Ejército de Terracota

Cordillera del Atlas en Africa Geografía e Historia de Marrueco y Túnez

Ubicación de las Montañas Atlas de África

En el noroeste de África se encuentran las montañas del Atlas, que se componen de hecho de varias cadenas más pequeñas. Estas montañas han desempeñado un papel histórico muy importante si se piensa en la lucha de Abd-el-Kader contra los franceses y de Abd-el-Krim contra  España y  Francia.

Las montañas del Atlas son el hábitat tradicional de los bereberes. Ciertas áreas del sistema montañoso, principalmente las costeras, eran conocidas por los europeos de la antigüedad, pero la exploración sistemática de las distintas sierras no comenzó hasta la segunda mitad del siglo XIX.

En el noroeste del continente africano se alzan las montañas que forman la cadena del Atlas. Ésta se dirige de este a oeste a partir de la costa tunecina y a través de Argelia hasta Marruecos; tiene aproximadamente una longitud de 2.300 kilómetros.

El macizo del Atlas se compone de varias cadenas más pequeñas que son fácilmente identificables. La parte más alta, que pertenece al plegamiento alpino y por lo tanto data de la época terciaria, se encuentra en Marruecos. En el norte de este país esta cadena montañosa, que del otro lado del estrecho de Gibraltar se prolonga por la Sierra Nevada, recibe el nombre de montañas del Rif. Éstas alcanzan una altura de 2.500 m y están separadas del Atlas Medio por la depresión de Taza.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/atlas_ubicacion.jpg

El Atlas Medio tiene cimas que alcanzan elevaciones como el Yebel Tubal, de 4.165 m. Las montañas del Rif, el Atlas Medio y el Gran Atlas forman un auténtico semicírculo cuya abertura está dirigida hacia el océano Atlántico.

La zona situada en el interior de este semicírculo está en gran parte ocupada por una meseta que recibe este mismo nombre: La Meseta. Aquí se encuentran ciudades importantes como Marraquech, Mequínez y Fez.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/atlas_montana.jpg

Este sistema montañoso africano, cruza Túnez en dirección suroeste-noreste con alturas entre los 610 y los 1.520 metros. Los fértiles valles y mesetas se entremezclan con las montañas en esta región tunecina.

Más hacia el interior, y por fuera de las tres cadenas citadas, se encuentra otra: el Anti-Atlas, cuyos picos más altos sobrepasan también los 2.000 m. Geológicamente, el Anti-Atlas pertenece a un período más antiguo que las otras cadenas que componen el macizo del Atlas.

Las montañas del Atlas siempre han desempeñado un importante papel en el plano histórico. Para los romanos constituían las fronteras del mundo conocido en África occidental.

En el curso de los siglos XIX y XX se revelaron como excelentes posiciones defensivas naturales. Ayudaron a los argelinos y marroquíes a oponerse al imperialismo colonial.

En el siglo pasado, Abd-el-Kader (1807-1883) fue en Argelia uno de los grandes héroes de esta feroz oposición a la implantación de un régimen colonial. Sostenido por varias tribus de la región de Oran, fue el jefe de la guerra santa empeñada contra los invasores franceses. Abd-el-Kader fue también  ayudado  por  el  sultán  de Marruecos. Aunque había ganado varias batallas como la de Tremecén, fue primordialmente un maestro en el arte de la guerrilla.

Después del Tratado de Tafna firmado con los franceses en 1837, Abd-el-Kader tuvo que declararse vencido; las fuerzas francesas eran netamente superiores, y de otra parte, los marroquíes habían tenido que renunciar a ayudarle. Abd-el-Kader depuso las armas en diciembre de 1847. Murió en 1883 lejos de Argelia, en Damasco. Tuvo, no obstante, oportunidad de mostrar la grandeza de su alma al tomar en 1860, en ocasión de las persecuciones religiosas, la defensa de los cristianos.

El ejemplo de Abd-el-Kader no fue olvidado en modo alguno por los argelinos. Después de la segunda guerra mundial utilizaron de nuevo sus métodos de combate. Los miembros del Frente de Liberación Nacional (F.L.N.) se atrincheraron en las montañas y emprendieron otra vez el hostigamiento de los franceses. En esta ocasión lograron llevar el combate a buen fin.

Las montañas del Atlas también han desempeñado un importante cometido en la historia de Marruecos, sobre todo en lo que respecta a las montañas del Rif. Esta cadena montañosa que parece emerger del mar se extiende en una longitud de aproximadamente trescientos cincuenta kilómetros, con una anchura de cincuenta. Es una de las posiciones defensivas más importantes de África.

Los romanos jamás consiguieron someter completamente a esta región. Desde la Antigüedad los rífenos han conservado su sello de individualismo. Son bereberes, pero, al contrario que sus compatriotas, jamás fueron arabizados salvo en el plano religioso, pues son también discípulos del Islam.

Frente a los españoles, que aparentemente sometieron la región del Rif, los bereberes conservaron su independencia; siempre han dado pruebas de un profundo particularismo. Se entienden en su dialecto, el tarrifít, y la radio marroquí difundía emisiones en esta lengua.

Desde el punto de vista militar, se pusieron en el año 1921 como un solo hombre al mando de Abd-el-Krim en la bahía de Agadir. Los combates se desencadenaron con toda su violencia en 1925 y duraron alrededor de dos años. Abd-el-Krim fue forzado a someterse a Francia y exiliado a la isla de Reunión. Sin embargo, su espíritu de resistencia iba a terminar por triunfar.

El 8 de abril de 1956, el sultán de Marruecos, Mohamed ben Yusef, firmó con España un tratado en el que se reconocía la independencia del Rif. Un acuerdo semejante había sido signado con Francia un mes antes. Esto, a pesar de que el régimen francés había con anterioridad enviado a importantes personajes marroquíes como El Glaui, el influyente bajá de Marraquech.

Está claro, pues, que las montañas del Atlas han tenido un importante papel en la historia de los países del Magreb, no tanto como frontera natural cuanto como foco de resistencia contra las ocupaciones y dominaciones extranjeras.

Estas regiones montañosas, totalmente aisladas hasta hace algunos años, están habitadas por gente cuya forma de vida viene influido precisamente por este aislamiento.

Tanto es así que destaca en ellos un bajo nivel de espíritu colectivo, en contraste con otras regiones que se integran mejor en el engranaje estatal. Estos pueblos montañeses guardan celosamente sus libertades y siempre están dispuestos a coger las armas cuando piensan que su honor o sus intereses han sido traicionados. Por esta razón, estos pueblos continúan siendo candidatos revolucionarios con los cuales es necesario contar.

Por otra parte, estas regiones tienen un indudable encanto, lo que explica la atracción turística que ejercen. Su folklore es de insospechada riqueza; por ejemplo, en la localidad de Imilchil, situada en el Gran Atlas, se celebra todos los años, en setiembre, el llamado mercado de los novios. Todos los candidatos al matrimonio se dan cita allí y se disponen a la búsqueda de un o una consorte.

El turismo se ha incrementado en el curso de los últimos años, debido a que se ha construido una excelente red de carreteras. Actualmente el Rif cuenta con una magnífica vía que la cruza de este a oeste y que posee abundantes ramificaciones.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

Geografía de México: Clima Recursos Naturales Cultivos Montañas

Breve Geografía de México
Clima, Recursos Naturales ,Cultivos y Montañas

México, situado al sur de Estados Unidos, es un país montañoso con una estrecha faja costera en la que el clima es muy cálido y húmedo. Pero, en las mesetas del interior, el clima es más fresco y hasta frío. El norte del país es más bien un desierto, una tierra extremadamente seca.

El sur es húmedo y el suelo está compuesto de tierras volcánicas muy fértiles. México es rico en minerales metálicos y en petróleo y gas natural. Es también el país más industrializado  de América  latina.

La jurisdicción federal mexicana se extiende, además del territorio continental de la república, sobre numerosas islas cercanas a sus costas. La superficie total del país es de 1.964.382 km², suma de la superficie continental e insular. La capital y ciudad más grande es la ciudad de México.

Cuenta con una población (2008) de 109.955.400 habitantes. La densidad de población en ese mismo año fue de 57 hab/km² a nivel nacional, aunque las diferencias son muy notables según los estados y las regiones. Cerca del 76% de los mexicanos vivían en áreas urbanas durante el año 2005.

Ver Un Mapa Con Los Estados de México

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/ciudad_mexico.jpg

Vista Aerea de UnaParte de la Ciudad de México

Al sur del río Grande el continente americano se transforma rápidamente en una delgada lengua de tierra: allí se encuentra México.

Las montañas Rocosas, que prosiguen a través del territorio mexicano, dejan muy poco espacio a la llanura. Tanto a lo largo de la costa atlántica como de la del Pacífico sólo hallamos una delgada faja costera cubierta en gran parte por los residuos amontonados en el transcurso de los siglos por los numerosos torrentes.

El ambiente es sofocante en esas regiones costeras que los mexicanos llaman «tierra caliente». Estas tierras bajas y cálidas son de carácter pantanoso y albergan a miríadas de insectos propagadores de la malaria y la fiebre amarilla.

La parte central de México la ocupan unas cordilleras: la Sierra Madre occidental y la Sierra Madre oriental, que se unen al sur del país y forman un macizo volcánico.

Las dos cordilleras, que alcanzan alturas superiores a los 3.000 m, encierran una vasta meseta interior de una altura aproximada de unos dos mil metros, cubierta generalmente de residuos volcánicos erosionados. Hace bastante más frío por aquí: es la «tierra fría».

El trópico de Cáncer corta en dos el territorio mexicano e influye notablemente en el clima y en el paisaje. El norte de México es seco y desértico; es una región muy pobre con una vegetación típica, puesto que está adaptada a la sequedad. Allí encontramos, entre otros, cactos gigantes capaces de llegar a los 8 m de altura.

A esta parte del país la llaman «bolsom». Al sur del trópico las lluvias son más abundantes y mejor adaptadas a la presencia del hombre. Es, por otra parte, en esta región más meridional en donde se desarrollaron las grandes civilizaciones indias.

No es difícil comprender que la economía de México depende esencialmente del medio natural. Las regiones costeras, cálidas y húmedas, no se prestan al cultivo; el clima da nacimiento a una vegetación espontánea lujuriante e invasora y, además, es muy malsano.

Ver Un Mapa del Clima de México

Durante los últimos decenios las técnicas modernas permitieron desmontar considerablemente y desecar la mayoría de los pantanos. La zona costera proporciona desde entonces caña de azúcar, plátanos, café y cacao.

Las mesetas meridionales del interior fueron siempre el corazón de la economía de México. Las tierras necesitan, sin embargo, una buena irrigación. Cumplida esta condición proporcionan hermosas cosechas, principalmente de maíz. El suelo, muy fértil, es de origen volcánico. Las grandes ciudades diseminadas por estas mesetas permiten dar salida a una gran parte de la producción.

No hace mucho tiempo, la mayor parte del suelo mexicano servía a la cría de ganado vacuno; pero la utilización de métodos modernos trajo consigo numerosos cambios. La irrigación hizo verdaderos milagros y México produce y vende en la actualidad gran cantidad de algodón de buena calidad.

El cultivo del algodón no se desarrolló, sin embargo, como monocultivo, pues los agricultores cultivan asimismo trigo y arroz. Dado que la superficie dedicada al cultivo ha aumentado notablemente, la cría de ganado se hace cada vez más intensiva y numerosas cabezas pacen en superficies de pasto relativamente restringídas.

Esto ha sido posible gracias a la producción de alimentos para el ganado. La supresión de los grandes latifundios ha favorecido también el desarrollo de la agricultura, mientras se espera mejorar la situación en el plano social por medio de profundas reformas.

La agricultura sigue siendo la ocupación principal, y la mitad de la población se ocupa en este sector de la economía. La población rural se compone principalmente, en la actualidad, de pequeños propietarios agrupados en cooperativas que se hallan bajo el control del Estado, quien les concede ayuda financiera y técnica.

Si consultamos un mapa demográfico de México comprobaremos que los mexicanos se aglomeran en ciertas regiones. Así, en la parte central del país, o sea, 15 % de su superficie total se registra más de cincuenta por ciento de la población total. También es ahí donde se halla concentrada la mayor parte de las industrias.

Es curioso comprobar que esta parte de México no parecía apropiada para representar ese papel, pues se trata de una región montañosa en la que las mesetas están circundadas de altas cimas y de volcanes como el Popocatépetl, que llega casi a alcanzar los 6.000 metros.

La población mexicana aumenta rápidamente y el porcentaje de nacimientos es muy elevado. Cada año hay de 1.o00.000 mexicanos más. Como ocurre en numerosos países del mundo, los jóvenes que buscan trabajo emigran hacia las ciudades, que en los últimos lustros les han ofrecido numerosas posibilidades de ser contratados.

En todo tiempo, incluso en la época de los conquistadores, la industria minera ha representado en México un gran papel. Hay que decir que su subsuelo es muy rico. Además de los yacimientos de plomo, de cinc, de hierro y de cobre, México es también muy rico en plata. Proporciona casi veinte por ciento de la producción mundial y ocupa el primer lugar en el mercado mundial. Las firmas que explotan y exportan esos minerales son generalmente norteamericanas.

También se encuentra petróleo y gas natural, fuentes de energía que representan un gran papel en la economía. No sólo proporcionan materias primas a la industria química, sino que además producen electricidad.

La segunda guerra mundial fue el catalizador de la expansión industrial de México, que se ha convertido en uno de los países mejor equipados de América latina. Monterrey, en el nordeste del país, es un gran centro siderúrgico, mientras que México es el centro de una industria textil notablemente equipada. La actividad artesana es aún muy grande dentro del ramo textil, y los motivos de decoración de inspiración india o española abundan.

El desarrollo de la industria y del comercio prosigue favorablemente en México. La presencia, al norte, de un poderoso vecino es sin lugar a dudas un factor favorable, pues el país encuentra en Estados Unidos una salida a sus productos.

En muy poco tiempo México se ha convertido en un país cuyo porvenir está asegurado.

Ver Un Mapa Político de México

Ver: Breve Historia de México

Ver: La Ciudad de México

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Período Preincaico Civilizaciones Chavin, Paraca y Mochica

PERÍODO PREINCAICO
Civilizaciones Chavin, Paraca y Mochina

La civilización de los incas de Perú fue precedida por la sucesión de otras culturas menos conocidas. Ya, hacia el año 1200 antes de Jesucristo, la civilización de Chavin de Huántar florecía en el norte del país. Ésta fue seguida por la de los paracas y por los mochicas y los nazcas. Después los indios tiahuanaco fundaron su imperio; le siguió la civilización chimu. Hacia el 1300 Perú entró en decadencia; el camino quedaba libre para la llegada de un pueblo dinámico: los incas.

Varias civilizaciones habían ya florecido y desaparecido en el macizo andino de Perú antes de que los incas hubiesen fundado su poderoso imperio en el siglo XIV. Estos incas, adoradores del Sol, fueron poderosos dominadores, si bien menos crueles que otros pueblos indios. En cuestiones de organización fueron verdaderos maestros. En el campo de las artes dejaron pocas cosas originales; eran más técnicos que artistas creadores

Así como la civilización de los aztecas, en México, había sido la heredera de otras culturas que la precedieran, también la civilización incaica fue en Perú el resultado de importantes culturas que por desgracia han permanecido poco conocidas hasta nuestros días. El estudio de estas civilizaciones es, en efecto, muy difícil e incluso en algún caso imposible, por el hecho de que estos pueblos desconocían la escritura. Como consecuencia de ello no se ha podido establecer para esta época de la historia de Perú una cronología unánimemente admitida.

Los historiadores mantienen sobre este punto opiniones muy diversas. La primera cultura importante que se desarrolló en Perú ha sido denominada de Chavin de Huántar, por las ruinas descubiertas en el norte, cerca del curso superior del Marañón (Amazonas).

La civilización Chavin se supone que existió en Perú entre 1200 y 400 antes de Jesucristo, aunque ciertos historiadores la sitúan en época más tardía. Sin embargo, difícilmente puede afirmarse que esta civilización se extendiese por todo Perú de modo uniforme. Sin duda la accidentada configuración del país influiría decisivamente en la localización de los centros adonde aquélla podía llegar.

No obstante, ciertas analogías se encuentran en esta época en gran parte del país, especialmente en el aspecto religioso. El cóndor y el jaguar eran adorados en varias zonas como las más importantes divinidades.

El centro principal de este período cultural es, como hemos dicho, Chavin de Huántar. Aquí, los arqueólogos han descubierto las ruinas de un templo que desde el punto de vista arquitectónico sobrepasa con creces en belleza a los monumentos pertenecientes a períodos más recientes. Sus muros y columnas están decorados con notables bajorrelieves, y se encontraron también esculturas. Se supone que Chavin fue un importante centro de peregrinación, y allí afluían numerosos fieles procedentes incluso de lejanas comarcas.

Otro centro de esta misma época es Cupinisque. Los habitantes de esta zona tenían gran habilidad para la fabricación de cántaros con forma humana. Más tarde su técnica fue recogida y mejorada por otras tribus indias de Perú.

Cuando hacia el año 400 antes de Jesucristo cayó en decadencia la cultura de Chavin, se extendió de modo progresivo otra civilización denominada cultura paraca, del nombre de una desértica península situada en la costa sur de Perú. Aquí se encuentran importantes vestigios de este período, que se prolonga aproximadamente hasta el año 400 después de Jesucristo. Por los numerosos objetos que se han hallado, se puede deducir que los hombres de la cultura paraca se preocupaban bastante del destino de los muertos. Se han encontrado más de trescientas momias colocadas en cuclillas.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_preinca.jpg

Arte Preincaico

Debido al clima extremadamente seco de la península, las momias y los objetos colocados junto a ellas en las tumbas han quedado bien conservados. Algunas de las momias estaban cubiertas con mantos cuyos brillantes colores se conservan en la actualidad. Estas telas están con frecuencia ornamentadas con representaciones de animales: felinos, cóndores, peces, etc.

Los arqueólogos han descubierto tumbas ricas conteniendo mucho oro al lado de otras más pobres. Se ha conjeturado que las diferencias de clase entre los indios paracas no eran muy pronunciadas. Ciertos especialistas estiman además que las poblaciones indias de los períodos ulteriores no han conseguido alcanzar técnicas de fabricación de tejidos tan perfeccionadas. Después que la civilización paraca fuera igualmente desapareciendo, surgieron en primer plano otros dos centros: Nazca, al sur, y Moche, en la costa norte.

Los incas deben mucho a los indios mochicas (de Moche). Éstos habían llevado el cultivo de la tierra a un alto grado de perfección, lo que permitió adquirir, al principio de nuestra era, grandes riquezas y considerable influencia. Dominaban los estuarios de los ríos a lo largo de la costa norte, fertilizaban las comarcas desérticas irrigándolas y trazaron caminos. En el norte de Perú edificaron pirámides en honor del Sol y de la Luna.

Ver La Cultura Mochica

Los mochicas eran, sin embargo, especialmente expertos en trabajos de alfarería: sus cántaros están ricamente adornados de retratos, de animales estilizados, de motivos decorativos. Se han encontrado centenares de estas vasijas en varias necrópolis. Éstas, aparte de mostrar una clara habilidad técnica, expresan también el alto desarrollo del sentido artístico de los hombres que los fabricaron. Pintaban en ellas escenas de la vida cotidiana: caza, labores agrícolas, batallas, de gran utilidad para los estudios históricos.

La civilización nazca ha dejado igualmente importantes objetos de alfarería que muestran gran diversidad de técnicas y de formas. No debe sorprender que los expertos en historia precolombina de Perú comparen en ocasiones la civilización de los nazcas y mochicas a la cultura clásica.

Alrededor del año 1000 de nuestra era aparece un nuevo centro de cultura denominado Tiahuanaco, situado en una árida meseta al sur del lago Titicaca, donde actualmente está situado el Estado de Bolivia. En este lugar escasamente poblado en la actualidad se desarrolló una civilización que se extendió a la mayor parte de Perú.

Los indios de Tiahuanaco asimilaron parcialmente las aportaciones de las culturas precedentes. En ocasiones, el paso de la antigua a la nueva civilización se hizo de manera progresiva, sin violencias. Éste fue el caso de la cultura nazca. En otros casos, sin embargo, tuvieron que recurrir a la fuerza para someter a otros pueblos, como sucedió con los mochicas.

Características de esta civilización son las copas alargadas que se han hallado en diversos lugares. Esta cultura alcanzó su apogeo en la fabricación de tejidos. Los indios de Tiahuanaco tejían las telas maravillosamente y fabricaban tapices de plumas multicolores de gran belleza.

Se supone que Tiahuanaco fue más bien un centro religioso que residencial. Se han encontrado los vestigios de edificios monumentales de los que algunos no habían sido terminados. El más conocido de ellos es la Puerta del Sol, edificado por medio de inmensos y pesados bloques de piedra. En esta época la escultura estaba exclusivamente subordinada a la arquitectura. En este periodo nació un importante arte: la joyería.

Cuando desapareció la civilización de Tiahuanaco, alrededor de 1300, Perú entró en decadencia. Solamente existía un centro, el de Chimu en el norte, donde se ha encontrado cerámica y tejidos en gran abundancia. También en esta cultura la joyería tuvo importante desarrollo. No obstante, en esta época la originalidad y la ingeniosidad apenas son frecuentes. Lo que hizo, como máximo, la cultura de Chimu fue perfeccionar el legado que los indios de Tiahuanaco y de Moche le habían dejado.

El camino quedaba libre para la llegada de un pueblo dinámico que aprovecharía las circunstancias para imponer su dominación sobre un vasto territorio. Este pueblo, el último en edificar una importante civilización en Perú, fue el de los incas.

HISTORIA DE LOS INCAS:

Cuando, en los alrededores del año 1300, la floreciente cultura de Tiahuanaco tocaba a su fin, comienza una era de decadencia. Sin embargo, esta última fue de corta duración, porque los incas desarrollaron entonces una brillante civilización que se extendió por todo el país y que ejerció su influencia incluso en vastos territorios situados más allá de los límites peruanos.

Nada se sabe con certeza de los orígenes del potente imperio incaico. Probablemente los primeros incas fueron montañeses que vivían en las altas tierras peruanas en algún lugar al sur de donde más tarde establecerían su capital, Cuzco.

La fundación de este imperio se atribuye a Manco-Capac que habría vivido entre los años 1000 y 1200. La leyenda cuenta que Manco andaba errante con su pueblo por la cadena andina. En un momento determinado su cetro desapareció en un lugar concreto, en las fértiles tierras aluviales; Manco-Capac interpretó que esto era una indicación para que él y su gente se instalasen en ese lugar, en el valle de Cuzco.

Aun ahora, después de tantos siglos, sigue siendo particularmente venerado por varias tribus indias. Cuzco fue la cuna del más poderoso imperio que haya conocido, en esa época, el continente americano.

El territorio sometido por los incas se extendía longitudinalmente desde el Ecuador, al norte, hasta Chile y la Argentina, al sur. La superficie de este Estado era de aproximadamente 611.450 km² lo que significa que era tan grande como Bélgica, Francia, Suiza e Italia juntas. Es tanto más destacable y desconcertante el que los incas hayan podido constituir un Estado tan extenso si se tiene en cuenta que fue establecido en la región más montañosa del mundo.

Este gran Estado indio fue regido por soberanos que se designaban con el apelativo de Inca. Sin embargo, muy pronto este calificativo fue dado también a los principales dirigentes, a los sacerdotes y, finalmente, al mismo pueblo.

La política de conquista de los incas, que les llevaría a crear un Estado tan poderoso, fue una mezcla de diplomacia y de fuerza. Se admite que su táctica era la de intentar en un principio persuadir y no recurrir a la violencia más que en casos desesperados. Además, los incas parecían convencidos también de que era preferible adoptar una política de convivencia con los vencidos antes que exterminarlos despiadadamente.

Por una parte, hacían todos los esfuerzos para que los pueblos sometidos conservasen en la medida de lo posible sus propias costumbres. Por ejemplo, existían unas ordenanzas que obligaban a los habitantes de ciertas regiones a llevar su propio peinado y sus vestidos originales.

De otra parte, las migraciones obligatorias fueron organizadas en el imperio incaico cuando las autoridades estimaban que era de utilidad el cambio de residencia de determinadas poblaciones. Además, estas migraciones forzadas se adaptaban estrechamente a la concepción de gobernar que los incas profesaban.

Este sistema de gobierno podría ser calificado de socialismo aristocrático: el poder estaba en manos de una minoría de dirigentes, que ejercían un riguroso control sobre los asuntos de Estado y velaban sobre todo para que existiese la mayor igualdad posible entre los elementos de la población.

Los incas parece que no conocieron la esclavitud. El Estado inca era un Estado institucionalizado, edificado sobre una legislación muy desarrollada. La propiedad privada era probablemente desconocida para este pueblo. Cada familia recibía una cantidad determinada de tierra de labor, proporcional a las necesidades que tenía para asegurar su subsistencia.

El Estado organizaba también la enseñanza, así como una especie de asistencia pública: señalaba los grupos dentro de la comunidad que debían ayudar a los ancianos y enfermos que no estaban en condiciones de asegurar el rendimiento de las tierras que se les habían otorgado. Este fuerte estatismo   comportaba   inevitable mente la existencia de gran número de inspectores encargados de asegurar el cumplimiento de las leyes.

A veces, al imperio de los incas se le denomina también Imperio del Sol. En efecto, el sol era la suprema divinidad de los incas, y el disco solar, su símbolo. El emperador era la personificación de esta divinidad y, como tal, venerado por su pueblo.

El común de los mortales no era admitido en los templos, los cuales estaban reservados a los verdaderos incas, es decir, a las clases dirigentes. Esto hace pensar en el antiguo Egipto, con el cual hay todavía más puntos de comparación, como el hecho de que los incas difuntos eran momificados.

La principal actividad en el imperio incaico era la agricultura. Esto puede parecer extraño debido a que el lugar donde estaban establecidos es muy montañoso; sin embargo, los incas eran maestros en el arte de hacer terrazas, con lo que compensaban los inconvenientes que representa el relieve para los trabajos de la tierra; también poseían muchos conocimientos sobre irrigación y abonado de sus campos, en los que cultivaban preferentemente maíz y patatas.

A pesar del relieve accidentado, la red de caminos estaba relativamente desarrollada; sin duda, éstos eran más bien primitivos, pero como los incas desconocían la rueda no utilizaban vehículos.

Tampoco empleaban animales de montura; no tenían caballos; únicamente las llamas, las acémilas de los Andes, transportaban pequeñas cargas. Por consiguiente, los caminos estaban destinados a los peatones; eran, naturalmente, más estrechos que los europeos, y estaban concebidos para asegurar el paso, como máximo, a las sillas de mano.

En la montaña los puentes permitían salvar los desniveles. Evidentemente, los incas eran más bien unos organizadores que innovadores.

En el dominio cultural siguieron sobre todo la línea de sus antecesores. En su arquitectura, por ejemplo, se impone más su técnica que su sentido artístico; usaban, para la construcción, enormes y pesados bloques de piedra tan perfectamente unidos que no era posible meter el filo de un cuchillo entre ellos. Para los edificios de Machu-Picchu, situado a gran altura, fueron utilizados bloques de 4 x 1,5 x 0,8. Uno se pregunta cómo este pueblo, sin’ conocer la rueda, conseguía transportar tales cargas en un país tan montañoso.

Los incas desconocían la escritura; para retener las cosas importantes recurrían a un manojo de cordones en los que hacían nudos; éstos tenían significados determinados. Un conjunto de estos cordones recibía el nombre de

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Edmund Hillary y Tensing LLegaron a la Cumbre del Everest

Historia de la Expedición de Edmund Hillary y Tesing Para Escalar El Everest

Desde 1921, hombres valerosos intentaron la conquista del Everest, la cumbre más alta del mundo. En 1953, una expedición inglesa conducida por John Hunt recogió el guante de ese desafío. Hillary y Tensing formaban parte de la expedición, y. el 29 de mayo de 1953, después de una escalada agotadora, podían considerarse vencedores de la naturaleza. El Everest ya no era una cumbre inviolable.

El 29 de mayo de 1953, por primera vez en la historia, dos hombres llegaban a la cumbre del monte Everest. Eran sir Edmund Hillary y el sherpa Tensing. Nunca con anterioridad había despertado tal entusiasmo la conquista de una montaña, pero es preciso explicar que el Everest, situado en la frontera entre Nepal y Tíbet, es la montaña más alta del mundo. Los tibetanos la llaman «Chomolungma» o diosa-madre del mundo.

Desde el año 1921 las expediciones que intentaban vencer el Everest se multiplicaban; pero la montaña seguía sin ser conquistada. Hay que aclarar que ésta es difícilmente accesible y que no es posible intentar su asalto más que durante algunas semanas al año. En invierno el frío es allí insoportable, mientras que en verano el monzón trae consigo el riesgo de frecuentes avalanchas de nieve. Las tentativas, pues, deben emprenderse en la primavera o durante el otoño.

Ello hace que la hazaña realizada por Hillary y Tensing, que formaban parte de la expedición inglesa dirigida por sir John Hunt, sea aún más impresionante. Ninguno de los dos vencedores del Everest era, sin embargo, inglés. Sir Edmund Hillary es neocelandés, nacido en Auckland, y en aquella época tenía treinta y tres años.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com hillary

En anteriores expediciones al Himalaya había probado ser un valeroso alpinista y dotado de una resistencia a toda prueba. Su compañero, Tensing Norkey, era sherpa. Los sherpas son originarios del distrito de Jumbu, en Nepal. Su reputación de alpinistas no puede ponerse en duda, y se les encuentra regularmente en las expediciones al Himalaya como porteadores o guías. Son muy resistentes y soportan muy bien los esfuerzos a gran altura.

Tensing tenía treinta y nueve años cuando acompañó a Hillary; pero éste no era su «bautizo de nieve». Desde 1935 había participado en expediciones al Everest, y antes de 1953 había realizado cinco sin que su constitución se hubiera resentido lo más mínimo. No es extraño, pues, que fuera tomado en gran estima por los otros miembros de la expedición, sobre todo por los sherpas.

Por otra parte, el año anterior había conseguido llegar a pocos metros de la cima en compañía del suizo Raymond Lambert. Varias semanas más tarde llevaba aún retratadas en el rostro las señales de los esfuerzos sobrehumanos que hubo de realizar.

La conquista del Everest es, en efecto, una empresa extraordinariamente azarosa, no sólo debido al frío, sino también al terreno rocoso recubierto de nieve y de hielo. También hay que contar con la falta de oxígeno (menos de un tercio del que contiene el aire al nivel del mar).

Una persona que no esté preparada para vivir en tales condiciones cae víctima de un síncope diez minutos después. Los alpinistas como Hillary y Tensing están habituados a tan duras condiciones de vida y las soportan mucho mejor. Ello no impide que su organismo se resienta y están sujetos también al «mal de montaña».

El itinerario seguido en 1953 por la expedición Hunt venía del sur. Quince toneladas de material y de víveres habían sido transportadas desde Katmandú, capital de Nepal, hasta Thyangboche, unas docenas de kilómetros más allá: Participaron en la operación 450 porteadores.

La base o campo principal se había levantado en las proximidades de un monasterio budista. A partir de allí la ruta que habían de seguir transcurría a lo largo de glaciares. A medida que avanzaban fueron levantando nuevos campamentos.

El 24 de mayo de 1953 los más resistentes de la expedición establecieron el octavo campamento entre las cumbres del Everest y del Lhotse; este campamento se hallaba aproximadamente a una altura de 8.600 m. Desde este campamento, John Hunt, ayudado por el sherpa Da Namgyal, llevó víveres más arriba, a fin de ayudar a los hombres que iban a emprender contra la montaña el asalto final.

Cinco días más tarde, el 29 de mayo a las 11.30 de la mañana, Hillary y Tensing llegaban finalmente a la cumbre. Los dos hombres no se dieron cuenta inmediatamente de que habían triunfado; pero, después de asegurarse de que no había ningún punto más elevado que aquél, cayeron uno en brazos del otro.

Hillary se arriesgó incluso a quitarse la mascarilla de oxígeno para sacar algunas fotografías que atestiguaran la autenticidad de su hazaña y que constituirían el mejor de los recuerdos.

Sacó también una fotografía de Tensing, que tenía en las manos las banderas de las Naciones Unidas, de Gran Bretaña, de Nepal y de la India, y estaba presto a clavarlas en la cumbre conquistada. Tensing enterró unas ofrendas para los dioses budistas y Hillary plantó un crucifijo. Ambos estaban extremadamente fatigados, pero se sentían muy felices. Entonces hubieron de pensar en volver a descender al campamento número 8.

En el camino de regreso se encontraron con Lowe, un miembro del grupo que había ido a su encuentro llevándoles un potaje y nueva reserva de oxígeno. Una vez que hubieron llegado al campamento 8 pudieron recuperarse.

El descenso no fue fácil, pero les ayudó a regresar al valle el sentimiento moral que representaba el que la expedición hubiera sido un éxito. En el campamento número 4 el pequeño grupo se encontró con John Hunt, el jefe de la expedición, y le comunicó la conquista de aquel pico.

Los monjes del monasterio budista de Thyangloche no querían creer al principio en la realidad de aquella hazaña, pues ni Hillary ni Tensing pudieron hablarles de los dioses que, según ellos, debían de ocupar el techo del mundo.

Después de su regreso al mundo civilizado los miembros de la expedición fueron los héroes de las recepciones.

El rey de Nepal les invitó a su corte. Algunos de los miembros de la expedición Hunt no se durmieron sobre los laureles y participaron en la exploración de la Antártida. Otros regresaron de nuevo al Himalaya.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Monte McKinley o Denali en Alaska Ubicación e Historia

El Monte McKinley o Denali en Alaska

Alaska es una vasta región montañosa que posee, en el macizo del monte McKinley, el pico más elevado de toda la América del Norte. En el Parque Nacional del Monte McKinley (llamado actualmente Denali)  viven, entre otros animales, el oso gris, el poderoso oso pardo de Alaska y el alce. Anchorage, al sur de ese Parque Nacional, es la mayor ciudad de Alaska. La segunda es Fairbanks, cuyos alrededores proporcionan la mitad de la producción de oro de ese inmenso territorio.

El sector occidental de la América del Norte está salpicado de cordilleras orientadas de norte a sur y que convergen, en Alaska, en un poderoso macizo que se disgrega, en dirección oeste, en el océano, en el que se prolonga en las islas Aleutianas. Es un país de montañas jóvenes, caracterizado por volcanes y frecuentes terremotos. Algunas de las cumbres, especialmente las situadas al sur de Alaska, alcanzan una altura impresionante.

El monte Wrangel, por ejemplo, se eleva a 5.338 m, y el monte McKinley, con sus 6.141 m, es la cima más alta de toda la América del Norte. Situado en el centro del Parque Nacional del Monte McKinley que, después del de Yellowstone, es la mayor reserva de América, ese gigante constituye una atracción para numerosos turistas.

Monte McKinley

El punto más alto de América del Norte es el monte McKinley, que alcanza los 6.194 m de altitud. Los indígenas lo llaman Denali ‘el alto’. El Parque nacional Denali, en Alaska central, ocupa 19.088 km2 de superficie.

Antaño sólo podía llegarse a esta región en tren o en avión; pero en estos últimos arios han construido allí una excelente autopista que se une a la famosa Alaska Highway. Esto, evidentemente, ha contribuido a acelerar la marea de los turistas hacia ese país montañoso. Allí, en efecto, es posible observar las flores, las plantas y a menudo también los animales en su medio ambiente como rara vez es posible hacerlo en otras partes, ya sea en Estados Unidos, ya en cualquier otra parte de América.

En los parajes del monte McKinley vive el grizzly u oso gris. La estatura de este poderoso animal es parecida a la del oso pardo; pero es más grande y más pesado. Su pelaje es también más largo y denso. Debido a que los osos grises se hacen cada vez más raros —se cree que habrá únicamente de 500 a 1.000 entre Alaska y Estados Unidos—, los amigos de los animales y los naturalistas conceden mucha importancia a regiones como la del Parque Nacional del Monte McKinley, en donde todavía se les puede observar.

El Denali, anteriormente denominado monte McKinley, es la montaña más alta de Estados Unidos y América del Norte, con 6168 msnm.

El oso gris es uno de los animales más antiguos de la América del Norte. Debe de haber sido contemporáneo, hace un millón de años, de los mastodontes y de los grandes felinos de la era prehistórica. El joven oso gris es un animal más bien contemporizador e incluso, una vez adulto, no ataca al hombre más que cuando se siente acorralado. Pero herido es tan peligroso como resistente. Ha llegado a darse el caso de que sobreviva a heridas que parecían mortales. El oso gris es también buen nadador y atraviesa fácilmente anchos ríos.

oso gris en parque de alaska

Aunque el oso gris sea un animal poderoso, más grande, más pesado y más fuerte es su congénere, el oso pardo de Alaska; es el mayor de los carniceros terrestres. Erguido sobre sus patas traseras llega a medir los 2,70 m de altura.

Pero también este animal huye generalmente ante el hombre, al que únicamente ataca si se halla en un callejón sin salida. Su vista es bastante débil, pero su oído y su olfato son verdaderamente agudos.

En el Parque Nacional del Monte McKinley viven no solamente osos, sino también alces, los mayores representantes de la familia de los cérvidos, que se hallan allí como en su casa. Los alces habitan preferentemente las partes menos elevadas de la reserva, en donde se nutren de renuevos y hojas de sauces y de abedules.

A pesar de su estatura voluminosa y de su peso, que puede llegar a los 500 kg (sus astas pesan 20 kg), el alce se abre camino fácilmente por los pantanos y a través de los ríos. Se desplaza como si se dejara resbalar. Es, sin embargo, un animal poco astuto. Hace cien años le dieron caza despiadadamente, de modo que la especie estuvo a punto de extinguirse.

Actualmente está protegido por la ley. En Alaska su número aumenta de nuevo. Los principales enemigos con los que el alce ha de contar son el lobo, el oso y el glotón. Este último se cuenta entre los más voraces carniceros de Alaska; se desplaza rápidamente y con facilidad por el suelo, pero trepa con igual facilidad a los árboles, desde lo alto de cuyas ramas se deja caer sobre los lomos del alce, al que corta las arterias de una dentellada. Entonces espera pacientemente a que su víctima acabe de morir para devorarla.

Al sur del Parque Nacional del Monte McKinley y unida a él por un ferrocarril se halla Anchorage, una de estas ciudades que en Alaska crecen como las setas. Esta ciudad se formó al extremo de una bahía, la Cook Inlet, denominada así en memoria del capitán James Cook, que en 1778 trató de descubrir en este lugar el paso del Noroeste.

Anchorage es la ciudad más importante de Alaska, y en muchos aspectos recuerda las ciudades del oeste de Estados Unidos, con sus calles tiradas a cordel, en donde reina una gran afluencia y que están bordeadas de casas de madera entre las que se alzan algunos inmuebles de varios pisos. Anchorage cuenta con 50.000 habitantes. Al noroeste, no lejos de este centro urbano, se halla la mayor base militar de Alaska.

Ya dijimos que los terremotos asuelan a menudo esta región. En 1964, Anchorage y algunas otras localidades resultaron seriamente dañadas por las sacudidas sísmicas. La 44 Avenida, principalmente, centro de las atracciones de la ciudad, fue duramente castigada.

Los daños materiales se evaluaron en ¡285.000.000 de dólares !Pero el número de víctimas que hubo que deplorar fue afortunadamente escaso. Como el tiempo era excelente en la época del seísmo (que se produjo en el mes de marzo), los trabajos de reparación pudieron emprenderse prontamente. Sin embargo, duraron varios meses.

Al norte del Parque del Monte McKinley se halla Fairbanks, terminal del Alaska Highway que viene de Canadá. Allí viven también, al lado de una mayoría de blancos, esquimales e indios. Entre las numerosas casas de madera de los adelantados empiezan a construirse también desde hace aigunos anos grandes edificios modernos.

Fairbanks debe su existencia al oro que allí se descubrió en 1902. Los alrededores de la ciudad producen todavía en la actualidad la mitad, aproximadamente, de la producción total de oro de Alaska. El ejército está representado también en estos confines septentrionales.

En efecto, la Ladd Air Forcé está instalada en las inmediatas proximidades de la ciudad. Fairbanks posee además una universidad; fue creada en 1922 y cuenta con algunos cientos de estudiantes. Es también la universidad más septentrional del mundo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Nepal:Ubicación Población Agricultura Ganadería e Historia

REINO DE NEPAL: INFORMACIÓN GENERAL

Como su vecino septentrional, Tíbet, Nepal o Reino de Nepal es un país de montañas. El norte lo ocupa el Himalaya y el pico más alto del mundo, el Everest. La parte central está compuesta de fértiles valles. Luego viene una cadena de montañas más bajas y, finalmente, el Terai; una región pantanosa y malsana.

La población, de origen mongol, vive principalmente en los valles centrales. Actualmente en una monarquía constitucional de Asia meridional; limita al norte con la región autónoma del Tíbet, en China, y al este, sur y oeste con la India. Nepal tiene 147.181 km² de superficie, con 26.000.000 de habitantes. Su Capital es Katmandú con 800.000 habitantes.

Al igual que Tíbet, Nepal es un país de montañas situado en medio del macizo himalayo. Es un reino independiente en el que viven algo más de siete millones de habitantes. Nepal limita al sur con la India y al norte con Tíbet. Antaño, Nepal, que debe su nombre a la palabra Nijampal o «Tierra Santa», era un Estado vasallo de Inglaterra.

Nepal es un país que se extiende de oeste a este. Según el relieve podemos dividirlo en cuatro zonas: al norte la cordillera del Himalaya, con el Everest; luego una serie de valles longitudinales; luego un macizo menos alto; a continuación un macizo menos alto, los montes Sivalik y, finalmente, una región pantanosa, el «Terai», que tiene todas las características de una jungla y en la que el clima es muy malsano.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/nepal.jpg

Debido a los innumerables torrentes que descienden de las montañas se encuentran, un poco en todas partes, una sucesión de cascadas y de saltos de agua en la parte septentrional. Las comunicaciones son, como es natural, bastante difíciles; algunos pasos y desfiladeros permiten llegar a Tíbet y al interior del continente asiático. La mitad, aproximadamente, del territorio nepalés está ocupada por esos gigantescos macizos, y se comprende que la región esté poco habitada.

La gran mayoría de la población se concentra en los valles que siguen, como los de Bheri, Kali Gandak, Sun Kosi y otros, así como en los de los montes Sivalik. Podría decirse que el pueblo nepalés se halla comprimido entre las montañas himalayas del norte y la zona malsana del sur. Esta es la razón de que dicha gente viva aislada del resto del mundo.

El valle más poblado es aquel en el que se halla situada la capital, Katmandú.

El clima de estos valles es muy saludable y podría compararse al de Ñapóles. Por contra, ya en los montes Sivalik y más aún en la jungla de Terai, la atmósfera es opresiva y muy húmeda debido a lo abundante de las lluvias. La población es en su gran mayoría de origen mongol, aunque en el transcurso de los siglos se ha producido una infiltración de elementos indios.

Desde el siglo XVIII, los gurkas constituyen el grupo étnico más importante. Desde el punto de vista religioso la población se reparte en dos grupos: los hindúes y los budistas, aunque algunos nepaleses toman prestados elementos de ambas religiones.

La religión hindú dominante impregna la cultura nepalesa con algunas influencias budistas; en todo Nepal se pueden encontrar pagodas y edificios con adornos de madera tallada. El Museo Nacional de Nepal (1928), en Katmandu, posee una gran variedad de colecciones sobre la cultura y la historia del país. Las bibliotecas principales se encuentran también en la capital.

La historia de Nepal se remonta a la Antigüedad. Numerosas leyendas ilustran los tiempos más lejanos y Visnú, la divinidad india, tiene en ellas un papel importante. Nepal fue habitado muy pronto: en el siglo V antes de Jesucristo, y todos los centros importantes se hallaban en el valle de Katmandú.

Es por otra parte en esta región donde se han encontrado las ruinas y los vestigios arqueológicos más importantes. Según la leyenda, Buda nació el año 568 antes de Jesucristo en el Jardín de Lumbini, verosímilmente situado en la localidad de Rumindei. De ahí el nombre del país: Nijampal o Tierra Santa.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/danza_nepal.jpg

Danza Propia de Nepal

Se desarrollaron progresivamente cuatro Estados: Patán, Bhatgaon, Kantipur y Banepas, que fueron conquistados en 1768 por los gurkas. Después de muchas vicisitudes y combates Nepal cayó bajo la custodia inglesa en 1816 y un gobernador británico se estableció en Katmandú.

Las relaciones entre Nepal y Gran Bretaña fueron en general bastante buenas, y esto se demostró principalmente en ocasión de las dificultades que experimentó Inglaterra con uno u otro de los países vecinos, ya fuera Tíbet o la India.

El Gobierno nepalés se mostró siempre dispuesto a ayudar a los ingleses, ya fuera proponiendo su mediación ya proporcionándoles soldados. Durante la primera guerra mundial el maharajá de Nepal puso sus gurkas a disposición de los aliados, y aunque era independiente desde 1923 repitió el ofrecimiento durante la segunda guerra mundial.

Nepal no es un país fértil, pues no ofrece posibilidades a la agricultura más que en los valles, en los que la vegetación es de tipo mediterráneo e incluso subtropical: arroz, caña y agrios. Nepal es conocido por sus naranjas y por sus pinas tropicales. También produce trigo, yute y opio.

Aproximadamente el 17,4% de la tierra de Nepal está cultivada, sobre todo en la región del Tarai (Terai). Se cultiva arroz, maíz, trigo, patatas (papas), caña de azúcar, mijo, algodón, yute y tabaco, y se crían aves de corral, vacas, cabras, ovejas y búfalos.

El gran valle de Nepal es también rico en minerales metálicos: hierro, cobre, plomo y cinc. Además de la explotación de estos minerales hay refinerías de azúcar y de yute. Nepal es conocido también por sus cerámicas y su trabajo del vidrio.

Durante los últimos años se ha empezado a explotar igualmente la energía hidráulica, extremadamente abundante en el país. Nepal mantiene relaciones comerciales con Tíbet y la Unión India, y se han mejorado en lo posible las vías de comunicación para facilitar este intercambio.

Nepal fue el centro de la atención mundial debido a las expediciones organizadas para vencer el Everest y otros picos del Hima-laya. Desde la intromisión china en Tíbet, Nepal ha adquirido una importancia estratégica capital y se ha visto obligado a salir de su aislamiento.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Tibet Agricultura y Ganadería e Historia Política

LA VIDA EN EL TIBET
Revolución Tibetana

Tíbet, situado a una altura media de 5.000 m, es verdaderamente «el techo del mundo» y la región mas aislada del planeta. El clima es continental, y el país, muy poco hospitalario. Sólo los valles del sur pueden ser cultivados. Tíbet, que está actualmente en manos comunistas, era hasta hace poco una teocracia dirigida  por religiosos.

Era una antigua nación asiática independiente y actual región administrativa de China, situada en la región suroeste del país. Oficialmente se denomina Región Autónoma del Tíbet, y está limitada al norte por la región autónoma uigur del Xinjiang y la provincia de Qinghai, al este por las provincias de Sichuan y Yunnan, al sur por Myanmar, India, Bután y Nepal, y al oeste por la India.

La elevada meseta tibetana se pierde en el corazón del continente asiático. La llaman «el techo del mundo». Ciertos geógrafos la consideran una meseta cuya superficie es aproximadamente la mitad de la de la Rusia europea. Otros la consideran una región montañosa formada por docenas de cordilleras que corren de oeste a este.

Tíbet está circundado por un cinturón de altas montañas: al norte, los montes Kuen-Lun y Altyn-tag; al sur, la cordillera del Himalaya, y al suroeste, los montes Karakorum. El propio país tiene una altura media superior a los 5.000 m, o sea que está a mayor altura que el Mont-Blanc, la cumbre más alta de los Alpes.

El clima de Tíbet es continental: en invierno el frío es muy vivo, y los veranos, muy secos. La vegetación es tan pobre que podríamos decir que Tíbet es un desierto frío. A despecho de lo poco hospitalario de la naturaleza, Tíbet está más poblado de lo que uno podría pensar: la meseta tibetana alberga de seis millones a siete millones de habitantes.

imagen del tibet

La mayoría de ellos son tibetanos, aunque hay también mongoles en el norte. La verdad es que resulta difícil diferenciar a los dos grupos, pues ambos pertenecen al tipo mongol.

Es evidente que el medio geográfico ha ejercido gran influencia sobre la población, que durante siglos ha vivido separada del resto del mundo.  Por otra parte,  la mayoría de los tibetanos viven todavía en condiciones relativamente primitivas.

Las casas tienen generalmente un piso de altura, en donde vive la familia, mientras que la planta baja se destina a los animales domésticos, cerdos y perros, que viven de los desperdicios que les tiran desde el piso de arriba por una abertura en el techo.

La mayoría de los tibetanos viven en áreas rurales, como los pastores de la imagen, que cabalgan a lomos de yaks en la meseta Tibetana (o Septentrional). Los habitantes del Tíbet crían yaks para abastecerse de leche, carne y pieles.

Los tibetanos son muy religiosos y puede decirse que la religión ha representado un papel primordial en la historia del país. La religión tibetana es el lamaísmo, que tiene gran similitud con el budismo, pero al que se mezclan antiguas creencias. Los sacerdotes son los lamas, que se atienen a la regla del celibato.

Los miembros de las altas jerarquías eclesiásticas están considerados la personificación de los dioses. Creen que no mueren, sino que su espíritu divino se infiltra en la persona de otro ser humano. De modo que, a la muerte de un lama de alto rango, se designa a un muchacho joven en cuyo cuerpo está presente la divinidad. Este muchacho continuará las tareas del muerto.

Desde los tiempos más antiguos los chinos han pretendido posesionarse del territorio tibetano. Después que la China cayó bajo el control de los comunistas, los chinos han ido imponiendo progresivamente su voluntad a Tíbet, especialmente desde 1951.

La injerencia china trajo infinidad de cambios a Tíbet, que hasta entonces era una verdadera teocracia dirigida por altos dignatarios eclesiásticos que ejercían su autoridad sobre sus subditos laicos y sobre los 6.000 monasterios diseminados por el país.

A pesar de la intromisión china, el dalai-lama conservó inicialmente sus prerrogativas religiosas y temporales sobre Tíbet. El dalai-lama residía en el palacio de Pótala en Lasa, capital de Tíbet. Este palacio, que es inmenso, data del siglo XVII. Toda una comunidad de hombres, mujeres y niños ha trabajado en él. Lasa es uno de los mayores centros de esta parte de Asia. La ciudad tiene aproximadamente unos cincuenta mil habitantes.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com tibet

Palacio Pótala

Como sea que la injerencia china se hacía cada vez más fuerte, el dalai-lama y sus discípulos emigraron en masa. El dalai-lama se refugió en la Unión India, en espera de poder regresar a su país. Los chinos hubieron de contar, por parte de los tibetanos, con una resistencia que no era de despreciar.

La Revolución Tibetana: En 1956 fuentes indias y nepalíes informaron acerca de levantamientos tibetanos y actividad guerrillera contra el régimen chino. Mao Zedong declaró pocos meses más tarde que el Tíbet no estaba aún preparado para el establecimiento del régimen comunista. Durante los últimos meses de 1958 surgieron informaciones acerca de una extendida actividad guerrillera anticomunista en Tíbet occidental. Se consideraba que la rebelión había sido provocada por los intentos de instituir comunas populares, similares a las establecidas en otras partes de China. Aunque los chinos anunciaron que se había pospuesto el establecimiento de las comunas en el Tíbet, no se contuvo la rebelión, y en marzo de 1959 estalló un motín a gran escala en Lhasa. El Dalái-lama huyó a la India a finales de mes y posteriormente estableció una comunidad tibetana en el país.

A tal punto, que se vieron obligados a conceder a Tíbet, que ocupa una importante posición estratégica entre China y la India, una autonomía interna. La política exterior y los asuntos militares, sin embargo, están bajo el control directo del Gobierno chino.

La agricultura y la ganadería siguen siendo las principales actividades económicas de Tíbet. El yak, que se encuentra todavía en estado salvaje, es particularmente útil. Se trata de un bóvido cuyo pelaje es largo y sedoso. Este pelaje es generalmente negro aunque puede ser blanco, pardo o gris. El yak está perfectamente adaptado a las condiciones de vida de la meseta de Tíbet. Sirve de bestia de carga, aunque se le cría también por la carne, que es excelente, y por los productos lácteos que proporciona.

La agricultura es posible en determinadas regiones, principalmente en el sur. Allí, por otra parte, en donde la población es más densa. El clima es ligeramente más suave en los valles; las lluvias son raras y se producen únicamente cuando sopla desde el sur el monzón de verano, aunque éste pocas veces consigue franquear el Himalaya.

Se cultivan las tierras de aluvión a lo largo de pequeños ríos. Producen principalmente cebada y también guisantes y arvejas, así como algunas frutas. Resulta sorprendente que sea posible el cultivo, pues no hay que olvidar que incluso los valles meridionales están situados a alturas de 3.000 a 4.000 metros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

Montañas del Caucaso Características e Historia Política

Montañas del Cáucaso
Características e Historia Política

Al sur de Rusia, entre los mares Negro y Caspio, se extiende la cordillera del Cáucaso con los picos más altos de Europa. Allí se ubican las repúblicas soviéticas de Georgia, Armenia y el Adserbaiján. Allí encontramos también grandes ciudades como los centros petrolíferos de Bakú y de Grozny, en donde se construyó una de las mayores   refinerías  del   mundo.

El Cáucaso es una imponente cordillera, en la que destacan varios picos que superan los 4.500 m. El Elbrús, situado en Rusia, con una altitud de 5.642 m, es el punto más alto de Europa. La principal divisoria de aguas del Cáucaso delimita lo que tradicionalmente se ha considerado como frontera entre Europa y Asia.

Entre los mares Negro y Caspio, al sureste de Europa, se extiende, en una longitud de 1.300 km, la cordillera del Cáucaso. Allí se hallan los picos más altos de Europa, en especial en el macizo de Elbrús (5.630 m). Las montañas del Cáucaso resguardan a Georgia del frío aire del norte y recogen el aire cálido del mar Negro. El monte Kazbek, mostrado aquí, empequeñece la iglesia de Tsminda Sameda. El pico, de 5.047 m forma parte del Cáucaso.

Esta cordillera de montañas jóvenes, especie de barrera natural entre Europa y Asia, ha sido una barrera mucho menos eficaz de lo que uno podría pensar al verla. Ya en la Edad Media, los amos de la Rusia meridional, los tártaros, habían sometido a su influencia los pueblos del Cáucaso, principalmente a los que habitaban en la vertiente norte del macizo.

A partir de Pedro el Grande los rusos penetraron progresivamente más al sur y a principios del siglo XIX iniciaron la conquista de la Transcaucasia, o sea, de las regiones situadas al sur del Cáucaso, las más importantes de las cuales son la Georgia, la Armenia y el Adserbaiján.

Después de la guerra de Crimea (1852-1856) estas regiones quedaron definitivamente sometidas a Rusia.

Después de la revolución rusa de 1917 estos territorios transcaucásicos se convirtieron en las tres repúblicas soviéticas de Georgia, Armenia y Adserbaiján.

La población de esas regiones montañosas es de origen muy diverso y a veces resulta difícil distinguirlos de la gente establecida al norte del Cáucaso.

vista montañas del Caucaso

Vista montañas del Cáucaso

Esto prueba también que este macizo no ha sido el muro de separación que constituyen a veces semejantes montañas. Grupos étnicos netamente determinados se encuentran a la vez al norte y al sur del Cáucaso.

Sin embargo, los habitantes de esas comarcas hablan lenguas diferentes y en eso parece que sí ha ejercido la montaña su influencia. Los principales grupos étnicos de esta región son los rusos, los georgianos, los osetes, los circasianos y los tártaros.

El Cáucaso es un país curioso por muchos motivos. Su población presenta diferencias no sólo en lo que hace referencia a las características físicas, sino también en sus hábitos y en sus costumbres. El paisaje es muy accidentado: picos nevados circundan fértiles valles.

También en lo que se refiere al clima podemos distinguir dos zonas bien diferenciadas: el norte, frío, contrasta con el clima particularmente suave del sur, al que la montaña protege contra los vientos norteños.

La evolución histórica de la cultura de esta comarca es también interesante. La ciudad de Tiflis (hoy: Tbilisi) tiene un pasado muy accidentado. Fue saqueada por Tamerlán, sometida por los persas y amenazada por los turcos, para caer finalmente en manos de los rusos. Tiflis existía ya en el siglo IV y era en aquella época la capital de un reino georgiano.

Durante siglos, Tiflis fue una de las etapas recorridas por los comerciantes o los ejércitos que venían de Asia a Europa, o viceversa. Situada al sur del Cáucaso, tiene un carácter a la vez europeo y oriental, aunque este último se haya atenuado mucho durante los últimos lustros.

Ya no hay bazares orientales ni zocos en los que hormigueen los comerciantes, los artesanos y los traficantes de toda especie. La ciudad ha sufrido importantes transformaciones, especialmente durante el régimen de Stalin. Estos cambios han redundado en perjuicio del pintoresquismo, deshancado por poderosas industrias, empresas de construcción, fábricas de calzado o de máquinas agrícolas, etc.

Stalin era georgiano; nació en 1879 en la ciudad de Gori, núcleo urbano desagradable situado a orillas del Kura, apodado «río de las perlas». Aún se puede ver en ella la casa natal de Stalin. Éste, que se llamaba en realidad José Visarionóvich Jugachivili, era hijo de un zapatero.

Stalin en Rusia Caucasos

Alrededor de la sencilla casa que le vió nacer edificaron más tarde una protección de mármol que descansando sobre numerosos pilares forma como un techo por encima de la casa, que está abierta al público.

La madre de Stalin, que le daba el apelativo cariñoso de Sosso, le mandó, a los catorce años, al seminario de Tiflis.

Allí entró en contacto, mediante toda clase de publicaciones, con las doctrinas marxistas y consiguió que le expulsaran. Antes de esto, sin embargo, como tenía una bonita voz, fue obligado a cantar un solo en la catedral de Tiflis el día del cumpleaños del zar.

En la actualidad, el seminario de Tiflis ha quedado convertido en un hotel: el Palace. En el momento de su expulsión Stalin tenía dieciocho años, y aquello fue para él el punto de partida de una carrera revolucionaria que había de conducirle a la cumbre de la jerarquía soviética.

Stalin no es, sin embargo, el único personaje importante de la ex-Unión Soviética oriundo de Transcaucasia, y esto resulta tanto más extraño cuanto que esta región está situada en los confines del inmenso Estado soviético. Anasjas Ivanovich Mikoyan procede también de estos parajes. Nació en Armenia en 1895 y también él frecuentó el seminario de Tiflis.

Mikoyan es un especialista en materia económica y fue durante mucho tiempo uno de los más íntimos colaboradores de Stalin. Consiguió mantenerse a flote durante la crisis gubernamental que siguió a la muerte de Stalin, y durante el régimen de Kuschov siguió desempeñando importantes funciones en la ex-Unión Soviética. Cuando Jruschov fue despachado a su vez, Mikoyan seguía en primera fila, esta vez como presidente.

El solo hecho de que consiguiera mantenerse siempre en el lugar que ocupaba prueba lo sutil que es, cualidad que comparte con muchos armenios, que son, de hecho, los comerciantes más hábiles del mundo.

No debe sorprendernos, pues, que Tiflis haya experimentado cierta expansión durante el régimen de Stalin. Tiflis cuenta hoy día con 1.100.000 mil habitantes y es la sede de una floreciente universidad.

Otro gran centro de Caucasia es Erivan, capital de la Armenia rusa, que se alza al pie del legendario monte Ararat. Pero es más importante, desde el punto de vista económico, la región de Bakú, ciudad que cuenta con cerca de un millón de habitantes. Capital del Adserbaiján, Bakú es el centro de los más vastos campos petrolíferos de la Unión Soviética. Ésta es la razón de que llamen a Bakú «la ciudad del petróleo».

A pesar de su carácter montañoso y de lo heterogéneo de sus habitantes, la Caucasia es una región importante de la URSS. Pues Bakú no es el único centro petrolífero del Cáucaso. Más hacia el oeste encontramos Grozny,-en donde se alzan, además, tres grandes refinerías de petróleo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/mijkoyan.jpg

Anastas Ivánovich Mikoián (1895-1978), político soviético, nacido en Sanaín (en la actual Armenia). Estudió en el Seminario Eclesiástico de Armenia. En 1915 ingresó en el Partido Comunista. Durante la Revolución Rusa, fue el máximo dirigente de las fuerzas bolcheviques en la zona de Bakú. En 1923 resultó elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista Ruso (bolchevique). Mikoyán estuvo a cargo del comercio interior soviético durante las décadas de 1920 y 1930, encabezando una serie de comisariados del Pueblo (ministerios).

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Republica de San Marino Historia, Geografía y Turismo

República de San Marino

San Marino (nombre oficial, República de San Marino), república del sur de Europa, es un enclave en el norte de Italia, situado al sur de la ciudad de Rímini. Es la más pequeña y más antigua República del mundo situada al norte de Italia, cerca de Rimini, sobre una ramificación de los Apeninos.

La agricultura y la ganadería constituyen, junto con el turismo, sus principales fuentes de ingresos. Este diminuto Estado, conocido oficialmente como la República Serenísima de San Marino, tiene una superficie total de sólo 61 km², lo que la convierte en una de las repúblicas más pequeñas del mundo.

HISTORIA: Después que el Piamonte-Cerdeña de Víctor Manuel II y la Francia de Napoleón III hubieron derrotado a los austríacos, en 1859, en Solferino y en Magenta, Italia sufrió una serie de modificaciones que iban a desembocar en la unificación territorial del país. Estados poderosos como los pontificios y el reino de las Dos Sicilias iban a perder su independencia a causa de ello.

A despecho de todos aquellos cambios un territorio consiguió mantener la suya: San Marino. Y uno se pregunta cómo fue posible tal cosa. ¿Tendría algo que ver con ello la declaración de Abraham Lincoln de que San Marino podía servir de ejemplo al mundo? Es poco probable; hay que considerar más bien que el mantenimiento de la República de San Marino no tenía prácticamente importancia alguna para el resto de Italia.

Se trata, en efecto, de un territorio montañoso e inculto situado en una ramificación de los Apeninos, ¡uos habitantes de San Marino no eran, por otra parte, partidarios entusiastas del movimiento italiano de unificación. Aunque nunca hayan pasado de 23.000, habían sido independientes durante más de mil años.

En los momentos actuales, San Marino sigue siendo una República independiente. Su capital, que lleva el mismo nombre, está situada a 32 km de Rimini, uno de los centros turísticos más importantes de la costa adriática.

Como ya hemos dicho, el origen de esta República se remonta a tiempos muy antiguos. Sus habitantes llegan a afirmar que es la República más antigua del mundo. La leyenda afirma que el pequeño Estado fue fundado por San Marino, un tallista de piedra que procedía de Dalmacia y que vivió en los siglos III y V.

La leyenda sigue diciendo que se estableció en aquel roquedal, después de atravesar el Adriático, para escapar a las persecuciones de los cristianos ordenadas por el emperador Diocleciano, y que allí, más tarde, se habría formado San Marino.

Este relato revela, sin embargo, una gran dosis de imaginación y de fantasía y es más edificante que histórico, pues llega a afirmar que el santo hizo brotar un enorme bosque sobre el monte Titán en el que vivían animales salvajes tales como elefantes y osos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/san_marino.jpg

Ciudad de San Marino:San Marino, capital y mayor ciudad de la república del mismo nombre, se ubica sobre la ladera del monte Titano de los Apeninos, en la península Itálica. El magnífico paisaje atrae a más de 2,5 millones de turistas cada año, a uno de los países más pequeños del mundo, pues cuenta con tan sólo 61 km2 de superficie.

Por contra, es verdaderamente histórica la existencia, en este mismo monte Titán, en el siglo VI, de un monasterio. Pero no se trataba todavía de una ciudad, de la que no hay mención hasta el siglo X. Sea como fuere, San Marino consiguió desde su fundación salvaguardar su libertad. El difícil acceso ha contribuido a ello.

San Marino fue probablemente un adversario temible y demasiado bien atrincherado para las bandas de condottieri que asolaron a Italia a fines de la Edad Media y principios de los tiempos modernos.

Los poderosos de la época hubieron de inclinarse igualmente ante la voluntad de independencia de los habitantes de San Marino, aunque esta independencia no fue reconocida oficialmente hasta después de la anexión del Estado de Urbino a los Estados pontificios en 1631. Napoleón hizo lo mismo en 1797 y el Congreso de Viena de 1815 trajo consigo el reconocimiento internacional.

Cuando Italia se convirtió en una nación unida la gente de San Marino firmó un tratado de amistad con su poderosa vecina, pero sin abandonar su independencia. Esto explica por qué la República de San Marino conservó su neutralidad durante la segunda guerra mundial, aunque esto no impidió que los alemanes la ocuparan.

Al mismo tiempo que afirman que la suya es la más antigua del mundo, los habitantes de la República de San Marino están igualmente orgullosos de que sea el más pequeño de los Estados independientes. La República de San Marino tiene, efectivamente, una superficie de apenas 60 km2 y una población de unos quince mil habitantes, aunque otros tantos sanmarinenses viven fuera de sus fronteras.

La parte más importante del pequeño Estado la ocupa el monte Tifata, una montaña calcárea compuesta de tres picos de 700 m de altura. Esto explica por qué San Marino desaparece en invierno bajo una espesa capa de nieve. Antaño todo el tráfico quedaba interrumpido, lo que ya no sucede en la actualidad.

Sobre la más septentrional de las tres cimas, el monte Titán, se alza la ciudad de San Marino, rodeada por las verdes montañas de la Romana. San Marino cuenta con 29.500 (2008) habitantes. Tres viejos castillos cuyas formas severas se recortan contra el cielo azul dominan la ciudad.

Esta vista de San Marino es conocida en el mundo entero, pues la han popularizado los miles de tarjetas postales enviadas por los turistas. Pero la ciudad posee otras curiosidades como la iglesia de San Francisco, del siglo XIV.

La atmósfera de este pequeño Estado atrae a los turistas como a moscas; en 1964 alcanzaron la cifra de dos millones. El visitante se encuentra sumergido en una atmósfera que debía de ser la que reinaba en Italia cuando ésta era un conjunto de pequeños Estados. Los uniformes un poco charros y la precisión con la que los sanmarinenses hacen revivir ciertas tradiciones contribuyen al éxito. Una de esas tradiciones es el famoso tiro al pichón, que motiva campeonatos durante los cuales se sacrifica en masa a esos desgraciados volátiles.

San Marino parece un gran museo vivo; especialmente la vieja ciudad rodeada por un triple cerco de murallas. Esta República tiene un sistema de gobierno muy particular. El poder legislativo está en las manos de un Gran Consejo o Consiglia Grande e Generale, compuesto de 60 miembros, de los que un tercio son nobles, otro tercio burgueses y otro tercio campesinos. El poder ejecutivo reside en las manos de dos Capitani Reggenti, escogidos para un mandato de seis meses por el Gran Consejo.

San Marino mantiene relaciones diplomáticas con los otros Estados. La República emite sus propios sellos de correos, cuya venta es una de las fuentes de ingresos del Estado. Éste tiene su propia moneda, pero como Italia rodea al país por todas partes la lira circula también.

La agricultura y la ganadería siguen siendo importantes actividades económicas. Cereales y viñas son los cultivos principales; vino y ganado son productos de exportación. El turismo es, sin embargo, la principal fuente de ingresos; los alrededores de San Marino son muy pintorescos y la distancia, si se parte de Rimini, irrisoria.

La economía se ha basado históricamente en la agricultura, la industria forestal y las canteras de piedra, aunque desde 1945 estos sectores productivos han disminuido en importancia a medida que aumentaba la del turismo. La industria turística aporta un 60% de los ingresos nacionales. La industria ligera tiene también una importancia cada vez mayor: se producen textiles, confección, cemento, artículos de piel, productos de caucho (hule) sintético y cerámica.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Ecuador Geografía Clima Cultivos Montañas e Historia

Geografía de Ecuador
Clima, Cultivos, Montañas e Historia

El Ecuador llámase así por su especial situación geográfica: la línea ecuatorial atraviesa la capital, que es Quito, situada a unos tres mil metros de altitud. Por otra parte, la cordillera de los Andes la cruza en sentido longitudinal. Estas circunstancias geográficas, que establecen grandes diferencias entre la zona costera, la sierra y la región oriental, han constituido una remora para el desarrollo económico del país. Sin embargo, actualmente se está llevando a cabo un plan muy amplio de explotación racional de los recursos del suelo y una intensa industrialización.

En una especie de circo de montañas, a 2.819 m. de altitud, se halla una hermosa ciudad andina de tejados rojos. El viajero no la ve hasta que prácticamente se encuentra en ella, pues el Pichincha, la Colina del Panecillo y una larga serie de cerros la protegen celosamente, como si quisiera sorprender de pronto con toda su radiante belleza al que llega a ella.

La ciudad está atravesada por la línea invisible del ecuador, línea que puede verse dibujada en el suelo de una de sus calles, señalando la exacta trayectoria de su recorrido.

Esta ciudad se llama Quito y es la capital de la República del Ecuador, uno de los más pequeños Estados de Hispanoamérica, y desde luego el más pequeño de América del Sur. Su extensión, según la Dirección Técnica de Agricultura, es de 300.180 km², en los que se hallan incluidos los 7.430 de las islas Galápagos, de las cuales hablaremos en el capítulo siguiente. No obstante, parece que la verdadera cifra es algo menor.

El origen de Quito es muy antiguo. Los primeros pobladores de que se tiene noticia eran los indios caras, pero no fueron ellos sus fundadores, pues se instalaron en la ciudad por derecho de conquista. Más tarde, a raíz de la batalla de Atuntaqui, Huayna Capac (¿14507-1525) se apoderó de ella y la integró en el imperio inca.

Este gran rey, bajo cuyo mandato alcanzó el imperio el máximo esplendor, quedó prendado no sólo de la ciudad, sino de la hija del rey vencido, que era el jefe de la Confederación de Quito. Se casó con la joven e hizo de la ciudad el centro del imperio. Allí vivió y allí viviría también su hijo Atahualpa.

Con el matrimonio del rey y la princesa quedó constituido el Tahuantinsuyo, es decir, el imperio incaico, formado por Ecuador y Perú. Cuando murió Huayna Capac, el imperio se dividió entre los hijos del rey difunto. Atahualpa heredó el Chinchasuyo, es decir, el Ecuador, y Huáscar el Perú. Pero como quiera que cada uno de ellos deseaba el predominio, se enzarzaron en una lucha fratricida que parecía liquidada (Atahualpa había vencido y hecho prisionero a Huáscar) a la arribada de Pizarro.

Cuando llegaron los españoles, Rumiñahui, un gran general indio, al ver que la ciudad, a pesar de la heroica resistencia que tanto él como sus soldados oponían a los conquistadores, estaba perdida, la incendió. Pero la ciudad no podía desaparecer y el 6 de diciembre de 1535 Sebastián de Belalcázar fundó sobre sus ruinas San Francisco de Quito.

Creció la ciudad y cincuenta y un años después de su conquista se fundó la Universidad por disposición del papa Sixto VI y del rey de España Felipe II. Hoy la ciudad vieja, con sus estrechas calles hacia las montañas, conserva todavía el sabor de los pasados tiempos.

Sin embargo, a pesar de su condición de capital, Quito no es la ciudad más importante del Ecuador. Guayaquil, situada en el golfo de su nombre en el Pacífico, con sus 652.000 habitantes supera en 250.000 a la capital del Estado. La supremacía sobre Quito la debe a la circunstancia de ser el único puerto importante del país.

Ésta es, además, la causa de su constante y rápido crecimiento, pues se halla unido a Europa y toda América por las más poderosas líneas de navegación del mundo. Por si fuera poco, Guayaquil domina la región más rica del país, formada por la cuenca del Guayas, cuya red fluvial le ha convertido en el principal centro agrícola, ganadero y forestal de la República del Ecuador.

En realidad el Ecuador es un país de montaña totalmente protegido por los Andes. Apenas existe a orillas del Pacífico una estrecha llanura costera, que se extiende a lo largo de unos mil kilómetros, menos habitada por cierto que la sierra andina.

Los Andes invaden prácticamente casi todo el territorio. Divididos en dos cadenas paralelas —la Cordillera Oriental o Real y y la Occidental— cruzan el Ecuador en sentido longitudinal y parecen haber reunido en él una buena parte de sus picos más altos: Chimborazo (6.287 m), Cotopaxi (5.896), Cayambe (5.790), Aníisana (5.705), Sangay (5.323), Altar (5.320), Illinaza (5.305), Tungu-ranua (5.087), y numerosas otras cumbres que sobrepasan los cuatro mil metros, como el Cotocachi, Pichincha, Carihuairazo, Matanga, Quilindaña, Cerro Hermoso, etcétera.

Quizá por tal razón debiéramos haber incluido este país entre los de carácter específicamente montañoso, que estudiaremos en el próximo volumen. Sin embargo, las características especiales de su situación geográfica, el hecho de que su capital se halle situada justamente en el ecuador, nos permite hacer una excepción e incluirlo en este volumen dedicado al ecuador y los trópicos.

mapa geografia de ecuador

La cordillera de los Andes, al atravesar el país en sentido longitudinal, determina tres zonas naturales muy diferenciadas y, por tanto, de climas distintos. La franja constituida por la costa viene a ser una zona de transición entre las características climáticas de Colombia y el Perú en sus provincias limítrofes, es decir, entre un régimen de lluvias constantes y otro propio de las zonas desérticas.

Por otra parte, en esta región hay que tener en cuenta la influencia de la corriente fría de Humboldt. Puede decirse que la costa del Ecuador carece de primavera y otoño, y por tanto, se pasa sin transición del verano al invierno. El mes de junio divide el año en dos estaciones: verano hasta avanzado el mes de noviembre, e invierno los meses siguientes.

El clima de la zona andina de-rende, como es natural, de la altitud: tropical (de 500 a 1.500 m); subtropical (de 1.500 a 2.550 m); templado (hasta 3.500) y frío, que al superar los 4.600 m alcanza el límite de las nieves perpetuas.

La zona oriental es de clima ecuatorial, cálido y húmedo. Todas estas diferencias climáticas implican un régimen muy diverso de temperaturas y precipitaciones.

El Ecuador fue el centro de búsqueda del fabuloso El Dorado, obsesión de Belalcázar, Pizarro y Orellana. Pero El Dorado no se encontró jamás. Sin embargo, esta empresa no fue totalmente un fracaso. El día 12 de febrero de 1542 Francisco Orellana descubrió el Amazonas. Su hazaña de recorrer el río hasta su desembocadura fue realmente una aventura fabulosa.

Las grandes diferencias geográficas de las distintas regiones han hecho del Ecuador un país económicamente poco desarrollado.

La base fundamental de la economía ecuatoriana es la agricultura, en la que trabaja más de cincuenta por ciento de la población activa. Ecuador es país productor del mejor cacao del mundo (cacao de Arriba), que se cultiva sobre todo en la cuenca del Guayas. Produce además excelente café, plátanos, arroz, cebada, maíz, trigo, algodón, tabaco y patatas.

En la zona cálida costera se cultivan, además, plantas oleaginosas. Uno de los cultivos más característicos del Ecuador es el del piretro. Se trata de un insecticida natural que se cultiva en la sierra entre los 3.000 y los 4.000 m y uno de los más importantes artículos de exportación, puesto que la totalidad de la producción se envía a Estados Unidos.

Una de las industrias más originales e interesantes del país es la fabricación artesana de sombreros de jipijapa, cuya materia prima procede de la palma toquilla.

Ciudades Imperiales de Europa Origen e Historia

Antiguas Ciudades Imperiales de Europa

A fines de la Edad Media nació el Sacro Imperio Germánico, en cuyo seno las ciudades imperiales representaron un importante papel. No sólo fueron ciudades residenciales, sino también activos centros comerciales y artísticos. La mayor parte de las ciudades imperiales se encontraban en Renania, excepto Augsburgo y Nuremberg, situadas en  Baviera.

Entre los numerosos pequeños principados y pequeñas ciudades que a fines de la Edad Media constituían el Sacro Romano Imperio de la nación germánica, las ciudades imperiales gozaban de un estatuto particular.

En efecto, gracias al favor de uno u otro emperador, estas ciudades poseían libertades y privilegios excepcionales. Así sucedió, especialmente, en varias ciudades de Renania, como Maguncia, Worms, Espira, Aquisgrán, Francfort y Estrasburgo, o de Baviera, como Augsburgo o Nuremberg.

Torre de Ausburgo Ciudad Imperial

Torre Fortificada de Nuremberg

Maguncia la dorada, reina del Rin Medio, fue fundada a principios de nuestra era por el general romano Druso. Entonces se llamaba Maguntiacum y en su origen fue una fortaleza romana. Allí se estableció una factoría comercial rodeada de murallas, que fue destruida durante las grandes emigraciones.

San Bonifacio elevó la antigua diócesis de Maguncia a la categoría de archidiócesis, y en el siglo X, los arzobispos de Maguncia se convirtieron en verdaderos príncipes temporales y se apropiaron el título de archicanciller o canciller de Estado.

Catedral de Worms Ciudad Imperial en Europa

Catedral de Worms

En 978, Wiligis, arzobispo y primer archicanciller del Sacro Romano Imperio, inició la construcción de su majestuosa catedral. En 1244, la ciudad privó a su obispo de la autonomía comunal, y desde este momento figuró al frente de la federación de las ciudades del Rin.

Sin embargo, los arzobispos fortalecieron sus poderes: en el siglo XIV se convirtieron en príncipes-electores. Su territorio también se extendió fuera de la ciudad, tanto en la orilla izquierda del Rin como en la derecha. Pero cuando fue depuesto el obispo Diether de Isenburg empezaron los desórdenes.

En 1462, Maguncia perdió la autonomía, y desde el punto de vista económico fue aventajada por Francfurt.

Lógicamente, la miseria provocada por las guerras de religión no mejoró la situación en absoluto. Mucho después, en el siglo XVIII, bajo la influencia del despotismo de los arzobispos, la cultura francesa influyó notablemente en la ciudad.

Francfurt Romer

Francfurt:Romer

Espira (Speyer en alemán) también fue una de las ciudades predilectas de los emperadores sálicos. Era una antigua cívitas romana con un palts (palacio) real, en el que con frecuencia residieron los emperadores alemanes. La ciudad gozaba de gran independencia con respecto al obispo, y en el siglo XIV se convirtió en ciudad imperial. A partir del siglo XII se reunieron en ella diversas dietas del Sacro Imperio, y de 1527 a 1689 Espira fue sede de la Cámara Imperial.

En 1156, el emperador Federico I Barbarroja dictó unas patentes por las que concedía la autonomía a Worms. Desde alrededor de 800 hasta alrededor de 1600, se convocaron más de cien dietas o asambleas en esta ciudad. También se firmó allí el Concordato de Worms (1122), que puso fin a la Querella de las Investiduras.

Ausburgo: Fuggerhaus

Ausburgo: Fuggerhaus

La ciudad sufrió grandes daños durante la guerra de los Treinta Años, y en 1689, los franceses la redujeron a cenizas. Como Espira y Maguncia, Worms cuenta con una catedral imperial.

Aquisgrán (Aix-la-Chapelle en francés; Aachen en alemán) fue al principio un establecimiento romano: Aquisgranum. Seguidamente, esta ciudad fue residencia de los merovingios, pero no cobró importancia hasta que Carlomagno construyó en ella un palacio en el año 778. Aquisgrán fue su residencia preferida y la capital del imperio carolingio. Allí fue coronado su hijo Luis el Piadoso y después casi todos los emperadores (treinta y tres hasta Fernando I). En 1531, debido a la proximidad de la frontera francesa, Aquisgrán tuvo que ceder este honor a Francfort.

De castellum (fortaleza) romano, Francfort se convirtió en el año 822 en residencia imperial de Luis el Piadoso. Con la dinastía de los Hohenstaufen, la ciudad alcanzó gran desarrollo: en 1220 se le concedió la autonomía, y a partir de 1257, salvo algunas excepciones, los emperadores de Alemania fueron elegidos en ella. En 1356, la Bula de Oro regularizó esta costumbre. A partir de Fer^ nando I, también se celebró en esta ciudad la coronación.

Las «Messen» o ferias anuales, que gozaban de privilegios imperiales, constituyeron la base de la prosperidad de la ciudad, sobre todo durante los siglos XVI y XVII. A fines del xvni, Rothschild fundó en Francfort un poderoso establecimiento bancario que hizo de esta ciudad el centro de las altas finanzas europeas.

Fundada por los romanos con el nombre de Argentoratum, Estrasburgo fue totalmente devastada durante las invasiones. A partir del siglo VII, Estrasburgo se convirtió en el centro de un importante obispado que gozó del favor de los emperadores alemanes y que fue elevado a la categoría de ciudad imperial.

Durante siglos el pueblo y los obispos se disputaron el poder, y en 1262 se confirmaron los privilegios comunales. Después, en el siglo XVI, entraron en pugna dos obispos, y el emperador dividió la diócesis. A partir del siglo XVII, Estrasburgo fue varias veces escenario de la lucha entre Francia y el imperio alemán.

Todas estas ciudades imperiales se encontraban en Renania. Pero en Baviera también estaban Nu-remberg y Augsburgo. Las dos ciudades hallábanse situadas en la vía comercial que unía las ciudades imperiales del norte de Alemania y los puertos del norte de Italia: Genova y Venecia.

Ciudad muy antigua, Augsburgo logró un desarrollo regular, y a fines del siglo xm aparece ya citada entre las ciudades imperiales. Durante los siglos XV y XVI, Augsburgo fue centro de comerciantes y grandes negociantes, entre los cuales gozaron de fama mundial las familias de los Fugger y los Welser.

Augsburgo fue también ciudad artística: allí vivió Hans Holbein antes de trasladarse a Inglaterra. La ciudad también se convirtió en centro de atracción política, pues en ella se convocaron diversas dietas, sobre todo durante la época de la Reforma. A partir del siglo XVII la ciudad perdió importancia, y en 1806 fue anexionada a Baviera.

No se conoce con certeza el origen de Nuremberg, pero su nombre figura ya en una carta fechada en 1050. En 1219, el emperador Federico II le concedió el derecho de «Reichsunmittelbarkeit», es decir, que dependía exclusivamente del jefe del Estado.

Los Hohenzollern, que a partir de 1191 entraron en posesión del burgraviato, cuando se convirtieron en margraves de Brandeburgo, en 1427, vendieron su título a la ciudad. Del siglo XVIII al XIX, Nuremberg llevó a cabo una política inteligente, que hizo que la ciudad extendiera continuamente su territorio.

Gracias a la eficacia de su comercio, Nuremberg alcanzó alto grado de prosperidad que en el siglo xv y a principios del xvi estimuló las artes y las ciencias. Después decayó esta prosperidad; y la ciudad compartió las desventuras del imperio alemán durante las sucesivas guerras.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios4/fuente_tomo2.jpg – Ciudades Imperiales –

Paisajes Turísticos Mas Visitados del Mundo

10 PAISAJES MARAVILLOSOS Y MAS VISITADOS DEL MUNDO
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Por lo espectacular de la vista que ofrece, el glaciar Perito Moreno es considerado la octava maravilla del mundo. La imponente masa de hielo interminable rodeada de bosques y montañas es un espectáculo que pocos se quieren perder.El Perito Moreno es uno de los tantos glaciares que forman el Parque Nacional Los Glaciares.
Todos forman el Hielo Continental Patagónico (17.000 kilómetros de extensión), una de las reservas de agua potable más importante del mundo. Es que el 90 % del agua dulce del planeta se encuentra en las zonas glaciarias: después de la Antártida y Groenlandia, sigue nuestra región.

bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
El Gran Cañón del Colorado es un impresionante accidente geográfico, forjado por de la erosión causada por el paso del Río Colorado a través de millones de años. El cañón se asemeja a un laberinto de roca que transcurre por el norte del estado de Arizona  en los Estados Unidos con una extensión de 446 kilómetros de largo y algo más de 1,600 metros de profundidad. Gran parte del Gran Cañón ha sido declarado Parque Nacional, hecho que tuvo lugar en el año 1919.
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Desde el punto de vista geográfico el Yunnan cuenta con las zonas montañosas del noroeste (es una de las rutas hacia el Tíbet), con selvas tropicales al sur, zonas volcánicas y tres de los ríos más importantes de Asia pasan por aquí: el Yangse, el Mekong y el Perla.
Esta provincia china es de las que cuenta con mayor diversidad tanto étnica como geográfica.
En el Yunnan habitan 25 minorías étnicas como los Naxi o los Bai, de un total de 56 minorías reconocidas. La provincia contiene montañas cubiertas de nieve y verdaderos ambientes tropicales, apoyando de esta manera un espectro extraordinariamente completo de las especies y tipos de vegetación.
Durante el verano, la gran meseta de los actos del Tíbet como una barrera a los vientos del monzón, atrapando la humedad en la provincia. Esto da a la flora alpina, en particular, lo que una fuente ha llamado una “exuberancia encuentran en ninguna otra”.

bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
El accidente geográfico más famoso y representativo de Irlana son sin dudas sus imponentes acantilados.Estos acantilados son realmente asombrosos, son una de las señas de identidad más importantes de Irlanda.
  Los acantilados se elevan 120 m sobre el océano Atlántico en el punto llamado Hag’s Head y se extienden a lo largo de 8 kilómetros hasta alcanzar una altura de 214 m; mientras que la torre de O’Brien es una torre circular de piedra que se encuenta aproximadamente en la mitad de estos. Tienen 8 kilómetros de largo.
Los acantilados son lo más impresionante que se puede ver en Irlanda.Los acantilados de Moher son un paraíso para los avistadores de aves, especialmente durante la primavera.
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
El río Iguazú, que nace en la zona brasileña de la Serra do Mar y fluye hacia el oeste en un curso sinuoso de 500 kilómetros para desembocar en el Paraná, arroja su caudal de agua desde una altura de 70 metros a través de 275 saltos diseminados en forma de media luna. Prácticamente todos se encuentran en territorio argentino, porque el límite pasa por la descomunal Garganta del Diablo, un desfiladero con paredes de agua de 150 metros de ancho por 700 de largo.
Para acercarse a este salto, lo mejor es hacerlo en un bote neumático desde Puerto Canoas, sin ningún riesgo ya que, lamentablemente, la pasarela de Puerto Canoas a la Garganta del Diablo se perdió por causas naturales.  Dentro del Parque Nacional Iguazú, el río se ensancha 1.500 metros y tuerce hacia el sur, para luego retomar hacia el norte, formando una enorme U que contiene la gran falla que da lugar a un abrupto desnivel en el terreno. En esta curva abundan islas e islotes que fragmentan el río en numerosos brazos; cada uno de ellos dará lugar a un salto al llegar al barranco.
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
En 1873, mientras exploraba el árido territorio del norte de Australia, el  comisionado William Gosse descubrió una hilera de montículos rocosos al sur de Alice Springs. El más impresionante de todos fue un enorme monolito rojo, al que bautizó como Ayers Rock en honor del primer ministro australiano, sir Henry Ayers. Pero Gosse ignoraba que la roca de vivos colores ya llevaba el nombre que le había sido dado por los nativos: Uluru.
Es el segundo mayor monolito del mundo. Surge desde el corazón de la tierra seca del centro de Australia  como un enorme centinela de las más antiguas tradiciones.Su mayor esplendor se descubre en las salidas y puestas de sol, adquiriendo gran espectacularidad por los cambios de color e iluminación.
Este gran bloque de piedra representa el eje del Tiempo del Sueño aborigen, la era en que todo comenzó, el principio de la historia de la cultura local.  La mole de arenisca, que se eleva a 335 m sobre la superficie del desierto y tiene un perímetro de 9 km. representa el cruce de caminos de los senderos del Tiempo del Sueño aborigen. A 32 kms. de Uluru, se encuentra también el monte Olga (imagen de abajo a la izquierda); otra formación rocosa sagrada para los nativos.
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Capadocia se encuentra en la meseta del centro de Anatolia. La zona del paisaje lunar de Capadocia esta formada por la erupcion de los volcanes Mt. Erciyes (3917 m.) y  el Mt. Hasan (3284m.). Estas montañas formaron un enorme paisaje lunar  que es visitado permanentemente por el turismo mundial. Los grandes volcanes Erciyes y Hasan hace millones años cubrieron la zona con la lavas.
La toba, o bien la piedra caliza de 150 metros de espesor, desde hace millones de años se talla por medio del viento, la lluvia, el calor y el frío. Así que la naturaleza nos regala unas obras de roca con la forma cónica que los campesinos las llaman como chimeneas de hadas. El valle de Pasabagi es donde es encuentran las formaciónes rocosas mas interesantes, de forma cónico y con unas capuhas de roca.
Unas capillas rupestres excavadas dentro de estas rocas y aún se puede visitar. Como estas capillas tuvieron importancias espirituales, fueron llamadas “Las Chimeneas de Hadas”.
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Una vista de la montaña más importante de Nueva Zelanda,en la que la nevada cumbre contrasta con el verde de otra montaña, como si el verano y el invierno se hubieran dado cita en este hermoso país. ste parque es parte del Te Waipounamu South Westland (Patrimonio de la Humanidad), su extensión es de 700 Km cuadrados, el 40% de la misma está cubierta por glaciares, se encuentra el monte mas alto de Nueva Zelanda y de las 27 montañas que superan los 3.000 m de altitud de país en el parque hay 19.También es el lugar donde vive el Kea, el único loro alpino del mundo.
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Ubicada en el extremo sur de la Patagonia de Chile, la región de Magallanes Alberga al fantástico Parque Nacional Torres del Paine, el cual limita al norte con el parque Nacional Los Glaciares (Argentina) que junto a Punta Arenas, Puerto Natales y Ushuaia conforman el corredor turístico austral.
El parque presenta una gran variedad de entornos naturales: montañas (entre las que destacan el complejo del Cerro Paine, cuya cumbre principal alcanza los 3.050 mnm.

bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
En las montañas rocosas de Canadá se encuentra el Parque Nacional Banff, una de las joyas del país, no solo por su valiosa naturaleza sino también por ser un importante centro turístico que atrae a numerosos viajeros.Las cifras del Parque Nacional de Banff son dignas del guinness: se trata del parque más antiguo del país, atesora más de 1.600 kilómetros de senderos marcados que, con distintos niveles de dificultad, permiten a los excursionistas caminar entre su naturaleza en estado puro; posee igualmente el mayor sistema de cuevas de Canadá horadando su esquina noroeste… y recibe cada año a más de cuatro millones de visitantes que acuden, sobre todo en julio y agosto, a presentarle puntuales sus respetos.
**** Ver Una Versión Flash Para PC ****
paisaje del mundo

El Canal de Suez Historia Datos Tecnicos Curiosidades Construccion

HISTORIA Y CURIOSIDADES DE LA CONSTRUCCIÓN DEL CANAL DE SUEZ

Por más que un barco pueda navegar durante largo tiempo, no tiene sentido prolongar un viaje más de lo estrictamente necesario, porque cuanto más demore en transportar pasajeros o carga, menos se ganará.

En unas partes del mundo la naturaleza ha colocado angostas fajas de tierra, que unen dos grandes masas, también de tierra; pero que constituyen barreras entre dos mares u océanos. Hasta épocas bastante recientes, algunas de aquéllas obligaban a las embarcaciones a hacer largos rodeos.

El viejo sueño que consistía en unir el mar Mediterráneo con el Rojo por medio de un canal, se convirtió en realidad en el siglo XIX, cuando Fernando Lesseps materializó este plan, uno de los más audaces de los tiempos modernos. De este modo, Oriente se acercó a Occidente, lo que explica la importancia del canal de Suez en la vida económica del siglo XX. Naser nacionalizó el canal en el año 1956

EL CANAL EN LA HISTORIA: El más dificultoso, por miles de años, fue el istmo de Suez, que une África con Asia y al mismo tiempo separa el Mediterráneo del mar Rojo.

Los egipcios de la antigüedad ya habían pensado en ello. Ya en el siglo XIV a. J. C, dos faraones egipcios, Seti I y Ramsés II (1301-1234 a. de J. C), emprendieron la construcción de un canal que uniera el Mediterráneo con el mar Rojo; pero sus excavaciones pronto se llenaron de arena y el proyecto fracasó.

Según Heródoto, Necho II (609-593 a. de J.C.) ordenó paralizar las obras después de haber perecido en la tarea 120.000 hombres y de que un oráculo le hubiese aconsejado actuar de este modo. Generalmente, se admite que Darío el Grande (521-486 a. de J. C.) hizo que se reanudaran los trabajos y llevó la empresa a buen término. No obstante, cuando los persas abandonaron Egipto, el canal se enarenó rápidamente. Trajano (98-117) lo mandó dejar en condiciones. Sin embargo, afics más tarde se llenó de arena y se hizo intransitable.

No fue restaurado hasta el año 640 y su actividad duró entonces casi dos siglos. Fue cerrado po: un gobernador musulmán que temió que sus enemigos los utilizaran para abastecerse.

Parece ser que en el año 1000 fue abierto de nuevo y restaurado. pero, en todo caso, su actividad duró muy poco tiempo y lo cerraron definitivamente las inundaciones del Nilo, hasta tal punto que se encontraron muy pocos vestigios.

Otros intentos no tuvieron más éxito hasta que un gran ingeniero francés, Fernando de Lesseps, emprendió la tarea. El 17 de noviembre de 1869, después de 10 años de trabajo, se completó el canal de Suez y una procesión de 55 barcos partió del Mediterráneo en el primer viaje directo al mar Rojo.

Desde tiempos muy lejanos, hubo sueños, y tal vez alguna acción en tiempo de los faraones, de unir el Mar Rojo con el Mediterráneo.El canal de Suez, que une Port Said, en el Mediterráneo, con Suez, en el mar Rojo, acorta en 10.000 km las comunicaciones marítimas entre Europa y Extremo Oriente. El canal se excavó en el siglo XIX, pero la idea de esta comunicación marítima entre la cuenca mediterránea y el mar Rojo no era nueva.

Esta maravillosa hazaña de ingeniería ha acortado los viajes del mar del Norte a Bombay en un 44 % y de Europa a Japón en un 25 %.

Después del descubrimiento del Nuevo Mundo, se descubrió una barrera aún peor para la navegación: el istmo de Panamá, situado entre Norte y Sudamérica. Cuando los navios que navegaban de Europa al Perú se acercaban a las Indias Occidentales, estaban a 4.500 kilómetros de su destino, a vuelo de pájaro; pero esta angosta faja de tierra los obligaba a hacer un viaje de muchos miles de kilómetros alrededor del famoso y peligroso cabo de Hornos.

En 1850 se habilitó el servicio ferroviario entre Alejandría y el Mar Rojo, con lo que al costo de un doble trasbordo, se ahorraba la vuelta por el Cabo de Buena Esperanza.

En 1854, con fuerte oposición de los ingleses, Fernando de Lesseps obtiene, gracias al apoyo de la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III (familias emparentadas), concesión por 99 años para construir y operar el canal, que inicia en 1859 con fondos aportados por franceses y egipcios proyecto del ingeniero austriaco Aloís Negrelli, y se terminará en 1869 con gran boato (22 m de ancho en el fondo, y 58 m. en la superficie, con 8 m. de calado). Trabajaron 1,5 millón de egipcios, de los que 125.000 murieron durante la obra.

Fernando Lesseps trabó relaciones que fueron de gran utilidad para su proyecto, especialmente en el plano financiero. Fundó la Sociedad del Canal de Suez, a la que aportó Francia más de la mitad del capital inicial, y el jedive egipcio Mohammed Said, el resto. El sucesor de este último cedió sus acciones a Inglaterra.

Los trabajos propiamente dichos empezaron el 25 de abril de 1859. Al principio se recurrió a los fellahs  egipcios,  pero  a medida que los trabajos iban avanzando, la mecanización se hizo más intensa. El rendimiento de 4.000 obreros reveló ser, entonces, superior al de los 20.000 contratados inicialmente.

Diez años después, o sea, en 1869, los trabajos se acercaron a su fin. Desde Port Said hasta Port Tewfik, en la bahía de Suez, el canal tenía una longitud de 162 km.

La inauguración oficial de esta vía de agua única en su género en aquella época, fue acompañada de numerosos festejos en los que participaron personalidades de todos los países y de todas las partes del mundo. Unos setenta barcos salieron de Port Said, escoltados por el yate imperial a bordo del cual se encontraba la emperatriz Eugenia. Después de cuatro días de un viaje realizado en las mejores condiciones, la flota llegó al mar Rojo.

Sin embargo, el canal no tardó en resultar demasiado estrecho y algunos barcos encallaron. Se hicieron necesarios los trabajos de ensanchamiento y se le dio al canal una anchura de 46 metros en las líneas rectas y 55 en las curvas. En cuanto a la profundidad se aumentó hasta 10,50 m. Una canalización de agua dulce alimentada por el Nilo asegura el abastecimiento de las ciudades situadas a orillas del canal.

Ferninando de LessepsFerninando de Lesseps (1805-1894) Conde francés nacido en Versalles, de familia diplomática relacionada con el mundo internacional , fue el padre del canal y el gran frustrado de Panamá. En 1854 obtuvo del gobierno egipcio , una concesión para construii y esplotar un canal en el mar Rojo y el Mediterráneo, y en 1859 inició las obras , que se terminaron tras 10 años de trabajos.

Muy distinto fue Panamá , cuyo estudió inició Carlos V (1500-1558), abandonando en 1529 por considerarlo fuera de su alcance. Después de terminar este canal, de Lesseps anunció su idea de construir un canal en el istmo de Panamá , cosa que nunca pudo lograr.

Es la primer vez que “se modifica la faz y de la tierra”, además de vencer muchos temores e intereses. A la apertura asiste la emperatriz Eugenia, y Giusepe Verdi compone para la ocasión, la opera Aída que se estrenará en El Cairo en 1871. Tiene hoy entre extremos, 162 km de largo, 100 metros de ancho y 14 m de profundidad, y se tarda 12 a 16 horas en transitarlo. Abrevia en 8000 km el viaje entre Europa y Asia, y lo cruzan 15.000 barcos por año, cuya carga es más de la mitad, petróleo.

En 1875 Inglaterra compró la parte a los egipcios, haciendo pié en la zona del canal, en 1882 aportaron tropas para custodiarlo, y en pocos años, lo ocuparon.

En 1956, Nasser lo nacionalizó, con lo que el imperialismo inglés quedó muy debilitado.

En 1967, la guerra de los seis días lo inutilizó, y en 1975 se reabrió. Hoy cala 45 pies.

La bella ciudad egipcia de Port Said sobre el Mediterráneo, con medio millón de habitantes, es el puerto de entrada y lugar de abastecimiento y acceso de prácticos obligatorios, en la punta norte, al oeste de la boca del canal; allí hay dos largos rompeolas, y boyas de amarre como para que los buques en espera tomen dos por proa y dos por popa como para resistir cualquier temporal. Al este de esta boca, está Port Fouad, una ciudad menor.

Gamal Abdel Nasser (1918-1970). Estadista egipcio que, partiendo de unos orígenes humildes, llegó a ser presidente del país (1956-1970) y el líder político más influyente en el mundo árabe de su época.

  • El Canal de Suez fue construido en 1869 por el francés Ferdinand de Lesseps.
  • Se calcula que por lo menos 120.000 trabajadores murieron durante su construcción.
  • El canal se extiende 132 Km. entre el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo.
  • Tiene un ancho de 100 metros en su punto más estrecho.
  • En 1955, poco antes del conflicto, cerca de dos tercios del petróleo europeo se transportaba por el canal.
  • Actualmente, alrededor del 7,5% del comercio marítimo pasa por el canal.
  • En 2005, más de 18.000 buques navegaron por él.

nasser presidente egipto

El 26 de julio de 1956, el presidente Nasser proclamó la nacionalización del canal de Suez. Con esta medida ponía fin a la influencia de la Sociedad del Canal de Suez de la que un 70 % de las acciones pertenecían a Francia y Gran Bretaña.Naser tomó esta decisión después de que los norteamericanos, los ingleses, el Banco Mundial e incluso los rusos se negaron a asociarse a la financiación de la nueva presa de Asuán, o hubieron considerado su construcción poco urgente. Actuando de este modo, Nasser creyó poder financiar él mismo la construcción de la presa. A pesar de que los norteamericanos no tomaron el asunto por lo trágico, en octubre de 1956, el conflicto armado entre el estado de Israel, Francia, Inglaterra y Egipto amenazó por un momento la paz mundial.

Fuente Consultada: La evolución  de las Ideas de Roberto Cook

  Volver Arriba 

Tanagra Estatuilla de Terracota de Grecia Antigua

Tanagra es una pequeña ciudad griega situada en Beocia, a unos 65 kilómetros al norte de Atenas. Una de las principales referencias para conocerla se encuentra en la Descripción de Grecia de Pausanias quien, además de hablar de sus seis templos, dice: “A mí me parece que los de Tanagra son los que tienen mejores prácticas entre los griegos en el culto a los dioses, pues sus casas están a un lado y al otro los santuarios, por encima de ellas, en un lugar puro y lejos de los hombres.”

Asimismo, este autor nos habla del gimnasio, del teatro, etc. Siguiendo a Pausanias, sabemos que la mayoría de templos estaban en la parte más alta de la urbe, en la acrópolis.

En esta ciudad apareció un gran número estatuillas femeninas de terracota que, a causa de la gran cantidad encontrada, han pasado a recibir el nombre genérico de “tanagras”. Estas figuras aparecen en tumbas, santuarios, casas y lugares de fabricación.

Las que están mejor conservadas provienen de las tumbas, pero su función concreta en ellas está poco clara. Por otro lado, las terracotas también eran utilizadas como ofrendas votivas en santuarios y cuando había demasiadas se sacaban del mismo, se rompían para prevenir su reutilización y se enterraban en los alrededores.

Se han encontrado también en contextos domésticos, lo que podría indicar que ocupaban un lugar en los altares de las casas. Y, por último, han aparecido figuritas en los lugares de fabricación pero éstas no ofrecen información alguna sobre su utilización.

Algunas terracotas tienen propósitos claros: frascos de perfume, quemadores de incienso, muñecas, juguetes o relieves decorativos. Sin embargo, se desconoce la utilización concreta dada a las figuritas, aunque algunos autores han llegado a la conclusión de que en un primer momento estas piezas tenían un sentido religioso pero, a partir del siglo VII a. de J.C. en adelante, el propósito podría haber sido – en contextos funerarios – ofrecer un servicio simbólico al muerto. A pesar de todo, lo que sí está claro es que estas figuras hechas en terracota ofrecen una importante información acerca de la mujer: su indumentaria, su peinado, etc.

El fabricante de terracotas era conocido como koroplastes y no era muy valorado. La terracota es arcilla al agua, es decir, un material de solución acuosa. Si se le añade agua, se ablanda; dejándola Afrodita y Eros, terracota de Tanagra. secar, se endurece. Para trabajar la arcilla hay que mantenerla lo bastante húmeda para que sea maleable. Una vez trabajada la pieza, hay que dejarla secar por completo antes de introducirla en el horno. Además, para estar seguros de que las terracotas no se rompen durante el secado o la cocción, es necesario vaciar el interior. Por otro lado, la arcilla se presenta en diversos colores, desde gris hasta amarillo, pasando por una variedad de tonalidades rojas, dependiendo del lugar del que proviene.

Las terracotas que vienen de Tanagra están fabricadas con una arcilla de tono marrón claro pudiendo alcanzar, con ciertas condiciones de cocción, un ligero tono naranja claro, bien homogéneo, probablemente cocido a una temperatura poco elevada. La mayoría de estas figuras se sitúa sobre una fina base rectangular y están recubiertas por un barniz de buena calidad. Algunas incluso han mantenido restos de colores: azul, rosa, rojo, negro, dorado.

Desde el descubrimiento de las tumbas de Tanagra se ha discutido mucho sobre la diversidad y los diferentes tipos de estatuillas, y se ha relacionado a estas obras con las grandes esculturas. Desde finales del siglo VI a. de J.C., esta relación se manifiesta en la producción de figuras de korai; y, más tarde, en el siglo V a. de J.C., se ven influidas por los escultores de la época. Hacia principios del siglo IV a. de J.C., la influencia proviene de las esculturas del santuario de Atenea Nike en Atenas.

En la segunda mitad del siglo IV a. de J.C. aparece lo que se conoce como “estilo de Tanagra” cuya particularidad es la extraordinaria diversidad de posturas, del juego de líneas del cuerpo y de las telas. A partir de un prototipo, en este momento se inventan nuevos modelos.

Como ya se ha mencionado, por medio del estudio de estas terracotas puede observarse una evolución, a lo largo del tiempo, en la manera de vestirse de las mujeres griegas. En un principio, las korai se representan vistiendo el típico peplo griego pero, poco a poco, éste será sustituido por el guitón y el himatíón o manto. En cuanto a los pies, suelen representarse desnudos, pero algunas veces, se adivinan unas sandalias.

El estudio de estas figuras nos permite también observar una evolución en el peinado de las mujeres y en la forma de cubrirse la cabeza. La mujer griega tiene el cabello largo, pero siempre lo lleva recogido. En un primer momento, las figuras llevan un sombrero cilíndrico llamado polos que es típico de las divinidades femeninas. Con el paso del tiempo, se irán desarrollando diferentes tipos de peinado, a veces con una cinta de tela recogiendo el pelo, otras con una raya en medio, etc. Un tipo de arreglo característico de finales del siglo IV a. de J.C. y muy típico de Tanagra es el peinado “tipo melón”.

Por otro lado, el sombrero utilizado por las mujeres griegas para protegerse del sol era un gorro de paja, llamado tholia, con forma de girasol y ala ancha. Hay que destacar, además, que cuando la pintura de la cabeza se ha mantenido hasta nuestros días observamos que para el cabello se suelen utilizar los colores rojo o amarillo, por lo que algunos autores han deducido la utilización de tintes.

Uno de los complementos más característicos de las terracotas femeninas griegas son los abanicos. Éstos suelen tener forma de hoja acabada en punta. Aparecen también mujeres con distintos instrumentos entre los que domina el tambor o la lira. Algunas son, además, bailarinas y sus trajes tienen un cierto movimiento en un intento de simular la danza. Otras lucen pendientes que es, prácticamente, la única joya que aparece en estas figuritas.

Se representan tanto de pie como sentadas pero, además, hay algunos ejemplos de pasatiempos femeninos como la conocida jugadora de tabas, las dos chicas jugando al “ephedrismos” o las famosas mujeres charlando que se encuentran en el British Museum.

A veces, en estas imágenes podemos reconocer los atributos de alguna diosa, siendo las más representadas Afrodita, Deméter y Perséfone.

Finalmente, hay que señalar que la mayor parte de las figuritas femeninas son mujeres jóvenes, seguramente doncellas o recién casadas pero también aparecen, en ocasiones, algunas niñas y ancianas. De nuevo se observa la preferencia constante de los griegos por representar la belleza y la juventud.

Fuente Consultada: Historia Universal Tomo 5 Grecia II – La Nación.

Ubicación Geografica de las Maravillas del Mundo Antiguo

UBICACIÓN DE LAS MARAVILLAS DEL MUNDO ANTIGUO

Qué es una maravilla del mundo? No hay explicación suficiente para definir con exactitud este concepto. Todas las definiciones se basan en la famosa lista de las siete maravillas del mundo de la antigüedad y afirman: hace más de dos mil años, esos monumentos, a causa de su grandeza y suntuosidad fueron considerados las obras más asombrosas, sensacionales, hermosas, admirables y grandiosas creadas por el hombre.

Los griegos, autores de esta primera lista con las pirámides de Gizeh, los jardines colgantes de Babilonia, el templo de Artemisa en Efeso, el mausoleo de Halicarnaso, el coloso de Rodas, el faro de Alejandría y la estatua de Zeus en Olimpia, no eran tan ambiciosos como para hablar de “maravillas del mundo”.

Ellos los consideraban los máximos logros de su época, simplemente “Ta hepta theamata“, que no significa más que “las siete cosas dignas de verse”.

Sólo la mentalidad de la edad media las convirtió en “maravillas del mundo”. Siguiendo el ejemplo griego, se ha intentado muchas veces situar logros actuales en sustitución de las ruinosas maravillas de la antigüedad. Así surgió en el año 448 una lista de las maravillas de la ciudad de Roma.

Contenía las cloacas, los acueductos, el Coliseo, el Odeón, el foro de Trajano, las termas y la colina del Janículo.

Por las mismas fechas apareció una lista de las siete iglesias más importantes de Roma, cuya visita era obligada para cuantos peregrinaban a Roma. En la época de los viajeros, descubridores y conquistadores comenzó a ampliarse la panorámica de Europa. Infatigables descubridores hablaban de palacios dorados, murallas ciclópeas y templos gigantescos en países lejanos. Así se reunió en el siglo XVII la primera lista (nueva) de las “maravillas del mundo”.

Abarcaba la Torre de Porcelana en Nanking, la Muralla China, la Iglesia de Santa Sofía en Estambul, la torre inclinada de Pisa, las catacumbas de Alejandría, el Coliseo de Roma y los monolitos de Stonehenge. Desde aquí puedes conocer las últimas siete maravillas del mundo moderno.

LAS 7 MARAVILLAS DEL MUNDO ANTIGUO: Se denominan así a siete obras arquitectónicas o escultóricas de la Antigüedad, consideradas las más admirables por su belleza y perfección. Ellas son:

El templo de Diana en Efeso. Construido en honor de la diosa Diana o Artemisa; fue incendiado por Eróstrato la misma noche en que nació Alejandro Magno.

El mausoleo de Halicarnaso. Fue construido en el siglo IV a. C. por orden de la reina Artemisa, en memoria de su esposo Mausoleo.

El coloso de Rodas. Estatua del dios solar Helios, hecha por el escultor Ceres de Lindo. Fue terminada en el año 280 a. C., era de bronce y tenía aproximadamente veintiocho metros de altura. Sesenta años después de su construcción fue destruido por un terremoto.

La estatua de Júpiter Olímpico. Colosal estatua de Júpiter realizada por el escultor Fidias, el artista más notable del siglo de Pericles (m. en el año 431 a. C.).

Los jardines suspendidos de Semírarnis. Construidos durante el reinado de la enérgica reina Semírarnis (siglo IX a. C.).

La pirámide de Keops. Construida hacia el año 2700 a. C. en el valle de Gizeh (distrito de Menfis), para contener los restos mortales del faraón Keops perteneciente a la cuarta dinastía. Tiene ciento treinta y nueve metros de altura y doscientos treinta y tres metros de cada lado.

El faro de Alejandría. Construido en el islote de Faros, tenía ciento treinta y cinco metros de altura e iluminaba toda la costa. Fue ordenado por Ptolomeo II, llamado Filadelfo, que reinó entre los años 285 y 247.

Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo Grandes Obras de Ingenieria

LAS SIETE MARAVILLAS DEL MUNDO ANTIGUO eran un conjunto de monumentos diferentes entre sí y de época diversa que tenían en común el hecho de ser una «maravilla», esto es, eran capaces de inspirar respeto y admiración ante cuantos los contemplasen.

Tal distinción respondía a un criterio basado en lo imponente de las dimensiones (la mayor edificación en piedra), la magnificencia (las esculturas más ricamente decoradas), el reto técnico (la construcción más alta en bronce), o bien una suma de todo ello.

La idea de reunir en una lista definitiva las mayores maravillas surgidas jamás de las manos del hombre se remonta, en el mundo occidental, hasta como mínimo los antiguos griegos. Ya el propio Heródoto, historiador del siglo v a. C., menciona «las tres mayores obras existentes en tierras griegas», a saber: el acueducto túnel, el muelle del puerto y el gran templo de Hera, todas ellas en la isla de Samos. De hecho, el motivo tradicional de las siete maravillas no es más que una extensión de esta idea ya formulada por el gran historiador griego.

En realidad, la primera referencia a las siete maravillas data del período helenístico, justo después de las campañas del rey Alejandro Magno, oriundo de Macedonia, con las que anexionó, a un imperio cada vez más políglota y helenizado, tierras pertenecientes a civilizaciones anteriores a la griega, como fue el caso de la egipcia, la babilónica y la persa. De hecho, lo más probable es que el número siete procediese de Oriente Próximo, de donde también vendría (un poco más tarde) la noción de la semana de siete días.

Las siete maravillas pertenecían, en su totalidad, a los confines del nuevo La versión más primitiva de la lista de las siete maravillas se remonta al siglo m o n a. C., si bien no coincide del todo con la que conocemos nosotros. Una de las primeras referencias escritas de que disponemos es un breve poema de Antípatro de Sidón (hacia el 125 a. C.) o Antípatro de Tesalónica [entre el 20 a. C. y el 20 d. C.), en el que el poeta alaba la estatua de Zeus en Olimpia, el coloso de Rodas, los jardines colgantes de Babilonia, las pirámides de Egipto, el mausoleo de Halicarnaso y el templo de Artemisa en Éfeso.

Sin embargo, en lugar de mencionar el faro de Alejandría cita las murallas de Babilonia, tan amplias como para que pudiese circular un carro por ellas sin problemas.

Principales Yacimientos Arqueológicos de Egipto Antiguo

PIRÁMIDE DE KEOPS

Cuando Keops, faraón de la IV dinastía, en el año 2640 antes de Jesucristo, ordenó la erección de una tumba que por su altura y majestad debía ocultar el sol, se destinaron para ello 100.000 esclavos que trabajaron durante 20 años. Eran negros, hebreos y berberiscos hermanados por los mismos sufrimientos. Juntos compartieron el escaso alimento, derramaron su sangre bajo el mismo látigo de los guardianes y murieron por las mismas fatigas. Para que nadie pudiera conocer la entrada de la celda sepulcral, a la terminación de la obra los sobrevivientes fueron ejecutados.

Durante esos 20 años, Egipto conoció privaciones y miserias. Se cerraron los templos, se redujeron las ceremonias religiosas, se aplicaron fuertes impuestos y se ordenó a los hombres libres ayudar a los esclavos. Dos millones trescientos mil bloques calcáreos de dos toneladas y media de peso cada uno, fueron levantados uno encima de otro hasta 147 metros de altura.

Para cumplir esa enorme tarea se disponía de escasas y elementales maquinarias: los mineros utilizaban cuñas de madera mojada que, clavadas en la piedra, la quebraban al dilatarse; los transportadores acarreaban los bloques a lo largo del Nilo sobre enormes balsas, y luego sobre trineos hasta la meseta de Al Gizah, recorriendo una ruta que había costado diez años de trabajo.

Los esclavos encargados de la pirámide levantaban los bloques de una a otra grada, más con la fuerza de sus brazos que con la rudimentarias grúas formadas con troncos de árboles, las únicas conocidas.
Cinco mil años pasaron desde entonces. La pirámide de Keops, única sobreviviente de las siete obras que los antiguos llamaron “maravillas del mundo”, queda, casi intacta, como grandioso testimonio de una civilización desaparecida.

LOS JARDINES COLGANTES DE BABILONIA

Cuando Nabucodonosor, rey de Caldea, casó con Clarisa, hija del rey de los medos, decidió ofrecer a su amada un jardín que, por la originalidad de su estructura y la variedad de sus flores, fuese digno de la nueva reina.
Audaz era el proyecto concebido por los arquitectos de Babilonia. Sobre un área de 19.600 metros cuadrados levantaron una serie de terrazas de piedra sostenidas por amplias arcadas de 6 metros de largo, de manera que, visto desde abajo, el jardín suspendido pareciese una alta escalinata rebosante de flores. Debajo de las arcadas se ocultaban amplios aposentos resplandecientes de adornos, para que los soberanos pudiesen descansar allí.
A fin de que no faltara nunca el agua se dispuso un genial sistema de irrigación que terminaba en la última terraza, en una fuente que manaba incesantemente. Poco o nada queda de Babilonia y de sus jardines colgantes. Pero los escasos vestigios descubiertos gracias a la paciencia de los arqueólogos, atestiguan la verdad sobre las descripciones de los escritores antiguos.

LA TUMBA DE MAUSOLO EN HALICARNASO

Frente al mar, en las cercanías de Halicarnaso, capital de Caria en Asia Menor, se erguía aún, 1.100 años después Jesucristo, una tumba magnífica por sus mármoles, esculturas, sus decorados policromos y su altura imponente.
Cuando, después de un reinado feliz, se extinguió en el año 353 antes de Jesucristo, la vida de Mausolo, rey de Caria, la reina Artemisa. su esposa, decidió hacerle construir una tumba que inmortalizara su recuerdo, dirigiéndose para ello a los más ilustres artistas de Grecia.
Los arquitectos Satiro y Picteas, los escultores Escopas, Timoteo, Briasides y Leocardis acudieron al llamado. Galeras cargadas con mármoles llegaron del Dodecaneso, y los esclavos, como asimismo hombres libres impulsados por la gratitud a honrar la memoria del rey se dedicaron a la construcción de ese monumento fúnebre.
Artemisa, cuyo dolor la volvía cada día más débil y pálida, presintiendo que no sobreviviría por mucho tiempo a la pérdida de su esposo, animaba con su presencia a los trabajadores y los incitaba a apresurarse. Murió. en efecto dos años más tarde, y su pueblo quiso que reposara junto a aquél a que tanto había amado.
Por largo tiempo nadie se atrevió a turbar su sueño. Pero. después de 18 siglos. cuando Halicarnaso ya no existía. los merodeadores cruzaron los umbrales del sepulcro, lo depojaron de sus mármoles preciosos y se apoderaron de los tesoros que la gratitud del pueblo de Caria había ofrecido a sus soberanos en un postrer acto de homenaje y devoción. Desde entonces, todo sepulcro suntuoso se llamó “mausoleo”.

EL TEMPLO DE DIANA EN ÉFESO

Donde hoy se levanta la aldea turca de Aia Soluk, practicábase antaño el culto de Diana, diosa de la fecundidad. El templo de Éfeso que le estaba consagrado fue destruido y reconstruido varias veces, siempre con magnificencia. Se hablaba en toda Asia de los tesoros que atestaban sus galerías subterráneas, como también de su belleza arquitectónica debida al genio de Quersifión y Metagenes, y de las esculturas que lo adornaban y cuyos autores eran Escopas y Praxíteles. Esta maravilla no impresionaba por sus dimensiones como la pirámide de Keops, pero la armonía de sus proporciones hacía de ella una auténtica joya del arte griego.
En el año 356 antes de Jesucristo, durante una calurosa noche de verano, un mendigo demente llamado Eróstrato, incendió el edificio.La ciudad entera dormía, y no fue posible impedir que las llamas destruyeran a este monumento incomparable, ni salvar las incalculables riquezas allí acumuladas. Unos años más tarde, el templo resurgió nuevamente, en base al mismo plano. Ciento veintisiete columnas jónicas de 18 metros de alto rodeaban la celda donde se alzaba la estatua de la diosa y, entre ellas, 36 ricamente esculpidas en la base fueron donadas por Creso, rey de Lidia Estaban coronadas por un amplio frontón triangular, también esculpido. En el interior, los frescos de Apeles llenaban de asombro a los visitantes por la belleza y habilidad del dibujo. Terminado en el año 323 antes de Jesucristo el nuevo templo, fue semidestruído por las liordas odas entre los aos 260 y 268 de nuestra era.Más tarde, los portadores de Aia Soluk, incapaces de captar su belleza, utilizaron las piedras para construir sus viviendas

ESTATUA DE JÚPITER OLÍMPICO

Poco se sabe del aspecto de la estatua de Zeus del templo de Olimpia, acabado en 456 a. de J.C. La imagen del dios en marfil y ébano, ricamente decorada con oro y piedras preciosas, parece que tuvo una altura de 15 m. Entre los griegos se consideraba desgraciado a quien no había visto el santuario nacional. “Aun los seres irracionales deben conmoverse a la vista de Zeus” (Crisóstomo). El Zeus de Olimpia fue la última obra del escultor griego Fidias, de cuya mano también era la estatua de Atenea Parthenos de la acrópolis, esculpida bajo la misma técnica. Representaba al padre de los dioses con el ceño fruncido, pues cuando Zeus arrugaba la frente, el Olimpo temblaba.

Desde el año 668 antes de Jesucristo hasta el año 393 de la era cristiana tenían lugar, cada cuatro años, juegos que constituían la más importante de las fiestas nacionales griegas. Toda Grecia se reunía en Élide, comarca de la Grecia Antigua.

El nombre de Olimpia no designaba una ciudad, sino más bien una reunión de templos y de monumentos públicos, erigidos con motivo de esos juegos. Entre esos templos, el más hermoso era el de la Júpiter. en cuya nave se elevaba la estatua del dios, obras de Fidias.

Los vencedores, entre los aplausos del pueblo, eran coronados en el templo, a los pies de dicha estatua, cuyos 20 metros de altura se alzaban imponentes, mostrando a Júpiter sentado en el trono, con la imagen de la Victoria, toda de oro macizo, en la mano derecha. Sahumerios especiales habían conferido a la estatua de marfil el color de la piel humana. Las vestimentas que le ceñían la cintura y llegaban hasta los pies, eran también de oro puro.

Cuéntase que, al terminar su obra, Fidias se arrojó a los pies de la estatua suplicando a Júpiter le concediera una señal de aprobación. De repente, en el cielo sereno, se desató un rayo que llenó el templo con su resplandor enceguecedor y fue a caer a los pies del artista. Era la respuesta del dios.

EL COLOSO DE RODAS

Para celebrar un triunfo muy importante, la ciudad decide elevar un monumento memorable a Helios, dios del sol, en el puerto. Dirige las obras Cares de Lindos, discípulo de Lisipo. La estatua va creciendo, primero el armazón de hierro y sobre él las placas de bronce. Finalmente, cuando la estatua se termina mide nada menos que 32 metros de altura. Su fama atraerá a viajeros de todo el mundo antiguo para verlo. Con el Coloso llegaron a ser cinco las maravillas del mundo que se alzaban sobre la faz de la tierra, número que no fue superado sino que fue decreciendo. Cincuenta y seis años después de su construcción, en el 223 a. de C., un terremoto derribó al Coloso. Los habitantes de Rodas, siguiendo el consejo de un oráculo, decidieron dejar yacer sus restos donde cayeron. En el año 672 de la era cristiana, cuando los árabes invadieron Rodas, la sombra de un cuerpo gigantesco sumergido en las aguas los llenó de estupor.

El coloso de Rodas, enorme estatua de bronce que se había erguido a la entrada del puerto, yacía desde 800 años atrás en el fondo marino, cubierto de algas y moluscos, quebradas las piernas y el  rostro hundido en el cieno. Chares de Lindos y Laches habían sido los arquitectos. Después de 12 años de trabajo que la tarea se había iniciado en el año 292 a. de J. C., Chares se suicidó acosado por el temor de no lograr jamás la estabilidad de la estatua. Laches concluyó la obra, que insumió sumas fabulosas. Se necesitaron más de trescientas toneladas de bronce.

El interior de la estatua estaba rellenado de ladrillos hasta la cintura; la parte superior era hueca y encerraba una escalera que conducía hasta la torre del fuego colocado en la cabeza. Todas las noches los guardianes subían hasta la torre para encender las antorchas, que, trasluciendo por los ojos del coloso, servían de faro a los navegantes. Esta estatua, consagrada al Sol, tenía las piernas separadas, con los pies afirmados a cada lado de la entrada del puerto. El Coloso de Rodas fue derribado, 56 años después de su erección, por un terremoto y nadie se preocupó jamás por levantarlo de nuevo. Cuando, finalmente, los restos fueron retirados del mar, fue para utilizarlos en nuevas construcciones.

AMPLIACIÓN: Según un escritor contemporáneo hubo en la antigüedad 3000 estatuas, 100 de ellas de medidas colosales, en la rica isla de Rodas. Entre ellas se contaba la más famosa estatua gigante de la antigüedad, el coloso de Rodas: Helios, el dios del Sol, fundida en hierro. Al parecer debió tener una altura de 30 a 40 m, un peso de 70 T. , y las piernas abiertas a la entrada del puerto de Rodas, y llevando en la mano una antorcha encendida. En el siglo IV a. de J.C., según la tradición, después de su victoria sobre el rey macedonio Demetrio Poliorcetes, los rodios tomaron la decisión de fundir una estatua de su dios protector.

Demetrio había puesto sitio a la isla durante largo tiempo, pero lo abandonó por infructuoso. Se dice que los rodios vendieron el botín constituido por las máquinas de guerra abandonadas en el campamento macedonio y emplearon su producto en la fundición de la estatua.

Se confió la obra al escultor Criares. Comenzó con los primeros bocetos en 291. Se terminaba doce años más tarde. Se mantuvo en su lugar solamente algo más de 50 años. Un terremoto asoló Rodas derribando el coloso al mar. Sobre el pedestal no quedaron más que algunos restos de los pies.

En 653 se vendieron los restos de la estatua a un comerciante judío de Edesa, que los repartió en 900 cargas de camello y los fundió en tierra firme. Nadie sabe con exactitud qué aspecto ofrecía el coloso de Rodas, pero “en todo caso su vista debió ser indescriptiblemente horrorosa, de mal gusto, repelente, y además indecente en alto grado”, según opinión adversa de Willy Haas, cuando supo de los proyectos de reconstruir el coloso en pro del turismo.

EL FARO DE ALEJANDRIA

El faro de Alejandría, construido hacia los años 300 a 280 a. de J.C. por el arquitecto griego Sostratos de Cnido en una península adelantada a la ciudad egipcia, se consideraba una de las mayores producciones técnicas de la antigüedad. Sobre una base cuadrada se alzaba una esbelta torre octogonal de unos 100 m de altura. Sobre la plataforma superior ardía por la noche un fuego alimentado con leña y resina. El coste de la edificación debió ascender a una cifra superior a 70 millones de pesetas, o el triple según otros datos. La leyenda dice que Sostratos buscó durante mucho tiempo, para los cimientos, un material que resistiese el agua del mar, y que finalmente construyó la torre sobre gigantescos bloques de vidrio. En 1375 un terremoto destruyó los restos de la torre.

El faro de Alejandría fue el único -de las siete maravillas del mundo antiguo – construido con una finalidad utilitaria. En el año 279 antes de Jesucristo, Ptolomeo Filadelfo encargó al arquitecto Sóstrates de Cnido la construcción de una torre en la isla de Faros, frente a Alejandría, para que sirviera de guía a los navegantes. Para que el edificio tuviera mayor solidez y mayor resistencia contra la fuerza corrosiva de las aguas, Sóstrates empleó para los cimientos bloques de vidrio, sobre los cuales erigió el resto de la construcción con bloques de mármol unidos por medio de plomo fundido. Bloques de mármol unidos con plomo fundido constituyeron el resto del edificio, de forma octogonal sobre una plataforma de base cuadrada, hasta alcanzar una altura de 134 metros.

Sobre la parte más alta se colocó un gran espejo metálico para que su luz no se confundiera con las estrellas. Durante el día reflejaba la luz del sol, y por la noche proyectaba la del fuego a una distancia de hasta cincuenta kilómetros. Sobre la parte más alta se colocó un gran espejo metálico para que su luz no se confundiera con las estrellas.

Durante el día reflejaba la luz del sol, y por la noche proyectaba la del fuego a una distancia de hasta cincuenta kilómetros. Un terremoto lo derribó en el siglo XIV, y ochocientos años después de su construcción, el califa Al Walid pasó a la historia tanto por su codicia como por su ingenuidad, al hacer derribar los restos del faro con la esperanza de encontrar bajo sus cimientos un inmenso tesoro escondido.

Sólido y resistente a las intemperies y a las devastaciones guerreras, el faro de Alejandría fue derribado en el siglo VII por la ávida credulidad del Califa Al Walid que ordenó su demolición en la seguridad de hallar un tesoro escondido en los cimientos de la torre.

FUENTE CONSULTADA: LO SE TODO (TOMO III 1965)

VER LA UBICACIÓN GEOGRÁFICA DE LAS ANTIGUAS MARAVILLAS DEL MUNDO

Desaparicion Civilizacion Cretense Explosion de la Isla Santorini

La primera civilización europea nació en la isla de Creta hace unos 4500 años. Se denomina civilización minoica por su legendario rey Minos. La historia de los antiguos habitantes de Creta comenzó a ser conocida a principios de este siglo, a partir de las excavaciones del arqueólogo Arthur Evans. El investigador inglés la llamó “minoica”, por el nombre del rey Minos, el mítico fundador de la primera dinastía de gobernantes cretenses. Los arqueólogos descubrieron varios palacios en los que se atesoraban enormes riquezas.   

ubicacion de santorini

Descubrimientos que hicieron temblar los cimientos de la historia

En el sur de Grecia, en los fondos marinos de la isla de Santorín, sacaron a la luz vestigios de una ciudad de más de 3.500 años de antigüedad. Una ciudad y una isla prácticamente destruida por la explosión de un volcán en el siglo XV antes de nuestra era. El derrumbe de una isla que fue evocado por Moisés en el Éxodo, la ola gigantesca que provocó inundaciones en Egipto, en el delta del Nilo y barrió con su furia la costa norte de Creta. Una catástrofe que seguramente provocaría el declive de la civilización cretense.

Según los vulcanólogos modernos, podemos imaginar asimismo esta escena apocalíptica y brutal que lo destruyó todo en cuestión de minutos. El estallido y colapso de la isla se cuentan entre las mayores catástrofes naturales que la humanidad conociera jamás. El de la isla de Santorín fue peor que el de Pompeya, quince siglos antes que la erupción el Vesuvio.

Los vestigios hallados corresponden a los restos de una casa de una o dos plantas, aposentos y utensilios de todo tipo prácticamente intactos, y vasos con curiosas inscripciones Un tesoro arqueológico submarino, uno de los más importantes del siglo XX y maravilla entre los yacimientos arqueológicos actuales.

En cambio, lo más extraño y lo más increíble es el descubrimiento de un magma de metal verde que incluye engranajes ejes, ruedas, balancines, agujas finamente trabajadas en el interior de cuadrantes excéntricos.

Tal Y Como demostraron investigaciones oficiales, se trataría de un reloj astronómico que dataría del siglo I antes de Cristo y que indicaba las posiciones del zodíaco, los movimientos de las mareas, las revoluciones de los planetas, el año en curso, los meses y las divisiones horarias del día.

Este aparato fue adquirido por un sabio de la época. Hoy, debidamente reconstruido, permanece en exposición en Siria, en el museo de Damasco.

Entonces… ¿quien pudo haber construido semejante aparato? Sobre qué clase de tesoro desconocido estamos hablando y qué otras sorpresas nos depara la exploración submarina de otros mares del globo?

Video: La Cultura Minoica

Catedral de La Sagrada Familia Catedral de Gaudi Barcelona España

Catedral de La Sagrada Familia en Barcelona
Gaudi- España

Cuando el librero José María Bocabella compró el amplio solar con el propósito de construir en él un templo expiatorio que estuviera dedicado a la Sagrada Familia, sus intenciones reales no eran ciertamente la que luego se hicieron realidad.

Para él hombre de profunda religiosidad, el fin primordial era crear un baluarte de la fe, un claro punto de referencia espiritual dentro del recinto de Barcelona, una ciudad que si iba desarrollando rápidamente según lo planos de los arquitectos Cerdá (1859) Rovira (1868).

Planos que habían dado preferencia al sistema que proponía como esquema urbanístico básico una monótona repetición de bloques cuadrados, pero que parecía demasiado “modernista” a todos los que consideraban que Cataluña era una especie de isla que debían defender de los asaltos del exterior.

Para contrastar con una geometría urbana tan pobre, el nuevo templo debería tener una estructura que recordara la de las antiguas catedrales,  para conseguir que así fuera se eligió a arquitecto Francisco de Paula del Villar, quien realizó el proyecto “gótico”.

Según  los planos de Villar, la iglesia debería medir 97 metros por 44, tener una planta en cruz latina, tres naves y un amplio ábside semicircular que albergaría nueve capillas; en e] centro estaba prevista una cripta, cuyas obras fueron las primeras, que se iniciaron, el día 1 de marzo de 1882. Pero ocurrió que, al cabo de pocos meses, empezaron las discrepancias entre Villar y el arquitecto Martorell, figura de primera categoría en el ambiente artístico catalán y amigo y consejero del librero Bocabella.

Villar dimitió, y Martorell, invitado a ocupar su puesto, lo rechazó, pero aconsejando confiar la prosecución del trabajo al joven Gaudí, ayudante suyo en algunas obras y compañero del librero en los peregrinajes a Montserrat. Así fue como el 3 de noviembre de 1883 el artista empezaba la obra a la, que había de dedicar gran parte de su vida, hasta el punto de hacer de ella, ya en los años de su vejez, el objeto en el que convergirían todos sus pensamientos y todas sus actividades. Gaudí no elaboró en seguida el proyecto definitivo, sino al contrario, tardó mucho en llegar a este resultado, pues como se pone de manifiesto en los numerosos esbozos que dejó, la visión completa del conjunto no estuvo clara para él hasta los últimos años de su vida.

Este proceder, que obedecía a intuiciones sucesivas, era típico del maestro catalán; llegaba a la definitiva expresión creadora a través de una gradual aproximación, dejando sedimentar poco a poco sus ideas hasta que se traducían en una forma concreta. Por otro lado, su fantasía, puramente plástica e inclinada al empleo de todos los materiales disponibles (hormigón, piedra, ladrillo, hierro, pasta vidriada, cerámica), no podía reducirse al limitado campo de una hoja de papel, al esquematismo bidimensional de un dibujo, sino que sentía la imperiosa exigencia de modelar en el espacio, de trabajar directamente, aunque fuera a escala reducida, sobre la misma materia.

En un principio Gaudí se sintió en cierta manera influido y mediatizado por el esquema impuesto por su predecesor, pero su indecisión duró muy poco, no tardando en transformar la cripta, que era el único elemento parcialmente definido. Elevó diez metros la altura de la bóveda y pronto dejó intuir lo que después sería el fin supremo de su trabajo: dar la máxima verticalidad a las estructuras para recrear no los resultados formales del gótico, sino el espíritu que animó a los artífices de este estilo. Con este fin, Gaudí, que con frecuencia fue considerado como un arquitecto gótico que había llegado al mundo con enorme retraso, abolió dos elementos esenciales del gótico “verdadero”: los arcos apuntados y el contrapunto de arbotantes y contrafuertes, que él mismo calificaba como las “muletas” de los edificios. (imagen: Antoni Gaudí)

En su lugar introdujo el arco parabólico y la inclinación de las columnas según la resultante de la composición de los pesos que sobre ellas gravitaban, lo mismo que “un tronco de árbol se inclina según la masa de las hojas sostenidas, por las ramas”. Siguiendo con el proyecto, Gaudí fue modificando por completo los planos de Villar, extendiendo el primitivo programa de una “representación sagrada” a una amplitud, complejidad y audacia tales que fue mucho más allá de las intenciones y fantasías del más ambicioso y previsor proto maestro gótico.

Las dimensiones fueron entonces de 120 metros por 40, a fin de que hubiera espacio para una planta en cruz latina con cinco naves, completada con doce campanarios (los doce apóstoles) y con un cimborio que representaba la gloria de Jesucristo. Dicho cimborio debía alcanzar una altura de 160 metros, es decir, superior a la de San Pedro, detalle que, demuestra que la simbología cristiana iba acompañada también del orgullo del catalán, aunque católico entre los católicos; es el mismo orgullo que, extendido a toda la hispanidad, le hará representar también las ciudades de Valencia, Granada, Toledo, Burgos, Valladolid, Santiago y Sevilla en las ocho columnas anteriores de la nave central.

Las cuatro columnas mayores, destinadas a sostener el cimborio, debían reproducir a los cuatro evangelistas, Mateo, Marcos Lucas y Juan. Los apóstoles, distribuidos en grupos de cuatro y dispuestos en forma de campanario, vigilarían las tres entradas, cada una de ellas con tres puertas que simbolizaban la Fe, la Esperanza y la Caridad. La entrada de levante se dedicaba al Nacimiento y a la Epifanía de Jesús; la de poniente a su Pasión y Muerte, y la de mediodía, la principal, a su Gloria y al Juicio Final. Pero lo que asombra de un proyecto semejante no es la correspondencia biunívoca entre los elementos arquitectónicos y la historia sagrada llevada hasta las últimas consecuencias, sino la previsión de que toda esa estructura se iba a completar con centenares y centenares de estatuas en bulto redondo o en alto relieve y además con paredes pintadas, esmaltes, mayólicas, pastas de vidrio y hierros forjados.

Frente a tal profusión, frente a una orgía tal de medios expresivos, algunos investigadores han opinado que debían considerar a Gaudí como barroco. Sin embargo, su personalidad, vinculada a sus orígenes —y Gaudí lo estuvo visceralmente—, traspasa de tal manera los límites de cualquier tradición que el arquitecto no puede integrarse en ninguna clasificación conocida. Quizá por esto el artista catalán fue ignorado durante mucho tiempo por la crítica contemporánea. Con la excepción de un juicio positivo de Le Corbusier en 1928, o una interpretación de “barroco” por parte de Cassau en 1933 y otra desde el punto de vista surrealista de Dalí, su nombre fue prácticamente ignorado por las vanguardias artísticas europeas, que sólo se dieron cuenta de su valía y de la trascendencia de su obra después de la segunda Guerra Mundial, cuando hacía ya veinticinco años que había desaparecido, dejando, como recuerdo de su extraordinaria fantasía, esbozos. maquetas, anotaciones y apuntes del templo, pero por desgracia menos testimonios concretos.

En efecto, la Sagrada Familia, en el momento en que murió su creador, se reducía prácticamente, o sea en cuanto a elementos construidos, a la cripta, a parte del ábside y a la fachada del’ Nacimiento, estando en construcción las torres que habían de dar la inconfundible característica gaudiniana a todo el templo. Y llegando aquí conviene hacer un breve recorrido de las etapas cronológicas de los trabajos: el 19 de marzo de 1885 se celebró la misa en la cripta, que aún no se había cubierto; entre 1887 y 1893 se construyen las paredes del ábside; mientras tanto se cubre la bóveda de la cripta, ultimada en 1891. Después se iniciaron los trabajos de la fachada del Nacimiento: en 1903 se completan las estructuras básicas y los portales; el primer campanario se concluyó en 1918 y el segundo en enero de 1926.

Después de la muerte de Gaudí, el arquitecto Sugranyes acabó la construcción de las torres que faltaban, y tras un largo período en que las obras estuvieron suspendidas, los arquitectos Quintana, Bonet Garí y Puig Boada levantaron la fachada de la Pasión, cuyas torres quedaron completadas en 1976. Es poco, ciertamente, en relación con la suma de energías gastadas y de los esfuerzos realizados; pero aun así, lo que hasta su muerte pudo llevar a término testimonia su capacidad y su genio para crear nuevas formas y para dominar la materia “inventa- da” para componerlas. Y para demostrarlo basta ver las agujas con las que terminan los cuatro campanarios, que “parecen hechas por el mismo hombre que las concibió”. Las catedrales nunca, o casi nunca, han podido ser la obra de un solo hombre.

Tampoco podía serlo la Sagrada Familia de Barcelona, por sus colosales dimensiones. por lo ambicioso de su concepción, por la fabulosa cantidad de elementos secundarios y marginales que han, de figurar en su decoración y por la misma inquietud artística del propio Gaudí, que le impulsaba constantemente a cambiar, a renovarse, a superarse siempre en una tarea sin fin. La Sagrada Familia nació como un deseo colectivo; por ello, en Cataluña, muchos están convencidos de que debe acabarse. En este sentido se han realizado algunos intentos y otros se están llevando a cabo. Para ello existen los diseños de Gaudí y sus maquetas, algunas reconstruidas después de la guerra civil basándose en sus apuntes.

En el interior mismo del templo hay un museo en el que se conservan muchos de esos inapreciables testimonio. Otros han sido reunidos por la fundación “Amigos de Gaudí” y por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Pero quizás el propio Gaudí, si aún viviera y se entregara como siempre a su desbordada fantasía, prescindiría de todo ello y crearía nuevas formas y forjaría nuevos proyectos, sin llegar a acabar tampoco “su” iglesia.

Fuente Consultada: Enciclopedia de las Maravillas del Mundo Tomo III 

Monte Rushmore Washington jefferson Lincoln Historia Caras Esculpidas

Historia del Monte Rushmore Washington jefferson Lincoln

Cómo fueron esculpidas las efigies del monte Rushmore: Cuatro caras gigantescas miran al horizonte desde la ladera de una montaña de granito situada en Dakota del Sur, Estados Unidos. Si también fueran esculpidos los cuerpos, cada figura mediría unos 140 m de altura.

Son los rostros de cuatro ex presidentes de ese país, labrados en la cima del monte Rushmore con taladros neumáticos y dinamita por hombres encaramados en los bordes de la ladera. La imponente obra tardó 14 años en realizarse, y fue dirigida por John Gutzon Borglum,(imagen abajo) un afamado escultor estadounidense de origen danés.

La montaña esculpida es un monumento nacional, y los cuatro personajes, elegidos para representar los ideales de la nación, son George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt.

La idea de erigir el monumento surgió del historiador Doane Robinson en 1923, que propuso que se esculpieran efigies de héroes como Kit Carson y Buffalo Bill en unas columnas de granito llamadas las Agujas ubicadas en la misma zona que el monte Rushmore. Pero Borglum consideró que ni las columnas ni el proyecto eran adecuados, pues tenía la convicción de que la obra debía tener importancia nacional.

El escultor John Gutzon Borglum construyó sus modelos de trabajo en una escala de 1:12 (una pulgada en éstos equivaldría a un pie en la roca). Su hijo Lincoln Borglum mide el modelo de Jefferson para hacer la transferencia al monte Rushmore. Una vez en la cima de éste ayuda a operar una máquina para medir y marcar los puntos de perforación.

El monumento fue esculpido entre 1927 y 1941 con un costo de 990 000 dólares, la mayor parte fondos federales. La escultura en sí tardó 6.5 años en realizarse, pero el trabajo fue lento debido a problemas financieros en los primeros años, así como por factores climáticos. La mayoría de quienes esculpieron las caras eran mineros o canteros de la región, y durante esos 14 años trabajaron unos 360 empleados en equipos de 30 personas en promedio.

Planeación de las cabezas: Borglum eligió el monte Rushmore, de 1.745 m de altura, por el grano fino de su granito, pero aun así fue necesario quitar toneladas de piedra para dejar al descubierto la roca adecuada; para la cabeza de Washington se desbastaron unos 9 m, y para la de Roosevelt unos 37 m. A lo largo de la obra se quitaron unas 450 000 toneladas de roca, que todavía están al pie de la montaña.

Borglum decidió esculpir cabeza por cabeza, empezando por la de Washington; hizo de ella un modelo de yeso de 1.5 m de altura (1/12 del tamaño que tendría la real), en cuya parte superior fijó una placa plana marcada en grados. En el centro de ésta y sobre un pivote montó después una barra horizontal de acero de 76 cm. de largo graduada en pulgadas, y de la barra suspendió una plomada también marcada en pulgadas. Al hacer girar la barra y mover la plomada a cualquier punto de la cara, como una fosa nasal, podían efectuarse las mediciones necesarias.

Para transferir las mediciones del modelo a la montaña, se instaló un mecanismo similar 12 veces más grande en lo alto de ésta, en el punto escogido para la parte superior de la cabeza de Washington. Borglum llamó al artefacto máquina indicadora, y a los hombres encargados de medir, indicadores.

Labrado de la roca: Después de elegir los puntos, la roca se perforaba hasta la profundidad marcada por el indicador para colocar dinamita en los agujeros y hacer volar unos 15 cm. de la roca. La perforación debía ser muy precisa, pues un corte demasiado profundo quitaría piedra de más y no sería posible restituirla. Cada perforador trabajaba atado a un asiento de cuero que colgaba de un cable conectado a un malacate, con un taladro de 39 Kg. de peso pendiente del mismo cable. El operador del malacate estaba situado en un punto desde el cual no podía ver al perforador, así que se colocó a un muchacho sujeto con un dispositivo de seguridad en el borde del peñasco para que retransmitiera mensajes entre ellos.

Trabajar estando colgado a unos 76 m de la cima no era fácil, así que para hacer presión suficiente al taladrar, los perforadores antes debían alcanzar un tramo de cadena y pasarlo por detrás del asiento; luego fijaban la cadena con clavos de acero en la roca.

Jefes de estado Las caras de cuatro ex presidentes de Estados Unidos fueron labradas en el monte Rushmore: (de izq. a der.) George Washington, Thomas Jefferson. Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

Las brocas se embotaban cada 15 minutos, y todos los días un herrero tenía que afilar centenares de ellas. Conforme los perforadores se desplazaban de un punto a otro del monte, los dinamiteros metían las cargas en los agujeros; las detonaciones ocurrían dos veces al día: a la hora del almuerzo y al término de la jornada de trabajo.

Para cortar y labrar la piedra hasta darle las dimensiones finales, los perforadores hicieron hileras muy juntas de agujeros pequeños para poder quitar la capa final con cuñas y martillos de acero, y después alisaron” la superficie con taladros especiales.

Borglum decidió esculpir cabeza por cabeza, empezando por la de Washington; hizo de ella un modelo de yeso de 1.5 m de altura (1/12 del tamaño que tendría la real), en cuya parte superior fijó una placa plana marcada en grados.

Contratiempos: La cabeza de Washington fue terminada en 1930, y en seguida comenzó el trabajo con la de Jefferson. Se inició a la izquierda de la primera (desde la perspectiva del observador), pero en 1934 apareció un estrato de roca de mala calidad que obligó a destruir la cabeza incompleta y reubicar la escultura a la derecha de la de Washington.

Como la roca del otro lado tenía grandes fisuras, hubo que desbastar 18 m para alcanzar la capa adecuada, dejando apenas el espesor suficiente entre el peñasco y el profundo cañón situado detrás de él. Pero una fractura en el lugar donde iría la nariz obligó a Borglum a alterar el ángulo de la cabeza, y otras grietas menores fueron rellenadas con una mezcla de aceite de linaza, albayalde y granito pulverizado.

La cabeza de Jefferson tiene también el único parche que se necesitó en toda la obra: al esculpir el labio superior apareció un filón de feldespato que no pudo ser labrado, así que fue eliminado y quedó un hueco de unos 60 cm. de largo y 25 cm. de hondo.

En la base de dicha cavidad se colocaron dos clavos de acero para sostener un tapón de granito fijado con azufre fundido.

El toque maestro: Cada cabeza mide 18 m de altura y, en promedio, la nariz de cada una mide 6 m de largo, la boca 5.5 m de ancho y los ojos 3.4 m de un extremo al otro. Para dar carácter y expresión a los rostros en esa escala fue necesario un toque maestro: Borglum dio a los ojos un destello de vida dejando una columna de granito de unos 56 cm. de largo a modo de pupila, que la luz del sol hace resaltar contra la sombra que ésta forma.

Borglum murió el 6 de marzo de 1941 a la edad de 73 años, poco antes de que el monumento quedara terminado. Los toques finales fueron supervisados por su hijo Lincoln,(imagen izq.) que siendo apenas un adolescente había laborado como indicador al inicio del proyecto.

Fuente Consultada:
Como Funcionan Las Mayoría de las Cosas de Reader`s Digest – Wikipedia – Enciclopedia Encarta – Enciclopedia Consultora

Monasterio de Rila Bulgaria Historia de su Construcción Ivan Rilski

Monasterio de Rila Bulgaria
Historia de su Construcción

Monasterio de Rila: Cultura y espiritualidad: El Monasterio de Rila, llamado en su lengua original Rilski Manastir, es el más grande y famoso templo ortodoxo de Bulgaria. Situado en el noroeste de Rila Planina, a 117 Km. al sur de la ciudad Sofía, se eleva a 1147 metros sobre el nivel del mar. 

Todo esto lo convierte en uno de los más importantes monumentos culturales e históricos de Bulgaria, y al mismo tiempo uno de lo escenarios más visitados por los turistas de todo el mundo, que llegan al lugar para conocer la apasionante historia que envuelve al monasterio. Esos son algunos de los motivos por los cuales el complejo del monasterio fue declarado monumento histórico nacional en 1976 y se convirtió en Patrimonio de la Humanidad en 1983.

Lo cierto es que la crónica que gira en torno al monasterio refleja en sí la historia del Estado y del pueblo búlgaro, como un monumento que expone la constante defensa de su naturaleza espiritual y cultural.

El monasterio fue fundado en el siglo X por Ivan Rilski, conocido también como San John of Rila, a fin de crear una colonia. Se cuenta que mientras sus alumnos construían el complejo, el ermitaño Rilski vivía solo en una cueva a escasos metros del lugar donde se levantaba el monasterio. La colonia había llegado allí a fin de recibir educación a cargo de Rilski.

Esto permitió que a lo largo de muchos siglos, el complejo monástico haya jugado un papel significativamente importante en la vida espiritual y social de la Bulgaria medieval.

Gracias a la constante colaboración y la donaciones recibidas a lo largo de los años por los diferentes gobernantes de Bulgaria, entre los siglo XII y XIV el complejo se convirtió en un centro cultural y espiritual de la conciencia nacional búlgara.

Por otra parte, se construyeron diferentes infraestructuras, que se convirtieron en elementos esenciales del complejo, las cuales fueron realizadas en su mayoría en el siglo XIV, período al cual pertenecen algunos de los edificios más antiguos del complejo, tales como la Torre de Hrelyu y la pequeña iglesia que se emplaza a su lado. También pertenecen a esta época el Trono del Obispo y los grabados de las puertas del monasterio.

Al llegar al final del siglo XIV, el Monasterio de Rila se había convertido en una poderosa entidad feudal con muchos pueblos, tierras y propiedades en su haber. No obstante, al mismo tiempo se inició en el lugar la llegada de los otomanos, que fueron el origen de la devastación y el saqueo del monasterio a mediados del siglo XV.

A raíz de ello, el destino del monasterio se convirtió en la principal preocupación de toda la nación búlgara, y poco a poco comenzaron a moldear distintas estrategias para transformar el lugar en un nuevo centro dedicado a la vida cultural y espiritual del pueblo.

Pero lo cierto es que el Monasterio de Rila fue quemado y saqueado en varias ocasiones, por lo que debió ser totalmente reconstruido entre los años 1834 y 1862, al mismo tiempo que distintos hombres poderosos iniciaron trabajos a nivel internacional para recuperar parte de los tesoros propios del lugar.

Dentro de su belleza innegable, uno de los sectores más impresionantes reside en el interior del templo, donde se hallan los murales que fueron pintados entre 1840 y 1848 por algunos de los artistas más destacados del momento, como por ejemplo Ivan Nikolov The Iconpainter, Kosta Valyov,

Zahari Zograph, Dimiter Zograph y su hijo Samokov, Dimiter Mollerov de Bansko y su hijo Simeon, mientras que los iconos del altar mayor fueron pintados por el Ivan Obrazopis-sov de Samokov.

En definitiva, todo el complejo se trata de un verdadero monumento, que simboliza la conciencia de la identidad cultural y espiritual búlgara.