Biografía De Bach

Biografías de Personajes Famosos de la Historia Importantes Grandes

Biografía de Próceres Argentinos
San Martín-Belgrano-Mitre-Rosas-Roca-Moreno,…
Argentinos Por Tres
Científicos-Deportistas-Artistas-Políticos
Emperadores Crueles y Siniestros
Tiberio-Calígula-Nerón-Cómodo
Exploradores Antiguos
Cristóbal Colón-Marco Polo-Magallanes-Vasco de Gamma
Grandes Exploraciones
Conquista del Polo Sur-Norte-Everest-Océano Pacífico
Grandes Astrónomos de la Antigüedad
Copérnico-Tycho Brahe-Kepler-Galileo Galilei
Humanistas
Tomás Moro-Maquiavelo-Erasmo De Rotherdan
Grandes Iconoclastas
Darwin-Freud-Newton-Pasteur-Planck-Einstein
Conquistadores de Pura Sangre
Biografía de Alejandro Magno-Julio César-Hernán Cortés-Napoleón
Matemáticos de Pura Cepa
Arquímedes-Euler-Gauss
La Ilustración
Voltaire-Descartes-Montesquieu
Genios del Arte
Mozart-Bach-Beethoven-Shakespeare-Alighieri-Cervantes,…
Monarcas Representantes del Despotismo Ilustrado
Carlos III-Federrico El Grande – Catalina de Rusia – Pedro de Portugal
Nacidos Para Matar – Genocidas –
Hitler-Stalin-Pol Pot
Nacidos Para Amar
María Teresa de Calcuta-Gandhi-Luther King
El Oriente En LLamas
Arafat-Sadam Husein-Osama Bin Laden
Leonardo Da Vinci
El Hombre Universal del Renacimiento
Los Hermanos Wright
Los Primeros Intrépidos del Aire
Quien Fue Rosa Park?
La Primera Mujer Que Se Atrevió a Defender Sus Derechos
Matemáticos Que Cimentaron La Física
Pascal-Torricelli-Huygens-Los Bernoulli-Newton
La Trilogía Filosófica de Grecia
Sócrates – Platón – Aristóteles
Martín Lutero
El Osado Reformador
Tomás Edison
Inventor de Pura Sangre
Henry Ford
Un Amante de la Mecánica de Vanguardia
Alfred Nobel
El Inventor de Nitroglicerina
Marie Curie
Dió Su Vida Por La Ciencia
Simón Bolivar
El Libertador de América del Sur
Juana de Arco
Una Niña Atrevida Que Salvó a Francia
Jonh F. Kennedy
El Presidente Más Joven de los EE.UU.
Slobodan Milosevic
EL Carnicero de los Balcanes
René Favaloro
Una Herida Que No Cierra
Jonh Nash
Una Mente Brillante
John Glenn
El Vuelo de un Héroe
Joseph Ratzinger
Nuevo Papa Benedicto XVI
Carl Marx
El Primer Socialista
Fidel Castro
El Eterno Revolucionario
El “Che” Guevara
El Comandante de la Revolución Cubana
Emiliano Zapata y Pancho Villa
Revolución Mexicana: El Defensores de los Humildes
Bill Gates
El Hombre del Siglo XXI
Grandes Matemáticos Griegos
Thales de Mileto – Pitágoras – Euclídes – Arquímedes
Von Braun: Constructor de Cohetes
El Saturno 5 en la Misión Apolo XI
Primeros Ídolos Argentinos
C.Gardel-I.Leguizamo-A.Distefano-J.M.Fangio
Confucio
Un Hombre Noble Que Cautivó a China
Con Sus Sabios Pensamientos
Gautama Buda
Conductor Espiritual de Millones de Asiáticos
Robert Oppenheimer
El Director del Proyecto Manhatan en 1945
Alexander Fleming
El Descubridor de la Penicilina
Pierre Simón de Laplace
Brillante Genio Matemático Ministro de Napoleón
Augusto Octavio
Creador del Imperio Romano
Luis XIV de Francia
“El Estado Soy Yo”
La “Tres M” Socialistas
Karl Marx, Mao Tse-tung y Marcuse
Guillermo Marconi
El Joven Italiano Que Revolucionó La Comunicación
Gerardus Mercator
Creador del sistema de representación de mapas más popular
Gregor Mendel
El Padre de la Genética
Michael Faraday
Descubridor de la Inducción Electromagnética
Pericles
El Político Griego que Transformó Atenas
Mujeres Astrónomas
Unidas Por La Pasión y La Curiosidad Por El Espacio Infinito
Stephen Hawking
La “Gran Estrella”
Que Guía A La Física Contemporánea
Dos Matemáticos Notables de la Edad Media
Un Duo estelar Fibonacci y Pacioli
Santo Tomas de Aquino
El Príncipe de la Escolástica
Grandes Divulgadores Científicos
Durrell-Rodriguez De La Fuente-
Jacques Cousteau-Attenborough
Galeno
El Medico de los Romanos
Quien es el Dr. Adbul Khan?
La Energía Atómica en Pakistán
El Zar de Rusia Iván IV El Terrible
Un ser cruel y siniestro
El Conde Drácula
Vlad IV, el empalador de Valaquia
Hugo Chávez
El Perfil Oculto de Este Nuevo Líder Sudamericano
Demóstenes
Es Más Grande Orador de la Antigüedad
William Harvey
El Medico Que Descubrió la Circulación de la Sangre
Giordano Bruno
Hereje y Maldito: Condenado a la Hoguera
Anton Lavoisier
Fundador de la Química Moderna
Franklin Benjamín
El Padre de la Electricidad: Inventor del Pararrayos
Robert Boyle
Padre de la Química
Henry Cavendish
El Hombre Que Halló El Peso de Nuestro Planeta
Leeuwenhoek Anton
Microscopista: El Hombre Que Observó La Naturaleza
Por Dentro
James Clerk Maxwell
Una Mente Brillante Que Unificó
el Magnetismo y la Electricidad
Isabel I de Inglaterra
Isabel Tudor: La Reina Virgen
Carlos I y Felipe II de España
Austrias Mayores de la Casa de Austria
Las Seis Mujeres de Enrique VIII
Catalina de Aragón, Ana Bolena, Juana Seymour y otras
Irena Sendler
Héroe del Holocausto Judío
, salvó miles de niños
Harry Houdini
El Legendario Escapista
Christiaan Bernard
El Médico Que Realizó el Primer Transplante de Corazón
George Stephenson
El Hombre Que Revolucionó Las Comunicaciones Terrestres
Champollion Jean
El Francés que Descifró la Piedra Roseta
Zhang Heng
El Mas Grande Científico Oriental de Oriente
Dimitri Ivanovic Mendeleiev
El Gran Científico Ruso
Que Ordenó Los Elementos Químicos
Yukio Seki
Primer Soldado Kamikaze Oficial de Japón
Nostradamus
Biografía: El médico y el Profeta
Grandes Científicos de la Historia
Importantes Hombres de Ciencia Con Ideas Geniales
Hombres Revolucionarios
Combatieron por sus Ideales y Lograron Imponerlos
Averroes y Maimonides
Dos Grandes Filósofos y Juristas de la Edad Media
El General Geroge Custer
Auge y Caída del Feroz Conquistador
del Oeste
La Familia Borgia: Rodrigo, César y Lucrecia
Una Historia de Odio, Traiciones y Asesinatos
Fray Tomás Torquemada
El Gran Inquisidor de España
Lady Di: La Reina de Corazones
Popular y Carismática Es Siempre Recordada Por El Mundo
Científicos Brillantes, Pero No Tan Populares
Grandes
Hombres de Ciencia No Tan Conocidos
Las Mujeres de Grandes Reyes
Vida de Reinas: Popea-Cleopatra-Maria Antonieta-Maria Tudor
Destacados Médicos Argentinos
Grandes Científicos de la Medicina, Pero Casi Olvidados
Vucetich Juan
Creador del Sistema Dactiloscópico Argentino
Edith Piaf
Infancia, amores y desgracias de esta gran artista francesa
Gangsters Americanos
Bonnie y Clyde – John Dillinger
Louis Braille
El hombre que iluminó los ojos de todos los ciegos
Asoka, Rey de la India Unificada
Amo del Primer Gran Imperio de la India
Hombres Apasionados Que Han Dado Su Vida
Superados por su pasión, han fallecido por sus ideales
Religión Cristiana: Jesucristo
La Vida de Jesús de Nazareth
Mujeres Notables de la Historia
Resúmenes Biográficos
Vidas Curiosas
Resúmenes Biográficos de Personajes Curiosos
Biografía del Esclavo Romano Espartaco
Icono de la lucha contra la esclavitud romana
Seres Crueles y Malvados
Breves Biografías de la Maldad Personificada

 

Cronologia Compositores de Musica Clasica Mejores Obras de Opera

Compositor Fecha Origen Obra Clave
Guillaumede Machaut c. 1300-1377 Francia Ars Nova; De toutes flours.
ThomasTallis c. 1505-1585 Inglaterra Medieval; Spem in alium nunquam habui.
Gíovanní Piertuigi da Palestrina c. 1525-1594 Italia Renacimiento; Missa brevis.
William Byrd c. 1540-1623 Inglaterra Renacimiento; Great service.
Claudio Monteverdi c. 1567-1643 Italia Barroco; L’Orfeo.
Henry Purcell c. 1659-1695 Inglaterra Barroco; Dido y Eneas.
Antonio Vivaldi 1678-1741 Italia Barroco; Las cuatro estaciones.                                                    Escuchar  
George Friedrich Handel 1685-1759 Alemania Barroco; El Mesías.                                                   Escuchar
Johann Sebastian Bach 1685-1750 Alemania Barroco; El clave bien temperado.                                 Escuchar
Franzjoseph Haydn 1732-1809 Austria Clásica; Cuarteto de cuerda op. 63, Amanecer.                      Escuchar
Wolfgang Amadeus Mozart 1756-1791 Austria Clásica; La flauta mágica, Réquiem                            Escuchar
Ludwigvan Beethoven 1770-1827 Alemania Clásica; Sinfonía N° 5; Sinfonía N° 9 (Himno de la alegría).   Escuchar
Gioachino Rossini 1792-1868 Italia Ópera romántica; El barbero de Sevilla.
Franz Schubert 1797-1828 Austria Romántica; Quinteto de piano, La trucha.
Héctor Berlioz 1803-1869 Francia Romántica; Los troyanos.
Félix Mendelssohn 1809-1847 Alemania Romántica; Concierto para violín.
Frédéric Chopin 1810-1849 Polonia Romántica; Marcha fúnebre.
Robert Schumann 1810-1856 Alemania Romántica; Carnaval.
Franz Liszt 1811-1886 Hungría Romántica; Sonata en si menor.
Giuseppe Verdi 1813-1901 Italia Ópera romántica; La traviata; Réquiem.
Richard Wagner 1813-1883 Alemania Ópera Romántica; El Anillo de los Nibelungos; Tristán e Isolda
Antón Bruckner 1824-1896 Austria Romántica; Te Deum.
Johann Strauss 1825-1899 Austria Ópera romántica; El murciélago.
Johannes Brahms 1833-1897 Alemania Romántica; Un réquiem alemán.
Camilte Saint-Saens 1835-1921 Francia Romántica; Danza macabra.
Piotr Tchaikovsky 1840-1893 Rusia Romántica; Cascanueces; El lago de los cisnes.
Antonín Dvorak 1841-1904 Checoslovaquia Romántica; Sinfonía N° 9 en mi menor, Sinfonía del nuevo mundo.
Edvard Grieg 1843-1907 Noruega Romántica; Suite Holberg.
Edward Elgar 1857-1934 Gran Bretaña Romántica; Pompa y circunstancia.
Giacomo Puccini 1858-1924 Italia Ópera romántica; La bohéme.
Gustav Mahler 1860-1911 Austria Romántica; La canción de la tierra.
Claude Debussy 1862-1918 Francia Romántica/Moderna; La mar.
Richard Strauss 1864-1949 Alemania Romántica; Una vida de héroe.
Jean Sibelius 1865-1957 Finlandia Romántica/Moderna; Sinfonía N° 5.
Ralph Vaughan Williams 1872-1958 Gran Bretaña Romántica/Moderna; Sinfonía antártica.
Sergéi Rachmaninov 1873-1943 Rusia Romántica; Concierto para piano N° 2.
Arnold Schonberg 1874-1951 Austria Moderna; Pierrot Lunaire.
Charles Ivés 1874-1954 EE.UU. Moderna; Tres lugares de Nueva Inglaterra.
Maurice Ravel 1875-1937 Francia Romántica/Moderna; Concierto para piano en sol mayor.
Manuel de Falla 1876-1946 España Romántica/Moderna; El amor brujo; El sombrero de tres picos.
Béla Bartók 1881-1945 Hungría Moderna; Concierto para orquesta.
Igor Stravinski 1882-1971 Rusia Moderna; La carrera del libertino; Consagración de la primavera.
Sergéi Prokófiev 1891-1953 Rusia Moderna; Romeo y Julieta.
George Gershwin 1898-1937 EE.UU. Moderna; Un americano en París.
Kurt Weill 1900-1950 Alemania Moderna; La ópera de tres peniques.
Aaron Copland 1900-1990 EE.UU. Moderna; Primavera en los Apalaches.
Dmitri Shostakóvich 1906-1975 Rusia Moderna; Sinfonía N° 5.
Benjamín Britten 1913-1976 Gran Bretaña Moderna; Muerte en Venecia.
Leonard Bernstein 1918-1990 EE.UU. Moderna; West Side Story, Cándido.
Toru Takemitsu 1930-1996 Japón; Moderna; Pasos de Noviembre

 

Grandes Compositores de Musica Clasica Bach Mozart Haende Haydn

La ópera, uno de los géneros más importantes de la música del siglo XVII, participa del drama, de la escena y de la música instrumental y vocal. Con el tiempo, se ha convertido en una de nuestras señas fundamentales de identidad cultural.

La Contrarreforma tuvo necesidad de movilizar todos los medios humanos para mover la piedad de los fieles y excitar su devoción. Pronto comprendieron los Papas y la Iglesia el papel que podía jugar la música en este intento de captar las almas que se habían extraviado y conservar unidas las que aún mantenían el tesoro de la fe. Palestrina había demostrado cuánta belleza se puede expresar en un motete o en un canto polifónico.

Con el Barroco aparecieron el violín y la pequeña orquesta. Claudio Monteverdi (1567-1643), que se había formado en Venecia, escribió un Magníficat que le convirtió en la primera figura musical de Italia. Pero Monteverdi hizo algo más que escribir motetes como hiciera Palestrina, y fue el primer impulsor de un género que había de dar a Italia días de gloria extraordinarios en el campo de la Música: creó la Ópera.

La esplendorosa vida italiana, los salones, el refinamiento de las relaciones sociales, la elevación intelectual, crearon el clima propicio para la aparición del «drama in música», es decir, la «ópera», que en italiano también significa obra.

Claudio Monteverdi (1567-1643) estrenó Orfeo el año 1607 gracias al mecenazgo del duque de Mantua. Para ello utilizó una orquesta de 34 instrumentos que en el momento oportuno acompañaban el canto de Orfeo, de Eurídice, de Plutón, de los coros, etc. El nuevo género entusiasmó a los aficionados a la buena música porque en él se combinaba la poesía del libreto, la fastuosidad de la representación, el canto, la buena orquesta, es decir, lo que hoy, perfeccionado, admiramos en el teatro de la ópera.

Hay dos clases de compositores No todos los compositores crean música con igual facilidad: algunos conciben una idea de golpe y casi pueden escribirla directamente en papel sin modificaciones, mientras que otros, a partir de la primera idea, pueden estar años madurándola hasta darse por satisfechos. Al primer grupo pertenece Mozart, que afirmaba «no sé de dónde ni cómo me llegan las ideas; en ocasiones fluyen abundantemente y mejor cuando viajo en coche, paseando, o cuando no puedo dormir».
Al segundo grupo pertenece Beethoven, que anotaba sus ideas en una libren que llevaba constantemente consigo. La evolución de muchas de sus obras puede seguirse en las correcciones de sus libretas, en las que a veces aparecen hasta diez tiras de papel pegadas sobre un pasaje.

Alejandro Scarlatti (1659-1725) fue un autorextremadamente prolífico pues llegó a escribir125 óperas. Cuando en 1637 se inauguró el Teatro de la Ópera de Florencia, la vida musical italiana entraba en su periodo de máximo esplendor, aparecieron las «soprani», los «tenori», y una gran afición al «bel canto» se extendió por los diversos reinos que formaban lo que hoy es Italia. Pergolesi escribió Iba serva padrona, y Domenico Cimarosa Ii matrimonio secreto.

Jean Baptiste Lully (1632-1687) era un joven francés que conoció el auge de la ópera italiana durante su residencia en Florencia, y al volver a su patria colaboró con Moliére ilustrando con música algunas de sus comedias. Uno de sus sucesores fue Rameau, autor de varias obras inspiradas en temas mitológicos.

En Alemania el género operístico tuvo un representante importante en la figura de Christoph Gluck (1714-1787), autor de Orfeo y Eurídice, Alceste, Armida y otras. Henry Purcell (1658-1695) fue el mejor representante de este momento musical en Inglaterra; escribió Dido y Eneas. 

BEETHOVEN: el genio de la música
Beethoven compositor musica clasicaDurante los siglos XVII y XVIII cualquier ciudad alemana que se preciara de ser culta tenía una capilla musical, dirigida por un músico pagado por los nobles y los reyes que encargaban las obras. Los músicos eran asalariados de los grandes señores; de esta manera sobrevivían, pero quedaban encadenados a la voluntad de quien los mantenía.

En 1770, la capilla musical de Bonn tenía, además de excelentes músicos, a cantantes como Ludwig y Johann, abuelo y padre, respectivamente, de uno de los mayores genios musicales de todos los tiempos; Ludwig van Beethoven.

