Datos Curiosos

Vientos Monzones Causas de su Origen e Importancia Para India

Vientos Monzones – Características
Importancia Para La India

La  zona de los monzones se encuentra entre los dos trópicos. Los monzones son vientos periódicos que, durante la estación fría, soplan de las regiones continentales de altas presiones al mar; en verano van del mar al interior del país, adonde llevan benéficas lluvias. Estos monzones ejercen gran influencia sobre los cultivos y, por lo tanto, sobre la vida de los hombres. A pesar de que el arroz, alimento básico de estas regiones, posee alto valor nutritivo, la subalimentación sigue constituyendo un inquietante problema.

Durante la época de vacaciones a orillas del mar se puede observar que, hacia el mediodía, los veleros y las cometas son impelidos por un viento que sopla del mar en dirección a la costa. En efecto, la tierra recalentada constituye una zona de baja presión y se levanta brisa de mar.

Por la tarde, cuando el sol se ha puesto, la tierra se enfría mucho más de prisa que el mar y se convierte en zona de alta presión. La brisa de tierra sopla en dirección al mar y las barcas de pesca la aprovechan para salir.

Esta alternancia de vientos se produce, a mayor escala, entre Asia y los dos océanos que la bañan: el Indico y el Pacífico.

Los monzones son vientos estacionales que traen consigo lluvias torrenciales en verano y tiempo soleado y seco en invierno. Estos vientos soplan en respuesta a las diferencias de temperatura entre el aire de la tierra y el aire del mar.

En Indonesia, Filipinas, China y Japón, pero sobre todo en la India y en Vietnam, reina un clima particular, totalmente influido por la alternancia de vientos de estación llamados monzones (del árabe mausim, que significa «estación»).

Viento monzon en Tailandia

Tailandia goza de un clima tropical húmedo afectado por la acción de los vientos monzones, que varían de dirección según la estación del año. De abril a octubre, los vientos son en su mayoría de componente sureste y están cargados de humedad. Los continuos aguaceros que se producen, provocan grandes inundaciones.

Durante el invierno las tierras del interior de Asia son glaciales y constituyen una región de altas presiones, mientras que el océano es centro de bajas presiones: el viento sopla del continente al mar. Este viento (monzón de invierno) es seco, frío o tibio según la latitud.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/monzones1.jpg

Monzón de Invierno

En verano el fenómeno se produce a la inversa. Los vientos soplan del mar (zonas de altas presiones) al continente recalentado (más caliente y, por lo tanto, área de bajas presiones). Los vientos de verano provocan fuertes lluvias que pueden registrar hasta 12 m. al año.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/monzones2.jpg

Monzón de Verano

El viento monzón sopla desde el suroeste, en general entre abril y octubre, y en la dirección opuesta, la noreste, desde octubre a abril. Así, típicamente se distingue un “monzón de verano” debido a que en la región del sur de Asia se forma un centro de bajas presiones que atrae los aires procedentes del Índico y del Pacífico suroeste. Estos aires, húmedos y cálidos, se dirigen hacia el norte y noroeste generando fuertes lluvias en la región sureste de Asia.

En los países monzónicos cae más agua en cuatro meses que en un año en zona ecuatorial, donde, sin embargo, llueve durante los doce meses.

El clima de estos países se caracteriza, pues, por la alternancia de una estación anormalmente fría y lluvias de verano anormalmente abundantes. Los monzones soplan hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur.

El paso del monzón de invierno al de verano va siempre acompañado de profundas perturbaciones, especialmente de ciclones o tifones, de manera que, cerca de las costas, el océano Pacífico nada tiene de pacífico. Muy al contrario, ciertas regiones son asoladas de modo regular por graves cataclismos.

A pesar de que el régimen de los monzones es característico del clima del sur y sudeste del continente asiático, en Australia y en las costas de Guinea también encontramos corrientes parecidas. En verano, el monzón llega a penetrar profundamente en América del Norte por el golfo de México.

Los monzones, que son responsables en gran parte de la sequía y humedad de las regiones intertropicales, ejercen profunda influencia sobre las plantas, los animales y los hombres.

Si en la India, por ejemplo, no sopla el monzón, la consecuencia inevitable es el hambre. Tras el largo período de sequía invernal, todas las plantas y cultivos esperan la humedad. Si las lluvias se retrasan, las cosechas se agostan. Las precipitaciones prematuras también pueden ser catastróficas, sobre todo si los chaparrones son demasiado fuertes y echan a perder los trabajos preparatorios para los cultivos.

Como vemos, los monzones ejercen gran influencia sobre la vida de los hombres.

En la zona de los monzones de Asia las variaciones de temperatura son muy débiles. En efecto, en la región ecuatorial siempre hace calor. En este territorio, durante la estación calurosa la temperatura casi es constante. Oscila entre 26 y 29,5°. En invierno, por el   contrario,   las   diferencias   de temperatura entre las regiones del norte y del sur son más sensibles y se sitúan entre —5 y +25°.

Los monzones de Indonesia difieren totalmente de los de China meridional. A estas diferencias se debe, precisamente, la diversidad del mundo asiático. La alternancia de una estación húmeda y otra seca determina, sobre todo, las modificaciones del suelo: éste pierde sus constituyentes orgánicos y también ciertas sales minerales, lo que influye en la vegetación. Además, las lluvias monzónicas provocan enormes inundaciones de dramáticas consecuencias. Las aguas invaden inmensas extensiones que a veces quedan cubiertas por gruesas capas de limo nuevo, como ocurre, especialmente, en los deltas donde se cultiva el arroz.

Si comparamos dos mapas de la región de los monzones, uno relativo a la densidad de la población y el otro a las precipitaciones (es decir, las lluvias), veremos que coinciden. Las regiones que no reciben las lluvias monzónicas están prácticamente deshabitadas. También es interesante observar que la zona de los monzones es una región esencialmente agrícola. En ella las poblaciones viven en comunidades bien organizadas.

El arroz, probablemente originario de Bengala, es el principal cultivo de los países de los monzones y el alimento básico de la mayoría de sus habitantes. A pesar de que el arroz tiene alto valor nutritivo, estas regiones deben hacer frente a la subalimentación.

El hombre necesita un promedio de 2.750 calorías diarias: en la India, Birmania, Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya, China, Indonesia y Corea el promedio es muy inferior a esta cantidad: no llega a 2.200 calorías.

En estas regiones, el consumo de proteínas de origen animal también se sitúa por debajo de lo normal.

Con frecuencia se cree que las poblaciones subalimentadas se encuentran, sobre todo, en África. Esto no es exacto: en África, el promedio diario oscila, en efecto, entre 2.200 y 2.750 calorías.

Actualmente, la zona de los monzones constituye el principal motivo de preocupación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), dependiente de las Naciones Unidas.

Esta inquietud es tanto más viva cuanto que la población de la zona de los trópicos registra un aumento anual de dos y medio por ciento, mientras que el promedio mundial de la producción alimenticia sólo aumenta dos por ciento.

Esto se podría solucionar mejorando los sistemas de cultivo (en Asia los métodos de cultivo del arroz son arcaicos, en África el rendimiento por hectárea no llega a la tonelada, mientras que en Australia rebasa las seis toneladas), ampliando las superficies cultivadas (según los especialistas, se podrían recuperar ocho millones y medio de kilómetros cuadrados) y buscando nuevos recursos alimenticios: plancton, algas, prótidos obtenidos del petróleo, etc.

Flora de la Zona Tropical Plantas Que Habitan en los Trópicos

Flora de la Zona Tropical

A pesar de que generalmente el suelo de las regiones tropicales es de mala calidad, da vida a numerosas plantas útiles. Los blancos han empezado a explotar la selva por sus maderas preciosas y han establecido plantaciones que abastecen de productos tropicales al mercado mundial: caucho, aceite de palma, algodón, café, té, cacao, azúcar de caña, especias, etc. Pero esta dependencia de los mercados mundiales hace que el mundo tropical sea económicamente muy vulnerable

En los trópicos muchos pueblos viven todavía en condiciones muy primitivas. El sofocante clima frena la actividad humana y es difícil crear en su medio una sociedad moderna evolucionada. Además, la exuberancia de la vegetación dificulta la construcción de buenas vías de comunicación, que son uno de los fundamentos del progreso de una sociedad.

Por el contrario, la selva y la sabana proporcionan medios de subsistencia, sin obligar al hombre a realizar grandes esfuerzos. La naturaleza también le ofrece vestido y habitat. En las regiones más próximas a los trópicos todavía existen estas ventajas, pero de modo más atenuado. Por este motivo el hombre se ha visto obligado a preocuparse más por su subsistencia: se ha dedicado a la agricultura. Así sucede, sobre todo, en el sudeste de Asia.

La zona tropical no es en absoluto acogedora para el hombre. El suelo es de mala calidad: en un clima tórrido la roca se descompone con mayor rapidez que en un clima templado. Con frecuencia se efectúa un proceso de profunda colada que rechaza a las profundidades los óxidos de hierro y aluminio.

Los óxidos de hierro pierden el agua que contienen y forman duras costras de color ladrillo: la laterita, que cubre inmensas extensiones en África, la India y Brasil. Sin embargo, la zona tropical posee gran diversidad de plantas útiles. La rápida descomposición de ias plantas muertas permite que se forme suficiente humus para proporcionar a los vegetales los elementos indispensables. En general, esta zona no es apta para la agricultura.

Afortunadamente, en los trópicos abundan las tierras aluviales, a lo largo de los ríos, en las costas y en los deltas. Son suelos jóvenes, en plena formación y de muy buena calidad.

Las relativamente precarias condiciones de vida de las regiones tropicales explican la débil densidad de la población. Los habitantes de la selva virgen llevan una existencia primitiva, basada en la caza, la pesca o la recolección de frutos. En la sabana se practica la agricultura, pero la población todavía aparece diseminada.

Al cabo de dos o tres años, cuando el suelo está agotado, los indígenas emigran. Los principales cultivos de sabana son el maíz en América central y del Sur, el arroz en Asia, y diversas clases de raíces, entre ellas la mandioca, en África. En los suelos aluviales fértiles se cultiva, con preferencia, el arroz.

El arroz constituye el primer cultivo cerealista del mundo: para más de la mitad de la población del globo representa el elemento esencial de la alimentación. En la mayor parte de regiones se practica el «cultivo acuático»: los arrozales permanecen anegados durante todo el tiempo que duran las operaciones de preparación del suelo, nivelación, plantío y trasplante. No se desagua hasta el momento de la cosecha.

Los blancos han modificado profundamente el aspecto económico de las regiones tropicales. En primer lugar explotaron la selva, en la que abundan las maderas preciosas como la limba, la teca (muebles y construcción naval), la caoba (muebles), el ébano y el okumé (muebles y suelos).

La selva proporciona importantes productos, por ejemplo, las nueces de palmito de las que se obtiene aceite. El fruto de la palmera oleífera está protegido por una gruesa cascara carnosa que contiene gran cantidad de aceite de palma.

De otros árboles se extraen jugos. El más conocido es la hevea. En su corteza se practican ligeras incisiones a lo largo de las cuales fluye un jugo lechoso y gomoso que se utiliza en la fabricación del caucho. El copal, resina que ha sido encontrada en la selva virgen, se emplea en barnices y material aislante.

Para obtener cosechas más abundantes, los blancos establecieron en estas regiones unas plantaciones muy modernas y emplearon la mano de obra allí existente. De este modo, en el África tropical numerosos negros trabajan en las plantaciones de palmeras de aceite.

En las regiones tropicales los blancos han dado impulso a cultivos especiales, entre otros los del algodón, café y cacao. En China, el cultivo del algodón está asociado al del arroz. En el interior de Bombay, en la India, los ingleses introdujeron el cultivo del algodón a gran escala del mismo modo que lograron aclimatarlo en Egipto y Sudán. Más tarde, los franceses, belgas y portugueses siguieron su ejemplo en sus colonias.

Actualmente, la América tropical proporciona al mundo grandes   cantidades   de   café,   planta originaria de Arabia (Moka) y Etiopía. El cacao también procede de la América tropical. El fruto del cacao, que contiene algunas docenas de semillas, crece pegado al tronco de un arbusto que se da en las tierras húmedas ecuatoriales. África (Ghana, Nigeria) proporciona mucho cacao.

Y llegamos al té, otro cultivo tropical: 90 % de la producción mundial de té procede del Asia de los monzones. El té es muy exigente: necesita tierra buena, mucho calor y abundantes lluvias. Dado que el agua estancada le resulta perjudicial, las plantaciones se encuentran en las pendientes. La recolección requiere mano de obra muy numerosa.
China y Japón eran los productores tradicionales de, pero a fines del siglo XIX perdieron su monopolio e incluso han sido aventajados por Ceilán, la India y Java.

La caña de azúcar, originaria de la India, fue importada en el siglo XVIII por América central, y sobre todo por Cuba, Puerto Rico y las Antillas. Actualmente, Brasil y México también cuentan con grandes plantaciones de caña de azúcar.

Desde muy antiguo también se cultiva en España la caña de azúcar, pero sólo en aquellas tierras cuyo clima ofrece cierta semejanza con el de los países que acabamos de citar. Tal sucede con las islas Canarias y las provincias andaluzas, especialmente Málaga, Almería y Granada.

Los países tropicales nos proporcionan tantas plantas útiles que es imposible citarlas todas. Mencionaremos las fibras textiles (yute, sisal, capoc), las semillas oleaginosas (cacahuetes, copra), numerosas especias (pimienta, vainilla, nuez moscada, canela) y frutas, de las cuales los plátanos y las pinas se exportan a todo el mundo.

El mundo tropical sufre cada vez más las alzas y bajas de precios de los mercados mundiales, y por este motivo se halla muy expuesto a las crisis económicas.

Plantas Que Habitan en los Trópicos

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg

Fauna de la Sabana Animales Que Habitan la Zona Intertropical

La Fauna de la Sabana

Conforme nos vamos acercando a los trópicos, el clima se vuelve más seco y el paisaje se transforma en sabana y después en estepa. La sabana es el reino de los herbívoros: gacelas, jirafas, antílopes. En la estepa abundan los camellos y las cabras y también acoge a gran cantidad de roedores.

Recordemos que la estación seca se prolonga a medida que se acercan los trópicos: entonces aparecen las regiones de sabanas y estepas. En la sabana encontraremos otra clase de animales, por lo general herbívoros: antílopes, jirafas, rinocerontes, cebras, búfalos y, desde luego, elefantes.

También tienen allí su morada los animales carniceros: leones, leopardos, chacales, hienas (sólo en África), pumas (únicamente en América) y tigres, que se encuentran, sobre todo, en Asia.

Entre las numerosas aves rapaces, la más temible es el buitre. También se encuentran reptiles: serpientes, cocodrilos en África y caimanes en América.

Más cerca aún de los trópicos, allí donde las estaciones de lluvia sólo duran dos o tres meses, la sabana se convierte progresivamente en estepa. La hierba es corta, dura, y a veces incluso espinosa. Crece en tupidas masas. Aquí y allá aparecen algunos arbustos, especialmente los de la goma y las acacias.

La mayor parte de las plantas de la estepa son carnosas y pueden almacenar una reserva de agua que les permite resistir en la estación seca.

Como la estepa es árida y estéril, está menos habitada que la sabana. En ella viven, principalmente, los herbívoros que han logrado adaptarse a la sequía, su principal enemigo. Es el dominio del camello y la cabra y, en la estepa australiana, del casuario.

Si bien se encuentran roedores, los carnívoros, en cambio, son raros. Estos animales han de poder desplazarse rápidamente, pues los lugares donde hay agua están muy distantes unos de otros.

Entre los insectos que más abundan figuran los termes, que, además, también aparecen en la sabana.

Citamos a continuación algunas especies características en vías de desaparición.

En primer lugar, el rinoceronte. Puede medir más de cuatro metros de largo, y su cabeza prácticamente representa un tercio de su longitud total. Por lo general, estos grandes animales viven por parejas, cerca de las charcas y cenagales de la sabana, pues para poder digerir las hierbas secas de las que se alimentan durante la estación seca necesitan mucha agua. Por otra parte, el fango protege su piel contra los parásitos. Algunos de los pájaros que viven en sus cercanías se alimentan de estos parásitos y los libran de ellos.

