ser pagado durante muchas semanas o meses de labor.

Una vez más, el arte que iba a vencer esta dificultad —el arte de la imprenta— tuvo su origen en China. Ya en el siglo VIII a. J. C, los chinos habían descubierto cómo grabar diseños simples en relieve sobre un bloque de madera, embadurnarlo con tinta aceitosa y tomar muchas impresiones del dibujo presionando papeles sobre él. Pronto lograron estampas más elaboradas para imprimir dibujos de naipes: hacia fines del siglo IX habían comenzado a imprimir libros enteros, grabando sobre madera caracteres y dibujos al revés.

Durante las Cruzadas, el conocimiento de esta impresión con bloques grabados comenzó a difundirse por Europa. Al principio sólo se usó para imprimir naipes e imágenes de santos; pero alrededor de 1430 la gente, en varias partes de Europa, había comenzado a imprimir libros de igual manera. Cada letra de cada página tenía que grabarse en relieve muy cuidadosamente, e invertida, en madera. Una vez hecha la estampa, se podían imprimir tantas copias como fuese necesario.

Entonces un holandés, llamado Lorenzo Coster, tuvo una idea brillante. A diferencia de la escritura pictográfica china, que usa muchos caracteres diferentes, rara vez repetidos en una página, la escritura alfabética usa sólo pocos caracteres, repetidos muchas veces en cada página. Así que, en vez de hacer una gran estampa para una página entera, Coster hizo muchas pequeñas estampas de madera para cada letra del alfabeto. Éstas se podían usar una y otra vez, combinadas de todas las maneras para producir muchas páginas de imprenta diferentes.

El arte de imprimir con tipos movibles había empezado. Muy pronto después de esto, Juan Gutenberg, generalmente considerado como el padre de la imprenta, hizo moldes, o matrices de arena en las cuales podía verterse metal fundido y obtener estampas de metal, idénticas para cada letra. Más tarde, un colega de Gutenberg, llamado Schoeffer, hizo matrices de bronce en las cuales las letras se fundían en plomo derretido.

En pocos años las imprentas surgieron por toda Europa, produciendo material barato de lectura por primera vez en la historia del mundo. Una de ellas, la prensa fundada en Amberes por Plantin.

LA TIPOGRAFÍA: Durante más de 400 años, toda la tipografía se hizo a mano. El tipógrafo, o cajista, se situaba frente a un banco con dos cajas de tipos, como dos grandes bandejas planas frente a él. Cada caja estaba dividida en un número de compartimientos, uno para cada letra, signo de puntuación u ortográfico. La caja inferior, en posición horizontal, contenía letras minúsculas; la superior, algo inclinada detrás de la inferior, contenía letras mayúsculas.

La tarea del tipógrafo consistía —y aún consiste— en tomar los caracteres uno a uno de sus cajas para colocarlos en el componedor e ir formando así renglones de palabras, como se ve arriba, en la página de enfrente.

Cada letra se hace en relieve, un poco por encima del cuerpo del tipo, de modo que, cuando se pasa sobre éste un rodillo cubierto de tinta, sólo las letras y no el espacio que las rodea reciben la tinta. Todas las letras se moldean invertidas, como se ven en el espejo, de manera que aparezcan al derecho una vez impresas.

Los tipos muy grandes, o los que se usan sólo de tanto en tanto, se componen a mano hasta el presente, pero casi toda la tipografía para libros comunes, diarios, revistas y periódicos se hace con la ayuda de distintas clases de maquinarias.

La primera máquina tipográfica satisfactoria fue inventada por Ottmar Mergenthaler. Él mostró una versión mejorada de ésta a un editor, Whitelaw Reid, que la llamó linotipo. Una moderna máquina linotipo se ve a la derecha de la página de enfrente. Adelante tiene un teclado bastante parecido al de una máquina de escribir.

antigua linotipo

Cuando se aprieta cualquier tecla, una matriz correspondiente al signo o letra que se oprimió cae de una cámara cercana a la parte superior de la máquina y se desliza por un conducto.

Cuando la línea de matrices está completa, funcionan los espacios que separan las palabras. Estos espacios se ensanchan automáticamente, de modo que todos los blancos resultan iguales.

La máquina está equipada con un horno eléctrico en miniatura, en el cual una mezcla de plomo, estaño y antimonio se conserva a temperatura de fusión. Cuando se completa cada línea de matrices, el operador mueve una manija; entonces algo de este metal caliente pasa a las matrices y se convierte, al solidificarse, en una línea completa de tipos.

Cada una de sus letras está invertida como vista en un espejo, exactamente como ocurre con los caracteres en una caja de tipos. Estas líneas se pueden montar en una galera, o fuerte marco metálico, para formar una página completa. La impresión se puede hacer directamente del molde. Pero si la impresión se hace en una rotativa —una máquina con rodillos— debe realizarse otro proceso.

Se hace una reproducción del molde por medio de una lámina de cartón especialmente preparada. En esa lámina todas las letras aparecen, desde luego, con su trazo natural. A continuación, se arquea el cartón, en forma de medio cilindro, y se le aplica metal fundido. Cuando este metal se enfría y se endurece, se transforma en una plancha de impresión semicilíndrica, portadora de todos los detalles del cartón. Pero ahora todas las letras vuelven a aparecer en relieve. Entonces la plancha está lista para ser ajustada a los rodillos de la rotativa para proceder a la impresión.
Una máquina tipográfica de tipo completamente distinto es la monotipo.

En ella, al oprimir una tecla se perfora una serie de agujeros en un rollo de papel, distinta para cada letra. Luego el papel perforado se transfiere a una máquina fundidora (o moldeadora) en la cual cada serie de agujeros hace que la máquina funda la letra correspondiente. Cada letra se funde por separado, de modo que si el operario cometió algún error al teclear, sólo será necesario cambiar una o dos letras y no todo un renglón, como ocurre en la linotipo.

Ver: Historia de la Imprenta

Fuente Consultada:
El Triunfo de la Ciencia Almacenando Conocimiento – Globerama Tomo III Edit. CODEX

La Edad de Piedra Vida del Hombre y Sus Herramientas

UTENSILLOS DEL HOMBRE EN LA EDAD DE PIEDRA

Nuestro primer conocimiento del hombre fue posible por los huesos y las parcas posesiones que dejó como huella en las cavernas y túmulos funerarios. El hombre ha sido siempre un fabricante de herramientas, y el largo período que precede al descubrimiento del metal se conoce con el nombre de Edad de la Piedra. Huesos y cantos servían de borde cortante para sus útiles.

Quizá la mayor lucha de la humanidad para su supervivencia fue la librada en aquel pasado remoto, cuando el hielo cubría desde el Ártico hasta regiones situadas muy hacia el sur extinguiendo la vida a su paso. El hombre que descubrió el fuego fue probablemente el salvador de su especie.

Al término de la Edad de la Piedra el cazador se había convertido en agricultor. Podía aprovisionarse de alimentos y su hogar le daba refugio y algunas comodidades. Nuestro protagonista pudo procurarse las ropas y utensilios que necesitaba para salir adelante, tras haber dominado las técnicas del hilado y la alfarería. Una parte de la población del mundo vive hoy como lo hacía ese hombre primitivo miles de años antes de Jesucristo.

cuadro de la etpas de la prehistoria: edad de piedra y de los metales

Ver: La Prehistoria

Si nos remontamos unos quinientos mil años atrás, en la primera época interglacial veríamos recorren por las llanuras europeas “algo” que se parecía mucho a un ser humano. Su boca, aún en forma de hocico, estaba dotada de poderosas mandíbulas, las que usaba con múltiples propósitos.

Con ella roía cortezas y raíces vegetales y también desgarraba la carne que se proporcionaba por medio de la caza, sirviéndole asimismo como arma de defensa. ¡Y vaya si la necesitaba! Sus vecinos eran nada menos que el elefante selvático, el tigre de dientes de sable, el rinoceronte y el ciervo gigante.

vida en la prehistoria

Ante una fauna tan peligrosa como esa de poco servirían sus fauces, por más potentes que fueran. Sin embargo, algo más que dientes había en la cabeza de ese ser, hoy llamado “hombre de Heidelberg” por haberse encontrado restos suyos en la localidad alemana de ese nombre.

Ese “algo” era su cerebro que, tras muchos milenios de evolución a partir de los simios, había aumentado considerablemente de tamaño. Su contenido, mayor y mejor distribuido, lo habilitaba para realizar una proeza a la que ningún ser vivo se había atrevido: pensar.

Cierto día, cansado ya de perseguir a sus presas usando pies, manos y dientes, a riesgo de morir en la contienda, se sentó a reflexionar. Quizás haya sido un hueso, quizás un palo, tal vez una piedra alargada, lo que hizo que su rostro se iluminara. -¿Qué pasaría -se dijo- si uso este elemento en mi provecho? Y aquí comienza la historia activa de la humanidad. Aguzada la tosca piedra, fue un hacha, o una lanza, o un puñal.

Desde entonces la superioridad sobre el resto de los animales constituyó la corona que se ciñó sobre ese “alguien” ya digno de su posición en la escala animal: el hombre. Corrieron los siglos para el hombre primitivo. Duras pruebas debió afrontar su capacidad de supervivencia.

Un raro fenómeno astronómico-geológico -las glaciaciones– lo fueron empujando hacia las regiones ecuatoriales. Debió soportar el avance de los casquetes helados de los polos por tres veces consecutivas, pero consiguió pasar la prueba estoicamente.

De esta época data el Pithecanthropus erectus, hallado en la isla de Java, al sudeste de Asia. Alrededor del 100.000 a. de C. se produce el período de mayor difusión del hombre de Neanderthal, que se expande por Europa, Asia y África. Éste era rechoncho, con una cabeza grande y una altura apenas superior al metro y medio. Su rostro aún tenía los rastos bestiales de sus antepasados. Tal característica se ponía de manifiesto especialmente en lo abultado de los arcos superciliares, en la ancha nariz y en él labio superior, volcado hacia adelante.

Su vivienda preferida era la caverna, la que debía disputar con temibles osos prehistóricos. Pero… él ya no estaba solo en la lucha por la vida. Había aprendido a sacar del sílex, una roca fácilmente desgastable, todo lo que necesitaba para ser él el mejor.

De esta época datan los hallazgos de Le Moustier, en Dordogne, al pie del Macizo Central francés. Por dicha causa, a esta etapa-cultural se la llamó musteriense. La mayoría de los elementos de este período, traídos a luz por las excavaciones, son piedras talladas de uso manual.

Faltan aún los mangos y cabos, viéndose en cambio instrumentos para cortar, punzones, raspadores, y unos elementos muy rudimentarios (cuya pertenencia al hombre primitivo muchas veces se puso en duda) llamados eolitos. Algunos arqueólogos los consideran productos del desgaste natural. He aquí los primeros utensilios de los que se valieron nuestros antecesores para lidiar con fieras mucho más grandes que las actuales.

herramientas en la edad de piedra

El sílex fue uno de los primeros materiales empleados en la fabricación de armas durante la edad de piedra. Es relativamente fácil de encontrar y se fragmenta en láminas cortantes, cualidad que lo hace idóneo para la fabricación de utensilios y armas. Durante la edad de piedra, las azuelas  se empleaban para tallar madera y la hoz en las tareas de recolección.

Al sílex siguieron el cuarzo, el pedernal y la obsidiana, rocas que, como el sílex, podían ser talladas con facilidad y tenían una dureza aceptable.

Lasca a lasca se fue pasando el primer período de la prehistoria, llamado Paleolítico Inferior. En sus últimas etapas la piedra ya era hábilmente manejada. Con ella se fabricaban puntas de flecha, cuchillas, raederas, punzones y hachas manuales bastante perfeccionadas. Cuando la última de las avanzadas del hielo glaciar comenzó a desaparecer retrocediendo hacia los polos, se inició un período verdaderamente brillante: el Paleolítico Superior.

Las aves invadieron el planeta alegrándolo con sus trinos y gorjeos. Los valles, otrora congelados, se poblaron de tierna gramínea que fue pastura de rebaños y tropillas. La prosperidad dejó al hombre más tiempo para ejercitar su don maravilloso: el pensamiento. Y surgen así piezas de roca con propósitos más definidos.

Es el caso de los buriles, herramientas empleadas para tallar o grabar sobre hueso, madera u otras rocas más blandas. También aparecen unas puntas en forma de hoja de laurel, que poseen doble filo y son muy manuables. Pertenecen a esta época importantes hallazgos, como los arpones de asta.

herramientas del hombre de la edad de piedra

Si bien las cavernas fueron inicialmente viviendas de piedra, útiles para combatir los grandes fríos, en el paleolítico superior esta función desapareció con el retiro de los hielos. Sin embargo, los principales yacimientos de fósiles han sido encontrados en este ambiente.

La explicación es sencilla. Ya el hombre se había puesto a pensar seriamente en el más allá y había fundado religiones rudimentarias. Su altar fue la caverna y a ella acudía para invocar poderes mágicos qute le proporcionaran éxito en la caza y la pesca.

Para esto quiso “atrapar” a los animales por medio de dibujos y pinturas, estas obras de arte rupestre, descubiertas en la actualidad, son motivo de profundos estudios. Nos han dejado datos valiosos grabados en las paredes de piedra que, en muchos casos, sirvieron para efectuar verdaderas reconstrucciones acerca del modo de vida de aquellos grupos sociales primitivos.

SÍMBOLO DE LO PERDURABLE
No tan sólo en el trascendental paso del estadio de homínido al de “homo faber” desempeñó la piedra un importantísimo papel. Ya en los primeros tiempos de la vida cavernícola del hombre fue presa de la angustia existencial, que lo llevó a elaborar las primeras formas de lo trascendente. Así nacieron los cultos primitivos. Pero el hombre no estaba aún maduro como para manejarse en un campo puramente conceptual y necesitaba de entes inmanentes capaces de simbolizar sus ideas de eternidad. Para ello no encontró nada más adecuado que la piedra, lo aparentemente inmutable del paisaje que lo rodeaba.

Los dólmenes de Stonehenge, Inglaterra, y los menhires de Carnac, Francia, se cuentan entre los más primitivos monumentos religiosos erigidos por el hombre También fue a través de la piedra como el faraón egipcio Keops buscó eternizar su nombre, y en buena medida lo logró: más de cuatro milenios y medio después de haber sido terminada, la enorme pirámide de 138 metros de alura que le sirvió de sepultura sigue siendo una de las construcciones más espectaculares del mundo. Para comprender hasta qué punto la  piedra ha llegado a ser para el hombre el símbolo de lo perdurable, basta con recordar el juego de palabras que hiciera Cristo con el nombre de Pedro su discípulo predilecto: “Sobre era piedra erigiré mi Iglesia”.

hacha de piedra edad de piedra

Estas hachas de mano datan de hace unos 400.000 años y demuestran que el hombre había adquirido la habilidad de fabricar útiles líticos para cortar y despellejar a sus víctimas de un modo más sencillo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N° 11 Edit. Cuántica La Edad de Piedra
El Triunfo de la Ciencia Globerama Tomo III Edit. CODEX

Historia de los Materiales Naturales Usados Por El Hombre

HISTORIA DE LOS MATERIALES NATURALES MAS USADOS POR EL HOMBRE

La naturaleza siempre ha suministrado al hombre abundancia de materiales, pero rara vez en forma inmediatamente adecuada a sus necesidades. A los materiales de la naturaleza, el hombre ha tenido que agregar su propio trabajo y su propia inventiva para obtener precisamente lo que necesitaba. Desde tiempos muy remotos, el hombre ha hecho uso no sólo de las plantas y los animales, sino también de elementos no vivientes del mundo que lo rodea: piedras, arcilla y arena de la superficie terrestre; pedernal, carbón y metales de la profundidad de la tierra.

La arcilla es de poca utilidad, a menos que el hombre pueda modelarla y cocerla y transformarla en vasijas duraderas o en ladrillos. No es mucho lo que el hombre pudo hacer con una piedra, excepto arrojarla para cazar algún pequeño animal, hasta que aprendió a romperla, para hacerle un borde filoso, como el de un cuchillo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

Ni siquiera los miles de plantas y animales diferentes pudieron proveer al hombre cumplidamente de comida hasta que aprendió bastante acerca de ellos: cómo seleccionar las plantas que necesita y cómo cultivarlas precisamente donde las necesita; cómo procurarse y cómo alimentar a los animales que pueden ayudarle, y cómo sacar de ellos un mayor provecho.

tejedor en el neolitico

El hombre utiliza una de los cientos de plantas que cultiva —lino— y uno de las docenas
de animales que ha domesticado —la vaca—.

El hombre ha cultivado el lino y cuidado vacas desde el período neolítico. De lino el hombre saca tres cosas: alimento para el ganado, aceite, que puede mezclar con varios pigmentos para hacer pinturas, e hilo. Puede no haber sido necesario ingenio alguno para usar la paja del lino como forraje, porque debe suponerse que el ganado hambriento lo consumía espontáneamente. Pero debe haber demandado gran ingenio descubrir cómo transformar los productos de desecho del lino en duras tortas, que pueden ser conservadas hasta el invierno, cuando los pastos son pobres. Obtener aceite del lino demandó la creación de cierto tipo de prensa, y transformar el lino en una tela, destreza en varias artesanías, incluyendo el hilado y el tejido.

Cuando el hombre por primera vez cuidó vacas es dudoso que haya obtenido leche de ellas, porque el ganado que vive en estado salvaje generalmente produce sólo lo suficiente para alimentar a sus terneros. De manera que debieron pasar muchos siglos de cuidados hasta que los primitivos granjeros comenzaran a obtener leche en abundancia. Muchos más debieron pasar hasta que aprendieran a hacer y conservar manteca y queso. Y la leche se ha usado para hacer helados sólo durante los últimos dos o tres siglos, lo que constituyó un lujo, hasta que, en los últimos 50 años años, se divulgaron las heladeras y aquéllos pasaron a ser un alimento habitual.

vaca en antiguo egipto

Ciertamente el hombre usó pieles de animales para hacer su vestimenta y para cubrir sus refugios ya en el Paleolítico, pero el arte de hacer cuero suave, limpio y flexible se ha perfeccionado solamente en tiempos civilizados.

Tal vez el ejemplo más notable de la habilidad del hombre para transformar materias primas es la manera de utilizar las selvas que le ofrece la naturaleza. Los grandes bosques nórdicos, que se extienden a través del Canadá, la Unión Soviética y grandes áreas de Finlandia y Escandinavia cubren casi diez millones de kilometros cuadrados de tierra. Los bosques tropicales cubren enormes áreas del Brasil, África Central e Indonesia.

Durante muchos miles de años el hombre usó la vasta provisión de madera del mundo para combustible, muebles y construcciones. Actualmente, con el carbón, el gas, el petróleo, la electricidad y la energía atómica a su disposición, el hombre quema relativamente poca madera. Con el transcurso de los siglos, a medida que se ampliaba el número de nuevos materiales, la madera jugaba cada vez un papel menor en la construcción. Aun en la fabricación de muebles la madera, en cierto modo, ha dejado su lugar a los metales y a los materiales plásticos.

uso madera en la antiguedad

Sin embargo, aunque algunos de los antiguos usos de la madera están declinando, el hombre, en realidad, utiliza los bosques actualmente más que lo hizo nunca en el pasado. Cada año muchos millones de toneladas de pulpa de madera se usan en la industria química, en la producción de varios productos celulósicos, incluyendo celuloide, rayón, plásticos, explosivos, adhesivos y barnices.

Además la madera nos provee de considerables cantidades de azúcar, glicerina, ácidos grasos y alcohol. Los corchos hechos de corteza de alcornoque; trementina, que es, la resina oleosa de los pinos; madera terciada, chapas y fósforos provenientes de árboles de distintas clases. Todas las otras figuras están dedicadas a la fabricación del papel. El volumen de esta industria se ha multiplicado cientos de veces en el siglo pasado.

El arte de hacer papel comenzó hace casi 2.000 años en la China y el material principal usado entonces eran los trapos, que se empapaban en agua durante un largo período, y luego se convertían en pulpa. El secreto de la fabricación del papel se extendió a Bagdad, durante el tiempo del gran imperio árabe, y de aquí a España y el resto del mundo occidental.

uso del papel en china antigua

Durante varios siglos los trapos fueron la principal materia prima para su fabricación, pero hoy en su mayor parte nuestro papel, y prácticamente todo el usado en la producción de periódicos y revistas, se hace de pulpa de madera, a menudo mezclada con cantidades relativamente pequeñas de caolín y otras substancias. Los molinos papeleros generalmente se construyen cerca de corrientes de agua, de modo que la madera de allende los mares pueda traerse por barco directamente hasta sus puertas.