¿Cuándo empezó su carrera?: El padre, intuyendo la capacidad musical de su hijo, siendo todavía muy pequeño, lo puso a estudiar piano, violín y órgano, aunque más con la intención de hacer de él un niño prodigio, como Mozart, que por auténtico amor a la música. A los ocho años, Ludwig dio su primer concierto y en 1782 se imprimió su primera composición. El público alemán lo saludó como a un segundo Mozart, pero al joven le quedaba todavía un largo y revolucionario camino por andar.

¿Qué instrumentos musicales prefirió?: Desde Bonn, su ciudad natal, se trasladó pronto a Viena, donde, en 1792, estudió con Haydn, aunque este famoso músico no comprendió la personalidad del joven. La capital era un centro cultural y mundano. Allí adoptó el instrumento musical que lo acompañaría durante toda su vida: el piano, del que el propio Mozart no había sabido aprovechar todas sus capacidades expresivas, ya que siempre había preferido el monótono clavicémbalo. Pero en el año 1795, en la misma ciudad de Viena, un «demonio envidioso» se abatió sobre el genial músico: imperceptible en un principio, la sordera se apoderó de él.

¿Qué consecuencias tuvo esta enfermedad?
La enfermedad consiguió en pocos años aislar completamente al músico de la sociedad y acentuó su soledad, privándolo de la alegría del sonido; pero no pudo plegar o mermar su capacidad compositiva, porque a principios de siglo toda Viena aplaudiría su primera sinfonía.
Obligado a vivir solo, muchas veces estuvo al borde de la desesperación, llegando a pensar en el suicidio: «Sólo mi arte me ha salvado», afirmó.

¿Para quién escribía su música Beethoven?: Nunca dependió de una capilla. Desde luego, fue apoyado por algunos nobles a los que vendía sus composiciones, pero no escribía por encargo o con temas impuestos, sino según su voluntad. … Las ansias de un mundo nuevo se transformaban en movimientos musicales: piano, pianissimo, forte, tenuto, fortissimo, que sólo el teclado del piano podía expresar, bajo el imperio creativo de Beethoven. En los años de Viena, escribió sus sinfonías, por ejemplo, la Tercera, creada en honor del nuevo emperador de Francia, o la Cuarta, confesión apasionada de su amor a la vida.

¿En qué sinfonía reveló su espíritu de una forma más expresiva?: Es difícil decirlo, pero con la Sexta sinfonía (Pastoral) nos ha dado una visión irrepetible de la naturaleza: el sonido de los árboles, la lluvia, el mundo pastoril, las tormentas repentinas o el brillo del sol a través de los árboles. Beethoven tenía una sensibilidad extraordinaria para la Naturaleza.

¿Con qué sinfonía nos ha ofrecido su visión del mundo?: Con la Novena, un auténtico himno a la vida, que se expresa en el coro final, a través de las palabras del dramaturgo alemán Schiller.

JUAN SEBASTIÁN BACH (1685-1750). La palabra Bach, que en alemán significa <arroyo», vino a ser un sinónimo de «spielmann», es decir músico. Seria difícil encontrar en la historia de la Música una familia más entregada a este arte que los Bach. Juan Ambrosio, el padre de Juan Sebastián, era hermano gemelo de Juan Cristóbal, y de ellos se dice que no sólo eran grandes músicos, sino que era muy difícil distinguir lo que había sido escrito por uno o por otro.

Junto a tan buenos maestros no tiene nada de extraño que Juan Sebastián sintieraBach Sebastian compositor musica clasica despertar muy pronto su predisposición a la música. Muy joven fue considerado como un virtuoso del órgano y en 1717 fue nombrado maestro de capilla de Kóbnen. Durante esta época compuso sus célebres sonatas para violín y violoncello. En 1723 fue nombrado director de la Escuela de Santo Tomás, de Leipzig.

La vida íntima del gran maestro fue sencilla y muy humilde. Se casó dos veces y tuvo veinte hijos, de los cuales sobrevivieron muy pocos. Sus hermanos Juan Cristóbal y Juan Jacobo eran músicos, así como sus hijos, de los cuales Juan Cristián se enriqueció en Inglaterra gracias a sus óperas, y Felipe Manuel llegó a ser músico de Corte del rey de Prusia.

Para comprender a Bach es preciso imaginarle como un hombre que se adelantó a su tiempo. La moda de la época era la música frívola y alegre de procedencia italiana. Bach escribía música seria, que no siempre era comprendida y apreciada. Durante toda su vida, como la mayor parte de los artistas de su época, dependió del capricho y la voluntad del príncipe o señor que le protegía.

Entre su obra extensa y de gran calidad destacan La Pasión según San Juan y La Pasión según San Mateo, dos oratorios dedicados a la pasión del Señor. En ellos alcanzó una gran elevación espiritual. Los recitativos poseen una fuerza emotiva extraordinaria y alternan con las arias y las corales de gran emoción, especialmente las que cierran estas obras, cuya duración abarcaba una tarde cuando se interpretaban en Leipzig. Estas dos obras, así como la no menos famosa Misa en si menor, no alcanzaron gran éxito y a su muerte fueron olvidadas hasta que Mendelssohn las resucitó al fundar la Bach Gesellschaft, sociedad creada para revalorizar a Bach.

Toda la obra de este maestro está impregnada de un gran sentido religioso. La piedad, el amor al trabajo y la humildad fueron las características humanas del gran maestro.

HAYDN, FRANZ JOSEPH Compositor austríaco (Rohrau, 1732 – Viena, 1809). Durante treinta años (1761-90) estuvo al servicio del príncipe Esterházy. Después viajó en varias ocasiones a Londres, donde quedó impresionado por los oratorios de Haendel. Fue amigo de Mozart y maestro de Beethoven. Poseedor de un gran dominio de la técnica instrumental, fue uno de los principales representantes de la escuela vienesa.

Entre sus obras destacan los oratorios La Creación (1798) y Las Estaciones (1801); las sinfonías La imperial (1775),Seis Sinfonías de París (1785-86), la Sinfonía militar (1794) y Doce sinfonías de Londres (1791-95); cuartetos de cuerda, Quintem-Quartett (1797); La Misa Lord Nelson (1798) obras para piano, Concierto para piano en do mayor (1784), sonatas, etc.