El rinoceronte debe su nombre al gran cuerno que tiene en la parte delantera de la cabeza, entre los ojos, y que no sólo utiliza para abrirse camino a través de la espesa vegetación, sino también como arma.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fauna_sabana.jpg

Existen dos clases de rinocerontes: el blanco y el negro. El primero se encuentra exclusivamente al nordeste del Uelé (Congo), sobre todo en el Parque nacional del Garamba, o también en la reserva de Umfolosi, en África del Sur. Su hermano negro, de menor tamaño, pero más peligroso, vive en la sabana arbórea y en las selvas: su habitat se halla, por lo tanto, más disperso.

La sabana acoge a varias especies de rumiantes y bóvidos. Los más numerosos son los antílopes. A este grupo pertenece el ñu, del que subsisten muy raros ejemplares. Su cabeza recuerda la del toro y tiene una larga cola cubierta de pelos de color blanco amarillento.

El impala, que presenta muchas similitudes con la gacela, es otro animal con cuernos. Los impalas viven en la sabana y la selva en grupos de veinte o treinta dirigidos por un macho. Pueden llegar a medir dos metros de largo, incluida la cola, pero en Katanga existe una especie de menor tamaño.

Entre los bóvidos citaremos el springbok, antílope de El Cabo (Sudáfrica) y el gran antílope kudú.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fauna_sabana1.jpg

La sabana arbórea es la residencia preferida de las jirafas. La hierba constituye su principal alimento, pero también sienten predilección por las hojas de los árboles. En los mismos lugares encontramos las cebras, équidos de pelo listado blanco y negro y de crin recta que viven en grandes manadas. Son difíciles de domar y más aún de adiestrar como los caballos.

Tanto en la sabana como en la estepa viven millones de pájaros. Debido a su propiedad de engullir todo lo que es comestible, el marabú, que se encuentra extendido por toda África, recibe, a veces, el sobrenombre de «basurero».
Los avestruces también tienen costumbres características. Por lo general se mezclan a una manada de antílopes o cebras. Comen hierba, granos, hojas y frutos; sin embargo, no vacilan en dar consistencia a su alimento normal con insectos, serpientes pequeñas o pájaros.

Por último mencionaremos los animales carniceros: el león, la hiena y el leopardo cazador. El leopardo, muy ágil y astuto, puede ser adiestrado para la caza de antílopes.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg

La Zona Tórrida o Intertropical Características Climas Ubicación

La Zona Tórrida o Intertropical
Características,Climas,Ubicación Geográfica

La zona tórrida o región intertropical  está comprendida entre los dos trópicos. En ella se distinguen tres climas principales, a los que corresponden paisajes típicos: clima ecuatorial, caracterizado por la selva de lluvia o selva virgen; clima tropical de dos estaciones, con la selva-parque y la sabana; clima subtropical seco, con la estepa. Podría también definirse como la franja latitudinal de nuestro planeta en la cual los rayos solares inciden verticalmente por lo menos una vez en el año (una vez en los trópicos y dos veces en el resto).

Las regiones de la tierra que pertenecen a la zona tórrida, que se halla situada entre los dos trópicos. Se da el nombre de trópicos a dos pequeños círculos de la esfera terrestre, paralelos al ecuador y entre los cuales se efectúa el movimiento aparente del Sol alrededor de la Tierra.

El trópico del hemisferio norte es el de Cáncer. El 21 de junio, día del solsticio de verano (en el hemisferio norte), el sol envía sus rayos verticalmente sobre este trópico (se dice que el sol pasa por el cénit).

El trópico del hemisferio sur es el de Capricornio. El sol pasa por su cénit el 21 de diciembre, día del solsticio de invierno, en el hemisferio norte.

Los trópicos están situados a 23° 30′ de latitud a uno y otro lados del ecuador.

He aquí algunas ciudades que se encuentran aproximadamente en el trópico de Cáncer: Asuán (Egipto), La Meca (Arabia), Calcuta (India), Cantón (China), México D. F. (México) y la Habana (Cuba). Pretoria (Transvaal), Alice Springs (Australia) y Sao Paulo y Rio de Janeiro (Brasil) están situadas cerca del trópico de Capricornio.

De modo general puede decirse que la zona situada entre los trópicos (zona intertropical o tórrida) se caracteriza por la exuberancia de la naturaleza y por estaciones más o menos diferenciadas.

Existen tres tipos principales de climas cálidos:

1) Clima ecuatorial (a ambos lados del ecuador hasta 10° de latitud norte y sur), con fuertes lluvias durante todos los meses del año.

Estas lluvias torrenciales alcanzan dos máximas por año, en los equinoccios, cuando el sol está en el cénit, y dan origen a gigantescos ríos, como el Amazonas, cuyo caudal medio equivale a doscientas veces el del Sena. Su desembocadura mide 270 km, o sea, aproximadamente, la distancia entre París y Bruselas. En cuanto a su cuenca, es alrededor de veinte veces la superficie de la provincia de Buenos Aires.

La temperatura y la humedad son altas y constantes a lo largo del año. La temperatura media del mes más frío supera los 18 ºC, y la temperatura media anual se sitúa por encima de los 25 ºC. Las precipitaciones anuales sobrepasan los 1.500 mm e incluso, en algunas áreas, los 3.000 milímetros. La duración del día y de la noche es muy similar.

En las regiones ecuatoriales la humedad permanente, unida al calor, favorece el desarrollo de inmensas selvas compuestas por gigantescos árboles de inimaginable variedad: plátanos, palmeras, sifonias, caobas, etc. El bosque bajo de bejucos y heléchos arborescentes es prácticamente impenetrable: el hombre tiene que abrirse camino a través de él a golpe de hacha. Es la selva virgen o selva de lluvia, que cubre inmensos territorios en Guinea, Congo, Amazonia e Indonesia (o Insulindia)

La selva ecuatorial constituye un obstáculo para la población: el hombre se ve como abrumado por la violencia de la naturaleza. Los cultivos y las vías de comunicación están permanentemente aménazados por una vegetación natural que lo invade todo. La atmósfera pesada y húmeda y las lluvias casi diarias no favorecen la actividad humana.

La selva virgen sólo cuenta con algunas poblaciones aisladas, cuyos habitantes se dedican principalmente a recoger hierbas, frutos comestibles y raíces. Amazonia, por ejemplo, tiene menos de un habitante por kilómetro cuadrado.

2) Climas tropicales de dos estaciones, que son los de las regiones situadas entre los grados 5° y 20° de latitud norte y sur. El invierno es la estación seca y el verano la húmeda, con fuertes lluvias parecidas a las de la zona ecuatorial.
A medida que nos alejamos del ecuador aumenta la duración de la estación seca y disminuye la de la lluviosa. En estas regiones la selva es menos densa: los árboles no son tan gigantescos. Es la selvaparque, típica de Australia septentrional y del sudeste de Brasil, India y Vietnam.

Donde la estación seca predomina sobre la húmeda, la selva cede gradualmente el sitio a la sabana, inmensa extensión de hierba que durante la estación de las lluvias a veces llega a medir cuatro o cinco metros de altura. Pero la sequía de la estación invernal no permite que estas plantas se desarrollen: se marchitan y mueren. Son los llanos de las Guayanas, los campos de Brasil y la maleza congoleña (en ocre oscuro en el mapa).
Las poblaciones de las sabanas viven del cultivo y la ganadería.

3) Los climas subtropicales secos, que dan origen a la estepa: el suelo está cubierto de masas de hierbas cortas y secas, espaciadas unas de otras: Australia, África del Sur, noroeste de la India, pampa argentina. Cada uno de los tres medios, selva virgen, sabana y estepa posee fauna y flora netamente características.

Excepto la zona de los monzones, que goza de clima particular, puede decirse que la zona tórrida es inhóspita para el hombre. En ellos gran cantidad de gente que vive en esa región, lleva una existencia nómada o practica una primitiva forma de agricultura.

Los nómadas vagan en grupos reducidos, cazan, pescan y recogen frutos silvestres hasta que la región en la que se han establecido temporalmente deja de proporcionarles la subsistencia necesaria; entonces se ven forzados a buscar un nuevo habitat. Sus emigraciones no causan problema alguno, pues estos nómadas son poco exigentes en cuanto a comodidades.

EL MEDIO NATURAL: SABANA, SELVA VIRGEN Y ESTEPA

La transición entre las distintas zonas climáticas se realiza de modo progresivo; cada zona posee un paisaje característico: selva de lluvia en zona ecuatorial, sabana en zona tropical de dos estaciones, y estepa en zona subtropical seca. En cada uno de estos tipos de vegetación vive una fauna distinta. El conjunto suelo-flora-fauna constituye  el  medio natural

Dos veces al año, el 21 de marzo y el 21 de setiembre, el día y la noche son de igual duración en toda la superficie de la tierra. Son los equinoccios.

Esos días los rayos del sol caen verticalmente sobre el ecuador: se dice que el sol está en el cénit del ecuador.

Como decíamos antes el sol pasa por el cénit del trópico de Cáncer el 21 de junio y por el del trópico de Capricornio el 21 de diciembre. Son los días de los solsticios.

Cuando el sol pasa por el cénit de un lugar, sus rayos caen, pues, verticalmente sobre la tierra. De este modo provoca una intensa evaporación. Este paso del sol siempre coincide con una estación de lluvias abundantes: en efecto, el aire saturado de vapor de agua por la evaporación se eleva hacia las capas superiores más frías, se condensa y cae en forma de lluvia.

Estas lluvias reciben el nombre de cenitales, porque se producen en el momento en que el sol pasa por el cénit. Si se observa el diagrama de la izquierda se verá que el sol pasa dos veces al año por el cénit del ecuador, y en períodos que distan lo mismo uno del otro.

En teoría deberían producirse lluvias cenitales en marzo y setiembre. En la práctica, debido a la sobreabundante evaporación y al hecho de que el sol se aleja relativamente poco del cénit, el aire está constantemente saturado de vapor de agua. Todos los días del año las nubes se acumulan y después, por la tarde, se desencadenan violentas tormentas.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/diagrama_sabana.jpg

Observe los distintos ambientes a medida que nos alejamos del Ecuador, desde el bosque virgen en el ecuador hasta la estepa en el Trópico de Cáncer. Lo mismo ocurre en el hemisferio sur.

El clima ecuatorial es un clima de lluvias constantes. Si nos alejamos del ecuador, entre los 5 y 20 grados de latitud encontraremos un clima tropical con dos estaciones: seca en invierno y húmeda, análoga al clima del ecuador, durante los meses de verano. El diagrama nos muestra claramente que cuanto más nos alejamos del ecuador más corta es la estación húmeda.

Entre el ecuador y los trópicos, las distintas especies vegetales cobran vida según su capacidad para soportar la abundancia o la escasez de agua. Hemos visto que la selva virgen, la sabana y la estepa corresponden a los tres tipos de climas intertropicales. Pero la transición no es brusca: existen numerosos paisajes intermedios. La ilustración de la derecha nos muestra un aspecto típico de la selva de lluvia o selva virgen: en ella reina una húmeda atmósfera de estufa y la vegetación es lujuriante.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios4/sabana.jpg

Sabana

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estepa.jpg

Estepa

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/selva_virge.jpg

Selva Virgen

Debido a la estabilidad del clima, las plantas no gozan de período de reposo. Sus hojas caen una vez al año, pero no todas, motivo por el cual la selva siempre verdea. Los árboles llegan a medir 70 m. de altura y están unidos entre sí por bejucos que van de un tronco a otro.

Los árboles grandes detienen los rayos del sol y el bosque bajo aparece sumido en la penumbra. Allí la vegetación está menos desarrollada : se compone, sobre todo, de hierbas, musgo y tupidas alfombras de heléchos.

Si nos alejamos de la zona ecuatorial, disminuye la humedad y los árboles son de tamaño más reducido. Las plantas pierden la hoja durante la estación seca, período de descanso de los vegetales. En estas regiones, la selva de tipo ecuatorial sólo subsiste a lo largo de los cursos de agua: se trata de la selva en que abunda la caza.

Siempre alejándonos del ecuador, encontramos la sabana arbórea,  la sabana parque, la de matorrales y la herbosa. Con frecuencia, en la sabana se practica el cultivo itinerante en chamiceras: durante la estación seca se cortan los árboles a un metro del suelo, se queman las hierbas secas y los arbustos y después se procede a las plantaciones (arroz, mijo). En cuanto el suelo está agotado, cosa que sucede al cabo de cuatro o cinco años, y a veces menos, se abandona el campo que rápidamente recobra su estado salvaje, y se rotura más lejos.

En la región subtropical, la sequía ya no permite que crezcan árboles. En su lugar aparece la estepa, recorrida por gacelas, chacales y antílopes. Sus habitantes son pastores nómadas.

Observemos que cada zona climática se caracteriza por cierta clase de vegetación (flora) y por animales (fauna) que en este clima encuentran favorables condiciones de vida.

Esta asociación suelo-flora-fauna recibe el nombre de medio natural.

La selva virgen: Si la vegetación de la selva virgen es lujuriante y arrolladura, el mundo animal no aparece representado en ella de modo tan abundante. Las ramas, los bejucos y la maleza hacen que la selva sea tan densa que sólo los grandes animales pesados (elefantes, hipopótamos) pueden abrirse camino a través de ella. Los cursos de agua no sólo son los únicos caminos naturales sino también los lugares de reunión de numerosos animales: peces, en primer lugar, pero también, en el légamo de las orillas, cocodrilos y gaviales (cocodrilos de hocico largo).

Sabana, pradera tropical poblada de arbustos y árboles dispersos de varios tamaños. La aparición de la sabana podría deberse a las características del suelo, a fuegos periódicos provocados por rayos o por la acción humana, y a la influencia del clima. Las sabanas que aparecen por razones climáticas, como las del oeste y suroeste de África, se desarrollan en regiones con estaciones húmeda y seca bien marcadas y una precipitación media anual entre 100 y 400 mm.

Estepa (ecosistema), paraje llano y muy extenso que carece casi por completo de vegetación arbórea. El término estepa, en sentido estricto, tiene su origen en la palabra rusa stepj (traducido como desierto, en el sentido de no cultivado ni arbolado) con la que se nombran las praderas de gramíneas de la zona templada de Rusia y de la Europa del Este.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg

Los Alpes Cadena Montañosa en Europa Descripción General

DESCRIPCIÓN DE LA CORDILLERA DE LOS ALPES EN EUROPA

Es el sistema montañoso más importante de Europa y también uno de los más poblados del mundo entero. Los Alpes conforman una cordillera en forma de arco desde el golfo de Genova (Italia) hasta Viena, la capital austríaca.

La cordillera de los Alpes, con sus 1.200 kilómetros de longitud entre Niza y Viena, y su superficie de 220.000 kilómetros cuadrados, es, sin lugar a dudas, el sistema montañoso más importante de Europa. Moles antiguas como el Cuadrilátero de Bohemia, el Macizo Central Francés, los Maures y el Esterel, han servido de contrafuerte para que los Alpes adquirieran, durante la Era Terciaria, las características con que hoy los reconocemos.

Los Alpes forman la cadena montañosa más importante de Europa. En la imagen se aprecia la belleza del paisaje de la localidad francesa de Combloux y del Mont Blanc, la más elevada de las cumbres alpinas.

vista de los alpes con nieve

Su desarrollo en forma de arco, convexo hacia el norte, es septentrional a la península Itálica y, si bien la mayor altura -el Monte Blanco de 4.807 metros-se encuentra en Francia, la mayor altitud media se registra en Suiza, con 1.800 metros de promedio.

Su anchura varía, de 150 kilómetros, entre el Lago de Ginebra y el Piamonte, a 200 kilómetros en la línea Munich – Innsbruck – Trento – Verona y a 300 kilómetros en el Tirol. Aunque son muchos los métodos que se emplearon para clasificar a los Alpes, la división más útil, que ayuda a conocerlos mejor, es la que los divide en tres secciones: los Alpes Franco-Italianos u Occidentales, los Alpes ítalo-Suizos o Centrales, y los ítalo-Austríacos u Orientales.

Alpes Occidentales. De contextura calcárea al sudoeste y granítica al nordeste, estas montañas comienzan en el Mar de Liguria después del paso de Cadibona que las separa de los Apeninos. De ahí en adelante describen un arco convexo hacia el noroeste que culmina en el Gran San Bernardo, un paso coincidente con el río Dora Baltea, afluente importante del Po.

vista aerea de los alpes europa

En un comienzo encontramos a los Alpes Ligúricos, que continúan a los Apeninos del mismo nombre más allá de Cadibona. Entroncados en las Colinas de Tenda, surgen luego los Alpes Marítimos, donde se encuentran los picos Argentera de 3.297 metros, Tenibres, de 3.031 y Pelat, de 3.052. Por el norte se extienden los Alpes Cotienos, cuyos puntos máximos s’on el Chambeyron de 3.400 metros, y el Viso, de 3.853.

Desde Niza hacia el noroeste se extienden los Alpes de Provenza, encuadrados por cadenas menores como los montes Esterel, Santa Victoria,, Luberon y Lure. Los Alpes del Delfinado, situados al oeste, tienen elevaciones considerables, como los montes Pelvoux, Ailefroide y Ecrins, los tres de aproximadamente 4.000 metros.

Los Alpes Graios, volcados hacia el este, culminan en el macizo de Gran Paradiso, de 4.061 metros. Y finalmente, se llega a los Alpes de Saboya, colmados de glaciares. En este “imperio de las nubes” se yergue el pico más alto de Europa, el Monte Blanco (4.807 m). Alpes Centrales. Se extienden hacia el este hasta la línea formada por el lago Constanza, los ríos III y Adigio, el primero con pendiente hacia el norte y el otro hacia el sur.

Todas sus montañas se desarrollan en líneas que convergen en un punto: el Macizo de San Gotardo. Imaginemos un reloj cuyo eje es San Gotardo. En la hora 1 se hallan los Alpes Glaris, con su pico de Todi (3.623), los cuales se continúan con los Alpes de Saint Gall y los Appenzell. Aproximadamente en la hora3 y media se ubican los Adula y los Alpes Grisones.

Entre las 4 y las 6 y media están los Alpes Lepontinos, y con la misma orientación que si la aguja horaria estuviese en las 7 y media, los Alpes Peninos, donde se destaca el misterioso Cervino, delicia de los alpinistas, con 4.505 metros, y el Rosa, aún mayor, de 4.638. A las 8 y cuarto se encuentran los Alpes Berneses, con las cimas Finsteraahorn (4.275), Jungfrau (4.167) y Aletschhorn (4.198). A las 12 en punto, los Alpes de los Cuatro Cantones, que finalizan en el lago del mismo nombre. Su pico máximo es el Pilatos, de 2.133 metros.

Alpes Orientales. Este último tramo comienza en el macizo Rhaticon, presentando un cordón norte entre 2.500 y 3.000 metros y otro sur, menos elevado, divididos por otro central. En el cordón norte se encuentran los Alpes Algavianos, Ba-viera, Salzburgo y Austria; en el central, el Oetzhal, los Tauern Gross Glockner y Estiria y en el sur, los Alpes Dolomíticos, Cárnicos y Julianos.

Además de la importancia oro-génica de los Alpes, existen otros rasgos que determinan su fama mundial. Sus bellezas panorámicas, realzadas por las laderas cortadas a pico, los glaciares y la flora y la fauna locales, hacen del sistema una de las regiones más atractivas para el turismo. A esto hay que agregar las posibilidades deportivas suscitadas por la caza, la pesca, el esquí y el alpinismo. Los valles interiores encierran ciudades muy pobladas y de gran poderío económico, tales como Marsella. Turín, Ginebra, Zurich, Vaduz, Innsbruck, Trento, Salzburgo y Viena.

ALGO MAS DE INFORMACIÓN…

A partir de un criterio geológico y geográfico se los suele dividir en tres secciones. Los Alpes Occidentales discurren de norte a sur a lo largo de la frontera entre Francia e Italia, desde las primeras elevaciones cerca del mar Mediterráneo hasta encontrarse con los Alpes Centrales.

Estos recorren el norte de Italia y el sur de Suiza y Alemania. Los Alpes Orientales, hacia el este y el sur, abarcan el nordeste de Italia, el norte de Yugoslavia y casi toda Austria, y sus últimas elevaciones llegan hasta las primeras de uno de los otros grandes macizos europeos, los Cárpatos.

El sistema alpino tiene alrededor de 1.200 km de longitud y un ancho de entre 50 km y 300 km. Sus alturas medias se encuentran entre los 1.800 m y los 2.400 m, pero existen varios picos de más de 4.000 m, concentrados sobre todo en los sectores central y occidental: Mont Blanc (4.807 m), en Francia; Monte Rosa o Doufourspitsze (4.634 m), en Suiza y el Matterhorn (4.478 m), también en Suiza.

En sus zonas elevadas nacen ríos importantes como el Ródano o el Rin.Los Alpes se elevaron durante la era terciaria. Los depósitos que se habían acumulado durante la era anterior fueron impulsados hacia arriba, en un proceso que culminó hace más de 10 millones de años. Luego, durante la llamada Era del Hielo, en la época Cuaternaria, los glaciares cubrieron las montañas. Su acción erosiva talló valles en forma de U, lagos e hizo que el relieve se volviera más abrupto y escarpado.

Todavía hoy existen más de un millón de glaciares, aunque se encuentran en retroceso. El mayor es el de Alestch, de más de 25 km de longitud, ubicado en el sudoeste de Suiza. Junto con el Konkordiaplatz forma un conjunto de 130 km2.

Fuente Consultada: Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°39 Los Alpes Edit. Cuántica

Ciudad Mas Al Norte del Mundo Cercana al Polo Norte

VERJOIANSK, LA CIUDAD MAS FRÍA DEL PLANETA, EN EL POLO NORTE

Se conoce como Polo norte, al punto situado en el extremo norte del eje de rotación de la Tierra. El polo norte geográfico terrestre se sitúa en el centro del océano Glacial Ártico, en una región cubierta por hielos marinos que se desplazan a la deriva.

Allá en el confín de Siberia Nordoriental, en la República de Yakutos, perteneciente a la parte asiática de la ex Unión Soviética, se encuentra una ciudad -en realidad se la llama así en honor de sus sacrificados pobladores, porque tiene menos de 1000 habitantes- que posee un raro récord en su haber: es el punto del globo terráqueo en el que se registran las más bajas temperaturas.

verjoiansk

La Ciudad Mas Fría del Planeta

En esta ciudad, llamada Verjoiansk, muchas veces hubo menos de 70 grados bajo cero. Las casas son de madera, y la actividad principal consiste en la cría de caballos y renos. El único medio de comunicación esta representado por la radio, ya que los caminos no tardan en ser bloqueados por el hielo.

Los yakutos, pobladores originarios del lugar, resisten las inclemencias del tiempo debido a la adaptación que lograron luego de siglos de asentamiento. La ciudad fue fundada en 1630, pero los territorios pantanosos de las inmediaciones ya hacía mucho que servían de escenario para la vida de los yakutos. Verjoiansk está edificada a orillas del Yana o lana, río que vierte sus aguas –cuando no están congeladas– en el Océano Glacial Ártico.

Muy cerca se encuentran las cordilleras del mismo nombre. Las cadenas de Verjoiansk constituyen el contrafuerte septentrional de los montes Stanovoi. Miden aproximadamente 800 kilómetros de extensión y tienen una vertiente con perfil suave, la del norte, mientras que la otra es escarpada. Verjoiansk, que constituye el polo del frío del mundo, se halla a 107 metros sobre el nivel del mar y son sus parámetros los 67°33’31” de latitud norte y los 133°51’4″, de longitud este.

Se la llama el polo del frío del mundo debido a las mínimas temperaturas que en ella se registran. Las mismas se deben a la excesiva continentalidad de su clima. Este fenómeno motiva temperaturas extremas que se agravan por la proximidad al polo norte. En el verano, sin embargo, los valores no son tan bajos, hecho que determina que la amplitud térmica anual resulte enorme.

Durante cuarenta días al año no se ve la luz del sol en estas latitudes hiperbóreas, y sólo el paisaje imponente y el clima seco salva de la desesperación a los habitantes de esta desolada población de Verjoiansk, especie de aduar de yurtas e isbas construidas por los primitivos yakutas con maderos de la taiga meridional.

Las rudimentarias viviendas, resistentes al frío exterior, se hallan diseminadas sobre las dos márgenes del lana, helado casi todo el año, en una zona desolada, sembrada de pequeños lagos en cuya superficie han visto reflejarse, la estrella polar y raras veces la luna los condenados al destierro siberiano por la tiranía de los zares blancos y de los zares rojos, con el frío y la distancia por únicos y seguros guardianes, ante la mirada -indescifrable, como su lengua- de los yakutas.

Y bajo la corteza gélida, entre latundra y las taigas, ¡cuántos fósiles gigantescos de reptiles y paquidermos duermen intactos una hibernación de milenios! … Más allá, hacia el Oriente, al otro lado de las estribaciones orográficas de Kular, el suelo desciende en terrazas arenosas sobre capas del devoniano hasta asomarse al mar de Okhotsk, cerrado por la península de Kamchatka y la cadena insular de las Kuriles y Sajalín. Al Oeste, desde el lago Baikal hasta el Ártico, la extensa cuenca del Lena (nueve meses del año una cinta de hielo de 4.500 kilómetros), encierra esta región continental, la más fría del mundo alrededor de Verjoiansk.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Tomo II Ediciones Cuántica N°24

Descripción de las Selvas Tipos, Flora y Fauna Información

LOS TIPOS DE SELVAS – FLORAS Y FAUNA

Un lejano eco de tambores se esparce por el ambiente- Delgadas agujas de luz solar se filtran a través de la tupida malla vegetal. Cientos de murmullos surgen, como por encanto, desde todos lados, sin que podamos identificar a las fuentes de sonido. Esta imagen es laque, probablemente, nos evoque a la selva con más facilidad.

Pero la selva es todo esto y mucho más. Constituye la más exuberante y variada de las agrupaciones de flora y fauna que existen en la Tierra. Su difusión, ante todo en la zona que queda limitada por ambos trópicos, resulta muy amplia, encontrándose selvas de distintos tipos, en todos los continentes, excepto en Europa y América del Norte.

Selva

De acuerdo con sus características podemos clasificar a las selvas según las condiciones geográficas, que nos indican su mayor o menor proximidad con el Ecuador, o topográficas, que nos establecen el tipo de relieve que subyace en la zona estudiada. Podemos establecer así el siguiente cuadro:

TIPO DE SELVA              CONDICIONES      EJEMPLO
Tropical                       Geográficas          Selva Amazónica
Subtropical                 Geográficas         Selva Australiana
De llanuras                 Topográficas        Selva del Orinoco
De montaña               Topográficas        Selva Argentina

En realidad, el último tipo se origina a raíz de la concentración de la humedad, que precipita en forma de lluvias, en la ladera de la montaña que recibe el viento. En nuestro ejemplo la cadena que origina el fenómeno es la de las Sierras Subandinas.

Debemos agregar que si tenemos en cuenta las condiciones de humedad e impenetrabilidad de una selva, la que tiene rasgos más acentuados se denomina jungla. Su tupido follaje y su suelo pantanoso contrastan con los componentes de la selva espinosa seca, que es la transición con el próximo bioma o zona de vida: la sabana.

Desde un avión, la visión de una selva nos recuerda a un enorme mar verde, paralizado. Sin duda, lo que contemplamos son las copas de los árboles más altos; sin embargo, mucha es la flora que se oculta detrás de esta primera capa. Toda ella conforma una armazón continua. A treinta metros de altura, sobre el nivel del suelo se extiende la capa arbórea de los vegetales de la clase megafanerófita. Estos tienen hojas perennes, troncos tabulares y raíces chicas en comparación con el cuerpo total.

En un nivel menor se desarrollan las palmeras y arboles de poca altura, para llegar al estrato de los arbustos, que no supera los tres metros. Como vegetación intermedia podemos mencionar las epífitas y lianas, que cuelgan de los troncos y ramas dándole un aspecto aun más enmarañado a la selva.

La última capa, la herbácea, es bastante rala, ya que la falta de luz solar hace difícil el desarrollo de la pequeña flora. Pueden mencionarse muchos musgos, helechos, hongos y liquenes, así como algunas plantas de hojas grandes (para captar más luz) lustrosas y escurridizas. Estas dos últimas propiedades les son útiles para evitar el exceso de agua.

Helecho

Musgos

En contra de lo que comúnmente se piensa, en la selva predominan los animales más pequeños: los insectos. Muchos de ellos son temibles como algunas especies de hormigas, avispas u orugas. Aparte de la increíble variedad de peces que habitan los ríos de la jungla, se destacan los reptiles, entre los que podemos encontrar cocodrilos, iguanas, lagartos y serpientes. De estas últimas, en las selvas habitan las de mayor tamaño, que matan a sus presas apretándolas entre sus anillos.

Como ejemplo citaremos a la lampalagua, la boa constrictor, la pitón y la anaconda. Tienen gran difusión también los monos o simios, de hábitos arborícolas. Muchos de ellos, como el chimpancé, el orangután, el gorila y el gibón, han llamado la atención a los biólogos por sus grandes similitudes con el hombre.

Las aves se destacan en el ambiente selvático por su vistoso plumaje. Ejemplos típicos son: los papagayos, el tucán y diversas variedades de colibríes. Los animales mayores, que muchas veces alternan la vida selvática con incursiones a la pradera o la sabana, son, entre otros, el tapir, el venado, félidos como el tigre, y la pantera, y el león, la hiena, el elefante, la cebra, el rinoceronte y el hipopótamo.

Los habitantes humanos de la selva aún conservan costumbres atávicas y viven atrasados varios siglos. Esto ocurre en aquellas zonas donde, por un aislamiento excesivo, los adelantos técnicos no pudieron difundirse en forma adecuada.

En los últimos años, sin embargo, se ha revalorizado el concepto de la selva por razones que en seguida se expondrán. En efecto, a medida que las grandes áreas ciudadanas acusan el alarmante proceso de contaminación ambiental que envilece elementos naturales como el aire, él agua y la tierra, son muchos los que vuelven los ojos hacia los medios vírgenes para juzgarlos como una reserva importante en el porvenir de la humanidad.

Así, por ejemplo, los ecólogos revalorizan la selva, el monte y el bosque, por considerarlos como zonas exentas de los peligros de la industrialización. Es más: se considera que las selvas vírgenes que quedan en el mundo tal el caso de algunas regiones centrales de África, América del Sur, Asia Ecuatorial, islas de Oceanía, ciertas partes del Himalaya y otras cordilleras, son verdaderos reguladores climáticos.

En tal sentido, ecólogos y climatólogos se han pronunciado en contra de la transformación de amplias zonas del Mato Grosso, por considerar que el talado de los árboles alteraría la relación de humedad y, por ende, sobrevendrían cambios importantes en los regímenes pluviales.

Entre la necesidad de nuevas tierras aptas para el cultivo y la preservación de elementos tan importantes como la madera y los espacios verdes, ha de mediar una política de criterioso respeto entre la exigencias del presente y las preocupaciones de un futuro mediato.

Por fortuna, un nuevo enfoque científico ha puesto límites al deslumbramiento del progreso ininterrumpido y ha comenzado a analizar críticamente los logros de todo proceso que renuncie al legado natural de la humanidad.

Etnólogos, sociólogos, ecólogos y etólogos miran hoy Con interés las grandes áreas verdes donde el calor y la vegetación lujuriante muestran una realidad distinta al frío cemento de las cosmópolis donde el hombre pierde contacto con el medio biológico que lo nutrió hereditariamente.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Tomo II Ediciones Cuántica N°24

Plataforma Submarina Argentina Geología y Riqueza

Plataforma Submarina Argentina

CONCEPTO Y RECURSOS NATURALES DE LA PLATAFORMA CONTINENTAL

Si consideramos aun muy esquemáticamente a la Tierra, llegaremos a la conclusión de que su superficie no es homogénea, Posee convexidades y concavidades. Las primeras constituyen las tierras emergentes, o sea, los continentes; las segundas, están cubiertas por grandes masas de agua: los océanos. Existe, estructuralmente, una faja de contacto que se localiza en la zona donde las curvaturas cambian de sentido, es decir, en la transición entre convexidades y concavidades. Esta faja se denomina plataforma submarina.

Geológicamente la plataforma continental, también llamada submarina, es la superficie del territorio  costero que se va extendiendo debajo del océano, como consecuencia de la prolongación natural de esas costas. En una superficie submarina que va avanzando hacia adentro del mar, con una suave pendiente que casi no supera a 1° de inclinación.

El ancho de esa superficie sumergida es medida en kilómetros a partir de la costa del continente hasta  el comienzo de un gran escalón submarino, denominado talud continental, donde la pendiente del lecho del océano es mas vertical y la profundidad cambia notablemente, llegando hasta el fondo marino profundo, zona que geológicamente tiene otra composición. Este talud separa a la plataforma continental del fondo marino profundo denominado: llanura abisal

De acuerdo con la Ley del Mar de Naciones Unidas, plataforma, talud y hasta una porción de la emersión continental puede ser reivindicado por los Estados ribereños y a tal fin la República Argentina ha presentado los planos correspondientes, y en marzo de 2016, la Comisión del Límite Exterior de la Plataforma Continental (CLPC), dependiente de las Naciones Unidas, dictaminó sobre cuáles son los límites marítimos de la Argentina y estableció que la plataforma continental, Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y Antártida Argentina son parte de nuestro territorio. Con esto, el país aumentó su plataforma marítima en un 35%, es decir, exactamente 1.782.000 kilómetros cuadrados. 

 La plataforma continental argentina  se extiende en dirección N-S desde la desembocadura del Río de la Plata hasta el sur del archipiélago de Tierra del Fuego. La plataforma continental argentina   tiene una superficie aproximada de 1.000.000km², una longitud máxima de 2.300 km en el sentido NNE-SSO, y un ancho promedio de 440km en sentido E-O, con un mínimo cercano a los 180km frente a las costas de la península Mitre (este de la Isla Grande de Tierra del Fuego), y un máximo de 880km, en el sector norte de las islas Malvinas. Presenta una profundidad máximacercana a los -250m inmediatamente al oeste de las islas Malvinas.

plataforma submarina argentina

Más allá de la costa, el relieve continental se prolonga debajo del mar en la plataforma continental. Esta se caracteriza por su gran extensión, que se estima en más de milllón de kilómetros cuadrados, y por su pendiente suave, con una profundidad de aproximadamente 200 metros. Su ancho varía entre los 210 km, frente a Mar fe Plata, y los 850 km, a la latitud de ias islas Malvinas.

esquema de la plataforma submarina argentina

Sobre la plataforma continental el estado ribereño ejerce derechos exclusivos de soberanía para la exploración y explotación de los recursos naturales allí existentes (artículo 77 de la Convemar). Los fondos oceánicos que queden más allá de los límites que fijen los estados están bajo la jurisdicción de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos y son considerados para beneficio de toda la humanidad. El fondo oceánico profundo con sus crestas oceánicas y su subsuelo, queda fuera de la jurisdicción de los estados.

CARACTERÍSTICAS: La plataforma submarina es simplemente continente inundado por el mar. En la plataforma submarina argentina el mar apenas alcanza los 200 m. de profundidad, sus aguas albergan importantes recursos pesquero y es una zona de nuestra soberanía naciona.

A lo largo de la historia geológica del planeta el nivel del mar vario con frecuencia, y las plataformas submarinas emergieron de la superficie o quedaron hundidas en otros momentos. La constitucion geológica de la plataforma submarina es igual a la de los continentes y por eso mismo es muy diferente a la de los fondos marinos profundos.

Mientras estos fondos están constituídos por rocas volcánicas, la constitución de las plataforma está formada por rocas plutónicas , metamórficas y grandes pilas de rocas sedimentarias profundamente enterradas. Gran parte de los sedimentos continentales terminan en la plataforma por la accion de los ríos y de los vientos.

Los sedimentos mas gruesos como arena y canto rodado son generalmente acumulados cerca de la costa y en la plataforma, en cambio los sedimentos mas finos quedan  suspendidos en el mar por mucho tiempo y son desplazados por las corrientes hacia zonas alejadas, donde terminan formando parte del fondo oceánico.

La plataforma ha ocultado durante muchísimo tiempo un material mas importante que los sedimentos, que tiene desde hace mas de un siglo un importante uso como energía no renovable, y que lo conocemos como petróleo.

Durante la Segunda Guerra Mundial cuando el mundo necesitaba mas anergía y el precio del crudo de petróleo comenzó a aumentar, el hombre comenzó a mirar el fondo del mar, porque los geólogos ya sabían que el las profundidades del océano había grandes posibilidades para la explotación del ese oro negro.

A partir de 1942 se diseñaron las primeras plataformas petroleras modernas y la Argentina no fue ajena a este proceso, pues nuestra plataforma era un importante reservorio de petroleo y gas. El lugar para iniciar la actividad fue la boca del Estrecho de Magallanes y el Golfo de San Jorge en sur de la Patagonia.

Hacia el océano la plataforma está limitada por el Talud y la Elevación Continental, y a su vez la zona entre ambos límites forman lo que llamamos el Margen Continental, este se extiende desde los 35° de latitud sur, donde tiene un ancho de 500 Km., hasta la punta sur del Golfo de San Jorge donde alcanza los 850 Km de ancho. A partir de alli se extiende hacia el este formando un arco que se une con la península antártica, arco que se conoce como el Arco de Scotia.

El margeN continental argentino, puede dividirse en dos partes, una al sur y otra al norte del paralelo 49 de latitud sur. Al sur, en el arco de Scotia,  se encuentran los archipiélagos de las Islas Sandwich del Sur, Georgias del Sur, Islas Orcadas y el archipélago de las Islas Malvinas.

La parte norte se extiende por mas de 1.500.000 km² y tiene un talud pronunciado, alli bajo el agua hay un enorme y variado paisaje verde que nada tiene que envidiarle lo que vemos en la superficie. La historia de la nuestra plataforma submarina, se remonta a unos 250 millones de años atrás, donde existía un solo continente que se llamaba Gondwana, que reunía a los actuales continente de América del Sur, Africa, la Antártida, la India y Australia.  Unos 100 millones de años despúes el desmembramiento de esas masas territoriales , vino a formar los acéanos Atlántico e Indico, mas la separación de las masas continentales. Esa separación creo importantes movimentos y la formación del Arco de Scotia.

La parte norte es la que sufrido menos desplazamientos, pero en la zona sur del paralelo 49 las masas continentales se deslizaban lateralmente unas con otras, dando lugar al Pasaje de Drake, que separa la Antártida de América del Sur, al arco volcánico de las Islas Sandwich del Sur, y a la plataforma submarina mas austral.

movimiento de masas territoriales

Con el tiempo, hasta nuestros días el océano fue moldeando su lecho, y las costas de Argentina, creando una gran plataforma submarina, cuna de una gran fuente de energía y de un importante medio de subsistencia.  La plataforma submarina argentina es la mas rica del mundo en Fitoplacnton y Zooplancton, es decir plantas y animales microscópicos muy buscados por el hombre.

A principio del siglo XX comenzó la pesca en el Mar Argentino que está contenido en la plataforma argentina, extrayendo con redes merluzas y lenguados, desde entonces Argentina se incorporó en el mercado mundial como un importante exportador, abriendo nuevos puertos, como el de San Antonio y Puerto Deseado y construyendo barcos mas grandes y modernos.

La plataforma submarina argentina, a pesar que no está a la vista, es parte fundamental de la economía nacional, su petroleo, sus peces, sus aguas, su relieve y sus islas, son parte de la riqueza, no solo de Argentina, sino también del Planeta, que vive transformaciones cada vez mas rdicales y que exige dia tras dia, que mieremos, conoscamos y cuidemos los recursos naturales.

Esta enorme región escondida en la profundidad del mar, esconde paisajes que aun tiene mucho para ofrecer y sorprender.

EL MAR ARGENTINO:
El Mar Argentino o mar epicontinental se extiende sobre la plataforma continental. Sus aguas presentan importantes variaciones en cuanto a temperatura y composición química, lo cual permite el desarrollo de una fauna y una flora abundante y diversa.

Por ejemplo, las variaciones de temperatura se deben, en gran medida, a la presencia de diferentes corrientes marinas. En el Mar Argentino se presentan, con dirección opuesta, la corriente cálida del Brasil, que avanza hacia el sur, y la corriente fría de Malvinas, que se desplaza hacia el norte; la corriente Patagónica, de alcance local, lleva aguas frías, en sentido casi paralelo a la costa. Además, cerca de la costa, la salinidad del agua (es decir, la proporción de sales) es menor que mar adentro, entre otras causas por el aporte de las aguas dulces continentales.

Estas variaciones en la temperatura y en el tipo y la cantidad de minerales permiten, junto a otros factores, la formación de una variedad de zonas o ambientes acuáticos donde viven distintas especies de peces de valor comercial. Por ejemplo, en las aguas del sector bonaerense, más próximas a la superficie, viven anchoítas, bonitos, caballas, anchoa lisas, pejerreyes y comalltos.

En las aguas más profundas se encuentran especies de origen subtropical, favorecidas por la corriente de Brasil, como la corvina negra, el besugo, la pescadilla y el mero; también, algunas especies de origen subantártico, debido a la presencia de la corriente de Malvinas, como la merluza bonaerense, la merluza de cola, la castañeta y el abadejo.

ALGO MAS SOBRE EL TEMA…

Los rayos del sol penetran en el océano brindándole la posibilidad de albergar vegetales cuyo metabolismo se basa en el proceso de fotosíntesis. Este grado de penetración varía según la turbiedad de las aguas, pero se estima que con aguas muy claras llégamenos del 1 % de la energía luminosa de la superficie hasta el límite de los 200 metros de profundidad. Más allá, prácticamente no hay luz. Por ello, la importancia de la plataforma submarina, ya que en ella se albergan los vegetales que integran el plancton junto con pequeños animales que no tienen movilidad propia y que se alimentan de los primeros. Toda unacadena se estructura a partir de ellos, que da, directa o indirectamente, posibilidades de alimentación a especies de mayor tamaño y gran movilidad, como son los peces.

La fauna y flora bentónica, es decir la que se arrastra por el fondo marino, tiene en la plataforma condiciones de luminosidad que le permiten desarrollarse. Como conclusión, puede afirmarse que las áreas de mayor riqueza ictícola del océano se localizan en las plataformas submarinas. La pesca es una actividad económica de gran importancia, que adquiere cada vez mayor auge debido al aumento de la población en el mundo, que requiere más y más proteínas para nutrirse. Además, la presencia de petróleo en vastos sectores de la plataforma, así como otros minerales de gran valor, ha abierto nuevas perspectivas de explotación a estas fajas de terreno sumergido.

Según lo establecido en convenios internacionales, como el de Ginebra, de 1958, los países ribereños poseen soberanía sobre las plataformas que corresponden a sus líneas costeras. Incluso se permite ampliar la zona de explotación hasta profundidades mayores, donde la pesca resulte posible.

Muchos países, particularmente aquellos que poseen altos cordones montañosos próximos a la costa, como Chile, cuentan con estrechas plataformas, ya que por lo general, a grandes alturas en el continente corresponden grandes profundidades en el océano. En Estados con costas de llanura, como la Argentina, la plataforma es amplia y la cubren mares epicontinentales de jurisdicción local.

Fuente Consultadas:
Video del Canal Encuentro Sobre Geografía Argentina
La Enciclopedia del Estudiante Tomo 21 Geografía Argentina
Enciclopedia Joven Editorial Cuántica Fasc. N°36 La Plataforma Submarina
Sitio Web: http://www.plataformaargentina.gov.ar/es/plataforma

 

La Cuenca del Mississippi – Hidrografía de Estados Unidos

IMPORTANCIA Y CARACTERÍSTICAS  DEL RÍO MISSISSIPPI

El Mississipi forma, junto con el Missouri, uno de los ríos más largos del mundo (6.260 km). Es el «agua grande» de los algonquinos, ya que en su lengua mis significa «grande», y sipi, «río». Con sus numerosos afluentes, el Mississipi-Missouri constituye una de las más hermosas redes fluviales que existen. Las aguas de estos ríos riegan un territorio cuya superficie equivale aproximadamente a un tercio de la superficie total de Estados Unidos.

El Mississipi-Missouri, que nace en la región de los grandes lagos, atraviesa de norte a sur la parte central de Estados Unidos. El río ha contribuido, por otra parte, a la formación de la llanura central de Norteamérica, llanura de origen aluvial.

HIDROGRAFÍA DE EE.UU.: Surcan el territorio muchos grandes ríos. El más importante es el Mississipi (“Padre de las Aguas”, en lengua algonquina), uno de los más caudalosos del mundo. Nace en el lago Itasca (Minnesota) y desemboca en el golfo de México por cuatro  bocas y varios  ramales, formando un delta de 32.000 km2. Su longitud es de 3.975 km, pero con su principal tributario, el Misuri, forma la tercera vía fluvial más larga del mundo, con 6.230 km. Atraviesa los Estados de Minnesota, Iowa, Illinois, Misuri, Kentucky, Tennessee, Arkansas, Misisipi y Luisiana.

Sus afluentes más importantes son el Minnesota (534 km), lowa (480), Des Moines (526), St. Francis (684), White (1.110), Arkansas (2.333), que a su vez recibe afluentes de más de 1.000 km; Ouachita (974) y Washita (805). Del Este: Wisconsin (692 km), Rock (480), Illinois (800) y Ohio (1.579).

El Misuri recibe también afluentes valiosos como el Osage (800 km), Kansas (480), que recibe a su vez al Republican (724) y Smoky Hill (869); Pequeño Misuri (901), Yellowstone (1.080), Milk (1.006) y Dakota (1.143). La cuenca del Misuri es de 1.370.000 km2; la del Ohio, de 523.000, y la del Misisipi y sus afluentes, de 3.206.000 km2.

La red navegable de esta cuenca es de 24.500 km. Los ríos de ¡a vertiente del Atlántico nacen en los Apalaches. Los principales son el Susquehanna (715 km), Delaware (660), Hudson (492), que comunica con los Grandes Lagos y con el San Lorenzo; Connecticut (655 km), Penobscot (480) y Potomac (804), sobre cuya margen izquierda se alza la capital del país.

En estos ríos el mar penetra en sus estuarios y hace posible el fácil acceso de grandes navios. En sus orillas hay muchas ciudades populosas. En el golfo de México desembocan, además del Mississipi, el Ala-bama (565 km). Grande del Norte o Bravo (2.800), que sirve de límite, en parte, con México; el Tombigbee (658 km), PearI (789), Brazos (1.400) y Colorado (1.352), en Texas.

La vertiente del Pacífico incluye como ríos más importantes al San Joaquín (510 km), Columbio (1.950), con su afluente el Snake (1.670); Sacramento (615) y Colorado. Este río, de 2.334 km, corre por la garganta conocida como Cañón del Colorado, en Arizona, cuyo último tramo, llamado Gran Cañón, tiene 1.500 m de profundidad, 347 km de longitud y 6,5 a 28 km de ancho.

En Alaska está el Yukón, de 3.185 km, con importantes afluentes, como el Tanana, Kuyakú, Kuskokwim, navegable en 1.000 km, y  otros.

Lagos. En la frontera con el Canadá hay un   conjunto   notable   de   lagos:   Superior (82.500 km2), el más grande del mundo, exceptuado el Caspio, al que se considera un mar interior; Hurón (59.250 km2), Erie (25.700) y Ontario (19.500).

Entre estos últimos corre el río Niágara, con sus famosas cataratas de 50 m de altura, 427 de ancho máximo, y terceras en el mundo por su caudal. Otros lagos: Michigan (58.000 km2), Gran Salado (4.650), en Utah, cuyas aguas son seis veces más saladas que las del mar; George y Champlain,- en el Estado de Nueva York; Kentucky, Red (Minnesota) y Pont-chartrain (Luisiana). La cantidad de lagos menores que tiene Estados Unidos es inmensa;  en  la  Florida  hay 30.000; en Michigan 11.037.

HISTORIA:

El explorador español Fernando de Soto fue probablemente el primer blanco que vio el Mississipi. La expedición española, que iba en busca de oro, llegó hasta el río en 1541, cerca del lugar en donde hoy se levanta la ciudad de Memphis (Tennessee). De Soto atravesó el río y siguió su camino. Al año siguiente volvió a encontrar el Mississipi, aunque mucho más al sur. Murió a causa de las fiebres y echaron su cuerpo al río. Los españoles no fundaron establecimiento alguno en la región.

En 1662 el francés Cavelier de la Salle descubrió a su vez el Mississipi y tomó posesión de todo el valle en nombre de Francia; bautizó la región con el nombre de Luisiana, Por el Tratado de París de 1763, Luisiana se convirtió en una colonia inglesa. En 1803, finalmente, la región que comprende el curso inferior del Mississipí entró a formar parte de Estados Unidos.

Durante la guerra de Secesión el río representó un importante papel, y en sus orillas se enfrentaron a menudo tropas nordistas y sudistas, combates entre los que cabe destacar la batalla de Vicksurg, ciudad que cayó, en 1863, en-manos de las tropas de la Unión, que se aseguraron de este modo el control del río.

