Historia de Buenos Aires

Los Balcanes Ubicación e Historia Política del Imperio Turco

Ubicación Geográfica Los Balcanes
Historia Política

La Península de los Balcanes, es una península del sureste de Europa, que limita por el este con el mar Negro y el mar Egeo, por el sur con el mar Mediterráneo, y por el oeste con el mar Adriático y el mar Jónico. Ha tenido siempre una importancia estratégica como parte del puente terrestre que une Europa y Asia, y el mar Mediterráneo con el mar Negro.

Abarca los territorios de Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Ex-República Federal de Macedonia, Serbia, Montenegro, Albania, la Grecia continental, Rumania, Bulgaria y la Turquía europea.

No sin razón se calificó a los Balcanes de polvorín de Europa. En el siglo XIX los pueblos balcánicos se alzaron contra la dominación turca. También estallaron guerras intestinas y aparecían sin cesar nuevas dificultades. Los Balcanes proporcionaron, además, el pretexto para la primera guerra mundial

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/los%20balcanes.jpg

Toda la península situada al sur del Danubio es designada generalmente con el nombre de península balcánica. El sistema de los Balcanes comprende un conjunto de viejos macizos cristalinos que han sido comprimidos y divididos, como el Ródope y el macizo del Balean propiamente dicho. Comprende asimismo los plegamientos calcáreos que se extienden a lo largo de la costa del mar Adriático, es decir, los Alpes dináricos, que se prolongan en Grecia por los macizos del Pindó, del Parnaso y del Peloponeso.

También forman parte del sistema una serie de hundimientos en los que se formaron los lagos como el de Ohrid y el de Escútari. Las cordilleras balcánicas prolongan la zona alpina hacia el sur de Europa, aunque a pesar de esta situación meridional formen parte de la Europa central eslava y de la zona danubiana.

La península balcánica comprende varios Estados: los de la ex-Yugoslavia, Albania, Grecia, Creta, las islas del mar Egeo, la Turquía europea y gran parte de Bulgaria y de Rumania.

Esta región montañosa tiene una historia muy dinámica. Después del Congreso de Viena (1814-1815), los Balcanes, que pertenecían entonces al imperio turco, suscitaron bruscamente la atención de los estadistas occidentales.

La causa principal de los problemas que empezaban a presentarse en los Balcanes era la debilitación de la autoridad de Turquía. Las poblaciones balcánicas esperaban encontrar la ocasión de reconquistar su independencia.

Las primeras grandes insurrecciones ocurrieron en Grecia y en Servia, y fueron el punto de partida de toda una serie de asonadas.

La revuelta general se vio favorecida por el hecho de que los amotinados recibieran ayuda de ciertas potencias, principalmente de Rusia, que se había impuesto el objetivo de conquistar Constantinopla y luego el paso del mar Negro al Mediterráneo. Para justificar su intervención en los Balcanes, los rusos invocaron el argumento de la defensa de los cristianos contra la opresión de los turcos mahometanos.

Estos acontecimientos tuvieron como consecuencia que después del Congreso de Berlín, que se reunió en 1878, cuatro Estados habían conquistado ya su independencia: Grecia, Rumania, Servia y Montenegro. Otras regiones como Bulgaria consiguieron una autonomía parcial, aunque conservaban todavía cierta dependencia de Turquía.

Otras comarcas de los Balcanes, en fin, como la Macedonia, seguían completamente sometidas a la autoridad de los turcos, o habían sido puestas bajo la tutela del imperio de Austria-Hungría, como sucedía con Bosnia-Herzegovina.

Pero, aparte de su común enemistad con los turcos, pocos intereses comunes tenían los jóvenes Estados balcánicos; por el contrario, había entre ellos numerosos motivos de rivalidad.

Algunos buscaron apoyo exterior; éste fue el caso de Servia, que, situada en el interior de la península, deseaba asegurarse el acceso al mar a través del territorio de Bosnia-Herzegovina. Servia buscó el apoyo de Rusia como contrapeso de Austria-Hungría, a quien pertenecían las regiones que ella codiciaba.

Mientras tanto, y por inspiración del estadista griego Venizelos, algunos de estos Estados firmaron, a principios del siglo XX, una alianza militar. Pero esto era sólo un paliativo para las calamidades que agotaban a los Balcanes: la península era un foco de desórdenes tanto locales como internacionales, pues, en efecto, otras grandes potencias europeas se veían implicadas en estas rivalidades y arrastraban a su vez a sus propios aliados.

Pero el enemigo común de todos los Estados balcánicos seguía siendo Turquía. Cuando, en 1911, Italia declaró la guerra a esta última por la posesión de la Tripolitania, los Estados balcánicos juzgaron que había llegado la ocasión de empuñar las armas. Un año más tarde partían en guerra una vez más contra el imperio otomano, apoyados por Rusia. Únicamente Rumania se mantuvo neutral al principio.

El débil ejército turco no podía resistir a tantos enemigos. Los búlgaros resultaron vencedores en Kirklareli y cerca de Lüleburgaz; los servios salieron victoriosos en Kumanovo; los griegos se apoderaron de Salónica. El poderío turco en Europa había quedado dislocado. Según las estipulaciones del Tratado de Londres de 1913, Turquía conservó únicamente Constantinopla, Gallípoli y sus alrededores.

Pero, contra todo lo que se esperaba, la crisis de los Balcanes, que hacía cerca de un siglo que fermentaba, seguía haciendo de la península el teatro de la confusión política y de la violencia militar. Y cuando el Tratado de Londres acababa de poner fin, en 1913, a la primera guerra de los Balcanes, un segundo conflicto estallaba aquel mismo año.

En efecto, los vencedores no estaban satisfechos de la manera en que habían sido divididos los territorios conquistados y pelearon entre ellos. Tampoco Rusia, ni Austria-Hungría, ni mucho menos Turquía, aprobaban los arreglos que se habían hecho. En 1913 todavía, el Tratado de Bucarest formuló una nueva solución a la cuestión  de  los  Balcanes.

Los Balcanes seguían siendo el polvorín de Europa y nuevas dificultades surgían con cualquier motivo. Una de ellas la provocaron los albaneses, que no forman parte del grupo étnico eslavo como la mayoría de los otros pueblos balcánicos. Habiendo entre ellos gran proporción de mahometanos, se habían sentido menos entusiastas que los demás de la derrota turca. Además, los servios les amenazaban por el norte y los griegos por el sur.

Austria e Italia apoyaban la idea de una Albania independiente, para contener, dentro de lo posible, la potencia de los otros Estados balcánicos. El 16 de diciembre de 1913, Albania se convirtió en Estado independiente y después de la segunda guerra mundial, en democracia popular.

Entretanto, y antes de la primera guerra mundial, el vocablo balean adquiría significación peyorativa que la asociaba a la idea de desorden, de violencia, revuelta y confusión, y se hablaba de balcanización para designar la decadencia de un Estado o de una comarca entregados a la anarquía política y a la confusión territorial como había ocurrido en los Balcanes.

Sabiendo todo esto no debemos sorprendernos de que el acontecimiento que provocó la primera guerra mundial sucediera en los Balcanes. El 28 de junio de 1914, el príncipe heredero de la corona de Austria, Francisco Fernando, y su esposa, la duquesa Sofía de Hohenberg, fueron asesinados en Sarajevo, en Bosnia.

El asesino, un joven servio de diecinueve años, quería deshancar de Bosnia-Herzegovina el poderío austríaco y creía que lo mejor para conseguir este fin era suprimir al príncipe heredero, que se había declarado dispuesto a hacer ciertas concesiones al nacionalismo balcánico y proporcionaba así al Gobierno austríaco la ocasión de reforzar su popularidad.

El ultimátum dirigido por Austria a Servia desencadenó la primera guerra mundial, después de la cual las fronteras, en los Balcanes, sufrieron modificaciones una vez más. Surgió un nuevo Estado: Yugoslavia, constituido por Servia y las posesiones austríacas de Bosnia-Herzegovina. Pero los nacionalistas no estaban satisfechos, como lo prueba el asesinato en Marsella, el 9 de octubre de 1934, del rey Alejandro de Yugoslavia a manos de croatas que aspiraban a la independencia.

Ver: Milosevic el Carnicero de los Balcanes

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Los Montes Urales: Ubicacion, Recursos Naturales e Industrias

LOS MONTES URALES
Ubicación, Recursos Naturales e Industrias

La zona de los Urales es inmensamente rica en toda clase de minerales y en fuentes de energía que se han valorizado especialmente después de la segunda guerra mundial. En poco tiempo toda esta región se ha convertido en un enorme sector industrial en el que han crecido, como si fueran setas, importantes centros de actividad y combinados industriales. Los Urales están llamados a representar un papel determinante en la economía soviética o rusa.

La  montañosa montañosa de los Urales ocupa desde de Rusia y Kazajstán, se extiende unos 2.410 km desde su límite norte en el océano Ártico hasta su límite sur en el mar Caspio y es considerada la barrera que separa Europa de Asia. La cadena se divide claramente en cuatro áreas principales: Urales polares, septentrionales, centrales y meridionales. En los Urales polares (por encima de los 64° latitud N) la vegetación característica es la tundra ártica.

Los Urales septentrionales (64º latitud N a 61º latitud N) son una cordillera estrecha, escarpada y sin árboles, con una altitud media de 305 a 460 m. En esta cordillera se encuentra la mayor cumbre de los Urales, el Narodnaya (1.894 m). Otros picos importantes del norte son el Sablya, el Telpos-Iz y el Isherim. En esta zona sólo hay escasas y dispersas extensiones de alerces.

La uniformidad de la vasta llanura europea que se extiende desde la costa atlántica hasta el río Yeniséi queda rota únicamente por una cordillera: la de los montes Urales, que se extienden de norte a sur en una longitud de 2.400 km. Al oeste de los Urales se eleva la gran llanura rusa, la parte más poblada y la mejor valorizada por la ex-Unión Soviética. Al este de la cordillera se extiende la llanura de la Siberia occidental que, cuando no está poblada de bosques, es habitada y explotada.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/urales.jpg

Rusia posee inmensas reservas de minerales de muy diferentes clases. Los Urales son uno de los distritos mineros más ricos del inmenso territorio. No hay que sorprenderse, pues, de que esta comarca montañosa se haya transformado rápidamente en una zona industrial moderna.

La cordillera de los Urales constituye la frontera natural entre dos continentes: Europa y Asia. Es un plegamiento herciniano convertido por la erosión en una penillanura a fines de la era primaria y de la que sólo ha subsistido el zócalo. Movimientos tectónicos más recientes trabajaron esta llanura y la transformaron en un macizo cuyos flancos encierran preciosos minerales y fuentes de energía, al igual que ocurre con las otras regiones hercinianas de Europa.

La cordillera de los Urales es, pues, relativamente poco elevada y en medio de la inmensa llanura parece más bien una sucesión de colinas. Pero en ningún lugar del mundo hay una comarca tan rica en minerales: se explotan más de ciento veinte minerales distintos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/urales1.jpg

Diseminado en todo el macizo se encuentra mineral de hierro de muy elevado contenido. Podemos citar, además, el cobre, la bauxita, la potasa, las sílices sulfurosas, el asbesto, el oro, el cromo, el níquel y los aceites minerales. Y ello no es todo, pues los Urales gozan de reputación por su platino y por sus piedras preciosas, entre las que podemos citar la esmeralda, el topacio, la amatista, el jaspe, la malaquita y aun otras.

Resulta sorprendente por ello que, rico como es en minerales, el macizo de los Urales sea tan pobre en hulla. Esta penuria de carbón explica por qué la zona de los Urales estaba económicamente atrasada a principios de nuestro siglo XX. El combustible comúnmente empleado en aquella época era la madera (carbón vegetal).

La región de los Urales no se convirtió en una zona industrial moderna hasta que fue posible importar hulla. Esta feliz evolución empezó en los años que siguieron a la primera guerra mundial. En la época del Gobierno soviético se  establecieron en los Urales gigantescas empresas metalúrgicas, entre las que podemos citar la de Magnitogorsk como la mayor. Esta única industria ha proporcionado al mercado más hierro y acero que toda la industria metalúrgica rusa antes de aquella guerra.

Magnitogorsk se halla ahora integrada en un combinado, una especie de trust —o sea una agrupación de empresas— que trabaja el mineral de hierro local. Se trae de Siberia el carbón necesario a los altos hornos. Hasta la caía del muro de Berlín las tercera parte de la producción mundial de hierro fundido y de acero de toda la ex- Unión Soviética provenían de los Urales, que proporcionan asimismo metales no férricos, especialmente aluminio.

Las fábricas de aluminio encuentran allí mismo la bauxita, mientras que la energía se la proporcionan gigantescas centrales eléctricas que alimentan también toda suerte de industrias químicas de la región.

Los Urales gozan de reputación en la actualidad por sus talleres de construcciones mecánicas. En esta rama de la industria también se han constituido combinados con el fin de proporcionar al sector agrícola el utillaje más moderno.

Además, el «Ouralchiemasjcombinat» se ocupa en equipar a las industrias químicas y el «Ouralelektroapparatcombinat» en   instalaciones   electrotécnicas También hemos de citar el «Ouralwagonzawodcombinat», que proporciona a Rusia los vagones de los que no puede prescindir este gran país, enfrentado, mucho más que cualquier otro, con los problemas de transporte.

A causa de este inmenso proceso de industrialización el reparto de la población rusa se ha modificado, una industria poderosa reclama sin cesar nuevos trabajadores y por ello han surgido en los Urales, debido a las grandes concentraciones de personal, nuevos núcleos urbanos. Las ciudades ya existentes han experimentado asimismo un crecimiento brutal que las ha hecho rápidamente irreconocibles.

A cada ciudad se le atribuyó una especialidad. Sverdlovsk, por ejemplo, situada aproximadamente a mitad del macizo, en la vertiente occidental, era antaño una apacible ciudad provinciana. Se transformó en un importante centro industrial especializado en electrotecnia. Para formar a la mano de obra indispensable se fundaron en esta ciudad universidades y fundaciones científicas altamente especializadas.

Chelyiabinsk era, hace unos decenios, apenas un pequeño mercado, una etapa en la ruta de Extremo Oriente; también se ha convertido en un centro industrial de primera importancia en el que se fabrica gran parte de los tractores y de las dragas utilizados en Rusia. Los alrededores de la ciudad proporcionan la hulla utilizada por las poderosas centrales térmicas.

En los Urales se han organizado varias repúblicas soviéticas autónomas, cada una de ellas desarrollada bajo múltiples aspectos. La más importante de toda la región industrial de los Urales es indudablemente la Bachkiria.Esto salta inmediatamente a la vista en Ufá, capital de este estado. En muy poco tiempo esta ciudad ha experimentado una vigorosa expansión y se convirtió en un foco de intensa actividad industrial.

La  produce también petróleo, y en cantidad tal que ha merecido el nombre de «segunda Bakú». Se construyeron inmensas refinerías unidas por oleoductos a los campos petrolíferos del Cáucaso. De modo que la Bachkiria se ha convertido igualmente en uno de los más importantes distritos de la ex-Unión Soviética por lo que respecta a la petroleoquímica. De allí parten los oleoductos en dirección a Moscú e incluso a Alemania oriental y a otras democracias populares de Europa central.

La Bachkiria es una región vital para la URSS, tanto desde el punto de vista estratégico como del económico, especialmente desde el fin de la segunda guerra mundial, pues fueron efectivamente las necesidades de ésta las que abrieron a los Urales nuevas perspectivas. Bastante alejada de las fronteras occidentales, esta comarca era, desde el punto de vista estratégico, más segura y menos vulnerable que muchos centros económicos situados más al oeste, corno Stalingrado o Kiev.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Monte Athos y Su Monasterio Historia de los Monjes

EL MONTE DE ATHOS
Monjes del Monasterio

Monte Athos, significa Monte Santo es una montaña del noreste de Grecia con 2.032 m de altitud. Se encuentra en la parte sur de Aktí, el más oriental de los tres brazos de la península de Calcídica (Khalkidhikí) en el mar Egeo. El monte Athos es también una división administrativa, una comunidad monástica autónoma que incluye la montaña y el brazo peninsular de Aktí. Fue reconocida como distrito autónomo por la Constitución griega de 1975.

En el siglo IX se estableció en el monte Athos, a lo largo de la costa norte del mar Egeo, una de las comunidades monásticas más originales de todos los tiempos. Durante muchos siglos las ciencias y las artes fueron allí muy prósperas. Después de la primera guerra mundial el número de monjes decreció bastante y la mayor parte de ¡as iglesias y conventos están muy deteriorados. Los monjes sobrevivientes llevan allí una existencia  miserable

A lo largo de la costa profundamente recortada, al norte del mar Egeo, se extiende una gran península que ha venido representando un papel importante desde la Antigüedad. Se trata de la península de Calcídica. Allí, en Estagira, nació el gran filósofo griego Aristóteles. También fue a lo largo de las costas de esta península donde sucumbió la flota persa conducida por Mardonio.

Pero la península de Calcídica es conocida principalmente gracias al monte Athos, que se eleva en toda la altura de sus 1.935 m al extremo de la más oriental de las tres puntas que la forman. Esta lengua de tierra recibe el nombre de Hagion Oros, que quiere decir, en griego, «montaña santa».

El monte Athos gozaba ya de reputación en la Antigüedad. Se cree que haya podido ser uno de los eslabones de la cadena de montañas a lo largo de la cual los griegos, por medio de señales luminosas, habrían transmitido a Micenas la noticia de la caída de Troya.

En el siglo IX de nuestra era el monte Athos se hizo famoso por otro motivo: se transformó en la sede de una de las comunidades religiosas más originales de todos los tiempos.