Conformaba una familia de varios hijos, eran once hermanos y tres se destacaron como músicos de nivel en la época. Compuso mas de 100 obras de diversas índole. Es considerado como el creador de la sinfonía y la sonata moderna.Sus dos obras principales son La Creación y Las estaciones. Dio gran importancia a la música de cámara, pues sentía más predilección por los instrumentos de cuerda que por los de viento o percusión. Con Haydn nos situamos en el periodo rococó, una música más alegre, más desenvuelta y quizás más frívola que la de Haendel y Bach. (ampliar)

MOZART AMADEUS W. Wolfgang Amadeo Mozart (1756-91), nació en Salzburgo y fue el primer niño precoz que llegó a alcanzar celebridad mundial en el campo de la música. El número de anécdotas acerca de su infancia son innumerables. Lo cierto es que apenas contaba cinco años fue presentado en la corte de Viena, donde interpretó diversas composiciones al piano en presencia de María Antonieta, la que había de ser desgraciada esposa de Luis XVI de Francia.

mozart amadeus compositor musica clasicaAcompañado de su padre viajó muchísimo, estuvo en París, en distintas ciudades de Europa y finalmente regresó a Viena, donde murió a la edad de 35 años.

Mozart trabajó muchísimo y quizás este exceso de trabajo le llevó a la muerte. Tuvo la protección de reyes y príncipes, fue admirado en las principales capitales del continente, sufrió los efectos de la envidia y tuvo incontables enemigos que no podían admitir que un joven llegara a la celebridad sin haber encanecido. El día de su muerte llovió copiosamente en Viena, por cuya razón nadie le acompañó hasta el cementerio y recibió sepultura en la fosa comiin. Sus cenizas no han podido conservarse.

La obra de Mozart es variada e intensa. A los 12 años había escrito su primera ópera La finta semplice, y a los 26dio a conocer El rapto del serrallo. astas y Las bodas de Figaro, La flauta mágica y Don Juan son sus mejores producciones en el campo de la ópera, donde logró fundir el gusto italiano con la sensibilidad alemana. Escribió también sonatas, sinfonías, conciertos, misas, etc. Se cuenta que el día antes de su muerte terminó un Requiem que le había encargado un misterioso cliente que no dio su nombre.

Fue el mejor compositor, concertista y músico de su tiempo. Fue agasajado y reverenciado, pero vivió siempre sin dinero, pobre y afligido. Su vida y su obra cierran la música del Rococó alegre, divertida y buena. En la historia de la Música ha de aparecer, a continuación, la inconmensurable figura de Beethoven.

TSCHAIKOWSKY: Nació Tschaikowsky en 1840. Su padre era inspector de Tschaikowsky compositor ruso de musica clasicaminas, y la familia bien acomodada. Ni sus padres ni sus profesores sospechaban el don que llevaba en sí el pequeño Tschaikowsky, que a la edad de diez años fue enviado a la Escuela de Jurisprudencia, de la cual salió nueve años más tarde, para entrar en el Ministerio de Justicia de San Petersburgo.

Cursó estudios musicales en el Conservatorio, pero sin dar ninguna señal de que pudiera un día ser un músico extraordinario; tocaba el piano regularmente y compuso valses y polkas insignificantes.

El año 1863 marca el cambio decisivo en su vida: decidió entonces dedicarse exclusivamente a la música, dejó su puesto en el Ministerio y durante los tres años siguientes se enfrentó con muchas privaciones, dando clases de piano y trabajando en sus composiciones musicales. El gran compositor y pianista Nicolás Rubinstein, ya famoso, fundó en 1866 el Conservatorio de Moscú y ofreció a Tschaikowsky la Cátedra de Armonía.

El sueldo era modesto, pero el cargo tenía cierto prestigio, y esto, unido al ambiente artístico de Moscú, más moderno que el de San Petersburgo, fue beneficioso al desenvolvimiento del joven músico. Rubinstein presentó varias obras de Tschaikowsky en los conciertos que dirigió en Moscú; todas alcanzaron un éxito discreto y pronto fueron olvidadas.

El primer contacto de Tschaikowsky con el grupo de «Los cinco» tuvo lugar en San Petersburgo en la primavera de 1868. No tardó en dejarse influir por las fuertes personalidades de Rimsky-Korsakov y Balakirev, y su segunda sinfonía.

La Pequeña Rusia, refleja su intento de seguir el camino nacionalista, utilizando casi exclusivamente temas populares rusos. Mas ello iba contra su personalidad artística: sin duda era el menos ruso, el más europeo de los músicos rusos de su tiempo. La música que amaba desde su infancia, pese a haber vivido hasta los diez años en el campo (donde había tenido ocasiones de escuchar la música popular), era la italiana, sobre todo la ópera. Esta fusión, en su propia música, del sentimiento, calor y suntuosidad latina, con el vigor rudo y el lánguido pesimismo eslavo, es lo que le da su individualidad, su encanto, su emoción arrebatadora.

De 1868 a 1875 permaneció en Moscú ejerciendo su cargo en el Conservatorio y componiendo algunas óperas, suTercera Sinfonía y el Concierto N°. 1 para piano y orquesta. Su mal estado de salud le obligó, sin embargo, a buscar mejor tranquilidad por lo que pasó en Vichy el verano de 1876. Al regresar a Rusia encontró lo que él llamó «un brillante fracaso», en el estreno de su ópera El capricho de Oxana.

El caso de la popularidad, o la falta de ella, en la carrera de Tschaikowsky es muy curioso. Sus óperas se representaban en Moscú y San Petersburgo, sus oberturas y sinfonías se tocaban en Viena y París, pero nunca con éxito definitivo. El primer gran éxito lo obtuvo con el Concierto para piano en si bemol menor en América y en Inglaterra, en 1880, cuando el autor cumplía cuarenta años. Desde esta fecha Tschaikowsky, que nunca había querido actuar en público como director, ni como «personalidad» (más bien cultivaba la soledad o la compañía de sus hermanos y uno o dos amigos íntimos), haciendo un gran esfuerzo, emprendió varias giras por el extranjero dirigiendo orquestas en Viena, París, Berlín, Londres y Nueva York.

