El Hombre de Cro-Magnon

Vida de los Pigmeos Costumbres Alimentacion y Organización

Vida de los Pigmeos de África
Costumbres, Alimentación y Organización

En África, y, sobre todo, en las selvas del Ituri, en el nordeste del Congo, viven los hombres más pequeños de la tierra, los pigmeos. Llevan una existencia muy primitiva, y para vivir se contentan con los productos de la caza y los recursos de la selva. Son nómadas y desconocen la agricultura y la cría de ganado. Algunos grupos ni siquiera conocen la existencia de los metales.

Definimos como pigmeo, a un grupo étnico que se caracteriza por tener en la edad adulta una estatura inferior al 1,50 m, piel muy oscura y cabello rizado, que constituyen rasgos hereditarios. Algunos grupos conservan su estilo tradicional de vida basado en la caza y la recolección, mientras que otros la han abandonado en favor de una existencia agrícola sedentaria.

pigmeos

En África viven numerosas tribus que difieren enormemente entre si, no sólo por la pigmentación de la piel, sino también por la estatura. Al lado de tipos muy altos como los batusis aparecen verdaderos enanos. Estos últimos viven en grupos reducidos en una zona que se extiende desde Camerún hasta África del Sur.

Los bosquimanos de África del Sur pertenecen a estos pueblos enanos. Sin embargo, los representantes más característicos viven en el Congo: los pigmeos. Pertenecen al tipo humano de más baja estatura del mundo: los hombres tienen una altura media de, aproximadamente, 1,50 m y las mujeres de 1,40 m.

Sin embargo, sería un error creer que los pigmeos son negros de baja estatura, pues además de ésta, entre los pigmeos y los negros de África existen otros puntos de diferencia. Por ejemplo, los pigmeos, por lo general, tienen la piel más clara, mientras que las proporciones de los miembros con respecto al tronco son distintas: los pigmeos tienen las piernas muy cortas.

Al principio, estos hombres pequeños se extendían por regiones más vastas de África, y el Egipto de los faraones sabía de su existencia. Incluso existe una escultura que demuestra que estaban al servicio de los faraones. Homero también habló de los pigmeos. Actualmente viven bajo la dependencia de los bantúes y sudaneses, cuya influencia acusan en el aspecto cultural y lingüístico. Ahora sólo ocupan el este del Congo y la cuenca central.

Los de la selva de Ituri, en el nordeste del Congo, parecen ser los que mejor han conservado el tipo primitivo. La zona ocupada por los pigmeos no es fácil de establecer: son un pueblo nómada. Por otra parte, existen grupos étnicos que están emparentados con ellos y que aparecen en otros lugares.

A través de los siglos, los pigmeos han sido progresivamente exterminados y rechazados a las regiones menos hospitalarias, es decir, la selva tropical. Allí llevan una existencia muy primitiva y subsisten gracias a los recursos de la selva.

Las mujeres recorren los alrededores en busca de alimentos y recogen animales pequeños, frutas, raíces y todo lo que es comestible. Los plátanos representan un papel importante, como alimento y como medicina. Las mujeres los chafan sobre grandes piedras planas y con ellos hacen pan. También corre a su cargo la pesca y la construcción de las chozas.

En cuanto a los hombres, se dedican, sobre todo, a la caza. La magia y el sentido comunitario representan un papel primordial en las cacerías. El perro también: lo consideran, prácticamente, un ser humano, y antes de salir de caza lo bendicen. Cuando muere lo envuelven en cortezas y lo entierran solemnemente.

Los pigmeos son excelentes cazadores que actúan siempre en grupos. En cuanto avistan la caza —simios, antílopes y, sobre todo, elefantes—, los batidores la ojean hasta que llega a las trampas o redes tendidas por sus compañeros. Detrás de estas redes aguardan hombres provistos de largas lanzas, que matan a las piezas que se han dejado apresar.

Los pigmeos desconocen la agricultura y la cría de ganado. Algunos ignoran hasta los objetos de piedra y se limitan a trabajar la madera o el bambú.

Para el pigmeo, el mundo sombrío, húmedo y cálido en el que vive al amparo de un muro de plantas, no tiene ningún secreto y sabe utilizar de modo admirable los recursos que la naturaleza pone a su disposición. Le es fácil encontrar su camino a través de los troncos, liqúenes y musgos.

Las plantas trepadoras le permiten hacer excelentes puentes colgantes, que parecen redes trenzadas, y con los que puede salvar hendiduras y torrentes. Tanto los puentes como los senderos de la selva son propiedad de la tribu.

Tienen casi un carácter sagrado, como también la naturaleza con la que el pigmeo vive en estrecha relación. El menor ruido, el más mínimo movimiento de una hoja o de una rama despiertan su atención.

En el aspecto social, el pigmeo tiene una organización distinta de las que poseen las comunidades negras. Por ejemplo, entre los negros, la mujer es netamente inferior al hombre y con frecuencia ella es quien debe efectuar el duro trabajo del campo. Entre los pigmeos es totalmente distinto: la mujer es igual al hombre. Esto no priva que los hombres discutan entre sí sobre cuestiones que no comunican a las mujeres. Por norma general, en una comunidad de pigmeos las relaciones son muy amistosas.

Los pigmeos no conocen la propiedad privada, pero conviene decir que prácticamente no disponen de nada. Sus chozas descansan sobre las raíces de árboles gigantes. Constan de una armazón de ramas cubierta con hojas y ramas entrelazadas. No se puede decir que sean confortables, pero no dejan de constituir una eficaz protección contra las lluvias tropicales.

Una de las cualidades esenciales de estas chozas es la facilidad con que se pueden construir. En cuanto al ajuar, se reduce a lo más estricto: una o varias camillas hechas de ramas y bejucos trenzados, así como algunas piezas de barro, redes, un mortero, cuchillos y algunos otros objetos de uso que no son necesariamente fabricados por los pigmeos. Por ejemplo, una tribu negra de los alrededores les proporciona, por lo general, las puntas metálicas de las lanzas y otros objetos.

Las ropas también se hallan reducidas al máximo. La mayoría se limitan a llevar un taparrabo de cortezas. Otra de las características es la ausencia total de tatuaje, práctica muy corriente entre los negros. Se calcula que en África viven algunas decenas de millares de pigmeos. Es imposible dar una cifra exacta.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Etapas de la Evolucion del Desarrollo Tecnológico Historia Cientifica

HITOS EN LA HISTORIA DEL DESARROLLO TECNOLÓGICO-CIENTÍFICO

fuego

1.El fuego: Además de la fabricación de herramientas, otro hecho que diferenció a los homínidos de sus parientes los primates fue el control de! fuego. Ver cómo un rayo hacía arder un bosque o una mata de arbustos era bastante común, pero hasta hace 500.000 años el hombre no supo controlar el fuego. Si bien existen indicios de su uso controlado en Sudáfrica hace 1,5 millones de años, estos no son conduyentes. En cambio, se han encontrado restos de carbón, semillas quemadas y huesos carbonizados de hace unos 500.000 años que indican que ya los homínidos sabían encender y mantener el fuego. Sin embargo, hasta 3000 a. C. el hombre no aprendió a controlarlo. El dominio del fuego fue un gran avance, ya que podía utilizarse para cocinar, calentarse, iluminarse o protegerse de los depredadores. (Ver Más…)

hacha de piedra

2.Herramientas Primitvas:  Hace unos 500 000 años el hombre dio un gran paso: comenzó a hacer herramientas con las piedras. Este hombre primitivo de la Edad de Piedra está astillando un trozo de pedernal para hacer una herramienta. La primera herramienta reconocible fabricada por el hombre es el hacha de mano, utilizada para rascar, cortar y golpear. Estaba hecha de sílex o de cualquier otro tipo de piedra fácil de afilar. Nuestros antepasados comenzaban extrayendo lascas hasta obtener la forma de un hacha y aprovechaban estas últimas como cuchillos o rascadores. (Tanzania; año 60000 a. C; piedra; Instituto Británico de H istoria y Arqueología, Dar-es-Salam) (Ver más…)

agricultura en el neolitico
3. Agricultura: Otro gran avance se produjo miles de años después al iniciar trabajos agrícolas, unos 10.000 años antes de Cristo. En el Medio Oriente la gente comenzó a establecerse en pequeñas aldeas agrícolas.La agricultura cambió el modo de vida del ser humano y marcó el ¡nielo del Neolítico o Edad de Piedra tardía, que Implicó profundos cambios sociales.La cultura del Neolítico surgió en Oriente Próximo alrededor de 8500 a. C, Influenciada por los natuflenses de Palestina, llamados protoneolítlcos, que ya cosechaban grano con hoces. . (ver mas…)

domesticacion de animales

4. La domesticación de los animales: Alrededor de 7000 a. C, las comunidades asentadas, sobre todo en Oriente Medio, empezaror a diversificar y optimizar los recursos. Fue entonces cuando comenzaron a domesticar animales. Gracias a la técnica de datación por radiocarbono, se sabe que, en torno a 9000 a. C, ya había ovejas domesticadas en el norte de Iraq, mientras que los primeros indicios de domesticación de ganado vacuno datan de 6000 a. C. (Ver más…)

ceramica del neolitico

5.Cerámica. Entre 7500 a. C. y 250 a. C, la cerámica Jomon japonesa era una de las formas artísticas más decorativas.  A medida que los agricultores produjeron más alimentos, ya no fue necesario que todos se dedicaran a los cultivos y algunos hombres pudieron dedicar más tiempo a hacer vasijas y herramientas que canjeaban  por alimentos.Las primeras vasijas de cerámica se fabricaron en Japón hace unos 10.000 años. Pertenecen al período Jomon, que abarcó de 7500 a 250 a. C. Con anterioridad, se fabricaban con madera o piedra, por lo que el uso de la arcilla supuso un gran avance tecnológico. La arcilla se mezclaba con arena o con restos de materia orgánica para que no se contrajera durante el secado. Tras secarse al sol, las vasijas se cocían en crisoles domésticos o en hogueras y, más adelante, en hornos excavados en la tierra.

aldea del neolitico

6.Primeas Aldeas: Las pequeñas aldeas agrícolas fueron convirtiéndose gradualmente en ciudades, y fue mayor la cantidad de gente que comenzó a trabajar en tareas no agrícolas. Al principio, cuando las ciudades eran aún muy pequeñas, los habitantes salían todos los días de la población para trabajar en el campo. Después, más personas comenzaron a trabajar como artesanos, comerciantes, o mercaderes. En las distintas partes del mundo, la gente comenzó a fabricar herramientas, a cultivar la tierra y a vivir en la ciudad en épocas diferentes. Los sumerios de la Mesopotamía vivieron por primera vez en ciudades hace unos 5 500 años. En el valle del Indo, donde está hoy Pakistán, se levantaron muchas ciudades muy bien trazadas desde alrededor del 2300 a. C. Pero en Europa, aún en el siglo IX de la Era Cristiana, muchas poblaciones no eran otra cosa que un grupo de chozas cercadas por un muro. Todavía hay gente en el mundo que no siembra la tierra y vive de la caza y sus reservas. Y en muchos países los artesanos aún trabajan en el hogar, del mismo modo que lo han estado haciendo  durante siglos.

invencion de la imprenta

7.La Imprenta: El desarrollo de la Imprenta fue un hito Importantísimo del siglo xv. Es indudable el Impacto que provocó en cuanto a la difusión de las ¡deas humanistas y la expansión del Renacimiento por toda Europa. En siglos anteriores, los viajeros y los cruzados habían dado a conocer en Europa las técnicas de fabricación de papel originarias de China y Oriente Medio. En consecuencia, se fundaron importantes núcieos dedicados a la industria papelera en Italia, Alemania y Francia. (Ver Mas…)

uso de la energia en la historia

8.Uso de Diversas Energías: El hombre utilizó herramientas desde la Edad de Piedra. Pero hasta el siglo XVIII las herramientas y las máquinas fueron impulsadas por el viento, el agua, la fuerza humana o animal, o funcionaban por elementales principios mecánicos. Después el hombre descubrió la forma de utilizar el vapor para hacer funcionar las máquinas, las que eran más veloces de lo que hubiera podido lograr la fuerza humana. Las nuevas máquinas se instalaron en las fábricas.

taller revolucion industrial

Aquí vemos mujeres en una fábrica textil del siglo XIX. (Ver Más…)

ciudad de la revolucion industrial

9 Anteriormente, muchos artesanos y las mujeres habían trabajado en el hogar, con sus propias herramientas y máquinas, pero ahora empezaban a trasladarse a las ciudades para trabajar en las fábricas. Las ciudades fueron creciendo más y más. En los Estados Unidos el número de gente que vivía en las ciudades se triplicó entre 1820 y 1840. Hubo mucha gente que descubrió que allí podía ganar más dinero que en el campo, pero las condiciones de vida eran peores. Tenían que vivir en barrios bajos superpoblados debido a la escasez de viviendas.

energia moderna: petroleo, plastico y electricidad

10. Petroleo, Plástico y Electricidad: la investigación de tres nuevos elementos revolucionan el mundo del transporte, comunición y producción industrial. El petróleo dió popularidad al motor de combustión interna, alimentado con gasolina. A su vez, en la medida del aumento de consumo, se fueron descubriendo nuevos métodos de refinamiento del “crudo”, como el craqueo térmico y catalítico. Gracias a los catalizadores, se aceleró el proceso de craqueo, mejorando el rendimiento del petróleo. Más tarde la introducción del plástico fue una de las grandes Innovaciones de la época. Fue el resultado de los conocimientos que se iban adquiriendo sobre la industria petrolífera, y de las crecientes mejoras experimentadas en el proceso de refinamiento del petróleo. La electricidad
Si el vapor fue el combustible por excelencia de la Revolución industrial y del siglo XIX, la electricidad fue la principal fuente de energía del siglo XIX. En 1914 ya se generaba y se utilizaba en motores y otros aparatos. Sin embargo, a principios de siglo XX hubo un gran aumento en la producción de electricidad, a medida que los hogares europeos y estadounidenses comenzaban a utilizarla. Tanto en las fábricas como en otras industrias, la energía eléctrica y los motores de combustión interna sustituyeron casi por completo al vapor. Aunque al principio se utilizaba corriente directa en la mayoría de lugares, pronto se cambió a corriente alterna porque era mucho más fácil de transportar a largas distancias sin pérdidas significativas. (Ver Más…)

aeroplano de los hermanos wright fly II

11. Los Transportes: Los automóviles y los ferrocarriles cambiaron el concepto de distancia de los seres humanos de un modo fundamental. Por primera vez, las personas y las mercancías podían cubrir grandes distancias. Además de los progresos en el transporte terrestre y marítimo, esa época vio también cómo los humanos levantaban el vuelo por primera vez. En 1903, los hermanos Oville y Wilbuf Wright llevaron a cabo el primer vuelo con éxito en una máquina controlada más pesada que el aire. Consiguieron esta notable hazaña tras años de experimentación con planeadores y mecanismos de control. Siguieron mejorando sus diseños y, por fin, en 1905, crearon su primer aparato volador, que se mantuvo en el aire durante más de 30 minutos.

Marcno, comunicacion sin hilos

12. Comunicación Por Cable y Aire: Si el telégrafo fue la Innovación más importante para las comunicaciones escritas, la invención del teléfono en 1876 iba a revolucionar la comunicación oral. Alexander Graham Bell, un inventor escocés-americano, fue la primera persona que consiguió una patente para transmitir sonidos de labia a través de cables eléctricos en 1876. El trabajo de Bell se basaba en los principios de solido y electricidad, y su patente se considera la más valiosa de las jamás concedidas. Marconi transmite señales inalámbricas
El ingeniero y físico italiano Guglielmo Marconi perfeccionó el aparato de Hertz para generar y recibir ondas electromagnéticas. En 1901, Marconi pudo transmitir y recibir mensajes en código Morse a través del Atlántico. Siguió perfeccionando el aparato, que acabaría llevando a la invención, en 1906, de la primera transmisión por radio por parte de Reginald Fessenden. Aquí vemos a Marconi trabajando en un aparato similar al que transmitió las primeras señaíes a través del Atlántico.

linea de montaje fordismo

13. El Fordismo:  Henry Ford inventa una nueva forma de producción en serie, utilizando un sistema conocido como “cadena de montaje”, donde cada operario parado frente a un cinta realiza sólo una tarea repetitiva en la secuencia productiva. Por ejemplo estas mujeres trabajan en una fábrica de heladeras. Cada obrera coloca una parte distinta del refrigerador, a medida que va pasando por la cinta transportadora. En los países altamente industrializados, un gran número de personas trabaja en fábricas. Cuando un país se industrializa, por lo general el nivel de vida de la gente sube. Sin embargo la industrialización tiene también sus desventajas. A menudo, las ciudades están superpobladas y hay escasez de viviendas. Las fábricas suelen contaminar el aire, el agua o la tierra con sus desechos. Las comunidades industriales acumulan gran cantidad de desperdicios a medida que la gente tira sus coches, cocinas y muebles viejos, y envases usados. Otra desventaja está en que la industria utiliza enormes cantidades de minerales, tales como el hierro. Los países industriales también necesitan grandes cantidades de carbón y petróleo como fuente de energía. El carbón, el hierro y el petróleo se encuentran en yacimientos subterráneos. En lo que va del siglo XX el hombre ha utilizado cada vez mayores cantidades de estos yacimientos. Y aunque los recursos de que dispone la tierra son muy vastos, no durarán para siempre.

fision del atomo

14. La Energía del Átomo: Las armas nucleares y las centrales atómicas desencadenan parte de la energía de cada núcleo atómico.El combustible nuclear es una forma tan concentrada de energía, que un kilogramo de uranio produce una cantidad de energía semejante a la de 400 barriles de petróleo, suficiente para satisfacer la demanda diaria de una ciudad de 300.000 habitantes. La energía proviene de las fuerzas que mantienen unidos los núcleos y los átomos. En las plantas nucleares esta energía se obtiene al separar los núcleos atómicos, en un proceso llamado fisión nuclear. El uranio es el elemento empleado debido a que sus inmensos núcleos son inestables por naturaleza y fáciles de dividir. El calor liberado por la fisión se utiliza en las plantas nucleares para producir el vapor que acciona turbinas generadoras de electricidad. Se emplean diversos sistemas, incluidos los de enfriamiento por gas, por agua y por sodio. Cada uno de éstos tiene sus ventajas e inconvenientes, pero todos generan desechos radiactivos que mantienen su peligrosidad durante largo tiempo. Dado que la fisión requiere un material tan escaso como el uranio, y debido a los riesgos que genera, los científicos piensan que el futuro de la energía nuclear se encuentra en la fusión nuclear. La energía nuclear también es utilizada para crear devastadores armamentos, como fue el caso en Nagasaki e Hiroshima (Japón) para finalizar la 2GM.

15: Viajes Espaciales: Primer Hombre en llegar la Luna, el 20 de julio de 1969, se convirtió en el primer hombre que pisaba la Luna. Millones de pegadas al televisor fueron testigos de la Armstrong, junto a Aldrin y Michael Collins, sus dos compañeros de la misión espacial Apolo XI, cumplían así un de la Humanidad. Armstrong, murió el 25 de agosto de 2012 en Cincinnati, por una afección cardíaca.

londres vista aerea siglo xx
16.  Londres se extiende a lo largo de kilómetros. En el siglo XX las ciudades continúan creciendo. Un país que cuenta con gran cantidad de fábricas se considera un país industrializado. Por lo general a medida que un país se va Industrializando, hay más gente que se traslada a las ciudades en busca de empleos. El número de gente aumenta por lo regular rápidamente en las ciudades. En el Japón, sólo el 18% de la población vivía en las ciudades en 1920. Hacia 1972, esta cifra había subido al 70%. Durante este siglo, muchas ciudades europeas y norteamericanas han tratado de mejorar las malas condiciones de la vivienda. Se han derribado casas viejas para construir en su lugar bloques de departamentos. Estos son limpios y modernos, pero a menudo la gente se siente aislada en ellos. Las madres temen que sus hijos se caigan de los balcones, y la gente se siente molesta con el ruido de los vecinos. Así es que los médicos consideran que la vida en edificios altos de varios pisos, es mala para la salud mental.

ordenador de la segunda guerra mundial eniac a valvulas

17. Válvula Electrónica Aplicada al Primer Ordenador: Uno de los avances más importantes del período que abarca los años 1914 a 1950 fue el desarrollo de los ordenadores. Las máquinas de calcular se habían utilizado desde tiempos remotos, empezando por el abaco y pasando por la máquina diferencial de Babbage, la regla de cálculo y, finalmente, las máquinas estadísticas de Hollerith, que son aparatos mecánicos que pueden realizar operaciones aritméticas como la suma, la resta y la multiplicación. Sin embargo, el concepto de ordenador moderno nació tras el desarrollo de ordenador electrónico de uso general. Arriba vemos el panel del ordenador ENIAC de IBM En 1946 se puso en funcionamiento el ordenador ENIAC. Este gigante no era muy avanzado tecnológicamente y tenía muchas limitaciones, pero fue un gran avance comparado con sus predecesores, puesto que podía calcular 5.000 sumas por segundo. Ocupaba un espacio de 15×9 metros y tenía miles de tubos de vacío, condensadores y relés. Aunque fue diseñado para colaborar en la guerra, se acabó de construir una vez esta hubo terminado. Los primeros cálculos de ENIAC se emplearon para diseñar la bomba de hidrógeno.

microprocesador de silicio

18. Chip de Silicio o Microprocesador: La “revolución del silicio”, gracias al diminuto chip de silicio, un enorme potencial informático y sofisticados sistemas de control pueden comprimirse en pequeñas computadoras y dispositivos computarizados. El chip de silicio, o microchip, un pequeño disco de unos cuantos milímetros de diámetro, en el que se graban las conexiones de numerosos transistores. En los microchips más simples, como los empleados en los aparatos estéreo personales, se utilizan no más de una docena de transistores. Pero los asombrosos microprocesadores de una computadora son chips con un millón o más de transistores, unidos todos en un solo circuito integrado.La aparición de los microprocesadores, en 1971, dio origen a una revolución en la computación, ya que se podían construir circuitos complejos en un espacio muy pequeño, y su reproducción era fácil y económica. Con los microprocesadores vinieron las primeras microcomputadoras, de un tamaño que permitía su instalación en un escritorio o inclusive llevarlas en el bolsillo. La existencia de los microprocesadores significa que los circuitos de control computarizados altamente sofisticados pueden encontrarse no sólo en las computadoras, sino también en muchos aparatos eléctricos, incluyendo calculadoras de bolsillo, cámaras, relojes, equipos de sonido y televisores.

Dolly oveja clonada

19. Genética y Biología Molecular: Los avances en biología molecular de la segunda mitad del siglo XX tuvieron un impacto trascendental en eí ser humano. Todo empezó con el descubrimiento del material genético, el ADN, en 1953 por James Watson y Francis Crack, de la Universidad de Cambridge. Aunque mucho del trabajo para intentar entender la genética a nivel celular se había realizado en los años anteriores, la brillante visión de Watson y Crick hizo encajar el rompecabezas. Dolly, la oveja clonada: El primer animal en ser clonado a partir de una célula adulta no reproductiva fue una oveja, a la que llamaron Dolly. Su clonación exitosa a partir de células mamarias demostró el potencial de las técnicas de clonación y también abrió debates éticos. Creada en el Instituto Roslin de Escocia, Dolly vivió casi siete años antes de ser sacrificada en 2003.

internet red de redes

20. Internet: Nace a partir de un proyecto militar-cientifico para conectar varias universidades y centros de investigación en EE.UU. y con el tiempo esta “red de redes”, llamada Internet supone el medio por excelencia para obtener información de los más variados temas a cualquier hora del día y sin necesidad de moverse de casa. Así, se pueden conocer las noticias de última hora, ver el tráiler del próximo estreno de cine, visitar lugares lejanos, reservar los billetes de avión para las vacaciones, contactar con personas de todo el mundo o comprar cualquier cosa que a uno se le pueda ocurrir. Esto se debe a que la información disponible en Internet es casi ilimitada, y aumenta día a día. Las empresas vieron en la red primero un medio para anunciarse y, actualmente, una vía para atender a sus clientes y ofrecer sus productos. Muchas instituciones públicas y privadas la utilizan para dar a conocer sus actividades y publicar datos de interés general o de un tema específico. Y los particulares disponen de un número creciente de servicios accesibles a través de Internet.

Fuente Consultada:
Historia de los Inventos Edit. hfullman
Ciencia Explicada Edit. Clarín
El Hombre y Su Medio Ambiente Edit. Sigmar

Caballo Salvaje de Przewalski Características e Historia

HISTORIA DEL ÚLTIMO CABALLO SALVAJE

De hermosa estampa y músculos de acero, recorre todavía en manadas la tundra manchuriana, defendiendo a feroces mordiscos, frente al acoso del hombre y al ataque del tigre, su libertad y su vida.

Los antepasados de los actuales equinos tuvieron dos características fundamentales. Eran generalmente de menor alzada y jamas pudieron ser domesticados por el hombre, que compartió con ellos el período paleolítico. Aunque parezca extraño, en nuestros días queda un representante, un tanto remoto, de esos corceles de crin erecta y muy larga; nos referimos al caballo de Przewalski, descubierto por el viajero ruso de ese apellido que visitó el noroeste de Sinkiang, entre la Mongolia Exterior y el Kirghizistán, en 1879.

Se trata del último caballo salvaje propiamente dicho, ya que el resto de los animales considerados “antecedentes equinos”, como los asininos, los hemíonos y los onagros o asnos salvajes, han estado sometidos al hombre desde la antigüedad.

Este caballo es de talla mediana, de 1,30 a 7,40 metro de alzada con miembros sólidos y musculatura muy desarrollada. De cuello corto y bajo, con crin tupida y recta, que no se prolonga en mechón en la frente como ocurre con los caballos comunes, y una cola larga y espesa desde la base, ambas de color leonado en su raíz y más oscuro, hasta llegar al negro, en el extremo, tiene un pelaje fino y brillante en el verano, largo y también brillante en invierno.

En los cuatro miembros ofrece la particularidad de aumentar considerablemente la longitud del pelo, hasta formar una gruesa capa alrededor de los vasos… Las pezuñas son redondeadas y no muy altas y la grupa, ancha y un poco inclinada.

caballo salvaje

El color general del pelaje es leonado con algunas zonas rojizas o doradas. El vientre, los flancos, la cara interna de los miembros y el hocico son blancos. Los miembros están frecuentemente cruzados por una serie de rayas horizontales, como en la cebra.

Presenta además toda la línea dorsal, desde la cruza hasta el nacimiento de la cola, de color negro subido. Su cabeza es voluminosa y cargada en la quijada inferior y sus ojos oscuros y de expresión inteligente. Tiene el hocico redondeado y las fosas nasales más bien estrechas. Posee espejuelos o callos en los cuatro miembros, pero rara vez son visibles por cubrirlos el pelo.

De hábitos gregarios, forma nutridas manadas que se desplazan por la tundra manchuriana. Esmuy desconfiado y posee vista y olfato extraordinarios, condiciones éstas que le han permitido sobrevivir a través de las distintas glaciaciones desde el Paleolítico inferior, y competir con éxito tanto con el hombre como con el resto de los animales salvajes carniceros, entre los cuales especialmente el tigre manchuriano ha sido y es uno de sus principales enemigos.

Con respecto a sus métodos de defensa, utiliza su terrible mordisco, capaz de cercenar un brazo de hombre de regular talla, y sus características coces, especialmente cuando se trata del ataque de un tigre. Si la fiera se le encarama, busca inmediatamente la espesura en la cual entra a toda velocidad, raspando contra las ramas bajas a su atacante, que, a su vez, lo desgarra en los flancos y trata de desnucarlo. Si llega a ser capturado por el hombre se muestra absolutamente reacio a todo tipo de domesticación y siempre trata de morder a sus cuidadores.

Se considera que apareció en la tierra al producirse la glaciación del paleolítico inferior y ha compartido las sabanas europeas junto con el mamut, el rinoceronte peludo, el buey almizclero y el reno.

Los hombres primitivos del período magdaleniense han dejado múltiples pinturas rupestres en las cuales se reproducen con gran fidelidad estos caballos que, con seguridad, al perfeccionarse el instrumental de caza, sirvieron como parte de la dieta del hombre de esas épocas. Actualmente, rara vez se lo caza, por considerárselo un testigo de épocas muy lejanas de la humanidad y por no constituir un trofeo propiamente dicho.

Fuente Consulatada:
Nota del Profesor Rodolfo A. Perri Para Revista Ciencia Joven Fasc. N°31

La Edad del Bronce Consecuencias en el Arte y la Guerra

LA EDAD DEL BRONCE: NUEVAS TÉCNICAS , ARMAS Y ARTE

Esta metalurgia nace cerca de la actual meseta de Armenia, para extenderse rápidamente hacia Oriente y Occidente. Las gran riqueza minera del oeste se hace velozmente conocida. Desde las “cunas de la cultura” -Mesopotamia y Egipto– no tardan en llegar contingentes de colonizadores prehistóricos.

La isla de Chipre, las llanuras de Alemania y los territorios británicos (estos últimos colmados del preciado estaño) se hicieron muy pronto tan importantes que sus tribus primitivas fueron reemplazadas por pueblos mucho más avanzados. .. .Nueve partes de cobre .. .una de estaño.

He aquí la fórmula más acabada que se empleo en los antiguos talleres de fundición, no sin antes haber pasado por una etapa de interminables pruebas, seguidas de otros tantos fracasos. Con esta aleación “mágica” que da por resultado el bronce, vinieron muchos adelantos, pero también se hizo más terrible aún uno de los peores flagelos de la humanidad: la guerra.

Las hachas se perfeccionaron haciéndose armas mortíferas en manos de sus poseedores. Ya no se trataba de emprenderla a los golpes con el enemigo. Ahora una sola estocada de espada o hacha terminaba la pelea en cinco segundos. Quedaban menos prisioneros y más cuerpos sin vida tendidos en el campo de batalla.

En los túmulos, cajones de piedra enterrados en una loma –las tumbas de la época-, se lian descubierto las armas, los cascos y otros utensilios de aquellos guerreros incansables. En ese tiempo también se generalizó el uso de los caballos y los carros, lo que trajo como consecuencia el desarrollo de los caminos -algunos de ellos, base de rutas trazadas en la actualidad- y, en definitiva, del comercio en general. Este último permitió la comunicación entre las ciudades y la expansión de la cultura.

Los objetos comerciales fueron las alhajas –jade y pedrería– y las armas. Al hablar de Edad del Bronce usamos un concepto cronológico que sólo tiene valor local.   Mientras que el uso de éste aleación por las culturas que poblaron la Mesopotamia asiática en la Antigüedad data de varios milenios, en Japón recién se introdujo el bronce unos cuatro siglos antes de nuestra era y hay tribus australianas, amazónicas y africanas que tomaron contacto con los aviones de los occidentales antes que con el bronce.

De ellos se puede decir que saltaron del Megalítico a la Era Espacial. Por tanto, cuando se hable de la Edad del Bronce de un pueblo determinado, es aconsejable precisar algo más la cronología, tomando como referencia hechos culturales coetáneos de otras civilizaciones.

Pero no fue solamente en el campo bélico donde la aparición del bronce transformó la ida de aquellos pueblos que, trabajosamente, habían descubierto los secretos de la preparación, del moldeo y del cincelado a esta aleación. En  efecto, el nuevo material permitió al hombre de aquellos tiempos producir objetos artísticos menos frágiles y más elaborados.

arte en la edad e bronce

El descubrimiento de los metales sumó nuevos y variados útiles y objetos artísticos a ios ya realizados con las antiguas técnicas y materiales.

La variedad de dichas creaciones plásticas es sorprendente y prueba de la nobleza del material es que lo adoptaron las más diversas culturas. Su uso en el campo artístico se conservó hasta épocas muy posteriores a la aparición del hierro, metal que por su mayor dureza poco tardó en reemplazar al bronce en la fabricación de armas.

Entre las piezas ornamentales de bronce mejor logradas se cuentan algunas estatuillas provenientes de las estepas euroasiáticas que representan combates de animales, unas pocas de las cuales han llegado hasta nuestras manos y se conservan en los grandes museos del mundo.

Otro campo en el que el bronce aun no ha sido desplazado por otros metales es la ya milenaria técnica de la fabricación de campanas. Todavía quedan artesanos en el Viejo Mundo que, aprovechando la experiencia acumulada por varias generaciones de antepasados -en la mayoría de los casos los secretos de estas artesanías se fueron transmitiendo de padres a hijos dentro de una misma familia-, siguen fabricando gigantescas campanas de
bronce, algunas de las cuales llegan a pesar varias toneladas.

También los grandes escultores siguen mostrando una marcada preferencia por el bronce, material que resiste muy bien los efectos de la intemperie y que tiene consistencia suficiente como para permitir hacer gitantescas estatuas huecas.

El punto de funsión relativamente bajo de esta aleación permite trabajarla con sencillos métodos artesanales, aun tratándose de piezas de grandes dimensiones. Si a lo antedicho se suman las nuevas aplicaciones que día tras día se dan al bronce, cuyas propiedades se fueron modificando mediante al agregado de otros metales a la aleación (el llamado bronce Admiralty, por ejemplo, que se usa en las construcciones navales porque el agua de mar no lo corroe, está compuesto por un 70% de cobre, un 29% de cinc y apenas un 1% de estaño), es fácil comprender que a los arqueólogos e historiadores del futuro les resultará tan difícil precisar la fecha del comienzo de la Era del Bronce como la de su fin.

LA Edad del bronce

Las nuevas técnicas no se emplearon solamente con fines pacíficos. El perfeccionamiento de las armas hizo que, a partir de entonces, las guerras fueran cada vez más cruentas y dirigidas a la total exterminación del enemigo.

EL SECRETO DE LOS CHINOS

Cuando empezaron a llegar a manos de los historiadores y arqueólogos occidentales antiquísimas estatuillas y objetos ornamentales de bronce hechos por los chinos se planteó un interrogante al que por muchas décadas no se pudo dar una respuesta satisfactoria: ¿como habían logrado aquellos artesanos fundir piezas tan complicadas? A través del análisis de las tradiciones orales y escritas de aquellos pueblos, se descubrió finalmente el secreto.

El artista hacía primero un modelo en cera de la pieza a fundir, con todos los detalles tanto estructurales como decorativos. Luego la recubría con un barro arcilloso que, al secarse, formaba un molde herméticamente cerrado, con excepción de unos pocos conductos que se hacían introduciendo, antes que el barro fraguara, delgadas varillas que atravesaban la pared del molde.

Calentando fuertemente éste, la cera que estaba en el interior se fundía y escapaba por los conductos, de los que previamentese habían retirado las varillas. Por esos mismos conductos se vertía finalmente el bronce fundido y, una vez que se enfriaba la pieza, se rompía el molde para sacarla.

Esta ingeniosa técnica concebida en plena Edad del Bronce fue readaptada en los últimos años por la industria metalúrgica para producir directamente por fundición piezas que, cuando se las fundía por los métodos convencionales, requerían un largo y costoso proceso de maquinado para darles sus formas definitivas.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°8 Edit. Cuántica

Uso de las Fuerzas Naturales Aplicaciones Viento, Calor y Agua

APLICACIONES DE LA ENERGÍA NATURAL: CAÍDA DE AGUA, VIENTOS Y CALOR

Cómo el Hombre Utiliza las Fuerzas de la Naturaleza: A lo largo de una gran parte de ‘la historia, la única fuerza que estaba al servicio del hombre fue la de sus propios músculos. Durante el período neolítico comenzó a usar la fuerza muscular de varios animales, asnos, bueyes, caballos y camellos.

Luego, en los primeros estadios de la civilización, fabricó el hombre las primeras máquinas simples para ayudar a sus músculos a sobrellevar las tareas más dificultosas. Entre las más importantes, figura la palanca. Fue con simples artefactos y con el trabajo de los esclavos como levantó varias de las colosales obras de la antigüedad.

Posiblemente, la primera de las fuerzas naturales que usó para relevar el esfuerzo muscular, fue el poderío del viento. Rápidamente, debe el hombre haber notado cómo los árboles se inclinan y las ramas se rompen si los azota el vendaval y cómo las hojas son arrastradas aun cuando sople la brisa más suave. Así aprendió a aprovechar el poder del viento para hinchar las velas de los barcos. Con el tiempo, inventó aparejos y velas más perfeccionados, de manera que pudo primero navegar haciendo ángulo con el viento y eventualmente, después de muchos siglos, virar casi directamente contra él.

maquinas simples usadas por el hombre

En algunos de los antiguos centros de civilización, usaban molinos de viento muy simples; pero fue más tarde, en el siglo XIII, cuando entraron en uso en Europa. Tiempo después, se construyeron molinos más perfeccionados cuya parte superior podía ser movida para captar el viento en cualquier dirección que éste soplara.

energia eolica

Las corrientes y caídas de agua también se utilizaron desde tiempos remotos. En muchas partes del mundo, pueblos que viven aún en forma primitiva, usan balsas que son impulsadas por la fuerza de la corriente; muy posiblemente nuestros antecesores usaron medios similares.

Muchos navegantes primitivos, especialmente aquellos que vivían en las orillas del Pacífico, aprovechaban las corrientes oceánicas que les eran conocidas cuando tales corrientes seguían la misma ruta que ellos deseaban tomar.

La tremenda fuerza de las caídas de agua debe haber sido también evidente para los hombres de la antigüedad, pero no hay datos seguros de su uso hasta después de la invención de la rueda en la Mesopotamia. Luego, con el correr del tiempo, los artesanos construyeron ruedas con paletas para impulsar el agua, las que se utilizaron en un principio para irrigar los terrenos. Estas ruedas hidráulicas fueron lo suficientemente poderosas para arrastrar las pesadas y toscas maquinarias de los molinos y se pusieron en uso en muchas partes de Europa, muy a principios de la Edad Media.

energia hidraulica

La caída del agua hace girar una turbina que a su vez su movimiento genera energía eléctrica

Hoy, los ingenieros han hallado métodos completamente nuevos para utilizar el poder del agua. Haciendo represas en los grandes ríos y embalsando sus aguas, han creado enormes desniveles que se emplean para mover turbinas y generar electricidad. En zonas montañosas que se hallan alejadas de campos carboníferos, tales como en las Hébridas y en partes de Noruega y Suecia, trabajos de este tipo producen energía hidroeléctrica a bajo costo, y atraen a las industrias pequeñas.

Ver: Energía Mareomotriz

Aún el hombre moderno ha hecho uso de la fuerza colosal que la naturaleza provee mediante los saltos de agua; pero, en el norte de Francia, se están realizando planes muy avanzados para producir electricidad en gran escala, utilizando esta fuente de recursos.

Desde fines de la Edad Media, cuando las lentes comenzaron a fabricarse en una escala considerable, los niños pequeños gustaban dirigir la luz del sol sobre un papel o madera seca para producir una débil llama. Hoy, en el sur de la Rusia, en Francia y en otras partes, enormes espejos cóncavos concentran los rayos solares sobre enormes fuentes de agua hirviendo para obtener vapor y con ello poner en movimiento turbinas para la producción de electricidad.

USO DE LA ENERGÍA CALÓRICA: No hay duda de que los inventores desconocidos que se ingeniaron para aprovechar la fuerza del viento y la del agua, fueron grandes benefactores para sus semejantes. Pero, en cierto sentido, su tarea fue más fácil que la de inventores posteriores que usaron por primera vez otras formas de energía.
El viento mueve naturalmente las cosas y utilizar su fuerza era, simplemente, hacer mover las cosas que el hombre quería que se moviesen; la corriente oceánica fluye en una dirección fija y usarla significaba, sencillamente, hacer conducir a los hombres y a los objetos fabricados por ellos, en la misma dirección.

Los hombres que primero se ocuparon de hacer trabajar el calor, se enfrentaron con un problema mucho más difícil. Tenían que convertir una forma, de energía, el calor, en otra totalmente diferente, es decir, en energía mecánica capaz de realizar una tarea.

A fines del siglo XVII ya se habían cavado minas muy profundas, y extraer el agua de ellas era una necesidad imprescindible. Una bomba común no puede elevar el agua más que a unos 10 metros, y el único método posible para drenarla era usar varias bombas sucesivamente, cada una de las cuales elevara el agua 10 metros más alto que la anterior. Este método requería un arduo trabajo y los inventores de este período se pusieron a pensar en una posibilidad mejor.

A principios del siglo XVIII un francés, Papin, y dos ingleses, Savery y Newcomen, fabricaron bombas en las que el vapor hacía presión en un gran gabinete y expulsaba el aire hacia afuera; cuando se derramaba agua fría sobre el gabinete, el vapor se condensaba y se hacía un vacío. La presión de la atmósfera impulsaba entonces el agua de la mina dentro del gabinete vacío.

corte de una olla a presión

Ejemplo: presión del agua en estado de ebullición

Cierta vez, justamente a mediados de siglo, mientras James Watt, un fabricante de instrumentos de Glasgow, estaba reparando un modelo de bomba de vapor de Newcomen, tuvo una idea que significó un notable adelanto. En lugar de enfriar el gran recipiente de vapor y volver a calentarlo cada pocos minutos, agregó otro recipiente pequeño donde el vapor estaría constantemente condensado; así se ahorraría tiempo y combustible. .

Pasaron unos cuantos años hasta que Watt comenzó a fabricar máquinas que utilizaban el vapor para impulsar un pistón y mover una rueda. A partir de ese momento, los motores de vapor se usaron en escala creciente para impulsar las máquinas de las nuevas industrias.

Luego, durante el primer tercio del siglo XIX, George Stephenson y algunos otros ingenieros lograron construir locomotoras de vapor capaces de transportar pesadas cargas a lo largo de vías, a velocidades que excedían en mucho a las que el hombre había alcanzado antes.

Nuestros abuelos gustaban contar cómo James Watt, mientras era aún un niño, se inspiró para utilizar la energía del vapor de agua al ver cómo éste levantaba la tapa de una marmita, al hervir el líquido. No hay ningún documento que nos permita tomar por cierta esta historia, pero podemos imaginárnoslo a Watt como un hombre de mediana edad observando la marmita, reflexionando sobre los grandes cambios que el vapor de agua había traído e imaginando los que traería en el futuro.

La utilización de la electricidad fue una hazaña aún más difícil y que no podemos considerar ligada a un solo hombre. Desde la época de los griegos, se sabía que algunas sustancias, cuando se frotaban con otras, atraían o repelían pedazos pequeños de materia.

En el siglo XVIII, el inventor italiano Galvani produjo electricidad mediante pequeñas baterías eléctricas. Pero no fue sino hasta bien entrado el siglo XIX que un inglés, Michael Faraday, demostró que una corriente puede producirse por la rotación de un imán; y así, en 1881, una poderosa dínamo fue puesta en acción en la primera usina.

Fuentes Consultadas:
El Mundo en su Tiempo – Uso de las Fuerza Naturales – Tomo III Globerama  – Edit. CODEX –

Ver: Alimentos Naturales Explotados Por El Hombre

Ver: Combustibles Naturales Que se Extraen de la Tierra

El Mesolítico Características, Alimentos, Utensillos, Armas

CARACTERÍSTICAS DE LA VIDA EN EL MESOLÍTICO

Muchas dificultades ofrece reconstruir los comienzos de la evolución cultural del hombre a partir de la época en que empezó a poblar la superficie terrestre. En una primera y larguísima etapa desconocía la vida común organizada, no cuidaba rebaños ni sembraba pero, debido a su inteligencia superior y a su aptitud para emplear un lenguaje hablado, pudo adaptarse a la naturaleza e iniciar una lenta y difícil marcha hacia una vida mejor.

Por el conocimiento transmitido a través de sucesivas generaciones y la habilidad de sus manos flexibles, el hombre alcanzó un nivel de progreso que comprende su cultura primitiva, así denominada porque debe ubicarse al comienzo de la historia de la humanidad.

Por ejemplo según el material que el hombre de aquella lejana época empleaba en sus armas y utensilios, la ciencia prehistórica distingue la Edad de Piedra y la Edad de los Metales.

Cuando estudiamos la Edad Media, que comprende el período histórico posterior al auge dé la cultura greco-latina, se nos suele indicar que se trata de una época de oscuridad y retroceso. En realidad, se trata de una etapa de lenta transformación del proceso cultural, en la que se produce una concentración de valores, que se ha visto como una detención. Algo así como cuando retrocedemos para tomar impulso y dar un gran salto.

caracteristicas del mesolitico

En la prehistoria también se produjo una Edad Media con estas características. Se la conoce con el nombre de Edad de Piedra Intermedia o Mesolítico y tuvo lugar después del décimo milenio a. de C, entre los períodos Paleolítico (de la piedra tallada) y Neolítico (de la piedra pulida). Ya aparecido el Cro Magnon, un tipo humano muy similar al actual, mucho más evolucionado que el de Neanderthal, los métodos de tallado de las piedras ya no constituían ningún secreto.

Desde el hacha hasta la lezna, pasando por las puntas de flecha, los buriles y otras herramientas, todos los elementos eran fabricados por manos bastante diestras que sacaban el máximo provecho del sílex, el pedernal, la obsidiana y otras rocas.

También la madera y el hueso formaban parte de los materiales usados por este hombre primitivo. La regularidad del clima le dio confianza en el suelo que habitaba y así comenzó a hacerse sedentario. De esta época data una práctica que le abrió nuevos horizontes: el pastoreo.

Es en esta Edad Media cuando el hombre descubre que más fácil que cazar resulta criar los animales para usarlos cuando los necesite.

Casi al mismo tiempo se produjo la observación atenta de la vida vegetal, que llevó al hombre al cultivo. También se valió de las ramas y hojas fibrosas para efectuar trenzados y con ellos construyó viviendas y vestidos. En ambas empresas el cuero fue un valioso auxiliar.

El fuego, cuyo origen cierto es motivo de serias controversias, ya alumbraba los campamentos de esta época y constituía un nuevo factor de dominio sobre el resto de las criaturas vivientes. Con trigo, cebada, cabras, vacas, ovejas y cerdos, esta civilización se extendió por África, Asia, Europa (hasta Noruega) y América, aunque en este último continente la evolución se produjo con más lentitud.

mesolitico

Sus yacimientos se reconocen por estar semi-cultos en montañas de valvas de moluscos, usados como alimento por la familia mesolítica. El perro, descendiente del lobo, comienza a ser, en estos tiempos remotos, el mejor amigo del hombre y lo ayuda en la caza o tirando de sus trineos.

Un miedo ancestral a la muerte y a todo lo sobrenatural ya se ha apoderado de nuestro antecesor, el cual respeta ciegamente los ritos funerarios de su tribu y entrega ofrendas a los dioses invocando sus poderes mágicos. Todo esto se revela en los monumentos conservados en muchos sitios, ante todo en Europa y Asia, lo que atestigua la existencia de una intensa vida espiritual.

Quizá la fijación de este concepto de la inmortalidad del alma haya sido el paso más importante dado en esta etapa, que ayudó al hombre a concretar los grandes progresos del Neolítico.

La posibilidad de vivir bien alimentado, gracias a la agricultura y el pastoreo, dejó tiempo libre para pensar. Esta fue la gran conquista del Mesolítico.

Formas de Guardar la Información en la Antiguedad Historia

COMO SE ARCHIVABA Y TRANSMITÍA INFORMACIÓN EN LA ANTIGUEDAD

El progreso humano es posible sólo porque cada generación aprende de generaciones anteriores y luego usa su propia inteligencia para agregar algo a los conocimientos adquiridos. Muchos animales jóvenes aprenden de sus padres observando su conducta y siguiendo su ejemplo, pero solamente lecciones muy simples se pueden aprender de esta manera. El hombre adelantó mucho en poco tiempo porque aprendió a hablar, y de ahí a transmitir lecciones más complicadas.

Pero las lecciones que se aprenden oralmente pueden olvidarse, y si el que las ha impartido ya no está presente, no hay manera de controlar el mensaje original. Por esto, es necesario algún tipo de registro permanente. Los incas del Perú hicieron cuerdas con extraños nudos para registrar mensajes, y otras tribus indígenas usaban collares de conchillas dispuestas de maneras especiales.

nudos en los quipus inca

Los registros permanentes nacieron, quizás, cuando el hombre empezó a usar calendarios. La única manera de saber cuántos días transcurren entre una luna llena y la siguiente, es hacer una marca en una vara cada noche y luego contar las marcas. De modo que podemos creer que las varas con incisiones son quizá la forma más antigua de registros permanentes. En partes de África y entre pastores de remotas regiones de Polonia, todavía se usan varas con incisiones para registrar números.

Con el tiempo, la gente de muchas partes del mundo agregaba figuras sencillas además de incisiones, para demostrar a qué se refería. Dos incisiones seguidas por un sencillo dibujo de un hombre, podían significar “dos hombres”, dos incisiones seguidas por una sencilla representación del Sol, podían significar “dos días”.

Y así, durante inmensos períodos, lentamente surgió un complicado lenguaje de figuras, como la escritura de jeroglíficos del antiguo Egipto o la escritura pictográfica, usada aún en China.

escritura pictografica

También la escritura cuneiforme, la de la antigua Mesopotamia, comenzó como pictografía. Pero allí, como en muchas otras partes, las figuras llegaron a ser tan diferentes de verdaderos dibujos, que el que escribía debía aprender cómo hacer cada una, y el lector también aprender y aun recordar qué representaban.

escritura cuneiforme en sumeria

Aprender los miles de caracteres diferentes usados en cualquier pictografía evolucionada, es tarea inmensamente larga y sólo gente que tiene pocas cosas que hacer puede lograrlo. Por eso en el antiguo Egipto sólo los sacerdotes y los gobernantes sabían leer y escribir los jeroglíficos, y por esta misma razón tanta gente en China no sabía leer ni escribir hasta hace poco tiempo.

jeroglifico egipcio antiguo

Afortunadamente, en algunas partes del mundo la pictografía se transformó en algo mucho más simple. Esto ocurrió en Japón y lugares del Medio Oriente, donde los idiomas hablados se componen de sólo un centenar de sílabas diferentes, o tal vez menos. Allí fue posible usar una simple figura o signo para cada sílaba, de manera que la tarea de aprender a leer y escribir ya no fue tan difícil.

La mayoría de los idiomas europeos, sin embargo, usan un gran número de sílabas diferentes. La única manera de escribirlos con un corto número de caracteres es emplear uno para cada sonido consonante y otro para cada vocal.

Una lista así de caracteres fue creada por primera vez por los pueblos semitas que vivían en el Medio Oriente hace casi 3.000 años. Fue el primer alfabeto verdadero, y aunque las formas de algunas letras han cambiado con el tiempo y con los lugares, es todavía la base de toda la escritura alfabética usada en el mundo moderno.

A la derecha vemos cuatro alfabetos: el fenicio, el antiguo hebreo, el griego y el romano. No es difícil ver una relación que existe entre todos ellos.

alfabeto fenicio

Los fenicios mantenían una fluída actividad comercial y se vieron obligados a buscar una forma práctica y segura de información acerca de sus transacciones, convirtiéndose en uno de los pioneros en el desarrollo del abecedario, por lo que es considerado la base de otros alfabetos como el árabe, latino, griego, cirilo.

alfabeto griego

Los griegos utilizaron el alfabeto fenicio para adaptarlo y modificarlo de tal manera que representara a su idioma. Debido a la diferencia lingüística entre ambos idiomas, los griegos tomaron algunas letras del alfabeto fenicio dándoles valor de vocal y también cambiaron la pronunciación de algunas letras, agregando así algunos símbolos que representaran sonidos inexistentes en el idioma fenicio.

HACIA LA IMPRENTA MODERNA…

El cambio de la escritura pictográfica, que utiliza miles de caracteres diferentes, por la escritura alfabética, que emplea sólo unos pocos, hizo mucho más fácil el aprender a leer y escribir; pero al principio no parecia que valiera la pena el esfuerzo. No tiene sentido aprender a leer y escribir, si no se tiene nada para leer y nada que escribir. Ésa es exactamente la posición en que estuvo la mayoría de la gente durante varios siglos después del comienzo de la escritura alfabética.

Hasta bien entrada la Edad Media, los únicos materiales para escribir que había en la Europa Occidental eran el pergamino corriente y la vitela, que se preparaban con mucha dificultad con cueros de ternera, oveja o cabra. Sólo la gente acaudalada podía comprarlos, y únicamente para documentos y cartas muy importantes. El hombre que poseía 20 libros o más, escritos a mano sobre pergamino, debía ser muy rico; su biblioteca, un tesoro.

Pero en la remota China un material nuevo y mucho más barato había estado en uso durante muchos años. Era el papel. Se hacía empapando, desmenuzando, reduciendo a pulpa y prensando trapos viejos. Luego, cuando el imperio árabe alcanzó su máxima extensión, desde Persia a Portugal, unos prisioneros chinos capturados en la frontera oriental enseñaron el arte de hacer papel a sus vencedores.

El conocimiento del nuevo proceso se extendió pronto hacia el oeste; y antes de que terminara la Edad Media, el papel se manufacturaba en muchas partes de Europa. Aun así, los libros no se abarataron inmediatamente, porque cada ejemplar tenía que escribirse a mano, y el escriba o escribiente que hacía las copias debía ser pagado durante muchas semanas o meses de labor.

Una vez más, el arte que iba a vencer esta dificultad —el arte de la imprenta— tuvo su origen en China. Ya en el siglo VIII a. J. C, los chinos habían descubierto cómo grabar diseños simples en relieve sobre un bloque de madera, embadurnarlo con tinta aceitosa y tomar muchas impresiones del dibujo presionando papeles sobre él. Pronto lograron estampas más elaboradas para imprimir dibujos de naipes: hacia fines del siglo IX habían comenzado a imprimir libros enteros, grabando sobre madera caracteres y dibujos al revés.

Durante las Cruzadas, el conocimiento de esta impresión con bloques grabados comenzó a difundirse por Europa. Al principio sólo se usó para imprimir naipes e imágenes de santos; pero alrededor de 1430 la gente, en varias partes de Europa, había comenzado a imprimir libros de igual manera. Cada letra de cada página tenía que grabarse en relieve muy cuidadosamente, e invertida, en madera. Una vez hecha la estampa, se podían imprimir tantas copias como fuese necesario.

Entonces un holandés, llamado Lorenzo Coster, tuvo una idea brillante. A diferencia de la escritura pictográfica china, que usa muchos caracteres diferentes, rara vez repetidos en una página, la escritura alfabética usa sólo pocos caracteres, repetidos muchas veces en cada página. Así que, en vez de hacer una gran estampa para una página entera, Coster hizo muchas pequeñas estampas de madera para cada letra del alfabeto. Éstas se podían usar una y otra vez, combinadas de todas las maneras para producir muchas páginas de imprenta diferentes.

El arte de imprimir con tipos movibles había empezado. Muy pronto después de esto, Juan Gutenberg, generalmente considerado como el padre de la imprenta, hizo moldes, o matrices de arena en las cuales podía verterse metal fundido y obtener estampas de metal, idénticas para cada letra. Más tarde, un colega de Gutenberg, llamado Schoeffer, hizo matrices de bronce en las cuales las letras se fundían en plomo derretido.

En pocos años las imprentas surgieron por toda Europa, produciendo material barato de lectura por primera vez en la historia del mundo. Una de ellas, la prensa fundada en Amberes por Plantin.

LA TIPOGRAFÍA: Durante más de 400 años, toda la tipografía se hizo a mano. El tipógrafo, o cajista, se situaba frente a un banco con dos cajas de tipos, como dos grandes bandejas planas frente a él. Cada caja estaba dividida en un número de compartimientos, uno para cada letra, signo de puntuación u ortográfico. La caja inferior, en posición horizontal, contenía letras minúsculas; la superior, algo inclinada detrás de la inferior, contenía letras mayúsculas.

La tarea del tipógrafo consistía —y aún consiste— en tomar los caracteres uno a uno de sus cajas para colocarlos en el componedor e ir formando así renglones de palabras, como se ve arriba, en la página de enfrente.

Cada letra se hace en relieve, un poco por encima del cuerpo del tipo, de modo que, cuando se pasa sobre éste un rodillo cubierto de tinta, sólo las letras y no el espacio que las rodea reciben la tinta. Todas las letras se moldean invertidas, como se ven en el espejo, de manera que aparezcan al derecho una vez impresas.

Los tipos muy grandes, o los que se usan sólo de tanto en tanto, se componen a mano hasta el presente, pero casi toda la tipografía para libros comunes, diarios, revistas y periódicos se hace con la ayuda de distintas clases de maquinarias.

La primera máquina tipográfica satisfactoria fue inventada por Ottmar Mergenthaler. Él mostró una versión mejorada de ésta a un editor, Whitelaw Reid, que la llamó linotipo. Una moderna máquina linotipo se ve a la derecha de la página de enfrente. Adelante tiene un teclado bastante parecido al de una máquina de escribir.

antigua linotipo

Cuando se aprieta cualquier tecla, una matriz correspondiente al signo o letra que se oprimió cae de una cámara cercana a la parte superior de la máquina y se desliza por un conducto.

Cuando la línea de matrices está completa, funcionan los espacios que separan las palabras. Estos espacios se ensanchan automáticamente, de modo que todos los blancos resultan iguales.

La máquina está equipada con un horno eléctrico en miniatura, en el cual una mezcla de plomo, estaño y antimonio se conserva a temperatura de fusión. Cuando se completa cada línea de matrices, el operador mueve una manija; entonces algo de este metal caliente pasa a las matrices y se convierte, al solidificarse, en una línea completa de tipos.

Cada una de sus letras está invertida como vista en un espejo, exactamente como ocurre con los caracteres en una caja de tipos. Estas líneas se pueden montar en una galera, o fuerte marco metálico, para formar una página completa. La impresión se puede hacer directamente del molde. Pero si la impresión se hace en una rotativa —una máquina con rodillos— debe realizarse otro proceso.

Se hace una reproducción del molde por medio de una lámina de cartón especialmente preparada. En esa lámina todas las letras aparecen, desde luego, con su trazo natural. A continuación, se arquea el cartón, en forma de medio cilindro, y se le aplica metal fundido. Cuando este metal se enfría y se endurece, se transforma en una plancha de impresión semicilíndrica, portadora de todos los detalles del cartón. Pero ahora todas las letras vuelven a aparecer en relieve. Entonces la plancha está lista para ser ajustada a los rodillos de la rotativa para proceder a la impresión.
Una máquina tipográfica de tipo completamente distinto es la monotipo.

En ella, al oprimir una tecla se perfora una serie de agujeros en un rollo de papel, distinta para cada letra. Luego el papel perforado se transfiere a una máquina fundidora (o moldeadora) en la cual cada serie de agujeros hace que la máquina funda la letra correspondiente. Cada letra se funde por separado, de modo que si el operario cometió algún error al teclear, sólo será necesario cambiar una o dos letras y no todo un renglón, como ocurre en la linotipo.

Ver: Historia de la Imprenta

Fuente Consultada:
El Triunfo de la Ciencia Almacenando Conocimiento – Globerama Tomo III Edit. CODEX

Historia de los Materiales Naturales Usados Por El Hombre

HISTORIA DE LOS MATERIALES NATURALES MAS USADOS POR EL HOMBRE

La naturaleza siempre ha suministrado al hombre abundancia de materiales, pero rara vez en forma inmediatamente adecuada a sus necesidades. A los materiales de la naturaleza, el hombre ha tenido que agregar su propio trabajo y su propia inventiva para obtener precisamente lo que necesitaba. Desde tiempos muy remotos, el hombre ha hecho uso no sólo de las plantas y los animales, sino también de elementos no vivientes del mundo que lo rodea: piedras, arcilla y arena de la superficie terrestre; pedernal, carbón y metales de la profundidad de la tierra.

La arcilla es de poca utilidad, a menos que el hombre pueda modelarla y cocerla y transformarla en vasijas duraderas o en ladrillos. No es mucho lo que el hombre pudo hacer con una piedra, excepto arrojarla para cazar algún pequeño animal, hasta que aprendió a romperla, para hacerle un borde filoso, como el de un cuchillo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

Ni siquiera los miles de plantas y animales diferentes pudieron proveer al hombre cumplidamente de comida hasta que aprendió bastante acerca de ellos: cómo seleccionar las plantas que necesita y cómo cultivarlas precisamente donde las necesita; cómo procurarse y cómo alimentar a los animales que pueden ayudarle, y cómo sacar de ellos un mayor provecho.

tejedor en el neolitico

El hombre utiliza una de los cientos de plantas que cultiva —lino— y uno de las docenas
de animales que ha domesticado —la vaca—.

El hombre ha cultivado el lino y cuidado vacas desde el período neolítico. De lino el hombre saca tres cosas: alimento para el ganado, aceite, que puede mezclar con varios pigmentos para hacer pinturas, e hilo. Puede no haber sido necesario ingenio alguno para usar la paja del lino como forraje, porque debe suponerse que el ganado hambriento lo consumía espontáneamente. Pero debe haber demandado gran ingenio descubrir cómo transformar los productos de desecho del lino en duras tortas, que pueden ser conservadas hasta el invierno, cuando los pastos son pobres. Obtener aceite del lino demandó la creación de cierto tipo de prensa, y transformar el lino en una tela, destreza en varias artesanías, incluyendo el hilado y el tejido.

Cuando el hombre por primera vez cuidó vacas es dudoso que haya obtenido leche de ellas, porque el ganado que vive en estado salvaje generalmente produce sólo lo suficiente para alimentar a sus terneros. De manera que debieron pasar muchos siglos de cuidados hasta que los primitivos granjeros comenzaran a obtener leche en abundancia. Muchos más debieron pasar hasta que aprendieran a hacer y conservar manteca y queso. Y la leche se ha usado para hacer helados sólo durante los últimos dos o tres siglos, lo que constituyó un lujo, hasta que, en los últimos 50 años años, se divulgaron las heladeras y aquéllos pasaron a ser un alimento habitual.

vaca en antiguo egipto

Ciertamente el hombre usó pieles de animales para hacer su vestimenta y para cubrir sus refugios ya en el Paleolítico, pero el arte de hacer cuero suave, limpio y flexible se ha perfeccionado solamente en tiempos civilizados.

Tal vez el ejemplo más notable de la habilidad del hombre para transformar materias primas es la manera de utilizar las selvas que le ofrece la naturaleza. Los grandes bosques nórdicos, que se extienden a través del Canadá, la Unión Soviética y grandes áreas de Finlandia y Escandinavia cubren casi diez millones de kilometros cuadrados de tierra. Los bosques tropicales cubren enormes áreas del Brasil, África Central e Indonesia.

Durante muchos miles de años el hombre usó la vasta provisión de madera del mundo para combustible, muebles y construcciones. Actualmente, con el carbón, el gas, el petróleo, la electricidad y la energía atómica a su disposición, el hombre quema relativamente poca madera. Con el transcurso de los siglos, a medida que se ampliaba el número de nuevos materiales, la madera jugaba cada vez un papel menor en la construcción. Aun en la fabricación de muebles la madera, en cierto modo, ha dejado su lugar a los metales y a los materiales plásticos.

uso madera en la antiguedad

Sin embargo, aunque algunos de los antiguos usos de la madera están declinando, el hombre, en realidad, utiliza los bosques actualmente más que lo hizo nunca en el pasado. Cada año muchos millones de toneladas de pulpa de madera se usan en la industria química, en la producción de varios productos celulósicos, incluyendo celuloide, rayón, plásticos, explosivos, adhesivos y barnices.

Además la madera nos provee de considerables cantidades de azúcar, glicerina, ácidos grasos y alcohol. Los corchos hechos de corteza de alcornoque; trementina, que es, la resina oleosa de los pinos; madera terciada, chapas y fósforos provenientes de árboles de distintas clases. Todas las otras figuras están dedicadas a la fabricación del papel. El volumen de esta industria se ha multiplicado cientos de veces en el siglo pasado.

El arte de hacer papel comenzó hace casi 2.000 años en la China y el material principal usado entonces eran los trapos, que se empapaban en agua durante un largo período, y luego se convertían en pulpa. El secreto de la fabricación del papel se extendió a Bagdad, durante el tiempo del gran imperio árabe, y de aquí a España y el resto del mundo occidental.

uso del papel en china antigua

Durante varios siglos los trapos fueron la principal materia prima para su fabricación, pero hoy en su mayor parte nuestro papel, y prácticamente todo el usado en la producción de periódicos y revistas, se hace de pulpa de madera, a menudo mezclada con cantidades relativamente pequeñas de caolín y otras substancias. Los molinos papeleros generalmente se construyen cerca de corrientes de agua, de modo que la madera de allende los mares pueda traerse por barco directamente hasta sus puertas.

Los países productores de papel más importantes son Canadá y los Estados Unidos, que, juntos, producen las dos terceras partes de la provisión mundial. Luego siguen Finlandia,  y Japón.

Otro material muy utilizado para telas, fue la seda natural, de origen oriental. Según la tradición china, la seda se descubrió en el año 2640 a C., en el jardín del emperador Huang Ti. De acuerdo con la leyenda. Huang Ti pidió a su esposa Xi L.ingshi que averiguara qué estaba acabando con sus plantas de morera. La mujer descubrió que eran unos gusanos blancos que producían capullos brillantes. Al dejar caer accidentalmente un capullo en agua tibia, Xi Lingshi advirtió que podía descomponerlo en un Fino filamento y enrollar éste en un carrete. Había descubierto cómo hacer la seda, secreto que mantuvieron bien guardado los chinos durante los siguientes 2000 años. La ley imperial decretó que todo aquel que lo revelara sería torturado hasta morir.

Hay un producto sumamente importante en las selvas tropicales del cual nada sabían los europeos hasta que Cristóbal Colón regresó de su segundo viaje al Nuevo Mundo: el caucho. Ciertas tribus indígenas de la América ecuatorial hacía mucho que sabían extraer el líquido pegajoso que nosotros llamamos látex de la cauchera o hevea.

Se dice que algunos indios extendían el látex sobre la planta de sus pies y lo dejaban endurecer, fabricando de este modo las” primeras suelas de goma.

Durante casi dos siglos y medio los europeos poco se interesaron por el nuevo material. Luego dos franceses publicaron un tratado acerca del caucho, en el cual le daban el nombre de caoche, de dos palabras peruanas que significan “madera que fluye”.

Desde 1750 hasta hace unos 50 años el caucho se recolectaba exclusivamente en Brasil. Los “seringueros” o caucheros penetraban en las selvas en compañía de nativos, hacían incisiones en las plantas de hevea, calentaban el látex sobre el fuego, formaban grandes bolas y las embarcaban en el puerto de Manaos, a orillas del Amazonas.

Durante el siglo XVIII dos franceses, Hérissant y Maquer, hallaron la manera de disolver el caucho en trementina y éter, y un inglés, Samuel Peel, descubrió cómo usar esa solución para impermeabilizar. En 1823, un escocés, Carlos Mackintosh, fabricó una substancia impermeable mejor con caucho tratado con benzol y empezó a producir abrigos impermeables en gran escala. Aún más importante es que ideó un proceso por el cual el látex puede ser mantenido en estado líquido durante largos períodos. Así el caucho puede ser convenientemente exportado en tanques adonde se necesite.

Un norteamericano, llamado Carlos Goodyear  descubrió cómo dar más dureza y resistencia a la goma, calentándola con azufre y varios productos químicos, proceso al que llamamos vulcanización. En esta etapa, se había aprendido muchísimo acerca de la manera de preparar el caucho, pero aún no se había hallado su aplicación en gran escala.

Mas el ciclismo y el automovilismo iban a surgir y los caminos aún eran deficientes. En 1888, un escocés, Juan Boyd Dunlop, patentó la primera cubierta neumática de goma de resultado satisfactorio, y desde entonces la demanda del caucho aumenta sin cesar.

Uso del algodon en la antiguedadLos hombres civilizados usaron el algodón mucho antes de enterarse de la existencia del caucho. Efectivamente, telas hechas con aquél existieron en la India antes de Cristo. Sin embargo, hasta hace dos siglos estas telas eran un lujo que relativamente poca gente podia permitirse.Tres cosas fueron necesarias para abaratar el algodón: áreas más extensas de cultivo, métodos más rápidos de separación de las semillas de la borra o pelusa que las rodea y mejores métodos de hilado y tejido.

Hasta florecer, la planta del algodón necesita un clima cálido y gran cantidad de lluvia. Una vez que las flores han caido y sus vainas fibrosas se han formado, necesita calor y tiempo seco. De modo que las zonas donde se desarrolla bien son limitadas. Pero durante los siglos XVII y XVIII una extensa región ideal para su cultivo se halló en el sudeste de los Estados Unidos.

La inmensa cantidad de mano de obra requerida para separar las semillas de la borra fue suministrada por los esclavos negros traídos a América, desde la costa occidental de África.

Mientras tanto, los refugiados protestantes de Flandes, muchos de los cuales eran hábiles obreros del algodón, se habían establecido en las regiones donde, desde antiguo, se tejía la lana de Inglaterra. Pronto Lancashire se convirtió en el centro manufacturero de algodón más importante del mundo, y allí constantemente se inventaban nuevas técnicas.

Otro material que ha jugado un rol importante en la vida del hombre fue en carbón, un combustible sólido de origen vegetal. En eras geológicas remotas, y sobre todo en el periodo carbonífero (que comenzó hace 362,5 millones de años), grandes extensiones del planeta estaban cubiertas por una vegetación abundantísima que crecía en pantanos, que mediante un proceso natural de movimientos y presiones durante millones de años se transformó en un combustible vital para la sociedad. Existen diferentes tipos de carbón que se clasifican según su contenido de carbono fijo: turba, lignito, antracita, grafito, etc. y todos han tenido utilidad. (Ampliar: carbón)

A mediados del siglo XVIII, sir Ricardo Arkwright (imagen abajo) inventó un nuevo aparato de hilar que se podía accionar hidráulicamente, y poco después, Jacobo Hargreaves y Samuel Crompton produjeron aún mejores máquinas de múltiples husos. A los pocos años, Edmundo Cartwright inventó un nuevo telar movido por energía hidráulica.

Richard Arkwright (1732-1792), inventor

De modo que hacia los comienzos del siglo XIX Lancashire estaba en condiciones de elaborar más algodón del que América podía cultivar. Lo único que detenía la producción era el hecho de que las semillas todavía debían separarse a mano de la borra, y por más intensamente que un esclavo trabajase no podía preparar más que unos pocos kilogramos de algodón en una semana entera.

Más aún, los días de la esclavitud ya estaban contados. En 1833 terminó en todas las partes del Imperio británico y en 1865 cesó en toda América.

Por este tiempo Eli Whitney había inventado su famosa desmotadora. Trabajando con ella un hombre podía preparar más algodón en una hora que antes en varios días. Desde entonces las plantaciones de algodón crecieron rápidamente en América. Sin embargo, la demanda fue tal, que se convirtieron en regiones algodoneras muchas tierras de la India, Egipto, Nigeria, Sudán y el Congo.

Al tejer, miles de hilos se colocan paralelamente entre sí en un gran marco, para formar la urdimbre de la tela. Un eje, colocado detrás del telar, gira lentamente, dividiendo estos hilos en dos o más capas, que suben y bajan alternadamente. Una lanzadera que arrastra un hilo pasa entre las capas a cada movimiento y así los nuevos hilos, que constituyen la trama, se entrelazan con los de la urdimbre y queda formada la tela.

Gran Bretaña ya no ocupa el supremo lugar en la manufactura del algodón. Otros países europeos producen, en conjunto, tres veces más tejidos de algodón que Gran Bretaña, mientras que los Estados Unidos y el Japón son también grandes productores de los mismos.

Respecto a los metales, muy pocos metales se encuentran en la naturaleza en estado puro o casi puro. Fue sólo cuando el hombre aprendió a hacer fuego y construir fraguas cuando pudo extraer cobre, estaño y hierro de sus minerales. De manera que en los primeros tiempos todos los metales eran escasos, y, en sentido muy real, todos los metales eran preciosos. Pero durante varios miles de años la gente civilizada en todas partes ha considerado dos metales —el oro y la plata— como especialmente preciosos, en parte por su escasez y en parte porque pueden ser labrados y transformados en adornos hermosos. Y precisamente porque se los ha considerado así, el oro y la plata han jugado un papel importante en la historia del hombre.

La forma más primitiva del comercio era por trueque o directo intercambio de mercaderías. Pero el intercambio puede ser muy difícil y hacer perder mucho tiempo. Si un agricultor primitivo tenía más ganado del que necesitaba y no suficiente trigo para hacer pan, solamente podía resolver su dificultad cuando encontraba a otro hombre con demasiado trigo y muy poco ganado. Aun entonces, probablemente, habría una larga discusión acerca de cuántas vacas eran equivalentes a determinadas bolsas de trigo, puesto que el valor del trigo variaría de año en año y de lugar en lugar, según que la cosecha hubiese sido buena, mala o regular.

Hace tres o cuatro mil años, mercaderes de la Mesopotamia hallaron un método para superar tales dificultades. Advirtieron que en todas partes la gente quería plata, de manera que antes de emprender sus viajes comerciales cambiaron sus propias mercancías por pequeñas barras de plata, que se transportaban con facilidad. Casi todos los pueblos con los que se encontraban estaban dispuestos a aceptar la plata a cambio de toda clase de mercancías y servicios.

Más tarde, para evitar la molestia de pesar la plata cada vez que compraban cosas, estos mercaderes estamparon el peso y una garantía de pureza en cada barra de plata. Fueron estas barras estampadas las que sugirieron la idea de las monedas de oro y plata, hace unos dos mil años tales monedas ya se usaban en muchas partes de Europa y Asia, y hasta la fecha el oro, especialmente, continúa siendo uno de los más importantes medios de intercambio.

El oro se encuentra principalmente en las arenas aluviales -—arenas que las aguas de los ríos han desprendido de las rocas en tiempos pretéritos— y en ciertas capas profundas de cuarzo. Los países más productores de oro en la actualidad son Sudáfrica, Canadá, los EE. UU. y Australia, y muy probablemente la Unión Soviética, que tiene vastas zonas auríferas en los montes Urales y hacia el este del lago Baikal. Los mayores poseedores de oro son Suiza (cuya reserva de oro es igual a la de todos los países de Asia juntos), los EE. UU. y Bélgica.

El oro y la plata siempre han sido considerados como símbolos de riqueza. Pero si por riqueza queremos decir capacidad de vivir una vida más satisfactoria, entonces los metales más comunes, como el plomo, el cobre y el hierro, han hecho más por el bienestar general de la humanidad que lo que jamás hayan hecho el oro o la plata.

Con plomo se hicieron los primeros aljibes higiénicos y sistemas de cañerías de agua; con el cobre y el estaño el hombre avanzó de la Edad de Piedra a la de Bronce; con el hierro se hicieron las máquinas y motores que dan, en nuestro tiempo, preponderancia a las industrias dentro de la civilización. Estos metales llamados comunes, junto al aluminio —el nuevo metal— constituyen todavía el grueso de la riqueza en metales que el hombre extrae de la tierra.

Además de usar metales extraídos de los minerales que se encuentran bajo tierra, el hombre ha explotado los mismos materiales que forman la corteza terrestre. Durante muchos cientos de años, ha usado granito y piedra arenisca para las construcciones y los caminos; piedra caliza y mármol para la estatuaria; calizas para la producción de cal; arena y cuarzo para la fabricación del vidrio; arcilla para hacer vasijas y ladrillos.

Son los materiales comunes de la naturaleza los que más han contribuido al bienestar y progreso del hombre; pero las piedras raras de la tierra son las que él valora más: los rubíes y diamantes, zafiros y esmeraldas, amatistas y berilos.

Sin embargo, como al oro y la plata, a las piedras preciosas les ha tocado un papel especial en la historia del hombre y un índice de esto se puede ver hoy en los letreros de los comercios: “Joyero y relojero”. La artesanía del joyero ha florecido durante 4.000 años y los joyeros de la antigua Grecia, Egipto y Mesopotamia se contaban entre los más hábiles artesanos de su tiempo.

Realmente debían serlo, porque las diminutas piedras preciosas que manejaban tenían que estar elegante y firmemente engarzadas en oro y plata, de modo tal, que sólo un mínimo de su brillante superficie quedara oculta. Así, cuando se necesitaron algunas pequeñas herramientas de precisión, los joyeros fueron los hombres más aptos para hacerlas.

Así también, en los siglos XVI y XVII, en Europa, cuando se empezaron a usar los relojes de bolsillo, fue el joyero quien naturalmente debía dedicarse al nuevo oficio de relojero, la primera industria de instrumentos de precisión y la predecesora de toda la ingeniería de precisión del mundo moderno.

Las piedras preciosas deben su valor a su belleza y escasez; y casi todas ellas son formas raras de substancias comunes. La amatista —que en griego significa preventivo de la intoxicación— es una forma cristalina del cuarzo, que contiene ciertas impurezas; el rubí y el zafiro, también formas cristalinas, son óxido de aluminio, el cual forma parte de todas las arcillas; y el diamante, la más cara de todas las piedras preciosas, es un cristal de carbono puro, químicamente casi idéntico al carbón.

El diamante ocupa un lugar muy especial entre las piedras preciosas, porque es el más duro de todos los materiales conocidos y se puede usar para cortar substancias que no cederían a la hoja del mejor acero. Más de dos tercios de los diamantes que se sacan de las minas de todo el mundo vienen del Congo, donde son extraídos de sedimentos aluviales.

La mayor parte de la producción consiste en diamantes industriales. Sudáfrica, con sus famosas minas de Kimberley, produce principalmente diamantes no industriales de gran calidad, a menudo extraídos de cráteres y galerías de volcanes extinguidos. Brasil, que fue en un tiempo la fuente más importante de tales diamantes, ocupa ahora el segundo lugar, después de Sudáfrica.

Fuente Consultada:
La Técnica en el Mundo Tomo I CODEX – Globerama – Editorial Cuántica

Origen de la Sociedad Humana y Caracteristicas de Vida

PRIMEROS GRUPOS HUMANOS Y SUS PROGRESOS TÉCNICOS PARA LA VIDA

Antes que el hombre pensase en vivir en comunidad y dar forma jurídica a sus relaciones sociales, debió esforzarse para sobrevivir. Sin que podamos asegurar qué antigüedad tiene la Tierra ni cuánto hace que existe vida humana en ella, esqueletos encontrados en Java, Palestina o Pekín, atestiguan que ciertos seres aproximadamente humanos iniciaron su lucha por la existencia hace alrededor de medio millón de años.

Los hielos que descendían del Norte y la lucha contra un medio hostil obligaban a concentrar todas las energías en la obtención de calor, ropa, alimentos y techo, sin tener aún tiempo para hacer pinturas rupestres, pensar en la existencia de Dios o imaginar reglas de convivencia cuyas formas jurídicas llegarían a ser, con el correr de los siglos, “Instituciones”.

En las llamadas “Cinco Tierras” -Egipto, Siria, Costa de Arabia, Mesopotamia y el Punjab- se progresó durante la época paleolítica, pero ignoramos dónde tuvo lugar el primer cultivo del grano, la domesticación de animales salvajes, el comienzo de la alfarería, o el paso de los útiles de piedra a los de metal. Y si la atribución es difícil cuando se trata de elementos materiales, más oscura resulta aún en el plano del pensamiento o las iniciativas sociales.