El Missouri, en cambio, fue descubierto por los blancos un siglo después que el Mississipí, y el mérito correspondeponde a dos franceses: Louis Jolliet y Jacques Marquette.

Cerca del lugar en donde el Missouri desemboca en el Mississipí, el comerciante de pieles Pierre Lacléde Liguest fundó la ciudad de San Luis. A principios del siglo XIX (1804-1806), los pioneros norteamericanos Lewis y Clark emprendieron una expedición a lo largo del Missouri que les llevó hasta las montañas Rocosas.

A mediados del siglo XIX, cuando se dirigían a Utah, los mormones siguieron igualmente el curso del Missouri. El Mississipi y el Missouri se unen unos kilómetros al norte de la ciudad de San Luis. Antes de alcanzar la ciudad, los dos ríos fluyen separadamente uno al lado del otro. Cuando, finalmente, ambas corrientes llegan a reunirse, el Mississipi adquiere el color lúteo del Missouri. El primero termina su recorrido en el golfo de México, en un delta de múltiples ramificaciones.

El Missouri y el Mississipí reciben las aguas de numerosos afluentes que descienden de las montañas Rocosas o de los montes Apalaches. Estos afluentes son bástante caudalosos y tienen a menudo carácter torrencial, por lo que en algunas ocasiones el Mississipi-Missouri ve perturbado su plácido fluir y se sale de madre. Estos desbordamientos son causa de inundaciones que causan incontables daños.

La cuenca del Mississippi, una de las zonas agropecuarias más importantes de América y del mundo
Durante la Segunda Guerra Mundial fue una de las primeras abastecedoras de Europa; cuenta además con recursos minerales como carbón y petróleo.

El río Mississippi nace en el lago Itasca y su afluente más importante por la margen derecha, es el Missouri, uno de los ríos más destructores de los Estados Unidos. Nace en las Rocallosas y antes de confluir con el Mississippi recorre la zona árida del Oeste por lo que arrastra un gran volumen sedimentario.

Sus desbordes son muy temidos por los agricultores de la zona, uno de ellos provocó la gran inundación de 1951 que anegó más de 800 000 ha. de tierras cultivadas, produjo numerosos muertos y dejó a más de 200 000 personas sin hogar.

mapa cuencia mississippi

Desde 1944 el gobierno de los Estados Unidos encaró un proyecto de control de crecidas, que consiste en regular el caudal mediante represas, algunas de las cuales figuran entre las más grandes del mundo. Estas presas tienen una capacidad de 93 000 millones de metros cúbicos. Además de evitar las inundaciones, el agua contenida en ellas alcanza para superar tres años de sequías.

En toda la llanura Central se practica una agricultura comercial que por el intenso uso de fertilizantes y plaguicidas tiene alto rendimiento y por el aumento de la mecanización ocupa cada vez menos mano de obra. En 1920, alrededor de 32 000 000 de habitantes eran hacendados o granjeros, en 1960 los rancheros y sus familias sumaban 15 000 000 y en 1980 la población rural había disminuido a 6 200 000 personas.

Imagen del Río Mississippi

El maíz es el más importante de los cultivos de los Estados Unidos, la producción llega al consumidor en forma de leche, quesos, carne de cerdo y aves de corral pues la mayor parte del maíz se destina a forraje. Además este cereal es materia prima de una industria muy versátil, pues por destilación se obtiene gasohol (alcohol combustible) que se utiliza en las maquinarias agrícolas y en otros vehículos. Los científicos extraen de este cereal medicamentos, aceite, vitaminas, edulcorantes y minerales; se ha producido una película de plástico biodegradable que puede sustituir a los plásticos derivados del petróleo.

En el área ocupada por el cinturón maicero, en los últimos años ha tenido gran expansión el cultivo de la soja cuyo destino es similar al del maíz.

Hasta aproximadamente el meridiano de 100° Oeste se extiende el cinturón triguero. Como las temperaturas varían de Norte a Sur se dan distintas variedades de este cereal, desde el trigo de primavera en Canadá hasta el de invierno en los Estados Unidos. El monocultivo triguero se abandonó por la introducción de nuevos cultivos como girasol y remolacha azucarera.

PARA SABER MAS SOBRE EL RÍO MISSISSIPI:

La región que atraviesan los dos ríos en su curso superior, antes de alcanzar la ciudad de San Luis, es la pradera, zona esteparia cubierta de pastos cuya tierra es de excelente calidad. Las tierras de la pradera contienen mucho humus, y bajo la vegetación, incluso en los bosques, se encuentra una capa negra y espesa, rica en elementos fertilizantes y cuya actividad biológica es suficiente para obtener una mezcla ideal de Sustancias orgánicas y minerales: En estas tierras, que forman parte del wheat belt, se cultiva principalmente el trigo de invierno. Más al sur empieza el corn belt, o región del maíz.

El estado de Missouri es un gran productor de ambos cereales. Debido a estos extensos cultivos, la pradera ha perdido su aspecto pintoresco. De su aspecto anterior sólo quedan unos pocos ejemplos en alguna reserva natural.

A partir de la confluencia del Missouri con el MississipI se inicia el curso medio del río, y un poco más abajo encontramos la ciudad de San Luis, que se convirtió rápidamente en un gran centro comercial. Los campesinos llegaban a ella desde muy lejos para vender sus productos y hacer sus compras.

El cotton belt, o región del algodón, empieza a mitad de camino entre San Luis y Memphis. El algodón es el principal cultivo de Mississipí, que es uno de los mayores productores mundiales. Las plantaciones aumentaron considerablemente a partir de 1793 como resultado del invento de una máquina y después de importar una variedad de filamentos largos.

El curso inferior del Mississipí riega Luisiana. En este estado precisamente se construyeron la mayoría de los diques destinados a evitar las inundaciones. El delta produce principalmente caña de azúcar. Este delta se extiende cada año un poco más, a veces hasta 50 ó 70 m., debido a las tierras que arrastra el río

El Mississipi-Missouri no es una vía de comunicación fluvial muy activa; el nivel del agua es tan pronto demasiado bajo como demasiado alto, mientras los bancos de arena constituyen un serio obstáculo para la navegación regular. El río, en cambio, sirve para los desplazamientos de tipo regional.

Desde 1928, y especialmente después de la segunda guerra mundial, se emprendieron importantes trabajos para mejorar su navega-bilidad: esclusas, presas y canales. También se construyeron embarcaciones especiales para reemplazar a los célebres vapores movidos por aquellas enormes ruedas de palas.

Centenares de puentes atraviesan el Mississipí; el más antiguo es probablemente el Stone Arch Bridge, en el estado de Minnesota, y el más conocido, el Eads Bridge, entre San Luis (Missouri) y East Saint Louis (Illinois).

Fuente Consultada:
GEOGRAFÍA América y Antártida Lorenzini-Balmaceda-Echeverría Editora AZ
Enciclopedia Juvenil AZETA Editorial CREDSA Tomo IV – El Mississipi

Conservación de los Bosques Importancia e Impacto Ambiental

DISTRIBUCIÓN DE LAS COMUNIDADES DE PLANTAS
¿Por qué las selvas se encuentran únicamente en las regiones tropicales? La aparición y distribución de cualquier tipo de comunidad de plantas dependen de tres factores: el climático —que incluye la influencia de la iluminación solar, de la temperatura, del viento, de las lluvias- y de la humedad—; el del suelo o edafológico —composición y propiedades del suelo que soporta   la   comunidad   de   plantas—,   y   el biótico —principalmente, la influencia de la población animal sobre la comunidad.

El factor climático es, sin duda alguna, el más importante de los tres. La gran variación de los climas, a través del mundo, es la que origina los cinturones de vegetación característicos de las formaciones de plantas. Cualquiera que sea la calidad del suelo, una selva no crecerá nunca en Europa occidental.

Las selvas necesitan humedad, calor y una fuerte luminosidad a lo largo de todo el año; estas condiciones sólo se reúnen en las regiones tropicales. En cambio, Europa occidental —con sus veranos húmedos y templados, y sus inviernos más fríos— es ideal para los árboles de hoja caduca.

Bosque

Ver: Impacto de la Deforestación

El factor del suelo o edafológico tiene una influencia secundaria, pero en modo alguno despreciable, en las comunidades de plantas. Los tipos de asociación y consociación, en el interior de una formación de plantas, dependen, en gran parte, de los suelos. Por ejemplo, en la categoría de árboles de hoja caduca, el roble monopoliza, generalmente, los bosques bajos. El motivo es que los robles están adaptados a las arcillas pesadas y húmedas, que suelen formar las áreas más bajas.

Las hayas prefieren suelos ligeros, de poca profundidad, calizos, y, por tanto, crecen desperdigadas sobre los collados y las colinas calizas. Suelos de arena fina, bien drenados, favorecen el crecimiento de abedules y pinos. Aquí también pueden encontrarse robles, pero éstos (Quercus petraes) pertenecen a una especie distinta del roble pedunculado (Quercus robur) de los suelos bajos arcillosos.

El factor biótico significa, teóricamente, la acción de todos los organismos sobre la comunidad de plantas, incluyendo la influencia de unas plantas sobre otras. Pero, en general, este término se utiliza para designar el efecto de la población animal únicamente. Incluye los animales que viven en la tierra, como las lombrices de tierra, las bacterias y los virus; los insectos que trasportan el polen; las larvas destructoras; los animales que ramonean y pastan, como los ciervos y los conejos; las aves que trasportan las semillas.

El factor más importante en las características de toda comunidad de plantas es el hombre. El impacto del hombre en la comunidad de plantas, con su hacha, su arado y sus rebaños de animales que pastan, es inmenso. Por ejemplo, hace tres mil años, Gran Bretaña se encontraba totalmente cubierta de bosques (excepto en las altas montañas, en los pantanos y en las marismas).

Siglos de agricultura han hecho retroceder los bosques hasta la escasa extensión que ocupan hoy día. En lugar de ellos se encuentran comunidades de plantas completamente artificiales —campos de cosechas y pastos cuidadosamente preservados por el hombre para impedir la invasión de las plantas inútiles   (las malas hierbas).

CONSERVACIÓN DE LOS BOSQUES: La vida en un terreno inculto comienza por la zona de hierbas, a la que sucede el monte bajo y los bosques. Estas etapas pueden observarse en muchos brezales y terrenos de pastos comunes y culminan con las formaciones forestales. En el bosque verdadero o bosque alto, predominan los árboles de tronco bien desarrollado, que no se ramifican sino a cierta distancia del suelo, y son aprovechables para la producción de madera.

En la actualidad, el bosque se extiende por dos zonas principales del mundo, uns situada en las regiones ecuatoriales, densamente poblada por una vegetación mixta y de hoja perenne (es decir, siempre verde), y otra en las regiones nórdicas de clima moderado, formada por los bosques de coniferas y especies de hoja caduca, de América y Eurasia. Las condiciones climatológicas (por ejemplo, la falta de lluvia) no favorecen la proliferación del arbolado en las zonas batidas por los vientos alisios, en las inmediaciones de los trópicos.

Con la entrada del hombre en escena, comenzó la tala de las selvas, que trajo como consecuencia la pérdida de extensas zonas de bosques. Al principio, el hombre buscó en éstos resguardo y terrenos de caza; después empezó a cortar árboles para fabricar armas y utensilios y construir refugios, y, finalmente, fueron talados en gran escala, para dedicar el terreno a la agricultura y a la edificación de pueblos y ciudades.

Desde hace mucho tiempo, año a año la demanda de madera aumenta sin cesar, ya que, aparte de los usos tradicionales, se emplea como materia bruta en la manufactura de seda artificial, del papel y de los plásticos. Además, los bosques tienen cierta influencia sobre el clima y cooperan decisivamente en el mantenimiento y la conservación del suelo.

La destrucción masiva de bosques en el pasado ha dado lugar a que los países con gran densidad de población sean deficitarios en madera, y a que muchas zonas presenten, hoy día, una intensa erosión del suelo, como resultado de la desaparición de los bosques.

El problema actual es mejorar los bosques existentes, y repoblar, en lo posible, nuevas zonas. Este es el fin de la silvicultura, ciencia que se ocupa del cultivo, conservación, mejora y aprovechamiento científico de los bosques, y de la repoblación forestal, a fin de asegurar un suministro continuado de maderas de calidad, así como la estabilidad del suelo.

MEJORA DE LOS BOSQUES EXISTENTES
Muchos bosques existentes son de baja calidad y contribuyen poco, o nada, a la producción maderera. Estos bosques, de escaso rendimiento, se pueden restaurar y hacer que den resultados económicos, lo que, en general, significa transformarlos en bosque alto.

Durante muchos años se ha practicado la explotación del monte bajo mediante talas periódicas. Los árboles, tanto los que hayan sido plantados como los que crezcan espontáneamente, se cortan cerca de la base, dejando un haz de retoños, que regenerarán el árbol en unos pocos años, al cabo de los cuales se talan de nuevo; y la madera cortada encuentra diversas aplicaciones en los medios rurales, tales como fabricación de mangos para herramientas y construcción de cercas.

Muchas de estas aplicaciones han caído en desuso, por lo que se ha abandonado el aprovechamiento del monte, dejándolo en estado silvestre. En general, es mejor convertirlos en bosque alto, excepto en los lugares en que la demanda de madera para cercados y vallas haga rentable su explotación.

El avellano y el castaño son las dos especies más útiles para estos fines, y también las más difíciles de transformar en bosque alto, ya que continuamente nuevos retoños crecen con rapidez desde la base. Existen varios métodos para convertir el monte bajo en bosque alto, y la elección del más adecuado depende de las especies ya existentes, de las que se desee tener, y de las condiciones del bosque.

Aclarar totalmente el bosque y repoblarlo con plantones de vivero es muy costoso y no produce tan buenos resultados como los obtenidos por otros medios. Más adecuado resulta ir situando los plantones a medida que se tala el bosque, con lo que no se altera el aspecto general de éste, y además los árboles jóvenes encuentran protección; pero el desarrollo de las hierbas limita las especies que se pueden trasplantar a las coniferas de crecimiento rápido.

También da buenos resultados el aclarar totalmente franjas o pequeñas zonas de bosque, repoblarlas y esperar a que se desarrollen los árboles para ir cambiando, poco a poco, el bosque entero, aunque esto tiene el inconveniente de que los árboles resultantes son de distintas edades, pues únicamente unas cuantas franjas forestales suelen ser aclaradas a la vez.

Otro método es seleccionar plantas singulares, para que crezcan y se transformen en árboles útiles. Éste es el método más rápido de transformar un bosque bajo en alto, pero está limitado a los casos en que las condiciones sean adecuadas para un crecimiento rápido de aquellas especies.

El arce blanco, plátano falso o sicómoro, el roble y el fresno dan buenos resultados, pero el avellano, por supuesto, no puede nunca transformarse en bosque alto. El bosque así obtenido se complementa con los árboles crecidos a partir de las semillas caídas, los cuales pueden servir para llenar los huecos existentes, no presentando gastos de plantado, lo que compensa, . hasta cierto punto, las enormes desventajas de que todos los árboles no sean de la misma edad.

Un método popular, en los siglos pasados, para la producción de madera, fue el plantar árboles maduros entremezclados con el monte bajo, método que no presenta el más mínimo interés económico, por lo que el mejor tratamiento en estos casos es talar los árboles maderables y tratarlo como a un bosque bajo corriente.

Los bosques que han sido descuidados o arruinados por una tala indiscriminada o por incendios pueden recuperarse por varios métodos. Los árboles sanos que queden, se conservan para que den protección, y, siempre que se pueda mantener alejados a los conejos, el bosque puede regenerarse de forma natural, bien con plantones o por ambos métodos a la vez.

Los bosques formados por árboles viejos o raquíticos no pueden producir nunca buena madera, ya porque procedan de bosques bajos descuidados o a causa de que el suelo no sea el conveniente para esas especies. El abedul es el árbol más común en dichos bosques, pero en muchas zonas se dan el cornejo o sanguiñuelo y el espino.

La única solución es plantar nuevas especies, aclarando franjas o pequeñas zonas de terreno, que ganen altura con rapidez sobre los árboles bajos existentes. Estos últimos mueren pronto, o bien se cortan. Si el monte bajo es muy claro, se pueden plantar, entremezcladas, coníferas que den sombra, ya que, al crecer éstas, los demás árboles raquíticos morirán y serán arrancados.

CREACIÓN   DE  NUEVOS BOSQUES
Antes de plantar un nuevo bosque, se debe estudiar con cuidado el suelo y las condiciones climatológicas, para decidir las especies más adecuadas, y si es más indicado un bosque homogéneo o uno mixto, misión que corresponde a los técnicos forestales.