Origen de la Opera Religiosa Giacomo Carissimi Nace La Oratoria

Origen de la Ópera Religiosa

EL NACIMIENTO DEL ORATORIO
¿Es realmente necesario cantar en latín? ¿Es realmente necesario que los coros, tan bellos, que acompañan a las funciones sacras, sean de hecho tan difíciles de interpretar? ¿Y las oraciones.? ¿Por qué no recitarlas en lengua vulgar, de forma que todos comprendan claramente lo que en ellas se dice? Componiendo música fácil, que todos puedan cantar, ¿no se conseguiría, acaso, una mayor participación de los fieles, una mayor devoción?”.

Éstas preguntas se las hacían, preocupados, los religiosos del siglo XVI, porque se daban cuenta de que el pueblo, que no comprendía el latín, seguía las funciones sin participar en ellas, sin “sentirlas en el alma.
Esto no podía seguir así; había que buscar urgentemente una solución.

Un gran hombre – o mejor, un santo -, Felipe Neri, que vivió en el siglo XVI, vio con claridad cuál era el camino que debía seguirse: hacer comprensible a todos el lenguaje de las funciones; era preciso que los coros y las oraciones se dijeran en lengua vulgar. Con este fin instituyó en Roma, a mediados del siglo XVI, la Congregación del Oratorio de Santa María della Vallicella.

opera religiosa

¿QUÉ QUIERE DECIR ORATORIO?
El oratorio, lugar de oración (del verbo latino “orare” = orar), era, y sigue siendo, un amplio local anexo a la iglesia. Por iniciativa de San Felipe Neri sé comenzó a enseñar, a los: fieles, simples canciones religiosas en italiano, compuestas expresamente con tal fin.

El pueblo empezó a tomar parte, con entusiasmo, en estas reuniones: ¡finalmente podían comprender el significado de las oraciones! Además, a través de la alegría de entonar a coro aquellos hermosos cantos, la gente volvía a encontrar el impulso de su fe en Dios. Se había conseguido el objetivo buscado.

Los fieles habían vuelto, finalmente, al culto, con sincero fervor. Poco a poco, aquellas breves e ingenuas composiciones (algunas de las cuales se cantan todavía) se fueron haciendo más largas y variadas. En los pequeños escenarios de los oratorios, grupos de fieles-actores improvisaban, con emocionada devoción, breves representaciones inspiradas en el Evangelio.

Debemos tener también presente el alma sencilla del pueblo en el siglo XVI; su mentalidad ingenua y llana, extremadamente apta para sentir la sugestión de aquellas representaciones, de aquellos cantos. La gente humilde seguía los episodios con lágrimas en los ojos, con el alma llena de un sentimiento de devoción profunda. Nacía, así, del corazón de los fieles, la que sería una nueva y gloriosa forma de arte: la ópera religiosa.

“ALMA Y CUERPO”
Emilio del CavaliereEs el 2 de febrero del año 1600. Por las calles de Roma, bajo un tibio sol que parece una anticipación de la primavera, hay una animación desacostumbrada, un ir y venir de las gentes más diversas: peregrinos, estudiantes, mercaderes, soldados.

Es el Año Santo. Por toda Roma, la gente vive con un fervor de devoción, de penitencia y de oración. Entre las diversas manifestaciones religiosas que se han organizado con este motivo, hay una que interesa particularmente a los fieles. Ese día, junto al Oratorio della Vallicella, se representa por primera vez “Alma y Cuerpo”, oratorio que el caballero romano Emilio del Cavaliere había escrito para conmemorar el Año Santo.

Al lado de la iglesia de Santa María della Vallicella, se abre el portal del Oratorio.

La gran sala, de altas paredes, se halla abarrotada de gente venida de los más diversos lugares. Junto al escenario una orquesta afina los instrumentos. Hay en el ambiente una sensación de espera, de curiosidad: el público se da cuenta de que va a asistir a un espectáculo realmente nuevo.

En el escenario, entre vestiduras y decorados fastuoso entre danzas y música, comienza la representación de la  eterna lucha entre el Espíritu  y la Carne. Los personajes cantan como en las óperas actuales. Una música dulce y melancólica acompaña y comí la acción.

El público escucha conmovido y atento, y, al final, aplaude largamente. Ésta ha sido la  primera audición de un oratorio. Las breves e ingenuas representaciones que el pueblo improvisa bajo la dirección de San Felipe Neri se han convertido en una auténtica obra de arte.

UNA GRAN INNOVACIÓN
Giacomo CarissimiEmilio del Cavaliere murió en 1602, dos años después de la representación de su obra maestra; pero el oratorio ya había nacido. Muchos artista innovadores perfeccionaron este nuevo género musical, pero fue Giacomo Carissimi, el más genial de los compositores de la época, quien dio una forma definitiva a aquel género musical que, por razón del lugar en que había tenido origen, tomó el nombre de Oratorio.

Eliminó las escenografías fastuosas, los recursos demasiado teatrales y todo otro alarde escénico que pudiera distraer al espectador del significado del drama. Su oratorio era sencillo, puro, profundo.

Se convirtió en un nuevo género teatral, en el que la acción se expresaba sólo mediante la música, a través del simple diálogo entre los solistas y el coro; a veces, también una voz, que se llamaba “Hystoricus” (el que cuenta la historia), recitaba las breves frases necesarias para hacer comprender la situación y el enlace entre los distintos episodios.

Los papeles de los protagonistas de la acción (Jesús, María, San Pedro, Judas Iscariote) eran cantados por solistas. Un coro asumía el papel del pueblo, o de los grupos que constituían el fondo de la ópera.

UNA MÚSICA QUE REFIRMA LA FE
La importancia de la innovación de Carissimi es enorme, no sólo en cuanto a la música, sino inclusive en lo que se refiere al pensamiento y a la moral. Mientras que todas las demás artes, a consecuencia del humanismo, exaltaban la fuerza y el valor del hombre, amo del mundo, Carissimi dice en su obra: “Acuérdate de que eres una pobre criatura mortal, y de que al término de tu vida deberás rendir cuentas a Dios de tus acciones”. En un período de paganismo (en el mejor sentido de la expresión), Carissimi refirma el valor de la Fe y la presencia de Dios sobre nosotros.

El oratorio no es sólo una obra musical que nos conmueve por su belleza y sencillez: representa uno de los puntos más altos de la música religiosa; hemos de acercarnos a él con profundo respeto, y escucharlo con recogimiento. Lo hemos visto nacer de la genuina fe religiosa del pueblo y crecer a través de la obra de artistas ilustres. En su forma definitiva, que es la que le dio Carissimi, traduce con gran fuerza y eficacia el horror y el trastorno que el mal, la miseria y el temor a la condenación eterna producen en el corazón de los hombres.

En los cincuenta años que siguieron a la muerte de Carissimi, este género musical perdió belleza e importancia. Pero en el siglo XVIII, maestros como Bach y, sobre todo, Haendel, que estudiaron las obras de Carissimi, compusieron oratorios de inmortal belleza. También en nuestros días ha tenido el oratorio creadores inspirados.
Baste recordar a Lorenzo Perosi, que ha compuesto varios de ellos, todos de gran valor.

EL HIJO DE UN TONELERO
Tenía un rostro enjuto y grandes ojos pensativos. Dos profundas arrugas le surcaban las mejillas. Usaba un ligero bigote y una pequeña barba puntiaguda, a la moda de la época. Era un hombre inteligente, modesto; llevó la vida más gris que se pueda imaginar; y, sin embargo, su vida interior era riquísima.

Giacomo Carissimi nació en Marino, en los montes Albani, en 1605, de una familia de toneleros. Tuvo una infancia pobre, y sólo a costa de grandes sacrificios pudo completar sus estudios musicales. Pero su gran talento hizo que pronto fuese conocido. A los dieciocho años era ya un veterano organista, y en 1627 fue nombrado maestro de capilla en la Basílica de Tívoli (maestro de capilla es el que dirige los coros y la orquesta, y hasta compone las partituras que se interpretan durante las solemnidades) .

Se estableció en Roma en 1630, a la edad de veinticinco años, y ya no abandonó aquella ciudad. Hasta el final de su vida, fue maestro de coro del colegio Germánico-Húngaro, una de las numerosas fundaciones de San Felipe Neri. Tras una vida sencilla y tranquila, Carissimi murió, en una pequeña celda del colegio, en 1674; fue enterrado en San Apolinar, en la tumba reserva-. da a los alumnos del colegio.

LA OBRA
Giacomo Carissimi compuso cantatas y algunas obras profanas (esto es, de argumento no religioso), pero su fama está vinculada sobre todo a una serie de famosos oratorios: “Extremum Dei iudicium”, “Diluvium universale”, “Lamentatio damnatorum”, “Historia Divitis”, “Militia est vita hominis”, “Jefté”, “Job”, “Iudicium Salomonis”, “Jonas”. De todos, el más bello y conocido es, sin duda, “Jefté”. En él se cuenta el sacrificio que la joven hija de Jefté, noveno juez de Israel y valeroso caudillo, hace de su vida por la salvación de su pueblo. 

“ALMA Y CUERPO” Tres actos y un prólogo
Rodeado de personajes simbólicos (el Tiempo, la Inteligencia, el Placer, las Almas del Cielo, las Almas del Infierno, etc.), el Cuerpo, atraído por las tentaciones del Placer, trata de sustraerse a las llamadas del Alma, que quiere llevarlo al buen camino. Frente al espectáculo de las penas a que son sometidas las Almas del Infierno, ante la felicidad de las Almas del Paraíso, el Cuerpo hace las paces con el Alma. La obra termina con una danza, mientras el coro canta:
“Todos hagan siempre el bien,
que la muerte con prisas viene”.

¿Que es el Ballet Clásico?

Origen de la opera Origen Historia de la Musica Origenes

Origen de la Ópera

La ópera, uno de los géneros más importantes de la música del siglo XVII, participa del drama, de la escena y de la música instrumental y vocal. Con el tiempo, se ha convertido en una de nuestras señas fundamentales de identidad cultural.

Origen de la opera
(Ver también: Opera Religiosa)

Corno drama musical, la música interviene activamente en el desarrollo argumental de la ópera, en la descripción de los ambientes y en la fijación de los caracteres de los distintos personajes. Así pues, música, drama, poesía, artes escénicas y danza conviven en un género que, además, pone en juego otros elementos importantes: el director de escena y, en ocasiones, el coreógrafo, parte decisiva en el sistema.

La ópera ha suscitado y suscita tomas de postura críticas y protagoniza más escándalos y honores que otros géneros musicales, quizá debido al interés que despierta en el público, en su manera de sentir la música, la cultura y su identidad social.

A lo largo de su historia, la ópera ha constituido una manifestación de la mentalidad de la época. Desde sus orígenes en los ambientes de las cortes nobiliarias hasta el siglo XX, se ha ocupado de ensalzar los valores monárquicos, de criticar ciertas costumbres morales de la nobleza, de ensalzar a las clases más desfavorecidas, de difundir idéales políticos y revolucionarios, de justificar el orden existente o de subvertir los cánones sociales o morales impuestos.

Los orígenes italianos

El nacimiento de la ópera se relaciona con ciertos géneros dramáticos de tipo religioso, los misterios y las pastorales que se componen e interpretan durante el siglo XVI; pero la ópera es un producto humanista, experimental, un ensayo artístico de un grupo de intelectuales, que, reunidos en Florencia en la etapa final de dicha centuria, plantearon una alternativa al drama musical del momento, reivindicando la tragedia y la comedia griegas. Los miembros de este grupo integraron la denominada Camerata Florentina.

La Camerata creó un género dramático y musical en un intento por hacer renacer la música y el teatro griegos. Como la música de la Grecia clásica no se conocía, surgieron hipótesis y teorías acerca de cómo debía ser la interpretación musical en la Antigüedad. La tesis principal sostenía que el drama griego era dialogado y cantado, de tal forma que la inflexión de la declamación vocal no distorsionaba la transmisión de los textos, cargados muchos de ellos de gran emotividad y fuerza psicológica.

La primera experimentación de la Camerata se hizo con canciones en las que se respetó la declamación verbal hablada, intentando dar a cada sílaba una nota para que se entendiera todo el texto. Un laúd o un clave hacían de acompañamiento enriqueciendo armónicamente el canto (incluso con disonancias para dotar de mayor expresividad algunas partes de la canción más tensas o dramáticas) y conteniendo el ritmo. Asimismo, los pasajes que interesaba recalcar por su interés te del intermedio.

El resultado fue un trabajo estructuralmente más equilibrado y musicalmente más rico, más sincronizado con el desarrollo dramático. De Peri y Caccini adoptó el recitativo con continuo, aunque lo dotó de mayor fuerza expresiva y dramática. A estos recitativos se unieron partes cantadas con orquesta, denominadas «recitativo ario-so», y arias, coros y una orquesta muy desarrollada que interpretaba sinfonías, ritornelii y danzas.

Roma y la corte papal se convirtieron en un importante centro de evolución de la ópera después de la experiencia de Monteverdi. Dos músicos romanos, Benedetto Ferrari y Francesco Manelli, ante la inminente muerte del papa Urbano VIII, se trasladaron a Venecia. En esta ciudad comenzaron a componer óperas, pero no para un auditorio aristocrático o de corte, sino para el público en general, ya que consideraron que la pujante burguesía veneciana podía financiar representaciones de este tipo. En 1637 se estrenó el primer teatro de ópera en la cosmopolita ciudad mediterránea; el Teatro San Cassiano. Fue también en Venecia donde Monteverdi (L’incoronazíona di Poppea, 1642, e II ritorno d’Ulisse in patria, 1640) continuó su carrera y donde surgieron nuevos compositores, como Cavalli y Cesti.

Desde mediados del siglo XVIIy durante el XVIII, Nápoles se transformó en un centro operístico de primer orden. La escuela napolitana tuvo como maestro indiscutible a Alessandro Scarlatti (1660-1725), y creó dos subgéneros, la opera seria y la opera buffa.

La ópera seria fue el que tuvo mayor aceptación. Alternaba Los recitativos para la acción y las arias para la manifestación de los sentimientos de los personajes. La sinfonía operística napolitana era la encargada de la obertura. Hacia 1720 surgió la costumbre de interpretar, en los entreactos de la ópera seria, breves óperas con argumento cómico, a modo de interludios. Surge así la ópera bufa, cuyo contenido dramático fue deudor de la commedia dell’ arte italiana.

Su estilo vocal es más sencillo que el de la ópera seria. Pergolesi fue el compositor más destacado. La serva padrona (1733) es una obra maestra del género, punto de partida de una modalidad que, si bien se concibió como un mero entretenimiento cómico, paulatinamente deviene en comedia de tipo social, que desemboca en la ópera de Mozart y Rossini, a través de una sabia naturalización del desarrollo escénico con la mezcla de elementos de Las óperas seria y bufa.

La primera ópera francesa

La ópera francesa mantuvo su independencia de la italiana desde sus orígenes, con el ballet de cour y la comédie ballet, ambos creados a finales del siglo XVI, y se consoíidó con la tragédie lyrique de Lully, en la siguiente centuria. Este último subgénero, al igual que las comedias barrocas francesas, constaba de cinco actos, recitativos musicales, arias, coros, danzas y una obertura francesa (que en el siglo XIXse impondrá sobre la sinfonía al estilo napolitano).

Como reacción a la llegada a París de la ópera bufa italiana de Pergolesi, en 1752 se creó la opera comique, con textos hablados.

orfeo y la musicaLa ópera francesa resultó diferente de la italiana; se tendió más a la utilización del recitativo que a la del aria, ésta más breve que la italiana y más simple tanto en ritmo como en estructura (normalmente eran binarias o tenían forma de rondó).

En suma, la ópera había creado a finales del siglo XVIII un número de modelos fijos que se difundieron por toda Europa; mientras que en Francia predominaba la ópera francesa, en el resto de Europa triunfaba lo italiano. Por encima del desarrollo dramático estaban los cantantes, verdaderos divos y virtuosos de la voz.

Ello desembocó en una profunda reforma, que, desde París, protagonizó Gluck; su Orfeo y Eurídice, estrenada en 1762, despojó a la acción del ornato y la suntuosidad barrocas con el objetivo de naturalizar a los personajes y agilizar el desarrollo dramático. La ópera seria adoptó también los dúos, tercetos o cuartetos vocales usados en la ópera cómica, al mismo tiempo que ésta utilizaba personajes hasta el momento coto exclusivo de la ópera seria. Mozart fue, sin duda, el compositor que remató esta interesante mezcla de subgéneros y el que culminó la reforma iniciada por Gluck: las bases de la ópera del siglo XIX estaban sentadas.

Orfeo: e! amor y la música
Una de las más bellas leyendas de la mitología clásica es, sin duda, la del músico tracto Orfeo, a quien se le atribuye el invento de ¡a lira. Casado con la ninfa Eurídice, tuvo que soportar su pérdida, ya que ésta, al ser mordida por una víbora, murió y descendió al infierno. Pero Orfeo no se resignó: fue en su busca y consiguió de los dioses el privilegio de poder retornar con ella al mundo de los vivos, con la condición de no volver ¡a vista atrás antes de que ambos amantes hubiesen abandonado el recinto infernal.

Concluido casi el retorno, el joven tracto, que ya había alcanzado la luz, no pudo resistir el deseo de contemplar el rostro de Eurídice y se volvió. Pero la ninfa, que todavía no había abandonado el Infierno, se desvaneció ante la mirada impotente de Orfeo, quien desde entonces se dedicó a vagar sin rumbo, acompañando su dolorida existencia con los sones de su lira, hasta que fue fulminado por un rayo de Zeus, o, según otra versión, despedazado por las terribles Ménades.

Su leyenda dio origen a toda una cosmogonía o explicación mítica de los orígenes del mundo y la implantación de ritos iniciático (orfismo). Su presencia en las artes ha sido continua, sobre todo en el terreno musical y en el teatro, destacando en este último campo la obra Orfeo (1927), del escritor francés Jean Cocteau.

¿Que es el Ballet Clásico?