Datos del Planeta

Descargar Mapas del Mundo Gratis Descarga Gratuita de Mapas

Descarga de MapasDescargas en varios formatos

Descarga de Mapas Gris
Ver Mas Abajo en esta Página

Descarga de Mapas antiguos
Para Estudiar Historia

CURIOSIDADES SOBRE LOS PRIMEROS MAPAS

En el curso de la expansión, los europeos también llegaron a tener una nueva opinión del mundo. Cuando los viajes se iniciaron en el siglo XV, dependían de mapas a menudo irreales e imprecisos. Mediante sus exploraciones se elaboraron nuevos mapas, con los cuales tuvieron un retrato más real del mundo, así como nuevas técnicas llamadas proyecciones cartográficas, con objeto de representar la superficie redonda de una esfera sobre un plano.

La más famosa proyección en la historia es la de Mercator, obra del cartógrafo flamenco Gerardus Mercator (1512-1594). La proyección de Mercator es lo que los cartógrafos llaman una proyección conformal, pues trata de mostrar la forma verdadera de las masas de tierra, pero sólo de un área limitada.

En la proyección de Mercator, la forma de las tierras cercanas al Ecuador es muy precisa, pero agranda mucho las regiones polares, muy lejanas al Ecuador. Por ejemplo, Groenlandia, según la proyección de Mercator, parece más grande que América del Sur, pero en realidad es casi su novena parte. No obstante, la proyección de Mercator fue muy valiosa para los capitanes de los buques. Todas las líneas rectas en una proyección de Mercator son una recta de dirección verdadera, ya sea norte, sur, este u oeste. Durante cuatro siglos, los capitanes de barcos estuvieron muy agradecidos con Mercator.

primeros mapas del mundo

El mapamundi de Mercator
Gerardo Mercator, cartógrafo flamenco del siglo XVI, ideó una proyección matemática del globo terráqueo sobre una superficie plana. Su proyección representa líneas de orientación real que se convirtieron en estándares para la navegación. También acuñó el término «atlas» para referirse a un conjunto de mapas. La imagen muestra el «Mapa del Mundo» incluido en su Atlas sive cosmographicae. (Duisberg, Alemania; 1585)

Podemos decir que el siglo XVI fue el siglo de la exploración. La navegación era tan importante para los exploradores como la tecnología para mejorar la resistencia de los barcos. En 1568, el cartógrafo flamenco Gerardo Mercator introdujo una nueva técnica para la elaboración de mapas, lo que resultó muy útil para los navegantes.

Al año siguiente, en 1569, comenzó a proyectar los meridianos en paralelo, así como las líneas de latitud. Los meridianos estaban separados entre sí por la misma distancia, mientras que las líneas horizontales de latitud se espaciaban cada vez más a medida que se alejaban del ecuador. Esta forma de representar la Tierra facilitaba a los navegantes el trazado de la dirección con líneas rectas en el mapa. Mercator también introdujo el término «atlas» para referirse a un conjunto de mapas.

  DESCARGA DE MAPAS EN GRIS
mapas mapas del mundo
Mapas: El Mundo Mapas: África
mapa america mapas
Mapas: América del Sur Mapas: América del Norte
mapas oceania mapa antartida
Mapas: Oceanía Mapas: Antártida
 mapa paises  mapas europa
Mapas: Asia Mapas: Europa

 MAPAS PARA ESTUDIANTES DE HISTORIA UNIVERSAL
 MAPA DE LAS CIVILIZACIONES NEOLÍTICAS
 MAPA DE GIPTO EN LA ANTIGÜEDAD
 MAPA DE LA MESOPOTAMIA ANTIGUA – EL IMPERIO ASIRIO
 MAPA DE  GRECIA MICÉNICA
 MAPA DE LAGRECIA CLÁSICA
 MAPA DE GRECIA EN LA ANTIGÜEDAD
 MAPA DEL IMPERIO DE ALEJANDRO MAGNO
 MAPA: JUSTINIANO Y EL IMPERIO BIZANTINO
 MAPA: ÁRABES Y NORMANDOS
MAPA: EL IMPERIO CAROLINGIO
MAPA: NACIMIENTO DE LA EUROPA MEDIEVAL
MAPA: LAS CRUZADAS
MAPA: DISGREGACIÓN DEL IMPERIO ALEMÁN
MAPA: DESCUBRIMIENTOS EN AMÉRICA DEL SUR
Y MUCHOS MAPAS MAS….

 

Superlativos de América Mayores Montañas,rios,lagos,costas

mapa de america

América, con una superficie de 42.142.000 Km2., abarca el 28% del total de las tierras emergidas y es,  en extensión, el segundo de los cinco continentes.

SUPERLATIVOS DE AMERICA

1- Su mayor península es la de Alaska, en el extremo noroeste del continente; alcanza   a   1.518.775   Km2,   de   superficie.

2- El país más extenso de América es Canadá (y tercero en el mundo entero) con una  superficie que llega a los 9.959.401   Km2.

3- El punto más bajo del continente está situado en el Yalle de la Muerte (California),  con  86  m.  aojo  el  nivel  del mar.

4 Los árboles más antiguos que se conocen están en California. Son las secoyas (Sequoia sempervirens), de hasta 3.000 años.

5- Lago más extenso: el Superior; sus aguas cubren la superficie de 83.300 Km2, en la frontera de Canadá y Estados Unidos.

6- La mayor isla del continente (y del mundo)  es  Groenlandia,  con   una   superficie total  que alcanza  a  los 2.170.000  Km2.

7- En la bahía de Fundy, costa atlántica de  América del Norte, se han registrado las más altas mareas del mundo: 19,6 metros.

8- El más prolongado curso fluvial del continente  está   formado  por el  Misisipi-Misuri,    de   6.418    kilómetros   de    longitud.

9- La más profunda fosa oceánica cercana al continente es la de Puerto Rico, los sondeos han alcanzado hasta  9.199  m.

10- El más pequeño Estado americano es la República de El Salvador, en América Central; tiene 21.393  Km2, de superficie.

11- La cascada más alta del continente y  del mundo, es el Salto Ángel, en Venezuela; tiene una caida de 807 m.

12- El Amazonas es el río de mas extensa cuenca (7.000.000 de Km2 y mayor caudal (100.000 m3 por segundo). En ambos ordenes ostenta el primer puesto mundial.

13- En América está también, el volcán más alto del mundo. Es el Cotopaxi, de 5.896 m., en el llano ecuatoriano de Laracungo.

14- La más alta línea férrea del mundo es le que va de Lima o Oroya (Perú). Alcanza la altura de 4.816 m. sobre el nivel del mar.

15- El lago más alto del mundo es el Titicaca; está en la frontera peruanoboliviana a   3.812  metros  sobre  el  nivel  del  mar.

16- El altiplano más alto de América (segundo del mundo) es el de Bolivia. Su nivel oscila entre los 4.000 y los 5.000 metros.

17- El mayor desnivel conocido está en América. Es el que forman el cerro Llullaillaeo, de 6.723 m., y la fosa oceánica de Taltal, de 7.640 m. de profundidad. A unos 400 Km. uno del otro, su diferencia de altura llega a 14.363 metros.

18- La más larga cadena montañosa de América lo es también del mundo entero: es la cordillera de los Andes, de 7.500 Km.

19- También tiene América el río mas ancho del mundo: el Río de la Plata que alcanza una anchura de 200 Km.

20- La cumbre mas alta de América (y del mundo occiental) es el Aconcagua entre Argentina y Chile, de 6960 m.

21- Las costas americanas se extienden a lo largo de 104.200 Km. De esta distancia, 28.700 Km. corresponden a Sudamérica, dotada de costas menos accidentadas.

Fuente Consultada:Enciclopedia Estudiantil Tomo III CODEX

Cuadro Sinoptico de Océanos y Mares Características Físicas

cuadro sinoptico mares oceanos

El mar y sus características físicas: Para el estudio físico y biológico del mar es fundamental conocer el grado de salinidad y la temperatura de las aguas. La salinidad es la cantidad de sales disueltas en un kilogramo de agua. Al decir que el valor medio es de 35 milésimos, se quiere señalar que en mil gramos de agua se hallan disueltos 35 gramos de sales diversas. Este valor puede variar de un océano a otro.

La abundancia del cloruro de sodio en esas aguas les proporciona su característica salinidad. Sin embargo, no es el único componente, ya que de todos los elementos químicos conocidos en la naturaleza más de la mitad forma parte de ellas. Algunos se hallan en los tejidos o líquidos Internos de diferentes animales marinos.

Las sales más abundantes, aparte del cloruro de sodio, son el cloruro de magnesio, sulfatos calcicos, magnésicos y potásicos y el carbonate calcico. También encontramos silicio, yodo, aluminio, hierro, cobre, estroncio, oro, itrio, radio y diversos gases, como oxígeno, nitrógeno, gas carbónico, etc. Los compuestos nitrogenados y fosfatados son fundamentales para la vida vegetal y animal.

No obstante su complejidad, hay que destacar que el agua constituye una solución salina homogénea y químicamente equilibrada. Esta uniformidad está asegurada por la circulación permanente de las masas líquidas que permite su mezcla continua. Cargadas de sales minerales, las aguas oceánicas son, pues, a igual volumen más pesadas que las aguas’dulces, es decir que poseen mayor densidad. Una consecuencia lógica es que tal diferencia de densidad se traduce en una mayor flotabilidad en las aguas saladas que en las dulces.

En cuanto a la temperatura, se puede compararla con la de la Tierra, y vemos que el mar absorbe con más dificultad que ésta, pero como está dotado de mayor capacidad calórica la conserva mejor.

Por lógica consecuencia, al calentarse y enfriarse más lentamente que los continentes, actúa en las costas como regulador térmico suavizando los fríos invernales y haciendo menos agobiantes los veranos.

Las máximas temperaturas’de las aguas marinas se hallan en el mar Rojo y en el golfo de México (zonas ecuatoriales); las mínimas, en las regiones polares. La escasa variación diaria de temperatura de las aguas marinas, en contraste con la mayor diferencia en el continente, es causal de los vientos llamados brisas, que soplan hacia tierra al atardecer y en sentido inverso al amanecer. Estas mismas diferencias de temperatura en el año originan los vientos periódicos llamados monzones.

La temperatura de las aguas profundas está determinada de acuerdo con su profundidad. Cuanto mayor es ésta la disminución de la temperatura es progresiva hasta llegar a una constante a partir de los 4.000 metros de profundidad (aproximadamente 3,5°C) y a los 8.000 metros 0°C.

Otras características principales de las aguas marinas son la transparencia y el color. Si estas características se relacionan con la vida en el mar la transparencia es fundamental, pues la luz no penetra a más de 200 metros de profundidad y, por lo tanto, la función clorofílica cesa (no permitiendo que se produzca el fenómeno de fotosíntesis con los vegetales microscópicos).

El color del mar varía desde el azul en las zonas cálidas hasta el verdoso en las frías y propicias para la pesca. Generalmente, cualquier otro color, rojo del mar homónimo, verde de las costas, se debe a organismos en suspensión.

PLANISFERIO MAPA DEL MUNDO MAPAMUNDI Mapa Político del Mundo Paises

POR RAZONES DE ESPACIO SE HA DIVIDIDO EL PLANISFERIO EN DOS PARTES, PERO PUEDE ACCEDER A UN GRAN PLANISFERIO OCUPANDO TODA LA PANTALLA.

planisferio

planisferio

planisferio

planisferio

VENTANA CON MAPA COMPLETO

 

Descargar Distintos Planisferios en Diversos Formatos
 Planisferio Mudo con Sus Costas y Ríos
 Planisferio Mudo con Sus Costas y Poblados
 Planisferio Mudo con Poblados con Nombres
 Planisferio con los Estados o Países
 Planisferio con los Estados o Países a Color
 Planisferio Hidrográfico a Color
 Ver Todas Las Opciones

 Descarga de Mapas de los Países del Mundo

Otros Enlaces en Este Sitio
Mapa de América
Mapa de África
Mapa de Asia
Mapa de Europa
Mapa de Oceanía
Los Continentes del Planeta
10 Curiosos Datos Estadísticos del Mundo
Nombres y Banderas De  Los Países de América
Geografía del Mundo
Turismo Virtual
Juego de Ubicar Lugares en el Mundo

Cartografía del mundo
Hace casi 500 años, cuando se generalizó la creencia de que la Tierra era una esfera, los cartógrafos establecieron dos premisas esenciales. Una implicaba un sistema general de meridianos de longitud (del latín longus, «largo») y paralelos de latitud (de latus, «ancho»), que harían posible fijar cualquier situación en el globo. La segunda suponía un método de transferir detalles de una esfera a un planisferio, procedimiento que los cartógrafos modernos llaman una «proyección». Como la Tierra es redonda, no tiene esquinas desde las cuales puedan ser hechas las mediciones. Por lo tanto se utilizan dos puntos definidos de medición, el Polo Norte y el Polo Sur que son los extremos del eje imaginario sobre el cual gira la Tierra.

Al cartografiar la Tierra, los cartógrafos sitúan el Ecuador (la línea del centro alrededor de la Tierra) y los paralelos de latitud como rebanadas de la esfera. Cada paralelo es un enorme círculo dividido en 360°. Cada grado es equivalente aproximadamente a 60 millas náuticas empezando por el Ecuador (una milla náutica equivale a 1.852 metros). Los grados se dividen en 60 minutos, y cada minuto equivale a una milla náutica. El minuto se divide en 60 segundos.

El Ecuador está a 0° de latitud. Hacia el norte, los paralelos a partir del Ecuador están divididos de 1° a 90° (1/4 de círculo) y son llamados «latitud norte». Los paralelos, hacia el sur están también numerados del 1° al 90° y son denominados «latitud sur».

Los paralelos no son suficientes para indicar una localización en la Tierra, así que los cartógrafos colocan meridianos curvados (también medidos en grados, minutos y segundos) de longitud que convergen en los polos Norte y Sur. Como los meridianos cruzan los paralelos, dada la latitud y longitud de cualquier punto de la Tierra, uno puede localizarlos fácilmente.

Mientras que los paralelos de latitud empiezan con 0° en el Ecuador, el meridiano 0° de longitud utilizado desde 1884 por unos 25 países es el meridiano en que está situado el observatorio de Greenwich en Londres, Inglaterra. (Anteriormente muchos países utilizaban los meridianos que pasaban por sus capitales como primer meridiano.) Los meridianos se miden hasta el 180° al este de Greenwich y 180° al oeste de Greenwich. La longitud y el tiempo son inseparables. Una hora es el equivalente a 15° de longitud. Un grado es igual a 4 minutos de tiempo.

La transferencia de las líneas curvadas de los meridianos y paralelos al papel plano de modo que las líneas rectas puedan ser utilizadas como direcciones de compás, se logra por un sistema generalmente llamado como proyección Mercator, por Gerardus Mercator, matemático, geógrafo y grabador, que falleció en 1594.

En su sistema de proyección, todos los paralelos y meridianos forman ángulos rectos entre sí (no curvados como serían en el globo). Los meridianos convergentes de longitud son separados hasta que quedan rectos y paralelos. Mercator lo compensó extendiendo las distancias entre paralelos a un promedio creciente desde el Ecuador hasta los polos. Las tierras y mares fueron distorsionados por el método Mercator, particularmente en las regiones polares. Al enderezar los meridianos, Mercator produjo un enrejado de líneas rectas sobre el mapa, haciéndolo de gran valor para direcciones exactas de compás. El profesor Edward Wright de la universidad de Cambridge mejoró el sistema de proyección Mercator en 1 5 90 y esta adaptación fue aceptada generalmente hacia 1630 y continúa sirviendo a los navegantes aéreos y terrestres y se dice que no tiene igual como ayuda en la navegación. En la actualidad hay en uso otros tipos de proyección; pero todos tienen cierto grado de distorsión.

Los mapas del mundo revelan que menos del 30 % de la superficie de nuestro planeta es tierra; el resto es agua. La navegación segura en el agua en la actualidad depende de una carta náutica, que muestra las profundidades del agua, las posiciones de los cables submarinos, las marcas de reconocimiento terrestres, zonas de anclaje o de prohibición de anclaje, localización de boyas, luces u otras señales luminosas, y otras informaciones. Una carta oceanógrafica es empleada para proporcionar información sobre la distribución de propiedades físicas y químicas en el mar (temperatura, salinidad, etc.), geología, meteorología y biología marina.

En tierra, los mapas topográficos son utilizados por todas las naciones para revelar la elevación de las distintas zonas. La elevación promedio de los Estados Unidos, exceptuando Alaska y Hawaii, es de unos 700 m sobre el nivel del mar. Un mapa topográfico es un registro detallado de la topografía de una zona terrestre, con posiciones geográficas y elevación de los rasgos naturales o hechos por el hombre. Por medio de las líneas de contorno y otros símbolos, los mapas topográficos muestran la forma de la Tierra (las montañas, valles y llanuras) en su forma mensurable. Muestran la red de cursos de agua y de ríos y otros rasgos acuáticos en su verdadera relación
con la Tierra, y las principales obras del hombre en su tamaño relativo y verdadera posición.

Cosa sorprendente, sólo una pequeña porción de la superficie terrestre ha sido cartografiada hasta el grado de exactitud requerido hoy con propósitos industriales, militares, científicos y recreativos. (Sólo un 40 % de la superficie de los Estados Unidos está cubierta por mapas topográficos.)

