Argentina en el Mundo

Biografia de Rafael Obligado Poeta Autor de Santos Vega

POETA ARGENTINO: RAFAEL OBLIGADO (1851-1920)

Rafael Obligado POETA ARGENTINO

He aquí un poeta que, sin ser ni extraordinariamente fecundo, ni demasiado brillante, sobresalió entre los románticos argéntinos del siglo XIX por las cualidades de perfección que caracterizan su vena lírica.

El romántico fue, antes que todo, un enamorado de la libertad,   un   pesimista   incorregible,   un  melancólico   consuetudinario.

La libertad lo hizo refractario a los convencionalismos; el pesimismo lo enfrentó con la amargura y con la angustia; la melancolía  melló sin  pausas su  corazón,  hasta transformarlo  en  un incomprendido.

No quiso ser ni militar, ni. abogado, ni político, tal como le hubiese cuadrado en aquel tiempo en mérito a su abolengo. Solamente aspiró a ser un hombre de letras, un cantor del Paraná, el río familiar a sus recuerdos de la niñez.

Como sucedió con Guido Spano, Obligado núcleo en derredor de su ejemplo lo más representativo de su generación, tuvo csapulos y trascendió con su obra  las fronteras argentinas.   Fue, sin lugar a dudas, el poeta nacional por excelencia.

Su poesía entronca con la de Echeverría, y en toda ella domina la imagen graciosa, plástica, expresiva como una acuarela pintada frente a risueñas visiones del pasado, con sus niños, sus adolescentes y sus amores puros.

Tímbién abordó el tema histórico —Ayohúma, El Negro Falucho, La retirada de Moqueguá— y tradiciones populares — La luz sala, La salamanca, La mula Ánima, El Yaguarón y El Cacuí—.

Obligado nació en Buenos Aires en 1851 y murió en la misma ciudad el 25 de abril de 1920.

EL POETA: Antes que Obligado, Mitre y Ascasubi y otros historiadores trataron el tema del payador. En Santos Vega, su obra maestra, se personifica el espíritu de la pampa, lleno de aristas populares, de eclosiones generosas.

Todo un ambiente, una idiosincrasia, un ideal, caben en este poema que pertenece a la serie de “leyendas argentinas” recogidas de la tradición candente, de los labios mismos de los gauchos que el poeta frecuentó en la estancia de su padre.

Santos Vega no aparece por primera vez en estos versos, sino que ellos no hacen más que darle forma definitiva a una sombra, a un hombre, a una conducta largamente conocida por los lugareños. Es la triste historia de un cantor cuya voz de timbre cristalino y trágico inundaba el alma de sorpresa y de arrobamiento; sus manos arrancaban a la guitarra acordes que eran sollozos, burlas, blasfemias.

Todo el desierto se llenaba con su fama; de todas partes llegaban multitudes a escucharlo; sus “payadas de contrapunto” causaban la admiración de los oyentes, porque en ellas era ímbatible.

Allí donde llegaba, los criollos hacían rueda para extasiarse con su canto, lo agasajaban y lo ungían rey de la pampa.
Después de haber cantado a su prenda y convocado con su himno a las huestes emancipadoras, aceptó el desafío de Juan Sin Ropa, el forastero cuya voz era el llamado del progreso.

Juan Sin Ropa lo venció con an poderoso grito dado al viento, muy superior al cantar de Santos Vega. Y es lógico que esto sucediese, porque el forastero Juan Sin Ropa llevaba en su esencia la profecía del futuro, con sus renovaciones, con todas las reformas capaces de trastrocar héroes  legendarios.

Debajo de un corpulento ombú, frente al desconcertado auditorio de gauchos, el payador murió al tiempo que su rival se convertía en serpiente y desde la copa del árbol caía una brillante lluvia de escamas.

Desde entonces, Santos Vega deambula por las llanuras, convertido en sombra: en los atardeceres, su espectro huye a campo traviesa, la guitarra en la espalda, en un caballo veloz como el viento.

Su historia está presente en todas las guitarras y pasa de boca en boca con la espontaneidad con que se dicen las cosas ingenuas.

Santos Vega fue el cantor en una época romántica, a la que sobrevinieron tiempos precursores de mecanización y de materialismo. Hoy, sin lugar a dudas, vivimos el clima de Juan Sin Ropa.

Mañana …, ¿tendrá que batirse el negro forastero con algún otro rival?

FRAGMENTO DE: “SANTOS VEGA”
“Bajo  el  ombú  corpulento,
de las tórtolas amado,
porque su nido han labrado
allí al amparo del viento;
en el amplísimo asiento
que la raíz desparrama,
donde en la siesta la llama
de nuestro sol no se allega,
dormido está Santos Vega,
aquel de la larga fama.”

“En los ramajes vecinos
ha colgado silenciosa,
la guitarra melodiosa
de  los  cantos  argentinos.
Al pasar los campesinos
ante Vega, se detienen;
en silencio se convienen
a guardarle allí dormido;
y hacen señas no hagan ruido
los que están a los que vienen.”

Biografia de Carlos Reutemann Piloto de Formula I Gobernador de Santa fe

Carlos Reutemann: ¡Vamos Lole!

Seducido por la política, este gran deportista argentino que con su talento logró conquistar los circuitos más destacados del mundo de la Formula 1, desde el año 1991 profesa su militancia justicialista y su pasión por el quehacer político del país, habiendo logrado ocupar diversos cargos.

En este sentido, fue Gobernador de la Provincia de Santa Fe en el período que abarca desde 1991 a 1995. Luego fue electo Senador de la Nación en 1995. Asimismo cumplió un segundo mandato como Gobernador de Santa Fe entre los años 1999 a 2003. Después de aquello fue nuevamente electo Senador, cargo que cumple actualmente.

Ese es un pequeño pantallazo acerca de la carrera política de Carlos Reutemann, que principalmente se destacó en los más prestigiosos circuitos de Fórmula 1, siendo aún considero uno de los más grandes pilotos de dicha categoría. Nació bajo el nombre de Carlos Alberto Reutemann el 12 de abril de 1942 en la provincia de Santa Fe, y desde muy pequeño se sintió atraído por los automóviles, pasión que con los años lo llevaría a desarrollar una importante carrera de piloto, siendo conductor de Fórmula 1 por un período que se inició en el año 1972 y culminó una década después.

Su rapidez, su estrategia de corredor basada en la evaluación constante de las carreras, sumada a su extrema caballerosidad en las pistas, lo convirtieron en uno de los preferidos, tanto del público como así también infinitamente admirado por sus competidores. Por aquella época todos lo llamaban cariñosamente “El Lole”.

Durante su trayectoria como piloto de Fórmula 1, dentro de la máxima categoría de la disciplina, Reutemann logró obtener un total de 12 victorias puntables, 2 no puntables, y 6 pole positions, en un total de 144 carreras en las que participó y dejó su marca. Entre sus logros más destacados, se encuentra el haber ganado el gran premio de Gran Bretaña en el año 1978, compitiendo en aquella oportunidad con el imbatible Niki Lauda.

No obstante, una de las carreras más recordadas es aquella que protagonizó en 1981 cuando se alzó con el primer puesto en el Gran Premio de Brasil, en el que no sólo debió competir con los más grandes pilotos de la época, sino que además debió desafiar al clima, con lluvias torrenciales que desdibujaban el circuito de Jacarépagua en Barra de Tijuca, Río de Janeiro.

Había debutado en el automovilismo el 30 de mayo de 1965, cuando participó en una carrera de Turismo Mejorado, que se llevó a cabo en la ciudad de La Cumbre, ubicada en la provincia de Córdoba. Pero aquel no fue su primer triunfo, aunque llegaría poco después, precisamente el 11 de julio de ese mismo año, cuando a bordo de un Fiat 1500, Carlos Reutemann se consagra ganador en la prueba de Turismo Mejorado desarrollada en Villa Carlos Paz, en Córdoba.

INCREÍBLE: El 13 de enero de 1974, en el Gran Premio de Fórmula 1 de la Argentina, cuando punteaba con comodidad, Carlos Reutemann, en el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, se quedó sin nafta: le faltaba media vuelta para ganar la carrera. Según crónicas de la época, fue la toma de aire, colocada detrás y sobre su cabeza, la que al desprenderse en el giro 39 hizo que el motor quemara combustible más rápido que lo habitual. (ver final del video abajo)

A partir de allí, su desenvolvimiento en las pistas lo convirtió en uno de los más grandes del momento, y las competencias internacionales reclamaron su presencia. Incluso fue uno de los pilotos oficiales de la escudería de Ferrari a partir de 1977, compartiendo el honor con Lauda. Posteriormente, también fue conductor de las escuderías de Lotus, y del equipo de Williams. Con una carrera que aún tenía mucho por delante, Carlos Reutemann decidió anunciar su retiro y hacerlo efectivo.

Aquello ocurrió luego de su participación en el Gran Premio de Sudáfrica, en el que obtuvo el segundo puesto. Los años pasaron y la política seguramente ocupó el lugar que había dejado en su interior la pasión por los autos, aunque en las reiteradas oportunidades en que el piloto fue consultado acerca de si está arrepentido de aquella decisión, no duda en asegurar: “Cuando pienso en eso recuerdo que, cuando era niño, debía ir a la escuela a caballo y de allí llegué a ser piloto de Fórmula 1. Ese placer no me lo quitará nadie”.