Resultan difusos, pues, los contornos de las primeras formas institucionales y la arqueología y la leyenda son los apoyos principales para abordar las primeras organizaciones humanas, ya que la vida política y su consecuencia institucional aparecen muy tarde como manifestaciones de una disciplina autónoma.

En la horda encontramos la primera expresión de sociabilidad; eran grupos reducidos, compuestos por seres primarios que estaban unidos por el instin’to de conservación.

Dentro de la horda, las costumbres empezaron a evolucionar hasta gestar el clan, mejor organizado y más numeroso, a cuya cabeza aparece ya la idea del conductor, que es al mismo tiempo jefe, juez y sacerdote.

En el clan, el centró y símbolo es a menudo el tótem, generalmente un animal de la región al que se representa por medio de esculturas y que tiene un sentido religioso.

Cuando los grupos nómades y pastoriles se hacen agricultores y adoptan la vida sedentaria, el clan se divide en familias patriarcales. El Estado empieza ya a perfilarse. A través de las etapas de tribus, ciudades o naciones, el jefe del clan pasa a ser rey.

Al monarca, la autoridad le vendrá directamente de la divinidad, que le dicta las reglas que se imponen con forma de tabú; es decir, consideradas como prohibiciones; es también la aurora del Derecho, concebido en preceptos rudimentarios, sin una sanción concreta pero con amenazadores presagios en caso de transgresión.

Los tabúes resultaban así normas de convivencia que se imponían a través del sentimiento religioso y se convertirían luego en normas jurídicas (“No robar”, “No matar”), aunque la ley escrita apareció mucho más tarde.

EJEMPLOS GRÁFICOS

origen de la sociedad humana horda

clan sociedad humana

sociedad humana tribu

EVOLUCIÓN Y PROGRESO DE LA SOCIEDAD

A través del Paleolítico, el progreso del hombre como artesano fue penosamente lento. Mal equipado como estaba para la caza y la pesca, necesitaba casi todo su tiempo para procurarse el sustento.

Sin embargo, el hombre del Paleolítico logró varios inventos que, al menos, echaron los cimientos del progreso. Él fue quien descubrió cómo hacer un borde cortante filoso, rompiendo una piedra con otra; él fue quien halló la manera de hacer fuego y utilizarlo.

En la naturaleza el fuego es cosa rara, porque ella pocas veces lo produce, si se exceptúan los rayos y las erupciones volcánicas. Sin embargo, de alguna manera el hombre primitivo descubrió cómo hacer un fuego menps terrible, una pequeña hoguera, que podía controlar. Lo más probable es que hiciese el descubrimiento por casualidad, al ver cómo las chispas de piedras que se golpeaban entre sí hacían arder la hierba seca cuando caían en ella. Pero sea como fuere que el descubrimiento se produjera, éste fue, sin duda alguna, de inmensa importancia.

Capacitó al hombre para asar carne cruda y dura y hacerla sabrosa y tierna; le dió calor y luz por la noche y mantuvo alejados de su caverna a los animales salvajes mientras dormía. El hombre del Neolítico, el primer agricultor y pastor, no sólo mejoró los escasos inventos de su antepasado, sino que también realizó otros muchos, y así el ritmo del progreso se aceleró. Su antecesor había estado obligado a usar sus propios músculos para todo trabajo pesado, pero él descubrió cómo uncir al arado bueyes, asnos y caballos y cómo hacerles arrastrar grandes pesos.

Dicho antecesor había aprendido a usar troncos como rodillos, y ahora él aprendió a cortar una sección del tronco y hacer así la primera rudimentaria rueda. Tal vez antes de que se usaran ruedas en los carros ya se emplearon para ayudar a dar forma a los objetos de alfarería. Y cuando el alfarero neolítico hubo dado forma a sus vasijas usó la antigua invención del fuego para cocerlas y darles dureza.

Para la poca vestimenta que poseía el hombre del Paleolítico dependía de las pieles de los animales que cazaba. Pero el hombre —o probablemente la mujer— del Neolítico inventó dos nuevas artesanías: el hilado y el tejido.

La figura de abajo representa a un hilandero y a un tejedor trabajando. El hilandero emplea un huso y una rueca para convertir finas fibras de lino o lana en una larga y fuerte hebra ininterrumpida. El tejedor ha extendido muchas hebras como ésta, de arriba abajo, en un marco de madera y está ocupado en entretejer otras hebras por encima y por debajo alternadamente.

tejedor en el neolitico

Con afiladas herramientas, aptas para derribar troncos, y con telas tejidas o pieles cosidas, para las velas, el hombre neolítico logró hacer la primera embarcación propiamente dicha, una gran balsa impulsada por el viento y capaz de contener tal vez más de una docena de personas. No sabemos exactamente qué métodos de navegación usaron los primeros marinos, pero debieron tener un conocimiento considerable de los movimientos del Sol y de las estrellas para poder orientarse.

vida en el neolitico

El hombre del Neolítico usó la fuerza animal para arar y arrastrar carros y el poder del viento para impulsar barcazas. También desarrolló el hilado, el tejido y la alfarería. Hacia el fin de este período ya era diestro en irrigar y en medir el tiempo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

LOS PROGRESOS TÉCNICOS: Para el fin del Neolítico y el comienzo de la Edad de Bronce, los habitantes de Egipto, que necesitaban un calendario exacto para regular las épocas de siembra y de recolección en sus bien irrigados campos, habían aprendido lo suficiente de astronomía para saber que un año dura 365 días y %, y no exactamente 365. También sabían lo suficiente para diseñar relojes de sol muy exactos, que utilizaban durante el día, y relojes de agua, que les daban cuenta del paso de las horas, aunque el sol no alumbrara.

Si inquirimos por qué el progreso fue mucho más rápido en el período Neolítico que en el Paleolítico, las respuestas surgirán sin dificultad. Primero, el hombre del Neolítico tenía objetos nuevos que había ideado, como, por ejemplo, el torno del alfarero. Luego fabricó materiales, nuevos, tales como telas tejidas. Finalmente, dominó nuevas formas de energía: la propia de los animales para el arado y el acarreo, la fuerza del viento para mover las embarcaciones y el poder del agua para irrigar las tierras.

carros antiguos en el neolitico

Ver: Primeros Carros

la agricultura: irrigacion de campos

Ver: Consecuencias Sociales de la Primitiva Agricultura

El progreso casi siempre depende de las nuevas ideas, los nuevos materiales y las nuevas fuentes de energía, pero las tres cosas no van siempre juntas. En su mayor parte, el progreso de la Edad de Bronce dependió del nuevo material, el bronce. Pero fueron necesarias nuevas ideas antes de que los hombres pudieran hacer hornos para fundir el cobre y el estaño de los minerales, y se necesitaron nuevas ideas para modelar y forjar el metal y convertirlo en herramientas y utensilios útiles.

Mas no fue necesaria ninguna nueva fuente de energía y ninguna se encontró. Para fundir y trabajar el metal el hombre se supeditaba aún a la antigua energía del fuego. Lo mismo puede decirse de toda la Edad de Hierro. El hombre tuvo que producir hornos de temperaturas mucho más altas para fundir el hierro, y tuvo que encontrar nuevos modos de dar forma y de afilar sus herramientas. Pero una vez más no hubo necesidad de nueva fuente de energía, y ninguna se halló.

En efecto, todo el progreso logrado en las grandes civilizaciones de Egipto, Mesopotamia, India, China, Grecia y Roma dependió enteramente de muchas ideas nuevas y muy pocos materiales nuevos. Por supuesto, el hombre altamente civilizado también logró usar la energía con más eficacia que su antecesor de la Edad de Piedra.

Por ingeniosos sistemas de poleas, cremalleras y palancas, pudo usar la energía muscular de los animales no solamente para arrastrar pesos en el llano, sino también para elevar el agua de los pozos y el mineral de las minas, y a su tiempo, con la ayuda de turbinas y de aspas de molino, el hombre empleó la energía del agua en movimiento y la fuerza del viento para impulsar muchas clases de máquinas. Pero subsiste el hecho de que desde los tiempos neolíticos hasta después de Shakespeare, el hombre no descubrió ninguna fuente de energía nueva.

No es extraño que hacia el fin de la Edad Media, muchos pensadores se entregaran a estudiar más y más acerca de toda clase de materiales y a buscar nuevas formas de energía. Los árabes, que eran entonces el pueblo más ilustrado del mundo, tomaron la iniciativa en esta búsqueda. Luego, desde los centros de cultura de los musulmanes de España, se extendió a todas las partes de la Europa occidental la idea de buscar deliberadamente nuevos conocimientos.

Allí eran conocidos como alquimistas los hombres que establecieron los primeros laboratorios para realizar una forma primitiva de lo que ahora se llamaría investigación científica. Hoy es fácil reírse de ellos, porque a menudo se lanzaban a descubrir ciertas cosas muy extrañas, tales como la panacea que curaría todas las enfermedades, la piedra filosofal, que convertiría los metales en oro, y el elixir de la vida, que la conservaría eternamente. A veces, también la astrología y la magia negra tomaban parte en sus extraños experimentos.

Entre los alquimistas se cuentan algunos grandes hombres, como, por ejemplo, Alberto Magno y Rogelio Bacon. De entre la confusión y magia que los rodeaba, hombres como éstos hicieron surgir los comienzos de la química y física modernas. Y pocos siglos después —un lapso muy breve en la historia del hombre— estas ciencias nos han dado varias y maravillosas fuentes de energía y una multitud de nuevos materiales para nuestro uso.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven N°1 Primeros Grupos Humanos Edit. Cuántica
La Técnica y el Mundo Tomo I Edit. CODEX Globerama

El Arte Rupestre Primeros Dibujos del Paleolítico Finalidad

EL ARTE RUPESTRE – LAS PINTURAS PALEOLÍTICAS

El arte del hombre del paleolítico, fue  desarrollado entre los años 32.000 y 11.000 a.C., durante el último periodo glacial.Basicamente existen dos tipos, uno conocido como arte mueble que consiste en objetos tallados en hueso, cuernos de animal, piedra o bien moldeados en tierra arcillosa.

El otro tipo conciste en pinturas, grabados y dibujos pintandos sobre la superficie de cuevas en las montañas, lugares que el hombre usaba como refugio y protección de los ataques de animales. A estas creaciones del hombre del etapa paleolítica se las llama: arte rupestre, arte que se encuentra en casi todo el mundo, pero que es muy abundante en Europa occidental.

Respecto a su origen hay dos líneas de debate, una que supone (al no aparecer figuras humanas), que es como un rito propiciatorio a la caza, actividad sumamente importante porque permitía la supervivencias de su especie y la otra  también un rito, pero  mágico-religioso, donde se celebraba por ejemplo el paso de la adolescencia a la adultez.

En 1860 se  descubrieron  las primeras piezas del arte paleolítico, como ser probablemente herramientas y útiles paleolíticos así como huesos de animales del periodo glacial, y estos descubrimientos activaron el interés por la excavación en cuevas y abrigos rocosos en busca de arte prehistórico.

Hablar de dibujos y pinturas rupestres predispone a pensar en la decoración de las cavernas donde habitaron, hace miles de años, los hombres de las cavernas. Y, también, en los bisontes, renos y jabalíes, realizados en tamaño natural sobre las paredes de la cueva de Altamira, en las montañas cántabras o en el valle de Dordoña, al sudoeste de Francia; en los rinocerontes de la gruta de Rouffignac; en los caballos al galope y en los bueyes salvajes, de Lascaux, o en los elefantes, grabados sobre roca, en pleno Sahara.

arte rupestre

También en las estilizadas figuras humanas descubiertas en España, Italia o en África; primero rústicos cazadores y luego agricultores y pastores, a veces en extrañas posiciones, como participando en algún rito de iniciación mágica.
Resulta difícil penetrar en el misterio de esta pintura si, antes, no se trata de evocar a los hombres que fueron sus autores. Durante el paleolítico, la supervivencia del grupo humano dependió de la caza.

El reno, el bisonte, el búfalo, constituyen las presas codiciadas. Los hombres jóvenes del clan son cazadores. Esto implica un desafío a la naturaleza, un apoyarse en la sagacidad, en la vista, en el olfato, en el valor y en el denuedo. La familia tribal depende de ese hombre libre que sale con las primeras luces a cazar o a morir. Y entonces, es lógico que el artista primitivo, se sintiera tocado y magnetizado por esa gesta silenciosa que no tenía por fin el prestigio o la gloria, sino sencilla y hondamente, la perduración del núcleo humano que esperaba el alimento frente al más viejo enemigo de la humanidad: el hambre.

Sólo entendiendo a este cazador denodado se entenderá la advocación que significan esas imágenes zoomórficas (de animales) representadas en la piedra. Usaban las zonas mas saliente de la roca para darle un vista mas tridimensional. Es la reconstrucción de un mundo cerrado, de un ámbito real, duro, difícil y admonitorio.

Luego, cuando llega el neolítico, esta actitud cambia radicalmente. Aparece el hombre que ha aprendido a sembrar y a cosechar. Con la agricultura surge la especulación, la espera mientras fructifica el grano; y, si la cosecha es abundante, el acopio, el granero, el tiempo que se vuelve seguridad. Entonces, no casualmente, surgen elementos
geometrizantes entre los motivos rupestres. Es que ha nacido la medida y la dirección. El grupo humano se hace sedentario.

Los motivos figurativos continúan la tradición de la sociedad de cazadores. Sin embargo, la realidad ha cambiado. Al disminuir el peligro y la incertidumbre, aumentan la prosperidad y la seguridad del grupo. Pero queda del extinto resplandor nómade una fuerza que, de tanto en tanto, reaparece en sucesivas etapas de la creación artística.

Muchas veces, estos dibujos y pinturas se encuentran en los lugares más insólitos: al fondo de la caverna o contra un techo, tan bajo, que no permite estar de pie. Según Gombrich, es improbable que estas pinturas rupestres hayan sido realizadas con fines decorativos. “Resulta más verosímil -afirma- que sean residuos de aquella creencia universal que atribuye poderes a la creación de imágenes; en otras palabras, que esos cazadores primitivos esperaban que, con sólo pintar a sus presas,los animales verdaderos sucumbirían también a su poder”.

Esta simple conjetura se torna verosímil comparándola con un hecho de carácter etnográfico: la comprobación de que, en la actualidad, existen pueblos que siguen pintando y grabando representaciones parecidas, en cavernas, con idéntico fin. También suelen hacerse en reductos hasta donde nunca llega el sol y, para realizar el trabajo, se utiliza la luz de alguna antorcha.

Pasado y presente, Arqueología y Etnografía, unidos por el vínculo común de las costumbres del hombre. Antaño como hogaño: las mismas técnicas, parecidos brazos y motivos, iguales tinturas. Los óxidos y carbonates de hierro, los derivados del manganeso y algunos huesos calcinados produjeron infinitas variedades de ocres, amarillos, anaranjados, azules y negros.

Según Van Loon, se emplearon como envases para esta pintura algunas cañas huecas y, a modo de paletas, trozos planos de piedras. “Son los útiles y elementos -dice- que hubiese utilizado un pintor moderno”.

arte rupestre en altamira (España)

Esta imagen es solo una parte de un conjunto de pinturas en las cuevas de altamira. Representa a un grupo de bisontes, seguramente como ellos lo veían cuando iban a su caza. Datadas en más de 15.000 años de antigüedad, estas representaciones fueron ejecutadas con gran habilidad y con la utilización de los colores, obtenidos de minerales ferrosos y cuprosos de la zona.

Vamos a agregar que en el arte rupestre franco-cantábrico (sur de Francia y Cornisa Cantábrica española) las pinturas son polícromas, no forman escenas sino que son animales independientes y a veces superpuestos. Casi no aparece la figura humana. No se representa movimiento, las figuras son muy realistas y cada cueva muestra cierta especialización en una determinada especie (Altamira bisontes). Las figuras están en lugares apartados y recónditos.

Todo indica que las cuevas eran como santuarios dedicados a ritos mágicos para propiciar la caza. Probablemente el brujo era el propio pintor. Ante estos prodigiosos bisontes, llenos de elegancia y de tuerza, fruto de una enorme maestría e imaginación, cabe preguntarse si los hombres del paleolítico eran, como algunos piensan, brutos, toscos y salvajes.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. n°35 Arte Rupestre Edit. Cuántica

Período Cuaternario Características, Vida y Fauna

A pesar de su relativa brevedad (mas o menos 1 millón de años), la era cuaternaria tiene una importancia excepcional en la historia de nuestro planeta, porque en ella tuvo lugar la aparición y el desarrollo del género Homo. Las grandes masas continentales apenas modificaron su posición con respecto a la era terciaria, pero se vieron invadidas por grandes masas de hielo, que avanzaron en cuatro períodos llamados glaciares y retrocedieron en otros tres denominados interglaciares. Estas masas de hielo modelaron los paisajes de buena parte de la Tierra, dejándolos tal como hoy los conocemos. A ellas se debe la aparición de formas tan características como los lagos glaciares, las rías y los fiordos, los valles glaciares, las terrazas fluviales, etc.

Por lo reciente de este período y por la importancia de los primeros momentos del hombre sobre la Tierra, se han dedicado a investigarlo no solos los geólogos, sino también los antropólogos, historiadores, biólogos, geógrafos, arqueólogos, etc.

El primer problema que se les plantea es el de establecer la cronología, es decir, la situación, en el tiempo, de los distintos acontecimientos del cuaternario, para datar con alguna exactitud los estratos y los restos de cualquier región geográfica.

Las especies han tenido relativamente poco tiempo para evolucionar, durante el cuaternario, hacia formas muy distintas de las que existían al final del terciario. Muchas de ellas son prácticamente idénticas a las actuales. Por ello, los científicos han tenido que utilizar métodos especiales para el estudio del cuaternario.

En la región alpina del sur de Europa se han reconocido cuatro claros avances del hielo durante el período. Estos avances de los hielos hacia el sur estuvieron separados por épocas de clima más benigno, o períodos interglaciales. Estas cuatro ondas de frío se han comprobado en otras regiones de Europa y en Norteamérica, aunque hay dudas acerca de su simultaneidad o correspondencia, en algunos casos.

El perídodo cuaternario o actual está considerado como uno de los períodos de la era cenozoica, su duración se está prolongando por algo más de un millón de años. Se divide en dos subperíodos: el pleistoceno (del griego: pleitos: muchísimo, y kainós: nuevo) y el glacial.

En los comienzos del pleistoceno el hombre estaba atravesando por la etapa de la Piedra Antigua (más conocida como paleolítico), por lo cual de esta época datan los primeros y numerosos restos culturales de la humanidad. Aparecieron y se extinguieron grandes mamíferos.

La Tierra adquiere su configuración definitiva: aparecen los estrechos de los Dardanelos y del Bósforo, Gran Bretaña se separa del continente europeo y parte del continente atlántico queda sumido en el mar. Salvo algunas zonas ecuatoriales, todas las demás experimentan las consecuencias de un notable descenso de la superficie terrestre.

Los mamutes, que se nutrían de coniferas, y los rinocerontes se cubrieron de pelos para soportar las bajas temperaturas reinantes. Se formaron las primeras estepas y desde entonces datan las acumulaciones de marfil fósil de los ríos rusos Obi, Yenisei y Lena.

Se produjeron cuatro grandes glaciaciones que reciben el nombre de los ríos alpinos donde se las estudió. Por orden cronológico y de importancia son las de Gunz, Mindel, Riss y Wurm. Estaban separadas por períodos de deshielo en los que abundaban las precipitaciones (fenómeno identificado con el Diluvio Universal, presente en casi todos los mitos antiguos).

Con las glaciaciones muchas especies desaparecieron, pero otras se adaptaron, como el mamut, el rinoceronte, el reno, el magaterio, el bisonte y el oso de las cavernas. Numerosas teorías tratan de explicar las glaciaciones; una de las más acertadas las atribuyen a las diferencias de temperatura del calor solar llegado a la Tierra.

El período cuaternario se divide en un intervalo, “pleistoeeno”, muy largo, y otro intervalo, el “holoceno”, de duración muy breve. Durante los tiempos pleistocénicos, tuvieron lugar los fenómenos glaciales que ocupan la mayor parte del cuaternario. El holoceno está formado por los últimos miles de años, después de retirarse los hielos.

El subperíodo holoceno (en el que aún estamos), llamado también aluvial, comienza ni bien terminan las glaciaciones y hasta ahora tiene unos 25.000 años de duración. La fauna, la flora y el clima son prácticamente los mismos de hoy. En este período alcanza un elevado grado de evolución la rama de los homínidos.

La caza de un mamut

Desde el terciario esta rama, gracias a mutaciones bruscas y casi imperceptibles, llegó hasta el Homo Sapiens, al cual pertenecen todas las razas actuales.

EL CUATERNARIO
Períodos Datación Principales acontecimientos
Pleistoceno 1.100.000 Primeros ejemplares del género Homo Comienzan las grandes glaciaciones
Holoceno 10.000 Se extinguen algunos grandes mamíferos, como el mamut

Su duración se cifra escasamente en un millón de años, un lapso insignificante si se compara con los 1.600 millones atribuidos por algunos autores a la Era Arcaica. En ella se producen dos hechos cumbres: la invasicc de los fríos y la aparición del Hombre. El glaciarismo cuaternario fue un fenómeno aúr. no explicado en forma satisfactoria. Las montaña; formadas gracias a los plegamientos alpinos del Terciario se cubrieron de nieves y al mismo tiempo los hielos del casquete polar avanzaron hacia el ecuador. Fue una auténtica, aunque lenta, invasión. Un frío intenso reinó en gran parte de la Tierra y los animales se replegaron hacia zonas más benignas.

Con excepción del hombre, en el Cuaternario no aparecen ya nuevas formas de vida. Sí surgen, sobre todo en sus comienzos, algunas especies nuevas, en particular de gran tamaño: mamuts y rinocerontes lanudos. Lo más característico de la fauna de este período es su migración hacia el ecuador, a raíz del avance de los hielos, y la aparición de especies bien adaptadas al frío, como el reno.

Pero lo realmente decisivo es la evolución biológica, intelectual y social del hombre, que pasa de Homo habilis, capaz de producir herramientas rudimentarias, a Homo erectus, con una capacidad craneal relativamente importante, y finalmente a Homo sapiens, que es la especie a la que pertenece todo el genere humano. Con respecto al estadio anterior de la evolución, lo más característico del género Homo es la expansión del cerebro y la adquisición del bipedismo. (ver: evolución del hombre)

DEPÓSITO  DE   LOS  GLACIARES
La presencia de materiales arrastrados por los glaciares en sitios donde actualmente no existen hielos es la mejor prueba de que, en algún momento, el clima no fue como el actual. Las morrenas terminales son depósitos de materiales trasportados por el hielo de los glaciares, que se han acumulado en la línea terminal.

Están lavados, en parte, por las aguas de fusión del hielo, y comprimidos y deformados por los avances oscilatorios de la lengua del glaciar. Existen también morrenas laterales, acumulaciones que se han producido en los bordes de un glaciar que llena un valle. Pero las más importantes son las morrenas de fondo, que cubren el lecho del glaciar y que, en su parte inferior, están constituidas por los productos de fricción del hielo sobre el terreno en que descansa; suelen ser muy extensas.

En  nuestros días, sólo hay glaciares en las altas montañas y en las proximidades de las zonas polares; en conjunto, tienen poca importancia. No ocurrió así en los momentos de las glaciaciones cuaternarias, porque gran parte de los territorios de las zonas templadas estuvo cubierta por las enormes masas de hielo, que, en Europa, tenían sus centros de origen en Escandinavia, en los Alpes y en las tierras escocesas. Con todo, era el centro de Escandinavia el más importante. En algunas ocasiones, llegaban a fusionarse todas estas  zonas.

La presencia de una capa de arcilla con bloques o materiales de glaciares comprimidos evidencia, sin ninguna duda, que los hielos invadieron alguna vez la región. Si existen dos lechos de morrenas de fondo, se examina cuidadosamente la capa intermedia. A veces, resulta posible demostrar que, durante la formación de esa capa intermedia, el clima fue suave, lo que se deduce por el tipo de animales o plantas fosilizados. De esta manera, puede reconstruirse, en parte, el pasado climático de esa región.

En conexión con la Edad del Hielo, hoy varias características que muestran cómo los niveles de mar y tierra están cambiando constantemente. Tenemos ejemplos en las playas levantadas y en los bosques hundidos, originados por un cambio del nivel del mar respecto a la tierra. Sin embargo, no hay tina sola explicación, sino que es ,más probable que se trate de la combinación de dos factores. Primero, durante el período interglacial se producía gran ‘cantidad! ‘de agua por la fusión del hielo, que aumentaba el nivel del mar. Después, el peso de los glaciares que avanzaban empujó las tierras hacia abajo, de tai modo que, aparentemente, el nivel del mar subió. El examen cuidadoso de las características geológicas de este tipo ha ayudado a los geólogos a trazar  la   historia   de   la   Edad   del   Hielo.

EXAMEN DE LA FAUNA Y LA FLORA FÓSILES
Más que por la determinación de los ejemplares, cuyo valor es limitado como base para una cronología, teniendo en cuenta las condiciones especiales del cuaternario y su corta duración, los restos animales encontrados sirven para conocer cuáles eran las condiciones climáticas, basándose en sus preferencias.

Muchas de las especies modernas existían ya al comienzo del cuaternario; por la interpretación se sabe, por ejemplo, que el rinoceronte lanudo (Tichorhinus antiquitatis) se adaptó a la vida de la estepa y de la tundra, mientras que otros dos rinocerontes (Dicerorhinus etruscus y D. merckii) se adaptaron a los bosques abiertos.

Rinoceronte Lanudo

La estructura de los dientes y del cuerpo del mamut nos indica, que fue un animal de la estepa y de la tundra. De este elefante lanudo se han encontrado restos en perfecto estado de conservación, entre sedimentos helados, que conservaban su pele y cuya carne era aún comestible.

En cuanto a la flora, los datos más interesantes son los que han proporcionado los restos de polen conservados en turberas. En algunos sedimentos se pueden hacer sondeos a gran profundidad, tratar la materia orgánica con ácidos, para destruirla, y dejar al descubierto los diminutos granos de polen, cuya gran resistencia los ha preservado durante miles de años.

El examen al microscopio de las delicadas esculturas y relieves del polen permite distinguir las especies o los géneros (muchos de ellos viven hoy) e, incluso, determinar la composición y las proporciones cuantitativas de la vegetación que los produjo. Se puede saber, por ejemplo, que los sedimentos situados en una profundidad determinada se formaron cuando existía un bosque de pinos, de robles o un matorral de plantas esteparias.

TERRAZAS  FLUVIALES
Una gran parte de la estratigrafía del cuaternario se basa en la terrazas climáticas de los ríos, o en los diferentes niveles del depósito de sedimentos en sus proximidades, producidos por las oscilaciones climáticas propias de este período. Las épocas de grandes fríos (glaciaciones) tuvieron por consecuencia la reducción del caudal de algunos ríos; pero, en otras épocas húmedas y cálidas, el caudal aumentó.

Al extenderse el hielo escandinavo, se desarrolló sobre él un anticiclón barométrico, y el clima se hizo frío y seco. Los bosques desaparecieron, incluso de las tierras bajas. Los desiertos y las estepas cubiertas de bajos matorrales

alcanzaron mayor  extensión. como el caudad de lod ríos era insuficiente, los materiales arrastrados se acumularon en  los cursos medios. Al volver el clima húmede y cálido, aumentó el caudal de los ríos la vegetación contribuyó a que la erosión fuese menor y, por tanto, disminuyeron los materiales de arrastre. Entonces, los ríos profundizaron su  cauce.

El resultado de estas alternancias climáticas fue la formación de los distintos niveles o terrazas, que so fundamentales para el estudio del cuaternario. La sucesión de estas terrazas permite determinar el número de períodos fríos. Su desarrollo más claro está en la zona sur de Alemania, región cuyo estudio proporcionó la clave para la comprensión de los fenómenos climáticos periódicos  del cuaternario.

CAMBIOS   CLIMÁTICOS   DURANTE   EL CUATERNARIO
Por el estudio de las terrazas fluviales, en la región alpina (donde se presentan con gran claridad), se llegó a la conclusión de que hubo cuatro grandes glaciaciones o avances del hielo.   Estas glaciaciones estuvieron separadas por períodos cálidos, denominados interglaciales.

Han surgido grandes dificultades al pretender relacionar las cuatro grandes glaciaciones , cuyos vestigios aparecen netamente en la zona alpina de Europa, con los estratos, restos y señales climáticas de las restantes zonas del mundo que se han estudiado hasta la fecha.

Esta relación se ha establecido en parte. Actualmente, el período cuaternario se divide en un largo sub-período, el pleistoceno (que comprende la llamada Edad del Hielo) y el holoceno, breve lapso de unos pocos miles de años, que comprende desde la. última retirada de los hielos hasta nuestros días.

A su vez, el pleistoceno se ha dividido, atendiendo a la presencia de fósiles y a razones climáticas, en tres etapas que tienen casi la misma duración. El pleistoceno superior, que es el más reciente, comprende la última glaciación. De él son característicos el mamut, el gamo (casi idéntico al actual), varios rinocerontes lanudos, el hombre de Neanderthal y, con él, el Homo sapiens u hombre actual.

Gamo

El pleistoceno medio comprende la penúltima glaciación y el penúltimo período interglacial. Durante él vivieron algunos tipos de elefantes distintos del mamut, una clase de gamo diferente del de nuestros días, y también hombres del tipo del actual o, al menos, muy parecidos.

En el pleistoceno inferior tuvieron lugar la antepenúltima glaciación y el antepenúltimo período interglacial, así como la llamada glaciación temprana. Su fauna estaba compuesta por elefantes ligeramente distintos, un nuevo gamo, el tigre de enormes colmillos, y los discutidos Pithecanthropus erectus (hombre de Java) y P. Pekinensis (hombre de Pekín),   antecesores  del  hombre  actual.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°22 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología -La Vida en el Cuaternario-
Enciclopedia MUNDORAMA Geografía General – La Eras Geológicas –
Enciclopedia Temática Color MARRED  El Universo y la Tierra

Primeras Organizaciones Sociales Estado, Tribus, Bandas

LAS ORGANIZACIONES SOCIALES DE LAS PRIMEAS CIVILIZACIONES

La repercusión de la agricultura fue vital para el establecimiento de poblaciones de mayor densidad y extensión. En las zonas más fértiles, donde la agricultura podía abastecer al un mayor número de personas, florecieron   extensos   asen mientos. Esas zonas se hallaban en Oriente Próximo y en el nordeste de China, donde el clima templado y los cauces fluviales proporcionaban unas  condiciones  ideales.

Las orillas de los ríos y los lagos eran zonas especialmente populares para establecer asentamientos, ya que, además de ofrecer una provisión regular de agua, el suelo era de mejor calidad. A medida que los asentamientos crecieron en las llanuras aluviales, los alrededores de los grandes ríos, el Eufrates, el Tigris, el Nilo y el río Amarillo, devinieron centros de población.

El surgimiento de la civilización
El término «civilización» hace referencia a sociedades más complejas. En estas, los individuos empezaron a pertenecer a culturas organizadas con organismos públicos como ejércitos y administraciones gubernamentales, así como lugares de culto. Se instauró un sistema de clases según el cual algunos miembros de la sociedad tenían más riqueza, poder y estatus que otros. Otro avance que aceleró la llegada de la civilización fue el comercio. Las dos técnicas claves para su desarrollo en esta época fueron la metalurgia y la cerámica.

Los artesanos con medios para producir objetos deseables o necesarios destacaron en estas economías  del trueque tempranas. Por otro lado, las comunidades en las que la a productividad agrícola era particularmente elevada tendieron a aprovecharse de otras menos privilegiadas. En algunas regiones, el desarrollo del regadío fue una herramienta esencial para garantizar una cosecha regular y abundante.

Toda civilización se caracteriza por el desarrollo de la tecnología y un medio de registrar los cambios, las reglas y los ritos: la escritura. Las primeras civilizaciones auténticas del mundo antiguo dan fe sin excepción del inicio del desarrollo de sistemas de escritura.

LOS ORÍGENES: La agricultura y la ganadería significaron el nacimiento de toda una serie de trabajos y profesiones no asociadas ya a la producción de alimentos, ya que, por primera vez en la historia, había suficiente comida para toda la población, incluida aquella que no se dedicaba de forma directa a su suministro. Con el transcurso del tiempo, aquel modo de vida resultó ser hasta diez veces más productivo que el cazador-recolector previo.

El cultivo y la cría de animales permitieron a las familias aumentar el número de hijos, porque ya no era necesario cargar con ellos de un lado a otro; ahora podían almacenar los alimentos en graneros y así añadir un nuevo miembro más cada dos años o incluso antes. A todo ello se sumaban las ventajas de vivir en una aldea o un pueblo en los que siempre había vecinos alrededor para ayudar en el cuidado de los niños.

A medida que la población aumentaba, aquellos que no se dedicaban a las labores del campo o la ganadería tenían la posibilidad de convertirse en artesanos, fabricantes de cerámica, joyas, ropa, etc., para los demás miembros de la comunidad, así como de explorar ciertos desarrollos tecnológicos, como ruedas, carros y armas, fabricados a partir de materiales que aprendieron a extraer de la tierra, tales como cobre, bronce y hierro.

A ellos se sumaron los comerciantes, que comenzaron a distribuir los productos realizados por los artesanos junto a cualquier excedente de productos alimentarios. El comercio se tradujo en viajes, en barcos, en el desarrollo de la escritura, la matemática y el dinero. Otra clase de trabajo era el orientado a la esfera divina, de manera que se procuraba que la aldea o el pueblo mantuviera unas buenas relaciones con las divinidades para incrementar las posibilidades de gozar de una abundante cosecha y minimizar las eventuales catástrofes. Aquellos sacerdotes primitivos contribuyeron a dar origen a la mayoría de las principales religiones del mundo.

El incremento demográfico hacía imprescindibles nuevas formas de organización y control. Emergieron los primeros reyes y emperadores, con sus correspondientes aristócratas y burócratas encargados de recaudar impuestos, dictar leyes y administrar justicia.

ORGANIZACIÓN EN AMÉRICA: Los diversos grupos humanos que habitaban América antes de la llegada de los europeos, presentaban profundas diferencias. Éstas tenían que ver con:

•  La forma en que obtenían sus alimentos: cazadores, recolectores, horticultores, pastores y agricultores.

•  La forma en que se organizaban para la toma de decisiones: bandas, tribus, jefaturas, Estados.

De este modo, en un mismo momento coexistían en América bandas de cazadores-recolectores, como los querandíes en la región pampeana; o jefaturas de agricultores, como ios diaguitas en el noroeste del actual territorio argentino, y agricultores intensivos con una organización social muy compleja, como los aztecas y los incas.

Cultivo del Maíz

LA OBTENCIÓN DE LOS ALIMENTOS
A través de la historia, los hombres desarrollaron diferentes formas de proveerse los alimentos necesarios para la subsistencia. A partir de ellas, los antropólogos realizan la siguiente clasificación de los grupos humanos:

• Cazadores y recolectores: Aplican diferentes técnicas para recolectar vegetales, cazar o pescar. Para ello utilizan sólo la energía muscular, auxiliada de instrumentos muy rudimentarios: algunos pocos utensilios y armas, como, por ejemplo, arcos y flechas, hachas de piedra, bastones para cavar, etc.

• Agricultores: Emplean una tecnología que permite roturar el suelo y explotar grandes extensiones de tierras de diversas características. La aplicación de esta nueva tecnología requiere un nivel importante de organización del trabajo. En los pueblos agricultores existen siempre grupos de trabajadores especializados, encargados de la construcción de canales para la llegada de agua, de terrazas en las laderas de montañas y cerros, etc. Pero la característica más importante de estos pueblos es que poseen una organización social muy diferente y más compleja que la de los anteriores, que se basa en la producción de excedentes.

• Horticultores: Cultivan semillas, raíces o tubérculos con el bastón de cavar o la azada. Sólo aplican la fuerza muscular y carecen de medios para roturar el suelo, remover la tierra y abrir surcos, lo que explica su escasa producción. Para limpiar el terreno cortan y queman la maleza, técnica que empobrece el suelo y hace imposible su cultivo durante períodos superiores a tres años. Este hecho lleva a que la población deba trasladarse permanentemente en busca de nuevas tierras productivas. Generalmente, estos pueblos recurren también a la caza y a la recolección para la obtención de alimentos.

• Pastores: Basan su subsistencia en la cría de animales domesticados en grandes rebaños, de los que extraen leche, sangre, pieles y carne. Para los pueblos pastores resulta fundamental que el ganado esté bien cuidado y protegido y disponga de pastos. Por otra parte, es muy importante la existencia de abundante agua en la zona en que se realiza este tipo de actividad.

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL PARA LA TOMA DE DECISIONES:
En todo grupo humano existe la necesidad de tomar decisiones que ordenen las relaciones de las personas entre sí y distribuyan las tareas.

No siempre existieron personas encargadas especialmente de tomar las decisiones de una comunidad tal como en la actualidad lo hacen los funcionarios que ocupan cargos en el gobierno de un Estado. A través de la historia se fueron dando diferentes formas de organización que algunos investigadores sociales clasifican en:

Bandas: Son grupos de familias que se asocian transitoriamente y que, según las circunstancias, se separan, uniéndose con otras familias en bandas diferentes. Constituyen bandas las comunidades cazadoras y recolectoras.
El tamaño de las bandas varía de acuerdo con la abundancia de recursos y oscila entre las 30 y las 150 personas. En las bandas no hay personas especializadas para tomar las decisiones, sino que éstas se toman en reuniones de familias. Muchas veces, los desacuerdos en estas decisiones son los que ocasionan la división de la banda.

Las bandas suelen tener un líder, pero esto no significa ningún privilegio para la persona que ocupa esa posición, ya que tiene que trabajar y compartir los alimentos como todos los demás. Generalmente, el líder es una persona experimentada, cuya autoridad se limita a calcular cuál es la mejor época para trasladarse de un lugar a otro o a elegir el tipo de alimentos a consumir gfc  primero y cómo se distribuirán.

• Tribus: Cuando en las comunidades aumenta la cantidad de alimentos que se producen, por la domesticación de animales y el cultivo de vegetales, se incrementa el número de sus integrantes. Al constituirse grupos más numerosos se hacen necesarios algunos cambios en la organización para la toma de decisiones. Se constituyen, de este modo, las denominadas “aldeas”, que confían las decisiones a un líder o a un consejo, formado por varias personas, por ejemplo, ancianos.

• Jefaturas: Cuando la capacidad para producir bienes aumenta, se requiere una mayor organización para intercambiar y distribuir los productos. Se hace necesario, también, que determinadas personas ejerzan la autoridad. Se desarrollan, así, las denominadas “jefaturas”. Éstas se diferencian de las tribus porque el jefe tiene un conjunto de privilegios que lo separa de los demás y porque quien lo sucede es un miembro de su familia, generalmente, su hijo. La jefatura se caracteriza por la desigualdad social y económica, ya que los emparentados con el jefe supremo tienen mayores beneficios y bienes que el resto de la población.

• Estados: La toma de decisiones que afecta a toda la población de un territorio es realizada por personas dedicadas exclusivamente a esta tarea, con poder para exigir y obtener obediencia y, en caso necesario, para usar la fuerza, lo que se considera legítimo por las funciones que ejercen.

Fuente Consultada:
Atlas de Historia del Mundo – Editorial Parragon
Todo Sobre Nuestro Mundo de Crhistopher LLoyd
Pensar La Historia Argentina desde una Historia de América Latina Moglia-Sislián-Alabart

Determinar la antiguedad de un fósil Edad Arqueológica

El arqueólogo reconstruye las características y las actividades de los pueblos de la antigüedad, indicándonos cómo vivían, qué herramientas utilizaban, las habilidades que habían adquirido, incluso las enfermedades que padecían y las creencias que profesaban. Los antecedentes para conseguir estos conocimientos son los restos que dejaron aquellos pueblos: huesos, herramientas, ornamentos, vasijas, construcciones.

En su trabajo, el arqueólogo necesita la ayuda de toda una serie de científicos, tales como geólogos, zoólogos, botánicos, químicos, físicos. El conocimiento científico especializado proporciona datos a partir de las fuentes más insospechadas.

RESTOS  HUMANOS Y DE ANIMALES
Los huesos rotos de los guerreros vencidos pueden revelar exactamente los tipos de armas que se utilizaban e, incluso, las tácticas de combate. Las enfermedades también dejan su huella en los esqueletos, como en el caso de la lepra y la tuberculosis.

El raquitismo, que es una malformación de los huesos, se puede diagnosticar fácilmente. Esta enfermedad es producida por una carencia de vitamina D; la existencia de raquitismo en una comunidad antigua indica un bajo nivel de alimentación. Los dientes de los hombres antiguos pueden orientarnos acerca de su dieta. Los que comían principalmente carne tenían buenas dentaduras, pero a medida que aumentó la dieta de cereales, fue alterándose la dentadura.

Los huesos de los animales se suelen encontrar asociados a las comunidades del hombre, y de su identificación se deduce el componente principal de la dieta de éste. Los restos pueden ser de animales trashumantes que emigraban en busca de pastos, como, por ejemplo, los bisontes y los renos. Es probable que la comunidad humana también hiciera una vida nómada en busca de la caza.

A veces, los huesos son de animales domésticos, que no sufrían la vida azarosa y de lucha por la existencia como sus parientes salvajes; consecuentemente, pueden observarse modificaciones en sus esqueletos. Por ejemplo, las áreas para la inserción de los músculos son más reducidas. Los huesos proporcionan otros datos, que hacen pensar que la comunidad había domesticado animales.

No es probable que se encuentre una gran cantidad de huesos de animales jóvenes en lugares donde vivió un pueblo cazador, que posiblemente buscaría y capturaría los animales más grandes, adultos, para comerlos. Una gran proporción de huesos de ovejas sugiere que las hembras eran reservadas para ordeñarlas.

edad arqueologica

CÓMO SE  HACE UN  CALENDARIO ARQUEOLÓGICO
Hay dos procedimientos para determinar la cronología de un hallazgo arqueológico. Uno fija la edad exacta de un objeto, es decir, su antigüedad en años (cronología absoluta). El otro establece la antigüedad de un objeto en relación con otros (cronología relativa).

El físico nuclear ha suministrado al arqueólogo el mejor procedimiento para determinar la edad absoluta de los objetos: el del carbono-14. La mayor parte de los átomos de carbono tiene una masa atómica de 12, pero la radiación cósmica, al chocar con la atmósfera, produce una variedad de carbono radiactivo, que tiene una masa atómica de 14. Parte de este isótopo radiactivo es absorbido por las plantas, en forma de gas carbónico.

Los animales absorben carbono-14 al comer las plantas. Cuando los organismos mueren, ya no absorben más carbono radiactivo. El carbono absorbido se desintegra con el tiempo, produciendo nitrógeno.

La   velocidad  de  desintegración  es  constante  y,  trascurridos 5.568 años, la mitad del carbono radiactivo se ha desintegrado; al cabo de otros 5,568 años, la mitad del restante. Midiendo la cantidad de carbono radiactivo en maderas viejas, huesos, turba, astas, grano y carbón, puede deducirse aproximadamente la cantidad que se ha desintegrado y el tiempo trascurrido.

En América, los botánicos han establecido una escala absoluta de tiempos, hasta el año 1000 a. de J.C. Los anillos anuales de los árboles varían en espesor según los climas de las estaciones del pasado. Existen distintas conformaciones en la madera, debidas a cambios del clima. Con frecuencia, en los climas secos se ha conservado la madera que utilizaron los hombres de antiguas comunidades para construir sus edificios. Comparando la madera con los cortes de los troncos de árboles se puede averiguar   su   antigüedad   (dendroaronología) .

Para determinar la cronología relativa, el arqueólogo desarrolló sus propios métodos; por ejemplo, puede calcular la edad de las herramientas ateniéndose a su estilo y eficacia. Del mismo modo que se evidencia el desarrollo posterior de un avión reactor respecto a un biplano, puede comprobarse si una herramienta, en una región determinada, es posterior a otra. Los botánicos y los químicos practican otros métodos.

Aquéllos estudian los granos de polen. Cuando el hombre no interviene, los cambios del polen que se acumula en una región dependen de las alteraciones del clima. Desde fines de la Edad Glacial, el clima se ha hecho más cálido. En muchos sitios, a las plantas árticas siguieron plantas subárticas y luego plantas de clima templado.

Paulatinamente, los bosques evolucionaron, hasta tras-formarse en los que conocemos hoy. Los restos arqueológicos pueden encontrarse en lugares donde aparece polen en cantidad. La edad de los restos se relaciona entonces con la escala climática. A veces, la cronología del polen (e incluso la de los residuos) puede  determinarse  por radiactividad.

Los químicos han contribuido con métodos que incluyen la determinación de pequeñas cantidades de uranio, flúor o nitrógeno en los huesos. Durante largos períodos, los huesos y los dientes enterrados absorben lentamente vestigios de flúor y uranio. La cantidad depende de la abundancia de estos elementos en una zona dada y del tipo de circulación de agua en la misma. La antigüedad relativa de fragmentos tomados de las mismas regiones se puede determinar teniendo en cuenta las cantidades absorbidas.

El nitrógeno está presente en los huesos, en forma de proteínas. Los huesos recientes tienen un contenido en nitrógeno de alrededor de 4-5%. Esta proporción disminuye a medida que las proteínas se descomponen. La velocidad de descomposición depende de las condiciones físicas, químicas y bacteriológicas que caracterizan el medio   ambiente”.
Fuente Consultada
Revista TECNIRAMA (CODEX) Enciclopedia de la Ciencia y Tecnologia N°

Colibrí o Picaflor Características e Informacion sobre aves argentinas

El único orden de animales exclusivamente americano está constituido por los colibríes. Se les halla desde Alaska y el Labrador hasta la Tierra del Fuego, y en todas las Antillas. De manera curiosa, no existen en Canadá, con excepción de la península de Labrador, ni en los estados de Texas, Nuevo México, Colorado y Wyoming; en Sudamérica se encuentran ausentes en la mayor parte de la Patagonia.

CARACTERÍSTICAS DEL PICAFLOR COMÚN
Nombre Científico: Chlorostilbon aureoventris

Macho: Es Verde. Garganta y cuello anterior, azul verdoso brillante. Vientre blanquecino. Mancha detrás de los ojos (a veces ausente). Alas pardas. Cola azulada.

Hembra:  Es Verde. Ventralmente gris claro, Mancha detrás de los ojos. Cola azulada con las plumas más externas con punta blanca.

Costumbres: Comportamiento característico del grupo. Recorre incansablemente las flores libando. A menudo en jardines y enredaderas.

Nidificación: El nido tiene forma de tacita, Emplea en la construcción pelos, cerdas, lanas, materias vegetales suaves, liadas con telas de arañas. Puede estar atado, colgante o asentado a hierros, alambres, cables o hilos pendientes de techos En ramas de plantas, tallos de enredaderas, yuyos o raices, en barrancas. La postura es de 2 hueve; elípticos, blancos.

Habitat en Argentina: Frecuenta la vegetación arbustiva de montes, sabanas, pradera. También en parques y jardines er zonas urbanas.

Distribución geográfica en Argentina: Desde el norte del país hasta la Pampa y Buenos Aires.

colibri o picaflor

INFORMACIÓN: Colibrí, el nombre con que por lo general se le conoce, es, en forma científica, apenas uno de los 120 géneros que agrupan las 321 especies reconocidas. Otro nombre que generalmente se le da es el de “picaflor”. Pero el vulgo le da muchos otros nombres —entre ellos, tominejo, besa flor, tucusito, androdón, burrión, chupaflor, chupamirto,chuparrosa, güichichil, quincha, quinde, tentenelaire, tumuñuco,  visitaflor, ermitaño, mango, esmeralda, amatista, topacio, zumbador, zunzún, chupalina, trovador, zumbaflor, o bien matista, topacio, refiriéndose a los iridiscentes de su plumaje.

Sus características más obvias son sus largos picos, a veces más largos que el propio cuerpo, y la iridiscencia de su plumaje, rico en reflejos metálicos debido a la forma peculiar de las partes córneas de las plumas, que actúan como priema que descomponen la luz; un proceso similar al que acontece con las alas de las mariposas.

Entre los colibríes se hallan las aves más pequeñas (de cinco a seis centímetros), mientras que el ejemplar más grande es el llamado Patagona gigas, que mide 20 cm. Su peso oscila entre 2 y 20 gramos. “En relación con su peso—escribe el naturalista J.Berlioz-,tiene una superficie mucho mayor que otro de mayor tamaño de estructura similar, y usa en consecuencia mucha más energía para conservar su temperatura.

En los pequeños colibríes esto significa una necesidad de oxígeno extremadamente grande. Incluso en reposo estas diminutas aves requieren más oxígeno por gramo de peso por hora que cualesquiera otros vertebrados, incluyendo los pequeños insectívoros llamados musarañas.

Dada la misma temperatura ambiental, un colibrí usa de manera proporcional de tres a ocho veces más oxígeno que un pinzón de pico cruzado; en vuelo necesita cinco y media veces más, o sea 78 cm3 de oxígeno por gramo de peso por hora. En consecuencia, la superficie respiratoria de los pulmones y el tamaño del corazón, en proporción con cada gramo de peso del cuerpo, es tres veces mayor y el número de glóbulos rojos es dos veces mayor que en las palomas domésticas. Además, los bronquios de los colibríes son anchos y hacen posible un rápido cambio  de aire.

Como la necesidad de oxígeno, también la necesidad de alimento es muy grande e relación con su peso. Un colibrí precisa dos tipos de alimento: animal (toda clase de pequeños artrópodos, en particular insectos y arañas de exoesqueletos delgados) y vegetal (néctar de las flores y jugos de frutas). Buscando su alimento en el fondo de la flor, el colibrí halla ambos tipos de nutrientes.

Los largos picos, rectos ó curvados hacia arriba o hacia abajo, están adaptados a la perfección con su necesidad de buscar alimento. La lengua es igualmente larga y tubu bífida. La estructura ósea ble en varios aspectos. El es muy desarrollado a fin de ofrecer una sólida base a los poderosos músculos que el colibrí necesita para batir sus alas a velocidades increíbles —¡hasta 80 aleteos por segundo!— Por el contrario, los huesos de las piernas son muy delgados y débiles. Las patas, bien desarrolladas, con tres dedos adelante y uno hacia atrás, terminados en agudas garras, le sirven para posarse en las ramas, mas no para caminar.

La habilidad de vuelo de los colibríes no tiene comparación con la de otras aves: con sus alas de forma de cuchillas, apoyadas por fuertes músculos, pueden volar hacia adelante, hacia atrás, hacia los lados, y hacia arriba o abajo en forma vertical. Manteniéndose estáticos frente a una flor de la que se alimentan, de pronto parten en cualquier dirección con la velocidad de una flecha. Esta habilidad les ha sido de gran utilidad para su supervivencia, pues bien pocos depredadores pueden cazarlos.

El rápido batir de sus alas a menudo produce un sonido zumbante que se podría interpretar como el equivalente del canto en otras aves. Asimismo, sus largos picos, que les permiten llegar hasta la parte profunda de las flores para absorber el néctar y atrapar insectos diminutos, también les sirven de arma, más para el ataque que para la defensa.

Hay que decir que los colibríes son aves poco sociables. Muy individualistas, jamás forman parejas estables. Las hembras construyen sus nidos aun antes de haber hallado compañero. Cuando éste aparece, hay un ritual de cortejo como en todas las aves, con variantes según las diversas   especies.   La hembra  pone por lo general dos huevos de forma elíptica, completamente blancos, y bastante grandes si se piensa en el cuerpo del ave. Acontecen de una a tres posturas al año.

Los colibríes no le temen al hombre. Por el contrario, di ríase que le dan la bienvenida a sus territorios, pues su arribo significa la plantación de matas que florecen. Es decir, el hombre les aporta alimentos. A comienzos de siglo, se puso de moda en  Francia adornar los sombreros de las mujeres con colibríes disecados.

Los colibries vive en el extremo norte o extremo sur del  continente, naturalemte efectúan  migraciones.  La extraordinaria lo de estas aves no las han incitado, sin embargo, a cambiar de habitat. Donde más abundan los colibríes es en el piedemonte andino, de manera especial en Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y, sobre todo, en las faldas orientales de los Andes que alcanzan la hoya amazónica.

Se encuentran especies de colibríes desde el nivel del mar hasta casi 5,000 metros de altitud, en sabanas, bosques, desiertos, valles y montañas.

Esto no es sino una demostración práctica de la tremenda capacidad de adaptación de estas aves, no sólo al clima, sino al ambiente y a la vegetación que es esencial para su alimentación y supervivencia. Y es una fortuna que así sea, pues estas joyas aladas son el más bello adorno de cualqujer jardín, de cualquier ambiente, para disfrute del hombre que no puede dejar de asombrarse y maravillarse de su rápido vuelo, casi imposible de seguir, cuando velozmente se presentan a la vista y llena de vida y energía el paisaje cotidiano.

Fuente Consultada:
Guía de Aves de la Pampa Martín de la Peña y Fabián Titarelli
Revista GEOMUNDO Vol. 13 N°04

La teoría de la Evolución Darwin Charles La Selección Natural

Está generalmente reconocido que los seres vivos evolucionan y que las formas sencillas dan lugar a formas cada vez más complejas. ¿Cómo sucede esto? He aquí la cuestión que intrigó a Carlos Darwin, el gran naturalista, durante muchos años. Darwin creía firmemente en la evolución, pero por largo tiempo fue incapaz de explicarla. Al cabo de muchos años desarrolló su famosa Teoría de la evolución por selección natural, basada en el modo prodigioso en que los animales se adaptan a su ambiente. La evolución es el proceso por el que una especie cambia con el de las generaciones. Dado que se lleva a cabo de manera muy lenta han de sucederse muchas generaciones antes de que empiece a hacerse evidente alguna variación.

UN POCO DE HISTORIA…Desde la antigüedad, el modo de originarse la vida y la aparición de la gran variedad de organismos conocidos, constituyó un misterio que, en menor o mayor medida, despertó curiosidad de los científicos.

Sin embargo, las supersticiones, los prejuicios, los dogmas religiosos y las teorías que se aventuraban debido a la imposibilidad de probarlas con el nivel de conocimiento de aquellas épocas, hicieron que la cuestión quedara a menudo en el olvido o que, simplemente, se aceptara la imposibilidad de averiguar los orígenes.

No fue hasta épocas relativamente recientes cuando el hombre pudo finalmente abordar esta cuestión con unos criterios fiables y unos conocimientos científicos suficientes para demostrar sus hipótesis.

Es así como podemos afirmar, que antes del siglo XIX existieron diversas hipótesis que intentaban explicar justamente esta cuestión, “el origen de la vida sobre la Tierra”. Las teorías creacionistas que hacían referencia a un hecho puntual de la creación divina; y por otra parte, las teorías de la generación espontánea que defendían que la aparición de los vivos se producía de manera natural, a partir de la materia inerte.

Una primera aportación científica sobre el tema es el trabajo de Oparin (1924), El origen de la vida sobre la Tierra, donde el bioquímico y biólogo ruso propone una explicación, vigente aún hoy, de la manera natural en que de la materia surgieron las primeras formas pre-biológicas y, posteriormente el resto de los seres vivos. En segundo aspecto de la generación espontánea de la vida tiene una respuesta convincente desde mediados del siglo XIX.

Esto es así, gracias a Pasteur y fundamentalmente a Darwin quienes realizaron experimentos al respecto. Este último, naturalista británico realizó una obra de vital trascendencia (1859): El origen de las especies. La cual tiene por objetivo aportar una explicación científica sobre la evolución o denominada “descendencia con modificación” (término utilizado para explicar estos fenómenos).

Los pinzones de Darwin son un grupo de pájaros que se encuentran en las islas Galápagos y que contribuyeran grandemente a ¡a formación de la teoría de la evolución. En esas islas existen pocas aves de otra de otra clase y los pinzones han evolucionado en varias direcciones, de modo que ahora los hay granívoros, frugívoros, insectívoros, etc. Sus picos varían de forma, de acuerdo con le función. Se distinguen varias especies y subespecies. La semejanza general entre ellos sugiere que han evolucionado recientemente, a partir de un antepasado común.

Evolución de los pinzones de Darwin

Sin lugar a dudas que existieron importantes antecedentes del tema, aunque siempre se manifiesta el honor de haber realizado esta teoría de manera científica e inexorable, a Charles Darwin. No muy lejos, fue su abuelo –Erasmo Darwin- quien aportó las primeras muestras de interés científico por estos temas. No obstante, quien fue precursor de una corriente de pensamiento sobre el estudio de la evolución de los seres vivos, es Jean Baptiste de Monet, caballero de Lamarck (1744-1829).

Su tesis fundamental es la transmisión de los caracteres adquiridos como origen de la evolución (es decir, que las características que un individuo adquiere en su interacción con el medio se transmiten después a su descendencia); denominada este principio como Lamarckismo.

La causa de las modificaciones de dichos caracteres se encuentra en el uso o no de los diversos órganos, tesis que se resume en la siguiente frase: «La función crea el órgano». Lamarck resume sus ideas en Filosofía zoológica (1809), el primer trabajo científico donde se expone de manera clara y razonada una teoría sobre la evolución.

Así, por ejemplo, los lamarckistas explicaban la aparición del cuello largo en las jirafas como un proceso paulatino de adaptación de un animal a ir comiendo hojas situadas cada vez más altas. Lo que supondría que sus hijos heredarían un cuello más largo aún.

jirafas comiendo

Lemack suponía que el esfuerzo de las jirafas para alcazar la hojas mas altas, hacía que sus cuellos se estirasen unos centímetros, y que luego ese estiramiento era transmitido a sus descendientes.Las ideas de Lamarck fueron criticadas por Weissman, quien posteriormente demostró que los caracteres adquiridos no pueden heredarse. Las células del cuerpo (o somáticas) están completamente separadas de las reproductoras (gametos: óvulos y espermatozoides) y solamente estas últimas transmiten rasgos hereditarios a la generación siguiente.

En realidad según la teoría de Darwin las que tenían el cuello y las patas algo más largos que las otras, podrían alimentarse de hojas de acacia, (las otras se desnutrían) lo que les ayudaría a sobrevivir mejor en las épocas de sequía. Actuó de esta manera la selección natural, que permitió a los mejor adaptados, los más altos, reproducirse.

lamarck teoria de los caracteres adquiridos

Lamarck, que vivió de 1744 a 1829. De acuerdo con ella, si un hombre hace gimnasia intensamente y desarrolla sus músculos, sus hijos tendrán también músculos potentes. En otras palabras, los caracteres adquiridos durante la vida de un individuo pueden ser heredados. Esta teoría recibe, por ello, el nombre de teoría de la herencia de los caracteres adquiridos. Evidentemente, es cierto que los músculos pueden ser desarrollados mediante ciertos ejercicios, pero lo que no está demostrado en absoluto es que estas modificaciones puedan heredarse.

En lo que respecta al científico británico, Charles Darwin, viajando a bordo del Beagle, durante largos años (1831- 1836) recogió datos botánicos, zoológicos y geológicos que le permitieron establecer un conjunto de hipótesis que cuestionaban las ideas precedentes sobre la generación espontánea de la vida.

La diversidad observada durante esos veinte años siguientes se intentó explicar de manera coherente mediante la formulación de los datos obtenidos. Una de las etapas que más influyó en el fue su paso por las islas Galápagos, donde encontró 14 subespecies distintas de pinzones, que se diferencian únicamente en la forma del pico. Es decir, que cada una de ellas, estaba adaptada a un tipo de alimentación y vivía en un hábitat diferente en las diversas islas.

Sin embargo, en 1858, Darwin se vio obligado a presentar sus trabajos, cuando recibió el manuscrito de un joven naturalista, Alfred Russel Wallace (1823/1913), que había llegado de manera independiente a las mismas conclusiones que él, es decir, a la idea de la evolución por medio de la selección natural.

La obra de Malthus sobre el crecimiento de la población, fue la base que habría tomado para sus estudios, tanto Darwin como Wallace. La misma establece que este factor (crecimiento de la población) tiende a ser muy elevado, la cual al disponibilidad de alimento y espacio son limitados lo mantendrá constantes, de aquí surge esta proposición de la idea de competencia. Ambos científicos de acuerdo a esta base argumental sustentan sus teorías estableciendo dos aspectos relevantes, dando por sentado que los seres vivos pueden presentar clones.

Justamente la noción de competencia establecida anteriormente por Malthus y finalmente esta última idea, es lo que los lleva a establecer que estas variaciones pueden ser ventajosas o no en el marco de dicha competencia. Entonces la conquista por los recursos necesarios para la vida, dará como resultado una lucha que determinará una selección natural la cual favorecerá a los individuos con variaciones ventajosas y eliminará a los menos eficaces. Pese a ello, no todo es compartido por ambos, ya que existe un punto discordante entre ellos. Y es que esta idea de Darwin de selección natural expresada en su obra El origen del hombre (1871), nunca fue compartida por Wallace.

Al respeto, Darwin argumenta que algunos caracteres son preservados sólo porque permiten a los machos mayor eficacia en relación con las hembras. Pero cabe decir, que ciento cincuenta años después, hay quienes aún lo veneran y quienes lo deploran, pero El Origen de las especies sigue aún ejerciendo una influencia extraordinaria.

Cuando Darwin regresó de su viaje por América del Sur y el Pacífico, era capaz de empezar a responder una pregunta muy sencilla que no parecía tener una respuesta fácil: ¿por qué las plantas y los animales cambian? El problema se le presentó al advertir que en América del Sur encontraba muchas especies que conocía, pero con algunas diferencias. Asimismo, en las Galápagos pudo clasificar dieciséis especies de pinzones y se preguntó por qué un pájaro, que conocía de Europa, presentaba tal grado de variación.

Uno de los hechos que impresionó a Darwin, durante su largo viaje fue la variedad de formas y de especies análogas que pueden agruparse alrededor de un mismo prototipo. Esta variación morfológica es fácil de observar también, por ejemplo, en los animales domésticos.

En las palomas caseras existen innumerables razas que se diferencian por la forma de la cola, por el tipo de rizado o lisura del plumaje, por el color, por la existencia de moños o carnosidades (carúnculas) en la cabeza, además de otras características.

Mediante una serie de cruzamientos, es posible convencerse de que estas formas descienden todas de la forma silvestre: la paloma saxícola o paloma de las rocas (Columba livia). El autor de la perpetuación de estas variaciones es el hombre, que las dirige y conserva, según su voluntad y sus intereses; y lo mismo actúa sobre otros animales domésticos o sobre las plantas cultivadas. Darwin buscó, durante mucho tiempo, la fuerza que en la naturaleza podría reemplazar la acción selectiva del hombre, evidente en las plantas cultivadas y en los animales domésticos.

LA TEORÍA DE DARWIN

Darwin parte de las ideas, del economista Thomas Malthus. Malthus postulaba que la población crece en forma geométrica y se preguntaba qué sucedería con el crecimiento de la población humana en un habitat cerrado, como por ejemplo una isla. La conclusión era que el crecimiento estaría limitado por la cantidad de alimento, que crece en proporción aritmética. Si la cantidad de alimento es restringida, debemos suponer que llegará un momento en que existirán más animales con necesidad de alimentarse que alimento disponible.

Entonces, se producirá una competencia entre los individuos por el alimento, y algunos individuos resultarán vencedores y los otros morirán de hambre. De esta idea, Darwin concluye que sobrevivirán aquellos individuos con características más favorables, idea conocida como la “supervivencia del más apto”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, a menudo, se registran variaciones, hecho que Darwin había observado en las Galápagos.

Conectando este hecho con la idea de la supervivencia del más apto, se deduce que aquellos individuos que poseen las características más favorables compiten en mejores condiciones y, al cabo del tiempo, se produce la selección natural; es decir, los más aptos ocupan todo el habitat y los menos “adaptados” desaparecen.

Un Ejemplo de la Selección Natural: Entre las perdices se observa, ocasionalmente, la aparición de individuos completamente blancos o albinos, o cuyo plumaje tiende a ser blanco. Estos casos se presentan, por lo demás, en muchos otros animales. Sin embargo, el porcentaje de perdices blancas es siempre muy pequeño. Se puede comprender fácilmente que, en caso de ataque por un ave de rapiña, cuando las perdices se ven obligadas a buscar refugio entre la maleza y los accidentes del terreno, las de color blanco están mucho menos favorecidas y tienen muchas más probabilidades que las otras de ser el punto de mira y la presa inmediata del halcón atacante.

Sin embargo, la variación blanca sigue apareciendo de vez en cuando entre las perdices, aunque la selección natural, que trabaja en contra de ella, le impida “fijarse” o convertirse en una característica importante. Si se tratase, sin embargo, de animales que por habitar en altas latitudes (tierras circumpolares) o altas montañas se vieran obligados a pasar una época de su vida en la nieve, el color blanco podría ser una característica favorable que los ayudaría a pasar inadvertidos.

De hecho, la coloración blanca se presenta frecuentemente en esa clase de animales, ya sea de modo estacional o fijo. Se puede suponer que la selección natural ha favorecido su fijación. Las variaciones que tienen lugar en todos los animales hacen, por tanto, que se adapten más o menos al ambiente que los rodea. Los que están bien adaptados tienen más probabilidades de vivir y reproducirse, y pueden transmitir estas variaciones favorables a su descendencia. De esta manera, una especie cambia gradualmente y acaba por estar muy bien adaptada al medioa ambiente.

Desarrollo de la teoría de la evolución

A finales del siglo XIX, el llamado neodarvinismo primitivo, que se basa en el principio de la selección natural como base de la evolución, encuentra en el biólogo alemán A. Weismann uno de sus principales exponentes. Esta hipótesis admite que las variaciones sobre las que actúa la selección se transmiten según las teorías de la herencia enunciadas por Mendel, elemento que no pudo ser resuelto Darwin, pues en su época aún no se conocían las ideas del religioso austríaco.

Durante el siglo XX, desde 1930 a 1950, se desarrolla la teoría neodarwinista moderna o teoría sintética,: denominada así porque surge a partir de la fusión de tres disciplinas diferentes: la genética, la sistemática y la paleontología. La creación de esta corriente viene marcada por la aparición de tres obra. La primera, relativa a los aspectos genéticos de la herencia, es Genetics and the origin of species (1937). Su autor, T. H. Dobzhansky, plantea que las variaciones genéticas implicadas en la evolución son esencialmente mínimas y heredables, de acuerdo con las teorías de Mendel.

El cambio que se introduce, y que coincide posteriormente con las aportaciones de otras disciplinas científicas, es a consideración de los seres vivos no como formas aisladas, sino como partícipes de una población. Esto implica entender los cambios como frecuencia génica de los alelos que determinan un carácter concreto. Si esta frecuencia es muy alta en lo que se refiere a la población, esto puede suponer la creación de una nueva especie.

Más adelante, E. Mayr desarrollará en sus obras Systematics and the origin of the species (1942) y Animal species evolution (1963) dos conceptos muy importantes: por un lado, el concepto biológico de especie; por otra parte, Mayr plantea que la variación geográfica y las condiciones ambientales pueden llevar a la formación de nuevas especies. De este modo, se pueden originar dos especies distintas como consecuencia del aislamiento geográfico, o lo que es lo mismo, dando lugar, cuando intentamos el cruzamiento de dos individuos de cada una de estas poblaciones, a un descendiente no fértil.

Atendiendo a las condiciones ambientales, en consonancia con las ideas de Dobzhansky., la selección actuaría conservando los alelos mejor adaptados a estas condiciones y eliminando los menos adaptados. En 1944 el paleontólogo G. G. Simpson publica la tercera obra clave para poder comprender esta corriente de pensamiento: en Tempo and mode in evolution establece la unión entre la paleontología y la genética de poblaciones.

Durante la segunda mitad del siglo XX se han planteado dos tendencias fundamentales, la denominada innovadora y el darvinismo conservador. La primera de ellas, cuyo máximo exponente es M. Kimura, propone una teoría llamada neutralista, que resta importancia al papel de la selección natural en la evolución, dejando paso al azar.

Por su parte, el neodarvinismo conservador, representado por E. O. Wilson, R. Dawkins y R. L Trivers, queda sustentada en el concepto de «gen egoísta»; según esta hipótesis, todo ocurre en la evolución como si cada gen tuviera por finalidad propagarse en la población. Por tanto, la competición no se produce entre individuos, sino entre los aletos rivales. Así, los animales y las plantas serían simplemente estrategias de supervivencia para los genes.

GENÉTICA Y EVOLUCIÓN: A pesar de que la teoría de Darwin demostró claramente que la variación natural era la base del cambio evolutivo no daba explicaciones acerca de cómo ocurren estas variaciones, ni de la forma en que se heredan. Los trabajos posteriores en genética han mostrado, sin embargo, cómo tiene lugar la variación y en qué forma estos cambios repentinos pueden llevar a la aparición de nuevas características.

Cada célula del organismo contiene un cierto número de corpúsculos llamados cromosomas. Cada especie tiene un número fijo de ellos y existen procesos especiales que aseguran que cada nueva célula reciba la cantidad completa que le corresponde. Cada cromosoma contiene numerosos genes, moléculas muy grandes que controlan las características de todo el organismo. Por ejemplo, hay genes que controlan el color del cabello, la forma de los dientes, etc. A veces, un solo gen es responsable de una característica; en otras ocasiones, varios genes actúan conjuntamente.

Durante la reproducción se originan diferentes combinaciones de genes, que dan lugar a ligeras variaciones (continuas) en la descendencia. A veces, sin embargo, un gen varía de forma radical, e, incluso, puede ocurrir que un cromosoma entero cambie, se rompa o desaparezca. Tales cambios repentinos se llaman mutaciones y son responsables de la aparición de nuevas características (variación discontinua).

La mayoría de las mutaciones que aparecen en un organismo son desfavorables, incluso letales, por interferir el funcionamiento del organismo. Sin embargo, de un modo ocasional y raro aparece una mutación útil que resulta favorecida por la selección natural. En ese caso, y con el transcurso del tiempo, puede llegar a incorporarse a la configuración normal de la especie.

Pruebas de la evolución

Son pruebas basadas en criterios de morfología y anatomía comparada. Los conceptos de homología y analogía adquieren especial relevancia para la comprensión de las pruebas anatómicas. Se entiende por estructuras homólogas aquellas que tienen un origen común pero no cumplen necesariamente una misma función; por el contrario, las estructuras que pueden cumplir una misión similar pero poseen origen diferente, serían análogas. De esta manera, las alas de los insectos y las aves serían estructuras análogas, mientras que las extremidades anteriores de los mamíferos, que presentan un mismo origen pero que llevan a cabo funciones diversas —locomotora, natatoria, etc.—, constituirían estructuras homólogas.

En relación a las pruebas embriológicas, hay que distinguir entre ontogenia —las distintas fases del desarrollo embrionario— y filogenia, concepto que hace referencia a las distintas formas evolutivas por las que han pasado los antecesores de un individuo, es decir, su desarrollo evolutivo. En los vertebrados, cuanto más cerca de la fase inicial se sitúan los embriones, más parecidos son; posteriormente, se van diferenciando progresivamente cuanto más cerca de la fase de adulto terminal se encuentran.

Otra de las pruebas clásicas es el estudio de los fósiles. El análisis de los distintos estratos geológicos demuestra la presencia de fósiles de invertebrados en los más antiguos; gradualmente, van apareciendo en los más recientes peces primitivos, y, finalmente, los fósiles correspondientes a los mamíferos y las aves.

EVIDENCIAS SOBRE ESTA TEORÍA:

En El origen de las especies, Darwin decía: “No vemos ninguno de estos lentos cambios en el momento en que ocurren sino hasta que el transcurso del tiempo los ha marcado”.

Muchas personas, tal como lo pensaba Darwin, suponen que todo ocurrió en un pasado distante, Los biólogos actuales, por su parte, sostienen que la evolución no solo es un fenómeno del pasado, sino que continúa hoy en día. Así, pueden citarse ejemplos del proceso evolutivo llevado a cabo en tiempos coitos, como los originados por la fuerte intervención producida por el hombre sobre el ambiente durante los siglos XIX y XX.

Uno de los ejemplos más conocidos es el de la polilla del abedul, cuyo nombre científico es Biston betularía. Los bosques británicos, cuyos árboles en general están cubiertos de líquenes de color claro, son el habitat natural de estas polillas de hábitos nocturnos. Antes de la Revolución Industrial (mitad del siglo XIX), la mayor parte de la población de polillas era de color claro, con algunas motas oscuras. Debido a que las polillas descansaban durante el día sobre los troncos de los árboles, no eran vistas por las aves depredadoras. Sin embargo, entre la población de polillas, se podían encontrar algunos individuos mutantes de Color oscuro, que eran fácilmente detectados y devorados por las aves.

Durante la Revolución Industrial, la floreciente industria británica comenzó a quemar grandes cantidades de carbón como combustible. Debido a la falta de control de la contaminación, el hollín se diseminó por los bosques, lo que provocó la muerte de los líquenes claros. De este modo, solo quedaron a la vista los troncos de los árboles, que se ennegrecieron por la contaminación.

La polilla de color claro contrastaba con el color oscuro de los troncos y era fácilmente detectada por los depredadores, pero no así la oscura: estas últimas, que hasta ese momento habían sido escasas, sobrevivían y se reproducían, y pasaban esta característica a sus descendientes. Hacia el final del siglo XIX, el 98 % de las polillas en los alrededores de la ciudad de Manchester eran de color oscuro. Esta tendencia de las variedades de color oscuro de reemplazar a las de color claro es conocida como melanismo industrial. Pero es importante recordar que la coloración negra de las polillas no fue producida por la contaminación: la selección natural “trabaja” sobre variaciones que ya existen en las poblaciones. Las medidas adoptadas en la última mitad del siglo XX para el control de la contaminación han revertido esta situación, y en las poblaciones de Biston betularía de las islas británicas, los individuos de color claro han vuelto a ser mayoría.

Existen otros ejemplos que ponen de manifiesto en tiempos cortos el proceso evolutivo, tales como la resistencia de algunos insectos a los insecticidas o la resistencia de las bacterias a algunos antibióticos.

El Origen del Planeta Tierra

Fuente Consultada:
TECNIRAMA N°90 Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología – Como actua la evolución –
CONSULTORA Enciclopedia Estudiantil Tmo II Los Seres Vivos
Gran Enciclopedia Universal (Espasa Calpe) – Teoría de la Evolución –
Sitio Web Wikipedia.

El Fuego Periodo Neolitico Diferencia Paleolitico Descubrimiento Hombre

HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO DEL FUEGO

INTRODUCCIÓN: Los hombres primitivos sabían utilizar el fuego, pero desconocían la forma de encenderlo. La incapacidad del ser humano para producir, voluntariamente, el fuego, pudo haber condicionado el muy lento progreso de la cultura en el paleolítico.

Esto explicaría, en cierto modo, la costumbre, tan arraigada en algunos pueblos, de “mantener un fuego vivo”, en vez de encenderlo repetidas veces. Los antiguos griegos, cuando fundaban una colonia, llevaban hasta ella el luego sagrado, desde el Peloponeso. Ese rito, consagrado religiosamente se relaciona, todavía hoy, con la antorcha de los Juegos Olímpicos y con las llamas votivas, en homenaje a la memoria de un personaje ilustre.

Antes de producir el fuego, el hombre se ocupó, pues, de conservarlo. Las antorchas, las teas y los cubrefuegos, dan buena cuenta de aquella inquietud ancestral. Si clasificáramos los distintos procedimientos que existen para producir sencillamente el fuego, veríamos que, en síntesis, se reducen a tres: por fricción, por percusión y por compresión.

El primero consiste en frotar una madera, dura y puntiaguda, contra otra, más blanda, acanalada. Para hacerlo, pueden usarse diversas técnicas. La mas antigua, tradicional y rápida, es la llamada “de perforación”, utilizada en la antigua Romapara encender el fuego de las vestales, por los brahmanes en la India y por diversas tribus aborígenes.

Otro sistema es el “barrenado” que emplean los negros de Australia, los malayos, los sudafricanos y algunos indios americanos. Muy primitivo es, también, el procedimiento que se vale de la percusión. El fuego, en este caso, se obtiene al entrechocarse dos trozos de pirita de hierro o bien golpeando uno de ellos, llamado eslabón, contra el pedernal.

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA SOBRE EL DESCUBRIMIENTO DEL FUEGO: Hacia el 1.600.000 a.C. Homo Habilis se había extinguido. En primer lugar había el fuego, historiaevolucionado hacia una nueva especie , Homo Erectus, cuyos individuos presentaban mas o menos la misma corpulencia y peso que los modernos seres humanos.

Si algunos especimenes de Homo habilis subsistieron tras la consolidación de la nueva especie, su supervivencia fue breve.

Entre 1.000.000 y 300.000 a.C., Homo erectus era el único homínido existente. Y fue el primero que, en algunos casos, llegó a medir 1,80 m de estatura y se aproximó a los 70 Kg. de peso.

Su cerebro era asimismo voluminoso; en ocasiones alcanzaba un peso equivalente a las tres cuartas partes del nuestro.

Homo erectus fabricó útiles de piedra mucho mejores que los conocidos hasta el momento. Como cazadores, sus individuos eran capaces de cobrar los animales más grandes que podían hallar. Fueron los primeros homínidos que lograron cazar mamuts con éxito. Homo erectus llevó a cabo dos avances particularmente trascendentales.

Durante tres millones y medio de años, todos los homínidos se habían visto confinados al sudeste de África. Homo erectus fue el primero en expandir significativamente su área de poblamiento: hacia 500.000 a. J.C., había ocupado el resto de África, Europa y Asia, llegando incluso a Insulindia.

En efecto, los primeros descubrimientos de restos de Homo erectus se hicieron en la isla Indonesia de Java, donde la antropóloga holandesa Marie E. Dubois (1858-1940) halló en 1894 una bóveda craneana, un fémur y dos dientes. Por entonces no se conocía ningún homínido con un cerebro tan pequeño, y Dubois le dio el nombre de Pithecanthropus erectus(de los términos griegos que significan «mono-hombre erecto»).

Hallazgos semejantes efectuó en las proximidades de Pekín, a partir de 1927, el antropólogo canadiense Davidson Black (1884-1934), el cual llamó a su homínidoSinanthropus pekinensis (en griego, «hombre chino de Pekín»).

Acabó reconociéndose que ambos hallazgos, junto con otros, correspondían a la misma especie y podían clasificarse como del género Homo. Se mantuvo el término erectus, introducido por Dubois, aunque los homínidos llevaban caminando en posición erecta al menos dos millones y medio de años antes de que hubiera evolucionado Homo erectus. Lo cual, por supuesto, se ignoraba en tiempos de Dubois.

Por la época en que se produjo la evolución de Homo erectus, la Tierra se hallaba en un período glacial. Cuando los glaciares alcanzaron su máxima extensión, restaron tanta agua al mar que el nivel de este último descendió unos 90m., dejando al descubierto el fondo de los mares poco profundos. Lo cual permitió a Homo erectus emigrar del continente asiático a Insulindia.

El tiempo frío impulsó la adopción de nuevas costumbres. Homo erectus se desplazaba formando bandas, como sin duda hicieron los primeros homínidos, pero ahora se resguardaba del viento construyendo abrigos de piedras amontonadas, o colgando pieles de un palo en torno al cual se reunía la horda. Éstas fueron las habitaciones más rudimentarias. Donde existían cuevas, Homo erectus halló refugio en ellas. Las primeras huellas de Homo erectus en Asia (hallazgos de Black cerca de Pekín) se encontraron en una cueva cegada.

Esta cueva próxima a Pekín contenía restos de hogueras, lo cual significa que había sido «descubierto» el fuego hace unos 500.000 años. Esta es una característica que diferencia a los seres humanos de los demás organismos. Toda sociedad humana existente, incluida la más primitiva, ha descubierto y usado el fuego. Ninguna otra criatura, aparte los seres humanos, utiliza el fuego ni siquiera en su forma más primitiva.  

He escrito descubierto entre comillas porque el fuego no se descubrió en el sentido usual que se da a ese concepto. El rayo podía provocar un incendio cada vez que la atmósfera de la Tierra acumulara suficiente oxígeno para alimentarlo, y la superficie poseyera una cubierta vegetal susceptible de arder, condiciones que nos hacen retroceder a unos cuatrocientos millones de años. De ese fuego, como en nuestros días, huiría todo animal capaz de hacerlo.

Descubrir el fuego equivale a domesticarlo. En algún momento, Homo erectus aprendió a localizar algún objeto ardiendo en los límites de un incendio natural, a mantener viva la llama alimentándola con prudentes cantidades de combustible cuando mostraba señales de extinción, y a hacer buen uso del fuego.

Ignoramos cómo sucedió. Personalmente, creo que todo empezó cuando los niños quedaron fascinados por las llamas. A causa de su curiosidad hiperactiva y de la falta de experiencias amargas acerca de lo que sucede cuando uno se quema, pudieron sentirse más inclinados que los adultos a jugar con el fuego. Cabe la posibilidad de que el adulto más próximo apartara al niño de la hoguera y la apagara con los pies. Por otra parte, debió de llegar el tiempo en que un adulto más audaz que la mayoría considerara la ventaja de continuar el juego con una finalidad más útil.

El empleo del fuego cambió por completo la vida humana. Ante todo, procuró luz en medio de la oscuridad y calor en todo momento. Esto hizo posible extender la actividad a la noche y al invierno, lo que revestiría especial importancia en un período glacial, de manera que Homo erectus pudo alcanzar regiones más frías.

Desde luego que con el fuego, por sí solo, uno se ve condenado durante el tiempo frío a no apartarse del hogar, pero una sociedad de cazadores podía fácilmente aprender a desollar un animal, limpiar la piel y envolverse en ella. En este sentido, la piel animal reemplazarla el pelo que los seres humanos hablan perdido.

El fuego también era útil como protección contra otros animales, incluidos los más fieros. Una hoguera en el interior de una cueva o dentro de un círculo de piedras mantendría alejados a los predadores. Podían gruñir y merodear por las inmediaciones, pero si no se mostraban lo bastante inteligentes como para mantenerse alejados del fuego, les bastaba con una sola experiencia de lo que significaba su proximidad. Por lo demás, ahora Homo erectus podía acarrear ramas encendidas para levantar la caza, provocar estampidas y conducirla hacia las trampas o los despeñaderos.

El fuego también hizo posible cocinar el alimento, lo cual es más importante de lo que pueda parecer. La carne es más tierna y sabrosa si se asa. Más todavía: el fuego extermina los parásitos y bacterias, con lo que hace más segura la ingestión de la carne. El fuego vuelve asimismo muy comestibles los vegetales, de otro modo inútiles para la alimentación. Pruebe a comer arroz fresco en su tallo, o cualquier cereal crudo, y comprenderá lo que puede hacer una breve exposición al calor de una hoguera.

Por último, el fuego hizo posibles varias transformaciones químicas de la materia inanimada, como la fundición de metales. En una palabra, el fuego da comienzo a la primera época de relativa «alta tecnología» de la humanidad.

Al comienzo, claro está, el fuego sólo podía obtenerse una vez iniciado por medios naturales. Cuando se disponía de él, era preciso mantenerlo ardiendo continuamente, y si alguna vez se extinguía, había que reanudar cuanto antes la búsqueda de otra hoguera. Si no había una tribu cercana de la que pudiera conseguir el fuego (suponiendo que mantuvieran lazos de amistad como para que eso fuese posible, aunque resulta verosímil por razones de reciprocidad), sería preciso aguardar de nuevo el fuego provocado por medios naturales, y esperar a que las condiciones fueran favorables para hacerse con él sin peligro.

Pero llegó el tiempo en que se desarrollaron técnicas para iniciar un fuego donde antes no lo hubo. Esto debió de lograrse por fricción: haciendo girar un palo en la depresión de otro, previamente rellena de fragmentos de madera, hojas u hongos, muy secos (yesca). El calor generado por la fricción podía encender la yesca. No sabemos qué métodos fueron los primeros en desarrollarse, pero la técnica de prender fuego representa un gigantesco paso adelante.

PRIMEROS MÉTODOS DE ENCENDER FUEGO
Los testimonios más antiguos sobre el encendido del fuego se remontan a unos 500.000 años. Parece que el sistema más antiguo —todavía hoy practicado por tribus polinesias y australianas— consiste en el frotamiento de una punta de palo sobre un madero seco. El rozamiento va marcando una ranura en la cual el calor llega a producir un punto de ignición que enciende el serrín. Otro método consiste en una especie de serrado transversal de una madera con otra y un tercero, en la rotación de una punta de palo sobre un madero. La obtención del fuego por medio de una chispa, como en los encendedores modernos, fue el único método hasta 1832, en que se divulgaron los fósforos.

MÉTODO DE FROTAMIENTO: todavía utilizado por algunas tribus africanas y de Australia.

METODOS DE HACER FUEGO

LA COCCIÓN DE LOS ALIMENTOS
Los hombres del Paleolítico que habitaban en la zona meridional y septentrional de Europa vivieron durante milenios en un clima y ambiente en iodo semejantes a los que habitan los esquimales. Para las tribus que residían en las regiones invadidas por los hielos y las nieves, el calor del fuego significó el único medio de supervivencia.

El fuego permitió también a aquellos hombres, que hasta entonces se nutrían de alimentos completamente crudos, el procurarse una alimentación reconfortante, más agradable y digerible, mediante la tostadura y el cocimiento.

Esta innovación comenzó con la carne asada y con frutas y raíces tostadas sobre el fuego o al rescoldo. Posteriormente se ideó otro método que consistió en envolver la presa en barro y echarla así a la hoguera. Más tarde, otra técnica fue la de excavar en el suelo un hoyo, a modo de horno, y cubrir en él los alimentos con una hoguera o con brasas.

Uno de los más curiosos medios de cocción de la prehistoria —todavía empleado en ciertas tribus salvajes— consistía en calentar piedras al fuego y luego utilizarlas para asar la carne sobre ellas, o metiéndolas dentro de recipientes para la cocción de sopas y caldos farináceos. De este modo se pudo obtener el cocimiento propiamente dicho, en vasijas de cuero, madera u otro material no resistente al fuego. La alfarería simplificó el procedimiento al permitir el calentamiento del recipiente.

coccion de alimentos

Fuentes: Historia y Cronología de la Ciencia y los Descubrimientos de Isaac Asimov
Enciclopedia Encarta – Enciclopedia Electrónica – Wikipedia

Las Razas Humanas Conceptos Basicos Clasificacion de las razas

Las Razas Humanas-Conceptos Básicos

Aun antes que Hitler hubiese pregonado las virtudes de la “raza aria”, ya habían existido pensadores racistas, en el siglo pasado. Algunos pueblos antiguos disponían de libros sagrados para “atestiguar” su superioridad. Pero es relativamente nueva la idea de atribuir esta superioridad a cualidades biológicas hereditarias. Los mitos y prejuicios raciales, aunque jamás hayan tenido ningún apoyo científico, eran útiles cuando los ejércitos se ponían en marcha. Al intentar la clasificación de las razas, los antropólogos no emiten juicios de valor: no existen razas superiores. Las razas no tienen otros atributos que aquellos que los caracterizan biológicamente.

Las personas se diferencian en cuanto al color de su piel, de sus cabellos, de sus ojos; a la estatura, proporciones del cuerpo, y a muchos otros rasgos. Cada una está determinada por los genes —partículas elementales contenidas en cromosomas de los núcleos celulares— que transmiten los caracteres hereditarios. Es así como unos tienen los ojos azules y otros los tienen castaños; algunos la nariz achatada, otros, afilada; algunos son altos, otros, bajos. Esas diferencias, comunes entre personas de un mismo país, estado o ciudad, aparecen también entre los miembros de una familia.

El número exacto de genes que el hombre posee es todavía desconocido, pero es probable que llegue a varios millares. Y son las combinaciones posibles entre esos genes las que permiten. que la especie humana produzca una diversidad infinita de tipos, O sea, desde el punto de vista biológico se puede afirmar el carácter absolutamente único de cada individuo. Esta diversidad, sin embargo, no está determinada solamente por la herencia biológica, sino también por la reacción de los individuos frente a los diferentes ambientes. La pregunta que se plantea, entonces, es saber hasta qué punto las diferencias observadas entre los individuos se deben a variedades existentes, de herencias o de ambientes.

El mecanismo de formación de las razas:

El controvertido concepto de raza ha dividido la opinión de los estudiosos que parecen estar de acuerdo sólo en un punto: las razas humanas son subdivisiones de una única especie denominada Homo sapiens. Todos los tipos de seres humanos pueden unirse y procrear, sea cual fuere su origen geográfico, color u otras diferencias biológicas. Sin embargo, hay discrepancia en cuanto al número de razas existentes, debido a la diversidad de criterios aplicados en su clasificación.

Lo que parece claro es que el concepto de raza sólo es aplicable a poblaciones y no a individuos. Un científico puede elaborar una determinada lista de características (color de la piel, ángulo facial, altura, morfología del pelo, grupo sanguíneo, etc.), que agrupados de cierta forma, crean un “tipo ideal” puro. La lista de un segundo científico será diferente y cambiará su modelo de tipo “puro”. El problema central está en establecer un conjunto de ítems clasificatorios que sean de carácter “natural” y no “artificial”.

La mezcla racial ha existido en toda la historia de la humanidad. El estudio de los fósiles humanos revela que aun en la prehistoria se produjeron cruzas de algunas estirpes. Por lo tanto, la especie humana siempre ha sido un conjunto mestizo. Las razas puras, en cuanto a grupos de individuos con características propias y exclusivas, nunca han existido. Por otra parte, las diferencias interraciales son bastante relativas. Todos los seres humanos se parecen porque descienden de antepasados comunes o de un fondo común de genes.

A pesar de no existir todavía una explicación plenamente satisfactoria para el mecanismo de la creación de las razas, algunos postulados pueden ser considerados:

a) en un principio la población humana era relativamente homogénea desde el punto de vista genético;
b)
por medio de migraciones en diversas épocas, familias, o grupos de familias, se dispersaron sobre grandes extensiones; c) algunos de los grupos dispersos se quedaron geográficamente aislados y así permanecieron por períodos más o menos largos;
d)
en todos esos grupos aislados, se fueron produciendo mutaciones genéticas que, sometidas a la selección natural local, a fenómenos de qenetic drift (brusca oscilación genética de una población), hibridación, selección sexual y selección social, los dotaron de características peculiares, distintas de las de otros grupos geográficamente alejados. El conjunto de estas pequeñas diferencias compone, finalmente, lo que se ha convenido en llamar como un consenso general: “raza”.

Niño Arabe (Nilo) Joven Somalí
Baluba del Zaire     Jovencita Cafre (Etiopía)
razas humanas
Muchacha Bereber(Marrueco) Pigmeo del Zaire
 Joven Malgache Joven de Kenia

Mutación: La mutación corresponde a la alteración permanente sufrida por un gene. Visto que los genes determinan las características de cada individuo, al ocurrir una mutación aparecen características inexistentes entre los antepasados. Onzas con pelambre de dos colores (amarillo y negro), debido a una mutación de la melanina pasan a preservar el color negro. Y ese color será transmitido a sus descendientes. La mutación constituye la materia prima con que la evolución trabaja para formar razas y especies.

Aislamiento: Por aislamiento se comprende la separación de un grupo del resto de la especie, de forma tal que las cruzas ocurran casi exclusivamente dentro del grupo aislado. En esas condiciones, pequeños agregados de individuos tienden, con el tiempo, a hacerse relativamente uniformes. Podría entonces definirse un tipo humano, o animal, que se distingue de los demás en cuanto a uno o más caracteres. Sin embargo, tarde o temprano, ese grupo aislado entra en contacto con otro grupo, y con el inter-cruzamiento, pierde su homogeneidad. Si después de ese inter-cruzamiento el grupo vuelve a reproducirse en aislamiento, los nuevos genes recibidos “de afuera” terminan por distribuirse dentro de la población, que otra vez recobra el equilibrio genético y la nueva uniformidad.

“Genetic drift”:La oscilación genética es un hecho que se ha observado en pequeños grupos aislados; cuando menor es el grupo, mayor es la posibilidad de que una mutación, aparecida por casualidad, se distribuya rápidamente por toda la población. En poblaciones grandes, las mutaciones tienen dificultad en “invadir” el conjunto. Este fenómeno recibe el nombre de “oscilación genética”, porque la mudanza producida en la población por la difusión del gene mutante es brusca y se produce en pocas generaciones. Es así como cuando más pequeña y más aislada estuviese la población, más probable es la fijación de una mutación en todos sus miembros. Pero puede ocurrir todo lo contrario: el gene mutan te puede desaparecer completamente. La importancia del fenómeno de “oscilación genética” reside en el hecho de que poblaciones, en un principio dotadas de estructura genética semejante, al aislarse las unas de las otras, manifestarán con el tiempo algunas diferencias, aunque vivan en condiciones ambientales casi idénticas.

Hibridación: La hibridación es la cruza de individuos que difieren en uno o más caracteres o genes. La hibridación conduce a la desaparición de las distinciones raciales, y también es causa de la formación de una raza intermedia, en las fronteras de una región geográfica o dentro de una población mayor. El aislamiento y la hibridación, seguidos nuevamente de aislamiento, fueron los procesos más importantes en la evolución y diferenciación de la especie humana.

Selección natural: Por esta designación se conoce el proceso por el cual las mutaciones perjudiciales para la supervivencia de la especie son eliminadas y se mantienen las benéficas. Quien selecciona los individuos que habrán de sobrevivir y procrear es el ambiente físico. En las regiones con nieve, por ejemplo, cualquier conejo que nazca negro (mutación de la melanina) será cazado por sus depredadores más fácilmente que los blancos. Como en esos casos hay gran probabilidad de que el conejo sea cazado antes de reproducirse, y tener hijos de su mismo color, prácticamente no se encuentran mutantes de color negro en ambientes helados.

La selección natural actúa, por lo tanto, en poblaciones que van siendo producidas por mutación, aislamiento, “oscilación genética” e hibridación. Es gracias a la selección qué se puede asegurar que las características de cualquier especie o raza sólo se mantienen porque son útiles a sus portadores o, por lo menos, porque no les impiden la procreación. Considerando su distribución geográfica, se cree que el color de la piel humana constituye una característica adaptativa.

En el hombre, con raras excepciones, las pieles de pigmentación oscura están distribuidas en regiones de temperatura, insolación y humedad muy altas, y viceversa. La intervención de la selección natural varía según las condiciones existentes, y el grado en que actúan depende del carácter o de la calidad que involucran. Donde no hay inmunidad heredada contra ciertas dolencias, éstas serán un eficiente factor selectivo. La supervivencia y la difusión de mutaciones dependen de la selección natural.

Selección sexual: La selección sexual es el proceso por el cual la selección del cónyuge se hace según cierto patrón de belleza o• de cualquier otra característica deseable, de tal forma que, con el tiempo, el tipo elegido se hace dominante y, tal vez, lleve al tipo preterido al aislamiento o, aun, a la extinción. Por ejemplo: en un grupo en que se prefiere el cabello crespo, los individuos de cabello lacio desaparecerán. La preferencia de morenos de un sexo por rubios del otro, y viceversa, ilustra cómo la selección sexual mantiene una distribución equilibrada de estos tipos.

Selección social: La selección social reglamenta las cruzas en una población dada por la creación de barreras artificiales entre los individuos o grupos socialmente discriminados. Consecuentemente, se desarrollan mecanismos de aislamiento que terminan produciendo alteraciones en esa población. En algunos países, las poblaciones de negros, pardos y amarillos están socialmente segregadas de la población blanca. Esa barrera actúa como un mecanismo semejante a los factores de aislamiento natural.

En líneas generales, podemos deducir los medios por los cuales se ha realizado la evolución humana. Constituyendo, tal vez, una única población, relativamente homogénea desde el punto de vista genético, de ella se separaron pequeños grupos que se quedaron más o menos aislados unos de otros. Esos grupos, expuestos a la “oscilación genética”, la selección natural, la selección sexual y la selección social, se han ido diferenciando entre sí para transformarse en “razas”. Si ese aislamiento hubiese sido continuo y prolongado, después de cierto tiempo, esas razas inevitablemente se hubiesen diversificado en especies.

Una especie  es una raza que en un momento dado sufrió una mutación (por ejemplo en su aparato reproductivo), lo que impidió que se cruzase con las razas de su antigua especie. Desde ese momento, imposibilitada la hibridación, el grupo sigue su evolución aislada, alejándose cada vez más del tipo original. El hecho es que en ningún momento las razas relativamente aisladas de nuestra especie dejaron de hibridarse o pasaron por una de estas mutaciones aislantes. Y. con el aumento de la población mundial se inició un proceso inverso: la hibridación se hizo general y la especie va hacia un tipo cada vez más uniforme, como resultado de la mezcla de todas las razas.

La difícil clasificación: Linneo dividió la especie humana en cuatro variedades: Americanus (indio americano)— “tenaz, satisfecho, libre, gobernado por la costumbre”; Europueus— “descuidado, vivaz, inventivo, gobernado por los ritos”—; Asiaticus —“severo, altivo, mezquino, gobernado por la opinión”—; Afer (africano) —“astuto, sereno, negligente, gobernado por su capricho”—. El defecto de esa sorprendente clasificación es que no clasifica nada. Evidentemente, gente satisfecha, vivaz y negligente se puede encontrar en cualquier parte.

En 1775, Johann Blumenbach, uno de los fundadores de la Antropología, se valió de un criterio un poco más realista: dividió la especie humana en cinco variedades, según el color de la piel: caucásica o blanca; mongólica o amarilla; etiópica o negra; americana o roja, y malaya o parda. Era una clasificación biológica que trataba de describir diferencias significativas en grandes poblaciones. Discutible también, pues el color de la piel fue considerado por muchos antropólogos como un aspecto superficial.

Otros emplearon las medidas de partes del cuerpo y de sus proporciones, especialmente la cabeza. Las razas fueron caracterizadas por la forma del cráneo, juntamente con varias combinaciones particulares de otras características. Muchos han definido una raza partiendo de otras características genéticas: razas serían “poblaciones que difieren en la frecuencia relativa de algunos de sus genes”. Así, la diferencia de un único gene bastaría para constituir una alteración racial.

Las mutaciones ocurren por azar y no responden a ninguna exigencia del medio. Provocan variaciones hereditarias, sobre las que actúa la selección natural. Si esas variaciones fueran útiles a la especie, en el ambiente en que vive, o por lo menos no impidiese la procreación, tenderían a perpetuarse. (Aborigen australiano e indio norteamericano.)

Se ha tratado hasta de sustituir la expresión “raza” por otra menos biológica, grupo étnico: uno de los numerosos conglomerados que constituyen la especie única Horno sapiens y que conserva sus diferencias, físicas y culturales, por medio de mecanismos aislantes, tales como barreras geográficas o sociales. Las razas geográficas En 1950 se hicieron dos grandes clasificaciones raciales. Una, de William Boyd, distingue seis razas: grupo europeo primitivo (hipotético); grupo europeo o caucásico; grupo africano o negroide; grupo asiático o mongólico; grupo amerindio, y grupo australiano. Algunos científicos optan por un número reducido de razas, para restringir el término a una unidad más amplia, tomando en consideración la existencia de conjuntos humanos que presenten similitudes evidentes y estén comprendidos dentro de límites más o menos precisos.

Lo que se llama raza geográfica es un conjunto de población que tiene características comunes: una alta frecuencia de genes del grupo sanguíneo B, por ejemplos y que se extiende en un área geográfica definida. Si el concepto de raza geográfica se refiere a un conjunto de poblaciones semejantes, que habitan una amplia  área continental o un archipiélago, las razas humanas son seis o siete. Pero generalmente no están separadas por  barreras naturales. Donde quiera que tomen contacto los territorios de dos o mas razas, allí sus poblaciones intercambian caracteres raciales.

Pero, a pesar de las dificultades, es posible distinguir una raza geográfica europea de una asiática. La identificación de subrazas locales y microgeográficas es más difícil. No sólo es imposible penetrar en un área muy amplia del mundo en la que muchas razas todavía no han sido estudiadas; también las investigaciones sobre las poblaciones —razas existentes dentro de las fronteras nacionales han sido in descuidadas. Es el caso de los “colored” británicos, no clasificados como razas, y que podrían serlo auténticamente.

Fuente Consultada: Wikipedia-Revista Conocer Nuestro Tiempo-Espasa Calpe.                

Diferencias entre el Paleolitico y el Neolitico Caracteristicas Vida

Diferencias entre el Paleolítico y el Neolítico

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA:

Ningún secreto ha sido más celosamente guardado por la naturaleza que el de la aparición del hombre. A pesar del extraordinario progreso científico en el curso de las últimas décadas, es imposible aún decir con exactitud cuándo el hombre apareció sobre la tierra. Posiblemente, la mayor dificultad radica en que el hombre mismo es muy difícil de ser definido.

Cuando se trata de peces, anfibios, reptiles o pájaros, podemos encarar su estudio, ateniéndonos a sus peculiaridades físicas; pero en cuanto abordamos al hombre, debemos tener en cuenta no sólo su físico sino también su formación intelectual y moral. Establecer el árbol genealógico de la humanidad es, aún hoy, tarea difícil.

Es sabido que hace más de 15 millones de años existieron simios mucho más parecidos al hombre que a los monos de hoy.

Pero no hay testimonios que nos permitan hablar de animales que fuesen capaces de producir fuego, fabricar utensilios, enterrar a sus muertos, dibujar, que es lo que distingue, entre otras cosas, aun a los hombres más primitivos, de toda otra criatura existente.

La Prehistoria es la ciencia que investiga la actividad humana en épocas anteriores a todo documento escrito, tradición o leyenda. De estos tiempos tan remotos sólo quedan vestigios del hombre primitivo: sus propios huesos, moradas, armas y utensilios. El estudio de estos restos presenta muchas dificultades y generalmente las soluciones son simples hipótesis o conjeturas.

Aunque la Prehistoria se ocupa de épocas remotísimas, su estudio es más reciente que el de la Historia, pues se originó a mediados del siglo pasado con el francés Jacobo Boucher de Perthes, naturalista que, por el año 1837, realizó las primeras excavaciones al norte de Francia.

La Protohistoria es un período de transición, que continúa al anterior y en el cual, además de los restos arqueológicos, se valorizan tradiciones y leyendas.

La Historia comienza con la aparición de los primeros documentos escritos, es decir, con la invención de la escritura, aproximadamente entre los 4.000 a 5.000 años antes de Cristo.

Muchas dificultades ofrece reconstruir los comienzos de la evolución cultural del hombre a partir de la época en que empezó a poblar la superficie terrestre. En una primera y larguísima etapa desconocía la vida común organizada, no cuidaba rebaños ni sembraba pero, debido a su inteligencia superior y a su aptitud para emplear un lenguaje hablado, pudo adaptarse a la naturaleza e iniciar una lenta y difícil marcha hacia una vida mejor.

Por el conocimiento transmitido a través de sucesivas generaciones y la habilidad de sus manos flexibles, el hombre alcanzó un nivel de progreso que comprende su cultura primitiva, así denominada porque debe ubicarse al comienzo de la historia de la humanidad.

Según el material que el hombre de aquella lejana época empleaba en sus armas y utensilios, la ciencia prehistórica distingue la Edad de Piedra y la Edad de los Metales.

Para la Edad de Piedra observe la tabla mas abajo, donde está divida en el Paleolítico (piedra tallada)  y Neolítico (piedra pulida).

Edad de los Metales
Comprende dos períodos:
a)   Edad del Bronce. El cobre fue el primer metal empleado por el hombre para remplazar a la piedra en la construcción de variados objetos. Comenzó a usarse —unos 4000 años a. C.— en regiones cercanas al golfo Pérsico, luego en Egipto y más tarde en Europa. Es muy maleable y se lo encuentra generalmente puro, lo cual explica por qué fue el primer metal utilizado; sin embargo, carecía de la dureza necesaria para confeccionar objetos resistentes.

Con posterioridad el hombre primitivo logró fundir el cobre con el estaño y obtuvo el bronce, de mayor consistencia y por ello muy apto para fabricar armas.- En una ciudad lacustre de Suiza se encontraron un horno y diversos residuos de fundición. Comenzó en esta forma la metalurgía. de gran trascendencia para el progreso del género humano.

b)   Edad del Hierro. Manuscritos egipcios, cuya antigüedad se calcula en 1250 años (a. C), mencionan por primera vez, el empleo del hierro, aunque es probable que este metal fuera introducido por otros pueblos invasores que conocían su uso a pesar de poseer menor cultura. En general, el hierro fue utilizado luego de la invención, de la escritura, y por esto sólo es prehistórico en contados pueblos.

En las ciudades de La Teñe (Suiza) y en Hallstatt (Alemania) —habitadas por pueblos celtas y germanos— se han encontrado espadas de hierro, de hoja ancha y pesada,  hachas y puntas de lanzas del mismo metal. A partir de esta Edad comienzan los tiempos históricos.

LA EDAD DE PIEDRA:

PALEOLÍTICO
(Piedra Vieja o Tallada”

Este período constituye casi el 99% del registro arqueológico mundial, fue subdividido en tres grandes fases sucesivas: paleolítico inferior, medio y superior. Se inicia hace unos 3.000.000 años, esta fecha es solo tentativa y siempre discutida.

La forma de vida humana era nómada, vivían en pequeños grupos y las principales preocupaciones del hombre eran conseguir el alimento diario y defenderse de los peligros, como los que representaban los grandes animales. La subsistencia se lograba a partir de la caza y la recolección.

Por la caza se obtenían las carnes y por la recolección se reunían raíces, hojas y frutos. Inicialmente comía animales muerto, luego perfecciona la caza de animales, tales como trampas y emboscadas. No producían alimentos, solo lo recolectaban.

Aprendieron a dominar el fuego, y así fue posible cocer los alimentos, protegerse del frío, espantar a las fieras; pero, fundamentalmente, aprender a manejar la naturaleza, a servirse de ella.

Enterraban a los muertos, es decir, tenían el concepto de la vida espiritual.

Construían hachas de mano, puntas de flechas, raspadores,…y mas sobre el paleolítico superior, aparecen silbatos, lanzas, arpones, bastones, agujas de coser, punzones, lámparas. Usaban la grasa para mantener el fuego.

Golpeaba “piedra contra piedra” para cortarlas y moldearlas, y lógicamente su terminación era tosca y rústica.

Respecto al arte, comenzaron las primeras expresiones artísticas, dibujando animales, cuerpos humanos, plantas, armas, escenas de la vida diaria, etc. sobre paredes y techos de piedra en cuevas protegidas, el arte rupestre

 

 

NEOLÍTICO
(Piedra Nueva o Pulida)

Comienza aproximadamente en -12000 y podemos decir que las mas importantes transformaciones e inventos del hombre de la prehistoria, se ha dado en este período, y se la conoce como la “revolución neolítica”(-8000).

Logra domesticar los animales, como cabras, caballos, ovejas, asno, vaca y cerdo.

Aprende a sembrar y comienza con la práctica sistematizada de la agricultura. Sabe que debe almacenar granos para las épocas de escasez. Construye herramientas para sembrar y depósitos de granos, como los silos. Sembraba trigo, cebada, arveja, centeno, mijo y arroz.

El hombre abandona la vida nómada, para asentarse definitivamente el pequeños grupos inicialmente y luego en aldeas y ciudades, es decir, sale de las cavernas y construye viviendas.

Construyó viviendas sobre pilares en lagos para protegerse de los ataques de fieras o tribus enemigas. (palafitos). Construyó botes con troncos ahuecados.

Inició la vida en familia y comunidad, estrechando lazos de amistad.

Comenzó a moldear la cerámica y elaboró envases para granos y líquidos.

Llegó al apogeo de la técnica de construir elementos de piedras, ahora logra pulirla usando arena fina seca o húmeda. Aprendió a perforarla.

Construyó monumentos, como menhires, altares sagrados y dólmenes. Practicó un culto a la muerte.

Aprendió a tejer, logrando telas de lino y recipientes trenzados.

Inventó el ladrillo de adobe y paja secado al sol.

Perfeccionó todos los utensilios y armas del período anterior. Creó el arco y la flecha para cazar.

TABLA COMPARATIVA

LA EVOLUCIÓN DE LAS HERRAMIENTAS DE USO: Conocemos mucho acerca de sus herramientas, que se han conservado muy bien (según observamos en los museos), y podemos advertir cómo van perfeccionándose gradualmente en su proyecto y ejecución a lo largo de los tiempos prehistóricos.

Probablemente los primeros instrumentos fueron de madera, quizá con las partes que deben ser más resistentes endurecidas por la acción del fuego; pero, como es lógico, tales herramientas y armas de madera no se han conservado.

Las que conocemos son pedazos desmenuzados de pedernal. El trabajo que se daba a estos primeros instrumentos era tan imperfecto, que hoy día surge con frecuencia la duda de si, en algunos casos, se trata de productos de la industria humana c de fragmentos alterados por la naturaleza de forma más o menos caprichosa. Éste es el caso de los fragmentos de roca encontrados con frecuencia junto a algunos restos fósiles primitivos (Australopitécidos) y cuya importancia es muy grande, ya que su estudio permite conocer la época de la aparición de hombres “inteligentes”. Otros restos, ya tienen signos indudables de la acción humana, como las sencillas hachas de mano de la Edad Paleolítica, o primitiva edad de piedra.

La técnica de tallar y labrar el pedernal fue mejorando lentamente, de forma que al finalizar la Edad Paleolítica —hace unos 12.000 años— existía ya” una variedad de herramientas que constituía un equipo completo para la mayoría de las necesidades primarias. De esa época conocemos: líachas, cuchillos, rascadores y puntas de lanza y flecha.

Todas las herramientas de piedra de este período muestran un trabajo basto, producido por medio de golpes con otra piedra para que saltasen esquirlas del pedernal e ir dando así forma al instrumento. El pedernal no tiene una estructura cristalina tal que produzca roturas por planos o superficies predeterminadas al ser golpeado, sino que el plano de rotura tiene una forma más o menos esférica, lo cual facilita su talla, sobre todo para conseguir filos cortantes, que tenían siempre un perfil aserrado.

Esta característica, unida a su dureza, hizo que lo prefiriesen artesanos de la Edad de Piedra. En la evolución que experimentan estos instrumentos, se observa que la talla va siendo cada vez más fina, siendo más pequeño el tamaño de las esquirlas desprendidas y más numerosos los golpes.

En la edad siguiente, llamada Mesolítica, se hacen importantes las armas e instrumentos de hueso. El trabajo del hueso hizo posible la aparición de anzuelos para pescar (provistos de púas), y de arpones con varios ganchos que aseguraban la permanencia del arma en la herida. Los utensilios de piedra de este período se van haciendo cada vez más complicados y de confección más elegante. En esta época son ya evidentes las muestras de pulido y bruñido, lo que se conseguía probablemente frotando sobre arena húmeda.

Durante la edad siguiente, la Edad Neolítica (de hace unos 5.000 años), el pulido de la piedra se hace general. Las pruebas arqueológicas demuestran que en este período aparece por primera vez una agricultura incipiente.

Las primeras herramientas metálicas se encuentran a partir de la Edad de Bronce, hace unos 4.000 años. Unos 1.000 años más tarde aparece el uso del hierro, que sustituye al bronce, y que desde entonces se hace el metal de más importancia.

Al principio de la Edad del Bronce se inventó la rueda, y ya existían pequeños poblados o aldeas (rudimentos de organización social).

Todos estos datos se refieren a las armas y herramientas de piedra y de metal de nuestros antepasados, que son las que mejor se han conservado, pero ¿qué decir del resto de sus utensilios, de sus costumbres y modo de vida? Bastante de esto puede todavía conocerse por los restos arqueológicos, pero una forma interesante de informarse, es dirigirse a distintas tribus actuales.

El Paleolitico Vida del Hombre Utensilios Armas Arte Rupestre Piedra

El Paleolitico Vida del Hombre Utensilios Armas Arte Rupestre

Se designa época Paleolítica, al antiguo período de la prehistoria que se inicia hace unos 2.500.000 millones de años y finaliza en el 10.000 a.C. Significa “piedra tallada” y hace referencia a la forma “tosca” o rústica en que los humanos fabricaban sus herramientas y armas

Con el período Paleolítico se inicia la Edad de la Piedra. Existen grandes discusiones para establecer las fechas aproximadas del comienzo de este prolongado período de acuerdo con los diferentes métodos de investigación. La realización de las primeras herramientas podría ubicarse hace aproximadamente 500 000 años.

Durante el Paleolítico, la forma de vida humana era nómade, las principales preocupaciones del hombre eran conseguir el alimento diario y defenderse de los peligros, como los que representaban los grandes animales. La subsistencia se lograba a partir de la caza y la recolección. Por la caza se obtenían las carnes y por la recolección se reunían raíces, hojas y frutos.

La actividad de los cazadores fue evolucionando con el tiempo; de devorar primero animales que enconraba muertos, debieron luego censar en qué forma matarlos. Esto los llevó a idear armas y técnicas de caza. Una de las primeras armas creadas para cazar fue el “hacha de mano”, fabricada con un trozo de piedra tallada.

Los hombre del paleolítico desconocían cómo sembrar semillas o la forma de criar animales. Recolectaban nueces, bayas y frutas silvestres, así como una variedad de plantas verdes y granos silvestres. Por todo el mundo cazaban y consumían diversos animales, entre los cuales estaban: el búfalo, el caballo, el bisonte, las cabras salvajes y el reno.

En las áreas costeras, el pescado proporcionaba una rica fuente de alimento. No cabe la menor duda de que la caza de animales y la recolección de plantas silvestres originaron ciertos patrones de vida.

Los arqueólogos y los antropólogos han especulado que la gente del paleolítico vivía en pequeños grupos, que oscilaban entre veinte y treinta personas. Eran nómadas (se movían de un lugar a otro), pues no tenían otra opción más que seguir las migraciones de los animales y los ciclos de la vegetación.

La caza dependía de la observación cuidadosa de los patrones de comportamiento de los animales y requería un esfuerzo de grupo, con el fin de contar con una oportunidad real de tener éxito. A través de los años, las herramientas se perfeccionaron más y se volvieron más útiles. La invención de la lanza —y más tarde del arco y la flecha— hizo que la cacería se facilitara en gran medida.

Los arpones y los anzuelos —hechos de hueso— incrementaron la captura de peces. Tanto el hombre como la mujer eran responsables de encontrar alimentos, principal actividad de la gente del paleolítico. Dado que la mujer procreaba y cuidaba a los niños, generalmente permanecía cerca de los campamentos; no obstante, desempeñaba un papel importante en la adquisición de la comida al recolectar bayas, nueces y granos. Los hombres cazaban animales salvajes, actividad que los mantenía alejados del campamento.

Ya que tanto el hombre como la mujer desempeñaban papeles tan significativos para la sobrevivencia del grupo, los científicos han argumentado que existía una incipiente igualdad entre ellos. De hecho, algunos especulan que el hombre y la mujer tomaban decisiones que afectaban las actividades de los grupos del paleolítico. Dichos grupos —en especial los que vivían en climas fríos— encontraron refugio en las cuevas. Al paso del tiempo, también llegaron a construir nuevos tipos de refugios.

Tal vez los más comunes hayan consistido en una estructura sencilla de postes de madera o varas, que cubrían con pieles de animales. Donde la madera era escasa, los cazadores-recolectores del paleolítico debieron utilizar huesos de mamut para construir estructuras que después recubrían con pieles de animales. Gracias a la utilización sistemática del fuego —la cual los arqueólogos creen que comenzó hace unos 500 000 años— las cuevas y las estructuras construidas por los humanos contaron con una fuente de luz y de calor.

El fuego también permitió que los primitivos seres humanos cocinaran sus alimentos, con lo cual éstos adquirían mejor sabor, tenían mayor duración y —en el caso de algunas plantas, como los granos silvestres— eran más fáciles de masticar y digerir. La fabricación de herramientas y la utilización del fuego —dos innovaciones tecnológicas importantes de la gente del paleolítico— traen a la mente lo crucial que resultó para la sobrevivencia del ser humano su capacidad de adaptación. Pero la gente del paleolítico hizo más que sólo sobrevivir.

PALEOLÍTICO INFERIOR
HACHA DE MANO
CONTROL DEL FUEGO
PALEOLÍTICO MEDIO
PUNTAS DE FLECHAS
RASPADORES
HACHAS MAS GRANDES
PALEOLÍTICO SUPERIOR
PUNZONES
RASPADORES
ANZUELOS
SILBATOS
LANZAS
BASTONES
LÁMPARAS
AGUJAS DE COSER

Las primeras obras de arte: Pero del ser humano del Paleolítico Superior nos queda un elemento más elocuente. Comenzó a expresarse a través del dibujo y generó lo que denominamos las “primeras obras de arte”: pintó o grabó figuras de animales o personas sobre las paredes de las cavernas.

Esta pintura se llama rupestre, es decir, hecha en as rocas. El contenido de as representaciones es e reflejo de grandes temas religiosos o míticos. Cabe pensar que trataban de favorecer con sus pinturas la caza de animales que servían para su subsistencia. Uno de los principios de su magia era “lo semejante produce lo semejante”, por eso dibujaban actos de caza. Se representaba comúnmente la fauna que se iba a cazar; en genera, no aparecen vegetales ni paisaje. El centro de atención es el animal.

Las pinturas rupestres más conocidas se encuentran en Francia (zona franco-cantábrica) y en España (región del Levante). Pero también hay excelentes ejemplos en África, en la India, en Australia y en América.

“Caballo Chino” Lascaux Francia (-13500) “La Danza” Levante Español (-10000)
• Las pinturas se encuentran en cuevas muy profundas. • Se representan figuras de animales de caza superior (bisonte, reno). • Monumentalidad: figuras de cinco metros. • Aparece escasamente la figura humana. • Colores amarillentos, rojizos y negros. • Las pinturas están a la vista en cuevas poco profundas. • Se representan escenas de la vida cotidiana. • Personajes de pequeño tamaño, no pasan de 20 centímetros. • Aparece siempre la figura humana. • Colores rojizos y negros.

Las pinturas rupestres de grandes animales que se descubrieron en la parte sur-occidental de Francia y en el norte de España se yerguen como testigos de la actividad cultural de estas personas. Una cueva descubierta en 1994 en Francia contiene más de trescientas pinturas de leones, bueyes, búfalos, panteras y otros animales. La mayoría de éstas ,representan animales que la gente no cazaba, lo cual sugiere que las pinturas tenían propósitos religiosos.

En España las pinturas fueron hechas con pigmentos naturales mezclados con grasa animal y son representaciones de escenas de caza, guerra y rituales, siendo las más antiguas las del norte de la Península Ibérica que datan del 25.000 a.C.

CUADRO SÍNTESIS DE LA VIDA DEL HOMBRE EN LA EDAD DE PIEDRA

VIDA EN EL PALEOLÍTICO INFERIOR

Sorprendemos a los componentes de esta familia, que ha vivido hace más de medio millón de años, en un momento de gran excitación. Después de un largo acecho han logrado matar, con piedras arrojadas desde lo alto, a un colosal “lep-tobos”, especie de bovino grande. El padre y la madre están tratando de extraer la carne del cuerpo de la presa. Uno de los hijos está mordiendo un trozo de carne, que ingiere cruda, pues aún no han aprendido a encender el fuego.

El hijo mayor ha observado que algunas piedras, al caer, se han despedazado, reduciéndose a agudas esquirlas. Él trata de repetir la operación con el fin de obtener esquirlas de dimensiones adecuadas para ser empuñadas. Sería ése el origen de los cuchillos y raspadores utilizados más tarde. El hombre disponía, en esa época, de una sola forma de energía: su fuerza física; pero con los primeros instrumentos de piedra comenzó a acrecentar su potencia.

VIDA EN EL PALEOLÍTICO MEDIO

Por disponer del tibio refugio de una caverna, estas tribus de hombres cavernícolas o “trogloditas”, que han vivido hace unos 70.000 años, pudieron resistir y sobrevivir a la cuarta edad glacial. Su primitivo refugio los ha salvado de una muerte segura.

No había sucedido lo mismo con los hombres que vivieron en el tiempo de las precedentes irrupciones glaciales: ellos tuvieron que emigrar hacia el sur para huir del inexorable avance del frío, contra el cual el hombre no había hallado aún suficientes defensas. Pero ahora, en la espaciosa caverna, hay quienes están tratando de encender el fuego; quienes delante de una hoguera preparan alimentos calientes, adecuados para soportar el clima extremadamente severo. Observemos la tosca indumentaria de piel que llevan puesta y las lanzas con punta de pedernal apoyadas en la pared.

VIDA EN EL PALEOLÍTICO SUPERIOR

El paleolítico fue un período de clima predominantemente frío. Pero los hielos, que al principio parecieron destruir la raza humana, fueron, en cambio, uno de los mayores estímulos para el progreso, pues obligaron al hombre a buscar siempre nuevas defensas para resistir las rigurosas condiciones del ambiente.

Observemos la vestimenta y las actividades de estos hombres que han vivido hace unos 20.000 años, cuando comenzaba el derretimiento de los últimos heleros. Sus ropas, parecidas a las de los esquimales de nuestro tiempo, protegen perfectamente de la humedad y de los vientos porque están hechas con pieles bien curtidas, unidas por fuertes costuras.

Se ve a una mujer mientras trata de cortarlas. Un hombre está haciendo de un cuerno de reno arpones para cazar. Para este trabajo minucioso le son necesarios buriles muy puntiagudos. Un compañero le prepara otros nuevos, trabajando un trozo de pedernal con la presión de una punta.

VIDA EN EL NEOLÍTICO

Henos aquí en una “ciudad industrial” de 7.500 años a. de J. C. Toda una aldea está dedicada a la elaboración de la piedra y el cuerno. Ya hay, en la organización del trabajo, cierta subdivisión de tareas, de modo que se puede hablar, casi, de una rudimentaria producción en serie. Obsérvese al hombre que trata de pegar las puntas a las flechas, utilizando la pez que se obtiene de la corteza del abeto.

La materia prima era llevada a la aldea por medio de embarcaciones de madera o de piel. La canoa y el remo son invenciones de este período. En la ilustración aparece, junto a los trabajadores, un animal doméstico, el perro, el primero que trabó amistad con el hombre.
En el fondo se ven los “palafitos” o viviendas lacustres que se han construido sobre estacas en el lecho del lago. El hombre sabe ya hilar y tejer, preparar harina, bebida fermentada y queso. Y sabe también erigir a sus muertos grandes sepulcros con piedras gigantescas, superpuestas de plano sobre otras (dólmenes).

ALIMENTACIÓN EN LA EDAD DE PIEDRA: Una composición de nutrientes, tal como predominaba en la Edad de Piedra, con un contenido alto de proteínas y bajo de carbohidratos, es, según el parecer de los expertos, el tipo de alimentación a la que se ha adaptado genéticamente el cuerpo humano de manera óptima a lo largo de millones de años.

Los análisis muestran que la constitución genética de los seres humanos apenas se ha modificado en los últimos 40.000 a 50.000 años. Esto significa que, salvo por algunos pocos cambios, los seres humanos portan los mismos genes que el hombre de la Edad de Piedra. En importantes estudios, Cordain y colaboradores investigaron hasta qué punto la composición de nutrientes de la “dieta de la Edad de Piedra” podría ser todavía, hoy en día, recomendable como tipo de alimentación.

Los seres humanos de la Edad de Piedra ingerían grandes cantidades de carne. El contenido proteico de la dieta era relativamente alto, con un aporte calórico de alrededor de 20 a 30%. Al mismo tiempo, este tipo de alimentación era pobre en hidratos de carbono -alrededor de 20 a 40% del aporte calórico-A esto hay que añadir que la calidad de estos compuestos se caracterizaba por el alto contenido de residuos vegetales (celulosa). Los antepasados del hombre actual consumían los hidratos de carbono principalmente en forma de frutas y verduras.

En diversos estudios de la Universidad de Colorado se constató que cuando se sustituye una parte de los carbohidratos por proteínas animales, las enfermedades de los vasos coronarios disminuyen, la proporción del colesterol “benigno” (HDL) aumenta y todos los valores de lípidos en sangre mejoran.

En consecuencia, los científicos especializados en alimentación recomiendan ingerir más alimentos que aporten proteínas de origen animal, como por ejemplo carne; y a cambio de esto reducir la proporción de alimentos ricos en hidratos de carbono. También son muy importantes los residuos vegetales en forma de frutas y verduras que aportan fibras.

Según los autores, a la luz del conocimiento actual, una composición de nutrientes como esta favorece las bajas concentraciones de glucosa en sangre así como una menor presión arterial. De este modo, la composición de alimentos de este tipo podría tener una función preventiva contra las llamadas enfermedades de la civilización, como el infarto de miocardio, el infarto cerebral y la diabetes mellitus tipo 2. (Fuente: BIOLOGÍA Activa Puerto de Palos)

Los Libros Mas Influyentes de la Historia Grandes Intelectuales

ALGUNOS LIBROS RECOMENDADOS SOBRE CIENCIA Y CULTURA GENERAL
Por Dietrich Schwanitz – “La Cultura” –

CIENCIA

Thomas Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, Madrid, FCE, 2000.
Con este libro Kuhn revoluciona la historia de la ciencia y transforma radicalmente nuestra concepción de la ciencia. Ya no concebimos el progreso científico como una constante acumulación de verdades sino como una sucesión de revoluciones científicas, y el paradigma científico que hasta el momento se había situado en la oposición, se hace con el poder y derroca la ciencia oficial. De acuerdo con esta concepción, la ciencia sigue siempre dos estrategias de investigación distintas: confirmar el paradigma vigente y socavarlo.


Alexandre Koyré, Del mundo cerrado al universo infinito, Madrid, Siglo XXI, 2000.
El autor narra el interesante drama de la transición de la concepción medieval a la concepción moderna del mundo y los obstáculos que ésta hubo de superar. Douglas Hofstadter, Godel, Escher, Bach. Un entrelazamiento infinito, Barcelona, Tusquets,1989. Es un libro genial con el que su autor obtuvo el Premio Pulitzer. Traía de matemática, informática, genética, teoría de sistemas, neurología, música, pintura, investigación del cerebro, inteligencia artificial y de una gran cantidad de temas afines. Su composición lo hace tan estimúlame que, aunque el lector no comprenda lodos sus detalles, es capital de hacerse una idea general del misino. Incluso a quienes no son demasiado entendidos en la materia, el libro consigue transmitirles lo interesante y fantástica que es la investigación científica y lo astuto que es el hombre. Todo aquel que esté interesado por el mundo moderno debería leer este libro.

E. Abbott, Un país plano, Stuttgart, 1982.
Esta novela se desarrolla en un mundo bidimensional y sus personajes son figuras geométricas. Su sociedad está estructurada jerárquicamente, soldados y trabajadores son triángulos isósceles con afilados ángulos, la clase media está formada por triángulos equiláteros, y la clase alta consta de distintos rangos sociales, que van desde el cuadrado hasta el polígono. Pero lo verdaderamente interesante es cómo se perciben estas figuras las unas a las otras en su mundo plano, y qué sucede si de repente tienen que vérselas con cuerpos como conos y esferas. La novela permite que el lector se forme una idea de la diferencia existente entre el mundo y la forma de percibirlo.

Kees Boeke, The Universe in 40 Jumps, Nueva York, 1957.
Las cuarenta niveles descriptivos dan una idea de las diferentes dimensiones del universo y de la ciencia. El libro también es apropiado para los niños, siempre que sepan algo de inglés.

AMPLIACIÓN GENERAL DE HORIZONTES

P. Watzlawick, J. H. Beavin, D. D. Jackson, Teoría de la comunicación humana: interacciones, patologías y paradojas, Barcelona, Herder, 1995.
Quien lea este libro, se hará una idea del carácter paradójico de la comunicación. De repente, verá desde fuera lo que hasta el momento sólo había visto desde dentro. Sabrá qué conflictos entre los hombres son irresolubles y por qué. Y comprenderá que, cuando surgen conflictos, éstos no se deben tanto al interlocutor cuanto a la impenetrabilidad de la misma comunicación. Quien haya leído este libro, será una persona más juiciosa que antes y tendrá una mayor comprensión para el fenómeno que llamamos locura.

Peter Berger y Thomas Luckmann, La construcción social de la realidad, Madrid, Martínez de Murguía, 1984.
Los autores son sociólogos que nos muestran cómo construimos nuestra realidad cotidiana, qué papel desempeñan en esta construcción nuestro propio cuerpo, la comunicación con los demás, las costumbres, el lenguaje, las instituciones y los roles sociales; cómo la consolidamos, la elevamos simbólicamente y la convertimos en una realidad legible y creíble para nosotros mismo, con el fin de poder apropiárnosla. Quien haya leído este libro comprenderá hasta qué punto nuestra realidad es una realidad precaria y llena de presupuestos, y qué sucede cuando se viene abajo y ya no la comprendernos o la encontramos absurda.

Erik H. Erikson, Identidad, juventud y crisis, Madrid, Taurus, 1992.
Un clásico que describe las sucesivas fases por las que atraviesa el joven, los rasgos y los problemas propios de cada una de ellas y las condiciones necesarias para alcanzar un sentimiento de autonomía, de independencia y de autoestima que le capaciten para amar, trabajar y encontrar su lugar en la sociedad, un lugar en el que se sienta reconocido y pueda desarrollar sus capacidades e intereses. Y lo que sucede cuando se produce una crisis. Este libro también es aconsejable para los padres.

Helmuth Plessner, Los límites déla sociedad, Bonn, 1924.
El libro muestra de forma convincente cuan funestos son la utopía de la sociedad total, el consenso y la falta de disentimiento en política; y que el ideal de la autenticidad y el rigorismo moral envenenan la sociedad. La resistencia contra las tendencias totalitarias requiere distanciamiento, diplomacia, capacidad para desempeñar un rol y tacto. Plessner arremete así contra las manías de claridad y franqueza de los alemanes y contra su rigorismo moral, mostrando que todo esto es incompatible con una sociedad civilizada. El libro fue escrito mucho tiempo antes de que los nazis subieran al poder, pero dice con claridad todo lo que los alemanes siguen teniendo en común con ellos y que es doloroso reconocer.

Richard Sennett, El declive del hombre público, Barcelona, Península, 2002.
Sennett recoge las tesis de Plessner. Pero, a diferencia de éste, considera que los medios constituyen una amenaza para el espacio público y para la distancia que introducen los roles sociales, pues exigen a los políticos una seudointimidad y una falsa sinceridad. El libro es una fascinante historia de la evolución de nuestras formas de comportamiento desde el siglo XVIII hasta la actualidad, y al mismo tiempo proporciona toda una serie de recursos que nos permiten comprender las formas de representarnos a nosotros mismos.

Niklas Luhmann, Sociedad y sistema, la ambición de la teoría, Barcelona, Paidós Ibérica, 1990.
Según el sociólogo más interesante de la actualidad, la sociedad moderna, a diferencia de la tradicional, ya no se compone de grupos de personas (clases, estratos, capas sociales), sino de tipos de comunicación (economía, política, derecho, educación, arte, etcétera). El individuo ha perdido su puesto en la sociedad y se divide en un yo invisible, que como psique sólo existe ya fuera de la sociedad, y sus múltiples roles sociales. El libro es complejo. No obstante, como presenta una teoría completamente nueva, su lectura no requiere conocimientos previos.