Los mapas geológicos, que emplean un mapa topográfico como base, revelan qué clase de rocas existen dentro de un país. Los geólogos entrecruzan la Tierra, examinando formaciones rocosas de su superficie y haciendo proyecciones estudiadas de las del subsuelo.Los mapas geológicos son vitales para determinar la localización, profundidad y dimensiones de valiosas masas rocosas tales como las piedras de construcción o las vetas de mineral.

Hoy se hace un creciente uso de la «fotogeología», fotografía aérea y orbital (espacio) para identificar y cartografiar las formaciones geológicas, ciertas características del agua y las fallas terrestres, indicando dónde se pueden producir terremotos. Los aparatos muy sensibles instalados en los aviones, o los satélites que orbitan la Tierra, pueden detectar diferencias de temperatura en varios tipos de formaciones rocosas. La cartografía geológica desempeña un papel vital en determinar dónde están colocadas las estructuras (y cómo son diseñadas, construidas y mantenidas) analizando las rocas y suelos que los rodean.

Los terremotos, inundaciones y otros desastres, pueden hacer que un mapa quede anticuado. La naturaleza puede causar cambios en una costa, requiriendo revisiones para hacer que los mapas usados corrientemente sean exactos.
Los mapas revelan mucho a una nación sobre el mundo que la rodea, como el hecho poco conocido de que la costa occidental de Alaska está a menos de 50 millas de la Unión Soviética.

Curiosas Estadisticas del Mundo Datos Poblacion Hambre Pobreza Energía

CURIOSAS ESTADÍSTICAS DEL MUNDO: POBLACIÓN, HAMBRE, POBREZA, ENERGÍA

datos del mundo

EL ETERNO PROBLEMA DE LA POBREZA MUNDIAL:
Actualmente, en el mundo en desarrollo 1.300 millones de personas viven con menos de un dólar diario y cerca de 3.000 millones, casi la mitad de la población mundial, con menos de dos dólares.

El hecho de que los países industrializados alcancen los porcentajes más bajos de pobres, no significa que en esos países no los tengan, pues el problema de la pobreza es mundial. Lo que ocurre es que en esos países la mayoría de sus habitantes no son pobres y gran parte tiene acceso a condiciones dignas de vida. En cambio, en los países en desarrollo, existe un predominio de pobres y una minoría de ricos.

En el mundo, la mayoría de los pobres todavía se localiza en las zonas rurales, pero esta situación está cambiando y probablemente en el siglo XXI la mayor parte viva en ciudades. Este proceso será resultado de la migración a las zonas urbanas, del menor acceso a recursos productivos, del desarrollo insuficiente de la vivienda urbana y la infraestructura física, etcétera.

EN BUSCA DE SOLUCIONES:

Tan grave es este problema que ha crecido la conciencia de la necesidad de cooperación internacional para intentar mejorar esta situación. Una de las iniciativas que emprendió la Organización de las Naciones Unidas es el Programa de las naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Este programa aconseja que se preocupen por la calidad del crecimiento económico y por las siguientes cuestiones:

Crecimiento sin empleo: la economía general crece pero sin que aumenten las oportunidades de empleo. En los países en desarrollo el crecimiento sin empleo también redunda en muchas horas de trabajo e ingresos muy bajos para centenares de millones de personas.

Crecimiento sin equidad: los frutos del crecimiento económico benefician especialmente a los ricos, dejando a millones de personas sumergidas en una pobreza cada vez más profunda. Entre 1970 y 1985, el valor de la producción mundial aumentó un 40% pero el número de pobres creció el 17%.

Crecimiento sin voz de las comunidades: la represión política y los controles autoritarios han impedido las demandas de mayor participación social y económica en los países donde el crecimiento de la economía no ha sido acompañado por un fortalecimiento de la democracia o de las posibilidades de expresarse de la gente.
El PNUD considera que existen factores a tomar en cuenta para que el desarrollo humano acompañe al crecimiento:

Equidad: cuanto mayor sea la igualdad con que se distribuye la producción mundial y las oportunidades económicas, tanto más posible será que se traduzcan en un mejoramiento del bienestar humano.

Oportunidades de empleo: el crecimiento económico se concreta en la vida de la gente cuando se ofrece trabajo productivo y bien remunerado. Una manera importante de lograrlo consiste en procurar crecimiento por medio de actividades económicas que requieren abundante mano de obra.

Acceso a bienes de producción: el Estado debería actuar para lograr que las personas más pobres tengan satisfechas sus necesidades básicas.

Gasto social: los gobiernos y las comunidades pueden influir en gran medida en el desarrollo humano, encauzando una parte importante del ingreso público hacia el gasto social más prioritario: salud, educación, justicia, atención de los ancianos.

Igualdad de género: brindar a la mujer mejores oportunidades y mejor acceso a la enseñanza, las guarderías infantiles, el crédito y el empleo.

Esto se complementa con políticas de población, buen gobierno y una sociedad civil activa.

Un esfuerzo decidido para aumentar la capacidad humana -mediante mejor enseñanza, mejor salud y mejor nutrición- puede ayudar a transformar las perspectivas del crecimiento económico, especialmente en los países de bajos ingresos y escaso desarrollo humano.

Tifon en Filipinas

Filipinas es una nación insular formada por 7.107 islas e islotes, de los cuales unos 730 están habitados y 462 tienen una extensión superior a los 2,5 km. Está situada entre el mar de China meridional y el océano Pacífico.

Forma parte del cinturón de fuego del Pacífico. Luzón y Mindanao, las dos islas principales, concentran dos terceras partes de la población.

Numerosas cadenas montañosas de tipo volcánico corren de norte a sur hasta Borneo y las Célebes. En Mindanao se encuentra el monte Apo (2.954 m), que constituye la máxima altura del país. Los terremotos y las inundaciones son frecuentes en la región.

Los ríos principales son el Cagayan, el Grande de Mindanao y el Pasig, que corre por Manila. Hay lagos y lagunas repartidas, como la laguna de Bay, al sur de Manila. Clima: tropical en la mayor parte de la región; se presentan vientos monzones en el noreste, desde noviembre hasta abril; y en el suroeste, de mayo a octubre.

INFORMACIÓN SOBRE EL PAÍS

NOMBRE OFICIAL: República de las Filipinas
CAPITAL: Manila
ÁREA (Km2): 300.000
POBLACIÓN (HAB.): 101.833.938 (jul. de 2011)
PUERTOS: Batangas, Cagayan de Oro, Cebú, Davao, Dagupan, lligan, Manila
DIVISIÓN POLÍTICA: 80 provincias y 120 ciudades menores
UNIDAD MONETARIA: peso filipino
FIESTA NACIONAL:12 de junio, Día de la Independencia
 
ECONOMÍA:
Tasa de inflación (%):3,8 (2010)
Crecimiento del PIB (%): 7,3(2010)
Desempleo (%): 7,3(2010)
Industria: ensamblaje de productos electrónicos, productos farmacéuticos, químicos y de madera y pesca
Agricultura: azúcar, coco, arroz, maíz, plátano y pina.
Ganadería: porcinos y caprinos.
 
SOCIEDAD:
Ciudades principales (hab.): Manila, 11’248.470; Davao, 1’626.977; Cebú, 830.962; Bacolod, 486.541 (2010)
Religión (%): católicos romanos, 81; musulmanes, 5; evangélicos
Crecimiento demográfico (tasa media) (%): 1,90 (2011)»
Densidad (hab./km2) 339,44(2011)
Fecundidad (número de hijos por mujer): 3,19 (2011)
Esperanza de vida (años): hombres, 68,72; mujeres, 74,74 (2011)
Tasa de natalidad: 25,34 nacimientos por 1.000 hab. (2011)
Mortalidad infantil: 19,34 muertes por 1.000 nacimientos (2011)
Índice de Desarrollo Humano (entre O y 1): 0,638 (2010)
Acceso a fuentes de agua potable (%): 93 (2010)

HISTORIA POLÍTICA DE FILIPINAS: HISTORIA
El archipiélago de Filipinas fue conquistado por España un 1564, país que introdujo el catolicismo y lo convirtió en la religión predominante. España vende en 1898 Filipinas a EE.UU por 20 millones de dólares. A partir de 1935 comienza su etapa de autonomía, siendo el primer presidente Manuel Quezón.

Filipinas estuvo ocupada por Japón durante la Segunda Guerra Mundial. La nación obtuvo su independencia en 1946, pero EE. UU. mantuvo sus bases militares en este territorio. Por su parte, los comunistas, que ya habían combatido a los japoneses, mantuvieron la lucha contra el Gobierno hasta 1953, cuando finalmente se rindieron.

En 1965, Ferdinand Marcos ganó la Presidencia. Durante su gestión mejoró la economía, pero en 1972 declaró la ley marcial, que es un estado de excepción en el que prevalece el mandato de los militares. Varios senadores, movidos por Benigno Aquino, miembro destacado del Partido Liberal de Filipinas, organizaron la oposición, en tanto que los comunistas promovieron una revolución desde las islas del sur.

En 1983, Aquino, quien había sido condenado a muerte por el dictador Marcos, regresó del exilio, pero fue asesinado al llegar al aeropuerto de Manila. El Ejército Popular Nuevo (EPN) se tomó el país en 1985.

El movimiento popular se unió tras la figura de la viuda de Aquino, Corazón Aquino, quien prometió concretar el sueño de su esposo de llegar al poder. Luego del asesinato de Aquino, EE. UU. retiró el apoyo a Marcos y se lo brindó a la viuda de aquel. En 1986, el dictador Marcos y su esposa huyeron a Hawai. Corazón Aquino asumió la Presidencia y proclamó una Constitución provisional, que rige hasta estos días, con algunas modificaciones.

FENÓMENO METEOROLÓGICO CATASTRÓFICO:

Los ciclones más peligrosos y destructivos son los huracanes, llamados tifones en Asia. Se trata de grandes tormentas, que afectan a toda la troposfera, con bandas de nubes que provocan lluvias, organizadas en espiral. Los vientos en su parte baja se mueven en el sentido contrario de las agujas del reloj, mientras que en la parte alta se desplazan al revés, en sentido horario.

Los huracanes y tifones se forman a partir de perturbaciones preexistentes, en los trópicos, y siempre sobre los océanos. Evolucionan a partir de perturbaciones mucho más leves que aparecen cada tres o cuatro días sobre las aguas cercanas al ecuador, y necesitan que la temperatura a nivel de! mar sea elevada y que en los niveles altos de la atmósfera soplen vientos suaves, que no cambien bruscamente de velocidad ni dirección.

Cuando se dan estas condiciones, los meteorólogos saben que es posible que se produzca un ciclón tropical que podría evolucionar hasta un huracán.


Otros fenómenos que pueden ser muy destructivos son los tornados, ciclones pequeños y de vida muy corta (unas horas). En ellos se producen torbellinos de aire con vientos que pueden superar los 500 Km./h.

El tifón ‘Haiyan’, uno de los más fuertes de la historia de Filipinas, ha cambiado radicalmente el paisaje de la costa de algunas islas del archipiélago, donde se calcula que ha causado más de 10.000 muertes y ha dejado un paisaje de destrucción total y en completa desesperación a los afectados.

La ciudad de Tacloban, hasta la fecha la más afectada del país, en la provincia oriental de Leyte, fue de las primeras que golpeó ‘Haiyan’, denominado Yolanda en Filipinas, con ráfagas de viento de hasta 315 kilómetros por hora en la mañana del pasado viernes.

Antes de la llegada del tifón, varias ONG se desplazaron a la zona, puesto que los expertos preveían que Leyte sería muy afectada por el tifón, pero poco pudieron hacer para ayudar a los 218.000 habitantes de Tacloban durante las más de seis horas que la tormenta azotó la ciudad.

Además de enfrentarse a vientos sostenidos de más de 250 kilómetros por hora y una incesante tromba de agua, Tacloban tuvo que soportar una subida del nivel de la marea de más de dos metros.

Ver: Terremotos Históricos

Terremotos Mas Importantes de Argentina

Desequilibrios Ecologicos Accion del Hombre Catastrofes Naturales

Catástrofes Por Los Desequilibrios Ecológicos

Inundaciones   –  Sequías  –  Huracanes  –  Olas de Frío  –  Terremotos  Olas de Calor  –  Tormentas de ArenaIncendiosVolcanes

La relación del hombre con la Tierra ha experimentado un cambio a raíz del repentino poder de nuestra civilización para incidir en el ecosistema global y no sólo en un área particular y específica del mismo. Todos sabemos, desde luego, que la civilización humana siempre ha influido en el medio ambiente.

Baste decir a modo de ejemplo que incluso los hombres prehistóricos quemaban a veces amplias zonas intencionadamente en busca de alimentos. Actualmente, hemos remodelado una considerable parte de la superficie del planeta, cubriéndola de hormigón en las ciudades y transformando el bosque en arrozales, trigales o pastos.

Pero estos cambios, que a primera vista podrían parecer importantes, han resultado ser, hasta ahora, factores más bien triviales para el ecosistema global. De hecho, hasta nuestros días, siempre se supuso que nada de cuanto hiciéramos o pudiéramos hacer afectaría de manera prolongada al medio ambiente global. Es precisamente esta suposición la que debemos descartar hoy a fin de meditar en términos estratégicos sobre nuestra nueva relación con el planeta.

Actualmente, la civilización es la causa principal de los cambios que se suceden en el medio ambiente global.

Nuestro siglo ha sido testigo de cambios decisivos en dos factores clave que definen la realidad física de nuestra relación con la Tierra: un súbito e inquietante aumento de la población humana, que crece a razón de la totalidad del censo chino cada diez años, y el repentino aceleramiento de la revolución científica y tecnológica, que ha llevado nuestro poder de transformación del mundo a niveles casi inimaginables; hoy somos capaces de quemar, recortar, cavar, desplazar y remodelar como nunca la materia física de que se compone el planeta.

El crecimiento demográfico es a la vez una de las causas del cambio de relación y un claro indicio de la imprevisible magnitud de este cambio, sobre todo en términos históricos. Desde que aparecieron los primeros humanos modernos, hace 200.000 años, hasta los tiempos de Julio César, jamás había habido más de 250 millones de personas sobre la faz del planeta. Mil quinientos años después, cuando Cristóbal Colón zarpó hacia el Nuevo Mundo, la población mundial rondaba los 500 millones. En 1776, año en que Thomas Jefferson redactó la Declaración de Independencia de listados Unidos, la cifra se había duplicado nuevamente: ya éramos 1.000 millones. Hacia mediados de este siglo, justo después de la II Guerra Mundial, superábamos los 2.000 millones.

En otras palabras, desde los albores de la humanidad hasta 1945 tuvieron que sucederse más de diez mil generaciones para llegar a los dos mil millones de personas. Hoy en día, en el transcurso de una sola vida  la población humana habrá pasado de dos mil a nueve mil millones, previsión cuyo ecuador ya ha sido superado con creces.

Las magnitudes del tiempo implicadas entre el origen de nuestro planeta hasta hoy son tan abrumadoras que fácilmente pueden distorsionar nuestras perspectivas. Se las debe reducir a términos más simples. Si comprimimos el tiempo geológico de miles de millones de años a un período de más fácil captación, por ejemplo un siglo, podemos pensar en nuestro planeta como un jardín cuya realización insumió cien años. Noventa y dos años, para ser precisos, si tomamos la formación del sistema solar hace 4.600 millones de años como el nacimiento del planeta y convenimos que un año de nuestra escala representa 50 millones de años.

Los dinosaurios y los grandes reptiles surgieron hace sólo dos años y debería pasar más de un año y once meses antes de que aparecieran en el jardín nuestros primeros antepasados reconociblemente humanos, el Homo habilis, simios parecidos al hombre. Seguiría la primera de las recientes eras glaciales —unas dos semanas atrás— desplazando los bosques y las formas de vida de las regiones en tomo de los polos de la Tierra y produciendo cambios en la distribución y en la composición aun de los bosques tropicales. Fue sólo durante y después del último de esos períodos glaciales, dentro de los últimos 50.000 años —u ocho horas en el tiempo del jardín— que el hombre moderno, el Homo sapiens, se propagó por el planeta, llegando a Australasia y a las Américas. El jardín de la Tierra ha sido emparejado y regado por los elementos por noventa y dos años, nosotros hemos estado en él por menos de un día.

Para el momento en que llegamos, el jardín era un lugar de gran magnificencia. La flora y la fauna habían surgido en una variedad maravillosa, impresionante y exquisitamente entrelazada. La humanidad es el bebé de la familia, el recién llegado al jardín de la Tierra. Pero ya hemos hecho más qué cualquier otra especie para cambiar el antiguo jardín para bien y para mal.Desarrollamos habilidades agrícolas durante las últimas horas y agrandamos mucho la capacidad del jardín para sustentar la vida. Y en el curso de los últimos cinco minutos iniciamos nuestra revolución industrial, un proceso de cambio que sería maravillosamente creativo e increíblemente destructivo a la vez.

Desarrollamos grandes civilizaciones en la Mesopotamia. en Egipto, en China y en el valle del Indo, en las Américas, en Grecia y en Roma y, luego, en Europa. Nuestros antiguos centros de instrucción produjeron nuestros primeros filósofos, nuestros primeros científicos. Demostramos gran coraje y aptitud para explorar el planeta y entender su totalidad. En tiempos más recientes, nuestra ciencia y nuestra tecnología han hecho rápidos avances en campos tan variados como la agricultura, la medicina, las comunicaciones y la electrónica. El ritmo ha sido increíble, desconcertante. No pasó tanto tiempo desde que Gutenberg inició la imprenta con tipos móviles, Slephenson construyó la locomotora de vapor y Alexander Graham Bell inventó el teléfono. Pero ellos son antiguos ahora, como la imprenta revolucionada por las computadoras y el láser, la locomotora reemplazada por los cohetes del viaje espacial y el teléfono por cable superado por los satélites y los cables de fibra óptica. Y seguimos avanzando, impulsados cuesta arriba cada vez más rápidamente por la ciencia y la tecnología.

Pero ha habido un lado negativo del progreso. En el comienzo, mientras nos adaptábamos al medio ambiente, aprendimos a vivir en armonía con la naturaleza. Algunos siguen viviendo hoy en armonía, pero sólo unos pocos, pues el resto de la humanidad decidió someter y atacar la naturaleza  a su voluntad, con el solo objetivo de satisfacer sus necesidades, que en la gran mayoría de los casos son superfluas.

Nuestro ataque a la naturaleza fue impulsado por lo que se percibió como la virtud de la acumulación, y por largo tiempo lo excusamos como cruel inocencia, un efecto secundario tolerable del progreso. Pero se convirtió en una cultura del consumo y en una inexcusable amenaza a la supervivencia humana. La adaptación a los rigores de los elementos nos apartó gradualmente del objetivo de la armonía con la naturaleza, llevándonos a perseguir su dominio. Ya ni siquiera bastaba igualar los tantos con la naturaleza: debíamos subordinarla a las necesidades y aun más a los deseos de nuestra especie particular. En especial en este siglo nos hemos vuelto tan seguros de nuestro genio, tan confiados en nuestro dominio sobre el habitat, que en verdad hemos perdido conciencia de nosotros mismos como parte de la naturaleza. En las grandes ciudades del occidente industrializado la vida se caracteriza por el desplazamiento casi completo o la exclusión de lo natural por lo artificial.

Es cierto que nuestra ciencia, en muchas de sus formas —la antropología, la geología, la química, la biología, la astronomía, todos los senderos al pasado abiertos por nuestro genio—, confirma nuestra evolución dentro de la naturaleza y nuestra dependencia de la naturaleza en cuanto a nuestra existencia presente y a la supervivencia futura. Eso es lo que sabemos en nuestra mente. Pero cómo vivimos, el modo en que prosperamos o sólo sobrevivimos, lo que pensamos y hacemos (o no hacemos) sobre el futuro, deriva menos de la inteligencia que del deseo, en particular un impulso compulsivo a predominar y prosperar a toda costa.
El proceso de modernización ha creado en nosotros no sólo seguridad en cuanto al logro humano sino también una suposición de autosuficiencia con independencia del orden natural que la sostiene. Estamos simplemente orgullosos de haber “descubierto” el ADN, el código genético que es la clave de la vida. Pero qué rara vez reconocemos que antes de nosotros y de nuestros descubrimientos estaba el código mismo. El genio primordial estaba en la naturaleza. Mucho antes de convertimos en intérpretes de la naturaleza éramos creación de la naturaleza.

Existe otra cara opuesta del progreso humano: decididamente no ha sido progreso para la mayoría de los seres humanos. El progreso material del que tanto nos enorgullecemos sólo lo gozan unos pocos y, al menos en algunos respectos, a expensas de la mayoría. Si bien toda la humanidad se ha beneficiado en cierta medida, la prosperidad que es la esencia del progreso es el privilegio de un cuarto de la humanidad, que está consumiendo los recursos., del planeta de un modo inquietantemente egoísta.

Si debiéramos emplear unas pocas palabras para definir el mayor peligro para el medio ambiente, ellas podrían ser “riqueza y pobreza” o tal vez, más agudamente, “industrialización y subdesarrollo'”. Ambas son formulaciones mínimas, por supuesto.

Podríamos intentar una un poco más extensa: “consumo excesivo de recursos por parte de los ricos e intolerable miseria entre los pobres”. También eso es una expresión mínima.

Algunos de los efectos nocivos o desequilibrios ecológicos producidos por esta feroz carrera por la producción y ganancias materiales  son la lluvia acida, los gases invernadero, la capa de ozono, el calentamiento global, el cambio del clima, la elevación del nivel del mar, la extinción de las especies, la desertificación, los bosques en desaparición, la crisis de la madera combustible, los riesgos nucleares, los residuos peligrosos, la erosión del suelo, el deterioro urbano, la escasez del agua, el agotamiento de la provisión de peces, para mencionar sólo algunos de los problemas más prominentes.

Cuando la sociedad humana les preste atención a todos ellos corre el peligro de pasar por alto el cuadro más grande y el mensaje que transmite. Preferimos, tal vez subconscientemente, atender los síntomas y evitar las causas. Esta tendencia inevitablemente es más pronunciada entre aquellos que tienen tanto que el cambio siempre les parece amenazante que para aquellos que tienen tan poco que el cambio sólo puede mejorar las cosas. En esto residen las semillas del desacuerdo que podría perjudicar la acción global por la supervivencia.

El impacto humano sobre la biosfera lo que está produciendo tensión ambiental y poniendo en peligro la capacidad del planeta para sostener la vida. En esencia, ese impacto se causa mediante la energía y las materias primas que la gente usa o derrocha mundialmente. Si el uso fuera aun aproximadamente igual entre la gente, la medición del impacto humano sería una cuestión relativamente simple de resolver multiplicando la cantidad de energía y de materias primas que usa cada persona por el número de la población mundial. Pero no hay ninguna equivalencia en nuestro gasto de recursos.

La vasta mayoría, que es pobre, los usa sólo en forma mínima. Exactamente lo opuesto sucede entre los ricos, que son pródigos en su consumo. La energía, en especial el uso de combustibles fósiles, está en el núcleo mismo del asunto. Un cuarto de la población mundial, la mayor parte de la cual vive en los países industriales, da cuenta del 80 por ciento del consumo mundial de energía comercial. Los otros tres cuartos, que viven en su mayor parte en el mundo ni desarrollo, dan cuenta de sólo el 20 por ciento.

Fuente Consultada:
La Tierra en Juego de Algore
Nuestro Hogar, el Planeta Shridath Ramphal

Tierra del Fuego Ubicacion Relieve Poblacion Recursos Naturales Clima

Comparable por su dimensión con Tucumán, la isla Grande de la Tierra del Fuego es parte de una entidad mucho más amplia, que extiende la soberanía nacional hasta el Polo Sur. Un escenario tan vasto convoca una gran variedad de paisajes, accidentes geográficos y climas. Su crecimiento poblacional es tan intenso como las expectativas que la provincia despierta.

UBICACIÓN Y POBLACIÓN. La provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur se encuentra en el extremo sur del país y comprende (res ámbitos territoriales distintos: el sector oriental de la isla Grande de la Tierra del Fuego y sus islas adyacentes; las islas argentinas del Atlántico Sur (entre otras, las Malvinas, las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur) y la Antártida Argentina, que comprende los archipiélagos de las Oreadas del Sur y las Shetland del Sur.

El número de habitantes de Tierra del Fuego, con exclusión de la Antártida y las Islas del Atlántico Sur, era de 5.029 en 1947 , de 27.358 en 1980, 69.369 en 1991,  y 126.000 en 2010,  lo que indica que, en casi medio siglo, la población se ha incrementado aceleradamente. Pero datos más recientes permitirían, incluso, estimar en 90.000 la población real. La tasa media anual de crecimiento es de 84,7 %. Un 42,8% de los habitantes reside en el departamento donde se encuentra la capital.  La densidad demográfica de toda la provincia es de 0,06 hab./km2, la tasa más baja de toda la Argentina, pero se transforma en 3,2 hab./Km2, si se excluye la Antártida e Isla del Atlántico Sur.

La tasa media anual de crecimiento es de 84,7 %. Un 42,8% de los habitantes reside en el departamento donde se encuentra la capital. La densidad demográfica de toda la provincia es de 0,06 hab./km2, la tasa más baja de toda la Argentina, pero se transforma en 3,2 hab./km2 si se excluyen, tal como hace el último censo de 1991, la Antártida e Islas del Atlántico Sur. El índice de masculinidad es de 112,2.

TERRITORIO NACIONAL. El proceso de provincialización llevado a cabo a partir de 1951 no alcanzó a Tierra del Fuego. Ya en 1943 se había decidido la creación de la Gobernación Marítima de Tierra del Fuego, cuyo gobierno sería ejercido por un oficial superior de la Armada. En 1948, el decreto 9.905 incluyó en la jurisdicción del gobernador fueguino a la Antártida Argentina. El 26 de junio de 1955 se promulgó la ley 14.408, que creó la provincia denominada Patagonia, pero su existencia fue efímera, ya que, al no dictarse su Constitución, no alcanzó a conformarse legalmente.

En 1957, el decreto-ley 2.191 estableció el territorio nacional de Tierra del Fuego, Antártida e islas del Atlántico Sur. Esta medida implicó asimismo la disolución de la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia y la recuperación de territorios y de autonomías para las provincias de Chubut y Santa Cruz. El ingreso de nuestro país al Tratado Antártico no modificó esta situación.

Durante el gobierno de Arturo Frondizi se otorgaron al territorio diversos privilegios, como la recaudación de diferentes impuestos: por ejemplo, el inmobiliario, el de sellos y el referido a la transmisión gratuita de bienes. Además, se le concedió la categoría de provincia en malcría de regalías petroleras.


Un grupo de indios alakalufes en un testimonio fotográfico de 1890. Estos aborígenes, al igual que los yamanas, eran conocidos también como los «canoeros magúllameos». Antiguamente, se internaban en el mar con sus canoas fabricadas con corteza de haya obtenida de los bosques de las islas y en ellas viajaba todo el grupo familiar, en busca de su principal súmenlo: los productos del mar.

LA PROVINCIALIZACIÓN. En 1986 se inició el complejo proceso que, con marchas y contramarchas, culminaría con la provincialización. Ese año, el gobierno de Raúl Alfonsín propuso al Congreso dar el status de provincia a «el territorio que comprende la parte oriental de la isla Grande de la Tierra del Fuego e islas de los Estados y Año Nuevo, conforme los límites establecidos por el Estado nacional con la República de Chile».

La observación de «desprolijidades» con respecto a las islas Malvinas y a la Antártida-Argentina en el proyecto, hizo que lucra devuelto. Un segundo proyecto declaró provincia «a la extensión del territorio nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, constituida por la parte oriental de la isla Grande, islas de los Estados y Año Nuevo y demás islas e islotes adyacentes a ellas».

El 26 de septiembre de 1986, Diputados aprobó por mayoría la provincialización, especificando que «el territorio del sector antártico argentino, comprendido entre los meridianos 25° y 74° oeste y el paralelo 60° sur, las islas Malvinas, las islas Georgias del Sur y las islas Sandwich del Sur mantendrán su actual estado de territorio nacional», hasta tanto «se den las condiciones de asunción libre y plena del poder constituyente, recuperación, ocupación efectiva, repoblación y ejercicio indiscutido para la Argentina de la soberanía nacional».

La Cámara de Senadores recién trató el proyecto de Diputados en sus sesiones del 15 y 21 de septiembre de 1988. Allí se observaron dos tendencias: los senadores oficialistas, pertenecientes a la Unión Cívica Radical, propiciaron el diseño de una «provincia chica», mientras que la oposición, del Partido Justicialista, se manifestó en favor de una «provincia grande».

Con grandes modificaciones, el proyecto volvió a la Cámara de Diputados, que recién lo trató en las sesiones ordinarias del 25 y 26 de abril de 1990. El texto aprobado (ley 23.775) fue elevado al Poder Ejecutivo, quien lo vetó parcialmente, dado que los límites fijados «podrían generar involuntariamente interpretaciones de terceros estados que no responden a las posiciones sostenidas en la materia por nuestro país». Entre sucesivos cruces de enmiendas y nuevas redacciones del proyecto, se reunió en Ushuaia la convención constituyente encargada de redactar y aprobar la Constitución para la nueva provincia.

El texto fue jurado el 1° de junio de 1991 y, en el mismo, la nueva provincia, con capital en Ushuaia, se declaro integrante de la Región Patagónica y decidida ;i o i ordinar «su política, planes y gestiones con las provincias de la región y el Estado nacional».

RELIEVE, HIDROGRAFÍA Y CLIMA.
Dada la extensión y complejidad de esta provincia, conviene abordarla a través de las distintas regiones que la integran.

Isla Grande de la Tierra del Fuego. Comprende la parte oriental de la isla Grande de la Tierra del Fuego. Limita al este y al sur con el mar Argentino, abierto al océano Atlántico, y se encuentra separada de diversas islas chilenas por el canal de Beagle. El relieve presenta mesetas de poca elevación ;al norte y en el centro. La prolongación de los Andes Patagónicos hacia el sur configura un relieve montañoso. Los ríos son cortos y caudalosos. El clima, con inviernos muy cuidos, es sumamente frío. Las precipitaciones abundan hacia el sur, que es la zona más boscosa. En la franja septentrional predomina la vegetación esteparia, con numerosos pastos.

Antártida Argentina. Si se contabiliza el conjunto de tierras, hielo y aguas incluidos en el sector antártico argentino, delimitado por el paralelo 60° (latitud sur) y los meridianos 25° y 74° (longitud oeste), la superficie total supera los 5 millones de Km. Sin embargo, las tierras emergidas y las capas de hielo que cubren el basamento geológico de la Antártida Argentina suman un total de 954.187 km2.

En la alargada Península Antártica, recorrida por una cadena de montañas que es una prolongación de los relieves sudamericanos, se destaca el monte Coman, de 3.657 m de altura. Al sur de las barreras de hielos Ronne y Filchnerse encuentra la Tierra de Edith Ronne, accidentada por el macizo Armada Argentina, donde sobresale el monte Chiriguano, de 3.660 m: por la. cordillera Diamante y, más al interior, por la Meseta Polar.

Entre las islas pertenecientes a la Antártida Argentina se encuentran las Orcadas del Sur, las Shetland del Sur, el archipiélago de Palmer, el archipiélago Biscoe, la isla Belgrano, la isla Alejandro I y la isla Berkner, que se encuentra dentro de la banquisa permanente. Las Orcadas del Sur es un archipiélago situado un poco más al sur de los 60° de latitud sur que, en su mayor parte, permanece cubierto por hielo y glaciares. Entre las diversas islas del archipiélago cabe mencionar Coronación, Signy, Powell y Laurie.

En esta última está emplazado, desde 1904, un observa torio meteorológico: el asentamiento anlánieo argentino y mundial más antiguo. También las islas Shetland del Sur constituyen un archipiélago, situado al norte de la Tierra de Sao Martín, en la Península Antártica. En las islas 25 do Mayo y Decepción funcionan sendas bases argentina.

Islas del Atlántico Sur. Comprenden las isla:. Malvinas, las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur. Las islas Malvinas son la Malvina del Este o Soledad y la Malvina del Oeste o Gran Malvina, más unos 100 pequeños islotes. La;. Georgias del Sur son un archipiélago integrado por la isla de San Pedro, situada entre los 54″ y los 55° de latitud sur, y numerosos islotes. Las Sandwich del Sur son un pequeño rosario de islas que se extiende entre los 56° y los 59″ de latitud sur; de naturaleza volcánica, algunas de ella presentan emanaciones sulfurosas. El rigor del clima, con los hielos invernales que las circundan, las vuelve prácticamente inhabitables.

GANADERÍA. La actividad económica de la provincia se concentra en la isla Grande de la Tierra del Fuego y uno de sus pilares más sólidos es la ganadería. Ésta se desarrolló apoyada en la rápida distribución de las tierras fiscales puesta en práctica a fines del siglo pasado, medida que contribuyó a valorizar vastas superficies con el pastoreo de los ovinos, con predominio de la raza Corriedale.

En general, la ganadería zonal no difiere en sus formas de los sectores subhúmedos del resto de la Patagonia. De carácter extensivo y mono-productor, con planteles de buena calidad, la densidad en la estepa a veces es cercana a un ovino por hectárea. La lana «sucia» (Corriedale) constituye el principal objetivo de crianza, además de la comercialización de carnes para frigorífico, para matadero (consumo local) y, por supuesto, la venta de cueros. La unidad productiva por excelencia es la estancia, que se puede clasificar en «grande», por lo general situada en la estepa, y «chica».

La primera suele ser propiedad de una sociedad anónima, con radicación extrarregional. En sus dominios existe una estructura administrativa y productiva autónoma, que incluye desde el administrador hasta el peón ovejero y los puesteros. El centro es el casco, cuyo eje es una vivienda principal, más una serie de edificios complementarios, desde caballerizas hasta invernáculos.

En las proximidades están el garaje, las oficinas, la herrería, la carpintería, la panadería, la veterinaria y diversos galpones. La esquila se hace en un galpón con una capacidad operativa que puede llegar a 5.000 ovejas, como en la estancia «María Behety», que tiene el galpón de esquila más grande del mundo. La estancia «chica» cuenta con un manejo familiar directo de los propietarios y un galpón de esquila cuya capacidad no supera los 1.000 animales.

En la actualidad, existe una diversificación progresiva y gradual de la actividad agropecuaria fueguina, que incluye cambios en la calidad de vida de sus pobladores (energía, vehículos, caminos, televisión, etc.). También han aumentado los usos no rurales del suelo, en especial por la explotación de gas y petróleo. Por otra parte, mientras en algunos campos de la estepa han aparecido varios focos erosivos como resultado del sobre pastoreo, también se observa una progresiva escasez, de mano de obra calificada con conocimiento y tradición rural.

La oferta de trabajo urbano y la estructura productiva basada en el empleo del varón sin su familia constituyen factores que se conjugan para que ello ocurra. También cabe señalar la presencia cada ve/, mayor de vacunos, motivada por el incremento de la población habituada al consumo de ese tipo de carne.

A LOS POCOS DÍAS… El 15 de enero de 1833, la goleta Sarandí arribó al puerto de Buenos Aires. Traía la mala nueva de la ocupación de las islas Malvinas por parte de la fragata británica Clio. Informadas las autoridades argentinas, el ministro argentino Vicente Maza formuló las reclamaciones del caso ante el encargado de negocios inglés. Éste no respondió más que con un acuse de recibo y una breve declaración, en la que manifestaba no estar al tanto de los acontecimientos denunciados. Los diarios de la época reflejaron de forma inmediata la gravedad de lo sucedido.

Seis días más tarde, exactamente el 21 de enero, La Gaceta Mercantil daba cabida a la primera «respuesta literaria», titulada «Malvinas y los ingleses». Era un poema. Lo firmaba un anónimo «SSS. Un Porteño», quien había encabezado su indignada composición con las siguientes líneas: «Sr. Editor de la G.M. Ud. que ha defendido con tanto interés los derechos de nuestra cara patria, creo que no me negará un lugarcito en sus apreciables columnas a los siguientes versos».

En 1952, el historiador Ricardo Caillet Bois recuperó un curioso testimonio, el del ciudadano inglés John Bull, residente en Buenos Aires, que en esos días de enero de 1833 envió a La Gacela Mercantil, la siguiente carta: «El reciente suceso acaecido en Malvinas ha suministrado un fecundo lema para los aficionados a escribir en los periódicos. Yo de ningún modo pretendo reprobar el desalojo que se permite el patriotismo cuando se cree vulnerado el honor nacional; pero sin resentirme por lo que a mí toca individualmente, considero que los ingleses somos injustamente el blanco de una crítica extremadamente mordaz. ¿Qué culpa puede racionalmente atribuirse a nosotros por el hecho ejecutado por la Clío?».

Y terminaba: «Persuádanse, pues, los argentinos, que en el mismo seno del parlamento inglés encontrarán los más celosos defensores de sus derechos, y que una vez esclarecidos éstos a satisfacción del pueblo, ningún ministerio tendrá bastante poder para usurparlos».

Lamentablemente, John Bull se equivocó. Hoy en día continúa la anómala situación, más allá de reclamaciones diplomáticas y trágicos acontecimientos. Y son muchos los escritores y artistas argentinos que, desde que ocurriera la nefasta acción de la fragata Clío, han registrado en su obra la ocupación de las islas Malvinas.

Principales producciones
Hidrocarburos: La obtención de petróleo y gas es la actividad de mayor importancia en la provincia; se realiza en los yacimientos del norte de la isla Grande. El petróleo obtenido (3% del total nacional) se traslada en buques hacia las destilerías de otras provincias. El gas obtenido (11% del total nacional) se utiliza tanto para la exportación como para el mercado interno. Una parte se traslada por el gasoducto que desde San Sebastián atraviesa el estrecho de Magallanes y llega hasta Santa Cruz para conectarse con parte de la red de distribución de gas del país. Otra parte se exporta por gasoducto hacia Chile y otra se envía a una planta de procesamiento en el norte de la isla, donde se produce gas metano y propano.

Producción industrial: La producción industrial se desarrolló a partir de la década de 1970, con la puesta en vigencia de un régimen de promoción industrial, que otorgaba beneficios fiscales y aduaneros a las empresas que se instalaran en la provincia. Hubo períodos en los que se produjo un gran crecimiento en el número de fábricas localizadas y en la cantidad de mano de obra demandada. En los últimos años, la importancia del sector en estos dos ítemes tuvo grandes fluctuaciones, que dependieron del comportamiento del mercado interno. Los rubros industriales más destacados son la producción de electrodomésticos y de textiles.

Ganadería: La cría de ovejas es una actividad tradicional de la provincia. Las estancias ganaderas se localizan principalmente en el norte fueguino. La mayor parte del rodeo es de raza Corriedale, que se utiliza tanto para la obtención de carne como de lana. La época de esquila, es decir, del corte de la lana de las ovejas, es de septiembre a febrero.

Pesca: Los productos del mar obtenidos en Tierra del Fuego representan el 11% del total nacional. Se capturan principalmente merluza, abadejo y brotóla.

Turismo: Además de los atractivos de la Isla Grande, como los centros de deportes invernales y las áreas naturales protegidas, Ushuaia es muy visitada por turistas extranjeros que se dirigen a la Antártida.

Fuente: Ministerio de Economía, Agencia de Desarrollo e Inversiones (ADI), Buenos Aires, 2007.

CRONOLOGÍA DE TIERRA DEL FUEGO:
1520 Magallanes cruza el estrecho que llevaría su nombre.
1587 El corsario inglés Francis Drake reconoce la región.
1616 Los holandeses Jacobo Le Maire y Guillermo Shouten recorren la periferia de la isla Grande.
1786 El navegante español Manuel Pando realiza la primera circunnavegación del archipiélago fueguino en el término de 50 días.
1826 Expediciones científicas británicas de W. Parker King y de R. Fitz Roy.
1870 Thomas Bridge establece la Misión Anglicana en la bahía de Ushuaia.
1881 Tratado de límites con Chile. 1884 Fundación de Ushuaia y de la Gobernación de la Tierra del Fuego. Creación de un presidio militar en la isla de los Estados.
1886 Expedición de Ramón Lista.
1894 Incremento del ganado ovino, que en diez años pasa de 10.000 a 1.300.000 cabezas.
1896 Creación del presidio civil de Ushuaia.
1917 Implantación de los primeros frigoríficos en isla Grande.
1947 Se clausura el penal civil.
1948 Fundación de la Base Aérea naval.
1950 Se levanta la Base Naval en el antiguo penal.
1966 LADE inicia vuelos regulares: a Ushuaia y Río Grande.
1972 Ley de Promoción para el territorio fueguino.
1990 Provincialización de Tierra del Fuego.

TURISMO AUSTRAL:
Algunas fiestas provinciales
Festival Internacional de Ushuaia.
Abril, en Ushuaia.

Fiesta Nacional de la Noche Más Larga.
Junio, en Ushuaia.

Marcha blanca.
Agosto, en Ushuaia.

Semana de las colectividades. Octubre, en Río Grande.
Fiesta del Sol. Diciembre, en Ushuaia.

Algunos circuitos turísticos
Ushuaia y alrededores
Paisaje marítimo austral. Lagos, montañas y glaciares. Centros de esquí. Navegación. Turismo aventura. Vista de Ushuaia.

Circuitos Terrestres
Ushuaia; Tolhuin y Río Grande. Estancias Harberton y Mota
Visita a estancias. Parque Nacional. Vista de flora y fauna autóctona, Bahía Aguirre. Lago Escondido y Fagnano. Ferrocarril del fin del mundo. Museos. Estancias ovinas. Testimonios aborígenes. Gastronomía regional. Artesanías.

Turismo marítimo
Isla de Los Estados
Cruce del estrecho de Le Maire hasta la isla de los Estados. Faro del Fin del Mundo.

Antártida
Puerto de Ushuaia
Península Antártica. Cruceros en distintos tipos de barcos.

Fuente Consultada:
“Mi País, Argentina” Todas Las Provincias – Todos Los Datos – Tierra del Fuego – Clarín

Las eras geologicas del planeta Tierra Primeros seres vivos organicos

ORIGEN DE LA TIERRA – LAS ERAS GEOLÓGICAS – SU EVOLUCIÓN

Ver un Amplio Cuadro Sintesis Con Las Características de cada Etapa

LAS ERAS GEOLÓGICAS:

La edad de la tierra se calcula en más de cuatro mil quinientos millones de años. Las ciencias geológicas que estudian cómo fue evolucionando nuestro planeta durante este larguísimo período de tiempo, tasan sus investigaciones en las rocas y en los fósiles contenidos en algunas rocas.

Por el estudio de las rocas se ha podido conocer:
1) la enorme antigüedad de la tierra;
2) las temperaturas existentes en las distintas épocas;
5) los movimientos registrados en la corteza terrestre, los cuales han dado origen a la formación de montañas y depresiones; y
4) las variaciones en la distribución de las tierras y las aguas sobre la superficie de nuestro planeta, ocurridas en períodos de tiempo muy largos.

La antigüedad de la tierra ha sido posible calcularla estudiando la constitución de las rocas radioactivos. Los átomos de uranio se transforman en átomos de plomo con un ritmo constante, de tal manera que, comparando la cantidad de plomo contenido en un mineral de uranio, se puede calcular cuándo se formó la roca que lo contiene. De este modo se cree que las rocas más antiguas de la tierra, conocidas hasta hoy, se formaron hace más de cuatro mil millones de años, lo cual indica que la tierra es mucho más antigua.

Mediante el estudio de los fósiles contenidos en las rocas sedimentarias se han conocido:
1) las diferentes especies animales y vegetales que vivieron en las distintas épocas; y
2) las variaciones ocurridas en el clima de las diferentes regiones.

Un fósil es cualquier resto o impresión de origen animal o vegetal, preservado bajo la corteza terrestre al formarse las rocas sedimentarias.

En las rocas sedimentarias abundan los fósiles. Como en cada época vivieron ciertas especies animales y vegetales típicas, que no existieron en otras, los geólogos pueden determinar en qué época se formó la roca, observando los fósiles típicos que presente.

La evolución de la tierra en el tiempo ha sido reconstruida por la geología histórica, al ser estudiadas las capas formadas por las rocas sedimentarias. Estas rocas, depositadas en los fondos de los mares y lagos durante millones y millones de años, están situadas unas sobre otras, formando estratos, y Kan sido comparadas en su conjunto con un enorme libro.

Las rocas formadas en cada época serían como las páginas del libro. Las rocas más antiguas se encuentran en las capas más profundas y las más recientes muy cerca de la superficie. Sólo cuando las rocas han sido muy perturbadas por fenómenos posteriores, su orden puede aparecer cambiado.

La historia de la tierra consta de cuatro grandes etapas denominadas eras, las cuales tuvieron distinta duración. Las eras geológicas reciben los nombres de Protozoica, Paleozoica, Mesozoica y Cenozoica.

Era Protozoica: Esta era se divide en dos etapas: Arcaico y Precábrico.

Arcaico: Los primeros millares de millones de años de la tierra. La tierra debió ser, en sus comienzos, una esfera de gases incandescentes, semejantes a los que forman el sol, del cual se desprendió al igual que los demás planetas, según las hipótesis más aceptadas.

Debido a su tamaño relativamente pequeño, la tierra comenzó a enfriarse pronto. Los gases primitivos se convirtieron en líquidos, etapa durante la cual la luna debió desprenderse de la tierra. Más tarde, las materias líquidas comenzaron a enfriarse en la superficie y a solidificarse, formando las primeras rocas. Los vapores que se escapaban de esas rocas se convertían en nubes muy densas, formando una atmósfera semejante a la que se supone cubre el planeta Venus actualmente. A partir de entonces, y durante millares de millones de años, no hubo vida sobre la tierra; de ahí el nombre de Azoica (sin vida) que se da a esta primera era.

Aparición de los océanos y de las primeras manifestaciones de vida. Las rocas que formaban la superficie de la tierra continuaron enfriándose, hasta que el vapor de agua que contenía la atmósfera comenzó a precipitarse en forma de lluvia.

El agua procedente de estas lluvias iniciales, escurriéndose desde las zonas altas a las bajas, fue a depositarse en las depresiones de la corteza, para formar ormar los océanos primitivos. De las profundidades del planeta brotaban rocas fundidas (magma), originando grandes volcanes; y la corteza terrestre se arrugaba, formando estos plegamientos altísimas montañas.

Precámbrico: En esta era debieron aparecer las primeras manifestaciones de vida en forma de seres de una sola célula, semejantes a las bacterias actuales, los cuales no podían dejar huellas fósiles.

Los fósiles más antiguos conocidos son de fines de esta era, y corresponden a impresiones de algas marinas muy rudimentarias.

El enfriamiento de nuestro planeta continuó. Aunque las grandes explosiones volcánicas disminuyeron, inmensas cantidades de rocas fundidas traían de las profundidades del planeta minerales de hierro, plata, cobre, oro y otros metales que hoy conocemos. Estas rocas, que antes de consolidarse pasaron por el estado de fusión, son denominadas rocas ígneas, o sea, rocas formadas por el fuego.

Las lluvias, cada vez más intensas, al caer sobre las partes elevadas de la corteza, arrastraban los materiales sueltos y los iban depositando en los fondos de los mares, dando origen a las rocas sedimentarias.

Esta era, denominada Proterozoica, o de la vida elemental, debió durar, al igual que la anterior, unos 650 millones de años. En ella aparecieron organismos más complejos, como las esponjas y corales y las primeras plantas con raíces.

Era Paleozoica: La era de los peces y de los grandes helechos. Durante un largo período no se produjeron en la tierra grandes conmociones. Los océanos cubrían extensas zonas de la superficie terrestre y la erosión iba reduciendo intensamente el relieve de las áreas emergidas.

En los mares de esa era vivían cantidades enormes de animales provistos de conchas o caparazones, cuyos restos, al depositarse en el fondo de los océanos, formaron profundas capas de rocas calizas. En las costas se depositó gran cantidad de arena. Más tarde, según indican los fósiles, aparecieron los peces en los océanos y plantas mayores en las tierras. Los insectos se multiplicaron.

En los finales de esta era se formó la mayor parte de la hulla o carbón mineral de que disponemos hoy. En este período, llamado carbonífero, cuyo clima era caliente, hubo extensos bosques de helechos arborescentes, que medían hasta 30 metros de altura. Los restos de estos helechos fosilizados en las zonas cenagosas, después de quedar cubiertos por arcillas y arenas, formaron la hulla, que actualmente es extraída de sus yacimientos por los mineros.

Durante esta era aparecieron los primeros animales vertebrados, que podían vivir lo mismo en tierra que en el mar: los anfibios.
La temperatura, que se mantuvo relativamente cálida, favoreció la multiplicación de las especies tanto vegetales como animales. Después, el clima se enfrió considerablemente, y muchas de estas especies se extinguieron.

La era Paleozoica (de la vida antigua), duró más de 360 millones de años.

Era Mesozoica: La era de los reptiles gigantescos. Durante millones de años los animales más notables que vivieron sobre la tierra fueron unos reptiles gigantescos, de figuras grotescas, que habitaban en tierra firme y en los lagos. Algunos poseían alas y podían volar. Entre estos reptiles figuraron los animales mayores que han vivido sobre los continentes. Muchos de sus esqueletos han sido descubiertos. Algunos de los reptiles más pequeños evolucionaron en esta época, hasta convertirse en los antecesores de las aves actuales.

Sobre la tierra firme aparecieron unos pequeños seres de sangre caliente y cubiertos de pelos, que alimentaban con leche a sus pequeñuelos. Eran los mamíferos, a los que pertenecería el hombre millones de siglos después.

En los últimos tiempos de esta era hubo gran actividad volcánica, y se produjeron grandes plegamientos y fallas en la superficie terrestre. Entonces se formaron las mayores montañas que hay sobre la tierra: los Himalayas de Asia, los Andes de la América del Sur y las Rocosas de la América del Norte.

La era Mesozoica (de la vida media), duró unos 120 millones de años.

La tierra adopta sus caracteres actuales. (Era Cenozoica.) En esta era, que es la más reciente de la historia de la tierra, se han producido distintos períodos en los cuales la temperatura descendió tanto, que grandes masas de hielo (glaciares) avanzaron desde los polos. En el hemisferio norte estas glaciaciones cubrieron gran parte de la América del Norte, Europa y Asia.

Los mamíferos se multiplicaron durante estas épocas frías, siendo notable, entre ellos, el mamut, antepasado de los elefantes actuales.

En esta era los continentes y los océanos adquirieron su forma actual y aparecieron casi todos nuestros animales domésticos: caballo, perro, gato, cerdo y muchos más.

La era Cenozoica (de la vida reciente), abarca los últimos 60 millones de años de la historia de la tierra. Hará cerca de dos millones de años surgieron sobre la tierra los primeros seres parecidos al hombre. Mucho más tarde, hará unos 50.000 años, encontramos ya los primeros hombres, que conocían e! uso del fuego y de la piedra.

Algunos autores estiman que, a partir del cese de las glaciaciones hará unos 30.000 años cuando los hombres comenzaron su lenta marcha la civilización , dando comienzo a la era actual.

Cuadro de Animales y Plantas

CRONOLOGÍA DE LA TIERRA

Era Período Época Millones de Años Principales Acontecimientos
Protezoica  Arcaico
Precámbrico
  4500-3500
3500-590
Origen del Sistema Solar. Origen de las primeras células vivas. Dominio de las bacterias. Aparición de las células eucariotas. Primeros seres pluricelulares.
Paleozoica Cámbrico   570-505 Incremento súbito de fósiles de invertebrados. Gran variedad de algas marinas.
  Ordocivico   505-438 Dominio de los invertebrados. Primeros vertebrados.
  Silúrico   438-408 Primeras plantas e invertebrados terrestres.
  Devónico   408-360 Primeros vertebrados terrestres.
  Carbonífero   360-286 Bosques de helechos arbóreos. Desarrollo de los anfibios e insectos. Aparición de los primeros reptiles
  Pérmico   286-248 Origen de las coníferas. Proliferación de los reptiles. Extinción de muchas formas de invertebrados.
Mesozoica Triásico   248-213 Bosques de gimnospermas y de helechos arbóreos. Origen de los dinosaurios y mamíferos.
  Jurásico   213-144 Dominio de los dinosaurios y las coníferas. Primeras aves.
  Cretácico   144-65 Primeras plantas con flores. Extinción de los dinosaurios.
Cenozoica Terciario Paleoceno 65-54 Radiación de los mamíferos primitivos.
    Eoceno 54-37 Dominio de las plantas con flores.
    Oligoceno 37-24 Surgimiento de los grupos modernos de mamíferos e invertebrados.
    Mioceno 24-5 Proliferación de peces óseos.
    Plioceno 5-2 Dominio de mamíferos y aves.
  Cuaternario Pleistoceno 2-0,01 Aparición de los humanos.
    Reciente 0,01 – hoy

cuadro de las eras geológicas

Ver un Amplio Cuadro Con Las Características de cada Etapa

Cuadro Estratigráfico

tabla geologica

Ver Una Tabla Geológica

Fuente Consultada:
La Tierra y Sus Recursos Levi Morrero
Biología II Ecología y Evolución Bocalandro-Frid-Socolovsky

Estructura Interna de la Tierra Corteza Manto y Nucleo Litosfera

Estructura Interna de la Tierra Corteza Manto y Nucleo Litosfera

El estudio de los terremotos ha permitido definir el interior de la Tierra y distinguir tres capas principales, desde la superficie avanzando en profundidad, en función de la velocidad de propagación de las ondas sísmicas.

Dichas capas, apreciables en un corte transversal, son: corteza, manto y núcleo. También la información que nos proporcionan los meteoritos puede ser de gran utilidad para conocer la composición de los materiales del interior de la Tierra.

Los métodos de datación sitúan la edad de algunos meteoritos en unos 4500 millones de años coincidente con la edad de la tierra. Se cree que la composición de muchos meteoritos es idéntica a la de algunas capas del interior terrestre. (foto arriba: cráter en Arizona por el impacto de un un meteorito, tiene aproximadamente 1,5 Km. de diámetro, y se cree que su masa era de 300.000 ton. y viajaba a una velocidad de 60.000 Km/h.)

La corteza

Con el nombre de corteza se designa la zona de la Tierra sólida situada en posición más superficial, en contacto directo con la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera. La corteza terrestre presenta dos variedades: corteza oceánica y corteza continental.

La corteza oceánica

La corteza oceánica tiene un grosor aproximado de 10 km; no obstante, esta cifra decrece notablemente en determinados puntos del planeta, como en el rift valley, en el área central de las dorsales oceánicas, donde alcanza un valor prácticamente equivalente a O. En dicha zona, el magma procedente del manto aflora directamente.

En la corteza oceánica se pueden distinguir diversas capas. Los sedimentos que forman la primera tienen un espesor situado entre 0 y 4 km; la velocidad media de propagación de las ondas sísmicas alcanza los 2 km/s.

A continuación se localiza una franja de basaltos metamorfizados que presentan entre 1,5 y 2 km de grosor; la velocidad de las ondas es en este punto de 5 km/s. La tercera capa de la corteza oceánica, formada por gabros metamorfizados, mide aproximadamente 5 km; en ella, la velocidad media queda comprendida entre 6,7 y 7 km/s. Cabe mencionar una última parte, donde se registra la máxima velocidad (8 km/s); está constituida por rocas ultra básicas cuyo espesor ronda el medio kilómetro.

La corteza continental

Con un espesor medio de 35 km, la corteza continental incrementa notablemente este valor por debajo de grandes formaciones montañosas, pudiendo alcanzar hasta 60-70 km. Aparece dividida en dos zonas principales: superior e inferior, diferenciadas por la superficie de discontinuidad de Conrad.

En este plano existe un brusco aumento de la velocidad de las ondas sísmicas, que, no obstante, no se registra en todos sus puntos. Consecuentemente, puede afirmarse que no hay una separación nítida entre ambas capas. La corteza superior presenta una densidad medía de 2,7 kg/dm3 y, en el continente europeo, su espesor medio se sitúa en algo más de 810 km. Los materiales que la constituyen son rocas sedimentarias dispuestas sobre rocas volcánicas e intrusivas graníticas. La corteza inferior contiene rocas metamorfizadas cuya composición es intermedia (entre granito y. diorita o gabro); su densidad equivale a 3 kg/dm3.

El manto

En un nivel inmediatamente inferior se sitúa el manto terrestre, que alcanza una profundidad de 1900 km. La discontinuidad de Mohorovicic, además de marcar la separación entre la corteza y el manto terrestres, define una alteración en la composición de las rocas; si en la corteza —especialmente en la franja inferior— eran principalmente basálticas, ahora encontramos rocas mucho más rígidas y densas, las peridotitas. Hay que hacer notar que la discontinuidad de Mohorovicic se encuentra a diferente profundidad, dependiendo de que se sitúe bajo corteza oceánica o continental. El manto se puede subdividir en manto superior e inferior.

El manto superior se prolonga hasta los 650 o los 700 km de profundidad. En este punto, la velocidad de las ondas sísmicas se incrementa, al aumentar la densidad. A su vez, en el manto superior pueden diferenciarse dos regiones; en la superficial, el incremento de velocidad es constante con relación a la profundidad, mientras que en la inferior la velocidad decrece súbitamente. Como resultado de la fusión que experimentan las peridotitas en esta última capa, su rigidez disminuye con relación a la capa superior.

El grosor del manto inferior varía entre 650-700 km —bajo la astenosfera— y 2.900 km —en la discontinuidad de Gutenberg, que marca la separación entre el manto y el núcleo—. En la parte interna de esta capa, tanto la densidad —que pasa de .4 kg/dm3 a 6 kg/dm3, aproximadamente— como la velocidad aumentan de manera constante.

El núcleo

Los principales elementos constitutivos del núcleo terrestre son dos metales: hierro y níquel. A partir del límite marcado por la discontinuidad de Gutenberg, la densidad experimenta un súbito aumento, desde 6 a 10 kg/dm3, aproximadamente. Por otra parte, la velocidad de las ondas sísmicas primarias experimenta un rápido descenso —se pasa de 13 km/s a 8 km/s—, al tiempo que no se registra propagación de ondas secundarias hasta profundidades de 5.080 km. En este último punto, conocido como discontinuidad de Lehmann, la velocidad de las ondas primarias vuelve a incrementarse, situándose en torno a los 14 km/s en el centro del globo terrestre.

Existe un núcleo superior y un núcleo inferior; el primero, con ausencia de ondas secundarias, aparece fundido, mientras que el segundo se encuentra en estado sólido.

La investigación de los fondos oceánicos

La aplicación de grandes avances tecnológicos al estudio de los océanos ha permitido, en las últimas décadas, conocer a fondo aspectos enormemente relevantes de su geología y su morfología. Como resultado, existen en la actualidad mapas precisos de los fondos oceánicos. Elementos característicos de la geografía submarina son los márgenes continentales, las cuencas oceánicas y las dorsales.

Los márgenes continentales

La prolongación de los continentes por debajo del nivel del mar constituye los márgenes continentales, formados por corteza continental. Se distinguen tres zonas principales: la plataforma, el talud y la elevación.

La plataforma continental, una zona que se inclina paulatinamente hasta llegar al talud, puede no presentarse o, por el contrario, alcanzar una extensión de cientos de kilómetros. Aparece recubierta por materiales resultantes de la erosión de la tierra emergida, que han sido transportados por los cursos fluviales.

En torno a —200 m aparece el talud, una pendiente horadada por los denominados cañones submarinos, por los que «viajan» sedimentos procedentes de la plataforma o bien consecuencia de grandes desprendimientos submarinos provocados por los terremotos. La acumulación de sedimentos determina el surgimiento de abanicos, por la forma que adquiere el depósito, que conforman la elevación continental, a veces muy extensa pero generalmente con poca pendiente.

Las cuencas

Las cuencas, cuya profundidad puede superar los 4.000 m, están formadas por corteza oceánica. En ellas pueden individualizarse diversas formas, desde antiguos volcanes, que hoy son montañas submarinas, hasta áreas deprimidas de perfil estrecho y alargado, las denominadas fosas oceánicas, que marcan el punto de contacto entre las placas litosféricas.

Las dorsales oceánicas

Por su parte, las dorsales oceánicas son cadenas montañosas de considerable longitud —de hecho, las más largas del planeta—, que se extienden de forma ininterrumpida por los océanos, a través de unos 80.000 km; su anchura es de 2 .000 km aproximadamente. Están formadas por crestas de origen volcánico, con una altitud media aproximada de 2.000 m sobre el fondo. No obstante, en algunos puntos de la Tierra, por ejemplo en Islandia, pueden llegar a emerger. Las dorsales, centro de actividad sísmica de notable intensidad, aparecen cortadas por numerosas fallas de gran tamaño, denominadas fallas transformantes.

LITOSFERA Y ASTENOSFERA

La franja superior de la superficie terrestre se encuentra dividida en dos partes:

• La litosfera, formada por la corteza y la zona externa del manto superior, es bastante rígida, presenta aproximadamente 100 km de espesor y en ella, la velocidad de las ondas sísmicas aumenta constantemente en función de la profundidad.

• La astenosfera es la franja inferior del manto superior, que se encuentra fundida parcialmente. Se extiende hasta los 400 km, punto en el que el manto recupera sus características de solidez y rigidez, puesto que la velocidad de las ondas sufre una nueva alteración muy brusco.

MODELOS DE LA ESTRUCTURA DE GEOSFERA
Al interior de la tierra también se la conoce con el nombre de geosfera, y si se intenta hacer un estudio directo, solo se puede profundizar un pocos kilómetros, por lo que son necesarios métodos indirectos. Acá se presentan los dos modelos que intentan explicar como es la estructura interior de nuestro planeta.

Está claro que el interior terrestre está formado por varias capas, y en esto coinciden todos los modelos. Pero las investigaciones sobre el interior de la Tierra se han centrado en dos aspectos. en la composición de los materiales que forman las distintas capas del planeta y en el comportamiento mecánico de dichos materiales (su elasticidad, plasticidad, el estado físico…)

Por eso, se distinguen dos tipos de modelos que presentan diferentes capas, aunque coinciden en muchos puntos: el modelo estático y el modelo dinámico.

Capas en el modelo estático

La corteza es la capa externa de la Tierra. Se diferencian dos partes: la corteza continental, con materiales de composición y edad variada (pueden superar los 3.800 millones de años) y la corteza oceánica, más homogénea y formada por rocas relativamente jóvenes desde un punto de vista geológico.

Por debajo de la corteza se encuentra el manto, mucho más uniforme, pero con dos sectores de composición ligeramente distinta: el manto superior, en el que destaca la presencia de olivino, y el superior, con materiales más densos, como los silicatos.

Por último, la capa más interna es el núcleo, que se caracteriza por su elevada densidad debido a la presencia de aleaciones de hierro y níquel en sus materiales. El núcleo interno podría estar formado por hierro puro.

Capas en el modelo dinámico

La capa más externa es la litosfera, que comprende la corteza y parte del manto superior. Es una capa rígida. La litosfera descansa sobre la astenosfera, que equivale a la parte menos profunda del manto. Es una capa plástica, en la que la temperatura y la presión alcanzan valores que permiten que se fundan las rocas en algunos puntos.

A continuación se encuentra la mesosfera, que equivale al resto del manto. En la zona de contacto con el núcleo se encuentra la región denominada zona D”, en la que se cree que podría haber materiales fundidos. La capa más interna es la endosfera, que comprende el núcleo interno y el núcleo externo. Los estudios de propagación de las ondas sísmicas han puesto de manifiesto que la parte externa de la endosfera (el núcleo externo) está compuesta por materiales fundidos, ya que en esa zona se interrumpe la transmisión de algunas de las ondas.

Mohorovicic y la estructura de la Tierra: El 8 de octubre de 1909, se produjo un intenso terremoto a 40 km al sur de Zagreb, en Croacia (que entonces formaba parte del Imperio Austrohúngaro). Otro terremoto ocurrido previamente en Zagreb había determinado la instalación de un sismógrafo en el observatorio meteorológico de la ciudad, dirigido por Andrija Mohorovicic. En su calidad de director del observatorio, Mohorovicic recibió de todas las estaciones de Europa los registros del terremoto de 1909. Después de analizarlos detalladamente, realizó un interesante descubrimiento. Como esperaba, los registros reflejaban dos tipos de ondas: de compresión (P), en las que las partículas oscilan a lo largo de la línea de propagación, y de distorsión (S), en las que el movimiento se produce en ángulo recto con respecto a la línea de propagación.

Luego advirtió que había en realidad dos tipos de ondas P. A escasa distancia del epicentro, la primera onda en llegar se desplaza a una velocidad de 5,5 a 6,5 km por segundo. A una distancia de unos 170 km, esta onda es superada por una segunda onda, que se desplaza a 8,1 km/s. Más allá de este punto, hasta los 800 km, es posible detectar las dos ondas, pero luego las más lentas se desvanecen. Mohorovicic interpretó este fenómeno como la prueba de que las ondas más lentas se desplazan directamente hacia el sismógrafo, mientras que las más veloces son refractadas a una profundidad de unos 50 km. En su honor, la capa refractora recibió el nombre de discontinuidad de Mohorovicic, o Moho. Investigaciones posteriores demostraron que la profundidad del Moho (el límite entre la corteza terrestre y el manto superior) varía entre 30 y 50 km.

PARA SABER MAS…
LAS EDADES RELATIVAS Y ABSOLUTAS DE LA TIERRA: ERAS Y PERÍODOS

Cuando se dice que el hombre pisó la Luna durante la era atómica se está dando una fecha imprecisa, relativa, ya que podría ser ubicada en cualquier punto del transcurso temporal de dicha era; en cambio, al decir que el hombre pisó por vez primera la Luna el 20 de junio de 1969, se está ante una fecha absoluta. Así como sucede con los acontecimientos históricos, los fósiles y los terrenos pueden fecharse en su edad absoluta y en su edad relativa.

Pero las técnicas para desentrañar la edad absoluta constituyen un logro reciente. Antes del descubrimiento del método del carbono 14, el método del plomo, del helio, del estroncio, etc., los científicos sólo podían valerse de una cronología relativa fundada en difíciles estudios de la superposición de las rocas sedimentarias, del contacto con las precedentes si eran rocas eruptivas, del grado de evolución de los fósiles, etcétera.

A partir de este estudio y teniendo en cuenta grandes cambios, como la formación de una cadena montañosa, la desaparición de un grupo de fósiles, etc., la historia de la Tierra se divide en cuatro grandes eras: precámbrica, paleozoica, mesozoica y cenozoica, que se divide en los períodos terciario, cuaternario y reciente. Los períodos son las divisiones internas de cada era. Así, por ejemplo, la era primaria se divide en los períodos cámbrico, silúrico, devónico, carbonífero y pérmico. A su vez los períodos se dividen en pisos.

Con mayor precisión deberíamos emplear la palabra “era” para designar la duración de una serie, período para señalar la duración de un sistema y edad para la duración de un piso.  Los modernos métodos de la determinación de las edades absolutas se basan en la siguiente comprobación científica. Se sabe que la desintegración del uranio 238 (elemento inestable que se modifica por el escape constante de protones y neutrones) da como resultado el radio, que a su vez origina el plomo 206 (elemento estable, pero distinto del plomo de origen no radiactivo, o sea el plomo 204), más un escape de helio 4 durante el proceso:

Uranio 238 = plomo 206 más 8 helio 4. El uranio 235 se transforma en el plomo 207 y el torio deviene plomo 208. La desintegración de estos elementos radiactivos es un fenómeno perfectamente conocido. Como se sabe, un gramo de uranio 238 produce anualmente 0,014 x 10-8 g de plomo 206 y 1,2 x 10-4 mg3 de helio (10-8 equivale a 1/108 y 108 corresponde a 1 seguido de 8 ceros, es decir 100 millones).

De esta fórmula se puede deducir la antigüedad de una roca según sea su proporción de uranio 238 y plomo 206. Pero es necesario además realizar el correspondiente análisis espectográfico para determinar si el elemento originario era el uranio 238 (que da plomo 206), el uranio 235 (que da plomo 207), el torio 232 (que da plomo 208) o todos estos elementos combinados. Éste es el llamado método del plomo.

Otro método tiene en cuenta las proporciones de uranio y helio, pero tropieza con la dificultad de no poder precisar qué cantidad de helio perdió la roca durante su formación. Éste es el método del helio.

El método del estroncio utiliza la transformación de rubidio en estroncio. El método del carbono 14 (fue descubierto en 1947 por el químico estadounidense Williard Libby) se aplica para determinar la antigüedad de los restos de seres vivos. Parte de la siguiente apreciación: todos los organismos vivos absorben, durante su vida, carbono 12 (estable) y carbono 14 (radiactivo). Pero la proporción de carbono 14 y la de carbono 12 (constante en la naturaleza) es la siguiente: un billón de átomos de C 12 por un átomo de C 14.

Cuando el ser muere, el carbono 14 del cuerpo comienza a disminuir en cantidad por un proceso de desintegración, ya que no es renovado. La mitad de este carbono desaparece durante el transcurso de 5.600 años, las tres cuartas partes, a los 11.200 años, los siete octavos a los 16.800 años, etc. En la práctica, por ejemplo, se reduce a carbón una muestra de hueso, madera, etc., y se lo introduce en un contador Geiger, determinándose de este modo su edad.

Este método es aplicado desde 1948, pero tropieza con una seria limitación: sólo puede remontarse a 15.000 o a 16.000 años atrás. Desde que en 1939 el físico estadounidense Alfred Otto Nier efectuó una medición completa y precisa de los isótopos del plomo, en los minerales de uranio y plomo se pudieron construir geocronómetros bastante sensibles que fueron sucesivamente perfeccionados por la electrónica.

Estos geocronómetros, mediante los métodos “potasio-argón”, “rubidio-estroncio” y “uranio-plomo”, pueden determinar la edad de las rocas, fechando incluso Ja data de aquellas de más de 10.000.000 de años. Como todos estos métodos de medición del tiempo se refieren a la edad de las capas de rocas sedimentarias, las etapas previas por las cuales pasó nuestro planeta antes de la formación de las capas sedimentarias pertenecen, casi por completo, al campo de la hipótesis.

El Origen del Planeta Tierra

Composición Mineral de la Corteza Terrestre

La Prehistoria y la evolucion del hombre: edad de los Metales Neolitico

LA PREHISTORIA: EDAD DE PIEDRA Y DE LOS METALES

Como todos sabemos, la historia estudia el pasado del hombre desde que éste apareció sobre la Tierra. Sin embargo, los historiadores acordaron organizar este pasado en dos grandes períodos: la prehistoria y la historia, señalando como división entre ambos la aparición de la escritura, hecho sucedido aproximadamente en el 4.000 a.C.

En la actualidad, esta separación es replanteada por la comunidad científica pues los investigadores reconocen que no todos los pueblos del mundo conocieron la escritura en el mismo momento, por lo tanto, no entraron en los tiempos históricos.

cuadro prehistoria

Métodos para fechar el pasado

El investigador que se dedica a estudiar la prehistoria, al no poder contar con documentos escritos, trata de reconstruir el pasado basándose en los restos culturales encontrados. Para poder establecer la antigüedad de estos restos, se utilizan métodos especiales. Sin embargo, las fechas en el período prehistórico son siempre aproximaciones.

Uno de los primeros métodos desarrollados fue la dendrocronología, que consiste en observar los anillos de crecimiento presentes al cortar un tronco de árbol. Analizando entonces los troncos, o los elementos hechos con madera de los mismos, es posible deducir su antigüedad pues a cada año corresponde un determinado tipo de anillo presente en todos los árboles.

Otra forma de datación es el análisis de los sedimentos de materiales de origen glacial, que han sido arrastrados por los ríos y torrentes en los deshielos primaverales, hacia el fondo de los lagos. Estudiándolos, se pueden conocer fechas relativas a la vida de los hombres que habitaron sobre esos materiales.

Sin embargo, los métodos más exactos son los desarrollados en tos últimos años, gracias a los adelantos de la física nuclear, como el del carbono-14, que mide lo que queda de carbono-14 en los restos encontrados, ya que todos los organismos vivos incorporan este elemento durante su vida y lo van perdiendo paulatinamente luego de muertos. Como el ritmo de esta pérdida puede ser medido, conociendo lo que queda en los diferentes materiales se sabrá su antigüedad. Otros métodos basados en la física nuclear son el del potasio argón, que se utiliza para poner fecha a las rocas volcánicas muy antiguas, y la termoluminiscencia que posibilita establecer la fecha de cocción de las cerámicas.

La edad de piedra

Es la etapa más antigua de la humanidad, en ella aparece la piedra como el principal material trabajado por el hombre. Esta edad comprende dos períodos bien definidos, el paleolítico (de paleo: “antiguo” y litos: “piedra) oedad de piedra antigua y el neolítico (de neo: “nuevo” y litos: “piedra’) o edad de piedra nueva. Entre uno y otro período, se encuentra un período de transición: el mesolítico (de meso: “entre” y litos: “piedra”).

El Paleolítico: Es el período que se extiende desde hace aproximadamente 2.000.000 de años, hasta 10.000 años atrás. Durante el mismo, los hombres comienzan a fabricar las primeras herramientas, en un principio muy simples, las que fueron perfeccionando cada vez más.

La preocupación principal era conseguir alimentos y defenderse de los grandes animales que recorrían la Tierra, o de cualquier otro peligro que la naturaleza presentara. La forma de vida era nómade y los hombres se alimentaban de la carne que obtenían de animales muertos, y de los frutos, hojas o raíces que pudiesen recolectar. No producían su alimento, sólo lo consumían. Con el tiempo aprendieron a cazar y entonces fabricaron armas y elaboraron técnicas de caza, actividad que realizaban en cuadrillas, que requerían de una mínima organización social. Para su mejor estudio, el período paleolítico puede separarse en tres etapas: paleolítico interior, medio y superior.

Ver: Vida del Hombre y Utensillos en la Edad de Piedra

Paleolítico inferior: En esta etapa el hombre vagaba por la Tierra en pequeños grupos, probablemente construyendo chozas para protegerse cuando el clima era cálido y refugiándose en cuevas o en cavernas si el clima era frío, pues la naturaleza ha provocado en los últimos 3.000.000 de años importantes cambios climáticos en los que se sucedieron períodos cálidos, seguidos de períodos fríos conocido como glaciaciones , en la que grandes masas de hielo cubrieron extensas superficies continentales.

La principal herramienta era el hacha de mano que se usaba para cazar, raspar, y cortar. En esta época el hombre descubrió, tal vez la de manera accidental, el fuego, que le permitió cocinar sus alimentos , alejar a las fieras, protegerse del frío e iluminarse en la oscuridad.

Paleolítico Medio: En esta etapa los grupos humanos se hacen más numerosos y perfeccionan sus herramientas fabricando puntas de flechas, raspadores y hachas de mano. Aparecen también los primeros vestigios de una cultura espiritual pues idearon ritos fúnebres. Enterraban a sus muertos en tumbas especiales junto a trozos de carne y otros elementos, lo que mostraría que los hombres, ya en esta época, habían imaginado alguna forma de continuación de la vida.

Paleolítico superior: Aquí los hombres están mejor equipados para enfrentar los peligros y sacar ventajas de la naturaleza. A la piedra se agregan el uso del hueso y del marfil, materiales con Los que se fabrican instrumentos cada vez más específicos, apareciendo entonces punzones o buriles para agujerear, raspadores, arpones para pescar (ya que se incorpora esta actividad), lámparas de mano en las que se quemaba grasa, para iluminación, y primitivas agujas que, enhebradas con crines, permitían coser pieles.

Se cazaban mamuts, renos, bisontes, vacunos salvajes y caballos. Para ello el hombre incorporó el arco y la flecha y los dardos. La caza se realizaba en grupo, existiendo una cierta división de trabajo entre los sexos. Había algunos intercambios entre las comunidades, lo que mostraría que los grupos no estaban totalmente aislados entre sí.

Los enterramientos continúan con ritos más complejos. Se han encontrado pequeñas esculturas que se usaban, probablemente en ritos relacionados con la fertilidad y pinturas de animales, sobre todo mamuts, bisontes y renos, en la superficie rocosa de algunas cuevas. A este tipo de pintura sobre roca se la denomina “rupestre” y constituye una de las primeras manifestaciones artísticas de la humanidad.

El Mesolítico: Cuando finalizó la Era Glacial, la selva avanzó e invadió las grandes estepas. Esto produjo la emigración y algunas veces la desaparición de los animales que vivían en ella y que servían al hombre de alimento. Los grupos humanos, entonces, se diseminaron por la selva y se ubicaron en las orillas de los ríos. Sobrevivieron cazando animales salvajes, aves y peces. La madera, obtenida fácilmente en las selvas, se utilizó con intensidad. En las zonas frías aparecen los trineos, tirados primero por hombres y luego por perros. Los hombres continuaron siendo nómades, pero en algunas regiones, con suficiente agua y alimentos, aparecen asentamientos más estables.

El Neolítico: Comenzó hace aproximadamente 10.000 años y sus transformaciones son tan importantes que los historiadores las llaman “la revolución neolítica”. El hombre comienza a producir sus alimentos a partir de la domesticación de plantas y animales: el paso decisivo fue plantar deliberadamente semillas en un suelo adecuado y cultivar la tierra. Las primeras plantas obtenidas fueron el trigo y la cebada, a las que se incorporaron luego el arroz y las arvejas. Los excedentes de la cosecha se almacenaban en graneros, permitiendo que los hombres pudiesen guardar alimentos para los períodos de escasez. También aparece la alfarería, como una necesidad, pues había que fabricar recipientes para contener las semillas y los granos.

De algunas plantas, como por ejemplo el lino y el algodón, se obtendrán posteriormente fibras, que hiladas en los husos y tejidas en telares se convertirán en telas, dando inicio a la industria textil.

Con respecto a los animales, probablemente haya sido la observación de los mismos lo que puso de manifiesto que esas bestias podían ser domesticadas y convertirse en una importante reserva de alimentos y pieles sin necesidad de matarlos, como es el caso del ovino, que provee lana y leche.

Las viviendas estuvieron hechas en barro, cañas, leños o piedras, y las herramientas para construirlas fueron más específicas. Entre ellas se destacó el “hacha de piedra pulida’, que se realizaba en una roca de grano fino y luego se afilaba por medio de un pulido a base de arena. El dominio de la agricultura hizo a los hombres sedentarios y aparecen, entonces, las primeras aldeas y con ellas el crecimiento de los grupos familiares, la división del trabajo y la organización social.

cuadro de la etpas de la prehistoria: edad de piedra y de los metales

Una de las más fascinantes epopeyas del género humano es su evolución técnica. El cerebro y la mano han dado al hombre aptitudes de inventor, que ha utilizado constantemente para dominar el medio en su provecho. Los más remotos vestigios de la humanidad revelan ese afán, esa lucha de las manos hábiles, creadoras de instrumentos para construir y destruir, para modificar la materia y disponer de energía, para defender la vida e imponer la voluntad.

El hombre prehistórico, a través de medio millón de años, utilizó la piedra (además de la madera) para sus armas e instrumentos (Edad de Piedra).

¿Cómo evolucionó esta industria lítica desde sus comienzos?

1°) El hombre del paleolítico inferior poseyó la “industria del cascajo”. Mediante percusión supo desprender fragmentos de pedernal, de dos caras, para empuñar como instrumentos contundentes. Estas “hachas de mano” o “golpes de puño”, amigdaloides (en forma de almendra), por un proceso de descantillado, alcanzaron su mayor perfección en el período achelense, que se remonta a unos 150.000 años antes de Cristo.

2°) Durante el paleolítico medio el hombre perfeccionó la “industria de las lascas”, descortezando a presión hojas de pedernal, raederas y puntas de flechas (período musteriense).

3°) En el paleolítico superior el hombre auriñaciense logró, mediante menudos retoques, notables puntas de dorso arqueado y buriles. Desde unos 20.000 años antes de Cristo la cultura magdaleniense desarrolló en Europa la industria de los “micro-litas” (pequeños instrumentos de pedernal hábilmente astillado) e instrumentos de asta y hueso, tales como punzones, arpones y agujas de coser.

4°) En el período neolítico (que en Europa se inició hacia el año 5000 antes de Cristo) el hombre aprendió a pulir sus instrumentos de piedra afilándolos mediante la frotación entre sí.

Los instrumentos más antiguos del hombre son los guijarros toscamente astillados. Los que se ven abajo (en la parte superior) se remontan al primer período del paleolítico inferior (600.000 a 200.000 años aproximadamente) . Son llamadas “hachas de mano” o “golpe de puño” porque se empuñaban directamente con la mano. Mas abajo se puede reconocer un extremo forjado para la empuñadura. Con estas armas el hombre primitivo logró tener un instrumento defensivo y ofensivo.

Esta hacha se remonta a 200.000 años aproximadamente. Ya se reconoce en ella un trabajo más cuidadoso. Las hachas de este tipo, por su forma característica, son llamadas “amigdaloides” (“amígdala”, en latín, significa almendra). Se han encontrado algunas de 40 cm.

Un punzón y una raedera que se remontan a unos 100.000 años. Obsérvese el borde cortante conseguido con un minucioso trabajo de descantillado. La longitud de la raedera es de unos 10 centímetros, aproximadamente.

En esta época fue cuando el hombre aprendió a atar las astillas de piedra agudizada a los bastones, obteniendo así las primeras y rudimentarias hachas y lanzas. Para hacer las ataduras utilizaba intestinos desecados de animales.

instrumentos d ela edad de piedra

Edad de los metales: Es la etapa en la cual el hombre descubre el uso de los metales y los incorpora a su cultura para fabricar distintos elementos. Aparece entonces la metalurgia. Los historiadores reconocen tres edades de los metales, según el material usado con más intensidad: Edad de cobre, Edad de bronce y Edad de Hierro.

El cobre fue el primer metal utilizado, seguido del bronce, cuando el hombre aprendió a fundir cobre con estaño. Con estos metales se hicieron cuchillos, espadas, puñales, vasijas, adornos, herramientas, etc. Por último apareció el hierro, pero el uso de este metal, que permitió la fabricación de armas, herramientas y otros elementos de gran dureza, se logró alcanzar recién en los tiempos históricos.

La prehistoria es entonces, es período fascinante de la humanidad donde todo está por hacerse y donde todo es posible.

Los periodos prehistóricos vienen definidos por una escala temporal geológica. Los cambios climáticos delimitan cada periodo, conduciendo a una diversificación en la fauna y la flora, y a sus consiguientes adaptaciones evolutivas.

Desde hace 5,3 hasta 1,8 millones de años: el Plioceno: Este periodo viene caracterizado por un clima frío y seco y la presencia de grandes mamíferos. En esta época vivieron los australopitecos o primeros homínidos. Entre los inventos más importantes se encuentran las herramientas de piedra rudimentarias.

Desde hace 1,8 millones de años hasta 11.5OO años: el Pleistoceno. Se conoce como la Gran Edad del Hielo por sus glaciaciones y el desarrollo de enormes bloques de hielo. Los grandes mamíferos vieron su esplendor, pero acabaron extinguiéndose. El hecho más significativo de este periodo es la evolución de los primeros humanos.

Hace 1,5 millones de años: Nace la industria de piedra achelense. Se construyen hachas de mano
de piedra.
Hace 500.000 años: Utilización del fuego.
Hace 200.000 años: Nace el Homo sapiens.
Hace 50.000 años: Se construyen utensilios de hueso y asta. Aparecen los primeros microlitos en las herramientas de piedra.
Hace 12.000 años: Aparición de la cerámica.
Hace 11.500 años: inicio del Holoceno.
Esta época marca el inicio del periodo interglaciar. El desplazamiento de las placas de hielo a los polos y el incremento de lluvias favorecen el desarrollo de la civilización humana.
Año 9000 a. C: Domesticación de las ovejas.
Año 9000 a. C.: Se utilizan ladrillos secados al sol para construir casas en Jericó.
Año 8000 a. C.: Se empieza a utilizar el cobre.
Año 7000 a. C: Orígenes de la agricultura. Se cultiva trigo, cebada
y guisantes. Ya en el año 7000 a. C. existen comunidades agrícolas y ganaderas en Oriente Medio, Grecia, la península de Anatolia, Creta y la orilla occidental del valle del Indo. La agricultura se extiende por el sur y el centro de Europa.
Año 7000 a. C.: Se cultiva arroz y mijo en China.
Año 6000 a. C.: Se utilizan ladrillos hechos en moldes en la meseta de Anatolia.
Año 4500 a. C: Inicio del periodo predinástico en Egipto.
Año 4000 a. C.: Primeros intentos de producción de material sintético (cerámica vidriada egipcia).
Año 4000 a. C.: Se empiezan a utilizar hornos para cocer cerámica, por lo que se puede fabricar a gran escala.Año 4000 a. C.: Primeros sellos (pequeños discos circulares de arcilla quemada o piedra con una imagen impresa).

Relieves de la Argentina La Mesetas Patagónicas Formacion y Origen

RELIEVES DE ARGENTINA: Entre la variada oferta natural del territorio argentino que la sociedad valoriza como recurso natural, se destacan los suelos fértiles del área pampeana. La roca que da origen a los suelos pampeanos es el loess, que presenta alto contenido de minerales aprovechables por las plantas.

La acción de las lluvias, el viento, los tractores y otros factores, formaron el suelo pampeano por alteración de esa roca. Este se caracteriza por el alto contenido de materia orgánica, se trata de suelos profundos con buena permeabilidad y aireación, lo cual permite a las raíces de los cultivos extenderse y nutrirse. Sobre estos suelos se apoyó el desarrollo del modelo agroexportador.

La Argentina húmeda, ubicada al este de la isohieta de los 500 mm. de precipitación, presenta abundancia de aguas superficiales. Los grandes ríos drenan caudalosos hacia el Atlántico a través de la cuenca del Plata, provocando con frecuencia catástrofes naturales como las inundaciones. Los Andes patagónicos también corresponden al área de mayor disponibilidad de agua. Allí se originan los ríos que atraviesan las áridas mesetas patagónicas. Por el contrario, la extensa diagonal árida se caracteriza por el déficit de agua.

Suelos, aguas, bosques, peces son recursos naturales diversos y potentes que deben explotarse con criterio sustentable, para evitar su agotamiento o degradación. Solo así las futuras generaciones también podrán disponer de la oferta natural del territorio, que es la tierra que se hereda.

Las condiciones del Relieve

Las llanuras se ubican al este del país. A lo largo del tiempo geológico se depositaron sedimentos (de hasta 5000 metros de espesor sobre el antiguo basamento del macizo de Brasilia. Los procesos de erosión de los relieves montañosos del oeste, por acción del viento y las lluvias, generaron la acumulación sedimentaria que formó las dilatadas planicies. Las rocas del macizo afloran en pocos lugares, como la isla Martín García y las sierras de Tandil, donde los granitos pizarras y cuarcitas se encuentran en la superficie y han sido explotadas como recursos mineros.

Las mesetas se extienden en la Patagonia argentina. Con cierto escalonamiento bajan desde los Andes hacia el mar, donde forman una costa acantilada. Se prolongan debajo del mar en distintos escalone; que conforman la plataforma continental. Las mesetas sufrieron procesos geológicos de ascenso y descenso en grandes bloques, lo que generó avances y retrocesos del mar. Los procesos de sedimentación de la era mesozoica favorecieron la formación de importantes depósitos de petróleo, como los que se explotan en el golfo de San Jorge.

Los relieves montañosos se extienden con definida orientador. norte-sur, al oeste del territorio. La Cordillera de los Andes, distintas precordilleras paralelas a esta y diversos sistemas serrano; (sierras pampeanas y sistema de Famatina) inciden en la formación de la diagonal árida que se extiende en el oeste argentino. También influyen en la circulación de los vientos, que descargan su humedad en algunas laderas montañosas y pasan secos a los valles, bolsones, campos y llanos intermontanos.

PARA SABER MAS…
FUERZAS CONSTRUCTIVAS DEL RELIEVE

La corteza terrestre no se mantiene estable; por el contrario, se observan en ella actualmente movimientos de ascenso y descenso, que fueron mucho más intensos en épocas geológicas anteriores. Las rocas que constituyen la cordillera de los Himalaya, donde se encuentran las montañas más altas del mundo, se formaron en el fondo de antiguos mares. En la época histórica se Kan producido ascensos y descensos de las tierras, como lo atestiguan los restos del tempo de Puzzuoli, en Nápoles.

En las costas escandinavas se Kan registrado ascensos de un metro y medio en un siglo. Las terrazas que se observan en extensos tramos de costas son una prueba indudable de ascensos sucesivos, mientras algunas islas que bordean otras zonas costeras indican “un descenso del nivel de las tierras, lo cual permitió al mar inundar parte de las áreas más bajas.

Los ascensos y descensos de distintas secciones de la litosfera se deben a las fuerzas poderosas que actúan en el interior de la tierra. Estas fuerzas son el diastrofismo y el vulcanismo.

Elevaciones y depresiones de la litosfera. El diastrofismo. Algunos de los movimientos debidos al diastrofismo son casi imperceptibles; pero otros son rápidos y destructivos, como los terremotos.

Los movimientos diastróficos pueden ser verticales o laterales, y pueden afectar pequeñas áreas, o extensas regiones de un continente. Si no existiera el diastrofismo no Habría tierras emergidas, pues los agentes del modelado acabarían por aplanar totalmente las tierras, y las aguas de los océanos las invadirían; nuestro planeta quedaría cubierto, entonces, por un mar de casi 4 kilómetros de profundidad.

No Kay todavía un acuerdo general entre los nombres de ciencia sobre las causas del diastrofismo. Durante mucho tiempo predominó la teoría de que, al irse enfriando lentamente las capas de nuestro planeta, situadas debajo de la litosfera, se producía una reducción en su volumen, lo que era causa de las «arrugas» que forman el relieve de la superficie de la tierra.

Hoy, la teoría más aceptada para explicar el origen del relieve es la isostasía. Según esta teoría, las rocas más ligeras que forman los continentes (sial) flotan, como témpanos semihundidos, sobre las rocas más densas que constituyen los fondos oceánicos (sima), como ya sabemos. Existe, pues, un equilibrio entre los grandes bloques, que forman la corteza terrestre, de igual manera que se equilibran los bloques de madera que flotan en el agua y el líquido que los sostiene.

El equilibrio entre las secciones de la litosfera es denominado isostasía.
Cuando la erosión, después de destruir parcialmente los bloques emergidos de la litosfera, deposita en los fondos marinos gruesas capas de sedimentps, el equilibrio isostático se rompe, porque aumenta el peso de las rocas del rondo del mar. EntonceS se produce un reajuste entre las secciones de la litosfera, las cuales tienden a equilibrarse nuevamente. Estos reajustes dan lugar a los movimientos diastróficos .

Los movimientos diastróficos que afectan extensas áreas continentales son denominados movimientos epirogénicos, o sea, formadores de continentes. Se producen en forma de un balanceo lento e imperceptible y dan lugar a estructuras horizontales .

Los movimientos diastróficos asumen, a veces, caracteres violentos, como ocurre durante los terremotos. Entonces se les denomina movimientos orogénicos, o sea, formadores de montañas. Los movimientos orogénicos pueden dar origen a plegamientos, fallas y terremotos.

Las fuerzas diastróficas actúan algunas veces verticalmente y elevan o hacen descender las rocas de la litosfera. Otras veces comprimen lateralmente los estratos de rocas. En ambos casos, construyen formas del relieve, al producir elevaciones y depresiones de la litosfera.

Profesora de Geografía: Claudia Nagel.

SIERRAS SUBANDINAS CORDILLERA ORIENTAL LA PUNA AMBIENTES CUYANOS

Las Sierras Subandinas

Las sierras Subandinas son montañas relativamente jóvenes, alargadas y bajas, de alrededor de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar; con un sentido norte-sur. Los ríos y las abundantes precipitaciones erosionan sus cumbres dándoles formas agudas.

Además este encadenamiento es erosionado por los abundantes cursos de agua que descienden de la Cordillera Oriental y se unen en el Bermejo o en el Pasaje Juramento, formando las puertas, valles angostos y transversales, que comunican el noroeste con la llanura Chaqueña.

Los pliegues del terreno con sinuosidad orientada hacia el interior de la tierra, se denominan anticlinales: y muchos de ellos en este sistema, son alargados y se continúan en el subsuelo profundo de la llanura Chaqueña.

Estos cordones montañosos además actúan como barreras naturales para los vientos provenientes del Océano Atlántico, por lo que podría decirse que la ladera oriental es más rica en vegetación.

Esta área montañosa, también es notable por sus yacimientos de minerales (especialmente hierro) y por los hidrocarburos (petróleo y gas), en gran parte explotados.

sierras subandinas

La Cordillera Oriental

Esta cordillera situada al este de la Puna, presenta dos encadenamientos montañosos muy importantes, con un rumbo norte-sur, separados por quebradas y valles.

Estos son el oriental y el occidental; este último es el más elevado, alcanzando unos 6.200 sobre el nivel del mar y cuyas cumbres poseen nieves eternas.

Además, una gran masa de escombros denominados “argayos”, es lo que cubre a las laderas de las montañas. Estos tienen su origen en la gran amplitud térmica diaria, consecuencia del clima árido, provocando la rotura de las rocas. Mientras que las escasas precipitaciones estivales, producen grandes aluviones de barro y rocas, acumulándose posteriormente al pie de las sierras formando conos de deyección.

Por otra parte, en este paisaje encontramos los valles, originados por los hundimientos tectónicos, que luego fueron rellenados por sedimentos aportados por los ríos. Estos son amplios y de pendiente muy suave, constituyéndose en los principales centros económicos de la región, como por ejemplo San Salvador de Jujuy, y Lerma.

Las quebradas, es otra forma que se divisa en el paisaje en este sector de nuestro país. Consisten en valles angostos y alargados, surcados además por ríos que descienden del borde de la Puna, tal es el caso de la Quebrada de Humahuaca (con una longitud de 170 kilómetros), la de Santa María- Guachipas al sur, y al Quebrada del Toro.

Por otra parte,  la historia geológica de la Cordillera Oriental se expone en las laderas de los cerros ofreciendo una extraordinaria sucesión de colores vivos y contrastes, como ser la de los cerros Siete Colores y Paleta de Pintor; debido a procesos internos y externos muy complejos, como deslizamientos de capas sedimentarias y erosión pluvial.

La Puna

Es una prolongación de la Puna de Atacama en Chile y del altiplano boliviano. Es una estructura muy antigua que fue elevada por los movimientos andinos. Su relieve se caracteriza por presentar una serie de mesetas con una altura aproximada de 3.000 a 3.500 metros sobre el nivel del mar.

Un gran número de volcanes de significante altura, se presentan en el borde occidental, pero la mayoría de ellos actualmente están en inactividad, como ser Socompa, Llullaillaco, Azufre. 

En este ambiente, el clima esta íntimamente relacionado con el relieve, por lo que la cordillera Oriental y sus elevadas cadenas montañosas, actúan como barreras orográficas, impidiendo por lo tanto, el paso de la humedad hacia el oeste, determinando así la aridez característica de las zonas altas de la Puna.

En su interior, esta formada por numerosas cuencas donde confluyen los cursos de agua de poco caudal, los cuales es originada por las escasas precipitaciones o bien por los deshielos de la zona. En esta zona encontramos salinas y salares, las cuales se forman porque los arroyos transportan gran cantidad de sales en disolución (cloruro de sodio y bórax, provenientes del lavado de rocas volcánicas y finalmente acumulándose en el fondo de depresiones). Por ejemplo, Salar de Cauchari, Salinas Grandes, Laguna de los Pozuelos, Salinas del Rincón, Salar de Pocitos o Quirón, Salar de Hombre Muerto, entre otros.

Sin embargo para consumo humano, se utiliza el agua de lluvia o deshielo que se acumula en las vegas, es decir en humedales de zonas bajas.

Ambientes Cuyanos

La cordillera Frontal y la Principal, son dos de los encadenamientos principales de este ambiente, ambos también denominados Andes Centrales o Áridos.

Cordillera Frontal

Está constituida por altos cordones montañosos separados por los valles de los ríos del sistema de Desaguadero. Sus cumbres son numerosas, alcanzando los 6.000 metros de altura y más, sobre el nivel del mar, como ser el cerro Bonete, el nevado Pissis y el cerro Toro.

Cordillera Principal

El ella se apoya el límite internacional, entrando en nuestro territorio en los 31° latitud sur, pero sus mayores alturas se encuentran desplazadas hacia el este de la línea continua de altas cumbre (que es divisora de aguas). Aquí encontramos el cerro más alto del continente americano: el cerro Aconcagua con 6.959 metros.

El paso hacia Chile es más fácil hacia el sur, donde la altura de las cumbres y de los pasos va disminuyendo de forma progresiva.

En esta área encontramos aún, cubetas en las altas montañas donde se acumula la nieve que origina y alimenta los glaciares, denominados circos; además de los sedimentos erosionados y arrastrados por los glaciares (morrenas); todos ellos restos de la última glaciación.

Por otra parte, se denomina Andes de transición al sector sur de la Cordillera Principal, porque va perdiendo de manera sosegada las características de los Andes centrales, para insertarse en los Andes Patagónicos-fueguinos.

Precordillera de La Rioja, San Juan y Mendoza

Con una orientación Norte-sur, encontramos una serie de cordones paralelos, separados por valles estrechos y alargados, que conforman la precordillera. Se extiende desde el centro de la provincia de La Rioja hasta el Río Tunuyán en Mendoza. La erosión permanente en la zona provoca que las cumbres sean chatas, y sus cordones estén separados por quebradas y valles angostos.  La altura máxima de es de 4.670 metros, en el cerro de la Bolsa.

Además esta zona, presenta fallas que continúan activas en el borde oriental, por lo que ocurren frecuentes movimientos sísmicos.

La disposición de la precordillera, dictamina la hidrografía del lugar, por lo que obliga a los numerosos cursos de agua que descienden de la Cordillera Principal y Frontal, reunirse en tres grandes Colectores para atravesarlas de oeste a este: el Río Jáchal, San Juan y Mendoza.

Piedemonte

Confundiéndose hacia el este, con la llanura pampeana encontramos esta planicie conocida como piedemonte. La cual fue una extensa zona hundida, posteriormente rellenada por sedimentos aportados por el viento y los ríos que bajan de la cordillera. Localizada sobre la diagonal árida de América del sur, debido a las escasas precipitaciones (inferiores a los 250 Mm. anuales) y una vegetación tipo xerófila.

Sierras Pampeanas

En el centro del territorio argentino se desarrollan cuatro encadenamientos que se conocen como las Sierras Pampeanas, producto de un proceso de fracturación sobre rocas cristalinas precámbricas: occidental o Famatina, central o Velasco, oriental o de Aconquija y el austral o de Córdoba y San Luis. Ellas comparten las mismas características climáticas, económicas y poblaciones, pero difieren en cuanto a su origen y evolución.

El cerro General Belgrano, en el encadenamiento de Famatina, presenta la mayor altura: 6.250 metros.

Se denomina falda, a las laderas orientales más suaves de las sierras. En cambio, cuesta alude, a la ladera occidental porque es más abrupta. Esto tiene su explicación ya que cuando los bloques que formaron las sierras se elevaron, posteriormente se volcaron hacia el este.

Por otra parte, podemos decir que a través del plegamiento Andino se provocaron fracturas que poseen un rumbo norte- sur y delimitan los bloques del basamento; los cuales finalmente se elevaron formando las sierras, pero los que se hundieron sufrieron un rellenamiento, y hoy se conocen por sus distintas formas: Valles (por ejemplo, Punilla,  Calamuchita, Capilla del Monte, La Cumbre); bolsones (campo del Arenal en Catamarca) y llanos (como los de la Rioja).

La altura modifica la temperatura y da lugar a una variada estratificación vegetal, pero con predominio de la estepa xerófila.

Andes Patagónicos- Fueguinos

Se ubica al suroeste del territorio argentino y ocupa una delgada franja que se extiende desde la provincia de Neuquén hasta la Isla Grande de Tierra del Fuego, y es una continuación de los Andes Áridos.

Estos cordones montañosos se presentan en formas aisladas unos con otros, por la separación de amplios valles, utilizados como vías de paso con el país limítrofe de Chile. Las mayores elevaciones se encuentran desde el Paso de Pino Hachado hasta la isla de los Estados, destacándose el volcán Lanín y el cerro Tronador, con más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

La última glaciación, influenció enormemente sobre este paisaje, ya que aún quedan vestigios de esa época en el campo de hielo continental, como el Glaciar Perito Moreno, entre otros, que descienden del mismo.

Los ríos son utilizados como gran potencia hidráulica, porque muchos de ellos nacen en la cordillera y por lo tanto son aprovechados.  La altura provoca la variación de la temperatura en esta zona.

Cabe aclarar, que estos cordones cambian de rumbo, presentando una dirección oeste-este en Tierra del Fuego, hasta prolongarse en el fondo del mar, originando bahías, canales e islas, Como por ejemplo; el canal de Beagle.

Fuente Consultada:  Geografía, La Argentina y el MERCOSUR, Editorial A.Z –  Geografía Argentina, Editorial Santillana – Profesora de Geografía: Claudia Nagel.

LLANURA PAMPEANA SISTEMAS SERRANOS LOMADAS ENTRERRIANAS

Llanura Pampeana

El relieve que predomina en este espacio es el llano, junto a él, el clima templado húmedo; favorecen el asentamiento de la población y de las actividades económicas más importantes del país. Situada al sur del Chaco, con sus máximas alturas hacia el oeste. Los suelos negros que se desarrollan en amplias zonas de la llanura son ricos en materia orgánica, muy fértiles y por lo tanto han posibilitado el desarrollo de las actividades agropecuarias.

llanura pampeana

Sin embargo, esta gran planicie: la pampa, solo es interrumpida por pequeños sistemas serranos al sur y sudoeste, son Tandilia, Ventania y Mahuidas.

Dos son las causas, que ligeramente se manifiestan en este suave relieve. La primera es las diferentes profundidades en las que se encuentra el basamento cristalino (debidas a las fracturas, ascensos y descensos padecidos tras la formación de la cordillera de los Andes) y la segunda causa, es la intrascendente erosión fluvial. El producto de ambas causas es una subdivisión de la Pampa.

Sobre la margen derecha de los ríos Paraná- de la Plata, se encuentra la Pampa Ondulada. El origen de su relieve se debe a la consecuencia de la elevación del basamento, por lo que los ríos que desembocan en el Paraná y de la Plata erosionaron nuevamente sus cauces conformando entre ellos suaves lomadas. Distinguiéndose así este sector, por las barrancas, terrazas fluviales y los bajos (están apoyados sobre bancos de toscas, es decir formaciones calcáreas, que impiden la infiltración por lo que son fácilmente inundables).

Por otra parte, el área de la cuenca del río Salado de la provincia de Buenos Aires conforma lo que se llama Pampa deprimida, ya que es una zona de hundimiento, y las aguas se estancan formando lagunas y bañados. Por ejemplo la laguna de Chascomús y Junín en la provincia de Buenos Aires; y la laguna Mar Chiquita en Córdoba.

Este ámbito no es propicio para la instalación humana, ya que la falta de pendiente para el drenaje de las aguas se agrava por la presencia de una estrecha franja de médanos sobre la costa de Samborombón, provocando fuertes inundaciones.

Y finalmente, desde el oeste de la Pampa deprimida hasta la base de las Sierras de Córdoba y San Luis, encontramos la Pampa Alta. Esta se caracteriza por un paulatino aumento de la altitud. Son escasas las precipitaciones en esta zona, por lo que la presencia de ríos importantes es carente.

Las rocas que se desprenden de las sierras, es lo que cubre mayormente los suelos del área.

Sistemas Serranos

Tandilia, es un de los sistemas serranos situados en la llanura pampeana. Su localización es desde el arroyo Las Flores, un afluente del Salado, hasta el océano Atlántico, en la provincia de Buenos Aires. El cerro La Juanita, con 524 metros, es la mayor altura del sistema. Pero también suelen distinguirse, las sierras de Olavaria, del Tandil, de Balcarce y de los Padres.

Las marcadas pendientes que observamos en la ciudad de Mar del Plata, y los accidentes costeros como Punta Mogotes, son causadas justamente por este sistema. Pero además de estas sierras se obtienen rocas de aplicación, como el granito, areniscas y dolomitas.

Otro sistema serrano, es Ventania (un conjunto se sierras bajas, con laderas de pendientes agudas, y surcadas por valles angostos y profundos), situados al sur de la provincia de Buenos Aires. Las alturas máximas son del cerro Tres Picos, con 1.239 metros y la Ventana, con 1.136 metros, de la cual proviene el nombre del sistema en general, ya que en su cumbre hay una ventana natural, de ocho metros de alto y algo más de metros de ancho. Estas presentan crestas agudas, de formas dentadas. Además sus laderas son abruptas y están cubiertas por una gran cantidad de bosques, rodados y escombros.

Y finalmente, aquellos cerros que se presentan aislados unos con otros, y de escasas alturas, son las conocidas como las sierras de Mahuidas; en las márgenes del río Chadileuvú- Curacó, con cumbres redondeadas. La Jarilla y el chañar, son ejemplos de la vegetación xerófila presente en este ambiente semidesértico, junto a la presencia de grandes salinas.

Las lomadas entrerrianas

Las lomadas o también conocidas como “cuchillas” (suaves ondulaciones que apenas se levantan 10 metros sobre el nivel de los valles), deben su origen durante el ascenso del basamento, a la erosión de los ríos; ocupando la provincia de Entre Ríos y el sur de Corrientes. Se destacan las lomadas Grande y de Montiel, que con una dirección norte- sur, cumplen el papel de divisorias de aguas entre las cuencas de los ríos Paraná y Uruguay. Para finalizar este bloque, formando una barranca muerta que cae en forma abrupta al delta del Paraná. Sus ríos corren encajonados entre barrancas y están cubiertos de bosques en galerías. Para la fabricación de cal y cementos son utilizados los bancos calcáreos de esta zona.

El delta del Paraná

Esta planicie deltaica está integrada por aproximadamente cinco mil islas e islotes, las cuales fueron formadas por los sedimentos transportados por el río Paraná. Se extiende desde la localidad de Diamante en Entre Ríos hasta San Fernando en Buenos Aires, con una prolongación cercana a los 400 kilómetros. El relieve de estas islas se caracteriza por la existencia de una gran depresión central y bordes elevados, denominados albardones. Estos a su vez tienen la generalidad de dificultar el drenaje en épocas de crecidas, facilitando la formación de lagunas.

El curso inferior del río Paraná esta compuesto por una serie de ríos y riachos, muy sinuosos, como por ejemplo el Paraná Bravo, el Paraná Guazú, el Paraná Miní y el Paraná de las Palmas, considerados ellos como los principales, con rumbo noroeste- sudeste.

La acumulación de sedimentos que originan o aumentan la superficie de las islas, se llama proceso de “deltificación”, el cual tiene la característica de ser lento, pero constante.

Fuente Consultada:  Geografía, La Argentina y el MERCOSUR, Editorial A.Z –  Geografía Argentina, Editorial Santillana – Profesora de Geografía: Claudia Nagel.

Meseta Misionera LLanura Chaqueña Esteros Correntinos Geografia Argentina

Meseta Misionera

Se extiende desde el Norte del río Aguapey, en las provincias de Corrientes y Misiones. Esta meseta presenta un relieve abovedado suavemente ondulado y su pendiente es hacia los ríos Paraná y Uruguay. Además forma parte de la meseta de Brasil, antiguo escudo del continente americano. Hacia el noreste la meseta va ganando altura, hasta alcanzar los 800 metros sobre el nivel del mar en el límite con Brasil.

También encontramos saltos y cascadas en los ríos como los Moconá en el río Uruguay y las Cataratas del Iguazú, provocados por los afloramientos de rocas duras, los basaltos (rocas formadas por el magma y que llega al exterior durante las erupciones volcánicas).

Sus suelos son rojos, ya que se originaron por la oxidación de rocas volcánicas, y contienen un alto porcentaje de hierro. Esto hace que los mismos sean fácilmente erosionables por las abundantes lluvias en la región y se suma las talas indiscriminadas. Y en profundidad se han originado yacimientos de piedras semipreciosas.

Plantaciones subtropicales como yerba mate, té, tung han sustituido a la selva que cubría totalmente este espacio.   Es así como para preservar  el escenario natural se han creado el parque Nacional Iguazú, el provincial Uruguaí y la reserva Natural Estricta San Antonio, todas ellas resguardando su flora y fauna asociada.

Llanura Chaqueña

Este tipo de relieve es compartido con la República del Paraguay, el límite entre ambos es solo político.

Se caracteriza por su horizontalidad, es decir es un paisaje llano sin formas sobresalientes. Producto de la fractura y dislocamiento del basamento cristalino cuando se formó la Cordillera de los Andes, los cursos comenzaron a tener una suave pendiente  con dirección nor- noreste a sud- sudeste. Los rasgos que definen su heterogeneidad son: los montos y la distribución de las precipitaciones que dan lugar a fuertes contrastes de humedad entre el este y oeste; y además por los diversos procesos de ocupación espacial, a través de la valoración de los diferentes recursos.

Esta llanura tiene subdivisiones, tal es así que al oeste se encuentra el Chaco Alto. Esta es una zona de contacto entre las Sierras Subandinas y por ello los ríos que allí se encuentran descienden formando conos de deyección y finalmente acumulan en su curso inferior materiales que acarrean. Los de mayor caudal son el Pilcomayo, Bermejo y Salado, aunque los mismos pierden por evaporación e infiltración gran parte de él. En el centro de esta planicie, encontramos el Chaco deprimido. Sus grandes superficies están ocupadas por esteros y bañados, lo que dificulta el asentamiento de la población. Contienen suelos arcillosos, los cuales impiden la infiltración, por lo que son frecuentes las inundaciones y a lo largo de los ríos una cubierta de bosques en galería es lo que se observa. En cambio, el área de mayor densidad de población es el Chaco bajo, situado al este. Entre las ciudades de Formosa, Resistencia, Barranqueras y Reconquista, localizadas en la margen derecha de los ríos Paraguay y Paraná.

Los Esteros Correntinos

El centro norte de la provincia de Corrientes, es el sector que ocupa el ámbito de los esteros. Más precisamente al sur del río Aguapey y al norte de la ciudad de Mercedes. Se podría decir que estos son depresiones de fondo chato, compacto en donde se acumula el agua de lluvia. Separados por cordones de viejos médanos que han sido fijados por la vegetación.

La explicación de su origen se debe a un complejo proceso que se remonta cuando el curso del río Paraná (con rumbo sudeste y desembocadura en la laguna de los Patos en Brasil), se desplaza hacia el oeste por la elevación del bloque de la que es hoy la meseta misionera.  Acumulando en el área deprimida sedimentos arenosos.

Seguido a ello, se formaron médanos durante un ciclo climático más árido. Consecuentemente, al modificarse ese clima y tornarse más húmedo, las zonas bajas entre los médanos se llenaron de agua, formándose lo que conocemos por esteros y los médanos fueron fijados por la vegetación. Los juncales ocupan los bordes de las lagunas mientras que otras asociaciones vegetales acuáticas se disponen en forma concéntrica.

Los esteros de mayor importancia son los del Iberá, Maloyas, Batel y Santa Lucía; por lo que en esta zona podemos afirmar que hay baja densidad de población.

Las ciudades, principalmente de Corrientes, Goya y Bella Vista, se encuentran en una estrecha franja más elevada en la que se pudo asentar su población, bordeando a los esteros.

cuadro sobre la meseta misionera

Fuente Consultada:  Geografía, La Argentina y el MERCOSUR, Editorial A.Z –  Geografía Argentina, Editorial Santillana – Profesora de Geografía: Claudia Nagel.

Caracteristicas de los Relieves de la Republica Argentina Geografia

Relieve de Argentina:
Características Generales

Argentina es un país, cuyo territorio se caracteriza por su sorprendente extensión latitudinal. Ello permite, entre otras cosas la existencia de condiciones muy variadas y por lo tanto hace que la base de sus recursos naturales sea de gran relevancia para el mismo y el aprovechamiento de su población.

Si describimos su relieve, claramente observamos que actualmente el mismo coincide generalmente por sus características que es semejante a las del relieve americano, por ejemplo las zonas montañosas al oeste, las llanuras sedimentarias y de gran extensión al este y en el extremo sur las mesetas. Las tres unidades de relieve que existen presentes allí.

En primer lugar, las zonas montañosas están caracterizadas por la gran Cordillera de los Andes, imponiéndose al oeste de su territorio, surcando de Norte a sur. La misma es un elemento fundamental porque influye en la circulación general de la Atmósfera (la altura modifica las temperaturas, desvía la circulación de los vientos y define los distintos regímenes de precipitaciones), también en los climas y en la distribución de las aguas. Esta enorme barrera natural que supera los 6.000 metros, sobre la costa del Pacífico, como consecuencia de su proceso de formación, modificó los relieves anteriores y definió así las formas actuales de nuestro territorio; originando a su vez grandes cantidades de depósitos minerales.

Sin embargo no es la única, la acompañan al este, otras montañas y sierras de menor altura, con una orientación general  paralela a la de los Andes. Ellas son la Precordillera y las Sierras Pampeanas, como ser las de Córdoba y San Luis entre otras.

En el caso del norte argentino, las áreas montañosas son más extensas y de mayor altura, en donde se incluyen por ejemplo la Puna: una planicie de altura y muy antigua.

Por el contrario, si nos vamos hacia el sur de nuestro país las áreas montañosas, conocidas como Andes Patagónicos-fueguinos sufren un estrechamiento considerable. Ya que las montañas en este lugar van perdiendo altura hasta sumergirse en el océano, para finalmente reaparecer en la península Antártica.

La segunda unidad de relieve que encontramos en Argentina, es la llanura sedimentaria. Su desarrollo se localiza desde el norte de nuestro país hasta la provincia de Buenos Aires, disminuyendo a su vez en cuanto a la altura, desde el noroeste hacia el sudeste, es decir hacia el mar. Justamente esta cuestión, hace que la dirección general de los cursos de los ríos influya notablemente, con excepción de los grandes Ríos de la Cuenca del Plata (Paraná, Paraguay y Uruguay).

En el interior de esta gran llanura, existen diferencias que nos permiten distinguir con claridad áreas particulares: como el Chaco (compartida con Paraguay), la Pampa (zona de mayor asentamiento de población), los esteros correntinos, las cuchillas entrerrianas y finalmente el delta del Paraná.

No obstante nos queda explicar la tercera unidad de relieve característico de este territorio: las mesetas. Una de ellas se localiza al sur de las llanuras, a través de una zona de transición entre estas últimas y su coincidencia con la diagonal del río Colorado. Estamos hablando de las mesetas patagónicas. Se caracterizan por su descenso particular y en forma escalonada desde los Andes hacia el mar, con una prolongación por lo tanto, debajo de este en una extensa plataforma continental. Y la otra es la misionera, la cual forma parte de la meseta de Brasil, situada al noreste de Argentina. 

En síntesis, podemos decir que nuestro relieve al igual que los demás, es el resultado de un largo y complejo proceso de transformación relacionado con el movimiento constante de las placas y del cual surgieron los distintos cordones montañosos. A su vez, intervinieron distintos procesos, que desgastaron y modelaron las formas hasta llegar a las actuales. Así este relieve que hoy conocemos, es la expresión de un período particular de un permanente proceso.

cuadro de relieves argentinos

Fuente Consultada: Ciencias Sociales (Geografía) EGB, Editorial Santillana – Profesora de Geografía: Claudia Nagel.

Relieves de la Republica Argentina Geografia de Argentina

RELIEVES DE ARGENTINA: En la Argentina se encuentran: montañas y mesetas de diferentes alturas, valles y llanuras, entre otras formas. Más allá de esa diversidad, se pueden reconocer grandes áreas en las que predomina alguna de esas formas del relieve: en el oeste del país prevalecen los relieves montañosos, mientras que en el centro y el este predominan las llanuras, y en el sur, las mesetas.

La zona montañosa se destaca por la presencia, desde el norte hasta e! sur, de la Cordillera de los Andes. Al este de ella se encuentran otros encadenamientos de menor altura, con una orientación general paralela a los Andes: las Sierras Subandinas, la Precordillera de La Rioja, San Juan y Mendoza, las Sierras Pampeanas. En el norte del país, el área de montañas es más extensa y alta, mientras que hada el sur se estrecha y pierde altura, hasta sumergirse en el océano Atlántico y reaparecer en la península Antártica.

La zona de llanuras ocupa una vasta superficie, se extiende desde el norte del país hasta el sur de la provincia de Buenos Aires, Su altura disminuye suavemente desde el noroeste hacia el sudeste.

La principal zona de mesetas se extiende desde el sur del río Colorado hasta el norte de la isla de Tierra del Fuego. Son las mesetas patagónicas, que descienden en forma escalonada desde la Cordillera de los Andes hacia el mar y se prolongan por debajo de éste, conformando una extensa plataforma continental; estas mesetas en un sector emergen y forman las islas Malvinas.

El territorio argentino presenta, a lo largo de su extensa superficie, diferentes relieves, con un predominio de formas elevadas al oeste y bajas al este y el sur.

Relieve

Las formas actuales del relieve de la superficie terrestre, son el resultado de un largo proceso, en el cual intervinieron fuerzas provenientes del interior de la tierra, como así también fuerzas provenientes de la atmósfera, ocurridos durante millones de años.
Sus formas son muy diversas y varían con respecto a la altura, pendiente y aspecto en general.
Sin lugar a dudas, que cada tipo de relieve ofrece diferentes posibilidades para el asentamiento de la población y por lo tanto para el aprovechamiento por parte de ellos de los recursos existentes.

mapa de relieves de argentina

Formas de relieve

Existen dos agrupaciones que en conjunto presentan las principales formas del relieve de la superficie terrestre, ellos son: los relieves emergidos y los relieves sumergidos. La característica fundamental para definir los distintos tipos de relieve es la altura; utilizándose así como punto de referencia mediante un acuerdo internacional, el nivel de mar (0 metros).

Entonces, los relieves emergidos o continentales son aquellos que poseen valores positivos, y corresponden a las alturas. Las formas de este tipo de relieve son:
• Montaña: es la elevación del terreno, cuya altura es superior a 600 metros y posee además, pendientes abruptas.
• Cordillera: es un encadenamiento de montañas de gran altura y de extensión.
• Sierra: es una montaña de menor altura.
• Llanura: es un relieve de forma horizontal cuya altura no sobrepasa los 200 metros.
• Meseta: es una superficie casi plana cuya altura, oscila entre los 200 y 600 metros en general.
• Altiplano: es una meseta de gran altura, la cual generalmente suele estar rodeada de cordones montañosos.
• Valles: son Hondonadas alargadas, ubicadas entre montañas.
En cambio, aquellos relieves que poseen valores negativos y corresponden a las profundidades, son los denominados relieves sumergidos o submarinos. Y sus principales formas son:
• Plataforma Continental: es una prolongación de las tierras emergidas por debajo del mar, más precisamente desde la costa hasta los 200 metros de profundidad.
• Talud continental: es una zona de pendiente abrupta que desciende desde los 500 hasta los 2.500 metros de profundidad aproximadamente.
• Llanuras abisales: es un relieve plano que posee una cubierta de sedimentos.
• Dorsales oceánicas: son las cordilleras submarinas, que se elevan a más de 3000 metros del nivel de las llanuras abisales.
• Costa: es el área de contacto entre el mar y las tierras emergidas.
• Fosas oceánicas: son grandes hundimientos alargados y estrechos, de gran profundidad.

Su formación

Los relieves de los continentes o también llamados emergidos y los sumergidos, son el resultado de un largo proceso de formación y transformación que se ha ido desarrollando en el transcurso de las eras geológicas y que aún hoy continúa. Es así como las llamadas fuerzas internas o endógenas y los agentes externos intervienen en este proceso formador. Distinguiéndose de esta manera dos grandes grupos de procesos formadores del relieve:

Procesos endógenos

Hace referencia a aquellos procesos geológicos que se producen en el interior del planeta y cuyo origen se da por los movimientos de las placas de la corteza terrestre. Los movimientos orogénicos es un claro ejemplo de este proceso. Pero ¿qué entendemos por orogénesis? Este es un conjunto de fenómenos por los cuales se forman las grandes cadenas montañosas; ya sea por plegamiento de los sedimentos, como es el caso de la Cordillera de los Andes; o por la fuerza que estos ejercen contra las placas, produciendo la fractura y elevación de los bloques, como es en el caso de las Sierras Pampeanas. Por otra parte, los movimientos epirogénicos, es decir, movimientos lentos de ascenso y descenso de placas, también forman parte de estos procesos endógenos. Así cuando las placas descienden se producen ingresiones marinas; y caso contrario, cuando ascienden, el mar se retira pero quedan depositados sedimentos que rellenan las cuencas. Por ejemplo, los movimientos que afectaron a la Patagonia.
Por lo general estos procesos son acompañados por fenómenos telúricos, es decir manifestaciones en la superficie terrestre de las fuerzas provenientes del interior del planeta. Los terremotos o movimientos sísmicos y las manifestaciones volcánicas, son los más importantes.

Procesos exógenos

Hace referencia a aquellos fenómenos que se originan en el exterior de la corteza terrestre. La erosión (destrucción de la roca) o denudación de los relieves, el transporte de los materiales erosionados y su posterior acumulación en otros espacios, son los tres fenómenos fundamentales de este proceso.  No obstante en ellos, intervienen agentes externos, como por ejemplo la temperatura (erosión mecánica), la acción del viento (erosión eólica) y la acción del agua (erosión fluvial, pluvial y glaciaria).

Fuente Consultada: Ciencias Sociales (Geografía) EGB, Editorial Santillana – Profesora de Geografía: Claudia Nagel.