Video Sobre Formula 1 en Buenos Aires.

Puerto Madero Historia Ubicacion Proyectos Origen

Puerto Madero

Las áreas urbanas siempre están en continua transformación lo que demuestra los cambios en el uso del suelo en distintos espacios.  En la ciudad de Buenos Aires encontramos un caso que refleja tal situación: Puerto Madero, actualmente un área con múltiples usos del suelo vinculadas la mayoría de ellos a actividades terciarias; y en el pasado era netamente portuaria.

Como esta área había perdido protagonismo, el gobierno nacional junto con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, proyectaron esta transformación a través de una planificación urbana, con el objetivo de revitalizar el área y establecer una vinculación más precisa entre la ciudad y el Río de la Plata, a través del Puerto.

Durante el siglo XIX, la adecuación del puerto a las necesidades del momento fue mediante la realización de algunas obras, porque las características físicas del lugar no eran las más adecuadas, se trataba de una zona costera baja y pantanosa.

Eduardo Madero, fue quien proyecto la construcción del puerto, emplazada junto al centro histórico de la ciudad y completado en 1899.  Para entonces, las dificultades se seguían presentando en el puerto, por ello se construyeron nuevas obras que dieron lugar a otra área portuaria en 1926; el Puerto Nuevo.

Para es entonces, Puerto Madero retirada de su función original comenzó a ser objeto de numerosos proyectos para desafiar nuevos usos del suelo en el área. Pero el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, recién en 1989 inició las gestiones de conversión, debido a conflictos jurisdiccionales, ya que pertenecían a catorce organismos diferentes del Estado nacional.

En ese mismo año, después de ser firmado el decreto presidencial de recuperación se creó la Corporación Puerto Madero, constituida por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y el Estado Nacional, con un 50% de las tierras pertenecientes a cada uno de ellos (en total de 178 hectáreas).

Su objetivo era llevar a cabo un proyecto de renovación urbana, en este caso el más grande en la historia de la ciudad de Buenos Aires. Así los cuatro diques de Puerto Madero pasan a convertirse en un nuevo barrio porteño, el número 47. Del cual recibe el nombre oficialmente en 1998, recordando al ingeniero que diseñó y construyó el antiguo puerto de Buenos Aires. Este nuevo barrio está limitado por las avenidas Ingeniero Huergo y Eduardo Madero, las calles Elvira Rawson de Dellepiane y Cecilia Grierson y la actual costanera Sur.

Podría decirse que significa una gran inversión, este plan de urbanización debido a la apertura de calles, veredas, instalación de servicios, parquización y redes cloacales, que debieron realizarse.

Sin embargo, poseen protección patrimonial histórica algunos de los edificios, por lo que sólo puede reciclarse es su interior y deben mantenerse intactas las fachadas externas; un claro ejemplo de esto es lo que se conoce como La Catedral, el cual era un antiguo depósito de granos.

Puerto Madero es uno de los 48 barrios en los que se divide legalmente la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Su ubicación cercana a la zona céntrica de la ciudad, lo extenso de su área y su vista al río hacen de este distrito uno de los más exclusivos de Buenos Aires. El barrio debe su nombre a Eduardo Madero, comerciante de la ciudad que presentó tres proyectos de puerto, el último de los cuales fue aprobado por el entonces Presidente de la Nación Julio Argentino Roca en 1882.

En cambio, si fueron demolidos grandes cantidades de silos, que simbolizaban principios del siglo XX, el modelo económico que empleaba Argentina: el agroexportador o conocido como “granero del mundo”. Y en su lugar, fueron construidos viviendas, oficinas y edificios con propósitos culturales.

Con una localización privilegia por la cercanía al microcentro y una grandiosa vista al río de la Plata, actualmente Puerto Madero es un barrio en donde los usos predominantes se relacionan con el sector terciario. Allí se asientan oficinas, cines restaurantes, bares y viviendas tipo Loft.

En los últimos años, esta zona se convirtió en uno de los sectores más exclusivos de la ciudad, creciendo paulatinamente gracias  las inversiones grandes que se realizaron allí.

Es por esto que para Buenos Aires y su actividad económica, se convirtió en un punto de referencia, ya que numerosas se empresas se radicaron en el lugar y es uno de los sitios más concurridos por los turistas del interior y exterior del país.

Sin embargo, lo que caracteriza esta urbanización es el equilibrio existente entre las superficies libres y las construidas, cuestión que hace que el impacto de las obras construidas sean intrascendentes.

UBICACIÓN: El barrio de Puerto Madero está comprendido por las calles Brasil, Av. Ingeniero Huergo, Av. Eduardo Madero, Cecilia Grierson, y por el Río de la Plata, el Riachuelo y la Dársena Sur.  Limita con los barrios de Boca al sudoeste, San Telmo, Monserrat y San Nicolás al oeste y Retiro al norte, con la localidad de Dock Sud al sur, y con el Río de la Plata al este.

Profesora de Geografía: Claudia Nagel.
Fuente: Geografía Mundial y los desafíos del SXXI. Editorial Santillana. Geografía Mundial, Editorial Puerto de Palos.  

Historias Anecdotas y Curiosidades Mas Importantes de la Historia

10 CURIOSIDADES DEL PLANETA Y DE LA HISTORIA

 

 

 

 

 


 


 

 


 

 

 

 Curiosidades e Inquietudes De Los Navegantes

UN COMENTARIO SOBRE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD:

Desde un punto de vista físico, el hombre es uno de los seres más débiles de la Creación. El relato de cómo ha conseguido superar esta debilidad frente a especies más fuertes, y de qué modo ha llegado a dominar el mundo hasta el momento en que se dispone a conquistar el espacio extraterrestre, constituye la Historia del Hombre.

Durante innumerables siglos tuvo que luchar para sobrevivir, para dominar el hambre, el frío, las enfermedades y los ataques de otras especies enemigas. Pero desde los tiempos más remotos, en que se unía en una organización tribal, acomodaba una vivienda y construía sus utensilios de barro, sus instrumentos de hueso o sus armas de piedra, comenzó a pensar y a crear, es decir, a progresar.

La lucha por el poder y el dominio ha sido llevada constantemente a compás de la conquista de la Verdad, la Belleza y el Bien. La Filosofía y la Ciencia, la organización de la Política, la Moral y la Religión, el Arte… se encuentran ya como tendencias en las sociedades más primitivas, y precisamente este combate de tipo espiritual es lo que ha diferenciado al Hombre de cualquier otra especie que se caracteriza por no tener historia, es decir, evolución, cambio o progreso.

La reconstrucción del pasado ha llegado a una gran perfección. La Ciencia ha puesto en manos de los historiadores medios maravillosos para descifrar escrituras, interpretar restos o datar yacimientos. Innumerables ciencias auxiliares prestan su apoyo a la Historia.

En esta tarea, el historiador se encuentra con fuentes, es decir, materiales para reconstruir Historia, de todas clases. Unos son claros como los documentos, las inscripciones y los relatos, mientras en otros casos, cuando el investigador se enfrenta con restos mudos, piedras, cerámica, armas, monumentos, etc., una sagaz labor detectivesca debe guiar la intuición del estudioso para averiguar cómo, cuándo y en qué forma ocurrió el hecho que se propone historiar. En cualquier caso, el que dedica sus afanes a los estudios históricos sabe que es un ciego servidor de la verdad, a veces tan difícil de discernir del error o de la falsedad.

Pero no se trata sólo de reproducir fríamente lo que ocurrió. Cicerón decía que la Historia era la gran maestra de la vida. Interpretar el sentido del Pasado es algo sumamente difícil y arriesgado cuando la trayectoria conocida del Hombre sobre la Tierra es aún tan corta.

En efecto, ante los millares de siglos que abarca la Prehistoria, un período de la vida humana sobre la cual sólo es posible conjeturar, ya que no existen documentos escritos, ¿qué importancia tienen los dos mil años de nuestra Era, o los seis mil que abarca la historia escrita del Hombre?

Algunos historiadores han querido encontrar el sentido de este devenir y se han preguntado si los hechos se repiten, tal como cree el vulgo, y de este modo, de acuerdo con Cicerón, sería posible prever el futuro aleccionados por el pasado. La Filosofía ha expuesto con sobrada variedad de tonos las tendencias fatalistas o deterministas, providencialistas o libres ante el misterio de la conducta humana.

Es evidente que, a lo largo de los tiempos, han florecido imperios los cuales, una vez llegados a su mayor esplendor, han experimentado una decadencia, unida a la cúspide del poder, de la riqueza y de la molicie, a a continuación de la cual han llegado a desaparecer totalmente; los hititas, los pueblos de la Mesopotamia, los mayas, los aztecas, etc., constituyen algunos ejemplos.

El historiador inglés Toynbee afirma que para cada pueblo existe un ciclo que abarca cuatro fases: génesis, crecimiento, crisis y desintegración. Mas para él un pueblo no está fatalmente obligado a sufrirlas ciegamente, sino que es capaz de reaccionar y superar los estadios más bajos de este proceso.

A partir de Carlos Marx, la interpretación económica de la Historia ha pesado notablemente en el ánimo de muchos historiadores. Las guerras, las invasiones, incluso los movimientos espirituales, tendrían, según este criterio, una causa material. Así, la invasión de los bárbaros tuvo su origen en unas sequías espantosas que asolaron el Asia central.

En la actualidad los estudios de Geopolítica, que determina el espacio vital, Geografía política y Geografía histórica, tienden a enjuiciar los hechos pasados tomando en consideración todos los elementos físicos, humanos y económicos que pudieron determinarlos o condicionarlos. No debe olvidarse nunca el factor hombre. El esplendor de Macedonia o del Imperio Árabe no se pueden concebir sin las figuras de Alejandro Magno y Mahoma, respectivamente.

Se han ciado movimientos cuya génesis es de orden puramente espiritual, por lo menos en sus principios, como fueron las Cruzadas o el Humanismo. De otra parte, el hallazgo de nuevos caminos para el trabajo, debidos a la Ciencia, ha producido cambios tanto o más profundos que el alumbramiento de una nueva doctrina. Así, la Revolución Industrial, nacida a raíz de las aplicaciones del vapor, tuvo una importancia tanto o más decisiva que la Revolución Francesa.

Espíritu y Técnica parecen enfrentados en nuestros días. En los últimos sesenta años la Ciencia ha ofrecido tantos y tan extraordinarios descubrimientos que la Técnica ha trastornado la vida del hombre. Vivimos una fase histórica en la que el Espíritu parece batirse en retirada, o por lo menos realiza denodados esfuerzos para no dejarse avasallar por un alud de maquinaria.

Las fases de crisis, y a nosotros nos corresponde vivir una, son connaturales a todo estadio de crecimiento. El historiador no se pregunta nunca qué sucederá en el futuro, o si la Humanidad está en trance de perecer. El conocimiento del camino recorrido por el Hombre sirve maravillosamente para reafirmar el optimismo hacia el porvenir.

 

Leyendas Argentinas Tradiciones del Norte Argentino Leyendas Cortas

Leyendas Argentinas
Tradiciones del Norte Argentino

Los cultos populares van con la gente, son sus creaciones y no se pueden limitar ni territorial ni sectorialmente. Son un instrumento humano, y como, la fe, en su expresión popular, genera figuras en torno a las cuales se estructuran estos cultos que en su mayoría, responden a personas reales y concretas, con nombre y apellido, caracterizadas por una serie de virtudes cristianas que vieron truncadas sus vidas por hechos fatales. Este fin, luctuoso y victimario, que hasta podríamos considerar injusto, motiva en el grupo contextual de la víctima un sentimiento devoto que encauza, en el común de los casos, la canonización popular.

Como en épocas precolombinas, en muchos pueblos del noroeste argentino el alma de los difuntos regresa una vez al año a visitar a familiares, casa y hacienda. El momento elegido para este reencuentro es el Día de los Fieles Difuntos, es decir, el día que dispuso la Iglesia para rezar por las almas del purgatorio. Estas presencias no provocan temor; por el contrario, es un día de alegría y se vive como una fiesta.

Las almitas llegan el 1° de noviembre al mediodía y son despachadas a las 12 del día siguiente. En cada casa se habilita una sala con un improvisado altar y se prepara la Mesa de las Ofrendas.
Sobre un mantel se van ubicando las diferentes comidas y bebidas que están destinadas a alimentar a las almas. Primero, los dulces traídos especialmente de la ciudad y luego, uno a uno todos los platos con los diferentes alimentos que se van cocinando durante las 24 horas.

En otra habitación, generalmente la cocina, el dueño de casa convida a los presentes con comidas, separando el primer plato de cada una de ellas para la Mesa de las Ofrendas. Después del alimento, se invita a los asistentes a orar y todos se dirigen a la sala donde está el altar y se canta y reza la novena en sufragio de las ánimas del purgatorio.

Durante 24 horas se alternan las oraciones con las diferentes comidas. Se supone que los difuntos regresan ansiosos por probar todo lo que gustaron en vida; por eso, no debe faltar ningún alimento. Así, a las 12 del 2 de noviembre la Mesa de las Ofrendas literalmente desborda. Todo está representado y en abundantes cantidades, incluyendo las hojas de coca y los cigarrillos. Las bebidas van desde el café hasta la pina colada y las comidas muestran una gran variedad, que incluye asado de llama, empanadas, sopa, pasas, nueces, morcilla, panes salados y dulces con formas de animales, milanesas y mucho más.

Llegado el momento de la ofrenda final, se van retirando de la mesa distintos elementos y se los coloca en un balde. Las bebidas se vierten en forma de señal de la cruz y luego se vuelca todo el contenido sobre una hoguera preparada en el exterior de la casa, procurando que se forme una densa humareda, porque ésta será el vehículo que transportará las ofrendas a las almas.

Como ocurre con la Pachamama, el vínculo con los antepasados es de reciprocidad. Las almitas tienen poderes para cobrarse con ganado o siembras si no se las alimenta lo suficiente. Pero esto jamás pasa, porque el puneño siempre es generoso con las fuerzas del más allá.

TIPOS DE CULTOS

a. Sacrificiales: de fuerte presencia en el noroeste del país.
Tenemos la “Almita” Sibila y “Almitas” González en Jujuy, Juana Figueroa y Pedrito Sangüeso, en Salta, Pedrito Hallao en Tucumán y la Telesita en Santiago del Estero.

b. Anómicos: Bazán Frías en Tucumán, José Dolores en San Juan, el Gaucho Cubillos y el Gaucho Bairoletto en Mendoza, Olegario Álvarez en Saladas, el Gauchito Antonio Gil en Corrientes, Martina Chapanay en Mendoza-San Juan y las “finadas gauchas” de San Luis.

c. De Sanidad: Pancho Sierra y la Madre María en Buenos Aires, don Luis Paredes en San Juan.

d. De Santificación: la Difunta Correa en San Juan y Ceferino Namuncurá en Río Negro.

e. Tanatológicos: San La Muerte en Corrientes.

La bibliografía dedicada a este tema es tan extensa que sólo ofrecemos un panoramamuy general a efecto de orientar su lectura. Creemos que lo fundamental es mostrar la sacralidad de la devoción desde la mirada humana, y así, en este tema de las devociones populares, la cuestión del sacrificio (convertir en sacro algo que no lo era a través de un ritual y un código de símbolos que renueva el significado del vínculo hombre-Dios) además de repasar un breve itinerario de este catolicismo popular que nos sorprende a la vera de los caminos, en las ciudades y en los hogares, tanto de un piso de la gran ciudad como de una casa de barrio de obreros de un pequeño pueblo de cualquiera de nuestras naciones latinoamericanas.

Tal vez aquí sea oportuno agregar algunas palabras que tengan que ver con el espacio y el territorio. Los cultos populares se presentan, al principio, como anclajes territoriales de una construcción colectiva que tiene que ver con el sentido de la vida, la culpa y el sacrificio. En la mayoría de los casos, los “elegidos” para ser tomados como ejemplo son señalados por un acto injusto lo que provoca la conexión con e grupo de pertenencia y establece el camino de la devolución a través de la devoción.

En cada relato testimonial se distinguen marcadores identitarios en los cuales sus narradores señalan la apropiación y, por lo tanto, la pertenencia que legitima y establece el sentido de referencia. En este conjunto de componentes, aparecen los valores más ponderados por las comunidades, con lo cual se fortalece el sentido del ejemplo de vida a imitar. Así, en el recorrido por los diferentes espacios y localizaciones, se establecen patrones de comportamiento generalizados que demuestran la universalidad de las prácticas cotidianas,por un lado, y a la vez su particularidad .

Así, y para que sirva de cierre a esta interpretación simple, pero que marca las coincidencias y las diferencias de las conductas humanas, podemos decir que más allá de la categorización arriba referida de los cultos populares, en todos los casos estamos ante personas, no seres divinos ni superpoderosos, sino simplemente humanos comunes y corrientes, elegidos para establecer el vínculo con lo divino, para que medien a partir de ser invocados y solicitados para concretar un favor, un pedido, una condición necesaria que será retribuida con una promesa, exvotos y devoción constante.

Fuente Consultada:
Todo el Historia N°440 Mitos y Devociones Populares en la Argentina.
100 años de vida cotidiana – El Diario Intimo de un País La Nación.

Biografía de Julio Cortazar Escritor Argentino Rayuela Bestiario

Biografía de Julio Cortazar – Escritor Argentino

Es uno de los escritores más reconocidos e influyentes de la literatura argentina y latinoamericana, particularmente en los años 60. Creador de relatos fantásticos, refleja en ellos mucho de su desasosiego, de su inquietud y de su lirismo metafísico.

Julio Cortaza

Nació en el 26 de agosto de 1914 en Bruselas (Bélgica) . Hijo de padres argentinos, llegó por primera vez a Buenos Aires a los cuatro años. Creció en Banfield, donde se recibió de maestro en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, posteriormente  se graduó como licenciado en letras y maestro de escuela. Durante varios años trabajó como maestro rural en varios pueblos del interior de la Argentina.

Simultáneamente desarrolló la traducción; es notable su trabajo con la obra de Edgar Allan Poe. En 1938, con el seudónimo de “Julio Denis” publicó Presencia, un libro de sonetos.  Su primer cuento, La Casa Tomada, fue publicado en 1946 un periódico literario llamado Anales de Buenos Aires, por iniciativa de su director responsable, quien era nada menos que Jorge Luis Borges.

Publica el poema dramático “Los Reyes”, primera obra firmada con su nombre real e ignorado por la crítica. Según su propia definición, “se trata de una defensa del Minotauro”. Durante el verano escribe una primera novela, “Divertimento” que, de alguna manera, prefigura “Rayuela“.

De joven estuvo políticamente comprometido con la con la revolución que derrocó a Yrigoyen en 1930. Tenía pasión por el boxeo y por el jazz. Se deleitaba con el jazz. Lo descubrió a comienzos de la década de 1930, en los viejos discos de pasta, con las bandas de Diake Elihigton o Jimmy Lunceford. Amaba el be-bop cuya extraña gramática habían diseñado Dizzy Gillespie y Chárlié Parker en los años 40. En París se encerraba a escuchar sus discos en el cuarto de juegos de su casa donde tocaban sin demasiado habilidad una trompeta.

Julio Cortazar, Libro Rayuela, TapaEn 1951, hastiado del chato ambiente cultural y el asfixiante clima político de su país, viajó a París, becado por el gobierno francés, donde estableció su residencia permanente y trabajó como traductor independiente de la UNESCO. Ese mismo año aparecería su primer libro de cuentos, titulado Bestiario.

En París, Cortázar evolucionó como un eximio cuentista, un o de los auténticos renovadores del género, mezclando ambientes realistas que reflejan con precisión y detalle los paisajes y todo el entorno porteño que dejó para siempre. Son historias fantásticas que se ubican en terrenos angustiantes, inciertos, que atrapan a sus lectores con el carácter implacable de ciertas pesadillas.

En 1954 Viaja a Italia, donde empieza a traducir los cuentos de Edgar Allan Poe y en 1956 en México publica el libro de cuentos “Final del juego”, en el que aparece el cuento “Los venenos”, al que Cortázar considera autobiográfico.

Tapa de la primeraedición de “Rayuela”

En 1963 Publica “Rayuela” en Editorial Sudamericana. Se venden 5 mil ejemplares el primer año. Publica “Una flor amarilla” en la ‘Revista de Occidente’ de Madrid y “Descripción de un Combate” en ‘Eco contemporáneo’. Ese mismo año participa como jurado en el Premio Casa de las Américas, en La Habana.

Fue el momento de mayor esplendor de Cortázar en Europa y en el mundo, cuando junto a Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez, entre otros, terminaron de dar forma al milagro editorial conocido como «boom latinoamericano». Mientras tanto, dio paso al escritor comprometido, de aspecto eternamente juvenil, al conversador de voz pastosa que repartía panfletos entre las barricadas del Mayo francés, en 1968. Unos años antes, en 1961, visitó y quedó deslumbrado con la Cuba revolucionaria.

Durante la dictadura argentina se opuso y denunció los actos represivos en América Latina. Francia le otorgó la nacionalidad francesa, viajó a Cuba, y se deslumbró por la revolución Sandinista en Nicaragua. Caminó por última vez las calles de Buenos Aires en noviembre de 1983, cuando la Argentina retornaba a la democracia. Paseó por La Boca, recorrió Almagro, entró en los bares de la calle Corrientes.

El 12 de febrero de 1984 muere de leucemia y es enterrado en el cementerio de Montparnasse, en la tumba donde yacía Carol Dunlop. En México (Editorial Nueva Imagen) aparece su libro de poemas “Salvo el crepúsculo”.

Carol Dunlop. En México (Editorial Nueva Imagen) aparece su libro de poemas “Salvo el crepúsculo”.

OTROS GRANDES PERSONAJES HISTÓRICOS

Biografía de
Ernesto Sábato
Biografía de
Jorge Luis Borges
Biografía de
Julio Cortazar
Biografía de
Adolfo Bioy Casares
Personalidades
Argentinas

 

Exportaciones e Importaciones de Argentina Primera Guerra Mundial

EXPORTACIONES E IMPORTACIONES DE ARGENTINA

1. Las exportaciones
El período que va desde 1916 a 1930 se caracteriza por los grandes altibajos que registra nuestro comercio de exportación. En efecto, durante los años en que transcurre la Primera Guerra Mundial se produce un alza del valor de los productos enviados del orden del 40 % con respecto a 1914. Al finalizar la contienda los valores habían crecido en casi un 300 % con respecto a 1914.

En 1921, a causa de la crisis ganadera, dichas cifras caen en más de un 50 % y luego se produce una recuperación firme para llegar en 1928 a una cifra récord en nuestro comercio de exportación, y caer posteriormente, como consecuencia de la crisis de 1929, a valores, anteriores a la Primera Guerra Mundial.

En cuanto a la composición de las exportaciones, puede establecerse, -aun con ciertas oscilaciones— una consolidación del predominio de los productos agrícolas, ya que los ganaderos habían sido desplazados durante el período anterior luego de un dominio secular de nuestro comercio de exportación.

En primer lugar, los cereales más importantes (trigo, maíz y lino) se afirman, especialmente a partir de la década del 20, por cuanto los volúmenes físicos mantienen niveles cada vez más altos con menos alteraciones que en las primeras décadas del siglo. Al mismo tiempo otros rubros también van ganando terreno, como la avena, la cebada y el centeno.

En cuanto al volumen físico de la carne exportada — congelada y enfriada — , registra a partir de la guerra un aumento importante, pero en 1921-2 sufre una caída considerable como consecuencia de la crisis ya señalada. Luego se recupera, pero no registra cambios notables hasta finalizar el período.

Con respecto a los precios, tanto los agrícolas como los ganaderos también sufrieron alteraciones muy profundas. Mientras los ganaderos en la década del 10 tuvieron niveles muy altos respecto de años anteriores, los registrados entre los años 1922 y 1930 se mantuvieron en niveles mucho más bajos.

En cambio, los precios agrícolas — dentro de las variaciones sufridas en todo el período — mantuvieron niveles relativamente altos. y a partir de 1920 alcanzaron mayor regularidad que en los años anteriores.

Esta regularidad en los precios durante la década del 20 explica entonces la mayor producción y exportación de cereales. A su vez estos dos elementos, volumen físico y precios, explican las cifras excepcionales de nuestro comercio exterior.

Entre los países de destino de nuestros productos, Gran Bretaña era el comprador más importante. Aunque a causa de ”la guerra su comercio había mermado, luego de la estabilización de la situación mundial aumentó vertiginosamente sus volúmenes de compras.

Y, si bien los Estados Unidos también incrementaron sus compras, los puntos de partida del comercio con ambos países eran tan diferentes que este aumento no logró ni siquiera acercarlos a Gran Bretaña.

Alemania los seguía entre nuestros compradores principales y luego Francia, Italia y los Países Bajos, orden que no varió fundamentalmente en todo el período.

comercio exterior en argentina

2. Las importaciones
Si las exportaciones sufrieron las consecuencias de la guerra, las importaciones no quedaron a la zaga. Dentro de la división internacional del trabajo, la Argentina, lo repetimos, funcionaba como proveedora de materias primas e importadora de productos manufacturados y maquinarias, y en una situación como la que planteaba la guerra, los países europeos concentraron su esfuerzo industrial en el equipamiento bélico, de tal manera que los bienes ofrecidos fueron mucho menores. Si a ello unimos las dificultades del transporte, tendremos una idea de los problemas creados para’ el ingreso de los productos.

Sin embargo, no todos los rubros recibieron el impacto de la misma manera. De acuerdo con el cuadro de la CEPAL6 para las importaciones, los valores totales caen entre un 40 % y 50 % con respecto a los niveles de preguerra. Salvo en 1915, en que la caída es mayor, los bienes de consumo “duraderos” y “no duraderos” sufren una disminución de un 35 % aproximadamente.

En las mismas proporciones disminuyen los rubros de combustibles y lubricantes y de productos intermedios. Por otra parte, los renglones que más se deterioraron son los de maquinarias para industria y materiales para la construcción. Las proyecciones planteadas por estos problemas las analizaremos cuando veamos el tema de la industria.

Sólo hacia los años 1923-4 se alcanzarán los niveles de preguerra, a partir de los cuales se registrará un crecimiento sostenido hasta la crisis de 1929.

En cuanto a la importación por países, podemos afirmar que los Estados Unidos dan un salto como proveedor nuestro en los años 1914 y 1915, y en 1916 superan ya con cierta amplitud a Gran Bretaña. Cuando Alemania se restableció de las consecuencias de la guerra, terció en la disputa sin llegar a alcanzar a ambos países. Sin embargo su participación parece haber avanzado a costa de nuestro comercio con los Estados Unidos, aunque éste continuó siendo nuestro principal proveedor.

De cualquier manera, la importancia que adquiere este problema va más ni la de las intenciones y alcances de este análisis. Lo cierto es que mien-I ras Gran Bretaña continuó siendo después de la guerra un gran comprador de nuestros productos, no ocurrió lo mismo con los Estados Unidos, de tal manera .que se compensó el saldo negativo con esta nación con el positivo de Gran Bretaña.

Para este país la situación era motivo de hondas preocupaciones por cuanto estaba siendo desalojado del mercado importador argentino por un competidor que le disputaba la preeminencia del comercio mundial. Lo cierto es que a partir de la crisis de 1929 y la revolución de 1930, Gran Bretaña intentará “reajustar” sus posiciones económicas para hacerlas más favorables a sus intereses.

Fuente Consultada:
Historia Argentina La Democracia Constitucional y Su Crisis Catón-Moreno-Ciria