El terreno se ara, si las pendientes lo permiten, y los árboles jóvenes se plantan en hoyos o hendiduras practicados en el césped. La mayoría de los nuevos bosques se plantan en terrenos cubiertos de hierbas y arbustos, y en las laderas de las montañas, empleándose coniferas tales como el pino, el pinabete, el abeto, etc.

Dichos árboles producen madera blanda, de la que existe gran demanda en la actualidad. Las coniferas crecen con más rapidez que los árboles de madera dura y hojas anchas, y, aunque individualmente son de menos valor, dan lugar a una regeneración más rápida de un área determinada.

Cuando se obtienen bosques maduros y productivos, el problema es conservarlos en este estado, reemplazando los árboles cortados por otros de vivero. Si la tala se realiza en pequeñas franjas o trozos de terreno, que a continuación se repueblan, el bosque en conjunto puede mantenerse productivo. Cabe agregar que todo lo enunciado anteriormente son generalidades y que los métodos pueden variar según las regiones y el clima imperante en ellos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°123 Comunidades de Plantas y el Cuidado de los Bosques

Historia del Descubrimiento de los Planetas del Sistema Solar

LA OBSERVACION DE LOS PLANETAS DEL SISTEMA SOLAR

Para los primeros observadores terrestres, era evidente que la Tierra estaba en el centro del universo. La Luna giraba alrededor de la Tierra cada 28 días. La Tierra era el centro de su órbita. Aparentemente, el Sol tardaba 365 días en dar la vuelta alrededor de la Tierra. Se puede argumentar fácilmente que el resultado habría sido el mismo si el Sol estuviese quieto y la Tierra girase a su alrededor; pero la mayoría de los astrónomos prefería creer que la Tierra ocupaba el lugar más importante, en el centro.

Además de la Luna y la Tierra, parecían existir otros objetos relucientes, que se movían en el fondo formado por las estrellas fijas. Se los denominó planetas, o sea caminantes. Su movimiento resultaba muy complejo. Mercurio y Venus, los dos planetas interiores, parecían oscilar alrededor del Sol, con la oscilación al oeste,(con respecto al Sol) más rápida que la del este.

Cuando el planeta se halla al este del Sol, se pone después que él y es una estrella vespertina. Cuando está al oeste, “sale” antes que el Sol y es una estrella matutina. Según se cree, Pitágoras (572-492 a. de C.) fue el primero en darse cuenta de que estas “dos” estrellas eran la misma. Marte y los otros dos planetas gigantes, Júpiter y Saturno, se conocían también.

Sistema Geocentrico

Parecía que los planetas seguían órbitas planas, con curvas o vueltas. Cada noche salían antes que la anterior y se movían en el cielo a velocidades variables. Su comportamiento peculiar mostraba que los planetas diferían de la Luna y del Sol, así como de las estrellas.

Los astrónomos tardaron mucho tiempo en construir una imagen del universo. Tolomeo, en el siglo n de nuestra Era, explicó los movimientos de los planetas, suponiendo que cada uno, al igual que el Sol, giraba en órbitas circulares alrededor de la Tierra, una vez por año. Pero los planetas se mueven en pequeños círculos alrededor de otro círculo. Estos se llaman epiciclos.

Concepto de Epiciclo de un Planeta

Aunque la teoría de Tolomeo se aceptó durante más de mil años, otros astrónomos anteriores, como Aristarco, habían propuesto un modelo de universo donde el Sol era el centro (heliocéntrico). Esta teoría fue extendida, en el siglo XVI, por un astrónomo polaco, Nicolaus Koppernigk, conocido como Copérnico. Éste completó las tablas de los movimientos planetarios y observó que se explicaban fácilmente, si se suponía que el Sol estaba en su centro. Pensó que las órbitas eran perfectamente circulares, pero tuvo problemas, porque los planetas no se mueven en sus órbitas a velocidades constantes.

Después, Juan Kepler (1571-1630) demostró que esto era debido a que las órbitas no son perfectamente circulares, sino elípticas. Galileo (1564-1642) mantuvo las teorías de Copérnico. Fue uno de los primeros astrónomos que usó el telescopio (aparato que inventó Hans Lippershey, en Middleberg, en 1608).

Galileo hizo su propia adaptación del telescopio. Con ella realizó importantes observaciones, en apoyo de las teorías copernicanas. Si la Tierra estuviera en el centro del sistema, resultaría que el planeta Venus, siguiendo sus epiciclos entre la Tierra y el Sol, sólo se vería como un delgado cuarto creciente. La parte iluminada por el Sol sería invisible para los observadores de la Tierra. Sin embargo, Galileo demostró que Venus puede verse en todas sus fases, desde un disco entero hasta un pequeño cuarto.

Además, el tamaño de Venus parece cambiar Galileo pensó que esto sólo sería explicado si Venus girase entre el Sol y la Tierra y siendo aquél el centro del universo. Galileo descubrió también las lunas de Júpiter. Fue la primera vez que se obse: una luna distinta a la de la Tierra. A través de su telescopio, vio las cuatro lunas más brillantes de Júpiter, Todas giraban alrededor del planeta.

También advirtió una estrecha relación entre el modo en que los planetas se mueven alrededor del Sol y el modo en que las lunas de Júpiter lo hacen alrededor de éste. Comenzó a observar a Saturno de cerca. Su aspecto variaba sensiblemente de año en año. Galileo lo examinó en 1610 y parecían tres planetas unidos; dos años después volvió a verlo como uno solo. Esto le resultó incomprensible.

El holandés Húygens se dio cuenta de que Galileo” no había observado la existencia de un sistema de anillos. Éstos se encuentran rodeando el ecuador de Saturno y, cuando el planeta se mueve en su órbita, pueden verse desde distintos ángulos. ¿Por qué todos los planetas deben moverse alrededor del Sol? Según las teorías heliocéntricas, las órbitas de los planetas eran más sencillas; pero hasta el momento en que Newton expuso sus teorías, no hubo evidencia física para rechazar el sistema geocéntrico.

Newton (1642-1727) demostró que las fuerzas gravitatorias existentes entre los cuerpos pesados los mantienen en sus órbitas. Los planetas se mueven alrededor del cuerpo más pesado, que será el que ejerza una mayor fuerza de atracción. Este cuerpo es el Sol.

Seis de los planetas solares —Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno— no han sido propiamente descubiertos, puesto que eran conocidos en la antigüedad. El séptimo planeta es Urano, débilmente visible a simple vista pero, a pesar de esto, no descubierto hasta 1781.

William Herschel estaba llevando a cabo una investigación sistemática del cielo. Entonces observó un cuerpo de contorno discoideo; pensó que debía tratarse de un planeta y midió el diámetro del disco, Durante varias noches observó el movimiento del planeta, anotando cuidadosamente los cambios de po. sición. Luego examinó los datos de los observadores anteriores y comprendió que habían registrado el mismo astro desde cien años antes.

Un astrónomo, llamado Lemonnier, había visto el planeta ocho veces en un mes; pero pensó que se trataba de una estrella. Algunas de estas observaciones estaban escritas en la tapa de una polvera. Nadie se había dado cuenta de que se trataba de un planeta. Con ayuda de estas notas, Herschel pudo determinar la órbita de Urano. Herschel descubrió dos lunas más de Júpiter y seis lunas en Urano. Sin embargo, hoy se sabe que Urano sólo tiene cinco lunas; cuatro de las descubiertas por Herschel son estrellas débiles.

Hasta 1800, Urano se comportó de una manera prevista, pero, a partir de dicho año, el planeta comenzó a apartarse de las órbitas señaladas ppr las leyes gravitatorias. Se sabía que las órbitas de los planetas interiores eran perturbadas cuando otro planeta pasaba por sus cercanías,

En 1841, John Couch Adams expuso la teoría de que los cambios en la órbita de Urano podían ser debidos a la atracción de un planeta más lejano; pero esta teoría no se tomó en cuenta. Después, en 1845, el astrónomo francés Le-verrier, trabajando independientemente, estudió con atención la órbita de Urano. Parte de la distorsión podía atribuirse a Júpiter y a Saturno, pero, además, había otra causa de la perturbación.

Leverrier calculó la posición y el tamaño del planeta que podría causar la distorsión restante. Solicitó al astrónomo alemán Galle que observara el planeta, que fue descubierto aquella misma noche, denominándoselo Neptuno. Incluso la existencia de Neptuno no explicaba del todo la distorsión de la órbita de Urano.

El movimiento de éste mostraba un comportamiento raro, que debía ser causado por un cuerpo desconocido. Muchos astrónomos, especialmente William Pickering y Percival Lowell, calcularon la órbita de un planeta más externo, el noveno en el sistema solar; pero no fue encontrado hasta 1931, en que la imagen de Plutón se percibió en una placa fotográfica, una de las muchas que se impresionan en la búsqueda sistemática de los planos de las órbitas planetarias.

Fue descubierto por Clyde Tombaugh, que trabajaba en el antiguo observatorio de Lowell, 14 años después de la muerte de éste. Plutón resultó ser más pequeño y menos visible de lo que se esperaba. Es posible que haya algún planeta más externo perturbando las órbitas de los otros; pero, hasta la fecha, no se lo ha descubierto. Con la construcción de telescopios más potentes, los planetas se fueron conociendo con más exactitud. Se sabe poco de la superficie de Mercurio, porque siempre se encuentra muy próximo al Sol.

La superficie de Venus está cubierta por un velo de niebla. Lowell hizo mapas detallados de la superficie de Marte; pero la mayor parte del detalle era obra más de la deducción que de la observación. Júpiter y Saturno se encuentran envueltos en una nube de amoníaco y metano. Se cree que la situación de Urano y Neptuno es similar, y se conoce muy poco de Plutón.

Los radiotelescopios están resultando muy útiles en la exploración de los detalles superficiales de los planetas envueltos en nubes. Las ondas de radio pueden penetrar a través de las nubes, pero las ondas luminosas no. Una información más extensa se obtendrá de las pruebas espaciales.

Los nueve planetas brillantes forman ia mayor parte del sistema solar. Sus órbitas son casi circulares y, a excepción de Pintón, se encuentran casi en el mismo plano. Además, el sistema solar contiene otras tres clases de cuerpos. Los más grandes son los “asteroides” y los “meteoritos”. Las dimensiones de los asteroides y meteoritos oscilan entre unos centímetros y cientos de kilómetros. La mayoría de los asteroides tiene órbitas casi circulares o elípticas, situadas entre las de Marte y Júpiter. El primero de ellos, Ceres, fue descubierta en 1801; varios otros fueron descubiertos poco después. Los asteroides son fragmentos rocosos. También le son tos meteoritos, que pueden chocar casualmente con ia superficie de le Tierra. El primer meteorito registrado cayó en China, en el año 644 a. de C. Se piensa que el 30 % de la claridad del cielo, cuando no hay luna, se debe a pequeñas partículas similares, que reflejan la luz del Sol, Se trata de la “luz zodiacal”. Los “cometas” y las “estrellas fugaces” están compuestos de pequeñas partículas sólidas,, rodeadas de una capa de gas. Los “rayos cósmicos” constituyen un tercer tipo de materia interplanetaria. Son partículas atómicas, en su mayoría “protones”, originadas en el sistema solar o en su exterior.

Ver Una Lámina del Sistema Solar

14 de Julio de 2015: La sonsa New Horizon llega a Plutón despúes de un viaje de 9,5 años.

Esta sonda tomará las que está previsto que sean las mejores imágenes de Plutón nunca conseguidas, así como numerosos datos de la composición de la atmósfera gracias a los instrumentos que lleva a bordo. El paso cerca de Plutón se alargará una semana más y luego seguirá alejándose del planeta enano, pues no orbitará ante su incapacidad de detener la altísima velocidad que le ha permitido llegar en “solo” diez años hasta allí.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología N° 106 – Los Planeta –

Primeros Huevos de Dinosaurios Encontrados Fosilizados

IMPORTANCIA DEL DESCUBRIMIENTO DE LOS HUEVOS DE DINOSAURIOS

En 1923, un miembro de la expedición del Museo Americano de Historia Natural de Estados Unidos, dirigida por el doctor Roy Chapman Andrews, a la zona de areniscas rojas del desierto de Gobi, en Mongolia, encontró un nido completo de huevos de dinosaurio fosilizados.

Los huevos habían sido puestos a fines del período cretácico, hace unos 80 millones de años. Estaban enterrados cerca de la superficie, que había estado expuesta a los efectos de la erosión durante millones de años también. Los dinosaurios fueron animales dominantes —es decir, de gran importancia por su influencia sobre todas las restantes formas de vida— en la era Mesozoica. Se los divide en dos grandes órdenes, siendo, por una parte, parientes de los cocodrilos y, por otra, antecesores de los pájaros.

Los primeros representantes de los dinosaurios que aparecieron en escena eran de tamaño pequeño, pero, en conjunto, se observa en ellos una evolución gradual hacia dimensiones cada vez más gigantescas. Algunos constituyeron los mayores animales terrestres que han existido. Unos eran carnívoros y otros, la mayoría, herbívoros.

Los primeros dinosaurios se caracterizaron por ser bípedos (marchaban de pie sobre las patas posteriores). Sin embargo, se ha observado que a lo largo de su evolución muchos tendieron a adquirir la postura cuadrúpeda, sobre todo los herbívoros. Bastantes carnívoros conservaron la posición bípeda.

La clasificación que se ha hecho de los dinosaurios se basa en las afinidades de su esqueleto y de la estructura de los huesos con los reptiles o los pájaros. Aquellos que presentaban semejanzas con los reptiles se clasifican en el orden de los saurisquios.

huevos de dinosaurios hallados en Gobi Mongolia

El descubrimiento de los huevos de dinosaurio es uno de los raros hallazgos (como el de las impresiones de las membranas interdigitales momificadas) que nos ilustran sobre el modo de vida de estos seres. Quizá si los detalles de su biología estuviesen más claros, podrían conocerse las causas de la desaparición repentina de los dinosaurios, después de un período de florecimiento espectacular. Se ha pensado, fundamentalmente, en cambios climáticos que afectaron de tal modo a la flora, que las especies herbívoras, demasiado especializadas, no, pudieron adaptarse a un cambio de régimen alimenticio. La desaparición de los herbívoros trajo consigo la de los carnívoras que vivían a costa de ellos. La imposibilidad de los dinosaurios de evolucionar, y adaptarse a las cambiantes condiciones, parece radicar en la extremada especialización de su forma de vida. De hecho, es una regla; comprobada por el estudio de los fósiles, que las formas de animales se adaptan mejor a las condiciones cambiantes cuanto menos evolucionadas están, es decir, cuanto menos especializadas se hallan   en   una   forma   de  vida   determinada.

A pesar de los abundantes datos existentes sobre la morfología de los dinosaurios, nuestros conocimientos sobre su biología y costumbres se apoyan, en muchos aspectos, solamente en conjeturas. Se sabe que la médula espinal presentaba, en algunas formas, un ensanchamiento a la altura de la cintura pelviana (caderas), que podía tener un tamaño mayor que el del cerebro (ganglios cerebroides).

Este ganglio actuaría como un centro local de reflejos en las formas gigantes, dado el tiempo considerable que los reflejos habían de tardar en recorrer el largo camino existente entre el cerebro y las patas. Desde que se comenzó a estudiarlos, se supuso que estos antecesores de animales realmente ovíparos (que ponen huevos), fueron ovíparos también, pero no se tuvo una prueba material hasta dicho hallazgo de huevos fosilizados del Protoceratops, pequeño reptil antecesor de los dinosaurios cornúpetas a que nos hemos referido.

El mismo no presenta, sin embargo, traza de cuernos, pero sí el citado repliegue posterior de la cabeza. En una expedición previa a Mongolia ya se había encontrado parte de la cascara de un huevo, pero el descubrimiento, realizado después, del nido entero, en una zona desértica —a cientos de kilómetros de distancia de los habitantes más próximos— sobrepasó las esperanzas.

Por fin se había conseguido la prueba de que, al menos, algunos dinosaurios ponían huevos. Además, este dinosaurio (Protoceratops) los ponía (en cantidad de 15 o más) en un nido, de la misma forma que los ponen las tortugas y muchas aves actuales. Las rocas de color rojo ladrillo donde, se encontraron los huevos se componen de granos de arena fina y roja. Son blandas y se desmenuzan e, indudablemente, fueron formadas por la arena arrastrada por el viento. Mongolia debe de haber sido un desierto muy seco y cálido cuando el Protoceratops vivía.

Probablemente, los huevos fueron enterrados a demasiada profundidad por la arena movediza, de forma que los rayos solares no pudieron incubarlos. Poco a poco se fueron hundiendo cada vez más, a causa de la continua presión ofrecida por la gran carga de arena que soportaban encima y, a su vez, la arena que los rodeaba fue comprimiéndose y trasformándose en roca arenisca.

Entretanto, los huevos mismos fueron rellenándose de arena, al fosilizarse, y conservaron su estructura. Las condiciones de Mongolia resultaban ideales para la formación de fósiles, y de hecho el país es el lugar perfecto para buscarlos. Había muy poca humedad, y el aire, indudablemente, velaba por los restos animales, arrastrando la arena, que los enterraba en enseguida, lo que evitaría su descomposición. Además, desde que se extinguióle! Protoceratops, se ha sumergido uña pequeña extensión de Mongolia,, por lo que las rocas sedimentarias (rocas formadas bajo el agua) se han depositado sobre la arenisca sólo en contados lugares.

El Protoceratops vivía en condiciones desérticas. Sin embargo, debió de haber algunos ríos o lagunas cerca del nido, ya que se han encontrado fósiles de tortugas en los alrededores, y el esqueleto de la cola del Protoceratops hace pensar que este animal pasaba parte de su vida en el agua. Su pico córneo y la escasez de dientes sugieren que era herbívoro, y quizás arrancaba las hojas y las ramas de las plantas o arbustos del desierto.

Además de abandonar el agua para ir a comer, ponía sus huevos en hoyos que cavaba en la arena de las dunas. Colocaba los huevos en círculos, con el extremo más alargado dirigido hacia el centro del nido. La cascara era dura. Los huesos que se encontraron cerca del nido fueron después cuidadosamente conjuntados. Es curioso el hecho de haberse hallado cierta cantidad de esqueletos de jóvenes animales, próximos unos a otrosflo que hace pensar en la existencia de una especie de “colonia infantil”, o de un lugar de cría.

También se han encontrado esqueletos de adultos, que no tenían más qué unos dos metros de longitud. La placa o expansión de la cabeza que protege el cuello está muy desarrollada, y en ella van insertos los músculos de la mandíbula y de la cabeza.

El notable descubrimiento de parte del esqueleto de un dinosaurio con forma de avestruz, el Oviraptor (“ladrón de huevos”), en el nido del Protoceratops, hace pensar que dicho ser estaba realmente robando los huevos del nido. Por desgracia, sólo se ha conservado una pequeña parte de este esqueleto, pero es tan semejante al de otros dinosaurios con forma de avestruz, que el Oviraptor, probablemente, presentaba el aspecto que se le da en el grabado.

SIEMPRE SIGUIERON LOS DESCUBRIMIENTOS EN EL MUNDO

Huevos Hallados en China, Cuando Se Excavaba Para Una Zanja

La ciudad de Heyuan, en China, es conocida popularmente como “la ciudad de los dinosaurios”, debido a los constantes descubrimientos de fósiles en su territorio. Esta vez, unos obreros han descubierto 43 huevos de dinosaurio mientras instalaban un nuevo sistema de cañerías, y muchos están intactos.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N° 67
Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología

Historia de la Evolución del Cambio Climatico

¿COMO ERA EL CLIMA ANTES?

A pesar del progreso tecnológico de las últimas décadas, el hombre se halla aún a merced de los elementos. Desde el pleistoceno, en que terminó la última glaciación, hace unos 10.000 años, hasta nuestros días, se han producido importantes fluctuaciones climáticas.

Las sequías a gran escala y anormalmente prolongadas se han traducido siempre en cosechas pobres y grandes privaciones para muchos seres humanos. En sus investigaciones sobre las condiciones climáticas del futuro, importantísimas para la agricultura y las reservas alimenticias mundiales, los científicos hacen especial hincapié en el conocimiento de las causas y la magnitud de los cambios climáticos del pasado.

Tras la retirada del principal manto de hielo del noroeste de Europa, el clima se caldeó rápidamente. Los granos de polen fósiles, preservados en turberas y sedimentos lacustres, señalan la presencia de bosques en este continente durante los períodos de clima seco denominados preboreal y boreal, de inviernos fríos y veranos calurosos.

Posteriormente, hace unos 7000 años, las temperaturas medias alcanzaron los valores más altos desde el final de las glaciaciones. En verano superaban a las actuales en 2 o 3 °C, mientras que las invernales lo hacían en 1 °C aproximadamente.

Este fue el comienzo del óptimo climático atlántico, expresión que alude a las favorables condiciones para el desarrollo de plantas y animales. En Europa, el límite de las nieves perpetuas se encontraba unos trescientos metros por encima del actual.

Las pinturas rupestres del Sahara, pertenecientes a esta época, revelan que en las actuales regiones desérticas hubo asentamientos humanos y migración. Es, por ello, lógico suponer que las lluvias monzónicas estivales se extendían más hacia el norte y regaban el Sahara.

Hacia finales de este óptimo climático, hace unos 5000 años, el incremento en las cantidades de polen de pino fósil indica que, en el noroeste de Europa, los bosques de coniferas sustituyeron a los de frondosas. En el período post-boreal volvió, al parecer, el frío y la sequedad. El declive fue gradual, aunque con algunas fluctuaciones importantes a corto plazo; hacia el año 900 a.C. (a principios de la fase climática subatlántica) aceleró su ritmo y las precipitaciones aumentaron considerablemente.

El nivel de numerosos lagos europeos subió bruscamente e inundó los terrenos próximos, incluidos algunos poblados. Los caminos tuvieron que ser desviados debido al crecimiento de las turberas, y el avance de los glaciares alpinos bloqueó los pasos de montaña durante varios siglos. El desplazamiento de las principales zonas climáticas hacia los polos, que tuvo lugar durante el óptimo climático atlántico, se invirtió y dejó paso a las tormentas subpolares sobre el norte de Europa.

La influencia del hombre sobre la vegetación natural, a través de la tala de bosques enteros, invalida el papel indicador del polen fósil para períodos posteriores. Por fortuna se dispone de otras indicaciones, como las fuentes arqueológicas y los documentos históricos. Mediante las modernas técnicas geofísicas y las sondas y taladros de gran profundidad se han obtenido asimismo datos fiables sobre el clima reinante a lo largo de todo el período postglacial.

Los siglos siguientes vieron un ascenso gradual de la temperatura y la sequedad, preludio del llamado óptimo climático secundario, que tuvo lugar entre los años 400 y 1200 d.C. Este período, especialmente cálido y sin tormentas en el Atlántico Norte, presenció los grandes viajes de los vikingos y su establecimiento en Islandia y Groenlandia, cuyas costas quedaban, en el siglo X, fuera de los mantos de hielo del Ártico. El cultivo de la vid en Inglaterra, mencionado por ciertas fuentes, prueba la suavidad del clima.

Durante los siglos VIII y XIV, estas condiciones ideales llegaron a su fin. Viejos cuadernos de bitácora y publicaciones meteorológicas mencionan la reaparición de los hielos polares que, junto a las condiciones cada vez más tormentosas del Atlántico Norte, interrumpieron las rutas entre Islandia y Groenlandia.

Las fluctuaciones climáticas extremas que tuvieron lugar en estos siglos han dejado sus huellas en numerosos puntos del hemisferio Norte. En el sudoeste de los Estados Unidos, los anillos de crecimiento de árboles milenarios indican que en el siglo xm, la sequedad fue muy acusada. En la India se conocieron también las consecuencias: la sequía y el hambre más desastrosas de su historia, debido a la ausencia de los monzones estivales.

En Europa, los años con inviernos rigurosos (el Danubio, el Támesis y el Rin se helaban) y veranos fríos y lluviosos (con pérdida de cosechas y el hambre subsiguientes) alternaban con otros de extrema sequía. Los datos disponibles sobre las fechas de la vendimia y los precios del trigo se han utilizado para determinar tales oscilaciones; no obstante, deben interpretarse con sumo cuidado, pues no dependen tan sólo de las condiciones climáticas.

Tamesis en 1677

El Támesis en 1677. En el siglo XVII se heló en más de veinte ocasiones y las ferias tenían lugar sobre el hielo. El viejo puente de Londres contribuía a ello al obstaculizar el descenso del hielo río abajo. El científico Robert Hooke registró cuidadosamente en su diario  el frío de la época.

cambio de clima

La Pequeña glaciación
En el noroeste de Europa se han realizado observaciones meteorológicas con instrumentos desde mediados del siglo XVII, por lo que se dispone de datos precisos sobre gran parte de la llamada Pequeña glaciación (1550-1880), en que las temperaturas descendieron a sus valores más bajos desde el final de las glaciaciones. Asimismo se dispone de abundante documentación acerca de los avances de los glaciares alpinos, como el del Ródano, que alcanzó su máxima extensión en el año 1602.

Los avances del hielo en otras partes del mundo, como América del Norte, se produjeron hacia la misma época. Ello permite, pues, trazar un mapa del fenómeno para todo el hemisferio Norte. En los cuadernos de bitácora se hace referencia a esta extensión de los hielos, jamás vista hasta entonces, que cubrían la mitad del océano entre Groenlandia y Noruega. Tanto en este país como en Islandia, los cultivos se perdieron y las granjas de montaña quedaron cubiertas por el hielo. Muchos grandes ríos se helaron por completo, entre ellos, el Támesis.

Cambios ocurridos en los últimos cien años
Si bien los instrumentos primitivos dejaban mucho que desear en lo que a su precisión se refiere, se estima que, en 1780, las temperaturas medias del mes de enero eran en el centro de Inglaterra unos dos grados más bajas que las actuales. A medida que se perfeccionaron los instrumentos, la cantidad de datos disponibles, sobre numerosas regiones del globo aumentó en oriental, un aumento del 130-140 por ciento ocasionó bruscas subidas en el nivel de los lagos.

El del lago Victoria, por ejemplo, ha subido 1,5-2 m desde 1961 y, hoy día, representa una seria amenaza para los poblados de las orillas. Por otro lado, las latitudes comprendidas entre los 10° y los 20° en ambos hemisferios han sufrido sucesivos años de sequía. Dado que se trata de zonas de agricultura marginal, donde las, escasas lluvias apenas permiten magros cultivos y una ganadería escuálida, la sequía trajo consigo un hambre catastrófica con pérdida de muchas vidas humanas.

Fuente Consultada:
El Arbol de la Sabiduría Fasc. N°53 Cambios Climáticos

Composicion del humus e Importancia para el cultivo Suelos

HUMUS, TIERRAS LABORABLES PARA EL CULTIVO

Las tierras cultivables o de cultivo son dépósitos formados por acciones físicas, químicas y biológicas sobre las rocas subyacentes, o sobre los materiales de arrastre (esto es, guijarros arcillosos o aluvión de los ríos). Los cambios de temperatura tienden a resquebrajar las rocas, y el agua de la lluvia, con sus gases disueltos, ayuda a romperlas, desprendiendo los cristales minerales que las forman.

Los líquenes y las bacterias son los primeros organismos que colonizan tales lugares. Desmenuzan los fragmentos de rocas en trozos más pequeños, y sus restos en putrefacción añaden materia orgánica para el desarrollo del terreno. Los musgos y otras plantas superiores aparecen a continuación, añadiendo más materia orgánica al suelo.

Esta materia orgánica, llamada humus, es el factor más importante de las tiernas de cultivo.

humus

El humus es el componente más importante del compost y se produce a través de la descomposición de la materia orgánica a medida que pasa a través de los estómagos de ciertos microbios benéficos.

COMPOSICIÓN DE LA TIERRA LABORABLE

Como los suelos se han desarrollado a partir de las rocas subyacentes, es evidente que contendrán una buena cantidad de materia mineral. El tamaño de las partículas y su naturaleza química dependen de las rocas de procedencia, pero, en los suelos antiguos, el mineral más corriente es el cuarzo.

Es el más estable de todos los minerales, y su concentración va aumentando, a medida que los otros minerales van siendo disueltos en el agua. El tamaño de las partículas minerales determina la naturaleza del suelo. Existe una escala internacional, relativa a la clasificación del tamaño de las partículas.

Cuando las partículas son de más de 2 milímetros de diámetro, se trata de gravas, o cantos rodados. Cuando las partículas tienen diámetros comprendidos entre 0,2 y 2 mm., se trata de arena gruesa.

Cuando las partículas tienen diámetros comprendidos entre 0,02 y 0,2 mm., se trata de arena fina.

Cuando las partículas son de 0,002 y 0,02 mm. de diámetro, se trata de limo: Cuando las partículas son menores de 0,002 mm. de diámetro, se trata de arcillas.

Las partículas minerales forman el “esqueleto del suelo”, y sostienen a los otros componentes alrededor de ellas.

El agua del suelo puede ser de tres tipos. El agua de drenaje, procedente de la lluvia, y de las nevadas, que se filtra hacia abajo por entre las partículas del suelo. No existe en toda momento, por supuesto, y no es esencial para la nutrición de las plantas.

El agua capilar, que persiste sobre la superficie de las partículas de tierra y las raíces, no depende inmediatamente de la lluvia. A medida que el agua de la superficie se evapora, la de abajo sube, para ocupar los espacios que aquella deja libres. En los suelos muy arenosos, de partículas gruesas y grandes espacios entre ellas, el agua no puede ascender por capilaridad, y la capa superficial se reseca fácilmente en tiempo caluroso.

El agua capilar es la principal reserva con que cuentan las plantas. El agua absorbida (esto es, el agua tomada por las partículas del suelo) no es aprovechada por las plantas. Los terrenos arenosos absorben poca agua; en cambio, los arcillosos, debido a la pequeñez de sus partículas y- por tanto, a la mayor superficie de las mismas, absorben una gran cantidad.

El humus también absorbe mucha agua. Aunque las plantas no superan las fuerzas de atracción existentes entre el suelo y el agua absorbida por éste, es posible (si se necesita para un  análisis) extraerla por calentamiento. El agua total de una muestra de tierra puede medirse calentándola al baño de María hasta que deje de perder peso. Se usa el baño de María, precisamente, para evitar que el humus se descomponga, perdiendo parte de su peso, en forma gaseosa.

El humus es materia orgánica descompuesta en trance de descomposición. Es de color marrón oscuro, o negro, y de aspecto gelatinoso. Este último carácter da al humus tu capacidad de absorción de agua. Químicamente, es muy complejo, aunque se comporta como una sustancia simple. Otra importante propiedad que lo caracteriza es su rapacidad para unirse con partículas arcillosas y formar pequeños grupos. Por ello, humus representa una valiosa ayuda, para lograr suelos laborables. También confiere a los suelos arenosos la capacidad de contener el agua.

Las condiciones atmosféricas al nivel del terreno son esenciales para el crecimiento le las plantas y otros organismos que viven en ella, incluyendo las útiles bacterias. En un terreno anegado, el agua ocupa el lugar libre, y la descomposición no es completa. El suelo se vuelve, como consecuencia, pasivo y sólo permite el crecimiento de cierta clases de plantas.

Las sales minerales, esenciales para el desarrollo vegetal, se encuentran disueltas en agua del suelo. Los otros alimentos de las plantas son proporcionados por la materia orgánica. Todos deben estar disueltos, para que las plantas puedan hacer uso de ellos.

Flora y fauna del suelo es el nombre genérico que reciben todos los organismos vivos que habitan en el suelo. Quizá los más importantes de todos sean las bacterias. Estos diminutos organismos actúan sobre la materia orgánica del humus, liberando sales solubles que se usarán como alimente vegetal. Otras bacterias fijan el nitrógeno libre, convirtiéndolo en nitrato, que puede ser usado por las plantas.

Estas bacterias son  utilísimos miembros de la comunidad del suelo, pero, como los otros, necesitan un buen suministro de oxígeno. En los terrenos anegados son más importantes otras bacterias, aunque éstas no completan los procesos de descomposición.

Además de las bacterias, algunos hongos y animales protozoarios son, también, importantes organismos del suelo. Las lombrices, aunque no tan abundantes, ejercen una notable influencia sobre el terreno. Los túneles que perforan tienen una gran importancia para su ventilación.

Sus excrementos también lo afectan, porque contienen una alta proporción de carbonato cálcico, procedente de las glándulas gredosas. Los topos, los ratones y los insectos también modifican el suelo en que habitan, y, junto con todos los anteriores seres vivos, forman el mundo del suelo.

TEXTURA DEL SUELO

Sólo tenemos que hablar con algún agricultor para comprobar cómo pueden diferir unos terrenos de otros. En algunos lugares, es casi arcilla dura, mientras que, en otros, son poro menos que arena. Éstas son dos texturas extremas la pesada y la ligera—,y entre ellas, se encuentra una gama continua de suelos llamados margas.

Un suelo arcilloso contiene una gran proporción de partículas diminutas de minerales arcillosos. La distancia entre estas partículas es pequeña, y la tensión superficial de la película de agua las mantiene estrechamente unidas.

Los suelos arcillosos son, por, lo tanto, pesados y duros para cavar. Los huecos entre las partículas son pequeños, y no permiten un buen drenaje, de modo que tienden a permanecer anegados. Las sales minerales no son arrastradas por la lluvia. Durante la sequía, retienen una buena cantidad de agua, lo que proporciona una valiosa ayuda para las raíces de las plantas. Los suelos arenosos son ligeros. Sus grandes partículas minerales (principalmente, granos de cuarzo) encierran amplios espacios de aire, lo que proporciona una buena ventilación, así como un buen drenaje. Se cavan fácilmente, pero los alimentos minerales se pierden con rapidez, arrastrados por el agua hasta el subsuelo.

Una buena tierra contiene partículas de todos los tamaños, para que el drenaje no sea ni demasiado rápido ni demasiado lento. También contiene abundante humus, para retener el agua y proporcionar alimento a las plantas. Los suelos con partículas de distintos tamaños se conocen con el nombre de margas.

Las partículas no están casualmente dispuestas, sino que tienden a agregarse en pequeños agrupamientos. Esta estructura de conglomerados es esencial para un buen suelo, pues, al mismo tiempo, proporciona espacios de aire, e impide que las partículas más finas sean arrastradas hacia abajo y se acumulen en las zonas inferiores. Por otra parte, el suelo puede ser trabajado más fácilmente.

Es todavía un misterio cómo las partículas se agregan para conformarse de tal manera. Cada agrupamiento contiene parte de todos los constituyentes del suelo. Los suelos arenosos mejoran cuando se les añade humus, lo que proporciona una cubertura a los granos minerales, y sirve para retener el agua. Los suelos arcillosos (pesados) también se mejoran añadiéndoles humus. Éste se mezcla con las partículas de arcilla y tiende a unirlas en pequeños grupos, produciendo pequeños conglomerados. La cal provoca el mismo efecto.

Las rocas calizas son, normalmente, muy puras, y, como el carbonato cálcico es soluble en agua, las tierras calizas no producen  por sí mismas suelos consistentes. Las prolongadas soluciones del carbonato pueden terminar con una ligera capa de impurezas —minerales silícicos y arcillosos—, formada sobre la superficie. Estas tierras poco profundas se llaman rendzinas. Son, normalmente, muy alcalinas, aunque, en ocasiones, llegan a ser acidas, porque todo el calcio se filtra, disuelto en el agua de la lluvia.

CLIMA Y SUELO

Aunque la textura de la parte superior del terreno depende, en gran parte, de las rocas subyacentes, indefectiblemente el clima ejerce la mayor influencia, superando, incluso, el efecto de las rocas de origen. El clima de cada región favorece un cierto tipo de formación edafológica, si el hombre no limita su acción. Debe considerarse, naturalmente, que una gran cantidad de tierras ha sido cultivada: un proceso que se opone a la formación natural del suelo. Enormes extensiones, además, fueron afectadas en la época de las grandes glaciaciones, y los terrenos son, todavía, demasiado modernos.

Los tipos de terreno climáticos no son muchos, y están agrupados de acuerdo con el aspecto de una sección del terreno, como el que nos muestra una cantera. Este tipo de corte se llama perfil del suelo.

En las regiones polares y en la tundra, los suelos tienen una constitución muy pobre, y se dice que son esqueléticos. Consisten, fundamentalmente, en fragmentos de rocas partidas, ya que la actividad química y biológica es en ellos muy pequeña. Ocasionalmente, se forman turberas donde proliferan musgos y líquenes. Las regiones de temperaturas bajas favorecen la formación, de un tipo de terreno llamado podsol. Como el agua que cae excede de la que se evapora, su movimiento dominante es hacia abajo.

El humus y los minerales (fundamentalmente, hierro) son arrastrados con ella desde las capas superficiales, dejando una zona aparentemente más clara. Los materiales arrastrados de la capa A son depositados más abajo, en la capa B, y forman una capa de color más oscuro.

Ésta puede endurecerse, formando una capa dura que evita posteriores filtraciones. Los terrenos fangosos y las formaciones pantanosas tienen lugar en tierras no perturbadas. Las regiones de altas temperaturas favorecen un suelo llamado tierra parda forestal. Se evapora el agua en la misma cantidad que cae con la lluvia (excediéndola en verano), y la filtración no es excesiva. Estas capas superficiales, pardas, mantienen buenas reservas de humus.

En las regiones semiáridas, la evaporación excede la lluvia, y el movimiento dominante del agua es hacia arriba, trayendo calcio y otras sales con ella. El humus se acumula en las capas superficiales, que se oscurecen. Este tipo de suelo es característico de las estepas y sabanas, y se le conoce con el nombre de tierra negra.

Las regiones tropicales son normalmente húmedas, aunque la lluvia suele caer durante una sola estación. En este caso, durante la estación húmeda, los minerales son arrastrados hacia abajo, para que, después, en la estación seca, vuelvan con el agua capilar y precipiten en la superficie.

Los hidróxidos de hierro y de aluminio permanecen en estado insoluble, tendiendo a acumularse en depósitos rojizos, llamados ferruginosos. Si el aluminio es dominante, e] depósito se llama de bauxita, el principal mineral de aluminio. En este caso, el suelo se hace estéril, porque impide un buen drenaje.

Fuente Consultada: Revista de la Ciencia y la Tecnologia TECNIRAMA N°84

 

Volcanes Activos Mapa de Volcanes del Mundo y Argentina

mapa de volcane en el mundoDistribución mundial de los volcanes activos. Casi el 80% de los volcanes se encuentran alineados en las márgenes del océano Pacifico, formando el Cinturón de Fuego del Pacífico. En menor medida, se hallan también en el interior de las placas litosféricas, en donde se observan fenómenos volcánicos vinculados con la acción de los puntos calientes.

(mejora la visualización)

Los volcanes en el tiempo y en el espacio
De los aproximadamente 500 volcanes activos que hay actualmente en el mundo, solamente una pequeña proporción están en erupción en un momento determinado, anualmente del orden de 20 ó 30. Una erupción, momento en que el volcán arroja lava y gases volcánicos por su cráter, es de una duración bastante corta en relación con la vida del volcán.

Solamente unos pocos volcanes, como el Strómboli y los volcanes hawaianos, están en erupción prácticamente de forma ininterrumpida. En la mayoría de los volcanes, por lo tanto, entre dos erupciones se da un período de inactividad relativa, en el que se dice que el volcán permanece dormido, emitiendo solamente cantidades pequeñas de gas e incluso algo de lava, o de inactividad total, período en que el volcán parece estar muerto.

El período en que el volcán «duerme» es normalmente mucho más largo que el que está en erupción, y puede durar decenas e incluso millares de años. Un volcán que no ha entrado en erupción en «tiempos históricos» se dice que está extinguido, pero esta definición es en realidad extremadamente vaga, pues lo que se considera «tiempo histórico» puede ser mucho más corto que el período en que un volcán puede permanecer dormido.

La erupción de 1973 en Heimaey  fue inesperada. El Helgafell, único volcán en la isla, había estado dormido durante 5.000 años y se le consideraba extinguido.

Por otra parte, mientras en algunas áreas del Mediterráneo el «tiempo histórico» puede ser de varios miles de años, en otras áreas más remotas del mundo, como la Antártida, no llega más que a unas pocas decenas de ellos. Lo más juicioso sea probablemente considerar a todos los volcanes recientes (aquellos que han tenido erupciones en los últimos 25.000 años) como volcanes potencialmente activos.

Con la excepción de Australia, en todos los continentes existen algunos volcanes, aunque la distribución geográfica entre ellos es sumamente irregular. Las erupciones volcánicas tienen lugar también en los océanos, presentándose inicialmente como erupciones submarinas, que pueden llegar a formar eventualmente islas volcánicas. Ejemplos de este tipo de islas son Tristan da Cunha en el Atlántico y las Islas Hawai en el océano Pacífico.

Lista de Volcanes Activos de Argentina

Predicción de los Terremotos

DATOS DE LOS CONTINENTES DEL MUNDO

  Continente Americano Datos Geograficos de America del Norte y Sur Continente Americano Datos Geograficos de America del Norte y Sur Continente Americano Datos Geograficos de America del Norte y Sur Continente Americano Datos Geograficos de America del Norte y Sur Continente Americano Datos Geograficos de America del Norte y Sur Continente Americano Datos Geograficos de America del Norte y Sur
América Europa Asia Oceanía África Antártida

Paises que formaban la URSS Rusia Antigua Mapa Cortina de Hierro

MAPA CON LOS PAÍSES QUE CONFORMABAN LA U.R.S.S. HASTA 1989: Tras la derrota de la Alemania nazi, la tensión entre las grandes potencias dividió Europa entre un «Este» comunista y un «Oeste» capitalista. El rechazo de la «doctrina Brezhnev» por Gorbachov abrió las puertas a reivindicaciones reformistas que provocaron el final de la Cortina de Hierro.

El ex primer ministro británico Winston Churchill comparó la escisión del Este y el Oeste, en 1946, con «una cortina de hierro que cayó sobre el continente». A los ciudadanos del este de Europa se les prohibió el acceso al Oeste, y la mayoría de ellos tenía muy poca información sobre las condiciones de vida al otro lado.

Los primeros indicios de que la cortina podría alzarse aparecieron en 1985, con la elección de Mijaíl Gorbachov como secretario general del PCUS. Gorbachov propuso fijar un nuevo rumbo para Rusia  pero su punto de vista exigía llevar a cabo un cambio en las relaciones Este-Oeste.

En 1983, la decisión tomada por el presidente de EE. UU., Ronald Reagan, de crear un sistema de defensa -conocido como Guerra de las Galaxias– basado en misiles en órbita, apuntaba hada una continuación de la escalada en la carrera armamentista. Pero en 1986 Gorbachov asombró a la comunidad internacional con un llamamiento a la eliminación total de las armas nucleares para el 2000.

Esta iniciativa condujo a la firma, en 1987, del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Medio (FNM), primer paso para el desmantelamiento de los enormes arsenales nucleares de las superpotencias.

El papel de Gorbachov a la hora de poner freno a la carrera armamentista le valió el reconocimiento de la comunidad internacional. En 1988 mantuvo esta línea reformista en la política exterior de la URSS: el abandono de la «doctrina Brezhnev», que impedía al Bloque del Este  y otros países satélites reformar sus sistemas políticos. Esta doctrina había provocado intervenciones militares en Checoslovaquia en 1968 y Afganistán en 1979 .

Abandono del comunismo
Eliminada la amenaza de la intervención soviética, a los gobiernos comunistas se les hizo difícil mantener el control de la situación. Una ola de protestas populares se extendió por los países del Bloque del Este para reivindicar el fin de los regímenes comunistas.

En 1989, Alemania Oriental tuvo que afrontar una rápida mengua de la mano de obra porque miles de ciudadanos huían a Alemania Occidental a través de Hungría y Checoslovaquia.

En noviembre, el gobierno accedió a abrir su frontera con Alemania Occidental, y los ciudadanos la cruzaron en masa para reencontrase con antiguos compatriotas. En 1990 los políticos de ambas partes acordaron la reunificación alemana.

mapa de la antigua URSS

La antigua URSS en 199: Tras la desaparición de la URSS, esta vasta nación se dividió  en 15 estados independientes, el mayor de los cuales era la Federación Rusa. Muchos de ellos suscribieron un acuerdo de cooperación económica en calidad de miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

A medida que ia Guerra Fría se intensificaba, la URSS trató de incrementar su control político sobre los estados satélites del Este.

UNA EUROPA DIVIDIDA: Tras la Segunda Guerra Mundial, los acuerdos entre las potencias aliadas victoriosas, a fin de determinar el aspecto futuro de Europa, crearon fronteras y dividieron países. Stalin se aseguró la incorporación a la URSS de Polonia oriental y los estados bálticos. Alemania y su capital, Berlín, fueron divididas en sectores orientales y occidentales.

COMUNISMO EN EL ESTE: Para 1949, se habían establecido regímenes comunistas en Albania, Rumania, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria, Polonia y Alemania Oriental. Aunque independientes en teoría, estaban el de la URSS. Estos estados satélite, que recibieron la denominación conjunta de «Bloque del Este», fueron obligados a adoptar las políticas de la URSS y a unirse a la alianza militar soviética, el de Varsovia.

IMPERIALISMO SOVIÉTICO: La URSS no permitía rebeliones ni disidencias con respecto a la línea marcada por el gobierno. En 1953, las tropas soviéticas reprimieron una huelga general en Alemania Oriental, y cuando en 1956 estalló una revuelta a escala nacional contra el gobierno comunista húngaro, un despliegue militar soviético aplastó el alzamiento. En 1968, durante el período conocido como «Primavera de Praga», Checoslovaquia introdujo medidas aperturistas: las fuerzas del Pacto de Varsovia la invadieron y restauraron el comunismo.

Fuente Consultada: Cuadernillo N°31 Enciclopedia Esencial de la Historia del Mundo

Plano de Subtes de Capital Federal Mapa de Subterraneos Ampliaciones

mapa de subterraneo de capital federal (buenos aires)

(mejorar la visualización)

Mapa Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Mapa Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)

TURISMO EN LA CAPITAL FEDERAL:
EL CASCO HISTÓRICO

En estas manzanas se concentran los edificios con más historia de la ciudad y los más importantes para la administración de los gobiernos de la ciudad y de la Argentina.

La Plaza de Mayo y las calles que conforman el casco histórico han tenido un desarrollo y un ritmo distintos de los de cualquier otra zona de la ciudad. Como si el sentido y el destino de estas calles fuesen ser testigos de la historia y protagonistas no sólo del paso del tiempo, sino más bien de los días por venir. Sólo hay que saber ver, y aquí está todo.

La Plaza de Mayo representa el espacio cívico y popular por excelencia de la ciudad. Desde los antiguos mercados y la plaza de toros, en la época de la colonia, hasta el pueblo reunido expectante por la Revolución de Mayo. Desde los festejos del Centenario, hasta el 17 de octubre de 1945, cuando las masas populares cambiaron aquí la historia. Desde los bombardeos de 1955 de una revolución que nos dejaría una vez más sin democracia, hasta las últimas palabras de Juan Domingo Perón desde el balcón de la Casa Rosada.

Pero hay un antes y un después en la plaza, en el sentimiento que despierta y en su significado. Es el lugar donde durante la última dictadura militar se reunía espontáneamente primero y en forma organizada después, un grupo de madres que exigían saber dónde estaban sus hijos secuestrados por las fuerzas armadas.

Desde entonces, las Madres de Plaza de Mayo, una de las organizaciones de defensa de los derechos humanos más Importante del mundo, todos los jueves por la tarde caminan alrededor del primer monumento que se levantó en la ciudad de Buenos Aires. La vuelta de la democracia en el año 1983 y la plaza nuevamente en poder de la gente, esta vez para el festejo, volvió a convertirla en un espacio de todos.

Alrededor de la plaza, el pasado y el presente. La Casa de Gobierno, el Ministerio de Economía, la agencia recaudadora de impuestos y la Legislatura de la Ciudad, le dan un marco institucional a las calles del casco histórico. Llenas de construcciones testigos de los primeros siglos de Buenos Aires, con sus veredas angostas y su arquitectura colonial nos Invitan a transportarnos a la época en la que la ciudad terminaba a sólo unas pocas cuadras.

El Cabildo, la iglesia de San Ignacio, el Colegio Nacional, la Manzana de las Luces, donde se fundó la Universidad de Buenos Aires en el año 1821, los míticos túneles, que conectaban todo el casco y permitían la fuga en caso de ataque, y los lugares históricos donde se gestó la Revolución de Mayo nos acercan a la ¡dea de esos primeros patriotas que soñaban con una América libre y una nación llena de futuro.

mapa casco historico de biuenos aires

Fuente Consultada:Buenos Aires 16 Recorridos a Pie – Editorial Debolsillo