Los países productores de papel más importantes son Canadá y los Estados Unidos, que, juntos, producen las dos terceras partes de la provisión mundial. Luego siguen Finlandia,  y Japón.

Otro material muy utilizado para telas, fue la seda natural, de origen oriental. Según la tradición china, la seda se descubrió en el año 2640 a C., en el jardín del emperador Huang Ti. De acuerdo con la leyenda. Huang Ti pidió a su esposa Xi L.ingshi que averiguara qué estaba acabando con sus plantas de morera. La mujer descubrió que eran unos gusanos blancos que producían capullos brillantes. Al dejar caer accidentalmente un capullo en agua tibia, Xi Lingshi advirtió que podía descomponerlo en un Fino filamento y enrollar éste en un carrete. Había descubierto cómo hacer la seda, secreto que mantuvieron bien guardado los chinos durante los siguientes 2000 años. La ley imperial decretó que todo aquel que lo revelara sería torturado hasta morir.

Hay un producto sumamente importante en las selvas tropicales del cual nada sabían los europeos hasta que Cristóbal Colón regresó de su segundo viaje al Nuevo Mundo: el caucho. Ciertas tribus indígenas de la América ecuatorial hacía mucho que sabían extraer el líquido pegajoso que nosotros llamamos látex de la cauchera o hevea.

Se dice que algunos indios extendían el látex sobre la planta de sus pies y lo dejaban endurecer, fabricando de este modo las” primeras suelas de goma.

Durante casi dos siglos y medio los europeos poco se interesaron por el nuevo material. Luego dos franceses publicaron un tratado acerca del caucho, en el cual le daban el nombre de caoche, de dos palabras peruanas que significan “madera que fluye”.

Desde 1750 hasta hace unos 50 años el caucho se recolectaba exclusivamente en Brasil. Los “seringueros” o caucheros penetraban en las selvas en compañía de nativos, hacían incisiones en las plantas de hevea, calentaban el látex sobre el fuego, formaban grandes bolas y las embarcaban en el puerto de Manaos, a orillas del Amazonas.

Durante el siglo XVIII dos franceses, Hérissant y Maquer, hallaron la manera de disolver el caucho en trementina y éter, y un inglés, Samuel Peel, descubrió cómo usar esa solución para impermeabilizar. En 1823, un escocés, Carlos Mackintosh, fabricó una substancia impermeable mejor con caucho tratado con benzol y empezó a producir abrigos impermeables en gran escala. Aún más importante es que ideó un proceso por el cual el látex puede ser mantenido en estado líquido durante largos períodos. Así el caucho puede ser convenientemente exportado en tanques adonde se necesite.

Un norteamericano, llamado Carlos Goodyear  descubrió cómo dar más dureza y resistencia a la goma, calentándola con azufre y varios productos químicos, proceso al que llamamos vulcanización. En esta etapa, se había aprendido muchísimo acerca de la manera de preparar el caucho, pero aún no se había hallado su aplicación en gran escala.

Mas el ciclismo y el automovilismo iban a surgir y los caminos aún eran deficientes. En 1888, un escocés, Juan Boyd Dunlop, patentó la primera cubierta neumática de goma de resultado satisfactorio, y desde entonces la demanda del caucho aumenta sin cesar.

Uso del algodon en la antiguedadLos hombres civilizados usaron el algodón mucho antes de enterarse de la existencia del caucho. Efectivamente, telas hechas con aquél existieron en la India antes de Cristo. Sin embargo, hasta hace dos siglos estas telas eran un lujo que relativamente poca gente podia permitirse.Tres cosas fueron necesarias para abaratar el algodón: áreas más extensas de cultivo, métodos más rápidos de separación de las semillas de la borra o pelusa que las rodea y mejores métodos de hilado y tejido.

Hasta florecer, la planta del algodón necesita un clima cálido y gran cantidad de lluvia. Una vez que las flores han caido y sus vainas fibrosas se han formado, necesita calor y tiempo seco. De modo que las zonas donde se desarrolla bien son limitadas. Pero durante los siglos XVII y XVIII una extensa región ideal para su cultivo se halló en el sudeste de los Estados Unidos.

La inmensa cantidad de mano de obra requerida para separar las semillas de la borra fue suministrada por los esclavos negros traídos a América, desde la costa occidental de África.

Mientras tanto, los refugiados protestantes de Flandes, muchos de los cuales eran hábiles obreros del algodón, se habían establecido en las regiones donde, desde antiguo, se tejía la lana de Inglaterra. Pronto Lancashire se convirtió en el centro manufacturero de algodón más importante del mundo, y allí constantemente se inventaban nuevas técnicas.

Otro material que ha jugado un rol importante en la vida del hombre fue en carbón, un combustible sólido de origen vegetal. En eras geológicas remotas, y sobre todo en el periodo carbonífero (que comenzó hace 362,5 millones de años), grandes extensiones del planeta estaban cubiertas por una vegetación abundantísima que crecía en pantanos, que mediante un proceso natural de movimientos y presiones durante millones de años se transformó en un combustible vital para la sociedad. Existen diferentes tipos de carbón que se clasifican según su contenido de carbono fijo: turba, lignito, antracita, grafito, etc. y todos han tenido utilidad. (Ampliar: carbón)

A mediados del siglo XVIII, sir Ricardo Arkwright (imagen abajo) inventó un nuevo aparato de hilar que se podía accionar hidráulicamente, y poco después, Jacobo Hargreaves y Samuel Crompton produjeron aún mejores máquinas de múltiples husos. A los pocos años, Edmundo Cartwright inventó un nuevo telar movido por energía hidráulica.

Richard Arkwright (1732-1792), inventor

De modo que hacia los comienzos del siglo XIX Lancashire estaba en condiciones de elaborar más algodón del que América podía cultivar. Lo único que detenía la producción era el hecho de que las semillas todavía debían separarse a mano de la borra, y por más intensamente que un esclavo trabajase no podía preparar más que unos pocos kilogramos de algodón en una semana entera.

Más aún, los días de la esclavitud ya estaban contados. En 1833 terminó en todas las partes del Imperio británico y en 1865 cesó en toda América.

Por este tiempo Eli Whitney había inventado su famosa desmotadora. Trabajando con ella un hombre podía preparar más algodón en una hora que antes en varios días. Desde entonces las plantaciones de algodón crecieron rápidamente en América. Sin embargo, la demanda fue tal, que se convirtieron en regiones algodoneras muchas tierras de la India, Egipto, Nigeria, Sudán y el Congo.

Al tejer, miles de hilos se colocan paralelamente entre sí en un gran marco, para formar la urdimbre de la tela. Un eje, colocado detrás del telar, gira lentamente, dividiendo estos hilos en dos o más capas, que suben y bajan alternadamente. Una lanzadera que arrastra un hilo pasa entre las capas a cada movimiento y así los nuevos hilos, que constituyen la trama, se entrelazan con los de la urdimbre y queda formada la tela.

Gran Bretaña ya no ocupa el supremo lugar en la manufactura del algodón. Otros países europeos producen, en conjunto, tres veces más tejidos de algodón que Gran Bretaña, mientras que los Estados Unidos y el Japón son también grandes productores de los mismos.

Respecto a los metales, muy pocos metales se encuentran en la naturaleza en estado puro o casi puro. Fue sólo cuando el hombre aprendió a hacer fuego y construir fraguas cuando pudo extraer cobre, estaño y hierro de sus minerales. De manera que en los primeros tiempos todos los metales eran escasos, y, en sentido muy real, todos los metales eran preciosos. Pero durante varios miles de años la gente civilizada en todas partes ha considerado dos metales —el oro y la plata— como especialmente preciosos, en parte por su escasez y en parte porque pueden ser labrados y transformados en adornos hermosos. Y precisamente porque se los ha considerado así, el oro y la plata han jugado un papel importante en la historia del hombre.

La forma más primitiva del comercio era por trueque o directo intercambio de mercaderías. Pero el intercambio puede ser muy difícil y hacer perder mucho tiempo. Si un agricultor primitivo tenía más ganado del que necesitaba y no suficiente trigo para hacer pan, solamente podía resolver su dificultad cuando encontraba a otro hombre con demasiado trigo y muy poco ganado. Aun entonces, probablemente, habría una larga discusión acerca de cuántas vacas eran equivalentes a determinadas bolsas de trigo, puesto que el valor del trigo variaría de año en año y de lugar en lugar, según que la cosecha hubiese sido buena, mala o regular.

Hace tres o cuatro mil años, mercaderes de la Mesopotamia hallaron un método para superar tales dificultades. Advirtieron que en todas partes la gente quería plata, de manera que antes de emprender sus viajes comerciales cambiaron sus propias mercancías por pequeñas barras de plata, que se transportaban con facilidad. Casi todos los pueblos con los que se encontraban estaban dispuestos a aceptar la plata a cambio de toda clase de mercancías y servicios.

Más tarde, para evitar la molestia de pesar la plata cada vez que compraban cosas, estos mercaderes estamparon el peso y una garantía de pureza en cada barra de plata. Fueron estas barras estampadas las que sugirieron la idea de las monedas de oro y plata, hace unos dos mil años tales monedas ya se usaban en muchas partes de Europa y Asia, y hasta la fecha el oro, especialmente, continúa siendo uno de los más importantes medios de intercambio.

El oro se encuentra principalmente en las arenas aluviales -—arenas que las aguas de los ríos han desprendido de las rocas en tiempos pretéritos— y en ciertas capas profundas de cuarzo. Los países más productores de oro en la actualidad son Sudáfrica, Canadá, los EE. UU. y Australia, y muy probablemente la Unión Soviética, que tiene vastas zonas auríferas en los montes Urales y hacia el este del lago Baikal. Los mayores poseedores de oro son Suiza (cuya reserva de oro es igual a la de todos los países de Asia juntos), los EE. UU. y Bélgica.

El oro y la plata siempre han sido considerados como símbolos de riqueza. Pero si por riqueza queremos decir capacidad de vivir una vida más satisfactoria, entonces los metales más comunes, como el plomo, el cobre y el hierro, han hecho más por el bienestar general de la humanidad que lo que jamás hayan hecho el oro o la plata.

Con plomo se hicieron los primeros aljibes higiénicos y sistemas de cañerías de agua; con el cobre y el estaño el hombre avanzó de la Edad de Piedra a la de Bronce; con el hierro se hicieron las máquinas y motores que dan, en nuestro tiempo, preponderancia a las industrias dentro de la civilización. Estos metales llamados comunes, junto al aluminio —el nuevo metal— constituyen todavía el grueso de la riqueza en metales que el hombre extrae de la tierra.

Además de usar metales extraídos de los minerales que se encuentran bajo tierra, el hombre ha explotado los mismos materiales que forman la corteza terrestre. Durante muchos cientos de años, ha usado granito y piedra arenisca para las construcciones y los caminos; piedra caliza y mármol para la estatuaria; calizas para la producción de cal; arena y cuarzo para la fabricación del vidrio; arcilla para hacer vasijas y ladrillos.

Son los materiales comunes de la naturaleza los que más han contribuido al bienestar y progreso del hombre; pero las piedras raras de la tierra son las que él valora más: los rubíes y diamantes, zafiros y esmeraldas, amatistas y berilos.

Sin embargo, como al oro y la plata, a las piedras preciosas les ha tocado un papel especial en la historia del hombre y un índice de esto se puede ver hoy en los letreros de los comercios: “Joyero y relojero”. La artesanía del joyero ha florecido durante 4.000 años y los joyeros de la antigua Grecia, Egipto y Mesopotamia se contaban entre los más hábiles artesanos de su tiempo.

Realmente debían serlo, porque las diminutas piedras preciosas que manejaban tenían que estar elegante y firmemente engarzadas en oro y plata, de modo tal, que sólo un mínimo de su brillante superficie quedara oculta. Así, cuando se necesitaron algunas pequeñas herramientas de precisión, los joyeros fueron los hombres más aptos para hacerlas.

Así también, en los siglos XVI y XVII, en Europa, cuando se empezaron a usar los relojes de bolsillo, fue el joyero quien naturalmente debía dedicarse al nuevo oficio de relojero, la primera industria de instrumentos de precisión y la predecesora de toda la ingeniería de precisión del mundo moderno.

Las piedras preciosas deben su valor a su belleza y escasez; y casi todas ellas son formas raras de substancias comunes. La amatista —que en griego significa preventivo de la intoxicación— es una forma cristalina del cuarzo, que contiene ciertas impurezas; el rubí y el zafiro, también formas cristalinas, son óxido de aluminio, el cual forma parte de todas las arcillas; y el diamante, la más cara de todas las piedras preciosas, es un cristal de carbono puro, químicamente casi idéntico al carbón.

El diamante ocupa un lugar muy especial entre las piedras preciosas, porque es el más duro de todos los materiales conocidos y se puede usar para cortar substancias que no cederían a la hoja del mejor acero. Más de dos tercios de los diamantes que se sacan de las minas de todo el mundo vienen del Congo, donde son extraídos de sedimentos aluviales.

La mayor parte de la producción consiste en diamantes industriales. Sudáfrica, con sus famosas minas de Kimberley, produce principalmente diamantes no industriales de gran calidad, a menudo extraídos de cráteres y galerías de volcanes extinguidos. Brasil, que fue en un tiempo la fuente más importante de tales diamantes, ocupa ahora el segundo lugar, después de Sudáfrica.

Fuente Consultada:
La Técnica en el Mundo Tomo I CODEX – Globerama – Editorial Cuántica

Origen de la Sociedad Humana y Caracteristicas de Vida

PRIMEROS GRUPOS HUMANOS Y SUS PROGRESOS TÉCNICOS PARA LA VIDA

Antes que el hombre pensase en vivir en comunidad y dar forma jurídica a sus relaciones sociales, debió esforzarse para sobrevivir. Sin que podamos asegurar qué antigüedad tiene la Tierra ni cuánto hace que existe vida humana en ella, esqueletos encontrados en Java, Palestina o Pekín, atestiguan que ciertos seres aproximadamente humanos iniciaron su lucha por la existencia hace alrededor de medio millón de años.

Los hielos que descendían del Norte y la lucha contra un medio hostil obligaban a concentrar todas las energías en la obtención de calor, ropa, alimentos y techo, sin tener aún tiempo para hacer pinturas rupestres, pensar en la existencia de Dios o imaginar reglas de convivencia cuyas formas jurídicas llegarían a ser, con el correr de los siglos, “Instituciones”.

En las llamadas “Cinco Tierras” -Egipto, Siria, Costa de Arabia, Mesopotamia y el Punjab- se progresó durante la época paleolítica, pero ignoramos dónde tuvo lugar el primer cultivo del grano, la domesticación de animales salvajes, el comienzo de la alfarería, o el paso de los útiles de piedra a los de metal. Y si la atribución es difícil cuando se trata de elementos materiales, más oscura resulta aún en el plano del pensamiento o las iniciativas sociales.

Resultan difusos, pues, los contornos de las primeras formas institucionales y la arqueología y la leyenda son los apoyos principales para abordar las primeras organizaciones humanas, ya que la vida política y su consecuencia institucional aparecen muy tarde como manifestaciones de una disciplina autónoma.

En la horda encontramos la primera expresión de sociabilidad; eran grupos reducidos, compuestos por seres primarios que estaban unidos por el instin’to de conservación.

Dentro de la horda, las costumbres empezaron a evolucionar hasta gestar el clan, mejor organizado y más numeroso, a cuya cabeza aparece ya la idea del conductor, que es al mismo tiempo jefe, juez y sacerdote.

En el clan, el centró y símbolo es a menudo el tótem, generalmente un animal de la región al que se representa por medio de esculturas y que tiene un sentido religioso.

Cuando los grupos nómades y pastoriles se hacen agricultores y adoptan la vida sedentaria, el clan se divide en familias patriarcales. El Estado empieza ya a perfilarse. A través de las etapas de tribus, ciudades o naciones, el jefe del clan pasa a ser rey.

Al monarca, la autoridad le vendrá directamente de la divinidad, que le dicta las reglas que se imponen con forma de tabú; es decir, consideradas como prohibiciones; es también la aurora del Derecho, concebido en preceptos rudimentarios, sin una sanción concreta pero con amenazadores presagios en caso de transgresión.

Los tabúes resultaban así normas de convivencia que se imponían a través del sentimiento religioso y se convertirían luego en normas jurídicas (“No robar”, “No matar”), aunque la ley escrita apareció mucho más tarde.

EJEMPLOS GRÁFICOS

origen de la sociedad humana horda

clan sociedad humana

sociedad humana tribu

EVOLUCIÓN Y PROGRESO DE LA SOCIEDAD

A través del Paleolítico, el progreso del hombre como artesano fue penosamente lento. Mal equipado como estaba para la caza y la pesca, necesitaba casi todo su tiempo para procurarse el sustento.

Sin embargo, el hombre del Paleolítico logró varios inventos que, al menos, echaron los cimientos del progreso. Él fue quien descubrió cómo hacer un borde cortante filoso, rompiendo una piedra con otra; él fue quien halló la manera de hacer fuego y utilizarlo.

En la naturaleza el fuego es cosa rara, porque ella pocas veces lo produce, si se exceptúan los rayos y las erupciones volcánicas. Sin embargo, de alguna manera el hombre primitivo descubrió cómo hacer un fuego menps terrible, una pequeña hoguera, que podía controlar. Lo más probable es que hiciese el descubrimiento por casualidad, al ver cómo las chispas de piedras que se golpeaban entre sí hacían arder la hierba seca cuando caían en ella. Pero sea como fuere que el descubrimiento se produjera, éste fue, sin duda alguna, de inmensa importancia.

Capacitó al hombre para asar carne cruda y dura y hacerla sabrosa y tierna; le dió calor y luz por la noche y mantuvo alejados de su caverna a los animales salvajes mientras dormía. El hombre del Neolítico, el primer agricultor y pastor, no sólo mejoró los escasos inventos de su antepasado, sino que también realizó otros muchos, y así el ritmo del progreso se aceleró. Su antecesor había estado obligado a usar sus propios músculos para todo trabajo pesado, pero él descubrió cómo uncir al arado bueyes, asnos y caballos y cómo hacerles arrastrar grandes pesos.

Dicho antecesor había aprendido a usar troncos como rodillos, y ahora él aprendió a cortar una sección del tronco y hacer así la primera rudimentaria rueda. Tal vez antes de que se usaran ruedas en los carros ya se emplearon para ayudar a dar forma a los objetos de alfarería. Y cuando el alfarero neolítico hubo dado forma a sus vasijas usó la antigua invención del fuego para cocerlas y darles dureza.

Para la poca vestimenta que poseía el hombre del Paleolítico dependía de las pieles de los animales que cazaba. Pero el hombre —o probablemente la mujer— del Neolítico inventó dos nuevas artesanías: el hilado y el tejido.

La figura de abajo representa a un hilandero y a un tejedor trabajando. El hilandero emplea un huso y una rueca para convertir finas fibras de lino o lana en una larga y fuerte hebra ininterrumpida. El tejedor ha extendido muchas hebras como ésta, de arriba abajo, en un marco de madera y está ocupado en entretejer otras hebras por encima y por debajo alternadamente.

tejedor en el neolitico

Con afiladas herramientas, aptas para derribar troncos, y con telas tejidas o pieles cosidas, para las velas, el hombre neolítico logró hacer la primera embarcación propiamente dicha, una gran balsa impulsada por el viento y capaz de contener tal vez más de una docena de personas. No sabemos exactamente qué métodos de navegación usaron los primeros marinos, pero debieron tener un conocimiento considerable de los movimientos del Sol y de las estrellas para poder orientarse.

vida en el neolitico

El hombre del Neolítico usó la fuerza animal para arar y arrastrar carros y el poder del viento para impulsar barcazas. También desarrolló el hilado, el tejido y la alfarería. Hacia el fin de este período ya era diestro en irrigar y en medir el tiempo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

LOS PROGRESOS TÉCNICOS: Para el fin del Neolítico y el comienzo de la Edad de Bronce, los habitantes de Egipto, que necesitaban un calendario exacto para regular las épocas de siembra y de recolección en sus bien irrigados campos, habían aprendido lo suficiente de astronomía para saber que un año dura 365 días y %, y no exactamente 365. También sabían lo suficiente para diseñar relojes de sol muy exactos, que utilizaban durante el día, y relojes de agua, que les daban cuenta del paso de las horas, aunque el sol no alumbrara.

Si inquirimos por qué el progreso fue mucho más rápido en el período Neolítico que en el Paleolítico, las respuestas surgirán sin dificultad. Primero, el hombre del Neolítico tenía objetos nuevos que había ideado, como, por ejemplo, el torno del alfarero. Luego fabricó materiales, nuevos, tales como telas tejidas. Finalmente, dominó nuevas formas de energía: la propia de los animales para el arado y el acarreo, la fuerza del viento para mover las embarcaciones y el poder del agua para irrigar las tierras.

carros antiguos en el neolitico

Ver: Primeros Carros

la agricultura: irrigacion de campos

Ver: Consecuencias Sociales de la Primitiva Agricultura

El progreso casi siempre depende de las nuevas ideas, los nuevos materiales y las nuevas fuentes de energía, pero las tres cosas no van siempre juntas. En su mayor parte, el progreso de la Edad de Bronce dependió del nuevo material, el bronce. Pero fueron necesarias nuevas ideas antes de que los hombres pudieran hacer hornos para fundir el cobre y el estaño de los minerales, y se necesitaron nuevas ideas para modelar y forjar el metal y convertirlo en herramientas y utensilios útiles.

Mas no fue necesaria ninguna nueva fuente de energía y ninguna se encontró. Para fundir y trabajar el metal el hombre se supeditaba aún a la antigua energía del fuego. Lo mismo puede decirse de toda la Edad de Hierro. El hombre tuvo que producir hornos de temperaturas mucho más altas para fundir el hierro, y tuvo que encontrar nuevos modos de dar forma y de afilar sus herramientas. Pero una vez más no hubo necesidad de nueva fuente de energía, y ninguna se halló.

En efecto, todo el progreso logrado en las grandes civilizaciones de Egipto, Mesopotamia, India, China, Grecia y Roma dependió enteramente de muchas ideas nuevas y muy pocos materiales nuevos. Por supuesto, el hombre altamente civilizado también logró usar la energía con más eficacia que su antecesor de la Edad de Piedra.

Por ingeniosos sistemas de poleas, cremalleras y palancas, pudo usar la energía muscular de los animales no solamente para arrastrar pesos en el llano, sino también para elevar el agua de los pozos y el mineral de las minas, y a su tiempo, con la ayuda de turbinas y de aspas de molino, el hombre empleó la energía del agua en movimiento y la fuerza del viento para impulsar muchas clases de máquinas. Pero subsiste el hecho de que desde los tiempos neolíticos hasta después de Shakespeare, el hombre no descubrió ninguna fuente de energía nueva.

No es extraño que hacia el fin de la Edad Media, muchos pensadores se entregaran a estudiar más y más acerca de toda clase de materiales y a buscar nuevas formas de energía. Los árabes, que eran entonces el pueblo más ilustrado del mundo, tomaron la iniciativa en esta búsqueda. Luego, desde los centros de cultura de los musulmanes de España, se extendió a todas las partes de la Europa occidental la idea de buscar deliberadamente nuevos conocimientos.

Allí eran conocidos como alquimistas los hombres que establecieron los primeros laboratorios para realizar una forma primitiva de lo que ahora se llamaría investigación científica. Hoy es fácil reírse de ellos, porque a menudo se lanzaban a descubrir ciertas cosas muy extrañas, tales como la panacea que curaría todas las enfermedades, la piedra filosofal, que convertiría los metales en oro, y el elixir de la vida, que la conservaría eternamente. A veces, también la astrología y la magia negra tomaban parte en sus extraños experimentos.

Entre los alquimistas se cuentan algunos grandes hombres, como, por ejemplo, Alberto Magno y Rogelio Bacon. De entre la confusión y magia que los rodeaba, hombres como éstos hicieron surgir los comienzos de la química y física modernas. Y pocos siglos después —un lapso muy breve en la historia del hombre— estas ciencias nos han dado varias y maravillosas fuentes de energía y una multitud de nuevos materiales para nuestro uso.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven N°1 Primeros Grupos Humanos Edit. Cuántica
La Técnica y el Mundo Tomo I Edit. CODEX Globerama

El Arte Rupestre Primeros Dibujos del Paleolítico Finalidad

EL ARTE RUPESTRE – LAS PINTURAS PALEOLÍTICAS

El arte del hombre del paleolítico, fue  desarrollado entre los años 32.000 y 11.000 a.C., durante el último periodo glacial.Basicamente existen dos tipos, uno conocido como arte mueble que consiste en objetos tallados en hueso, cuernos de animal, piedra o bien moldeados en tierra arcillosa.

El otro tipo conciste en pinturas, grabados y dibujos pintandos sobre la superficie de cuevas en las montañas, lugares que el hombre usaba como refugio y protección de los ataques de animales. A estas creaciones del hombre del etapa paleolítica se las llama: arte rupestre, arte que se encuentra en casi todo el mundo, pero que es muy abundante en Europa occidental.

Respecto a su origen hay dos líneas de debate, una que supone (al no aparecer figuras humanas), que es como un rito propiciatorio a la caza, actividad sumamente importante porque permitía la supervivencias de su especie y la otra  también un rito, pero  mágico-religioso, donde se celebraba por ejemplo el paso de la adolescencia a la adultez.

En 1860 se  descubrieron  las primeras piezas del arte paleolítico, como ser probablemente herramientas y útiles paleolíticos así como huesos de animales del periodo glacial, y estos descubrimientos activaron el interés por la excavación en cuevas y abrigos rocosos en busca de arte prehistórico.

Hablar de dibujos y pinturas rupestres predispone a pensar en la decoración de las cavernas donde habitaron, hace miles de años, los hombres de las cavernas. Y, también, en los bisontes, renos y jabalíes, realizados en tamaño natural sobre las paredes de la cueva de Altamira, en las montañas cántabras o en el valle de Dordoña, al sudoeste de Francia; en los rinocerontes de la gruta de Rouffignac; en los caballos al galope y en los bueyes salvajes, de Lascaux, o en los elefantes, grabados sobre roca, en pleno Sahara.

arte rupestre

También en las estilizadas figuras humanas descubiertas en España, Italia o en África; primero rústicos cazadores y luego agricultores y pastores, a veces en extrañas posiciones, como participando en algún rito de iniciación mágica.
Resulta difícil penetrar en el misterio de esta pintura si, antes, no se trata de evocar a los hombres que fueron sus autores. Durante el paleolítico, la supervivencia del grupo humano dependió de la caza.

El reno, el bisonte, el búfalo, constituyen las presas codiciadas. Los hombres jóvenes del clan son cazadores. Esto implica un desafío a la naturaleza, un apoyarse en la sagacidad, en la vista, en el olfato, en el valor y en el denuedo. La familia tribal depende de ese hombre libre que sale con las primeras luces a cazar o a morir. Y entonces, es lógico que el artista primitivo, se sintiera tocado y magnetizado por esa gesta silenciosa que no tenía por fin el prestigio o la gloria, sino sencilla y hondamente, la perduración del núcleo humano que esperaba el alimento frente al más viejo enemigo de la humanidad: el hambre.

Sólo entendiendo a este cazador denodado se entenderá la advocación que significan esas imágenes zoomórficas (de animales) representadas en la piedra. Usaban las zonas mas saliente de la roca para darle un vista mas tridimensional. Es la reconstrucción de un mundo cerrado, de un ámbito real, duro, difícil y admonitorio.

Luego, cuando llega el neolítico, esta actitud cambia radicalmente. Aparece el hombre que ha aprendido a sembrar y a cosechar. Con la agricultura surge la especulación, la espera mientras fructifica el grano; y, si la cosecha es abundante, el acopio, el granero, el tiempo que se vuelve seguridad. Entonces, no casualmente, surgen elementos
geometrizantes entre los motivos rupestres. Es que ha nacido la medida y la dirección. El grupo humano se hace sedentario.

Los motivos figurativos continúan la tradición de la sociedad de cazadores. Sin embargo, la realidad ha cambiado. Al disminuir el peligro y la incertidumbre, aumentan la prosperidad y la seguridad del grupo. Pero queda del extinto resplandor nómade una fuerza que, de tanto en tanto, reaparece en sucesivas etapas de la creación artística.

Muchas veces, estos dibujos y pinturas se encuentran en los lugares más insólitos: al fondo de la caverna o contra un techo, tan bajo, que no permite estar de pie. Según Gombrich, es improbable que estas pinturas rupestres hayan sido realizadas con fines decorativos. “Resulta más verosímil -afirma- que sean residuos de aquella creencia universal que atribuye poderes a la creación de imágenes; en otras palabras, que esos cazadores primitivos esperaban que, con sólo pintar a sus presas,los animales verdaderos sucumbirían también a su poder”.

Esta simple conjetura se torna verosímil comparándola con un hecho de carácter etnográfico: la comprobación de que, en la actualidad, existen pueblos que siguen pintando y grabando representaciones parecidas, en cavernas, con idéntico fin. También suelen hacerse en reductos hasta donde nunca llega el sol y, para realizar el trabajo, se utiliza la luz de alguna antorcha.

Pasado y presente, Arqueología y Etnografía, unidos por el vínculo común de las costumbres del hombre. Antaño como hogaño: las mismas técnicas, parecidos brazos y motivos, iguales tinturas. Los óxidos y carbonates de hierro, los derivados del manganeso y algunos huesos calcinados produjeron infinitas variedades de ocres, amarillos, anaranjados, azules y negros.

Según Van Loon, se emplearon como envases para esta pintura algunas cañas huecas y, a modo de paletas, trozos planos de piedras. “Son los útiles y elementos -dice- que hubiese utilizado un pintor moderno”.

arte rupestre en altamira (España)

Esta imagen es solo una parte de un conjunto de pinturas en las cuevas de altamira. Representa a un grupo de bisontes, seguramente como ellos lo veían cuando iban a su caza. Datadas en más de 15.000 años de antigüedad, estas representaciones fueron ejecutadas con gran habilidad y con la utilización de los colores, obtenidos de minerales ferrosos y cuprosos de la zona.

Vamos a agregar que en el arte rupestre franco-cantábrico (sur de Francia y Cornisa Cantábrica española) las pinturas son polícromas, no forman escenas sino que son animales independientes y a veces superpuestos. Casi no aparece la figura humana. No se representa movimiento, las figuras son muy realistas y cada cueva muestra cierta especialización en una determinada especie (Altamira bisontes). Las figuras están en lugares apartados y recónditos.

Todo indica que las cuevas eran como santuarios dedicados a ritos mágicos para propiciar la caza. Probablemente el brujo era el propio pintor. Ante estos prodigiosos bisontes, llenos de elegancia y de tuerza, fruto de una enorme maestría e imaginación, cabe preguntarse si los hombres del paleolítico eran, como algunos piensan, brutos, toscos y salvajes.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. n°35 Arte Rupestre Edit. Cuántica

El Payador Ezeiza Gabino Personaje de la Historia Argentina

PERSONAJES CURIOSOS DE LA HISTORIA ARGENTINA: GABINO EZEIZA

El legendario artista de la improvisación llegó a batirse por tres días seguidos con un contrincante sin que el público se moviera de su sitio. El payador Gabino Ezeiza falleció el 12 de octubre en su casa de Floresta. De familia afroamericana, había nacido el 3 de febrero de 1858 en el barrio de San Telmo como otro miembro más de una familia humilde.

Gabino Ezeiza

Se lo considera uno de los primeros payadores de Buenos Aires y de toda la zona del Río de la Plata y su público asegura que nadie le ganaba en el contrapunto.

El pulpero Pancho Luna, que había sido payador de joven, en los tiempos de Rivadavia, fue el que acercó a Gabino a la guitarra. Como regalo, a los quince años, la madre le compró una guitarra española que adornó con cintas celestes y blancas. Al poco tiempo dejó la casa familiar, donde quedaron su madre y sus hermanos, Tomás y Matilde Ezeiza, ya que el padre había muerto en la Guerra del Paraguay. Comenzó a hacerse conocido como payador y en poco tiempo ganó celebridad.

Se cuenta que en una oportunidad sostuvo una contienda durante tres noches con Nemesio Trejo. La inventiva de los dos artistas se mostró de tal magnitud que el público permaneció en el lugar, para ver cómo se desarrollaba el encuentro. Después de una disputa de payadas en un circo de Boedo, entabló amistad con José Betinotti, quien se convirtió en discípulo de Gabino.

El profesor y escritor Rodolfo Se-net dijo que Gabino tuvo “una aptitud estupenda, increíble, para hacer versos. Los improvisaba, así, en el momento, y como tenía un oído perfecto para la medida, la cadencia y la rima, le salían sonoros”.

Fundó su propio circo, Pabellón Argentino, con el que recorrió muchos pueblos, pero lo perdió en un incendio en 1893.

Es autor de más de quinientas composiciones, grabó discos y recopiló sus versos en el folleto Cantos a la Patria. Carlos Gardel y José Razzano lo conocieron en un comité y, al hacerse amigos,  solían frecuentar  el Café de los Angelitos.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA:
Períodico El Bicentenario Fasc. N°6 Período 1910-1929

Construccion de Carreteras Técnicas, Compactación y Materiales

Construcción de Carreteras
Técnicas, Compactación y Materiales

La superficie de una carretera constituye sólo una pequeña parte de la obra total necesaria para su construcción. Debajo de ella debe existir una base sólida, preferiblemente roca, de la que depende la vida futura de la carretera. Si no existe un plano de fundación bueno o resistente, la superficie se agrietará y acabará cuarteándose.

Los mejores planos de fundación son las rocas, las gravas apisonadas o simplemente, la base de un camino antiguo En tales casos, el resto de la carretera (el pavimento) puede construirse directamente sobre esas bases. Pero esto no es frecuente, y los terrenos sobre los que se va a construir la carretera no tienen condiciones apropiadas para soportar el tránsito.

En efecto, bajo el peso del tráfico, el terreno suele ceder, comprimiéndose, y entonces aparecen grietas en el pavimento. En tiempo seco, el suelo se comprime y se cuartea, con resultados desastrosos; en tiempo húmedo, las filtraciones de agua son causa de que el suelo se debilite y no resista las cargas a que está sometido.

Antes de construir una nueva carretera es necesario   tomar  muestras   del   suelo,   a   lo largo de la ruta proyectada. Las muestras, debidamente empaquetadas en envases herméticos, se envían al laboratorio para proceder a su análisis. Allí se investiga la composición del suelo, junto con otras propiedades, tales como su compresibilidad, su cohesión, su permeabilidad y su plasticidad. Teniendo en cuenta estos resultados, el ingeniero de caminos decide entonces el modo de mejorar la calidad del plano de fundación.

Por otra parte, mediante muchos otros experimentos se averigua el espesor necesario del pavimento, para soportar el tránsito previsto. De este modo, se construye una carretera eficaz con el mínimo costo.

Antiguamente, también se tomaban distintas medidas con arreglo a la variedad de planos de fundación que podían encontrarse. Así, era de sentido común poner un pavimento de mayor espesor sobre un suelo arcilloso que sobre una superficie de granito. Estas variaciones de espesor se hacían, sin embargo, “a ojo”.

En la actualidad, la precisión con que pueden calcularse los espesores correspondientes a los distintos terrenos permite, junto a un mayor grado de confianza en la carretera, una evidente disminución de los costos de construcción y mantenimiento.

corte de una carretera

ESTABILIZACIÓN  Y APISONAMIENTO DE SUELOS
Los terrenos arcillosos no son recomendables como planos de fundación de carretera, puesto que suelen comprimirse con la humedad. Bajo una carga determinada, estos terrenos se hacen más compactos, y se producen deformaciones en la superficie de la carretera. En cambio, un suelo arenoso presenta mayor resistencia a la deformación, por lo que no es tan compresible. Las contracciones que sufre en tiempo seco, comparadas con las de] suelo arcilloso, son mucho más pequeñas.

Los ingenieros de caminos pueden recurrir a dos procedimientos para mejorar un plano de fundación: estabilizarlo o hacerlo más compacto. La estabilización consiste en preparar un subsuelo que no resulte afectado por los cambios de humedad; es decir, que el terreno no se deseque ni se inunde. Para corregir los excesos de agua se realiza un eficaz sistema de drenaje. Los suelos débiles pueden reforzarse mezclándolos con otros materiales: por ejemplo, arena y grava mezclados con arcilla. En algunos casos se añade un material de unión, tal como alquitrán o cemento, lo que proporciona excelentes resultados desde el punto de vista de la permeabilidad y de la resistencia a la deformación.

Para hacer más compacto el subsuelo se utilizan, como es bien conocido por todos, las apisonadoras, que comprimen el terreno, haciendo que sus partículas se junten, con lo que se consigue un plano de fundación más resistente. No es probable que el tráfico ocasione luego una compresión mayor que la sufrida inicialmente. Es muy importante que el terreno que constituye el fundamento de una carretera presente propiedades uniformes. Cualquier carga trasmitida al pavimento debe repartirse por igual, de forma que no aparezcan puntos  débiles.

Si se han de añadir materiales de aporte para la estabilidad del subsuelo, deben mezclarse bien con él. La mezcla debe hacerse con una máquina apropiada, operación que requiere mucho trabajo mecánico.

Usualmente, este proceso se efectúa sobre la obra: se remueve el subsuelo, se añaden los materiales de aporte, se mezcla bien, y se extiende la mezcla  de modo uniforme.

carretera suelo y compacatcion

EL PAVIMENTO
Una vez que el plano de fundación ha sido debidamente preparado, puede procederse a la construcción del pavimento, del que hay dos tipos: pavimentos rígidos de hormigón y pavimentos flexibles bituminosos. La elección de uno u otro tipo depende, en especial, de factores económicos. Si junto a la obra existe buena piedra, son preferibles los pavimentos bituminosos. En su defecto, han de preferise los pavimentos de hormigón.

Los pavimentos rígidos se construyen con hormigón reforzado de primera calidad. El hormigón no va directamente sobre el plano de fundación, fino que se construye primero una base cuyo material es duro, compacto y resistente a los reactivos químicos. La piedra molida, la arena compacta, la escoria, etc., son buenos materiales de partida.

Esta base presta a la carretera un soporte adicional y, además, la protege de las heladas; es un material tan compacto que resiste los efectos del agua. Cualquier movimiento que se produzca por debajo, debido a la expansión del agua al helarse, queda amortiguado  en esa  capa.

A partir de las investigaciones efectuadas previamente acerca de la resistencia del plano de fundación y conociendo el volumen de tráfico probable, el ingeniero debe calcular el nivel de la base y del hormigón, de forma que pueda construirse una carretera eficiente con el mínimo costo. Si el plano de fundación es malo, y la carretera deberá soportar el paso de 4.500 vehículos al día, el pavimento puede tener unos 28 cm. de espesor, y la base, unos 15 cm.

Con un plano de fundación normal se necesita una base de sólo 8 cm., y una capa de hormigón de 25 cm. Los pavimentos bituminosos flexibles constan de un plano de fundación, una sub-base, una base y, finalmente, la superficie, pero les falta la rigidez de las carreteras de hormigón.

El peso del tránsito se distribuye con uniformidad a través de las distintas capas. A partir de la resistencia del plano de fundación se calcula aquí, igualmente, el espesor necesario. La sub-base equivale, en realidad, a la base de las carreteras de hormigón.

El material que la integra se compone de grava, piedra molida, etc.; es decir, material muy duro, resistente a la acción de las heladas. La base está formada por partículas granulares, unidas con cemento o alquitrán.

LA SUPERFICIE DE LA CARRETERA Y SU MANTENIMIENTO
La superficie de una carretera no debe ser deslizante, sino que, por el contrario, los neumáticos deberán agarrarse sobre ella. Debe estar limpia y ha de ser uniforme. Antes, las carreteras de hormigón eran inferiores a las bituminosas, respecto de las condiciones enumeradas.

Actualmente, con los modernos procesos de deposición y acabado del hormigón, se ha superado esta dificultad. La contextura necesaria para evitar el deslizamiento se le comunica a la superficie al tiempo de su construcción. Si la superficie se vuelve demasiado lisa por el uso, con varios tratamientos se regenera su textura primitiva.

Las carreteras flexibles llevan una capa de asfalto o de “macadam” (tarmac). El asfalto se prepara con piedras relativamente grandes, embebidas en alquitrán.

El “macadam” se hace con piedras más pequeñas, en contacto unas con otras y unidas a la carretera por una capa de alquitrán. Aunque el “macadam” es más económico, la resistencia elástica del asfalto se suma a la resistencia total de la carretera. Por otra parte, el asfalto es más resistente al agua. Una investigación cuidadosa de los más pequeños detalles mejora la calidad de las superficies de las carreteras. La elección de la piedra a utilizar es muy importante; ciertos tipos de piedra se desgastan con facilidad y no proporcionan un buen agarre a   la  superficie.

El  espesor  correcto  de  alquitrán resulta también importantísimo: si es pequeño, las piedras de la superficie se separan pronto; si es demasiado grande, la superficie resulta pegajosa en verano. El hielo sobre las carreteras es una amenaza muy peligrosa, principalmente en las curvas pronunciadas y en las pendientes. Aquellos lugares que representan un excesivo peligro pueden calentarse en invierno, para impedir que se forme hielo sobre su superficie. Para ello, se dispone en su base una red de resistencias eléctricas, que funciona  por métodos automáticos.

Los números perfectos Curiosidades Matematicas

Los Números Perfectos
Curiosidades Matemáticas

LOS NÚMERO PERFECTOS: El número que es igual a la suma de todos sus divisores recibe el nombre de número perfecto. Por ejemplo, el 28 es un número perfecto porque:

28 = 1 + 2 + 4+ 7 + 14

Euclides demostró que todo número primo n engendra un número perfecto N por aplicación de la fórmula:

2n-1(2n-1) = N

Si escribiéramos este número todo seguido, nos daría materia para el libro más voluminoso, más insípido, más inútil y más aburrido del mundo.

Respecto a este tema, el divulgador científico Leonardo Moledo, dice:

 “Los números perfectos impresionaron mucho a los matemáticos de la Antigüedad, muy acostumbrados a jugar con los números. Los griegos y los judíos (antiguos naturalmente) usaban letras para escribir las cifras, con lo cual cada número se podía asociar con una palabra y permitía sacar conclusiones esotéricas que harían palidecer a cualquier adicto a la quiniela. Por ejemplo’ el número 666 asociado con “la bestia” en el Apocalipsis porque la manera de estar escrito alude al emperador Nerón, que para los primeros cristianos era (y con razón) poco menos que un monstruo. Sin embargo, 666 no es un número perfecto.

En cambio, el pálido 6 sí lo es. Un “número perfecto” es aquel que coincide con la suma de todos sus divisores, exceptuado él mismo. Y el 6 cumple con el requisito: sus divisores son 1, 2 y 3, y 1+2+3 es exactamente igual a 6. Los comentaristas tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento no dejaron de asombrarse de que el número de días que a Dios le tomó crear el mundo (descartando el séptimo día de descanso) fuera, precisamente un número perfecto.

Esta coincidencia no quedó simplemente en perplejidad sino que llegó a usarse como argumento teológico. Según San Agustín no obstante haber podido crear Dios el mundo en forma instantánea, prefirió emplear seis días porque “la perfección del número 6 significa la perfección del

Y si se tiene en cuenta que el siguiente número perfecto es el 28 (suma de 1+2+4+7+14), más o menos el tiempo que toma el ciclo de la Luna, es de suponer que durante mucho tiempo los calculistas se lanzaran a la caza de números perfectos. Pero los números perfectos son difíciles de cazar. Y son pocos. Después del pequeño 6 y el vigoroso 28, el número perfecto siguiente (el tercero) es 496,el cuarto es 8.128 y el quinto…  ¡33.550.336!

El sexto ya anda por los ocho mil millones. El octavo ya es un número de diecinueve cifras. Hoy se conocen veinticuatro “números perfectos”, de longitudes verdaderamente inverosímiles: el vigésimo cuarto número perfecto tiene más de doce mil cifras. Naturalmente, estos números se manejan e investigan mediante computadoras.

Y hay misterios, misterios sin resolver. Por empezar, no se sabe si existe algún número perfecto impar. Tampoco se sabe si existen infinitos números perfectos. Nadie debería extrañarse si mañana mismo alguien anuncia haber descubierto el vigésimo quinto número perfecto: no lo intente el lector, ya que es una tarea ingrata.

Y vale lo dicho en 1811 por el descubridor del noveno número perfecto (demasiado largo para escribirlo aquí, ya que tiene treinta y siete cifras). “Los números perfectos son meras curiosidades sin utilidad alguna”. “

Los Números Primos

La Conjetura de Goldbach
Fuente Consultada: Basado en el libro Curiosidades de la Ciencia de Leonardo Moledo

Origen del trueque y el comercio con la moneda metalica Historia

CUANDO Y POR QUÉ NACE EL TRUEQUE:

La primera condición para que exista intercambio de bienes es la capacidad de producir excedente. El excedente es una parte de la producción que no se necesita consumir. Si una sociedad dispone de excedente, puede intercambiarlo por algún producto que posea otra sociedad (y que tampoco necesita consumir).

En la más remota prehistoria, cuando los hombres se dedicaban a la caza y la recolección, la producción de excedentes era casi nula. Además, por las características de sus productos, esos excedentes no se hubieran podido almacenar. Pero desde las primeras actividades productivas, el excedente permitió emprender el hábito de intercambiar productos.

Las primeras formas de comercio entre los hombres consistieron justamente en el intercambio de productos mano a mano: lo que uno tenía y no necesitaba, se cambiaba por lo que el otro tenía y no necesitaba. Esa forma de intercambio se denomina trueque.

El trueque se mantuvo por mucho tiempo, aun en sociedades sedentarias: un jarrón de vino por una bolsita de trigo, pieles de abrigo por un arma de caza, lana de oveja por pescados.

¿Por qué se abandonó el trueque? El desarrollo de nuevos bienes de consumo y el crecimiento de la actividad comercial demostró que este sistema era poco práctico: en primer lugar porque no siempre el otro necesitaba aquello de lo que uno disponía. Por ejemplo, si un artesano de sandalias quería comprar pan, siempre debía encontrar un panadero que necesitara sandalias ó averiguar qué necesitaba el panadero, conseguirlo con su producción de sandalias. y recién después ofrecérselo en trueque.

En segundo lugar, también era un problema determinar cuál era el valor exacto de los productos a intercambiar: ¿cuánta lana por un jarrón de vino? ¿de qué tamaño debía ser el jarrón? ¿una vaca valía lo mismo que un camello?

Para resolver estos primeros problemas los hombres buscaron un producto de referencia: los valores de todas las mercaderías se establecerían en base a ese producto. Esa referencia es el primer paso en la historia de la moneda.

UNA MONEDA CON MUCHAS FORMAS

Una moneda es, de hecho, un elemento intermedio que sirve para facilitar los intercambios. Si todos los hombres establecían el valor de sus productos sobre la base de la misma mercancía, el intercambio era mucho más simple. Los primeros bienes de referencia fueron el trigo o el ganado. Entonces, era posible establecer el precio de los diferentes productos: por ejemplo, obtener una vaca a cambio de una cantidad establecida de cereales.

Estos primeros bienes de referencia reunían dos características principales: eran aceptados por la mayoría de los hombres, y eran sumamente útiles. Sin embargo, pronto surgió un nuevo problema. El bien de referencia debía ser divisible, debía poder fragmentarse para intercambios menores, cotidianos, por objetos de menor valor. Además, debía simplificarse también su traslado, su cuidado y su almacenamiento.

Así, los objetos que funcionaban como bienes de intercambio fueron haciéndose más pequeños y fácilmente manipulables: collares hechos con caracoles o caparazones, barbas de ballena, cocos, bolsitas con sal, etc.

LA APARICIÓN DE LA MONEDA METÁLICA

Según el historiador griego Herodoto, las primeras monedas metálicas surgieron en el Asia Menor, en el siglo VIII a.C., debido a que un rey lidio se propuso simplificar la recaudación de los impuestos y su almacenamiento. Así, habría reemplazado productos como el ganado, el trigo o la madera, que su pueblo le tributaba, por su equivalente en monedas fabricadas con una mezcla de oro y plata. Sin embargo, es probable que mucho tiempo antes las monedas metálicas hayan surgido en otro lugar.

Hacia el año 3000 a.C, en la Mesopotamia asiática, asirios y babilónicos comenzaron a utilizar como bienes intermedios para los intercambios barras de oro y plata. También se utilizaban otros metales, como el cobre, el bronce o el hierro. Sin embargo, se preferían los dos primeros (oro y plata) ya que tenían algunas ventajas sobre los otros: en primer lugar su escasez, lo que los hacía valiosos, y en segundo lugar su incorruptibilidad. Esto último se refiere tanto a que es difícil falsificarlos como a que pueden almacenarse mucho tiempo sin echarse a perder (al contrario del hierro que se oxida).

El desarrollo de las actividades comerciales, sobre todo a través del imperio romano, extendió la utilización de monedas metálicas. Desde entonces son los Estados los que monopolizan la acuñación (fabricación de monedas). Además, las monedas solían tener un sello grabado: la figura de algún dios, la efinge del un emperador, o algún otro símbolo. Estos sellos garantizaban la pureza y el peso del material con que la moneda había sido acuñada.

BILLETE PAPEL MONEDA

Papel Moneda Emitido Por Alemania

NUEVAS FORMAS DE PAGO

 El desarrollo de las actividades comerciales y el intercambio de productos traídos y llevados a largas distancias propios de la Edad Moderna europea, hizo necesario el desarrollo de nuevas técnicas que facilitaban el uso del dinero.

Muchas de estas técnicas fueron en realidad apropiadas por los europeos, a partir del siglo XV, de otras regiones en las que existían con anterioridad. Por ejemplo, las letras de cambio existían en el mundo árabe musulmán desde el siglo X. Estas surgieron porque en diferentes lugares se utilizaban diferentes monedas. Con estos documentos se garantizaba que una persona pudiera cobrar una deuda en un lugar lejano, con la moneda de su lugar de residencia pero por un importe equivalente a la moneda del lugar en el que se había realizado la venta.

Otra novedad europea del siglo XV fueron los billetes a la orden (o sea, órdenes de pago para determinada persona) que dieron origen al cheque. Este evitaba que una persona tuviera que caminar por la calle transportando dinero, por lo que permitía comerciar con mayor seguridad. El dinero real se encontraba depositado en un banco y el cheque permitía a quien lo había recibido extraerlo cuando quisiera.

á partir del siglo XVI se generalizó la utilización de monedas de plata debido a la gran cantidad de ese material extraído de las minas americanas. Más tarde, a a finales del siglo XVIII surgió el papel-moneda, o sea, el billete actual. También fabricado por el Estado con exclusividad, su aceptación es forzosa (o sea, ningún comerciante puede exigir el pago en oro o en plata; debe aceptar el billete de curso legal).

TARJETA DE CREDITO

Actualmente existen tarjeta de crédito como otra forma de pago. Estas permiten inclusive
aplazar el pago del producto adquirido

PARA SABER MAS…
Fuente Consultada : Economía Las ideas y los Grandes Procesos Económicos – Rofman-Aronskind-Kulfas-Wainer
Los frutos de la especialización en el trabajo
A medida que las sociedades se tornaban más complejas, y las actividades productivas se diversificaban, se fue produciendo una progresiva división del trabajo, por la cual las personas se especializaron en determinadas tareas. Así muchos se dedicaron a trabajar los metales, el cuero o el barro; otros a producir alimentos -como el pan, el aceite o el vino-; algunos se ocuparon de perfeccionar las técnicas de los cultivos, o bien, a construir canales para que el agua llegara a regiones desérticas, etcétera.

La especialización creciente reforzó la necesidad de intercambiar lo que cada persona producía en exceso respecto de sus necesidades, con los productos que otros tenían para ofrecer a partir de su propio esfuerzo. Éste fue el origen del comercio, que empezó a desarrollarse bajo la forma del trueque.

Del trueque al uso del dinero
Por medio del trueque, las personas intercambiaban objetos o servicios, sin utilizar dinero. El inconveniente de esta forma de intercambio es que lo que una persona está dispuesta a dar debe coincidir con lo que la otra desea recibir, y viceversa.

La paulatina aparición del dinero, que podía ser cualquier bien que, gracias a sus propiedades, pudiera intercambiarse por cualquier otro, significó un progreso, ya que facilitó las transacciones y permitió satisfacer una cantidad mayor de necesidades.

Por ejemplo, en algunas regiones la sal era usada como dinero, ya que era útil y apreciada por todos, y cualquiera estaba dispuesto a recibirla como forma de pago. En otros lugares se utilizaban cueros o camellos.

Como muchos de los bienes usados como moneda local eran perecederos -es decir que se destruían con el tiempo-, y no servían para comerciar con otras regiones -ya que allí no los valoraban de la misma forma-, progresivamente se fueron adoptando los metales preciosos (en especial, oro y plata), que tenían tres ventajas: eran aceptados por diversos pueblos, eran resistentes al tiempo debido a sus características físicas y podían ser transportados con mayor comodidad que otros objetos.

Fuente Consultada: Sociedad  – Historia 8to. Año Vicens Vives (Maria P. González y Marissa Massone)

La Urbanizacion del neolitico Historia de los Asentamientos Humanos

La creación de la ciudad es uno de los hitos que cabría utilizar como separación entre la humanidad primitiva y la moderna. Resulta curioso examinar el fenómeno ahora, cuando lo que nació hace siete u ocho mil años llega a ahogarnos y anuncia su crisis en plazo breve. Acaso diez mil años bastarán para abarcar el crecimiento, auge y decadencia de las urbes.

Entre el 4000 y el 3000 a. de C., importantes desarrollos técnicos comenzaron a transformar las ciudades neolíticas. Al principio, los asentamientos neolíticos eran apenas algo más que villas. Pero, conforme sus habitantes dominaban el arte del cultivo, poco a poco comenzaron a dar origen a sociedades humanas más complejas.

urbanizacion del neolitico

En la medida en que la riqueza aumentaba, esas sociedades principiaban a desarrollar ejércitos y a construir ciudades amuralladas. Al inicio de la Edad de Bronce, las concentraciones de cada vez más personas alrededor de los valles ribereños de Mesopotamia y Egipto estaban dando origen a un nuevo modelo de vida humana.

Hoy empezamos a conocer las primeras habitaciones humanas: inicialmente (protourbanismo) era lugares protegidos por toscos muros de piedra en las cuevas ocupadas ya en el paleolítico superior y medio, grupos de chozas en la estepa loésica, en lo que fueron los primeros campamentos, de época magdaleniense, encontrados desde Francia a Rusia.

En la fértil media luna es donde brotó el verdadero urbanismo. No es el caso discutir cuál de las ruinas urbanas que conocemos es la más antigua: si las ciudades de la meseta de Anatolia y sus vertientes, como Chatal Hüyük, o la serie sucesiva que Braidwood señaló en el nordeste del Iraq (Karim Shahir, Palegawra y Jarmo), o la ciudad de Jericó. Con ésta o con las de Anatolia nos remontamos al VII milenio a. de J.C. Las excavaciones que han dado a conocer las primeras ciudades han sido uno de los más importantes frutos de la arqueología en los últimos decenios.

Si nos situamos en la región del Jordán, en Palestina, en la base de la colina Tell es Sultán, donde estuvo asentada la vieja ciudad de Jericó. Lo mismo ocurre en Nahal Oren, en el monte Carmelo, y en Beidha, cerca de Petra. En estos tres yacimientos, el nivel inferior A cuenta con fuertes defensas con muros y foso, con habitaciones circulares en forma de colmena formadas con ladrillos carenados.

En el nivel B hay habitaciones rectangulares con muros revestidos de barro y pasillos con habitaciones a ambos lados. Si en el nivel A hallamos nidos de cráneos que recuerdan los de Ofnet Baviera). En el B los cráneos se recubren, modelando los los ojos. En este segundo nivel aparece el cultivo de la cebada y la cría de las cabras para alimento, en tal proporción que hace pensar en una posible domesticación; todo ello en el séptimo milenio a. de J.C., en una fase precerámica, con numerosas muestras de culto y de plástica.

En 1963-64 se excavó un lugar cerca de Diarbekir y apareció un nivel precerámico con posible cultivo del trigo y domesticación. Lo que sorprende, en un ambiente que según la datación del carbono 14 se remonta a unos 7.000 años a. de J.C., es la presencia de una sólida base de piedras en los muros de ladrillo y de un enlosado. No menos sorprendente es la presencia de agujas y una cuenta de cobre trabajado con martillo. Al mismo grupo pertenecerían los poblados de Hacilar y de Suberde, con cultivo de trigo y de cebada en el primero de ellos, más o menos sincrónico con Jericó B, ya aue se fecha a mediados del séptimo milenio.

Pero a todos esos primeros centros urbanos supera en interés el de Chatal Hüyük, en el llano de Konya, en la parte meridional de Anatolia, excavado por James Mellaart. Se trata de un poblado de gran extensión (unos 130.000 m2), formado por habitaciones rectangulares con hogar central, adosadas unas a otras, salvo en los casos en que se disponen unos patios o espacios libres entre ellas.

Los muros eran de ladrillos secados al sol; los tejados planos tenían aberturas, por las que se entraba al interior gracias a una escala de madera. Bancos junto a los muros servían como lugar de enterramiento, probablemente secundario, de los familiares. Muchas de las casas presentan las paredes decoradas con relieves o pinturas. Estas últimas ofrecen curiosos paralelos con las levantinas españolas, cuya cronología no difiere gran cosa de la de estas primeras ciudades. Es seguro que experimentaron frecuentes reconstrucciones.

Chatal Hüyük se remonta a una fecha media de aproximadamente 5.750 a. de J.C. Posee cerámica desde su comienzo, manteniéndose la fabricación de recipientes de madera o de cestería. Aunque el utillaje es básicamente neolítico (sílex y obsidiana), se encuentran pequeñas piezas de ornamento de cobré’ y plomo. La agricultura conocía varias especies de trigo además de la cebada. Cabras y ovejas acompañaban como animales domésticos al perro. El pulimento de la piedra se pone de manifiesto en las hachas, mientras la técnica del hueso produce multitud de útiles, como las cucharas, y el arte del tejido progresa claramente junto al uso de pieles. Sin duda, había ya artesanos especializados.

Es decir, en fechas que hace unos años hubieran parecido excesivamente elevadas, encontramos sociedades directamente salidas del estadio mesolítico, directo sucesor del paleolítico superior, que han progresado enormemente en el camino del urbanismo y se hallan organizando ya una vida social y religiosa intensa.

Podríamos completar lo dicho con secuencias parecidas en el Iraq septentrional con nombres como Jarmo, Hassuna, Tell Halaf, y tras esta fase entramos en la ocupación de la Baja Mesopotamia, cuando la ciudad ha adquirido toda su importancia política, que guardará durante muchos milenios, a través de las fases de El Ubaid, Uruk y Jemdet-Nasr, hasta las clásicas ciudades sumerias. Podríamos también destacar las ciudades asirías primitivas y las que van descubriéndose en el Irán, que acabarán por unir ese mundo asiático occidental con las grandes ciudades, muy posteriores, del valle del Indo, en las que vemos logros que calificaríamos de modernos en aspectos tan importantes como el agua.

La entrada en Europa de los portadores de la “revolución neolítica” es muy anterior a lo que se había creído. Aún no hace muchos años no poseíamos otro medio de establecer un puente entre Asia Menor, los Balcanes y el Egeo que las nueve ciudades (hoy las contaríamos de otro modo y aparecerían bastantes más) de Troya.

Gracias a la datación del carbono 14 sabemos que el neolítico había cruzado el Egeo alrededor del 6000 a. de J.C. Sesklo y Argissa en Tesalia, Nea Nikomedeia en la región occidental de Macedonia, nos muestran poblados con casas de madera recubierta de barro, cerámica plástica con representaciones femeninas, abundante industria ósea, ganadería que incluye los bóvidos, sepulturas en fosa, etcétera.

Desde estos centros urbanos, los primeros que conoció Europa, en un camino que debió costar unos dos mil años, ese elemento renovador que fue la ciudad se extendió al extremo occidental del Viejo Mundo.

Ver Una Imagen de la Vida Sedentaria en el Neolítico