En el transcurso de los siglos siguientes esta comunidad conocería un auge notable. Se estima que en el siglo XIII comprendía no menos de ¡50.000 monjes!. En total se construyeron sobre el monte Athos unos veinte conventos, además de ermitas, celdas y varios pueblos. Los monjes gozaron, en efecto, del apoyo de los emperadores de Bizancio, al principio, y luego del de los zares de Rusia.

Durante la ocupación turca, los monjes consiguieron salvaguardar la existencia de sus conventos y cuando se puso fin a la misma, hacia  la primera mitad  del  siglo XIX, vivían todavía en el monte Athos unos dos mil quinientos monjes.

Sin duda habían de pagar tributo a sus antiguos amos, pero podían desarrollar de nuevo sus comunidades libremente, principalmente porque en esa época disfrutaban de la ayuda de la poderosa Rusia, que no sólo les proporcionaba ayuda financiera, sino que mandaba también a muchos monjes a los conventos del monte Athos.

Pero Rusia no proporcionaba esta ayuda gratuitamente: había puesto los ojos en los estrechos de los Dardanelos y del Bósforo.

Después de la primera guerra mundial, los bolcheviques, como es natural, pusieron término a esas intervenciones. Desde entonces, la vida en comunidad en el monte Athos fue periclitando lentamente. Si los monjes eran todavía unos siete mil cuatrocientos en 1906 y siete mil en 1912, su número quedó reducido a 4.600 en 1930. En 1938, el monte Athos contaba todavía con 4.538 habitantes, de los que 3.892 eran religiosos. En la actualidad son únicamente unos mil trescientos.

La comunidad del monte Athos es exclusivamente de hombres. Él acceso a la montaña santa no sólo está prohibida a las mujeres, sino a cualquier hembra de cualquier especie animal. Todos los animales que se encuentra allí son machos y no hay ni cabras ni gallinas. Sólo por un privilegio especial y excepcional pudo visitar el monte Athos la reina de Grecia, acompañada de su esposo, en 1912.

No todos los monjes están sometidos a la misma regla. Los hay que viven en comunidad sometidos a la autoridad de un abate; pero otros lo hacen en el más completo aislamiento, habitando a menudo alguna de las cavernas que se abren en los farallones y paredes de roca.

Algunos de estos eremitas no tienen ya ningún contacto con el mundo, si exceptuamos el cesto que bajan, al extremo de una cuerda, cada quince días aproximadamente,   y  en   el   que  los habitantes depositan vituallas, con preferencia pan y aceitunas. Cuando el cestillo no ha vuelto a bajar después de cierto tiempo se deduce que el eremita ha fallecido.

Los restos mortales quedan a menudo abandonados en la caverna durante muchas semanas, pues los monjes y principalmente los eremitas les dan muy poca importancia. A sus ojos sólo cuenta la oración. Algunos de ellos repiten incansablemente la misma fórmula. Producen únicamente lo que les es indispensable para mantenerse con vida y sólo trabajan cuando les resulta imposible no hacerlo. Dedican prácticamente toda su vida a la plegaria, que cebe abrirles las puertas del cielo.

Por ello es normal que los habitantes del monte Athos sean muy pobres. También están muy retrasados en lo que se refiere a la higiene. Sin embargo, estas comunidades poseen inestimables tesoros, principalmente obras maestras del arte bizantino y numerosos manuscritos primorosamente ilustrarios que guardan en sus bibliotecas.

Varias iglesias y edificios conventuales tienen una gran significación arquitectónica; algunos de ellos datan incluso del siglo X, época de san Atanasio, un griego que fue una de las figuras más grandes de ese mundo monástico. El  fue quien mandó construir el convento de Hagia Lavra al pie de la montaña santa. Los conventos del monte Athos son generalmente construcciones en ladrillo que rodean una iglesia cuyo plano adopta la forma de una cruz griega. Las iglesias están pintadas en rojo en memoria de la sangre de Cristo.

Monasterio de Athos

Gran monasterio de Lavra: El monacato es parte integrante de la Iglesia ortodoxa. Aunque hay muchos monasterios ortodoxos por todo el mundo, el centro de la vida monástica es el monte Athos, que se levanta en una pequeña península en el mar Egeo, al noreste de Grecia. Veinte monasterios diferentes que representan a nacionalidades distintas se encuentran en lo alto del paisaje rocoso de la península. Aquí se muestra el interior del patio del monasterio de Lavra.

Los 20 conventos edificados en los flancos del monte Athos datan de un período que va del 970 a 1387. Son prácticamente pequeñas ciudades arregladas de modo que puedan vivir en ellas cientos de monjes. Actualmente están casi todos extintos: no habitan en ellos más que algunos monjes, la mayoría viejecitos. Pues la comunidad del monte Athos, que fuera antaño fortaleza por excelencia de la religión ortodoxa griega, ha envejecido y desaparece progresivamente.

Los edificios se tambalean y las iglesias están cada vez más abandonadas; algunas incluso se hundieron, como es el caso de la iglesia de Iviron. Es una lástima, pues de este modo muchísimas obras de arte, mosaicos y frescos se perderán irremediablemente. Las más antiguas de estas obras de arte datan de los siglos XI y XII; pero, como los monjes adornaban continuamente sus iglesias, sus muros son una muestra de la evolución del arte del mosaico y de la pintura sacra.

Los diversos oficios artísticos florecieron todos en el monte Athos, pues los monjes disponían de mucho tiempo que dedicarles. Producían principalmente objetos utilizados en el culto, como relicarios y crucifijos, aunque también algunos utensilios de uso doméstico, como cucharas y copas, que revelan un arte consumado. Para ello utilizaban gran cantidad de materiales valiosos como el marfil, los metales preciosos y las gemas.

No nos sorprendamos, pues, de que el monte Athos haya sido durante siglos, en los Balcanes, no sólo un centro religioso, sino un centro de cultura artística. También fue, especialmente durante la Edad Media, un centro científico: los manuscritos que allí se conservaban contaban entre los más importantes del mundo cristiano.

Pero esta influencia cultural ha disminuido también bastante. Sin embargo, el monte Athos sobrevive. Los monjes que residen todavía en él llevan una vida sobria e incluso muy primitiva. A menudo apenas tienen qué comer. Se alimentan de pan, nueces, aceitunas; a veces también de césped ¡e incluso de malas hierbas!.

En sus celdas reina un gran desorden. Generalmente no disponen de armarios; cuando más, de algunas cajas. Sus míseras posesiones penden de sacos colgados junto a la pared, en la que también fijan sus iconos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Los Cárpatos Ubicacion Características y Geografía Cadena Montañas

Cadena de los Cárpato:Ubicación, Características y Geografía

Cárpatos, principal sistema montañoso de Europa central y oriental, con 1.450 km de extensión en forma de gran semicírculo, desde la capital de Eslovaquia, hasta el cañón conocido como la Puerta de Hierro, cerca de Orşova, en Rumania. Los Cárpatos, cuyo ancho oscila entre 32 y 257 km, están divididos en sierras menores, como son los Pequeños Cárpatos, los Cárpatos blancos, los montes Tatra, los Cárpatos orientales y los Alpes de Transilvania.

Los Cárpatos forman parte del macizo de Europa central y describen un inmenso arco alrededor de la llanura húngara. Allí se encuentran ios paisajes más pintorescos y un verdadero paraíso para muchas especies animales. También en el plano militar tuvieron los Cárpatos un papel importante durante las dos guerras mundiales.

Los Cárpatos forman parte del sistema montañoso de Europa central. Son la continuación de los Alpes hacia el este, y se extienden en un inmenso arco que encierra cerca de mil quinientos kilómetros de la llanura húngara desde Bratislava,   aproximadamente, hasta el paso del Danubio en el monte Banat.

Igual que los Alpes, los Cárpatos son una formación joven que puede dividirse en cuatro zonas: Cárpatos occidentales, centrales, orientales y meridionales. Los Cárpatos occidentales son sin duda los más pintorescos, con varios picos que se elevan por encima de los 2.000 m. Podría creerse a primera vista que esta comarca es de difícil acceso, pero no es así, pues las pendientes se prestan cómodamente al trazado de carreteras por las  que puede penetrarse  fácilmente en el corazón del macizo.

Este sector de los Cárpatos está comunicado por muy buenas carreteras en todas direcciones, y todos aquellos que penetran en él gozan de la inolvidable belleza de los verdes valles o de los pastos de altura en los que la roca desnuda aflora acá y acullá.

Los Cárpatos occidentales deben la diversidad de su paisaje a su estructura geológica relativamente complicada.

Este sector de los Cárpatos es también, indudablemente, el más rico en minerales. De los flancos de la montaña se extraen oro, plata, bauxita y muchos otros metales.

vista de los carpatos

Cárpatos: Este sistema montañoso europeo se extiende desde Bratislava, la capital de Eslovaquia, hasta el cañón conocido como la Puerta de Hierro, cerca de Orşova, en Rumania.

La explotación de tales minerales tiene una historia muy movida. Ya en tiempo de los romanos sacaban oro de allí. También se encuentran vestigios de esa riqueza en los trajes tradicionales. Pensemos en todos los adornos que atestiguan la riqueza del país.

Los Cárpatos occidentales se extienden hasta el valle del Hernad-Topla. Desde allí se llega a los Cárpatos centrales, que terminan a su vez en las fuentes del Theib. A veces se da a esta parte el sobrenombre de «Cárpatos boscosos». Allí vive una fauna que ya no se encuentra en otros lugares: osos pardos y zorras, así como algún lobo y algún que otro lince.

Completamente al este y parcialmente en territorio soviético se extienden los Cárpatos orientales. Es la mayor cordillera de montañas volcánicas de Europa. Inmensas regiones han sido constituidas por lavas y muchas de las cimas son antiguos volcanes.

Esta comarca es también rica en minerales, lo que explica el gran desarrollo de la artesanía en la mayoría de los pueblos y el auge de la industria en las ciudades. La abundancia de mineral de hierro dio vida, en la comarca, a unos prósperos altos hornos. Los Cárpatos orientales gozan de fama, además, por sus estaciones termales.

En los Cárpatos orientales se encuentran, al lado de los macizos volcánicos, macizos cristalinos. Uno se apercibe inmediatamente de ello en los bosques densos que fueron siempre la base de una intensa actividad. Los habitantes de esa región gozan de justa fama en la tarea de derribar árboles. Son madereros natos, muy duchos, además, en el trabajo de la madera.

Finalmente, los Cárpatos meridionales se extienden por entero en Rumania. Gozan de justa fama por sus cumbres redondeadas y por sus hermosos pastos de altura, en los que pace un ganado grande y gordo. El macizo de Bucegi, que forma la extremidad sur de los Cárpatos rumanos, es muy boscoso. Hayas y abetos brotan allí en gran profusión.

También se encuentran en aquellos parajes toda clase de plantas y de flores típicas de las regiones montañosas al lado de ciertas especies que sólo crecen en los Cárpatos. Allí viven también roedores y otros mamíferos como los ciervos, los lobos, los osos y los gatos monteses.

Los Cárpatos no despiertan interés solamente desde el punto de vista físico, sino que representaron también, en distintas ocasiones, un papel estratégico importante. Hicieron las veces de barrera, aunque fuesen una barrera menos efectiva que otros sistemas montañosos.

Si se examina un mapa en relieve se ve inmediatamente que los Cárpatos se alzan como una muralla, como una protección contra un ataque lanzado desde la planicie de Podolia y desde las estepas de Ucrania situadas más al este.

Teniendo en cuenta que los Cárpatos se extienden en la zona fronteriza entre Rusia y los Estados de Europa central, resulta comprensible también que estuvieran comprendidos en la zona de operaciones militares durante las dos guerras mundiales, aunque fue en la primera de ellas cuando desempeñaron un papel importante. Desde el principio los rusos proyectaron invadir Hungría por los pasos carpáticos.

Ya en 1914, desde los primeros meses de la guerra, habían conseguido hacerse con algunos de estos pasos. Pero poco después se veían obligados a abandonar las posiciones conquistadas. Sin embargo, siguieron adelante con sus planes y el 4 de junio de 1916, bajo el mando de Brusilov, desencadenaron una segunda gran ofensiva mediante la cual amenazaron de nuevo los Cárpatos.

Esta vez la amenaza entrañaba más peligro, puesto que junto con los rusos entraron en liza los rumanos. El objetivo de éstos era la conquista de Transilvania, que formaba entonces parte de Hungría. Pero, desde el punto de vista etnográfico, la Transilvania’. era parcialmente alemana y parcialmente rumana.

Sin embargo, cuando ya los ejércitos ruso y rumano iban a cosechar algunos éxitos, la propia Rusia empezó a flaquear y a titubear a causa de dificultades de orden interno. Los rumanos, que habían entrado en Transilvania por las estribaciones de los Cárpatos meridionales, fueron rechazados. El 6 de diciembre de 1916 su propia capital, Bucarest, caía en manos de las potencias centrales.

Después de la guerra, el Tratado del Trianón (1920) atribuyó Transilvania a Rumania, situación confirmada después de la segunda guerra mundial, por el Tratado de París (1947). Transilvania, que los rumanos llaman el Ardeal, constituye en la actualidad el noroeste de Rumania y forma parte, pues, de los Cárpatos meridionales.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Los Hihglands de Escocia o Tierras Altas Historia y Geografía

Los Hihglands de Escocia – Tierras Altas
Historia y Geografía

A la parte septentrional (norte) de Escocia la llaman highlands. El Glen More, salpicado de largos y estrechos lochs, atraviesa los highlands de un lado a otro. Se trata de una región rural en la que los habitantes han conservado los usos y costumbres de antaño. Los clanes, las faldas escocesas, la gaita y ciertas competiciones deportivas como la del lanzamiento de martillo son característicos de los highlands.

Las tierras highlands, ocupan una región montañosa del norte de Escocia, que incluye las Hébridas interiores y las exteriores, y se extiende hasta el norte y oeste de los montes Grampianos. Más de la mitad de la superficie de Escocia está ocupada por las Tierras Altas, la región más accidentada de la isla de Gran Bretaña. Están separadas del resto de Escocia por un conjunto de cadenas montañosas paralelas, cortadas por profundas quebradas y valles, que se extienden en dirección noreste-suroeste.

Escocia es la parte septentrional de Gran Bretaña. Podemos dividirla en varias partes, principalmente en las altiplanicies o highlands del norte, las partes centrales bajas o lowlands y, finalmente, la región montañosa del sur o uplands.

Las altiplanicies llegan por el sur hasta una línea que va de Helensburgh, al este, siguiendo el curso del río Clyde, hasta Stonehaven, en la costa oeste. Los highlands ocupan, aproximadamente, la mitad del territorio escocés. Este sistema montañoso corresponde a plegamientos muy antiguos que vienen soportando, desde millones de años, la acción del viento, de la lluvia y del hielo.

imagen de hihglands en escocia

El zócalo es de gneis, de esquisto y de cuarzo. Este zócalo se rompió en numerosos lugares debido a fenómenos volcánicos que influyeron en el relieve. Una depresión divide a las altiplanicies en dos partes; esta depresión recibe el nombre de Glen More. Hay que distinguir, pues, entre las altiplanicies del norte y los montes Grampianos, situados más al sur. Esta depresión une las dos zonas costeras. Se trata de una verdadera fosa salpicada de lagos largos y estrechos que los escoceses llaman lochs.

La región de las altiplanicies es extremadamente pintoresca. La cumbre más alta, el Ben Nevis, situada al suroeste, rebasa los 1.300 m. Es la montaña más elevada de toda Gran Bretaña. Toda la región está surcada de valles. Unos, estrechos, reciben el nombre de glens; los otros, más anchos, son llamados straths. La costa es una sucesión de fiordos en los que el mar avanza tierra adentro.

La pequeña isla de Staffa, a lo largo de la costa occidental, ofrece el sorprendente espectáculo del basalto que se enfrió después de haber tomado la forma de inmensos tubos de órgano. El régimen de lluvias de Escocia es muy abundante en su vertiente occidental, precipitaciones que alimentan numerosos torrentes de aguas impetuosas que añaden encanto al paisaje.

Los uplands del sur son menos altos. También son menos antiguos y datan de fines del primario, principalmente del período herciniano. Completamente al sur, las Cheviot Hills (montes Cheviot) forman, con el río Tweed, la frontera con Inglaterra. Cerca de las fuentes de este río, la más importante vía de agua de la región, las montañas forman una línea de división de las aguas entre el Tweed y el Clyde, que corre hacia la depresión central.

El corazón de Escocia se encuentra en esos lowlands. Este país bajo, situado en la parte estrecha de Escocia encerrada entre los bosques de Forth y de Tay, al este, y el de Clyde, al  oeste, queda delimitado al norte y al sur por zonas de ruptura. Esta parte del país se hundió bajo el efecto de movimientos tectónicos de la corteza terrestre. El Forth y el Tay son muy conocidos por los aficionados a la pesca del salmón. Aunque la región reciba el nombre de lowlands por comparación con las tierras que la rodean, es, sin embargo, bastante accidentada.

Tanto la latitud como el mar que la rodea por todas partes influyen grandemente en el clima de Escocia. El país disfruta todo el año de puertos libres de hielo y esto es de importancia capital para la navegación, sistema dé transporte primordial para la economía del país.

Hemos dicho ya que las lluvias son abundantes; podríamos asegurar incluso que Escocia es una verdadera alcubilla (arca de agua).

En efecto, los numerosos lagos son inmensos depósitos naturales de reserva de agua potable. Puedes pensar igualmente en la riqueza hidroeléctrica que esto representa para Escocia.

La presencia de tales cantidades de agua pura explica, por otra parte, la localización de numerosas industrias: fábricas de cerveza, de papel, industrias textiles, industrias químicas… Escocia sigue siendo, además, el país tradicional de la pesca. Los ríos, de carácter torrentoso, abundan en truchas y salmones.

En los highlands y en los uplands la ganadería sigue siendo la principal ocupación. En las vastas extensiones de hierba pacen enormes rebaños de ovejas con cuya lana se fabrica el famoso tweed escocés.

Aunque el descubrimiento en los lowlands de yacimientos de carbón y de mineral de hierro haya iniciado la industrialización de Escocia en el siglo XIX, ésta no tiene hasta el presente una importancia más que relativa sobre la «ida de la mayor parte de los highlands, en donde la industria artesana florece todavía.

Es preciso decir que el país ofrece muy pocos recursos. La costa oriental, con Aberdeen y Dundee, y la montaña que la bordea han sufrido mucho más la influencia de la marea modernizadora que trajo consigo el siglo XX. La pesca, con Aberdeen como puerto de matrícula, está dotada de excelente equipo.

Las hilaturas modernas son numerosas en las dos poblaciones antes citadas, mientras que el interior proporciona el famoso whisky al que Escocia debe gran parte de su fama. Este whisky es a menudo el producto de pequeñas destilerías.

Los highlands no se distinguen de los lowlands únicamente por el aspecto campestre de su economía, sino también por el pintoresquismo de sus paisajes, de su lengua y de los trajes de sus habitantes. Los escoceses de las altiplanicies se dividen en clanes o grupos de familias.

Estos clanes empezaron a formarse hacia el año 1000 y son una consecuencia del feudalismo ; los miembros de un mismo clan estaban obligados a prestarse ayuda y protección. Los clanes no se distinguen únicamente por el nombre, sino también por su tartán, o sea, la tela de lana de cuadros empleada en la confección de sus famosas faldas, cuyos colores y dibujos difieren según el clan. La mayoría de los clanes perdieron su influencia hacia la mitad del siglo XVIII.

Los highlander o escoceses de las tierras altas hablaban antaño su propia lengua, el gaélico, pero éste ha desaparecido en provecho del inglés. Asimismo, las faldas escocesas se llevan ya únicamente en ocasiones especiales.

Hay otra cosa que también nos hace pensar inmediatamente en Escocia: la gaita. Este instrumento de viento, de origen medieval, es todavía muy apreciado y ha llevado al combate a muchos regimientos.

Los escoceses son aficionados a juegos populares muy típicos como el lanzamiento del martillo o de larguísimos postes de madera. El lanzamiento de martillo es un deporte muy antiguo que antaño se practicaba únicamente en las islas británicas. Entonces se empleaba un mallo de herrero con mango de madera que ha sido reemplazado últimamente por una bola de plomo fija a un pedazo de cable de acero.

El conjunto, que debe pesar 7,25 kg y tener una longitud de 1,20 m, ha de ser lanzado tan lejos como sea posible situándose dentro de un círculo trazado en el suelo.

Los highlans son tierras de leyendas que deben su existencia a la atmósfera brumosa y misteriosa que se cierne a menudo sobre la región. ¿Hay alguien que no haya oído hablar del famoso monstruo del Lago Ness? Resulta imposible decir de qué se trata exactamente. Quizá sean únicamente nutrias que se persiguen en el agua o el propio movimiento de las olas, pues resulta difícil de admitir la existencia de un monstruo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Republica de San Marino Historia, Geografía y Turismo

República de San Marino

San Marino (nombre oficial, República de San Marino), república del sur de Europa, es un enclave en el norte de Italia, situado al sur de la ciudad de Rímini. Es la más pequeña y más antigua República del mundo situada al norte de Italia, cerca de Rimini, sobre una ramificación de los Apeninos.

La agricultura y la ganadería constituyen, junto con el turismo, sus principales fuentes de ingresos. Este diminuto Estado, conocido oficialmente como la República Serenísima de San Marino, tiene una superficie total de sólo 61 km², lo que la convierte en una de las repúblicas más pequeñas del mundo.

HISTORIA: Después que el Piamonte-Cerdeña de Víctor Manuel II y la Francia de Napoleón III hubieron derrotado a los austríacos, en 1859, en Solferino y en Magenta, Italia sufrió una serie de modificaciones que iban a desembocar en la unificación territorial del país. Estados poderosos como los pontificios y el reino de las Dos Sicilias iban a perder su independencia a causa de ello.

A despecho de todos aquellos cambios un territorio consiguió mantener la suya: San Marino. Y uno se pregunta cómo fue posible tal cosa. ¿Tendría algo que ver con ello la declaración de Abraham Lincoln de que San Marino podía servir de ejemplo al mundo? Es poco probable; hay que considerar más bien que el mantenimiento de la República de San Marino no tenía prácticamente importancia alguna para el resto de Italia.

Se trata, en efecto, de un territorio montañoso e inculto situado en una ramificación de los Apeninos, ¡uos habitantes de San Marino no eran, por otra parte, partidarios entusiastas del movimiento italiano de unificación. Aunque nunca hayan pasado de 23.000, habían sido independientes durante más de mil años.

En los momentos actuales, San Marino sigue siendo una República independiente. Su capital, que lleva el mismo nombre, está situada a 32 km de Rimini, uno de los centros turísticos más importantes de la costa adriática.

Como ya hemos dicho, el origen de esta República se remonta a tiempos muy antiguos. Sus habitantes llegan a afirmar que es la República más antigua del mundo. La leyenda afirma que el pequeño Estado fue fundado por San Marino, un tallista de piedra que procedía de Dalmacia y que vivió en los siglos III y V.

La leyenda sigue diciendo que se estableció en aquel roquedal, después de atravesar el Adriático, para escapar a las persecuciones de los cristianos ordenadas por el emperador Diocleciano, y que allí, más tarde, se habría formado San Marino.

Este relato revela, sin embargo, una gran dosis de imaginación y de fantasía y es más edificante que histórico, pues llega a afirmar que el santo hizo brotar un enorme bosque sobre el monte Titán en el que vivían animales salvajes tales como elefantes y osos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/san_marino.jpg

Ciudad de San Marino:San Marino, capital y mayor ciudad de la república del mismo nombre, se ubica sobre la ladera del monte Titano de los Apeninos, en la península Itálica. El magnífico paisaje atrae a más de 2,5 millones de turistas cada año, a uno de los países más pequeños del mundo, pues cuenta con tan sólo 61 km2 de superficie.

Por contra, es verdaderamente histórica la existencia, en este mismo monte Titán, en el siglo VI, de un monasterio. Pero no se trataba todavía de una ciudad, de la que no hay mención hasta el siglo X. Sea como fuere, San Marino consiguió desde su fundación salvaguardar su libertad. El difícil acceso ha contribuido a ello.

San Marino fue probablemente un adversario temible y demasiado bien atrincherado para las bandas de condottieri que asolaron a Italia a fines de la Edad Media y principios de los tiempos modernos.

Los poderosos de la época hubieron de inclinarse igualmente ante la voluntad de independencia de los habitantes de San Marino, aunque esta independencia no fue reconocida oficialmente hasta después de la anexión del Estado de Urbino a los Estados pontificios en 1631. Napoleón hizo lo mismo en 1797 y el Congreso de Viena de 1815 trajo consigo el reconocimiento internacional.

Cuando Italia se convirtió en una nación unida la gente de San Marino firmó un tratado de amistad con su poderosa vecina, pero sin abandonar su independencia. Esto explica por qué la República de San Marino conservó su neutralidad durante la segunda guerra mundial, aunque esto no impidió que los alemanes la ocuparan.

Al mismo tiempo que afirman que la suya es la más antigua del mundo, los habitantes de la República de San Marino están igualmente orgullosos de que sea el más pequeño de los Estados independientes. La República de San Marino tiene, efectivamente, una superficie de apenas 60 km2 y una población de unos quince mil habitantes, aunque otros tantos sanmarinenses viven fuera de sus fronteras.

La parte más importante del pequeño Estado la ocupa el monte Tifata, una montaña calcárea compuesta de tres picos de 700 m de altura. Esto explica por qué San Marino desaparece en invierno bajo una espesa capa de nieve. Antaño todo el tráfico quedaba interrumpido, lo que ya no sucede en la actualidad.

Sobre la más septentrional de las tres cimas, el monte Titán, se alza la ciudad de San Marino, rodeada por las verdes montañas de la Romana. San Marino cuenta con 29.500 (2008) habitantes. Tres viejos castillos cuyas formas severas se recortan contra el cielo azul dominan la ciudad.

Esta vista de San Marino es conocida en el mundo entero, pues la han popularizado los miles de tarjetas postales enviadas por los turistas. Pero la ciudad posee otras curiosidades como la iglesia de San Francisco, del siglo XIV.

La atmósfera de este pequeño Estado atrae a los turistas como a moscas; en 1964 alcanzaron la cifra de dos millones. El visitante se encuentra sumergido en una atmósfera que debía de ser la que reinaba en Italia cuando ésta era un conjunto de pequeños Estados. Los uniformes un poco charros y la precisión con la que los sanmarinenses hacen revivir ciertas tradiciones contribuyen al éxito. Una de esas tradiciones es el famoso tiro al pichón, que motiva campeonatos durante los cuales se sacrifica en masa a esos desgraciados volátiles.

San Marino parece un gran museo vivo; especialmente la vieja ciudad rodeada por un triple cerco de murallas. Esta República tiene un sistema de gobierno muy particular. El poder legislativo está en las manos de un Gran Consejo o Consiglia Grande e Generale, compuesto de 60 miembros, de los que un tercio son nobles, otro tercio burgueses y otro tercio campesinos. El poder ejecutivo reside en las manos de dos Capitani Reggenti, escogidos para un mandato de seis meses por el Gran Consejo.

San Marino mantiene relaciones diplomáticas con los otros Estados. La República emite sus propios sellos de correos, cuya venta es una de las fuentes de ingresos del Estado. Éste tiene su propia moneda, pero como Italia rodea al país por todas partes la lira circula también.

La agricultura y la ganadería siguen siendo importantes actividades económicas. Cereales y viñas son los cultivos principales; vino y ganado son productos de exportación. El turismo es, sin embargo, la principal fuente de ingresos; los alrededores de San Marino son muy pintorescos y la distancia, si se parte de Rimini, irrisoria.

La economía se ha basado históricamente en la agricultura, la industria forestal y las canteras de piedra, aunque desde 1945 estos sectores productivos han disminuido en importancia a medida que aumentaba la del turismo. La industria turística aporta un 60% de los ingresos nacionales. La industria ligera tiene también una importancia cada vez mayor: se producen textiles, confección, cemento, artículos de piel, productos de caucho (hule) sintético y cerámica.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Los Apeninos Características Ubicación Cultivos Fauna

Cadena Montañosa Los Apeninos
Características –  Ubicación-

Los Apeninos, es una joven cadena montañosa de Italia que se extiende a lo largo de toda la península italiana, desde los Alpes ligures por el noroeste hasta el estrecho de Messina y la isla de Sicilia por el sur. La cadena es un ramal del sistema montañoso alpino y se compone de ocho sierras, entre las que destacan la lucana, la toscana, la umbra y la calabresa.

La cadena, de aspecto generalmente uniforme, tiene 1.290 km de longitud y llega a alcanzar hasta los 129 km de anchura. La corteza terrestre no está todavía estabilizada en los Apeninos, por lo que éstos se hallan sujetos a sacudidas sísmicas y a manifestaciones volcánicas. No debemos menospreciar el papel histórico representado por los Apeninos.

Los Apeninos, que corren de norte a sur de la península italiana como si fueran su espina dorsal, nacen en los Alpes ligúricos encima de Genova. Se curvan entonces hacia el mar Adriático y discurren hacia el sur, en dirección a Calabria. Reaparecen en Sicilia y también en África del Norte.

Los Apeninos son una cordillera terciaria de estructura a veces muy complicada. Esta cordillera constituye una traba para las comunicaciones entre el mar Adriático, al este, y el Tirreno, al oeste. La cordillera de los Apeninos tiene una longitud total aproximada de 1.400 km, aunque su anchura excede raras veces los 150 km. Su cumbre más alta, el Gran Sasso, llega casi a los 3.000 metros; pero la altura media del macizo es de 1.200 m. La cordillera no presenta fenómenos, glaciales en ningún punto.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/mapa_apeninos.jpg

Los Apeninos son una formación joven cuya evolución no ha terminado; presentan fallas en numerosos lugares, y el país está sometido todavía de modo regular a fenómenos sísmicos así como a un vulcanismo activo.

Los Apeninos están, por otra parte, sometidos a una fuerte erosión tanto por parte del viento como del agua. La montaña alcanza a menudo la orilla del mar y reduce la costa a una delgada banda rocosa.

Esta cordillera disfruta en toda su longitud de un clima mediterráneo y por lo tanto encontramos en ellos una vegetación meridional: viñas, olivares y agrios.

La mayor parte de la montaña está sin cultivar y en estado salvaje, especialmente en los Abruzzos, en donde abundan los fenómenos calcáreos. Los Abruzzos forman la parte central de la cordillera y se componen principalmente de rocas calcáreas del secundario y del terciario.

Se trata de la región más pobre y menos poblada de Italia. Debido a las escasas posibilidades que ofrece el país, la población emigra de modo creciente. Por otra parte, a causa de la altura, el clima es relativamente frío y muy húmedo.

Antaño los Apeninos estaban cubiertos de hayas y de castaños; pero sus bosques han ido desapareciendo progresivamente, destruidos por la abundancia de rebaños de ovejas y de cabras.

Imagen de los Apeninos

Una Vista de los Apeninos

En la actualidad, la gente del país practica todavía una especie de trashumación: Los rebaños pacen en la montaña en verano y en invierno descienden a las llanuras costeras. Los lobos, osos, zorros y gamuzas, que antaño abundaban, han desaparecido casi totalmente en la actualidad.

Los Apeninos se dividen, de norte a sur, en cuatro partes. El Apenino ligur se halla al norte de Génova y está unido a los Alpes. Esta parte de la cadena apenina llega hasta la costa y deja muy poco espacio para los núcleos urbanos y las vías de comunicación. Luego sigue el Apenino toscano.

Las capas arcillosas son responsables de corrimientos de tierras en la época de las lluvias, corrimientos que amenazan a veces a algún que otro pueblo que en algunas ocasiones han llegado a destruir. El Apenino toscano es en canteras, entre las que figuran las que proporcionan el célebre mármol de Carrara.

Por lo que se refiere a los minerales en general, los Apeninos no encierran una gran riqueza. No obstante, se encuentran piritas, bauxita, minerales de cobre y, sobre todo, de mercurio (Italia es el primer productor mundial).

Estos mtaerales se dan especialmente en la parte central de la península, acude se halla también lignito. Sicilia, en cambio, es rica en azufre hasta el punto de que Italia es el  tercer país productor después de Estados Unidos y Japón. Sin embargo, la riqueza principal de los Apeninos es la fuerza hidráulica, que se obtiene de numerosos e importantes saltos de agua.

El río Arno atraviesa la Toscana y en la depresión formada por este río se levanta la famosa ciudad de Florencia. Un poco más al sur corren las aguas del Tíber, que riegan Roma. Los Apeninos son muy accidentados en la región de Napóles, en donde los movimientos sísmicos prueban que la corteza terrestre no ha alcanzado todavía el estado de equilibrio.

El Vesubio está también allí para probar a los habitantes de la región que el suelo no se halla estabilizado. En Calabria, completamente al sur de la península italiana, la montaña es claramente más estable debido a su estructura cristalina. Esto no impide que se produzca  algún  temblor  de  tierra.

Los Apeninos tienen también su historia; o más bien representaron su papel en la historia de Italia, por lo que se refiere a la división del país en distintas regiones geográficas que, desde el punto de vista político, han sido igualmente independientes unas de otras. Italia es, efectivamente, una de las últimas regiones de Europa en quedar unificada territorial y políticamente.

La pequeña República de San Marino, que debe su independencia al hecho de alzarse sobre un peñón, es el último ejemplo del fraccionamiento territorial de Italia, al que no se puso fin hasta 1870.

Durante la segunda guerra mundial, los Apeninos ocuparon un lugar en el tablero de ajedrez de los estrategos. Pues, efectivamente, dividen Italia en dos zonas: una orientada hacia el mar Tirreno y la otra sobre el Adriático.

En su avance hacia el norte, las tropas aliadas utilizaron hábilmente en su favor esta configuración del terreno, presionando alternativamente sobre una u otra zona. Hacia el fin de la campaña de Italia se mostraron especialmente activos en la zona este de los Apeninos porque esta vertiente abría camino en dirección a la llanura del Po.

Estos acontecimientos fueron, sin embargo, menos espectaculares que la proeza realizada por los paracaidistas alemanes en los Abruzzos. Se trata de un hecho en conexión directa con el hundimiento de la Italia fascista en 1943. Después que los aliados hubieron desembarcado en Sicilia, el 10 de julio del mismo año, los acontecimientos se precipitaron. Mussolini fue internado en la isla de Ponza el 26 de julio y transferido luego a la isla de La Maddalena,  entre Cerdeña y Córcega.

El mariscal Badoglio, que presidía el Gobierno italiano, temía, sin embargo, que el duce fuera rescatado y le hizo transportar a un hotel situado en la cumbre del Gran Sasso, a 2.900 m de altura. Badoglio no tuvo en cuenta la audacia de los paracaidistas alemanes.

El mayor Harald Mors organizó un aterrizaje en los alrededores del hotel. Algunos paracaidistas conducidos por Mors y por el Oberstumbannführer de las SS Otto Skorzeny consiguieron hacer pie en aquellos lugares el 12 de septiembre de 1943 y liberar a Mussolini sin disparar un solo tiro. Mussolini consiguió formar un nuevo Gobierno fascista en el norte; pero su existencia fue efímera.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Valle de Aosta en Italia Características Economía, Turismo

El Valle de Aosta en Italia
Características Economía, Turismo

El valle de Aosta, situado en el noroeste de Italia, es una región montañosa con carácter propio. Es una región turística muy frecuentada tanto en invierno como en verano. En el plano económico el valle de Aosta es muy importante debido a sus minas de hierro. Desde 1948 disfruta de un estatuto basado en la autonomía.

Situado al noroeste de Italia, el valle de Aosta es una de esas regiones que, con todo y formar parte de un país determinado, poseen una característica específica que va a menudo de la mano con un gran deseo de independencia. Esto sucede con el valle de Aosta, tanto más cuanto que la región presenta un carácter montañoso muy pronunciado.

Aosta es una ciudad romana muy antigua, Augusta Praetoria, fundada por Augusto el año 24 antes de Jesucristo. De ello son testimonio monumentos tales como un arco de triunfo, un teatro, un anfiteatro, un foro y otros vestigios de la época en la que las legiones romanas controlaban gran parte de Europa, así como los puertos alpinos.

Durante siglos la vieja vía romana fue el principal medio de comunicación entre Aosta y las regiones situadas al norte de los Alpes. Esta vía de comunicación, de la que aún quedan vestigios, contribuyó en mucho a hacer de Aosta y su región una entidad que se distingue desde numerosos puntos de vista de las provincias italianas que la rodean. Esto se nota principalmente en los trajes, en la arquitectura y en el dialecto, tanto como en los usos y costumbres y en el folklore.

El carácter montañoso ha contribuido igualmente a la forja del particularismo de un valle que es el mayor y el más impresionante de Italia y que se encuentra encerrado entre elevadas cumbres; entre otras la del Mont-Blanc (4.808 m) al oeste y el Cervino (4.478 m) al sur.

El valle, que tiene una longitud de un centenar de kilómetros, está bordeado al norte por los Alpes Peninos y al sur por los Alpes Graios. No quedó aislado ni siquiera al principio de su historia, pues había vías de comunicación que partían en todas direcciones: el puerto del Gran San Bernardo al norte y el del Pequeño San Bernardo al oeste. Esta es la razón de que la región de Aosta se convirtiera en lazo de unión entre el noroeste de Italia, la Saboya francesa y el suroeste de Suiza.

Por su situación, el valle de Aosta se convirtió asimismo en uno de los principales centros del alpinismo internacional. La depresión de Breuil, situada al sur del Cervino, adquirió de este modo gran renombre. También es muy conocida la región de Courmayeur, situada más al oeste. Los guías de Courmayeur son célebres en el mundo de los alpinistas. Pettigax, Ollier y Bareux, son los más famosos.

valle de aosta en Italia

La economía de la región de Aosta gira alrededor del turismo, tanto en verano como en invierno. Y con razón, pues el valle es de lo más pintoresco. Las aguas del Dora Baltea, un río alimentado por varios torrentes, corren de oeste a este. Algunos de esos torrentes tienen su fuente en los glaciares que resbalan lentamente desde las cumbres de los Alpes.

Los verdes pastos de los valles contrastan con el verde más oscuro de los bosques de pinos que pueblan las alturas mientras numerosos lagos ponen su granito de arena y contribuyen al pintoresquismo y a la belleza tranquila de esta región de los Alpes.

No hay muchos otros lugares en los que el pasado y el presente se hallen tan armoniosamente entremezclados.

Viejos monumentos históricos, un folklore vivo, grandes típicas de original arquitectura y modernas comodidades para los turistas contribuyen a la atracción y al éxito de numerosos pueblos. Hemos de sorprendernos entonces de que cada año aumente el número de turistas? Gracias al túnel del Mont-Blanc que une Courmayeur con Chamonix, el tráfico turístico ha progresado considerablemente.

Las autoridades han intentado favorecer el turismo creando un parque nacional: el del Gran Paradiso, al sur del valle de Aosta, llamado así en razón del pico que se alza en mitad del mismo y cuya altura es de 4.061 m. En el parque abunda la caza, especialmente la gamuza.

El valle de Aosta posee múltiples encantos. Para empezar cuenta con las bellezas de que le proveyó la naturaleza y las múltiples facilidades que ofrece para dedicarse a una infinidad de actividades deportivas: caza, alpinismo, esquí, patinaje, pesca…

Además, hay allí numerosos pueblos y poblaciones que merecen que se les haga una visita. Citemos algunos de ellos. Gressoney Saint Jean goza de una situación excelente en mitad de un estrecho valle, entre verdes pastos. Las casas se parecen más a los chalets suizos que a las casas que se acostumbra ver en otras ciudades y pueblos italianos. Desde allí se divisan las torres del castillo de Savoir.

La población ha permanecido fiel a su vestimenta tradicional, que sienta particularmente bien a las jovencitas. El negro, el rojo, el blanco y el oro son los colores dominantes. El dialecto tiene consonancias alemanas, y el modo de vivir recuerda más el del cantón suizo de Vaus que el de Italia. Gressoney Saint Martin está situado al noreste del valle de Aosta, no muy lejos de la frontera suiza.

Cuanto hemos dicho sucede aún de forma más acusada en Gressoney La Trinité, desde donde se emprende generalmente la ascensión del monte Rosa (4.638 m). Más al sur y al este de esta región encontramos en el valle del río más importante de Aosta, el Dora Baltea, la pequeña localidad de Bard.

El impresionante fuerte domina el acceso al valle. Este fuerte fue edificado en el mismo lugar donde se alzaban antiguas fortificaciones desmanteladas por orden de Napoleón. Un joven subteniente que iba a convertirse en uno de los más grandes estadistasde Italia, Cavour, sirvió en ese fuerte. Este tipo de construcciones defensivas no es raro en la región. Y así, encima de Bard encontramos el castillo de Issogne, que data del siglo XV y que representó un papel importante durante el Renacimiento.

Más lejos todavía, a algunos kilómetros de Aosta, se alza el castillo de Fenis, del siglo XIV. Visto desde el exterior es un castillo de la Edad Media, pero el interior es relativamente cómodo y recuerda la atmósfera que debía de reinar allí durante el pre-Renacimiento italiano. Hay allí frescos de santos y de pensadores que pertenecen sin duda alguna a la escuela de Giotto, mientras que el mobiliario es característico de la región y de la época.

El turismo no es, sin embargo, la única ocupación del valle de Aosta. También se practican en él la agricultura y la ganadería, principalmente en los valles, aunque reine también cierta actividad en alturas poco acostumbradas. En la región de Turmalina, a unos dos mil metros de altura, se cultivan cebada y centeno. Los pastos de altura están todavía más arriba.

Otra actividad (más reciente) consiste en la explotación y trabajo del mineral de hierro. El valle de Aosta es desde este punto de vista una de las regiones más importantes de Italia y contribuye de este modo en gran manera al desarrollo de la industria en ciertas ciudades del norte de Italia como Milán y Turín.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Los Pirineos Características Ubicación Clima Montañas Principales

Los Pirineos Características, Ubicación ,Clima, Montañas

Los Pirineos, que son parte del sistema alpino, forman la frontera natural entre España (dos terceras partes) y Francia. Se trata de una zona de alta montaña difícilmente accesible. En las partes central y occidental las precipitaciones son relativamente abundantes y a causa de ello se prestan bastante bien a la agricultura y a la ganadería. Los Pirineos orientales son más secos y forman parte de las regiones mediterráneas.

Los Pirineos se extienden entre Francia y España, desde el golfo de Vizcaya al mar Mediterráneo. Se trata de una cordillera rectilínea que forma una frontera natural entre los dos países. Esta cordillera tiene una longitud de 435 km, y su anchura máxima, más o menos en la mitad, es de 130 km. Después de los Alpes, los Pirineos son la cordillera de cimas más altas de Europa occidental, y algunas de ellas sobrepasan los 3.000 metros.

El pico más alto, situado cerca de la frontera española, es el de Aneto, que alcanza los 3.404 m. Los Pirineos son montañas jóvenes y pertenecen al sistema alpino que se formó en la época terciaria. La cadena pirenaica se alza como un muro por encima de la planicie por el lado norte, o sea, el francés, y vuelve a descender menos abruptamente por el lado sur, o sea, el de España, hacia la planicie del Ebro.

Se trata de una sucesión de altiplanicies entre los 1.800 y los 2.300 m por encima del nivel del mar y de crestas abruptas con picos como el Pie du Midi, el Mont-Perdu, el Vignemale y otros más.

los pirineos

Pirineos (en francés, Pyrénées), sistema montañoso situado en el suroeste de Europa que se extiende entre el golfo de Vizcaya, un entrante del mar Cantábrico, y el golfo de Rosas, un entrante del mar Mediterráneo, separando la península Ibérica del resto del continente europeo. Con la excepción del área ocupada por el diminuto principado de Andorra, la frontera entre Francia y España recorre la cresta de esta cadena montañosa.

Los valles son estrechos y encajonados y se prestan mal a la instalación de vías de comunicación. En todo el macizo hay sólo dos puertos que se presten al paso de vehículos: el de la Perche y el de Somport. Es, pues, evidente que los Pirineos han constituído durante siglos una separación de verdadera eficacia entre Francia y España.

Ambos países se vieron obligados a comunicarse por mar o cerca de la costa, allí donde la montaña es menos elevada y permite el paso. Hay dos destacadas  líneas férreas que atraviesan los Pirineos: la primera, inaugurada en 1928, une Pau, en Francia, a Zaragoza, en España. La segunda, que entró en servicio un año más tarde, va de Tolosa a Barcelona. Hubo que horadar más de cuarenta túneles para que fueran posibles estos trazados.

Los Pirineos tienen un clima típico, con veranos cálidos. Hay que hacer, sin embargo, una distinción entre los Pirineos atlánticos y los mediterráneos. Las partes occidental y central del macizo se hallan, en efecto, bajo la influencia de las corrientes húmedas que soplan del Atlántico.

Es, pues, en ese sector donde las lluvias son más abundantes: Hendaya, por ejemplo, recibe anualmente 1800 litros de precipitaciones x m². De ahí el gran número de torrentes que se encuentran en la montaña y que allí llaman gaves. Esto explica también la riqueza de la vegetación: verdes pastos de altura y bosques de hayas, de pinos y de abetos.

Los Pirineos orientales, al contrario, son más secos y anuncian las landas y chaparrales de las comarcas mediterráneas. El cielo es allí más sereno, y los rayos del sol, más cálidos. La energía solar ha sido domesticada gracias a unos espejos que concentran los rayos del sol y producen temperaturas del orden de los 3.500° grados.

La vida en los Pirineos ha sufrido muy pocas modificaciones en el transcurso de los siglos, si bien se ha manifestado una determinada evolución durante los últimos decenios. Así, la cría de ganado lanar ha cedido terreno a la de ganado vacuno; pero los bosques se hallan poco y mal explotados.

Un elemento importante que se ha abierto paso hasta los Pirineos es la energía hidroeléctrica; la abundancia de ríos impetuosos y de lagos ha favorecido la electrificación, principalmente en los Pirineos centrales. En los valles del Aspe y del Ariége, entre otros, se han construido grandes centrales.

La unión subterránea establecida entre numerosos lagos para reunir el agua necesaria en un embalse de retención es típica de los Pirineos. Así, la presa del lago Cap-le-long, a 2.200 m en el macizo de Néonvielle, reúne el agua de 23 lagos. Esta fuente de energía ha transformado las industrias tradicionales.

Los únicos testimonios que quedan de las antiguas actividades industriales en los Pirineos son la extracción de mineral de hierro en el Carrigou y la explotación de talco —la más importante del mundo— en la región del Ariége.

Allí se desarrolló posteriormente, gracias a la electricidad, una industria electroquímica al lado de una industria metalúrgica. Esta electricidad, así como el gas de Lacq, alimentan también las nuevas industrias en la falda de los Pirineos, en Aquitania.

Por sus paisajes y por la diversidad de su relieve el macizo pirenaico ha ejercido en todo tiempo gran atracción sobre el turista: Luchon, Canterets, Aix-les-Thermes y algunas otras poblaciones son centros turísticos o ciudades termales muy visitadas. Lourdes, célebre lugar de peregrinación, es un importante polo de atracción.

Cuando se habla de los Pirineos se piensa irremediablemente en el país vasco, que se extiende, a uno y otro lado de la frontera, en la extremidad occidental de la cadena montañosa. Los Pirineos son menos elevados en este lugar y al mismo tiempo muy húmedos.

El país vasco es un mundo aparte. Los vascos poseen costumbres y trajes que les son propios y hablan una lengua que difiere totalmente del resto de los idiomas que se hablan en Europa. Hasta las casas vascas son diferentes, principalmente la etche, con vigas visibles y un ancho tejado en voladizo.

En los altos Pirineos, en donde abundan los lagos y los valles glaciales, país también de bosques y de pastos de altura, se formaron comunidades muy homogéneas. Estas comunidades han sido las más interesadas por la industrialización. Los Pirineos, con los gaves y el Garona, agrupan las principales actividades: en los valles, los verdes pastos alternan con fértiles campos. Los mejores pastos, sin embargo, las estives, están situados en planicies más elevadas llamadas pías y se reservan para la producción lechera.

Ya seha dicho que los Pirineos orientales gozan de un clima más seco y que por ello son más pobres. Ésta es la razón de que en menos de cien años hayan emigrado los dos tercios de la población.

De nuevo ofrece un aspecto diferente la región situada completamente al este, a lo largo del Mediterráneo, llamada «costa bermeja», una costa que se adentra literalmente en el mar. Las pendientes, mucho menos empinadas, están cubiertas de árboles frutales, de almendros y de viñedos, y también abundan las mimosas. Se trata de una región turística por excelencia debido a la belleza del paisaje, al soleado clima y a las facilidades de comunicación.

En los Pirineos occidentales, en el país vasco, hay muchos lugares, tanto españoles como franceses, que tienen características particulares bien definidas; aunque pocos pueden competir con Elizondo, localidad situada en la carretera que va de Bayona a Pamplona: todos los habitantes de la población pretenden ser de ascendencia noble y cada una de sus casas posee su blasón.

No olvidemos que los vascos se vanaglorian, con razón, de descender de una raza tan antigua que sus orígenes se ignoran.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Macizo Central en Francia Características y Geografía

El Macizo Central en Francia
Características y Geografía

El Macizo Central ubicado en Francia, es una extensa región montañosa del centro y sur de Francia, que abarca alrededor de la sexta parte de la superficie del país. Alcanza su punto más alto (1.886 m) en el Puy de Sancy; también es muy conocido el Puy de Dôme. Nacido en la época primaria, el macizo central es un viejo macizo erosionado cuya morfología se ha visto modificada por los plegamientos terciarios. La influencia del vulea-nismo ha sido grande. El macizo central carece de grandes bosques y su clima es muy rudo. Agricultura y ganadería siguen siendo las grandes actividades, aunque exista allí una industria demasiado diseminada.

El macizo central francés se halla situado en el sur de Francia, entre el valle del Ródano y el del Saona. Se trata de una meseta muy vieja cuya altura media no es muy elevada. Su punto más alto es el Puy de Sancy (1.886 m).

La historia geológica del macizo central comprende dos períodos: la época primaria y la época terciaria. El macizo data de la época primaria, en la que los plegamientos hercinianos modelaron toda Europa central. El desgaste y la erosión atacaron el macizo y lo convirtieron, después de un trabajo que duró siglos, en una meseta.

mapa ubicacion macizo central frances

Los movimientos tectónicos que se manifestaron en ocasión de los plegamientos alpinos, es decir, en la época terciaria, trastornaron toda la economía del macizo. Unas partes se elevaron y otras se hundieron. En estas últimas aparecen corrientes de agua que transforman a esas regiones en llanuras de aluvión.

Finalmente las gigantescas fallas dan lugar al nacimiento de volcanes que contribuyen a modificar el macizo. Éste presenta gran variedad de rocas: rocas cristalinas como el granito y el pórfido, el basalto y la lava; rocas metamórficas como la pizarra y el cuarzo: capas sedimentarias como la chiscarra de los Causos, etc.

Esta variedad ha contribuido en gran parte a la belleza y al pintoresquismo del macizo, visitado por los turistas a causa de sus espléndidos paisajes. El valle del Tarn es una verdadera joya de la naturaleza. Los elementos horadaron y ahuecaron la roca calcárea hasta transformarla en una verdadera réplica del célebre Gran Cañón del Colorado, en Estados Unidos.

La parte central del macizo está ocupada por la Auvernia, zócalo dividido sobre el que los geólogos pueden estudiar a placer los efectos del vulcanismo. Los más jóvenes de estos volcanes no hace mucho que se extinguieron, y se estima que las últimas erupciones se produjeron hace ocho mil años aproximadamente. Esos conos volcánicos no han sido tocados, prácticamente, por la erosión, y merecen que se les haga una visita.

macizo central frances

Una macizo central francés

Los otros volcanes del macizo central son más viejos y cesaron en toda actividad hace mucho más tiempo. Están fuertemente erosionados y ya nada queda del cono si exceptuamos el tapón de basalto que cerró definitivamente el cráter. Ésta es la razón de que encontremos aquí puntiagudas agujas que dominan el paisaje circundante.

Estas agujas albergan a menudo una capillita o una imagen de la Virgen, cuando no se trata de estaciones meteorológicas como la del Puy de Dome. En otros lugares la lava ha dado lugar al nacimiento de planicies llamadas «plavizes» o mesas.

El clima del macizo central es muy particular y muy distinto del clima propio del país circundante. Los veranos son relativamente frescos, y los inviernos, rigurosos y largos. Excepto en el Limousin, hiela al menos cien días de cada año. Las tempestades de nieve que bloquean toda circulación no son raras. Las precipitaciones son abundantes, excepto en las partes hundidas, mejor protegidas.

Podría decirse que el macizo central tiene poco arbolado, pues los bosques sólo cubren 11 % de la superficie total. Esto resulta tanto más sorprendente cuanto que las precipitaciones son abundantes. La explicación del hecho está en la tala intensiva practicada antaño, cuando la región estaba superpoblada.

El macizo central puede ser considerado una verdadera alcubilla de la naturaleza, ya que de allí brotan las fuentes de numerosos cursos de agua que alimentan las cuatro cuencas fluviales de Francia.

El macizo central ha conservado en gran parte su carácter de antaño, pues 60 % de la población sigue viviendo de la agricultura y de la ganadería. Las condiciones de vida son duras, pues el suelo es relativamente pobre, y el clima, riguroso, en tanto que el relieve no facilita en absoluto el trabajo de los agricultores.

El criterio actual tiende a la cría de ganado para carne. Por el contrario, en las regiones volcánicas de la Auverniá, del Mont-Doré y de Aubrac se da preferencia a la leche y sus derivados: mantequilla y queso (queso de Cantal).

La cría del cerdo es bastante importante, en tanto que la de ganado lanar ha decrecido de modo considerable y es únicamente en las regiones calcáreas, especialmente en las landas del oeste, donde todavía pueden verse grandes rebaños de ovejas. Los Causos, zona calcárea por excelencia, son famosos por el célebre queso de Roquefort.

La agricultura, en el macizo central, ha seguido fiel a la tradición y no se ha modernizado. Ésta es la razón de que muy pocas de las explotaciones resulten rentables.

Muchas de las granjas se hallan en un estado lamentable y el desaliento ha hecho presa en la población rural, lo que ha incitado a multitud de jóvenes a abandonar definitivamente la región. El resultado ha sido el envejecimiento de la población, de la que más de cincuenta por ciento tiene más de cincuenta y cinco años.

La industria está poco desarrollada, aunque sea muy variada. Tiene su origen en el artesanado: encajes de Puy, tapices de Aubusson, producción algodonera del Beaujoláis y las cuchillerías de Thiers. Actualmente se encuentran algunas grandes industrias modernas como las fábricas Michelin (neumáticos) de Clermont-Ferrand.

Pero la industria sufre los inconvenientes que se derivan de su falta de concentración. La mayoría de los centros industriales están separados unos de otros por el relieve, y numerosas empresas bordean el macizo.

La industria nació del contacto con las regiones industriales vecinas y por la presencia de yacimientos de hulla. No hay que olvidar que el macizo central proporciona la cuarta parte de la producción total de carbón en Francia. Se han extraído también otros minerales e incluso se ha llegado a encontrar mineral de uranio, principalmente en La Crouzille y en Saint-Priest.

También es digna de mención la industria hidroeléctrica, pues numerosos ríos, entre otros el Bordona, han sido «domésticados».

En el macizo central hay que distinguir entre dos grupos de industrias : la metalúrgica y la textil. Incluso en nuestra época el macizo central está condenado, en cierto modo, al aislamiento: las vías de comunicación son de difícil trazado y no llegan lo suficiente lejos. Ésta es una de las razones por las que el gran turismo no ha llegado allí todavía, aunque haya algunos centros conocidos desde hace mucho tiempo: Vichy, Mont-Doré, la Barboule.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Suiza Historia, Geografía y Economía Los Cantones Suizos

Suiza: Historia, Geografía y Economía
Los Cantones Suizos

Suiza, pequeño país montañoso enclavado en el corazón de Europa, se ha convertido en un Estado enormemente industrializado, especializado en la fabricación de productos de alta calidad que no necesiten gran cantidad de materias primas.

Para proporcionar la energía indispensable se construyeron potentes centrales hidroeléctricas, en tanto que la red ferroviaria suiza es un modelo en su género. El nivel del comercio exterior del país y sus sociedades bancadas y compañías de seguros gozan de justa fama en el mundo entero.

Podemos considerar a Suiza como un milagro de unidad política a pesar de la diversidad de lenguas y de los intereses de los 26 cantones que componen la Confederación. En el plano exterior, Suiza adopta siempre una posición de neutralidad, lo que ha sido motivo para que albergara a numerosas organizaciones internacionales.

Historia de Suiza: Cuando hablamos del «milagro helvético» no nos referimos a un milagro económico, sino a la Confederación Helvética forma, desde hace siglos, un sólido bloque político, a pesar que debido a que el relieve de Suiza sea muy accidentado y de que carezca de unidad lingüística (en ella se hablan cuatro idiomas: alemán, francés, italiano y retorromano).

Para explicar este «milagro político» será preciso que remontemos el curso de la historia. Parece ser que los suizos se vieron obligados a unirse para combatir a un enemigo común y defender su libertad y su independencia.

Suiza hubo de soportar numerosas dominaciones extranjeras. Habitada por tribus helvéticas y réticas, los romanos la conquistaron antes de la era cristiana. Al igual que sucedió con el resto de los territorios conquistados por los romanos, la romanización hizo que Suiza diera un gran paso hacia adelante en el plano cultural.

A principios de la Edad Media, época de grandes migraciones, Suiza cayó en manos de alamanes y burguiñones; en el siglo VI fue invadida por los francos.

Cuando se disgregó el imperio franco, que en determinado momento se había extendido por toda África central y occidental, Suiza entró a formar parte, en el año 1033, del Sacro Imperio Romano Germánico.

Varios soberanos, espirituales o temporales, presidieron los destinos del país. Pero sus habitantes eran más o menos independientes. A partir del siglo xin fueron los condes de Habsburgo, cuyo poderío aumentaba progresivamente, quienes controlaron importantes territorios en el norte y este de Suiza.

Cuando estos Habsburgo se hicieron los amos del Sacro Imperio los suizos se alzaron en armas para defender su libertad. Esta lucha feroz se inició en las regiones salvajes y boscosas de Uri, Scbwyz y Unterwalden. Se trataba de tres Repúblicas campesinas que habían firmado entre ellas un pacto a perpetuidad.

Algunos años más tarde, en 1315, vencieron cerca de Morgaten a las tropas austríacas que querían someterles al yugo de los Habsburgo. Antes de que terminara el siglo XIV acudieron a apoyarles otros territorios: Zug, Berna, Glarus, Zurich y Lucerna. Así nació la Confederación de los Ocho Cantones.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/mapa_suiza.jpg

Los  cantones suizos constituyen el ente político y administrativo sobre el que se construye el Estado-nación: de hecho, la llamada Confederación Helvética, de carácter fuertemente federal no adoptó su condición actual hasta 1848, fecha hasta la cual cada uno de los cantones entonces existentes (desde entonces ha habido modificaciones menores en su número y configuración) poseía sus propias fronteras, ejército y moneda.

Los acontecimientos que jalonan esta lucha implacable por la independencia están salpicados de leyendas. La más conocida de todas es la de Guillermo Tell y su despiadado adversario, Gessler. Durante los siglos XV y XVI la Confederación siguió extendiéndose sin cesar.

En 1481 entraron a formar parte de ella Friburgo y Soleure; en 1501 le llegó el turno a Basilea y a Schaffhouse y en 1513 se produjo la adhesión de Appenzell.

La Confederación de los Trece Cantones quedaba así constituida. Raramente se ha visto en la historia del mundo formarse un Estado de manera tan espontánea. Los grisones, que se incorporaron en 1498, no fueron considerados al principio como un cantón.

A partir del siglo XV, y gracias a su voluntad, a su tenacidad y a su perseverancia, los suizos eran virtualmente independientes. Rehusaron pura y simplemente llevar a efecto los planes de reforma decretados por el emperador Maximiliano en 1499. Sin embargo, la independencia suiza no fue reconocida oficialmente hasta la firma la Paz de Westfalia, en 1648.

Entretanto, los cantones colaboraban entre sí cada vez más estrechamente y la Confederación se apoyaba en principios democráticos. Todos los asuntos que interesaban a la Confederación eran discutidos en asamblea general; pero la minoría disconforme no estaba obligada a acatar las decisiones acordadas por la mayoría; de esta forma se intentaba conservar hasta el máximo la independencia de cada cantón.

En el plano de la política exterior los suizos firmaron con Francisco I, en 1616, la paz perpetua de Friburgo. Los intereses que les guiaban eran, por otra parte, comunes, ya que Francisco I se erigía en rival de los Habsburgo.

La unidad suiza se vio, sin embargo, fuertemente amenazada por los altibajos de la Reforma del siglo XVI. Ginebra era el centro del calvinismo, en tanto que Zurich prestaba más atención a las prédicas de Ulrico Zuinglio, que tendían más al luteranismo al tiempo que propagaban también otras ideas que diferían totalmente de las concepciones de Lutero.

Junto a estos dos grupos protestantes estaba el de los católicos, que seguía siendo muy nutrido. Esta rivalidad religiosa fue motivo de guerras que dividieron a la Confederación. Este período difícil terminó con la firma de un tratado de paz que dejaba establecida la libertad religiosa, con lo que la Confederación quedaba a salvo.

Finalmente, y como ya hemos dicho, los cantones suizos adquirieron su independencia diplomática en 1648, no ligándoles ya el menor lazo con el imperio de los Habsburgo. A partir de este momento, y dejando aparte algunas modificaciones de detalle, sus fronteras han sido siempre las de entonces. La organización federal demostró ser bastante complicada, como bien puso de manifiesto la gran oposición entre los católicos y los protestantes.

Cada cantón podía escoger su religión, y esto convirtió a Suiza en un fenómeno único en Europa. Mientras numerosos Estados intentaban llevar a cabo una poderosa centralización, Suiza permanecía fiel a su organización federal.

Esto ofrecía, naturalmente, la ventaja de dejar a cada cantón una gran libertad; aunque no sin peligro: varias potencias europeas quisieron mezclarse en los asuntos internos suizos. Entre ellas, Francia, que en tiempos de Napoleón puso incluso un cese momentáneo a la independencia de los cantones suizos, que de 1798 a 1815 y con el nombre de República Helvética cayeron bajo el control de Napoleón.

Suiza no escapó a las tensiones y reflujos provocados por las ideas liberales y 1848, el año revolucionario de Europa, hizo de Suiza un Estado organizado federativamente. La Confederación quedó desde entonces dividida en 22 cantones. (actualmente son 26).

El poder legislativo fue atribuido por igual a dos organismos o cámaras: el Consejo Nacional y el Consejo de los Estados. El primero de ellos es elegido por el sistema del sufragio universal. El otro lo componen delegados escogidos por los cantones. El presidente de la Confederación se convierte en el jefe del poder ejecutivo.

A esta nueva Constitución debe Suiza su desarrollo y su expansión. Es esencialmente federal, pero organizada de tal forma que lo que se saca de ella son únicamente ventajas. El federalismo se ha visto fuertemente mitigado y se ha llegado a una verdadera unidad. Las barreras aduaneras interiores han quedado suprimidas, y la moneda, unificada.

El servicio de correos, la justicia y la defensa nacional quedaron organizados en el plano federal y no cantonal. Y se abolieron todos los privilegios de lugar, nacimiento o familia.

La organización política de Suiza oscila, pues, entre un sistema de representación popular y un dispositivo en el que los ciudadanos toman en sus propias manos los intereses de la comunidad.

En ciertos cantones los ciudadanos se reúnen todavía regularmente en lo que convinieron en llamar «Landesgemeinde». Cualquiera de ellos puede tomar libremente la palabra y tratar de cualquier problema político, jurídico, administrativo, o de lo que sea. La forma de votar es alzando la mano.

Todo esto ha hecho de Suiza un país en el que el sentimiento comunitario es muy fuerte. En cuanto se refiere al extranjero, Suiza adopta una posición de constante neutralidad; ésta es la razón de que numerosas organizaciones internacionales tengan su sede en Suiza. De este modo se convirtió Ginebra en la sede de la Sociedad de las Naciones.

Suiza tiene también sus grandes hombres. En primer lugar tenemos a Henri Dunant, padre de la Cruz Roja; la publicación de su obra Recuerdo de Solferino, escrita en ocasión de la batalla de Solferino en 1859, despertó la conciencia universal. Una conferencia internacional celebrada en Ginebra en 1863 decidió fundar, al año siguiente, la Cruz Roja Internacional.

GEOGRAFÍA Y ECONOMÍA: Suiza, pequeño Estado situado en el corazón de Europa, es un país montañoso por excelencia. En él podemos distinguir tres regiones específicas: el Jura, en el noroeste; los Altos Alpes, en el sur, y, entre los dos, la meseta subalpina.

La cuarta parte de la superficie total del país es terreno baldío, yermo, y únicamente se presta a la agricultura y a la cría de ganado la zona subalpina, compuesta de residuos morrénicos y situada entre los 400 y los 600 m.

Aunque cada vez sea menor el porcentaje de la población activa que se ocupa en tareas agrícolas, los campesinos suizos consiguen mantener la producción y aumentar la calidad de sus productos mediante la utilización de técnicas modernas. La agricultura provee únicamente de 55 a 60 % de las necesidades del país, que ha de importar el resto.

Como el sector agrícola, debido al perfeccionamiento de las técnicas, ofrece cada vez menores posibilidades de trabajo a la mano de obra, cada vez es mayor el número de gente que se dirige al sector industrial.

El comercio, la banca, el seguro y la hotelería ocupan también a gran parte de la población activa. Si consideramos que 11,6% de la población laboral trabaja en el sector agrícola y 49,4 % en el industrial, podemos asegurar que Suiza, país de pastos, está en trance de convertirse en Estado industrial.

Y esto a despecho de que el país dispone de pocas materias primas y, si excluimos las centrales eléctricas, carece prácticamente de fuentes de energía (excepto algo de carbón y de lignito). Por otra parte, la situación de Suiza exige largos transportes.

Todos estos factores no son muy favorables al desarrollo de la industria suiza. Para resolver estas dificultades, la industria suiza de exportación se ha especializado en la producción de artículos de primera calidad y de productos que exijan un mínimo de materias primas.

La industria suiza se ha dedicado, pues, a la fabricación de motores, de aparatos eléctricos, de máquinas de escribir y calcular, de relojes y aparatos de óptica, de productos textiles y farmacéuticos entre otras muchas cosas. El número y la diversidad de estos productos prueban que la transformación del país agrícola en Estado industrial es un verdadero éxito.

Población: 8.000.000 de habitantes aproximadamente , el 70% vive en la zona urbana, tienen un ingreso por cápita de más de 50.000 U$s. El 65% de los suizos son de origen alemány la mitad de población practica en catoliscismo.

Recursos Naturales: Madera, sal, materiales de construcción, potencial para producir energía hidroeléctrica.

Exportaciones:  Maquinaria y herramientas, instrumentos de precisión (en especial relojes de pulsera), productos metálicos, queso, chocolate y otros productos alimenticios, textiles y ropa, productos farmacéuticos, productos químicos, joya.

Importaciones: Productos agrícolas, maquinaria, material de transporte, productos químicos, tejidos, ropa, materiales de construcción, energía, productos metálicos, combustibles, productos de papel, plásticos.

Por otra parte, la población suiza disfruta de un elevado nivel de vida; allí se desconoce el paro y, por el contrario, solicita mano de obra extranjera. Y sin embargo, el número de trabajadores suizos que ingresan en el sector industrial va en constante aumento y se cifra en 50 % desde 1939, cuando la población sólo ha aumentado en 30 %.
Este proceso de industrialización se ha visto influido favorablemente por varios factores.

En primer lugar, Suiza poseía una floreciente industria artesana; en numerosas ciudades, los oficios estaban enormemente desarrollados desde la Edad Media e, igual que pasaba en Flandes, las guildas eran muy poderosas.

Zurich, en esa época, era ya famosa por sus sederías, mientras que la industria linera de Saint-Gall era muy floreciente.

En el siglo XVII hizo su aparición la industria relojera; en 1679 se fabricó el primer reloj de bolsillo, y un poco más tarde se fundó en el Jura el primer taller de relojería. Esta nueva industria tuvo tanto éxito que los relojeros hubieron de reclutar en el campo otras manos que les ayudaran.

Esto significaba para los labradores unos ingresos suplementarios, y durante el invierno ocupaban sus ocios en fabricar relojes de bolsillo. Así nació la industria artesana suiza. Esto le valió a Suiza, en el momento de la industrialización, poseer una mano de obra calificada.

Otro elemento favorable fue la construcción de presas en ríos como el Ródano, el Aar y el Rin y la instalación de centrales hidroeléctricas que proporcionaron la energía indispensable. Las fábricas pudieron contar en seguida con la ayuda de la electricidad.

La red ferroviaria fue concebida también de manera muy moderna, y gracias a verdaderas proezas técnicas, y a pesar de su carácter montañoso, pronto pudo llegarse fácilmente a cualquier rincón del país.

El propio carácter de la población suiza que, pese a un sentimiento nacional muy fuertemente arraigado, gusta de mantener relaciones internacionales, ha conferido a su economía alguno de sus aspectos más típicos. Principalmente, gran diversidad de producción y la descentralización de las empresas. Basilea, Zurich, Schaffhouse, Saint-Gall, Lucerna, Berna, Lausana y Ginebra son ciudades en las que reina gran actividad.

Es evidente que la realización de esta expansión económica exigió grandes capitales, no sólo para el desarrollo de las industrias especializadas, sino también para la construcción de las centrales hidroeléctricas y el tendido de la red ferroviaria.

Este capital indispensable existía, pues la población suiza, y éste es uno de sus rasgos característicos, es muy parca y ahorradora. Este factor permitió la fundación de un sistema de bancas y de sociedades de seguros que gozaban de la mejor reputación.

La estabilidad del franco suizo es sobradamente conocida, y ésta es la razón de que numerosos extranjeros hayan convertido parte de su capital en francos suizos. Desde hace ya mucho tiempo, Suiza es el refugio de capitales extranjeros, lo que explica el florecimiento de sociedades de banca y compañías de seguros.

Suiza, protegida por su relieve, escapó a las dos guerras europeas. Esos años trágicos para el resto de Europa fueron testigos de la afluencia de capitales, que contribuyeron en gran parte a la floreciente situación financiera del país.

Su prosperidad depende sin embargo, y de modo principal, del comercio exterior. Los suizos se ven obligados a importar materias primas y productos alimenticios, para pagar los cuales es preciso que vendan en el extranjero sus propios productos.

Las estadísticas demuestran que Suiza tiene una de las cifras comerciales por habitante más alta de Europa, lo que no evita que el balance comercial sea deficitario. Pero esto no inquieta a los suizos, pues este déficit queda cubierto por los beneficios realizados en otros sectores.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Maharajas de la India Vida e Historia de los Principes Indues

Los Maharajás de la  India

Maharajá, es un título que significa gran rey y se aplica a casi todos los príncipes de la India. Ya en la época de la colonización francesa e inglesa, la India estaba dividida en una multitud de pequeños reinos feudales, dirigidos por maharajaes tan poderosos como ricos. Cuando la India alcanzó la independencia, se modificó la posición política de estos príncipes, pero su lujo subsistió. Los maharajaes todavía llevan hoy una existencia de cuento de hadas.

Cuando en el siglo XVIII los franceses penetraron en el interior de la India no encontraron la menor resistencia. En efecto, la India estaba dividida en una multitud de pequeños reinos de carácter feudal. El poder estaba en manos de los maharajaes, que también eran dueños de las tierras.

Los franceses no tardaron en ser expulsados por los ingleses, pero el régimen feudal subsistió. Por otra parte, los ingleses tuvieron en cuenta este elemento: los maharajaes ejercían gran influencia sobre sus súbditos y, además, disponían de colosales fortunas. Gran Bretaña consideró que era mejor tenerlos como amigos que como enemigos.

De modo que la Administración inglesa les permitió ejercer amplios poderes, y así los maharajaes conservaron el control de todos los asuntos interiores (enseñanza, justicia, etc.).

Por otra parte, pudieron seguir acumulando riquezas, pues también eran los que recaudaban las tasas y los impuestos.

Los ingleses se reservaron únicamente los asuntos que podían ser de interés general para la India, como, por ejemplo, la defensa nacional, las comunicaciones y el comercio exterior. Sólo intervenían en los asuntos interiores cuando la situación amenazaba volverse anárquica. Además, administraban los territorios que no pertenecían propiamente a un maharajá determinado.

Los colonizadores ingleses cuidaron de asegurar la educación de los hijos de esos príncipes. Estos niños fueron enviados a importantes escuelas inglesas, a fin de que cuando sucedieran a sus padres en las funciones que les correspondían por derecho, estuvieran totalmente impregnados del espíritu y sistema de vida ingleses.

Los maharajaes podían ser miembros de los clubes integrados por los oficiales superiores y altos funcionarios de servicio en las Indias. Algunos incluso fueron invitados a la corte británica.

La influencia de estos poderosos príncipes causó muchas dificultades a los dirigentes nacionalistas indios que, después de la segunda guerra mundial, proclamaron la independencia del país. En efecto, no se podía prescindir de ciertos maharajaes que figuraban al frente de importantes comunidades: el de Haiderabad (unos dieciséis millones de subditos), el de Maisur (unos siete millones), el de Travancor (seis millones) y el de Yaipur (tres millones).

Sin embargo, tanto por la persuasión como por la fuerza se logró arrebatarles sus prerrogativas. Tuvieron que aceptar la presencia de un consejo y conceder a la población una participación en la administración de los asuntos corrientes.

Desde la proclamación de la independencia en la India, la posición política de los maharajaes ha experimentado cambios radicales. Sin embargo, su situación material no ha cambiado en absoluto: muchos conservan sus palacios, sus riquezas e incluso ciertas funciones.

A veces, el Estado les concede una indemnización para compensar la pérdida de sus ingresos. Los palacios y la corte que mantienen todavía reflejan con frecuencia el fantástico ambiente en el que antaño vivían. Su vida, por tanto, no ha cambiado prácticamente, salvo que el esplendor de Oriente se ha matizado con las comodidades occidentales.

Las cacerías de tigres, que los maharajaes organizan para sus invitados, siguen siendo un espectáculo típico que requiere la participación Je numeroso personal, elefantes, caballos, etc.

Cuando los maharajaes comparecen en público, lo hacen rodeados de un lujo inusitado: caballos o elefantes desaparecen bajo los adornos más costosos.

Sus palacios son pequeñas ciudades: comprenden varios edificios separados por jardines y parques. El palacio del maharajá de Yaipur comprende un edificio que antaño albergaba a centenares de elefantes. Actualmente, este número es mucho más reducido.

Numerosos maharajaes poseen una verdadera casa de fieras: el de Rewa, a orillas del Ganges, tiene una manada de tigres, y ha hecho disecar y rmaharaja de Patialaellenar de paja otros muchos, que adornan el salón del trono. Los demás viven en su residencia de Givindgarh.

Muchos de estos animales tienen el pelo blanco con rayas negras. Pertenecen a una variedad especial, pues hacia 1950 el maharajá capturó un tigre que presentaba estos caracteres albinos.

Con frecuencia los maharajaes demuestran interés por las artes y las ciencias. El palacio de Yaipur posee un observatorio que data del siglo XVIII. El maharajá de Patiala (imagen), en el Penyab, es el afortunado propietario de una biblioteca excepcionalmente importante.

Los maharajás poseen las fortunas más impresionantes del mundo. Durante la segunda guerra mundial, el soberano de Haiderabad pagó de su bolsillo varios aviones, como contribución personal a la defensa de Inglaterra.

Estos príncipes han debido de ser considerados como divinidades por las poblaciones que llevaban una existencia precaria a la sombra de los palacios. Los desheredados podían medir la gran diferencia que había entre su miserable vida y la fastuosa existencia de sus amos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg

 

 

Historia del Rio Tennesse Obras de la Autoridad del Valle (TVA)

EE.UU.:Historia del Río Tennesse
Objetivos de las Obras de la Autoridad del Valle

Para proteger de la erosión el suelo del valle del Tennessee y para mejorarlo, así como para hacer de este río y de sus afluentes una red de vías navegables, el Gobierno federal de Estados Unidos creó, en 1933, la Tennessee Valley Authority. Este organismo se ocupa en la construcción de presas y esclusas, y de pantanos para irrigación y producción de electricidad. Por otra parte, se emprendió también la repoblación forestal y se experimentaron nuevos abonos químicos. Los trabajos del valle del Tennessee han convertido aquella región en   una   curiosidad  turística.

Tennessee, trigésimo cuarto estado de Estados Unidos, limita al norte con Virginia y Kentucky, al oeste con Missouri y Arkansas (donde el Mississipí hace de frontera), al sur con los. estados de Mississipi, Alabama y Georgia, y al este con Carolina del Norte. Un río que lleva el mismo nombre y que nace en los montes Alleghanys riega las tierras de este estado. El río fluye en principio hacia el sur, hasta Alabama, y luego sube hacia el norte atravesando el estado de Tennessee en dirección al de Kentucky, donde desemboca en el Ohio.

El valle del Tennessee fue explorado por primera vez por franceses e ingleses cuando poseían todavía colonias en América del Norte. Los primeros inmigrantes norteamericanos llegaron a la región para establecerse en ella en la segunda mitad del siglo XVIII; procedían de Virginia, y toparon con muchas dificultades, pues aquellas tierras sufren intensamente la acción erosiva del Tennessee y de sus afluentes y, por otra parte, las rocas y numerosos bancos de arena hacen impracticable la navegación por ese río, excepto en su curso inferior.

Tampoco tiene un caudal regular, pues sus afluentes son ríos de montaña, circunstancia que ha ocasionado no pocas inundaciones al subir bruscamente el nivel de las aguas. Se construyeron algunas presas, pero en número insuficiente para dominar el río, verdadero azote de Dios para los habitantes de Tennessee.

Para tratar de resolver tan graves dificultades el Gobierno de Estados Unidos tomó medidas excepcionales. Era la primera vez que el Gobierno federal intervenía en los asuntos internos de un estado de la Unión. En 1933, el presidente Franklin Roosevelt ordenó la creación de un organismo oficial: la Tennessee Valley Authority, o TVA.

Roosevelt  presidente de ee.uu.

El Presidente Franklin D. Roosevelt firma el Acta fundacional de la TVA.

Este organismo tenía la misión de edificar presas de contención y de velar por la protección e irrigación de las tierras. Las presas construidas con anterioridad por otros estados ribereños, como la de Wilson, en Alabama, pasaron al control de la TVA.

El valle del Tennessee tiene una extensión equivalente a la de la mitad de Gran Bretaña, y comprende el estado de Tennessee y algunos de los estados vecinos. La intervención de la TVA no se limitó al río; también se edificaron presas en el curso de sus afluentes. Desde 1933, la TVA lleva edificadas unas veinte presas que, juntamente con las construidas con anterioridad, aseguran un control efectivo de toda la red fluvial.

Estas presas dieron lugar a igual número de enormes embalses que regulan el curso del río. En invierno, cuando las precipitaciones son abundantes, esos enormes depósitos se encargarba de almacenar el excedente de agua, permitiendo mantener uniforme el caudal delirio cuando el nivel del agua tiende a descender por causa de la evaporación y la falta de precipitaciones.

Como resultado de ello, la red del Tennessee forma un conjunto navegable durante todo el año; el río ha sufrido una transformación radical: el torrente se ha convertido en una sucesión de lagos.

Las enormes reservas de agua se utilizan también en la irrigación de vastas extensiones de tierra y en la producción de energía eléctrica. La TVA surte de electricidad a más de doscientas cincuenta mil granjas. La Tennessee Valley Authority ha tomado también sus medidas para proteger el suelo de la erosión.

Debido a esas medidas, los agricultores se vieron obligados a labrar sus tierras siguiendo unos niveles previamente establecidos para evitar los desprendimientos de tierra. Estas precauciones han dado sus frutos y la situación de la población rural ha mejorado notablemente.

La TVA se ocupa también en otros problemas relacionados con la agricultura, como la construcción de fábricas de abonos químicos, con los que se han efectuado infinidad de experiencias para tratar de estimular ciertos cultivos. También ha cuidado de la repoblación forestal de las regiones amenazadas por la erosión y de proteger los bosques ya existentes.

La silvicultura se ha convertido en una rama importante de la economía y ha originado otras industrias, como las de la fabricación de muebles y de pasta de papel. La TVA posee también laboratorios en los que los ingenieros agrónomos se ocupan en la selección y mejora de las semillas.

El valle del Tennessee se ha convertido en una atracción turística. Es preciso decir que las presas y los gigantescos pantanos constituyen un espectáculo grandioso. La región es a modo de reserva natural en la que se pueden contemplar ciertas especies de animales, y en ella se han instalado viveros. Los turistas pueden hacer excursiones en barco por el Tennessee.

Durante la segunda guerra mundial se construyó en Oak Ridge, a orillas del Clinch, la primera ciudad atómica. ¿Por qué escogieron esta región de Estados Unidos? Pues, simplemente, porque abundaban tanto el agua como la electricidad, y el lugar era lo bastante aislado.

La firma Carbón and Carbide Society fabrica en Oak Ridge el uranio 235, y allí nació la bomba que destruyó a Hiroshima. Inexistente antes de la segunda guerra mundial, Oak Ridge está en camino de convertirse en una de las grandes ciudades estadounidenses. La entrada en las fábricas de energía nuclear está prohibida al público; pero la ciudad posee un museo de la energía atómica accesible a todo el mundo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Primeras Vías de Comunicación en Estados Unidos Carreteras

Primeras Vías de Comunicación en Estados Unidos
Carreteras, Autopistas y Ferrocarriles

Cuando los colonos llegaron al continente americano, las únicas vías de comunicación eran los ríos y las pistas indias. La invención del ferrocarril inauguró una nueva era para el tráfico. Hoy día, el inmenso territorio estadounidense está recorrido por una extensísima red de vías férreas y carreteras. Además, servicios aéreos regulares unen las ciudades de cierta importancia

La inmensidad del país, la especialización regional y el alto nivel de vida de la población estadounidense justifican la densidad de la circulación en esta nación. El mantenimiento de las vías de comunicación y de los medios de transporte exige hoy día abundante mano de obra: hay ocupados en ese sector más de tres millones de hombres.

Los primeros colonos que llegaron a Estados Unidos se establecieron en la costa este y cerca de los estuarios. Avanzando entonces a lo largo de las corrientes fluviales llegaron más lejos, y fundaron nuevos núcleos que más tarde se transformaron en ciudades. Cuando los ríos dejaban de ser navegables, los pioneros proseguían su camino a caballo o a pie. Emprendían generalmente el camino por las sendas de los indios, o iridian trails.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/clavo%20oro.jpg

Ceremonia del «Golden Spike» (Clavo de Oro) en Promontory (Utah), el 10 de mayo de 1869, símbolo de la finalización de las obras de construcción de las vías.

Estas pistas fueron jalonadas de pequeños hitos que guiaban a los viajeros en el desierto o la pradera. Después de 1800, cuando acudieron a establecerse en Estados Unidos numerosos colonos, estas pistas indias fueron ensanchadas y mejoradas, y los lugares pantanosos, cubiertos de leños redondos, con lo que las pistas se
hicieron practicables para carruajes con doble y triple tiro.

Para atravesar los ríos era preciso encontrar un vado; a veces, cuando el agua era profunda se utilizaban pontones o andariveles. Aquellas pistas pronto fueron empedradas, y los que se ocupaban en el mantenimiento estaban autorizados a percibir derecho de peaje. Aún hoy existen vestigios de esos primeros caminos.

Dos pistas cobraron especial fama: la Santa Fe trail y la Oregon trail; la primera partía de la ciudad de Independence, junto al Missouri, atravesaba oblicuamente la llanura central y se dirigía más allá de las montañas Rocosas hacia la ciudad de Santa Fe, en el estado de Nuevo México. La pista de Oregón partía también de Independence, pero serpenteaba a través de las praderas, de los desiertos y de los macizos montañosos en dirección a la costa norte del océano Pacífico.

Estas dos pistas se cuentan entre las más largas; la primera cubría una distancia de 1.200 km, y la segunda se extendía a lo largo de 3.000. Un viaje a lo largo de cualquiera de estas pistas era una verdadera aventura. Por lo general, los pioneros  viajaban  en  convoyes  de diez a treinta galeras, escoltadas por jinetes.

Las pistas perdieron mucha de su importancia al empezar a construirse las líneas de ferrocarril. En el Far-West, sin embargo, las pistas fueron muy frecuentadas hasta 1870.

A partir de 1830 el tren adquirió derecho de ciudadanía en Estados Unidos. Dos años antes, la Delaware y la Hudson Bay Company habían construido una línea de ferrocarriles con locomotoras importadas de Inglaterra. Pero esta empresa no tuvo éxito. En cambio, las líneas establecidas a partir de 1830 por la compañía Baltimore, Ohio and South Carolina Railroads fueron el origen de la nutrida red ferroviaria que cubre hoy día Estados Unidos.

El trazado de líneas de ferrocarril obtuvo como primer resultado positivo el establecer contactos más estrechos entre los diversos estados y entre las diferentes ciudades de Norteamérica, y estimuló también la emigración hacia el oeste.

En efecto, las sociedades de ferrocarriles recibían, como retribución por sus servicios, una ancha franja de tierra a lo largo de la línea que habían establecido,  y estas tierras eran revendidas después a los colonos.

El primer ferrocarril trascontinental que unía el Atlántico con el Pacífico quedó terminado en 1869. La colocación del último tramo de vía de aquella línea, que tenía una longitud de 4.000 kilómetros, fue un acontecimiento que conmemoraron fijándolo con un último y simbólico roblón de oro.(imagen arriba)

Hoy existen varias vías férreas trascontinentales, y trenes confortables y rápidos transportan a los viajeros de un océano al otro en tres o cuatro días. Es un viaje agradable, en el que el pasajero dispone de vagones panorámicos y de salones de lectura.

Sin embargo, en Estados Unidos, como en cualquier otra parte, los ferrocarriles sufren la competencia del automóvil y del avión. Una red muy extensa de excelentes carreteras cubre el territorio estadounidense. No se escatimaron esfuerzos para conseguir la máxima seguridad en carretera.

Hay en Estados Unidos un automóvil por cada dos habitantes. De modo que el auto supera a todos los demás medios de transporte. Autobuses que disponen de aparcamientos especiales con restaurantes y moteles, aseguran la unión entre las grandes ciudades. Estos autobuses constituyen un medio de transporte muy económico.

Pero el medio de transporte más moderno, el avión, desempeña evidentemente un papel importante en este gigantesco país. Todas las ciudades de alguna importancia tienen aeródromo. Numerosas compañías aseguran comunicaciones regulares entre las ciudades estadounidenses.

Es preciso no olvidar que Estados Unidos dispone también de importantes vías fluviales que desempeñan su papel en la organización de los transportes. Los puertos, tanto si son marítimos, como el de Nueva York, o fluviales, como el de Chicago, están dotados de equipo moderno.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Etnias de Rusia Pueblos de la Ex Union Soviética

Etnias de Rusia Pueblos de la Ex Unión Soviética

La Unión Soviética fue un Estado multinacional que engloba no solamente a los rusos, sino a gente muy varia (se editan periódicos en 119 lenguas diferentes). Sin embargo, la mayor parte de la población, más de ochenta por ciento, es de origen eslavo. Antes de la revolución de 1917 los zares habían intentado convertir en rusas a las poblaciones sometidas a la autoridad de Moscú.

Después de la constitución de la URSS en 1922 y de la promulgación de la Constitución de 1924, los dirigentes comunistas iniciaron una política totalmente opuesta. El propio Stalin, que no era ruso sino georgiano, tuvo mucho que ver en ello. Se intentó, en la medida de lo posible, que las diferentes nacionalidades participaran en la administración de los territorios que ocupaban.

Los ucranianos, rusos blancos o bielorrusos, usbecos, tártaros, kazakos, judíos, lituanos, letones, adserbeyanos, georgianos y armenios, figuran entre las minorías más importantes.

Todos estos pueblos juntos formaban la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, que se compone de 15 Repúblicas federadas, la mayor de las cuales es la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, con 118.000.000 de habitantes, así como de numerosas Repúblicas autónomas, regiones nacionales autónomas y distritos autónomos.

Los pueblos de la parte asiática de la Unión Soviética difieren notablemente de los eslavos desde el punto de vista de sus características étnicas. La mayoría de ellos corresponde al tipo mongol. Citemos, por ejemplo, a los yacutas, que constituyen 80 % de la La Unión Soviética agrupa a gran número   de   gente   distinta   entre   sí.

mapa de etnias de rusia

Los eslavos componen más de ochenta por ciento de la población.  La  mayoría de los pueblos asiáticos integrados en la Unión  Soviética son nómadas que no entraron en contacto con el mundo moderno  hasta  estos  últimos decenios poación de la República Autónoma de los Yacutas, en Siberia oriental.  ya  en los  confines  de China. El clima de aquella región es muy duro. Los yacutas fueron colonizados por los rusos en elsiglo XVI.

La gran mayoría son nómadas que se trasladan según el capricho de sus rebaños. Los  kirguises son más numerosos que los yacutas y se hallan extendidos por toda Siberia. Habitan  la República de Kazakstán y la Kirguicia, situada más al sur.

Los  kirguises pertenecen a la raza turania, emparentada con los pueblos del Cáucaso, y durante siglos experimentaron la influencia de los mongoles y de los turcos. Son un pueblo de pastores nómadas muy apegados a sus tradiciones, que se adaptan lentamente a la vida moderna.

pueblos de rusia

En aquellas zonas de su terrirorio que no atraviesa aún el ferrocarril continúan utilizando camellos.

Los turcomanos fueron nómadas hasta hace algunos años. Habitan la Turkmenia (o Turkmenistán), República situada al sureste del mar Caspio. La agricultura, principal actividad económica de esta República, ha permitido a los turcomanos integrarse en la vida moderna. Los turcomanos, los usbecos, los tártaros y los kirguises están integrados en el grupo lingüístico turco-tártaro.

Entre 1939 y 1945 la Unión Soviética se anexionó numerosos territorios. Así fue como el oeste de Ucrania, que pertenecía a Polonia, y la Carelia finlandesa se incorporaron a la URSS. Estonia y Lituania se convirtieron igualmente en sendas Repúblicas soviéticas. Más adelante incorporó a su federación Besarabia (Rumania), Rutenia (ex Checoslovaquia) y parte de Prusia oriental.

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria2.jpg

CONCEPTOS IMPORTANTES:

Raza, término que se utiliza para clasificar a la humanidad de acuerdo a características físicas y genéticas. El concepto de raza no resulta particularmente útil desde el punto de vista biológico o sociológico, ya que todas las razas pertenecen a una única especie biológica, Homo sapiens, y sólo muestran pequeñas variaciones genéticas. La cultura constituye un factor mucho más importante a la hora de determinar la conducta y estilo de vida de los diferentes grupos humanos.

Etnia: Es una comunidad humana definida por afinidades raciales, lingüísticas, culturales, etc. Es una unidad tradicional de conciencia de grupo que se diferencia de otros por compartir lazos comunes de nacionalidad, territorio, cultura, valores, raza o tradición histórica. La etnia no constituye una unidad estática, por lo que sus características pueden variar a lo largo del tiempo. El incremento de la población puede generar su desplazamiento, separación o transformación, al sufrir el contacto con otros grupos étnicos.

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria2.jpg

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Historia del Hollywood Primera Ciudad del Cine del Mundo

Historia del Hollywood
Origen de la Industria Cinematográfica

Antes de la primera contienda mundial, Hollywood fue un caserío desconocido situado al noroeste de Los Ángeles. Cuando se establecieron allí los estudios cinematográficos se convirtió en el más famoso centro mundial del cine. Gracias a Hollywood y a actores como Chaplin, el cine ha logrado imponerse a millones de espectadores e influir en su visión del  mundo.

Entre 1915 y 1920, la industria del cine se desplazó gradualmente desde la costa este hasta Hollywood, donde surgieron nuevos estudios. La producción cinematográfica se convirtió en un importante sector económico e impuso su dominio más allá de las fronteras del país.

En esa época surgieron los grandes géneros: el western, el cine policiaco, de aventuras, de ciencia ficción y de terror, que vivieron una época de esplendor con directores como Cecil B. De Mille, John Ford, Frank Capra, William Wyler o King Vidor, al igual que las obras más serias de Ernst Lubitsch y Erich von Stroheim –los dos directores mejor considerados del momento— o los documentales de Robert Flaherty.

Hollywood es, sin duda, uno de los lugares más conocidos de todo el mundo. Pero muchos ignoran que sólo es un simple suburbio de Los Ángeles, admirablemente situado cerca de Beverly Hills, a unos veinte kilómetros de la costa. Hollywood es la ciudad cinematográfica más antigua. En pocos decenios se ha convertido en el centro cinematográfico mundial.

En 1911 se estableció allí la primera firma cinematográfica, una empresa de Chicago que quería liberarse de la presión económica que en aquella época era muy grande al este de Estados Unidos. La industria cinematográfica había cobrado impulso años antes, sobre todo a iniciativa del inventor Thomas Edison. Edison era un inteligente hombre de negocios.

En 1885 patentó su invento. Pero sus rivales, que preveían el revolucionario futuro de la cinematografía, le hicieron la vida imposible. Edison se vio envuelto en una serie de procesos, hasta que, por último, estableció un convenio con Kennedy, su principal competidor, y pronto dominaron ambos la industria cinematográfica del estado de Nueva York, que experimentaba un rápido desarrollo.

Este progreso haría nacer en otros industriales del cine el deseo de instalarse en otros lugares para librarse de la influencia del trust, y entonces algunos sugirieron establecerse en California, región alejada y poco conocida, pero dotada de clima soleado y magníficos paisajes.

En 1911 Hollywood empezó a ser conocida: la sociedad cinematográfica rodó allí su primera película del oeste: The Law of the Range, de All Christie.

Pronto aparecieron otras sociedades, y en 1914 casi toda la industria cinematográfica se había establecido en Hollywood, a pesar de que Nueva York seguía siendo el centro comercial del cine. De esa época datan las grandes sociedades cinematográficas norteamericanas: Paramount, Fox y Columbia (1914), United Artists (1919), Metro Goldwyn Mayer (1924) y RKO (1929).

En 1920 Hollywood tenía ya 25.000 habitantes, de los que unos veinte mil estaban directamente vinculados a la industria del cine. En 1960 el número de habitantes era de 180.000, la mayoría de los cuales trabajaban en esta nueva industria. En la misma ciudad y en sus alrededores inmediatos se dispusieron más de veinte estudios pertenecientes a más de ochenta sociedades. Hollywood no tardó en producir más de cuatrocientas películas al año.

filmacion de una pelicula en hollywood

Esta actividad excepcionalmente intensa modificó en seguida el aspecto de la ciudad: Hollywood se convirtió en uno de los más modernos centros de Estados Unidos, sobre todo en cuanto las estrellas de la pantalla fijaron allí su residencia. No sólo mandaron edificar lujosas casas, sino que, además, atrajeron a multitud de turistas que querían ver de cerca a los ídolos del cine.

Al lado de las salas cinematográficas y de los teatros, surgieron como setas los centros de atracciones, entre ellos el famoso Hollywood Bowl.

Charles Chaplin, llamado Charlot, y nacido en Londres en 1889, ha contribuido de modo activo a la prosperidad de la industria norteamericana del cine.  Su talento excepcional fue. desde antes de la primera contienda mundial la base del gran éxito  del  cine mudo. Chaplin no introduje inno vación alguna en la forma exterior, pues todas sus películas  se desarrollaban en torno a un proyecto simple, incluso rudimentario.

Pero aportó la profundidad del tema: elevó la farsa al nivel de la sátira humana. De este modo entró en el terreno dramático y artístico, sin que por ello perdiera contacto   con  la  gran  masa   de espectadores. Este es el motivo de que Chaplin sea uno de los más grandes artistas de la pantalla.

Después de la primera conflagración mundial aparecieron las películas sonoras, y más tarde. las películas en color. Pero Hollywood no tardó en tener que enfrentarse con la competencia europea. Además, cuando el cine pa recía alcanzar una nueva era de prosperidad, apareció su más serio rival: la televisión. La industria cinematográfica nunca ha conocido una crisis como la que actualmente está atravesando.

El número de espectadores de las salas cinematográficas disminuye sin cesar. Para resolver esta dificultad, los productores buscan nuevas posibilidades. Una de ellas es el cine televisado, pero la edad de oro de Hollywood parece haber finalizado definitivamente… Durante la segunda contienda mundial, Hollywood se convirtió en centro de la industria aeronáutica.

Historia de Varsovia Desarrollo, Población y Arquitectura Polonia

Historia de Varsovia

Varsovia no alcanzó la categoría de ciudad hasta el siglo XIII, a partir del cual fue adquiriendo importancia. En 1596 se convirtió en la capital de Polonia. La ciudad fue saqueada en numerosas ocasiones, aunque siempre volvían a reconstruirla. En la actualidad se extiende sobre las dos orillas del Vístula, y cuenta con más de un millón de habitantes. Al lado de numerosos monumentos históricos se alzan infinidad de edificios de estilo soviético. Varsovia es la segunda ciudad industrial de Polonia.

Varsovia, capital de Polonia, no llegó a la categoría de ciudad hasta fines del siglo XIII. En aquellos tiempos estaba rodeada de una muralla provista de dos puertas y de numerosas torres. A mediados del siglo XIV Varsovia era ya una ciudad importante, que se convirtió en la capital del ducado de Mazovia, incorporado a Polonia en 1526. Pocos años más tarde se construía el primer puente permanente sobre el Vístula.

A partir de este momento, Varsovia se convirtió en un importante centro de relaciones comerciales entre Polonia y Lituania. Por decisión del rey Segismundo III, Varsovia fue proclamada capital de Polonia en marzo de 1596. Contaba en aquel entonces con 15.000 habitantes.

Stare Miasto, su casco antiguo, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Esta parte de la ciudad, de estilo medieval, quedó destruida tras el levantamiento de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial

En 1655, el rey de Suecia declaró la guerra a Polonia y los ejércitos suecos destruyeron e incendiaron la ciudad; pero poco después era reconstruida por entero. Conoció su mayor extensión en el siglo XVIII, durante el reinado de Estanislao II Poniatowski, que reinó de 1764 a 1795. En 1794, los habitantes de Varsovia, capitaneados por Jan Kilinski, se sublevaron contra la ocupación rusa y defendieron heroicamente la ciudad, asediada a la vez por rusos y prusianos. De 1796 a 1806 Varsovia soportó el yugo de la ocupación prusiana.

Durante este período, la población, que había llegado a alcanzar la cifra de 116.000 habitantes, bajó a 65.000. En 1807, liberada por Napoleón de la dominación prusiana, la ciudad fue elevada al rango de capital del ducado de Varsovia. Menos de diez años más tarde fue también la capital del «reino del Congreso» bajo el control del zar de Rusia, que era también rey de Polonia.

De 1815 a 1830 la ciudad conoció un período de auge industrial. Pero en noviembre de 1830, la clausura de la universidad de Varsovia y de la Sociedad de Ciencias fue la señal para que estallara una revuelta contra los rusos, que éstos consiguieron reprimir al cabo de un año.

En 1863 estalló una nueva revuelta, también sin resultado, puesto que la ocupación rusa se mantuvo. A pesar de estos disturbios, Varsovia siguió creciendo; en 1872 tenía 276.000 habitantes y se había convertido en un importante nudo de comunicaciones ferroviarias y centro de intercambio comercial entre Rusia y Occidente.

Durante el año 1905 se sucedieron de nuevo las algaradas; pero los rusos no abandonaron la ciudad hasta 1915. Durante la primera guerra mundial los alemanes ocuparon el país, que pasó por un período en verdad desastroso. El 11 de noviembre de 1918, Varsovia se convirtió de nuevo en la capital de una Polonia resucitada.

La ciudad fue tomada de nuevo por los alemanes el 27 de setiembre de 1939, luego de aplastar la heroica resistencia organizada por el burgomaestre Stefan Starzinski. El «ghetto» o barrio judío fue arrasado en abril de 1943. En agosto del año siguiente, al acercarse los rusos a la ciudad, estalló un nuevo alzamiento general dirigido por el jefe de la resistencia Tadeusz Bor Komorowski.

Para vengarse, los batallones de las SS, apodados por los polacos «arquitectos de la devastación», destruyeron lo poco que permanecía en pie de Varsovia, de la que apenas quedó un montón de ruinas. Cayeron más de cien mil hombres, y únicamente el barrio de Praga, en la orilla derecha del Vístula, fue respetado en mayor o menor grado. A principios de 1945 entraba en Varsovia el ejército rojo al mando de Rokossovsky.

Después de la guerra la ciudad fue reconstruida rápidamente, tomando como modelo los cuadros del pintor veneciano del siglo XVIII Canaletto el Joven. La reconstrucción se hizo con la máxima fidelidad, de modo que Varsovia es, probablemente, la única ciudad del mundo que posee monumentos históricos nuevos.

palacio de cultura de varsovia

También posee edificios de tipo moderno, como el Palacio de la Cultura (arriba), que es el más alto de toda Polonia (226 m). Fue un regalo de la Unión Soviética.

En octubre de 1956 Varsovia fue de nuevo teatro de un levantamiento, esta vez sin efusión de sangre, cuyo principal protagonista fue Ladislao Gomulka, adalid del partido comunista.

En la actualidad, Varsovia es una ciudad de casi dos millones de habitantes (2.000.000) y centro económico del valle del Vístula.

Está situada en la encrucijada de importantes vías de comunicación y unida al mar Báltico por el Vístula. Después de la segunda guerra mundial, Varsovia tardó mucho tiempo en tomar parte en el levantamiento económico del país, pues antes hubo de consagrarse a su propia reconstrucción. Sólo después las pocas fábricas que quedaban en pie pudieron ser dotadas de equipo moderno.

También se construyeron algunas nuevas en virtud de la política de descentralización preconizada en el sector industrial. En efecto, la descentralización tiende a repartir por todo el país, dentro de lo posible, los centros industriales. Después de Lodz, Varsovia es la mayor ciudad industrial de Polonia, especializada principalmente en la fabricación de automóviles y tractores.

Varsovia está situada en el lugar exacto en que la gran línea de comunicación Berlín-Moscú atraviesa el Vístula. La ciudad se divide en dos partes: en la orilla izquierda, la genuina Varsovia, que representa los dos tercios de la superficie total de este núcleo urbano, y a la derecha, el distrito de Praga. Tres puentes unen ambos sectores.

Stare Miasto, la ciudad antigua, se halla en la orilla izquierda, y a su alrededor creció Nowe Miasto, que engloba el antiguo barrio judío, y numerosos palacios y edificios públicos entre los que cabe destacar el teatro, el Ayuntamiento y los edificios universitarios.

La población de Varsovia, con 1.300.000 habitantes en 1939, ¡descendió en 1945 a 12.000 habitantes! Pero hoy en día ha vuelto a pasar del millón, lo que ha enfrentado a la ciudad con un grave problema de alojamiento. Para resolverlo se han construido grandes bloques residenciales inspirados en la arquitectura soviética. Varsovia hasta ña caída del muro, deseaba ser una ciudad socialista organizada de modo racional.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Historia del Danubio Extensión, Recorrido e Importancia

Historia del Río Danubio

Las fuentes del Danubio, el segundo río de Europa, se encuentran en una población situada en las estribaciones de la Selva Negra. El Danubio atraviesa numerosos países antes de desembocar, por medio de un inmenso delta pantanoso, en el mar Negro. En sus riberas se alzan ciudades magníficas entre las que podemos mencionar tres capitales: Viena, Budapest y Belgrado. Actualmente se han emprendido grandes trabajos para unir el Danubio al mar del Norte. Accesible a los grandes barcos, el Danubio tiene, sin embargo, menos  circulación  que  el   Rin.

Es el segundo río más largo de Europa fluye a lo largo de unos 2.850 km desde su nacimiento en la región de la Selva Negra, en Alemania, hasta su desembocadura en la costa rumana. Navegable en buena parte de su curso, el Danubio tiene un importante papel en el comercio de Europa. Las presas hidroeléctricas suministran energía a numerosos países a lo largo del recorrido del río. Este mapa muestra la ruta del Danubio y la de sus afluentes más importantes.

De la Selva Negra al mar Negro, salvo en escasos lugares, el Danubio constituye una excelente vía de navegación. En la actualidad se efectúan grandes trabajos para unirlo con el mar del Norte. De este modo se podría llegar desde Rotterdam al mar Negro por el Rin, el Meno y el Danubio. Las fuentes del Danubio se encuentran en Donaueschingen, ciudad provinciana del país de Bade, en la linde de la Selva Negra. Allí se juntan dos arroyuelos, el Breg y el Brigach; su unión forma el Danubio.

Por su longitud y caudal, el Danubio es el segundo río de Europa, después del Volga, y comunica entre sí los países que forman Europa central. En efecto: nace en Alemania y riega las tierras de Austria, República Checa, Hungría, ex Yugoslavia, Bulgaria y Rumania.

En su largo recorrido atraviesa regiones de constitución ñsica muy diversa: macizos alpinos y grandes llanuras interiores. Las primeras grandes ciudades que bañan sus aguas son Ulm y Regensburgo, desde donde empieza a ser navegable para embarcaciones de 1.000 a 1.500 tm.

En Baviera atraviesa una pintoresca meseta subalpina; las ciudades de Munich (a orillas de un afluente, el Isar) y de Augsburgo (junto al Lech, otro afluente) deben en parte su prosperidad económica a ese río cuyo cauce se ha vuelto ya muy ancho. La primera gran llanura que atraviesa es la de Viena, donde afluyen a sus aguas las del Morava, afluente venido de la República Checa.

recorrido rio danubio mapa

En la propia Viena el «bello Danubio azul» es una atracción turística. Después de dejar atrás esta ciudad se desliza hacia Bratislava, que parece estar encargada de vigilar la salida de la llanura vienesa, allí donde termina el curso superior del río.

El curso medio del Danubio, desde su salida de la llanura de Viena hasta las Puertas de Hierro en los Alpes de Transilvania, está situado prácticamente en territorio húngaro. Después de Bratislava el río se divide en tres brazos que forman dos grandes islas: la del norte está en territorio checo y la otra en territorio húngaro. Más adelante las aguas del Danubio vuelven a reunirse para bañar Budapest, la capital de Hungría, una de las más hermosas ciudades situadas a lo largo de su recorrido.

El Danubio penetra en la ex Yugoslavia, cuya capital, Belgrado, está situada en la confluencia del Danubio y del Sava. Dejando atrás Belgrado, a un centenar de kilómetros río abajo, el río abandona la llanura para abrirse, a través de los Alpes de Transilvania que unen los macizos de los Cárpatos y de los Balcanes, un paso hasta las Puertas de Hierro, donde empieza su curso inferior.

Desde aquí hasta su desembocadura el río tiene carácter oriental. Más allá de las Puertas de Hierro sirve de frontera natural entre Rumania y Bulgaria. Entretanto, el río ha salido ya de la montaña y se desliza perezosamente por las tierras bajas. Se da a menudo el caso, en estos llanos, de que el Danubio salga de su cauce y origine una región pantanosa salpicada de infinidad de lagos de poca extensión. Finalmente tuerce hacia el norte, por la meseta baja de Dobrucha, y formando un gigantesco delta va a morir al mar Negro.

Este delta, de una extensión de 3.750 km2, es una zona pantanosa a través de la cual los meandros del río se desplazan lentamente.

Tres son los brazos principales: el Kilia, el Sulina y el canal de San Jorge, que se subdividen aún antes de llegar al mar. Los navios de alta mar suben desde el mar Negro hasta Galatzi y Braila por el Sulina. Este brazo del delta ha de ser dragado continuamente, pues el río acarrea en cantidad tierras de aluvión.

Constantza, el principal puerto de mar de esta región, fue construida fuera del delta del Danubio, aunque en la actualidad un canal la une con el río. En este lugar abunda la pesca, principalmente el salmón, el esturión y la carpa.

Si bien el Danubio es navegable en la mayor parte de su curso, el tráfico es en él mucho menos denso que en el Rin.

Esto se debe a que el Danubio atraviesa varios Estados, lo que trae consigo una infinidad de trámites aduaneros, tanto más cuanto que varios de estos países están bajo el control de la Unión Soviética.

El clima semicontinental pone un nuevo freno a la navegación: en verano el nivel del agua es a veces muy bajo, mientras que en invierno el hielo dificulta el tránsito fluvial. Además, el Danubio desemboca en el mar Negro, mucho más cerrado que el mar del Norte.

Y, para terminar, el Danubio atraviesa regiones mucho menos industrializadas que los países renanos, a causa de la penuria de fuentes de energía y de materia prima que padecen los países danubianos. No por ello ha ejercido el Danubio una influencia menos profunda en la historia de Europa. En efecto, este río formaba, al igual que el Rin, en un trecho de su recorrido, el «limes» o frontera que debía proteger al imperio romano contra las invasiones del norte y del este.

El Danubio llenaba aún este cometido en la Edad Media: los ejércitos occidentales intentaron detener allí, en Nicópoli, a los invasores turcos.

Sin embargo, fracasaron en su empresa y éstos atravesaron el río y ocuparon gran parte de Europa.

Por el Tratado de París de 1856, que ponía fin a la guerra de Crimea, el Danubio fue puesto bajo el control de una comisión europea con sede en Galatzi. Este organismo tenía la misión de velar por la libre navegación en todo el curso del río. Pero sus desvelos fueron poco eficaces y dos guerras mundiales dieron al traste con los planes proyectados. Una conferencia celebrada en 1948 denegó a las potencias occidentales cualquier injerencia en la Comisión del Danubio.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Historia de Praga Capital de la Republica Checa

Historia de Praga

Praga empezó a formarse a partir del siglo IX alrededor de dos castillos que se alzan en las orillas del Moldau. La ciudad se convirtió progresivamente en un importante centro comercial y cultural. Hoy día Praga es una ciudad moderna, y sus industrias emplean abundante mano de obra. Es también centro de transición entre el Este y el Oeste. Cuenta con numerosos monumentos históricos, como la catedral de San Vito.

Praga (en checo, Praha), fue la capital de la antigua Checoslovaquia, hoy separada entre Eslovaquia y República Checa, siendo capital de esta última. Empezó a formarse en el siglo IX alrededor de dos viejos castillos levantados sobre dos cerros pequeños situados a derecha e izquierda del Moldau, el Hradcany y el Vysehrad. Esos dos castillos eran la residencia de los príncipes y, más tarde, de los reyes de Bohemia. En la orilla derecha se formó un mercadillo para el abastecimiento de las casas particulares de los alrededores.

De este mercado salió, a la larga, Stare Mesto (ciudad vieja), mientras que Nove Mesto, o ciudad nueva, fue construida durante el reinado de Carlos IV, rey de Bohemia y emperador del Sacro Romano Imperio (1346-1378). Ya en esta época vivían en la ciudad gran número de judíos que organizaron en ella un gueto y construyeron una de las más antiguas sinagogas de Europa y un gran cementerio judío.

En el siglo XIV, Praga era uno de los núcleos importantes de Europa central, de gran actividad comercial y también foco de propagación de la cultura, gracias a la universidad que creara Carlos IV. Juan Huss, que criticó a la Iglesia y el modo en que vivían los eclesiásticos, estudió en esta universidad. Sus acusaciones hechas públicamente y las medidas que contra él tomó la Iglesia, provocaron la guerra de los husitas, durante la cual Praga luchó en las filas de los insurrectos.

Durante el reinado de Jorge de Podebrady, y con la dinastía de los Jagellon, la importancia de la ciudad no dejó de aumentar y sus reyes la dotaron de numerosas iglesias y otros edificios cuyo estilo correspondía al último período del gótico.

Al correr del tiempo fue creciendo la oposición a los Habsburgo, que se convirtieron en reyes de Bohemia a la muerte de Luis II de Hungría y querían imponer en Bohemia la religión católica. A la postre, esta oposición provocó la «Defenestración de Praga» (23 de mayo de 1618), en el transcurso de la cual dos funcionarios imperiales fueron lanzados a través de una ventana del Palacio Real. Este incidente originó la guerra de los Treinta Años, durante la cual los checos fueron batidos en la Montaña Blanca (1620), y determinado número de nobles checos, así como algunos burgueses, ejecutados públicamente (1621).

Acto seguido empezó a tomar forma la supremacía germánica, y Praga declinó: 2.000 familias influyentes emigraron. En 1648, al término de la guerra de los Treinta Años, las tropas suecas ocuparon gran parte de la ciudad.

Durante la guerra de los Siete Años (a mediados del siglo XVIII), Praga se encontró de nuevo en el centro de la actualidad. Federico el Grande, rey de Prusia, obtuvo en Praga su primera victoria sobre los austríacos. Mercaderes y nobles extranjeros, principalmente alemanes, españoles e italianos, vinieron a establecerse en Praga, donde mandaron edificar suntuosos palacios y espléndidas iglesias en estilo barroco, que era el que estaba de moda en aquel tiempo.

La revolución industrial del siglo XIX fue sumamente provechosa para la ciudad, que creció rápidamente y se convirtió en el centro de un movimiento cultural nacionalista que ambicionaba resucitar el patrimonio nacional checo.

La ola de revoluciones que se extendió sobre Europa en 1848 no perdonó a la ciudad de Praga, aunque  los  generales  austríacos reprimieron la sedición. Pero el sentimiento nacional se hacía, día a día, más preciso, y en 1861 los checos ganaron por mayoría la administración de la ciudad.

Finalmente, en 1918, Praga se convirtió en la capital de la República de Checoslovaquia y a finales del siglo XX Capital de la República Checa. En marzo de 1939, los soldados de Hitler ocupaban la ciudad. Un levantamiento general de los habitantes de Praga terminó con la ocupación el 5 de mayo de 1945, pero cuatro días más tarde entraba en la ciudad el ejército soviético.

Praga pasa en la actualidad del millón de habitantes. Este aumento de la población se explica en parte por el abandono del campo, que fue muy intenso, especialmente después de 1945, cuando empezaron a montarse nuevas industrias en la periferia de las ciudades.

Desde el punto de vista económico, Praga ocupa una situación muy favorable, en el lugar en que coinciden diferentes regiones naturales.

La mayoría de las industrias son altamente especializadas; los checoslovacos cuentan con fábricas de turbinas, de camiones, de aviones y de aparatos de medida. Praga es asimismo el centro de la industria química, dedicándose especial atención a la fabricación de productos farmacéuticos y cosméticos.

Las industrias alimentaria y textil han experimentado gran incremento, al igual que la industria gráfica, los talleres para el trabajo del cuero y la fotografía.

Praga es un centro importante de la red ferroviaria, situada en el empalme entre Occidente y la Unión Soviética. Por otro lado, líneas aéreas regulares la unen con el mundo entero.

El hecho de que, desde el fin de la segunda guerra mundial, Berlín haya dejado de existir como centro de vías internacionales de comunicación, ha favorecido el desarrollo de Praga.

La capital checa es centro importante de enseñanza artística, y posee numerosos museos en los que pueden admirarse las obras de grandes maestros de la pintura (Durero, Rubens, Rembrandt, Ingres, Delacroix, entre otros). También se halla en Praga la más antigua universidad de Europa central y una biblioteca que contiene preciosos manuscritos y magníficos incunables.

Como en la mayoría de las ciudades de Checoslovaquia, las casas de Praga son generalmente de un solo piso. Al reconstruir la ciudad se intentó conservar su aspecto histórico, y por ello se respetó el aspecto exterior de las fachadas; pero la instalación interior es moderna.

Desde lo alto de las colinas del Petrin se obtiene una vista maravillosa de la ciudad y de su castillo, que es en la actualidad la residencia del presidente de Checoslovaquia. Muchos extranjeros y personajes célebres describieron el encanto de Praga, entre ellos el geógrafo Humboldt, los compositores Bach y Mozart y el poeta Goethe. El compositor checo Sme-tana describió el Moldau en un célebre poema sinfónico.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Historia y Desarrollo de Moscú Arquitectura El Kremlin

Historia de Moscú

Moscú, capital de la Unión Soviética, tiene una industria gloriosa y muy movida. Ciudad santa en la que los zares se hacían coronar, estuvo en innumerables ocasiones a merced de la sedición, el incendio o el pillaje. Se desarrolló continuamente, y en la actualidad es una capital moderna con rascacielos, teatros, museos y metro. El centro administrativo de la inmensa Unión Soviética es al mismo tiempo sede de una industria  pujante.

El nombre de Moscú, capital de la Unión Soviética, aparece por primera vez en las crónicas a mediados del siglo XII. En 1156 el príncipe Suzdal edificó una ciudadela de madera que recibió el nombre de Kreml (Kremlin). Alrededor de este núcleo creció la ciudad de Moscú.

En los siglos XII y XIII era ya una ciudad importante que hubo de soportar las invasiones de los tártaros. En el siglo XIII incendiaron éstos la ciudad en dos ocasiones, y un siglo después fue de nuevo, varias veces, víctima de los ataques de los tártaros y del pillaje. En 1326, además, el metropolitano (arzobispo) de Rusia trasladó su residencia de Vladimir a Moscú, con lo que el prestigio de la ciudad aumentó considerablemente.

El Kremlin de Moscu Fortaleza de los Zares Rusos Historia Construccion

La catedral de San Basilio y sus cúpulas

A partir del siglo XVI Moscú fue un importante centro comercial que mantenía relaciones tanto con Oriente como con Occidente; en esas transacciones el comercio de pieles ocupaba el primer lugar.

Moscú era asimismo el centro cultural y administrativo de Rusia. A principios del siglo XVII fue conquistada por los polacos, que la abandonaron en 1612. La ciudad conservó sus prerrogativas de capital administrativa y cultural de Rusia hasta 1712, año en que Pedro el Grande trasladó su residencia a San Petersburgo, ciudad que había mandado construir.

Moscú, privada del poder, fue todavía presa de las llamas en algunas ocasiones (en especial en 1737, 1748 y 1752). Conoció épocas muy duras que le valieron ser reconstruida según una concepción más moderna, dotada de anchas avenidas y grandes plazas públicas.

En cuanto a la población, aumentaba continuamente. Al final del reinado de Catalina II la Grande, hacia 1790, contaba con 175.000 habitantes. Aunque no era ya la capital de Rusia, siguió teniendo gran importancia cultural, pues la primera universidad rusa había sido fundada en Moscú, en 1755. Además, era la ciudad santa de los cristianos ortodoxos, y en ella celebraban los zares la ceremonia de su coronación.

Moscú representó un papel importante en la guerra de 1812. Las tropas de Napoleón la ocuparon el 14 de setiembre, pero el incendio provocado por los rusos obligó a retirarse al ejército francés. Al año siguiente iniciaban su reconstrucción. El célebre Teatro Bolchoi se edificó en 1821, y la Bolsa, en 1837.

historia teatro Bolshoi

Después de la abolición del vasallaje en 1861, Moscú se convirtió en el segundo centro industrial de Rusia (el primero era San Petersburgo) y en el núcleo central de una extensa red ferroviaria, y construyeron en ella grandes bancos y otros inmuebles comerciales.

En 1871 la población alcanzaba la cifra de 600.000 habitantes. Después de la Revolución rusa, el Gobierno abandonó Petrogrado (antes San Petersburgo, hoy Leningrado), y Moscú se convirtió en la capital del primer Estado comunista del mundo; esto sucedía en 1918. Durante la segunda guerra mundial los alemanes sitiaron la ciudad de octubre a diciembre de 1941.

Moscú está situada en las márgenes del Moscova, un afluente del Oka y subafluente del Volga, al que está unido por un canal. El pasado de la ciudad está representado por las viejas casas de madera, las callejuelas estrechas y algunas iglesias que datan de la Edad Media; esta parte contrasta fuertemente con la ciudad moderna, de imponentes edificios, flamantes establecimientos industriales y rascacielos. Moscú es el mayor centro político y administrativo de la URSS. El Presidium del Soviet Supremo tiene allí su sede, lo mismo que el Comité central del partido comunista.

Moscú es también una gran ciudad industrial. Antes de la revolución la principal actividad era la confección de tejidos, aunque contaba también, ya en aquella época, con algunas industrias químicas. Después de la revolución la ciudad marchó a grandes pasos hacia una industrialización a ultranza. La industria pesada, metalúrgica y química, fue objeto de una atención especial. Las actividades dentro del ramo textil, de la construcción de automóviles y de máquinas herramientas, son también muy importantes.

A causa del crecimiento masivo de su población después de la revolución de 1917, la ciudad se vio enfrentada a un problema de alojamiento muy difícil de solucionar. Los arquitectos construyeron numerosos rascacielos y edificios destinados a vivienda y trazaron anchas avenidas al tiempo que reservaban una zona verde con parques y jardines.

Así nació el Moscú del siglo XX. Después de la segunda guerra mundial se construyeron hospitales, escuelas y más edificios para viviendas, así como un nuevo centro universitario.

Moscú posee más de cien museos; entre ellos, el museo Lenin, el de la Revolución y el del Ejército rojo.

En todo el mundo se conoce el nombre de Bolchoi, uno de los treinta y cuatro teatros de Moscú; también hay seis estudios cinematográficos. En Moscú se editan 156 periódicos (entre ellos Pravda e Izvestia) y cerca de setecientas revistas. En 1935 se construyó un metro con estaciones subterráneas lujosas y profusamente decoradas.

De la ciudad salen numerosos trenes a todas las regiones de la Unión Soviética y hacia el extranjero. Líneas aéreas regulares unen Moscú con las ciudades rusas más importantes y con las capitales de los países del Este. La población de la ciudad aumenta sin cesar, y todos los años hay que habilitar viviendas para 100.000 personas más.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg