Dibujos Animados Argentinos

Historia de Superman Origenes de Superman Clark Kent

Superman: El héroe detrás de Clark Kent
Ya se ha convertido en un anciano, y a pesar de sus casi 80 años de vida Superman parece resistirse al paso del tiempo y no precisamente por obra y gracia de las cirugías estéticas, sino por haberse convertido en uno de los personajes más destacados en el mundo de los héroes universales.

Para hablar de Superman no podemos dejar de mencionar aquel excelente análisis sobre el personaje de historieta, que el director y guionista de cine Quentin Tarantino puso en la boca del actor David Carradine en su filme “Kill Bill”.

Allí, en una de las escenas más memorables de la película, Kill le comenta a su vengativa ex: “Como sabes, soy bastante aficionado a los cómics. Especialmente a los de superhéroes. Encuentro fascinante toda la mitología que envuelve a los superhéroes. Elijamos a mi superhéroe favorito, Superman. No es un gran cómic. No está especialmente bien dibujado. Pero la mitología… la mitología no es solamente grandiosa, es única. Uno de los elementos principales de la mitología del superhéroe es que hay un superhéroe y hay un alter ego. Batman es en realidad Bruce Wayne, Spiderman es en realidad Peter Parker.

Cuando ese personaje se levanta por la mañana, es Peter Parker. Tiene que ponerse un disfraz para convertirse en Spiderman. Y es ahí, en esa característica, donde Superman es único. Superman no se convirtió en Superman. Superman nació Superman. Cuando Superman se levanta por la mañana, él es Superman. Su alter ego es Clark Kent. Su traje con la gran S roja es la manta que le envolvía siendo un bebé cuando los Kent le encontraron. Ésa es su ropa. Lo que lleva Kent, las gafas, el traje de negocios, es el disfraz. Es el disfraz que Superman lleva para integrarse entre nosotros. Clark Kent es tal como Superman nos ve a nosotros. ¿Y cuáles son las características de Clark Kent? Es débil… es inseguro… es un cobarde. Clark Kent es la crítica de Superman a toda la raza humana”.

Quizás en ello resida el éxito de la historia de Superman, cuya historieta impresa se ha convertido en la más cara de todas, ya que un ejemplar de la primera edición de la tira se ha subastado recientemente por un valor de un millón de dólares.
Es que al parecer, Superman continúa siendo el más famoso y preferido superhéroe universal, que ha logrado traspasar las barreras idiomáticas y culturales de todo el mundo.

La llegada de Superman a la Tierra

La primera vez que Superman llegó al papel no fue en realidad siendo un héroe, sino todo lo contrario. La historia cuenta que sus creadores Jerry Siegel y Joe Shuster utilizaron el nombre de Superman para un villano que apareció por única vez en un cuento titulado “El reino del Super-Hombre”, que fue publicado en 1933 en la revista Science Fiction.

Poco después, Jerry Siegel decidió dotar de otras cualidades al personaje, por lo que lo convirtió en un héroe con poderes sobrehumanos, y junto a su socio Joe Shuster comenzaron a darle forma al verdadero Superman.
Sin embargo, los rechazos de las editoriales a publicar la obra, hicieron que Shuster se desesperara y optara por quemar todo el trabajo realizado, salvo la portada de uno de los bosquejos que logró rescatar de las llamas Siegel.
Después de aquel episodio, la amistad entre los socios ya no volvió a funcionar de la misma manera, por lo que Siegel comenzó a contactarse con otros artistas, entre los que se encontraba Russel Keaton, que realizó una serie de fantásticas ilustraciones para los guiones de Siegel.

Pero aquello duró poco, y finalmente Siegel y Shuster decidieron volver a trabajar juntos en el proyecto.
Después de recorrer diversas editoras y sufrir el desinterés de las mismas durante años, en 1938 Superman logró tener su primera aparición gráfica como parte de la revista Action Comics.

Inmediatamente, el personaje logró conquistar a grandes y chicos, y la historia en torno a él despertó curiosidad en los fanáticos seguidores de comics. Esto hizo posible que un año después de aquella aparición, Superman estrenara su propia revista.

El éxito fue arrollador y las ventas de la historieta superaron con creces las expectativas de sus creadores y de los editores, pero también surgieron algunos inconvenientes que pusieron en peligro la continuidad del personaje.
Por un lado, Joe Shuster comenzó a tener problemas visuales que le impedían llevar adelante el arduo trabajo de entregar el volumen de dibujos que le solicitaba la editora, y por otro el aumento de las apariciones del personaje produjo un incremento en la cantidad de trabajo.

Por ese motivo se estableció la creación de un estudio de arte que colaboraba con Shuster, el cual contó con la ayuda de excelentes dibujantes de la talla de Jack Burnley, Fred Ray, Wayne Boring y Al Plastino, este último considerado el más prolífico de todos, cuya participación tuvo lugar en la llamada edad de oro y de plata de los libros de comics.

La repercusión de Superman dio lugar también a la aparición de nuevos personajes, tales como Superboy , Jimmy Olsen, Lois Lane, entre otros, los cuales quedaron plasmados en una serie de publicaciones especiales tituladas “Superman Family”, la cual se editó entre 1974 hasta 1982.

Después de varios años de su creación inicial, precisamente en 1986, John Byrne relanzó a Superman en la serie titulada “The Man of Steel” y que luego se rebautizó con el nombre de “Las aventuras de Superman”.
Pero además Superman fue un personaje que logró traspasar las barreras del papel y consolidarse también como un personaje de diversos ámbitos, apareciendo en la radio, la televisión, el cine, la música, los videojuegos, entre otros.

Superman tuvo su serie televisiva, tanto de dibujos animados como en los que actores encarnaron los personajes del universo del superhéroe.

También llegó al cine en la década de los setenta con un largometraje en el que el actor Christopher Reeve lució el traje del héroe, y dio lugar a la creación de cuatro películas pertenecientes a la saga. La secuela fue lanzada en 2006, contó con la actuación de Brandon Routh como Superman y llevó por título “Superman Returns”.

A casi ochenta años de su creación, aquel joven extraterrestre, que luego de sobrevivir a la explosión de su planeta, y viajar a la Tierra para refugiarse en la localidad llamada Smallville, un pequeño pueblo ficticio ubicado en Kansas, también logró sobrevivir al olvido, y continuar siendo uno de los superhéroes de fantasía más emblemáticos de la historia de la sociedad humana.

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna

La caridad de Superman
Ejemplo de superhéroe, hasta el punto de que él solo alcanza para definir la especie; munido de poderes sobrehumanos con los que podría, a voluntad, cambiar el curso de la humanidad, Superman limita sin embargo el ejercicio de su poderío a acciones pequeñas, de corte caritativo. Aparecido en 1938, Superman posee características conocidas: vuela, no lo afectan las balas ni las armas letales comunes y es capaz de cargar sobre sus hombros todo el peso del Empire State Building.

Vive en una ciudad llamada Metrópolis, y su misión es proteger al ciudadano medio de los ataques a su estabilidad doméstica y civil. Umberto Eco se pregunta, en “Apocalípticos e integrados”, por qué, si Superman está dotado de poderes tan absolutos, no libera & millones de chinos de lo que debe considerar el yugo de Mao, o gana la guerra de Vietnam para los Estados Unidos, o soluciona el problema del hambre.

Para sorpresa del lector —señala Eco—, vemos que Superman hace derroches de energía en la organización de espectáculos benéficos para un grupo reducido de huérfanos e indigentes, o se ocupa de castigar duramente a insignificantes delincuentes cuyo peor delito consiste en robar un coche-correo o un banco; mientras aparenta una total ignorancia de lo que sucede más allá del pequeño mundo que lo rodea.

Sucede que la única forma visible que asume el mal, en las historias de Superman, es el atentado contra la propiedad privada. Que el bien se radica, entonces, en aquello que la protege; que el bien se configura únicamente como caridad. Entiende Eco en consecuencia que el relato depende, en Superman, de la posibilidad de adaptarse a un concepto del “orden” que defina al modelo cultural en el que vivimos^ o dentro del cual se nos quiere hacer vivir. Sirviendo a este orden es que se construyen maquetas análogas, con funciones de representación. Superman resulta así un perfecto modelo de conciencia cívica escindida de la conciencia política.

Toda la ideología de Superman pretendería circunscribir el “rol” del bien, en su lucha contra el mal, a actos pequeños y fragmentarios, con total prescindencia de otros actos posibles para los hombres. Nos encontraríamos así frente a la casi directa exposición, en el mundo “establishment” pretende de la conducta real del hombre. Reforzada por la apelación a nuestra creencia en la eficacia, y articulada a través de un mensaje ideológico subordinado, temáticamente, a objetivos de intención aleccionadora.

¿QUE ES EL COMIC?
El comic, en líneas generales, es la sucesión de cuadritos y rectángulos, con dibujos en blanco y negro o color, publicados en revistas, periódicos o por sí solos que pueden leer tanto los niños como los adultos. Se les clasifica como una especial manera de literatura popular o “literatura de imagen”. De igual forma, se les ha llegado a considerar como un complemento de la literatura tradicional, a la que se ha añadido el estímulo gráfico.

LOS PRECURSORES DEL COMIC
Si bien Outcault pasó a los anales de la posteridad como el creador de Yellow Kid, su trabajo no se limitó a este personaje de tan singulares características. En el año 1901 consiguió que apareciera, en los diarios. Li’l Mose y al año siguiente Buster Brown, un pequeño revoltoso de angelical aspecto acompañado de un inseparable perro bull-dog que respondía al llamado de Tige y cuyo encanto se complementaba con la capacidad de hablar.

Buster Brown obtuvo inesperada popularidad, la que en un momento superó a la de Yellow Kid. Incluso, los dueños de la marca -la cadena de Hearst- lanzó al mercado numerosos productos comerciales con su nombre, práctica que con el tiempo se haría habitual.

William R. Hearst absolutamente convencido de la veta del comic estaba inexplorada y que las posibilidades y proyecciones que ofrecía eran insospechadas se dio a la tarea de fortalecer su equipo de dibujantes incorporando a la mayor cantidad de talentos de la época, entre ellos a Rudolph Dirks, que se haría famoso con una historieta que hasta el día de hoy se publica en algunos diarios y revistas: The Katzenjammer Kids o The Captain and the kids. Los dos nombres se deben a una controversia judicial.

La historia de las dos nominaciones tiene su origen en una disputa que se ventiló en los tribunales de justicia. Así como Hearst hizo renunciar a Richard Outcault de su cómoda posición en el New York World, por otra mejor, el rival de Hearst, Joseph Pulitzer le devolvió la mano quitándole a Dirks con su exitosa historieta.

El magnate del sensacionalismo no aceptó de buenas a primera que una de sus tiras más leídas se fuera a las páginas de la competencia -el New York World- y entabló pleito en contra de Pulitzer y Dirks que se dirimió en los siguientes términos: la sentencia estableció que Dirks perdía sus derechos sobre el título original -The Katzenjam mer Kids- (Katzenjammer en jerga de inmigrantes significa “Terremotos” o traviesos), pero no sobre los personajes. Así fue que a renglón seguido la historieta comenzó a aparecer en los diarios antagónicos; en uno, dibujado por el creador Rudolph Dirks y bajo el encabezamiento de The captain and the kids y en el otro, bajo la responsabilidad de Harold Knerr y con el título original.

Respecto de esta tira, Osear Masotta escribió lo siguiente en su ensayo “La historieta en un mundo moderno”:
“The Kantzenjemmer, que aparece en la primera sección completa dedicada al comic color del New York Journal (‘un esplendor policromo junto al cual el arco iris semeja un cañón de plomo’) dibujada por Rudoplh Dirks,’ es considerada la primera historieta verdadera. Inspirada seguramente en Max und Moritz de Wilhelm Busch, la tira de Dirks cuenta las hazañas de los dos mellizos Katsenjammer (palabra alemana que Bush había usado ya para designar la malignidad).

El lenguaje, un slang a medias norteamericanas y a medidas alemán, caracterizaba a una familia de inmigrantes: der Captain (viejo marino fracasado), die Mama (la madre adoptiva de los pillos) y der Inspector (representante burocrático de la educación y la escuela). Sobre el fondo de un escenario que cambia de lugar geográfico, Hanz y Fritz (los mellizos) se rebelan contra toda autoridad.

La existencia misma de los mellizos parece imponer un desorden generalizado a un universo donde voluntaria o involuntariamente se destruyen las cosas, y donde el castigo constante de los dos responsables-jamás alcanza para calmarlos ni para reparar los daños. Este mundo violento, donde la ruptura de los objetos y los golpes exigían ser representados por medio de onomatopeyas y signos gráficos nuevos (‘la escuela del Slang, del Bang, del Pow, de la historieta había nacido’), confiere efectivamente a la tira de Dirks el título de primera historieta en el sentido más moderno del término”.

Historia y Origen de Patoruzu Tradicionales Caricaturas Argentinas

Historia y Origen de Patoruzú
Tradicionales Caricaturas Argentinas

Patoruzú: ¡Huija, canejo, chei!

Historia y Origen de Patoruzu Con más de 83 años recorridos en esta vida, Patoruzú es considerado desde hace décadas como uno de los pilares del humor gráfico argentino, que surgió el siglo pasado de entre las páginas de un importante diario nacional como personaje secundario de otra tira, y fue forjando una historia única que posteriormente llegaría al libro, a la televisión y al cine.

Si bien el nacimiento de este querido personaje data del año 1928, todo comenzó un tiempo antes, precisamente el 24 de agosto de 1927, cuando el dibujante Dante Quinterno publicó por primera vez la tira titulada “Un porteño crítico”, que aparecía en el diario Crítica.

La historieta retrataba diferentes situaciones a las que se enfrentaba a menudo Don Gil Contento, por lo que un año después se decidió que lo mejor sería titular la tira con el nombre de “Aventuras de Don Gil Contento”.
Poco tiempo después, precisamente en la edición del día 17 de octubre de 1928, se anunciaba en los titulares del diario Crítica la siguiente noticia: “Don Gil Contento adoptará al indio Curugua-Curiguagüigua”.

Al día siguiente aparecía otro anuncio, en el que se señalaba: “Mañana debuta el indio Curugua-Curiguagüigua”. Por último, el 19 de octubre se asomaba con timidez desde el primer cuadro de la tira perteneciente a Don Gil Contento el nuevo personaje.
La figura de este último indio tehuelche se dibujaba asomada desde la puerta de un tren carguero, en el que había llegado desde la Patagonia, y se podía leer lo que el nuevo personaje gritaba a viva voz: “¡Guaagua Piragua! ¿Vos sos meu tutor, chei? Curugua-Curiguagüigua te saluda”. Por su parte, Don Gil le respondía en el siguiente cuadro: “¡Por fin llegaste Patoruzú! te bautizo con ese nombre porque el tuyo me descoyunta las mandíbulas”.

Utilizando un apodo que provenía de una famosa golosina de la época llamada Pasta de Orozú, Patoruzú que desembarcó en la tira perteneciente a otro personaje de Quinterno no tuvo en su primera aparición la posibilidad de mostrar por completo sus cualidades, ya que el 21 de octubre de ese mismo año fue retirada del diario Crítica la tira protagonizada por Don Gil.
No obstante, la aparición del último Cacique de los Tehuelches Gigantes, en una serie de escasos episodios fue en realidad un anticipo de lo que vendría de la mano del gran Quinterno.

Tan sólo dos meses después, Quinterno comienza a colaborar en el diario La Razón, en el que debutó en sus páginas con una nueva historieta denominada “Don Julián de Montepío”, que representaba a un parodiado estereotipo del porteño fanfarrón y tramposo.
Muchos se preguntaron qué sucedió con el indio de la Patagonia, el cual finalmente tuvo una nueva aparición el 27 de septiembre de 1930 en la nueva tira de Quinterno.

La trama para la incorporación de Patoruzú fue similar a la que se planteó en la tira de Don Gil Contento, ya que el indio tehuelche en este caso había sido apadrinado por Julián de Montepío.

De esta forma, Patoruzú llegó nuevamente a Buenos Aires, con su bolsa de pepitas de oro a cuestas, herencia de un rico cacique de la Patagonia, y acompañado por su fiel ñandú Lorenzo.

 Las idas y vueltas vividas entre los distintos personajes de la historia, donde por un lado nos encontramos con el indio inocente e ingenuo, y por el otro con el porteño tramposo que lo trata de estafar, logró un gran éxito entre los lectores del diario La Razón.

A pesar de que Julián de Montepío había sido creado para cumplir con el rol protagónico de la tira, lo cierto es que el simpático Patoruzú comenzó a tener cada vez más protagonismo.

De esta forma, el porteño fue relegado a un segundo plano, mientras que el indio se convertía en el personaje principal indiscutido de la tira, motivo por el cual el 11 de diciembre de 1931 la historieta fue rebautizada con el nombre de “Patoruzú”. Fue durante aquella época también, que su ñandú Lorenzo perdía la vida, ya que había sido asado accidentalmente en una rotisería.

A finales del año 1935 Patoruzú llegó a las páginas del diario El Mundo, en el que Quinterno ya se había instalado desde hacía tiempo con otra de sus grandes creaciones: Isidoro Batacazo, que luego devendría en Isidoro Cañones.

Nuevamente el indio que había conquistado los corazones de los lectores, reaparece esta vez apadrinado por Isidoro, un hombre que si bien se aprovechaba de la inocencia de Patoruzú siempre le demostró cariño, por lo que con el tiempo se convirtió en el amigo inseparable del indio.
El personaje logró un éxito inesperado en la gente, manteniéndose durante varias décadas en el mismo periódico, e incorporando poco a poco nuevos personajes emblemáticos, tales como el caballo Pampero, la Chacha Mamá, y su hermana Patora, entre otros.

Sin lugar a dudas, uno de los momentos de mayor esplendor del personaje se produjo a partir de su aparición en la revista Mundo Argentino, en la que el indio fue ilustrado a color.

A partir de allí, el 12 de noviembre de 1936 llegó a los kioscos de todo el país la primera publicación de la revista propia del personaje, con el mensuario titulado Patoruzú, que inmediatamente alcanzó una repercusión inigualable a nivel masivo.
Aquella revista mensual gozó de la preferencia del público, hasta que en el 30 de abril de 1977 fue lanzado el último número de la legendaria revista.

Por otra parte, las divertidas aventuras del indio dieron lugar a la publicación de una completa bibliografía, iniciada el 15 de diciembre de 1937 con el llamado “Libro de Oro de Patoruzú”, y cuyo último ejemplar se publicó en diciembre de 1984.

El cine también vivió el desembarco del personaje, cuando se realizó el primer dibujo animado en Technicolor en la Argentina, que consistió en un cortometraje de 12 minutos de duración titulado “Upa en Apuros”, producido y dirigido por el Sindicato Dante Quinterno, y cuyo principal personaje era encarnado por Patoruzú. El mismo fue estrenado el 20 de noviembre de 1942 en la sal del cine Ambassador de Buenos Aires.

Entre las aventuras de este peculiar personaje del humor gráfico argentino, cabe destacar la fracasada edición norteamericana de “Adventures of Patoruzú”, editada por Green Publishing Co. en 1946.

Pero también no debemos olvidarnos que si bien Patoruzú surgió en sus inicios como un personaje secundario, que a fuerza de carisma e inocencia supo ganarse el corazón de los lectores, llegando incluso a superar en popularidad a aquellos personajes que secundaba, hubo además un desprendimiento de él, cuando en 1945 vio la luz Patoruzito, una versión más infantil de aquel noble e inocente indio.

Una de las últimas apariciones de Patoruzú se produjo en el año 1992, cuando la figura del cacique fue elegida como mascota oficial el homenaje realizado en conmemoración al Quinto Centenario del Descubrimiento de América.

patoruzu y Upa

Aquí observamos a Patoruzú llevando al niño a su paseo de todas las mañanas: una escena que se produce en la primera película de dibujos animados de la Argentina. Un sector del departamento de animadores de la película, en plena actividad.

Argentino de pura cepa y buenazo como el que más, el indio Patoruzú irrumpió en el mundo de la historieta el 17 de octubre de 1928, en el suplemento del porteño diario Crítica. Por entonces su nombre era casi un trabalenguas: Curugua Curugua güigua. Su popularidad no se hizo esperar demasiado y pronto tuvo su propia revista de historietas y también su dibujo animado, el que se estrenó como complemento de La guerra gaucha, el 20 de noviembre de 1942, bajo el título de “Upa en apuros”.

El argumento era simple (un gitano secuestraba a Upa y el indio se trenzaba a golpes con él) y había hallazgos de animación: quien quisiera comparar los dibujos de la época con éste no notaría ninguna diferencia. A tal punto llegó la sutileza estilística que los mismísimos estudios Disney estuvieron interesados con trabar alianza comercial con la empresa de Dante Quinterno, productora del dibujo.

Aquellos tiempos no sabían de efectos especiales pero sí de mucha pasión y amor por el trabajo. Sólo así pudo conseguirse este inmejorable resultado, y de ello pueden dar fe los hacedores directos de la obra, como los dibujantes Osear Blotta (padre) y Ferro, quienes junto a Tulio Lovato, al pintor alemán Gustavo Goldschmitdt y a Mirco Repetto se encargaron de dar forma a “Upa en apuros”.

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna

PARA SABER MAS…
El esquematismo de una historieta latinoamericana: Patoruzú, de D. Quinterno

UpaSu esquematismo psicológico y moral permite ubicar a Patoruzú como bueno, inocente, alegre, confiado, sin segundas intenciones, sin mayor interés en las mujeres. Goza procediendo de acuerdo con una moral tradicional y practicando la caridad. Isidoro —el padrinees egoísta, ávido, fanfarrón, desconfiado, vividor; pero en momentos claves se pone del lado de Patoruzú. Upa era en un principio inocente, amoral, animalesco; después fue adoptando la moral de Patoruzú.

Hay una multitud anónima que siempre aparece, a través de transeúntes o espectadores ocasionales; también tiene buenos sentimientos. A veces esa multitud es cruel pero sin pasar de una crueldad infantil; quiere ver triunfar el bien sobre el mal.

Pero tan importante como la descripción del indio y de sus amigos es la de sus enemigos. Rara vez escapan, sobre todo en los primeros años de aparición de la revista, a los lugares comunes del prejuicio racial y nacional.

El gitano es traicionero y mentiroso (Juaniyo); el judío es ávido, mezquino, sin sentimientos nobles; en cualquier momento aparece un pacto turco-chino-indio para robar una reliquia de la familia Patoruzú. En los primeros años, la figura del judío, especialmente, circulaba por toda la revista, dentro de la historieta o fuera de ella, en chistes aislados.

Por otra parte, la identidad social de Patoruzú aparece como tan intocable y tan inaprenensible como su dinero. Ni uno ni otra pueden ser amenazados por la realidad objetiva; y aun más: ni uno ni otro pueden ser siquiera definidos con exactitud con sus características básicas. En este sentido, la situación social y económica de Patoruzú de parecería al ideal de un estanciero real, que además fuera un hombre de derecha, y que quisiera, no solamente conservar ludirlo y libre de peligros su patrimonio, sino también intacta y libro de peligros su condición social, convirtiendola en algo Indefinible y evanescente.

Historias Anecdotas y Curiosidades Mas Importantes de la Historia

10 CURIOSIDADES DEL PLANETA Y DE LA HISTORIA

 

 

 

 

 


 


 

 


 

 

 

 Curiosidades e Inquietudes De Los Navegantes

UN COMENTARIO SOBRE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD:

Desde un punto de vista físico, el hombre es uno de los seres más débiles de la Creación. El relato de cómo ha conseguido superar esta debilidad frente a especies más fuertes, y de qué modo ha llegado a dominar el mundo hasta el momento en que se dispone a conquistar el espacio extraterrestre, constituye la Historia del Hombre.

Durante innumerables siglos tuvo que luchar para sobrevivir, para dominar el hambre, el frío, las enfermedades y los ataques de otras especies enemigas. Pero desde los tiempos más remotos, en que se unía en una organización tribal, acomodaba una vivienda y construía sus utensilios de barro, sus instrumentos de hueso o sus armas de piedra, comenzó a pensar y a crear, es decir, a progresar.

La lucha por el poder y el dominio ha sido llevada constantemente a compás de la conquista de la Verdad, la Belleza y el Bien. La Filosofía y la Ciencia, la organización de la Política, la Moral y la Religión, el Arte… se encuentran ya como tendencias en las sociedades más primitivas, y precisamente este combate de tipo espiritual es lo que ha diferenciado al Hombre de cualquier otra especie que se caracteriza por no tener historia, es decir, evolución, cambio o progreso.

La reconstrucción del pasado ha llegado a una gran perfección. La Ciencia ha puesto en manos de los historiadores medios maravillosos para descifrar escrituras, interpretar restos o datar yacimientos. Innumerables ciencias auxiliares prestan su apoyo a la Historia.

En esta tarea, el historiador se encuentra con fuentes, es decir, materiales para reconstruir Historia, de todas clases. Unos son claros como los documentos, las inscripciones y los relatos, mientras en otros casos, cuando el investigador se enfrenta con restos mudos, piedras, cerámica, armas, monumentos, etc., una sagaz labor detectivesca debe guiar la intuición del estudioso para averiguar cómo, cuándo y en qué forma ocurrió el hecho que se propone historiar. En cualquier caso, el que dedica sus afanes a los estudios históricos sabe que es un ciego servidor de la verdad, a veces tan difícil de discernir del error o de la falsedad.

Pero no se trata sólo de reproducir fríamente lo que ocurrió. Cicerón decía que la Historia era la gran maestra de la vida. Interpretar el sentido del Pasado es algo sumamente difícil y arriesgado cuando la trayectoria conocida del Hombre sobre la Tierra es aún tan corta.

En efecto, ante los millares de siglos que abarca la Prehistoria, un período de la vida humana sobre la cual sólo es posible conjeturar, ya que no existen documentos escritos, ¿qué importancia tienen los dos mil años de nuestra Era, o los seis mil que abarca la historia escrita del Hombre?

Algunos historiadores han querido encontrar el sentido de este devenir y se han preguntado si los hechos se repiten, tal como cree el vulgo, y de este modo, de acuerdo con Cicerón, sería posible prever el futuro aleccionados por el pasado. La Filosofía ha expuesto con sobrada variedad de tonos las tendencias fatalistas o deterministas, providencialistas o libres ante el misterio de la conducta humana.

Es evidente que, a lo largo de los tiempos, han florecido imperios los cuales, una vez llegados a su mayor esplendor, han experimentado una decadencia, unida a la cúspide del poder, de la riqueza y de la molicie, a a continuación de la cual han llegado a desaparecer totalmente; los hititas, los pueblos de la Mesopotamia, los mayas, los aztecas, etc., constituyen algunos ejemplos.

El historiador inglés Toynbee afirma que para cada pueblo existe un ciclo que abarca cuatro fases: génesis, crecimiento, crisis y desintegración. Mas para él un pueblo no está fatalmente obligado a sufrirlas ciegamente, sino que es capaz de reaccionar y superar los estadios más bajos de este proceso.

A partir de Carlos Marx, la interpretación económica de la Historia ha pesado notablemente en el ánimo de muchos historiadores. Las guerras, las invasiones, incluso los movimientos espirituales, tendrían, según este criterio, una causa material. Así, la invasión de los bárbaros tuvo su origen en unas sequías espantosas que asolaron el Asia central.

En la actualidad los estudios de Geopolítica, que determina el espacio vital, Geografía política y Geografía histórica, tienden a enjuiciar los hechos pasados tomando en consideración todos los elementos físicos, humanos y económicos que pudieron determinarlos o condicionarlos. No debe olvidarse nunca el factor hombre. El esplendor de Macedonia o del Imperio Árabe no se pueden concebir sin las figuras de Alejandro Magno y Mahoma, respectivamente.

Se han ciado movimientos cuya génesis es de orden puramente espiritual, por lo menos en sus principios, como fueron las Cruzadas o el Humanismo. De otra parte, el hallazgo de nuevos caminos para el trabajo, debidos a la Ciencia, ha producido cambios tanto o más profundos que el alumbramiento de una nueva doctrina. Así, la Revolución Industrial, nacida a raíz de las aplicaciones del vapor, tuvo una importancia tanto o más decisiva que la Revolución Francesa.

Espíritu y Técnica parecen enfrentados en nuestros días. En los últimos sesenta años la Ciencia ha ofrecido tantos y tan extraordinarios descubrimientos que la Técnica ha trastornado la vida del hombre. Vivimos una fase histórica en la que el Espíritu parece batirse en retirada, o por lo menos realiza denodados esfuerzos para no dejarse avasallar por un alud de maquinaria.

Las fases de crisis, y a nosotros nos corresponde vivir una, son connaturales a todo estadio de crecimiento. El historiador no se pregunta nunca qué sucederá en el futuro, o si la Humanidad está en trance de perecer. El conocimiento del camino recorrido por el Hombre sirve maravillosamente para reafirmar el optimismo hacia el porvenir.

 

Historia Mafalda Origen de Mafalda Quino Creador de la Historieta

Historia Mafalda
Origen de Mafalda – Quino Creador

Mafalda: Inocencia, inconformismo e ideales de libertad: “¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?”. Esta es una de las tantas inquietudes que planteo una pequeña niña precoz con Historia Mafalda Origen de Mafalda Quino Creador de la Historietaalma de papel y espíritu de grafito, que desde la década del sesenta supo conquistar el corazón de los argentinos y brilló en el exterior.

Hablamos de Mafalda, quién otra sino. Una de las mayores creaciones del artista Joaquín Salvador Lavado, conocido por todos como Quino.

Seguramente, en los tiempos de los primeros garabatos plasmados sobre el papel, el autor de este peculiar personaje jamás imaginó el éxito que lograría aquella hazaña, de llevar a la voz de una niña una serie de planteos sociales, que no sólo sirvieron de crítica para la realidad del país, sino para el mundo entero.

No por nada en el año 1988 se presentó en el Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que intentaba que Mafalda fuera nombrada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

Lamentablemente la iniciativa, que había sido presentada por el historiador Felix Luna junto a otros interesados, no prosperó ya que se consideró que aquel título honorífico sólo podía otorgarse a seres humanos y no a personajes de historietas, a pesar de haber simbolizado “lo mejor del espíritu de muchos jóvenes argentinos”, como citaba textualmente el proyecto.

No obstante, Mafalda logró su reconocimiento. Precisamente en el año 1995 se inauguró la llamada “Plaza Mafalda”, ubicada en el barrio de Colegiales, que en el 2005 fue refundada con importantes cambios, que incluyeron la creación de un paseo adornado con las figuras de los inolvidables personajes de Quino.

Pero además, a partir del año 2009 quien transitan por la intersección de las calles Chile y Defensa, de la Ciudad de Buenos Aires, viven la grata sorpresa de toparse con una gran escultura de Mafalda sentada en un banco de plaza, simulando la espera de cada uno de los visitantes que se acercan a mirarla o tomarse una fotografía junto a ella.

Y es que en realidad, pareciera como si hasta el más importante homenaje no fuera suficiente para demostrar el significativo valor que ha tenido Mafalda en la sociedad argentina, y sobre todo la irrepetible creatividad de Quino.

Historia Mafalda Origen de Mafalda Quino Creador de la Historieta

Un poco de historia…

Su figura fue cambiando a lo largo de los años, pero siempre mantuvo una mirada que reflejaba inquietud, ese mismo tipo de mirada que suelen tener los jóvenes que se aventuran al mundo de los adultos.

Sin lugar a dudas, el rasgo más personal de Mafalda ha sido su inconfundible flequillo negro, y por supuesto su simpática actitud frente a la realidad, que sólo responder con ciertas ideas contestatarias.

Se dice que Mafalda nació el 15 de marzo de 1962, momento en el que Quino fue invadido por una de sus máximas inspiraciones creativas, que dieron lugar a la llegada de este entrañable personaje de historieta, que logró trascender el papel.

Su historia demuestra lo dicho, lo cual en diversas oportunidades fue comentado por Quino: “En realidad Mafalda iba a ser una historieta para promocionar una nueva línea de electrodomésticos llamada Mansfield. La agencia Agnes Publicidad le encargó el trabajo a Miguel Brascó, pero como él tenía otros compromisos, me lo pasó a mí. Esto fue en 1963. Pero la campaña nunca se hizo y las ocho tiras que dibujé quedaron guardadas en un cajón. Hasta que al año siguiente Julián Delgado, secretario de redacción de Primera Plana, me pidió una historieta. Entonces rescaté esas tiras y bueno, ahí empezó todo”.

La primera publicación de Mafalda fue el 29 de septiembre de 1964, cuando la tira debutó de manera oficial en las páginas de la revista Primera Plana.

El siguiente medio gráfico que dio hogar a Mafalda fue el diario El Mundo, en el cual la historieta fue publicada desde el 15 de marzo de 1965 al 22 de diciembre de 1967, cuando el periódico cerró sus puertas para siempre.

Luego le llegó el turno al semanario Siete Días Ilustrados, a partir del año 1968, y en el cual se publicaban un total de cuatro tiras de Mafalda por semana. El personaje nacido por casualidad de la mente de Quino se había convertido en un verdadero mito para los lectores del país.

A partir de aquel momento, Mafalda fue un personaje que transitó por la realidad argentina, representando en cierto modo a la clase media del país de la década del sesenta, con su situación ante el escenario nacional y mundial de aquella época.

Los años pasaron y Mafalda se incorporó como un miembro más a la familia argentina. Sin embargo el 25 de junio de 1973 fue la fecha elegida por Quino para la última aparición de Mafalda, la que fue publicada en el semanario Siete Días.

Su creador aseguró que después de tantos años la tarea de situar a los personajes en distintas situaciones sin caer en la repetición se había convertido en una ardua misión. A partir de allí la aparición de Mafalda, de puño y letra de su autor, sólo se apreciaría en campañas de bien público o en regalos personales dirigidos a amigos de Quino.

Han pasado décadas enteras desde aquella simple historieta inicial, y sin embargo el personaje se ha resistido a dejar de ser vigente.
Quizás esto se deba fundamentalmente a lo que señalan la mayoría de los expertos, que aseguran que Mafalda ha sido un personaje de historieta que fue del ámbito social al psicológico, fundamentándose en una amalgama exacta de simpleza y profundidad que utilizaba para retratar al género humano a nivel universal.

Todo ello dio como resultado uno de los personajes más entrañables de los argentinos.

JUGAR CON UN PUZZLE DE MAFALDA

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna

Ampliación: Mafalda, una humanista actualizada
Los personajes de esta tira de Quino son conocidos en buena parte del mundo; son muchos los que saben ya que Mafalda es una humanista actualizada, Manolito un mercantilista, Susanita una dama hipócrita, Felipito un ciudadano con sentido común, Miguelito un retoño de intelectual fascista, Al leer sus aventuras surgió en un principio, en muchos, la tentación de comparar la historieta con Peanuts, de Schulz. Compartiendo ambos en términos generales, un mismo criterio de salud psicológica, están opuestos por diferencias hondas.

Donde en Peanuts hay tragedia, en Mafalda sólo hay una alusión a ella; ahí donde hay, en Peanuts, una condición neurótica que obnubila la percepción de lo real, hay en Mafalda una visión racional y segura de la Historia. En Peanuts no hay personajes lúcidos; todos viven inmersos en los problemas que les causa esa condición neurótica particular. En Mafalda, en cambio, la distancia entre el pensamiento y la emoción se ha suprimido del todo, de manera que campean exclusivamente las ideas.

No se presenta como plausible una Mafalda tímida, ni una Susanita emotiva, y, en general, no se da como rasgo caracterológico un temor o deseo inconsciente. Pero aparte de lo dicho, hay en la tira una diferencia formal con Peanuts, que es claramente una historieta. Mafalda es una formación mixta, a medio camino entre la historieta y el cartoon.

Este género gráfico incluye, básicamente, los dibujos de cuadros y “gag” únicos, que aparecen habitualmente en diarios y revistas de noticias y que encuentran los tema en los asuntos políticos y sociales de actualidad. El grado de abstracción y especialización de los temas que preocupan a Mafalda es altísimo; como correspondería, precisamente, a un “cartoon”, y no a una historieta de su índole. Mafalda atrapa a sus lectores con la ilusión de un ejercicio de lectura anticonformista, fundada en una ideología que aparenta renegar del “establishment”. Pero renegar del “establishment” no significa solamente criticar lo que no funciona bien en él.

El hecho de que en la tira se den circunstancias tales que la hija de una señora gorda sea un pequeña señora gorda, que el nieto de un viejo fascista, a su vez, un pequeño fascista, y que el hijo de un gallego bruto resulte ser, también, un gallego bruto, nos hacen pensar en cierto fondo nada rebelde de Mafalda como historieta, contra lo que suele pensarse- habitualmente dé ella. Por otra parte, ciertos chistes de Mafalda dan la sensación de poder ser “dados por serios” sin cambios, para que expresen claramente la ideología de su autor. “Cierto que la familia es la base de la sociedad, no me acordaba”, dice Mafalda, mientras sus padres se enfrentan en una pelea violenta.

El humor en Mafalda, por otra parte excelentemente narrada y dibujada, está basado por lo general en el chiste conceptual, acaballado en un guiño a la opinión explícita de su público (la clase media pacifista y liberal).

¿QUE ES EL COMIC?
El comic, en líneas generales, es la sucesión de cuadritos y rectángulos, con dibujos en blanco y negro o color, publicados en revistas, periódicos o por sí solos que pueden leer tanto los niños como los adultos. Se les clasifica como una especial manera de literatura popular o “literatura de imagen”. De igual forma, se les ha llegado a considerar como un complemento de la literatura tradicional, a la que se ha añadido el estímulo gráfico.

IRRUPCIÓN EN EL SIGLO VEINTE
Hacia fines del siglo XIX, la prensa estadounidense comenzó a crecer debido a la introducción de las más modernas técnicas de impresión de la época, entre las que se incluyó el permanente perfeccionamiento de la rotativa. Por otro lado, junto a este sistema de impresión, que permitía multiplicar notablemente las tiradas, comenzaron a incluirse en la prensa cotidiana dibujos y fotografías que mejoraron la presentación, estimulando de paso las ventas.
En la competencia que se generó entre los periódicos de mayor envergadura -con el fin de obtener el favor de los lectores- se hizo necesario recurrir a todos los ardiles que pudiera estimular la imaginación, en la búsqueda de aquella fórmula que asegurara estabilidad y adecuada comercialización. Es así como nació el sensacionalismo y a parejas con esta discutible particularidad de la prensa también lo hicieron los dibujos, caricaturas y chistes relacionados con el acontecer local o simplemente con vida propia y autonomía como, en definitiva, el comic detuvo su consagración.

Muy pronto, los dueños de periódicos descubrieron que los suplementos dominicales con historietas aumentaban ostensiblemente las ventas, lo que los llevó a reforzar la planta de dibujantes.
Joseph Pulitzer, propietario del New York World, fue el primero que, sistemáticamente, adoptó la práctica periódica de incluir historietas, en las páginas de sus diarios, amén de crear un suplemento dominical impreso a todo color, en el cual se entregaban ilustraciones a gran tamaño.

En el equipo del World figuraba un hombre que, con el correr de los años, llegó a trasformarse en el precursor del arte de la historieta. Se llamaba Ricahrd Felton Outcault y tuvo el privilegio histórico de ser considerado el primero en realizar una historieta la que tituló Yellow Kid.

El comic de Outcault vio la luz pública en julio de 1895, en las páginas de New York World, dentro de la sección denominada Down Hogan’ Alley, nombre del miserable barrio en que vivía el protagonista, un muchacho calvo y sin dientes, en cuyo camisón aparecían escritos los parlamentos de sus monólogos.

El libro “El arte del comic”, ya mencionado, se refiere al personaje y al trabajo de Outcault de la siguiente manera:
“Las viñetas de Outcault, llenas de gente charlando o pelando en plena calle, daban una sensación abigarrada y colorista, y constituían una sarcástica denuncia de las malas condiciones de vida de los barrios humildes en las grandes ciudades. Su personaje, pionero del comic, ha dado posteriormente nombre y figura al Premio Internacional del Comic que se otorga todos los años en el Congreso Lucca.

En febrero de 1896, los técnicos del periódico ensayaron sobre el camisón de este personaje el empleo del color amarillo, que hasta entonces no había podido reproducirse. El experimento tuvo éxito y la figura del niño, con su camisón amarillo, se hizo popular.”
Incluso se ha llegado a sostener que el personaje Yellow Kid influyó en la denominación de “prensa amarilla” que se diera, posteriormente, al sensacionalismo.

Historia del Hombre Araña Creadores de Spiderman Origen Historieta

Historia del Hombre Araña
Creadores de Spiderman

Historia del Hombre Araña Creadores de SpidermanStanley Martin Lieber (imagen izq.) , mejor conocido como “Stan Lee”, nacido el 28 de diciembre de 1922 en la ciudad de Nueva York. Es un guionista y editor de de cómics estadounidense, de padres emigrantes judíos rumanos, que ha presentado al mundo personajes notables por su complejidad y su realismo.

Es el co-creador, junto a dibujantes como Steve Ditko (imagen derecha, nacido el 2 de noviembre de 1927, en Johnstown -Pensilvania- es un reconocido historietista estadounidense), de superhéroes como “Los 4 Fantásticos”, “Spider-Man”, “Hulk”, “Iron Man”, “Avengers”, “Daredevil”, “Doctor Strange”, “X-Men” y muchos otros personajes, expandiendo Marvel Comics, llevándola de una pequeña casa publicitaria a una gran corporación multimedia. Todavía hoy, los cómics Marvel se distinguen por indicar siempre “Stan Lee presenta” en los rótulos de presentación.

Origen de “Spiderman ” (El Hombre Araña)
Peter  (Pedro) Parker es el hijo de Richard y Mary Parker, quienes trabajaron como agentes espías, y fueron asesinados en una misión conocida como Calavera Roja. El bebé Peter  se queda en el cuidado de su tío Ben y su tía May Parker, quienes viven en el barrio de Forest Hills de Queens, Nueva York.

La pareja crían con mucho amor a  Pedro, pero este crece siendo  impopular entre sus pares, pues su tío que es demasiado viejo para acompañarlo en las actividades físicas y sociales y a la vez su tía peca en exceso de protección a este chico niño huérfano.

Peter busca otras actividades no físicas como la fotografía y la química en el hogar, alentado por sus longevos tutores. Crece siendo un adolescente solitario, un poco marginado y tímido, pero excepcional estudiante que muestra mucho interés en sus estudios, sobre todo en la ciencia, ya que tiene una afinidad misteriosa que mueve su curiosidad. 

Él es a menudo  blanco de bromas por los estudiantes más populares, como Flash Thompson,  atleta estrella de la escuela secundaria donde Peter concurre.

Cierta vez cuando Peter Parker asiste a una exposición de ciencia es mordido por una araña radiactiva. Peter descubre asombrado que después de la mordedura de la araña posee una serie de poderes relacionados con tal insecto, como caminar rastreando una pared vertical, posee una fuerza sobrehumana, gran velocidad y agilidad, y un sentido extrasensorial sumamente perfeccionado lo que le permite escuchar mínimos sonidos a distancia.

Pedro inicialmente comienza a buscar la fama y la fortuna, gana una pelea con un improvisado disfraz contra el luchador profesional triturador Hogan. En realidad se trata de un programa de lucha por televisión de interés general con la idea de que participen luchadores disfrazados (con la ventaja de que él realmente puede hacer las cosas de su personaje), y crea el nombre de Spiderman, su típico traje.

Después convertido rápidamente en una celebridad, a la salida de un programa especial de televisión, permite que un ladrón escapara de la estación de televisión, afirmando que no es su problema, y que estaba cansado que le den órdenes,….pero luego viene a lamentar su actitud cuando se entera de que ese ladrón que él dejó escapar fue quien mató a su tío Ben.

Al darse cuenta de que podía haber evitado la muerte de su tío, el sentimiento de culpa de Peter convierte su vida en una permanente lucha contra el crimen y para salvar vidas, siempre impulsado por las palabras de su tío, “Un gran poder también debe una gran responsabilidad”  (esta frase es a menudo es abreviada a: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”).

Esta mezcla de obligación desinteresada hacia el mantenimiento del orden público y su auto-recriminación provocada por la muerte de su tío, podría decirse que constituye el núcleo moral de Spiderman.

En las primeras historias de Spiderman, Peter Parker asiste Midtown High School. Después de la muerte de su tío, él y su tía tienen problemas de dinero, por lo que consigue un trabajo como fotógrafo en el Daily Bugle vendiendo fotos a J. Jonah Jameson.

Peter es compañero de trabajo de Betty Brant y tiene siempre enfrentamientos con su rival de la escuela secundaria Flash Thompson, sumado además que su novia, Liz Allen, más tarde se enamora del impopular ‘Peter’, y enfurece mas a Flash. Por supuesto se encuentra en cada momento con muchos enemigos famosos que  cometen los mas diversos actos criminales contra la sociedad, pero él siempre está listo para combatirlos.

¿QUE ES EL COMIC?

El comic, en líneas generales, es la sucesión de cuadritos y rectángulos, con dibujos en blanco y negro o color, publicados en revistas, periódicos o por sí solos que pueden leer tanto los niños como los adultos. Se les clasifica como una especial manera de literatura popular o “literatura de imagen”. De igual forma, se les ha llegado a considerar como un complemento de la literatura tradicional, a la que se ha añadido el estímulo gráfico.

Cuando un narrador como Emilio Salgari escribe “…Sandokan salvó su vida lanzándose a las profundas aguas del océano”, el lector necesariamente tiene que imaginar al célebre aventurero saltando desde un barco, o desde un acantilado, para luego hundirse en las aguas. En el comic, una situación de esa naturaleza no requiere ser imaginada, pues la historieta se la brinda a través de la pluma y los pinceles del dibujante. En atención a esto, se ha situado al comic como una transición entre la novela y el cine que, como curiosa coincidencia, nacieron justamente por la misma época: a fines del siglo pasado, consiguiendo su pleno apogeo, a mediados del presente.

El equipo de redactores del libro “El arte del comic” coordinados por el experto en medios de comunicación Román Gubern definió el comic con las siguientes palabras:

“Un comic no es ni más ni menos que la forma gráfica de comunicación entre unos seres humanos (los autores) con otros (los lectores) mediante una narración constituida fundamentalmente por imágenes dibujadas e impresas, y estando todas ellas relacionadas o encadenadas entre sí.”

Más adelante agregan:

“Su principal característica consiste en que la parte más importante de la narración es relatada por los dibujos, que de simples ilustraciones o adornos de los textos, pasan a ser soporte fundamental de la historia.”

El comic, en su esencia, sostiene toda una teoría del lenguaje, con normas y convenciones que se han venido fraguando con el correr del tiempo. Permite su utilización en todo tipo de temas, que pueden abarcar desde el simple relato de historias de corte serio o humorístico, hasta la difusión de temas científicos, o de otro carácter, con objetivos plenamente didácticos, entrando a formar parte de lo que en nuestros días se conoce con el nombre de medios audiovisuales.

Asimismo, conviene tener presente que para los efectos de este género narrativo, las palabras historietas y comic significan exactamente, lo mismo. Se hace esta aclaración porque muchas veces se tiende a una confusión creer que la historieta es una narración orientada hacia los niños y que el comic se reserva a los adultos. No es así.

Origen de Inodoro Pereyra Historia de Inodoro Pereyra Fontarrosa

Inodoro Pereyra: El gaucho renegado
Origen de Inodoro Pereyra Historia de Inodoro Pereyra FontarrosaAnte la inquietud de un público que lo ha seguido durante años, Inodoro Pereyra, un gaucho renegado y cabrío, conocido por ser el “renegau”, jamás ha tenido inconvenientes en presentarse diciendo: “Pereyra por mi mama, Inodoro por mi tata, que era sanitario”.

En la historia del humor gráfico argentino, sin lugar a dudas existen muchos personajes que han logrado convertirse en mito, siendo Inodoro Pereyra uno de los más reconocidos, quizás por haber sabido reflejar a la perfección el argentinismo.

Este gaucho, cuya figura nos permite visualizar ciertas características que seguramente han sido compiladas de personas reales, es considerado una de las creaciones más destacadas del dibujante argentino Roberto Fontanarrosa.

Pero porqué se considera a este personaje como un verdadero estereotipo argentino, y porqué muchos aseguran que ha nacido con la inspiración en base a personas reales que habitan el interior de nuestro país.

Pues bien, es que Inodoro Pereyra no es sino otra cosa que un gaucho de la pampa argentina, cuya personalidad resume un verdadero mal genio, por ello lo de “renegau”, con una importante dosis de picardía criolla.

Su soledad permanente, más allá de interactuar con otros personajes como su mujer Eulogia Tapia o su perro y fiel amigo Mendieta, fue una de las características más importantes de este personaje entrañable, que suele sentarse a la sombra de un árbol con su mate en mano para reflexionar sobre la vida.

Su prominente nariz, la vincha sobre su frente, sus rasgos faciales demuestran una idiosincrasia que se asimila a la del verdadero gaucho argentino. Además se dice que Inodoro Pereyra siempre anduvo bien montado y es bueno para payar.

La historia detrás del personaje

“Estoy comprometido con mi tierra, casado con sus problemas y divorciado de sus riquezas”. Esta es una de las tantas frases reflexivas que Roberto Fontanarrosa publicó en papel a través de la voz de Inodoro Pereyra, y en ella se demuestra el compromiso que el personaje se propuso desde un primer momento. Compromiso que se extendió a la largo de más de tres décadas.

Para la creación de la tira, Roberto Fontanarrosa debió inmiscuirse e investigar a través de libros y testimonios acerca de la vida en el campo, ya que según él mismo manifestó en varias oportunidades: “Alguna vez me preguntaron si Inodoro refleja mis conocimientos. No hay que engañarse. Sumando todas las horas de mi vida que estuve en el campo, si son cuatro es mucho. Al campo no lo conozco ni me despierta curiosidad”.

La primera aparición de Inodoro Pereyra data de finales de 1972, cuando fue publicada por primera vez en la revista cordobesa “Hortensia”.
Durante varios años la historia de este gaucho “renegau” fue una de las estrellas en dicha publicación, y aquel hombre solitario de las pampas, que muchos consideraron una parodia del estereotipo del campero, fue recibiendo la visita de diversos y extraños personajes.
No obstante, la más destacada aparición fue la Mendieta, su perro ladero que jamás lo abandonaba y que en más de una oportunidad, sin que su amo lo supiera, compartía los razonamientos de Inodoro Pereyra en complicidad con el lector.

Poco después de desembarcar en las páginas de “Hortensia”, la tira llegó a las revistas “Mengano” y “Siete Días”, en las que Mendieta comenzó a tener un mayor protagonismo, ya como aliado indispensable de Inodoro Pereyra.

No obstante, uno de los momentos más importantes en la vida de este querido personaje, y aquellos que lo secundaban, fue la llegada de la tira al diario Clarín, hecho ocurrido en 1976, y en donde se retoman las historias unitarias.


Una vez incorporado como miembro estable del staff de dicho diario argentino, Inodoro Pereyra transitó por diversas secciones del periódico, hasta que finalmente la tira fue incluida en la revista dominical que se publica junto al matutino, llamada “Viva”.
A partir de aquel momento, Inodoro Pereyra parece encontrar cierta calma que le ha permitido observar mejor la realidad y reflexionar sobre diversas situaciones y cuestiones de la actualidad.

Ya asentado en su rancho de adobe que posee un único árbol, acompañado de su mujer Eulogia y de su perro Mendieta, Inodoro suele recibir a menudo la visita de una gran variedad de personajes extraños que pasan cerca de su morada.
El gaucho, con el mate en la mano, los entretiene con sus reflexiones acerca de la vida, sus extraños consejos y su filosofar de hombre de campo.
En este contexto, Inodoro Pereyra no duda en utilizar juegos de palabras constantemente, con el fin de reforzar la comicidad de la tira, lo que lo conduce a la generación de historias de humor errático y absurdo.

Mientras tanto, Mendieta observa cuidadosamente la situación, y suele cumplir el rol de conciencia sensata dentro de las situaciones generadas por su amo.

Sin lugar a dudas, a lo largo de los años Inodoro Pereyra se ha convertido en uno de los personajes que más se acercan al argentino común, al que le pasa la vida entre asombro y desconcierto ante la realidad actual.

Y en definitiva, Inodoro Pereyra es el “renegau”, y es por ello que se trata de un antihéroe, que según las propias palabras de su creador: “Es un tipo como tantos que hace lo que puede y no lo que quiere. Que reacciona como cualquiera de nosotros, pero que, por sobre todas las cosas, es un personaje digno”.

FRASES Y EXPRESIONES DE INODORO QUE HA QUEDADO EN LA CULTURA ARGENTINA

Origen de Inodoro Pereyra Historia de Inodoro Pereyra Fontarrosa

– ¿Como anda Inodoro?- Mal…pero acostumbrao

Origen de Inodoro Pereyra Historia de Inodoro Pereyra Fontarrosa

– ¿Y usted cómo se gana la vida?- ¿Ganar? ¡De casualidá estoy sacando un empate! -¿No andará mal de la vista, don Inodoro? – Puede ser…Hace como tres meses que no veo un peso. – Vago no soy,…quizá algo tímido para el esjuerzo.

Origen de Inodoro Pereyra Historia de Inodoro Pereyra Fontarrosa

– La Eulogia es, de lejos, la mejor prienda que conocí en mi vida.Bien de lejos… 20, 30 kilómetros. De cerca es así, jodida… – Dígame don Inodoro, ¿usté está con la Eulogia por alguna promesa? – – Mendieta, uno se deslumbra con la mujer linda,se asombra con la inteligente…y se queda con la que le da pelota.

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna

Biografia de Ameghino Florentino Naturalista Argentino

VIDA Y OBRA CIENTÍFICA DE FLORENTINO AMEGHINO

Dinosaurios en la Patagonia Dinosaurio:
Abelisaurus
Biografía de
Francisco Moreno
Florentino
Ameghino

Florentino Ameghino

Florentino Ameghino (1854 – 1911): Naturalista, Paleontólogo y Antropólogo También considerado climatólogo, geólogo y zoologo.

Nació en Villa del Luján, de la Provincia de Buenos Aires, el 18 de septiembre de 1854, hijo de don Antonio Ameghino y de doñaMaría Dina Armanino. (hay versiones que dicen que nació en Génova, pero él declara que nació en Luján)

En Ameghino su interés por la paleontología comenzó muy de pequeño, cuando le preguntó a su padre de dónde venían los restos de caracoles que había encontrado en la barranca del río Luján, cerca de su casa, y éste le respondió que los traía el río.

Florentino consideró que no debía ser así porque la corriente no podría enterrarlos, y decidió que averiguaría por qué estaban allí y cómo habían llegado.

Tenía dos hermanos, llamado Juan y Carlos que le ayudaron en muchas oportunidades, pero Carlos fue siempre un excelente colaborador sobretodo en arduas y lentas exploraciones.

Puede considerarse como la primera gran figura de la ciencia nacional y la que alcanzó, seguramente, mayor trascendencia internacional. Fue un autodidacta, que puso por alto el prestigio científico del país sin más fuerzas que su formidable tesón y el apoyo de su hermano Carlos, y sin más financiamiento que los exiguos fondos obtenidos de una librería, negocio que manejó durante años en La Plata.

Florentino Ameghino fue una de las personalidades científicas más descollantes de la Argentina en el siglo XIX. Nació en 1854 y era adolescente aún cuando los muchachos de su edad lo apodaron “el loco de los huesos” por su inveterada costumbre de hurgar con pico y pala las cercanías del río Lujan en busca de restos fósiles. A los veinte años reunió en un folleto varias observaciones acerca del origen del hombre americano, y tiempo después abandonó su puesto de maestro en la localidad de Mercedes para trasladarse primero al Uruguay y después a Europa. Allá recorrió los principales museos de ciencias naturales y se vinculó con paleontólogos célebres, deslumbrándolos con la colección que había formado.

Su formación primaria la realizó en forma particular y como entretenimiento infantil recogía huesos en las barrancas de Luján. En Buenos Aires siguió los estudios secundarios que no concluyó y enseguida se trasladó a la localidad bonaerense de Mercedes, donde fue maestro, director de una escuela y dedicó nueve meses al estudio geológico y paleontológico de los terrenos de la llanura pampeana.

Ameghino fue un brillante autodidacta en paleontología, geología, antropología y anatomía comparada. Ya de adolescente, aprendió idiomas para poder leer a los principales científicos de la época, como el geólogo británico Charles Lyell, y adhirió a la teoría de Darwin.

Cuando tenía 17 años le presentó a Germán Burmeister, entonces director del Museo de Buenos Aires y autoridad máxima de las ciencias en el país, sus primeros descubrimientos. Pero a éste las investigaciones del joven provinciano no le inspiraron confianza ni le parecieron de interés. Al contrario de lo que podría creerse, esto no desalentó a Ameghino, que más tarde diría: “Pero para algo sirve la desgracia… la incredulidad e indiferencia que encontré hirieron mi amor propio, me obligaron a estudiar y buscar medios de acumular nuevos materiales”.

Siempre vivió estudiando, investigando y luchando por conseguir medios económicos para crecer en su actividad científica.

En 1875 dio a conocer las primeras especies nuevas que había descubierto. En el mismo año, se presentó en un concurso-exposición organizado por la Sociedad Científica con siete cajas de fósiles. Pero a los jurados poco les interesaban aquellas reliquias y sólo las premiaron con la última de las catorce menciones honoríficas. Ameghino insistió al año siguiente con una memoria sobre el cuaternario –la más reciente era geológica– que ni siquiera fue considerada.  Decidió viajar a Europa, y presentar su crecida colección de huesos en la Exposición Internacional de París de 1878 y gracias a su trabajo en la escuela puedo financiar en 1875 su primer viaje a Uruguay. Mas tarde con el apoyo del pueblo natal pudo viajar a París en 1878 y exhibir su colección de huesos en la Exposición Universal donde logró la admiración de los científicos mas destacados de su época.

Su viaje a Paris le demandó tres años y debió vender parte de los objetos llevado, por 40.000 francos, y con ese dinero financió la edición de La antigüedad del hombre en el Plata, una de sus principales obras y Los Mamíferos fósiles en la América Meridional. Al poco tiempo debió volver a vender mas material de su colección (que no se lo aceptaban en museos de la Argentina); hacia 1892, setenta piezas de su colección fueron destinadas a un museo de Munich y, tres años más tarde, se vio obligado a vender al Museo Británico una colección de unas 380 aves fósiles. El objetivo era, como siempre, financiar nuevas investigaciones.

Como curiosidad histórica hay que destacar que  cuando regresa de Europa, llega casado con una joven parisinaLeontina Poirier y pobre y como si fuera poco, se encuentra que había sido exonerado de su cargo de director de la escuela de Mercedes por abandono del puesto.

En 1886, Francisco Moreno lo nombra vicedirector del Museo de la Plata, en  el cual Ameghino aporta su propia colección de huesos, pero lamentablemente al poco tiempo estos científicos entran en un conflicto debido a diferencias y celos profesionales  y pierde el cargo oficial. Como salida decide abrir un negocio de libros y en donde por tercera vez volvió a iniciar una colección de fósiles, ya que Moreno le había prohibido la entrada al museo y no podía estudiar sus propios fósiles.

Su obra publicada —185 títulos que totalizan unas 20.000 páginas— hace referencia tanto a la descripción de piezas fósiles, en gran parte halladas por él, como a apoyar su teoría sobre el origen americano del hombre. Para Ameghino, la especie humana había evolucionado en las Pampas argentinas, desde donde habría migrado al resto del planeta. Y para probarlo se sirvió de todos sus hallazgos paleontológicos.

De todas maneras en su etapas de comerciante, Ameghino desplegó un gran esfuerzo creador: Filogenia (otro libro de su autoría) le brindó el reconocimiento nacional y mientras fue librero en La Plata publicó el trabajo premiado en Paris y mantuvo acaloradas polémicas con científicos nacionales y extranjeros.

Un año después presentó en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias su obra magna, compuesta por 1028 páginas y un atlas: Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina.

En la exposición de París de 1889,obtuvo uno de los mayores logros científicos internacionales de la época: la medalla de oro y el diploma de honor, por su contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de Argentina, escrita en poco mas de un año, entre grandes dramas económicos. Este reconocimiento lo ubicó entre las pocas figuras mundiales del enfoque paleontológico de la biología evolutiva.

Ameghino murió en La Plata, el 6 de agosto de 1911. Su entierro fue grandioso, teniendo en cuenta lo alejado que estuvo de las esferas oficiales. Todo el mundo intelectual se hizo presente y al depositar sus restos en el Panteón de los maestros, hicieron uso de las palabras eminentes personalidades como E. Holmberg, Víctor Mercante, J. B. Ambrosetti, José Ingenieros y otros.

HITOS DE SU VIDA
1854: Nació en la ciudad de Lujan, el 18 de setiembre, hijo de modestos inmigrantes italianos.

1863: Desde niño llamó la atención de sus padres y maestros, por la forma en que se interesaba por desenterrar restos fósiles y averiguar su posible origen. A los nueve años de edad, reunió una colección de caracoles que había juntado a orillas del río Lujan.

1867: El maestro Carlos d’Aste, amigo de sus padres, les sugirió la idea de enviarlo a Buenos Aires para que siguiera estudios secundarios en la Escuela de Preceptores.

1870: Ameghino entró a desempeñarse, como Auxiliar Docente, en una escuela de Mercedes, donde, poco después, comenzó a dictar clases. 1871: Organizó, en Mercedes, un pequeño Museo de Ciencias Naturales, anexo al antes citado colegio.

1872: Fue nombrado Director de la Escuela Elemental de Mercedes, cargo que conservg durante varios años. Mientras tanto, proseguía estudios e investigaciones sobre etnografía y paleontología.

1873 a 1877: Estableció contacto epistolar con varios sabios europeos a quienes comunicó, por carta, sus hallazgos y teorías. Realizó gran cantidad de excavaciones, pagando él mismo los gastos que tales tareas originaban. Venciendo grandes dificultades, llegó a disponer de la mejor colección de fósiles conocida en América.

1878: Emprendió viaje hacia Europa, en cuyos museos estudió y trabajó con la venta de ejemplares repetidos de fósiles. Pudo costearse la edición de su libro “La antigüedad del hombre en el Plata”. 1880: Contrajo enlace con Leontina Poirier, de nacionalidad francesa.

1881: Después de tres años de ausencia, regresó, con su esposa, a la Argentina, donde se enteró de que, vencida la licencia que le habían acordado en sus puestos docentes, ya no los tenía.

1882: Abrió en la ciudad de Buenos Aires una librería, a la  que llamó “El gliptodonte” y con los ingresos obtenidos, prosiguió sus estudios e investigaciones.

1883 a 1901: Reinició sus tareas paleontológicas, ayudado por su mujer y por su hermano Carlos, con quienes efectuó numerosos viajes por la costa atlántica y por el sur de la Argentina. Lograron encontrar más de un centenar de esqueletos de especies mamíferas extinguidas, los cuales pasaron a formar parte de la colección del Museo de Historia Natural de Buenos Aires, que Carlos, posteriormente, dirigió. Florentino, mientras tanto, ejerció como pofesor en las universidades de Córdoba, La Plata y Buenos Aires.

1902: Sus méritos, como investigador, fueron reconocidos dentro y fuera de la Argentina. El Gobierno de ese país lo nombró Director del Museo de Historia Natural de Buenos Aires, instituto que organizó con extraordinaria eficacia.

1911: Enfermo de diabetes y sintiéndose muy afectado, es-piritualmente, por la muerte de su madre y de su esposa, falleció el 6 de agosto. Sus últimas palabras fueron: “¡Cuánto me queda por hacer!”

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°23 Florentino Ameghino Edit. Cuántica

Los mas Importantes Deportistas Argentinos Historia del Deporte Nacional

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Nora Vega
La más grande patinadora argentina. Ganó 11 Sudamericanos, 4 medallas de oro en los Panamericanos 79 y dos en el 95, donde también logró una de plata y otra de bronce.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Emanuel David Ginóbili
(28 de julio de 1977 en Bahía Blanca, Argentina), más conocido como Manu Ginóbili, es considerado el jugador argentino de baloncesto más importante de todos los tiempos. Actualmente juega en San Antonio Spurs de la NBA. Antes de llegar a la NBA, Ginóbili jugó en las ligas argentina e italiana. 
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Juan Manuel Fangio
(Balcarce, 24 de junio de 1911 – Buenos Aires, 17 de julio de 1995) fue un automovilista argentino, quíntuple campeón de Fórmula 1. Entre 1951 y 1957, obtuvo cinco títulos mundiales de Fórmula 1, conduciendo con Mercedes Benz, Maserati, Alfa Romeo y Ferrari. Retirado en 1958.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Roberto De Vicenzo
Golfista profesional. Nació el 14 de abril de 1923 en Villa Ballester (Bs.As.).Considerado uno de los deportistas más destacados de su país a través de todos los tiempos, es quizás el arquetipo de los golfistas de los años 50, ya que ganó la asombrosa cantidad de 230 torneos alrededor del mundo, incluidos 4 torneos del PGA Tour y el Abierto Británico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Carlos Monzón
(San Javier, Argentina, 7 de agosto de 1942 – Los Cerrillos, Argentina, 8 de enero de 1995) fue un boxeador argentino que alcanzó el título de campeón mundial de la categoría mediano, entre los años 1970 y 1977. Es considerado uno de los mejores deportistas argentinos de la historia.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Diego Armando Maradona (Lanús, 30 de octubre de 1960).Consiguió importantes logros deportivos tanto con la Selección Argentina como con algunos de los clubes en los que jugó. Con la selección consiguió la Copa Mundial de 1986, el subcampeonato en la Copa Mundial de 1990 y el Mundial Juvenil de 1979. Sus logros más importantes a nivel de clubes los obtuvo jugando para el Nápoles, donde ganó una Copa de la UEFA y los únicos dos scudettos que posee la institución.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Alfredo DI Stéfano
La Saeta Rubia debutó en River en
1945. Por su habilidad se lo compara con
Maradona y Pelé. Emigró con sus goles al Real Madrid. Dejó el fútbol, triunfó como técnico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Ángel Amadeo Labruna
(Bs.As., 28-9-1918 –  20-9-1983), fue un jugador y director técnico de fútbol argentino. Jugaba como delantero por izquierda. Es el goleador histórico del club. Es reconocido por la hinchada riverplatense, como el máximo ídolo del Club Atlético River Plate, así como uno de los máximos goleadores de la Primera División de Argentina, Es el máximo goleador de la historia del Fútbol Argentino con 293 goles, junto a Arsenio Erico, de Independiente, quien también tiene 293.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Guillermo Vilas
Ex-tenista profesional argentino nacido el 17 de agosto de 1952 en Buenos Aires, Argentina, donde su madre fue a atenderse para el parto, aunque vivió durante toda su niñez y adolescencia en la ciudad de Mar del Plata. Fue número dos del mundo en el ránking ATP (1975). Se impuso en 62 torneos de ATP, de los cuales 4 fueron torneos de Grand Slam. También se adjudicó un Tennis Masters Cup (ex Masters).

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Marcelo Oscar Alexandre
Representó al ciclismo argentino como sólo los grandes deportistas saben hacerlo.  El 7 de julio de 1981, a los 18 años, en el Estadio Alfred Rosch de Leipzig, se corona Campeón Mundial juvenil del kilómetro contra reloj. Marcó un tiempo de 1m. 7s. 45. Este era el segundo Campeón en esta especialidad que tuviera Argentina, después del obtenido por Dazzán. Fue 13 veces Campeón Argentino. 12 veces Campeón Panamericano. Una vez Campeón Mundial. Integró la Selección Argentina, entre 1980-1992.  Designado entre 8 corredores del mundo para integrar al Kokusai Keirin, en Japón, en 1993.

Destacados Deportistas de Argentina Mejores Deportistas de Argentina

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Hugo Porta
El mejor jugador de rugby de la Argentina. Capitán y símbolo de Los Pumas, donde jugó 92 test-matches ante los mejores equipos. En 1985 fue elegido el mejor jugador del mundo.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Antonio Roma
El Tano debutó en el arco de Ferro en 1951. Luego pasó a Boca en 1960 y en el 62 logró el primer titulo de su campaña con losxeneizes al atajarle un penal a Delem en el superclásico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Eduardo Romero
Heredero natural de Roberto De Vicenzo. Triunfó en la Argentina y paseó su categoría por los circuitos europeos. En 1994 logró su mayor conquista: El Master Europeo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Oscar Ruggeri
En su carrera gane 13 títulos. Jugó en Boca, River, Logroñés y Real Madrid (España), Vélez, Ancona (Italia), América (México), San Lorenzo, Lanús y la Selección Nacional.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Angel C. Rojas
Rojitas fue uno de los grandes ídolos
de Boca (1963-1971). Sus amagues y quiebres de cintura quedaron en la memoria de los hinchas. Jugó 210 partidos y marcó 68 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Gabriela Sabatini
Fue la mejor deportista que dio el tenis femenino argentino. Entre sus títulos más importantes figuran el Master 88, la
medalla de plata en los Juegos de Seúl88 y el U.S. Open 90.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional José Sanfilippo
El Nene fue uno de los goleadores más notables del fútbol argentino. Dentro leí área era infalible.
Debutó en San Lorenzo en 1953. También jugó en Boca y Banfield. Jugó 330 partidos y marcó 226 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Héctor Silva
Pochola debutó er la primera de Los Tilos en 1961. Participó en 1965 de la gira de la Selección Argentina por Sudáfrica y dirigió a Los Pumas desde 1984 hasta 1987.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Noemí Simonetto
Se destacó en los Juegos Olímpicos de Londres 1948 donde ganó la medalla de plata en  salto en largo con una marca de 5,60 metros. Espectacular
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Juan M. Traverso
Un clásico en las décadas de los 80 y de los 90. En el TC 2000 fue líder indiscutible con seis títulos en 14 ediciones. En Turismo Carretera fue campeón en 1977 y 1978.

 

Figuras del Deporte Argentino Grandes Figuras del Futbol Argentino

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Silvio Marzolini
En 1959 llegó a Boca y fue su consagración: logró cinco títulos. Jugó los Mundiales deI 62 y 66. En 1981 fue técnico de Boca y con Maradona ganó el campeonato.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Herminio Masantonio
191 0-1 956. Tercer goleador del fútbol argentino: 256 goles, pero nunca fue goleador de un campeonato. Una de las glorias de la
historia de Huracán (1931-43 y 45).
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Marcelo Milanesio
Debutó en la primera fecha de la Liga 85 y jugó en 649 partidos consecutivos hasta
comienzos de la temporada 98/99, siempre en Atenas. Es el basquetbolista con más partidos mundialistas: 32.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Enrique Morea
Por 25 años fue el número uno de la Argentina. Participó en la Copa Davis entre 1948 y 1958. En 1952 llegó a la final de Wimbledon en doble mixto y en el 53 se ubicó 80 en el mundo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional José M. Moreno
191 6-1 978. El Charro era el jugador espectáculo. Fue factor determinante de La Máquina de River y en la Selección Nacional. Jugó en España, Chile, Uruguay y Colombia.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Luis A. Nícolao
El 27 de abril de 1962, en Brasil, consiguió el récord mundial de los 100 metros mariposa (57s). En diez años sumó muchos récords y fue la figura de la natación argentina.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Daniel Passarella
El gran capitán de la Selección Argentina
campeona en 1978. ídolo de River y de la Fiorentina. Como técnico, dirigió a River, la Selección Argentina y actualmente al Uruguay.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Adolfo Pedernera
191 8-1995. El Maestro debutó en River en 1935 y a partir de los 40 se
convirtió en el conductor de La Máquina. Cuando se retiró, siguió con sus éxitos en la dirección técnica.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Pascual Pérez
1926-1977. Campeón Olímpico en Londres 48. En 1954 derrotó al japonés Shirai y fue el primer Campeón Mundial Argentino. Defendió el título Mosca en diez oportunidades.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Roberto Perfumo
El Mariscal del área jugó en Racing;
Cruzeiro y River. Fue uno de los pilares del último Racing campeón y titular en el Mundial de Inglaterra 1966. Se retiró y pasó a ser director técnico.

 

Brillantes Deportistas de Argentina Medallas de Oro Olimpicas

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Juan Gálvez
1916-1963. Con su hermano Oscar y con Fangio constituyen la elite del automovilismo
en la Argentina. En quince años obtuvo nueve campeonatos en Turismo Carretera, todo un récord.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

José M. Gatica
1925-1963. Fanfarrón como pocos, un mito del boxeo argentino. Nunca fue campeón argentino ni peleó por el título mundial. Su personalidad le provocó amor y odio por igual.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Hugo O. Gatti
Debutó en primera en 1962. Es uno da los personajes más pintorescos de fútbol argentino. El Loco fue el ídolo de la hinchada de Boca. En su carrera ganó siete títulos y jugó 765 partidos.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Froilán González
 Tuvo un brillante paso por Ferrari en la Fórmula Uno. En 14 de julio de 1951 le dio el primer triunfo a esta escudería en la historia de la categoría. Ganó 42 carreras y las 24 Horas de Le Mans.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Alberto Pedro Heguy
10 de handicap. Ganó 17 títulos entre 1957 y 1981. Con su hermano Horacio, más Juan y Alfredo Harriot formaron el mejor equipo de Coronel Suárez.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Santos B. Laciar
Chiquito y guapo, el cordobés ganó tres títulos mundiales: dos como mosca de la Asociación y uno en supermosca del Consejo. Falucho realizó 16 peleas por títulos del mundo. Un grande.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Eduardo Lausse
1927-1 995. Un zurdo pegador. Fue Campeón Argentino mediano en 1953. Se enfrentó con los mejores y llegó a estar 20 en el ranking. Nunca tuvo una chance por el título. Se retiró en 1960.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Irineo Leguisamo
1903-1985. El maestro del turf argentino. Triunfó en Palermo, San Isidro y logró 32 premios internacionales. Ganó más de 3200 carreras (incluidos más de 490 clásicos).
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Nicolino Locche
Fue El Intocable. En 1968 viajó a Tokio, ganó la corona de los welter junior y le dio una clase magistral al campeón Fujii. Realizó seis defensas y ganó cinco. El público lo amó y fue leyenda
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Daniel Martinazzo
Se lo consideró el mejor jugador del mundo de la historia. Con la Selección ganó los Mundiales de San Juan 78, Novara 84 y logró la medalla de oro en los Panamericanos de
Puerto Rico 79.

 

Deportistas Mas Destacados de Argentina Logros Argentinos en Olimpiadas

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Alberto Demiddi
El remero número uno de la Argentina. Campeón Nacional de 1962 a 1972; Campeón Mundial en Canadá 1970;  Medalla de plata en los Juegos de Munich 72y bronce México 68.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Vito Dumas
1900-1965. A bordo del Legh II zarpó de Buenos Aires el 27 de junio de 1942. Luego de 272 días de navegación y de cubrir 22 mil millas, logró dar la vuelta al mundo. La proeza estaba cumplida.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Dante Emiliozzi
Con Torcuato Emiliozzi fueron ídolos del Turismo Carretera. Fueron campeones entre 1962 y 1965 con La Galera, el famoso Ford. En total, los hermanos se adjudicaron más de 40 triunfos.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Bernabé Ferreyra
1909-1972. El Mortero de Rufino comenzó su carrera en Tigre (1931) y se consagró en River (1932-1939). Era peligroso dentro
y fuera del área. Jugó 197 partidos y convirtió 206 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Manuel Ferreira
1906-1 983. Llegó ¿Estudiantes en 1924. Su calidad de juego y goles lo llevaron a la Selección. Capitán y técnico en Amsterdam28. Participó en el Mundial de Uruguay
1930.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Luis Angel Firpo
1894-1960. El Toro Salvaje de las Pampas fue el primer argentino que disputó un Campeonato Mundial. El 14 de septiembre de 1923 perdió por nocaut con Jack
Dempsey.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Enzo Francescoli
Llegó de Uruguay en 1983 para jugar en River. Luego de un flojo primer año, fue ídolo de la hinchada. El Príncipe los llevó a ganar cuatro
campeonatos locales y la Libertadores 96.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Oscar Furlong
Figura y goleador de la Selección Argentina que ganó el primer Campeonato Mundial de Básquet en 1950. Triunfó en la Argentina y se fue a lugar a los Estados Unidos.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Víctor Galíndez
1948-1980. Ganó el título Mundial mediopesado en el 74 ante Len Hutchins. Lo perdió en el 78 y lo recuperó en el 79. Murió en un accidente al debutar como copiloto en TC 1980.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Oscar Alfredo Gálvez
1913-1 989. El Aguilucho dedicó su vida al Turismo Carretera. Entre el 47 y el 61 ganó
siete campeonatos. En el 49 consiguió la primera victoria argentina sobre pilotos europeos.

 

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Deporte Nacional

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Horacio Accavallo:
Comenzó a boxear porque pensaba que era un buen negocio. Realizó 84 peleas en doce años. En 1966 derrotó al japonés Takayama y se convirtió en campeón mundial mosca.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Luis Artime
Uno de los grandes goleadores argentinos. Debutó en 1959 en Atlanta.
Luego jugó en River, Independiente, Brasil y Uruguay. En la Selección, disputó 23 partidos y convirtió 23 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Gabriel Batistuta
Uno de los mejores delanteros del mundo y el máximo goleador de la Selección con 48 tantos. Después de triunfar en Boca, en 1991 se fue a Italia y se convirtió en el extranjero que hizo más goles en la Liga.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Jorge Bátiz
Por trabajo y tenacidad el pionero del ciclismo
nacional. Logró dos subcampeonatos del mundo en velocidad: Italia 55 y Dinamarca 56. Fue campeón Panamericano en México 55.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Norma Baylon
Con su tenis agresivo venció a las mejores de su época. En 1966 obtuvo el campeonato República al superar en la final a la checa
Vera Sukova y se metió entre las siete mejores del mundo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Alberto Cabrera
En la década del 60, con su magnetismo, deslumbró a los amantes del básquet en la Argentina.  Quedó en la historia por su récord único de 9 títulos de campeón argentino con Buenos Aires.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Jeannette Campbell
A los 21 años, fue la primera nadadora argentina que se Consagró subcampeona olímpica al ganar la medalla de plata en los 100 metros libres, en los Juegos de Berlín 1936.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Amadeo Carrizo
Para muchos, fue el mejor arquero de la
historia. Atajó en River de 1945 a 1968 y fue el símbolo del arquero moderno. Se retiró a los 44 años, cuando jugaba para Millonarios de Colombia.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Daniel Castellani
Jugó en la Selección Argentina del 78 al 90. Logró la medalla de bronce en el Mundial 82 y en Seúl, 88. Técnico de la Selección del 93 al
99, obtuvo la medalla de oro en los Panamericanos 95.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Roberto Cherro
1907-1965. Le decían Cabecita de Jro. Con sus goles, se convirtió en ídolo de Boca (1926-1938). En la Selección ganó la medalla de plata en Amsterdam 28 y jugó el Mundial de Uruguay 1930.

Todos Los Triunfos de Fangio Idolos del Deporte Nacional Carreras

Todas las carreras y principales triunfos de Juan Manuel Fangio

Fangio corrió siete temporadas en F 1 y aún mantiene imbatible el promedio de victorias: 47, 05 por ciento. En total corrió 205 carreras. Había comenzado a hacerlo en F 1 a los 37 años. Se retiró a los 45.

1940-Con Chevrolet. Gran Premio Internacional del Norte. Argentina-Bolivia-Perú. TC.

1941-Con Chevrolet 40. Gran Premio “Gemlio Vargas”, Brasil.

1941-Con Chevrolet 40. Mil Millas Argentinas.

1942-Con Chevrolet 40. Primera edición de “Mar y Sierras”, Argentina.

1947-Con Ford T-Chevrolet. Premio Rosario-Circuito Parque Independencia, Argentina.

1947-Con Volpi Chevrolet. Gran Premio de Montevideo, Uruguay. Ídem. Premio Primavera, Circuito Playa Grande, Mar del Plata, Argentina. Con Chrevrolet 39. Doble Vuelta de la Ventana, provincia de Buenos Aires, Argentina.

1948-Con Chrevrolet 39. Gran Premio Ciudad de Pringles, provincia de Buenos Aires, Argentina.. Con Volpi-Chevrolet. Premio Otoño, Argentina..Idem. Circuito de Necochea, Argentina. Con Chevrolet 39.Vuelta de Entre
Ríos, Argentina.. Con Volpi-Chevrolet. Premio ciudad de Mercedes, Uruguay

1949-Con Volpi-Chevrolet. Premio Jean Pierre Winiilli, Argentina. Con Maserati 4CLT/48. Gran Premio Ciudad de Mar del Plata, Argentina. Con Volpi-Chevrolet. Premio Fraile Muerte, Argentina.. Con Maserati 4 CLT/48. Tipo San Remo. Gran Premio de San Remo, Italia.Con Maserati 4 CLT Gran Premio de Pau, Francia.

Con Maserati 4 CLT. Gran Premio Roussillon, Francia.Con SimcaGordini., Gran Premio de Marsella, Francia. Con Ferrari 124, Gran Premio del autódromo de Monza, Italia.Con Maserati 4 CLT/48, Gran Premio de Albi, Francia.

1950-Con Maserati 4 CLT/48, Gran Premio de Pau, Francia.
Con Alfa Romeo 158-Alfetta. Gran Premio de San Remo, Italia.
Idem, Gran Premio de Mónaco. Con Maserati 4 CLT,Gran Premio de Angulema, Francia.
Con Alfa Romeo 158, Gran Premio de Bélgica-Spa-Francorchamps. Con Alfa Romeo 158, Gran Premio de Francia, Circuito de Reims. Con Alfa Romeo 158-Al-fetta, Gran Premio de las Naciones, Ginebra, Suiza. Con Alfa Romeo 158, Gran Premio de Pescara, Italia. Con Ferrari 166, Premio Ciudad de Paraná, Circuito Parque Urquiza, Argentina.
Con Idem. Gran Premio Arturo Alessandri Palma, Santiago de Chile. Con Talbot Lago. Quinientas Millas de Rafaela, Argentina.

1951-Con Alfa Romeo 159-Alfetta. Gran Premio de Berna, Suiza. Idem. Gran Premio de Europa.
Reims, Francja.Idem. Alfetta. Gran Premio de Bari, Italia.Idem. Gran Premio de España, Barcelona.

1952-Con Ferrari 166. Gran premio de la ciudad de San Pablo, Brasil. Idem. Gran Premio Quinta de Boa Vista, Brasil. Ídem. Gran Premio Presidente Perón, Buenos Aires, Argentina.Idem. Gran Premio Eva Perón, Buenos Aires, Argentina. Idem. Circuito de Piriápolis, Uruguay. Ídem. Segundo Premio Circuito de Piriápolis, Uruguay

1953-Con Maserati A6-SSF Premio Vue des Alpes, Suiza. Con Alfa Romeo 6 C. SegundoGran Premio de Supercortemaggiore, Merano, Italia. Con Maserati A6 SSG. Grai Premio de Monza, Italia. Idem Gran Premio de Modena, Italia Con Lancia 3.300. IV Carrera Pa. namericana de México.

1954-Con Maserati 250 E Grar Premio de la República Argentina. Idem. Gran premio de Bélgica-SpaFrancorchamps.
Con Mercedes Uenz W 196. Gran Premio de Francia, Circuito de Reims. Idem. Gran Premio de Europa, Nürburgrin, Alemania.
Idem. Gran Premio de Suiza, Circuito de Bremgarten, Berna.
Idem. Gran Premio de Italia, Monza.

1955-Ídem. Gran Premio de la República Argentina., Buenos Aires. Idem. Gran Premio Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Con Mercedes Benz 300 SLR, Pre mio Eiffel-Nürburgrin, Alemanu Con Mercedes Benz W 196. Grz Premio de Bélgica Spa-Francor champs. Idem. Gran Premio de Ho landa-Zandvoort Con Mercede Benz SRL, Gran Premio de Suecia. Kristianstad.Con Mercedes Benz 196 Gran Premio de Italia, Mon. za.Con Maserati 300 S. Gran Premio de Venezuela, Caracas.

1956-Con Lancia-Ferrarj D 50. Gran Premio de la Rep. Argentina. Buenos Aires.Con Ferrari D 50.
Gran Premio de la Ciudad de Bs.As. Mendoza, Argentina. Con Ferrari Monza 860. Doce horas de
Sebring, usa. Con Lancia—Ferrari 50. Gran Premio de Siracusa, Italia.
Ídem, Gran Premio de Inglaterra.
Ídem. Gran Premio de Alemania, Nürburgring.

1957-Con Maserati 250 E Gran Premio de la República Argentina. Idem. Gran Premio Ciudad de Buenos Aires. Con Maserati 300 5. Gran Premio de Cuba, La Habana. Con Maserati 450 5. Doce horas de Sebring, Usa. Con Maserati 250 E Gran Premio de Montecarlo, Mónaco. Con Maserati 300 5. Sexto Gran Premio de Portugal.
Con Maserati 250 E Gran Premio de Francia, Rouen. Idem. Gran Premio de Alemania, Nürburgring, Con Maserati 300 5. Gran Premio de Interlagos, Brasil. Ídem. Gran Premio de Boa Vista, Río de Janeiro, Brasil.

1958-Con Maserati 250 E Gran Premio Ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Juan Manuel Fangio El Mago de los Fierros Tomo 2 La Nación

Accidente de Fangio en Monza en 1952 Idolos del Deporte Argentino

Idolos del Deporte Argentino Accidente de Fangio en Monza en 1952

Juan Manuel Fangio (1911-1995)

FANGIO SALVA SU VIDA MILAGROSAMENTE: Los primeros meses del año 1952 fueron de una intensa actividad para el nuevo campeón mundial.

El 13 de enero ganó en Interlagos y en el gran premio Quinta da Boa Vista, ambos de Brasil; en febrero obtuvo la concesión de Mercedes Benz; el 9 de marzo, en la Argentina, ganó el premio Presidente Perón y el 16 de ese mismo mes el premio Eva Perón; y en Uruguay, venció en dos carreras corridas en el circuito de Piriápo— lis, el 23 y 30 de marzo. En las seis competencias corrió con un auto Ferrari 125.

En junio, mientras participa de una competencia en Inglaterra, recibe una nueva invitación para correr en Italia. A pesar del poco tiempo con que cuenta, decide no faltar a la cita. Pero, cuando llega a Paris desde Belfast con destino a Monza, se encuentra con que los vuelos y las combinaciones estaban suspendidos. No lo dudó: decidió manejar una cantidad enorme de kilómetros durante la noche, cruzar los Alpes y, de pasada, como quien dice, dejar en su pueblo a otro piloto que viajaba con él. Llegó a Monza una hora antes de la largada.

Tenía cuarenta años y sus reflejos le respondían mejor que nunca. Le quedó apenas tiempo para tomar una aspirina y un vaso de agua. Estaba listo, con su Maserati, aguardando la orden de partir. Había dado su palabra y cumplía. Y largó último de la grilla. Extenuado, sin dormir ni comer.

En la famosa curva de Lesmo pisó el cordón y el auto se le fue contra una serie de fardos que estaban endurecidos por el tiempo, casi petrificados. Apresurado por haber salido tan de atr5s, había cometido un error en uno de los cambios. La disminución de sus reflejos por el cansancio acumulado le impidió recobrar el control del bólido. Acabó por golpear en un terraplén y pegó un giro mortal en el aire. Salió despedido.

Y ahora estaba allí, en Monza, en un sanatorio donde permanecería internado más de cuatro meses. Estuvo horas en agonía. Ahora era él quien había estado a punto de morir. Cuando recuperó la conciencia, al mirar el liviano casco de fibra de vidrio abollado, junto a la mesita de luz, volvía una y otra vez a aquel terrible accidente de Perú. Y sentía nuevamente la sensación del preanuncio de la muerte y el horror en la boca del estómago. Entraba otra vez en el delirio, aunque luchaba por no perder el conocimiento. Quería mantener todo bajo control….le llevó varios meses recuperarse de semejante accidente, pero pronto volvería a triunfar en las pistas.

Fuente: Juan Manuel Fangio El Mago de los Fierros Tomo 2 La Nación

Grandes Deportistas Argentinos Campeon Mundial de Formula 1

Biografia de Juan Manuel Fangio Personalidades Argentinas Campeon Formula 1

Juan Manuel Fangio (1911-1995)

Nacido el día 24 de junio de 1911 en Buenos Aires, Argentina. Fue un gran piloto de F1 logrando ganar cinco campeonatos mundiales.

Pese a la oposición de sus padres, puso de manifiesto una gran pasión y enorme entrega por el mundo del automovilismo, en 1939, los vecinos de su localidad hicieron una colecta y consiguieron dinero suficiente para comprarle un Chevrolet, con el cual compitió en una carrera nacional.

Ganó una etapa y luego se impuso en los 1.000 kilómetros de la Republica Argentina. Se corono campeón argentino dos años consecutivos. A la edad de 38 años compró su primer Maserati.

En el año 1950 entró en la escudería Alfa Romeo; y en el primer mundial disputado quedó en el primer puesto en tres grandes premios y acabó segundo en la competición. Un año después se proclamó por vez primera campeón del Mundo. En los dos años posteriores corrió con Ferrari, BRM, y Maserati.

La desgracia le jugo una mala pasada y en el año 1953 sufrió un grave accidente en Monza, lo que lo obligo a abandonar toda la temporada. De regreso a la actividad en el año 1954, corriendo para Maserati y Mercedes, Juan Manuel Fangio logró su segundo campeonato del mundo. El tercero llegó a con Mercedes, y el cuarto, con Ferrari. En 1957, regreso a la escudería Maserati, y con esta consiguió su quinto y último título, forjando todo un record y convirtiendose en leyenda del automovilismo internacional.

Luego abandono la actividad a la edad de 47 años. En el año 1995 dejo de vivir pero continua vigente su enorme trayectoria como deportista y calidad de persona.

Biografia de Juan Manuel Fangio Personalidades Argentinas Campeon Formula 1

Entre 1951 y 1957, obtuvo cinco títulos mundiales de Fórmula 1, conduciendo con Mercedes Benz, Maserati, Alfa Romeo y Ferrari. Retirado en 1958, luego de su secuestro, mantuvo durante un extenso período el récord de más títulos en Fórmula 1, hasta que fue desplazado por Michael Schumacher en 2003.

Los números lo dicen todo: 7 temporadas, 2 subcampeonatos y 5 títulos, un récord que permaneció durante 46 años hasta la aparición del alemán Michael Schumacher. Disputó 51 carreras, de las cuales largó 48 desde la primera fila (29 pole positions). Se subió 35 veces al podio, de las cuales 24 fueron en el escalón más alto. Todo esto con cuatro escuderías diferentes y ante rivales mucho más jóvenes –se retiró a los 46 años– y teóricamente mejor preparados que él.
Cronología de Juan Manuel Fangio
24 de Junio de 1911: En la casa de la calle 13, en Balcarce, nace Juan Manuel Fangio. Sus padres son Loreto Fangio y Herminia D´Eramo.

1923: Deja la escuela para trabajar como mecánico en el taller de la Agencia Studebaker de Balcarce, de Manuel Viggiano.

1929: Disputa su primera carrera, como acompañante de Manuel Ayerza, sobre un Chevrolet ´28 cuatro cilindros. La competencia se disputa entre Coronel Vidal y Maipú.

24 de Octubre de 1936: Debuta como piloto en una carrera no oficial, en Benito Juárez, a bordo de un Ford A ´29 modificado. Abandona

27 de Marzo de 1939: Su primera carrera oficial. En Necochea con un Ford ´34, finaliza quinto.

18 de Octubre de 1938: Debuta en Turismo de Carretera, en el Gran Premio Argentino. Manejando un Ford cupé ´37, con Luis Finochietti. Arriba séptimo

12 de Octubre de 1940: Gana el Gran Premio Internacional del Norte, una carrera entre Buenos Aires y Lima, de 4.765 Km. de recorrido, con un Chevrolet. Es su primer triunfo en el automovilismo.

14 de Diciembre de 1940: Al calsificarse octavo en las Mil Millas Argentinas, obtiene el primer título de Campeón Argentino de Carreteras.

2 de Abril de 1942: Gana la carrera Mar y Sierras de Turismo de Carretera: será su última intervención hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

15 de Febrero de 1947: Vuelve a la actividad, con un tercer lugar en una prueba de Mecánica Nacional (monoplazas) en el circuito de Retiro, en Buenos Aires.

17 de Enero de 1948: Debuta en Máquinas Especiales (antecedente de la Fórmula 1) con un Maserati 1500 en Palermo. Abandona.

16 de Abril de 1950: Debuta en el equipo Alfa Romeo de F1 con una victoria en el circuito de Ospedaletti, en San Remo.

13 de Mayo de 1950: Debuta en el Primer Campeonato Mundial de Fórmula 1, integrando la escuadra Alfa Romeo, pero abandona por problemas de motor. La carrera se lleva a cabo en el circuito de Silverstone, Inglaterra.

21 de Mayo de 1950: Logra su primer triunfo en el Campeonato Mundial. Es el Grand Prix de Mónaco, en Montecarlo, con un Alfa Romeo 158, luego de esquivar una múltiple colisión en la primera vuelta que dejó afuera a nueve autos.

3 de Septiembre de 1950: Al abandonar el Gran Prix de Italia, pierde el título mundial a manos de su coequiper Ninno Farina

28 de Octubre de 1951: Se consagra por primera vez Campeón Mundial de Conductores al ganar el Gran Prix de España, en Pedralbes, con un Alfa Romeo 159. Es también, la última carrera de la escudería.

1 de Junio de 1952: Debuta con la ensordecedora BRM inglesa de 4500 cm3 en el Gran Premio de Albi, en Francia, pero abandona.

8 de Junio de 1952: Se despista en la primera vuelta del Gran Premio de Monza, cuando corría con una Maserati A6GCM de Fórmula 2. Había corrido el día anterior en Irlanda. “A las dos de la tarde llegué, a las dos y media largué y a las tres estaba en el hospital”, recordó después. En el accidente sufre lesiones en las vértebras cervicales, que lo mantienen fuera de la actividad durante siete meses.

18 de Enero de 1953: Reaparece disputando el 1º Gran Premio de la República Argentina de Fórmula 1, pero abandona.

13 de Septiembre de 1953: Vuelve al triunfo en Fórmula 1, venciendo en el Grand Prix de Italia, obteniendo así el subcampeonato mundial.

19 de Noviembre de 1953: Sobre un Lancia D24 gana la Carrera Panamericana, 3.070 Km. de rutas desde la frontera norte a la sur de México

17 de Enero de 1954: Bajo una lluvia torrencial, gana por primera vez el Grand Prix de la Argentina de F1, con una Maserati 250F.

4 de Julio de 1954: Debuta en el equipo Mercedes Benz, en Francia. Marca la pole-position y consigue la victoria.

24 de Octubre de 1954: Con un tercer puesto en Pedralbes, consigue su segundo título del mundo. Ha ganado en seis de las ocho carreras.

16 de Enero de 1955: Con temperaturas que alcanzan los 50 grados, vence otra vez en el Grand Prix de Argentina: Es el único piloto que no es reemplazado durante las tres horas de carrera.

11 de Junio de 1955: Cuando lidera las 24 horas de Le Mans, sobre un Mercedes 300 SLR, se produce el tremendo accidente que le cuesta la vida a 83 personas.

11 de Septiembre de 1955: Con un triunfo en Italia, obtiene su tercer corona en la F1. Se despide del equipo Mercedes, que abandona las carreras, cerrando un ciclo brillante: nueve triunfos en doce carreras, de las cuales ocho pertenecen a Fangio.

22 de Enero de 1956: Debuta en el equipo Ferrari y obtiene el Gran Premio de la Republica Argentina.

28 de Abril de 1956: Con una Ferrari Sport, pena para clasificarse cuarto en las Mille Miglias italianas. “Fue la peor carrera de mi vida” dirá más tarde.

2 de septiembre de 1956: Su coequiper, Peter Collins, le cede su auto durante el Gran Premio de Italia para obtener su cuarto título mundial.

13 de Enero de 1957: De vuelta con Maserati, obtiene el Gran Premio de la Argentina.

23 de Marzo de 1957: Logra la victoria en las 12 horas de Sebring. Treinta y Cinco años después, su sobrino Juan obtiene esta carrera.

4 de Agosto de 1957: Vence en estupenda forma en el Grand Prix de Alemania, en Nurburgring, y logra su quinto título mundial. Es su mejor triunfo: luego de haber acumulado una diferencia de 28 segundos sobre las Ferraris de Hawthorn y Collins, se detiene en boxes para cambiar sus cuatro cubiertas, y no solo pierde la ventaja, sino otros 48 segundos. Faltando diez de las 22 vueltas previstas, inicia una impresionante recuperación, batiendo nueve veces el record de la pista. En la penúltima vuelta supera sucesivamente a Collins, en la recta detrás de los boxes, y a Hawthorn, en la zona de curvas de Fuchsrorhe, para vencer con 3.6 segundos de ventaja. Es su último triunfo en la F1.

2 de febrero de 1958: La victoria en el Gran Premio de la Republica Argentina sin puntos para el Mundial, es la última de su gloriosa campaña. Sólo volvería a correr dos pruebas más.

26 de febrero de 1958: Es secuestrado en Cuba. Liberado al día siguiente, no participa en la carrera de La Habana.

6 de Julio de 1958: Finaliza en el cuarto lugar del Gran Premio de Francia, después de haber largado, por primera vez, desde la tercera fila. Durante la competencia decide dejar de competir.

13 de Agosto de 1969: Es la cabeza visible de la Misión Argentina, un operativo con tres Torinos 380W y nueve pilotos, compitió en las 84 horas de Nürburgring, logrando un cuarto puesto.

15 de Febrero de 1972: Se inaugura el autódromo “Juan Manuel Fangio” de Balcarce, en su honor, en una carrera de Sport-Prototipo internacional.

25 de Mayo de 1973: Junto a otros grandes del automovilismo nacional, entre los que se destaca Oscar Alfredo Gálvez, disputa una prueba-exhibición en el Autódromo de Buenos Aires, la “Carrera del Recuerdo”.

1974: Es nombrado presidente honorario de Mercedes-Benz Argentina, cargo que desempeña hasta su muerte.

4 de Diciembre de 1981: Sufre un grave ataque cardíaco, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

8 de Diciembre de 1982: Es sometido a una operación de quíntuple By-Pass, realizada por René Favaloro.

22 de Noviembre de 1986: Se inaugura el Centro Tecnológico y Cultural Museo del Automovilismo “Juan Manuel Fangio” en Balcarce, hoy el más visitado de Sudamérica, con cerca de 100.000 visitantes al año.

11 de Junio de 1991: Cumple 80 años y se lo celebra con una magnífica fiesta: una cena en Buenos Aires y una carrera de Turismo de Carretera, ganada por Oscar Castellano, en Balcarce, coronada con una paella para 400 personas-

29 de Diciembre de 1993: Es internado a causa de una hipercalcemia en la sangre, provocada por una complicación en el tratamiento de diálisis.

17 de Julio de 1995: A la edad de 84 años, fallece en Buenos Aires. A su funeral asisten los mas grandes corredores de la historia.

Historia de Hijitus Superhijitus Garcia Ferrer Dibujos Animados

Hijitus: Un héroe en el cuerpo de un chico simpático
Llegado desde la ciudad de Trulalá, y simulando ser un chico común, similar a los demás, Hijitus tenía un gran secreto. Al igual que Superman, él convivía con una doble identidad, ya que tenía el poder de convertirse en un gran héroe justiciero.

Cuando alguna situación ponía en riesgo el bienestar de sus amigos, porque los villanos de la historia habían pergeñado un plan para apoderarse de algún bien preciado, este pequeño y simpático joven acudía a sus fuerzas más profundas.
Sombrero, sombreritus, conviérteme en Superhijitus” era la frase habitual que utilizaba el chico para convertirse en ese héroe imbatible que se aprestaba para luchar contra el mal que azotaba a la ciudad de Trulalá.

Su vestimenta sencilla se convertía por arte y gracia de la magia contenida en el sombrero en un traje especial de color azul, que incluía una hélice en el gorro que cubría su cabeza que le permitía volar, y una fuerza sobrehumana invadía su pequeño cuerpo.

Por supuesto, Hijitus era acompañado en sus aventuras por un grupo de entrañables amigos, entre los que se encontraban su perro Pichichus, su amigo incondicional Larguirucho, el millonario Gold Silver y su pequeño hijo Oaky, entre otros.
Del otro lado se hallaban los villanos, que siempre estaban atentos a poder desarrollar sus planes macabros contra los habitantes de la ciudad de Trulalá.
El malo de la historia era el Profesor Neurus, quien contaba con el apoyo de sus ayudantes Pucho, Serrucho, entre otros, y ocasionalmente recibía alguna ayuda de la bruja Cachavacha.
Todo ese maravilloso mundo de fantasía había nacido de la mente de un extraordinario artista argentino: Manuel García Ferré, que además fue creador de una larga lista de personajes inolvidables, como Petete, Anteojito, Antifaz, Calculín, el Patriarca de los Pájaros, Manuelita, Pantriste, Trapito y muchos más.

De personaje secundario a rol principal

La historia de Hijutus surgió casi como una casualidad. En realidad, en el año 1952 García Ferré comenzó a publicar en la revista Billiken una tira infantil cuyo título era “Las Aventuras de Pí-Pío”.Súper Hijitus

Si bien esta historieta tenía como personaje principal al bondadoso canario Pi-Pío, que dio nombre a la tira, lo cierto es que a lo largo de los años fue el escenario ideal para la llegada de nuevos personajes del universo de García Ferré.

En aquella tira, que fue publicada en la revista Billiken por el lapso de seis años, y luego pasó a ser parte de las páginas de la revista Anteojito, desfilaron una gran cantidad de personajes que luego se convertirían en centro de atracción, tanto de grandes como de chicos.
Ese fue el caso de por ejemplo Calculín, que por aquella época se llamaba Formulín, pero también fue el medio de debut para Hijitus, que hizo su primera aparición como personaje secundario de las “Aventuras de Pi-Pío” en 1955.

Rápidamente, Hijitus logró captar la atención de todos los niños argentinos, ya que en definitiva se trataba del primer superhéroe nacional.
Con el paso de los años, Hijitus fue evolucionando, tanto en lo que se refiere al aspecto gráfico como al propio argumento de las historias y aventuras que vivía con sus amigos, hasta que terminó convirtiéndose en un personaje tan destacado que requirió su propia tira.

El éxito del personaje no se basó en ningún tipo de misterio, sino que en realidad se hizo popular gracias a la interesante historia que había detrás de él. Tengamos en cuenta que se trataba de un chico común, que por los poderes ocultos dentro de su sombrero podía convertirse en Superhijitus, y de esta manera luchar para evitar que la injusticia y la maldad se propagaran por su querida ciudad de Trulalá.

Una vez encarnado en el superhéroe, Hijitus solía dar su grito de batalla: “Chucu-chucu chucu-chucu”.
Por otra parte, se trató de un personaje que pudo romper con las leyes espaciotemporales, ya que al convertirse en Superhijitus podía viajar en el espacio y en el tiempo sin perder su identidad.

El éxito de la historieta y del personaje creado por Manuel García Ferré, hizo que Hijitus se convirtiera en un verdadero mito nacional, que tuvo su revista propia, sus libros de compilación, su serie televisiva y hasta su propia película.

NeurusEn lo que se refiere a la televisión, Hijitus logró un éxito arrollador durante casi una década, a partir del año 1967, cuando se comenzó a emitir la tira diaria animada en Canal 13.
Los episodios, creados por García Ferré, tenían una duración de 1 minuto, y eran emitidos diariamente en cinco horarios distintos. Cada una de estas entregas era parte de un capítulo completo que culminaba al finalizar el mes. De aquellas aventuras se llevaron a cabo un total de 52 episodios a lo largo de 7 años.

Esta serie televisiva desplazó a otros dibujos animados de la época, provenientes del exterior, como fue el caso de Meteoro, Astroboy, Bugs Bunny, los Picapiedras y demás, demostrando que los niños argentinos querían un superhéroe nacional.

En vistas de los resultados de la tira animada, para esa época también llegó a la pantalla de Canal 13 la serie “El Club de Hijitus”, que se emitía los domingos a la mañana, y que estaba protagonizada por actores que aparecían disfrazados de los personajes.
Luego llegó el cine, cuando en 1973 desembarcó en las salas del país el largometraje “Las aventuras de Hijitus”, que había sido creado mediante una compilación de los episodios pertenecientes a la serie televisiva animada.

Mientras tanto, y a partir de 1969, Hijitus gozaba de poseer su propia revista, también titulada “Aventuras de Hijitus”, que fue publicada por el lapso de diez años y tuvo una reedición en el año 1983.

Pero lo más destacable de la historia de Hijitus es, sin lugar a dudas, que se transformó en uno de los primeros personajes argentinos en generar un completo merchandising a su alrededor.

Pionero en este aspecto, hubo un tiempo en el que el público no sólo podía disfrutar de las aventuras que vivían Hijitus y sus amigos, sino que además podían consumir todo tipo de productos con su nombre, desde las figuritas, los discos, los juguetes, la ropa, las golosinas, los perfumes, los accesorios y demás.

Comenzaba así la explotación de lo que se había convertido en una marca.
Más allá de los años transcurridos, somos muchos los que añoramos aquellas épocas pasadas, y respondemos con una sonrisa inmediata al recordar a Hijitus, que nos retrotrae a las ansías que sentíamos al quitarle el envoltorio a un chocolatín Jack, esperando encontrarnos con una mini reproducción de aquel querido personaje.

Es que Hijitus tenía esa magia que le permitió convertirse en leyenda.

Biografía De Bioy Casares Escritor Argentino Literatura Argentina

Biografía De Bioy Casares-Escritor Argentino

Adolfo Bioy Casares:
La parodia de la fantasía

Adolfo Bioy CasaresHace poco más de una década, precisamente un 8 de marzo de 1999 nos dejaba para siempre el gran literato argentino Adolfo Bioy Casares, que había nacido un 15 de septiembre de 1914, hijo único de Adolfo Bioy Domecq y Marta Ignacia Casares Lynch.

Criado y educado en el entorno de una familia porteña acomodada, desde muy pequeño Adolfo pudo dedicarse por completo a lo que más amaba, y que en definitiva se convertiría con el paso de los años en su vocación única e irrefrenable: la literatura.

Hoy, a pesar de no encontrarse físicamente con nosotros, nos ha dejado para siempre el placer de disfrutar de su arte perpetuándose de esta forma en una existencia constante y eterna, que llega a todo el planeta a través del universo de las palabras.

Podríamos asegurar que si bien su obra literaria ha recorrido los más diversos caminos, e incluso ha llegado a convertirse en inspiración para otros autores literarios, como así también para cineastas, periodistas y filósofos, lo cierto es que uno de los hechos más curiosos de la actualidad se desprende de uno de los más exitosos productos televisivos de los últimos tiempos: la serie Lost.

En este sentido, los creadores de dicha tira norteamericana han comentado en diversas oportunidades que para dar origen a la original serie, que se convirtió en un verdadero suceso televisivo, se inspiraron en la obra “La invesión de Morel” de nuestro admirado Bioy Casares.

Entre los muchos admiradores del escritor argentino, cuya obra se destacó sobre todo en los géneros que recorren las historias fantásticas, policiales y de ciencia ficción, se lista el notable literato Jorge Luis Borges, con quien Bioy Casares mantuvo además una profunda amistad, que lo llevó en varias oportunidades a colaborar literariamente con él.

No es de extrañar entonces, que su gran amigo y colega Jorge Luis Borges se refiriera a Bioy Casares como el H. G. Wells argentino, y expresara opiniones que enaltecían la obra creativa del escritor, como cuando en una oportunidad Borges mencionó al respecto de sus obras en conjunto:

“Cuando encuentro algún acierto en los libros que hemos escrito juntos, recuerdo que ese acierto se debe a Bioy, a quien quiero tanto que considero, paradójicamente, como un hermano mayor. Siempre que dos escritores colaboran, siempre que son amigos se supone que es el mayor el que ejerce influencia sobre el menor.

Pero sé que en nuestro caso no es así. Sé que le debo mucho a mi joven maestro -podría ser mi hijo- Adolfo Bioy Casares. Él me ha enseñado muchas cosas. No directamente, porque nada se enseña directamente, sino por medio del ejemplo, cortésmente, disimulando”.

Pero Bioy Casares no sólo despertó favorables opiniones entre sus colegas, sus lectores y allegados, sino también logró conquistar hasta las más impenetrables mentes de los más duros críticos de la literatura, que en 1990 decidieron otorgarle el Premio Miguel de Cervantes por su trayectoria.

Con un estilo clásico y depurado, Adolfo Bioy Casares cultivó principalmente un universo imaginario, que dio origen a una gran producción literaria basada en el relato fantástico y policíaco en el que utilizó como premisa el toque humorístico para observar diversos acontecimientos inexplicables que debían enfrentar sus personajes.

No en vano, el historiador de literatura José Miguel Oviedo ha definido a la gran obra de Bioy Casares como “comedias fantásticas”, sin que ello menosprecie su incomparable producción narrativa.

Y a pesar de los elementos fantásticos e irreales que brindaron permanente inspiración al autor, Bioy Casares siempre supo resolver a la perfección la inclusión de temas universales como el amor, la vida y la muerte, dentro de sus obras, manteniendo un tono directo y muchas veces irónico.

Su producción literaria comenzó a muy temprana edad, cuando Adolfo sólo tenía 11 años y dio origen a su primer relato titulado “Iris y Margarita”.

Luego vendrían más creaciones donde cada obra sucesiva mostraba la evolución de la obra precedente, y fue precisamente en el año 1940 cuando Bioy Casares publicó la que se considera su más famosa novela, titulada “La invención de Morel”.

Le seguirían a ésta una notable lista de producciones, entre las que no podemos dejar de mencionar las novelas “El sueño de los héroes”, “Diario de la guerra del cerdo”, “El perjurio de la nieve”, los cuentos compilados en el libro “Historias desaforadas”, sus pensamientos volcados en los ensayos “Memoria de la Pampa y los Gauchos”, “Diccionario del argentino exquisito”, entre otros.

Por otra parte, Bioy Casares, siempre ligado al arte, fue también el autor de algunos de los guiones cinematográficos más destacados, entre los que se inscriben películas nacionales tales como “Los orilleros” e “Invasión”, entre otras.

A la par que daba origen a sus obras, el escritor volcaba su vocación en otras producciones en colaboración con otros autores. Como ejemplo de ello, podemos citar “Seis problemas para don Isidro Parodi”, “Un modelo para la muerte”, “Cuentos breves y extraordinarios”, y “Crónicas de Bustos Domecq”, creadas junto a Jorge Luis Borges, como así también “Los que aman, odian” con Silvina Ocampo, “Antología de la Literatura Fantástica” y “Antología poética argentina”, junto a Silvina Ocampo y Jorge Luis Borges.

Por todo ello, debemos considerar a Adolfo Bioy Casares como uno de los escritores fundamentales para comprender la literatura argentina del siglo XX.

Para terminar de definir la gran capacidad del autor, nada mejor que citar una declaración de su entrañable amigo y colega Jorge Luis Borges en la que menciona: “Ya que yo tengo el privilegio de ser amigo personal de Bioy Casares, quiero hablar de sus principales, esenciales pasiones.

Una es, desde luego, el ejercicio de las letras. El oficio de escritor es un oficio continuo, ya que no tiene, digamos, entreactos; ya que estamos continuamente pensando en la palabra justa, soñando personajes imaginarios. Vivimos en un oficio que no tiene un horario. El horario es la vida del escritor.

Y Bioy Casares se ha dedicado a ese oficio plenamente. Quiero decir que ha leído, que ha escrito, que ha roto, que ha corregido y que, finalmente, con bastante desgano, ha publicado. Ha publicado, como decía Alfonso Reyes, para no pasarse la vida corrigiendo. Por eso publicamos los escritores, para cambiar de tema, para pasar a otra cosa.

Pero los libros de Bioy Casares, ciertamente, no pasarán. Bioy Casares es uno de los máximos escritores argentinos”.

Fuente para obtener las declaraciones de Jorge Luis Borges: Archivo de Revista La Maga

biografia sabato biografia borges biografia cortazar biografia casares biografia gardel
Biografía de
Ernesto Sábato
Biografía de
Jorge Luis Borges
Biografía de
Julio Cortazar
Biografía de
Adolfo Bioy Casares
Personalidades
Argentinas

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Historia y Biografías

http://web.archive.org/web/20031205163133/www.lamaga.com.ar/www/area2/pg_nota.asp?id_nota=866

Biografia de Antonio Berni Pintor Argentino Vida y Obras del Artista

Biografía de Antonio Berni – Pintor Argentino

Biografia de Antonio Berni Pintor Argentino

Delesio Antonio Berni nació en la ciudad de Rosario (Provincia de Santa Fe, República Argentina), el 14 de mayo de 1905.

Su padre, Napoleón Berni, italiano de origen y sastre de profesión, fue uno de los tantos inmigrantes europeos que se instalaron en esa populosa e importante ciudad.

Su madre se llamaba Margarita Picco, argentina de origen pero hija de italianos radicados en Roldán, un pueblo de la Provincia de Santa Fe que tendrá gran importancia en la vida de Berni.

En 1914 ingresó como aprendiz en el taller de vitrales Buxadera y Cía. Allí recibió las enseñanza de su fundador, N. Bruxadera, un artesano catalán. Poco tiempo estará en este taller, ya que entre 1914 y 1915 su padre volvió a Italia.Berni, entonces es enviado a la casa de sus abuelos en Roldán.

Napoleón Berni murió durante la Primera Guerra Mundial, no se sabe ni cómo, ni cuándo, ni dónde.A pesar de que Antonio se alojó en Roldán, estudió pintura en el Centro Catalá de Rosario con los maestros Eugenio Brunells y Enrique Minné.

En 1920, a los 15 años expuso sus cuadros por primera vez, en el Salón Mari. La muestra constó de 17 óleos (paisajes suburbanos y estudio de flores).

Expuso otra vez en 1921, en 1922 y en 1924. En 1923, también lo hizo, pero en Galería Witcomb de Buenos Aires.

Ya por entonces recibió los halagos de los críticos de arte, en artículos publicados el 4 de noviembre de 1923, tanto de los diarios La Nación y La Prensa.

Sus primeros cuadros respondieron al impresionismo y al paisajismo.

En 1925 consiguió una beca otorgada por el Jockey Club de Rosario para estudiar en Europa.

Llegó en noviembre de ese año a Madrid. Eligió la capital española ya que en Buenos Aires la pintura de los españoles estaba de moda, especialmente la de Sorolla, la de Zuloaga (1870-1945), quien plasmó en sus lienzos las imágenes de una España dramática y al mismo tiempo pintoresca, la de Anglada Camarasa (1874-1959), representante del modernismo, la de Julio Romero deTorre (1880-1930), cuya pintura fue de inspiración esencialmente literaria.

En el Salón de Madrid (febrero de 1926) expuso “Puerta cerrada”, es un paisaje madrileño que llamó mucho la atención, como si nadie antes hubiera pintado así la ciudad.

Más tarde pintó otros temas españoles, “Toledo o el religioso” (1928), y “El Torero calvo” (1928).

Pero estando en esta ciudad advirtió que, en realidad, era París la cuna de la pintura española. Por eso decidió instalarse allí.

En París estaban también otros argentinos, entre ellos Butler, Aquiles Badi, Alfredo Bigatti, Xul Solar, Héctor Basaldúa y Spilimbergo, con quien inició una sólida amistad.

Y en 1929, han de llegar a París Pedro Domínguez Neira, Juan del Prete y Raquel Forner.

En la “ciudad luz” asistió a los cursos de los pintores franceses André Lothe y Othon Thon Faiesz, en la Academia libre de la calle Grande Chaumiere. En realidad sólo estudió unos meses allí. Su influencia se dejó sentir en una serie de desnudos figurativos.

Hacia 1927 se instaló en Arcueil, a 6 km. al sur de París, en el valle del río Biévre. Se conocen dos paisajes de Arcueil de 1927, reproducidos en la revista Ars (Buenos Aires 1941).

De ese año hay un “Paisaje de París”. También de esa época son los óleos: “El

mantel amarillo”, “Desnudo”, “La casa del crimen”, “Naturaleza muerta con guitarra”.

Terminada la beca, Berni volvió por unos meses a Rosario, pero al poco tiempo retornó a París, ahora con un subsidio del Gobierno de la provincia de Santa Fe.

A fines del invierno de 1928 hizo una exposición individual en la Galería Nancy de Madrid.

También en ese año participó con el Grupo de París (Badi, Basaldúa, Berni, Butler, Spilimbergo), de una muestra que organizó Butler y trajo a Buenos Aires con destino a la Asociación Amigos del Arte.

La exposición recibió el beneplácito del público e inclusive se vendió una obra de cada expositor. Además fue invitado el entonces presidente de la República, Marcelo T. de Alvear. Berni concurrió personalmente a la Casa de Gobierno de Argentina para cursar dicha invitación.

Tiempo después comentaba que, en aquella ocasión, de pronto decidió dejar la audiencia y salió como “un ladrón de escalera”, a lo que agregó ” si me vieran mis compatriotas de París!”. Esta alusión era porque el grupo ya tenía tendencias políticas izquierdistas.

En 1929 Berni presentó una muestra individual en Amigos del Arte y luego en el Museo Municipal de Bellas Artes de Rosario. Además intervino en el XVIII Salón Nacional (Buenos Aires), allí exhibió su obra “Toledo o el religioso”.

En 1928 conoció a Louis Aragón, poeta, novelista y ensayista francés, uno de los líderes del movimiento dadaista y del surrealismo.

Aragón lo acercó al surrealismo y también a André Bretón (1896-1966), poeta y crítico de arte. Por otra parte Berni en ese año se relacionó con el joven pensador Henri Lefebvre, uno de sus mejores amigos franceses, quien lo iniciará en la lectura de Marx. También conoció a Max Jacob, con quien aprendió la técnica del grabado.

Pero, sin lugar a dudas la retrospectiva de Giorgio de Chirico, en 1927 y el conocimiento de las obras de Magritte, quien por entonces vivía en París, serán los elementos fundamentales que llevarán a Berni a ingresar al surrealismo. Conoció al Grupo surrealista en el café Cyrano de París, por entonces Bretón había ingresado al partido comunista.

Para Berni el surrealismo “es una visión nueva del arte y del mundo, la corriente que representa a toda una juventud, su estado de ánimo, su situación interna, después de terminada la Primera Guerra Mundial. Era un movimiento dinámico y realmente representativo”.

No sólo conocer al Grupo implicó el ingreso al surrealismo, sino también a la acción política. Berni ayudó a Aragón en su lucha antiimperialista, en un París donde abundaban los chinos, africanos, vietnamitas,… Berni ayudó a distribuir un periódico para las minorías asiáticas y colaboró con ilustraciones para otros diarios y revistas.

Estudió las obras surrealistas, leyó a los poetas y escritores de este movimiento y también a Freud.

En 1930 conoció al ensayista y poeta francés Tristán Tzara (1896-1963), quien tendrá mucho que ver para que Berni considerara que todo el Grupo surrealista estaba formado por monstruos sagrados.

Berni iniciará su pintura surrealista, pero no pertenecerá, ni al automatismo de Miró, ni al onirismo de Dalí. En realidad tomó la pintura de Chirico y le dio un contenido propio.

“La Torre Eiffel en la Pampa” (1930) es un ejemplo de ello. Nunca se supo si esta obra la hizo en Rosario o en París.

Por entonces, la noticia de una revolución en Buenos Aires lo dejó consternado. Ya casado y con una hija decidió volver a la Argentina. No podía quedarse en un París tan distante, con escasas noticias de su país, que vivía una situación de tal magnitud.

Al regresar, vivió por unos meses en una chacra de la provincia de Santa Fe, para luego instalarse en Rosario y trabajar como empleado municipal.

Tomó parte activa de la vida cultural de la ciudad, organizó la Mutualidad de Estudiantes y Artistas Plásticos y se adhirió por un tiempo al partido comunista.

En 1932, en Amigos del Arte expuso sus obras surrealistas de París, y algunos óleos como “Toledo o el religioso”. Esa muestra fue la primera exposición de ese movimiento en América Latina y también la primera en exponer collage. Se tituló Primera exposición de Arte de Vanguardia. El público no estaba acostumbrado y la muestra resultó difícil. La crítica en pleno la rechazó.

Tanto Europa como América, por entonces sufrían la crisis del 29 de E.E.U.U. y Argentina con la revolución del 30 había comenzado la llamada “década infame”.

Rosario es un lugar especialísimo en esos años: ahí se asentó la mafia, la de Chicho Grande y la de Chicho Chico y la prostitución que tuvo su imperio en el barrio de Pichincha (hoy Gral. Richieri). Berni, en 1932 se internó en ese universo para colaborar como fotógrafo en una nota periodística encargada a Rodolfo Puiggrós, futuro dirigente comunista. Era una zona de garitos y varités, que desaparecerán en 1937.

Y fuera de esta miseria humana que observó Berni estaba la otra, la del hombre que vivía en las zonas rurales entre los chacareros. Este mundo era totalmente distinto al de París de los años 20 y de los artistas surrealista.

No pudo dejar de sentir una gran conmoción interior. De alguna manera dejó en parte el surrealismo ya que sufría la desazón, la desesperanza de la gente. Decidió asumir un compromiso con su país.

“El artista está obligado a vivir con los ojos abiertos y en ese momento (década del 30) la dictadura, la desocupación, la miseria, las huelgas, las luchas obreras, el hambre, las ollas populares crean una tremenda realidad que rompían los ojos”, diría por el año 1976.

Así comenzó la etapa del “realismo social”.

Berni era un hombre con gran sentido del humor y sentía una gran necesidad del mundo de los justos. Luchó por ello siempre, pero lo hizo con gran ternura y con un trasfondo casi épico. Se identificó y se integró a ese mundo del que nunca se desligó.

De París trajo una gran carga política, influida sin duda por su intensa vinculación con los artistas surrealistas. Ese mundo de decadencia pintado casi de fantasía ahora le era real; lo tenía ahí en su pueblo, en su país. Bretón decía “lo imaginario es lo que tiende a convertirse en real”. Y Berni lo tenía ahí en los hechos cotidianos, a cada momento le pasaba a su alrededor.

Berni comenzó en 1934 a mostrar la problemática social de la década del 30. De ese año son “Desocupados” y “Manifestación”.

No sólo la Argentina está en crisis, el mundo vibra. La desocupación, la pobreza, el comienzo de los regímenes totalitarios; nazismo y fascismo, la Guerra Civil en España, espantan a Berni.

En “Medianoche en el mundo” una madre llora a su hijo, como en las tantas Piedad de Miguel Angel. La sorpresa, el desencanto, el desconsuelo, la angustia, se ve reflejado en esos rostros, en esa noche de tormentosos presagios, iluminada sólo por la luz del farol.

El arte de Berni es abarcante.

El retrato es una de las formas más importantes del realismo humanista de todos los tiempos. En Berni predomina el retrato humano, tanto en la década del 30 como en la del 40.

“Figura” fue Primer Premio del XXX Salón Nacional (Buenos Aires, 1940) y “Lily”, el Gran Premio Adquisición XXXIII Salón Nacional (Buenos Aires, 1943). Esto significó obtener el máximo galardón de entonces.

También pintó “La mujer del sweater rojo” (1935), “La muchacha del libro” (1936), “Nancy” (1941), “La chica del balón” (1934), “La niña de la guitarra” (1938), “Figura de chico” (1941).

Además hizo sus autorretratos, uno en 1938, otro en el 34 y el último en 1945. En “Paula y Lily” (1941) pinta a su esposa de entonces y a su hija.

En “Retrato” (1946), muestra dos chicos de clase media acomodada, antítesis de sus personajes posteriores, Juanito y Ramona.

Ese arte abarcante lo hizo recorrer todos los distintos aspectos de la vida del hombre argentino. Así el fútbol y el tango formaron parte de sus temas.

En 1937 presentó “Club Atlético Nueva Chicago” y en 1954 “Team de fútbol o Campeones de barrio”.

Respecto al tango, pintará “Orquesta típica” en 1939, para recrearla en 1974 y 1975.

Otros aspectos tienen que ver con la vida cotidiana, como por ejemplo en “Primeros pasos” (1937). Berni inicia sus representaciones en Argentina de lo que será típico de la década del 50: “La siesta” y “La fogata de San Juan”.

Berni, en la década del 30 tuvo su experiencia muralista al intervenir en la construcción de “Ejercicio Plástico”. Ya él había fundado el grupo “Nuevo Realismo”.

Hay un lapso de tiempo entre 1939 y 1944 en el que Berni aparecerá con otra orientación. Entre diciembre de 1941 y mayo de 1942 recorrió Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia, a fin de realizar estudios precolombinos por pedido de la Comisión Nacional de Cultura. Su obra “Mercado indígena” (1942), la basó en fotos que tomó durante este viaje.

El mundo de la década del 40 será tan conflictivo como el del 30. Una gran guerra sellará sus días. En América, en Costa Rica se produjo una guerra civil: en Panamá se instaló una dictadura, en Venezuela se derrocó al presidente Rómulo Gallegos y surgió la dictadura de Laureano Gómez, en Bogotá hubo una insurrección popular por el asesinato del dirigente liberal izquierdista Jorge Gaitán. Argentina no queda al margen de este tipo de acontecimientos. Se produjo en 1943 el golpe militar, con la destitución del presidente Castillo.

Berni de exquisita sensibilidad, observará y reflejará en su pintura esa realidad. Pero no se alineará con la Vanguardia argentina de entonces. En 1944 apareció la revista Arturo, que desatará un gran cambio, ya que introdujo definitivamente el arte geométrico adelantado por Pettoruti. Por entonces, surgieron tres tendencias, “Arte concreto” (Asociación de Arte concreto-invención) en 1946; “Arte Madí” en 1946 y “Arte perceptista” en 1947.

Estos grupos de vanguardia, en general izquierdistas, pero con una visión distinta a la de Berni lo atacaron en varias ocasiones, a pesar de que Berni era amigo Arden Quin, uno de los directores de la revista Arturo y uno de los fundadores del arte Madí. Inclusive Berni escribió un artículo en el “Universitario”, periódico que editaba Quin.

Pero Berni también manifestó su dasagrado por la situación del 45. Con un grupo de artistas decidió exponer sus pinturas en el subsuelo del edificio de la Sociedad Rural, en Florida al 400. En el Catálogo explicaban que las obras estaban destinadas al XXXV Salón Nacional, pero que había decidido hacer una muestra al margen del Salón, en adhesión a los anhelos democráticos del los intelectuales del país.

Berni mientras tanto pintará “Masacre”, 1948 y “El obrero muerto”, 1949. En 1951 hizo otra “Manifestación”. Mujeres y niños llevan un lienzo blanco en el que está dibujada la paloma de la paz, con un ramo de olivo en el pico. Ese año es el del primer ensayo de la bomba de hidrógeno, por parte de E.E.U.U., en el Pacífico. Por otra parte Argentina, asumió la obtención de reacciones termonucleares en la isla Huemul.

Todo esto influye en el ánimo de Berni. Por otra parte todavía estaban en él los ecos de la 2º Guerra Mundial.

Durante 1951, 1952, 1953 Berni se fue a Santiago del Estero (provincia del noroeste argentino). Allí realizó la serie “Motivos santiagueños”. Santiago del Estero sufrió la tala indiscriminada de sus bosques: ya por 1942, 20 firmas obrajeras eran dueñas de 1.500.000 ha. Pero la situación venía desde muchos años atrás, ya que la madera como la del Chaco sirvió para los durmientes de las vías del ferrocarril y como combustible vegetal, también para los ferrocarriles. La depredación ecológica existió, pero también, la social. Los beneficios obtenidos por los empresarios no volvieron a los trabajadores. La tierra,poco a poco se agotó y también el hombre.

Esta realidad la palpó Berni y como lo hizo siempre, la expresó a través de su pintura. Así aparecerán “Los hacheros” (1953); “La marcha de los cosecheros”, “La comida”, “Escuelita rural” (1956); “Migración”, “Salida de la escuela”, “El mendigo”, “Hombre junto a un matrero” y “El almuerzo”.

En el período 1955-1956, hará la serie “Chaco”. Estas pinturas las expondrá en París, Berlín, Varsovia y Bucarest. Aragón inclusive lo presentó en Moscú en la Galería Creuze, en 1955.

Por entonces Berni pintó algunos paisajes del suburbano: “Villa Piolín”, “La casa del sastre” (1957); “La iglesia”, “El tanque blanco”, “La calle”, “La res” “Carnicería” (1958), “La luna y su eco” (1960) y “Mañana helada en el páramo desierto”. También de esa época son “Negro y blanco” (1958); “Utensilios de cocina sobre un muro celeste” (1958) y “El caballito” (1956).

Mientras el mundo sufría la guerra de Corea (1953), la invasión a Hungría por parte de la U.R.S.S. (1954) y en Argentina caía Perón, el mundo interior de Berni se componía de nuevas imágenes.

A su vuelta de Santiago del Estero comenzó a hurgar hasta que en 1958 surgió claramente su nuevo personaje, Juanito Laguna. Poco tiempo después aparecerá también, Ramona Montiel.

La historia de estos dos seres lo envolverán por tiempo y con ellos trascenderá mucho más. Tanto los “Juanitos” como las “Ramonas” se cotizaron en el mercado exterior a precios incalculables.

En 1976 Berni se va a Nueva York. Allí pintó, hizo grabados, collage, y presentó en la Galería Bonino una muestra titulada “La magia de la vida cotidiana”. Durante su estadía en esa ciudad, hizo 58 obras que quedaron en la Galería para una muestra en Texas que nunca se realizó. En 1982, después de su muerte, llegaron a Buenos Aires.

En esa época también pintó tres óleos referidos a Juanito y a Ramona, “Juanito en la calle”, “Juanito Laguna going to the factory”, “El sueño de Ramona”.

Pero, preocupado por el mundo que lo rodeaba, en Nueva York quiso conocer a su gente, saber de sus costumbres, de sus posibles necesidades. Así fue como salió a la calle, observó y pintó. Entonces conoció una sociedad opulenta, consumista, donde la publicidad es la mejor vendedora, donde él siente que hay riqueza material y pobreza espiritual, muy distante de la de Juanito, o de la de Santiago del Estero. Entonces decidió hacer un arte social con ironía.

De esta época es “Aeropuerto”, “Los hippies”, “Calles de Nueva York”, “Almuerzo”, “Chelsea Hotel” y “Promesa de castidad”.

Entre abril y mayo de 1981 Berni tocó el tema del Apocalipsis al exhibir los murales realizados para la capilla del Instituto de San Luis Gonzaga en Gral. Las Heras, Provincia de Buenos Aires.

También ese año da testimonio del gran tema de su vida: “el destino del hombre”. “Cristo en el garage” es un hombre común, que ocupa el centro del espacio. En el techo hay una claraboya por donde se ve el cielo, a la derecha una ventana abierta permite ver el paisaje de las fábricas y al otro lado se observa la motocicleta. Berni posiblemente quiso alegar a las torturas y las matanzas del mundo.

Por otra parte, en 1981, año de su muerte, Berni pintó una mujer desnuda en la arena, contemplando el cielo de una noche de luna. Es la mujer y la Naturaleza, tal cual los creó Dios. Sólo que un avión, objeto del hombre, pasa por el lugar para invadir el momento de paz y de armonía.

Estos fueron sus últimos óleos, ya que el 13 de octubre de 1981, Antonio Berni dejaba este mundo.

Unos días antes de su muerte, Berni en una entrevista decía: “El arte es una respuesta a la vida. Ser artista es emprender una manera riesgosa de vivir, es adoptar una de las mayores formas de libertad, es no hacer concesiones. En cuanto a la pintura es una forma de amor, de transmitir los años en arte.”

Una de sus obras para observar el estilo de sus obras

Biografia de Antonio Berni Pintor Argentino Vida y Obras del ArtistaManifestación

Historia de Batman Origen de la Historieta Batmna y Robin

Historia de Batman 
Historia de Batman Origen de la Historieta Batmna y Robin

Batman: Un batiartículo más sobre el hombre murciélago

Gran cantidad de espectadores de una enorme diversidad de generaciones seguramente recuerdan con una sonrisa en el rostro aquella memorable escena -por lo satírica- de la primera película de Batman, en la que el actor Adam West encarnando al superhéroe lucha de manera ostentosa contra un falso tiburón de plástico, mientras su cuerpo pende de la cuerda de un helicóptero.

A lo largo de los años Batman ha sido sin dudas uno de los superhéroes de historietas que ha conservado su vigencia, gracias a los diversos cambios que fue sufriendo con el correr del tiempo.

Pero en definitiva, aquel personaje de historieta que surgió de la mente de los artistas Bob Kane y Bill Finger en 1939, que fue llevado a la pantalla grande primero en la piel de Adam West y por último de Christian Bale, pasando a través de diversas interpretaciones realizadas por actores taquilleros como Michael Keaton, Val Kilmer y George Clooney, entre otros, mantuvo su esencia y fue ese aspecto el que le permitió ser el héroe de varias generaciones.

Por otra parte, es importante destacar que el éxito de Batman también puede atribuirse al hecho de no tratarse tan sólo de un personaje, sino en realidad de un completo universo de personajes inmersos en un sinfín de situaciones, tal como si fuera una dimensión paralela a la nuestra.

Por ello, muchos expertos consideran que Batman ha trascendido la simpleza de las historias entregadas en los cuadros de comics, para convertirse en una verdadera novela, en la que prima la cosmovisión de sus personajes.

Porque en definitiva, Batman dio lugar al nacimiento de superhéroes y villanos memorables, tales como Robin, Batichica, Alfred el mayordomo, James Gordon, Gatubela, el Guason, el Pingüino, el Acertijo y muchos más.

Todos ellos, habitantes de Ciudad Gótica, un lugar pujante y apacible, en el que los villanos intentaban hacerse con el poder, pero que jamás lo lograban gracias a la intervención a tiempo de nuestro héroe. Allí no existe la pobreza ni la desesperanza, y es por ello quizás que ha sido elegido como el sitio ideal para la fantasía por miles de lectores y espectadores a lo largo de más de siete décadas.

El nacimiento del hombre murciélago 

Según cuenta la historia que existe alrededor de este superhéroe, la inspiración para la creación del personaje a sus autores, sobre todo a Bob Kane, llegó desde diversas fuentes.

Batman surgió como un compilado aleatorio de distintas influencias que incluyen el ornitóptero con alas de murciélago surgido de la mente de Da Vinci, la película “La Marca del Zorro” de 1920, y el villano con capa que apareció en el filme “The Bat Whispers” de 1930.

Pero además es justo destacar que la creación de Batman también fue influenciada por la corriente denominada “pulp” que poseían las novelas de la época, cuyo mayor estandarte ha sido Sherlock Holmes.

En base a esta inspiración y después de llevar a cabo un boceto de su superhéroe llamado por aquel entonces The Bat-Man, Kane le mostró su personaje a Bill Finger con quien compartía una gran amistad.

Fue entonces Finger que terminó por pulir el personaje y darle una verdadera autonomía, quitando cualquier reminiscencia que pudiera tener con otros héroes de la época, como era el caso de Superman.

De esta manera, también surgió la idea de crear en torno al personaje una doble personalidad que llevó el nombre de Bruce Wayne, similar a la historia de Don Diego de la Vega y su alter ego, el Zorro.

Corrían los finales de la década del treinta, y gracias al éxito registrado con la publicación de Superman, las editoriales vislumbraron el prometedor mercado de los comics, por lo que en el mes de mayo de 1939 llegaba de la mano de la revista Detective Comics la primera aparición oficial de Batman.

Esta primera historia, escrita por Finger y dibujada por Kane fue editada bajo el título “The Case of The Chemical Syndicate”.

De inmediato, el hombre murciélago se convirtió en uno de los personajes más requeridos por los lectores de la revista, por lo que a partir de 1940 su imagen se adueñó de las portadas de dicha publicación.

El éxito superó todas las expectativas de los autores y de la editora, por lo que entre los años que van desde 1939 a 1943 aparecieron en la tira una gran cantidad de personajes que interactuaban con el querido superhéroe.

Finalmente, la pasión que despertó Batman en la opinión pública provocó que se hiciera necesaria la publicación de una revista propia, cuyo primer número fue lanzado el 25 de abril de 1940, con una repercusión increíble.

Tres años después, Batman no sólo posee su propia revista, sino que además comienza a ser parte de las páginas de un importante diario sindical con una tira diaria que fue publicada durante el lapso de tres años.

La exposición del personaje en los siguientes años dio como resultado su aparición en diversos medios, lo que lo ha permitido trascender más allá de los límites del papel y la tinta.

En este sentido, Batman ha sido una de las pocas historietas que fueron adaptadas y trasladadas a la radio, la televisión y el cine.

Y fue precisamente en el séptimo arte el medio elegido por el personaje para trascender a través del duro cambio de siglo, y perpetuarse para la eternidad, cosechando admiradores de las más diversas edades y permitiendo que un filme de Batman pueda ser disfrutado en la actualidad por toda la familia, siendo el héroe elegido de todas las generaciones.

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna