El Maniaco de la Luna

Conceptos de Política y Sociedad Preguntas Curiosas Leyendas Historia

INQUIETUDES Y CURIOSIDADES
Lista de Preguntas De Los Navegantes de Historia y Biografías

Los Asiáticos y el Alcohol Perestroika y Glasnost
Como se Produce el Hipo? Cinturón de Castidad
El Aro de los Piratas? La Ciudad Mas Antigua del Mundo
La Fórmula de la Coca Cola? Los 13 Días  Desaparecidos de 1582
Origen del Premio Oscar?  Proyecto “MK Ultra” La CIA y el LCD
Quien es el Tío Sam? Diferencia entre  Sinfónica y Filarmónica?
Los Idiomas del Mundo? Que fue la  Tragedia Griega?
Los Animales Ven en Colores? El vientre inflamado en chicos del Tercer Mundo
Beber Agua Destilada? Quien es la Santa de “lo imposible”?
Sin Beber, Ni Comer…. Historia de la Venus de Milo
Que es la Aspirina? Hundimiento del STRUMA 800 Judíos Muertos
Que es un Caballo de Fuerza? El Complot de la Pólvora
iPhone e iPod Que Significa? Las Abejas y La Geometría
Que es una Carta Astral? La Venta De Indulgencias Papales
Que es la Metafísica? La Especias en la Edad Media
Que es la Meca? El Supergrano del  Futuro: la Quinua
Que es UNICEF? Las Vaquerías
Que es la Prensa Amarilla? La Bomba Atómica Perdida!
Que es la Jalea Real? A quienes llamaban Ludistas?
Bordes Rayados en las Monedas? Hércules Y Sus Hijos
La Historia de Lady Godiva Los Zombies y el Vudú
El Camino Real a Potosí El Estetoscopio
Tabla de la Escala Del Universo El Índice del Octano
Amuletos Para La Suerte La Peste Negra en la Edad Media
Alquimia La Piedra Filosofal Riegos En Las Cirugías Antiguas
Carta del Padre De Albert Einstein La Garantías Constitucionales
Que pasa si nos detienen?
Los Hijos de Justo J. De Urquiza Los Primeros Puentes Romanos
Historia de los Puentes
“El Mal de Ojos” Locos del Consumo
Muerto Por Una Avalancha Humana
Hobby y Costumbres
De Próceres Argentinos
Diferencia Macho-Hombre
Cultura Machista
Expresiones De Don Quijote de la Mancha, muy usadas La Mayonesa
Su origen.
Calendarios de la Humanidad Drácula y Frankenstein
Como nacieron?
Historia de Dragones
Que sabes sobre ellos?
Doblar Un Papel Por El Medio
Hasta Cuando?
La Aspirina en el
Imperio Ruso Rasputín
El Santo Grial
Que es eso?
El Complejo de Edipo
Por que se llama así?
La Vuelta Al Mundo Pigaffeta….
Presidentes
Asesinados de EE.UU.
Mahoma
Quien Fue?
Enmienda Miranda
A que se le llama así?
La Vuelta Al Mundo Pigaffeta….
Expresiones Populares
Son Biblicas?….
El Santo Grial
Que es eso?
Sherlock Holmes
Existió realmente?
Hamlet Quien fue?
  La Imposición de Manos
Para Que Se Usaba?
El Metro y la Revolución
Que tienen que ver?
  Que es un incunable?

CONCEPTOS SOBRE POLÍTICA Y SOCIEDAD
Lista de Preguntas De Los Navegantes de Historia y Biografías

Sindicalismo Neoliberalismo
Supranacionalismo Hombre Nuevo
Fondomonetarismo Fundamentalista
Teoría de la Información Cooperativismo
Movimiento Verde Derecho Penal
Teoría del Gestalt El Catolicismo
Desarrollismo La Familia
Conservadurismo El Estado
Era Digital El Comercio
Guerra de Guerrillas El Cristianismo
Guevarismo El Catolicismo
Separatistas Dios y el hombre
Sionismo La Filosofía
Ser de Izquierda El Lenguaje
Ser de Derecha Transnacional
Ser Progresista Gobierno Teocrático
Tercera Vía Social Democracia

 

Los Enigmas de los asesinatos de JACK EL DESTRIPADOR

Entre septiembre y noviembre de 1888 un asesino mató y mutiló salvajemente a cinco prostitutas en el empobrecido East End londinense. De identidad desconocida, la prensa lo convirtió en una leyenda que aun continua. Jack El Destripador, no fue el primer asesino en serie de la historia, pero sin dudas fue el primero en alcanzar unos niveles de semejante fama mundial ,en donde diarios de lugares tan alejados como México, y Nueva Zelanda, hablaban de sus crímenes.

¿Porque tanta fascinación?. Resulta difícil decir que ha sido, pero muchos coinciden en que el nombre ha creado el inicio de toda esta polémica e intrigante historia que lleva mas de un siglo de antigüedad. Para otros fue los detalles escabrosos, ampliamente difundidos por periódicos, acerca de como atacaba y descuartizaba a sus víctimas, mutilando y arrancando sus órganos “íntimos”.

Jack el destripador

¿Fue Jack el Destripdor una mujer?
Ya en tiempos de los asesinatos de Whitechapel, sobre todo tras la carnicería hecha a Mary Kelly, se oyó hablar entre la policía de que Jack el Destripador podía ser una mujer. El testimonio de una vecina llamada Caroline Maxwell, que no fue incluido en ningún informe, resulte) determinante para que el inspector jefe Abberline se acercara a su colega Thomas Dutton diciéndole: “¿No crees que este caso podría ser el de Jill la Destripadora en vez de Jack el Destripador?”.

En 1939, William Stewart escribió un libro con una nueva teoría basada en aquella suposición policial. Según él, Jill era una mujer de mediana edad, especialista en provocar abortos, que había sido denunciada a la policía por otra mujer a la que ayudó a abortar. Aquella traición femenina, por la que pasó un tiempo entre rejas, le hizo despertar un sentimiento de venganza contra las personas de su propio sexo, especialmente prostitutas, que eran sus mejores dientas.

Stewart creyó que Jill se llamaba en realidad Mary Pearcy, ahorcada en 1890 por haber acuchillado y degollado a la mujer de su amante y a su hijo. Medio siglo antes, Arthur Conan Doyle, el célebre creador del investigador Sherlock Holmes, también había advertido a la policía sobre la hipótesis de que el asesino de Whitechapel podía ir vestido con ropa de mujer para evitar sospechas y así escapar sin problemas. Adelantó incluso que se podía tratar de una comadrona, en cuyo caso ni la existencia de manchas de sangre en sus ropas ni su presencia a altas horas de la noche habrían resultado sospechosas.

¿Fue Jack el destripador, un primo de Virgia Woolf?
En su obra Cláreme: He was Jack theRipper?, publicada en 1972 y dedicada a la vida del duque de Clarence, el novelista Michael Harrison, cultor del género criminal y fantástico, puso a James Stephen (1859-1892) en el ojo del huracán. El duque no era otro que el príncipe Albert Víctor, nieto de la reina Victoria, heredero de la corona. Por su parte, Stephen fue un brillante historiador, periodista y poeta, educado en Eaton y Cambridge, y primo de la escritora Virgina Woolf, a quien se encargó la tutela de su alteza en el verano de 1883.

Según Harrison, autor de pastiches de Sherlock Holmes y Auguste Dupin, el tutor cayó enamorado del príncipe, pero este prefería andar con prostitutas, lo que provocó un ataque de celos y la transformación de Stephen en el Destripador. Harrison basó su teoría en la similitud entre la letra de Stephen y la de la carta Desde el infierno, considerada durante tiempo la más auténtica de las misivas del Destripador.

¿Influyó la Luna en los crímenes?
En agosto de 1895, durante un congreso de medicina forense celebrado en Nueva York, el reputado alienista -nombre que recibían los psiquiatras antes de la consagración de esta disciplina médica- británico Lyttleton Stewart Forbes Winslow postuló la teoría de la influencia de la Luna como el agente que impulsó a Jack el Destripador a cometer los asesinatos. Explicó que estos habían ocurrido mientras el satélite atravesaba las fases de luna nueva o de cuarto menguante. Además, aventuró que el asesino debía ser un aplicado estudiante de medicina, miembro de una respetable familia, delgado, de tez pálida, cabellos claros, ojos azules y de aspecto irreprochable. Forbes añadió también un retrato psicológico.

Se trataría de un joven desorientado, de dogmáticas creencias religiosas -que asistía puntualmente a los oficios matinales de la catedral de San Pablo-, persuadido de estar llamado a cumplir una misión aniquiladora, que obedecía a un programa de moralización y saneamiento social encargado por Dios y que le impulsaba a cometer las masacres en los cuerpos de las prostitutas.

¿Hubo Más de un Asesino?
Esta es una hipótesis que, aunque poco probable, no se ha descartado. De hecho, aunque se adjudican a Jack por lo menos cinco de los once asesinatos que se registraron en el East End entre 1888 y 1891, ni los propios “destripólogos” se ponen de acuerdo en cuáles de ellos son realmente obra del más famoso asesino de la historia .del Reino Unido. La inmensa mayoría acepta que de los cinco asesinatos “canónicos” hay al menos tres que responden sin duda al modus operandi de Jack el Destripador: Mary Ann Nichols, Annie Chapman y Catherine Eddowes. Además, en la actualidad se tiende a incluir a Martha Tabram entre las más que probables primeras víctimas del «monstruo de White-chapel».

Esta indefinición ha permitido sugerir que la atroz secuencia de homicidios se debió a una singular “epidemia” de imitadores, fomentada por el clima de histeria suscitado por la prensa, que hizo circular interesadas versiones sobre la forma en que se cometieron los asesinatos. Fuere como fuere, está probado que tras el asesinato de Mary Kelly hubo otros homicidas que intentaron imitar las formas del Destripador. No obstante, crímenes como el “doble evento” son difícilmente atribuibles al hecho casual de que dos asesinos desconocidos entre sí coincidieran en la misma noche para salir a matar a dos prostitutas. Pero…

¿Procedía el destripador de EE.UU.?
Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930), mundialmente famoso por sus historias del detective Sherlock Holmes, aconsejó a la policía londinense que buscara a Jack el Destripador en Estados Unidos. Dijo que había llegado a esta conclusión después de la lectura de la primera carta enviada a la Central News Agency por el asesino, donde aparecían algunas expresiones propias del inglés estadounidense. De hecho, el célebre escritor no fue el único en sospechar de la pista estadounidense.

En 1993, el escritor y “destripólogo” Stewart Evans hizo pública una carta del inspector jefe de la Policía Metropolitana de Londres John G. Little-child, fechada en septiembre de 1913 y dirigida a George R. Sims, periodista, en la que, al tiempo que revelaba la identidad del reportero que había escrito la carta Querido Jefe, atribuida al asesino de Whi-techapel, admitía que Scot-land Yard había sospechado de un curandero, aventurero y misógino estadounidense de origen irlandés llamado Francis Tumblety, entre cuyas extravagantes costumbres estaba la de coleccionar úteros de mujer.

La sospecha debió ser fundamentada porque Scotland Yard envió a un experimentado inspector, Walter Andrews, a Estados Unidos para pedir la extradición de Tumblety, detenido en Nueva York. Las autoridades estadounidenses, sin embargo, no satisficieron la petición británica al estimar que no había pruebas suficientes que incriminaran al detenido con los asesinatos de Whitechapel.

¿El Asesino pudo haber sido un policía?
Nada menos que Frederick Abberline, inspector jefe de la Policía Metropolitana en 1888, mereció ser considerado el Destripador por un «destripólogo» español, José Luis Abad, especialista en grafología, en su libro Jack el Destripador, el asesino más inteligente de la historia (2011).

Abberline, que se retiró en 1892 para acabar su carrera trabajando en la delegación europea de la famosa agencia estadounidense de detectives Pinkerton, tenía al clásico envenenador George Chapman, ejecutado en 1903, por principal sospechoso. Pero Abad, en base a sus propios exámenes grafológicos, sostiene que Abberline era el célebre asesino.

No obstante, las sospechas de que Jack el Destripador fuera un policía también recaen sobre otros agentes de la ley como el sargento Eugene Charles Bradshaw, quien participó en todas las investigaciones de los asesinatos. Miembro de la logia masónica Príncipe Leopoldo, que celebró asambleas las noches de los asesinatos.

¿El cadaver de Miller´s Court era el de Mary Kelly?
De los cinco asesinatos canónicos de Jack el Destripador, el que menos se ajusta al patrón de los anteriores es el de Mary Kelly. La víctima no solo era mucho más joven que las otras cuatro desafortunadas, sino también más alta y fuerte. El homicidio ocurrió en el interior de una vivienda y no en la vía pública. Ni siquiera la influencia lunar fue la misma, puesto que el 9 de noviembre de 1888 el astro avanzaba hacia el cuarto creciente y no estaba en luna nueva o cuarto menguante como ocurrió con los cuatro asesinatos precedentes. Además de los factores ambientales, tampoco la biografía de Mary Kelly es precisa.

La mayoría de los datos fueron suministrados a la policía por Joseph Barnett, el hombre de 30 años que convivía con ella y que también nutrió la lista de sospechosos. Por otra parte, las versiones de algunos testigos que dijeron verla con vida sobre las ocho de la mañana del mismo día 9 de noviembre, contradijeron los resultados forenses sobre la hora de su muerte. En definitiva, todos estos datos equívocos han dado pie a varias teorías sobre si el cadáver desollado encontrado en el número 13 de Miller’s Court era realmente el de Kelly.

En los últimos tiempos, y a tenor de algunas noticias sobre la negativa del Ministerio del Interior británico a abrir los archivos sobre los informadores de la policía durante los crímenes de Whitechapel, ha surgido la teoría de que Mary Kelly podría ser una agente británica infiltrada en los bajos fondos para recoger información sobre las actividades de los “Fenians”, los temidos radicales irlandeses que en 1887 intentaron asesinar a la reina Victoria con motivo de los 50 años de su reinado.

¿Es posible que Kelly fuera descubierta por los irlandeses y que los servicios especiales de Scot-land Yard intentaran ponerla a salvo simulando un brutal asesinato, solo atribuible a un anónimo asesino llamado Jack el Destripador? La teoría puede parecer descabellada, pero tanto el asistente del comisionado, Robert Anderson, como el inspector jefe John G. Littlechild y el inspector Frederick Abberline, trabajaron en la división especial contra el terrorismo irlandés. La desfiguración del rostro y el cadáver de Mary Kelly cobraría así otro sentido, como lo tendría también la detallada descripción que George Hutchinson, el amigo a quien la prostituta pidió dinero, hizo del presunto asesino de Kelly.

Además, también se sabía que el propietario enviaría el día 9 a alguien a cobrar los atrasos del alquiler y que descubriría el cadáver. Es posible que la operación se dirigiera a proteger a Kelly del doctor Francis Tumblety, presunto agente de los «Fenians» detenido apenas unos días antes por actos antinaturales con otro hombre -¿una excusa para preparar la operación de protección con un cadáver extraído de una morgue con el beneplácito de los forenses?-, quien tras conocer el asesinato de la joven prostituta decidió huir a Francia.

Biografias de Vidas Ejemplares Humildad y Solidaridad Modelo de Vida

Biografías de Vidas Ejemplares
Modelos de Humildad y Solidaridad

“Y sólo cuando hayas alcanzado la cima de la montaña comenzarás a escalar.” KAHLIL GIBRAN


“Y sólo cuando hayas alcanzado la cima de la montaña comenzarás a escalar.”
KAHLIL GIBRAN

Modelo de Vida

VIDAS EJEMPLARES: La Humildad: Una persona humilde tiene no sólo una modesta aunque sólida conciencia de sus propios méritos, sino también de sus limitaciones. En el momento en que piensas que ya lo has visto todo o lo sabes todo («he estado allí, he hecho eso y lo otro…»), el universo se percata de tu arrogancia y te envía una gran dosis de humildad. Debes abandonar la idea de que no te queda nada por aprender. Los maestros zen saben muy bien que, incluso para ellos, nunca acaba el camino del aprendizaje.

La humildad es la lección que más duele, pues asociada a ella aparece siempre algún tipo de pérdida. Al universo le gusta mantener un cierto equilibrio en todo, de ahí que cuando un ego soberbio desconoce la cortesía y la paciencia, haga aparecer la humildad para que ese ego vuelva a pisar suelo firme. Aunque ese aguijonazo se siente a veces como una herida, se trata de un aviso muy importante para poder mantener tu equilibrio.
Algunas personas tienen tanto éxito en la vida que lo dan por supuesto y esperan que las cosas les sean favorables automáticamente. Cuando esto deriva en un ego descomunal que desprecia la paciencia y la cortesía, se engendra arrogancia. Entonces, la humildad se convierte en una necesidad para ese currículo vital. Eso es lo que le sucedió a Will.

Atractivo, atlético, de tez bronceada y mirada penetrante, Will parecía un modelo y se vestía como tal. Las cosas le iban muy bien y todo lo que se proponía lo conseguía de acuerdo con sus deseos. Gracias a su encanto, su inteligencia y su talento, su negocio funcionaba al máximo y el éxito se había convertido en una constante en su vida.

Cuando Will recibió una notificación judicial, supuso que todo se resolvería tan fácilmente como cualquier asunto de su vida y no se preocupó en absoluto por este hecho. Pero no fue así; aquella demanda judicial acabó llevando su empresa a la ruina. Después de varios meses trató de encontrar un trabajo, pero nadie le contrataba.

Su economía declinaba. Tenía que hacer frente a muchas deudas y, finalmente, no le quedó otra opción que declararse en quiebra. Will no podía comprender por qué la «magia» que rodeaba su vida había dejado de funcionar; después de siete años cu los que desempeñó varios trabajos mediocres, tuvo que enfrentarse a la lección de la humildad.

Cuando vino a verme, Will no podía comprender que a una persona tan «perfecta» como él le hubieran sobre venido tantos infortunios. Tenía que aprender que su talento era algo maravilloso, pero que quedaba oscurecido por su actitud arrogante. El miraba de modo condescendiente a las personas que no tenían sus dones —hablándoles de un modo paternalista, tratándoles de forma descortés y tomándolos por estúpidos y faltos de interés—, de ahí que su vida le condujera a la lección de la humildad. Con el tiempo, Will acabó comprendiendo por qué la vida le había mostrado la lección de la humildad con tantas e intensas lecciones. Al principio, eran lecciones difíciles para él, pero Will se hizo cargo de su situación y se comprometió a aprenderlas y así cambiar las circunstancias que le rodeaban.

Debemos estar orgullosos de lo que somos y de lo que conseguimos. Sin embargo, si descubres que alimentas secretos pensamientos de arrogancia y presunción, recuerda la lección de la humildad antes de que el universo lo haga por ti. Dolerá menos de esa forma.

Fuente Consultada: El Juego de la Vida Chérie Carter Scott

Diferencias entre religion y secta Que es una secta? Rol de la Iglesia

Diferencias entre religion y secta – ¿Que es una secta? – Principales Sectas

¿Qué es una religión?

Según la enciclopedia de la Lengua Castellana (Editorial Sopena, Argentina, 1958), es un conjunto de creencias y dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos, de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social, y de prácticas rituales, especialmente la oración y el sacrificio para tributarle culto.

La religión —cualquiera fuese— consiste en la creencia o adoración de uno o varios dioses. Además, conlleva la noción de obediencia a los mandamientos divinos, conforme estén plasmados en las Sagradas Escrituras de cada religión. En el caso del cristianismo, incluye un compromiso de fe en Jesucristo que va más allá de los límites de una ideología. Otra definición de religión: conjunto de creencias y deberes que surgen de la dependencia del hombre con Dios; asimismo, como la expresión de la relación del hombre con Dios.

El Concilio Vaticano II ha dicho que el ejercicio de la religión consiste, antes que nada, en aquellos actos interiores, voluntarios y libres, mediante los cuales el ser humano marca el curso de su existencia en dirección hacia Dios.

Todas las naciones, todas las civilizaciones —aún las más primitivas—tienen algún tipo de creencias, ceremonias o rituales y código de moral. Y, aunque la variedad de estas expresiones religiosas es bastante amplia, este hecho —comprobable históricamente- demuestra la existencia del deseo de Dios por parte de los seres humanos y la existencia de la ley natural; ambas cosas inscritas por Dios mismo en el corazón de todos los humanos.

La religión, entonces, es parte de la misma naturaleza del hombre. El problema es que en los últimos años, aunque recientemente ha habido un resurgimiento del espíritu religioso, este se ha desviado y muchas personas han pretendido diseñar una religión propia, una combinación de muchas otras acorde a cada individuo. Y esto, entre otras cosas, ha dado lugar al surgimiento de las sectas.

el peligro de las sectas

¿Qué es una secta?

La palabra secta viene del latín secare, que significa sectario, cortar. También, este término tiene su origen en la palabra de secedere, que quiere decir separarse. En ambos casos siempre presente la idea de separación.

En Europa, la palabra secta se ha concebido como derivada, principalmente, de sequi, seguir; y se asocia a la idea de seguir a un maestro, a un Líder.

Según la definición que brinda Yves de Gibon en el Diccionario de las Religiones compilado por el Cardenal Paul Poupard, el término secta designa: un grupo de oposición a la doctrina y a las estructuras de la Iglesia, e implica también, la mayoría de las veces, la idea de disidencia. En un sentido más amplio, se aplica a todo movimiento religioso minoritario.

Por su parte, el Secretariado para la Unión de los Cristianos del Estado Vaticano en un estudio —realizado en 1984— expresa que por razones prácticas se define a las sectas como “algunos grupos religiosos con una concepción del mundo suya específica, derivadas de, pero no completamente de acuerdo con las enseñanzas de las grandes religiones mundiales’.

De aquí nace una primera distinción que no se debe obviar: el origen de cada secta. Es decir si nacieron dentro de la religión cristiana o si se basan en otras religiones. En el caso de las que surgen dentro del cristianismo, el criterio para distinguir entre sectas de origen cristiano, por una parte, e Iglesia y comunidades eclesiales por otra, se debe fundar en las fuentes de enseñanza de estos grupos.

De esta manera, las sectas podrían ser aquellos grupos que, además de la Biblia, tienen otros libros revelados o mensajes proféticos; que excluyen de la Biblia algunos textos proto-canónicos, o cambian radicalmente su contenido.

Para el Padre Sampedro, en su libro Sectas y otras doctrinas en la actualidad, la secta es un grupo separado de la totalidad cristiana y que se cree el único poseedor de toda la verdad, se cierra sobre sí en tomo a líderes, excluye a los demás, los considera como no salvados y actúa proselitistamente.

El Padre Manuel Guerra Gómez, en su Diccionario Enciclopédico de las Sectas (BAC, Madrid, 1998) ,expone: “Una secta es la clave existencial, teórica y práctica, de los que pertenecen a un grupo autónomo, no cristiano, fanáticamente proselitista, exaltador del esfuerzo personal y expectante de un cambio maravilloso, ya colectivo —de la humanidad— ya individual o del hombre en una especie de superhombre.

Algunas características principales son:

-Autonomía: la secta es un refugio. Rechazan la sociedad, sus valores e instituciones. Todo es substituido por la propia comunidad. Aquí se conservan puros, perfectos, salvados. Tratan de conseguir su autonomía pero no respetan la del otro. En esto está presente la inestabilidad, la incertidumbre, la soledad. Ellos se creen poseedores absolutos de la verdad.

– Salvación: solo los miembros de la secta son elegidos, aceptados por Dios. El adepto es la luz. Y como se está en os últimos tiempos hay que prepararse para la salvación. Pero la interpretación de la salvación suele ser reducida por las revelaciones de los iniciadores de la comunidad.

– Fraternidad y culto emocional: se resaltan las vivencias personales y la experiencia religiosa, se trata de fomentar un clima de fraternidad entre los miembros. En el culto se favorece todo lo que llega al sentimiento, como cantos apropiados y testimonios. Se crea una dependencia psicológica del líder y del grupo.

– Militarismo voluntario: para ser miembro de una secta se precisa una adhesión voluntaria y libre a sus valores y normas. La secta exige ser miembro vivo, militante y activo; está constituida por miembros voluntarios, aunque algunos, después de ciertas etapas tienen exigencias de permanencia para conservar sus secretos.

Ellos se consideran santos, los demás son mundanos, pecadores. Han de estar dispuestos al sacrificio y a seguir fuertes normas éticas.

– Exclusivismo: la formación no es importante sino, el carisma, la vivencia, la entrega al ideal del grupo. En ocasiones, el carácter exclusivista del medio en que vive el individuo hace que abandone el estudio, amigos, incluso familia, dedicando todo su tiempo a la secta. No quieren contaminarse con el mundo, al que califican lugar de tinieblas.

-Temor y moralismo: a menudo sucede que los hombres actúan por temor más que por amor.

Y en las sectas está muy presente la amenaza de la condenación, de que el fin está pn5ximo. Los métodos para inculcar temor aparecen con facilidad en los escritos y palabras de los fieles sectarios.

– Autoritarismo y obediencia: el grupo secta debe funcionar perfectamente. Para ello, nada mejor que una autoridad que mande con decisión. Esta viene del maestro que ha tenido una experiencia peculiar o revelación; y nada se le discute, sino que se acepta obedeciendo ciegamente.

Existe una entrega total a la secta, el individuo se encierra y se protege dentro de ella Corno recompensa consoladora el grupo sectario le hace creer al fiel que él es de los dignos de pertenecer a la secta, es elegido, salvado.

– Perfeccionamiento individualista: más que ante las masas, las sectas se presentan ante el individuo prometiéndole la perfección. Ellos dicen ofrecerles una salvación inmediata y atrayente. Para ello rompen el contacto con el mundo, porque es perverso y está condenado. Como el lujo, las riquezas y todo lo que proporciona placer es malo, hay que despreciarlo. Lo que importa es el futuro y una conducta incontaminada.

– Acomodación bíblica: las sectas caen en una simplificación bíblica. Hay que reconocerle a muchas de ellas que le dan importancia a la Biblia, que orientan y motivan a leerla, que es algo familiar para todos sus fieles. El problema es que la enfrentan con una postura de secta, que la adaptan a sus planes, que la utilizan como una estrategia para atacar y confundir a as personas débiles o sin formación. Sus libros preferidos son Daniel y e/ Apocalipsis. Caen en un reduccionismo y subjetivismo. Además, muchas quitan, porque no les conviene, siete libros del Antiguo Testamento que son: Tobías, Judit, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y Baruc.

– Tarea proselitista: esta es la única actividad que tienen muchas sedas, hacia el mundo y la sociedad, En la tarea proselitista usan la Biblia y publicaciones propias. Ejemplo de esto son los mormones y los Testigos de Jehová. La Biblia es una buena táctica para despertar la atención y animar a unirse al grupo. La usan como medio, dicen enseñar a leer y a entender a Biblia, aunque a veces la falsifican,

Usan técnicas estudiadas de comunicación en las visitas a las casas, a las plazas, estadios, radio, televisión, Son especialistas en propaganda. Tienen un estilo proselitista amable, receptivo alegre, son atentos con las necesidades y Los problemas ajenos, y aparecen como serviciales y amistosos.

La idea más importante de la predicación es la conversión. Se pide un cambio de vida, la ruptura con el pasado marcado por el pecado, el mal, el vicio, el error

– Las sedas no son cristianas: muchas de las sedas dicen ser cristianas; sin embargo, al analizarlas se concluye que no lo son, porque fallan en cuanto a uno, varios o todos los elementos de la fe básica cristiana. Con respecto a Cristo, existen sedas que defienden que Jesús es un maestro, un líder, un ser con poderes y conocimientos especiales. También estan los que señalan que Cristo es inferior al Dios eterno de la Biblia, que no existió como Dios desde toda la eternidad. Los Testigos de Jehová afirman que fue la primera criatura de Jehová.

– Expectante de un inminente cambio maravilloso: ya colectivo —de la humanidad—, ya individual —una especie de transformación del hombre en superhombre—. Las sedas coinciden en esperar un c 3mbio maravilloso e inminente, aunque difieren al señalar su amplitud y naturaleza. Las principales modalidades son:

1) el fin del mundo;

2) un fin catastrófico, aunque sin fin del mundo;

3) el paso de una edad a otra;

4) el paso a un paraíso extraterrestre.

Desde esta perspectiva, no se puede denominar sectas a los grupos que encuentran su origen en algunas otras escuelas del pensamiento o aquellos que no tienen como base de su religiosidad el cristianismo. A estos grupos se los califica como Nuevos Movimientos Religiosos y se los describe como “hechos socioculturales que a través de formas de religión, por lo general sincrético, logran expresar su identidad y sus anhelos”.

En cuanto a la doctrina de las sectas es difícil generalizar porque cada una acentúa aspectos diferentes, creen poseer la verdad. No obstante, se puede afirmar que las sectas o nacen independientes del pensamiento esencial cristiano o rompen, de alguna manera, con este.

En cuanto a Dios, muchas de las sectas filosóficas —sincretistas y orientalistas— no llegan a un dios trascendente, sino que se quedan en el ser inmanente, en a energía, en a totalidad del Universo. Por eso muchos Nuevos Movimientos Religiosos no se pueden considerar religión, ya que no tienen la exigencia mínima de relación con un Ser Superior Otras sectas no creen en el Dios cristiano de la Biblia, Dios uno y trino, en la Trinidad. Tal es el caso de los Testigos de Jehová y mormones. Estos últimos, incluso, afirman que Dios es un ser de carne y hueso.

Para los mormones Jesús fue engendrado por el Padre Eterno en una relación sexual con a Virgen María, es uno de los muchos dioses y fue el espíritu hermano de Lucifer en su estado preexistente. En definitiva, las sedas o niegan la divinidad de Jesús o lo consideran un ser inferior a Dios y caen en un subordinacionismo.

Respecto del Espíritu Santo también existe una postura doctrinal semejante a la que tienen con Cristo, porque o no lo consideran una persona de la Trinidad, o niegan su divinidad o lo subordinan a Dios.

En lo que hace referencia al bautismo, las sedas no tienen este sacramento, porque fallan en cuanto a la fe trinitaria. Pero fácilmente inducen a confusión porque tienen ritos de iniciación o ciertas ceremonias que se parecen al bautismo cristiano, pero con sus peculiaridades.

Con facilidad, atentan contra el mandamiento del amor a Dios y al prójimo. Muchos métodos usados no respetan la persona humana. Algunas usan como táctica la mentira, la calumnia y acciones no cristianas. En varias investigaciones se han conocido sus métodos secretos, sus planes psicológicos, económicos y sociales. En algunas existen comandos vengativos.

Las sectas no son iglesias, aunque muchos de los Nuevos Movimientos Religiosos las llamen así. Existe la Iglesia de Cristo Científica (Ciencia Cristiana), la Iglesia de la Unificación (Moon), la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones), entre otras. Sin embargo, y debe quedar claro, ningún grupo que sea secta puede ser considerado iglesia.

La Iglesia está formada por cristianos, ella ha sido ‘nstituida por Cristo y las sectas no siguen verdaderamente a Jesús. La palabra la Iglesia viene del griego, Elklesia, asamblea. Es la convocación dirigida por Dios a los hombres en Cristo, con el deseo de construir su reino. San Pablo dice que es la plenitud del cuerpo de Cristo. Solo hay una convocación y solo debería haber una única Iglesia universal.

En resumen, las sectas piensan que la Iglesia ha hecho traición a Cristo y se ha comprometido con el mundo; que esta destaca la importancia del carisma sobre la función. También acerca la espontaneidad sobre la organización, el profeta sobre el sacerdote y la inspiración sobre la doctrina.

Precedentes históricos

Aunque no es sencillo definir una secta, de igual manera, existen tendencias que hacen considerar a estas como tales. Una secta tiene razón de ser cuando existen disidencias importantes que llevan a un grupo a alejarse del núcleo doctrinal fundamental del cristianismo. También hay sectas que nacen separadas, que rompen con todas las bases del protestantismo tradicional o se encuentran alejadas de este. Algunas tienen otros orígenes, igualmente es interesante constatar que se trata de grupos pequeños alejados de una auténtica revelación cristiana. Para ellos lo más importante es lo ético.

Respecto de sus orígenes, se ha podido observar que la acción de las sectas no es un fenómeno actual. En la historia existen parcializaciones y acentuaciones semejantes a las actuales. Aquí se mostrarán algunos grupos históricos principales.

Los docetas

Aparecieron en el siglo I, en Oriente, afirmando que Jesús tenía solo un cuerpo aparente. Muchas sectas de hoy fallan también en torno a Jesús considerándolo Dios y hombre, muerto y resucitado, salvador de los hombres. Es algo que no aceptan.

Ciertos grupos opinan que Jesús fue un extraterrestre, que vino de otro planeta y tuvo poderes especiales. De este modo niegan la realidad de la encarnación para salvación de los hombres. Jesús habría tenido un cuerpo irreal.

Los gnósticos

Racionalizaron demasiado la religión y la acomodaron a la doctrina pagana de su tiempo; así en el siglo II unieron la revelación cristiana con misteriosos principios orientales. Sin embargo, los gnósticos no tienen su origen en religiones orientales, sino que este se encuentra en la gnosis helénica y el platonismo. Es común que las sectas se acomoden a su modo la revelación; algunas falsifican incluso la Biblia,

El gnosticismo cree en la posibilidad de ascender a una esfera divina oculta por medio de los conocimientos de verdades filosóficas o religiosas; solo una minoría selecta puede acceder a ellas. Se trata de una mística secreta acerca de la salvación. Aquí se da una falsa gnosis (el saber).

Los maniqueos

Manes y sus seguidores profesaban el dualismo persa: todo procede de dos principios contrarios, el de la luz (Ormuz) y el de las tinieblas (Ahrirnán). Ellos también defendieron, en el siglo II, la separación del bien representado por Dios y el mal que viene del pecado. Esta dualidad es de igual forma propia de las sectas de hoy

En el dualismo existen dos principios en lucha: bien y mal; espíritu y materia; alma y cuerpo. Según Manes, que nació en Persia en el año 217, estos principios son irreductibles. Las sectas aceptan y practican este tipo de dualismo filosófico-religioso.

El Montanismo

A mediados del siglo II, Montano opinaba que el cristianismo se estaba convirtiendo en algo fácil y mundano y que era necesario volver al cristianismo primitivo. Esta idea alcanzó gran prestigio en Frigia y Asia menor. Condenó acciones como: segundas nupcias, el huir de la persecución, el servicio militar en el ejército imperial, el asistir a los juegos del anfiteatro. Y también predijo el retorno inminente del Mesías.

Esta línea de austeridad y de predicciones está presente en sectas de la actualidad de tipo cristiano: los Testigos de Jehová están en contra del servicio militar juegos y fiestas, por su sistema teocrático de gobierno.

EL milenarismo (de milenio)

Defiende el reinado de mil años de Cristo sobre a Tierra, Hoy existen sectas que también postulan que Cristo reinará, con los elegidos, mil años sobre a Tierra antes del juicio final; ante esto el diablo será impotente. Se basan para creer esto en la lectura fundamentalista del Apocalipsis. Esta idea, que nació en el Siglo les muy fuerte en la actualidad.

Los grupos que pertenecen a las sectas son los elegidos. Ellos defienden que Cristo pronto retomará a a Tierra y ellos serán salvados.

Tendencias semejantes a estas se dieron en Occidente, en la Iglesia Medieval, En el siglo XII existían otros grupos: los cátaros eran un rebote de maniqueísmo. Se interesaban por la austeridad, pureza y pobreza. Menospreciaban a la jerarquía eclesiástica, tenían fuertes penitencias para sobreponerse al mal; a estos también se les llamaban albigenses; eran dualistas.

Las sectas actuales se parecen a estos grupos históricos no solo en forma general, sino en aspectos concretos.

Ante lo expuesto, queda claro que las sectas no surgen por generación espontánea. En el hombre existen tendencias: en la Iglesia y en el mundo se dan defectos. Ante ello el ser humano enfrenta las tendencias y los defectos, y de manera reflexiva, serena y equilibradamente se encamina hacia algún rumbo, ha de orientar sus tendencias e inquietudes o de lo contrario seguirá el camino de las sectas.

Ver: Las Sectas Religiosas

Fuente Consultada: Historia de las Religiones de W. Hofmann-M. Poirier

Tragedia de Waco Masacre en Texas David Koresh Suicidios Colectivos

David Koresh Fundador y Líder de la Secta

Hay nombres geográficos inexistentes y lugares desconocidos para la mayoría de la gente que, un buen día (realmente, un día terrible), alcanzan una fama quizás no deseada pero ya imborrable.

El nombre de Waco y el de un rancho próximo llamado por sus ocupantes Monte Carmelo pasaron del más absoluto incógnito a ser noticia con motivo del asedio y posterior destrucción de unas paredes entre las que aguantaban el cerco David Koresh y sus seguidores, los davidianos, del que éste se había autoproclamado líder espiritual. Era el 19 de abril de 1993 cuando, tras casi dos meses de conminación a la rendición (exactamente 51 días), las tanquetas del FBI entraron en el citado rancho ubicado cerca de Waco (Texas). Tras los agentes, otro «ejército» tan numeroso como el de aquellos: los periodistas que captaban con sus cámaras (más de un centenar) el horrendo y dantesco paisaje después de la batalla.

David Koresh Yaweh se llamaba realmente Vernon Wayne Howele y era uno de los numerosos predicadores generalmente apocalípticos que en Estados Unidos aterrorizan a sus seguidores con toda clase de calamidades individuales y colectivas a no ser, claro, que les sigan a ellos en la fórmula única (única de cada uno de estos cientos de engañabobos) para formar parte de un restringido grupo que, cuando toda la humanidad perezca, logrará salvarse. En el caso de Koresh, y como en tantos casos similares, todo se reducía a un fundamentalismo cristiano que ni siquiera interpretó los pasajes más oscuros de la Biblia sino que, por el contrario, los siguió al pie de la letra. Ya desde sus tiempos de estudiante en Houston, Vernon Wayne, que era un mal estudiante, provocó —y quiso compensar aquella carencia— a sus profesores con la memorización de todos los textos bíblicos.

Pues bien, siendo ya el líder de los davidianos se había metido entre pecho y espalda el Libro de las Revelaciones, y como otro burdo «mesías» más salido de los histerismos de una sociedad enferma (realmente estaba convencido de ser la nueva reencarnación de Jesucristo), anunciaba todo un panorama de final inmediato con tétricos tintes de castigo divino, invitando a la gente a que se salvara siguiendo su camino.

La secta de los davidianos se basaba en un fundamentalismo cristiano que anunciaba el Apocalipsis

Koresh había llegado a dirigir su secta a través del matrimonio con Rachel Jones (14 años), hija de uno de los dirigentes de la misma y al que arrinconó enseguida, sustituyéndolo en la cima jerárquica. De todas partes llegaban nuevos adeptos ganados por la persuasiva doctrina de un David Koresh que, al fin y al cabo miembro de una sociedad como la estadounidense, estaba armado hasta los dientes dentro de lo que sería su gran mausoleo en Waco. Previamente había efectuado compras de armas por valor de más de 250.000 dólares, según él para estar preparados llegado el momento del acoso del «Mal».


David Koresh con su mujer Rachel y sus dos hijos

En vísperas de la tragedia, y en el que sería su último refugio, Koresh había reunido junto a él a numerosos adultos pero también a un buen número de niños, y con unos y otros, se dispuso a convertir en un fortín inexpugnable el rancho Monte Carmelo. El primer encontronazo había tenido lugar el 28 de febrero, cuando las autoridades, tardíamente preocupadas por el cariz que tomaba el asunto, decidieron pasar a la acción, acusando a los davidianos de tenencia masiva de armas y de abusos sexuales para con los niños que mantenían a su lado. Recibidos a tiros, los agentes contestaron de igual manera, produciéndose entonces un primer balance de cuatro agentes muertos y una decena de sectarios abatidos. La cuenta atrás empezaría a ponerse en marcha desde aquel día premonitorio.

Las túnicas anaranjadas que vestían sus seguidores serían, durante los siguientes 51 días, blancos perfectos para los prismáticos de los que los cercaban, y también, para efectuar los primeros disparos, que al final acabarían siendo continuos, y que eran respondidos por los asediados utilizando el arsenal que guardaban entre aquellas paredes. Durante esos largos días, murieron miembros de los federales y también de los davidianos, en un goteo de víctimas que preparaba la gran hoguera final. De vez en cuando se conseguía un alto el fuego para una nueva mediación que diera lugar a una salida airosa al conflicto, sin resultado alguno. Pero los asaltantes no sólo utilizaban las armas mortíferas reales (sin hacer ascos, por cierto, a la utilización de gases prohibidos por todas las legislaciones y que eran arrojados al interior del rancho), sino que recurrieron a una guerra sucia. Para ello no dudaron en, por ejemplo, cortarles la luz, el agua y la llegada de alimentos, al tiempo que, llegada la noche, potentes reflectores barrían las ventanas del rancho, para impedir el más mínimo descanso de los sitiados. Como guinda de aquella batalla terrible, potentes altavoces difundían música rockera a todo volumen. Pero junto a esta parafernalia sicodélica y enloquecedora, algo se echaba de menos. Algo, teóricamente, muy importante: la presencia allí de bomberos y ambulancias, necesarios siempre en una situación a punto de estallar. Unos y otras eran invisibles incluso en los tensos momentos que precedieron al final.

Los davidianos fueron asediados por los federales, produciéndose bajas en ambos bandos

Dicho final tuvo lugar el día 19 de abril cuando, a las 5,30 horas, los tanques del FBI decidieron atacar definitivamente. Cuando los asaltantes lograron abrirse camino por entre las llamas que ya consumían el edificio del rancho, ante su vista aparecieron confundidos y mezclados los cuerpos carbonizados de la mayoría de los seguidores de Koresh, incluido este mismo, que presentaba un solo disparo en la frente. El apocalipsis próximo profetizado por el perturbado Vernon Wayne había llegado por fin para él y los suyos, y era ya una terrible y humeante realidad para buena parte de los que tuvieron la debilidad de creerlo.

El balance final de muertos dentro de Monte Carmelo fue de 69 adultos y 17 menores, todos calcinados. La versión oficial de la policía hablaría de que fueron los mismos davidianos los que provocaron el incendio en un aquelarre de suicidio colectivo. Otras fuentes se refirieron, por el contrario, a vuelcos de las tanquetas federales que habrían provocado la inflamación del queroseno y, a su vez, habrían trasladado las llamas al interior del rancho. De cualquier forma, la tragedia había finalizado y Waco sería ya, en el futuro, un nombre de referencia macabro y maldito. Es una población, por cierto, predestinada a sufrir algo parecido teniendo en cuenta los datos de que, para 90.000 habitantes, había 18 armerías y 200 iglesias.


David Koresh procesado por la policía local

Jim Jones y la tragedia de Guyana – Suicidio Colectivo – Secta: Templo del Pueblo

Jim Jones Fundador de la secta Templo del Pueblo

Entre los criminales más peligrosos se encuentra muchas veces auténticos líderes de movimientos seudo religiosos caracterizados por su extremismo su mesianismo. Aunque siempre han existido, los convulsos tiempos que, en el último siglo, vivió e mundo frieron terreno abonado para la proliferación de estos «salvadores» de cuerpos y almas que, a la postre, lo único que ponían a salvo eran unos ingresos cuantiosos.

Y menos mal si la cosa se quedaba en eso: latrocinio puro y duro a través de la compra obligada para los adeptos de las publicaciones del santón de turno, de objetos variados con la simbología de la secta, etcétera. Aunque en todas partes suceden hechos de este tipo, en el mundo anglosajón y sobre todo en Estados Unidos, estos locos de atar que están convencidos de ser enviados del «Altísimo» son legión. Son tantos que sólo cuando alguno provoca una tragedia de características dantescas logra acaparar las primeras planas de la actualidad.

Unos 900 seguidores del Templo del Pueblo se quitaron la vida como protesta en un suicidio colectivo

Jim Jones, fundador y guía del Templo del Pueblo, lo consiguió con creces un día de noviembre de 1978 al proponer (y obligar) a todos sus seguidores reunidos en Jonestown (Guyana) un suicidio colectivo como protesta a la visita del congresista Leo Ryan. Sus seguidores se habían dirigido al campamento ante las innumerables denuncias que se habían recibido por las extravagancias y peligros de que hacía gala su iluminado dirigente. A la llegada de Rvan, Jones y los suyos empezaron a gritar contra su presencia para, después, alentar a sus seguidores a expulsarlo de allí y, ya en pleno paroxismo colectivo, conseguir un imprevisto linchamiento de Ryan y cuatro de sus acompañantes.

Es entonces, con los cuerpos desfigurados y todavía calientes de los visitantes y, sin duda, sabiendo lo que le esperaba, cuando Jim Jones propuso (más bien ordenó) que todos se entregaran a la muerte en un gran ritual final. Estos, en bloque, aceptaron (eran unos 900) y, tras preparar mezclas letales de diversas bebidas, que ingirieron ceremoniosamente, fueron muriendo sin remisión. Cuando llegó la policía, aquello era un inmenso cementerio al aire libre en el que había cuerpo amontonados uno sobre otros.

Ante la persecución de las autoridades norteamericanas, Jones trasladó su Templo del Pueblo a la paradisíaca Guyana

Jones había fundado su Templo del Pueblo el año 1956 en Indianápolis (Estados Unidos). Muy pronto vio engordadas las listas de adeptos, compuestas en su mayoría por marginados, desequilibrados y gentes de toda clase y condición, con la presencia de muchos individuos de raza negra.

En 1965 se trasladaron a California, cuando los que acudieron a la llamada del iluminado eran ya miles y el negocio prosperó de forma imparable. Todos y cada uno de los que fueron admitidos debían entregar sus pertenencias materiales a la comunidad (o sea, a Jones). Ante el panorama de persecución que estaban sufriendo en su propio país, en 1977 hicieron su última mudanza a la paradisíaca Guyana, lugar donde pensaban que iban a encontrarse lo bastante alejados de molestas inspecciones.

Al menos así de contentos vivieron hasta que les fue comunicada la próxima visita de una comisión del Congreso. Lo que ocurrió después ya ha quedado descrito unas líneas más arriba, además de que fue noticia en primera página en todos los periódicos del planeta. Fue un gran impacto, que sirvió para inspirar otros suicidios colectivos en otras partes del mundo.

PARA SABER MAS….
COMUNIDADES ITINERANTES

Muy a menudo, debido a su carácter, a sus constantes problemas con la autoridad, a sus diferencias con los vecinos, a constantes reclamos por abusos de drogas, tenía que cambiarse con su séquito y comunidad… hasta de ciudad. Redwood Valley, donde funcionó por tiempo bastante prolongado, tuvo que abandonarlo por una serie de circunstancias bochornosas para él mismo (le hizo proposiciones deshonestas a un policía) y por la cantidad de denuncias en contra del Templo del Pueblo que se acumularon en la estación de policía. Se trasladó a San Francisco, donde por circunstancias parecidas no le quedó más remedio que buscar una zona adecuada a sus propósitos, en otro país. Así llegó a Guyana, atraído por su integración racial con mayoría de color, por el bajo costo de vida, porque se hablaba inglés, porque el nivel educacional no era elevado, porque estaba cerca de Estados Unidos y porque la línea política de gobierno simpatizaba hacia la izquierda.

El 9 de diciembre de 1973 arribó a Georgetown la primera avanzada del Templo del Pueblo para entrar en conversaciones con la autoridad y conseguir los permisos con el objetivo de fundar una colonia. De acuerdo a criterios preestablecidos, ésta tenía que ser aislada y presentar buenas tierras para su explotación.

Tras sucesivos viajes y tratativas, Jones consiguió que el Gobierno le arrendara una finca de diez mil hectáreas a 252 kilómetros de Georgetown, por trescientos dólares anuales. La zona estaba en plena selva y contaba con un pequeño aeródromo, en un pueblo llamado Port Kaituma, a orillas del río del mismo nombre.

Una vez cerrada la transacción, Jones regresó a San Francisco y comenzó la campaña de convencimiento a los integrantes de su comunidad para que lo siguieran a Guyana, “.. .la verdadera Tierra Prometida”, como él afectuosamente la llamaba.

ÉXODO A GUYANA
No le fue difícil al reverendo convencer a su rebaño para que se trasladara al supuesto nuevo paraíso que muy pronto se descubriría que no era tal. En el territorio arrendado abundaban las serpientes venenosas, alimañas de toda especie, el calor era insoportable y la población indígena tenía por costumbre robar con descaro. Tampoco era fácil cultivar la tierra y la comida y la fruta escaseaban. Pero eso no fue óbice para que Jones se las arreglara y presentara el lugar -bautizado como Jonestown -como el edén mismo. Falsificó fotografías con frutas compradas en Georgetown, las que hacía colgar en los árboles de Jonestown, aumentó el ritmo de las curaciones por la fe y se preocupó de arreglar un pequeño sector para que diera la impresión de que todo el resto era similar.

A inicios de 1975, la colonia contaba con quince miembros trabajando en condiciones peores que la de esclavos, pero que sin embargo enviaban, con periodicidad, entusiastas cartas a sus parientes en las que afirmaban que, por fin, habían encontrado la tranquilidad y paz que tanto habían buscado. En 1976 la colonia había aumentado a cincuenta y las condiciones de vida seguían siendo deplorables y hacia fines de 1977 el traslado, desde San Francisco, ya era total, quedando sólo en listados Unidos una pequeña partida con la misión de velar y administrar los bienes que dejaban tras de sí.

Fue en este último éxodo masivo, cuando empezaron los problemas con los familiares de los seguidores del Templo del Pueblo, pues al viajar, éstos firmaban documentos de cesión de todas sus pertenencias a la iglesia, incluidas casas y automóviles y entregaban poderes -los mayores- para que les cobraran y administraran sus pensiones. El escándalo fue mayúsculo, mas nada evitó que abandonaran el país.

LA DISCIPLINA EN JONESTOWN
La vida en Jonestown no tenía nada de idílica y más se parecía a la de un recinto penitenciario. La jornada diaria comenzaba a las 06:00 de la mañana y culminaba a las 22:00 horas. Quienes violaban las estrictas reglas de convivencia quedaban expuestos a severos castigos. Si un niño se orinaba en la cama,, al día siguiente era sometido a una sesión de shock de electricidad. Si no cumplían las tareas asignadas, se les rapaba la cabeza, se les prohibía conversar por varios días, se les obligaba a comer pimentones picantes, se les privaba de alimentos y se les golpeaba.

Tim Reiterman en su libro “El Cuervo” describe que los problemas en la colonia comenzaron con las restricciones sexuales a que se vieron sometidos los comuneros:

“Los fieles -escribe- en su mayoría, estaban irritados ante las restricciones impuestas en la colonia y había familias que planeaban la huida. Las normas sexuales impuestas eran la causa de mayores fricciones. No existía libertad sexual (…) Aquellas parejas que no estaban casadas o que no tenían el beneplácito de Jones, y dormían juntas, también corrían riesgos y las parejas casadas no podían tener intimidad, ni siquiera la más mínima, en aquellas cabañas abarrotadas de gente (en algunas dormían hasta quince personas)”.

También cuenta Reiterman las actividades que cumplía el Comité de Relaciones:
“Si una pareja deseaba unirse, necesitaba para hacerlo la aprobación del Comité. Durante los tres meses de prueba, no les estaba permitido el más mínimo contacto físico, ni siquiera besarse. Luego se les autorizaba a mantener relaciones físicas durante otro período de prueba que duraba seis meses. Si sus relaciones superaban estas pruebas, se les consideraba casados. Un embarazo significaba automáticamente relación estable”.

Los pequeños de la comunidad sufrían espantosamente el acoso de Jones y sus esbirros. Reiterman, en su libro, relata que “.. .los castigos que se daban a los niños podían llegar a ser terroríficos. Al principio, Jones amenazaba a los desobedientes con abandonarlos en los matorrales para comprobar si podían sobrevivir por sus propios medios. Si éstos continuaban con las desobediencias, les vendaba los ojos y los bajaba con una cuerda al interior de un agujero. Los adultos se ocultaban entre los arbustos o en el fondo del agujero y hacían ruidos, simulando que eran monstruos”.

NOCHES BLANCAS
Marshall Kilduff y Ron Javers, autores del libro “El Culto del Suicidio”, escriben que una de las ceremonias más espeluznante que tenía lugar en Jonestown, era la llamada  Noche Blanca:

‘”Una vez por semana venía la Noche Blanca -cuentan-, un estremecedor ensayo de un acto de increíble devoción hacia iones. En la Noche Blanca, Jones reunía a toda la población –La situación es desesperada-, les decía. Hay mercenarios en i jungla. Los guardias armados del campamento -unos treinta hombres vestidos con uniforme verde de combate patrullaban el campo durante el día, y unos quince durante la noche— no podrán detenerlos. La tortura los espera cuando lleguen los mercenarios. La única salida es el suicidio en masa para la gloria del socialismo”.

“Se ordenaba -prosiguen- a todo el mundo formar una fila, incluyendo a los niños. Se les daba a cada persona un pequeño vaso con un líquido rojo. A los cuarenta y cinco minutos, Jones decía despaciosamente: todos los presentes estarán muertos. Beban de sus vasos. La gente de Jonestown permanecía de pie en la obscuridad, esperando morir. Las familias formaban pequeños grupos hablando en voz baja. Pero aunque habían bebido, nadie moría. Las convulsiones no se producían. Jones, satisfecho con la actuación, les decía que lo que habían ingerido era un líquido inofensivo. Habían pasado la prueba de lealtad. Pero una nota ominosa entraba en su voz, al inclinarse sobre el micrófono. Esta noche, les decía, los únicos hombres armados eran los mismos guardias del campamento, pero ‘no está lejos el día en que será necesario morir’ ”.

El diario vivir pronto se convirtió en rutina aparente, pues, cada vez se hacía más evidente el descontento, al igual que las tentativas de fugas. Pronto, también llegaron noticias a Estados Unidos de las miserables condiciones en que se debatían los miembros del Templo del Pueblo y la ola de protestas e indignación llegó al Congreso, donde Leo Ryan, diputado demócrata por California, tomó cartas en el asunto.

Comenzaba el principio del fin para una historia aberrante y una de las tragedias más espantosas del siglo veinte.

Fuente Consultada: HECHOS Sucesos que estremecieron al siglo “La Masacre de Guyana”

Crimenes de Charles Manson Secta Satanica Sharon Tate Asesinato

Crímenes de Charles Manson
Secta Satánica-Sharon Tate

asesinos manson

El 12 de noviembre de 1934 en Cincinatti, Ohio. Su madre Kathleen Maddox, tenía 16 años, era alcohólica y no lo quería. Kathleen era la hija menor de Nancy y Charles Maddox, que la criaron con amor y bajo la influencia del fanatismo religioso. Un día escapa de su casa y se casa con William Manson (existen dudas si fue su verdadero padre o si sólo le dio el apellido).

Charles nunca vivió en una familia con amor, su madre frecuentemente abandonaba la casa y lo dejaba al cuidado de una tía o de su abuela. Tanto era el desapego que sentía por su hijo que, cierta vez, lo cambió en un bar por una jarra de cerveza a una mesera. Algunos días después, su tío lo fue a rescatar.

Kathleen en cierta ocasión fue acusada y sentenciada a la cárcel por robo, y su hijo Charles enviado a la casa de sus tíos en Virginia. Allí la vida no sería fácil, ya que la disciplina de la familia tenía fundamentos religiosos y era muy estricta, totalmente opuesta a las costumbres de Charles y su madre.

A la edad de 9 años es detenido por robo y es enviado al reformatorio. Visitaría este tipo instituciones en varias oportunidades, ya que estuvo a los 12 años en la Escuela para Niños Gibault en Terre Haute, Indiana, de donde se fuga para volver con su madre, que lo rechaza nuevamente. Luego de vagabundear un tiempo, ingresa en la Ciudad de los Muchachos del padre Flanagan, y tarde es trasladado a la Escuela para Chicos de Indiana. En el año 1951 es detenido en Utah, junto su pareja homosexual, y son enviados a un reformatorio de Washington. En dicho lugar, al ser evaluado, manifiesta la necesidad de regenerarse y lograr que alguien se haga cargo, no puede conseguirlo, ya que es descubierto sodomizando a un compañero mientras lo amenazaba con una navaja en el cuello.

Después de este hecho fue trasladado al Reformatorio Federal de Petesburg y de allí al de Chilicothe en Ohio. En1954, con l9 años de edad logra salir en libertad condicional, y al año siguiente se casa y tiene un hijo que lleva su mismo nombre. Pero su vida no se había encarrilado: tiene trabajos miserables y además roba automóviles, motivo por el cual es nuevamente encarcelado por un periodo de tres años, en este lapso su esposa obtiene el divorcio.

Al salir en libertad condicional una vez más se transforma en proxeneta y es detenido nuevamente en 1959, pero es dejado en libertad gracias a que una de sus «chicas» aduce que espera un hijo de él. Vuelve a sus andanzas y comete una estafa, droga a su nueva compañera embarazada para poder violar a su amiga, y es acusado de violar la libertad condicional y es condenado a diez años de prisión. En este tiempo de encierro se convierte en el protegido del asesino Alvin reepy» Karpis, y en la búsqueda de un cambio comenzó a interesarse por todo tipo de creencias filosoficas, pero ninguna parecía satisfacerlo.

Básicamente era un fanático enfermizo de música, y especialmente de los Beatles, por eso contaba, a quien quisiera escucharlo, que él podría ser mejor que el grupo inglés. En 1967, en e1 mes de marzo, finalmente está en libertad. Con su guitarra, su cabello largo y sus sandalias llega a San Francisco, y rápidamente seduce a los hippies tardíos que aún deambulaban por la ciudad y eran diez años menores que él. De este modo, lograrla lo que siempre habla deseado: obtener sin esfuerzo lo que quisiera, mujeres, sexo, droga, alojamiento y comida. En 1968 sus

seguidores, a quienes llamaba la familia, ocuparon un viejo autobús y emprendieron viaje. Todos los que lo acompañaban tenían características parecidas: eran jóvenes, mujeres en su mayoría, perdidos por el LSD y las anfetaminas, que habían abandonado sus hogares, almas descarriadas que él podía manipular fácilmente.

En cierta ocasión conoce a Gary Hinman, quien le presenta a Dennis Wilson del grupo The Beach Boys, Manson pretendía obtener apoyo para su música pero no lo consigue. A través de Hinman conoce también a Terry Melcher, el hijo de Dorís Day y dueño de un rancho en Cielo Drive, Beverly Hills. Manson se entusiasma, creyendo que Melcher produciría su disco, pero no logra concitar interés deseado y esta situación lo derrumba. Instalado en el Valle de la Muerte logra que un granjero, a cambio de sexo con una de sus seguidoras, le preste el rancho para dormir y organizar sus reuniones.

Cuando se reunía al atardecer, Manson daba largos discursos a su familia, en los cuales les hablaba de la llegada del Apocalipsis, representado por el hombre de raza negra que atacaría a los blancos en una batalla racial. Destruirían primero los barrios ricos como Beverly Hills o Bel Air , violarían a las mujeres, mutilarían los cuerpos y dejarían leyendas escritas con sangre. Claro que ellos se salvarían por haberse retirado a tiempo a un lugar cerca del Valle de la Muerte, a donde él los conduciría.

Allí habría un pozo que conectaría a una ciudad subterránea, esculpida en oro, y en ese lugar permanecerían hasta que la inferioridad propia del hombre negro no le permitiera seguir gobernando la Tierra, entonces ellos, que se habrían multiplicado en 144.000 personas, tomarían el poder y dominarían la Tierra nuevamente, siendo servidos por esclavos negros. Jesucristo volvería a gobernar secundado por cinco ángeles: John Lennon, Ringo Starr, Geoge Harrison, Paul McCartney y Charles W. Manson.

Cuando Manson se entera edición del disco blanco de los Beatles, no más que confirma teoría apocalíptica. Estas visiones eran escuchadas por sus seguidores mientras todos se drogaban, para mantener la hermandad, luego todo se transformaba en gran orgía. Charlie cambió el nombre de sus adeptos y comenzó a hablarles de Helter Skelter (tema de los Beatles).

De todas maneras, en sus momentos lucidez, intentaba encontrarse con Terry Melcher para conseguir su padrinazgo musical, y es que se entera que el productor había alquilad rancho del matrimonio formado por Sharon Tate(imagen) y Roman Polansky. Trata de contactarlo pero no obtiene respuesta.

Sus predicciones para el 1969, referidas al ataque de los hombres de negra, no se cumplen, y entonces Manson explica que a los negros les falta iniciativa y no saben hacer nada que no les haya enseñado el hombre blanco. Enviados por Manson, dos integrantes la familia, Bobby Beausoleil y Susan Atkins, julio de 1969, atacan en su casa al profesor de música Hinman, a quien golpean ferozmente durante dos días, le arrancan una oreja, lo apuñalan y escriben con su sangre en la pared «CERDO POLÍTICO». Buscaban dinero que nunca hallaron.

En la primera semana de agosto, Manson envia a la casa de Melcher, en el barrio de Bel Air—de donde había sido expulsado— a Charles Tex Watson, Susan Sadie Atkins, Patricia Katie Krenwinkel y Linda Kasabian, mientras él y otros andaban en un automóvil. Saltaron la verja y cortaron el cable del teléfono, dispararon a quemarropa a Steve Parent, amigo del vigilante del ancho William Garretson.

Luego ingresaron al lugar por una ventana, y allí encontraron a Sharon Tate, que fue ultimada de cinco puñaladas en el pecho y en la espalda, su amiga Ábigail Folger, que recibió veintiocho puñaladas, y el novio de ésta, Voytek Frywski, amigo de Polansky, que murió dos disparos pero luego recibió cincuenta puñaladas y golpes en la cabeza.

También en el lugar estaba el peluquero Jay Stebring (imagen, junto a Tate) , que murió de un disparo y siete puñaladas en su cuerpo. Stebring fue colocado debajo de Sharon Tate —que estaba embarazada de ocho meses y fue colgada de una soga—. Con la sangre de Tate escribieron, en las puertas del dormitorio, la palabra «CERDO».

Los asesinos abandonaron la casa y se dirigieron al domicilio de Leno y Rosemary LaBianca. Manson maniató a la pareja y ordenó a sus seguidores que hicieran lo que era debido, ya que él se retiraba por temor a ser descubierto violando la libertad condicional. El matrimonio fue apuñalado, y con un tenedor escribieron en el pecho de Leno la palabra «GUERRA», mientras que con su sangre, en las paredes, anotaron varias veces «MUERTE A LOS CERDOS» y «ALZAOS». En la puerta de la heladera, escrito con errores de ortografía, estaba el singular «HEALTHER SKELTER”.

Al día siguiente, al descubrirse la masacre de la casa de Polansky, los sucesos fueron interpretados como un ritual satánico o una guerra de traficantes de drogas. En ambos casos estaba sospechado Polansky y su esposa Sharon. Paralelamente al descubrimiento de los asesinatos de Tate / La Bianca, Bobby Beausoleil y Susan Atkins eran detenidos como sospechosos del caso Hinman. No relacionaron los crímenes con los autores, simultáneamente, Roman Polansky, abatido con semejante tragedia y harto de las sospechas que recalan sobre él, ofrece una recompensa de 25.000 dólares quien proveyera información sobre los asesinos.

El padre de Sharon, Paul Tate, coronel del ejército, se transforma en hippie para ingresar al submundo de droga y así poder encontrar pistas sobre el asesinato d su hija, pero todo fue en vano. La policía de Los Ángeles confirmó que las balas que acabaron con la reunión de la casa de Tate y Polansky eran de un revólver que rara vez era utilizado: un Hi Estándar Longhom, de calibre 22, que fue encontrado por un niño de 10 años en un lago. Tanto la policía del Departamento como la de la Oficina del Sheriff de Los Ángeles aúnan fuerzas par encontrar a los culpables, ya que uno de los detenidos les había dado pistas para llegar al rancho donde se encontraba Charles Manson.

Por otra parte, Susan Atkins reconoce en la cárcel el crimen de la casa de Hinman, y ya en la penitencia de mujeres de Sybil Brand, en Los Ángeles, relata a u compañera de celda todas las correrías criminales de familia con lujo de detalles. Al principio, su relato no tenido en cuenta ya que Atkins narra que dichos sucesos eran sólo el principio, porque la idea final era matar a Liz Taylor, Richard Burton, Frank Sinatra y Tom Jones, mediante diferentes y horrorosos vejámenes.

De todos modos, su confidente Ronnie Howard logra poder dar testimonio de estas confesiones a los detectives que llevan el caso. Esto, sumado a otras pistas (huellas en el lugar del crimen, la cartera de la señora LaBianca encontrada en un barrio negro y la confesión espeluznante de Susan Atkins frente al jurado) lograron implicar Manson y a su clan.

Vincent T. Bugliosi, el fiscal del caso, debía convencer al jurado de que, si bien Manson no había sido el autor material de los hechos, sí había instigado a miembros del clan para que matasen a esa gente inocente. Debía demostrar la conexión entre «el jefe» y «la familia». Lo logra a través de la obsesión de Charles con la música y su deseo de que se editen discos, por las veces que fue rechazado por gente del mundo artístico y cómo eso fue minando personalidad, a tal punto de llegar a desear que murieran, todo eso condimentado con sus delirios del fin del mundo a manos de la raza negra. Sus abogaos defensores fueron Irving Kanarek y Ronald Hughes (quien al abandonar la defensa es asesinado por la familia), a pesar de que él quiso asumir su propia defensa llegando en una oportunidad a editar un disco, «Look at your game girl» (incluido en un álbum de los Guns ‘n’ Roses) para costearse el juicio.

Sobre todas las cosas el clan debía mantenerse unido y Manson se conectaba con sus adeptos que estaban afuera, logrando que algunos se es dijeran o asumieran la responsabilidad de los crímenes, exculpando a Manson.

El juicio tuvo, por momentos, características de circo y otras veces de película de terror.Manson aparecía con una cruz marcada en su frente y amenazaban de muerte al juez. Los que estaban afuera, se sentaban frente al tribunal ora con las cabezas rapadas, ora con esvásticas tatuadas a fuego.

Finalmente, el jurado se reúne para deliberar y llegan al veredicto de la culpabilidad de todos los cargos, por lo que los inculpados son sentenciados a morir en la cámara de gas. Pero sus sentencias fueron conmutadas por cadena perpetua ya que la Corte Suprema de California abolió la pena de muerte. Actualmente, el mesiánico Charles Manson y sus demenciales acólitos de la familia cumplen su condena en la cárcel de San Quintín.

La Familia

Charles «Tex» Watson: Cumple una condena de por vida por los asesinatos de Sharon Tate y del matrimonio LaBianca. En el transcurso de su encierro, Watson se convirtió al cristianismo, escribió numerosos libros, se casó y tuvo cuatro hijos, además de entrenarse como Ministro religioso. Su esposa, Kristin, y sus hijos, viven cerca de la prisión, y en la casa familiar funciona el sitio web de su iglesia, llamada Abounding Love Ministries, Inc.

Susan «Sadie» Atkins:También cumple una condena de por vida en Frontera, California. Como Watson, Atkins se casó en prisión, pero en dos oportunidades, y su última audiencia para acogerse al beneficio de la libertad bajo palabra se realizó en 2000, sin obtener resultados por la oposición de la hermana de Sharon Tate.

Patricia «Katie» Krenwinkel:También cumple su condena de por vida en la misma prisión que Susan Atkins. No se presentó en su audiencia de libertad bajo palabra en 1997 y su vida es bastante reservada.

Linda Kasabian:Obtuvo inmunidad al declarar y aportar pruebas en contra de Manson y otros miembros de La Familia. Antes de que terminara el juicio, Kasabian abandonó California y su paradero actual es desconocido, aunque se la busca por la comisión de otros delitos.

Sandra Good:Fue condenada por sus intentos de comunicación con Manson, cuando éste ya estaba en prisión. Su condena de 10 años fue cumplida en Terminal Island, California y, tras ser liberada, se mudó cerca de Corcoran, donde permanece detenido Manson.

Steve «Clem» Grogan:Fue condenado y encarcelado por su complicidad en el asesinato de Donald Shea, cuyo cuerpo no fue encontrado en ese momento. En 1979 Grogan acordó con las autoridades su libertad bajo palabra a cambio de ubicar la locación del cuerpo del delito. Finalmente, en 1986 salió en libertad.

Bruce Davis:Cumple una sentencia de por vida en San Luis Obispo, California, por los asesinatos de Gary Hinman y Donald Shea. Tuvo 20 audiencias para obtener su libertad, pero en cada oportunidad le fue negada.

Leslie Van Houten:Actualmente cumple su condena en Front California, y la libertad bajo palabra le fue negada catorce oportunidades. Van Houten está acusada de haber apuñalado a Rosemary LaBianca en 15 oportunidades, aunque ella sostiene que la mujer ya es muerta cuando la apuñaló. Su juventud, su vulnerabilidad a las palabras de Manson y su conducta como prisionera modelo, ha llevado a varios medios periodísticos a ponerse de su parte, pese a lo cual las autoridades nunca le dieron el beneficio de la libertad bajo palabra.

Bobby Beausoleil :Fue condenado en 1969 por el asesinato de Ga Hinman, y permanece en prisión pese a haber presentado numerosas apelaciones. Se casó en 1982, durante los más de 30 años que permaneció en prisión, se ha dedicado a la música electrónica y a la producción de videos. Como resultado de su trabajo creó una productora de audio y video en la prisión y se desempeña como director de Los Hermanos, proyecto independiente que ha realizado nueve videos relacionados con los niños. Asimismo, Beausoleil desarrollado videos orientados a mejorar las habilidades cognitivas de los prisioneros.

Fuente Consultada: Asesinos Seriales Las Crónicas del Horror Andrea B. Pesce

Bonnie y Clyde Historia de amor y violencia Leyenda Bonie and Clyde

Bonnie y Clyde Historia de Amor y Violencia 

Origen de la mafia Logia Propaganda Due Lucky Luciano Sociedades de la Iglesia

Esta historia es imposible de contar sin tener en cuenta cómo era el Sur en los años treinta. Era una época diferente: Bonnie y Clyde no eran las únicas personas que rompían la ley y que deparaban nuestra atención. Fue una época de depresión económica y frustración que incrementó los delitos.


Bonnie Parker y Clyde Barrow:
(Texas, EE.UU.) Estos dos amantes del crimen hicieron suyo aquel mandamiento utilizado en otros momentos por quienes adoraban «vivir peligrosamente». Esta era la única meta, la única diversión de Bonnie y Clyde.

Y así lo admitieron ellos mismos —o, al menos, Bonnie Parker— cuando ella escribió una especie de poema póstumo (para ser publicado tras su muerte) que un diario de Dallas imprimió, efectivamente, bajo el título deHistoria de Bonnie y de Clyde. La publicación y, por lo tanto, la muerte de sus protagonistas ocurrió en la primavera de 1934.

Y, como toda historia, la de sus protagonistas se inició obviamente con su nacimiento. Clyde Barrow había nacido en 1910. Sus primeros años fueron, sobre todo a las puertas de la adolescencia, tan iguales a otros de idénticos malhechores, que casi resultó aburrido sugerirlos: robos de coches, asaltos a tiendas, peleas entre bandas, además de detenciones, correccionales y, después, interrogatorios en comisarías. También como tantos otros, Clyde salió de cada encierro con ambiciones más insoslayables y de mayor calado. Su siguiente ascenso en la escala del delito lo llevó al atraco de oficinas bancarias, en un puro ejercicio de «precalentamiento» para el crimen, ya que no vivía en una miseria que justificara, en parte, sus latrocinios.

Clyde Barrow nació el 24 de marzo de 1909, el cuarto de una familia de ocho hijos, en una granja de las afueras de Teleco, en el sudeste de Dallas. Bonnie Parker nació el primero de octubre de 1910, segunda de tres hijos; su padre era albañil. Familias analfabetas, que vivían a los saltos, y que sufrieron el perjuicio de una intensa depresión económica.

En estas estaba, trabajando a su aire, cuando se cruzó en su camino Bonnie Parker, una mujer nada corriente que llamaba la atención por un cierto atractivo descarado y una cabellera pelirroja espectacular. Era una mujer amante de las sensaciones fuertes, con una necesidad constante de vivir en una alteración emocional, y apasionada por los automóviles espectaculares (deportivos, de gran cilindrada), mucho mejor si sus ocupantes —ella misma— manejaban también armas rotundas y lo conducían personas, como ella, ávidas de violencia gratuita.

Curiosamente, la asociación entre ambos no se produjo por motivos sentimentales o sexuales (quizás porque aun siendo ella una ninfómana, él sufría su impotencia mezclada con cierta bisexualidad difusa en la que su pelirroja amiga apenas tenía nada que hacer). Sin embargo, la simbiosis y las afinidades en cuanto a una compartida idolatría para con las guerras urbanas, los disparos, las peleas y la sangre, los uniría con lazos aún más fuertes que los del placer sexual.

En diciembre de 1926, Clyde fue acusado por primera vez de haber robado un auto. Pero recién cuatro años después, en marzo de 1930, fue condenado a cumplir 14 años de prisión, por hurtos menores y robo de autos. Escapó de la cárcel con la ayuda de Bonnie, que logró introducir armas en su celda; pero lo arrestaron poco tiempo después en Ohio. No pasó más de dos años en prisión, siempre visitado por Bonnie. Consiguió la libertad condicional en febrero de 1932.Clyde regresó a su casa en Dallas, y se reunió con Bonnie. Su intención era abandonar la delincuencia, y vivir del trabajo. Bonnie soñaba con ser cantante y poeta. Clyde viajó a Massachusetts para trabajar en la construcción. Pero sólo aguantó unas pocas semanas. Su suerte ya estaba echada, la delincuencia seria el camino.

Una vez que comprobaron que habían nacido el uno para el otro, decidieron formar su propia banda de malhechores; una banda que destacaba por un carácter casi familiar, ya que estaba formada por el hermano de Clyde, Buck, la mujer de este, Blanche, y otros tres individuos: Hamilton, Jones y Methvin.

Con su flamante organización a punto empezaron las acciones. Una de las más espectaculares tuvo lugar en Joplin (Missouri) y, por primera vez, tuvieron que hacer frente a un cerco de la policía del que, tras un diluvio de tiros, lograron escapar, con un saldo de tres policías muertos. Durante el resto del año 1933, se sucedieron las persecuciones y los delitos en diversos estados y ciudades de toda la Unión, no siempre coronados con éxito.

Porque, realmente, estos gángsters se diría que trabajaban «artesanalmente», por el puro placer de delinquir, y no tenían ni la influencia ni la sangre fría de los grandes prebostes mafiosos del país. Así, en el mes de julio, nuevamente fueron cercados por la policía en el mismo estado, ahora en Platte City. Así cayó herido el primer miembro de la banda, Buck Barrow. Pero lograron huir hasta Iowa, donde, de nuevo, fueron asediados por unos policías que parecían reproducirse como las setas.

En esta ocasión Buck murió a causa de las heridas precedentes y su mujer, Blanche, fue detenida. Entonces, tan sólo con la compañía de Jones, Bonny y Clyde escaparon campo través perseguidos por una jauría de policías y de perros policías. Los agentes consiguieron, al menos, la captura de Jones. Los dos «amantes» se quedaron solos frente a todos y, como era de esperar, se defendieron matando. En los primeros días de 1934, casualmente se cruzaron en una carretera con un furgón policial donde iban cinco presos camino de una penitenciaría. El furgón fue detenido, mataron al guardián y liberaron a los cinco presos. Ebrios de velocidad y de sangre, asaltaron un banco cualquiera (que no tenía fondos) y, en Texas, asesinaron a dos policías que les habían solicitado la documentación. Otros dos agentes cayeron en Oklahoma, uno por varios tiros a bocajarro, mientras su compañero fue secuestrado por los malhechores como rehén.

Tras un frustrado asilo en la casa de uno de sus chicos, Methvin (cuyo familiar acabó llamando a la policía) huyeron a tiempo una vez más. Pero, sin saberlo, el 22 de mayo de 1934 se toparon con una enésima persecución, un asedio y cerco, que serían definitivos. Se les conminó a la rendición y la respuesta fue la esperada: el plomo disparado a dos manos. Cayeron en plena carretera de Acadie. Después, un periódico publicó el poema enviado por la poetisa Bonnie Parker y que empezaba: «Un día de estos, caerán codo con codo..

“Un grupo de seis policías los esperó durante dos días muy tensos, iban a matar a una de las parejas más célebres de la delincuencia estadounidense.A las 9.15, el Ford V-8, conducido por Clyde, apareció por la ruta. Sus ojos marrones escudriñaban el camino, pero parecía confiado. La bella Bonnie masticaba un sándwich, recostada sobre el asiento del coche. Los policías empezaron a disparar a quemarropa. Cuando los dos cadáveres fueron examinados en Arcadia, 32 kilómetros al este de Gibsland, el informe del forense precisó que cada uno de los cuerpos había recibido más de 50 balazos. El Ford tenía 167 orificios.”

Uno de los policias Ted Hinton, escribió en su libro “abrí la puerta del auto, y ví a la muchacha en medio de la sangre, pero aún olía a perfume y su peinado no se había arruinado. Sobre el piso del Ford estaban la pistola con la que Bonnie había alcanzado a disparar, un mapa de carreteras de Louisiana, y el sándwich a medio comer. En el auto se encontraron, también, muchas municiones, algunos elementos de camping, el saxo de Clyde, y quinientos dólares. Había, también, algunas patentes de autos falsificadas de Texas, Louisiana y Arkansas.” 

Fuente Consultada: Crónica Negra del Siglo XX- José María López Ruiz

Caso Chessman El Bandido de la Luz Roja Procesos Polemicos Penales

Caso Chessman: El Bandido de la Luz Roja Procesos Polémicos Penales

CONDENADO a muerte en julio de 1948 por los tribunales de California, bajo acusación de 17 delitos de robo, violación y rapto, fue ejecutado en la silla eléctrica de la prisión de San Quintín doce años más tarde, en mayo de 1960. Entre esas dos fechas, Caryl Ghessman, el ajusticiado, de 39 años a la fecha de su muerte, logró un renombre mundial seguramente nunca alcanzado por otro delincuente de su categoría.

Caso Chessman El Bandido de la Luz Roja Procesos Polemicos PenalesLa razón de su fama reside en la lucha tenaz que libró por salvar la vida, primero alegando inocencia y malas prácticas procesales, luego increpando a la sociedad y, por último, protestando contra la inhumanidad de la pena de muerte.

Para llevar a cabo su lucha estudió en la cárcel como jamás lo había hecho en su época de libertad; se hizo experto en Derecho, (hizo él mismo sus alegatos, aprendió francés (y castellano, contrajo matrimonio con su antigua doméstica (para darle apoyo cuando fue abandonada por el marido y escribió cuatro libros, uno de los cuales, “Celda 2455”, se convirtió en best seller mundial, otorgándole de la noche a la mañana una fortuna en derechos de autor.

Pocas dudas caben si fue o no Chessman el “Bandido de la luz roja” que asaltaba parejas de enamorados en las playas de Santa Mónica y Malibú, a veces haciéndose pasar por policía.

 Los encandilaba con una linterna de luz roja y enseguida robaba, violaba y raptaba. Fue reconocido por una víctima. Nunca mató. La condena a muerte estuvo basada en la llamada “Ley Lindbergh“, que estableció la pena de muerte para los autores de rapto, a raíz del secuestro y asesinato del pequeño hijo del célebre aviador norteamericano.

La regeneración de Chessman dentro del penal y su éxito literario contribuyeron a dinamizar la opinión mundial, que se pronunció abrumadoramente por la conmutación de la pena.

El diario “Losservatore Romano”, vocero del Papa, abogó por ella, junto a muchos intelectuales, políticos y gente de nota. El ejecutivo holandés Q. Swart, presidente de la “Kosmos Ltda.”, se dirigió en un gesto desesperado a la Fundación Nobel, poco antes de la ejecución, solicitando que se concediera a Chessman el Premio Nobel de Literatura como recurso para salvarle la vida.

EL PLAZO FATAL Nueve veces se fijó fecha para  ejecución de la sentencia y en ocho oportunidades logró Chessman eludirla. El lunes 2 de mayo ¿s 1960 el juez Louis Goodman Hamo al alcalde Fred Dickson, de la prisión de San Quintín, para suspender por novena vez la ejecución, mientras escuchaba nuevos alegatos de los abogados, pero su llamado llegó tarde. Chessman ya estaba en la cámara de gas.

Por su parte, el agente literario Joseph Longtreth, dio a conocer una carta que Chessman le había dirigido poco antes de la ejecución: —Creo que soy una persona mejor y más madura como consecuencia de la experiencia que he vivido. Ahora que el mundo está más consciente de los pabellones de la muerte y de las cámaras de gases, creo que lo que me ha ocurrido a mí no será en vano. Mi vida (o mi muerte) deberá tener una significación social importante.

La lucha contra la pena de muerte fue, aun independientemente de su propia vida, una preocupación dominante. A su albacea le entregó una declaración, que debía dar a conocer después de su muerte, concebida en estos términos: —Ahora he perdido y todo lo que he podido hacer por la sociedad ha sido reducido a la nada por un acto de venganza.

La pena capital no es un castigo. Cuántas veces he comprendido en estos últimos meses que sería una bendición poner fin a esta lucha torturante, a estos hostigamientos antihumanos. He visto a los pobres, a los abandonados, a los desequilibrados, conducidos a las cámaras de ejecución. Y cada vez he sentido que la sociedad rehuía sus responsabilidades. Las faltas de aquellos infelices eran las de la civilización y la sociedad en lugar de corregirlas, las borra”.

Aparte de sus dos hijastros (hijos de la empleada con quien contrajo matrimonio estando ya condenado a muerte), Chessman tenía una hija. Nunca quiso decir dónde estaba ni bajo qué nombre falso vivía. Tal vez ella no sabe que es hija de Chessman.

Caso Evans:Inocente Condenado a Muerte Por Asesinato de su Mujer

Caso Evans: Inocente Condenado a Muerte Por Asesinato de su Mujer

Maté a mi mujer y arrojé  su cadáver al resumidero alcantarillado —dijo John Timothy Evans a los incrédulos policías de una comisaría de Londres el 30 de noviembre de 1949. Confesiones semejantes suelen escucharse con alguna frecuencia.

Evans, condenado y ejecutado inocenteProvienen de mitómanos o dementes que quieren llamar la atención sobre sí. Los policías fueron por rutina a verificar la denuncia a la residencia de Evans, en el N.° 10 de Riliington Place, pero no encontraron nada.

Ante la insistencia de Evans renovaron la búsqueda y en el lavadero del edificio encontraron bajo rumas de leña los cadáveres de la señora Evans y su hijita de apenas 14 meses. Durante el procedimiento policial y judicial que siguió, Evans hizo diferentes confesiones, en las que tanto se declaraba culpable como alegaba inocencia.

En este último caso, sostenía que el asesino era un tal John Regjnald Christie, que habitaba en la planta baja del mismo edificio del 10, Rillington Place, donde el matrimonio Evans ocupaba el segundo piso.

El proceso contra Evans por asesinato de su esposa e hijita se abrió en Londres el 11 de enero de 1950, pero los cargos, de acuerdo a la ley británica que acepta enjuiciamiento por sólo un delito, se centraron sobre la muerte de la pequeña niña.

El principal testigo de la acusación fue el vecino John Reginald Christie, que a, coro con su esposa declaró que la noche de los hechos (8 al 9 de noviembre de 1949) había escuchado en el piso superior al suyo (ocupado por los Evans) toda clase de ruidos sospechosos. Desde entonces no había vuelto a divisar a la señora Evans ni a la pequeña.

Su testimonio fue decisivo, aunque la defensa de Evans no sólo lo recusó, sino que lo acusó. Sostuvo que los antecedentes de Christie eran malos (cinco condenas por robo, abuso de confianza, lesiones) y que el mismo Christie —¡y no Evans!— era el asesino. La acusación triunfó, sin embargo, al convencer al jurado que Christie era un hombre digno de fe, proveniente de una familia honorable, culto (a diferencia del iletrado Evans), ex policía y con servicios honorables durante la guerra.

John Timothy Evans fue declarado culpable y ejecutado en la prisión de Pentonville el 9 de marzo de 1950. Poco antes de morir insistió en que el asesino era Christie.

OTRO CAPITULO Christie continuó viviendo en el edificio de Rillington Place después de la ejecución de Evans, aunque su salud empeoró mucho. Sólo tres años más tarde (20 de marzo de 1953) abandonó el lugar para ir a vivir fuera de Londres. Los vecinos habían dejado de ver a su esposa desde bastante tiempo antes. Christie decía que se encontraba en casa de otros parientes.

El departamento (bastante miserable, sin sala de baño y con toilette colectiva) fue habitado por el inmigrante jamaicano Beresford Brown, quien, al querer instalar una antena de radio, hizo un macabro hallazgo en la cocina, había tres cadaveres emparedados en el muro. Ese mismo día  (24 de marzo de 1953) la policía encontró bajo el piso del dormitorio otro cadáver —el de la esposa de Christie— y en el patio otros dos cadáveres.

Christie fue detenido después de intensa búsqueda el 31 de marzo de 1953 y confesó los asesinatos en medio de mentiras, contradicciones y simulados desvaríos. Los forenses establecieron que el primero, de una institutriz austríaca, había sido cometido en 1943. Otro, de una obrera de fábrica, en 1944.

Los de las tres mujeres de “vida difícil”, emparedados en la cocina, en 1953; y el de su propia esposa, poco antes de estos tres últimos. Durante el proceso, Christie reconoció que él era igualmente el asesino de la esposa de Evans, pero después lo negó. Fue ahorcado el 25 de julio de 1953. La ejecución no hizo olvidar la muerte de Evans y creció el comentario de que en ese caso se había ajusticiado a un inocente.

Las investigaciones posteriores decretadas por el Ministerio respectivo para determinar si se había cometido un error en el caso de Evans no fueron concluyentes, pero resulta demasiado inverosímil que dos asesinos hayan vivido simultáneamente en una misma casa y cometido crímenes con el mismo método (estrangulación y abuso).

Christie era un maniático sexual; Evans, no. Además, si el jurado que condenó a Evans hubiera sabido que el testigo principal en su contra, el meloso Christie, ya tenía a lo menos dos asesinatos a su haber, habría prestado más atención a las acusaciones formuladas en su contra por la defensa del inculpado.

Por otra parte, si los policías que encontraron los cadáveres de la señora Evans y su hijita hubieran buscado bien, habrían encontrado los dos cadáveres que tres años más tarde fueron descubiertos en el patio de la casa de Rillington Place N.° 10. Entonces no habría sido ejecutado Evans. La creencia, hoy generalizada, es que en aquella ocasión, por falta de diligencia y acucia, fue ahorcado un inocente.

Canibalismo Antropofagia Asesinos Canibales Comer Carne Humana

Canibalísmo y Antropofagia: Asesinos Caníbales

Existen diferencias entre ambos términos ya que antropofagia etimológicamente significa comer carne humana y deriva del griego. La palabra caníbal surge de la mala interpretación de la voz «cariba» (valeroso) por parte de los conquistadores que llegaron a las Antillas y entendieron “caníbal”. Los indios que habitaban la región acostumbraban comer carne humana por placer, o como parte de un ritual religioso, de este modo se generalizó el término.El canibalismo se diferencia de la antropofagia en el hecho en que caníbal es aquel que devora a un ser vivo de su propia especie, y antropófago es aquel que devora humanos,  ejemplos:

  1. a) Un tigre puede comer a un ser humano, y así se convierte en antropófago, pero no en caníbal.
  2. b) En cambio, se sabe que las viuda negras hembras devoran a sus machos después de copular, lo que sería considerado canibalismo, pero no antropofagia.
  3. c) Por otro lado está el ser humano que devora a otro ser humano, lo cual sería considerado canibalismo por comer a alguien de la misma especie, y antropofagia por devorar a seres humanos. (Fuente Consultada: Wikipedia)

CanibalismoLa ingestión de carne humana fue y es realizada por muchos pueblos indígenas, las razones de esta ceremonia, según los antropólogos, es incorporar las cualidades del enemigo (sagacidad, habilidad para la caza, inteligencia o la fuerza física) que de esta manera se transfieren a la persona que ingiere la carne. (imagen:Cena de Antropofagia dos Tupinambás, Hans Staden, 1557)

No sólo en África se practicó canibalismo. Nativos de América, como los indios caribes, mayas, aztecas, guaraníes y hasta mapuches lo hicieron.

Los conquistadores españoles se encontraron con indígenas que practicaban la antropofagia, aunque estos magnificaron mucho sus descripciones con el fin de instaurar sin trabas burocráticas sus creencias y dominio sobre las diferentes tribus y pueblos, para quienes estas inmolaciones constituían parte esencial en sus ritos religioso.

Esta costumbre, según el etnólogo escocés James Frazer, tiene su origen entre los pueblos de la

 antigüedad, que comían simbólicamente a sus dioses para adquirir sus poderes. Los griegos consumían el cuerno de Dionisio —dios del vino— en forma de trigo, y bebían el vino que representaba su sangre. En la religión católica, durante la misa, los feligreses reciben en la hostia sagrada el cuerpo de Cristo y el sacerdote bebe el vino, la sangre del Hijo de Dios.

En los sacrificios humanos que incluyen prácticas caníbales, los ejecutores de tales acciones están convencidos que al matar a una persona en forma violenta se libera una poderosa energía que, si se maneja en forma adecuada por personas capacitadas para tal fin (sacerdotes, reyes, altos mandatarios), podría ser operada para conseguir beneficios personales o para la comunidad. Más allá de todo ritual o ceremonia existen situaciones que llevan al ser humano a comer a sus congéneres.

Esto sucede cuando las grandes hambrunas asolan a los países, como ocurrió en San Petersburgo durante el cerco de novecientos días que mantuvieron los alemanes en Rusia, cuando se desarrolló la Segunda Guerra Mundial.

El kuru es una rara enfermedad causada por un prion y se presenta casi exclusivamente entre los habitantes de Nueva Guinea, quienes practicaban una forma de canibalismo en la cual se comían los cerebros de los familiares muertos como parte de un ritual funerario. El kuru produce cambios neuro degenerativos parecidos a los de otra enfermedad por prion, la de Creutzdeldt-Jacob (vCJD) que se presenta esporádicamente en el mundo y de la cual se desconocen los factores de riesgo.

En el transcurso de esos días, los niños no podían salir a la calle por temor a ser raptados y devorados. La policía, para contener la matanza, debió formar un grupo para combatir el canibalismo y detuvieron a más de doscientas personas. Los casos de antropofagia en Rusia también se exteriorizaron durante los duros años ‘30. Este hecho marcó la vida de un niño que luego sería el más grande asesino en serie ruso: Andrei Romanovich Chikatilo, quien perdió a su hermano pequeño que fue arrebatado y comido por un grupo de aldeanos ucranianos famélicos.

Rusia y sus ex repúblicas, después de Estados Unidos, integran el mayor grupo de asesinos caníbales. El más conocido fue «el carnicero de Rostov» —Andrei Romanovich Chikatio— que asesinó a 53 personas y comió parte de sus cuerpos. Andrei Maslich, otro asesino, estranguló a su compañero de celda y lo coció en una cacerola. En África, Jean-Bedel Bokassa, que se hizo coronar emperador, fue acusado de antropofagia; Idi Amin Dada de Uganda y Francisco Macías Nguema de Guinea Ecuatorial fueron sospechados de comer carne humana con fines mágicos, para lograr poder absoluto.

Estados Unidos concentra el mayor porcentaje de asesinos en serie y un gran número de ellos han practicado canibalismo con sus victimas. Jeffrey Dhamer, quien mató a 17 hombres, guardaba en el congelador las vísceras y los cerebros para cocerlos y comerlos luego. Albert Fish asesinó a quince jóvenes y comió parte de sus cuerpos.

Ed Gein descuartizaba y comía parte de sus victimas, así como ingería parte de los cadáveres que desenterraba. Estos son sólo algunos ejemplos de asesinos caníbales, como se puede comprobar en la actualidad sigue vigente la antropofagia en casi todas las sociedades; los expertos tratan de explicar este comportamiento desde el lado religioso, cultural o de fuertes desequilibrios mentales.

Canibalismo

Uno de los libros de viaje mas conocidos de la Edad Alta Media fue el Libro de las Maravillas del Mundo de Juan de Mandeville (escrito entre 1357 y 1371), que influyó tanto a Cristóbal Colón como a Américo Vespucio. En su libro, Mandeville describía una serie de monstruos que vivían más allá del mundo conocido, incluidos los gigantes de un solo ojo llamados cíclopes, las criaturas con una sola pierna llamadas esciápodos y los temibles anthropophagi, que tenían la boca en el centro del pecho.

canibalismo en los andesCANIBALISMO, CASOS EXTREMOS: El conocido caso del equipo de rugby uruguayo que cayó en la Cordillera de los Andes en el año 1972 y tuvo que recurrir a esta práctica, precisamente lo hicieron bajo el concepto de una “comunión sagrada” Las condiciones extremas de la situación, dio una salida a este acto de antropofagia entendible solo por quienes estaban en esos momentos desesperados y casi al borde de la muerte.

A pesar en las condiciones que se realizó esta medida extrema, la acción misma, causo debates morales e ideológicos pues algunos teólogos católicos, de inmediato quisieron apartar este acto de antropofagia de una relación con el acto litúrgico de la comunión que todos conocemos.

Hemos mencionado esta discordancia como un modo de ver la reacción del interior místico que anida en los humanos ante actos de este calibre, y esta relación de por sí es muy interesante.canibalismo, Issei Sagawa Caníbal japonés

Issei Sagawa – El caníbal japonés: Uno de los casos más resonados de canibalismo en tiempos modernos, son los hechos ocurridos a principios de los años 80, cuando el japonés Issei Sagawa, quien vivía en Francia y era un simple estudiante causo un real revuelo en la opinión pública por sus actos de canibalismo. Este singular personaje relató abiertamente que prefería las mujeres rubias, blancas y grandes con ojos azules, alemanas sobre todo.

En Junio del año 1981 apuñalo a su novia holandesa Renée Hartevelt, quien era estudiante en la Universidad Internacional y que tenía todas las características de sus preferencias. Renée era su novia, y mientras la chica le leía poemas impresionistas alemanes este individuo la apuñalo y luego la despedazó y guardó sus restos en una maleta para enterrarla en el Bois de Boulogne.

Los Enigmas de los asesinatos de JACK EL DESTRIPADOR

Los Enigmas de los Asesinatos de: Jack el Destripador

Entre septiembre y noviembre de 1888 un asesino mató y mutiló salvajemente a cinco prostitutas en el empobrecido East End londinense. De identidad desconocida, la prensa lo convirtió en una leyenda que aun continua. Jack El Destripador, no fue el primer asesino en serie de la historia, pero sin dudas fue el primero en alcanzar unos niveles de semejante fama mundial ,en donde diarios de lugares tan alejados como México, y Nueva Zelanda, hablaban de sus crímenes.

¿Porque tanta fascinación?. Resulta difícil decir que ha sido, pero muchos coinciden en que el nombre ha creado el inicio de toda esta polémica e intrigante historia que lleva mas de un siglo de antigüedad. Para otros fue los detalles escabrosos, ampliamente difundidos por periódicos, acerca de como atacaba y descuartizaba a sus víctimas, mutilando y arrancando sus órganos “íntimos”.

Jack el destripador¿Fue Jack el Destripdor una mujer?
Ya en tiempos de los asesinatos de Whitechapel, sobre todo tras la carnicería hecha a Mary Kelly, se oyó hablar entre la policía de que Jack el Destripador podía ser una mujer. El testimonio de una vecina llamada Caroline Maxwell, que no fue incluido en ningún informe, resulte) determinante para que el inspector jefe Abberline se acercara a su colega Thomas Dutton diciéndole: “¿No crees que este caso podría ser el de Jill la Destripadora en vez de Jack el Destripador?”.

En 1939, William Stewart escribió un libro con una nueva teoría basada en aquella suposición policial. Según él, Jill era una mujer de mediana edad, especialista en provocar abortos, que había sido denunciada a la policía por otra mujer a la que ayudó a abortar. Aquella traición femenina, por la que pasó un tiempo entre rejas, le hizo despertar un sentimiento de venganza contra las personas de su propio sexo, especialmente prostitutas, que eran sus mejores dientas.

Stewart creyó que Jill se llamaba en realidad Mary Pearcy, ahorcada en 1890 por haber acuchillado y degollado a la mujer de su amante y a su hijo. Medio siglo antes, Arthur Conan Doyle, el célebre creador del investigador Sherlock Holmes, también había advertido a la policía sobre la hipótesis de que el asesino de Whitechapel podía ir vestido con ropa de mujer para evitar sospechas y así escapar sin problemas. Adelantó incluso que se podía tratar de una comadrona, en cuyo caso ni la existencia de manchas de sangre en sus ropas ni su presencia a altas horas de la noche habrían resultado sospechosas.

¿Fue Jack el destripador, un primo de Virgia Woolf?
En su obra Cláreme: He was Jack theRipper?, publicada en 1972 y dedicada a la vida del duque de Clarence, el novelista Michael Harrison, cultor del género criminal y fantástico, puso a James Stephen (1859-1892) en el ojo del huracán. El duque no era otro que el príncipe Albert Víctor, nieto de la reina Victoria, heredero de la corona. Por su parte, Stephen fue un brillante historiador, periodista y poeta, educado en Eaton y Cambridge, y primo de la escritora Virgina Woolf, a quien se encargó la tutela de su alteza en el verano de 1883.

Según Harrison, autor de pastiches de Sherlock Holmes y Auguste Dupin, el tutor cayó enamorado del príncipe, pero este prefería andar con prostitutas, lo que provocó un ataque de celos y la transformación de Stephen en el Destripador. Harrison basó su teoría en la similitud entre la letra de Stephen y la de la carta Desde el infierno, considerada durante tiempo la más auténtica de las misivas del Destripador.

¿Influyó la Luna en los crímenes?
En agosto de 1895, durante un congreso de medicina forense celebrado en Nueva York, el reputado alienista -nombre que recibían los psiquiatras antes de la consagración de esta disciplina médica- británico Lyttleton Stewart Forbes Winslow postuló la teoría de la influencia de la Luna como el agente que impulsó a Jack el Destripador a cometer los asesinatos. Explicó que estos habían ocurrido mientras el satélite atravesaba las fases de luna nueva o de cuarto menguante. Además, aventuró que el asesino debía ser un aplicado estudiante de medicina, miembro de una respetable familia, delgado, de tez pálida, cabellos claros, ojos azules y de aspecto irreprochable. Forbes añadió también un retrato psicológico.

Se trataría de un joven desorientado, de dogmáticas creencias religiosas -que asistía puntualmente a los oficios matinales de la catedral de San Pablo-, persuadido de estar llamado a cumplir una misión aniquiladora, que obedecía a un programa de moralización y saneamiento social encargado por Dios y que le impulsaba a cometer las masacres en los cuerpos de las prostitutas.

¿Hubo Más de un Asesino?
Esta es una hipótesis que, aunque poco probable, no se ha descartado. De hecho, aunque se adjudican a Jack por lo menos cinco de los once asesinatos que se registraron en el East End entre 1888 y 1891, ni los propios “destripólogos” se ponen de acuerdo en cuáles de ellos son realmente obra del más famoso asesino de la historia .del Reino Unido. La inmensa mayoría acepta que de los cinco asesinatos “canónicos” hay al menos tres que responden sin duda al modus operandi de Jack el Destripador: Mary Ann Nichols, Annie Chapman y Catherine Eddowes. Además, en la actualidad se tiende a incluir a Martha Tabram entre las más que probables primeras víctimas del «monstruo de White-chapel».

Esta indefinición ha permitido sugerir que la atroz secuencia de homicidios se debió a una singular “epidemia” de imitadores, fomentada por el clima de histeria suscitado por la prensa, que hizo circular interesadas versiones sobre la forma en que se cometieron los asesinatos. Fuere como fuere, está probado que tras el asesinato de Mary Kelly hubo otros homicidas que intentaron imitar las formas del Destripador. No obstante, crímenes como el “doble evento” son difícilmente atribuibles al hecho casual de que dos asesinos desconocidos entre sí coincidieran en la misma noche para salir a matar a dos prostitutas. Pero…

¿Procedía el destripador de EE.UU.?
Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930), mundialmente famoso por sus historias del detective Sherlock Holmes, aconsejó a la policía londinense que buscara a Jack el Destripador en Estados Unidos. Dijo que había llegado a esta conclusión después de la lectura de la primera carta enviada a la Central News Agency por el asesino, donde aparecían algunas expresiones propias del inglés estadounidense. De hecho, el célebre escritor no fue el único en sospechar de la pista estadounidense.

En 1993, el escritor y “destripólogo” Stewart Evans hizo pública una carta del inspector jefe de la Policía Metropolitana de Londres John G. Little-child, fechada en septiembre de 1913 y dirigida a George R. Sims, periodista, en la que, al tiempo que revelaba la identidad del reportero que había escrito la carta Querido Jefe, atribuida al asesino de Whi-techapel, admitía que Scot-land Yard había sospechado de un curandero, aventurero y misógino estadounidense de origen irlandés llamado Francis Tumblety, entre cuyas extravagantes costumbres estaba la de coleccionar úteros de mujer.

La sospecha debió ser fundamentada porque Scotland Yard envió a un experimentado inspector, Walter Andrews, a Estados Unidos para pedir la extradición de Tumblety, detenido en Nueva York. Las autoridades estadounidenses, sin embargo, no satisficieron la petición británica al estimar que no había pruebas suficientes que incriminaran al detenido con los asesinatos de Whitechapel.

¿El Asesino pudo haber sido un policía?
Nada menos que Frederick Abberline, inspector jefe de la Policía Metropolitana en 1888, mereció ser considerado el Destripador por un «destripólogo» español, José Luis Abad, especialista en grafología, en su libro Jack el Destripador, el asesino más inteligente de la historia (2011).

Abberline, que se retiró en 1892 para acabar su carrera trabajando en la delegación europea de la famosa agencia estadounidense de detectives Pinkerton, tenía al clásico envenenador George Chapman, ejecutado en 1903, por principal sospechoso. Pero Abad, en base a sus propios exámenes grafológicos, sostiene que Abberline era el célebre asesino.

No obstante, las sospechas de que Jack el Destripador fuera un policía también recaen sobre otros agentes de la ley como el sargento Eugene Charles Bradshaw, quien participó en todas las investigaciones de los asesinatos. Miembro de la logia masónica Príncipe Leopoldo, que celebró asambleas las noches de los asesinatos.

¿El cadaver de Miller´s Court era el de Mary Kelly?
De los cinco asesinatos canónicos de Jack el Destripador, el que menos se ajusta al patrón de los anteriores es el de Mary Kelly. La víctima no solo era mucho más joven que las otras cuatro desafortunadas, sino también más alta y fuerte. El homicidio ocurrió en el interior de una vivienda y no en la vía pública. Ni siquiera la influencia lunar fue la misma, puesto que el 9 de noviembre de 1888 el astro avanzaba hacia el cuarto creciente y no estaba en luna nueva o cuarto menguante como ocurrió con los cuatro asesinatos precedentes. Además de los factores ambientales, tampoco la biografía de Mary Kelly es precisa.

La mayoría de los datos fueron suministrados a la policía por Joseph Barnett, el hombre de 30 años que convivía con ella y que también nutrió la lista de sospechosos. Por otra parte, las versiones de algunos testigos que dijeron verla con vida sobre las ocho de la mañana del mismo día 9 de noviembre, contradijeron los resultados forenses sobre la hora de su muerte. En definitiva, todos estos datos equívocos han dado pie a varias teorías sobre si el cadáver desollado encontrado en el número 13 de Miller’s Court era realmente el de Kelly.

En los últimos tiempos, y a tenor de algunas noticias sobre la negativa del Ministerio del Interior británico a abrir los archivos sobre los informadores de la policía durante los crímenes de Whitechapel, ha surgido la teoría de que Mary Kelly podría ser una agente británica infiltrada en los bajos fondos para recoger información sobre las actividades de los “Fenians”, los temidos radicales irlandeses que en 1887 intentaron asesinar a la reina Victoria con motivo de los 50 años de su reinado.

¿Es posible que Kelly fuera descubierta por los irlandeses y que los servicios especiales de Scot-land Yard intentaran ponerla a salvo simulando un brutal asesinato, solo atribuible a un anónimo asesino llamado Jack el Destripador? La teoría puede parecer descabellada, pero tanto el asistente del comisionado, Robert Anderson, como el inspector jefe John G. Littlechild y el inspector Frederick Abberline, trabajaron en la división especial contra el terrorismo irlandés. La desfiguración del rostro y el cadáver de Mary Kelly cobraría así otro sentido, como lo tendría también la detallada descripción que George Hutchinson, el amigo a quien la prostituta pidió dinero, hizo del presunto asesino de Kelly.

Además, también se sabía que el propietario enviaría el día 9 a alguien a cobrar los atrasos del alquiler y que descubriría el cadáver. Es posible que la operación se dirigiera a proteger a Kelly del doctor Francis Tumblety, presunto agente de los «Fenians» detenido apenas unos días antes por actos antinaturales con otro hombre -¿una excusa para preparar la operación de protección con un cadáver extraído de una morgue con el beneplácito de los forenses?-, quien tras conocer el asesinato de la joven prostituta decidió huir a Francia.

Basado en: Asesinos Seriales “Crónicas del Horror” A. B. Pesce
Fuente Consultada: Asesinos en Serie Pili Abeijon
El Caso de Jack el Destripador Grandes Enigmas de la Humanidad

JACK EL DESTRIPADOR Asesinatos Famosos y Crueles de la Historia

Jack el Destripador: Asesinatos Famosos y Crueles de la Historia

JACK “EL DESTRIPADOR”, Asesino Serial
Su Historia

Entre septiembre y noviembre de 1888 un asesino mató y mutiló salvajemente a cinco prostitutas en el empobrecido East End londinense. De identidad desconocida, la prensa lo convirtió en una leyenda que aun continua. Jack El Destripador, no fue el primer asesino en serie de la historia, pero sin dudas fue el primero en alcanzar unos niveles de semejante fama mundial ,en donde diarios de lugares tan alejados como México, y Nueva Zelanda, hablaban de sus crímenes.

¿Porque tanta fascinación?. Resulta difícil decir que ha sido, pero muchos coinciden en que el nombre ha creado el inicio de toda esta polémica e intrigante historia que lleva mas de un siglo de antigüedad. Para otros fue los detalles escabrosos, ampliamente difundidos por periódicos, acerca de como atacaba y descuartizaba a sus víctimas, mutilando y arrancando sus órganos “íntimos”.

JACK EL DESTRIPADOR Asesinatos Famosos y Crueles de la HistoriaEn el otoño de 1888 se sembró el terror en las calles del East End de Londres. Durante 10 semanas este barrio fue el escenario de una serie de crímenes, lo que años más tarde fue denominado el otoño del terror, nombre con el que bautizó un autor de la época a estos días sangrientos, que conmovieron hasta a la reina Victoria, quien encomendó al Ministro del Interior en un documento, que era prioridad apresar al asesino de prostitutas.

Es así como los crímenes perpetrados por el siniestro personaje Jack The Ripper (nombre con el cual firmó las cartas que enviaba a Scotland Yard) se pierden en las transitadas calles de una marginal zona de Londres y llenan de espanto y conmoción a una sociedad victoriana que nunca supo, en definitiva, quien fue en realidad «El Destripador».

Su primer crimen oficial, por así decirlo, el que reconocen todas las crónicas, tuvo lugar el 31 de agosto, aunque en su día se sospechó que por lo menos dos asesinatos anteriores menos publicitados habrían sido también obra suya.

Mucho se ha dicho sobre este famoso asesino, se han intentado reconstruir perfiles considerando a Jack un desequilibrado mental y obseso sexual, con fuertes motivaciones sádicas.En realidad, el asesino de Whitech construye de sí mismo una historia prosaica puesto que nunca habrá certezas sobre sus genes, por qué empieza a matar y tal vez lo mas interesante: por qué deja de hacerlo.

Jack el destripador es el paradigma asesino serial, un fantasma que se pierde en noche y la bruma londinense, un hombre q nunca fue visto, que no pudo ser detenido y que su repentina desaparición no implica en absorto que haya muerto.

Por este motivo este caso en particular en los anales de la historia de Scotland Yard es un enigma, un misterio que terminó convirtiéndo casi en una leyenda.

Al destripador han llegado a atribuírsele 14 asesinatos algunos anteriores a 1888 y otro posteriores al mismo año. Es sólo en 5 crímenes donde no existen dudas que fueron cometidos por el mismo homicida.

Muchos criminólogos y especialistas en asesinos seriales no están de acuerdo acerca de la verdadera lista  de crímenes, generalmente se habla de 5 a 6 muertes. De las seis victimas que se consideran de autoría, existen dudas acerca de la primera, una prostituta de 35 años, Martha Tumer, que aparereció con la garganta cortada en una escalera del edificio George Yard de Whitechapel, el 6 e agosto de 1888.

Esta mujer, que fue ferozmente atacada, o mostraba las mutilaciones características de s asesinatos siguientes. Las desafortunadas que clasifican como victimas perteneciente a Jack Destripador fueron: Mary Ann Nicholls, Annie Chapman, Elizabeth Stríde, Catheríne Eddowes y finalmente Mary Kelly.

El lunes 6 de agosto, varias semanas antes del primer crimen oficial del Destripador, Marta Tabram, una prostituta de 39 años, había sido hallada muerta con 39 puñaladas; y algunos meses antes, Emma Smith, una prostituta 45 años, había sido agredida salvajemente en la cabeza y le habían introducido un objeto en la vagina. Seguramente estos dos crímenes no tenían nada que ver con nuestro asesino, más que nada porque la firma del Destripador era más ritualista que los simples golpes y puñaladas, pero aún así, el terror ya se había apoderado de las almas de los habitantes del distrito londinense.

El asesinato final de la lista de cinco fue el mas terrorífico. En dicha ocasión, por única vez, Destripador» estuvo solo con su víctima en cuarto, teniendo todo el tiempo para desarrollar su macabra tarea. Del informe ofrecido por la policía se des-ende que la prostituta fue mutilada en forma errante:

La garganta había sido cortada de tajo con cuchillo, casi separando la cabeza del cuerpo, el abdomen fue parcialmente rasgado y ambos s separados a cuchillazos del cuerpo; el brazo derecho como la cabeza, colgaba del cuerpo solo por la piel. La nariz había sido desprendida, la frente despellejada, y los muslos descarnados hasta los pies.

El abdomen había sido cortado de arriba hacia abajo, con un cuchillo y el hígado y las entrañas, arrancados. Las entrañas y otras partes del cuerpo habían desaparecido pero el hígado y los intestinos… según se dice estaban colocados entre los pies de la pobre víctima. El asesino había puesto encima de una mesa la carne de los muslos y de las piernas, junto con los pechos y la nariz, y una de las manos de la víctima había sido hincada en el estómago.

Mientras Jack asolaba los barrios de prostitutas sin dejar rastros, el pasatiempo favorito de los londinenses era descubrir quién se encontraba detrás del criminal, hasta que en el mes de septiembre de 1888 el asesino se da a conocer enviando una carta a la Agencia Central de Noticias de Londres, la cual llevaba la firma de Jack The Ripper.

La esquela decía: «Anduve oyendo que la policía ya sabe quién soy. Me he reído al verlos decir que están en la dirección correcta […] Amo mi trabajo y ya quiero empezar de nuevo. Pronto volverá a escuchar de mis divertidos juegos /. . .. Suyo sinceramente, Jack, el destripador».

Ese mismo mes, el destinatario de otra carta es Charles Lusk, jefe del comité que patrullaba el barrio de los crímenes, esta decía:

«Lusk puede buscar en todo el infierno pero no me encontrará aunque estoy frente a su nariz todo el tiempo. Su viejo amigo Jacky».

Eso no fue todo: también le envió un paquete y una nota: «Desde el infierno. Mister Lusk, le envío la mitad de un riñón que tomé de una mujer. La otra la freí y la comí. Estaba muy bien.Agárreme si puede.

Durante octubre envía un postal manchada con sangre, que es publicada por el periódico Star, decía: «Van a escuchar del trabajo de Jacky mañana, un evento doble esta vez. Jack.

Finalmente, Jack salió de escena tan anonimamente como había entrado. Sobre la verdadera identidad de este homicida se barajaron finitas hipótesis.

Según una teoría, Jack The Ripper practicaba la magia negra y como parte de un ritual debía asesinar a siete mujeres de forma tal que sus siete cuerpos formaran una «Cruz del Cal no de siete puntas», con la punta superior ha el oeste.

Aparentemente, después de matar a la tercera o cuarta, el asesino adquirió el poder hacerse invisible. Este hecho puede probarse y que en uno de los casos la policía escuchó los alaridos de una de las víctimas, pero al llegar había rastros del asesino a pesar que la calle tenía solo una vía de escape. Esta teoría no pudo sostenerse ya que las mujeres únicamente fueron cinco. Pudo ser un médico quien cometió los crimenes, enfurecido con las prostitutas que habrían contagiado a su hijo con una enfermedad venérea que luego le causó la muerte.

El domingo 30 de septiembre, se descubría otro cadáver en la calle Berner sobre la una de la mañana. Tras pedir ayuda a la policía, vieron que se trataba de una mujer, cuyas faldas habían sido levantadas por encima de sus rodillas. Un forense llegó a la escena del crimen con su ayudante un cuarto de hora más tarde. Entre los dos detallaron sus conclusiones de la exploración:

“La difunta yace sobre su lado izquierdo, su cara mira hacia la pared derecha. Sus piernas han sido separadas, y algunos miembros están todavía calientes. La mano derecha está abierta sobre el pecho y cubierta de sangre, y la izquierda está parcialmente cerrada sobre el suelo. El aspecto de la cara era bastante apacible, la boca ligeramente abierta. En el cuello hay una larga incisión que comienza sobre el lado izquierdo, 2 ½ pulgadas por debajo del ángulo de la mandíbula casi en línea recta, seccionando la tráquea completamente en dos, y terminándose sobre el lado contrario… ”

El asesino no se había ensañado tanto esta vez como en las anteriores. Posiblemente había sido interrumpido mientras la degollaba y hubiese huido antes de completar su ritual.

La joven prostituta fue identificada como Elizabeth Stride, de origen sueco, que había venido a Inglaterra para ganarse la vida tras el fallecimiento de su marido y sus dos hijos en un accidente marítimo.

Esta vez, varios testigos declararon haberla visto momentos antes de su muerte acompañada por un hombre de unos treinta años con pelo y bigote negros, vestido con un abrigo negro y un sombrero alto, que portaba un bulto, como un maletín.

Mientras la policía se enfrentaba al hallazgo de este nuevo cadáver, a pocas calles allí un guarda nocturno descubría el cuerpo de otra víctima degollada. Su abdomen había sido abierto y los intestinos se encontraban en el suelo, además tenía varias heridas por todo el cuerpo. Los miembros estaban todavía calientes, la data de la muerte no debía ser de más de media hora desde el descubrimiento del cadáver.

No había otros indicios más que un escrito con tiza blanca sobre una pared que decía: “No hay porque culpar a los judíos”, supuestamente obra del asesino. Antes de que la inscripción pudiese ser fotografiada, el Comisario de la Policía londinense Charles Warren ordenó que fuese borrada, según él porque se trataba de una falsa pista del criminal tratando de culpabilizar a la comunidad judía, y si algún londinense lo leía, podía provocar una revuelta contra ellos.

La víctima era Kate Eddowes, quien como las demás, tenía por oficio el de la prostitución y como afición, la bebida. Sus padres habían muerto cuando ella era joven y a los 16 años se fue a vivir con un hombre, con quién tendría tres hijos. Los malos tratos por parte de éste obligaron a que se fuera de casa, y su adicción al alcohol la obligó a alquilar su cuerpo en las calles.

Como en las muertes de Polly Nichols y Annie Chapman, la garganta de Kate había sido degollada de izquierda a derecha, le habían seccionado el vientre y extraído algunos órganos, entre ellos uno de los riñones.

Después de esto, las cosas parecieron volver a la normalidad en Whitechapel. No hubo ningún otro asesinato durante un mes y las prostitutas regresaron a las calles más tranquilas. Desgraciadamente, la paz duró poco, pues el 9 de noviembre, otra mujer apareció salvajemente asesinada.

Se trataba de Mary Kelly, una atractiva joven de 21 años que se dedicaba a la prostitución para poder mantenerse a ella misma y a su pareja, que se encontraba sin trabajo.

Esa mañana, el locatario subió a la habitación de Mary para cobrar el alquiler mensual, pero nadie contestó a su llamada. Decidió abrir la puerta él mismo, horrorizándose por lo que descubrió…

¿Por qué se llevaba el útero de sus víctimas?
De acuerdo con el perfil psicológico que hizo el PB1, Jack sentía un profundo odio hacia las mujeres, porque habría sido criado por una madre alcohólica y violenta, que se habría dedicado a la prostitución en la calle y que, incluso, habría abusado o permitido abusar sexualmente de él. Ante este cuadro es fácil deducir el odio que el asesino debía de sentir hacia las prostitutas borrachas y de mediana edad, en las que podría reconocer la figura de su madre. La extirpación del útero, el órgano de la maternidad, se interpretaría entonces como la voluntad del asesino de negar a sus víctimas

Sin duda era el crimen más violento de Jack el Destripador. El cadáver estaba tumbado sobre la cama con múltiples heridas de arma blanca, completamente mutilado y con la arteria carótida seccionada. La ferocidad de este asesinato asombró a los cirujanos veteranos de policía. El médico forense necesitó varias páginas para redactar el informe de las lesiones y órganos extraídos.

Este asesinato creó el pánico absoluto en el barrio, haciendo estallar episodios esporádicos de violencia en la muchedumbre. La actividad policial era frenética, cada rincón fue registrado, cada sospechoso detenido e interrogado a fondo, pero no por eso la policía dejaba de ser duramente criticada. Nunca más se volvió a saber del asesino. No hubo más cartas ni más crímenes, parecía que Jack el Destripador hubiese abandonado la escena del crimen para siempre, y finalmente el caso fue cerrado en 1892, el mismo año en que el Inspector encargado del caso se retiró.

Lo cierto es que nadie puede saber si ésta es la verdadera historia o si es otro de los relatos que inspira este terrible personaje. Lo único que hoy en día tenemos claro es que no se trataba de un delincuente cualquiera. Sus hechos demuestran que era una persona con gran inteligencia y tal vez una educación superior a la población de Withechapel, incluso puede que fuese alguien de clase alta.

Tal vez tuviese un trastorno de la sexualidad o un trastorno mental que le provocase esa compulsividad y obsesión a la hora de cometer los crímenes. Su afán de reconocimiento y el hecho que resaltase con las cartas enviadas a la prensa su inteligencia, demuestra que también era una persona insegura y llena de complejos. Pero mientras Scotland Yard mantenga sus archivos en el más absoluto secreto, otros autores seguirán suscitando sospechosos que mantengan la leyenda del Destripador viva.

SOSPECHOSOS: “Entre los sospechosos no estuvieron ausentes algunas celebridades. Por ejemplo, el polifacético Lewis Carroll, creador de Alicia en el país de las maravillas, de quien se dijo que sus obras literarias incluían mensajes crípticos que anticipaban los crímenes. Otro fue el artista impresionista Walter Sickert, señalado porque, en teoría, aquellos horrendos crímenes eran su inspiración para conformar algunas de sus oscuras obras.

El caso más renombrado fue el del duque de Clarence, Alberto Víctor, nieto de la reina Victoria. El duque habría tenido cierta afición por el “bajo mundo”. A tal punto, que se le adjudicó un hijo, producto de su relación con una prostituta. Como la noticia debía mantenerse oculta, el duque habría “silenciado” de manera macabra a todas aquellas meretrices que habrían sabido del hecho.

En medio del desconcierto, los periódicos de la época sumaban una cuota de sensacionalismo que mantenía en vilo a la sociedad. Las cartas anónimas, adjudicándose el hecho o sembrando pistas falsas, pululaban por doquier. De todas formas, las principales líneas investigativas, en cierto momento, apuntaron a un reducido núcleo de sospechosos.

Entre ellos, un pseudo médico estadounidense, de nombre Francis J. Tumblety, que llegó a Inglaterra en junio de 1888, habiendo partido raudamente en noviembre -casi el mismo lapso en que ocurrieron las muertes-, lo que habría explicado el repentino cese de la ola de crímenes, que nunca más se repitieron con la impronta de Jack. Aunque todos creían seguir viendo en la niebla su tan temida figura.” (Fuente: El Diario de National Geographic N°31)

Basado en: Asesinos Seriales “Crónicas del Horror” A. B. Pesce
Fuente Consultada: Asesinos en Serie Pili Abeijon

Peter Kurten Asesino Serie Vampiro de Dusseldorf Asesinatos Famosos

Peter Kurten Asesino Serie: Vampiro de Dusseldorf – Asesinatos Famosos

Asesino Serial Perter Kurten Vampiro de Dusseldorf PETER KURTEN: Nació el 26 de mayo de 1883, en Kóln-Mülheim. Fue el quinto hijo de trece hermanos que vivían hacinados en un solo cuarto, razón que desencadenó una importante promiscuidad sexual e incluso incesto. Su padre tenía como ocupación el moldeado de arena y era adicto a la bebida, además de golpear frecuentemente a los miembros de su familia. Su madre, además, lo acosaba sexualmente.

Cuando su padre es condenado a trabajos forzados en 1897 por intento de incesto, Peter comienza a criarse vagabundeando y con poca atención; amaba a los animales que se criaban en su granja pero un día comprendió que sentía más placer degollándolos.

Peter tuvo que educarse en la calle, comenzando así su vida criminal muy tempranamente. A los cinco años de edad además de la crueldad con los animales mató a un perro y a uno de sus compañeros de juegos que no sabía nadar lo tiró desde una barca en la que navegaban, intentando ahogarle. A los 8 años, después de una paliza que le dio su madre, huyó de la casa, viviendo del producto de sus robos. Regresó a casa y trabajó como aprendiz en una fábrica.

Su contacto con lo criminal fue a temprana edad, ya que cuando sólo contaba con cinco años intenta ahogar a un compañero que jugaba con él en una pequeña embarcación, asimismo le gustaba colaborar con el empleado municipal que atrapaba perros vagabundos, quien le enseñó a masturbarlos y torturarlos llegando en una oportunidad a matar él mismo a uno de los pobres animales.

Practicó la zoofilia con cabras, ovejas y cerdos, descubriendo que obtenía mayor placer si los acuchillaba durante el acto sexual. Además, estaba fascinado con los incendios y se dedicaba a leer extasiado sobre Jack el Destripador y sus asesinatos.

En 1894 se muda con su familia a la ciudad de Düsseldorf, don de trabaja como aprendiz de moldeador en una fábrica, a los 14 años asalta a una joven. que casi estrangula en los bosques de Grafenberger. Esa zona sería luego el escenario de sus  crímenes. De allí en más deambulará por el río Rin con una prostituta.

Durante ese período es condenado por arios delitos pero finalmente vuelve a Düseldorf. Unas vez allí consigue alojamiento en la casa de la señora M, que tenía una hija de 16 años. Esta mujer era adicta al sadismo, lo que aumentó el innato gusto por el maltrato  que poseía Peter. Esta relación no prospera y la mujer lo denuncia, motivo por el cual vuelve a la cárcel, por este y otros delitos como robo y deserción de sus obligaciones militares. Kürten pasa casi 20 años en prisión o realizando trabajos forzados.

Su primer homicidio tuvo lugar en 1913 cuando ingresa a la casa de Peter Klein con intenciones de robo. Al entrar al dormitorio, buscando joyas o dinero, encuentra a una niña de 8 años —Christine Klein— y sin poder controlarse la estrangula y luego le corta la garganta. El contacto con la sangre tibia le produjo satisfacción, y limpió el cuchillo con su pañuelo, que llevaba el monograma PK. Las sospechas, por supuesto, recayeron sobre el padre de la niña, que poseía las mismas iniciales.

Peter contrae matrimonio en 1923 se instala en una casa de la calle Mettmanner Strasse Nro 71. No tuvo hijos y era considerado por sus vecinos como una persona seria, honesta y amable, con la única particularidad de maquillarse para disimular sus edad. Desde su casamiento y hasta 1929, asaltó y casi estranguló a varias mujeres, pero estas no lo denunciaron por vergüenza.

Su sed de sangre no se detendría y el 9 de enero de 1929, en horas de la noche, atacó a Apollonia Kuhn hundiéndole unas tijeras que se rompieron por la presión impuesta por Peter. Los gritos desgarradores de la mujer alertaron a unos paseantes, que pudieron rescatarla pero Kürten lograría escapar. El 8 de febrero engaña a Rosa Ohlinger de 9 años a quien lleva a una zona oscura de las cercanías de la iglesia Vinzenz, la rede violentamente con las tijeras hasta mala. Horas más tarde regresa al lugar del crimen para verter petróleo sobre el cuerpo y lo incendia, logrando así nuevamente el orgasmo.

Otras de sus víctimas sería Rudolf Scheer, quien deambulaba alcoholizado y tiene un encuentro con Kürten. Tras un airado cruce de palabras, el asesino lo ataca con las tijeras y bebe la sangre que mana de las heridas. Un domingo de agosto de 1929 organiza una cita con la prostituta María Hahn. Durante el encuentro la estrangula, le clava las tijeras en la garganta, y absorbe la sangre de la víctima. El cuerpo de la joven es encontrado gracias a un carta que envía el propio Kürten a la policía con un poema y un plano indicando el lugar exacto. Siempre se alejaba del lugar de los hechos con una sonrisa o canturreando una canción ya que no era la penetración o el contacto físico erótico lo que lo satisfacía sino el asesinato y la sangre,

Vuelve a matar el 24 de agosto, cuando seduce a las jovencitas Luise Lenzem de 13 años y Gertrud Hamacher de 5, que son llevadas a un campo cercano donde las estrangula y las apuñala, seccionando la garganta de una de ellas. Posteriormente intenta asesinar a una criada, Gertrud Schulte, quien recibe varias heridas. En el mes de septiembre mata a Ida Reuter a golpes de martillo, después de haberla violado. La siguiente desafortunada fue Elizabeth Dorrier, que recibió golpes de martillo, y finalmente Gertrud Alberman de 5 años, a quien estrangula y acuchilla con las tijeras 35 veces.

Su mayor traspié lo comete cuando se encuentra en la calle con Maria Butlies. Ese 14 de mayo de 1930 la joven llegaba a Düsseldorf en busca de un albergue estudiantil. Temerosa, porque ya se conocían las andanzas del «vampiro», buscaba la dirección del lugar en sus bolsillos y un señor que observaba la escena se acerca para ayudarla, pero es interrumpido por Peter, quien se ofrece a acompañar a la muchacha. Así, la joven caía en sus garras. Kürten la lleva primero a su casa, donde nunca había llevado a ninguna víctima, le ofrece pan y leche, y luego, con la excusa de conducirla hasta el albergue, la lleva a un bosque cercano donde intenta estrangularla. Después de un forcejeo, ella logra librarse y él se da cuenta que logró alcanzar el goce y su víctima estaba viva y se retira del lugar murmurando: «Así es el amor».

Sólo podía excitarse sexualmente matando mujeres. El Prof. Berg describió a Kürten como “el rey de los pervertidos sexuales”, necrófilo, sádico, incendiario y practicaba el bestialismo. Bebía la sangre de sus víctimas. Sentía gran admiración por Jack “El Destripador”.

La joven finalmente llega a la dirección de la pensión, pero tarda varios días en denunciarlo. Peter consideró, frente a los acontecimientos que debía contarle toda la verdad a su esposa y así lo hace una mañana de mayo de 1930, con voz serena le dice que él era la Bestia que estaban buscando, le describe el placer que sentía al cometer sus horribles asesinatos, la utilización de tijeras o martillos que guardaba en el bolsillo, de su saco.

Por supuesto, su mujer no podía cree lo que escuchaba. Su esposo, un modesto empleado y amable vecino no podía ser un homicida. Finalmente él le propone un pacto debido a que la Informacion  sobre el Vampiro o la Bestia de Düsseldorf tenía precio muy alto, le pide que lo entregue. De esta manera la recompensa serviría como indemnización por todos los sufrimientos vividos por su culpa. Ambos tenían un plan y la mañana del 24 de mayo de 1930 se presenta a la policía la señora

Kürten, que dijo saber a quién buscaban y que los guiaría hasta él. Los agentes estuvieron de acuerdo, y a las tres de la tarde fueron acompañados hasta la Iglesia de Saint Rochus. Allí se encontraba Peter, de 47 años que, mirando a los policías, dijo: «No tienen por qué temer», y se entregó.

El juicio se abrió el 13 abril de 1931, el imputado alegó locura y su abogado intentó convencer al jurado de que su cliente había estado dominado por una fuerza diabólica que lo obligaba a cometer los repugnantes asesinatos. Guando el juez le pregunta en una oportunidad si tenía conciencia de sus actos, Kürten le responde: «No tengo ninguna. Nunca he sentido un mal presentimiento en mi alma; nunca pensé que lo que hice estuviera mal, a pesar de que la sociedad humana me condene. Mi sangre y la sangre de mis víctimas caerán sobre la cabeza de mis torturadores. Debe haber un Ser supremo que dio en primer lugar la primera chispa vital a mi vida. Ese ser supremo considerará mis buenas acciones porque vengué la injusticia.

Los castigos que he sufrido han destruido todos mis sentimientos como ser humano. Es por ello que no tuve piedad para mis víctimas)). Y agregó: «No tengo ningún remordimiento. Cuando recuerdo mis actos no me avergüenzo, recordar todos los detalles me hace disfrutar.

El 22 de abril fue declarado culpable de asesinato en nueve casos, y de intento de asesinato en siete. Fue sentenciado según el Código Penal alemán de esa época a morir nueve veces y a una condena de quince años. Su ejecución se produjo el 2 de julio de 1931, cuando fue guillotinado en la prisión de Klingelputz previa confesión con el capellán y la redacción de varias cartas a los familiares de sus víctimas.

Después de que me decapiten, podré oír por un momento el sonido de mi propia sangre al correr por mí cuello… Ese será el placer para terminar con todos los placeres.

La policía trató de averiguar quién era el hombre que aterrorizaba a la ciudad, sin conseguirlo, hasta que en cierta ocasión, viendo que iba a ser descubierto cualquier día, confesó sus crímenes a su mujer, que horrorizada le denunció a la policía. Así pudo ser capturado, y juzgado en un proceso que comenzó el 13 de abril de 1931, durante el cual intentó su abogado defensor probar que era un demente para salvarle de la pena capital. No le sirvió de nada y el 2 de julio de 1931 fué ejecutado en la guillotina a las seis de la mañana. Durante los días que estuvo en prisión recibió miles de cartas, muchas de ellas cartas de amor y en la mayoría de las cuales le pedían su autógrafo.

ALGO MAS SOBRE ESTE ASESINO….

¿De dónde venía entonces esta necesidad de asesinar y a veces de beber la sangre de sus víctimas? Es el mismo Kürten quién aporta las explicaciones. Kürten era hijo de un padre alcohólico que lo había batido a golpes desde sus primeros años. Además había sido testigo de la violación de su padre a su hermana mayor y de las palizas rutinarias que propinaba^ a su madre. Esta realidad fue la que contemplaron sus ojos durante toda su niñez. Este patético relato explica en buena parte las cosas y según el mismo Kütner, lo absuelve de todo cargo ya que él no es otra cosa que una víctima de la sociedad y que sólo ha actuado en consecuencia. Kürtner defenderá esta tesis hasta el último instante.

A los treinta años Kütner había logrado dejar su pasado. Encontró trabajo en una empresa de camiones y se casó con una dulce y candida muchacha que trabajaba en una cervecería. Su vida era un ejemplo de la existencia rutinaria y plana de la baja burguesía alemana. Esto al menos, hasta el mes de febrero de 1929, en que algo se gatillo en la mente de este hombre. Algún oscuro comportamiento, relegado en las zonas más sombrías del pensamiento, se abrió dando paso a este caudal sanguinario que no saciaría sino con su fatal reguero de víctimas.

En la prisión, Kütner se arrepintió de sus actos ante el capellán Fassbaender, sin renunciar nunca, eso sí, a la idea de que él era solo un producto lógico del sistema. La última noche la pasó en una larga plática con el capellán. Al parecer su estado de ánimo era del todo reconciliado. No solo encontraba justo el castigo sino lo creía necesario. En la penitenciaría de Colonia, hasta donde había sido trasladado desde Dusseldorf, el condenado reconoció haberse desembarazado de las fuerzas del demonio que pugnaban en él. Ese 8 de julio de 1931, en el cadalzo, segundos antes que la guillotina cayera sobre su cuello, Peter Kürten expresó su último deseo: “Solo quiero -dijo- oír la sangre como mana de mi cuerpo”.

Peter Kürten, el Vampiro de Dusseldorf, se había inscrito en la negra lista de los criminales más abominables de la historia, esos que vienen a plantear una y otra vez los enigmas no resueltos de los oscuros designios de alma humana.

Basado en:
Asesinos Seriales “Crónicas del Horror” A. B. Pesce
HECHOS, Sucesos que estremecieron el siglo Tomo N°14

Bathory La Condesa Asesina Asesinos Seriales Mujeres Malvadas Malas

Bathory La Condesa Asesina: Asesinos Seriales Mujeres Malvadas Malas

ASESINO SERIAL: Bathory La Condesa Asesina: Nació en 1560 en Hungría. Su familia célebre y distinguida pertenecía a la aristocracia, su primo era Primer Ministro, y su tío Rey de Polonia, entre varios otros príncipes de Transilvania. Los Báthory descendían de un poderoso clan de los hunos y comenzaron a ganar relevancia a partir de mediados del siglo XIII. Abandonando sus costumbres tribales, la familia adoptó el nombre de sus estados como apellido (Bátor significa, de hecho, «valiente»). Su poder e influencia iría  desvaneciéndose paulatinamente, hasta desaparecer completamente hacia la segunda mitad del siglo XVII.

Más conocida como “La Condesa Sangrienta”, debido a los macabros y sádicos crímenes que cometió, Erzsebet Bathory fue una aristócrata húngara perteneciente a una de las más ilustres familias de Europa. De hecho, de esta misma familia también fueron Esteban y Sigmund Bathory que ocuparon los tronos de Polonia y Transilvania, respectivamente, además de varios dignatarios de la Iglesia y ministros de Hungría.

Condesa asesina
Retrato de Erzsebet Bathory

Como en otras tantas familias de la nobleza europea de la época, los Báthory contrajeron matrimonio entre ellos en numerosas ocasiones, y esta conducta endogámica trajo consecuencias fatales como la aparición de diversos grados de enfermedades mentales y psicosis de diferente índole, de entre las que sin duda se destaca la de Erszebet Báthory.

A muchos de los familiares de la condesa les gustaban el esoterismo  la magia negra, y  la alquimia. La propia condesa desde niña recibió influencias de su nodriza, quien le enseñaba prácticas de brujería y otras habilidades relacionadas con estas artes prohibidas.

Dueña de una excepcional belleza, cuando Erzsebet tenía 15 años, el conde Ferencz Nádasy, conocido como “El Héroe Negro” por sus cuantiosas victorias en los habituales campos de batalla de la Europa del este de ese tiempo, se convierte en su esposo y el matrimonio se muda al recóndito Csejthe, a uno de los 17 castillos que poseían en los Cárpatos.

Obviamente, el lugar estaba alejado de cualquier centro urbano de importancia, reduciendo de manera drástica el abanico de diversiones al que podía acceder una joven aristócrata de la época.

La «Doncella de Hierro»

La «Doncella de Hierro», un sofisticado aparato de tortura de la condesa Báthory.

Esta joven era, como dijimos, una mujer muy hermosa pero aburrida, debido a las largas ausencias de su esposo que participaba en cuanta batalla se produjera en los alrededores, que era sin duda una de las zonas de mayor conflicto del momento ya que en esas tierras se encontraban los limites entre los reinos cristianos y el Imperio Otomano.

Así, la condesa utilizaba su tiempo ocioso dedicándose cada vez con más entusiasmo al esoterismo, y se rodeó de brujos, hechiceros y alquimistas, amén de todo tipo de charlatanes y pendencieros.

Paralelamente comienza a manifestar su perversidad; ella sostenía que sus dolores de cabeza desaparecían al morder las doncellas, por lo tanto, cada vez que sufría una de esas jaquecas las pobres muchachas eran mordisqueadas por la condesa.

También ocupaba su tiempo libre con pasatiempos igualmente deleznables, que consistían en pinchar a sus jóvenes costureras con agujas y mirar como fluía la sangre; además le gustaba untar el cuerpo de alguna sirvienta con miel y observar cómo las hormigas la torturaban.

La condesa tuvo tiempo para criar y educar a cuatro hijos, pero los sucesivos embarazos la hacían verse vieja y fea, condición que ella rechazaba en forma enfermiza, deseaba no perder nunca la belleza y la juventud que la caracterizaban.

Estas preocupaciones se las manifestó a su nodriza que aún la acompañaba esta le dijo que los poderes de la sangre los sacrificios humanos daban muy bueno resultados, aconsejándole que se bañara co sangre de doncella para conservar eterna, mente la juventud.

Esta solución mágica pronto se puso de manifiesto. Cierto día en que una de sus doncellas la acicalaba le tiró el pelo y la condesa la abofeteó con tanta fuerza que hizo sangrar su rostro la sangre salpicó la mano de Erzsebet y ella, al observarse, creyó que la piel interesada estaba más blanca y tersa que el resto de su cuerpo, confirmando los dichos de su nodriza.

La Virgen de Hierro, una muñeca de tamaño natural que Erzsebet utilizaba en sus ritos de sangre.
Convencida de que la única forma para anular el envejecimiento era bañarse o beber sangre de doncellas jóvenes, desparramó toda la maldad de la que ella era capaz en pos de obtenerla y disfrutarla. Manipulada por su dueña, la Virgen de Hierro era un objeto de tortura. Era de metal, con cabellera rubia, joyas, maquillaje y siempre se presentaba desnuda. Con falsa y perversa amabilidad, la autómata recibía y luego abrazaba a las jóvenes víctimas de la condesa. Cuando las tenía entre sus brazos, sus falsos senos se abrían y apuñalaban a la presa. Estando las víctimas malheridas, eran degolladas y su sangre era bebida por Erzsebet. Y, si la cantidad era suficiente, hacía llenar una gran bañera con la sangre de las doncellas y se sumergía en ella, buscando desesperadamente la fuente de la juventud.

Teniendo certeza de que la sangre rejuvenecía los tejidos, inmediatamente mando a que cortaran las venas de la desafortunada sirvienta se vertieran la sangre en la bañera para que pudiera sumergirse en ella. Luego de este momento los baños de sangre serian su obsesión, así como los placeres lésbicos ya que su esposo fallece en 1604 dejandola libre y haciéndola dueña de todos sus bienes.

Sus sádicos gustos eran consentidos por el enano bufón, Ficzk, y un grupo de brujas que la acompañaban para reclutar jóvenes guapas y de buena salud que eran llevadas al castillo y, una vez allí, eran sometidas a todo tipo de suplicios y tormentos: eran azotadas hasta que morían, quemadas en los pechos, los pies y los genitales con hierros candentes, etc.

El carruaje negro con el emblema de la Condesa Báthory recorría los Cárpatos en busca de nuevas victimas, que eran engañadas con la promesa de trabajo en el castillo y, si se resistían, eran drogadas y llevadas a la fuerza.

En los aposentos de la condesa cortaban las venas y las arterias de las desafortunadas, que tenían las bocas cosidas para que no molestaran con sus gritos.

La sangre llenaba lentamente la bañera para que ella tomara sus baños rejuvenecedores. A veces hacía derramar la sangre directamente sobre su cuerpo y, para evitar el roce de las toallas sobre su piel, ordenaba a sus sirvientas que la lamieran suavemente, En muchas ocasiones, las jóvenes raptadas debían esperar su turno en las cárceles de la fortaleza, donde vivían en condiciones infrahumanas pasando frío y hambre o comiendo la carne chamuscada de sus compañeras.

La jóvenes que parecían más saludables eran encerradas en el sótano, y su sangre era drenada periódicamente para que Erzsebet la bebiera.

Le gustaba jugar con las desdichadas, si era invierno, las empapaba con agua y dejaba que murieran afuera, aprisionadas por el hielo, pero el más famoso entretenimiento fue la a Doncella de Hierro, una estatua hueca provista en su interior con afilados cuchillos que permitían desangrar lentamente a las muchachas.

Durante once años la condesa disfrutó de esta vida, sepultando los cuerpos en las afueras del castillo y guardando los huesos para que sus hechiceros los utilizaran es sus experimentos alquímicos.

Tan largo tiempo de desapariciones sin explicación hicieron caer todas las sospechas sobre su castillo. Los campesinos estaban aterrados y no dejaban salir a sus hijas, otros eran involuntarios testigos de los desgarradores gritos que provenían de las torres del macabro lugar.

Pero ella era una mujer de la nobleza y por lo tanto intocable, sólo a partir de que unos lobos desenterraron los cuerpos de cuatro jóvenes, en las cercanías del castillo, la justicia comenzó a actuar. El rey Matías en persona se ocupó del caso y visitó imprevistamente, junto con su corte, el castillo de Csejthe, en 1610.

Al entrar encontraron el cuerpo pálido y desangrado de una mujer; otra, aún con vida; y una más muerta debido a las torturas, azotes y pinchaduras. En las habitaciones había gran cantidad de elementos de tortura y una libreta en la cual la condesa había anotado prolijamente el nombre de 610 victimas.

En los calabozos, algunas de las jóvenes aún permanecían con vida pero totalmente débiles, debido al permanente sangrado de que eran objeto; en otra ala del castillo la condesa y su séquito de brujos fueron sorprendidos realizando un sangriento ritual. Inmediatamente fueron detenidos y llevados a juicio.

Frente a las evidencias no pudieron defenderse, sus cómplices fueron quemados y su bufón decapitado. El Tribunal Supremo, considerando la alcurnia de la condesa, le perdonó la vida pero fue emparedada en una habitación del castillo con sólo una ranura por donde pasaba el alimento y el agua. Finalmente y después de soportar, asombrosamente, cuatro años esta sepultura en vida, Erzsebet Báthory muere a la edad de 54 años.

La crónica oficial de su muerte deci «Erzsebet Bcithory, esposa del influyente sen Ferencz Nádasdy, magistrado del rey y gran maestre de los caballos, viuda e infame y homicida, ha muerto en prisión en Csejthe. Muerta repentinamente sin luz y de 1614».

Gran parte de los investigadores achacan los malvados instintos de Erzsebet a la degeneración genética a la que habían llegado los miembros de esta familia debido a la endogamia, pues la única manera de mantener las posesiones era el matrimonio entre familias nobles húngaras.

Asesino Serial FRIEDRICH HAARMAN Historia famosos asesinatos serie

Asesino Serial Friedrich Haarman: Historia Famosos Asesinatos en Serie

ASESINO SERIAL: FRIEDRICH HAARMAN: Nació en Alemania en 1879, su madre lo protegía y consentía, y por lo tanto tenia uncarácter caprichoso y disconforme, con un amor enfermizo hacia ella. Desde temprana edad demostró inclinaciones sexuales hacia su mismo sexo. Habitualmente jugaba con muñecas y esta actitud enfurecía a su padre quien lo azotaba despiadadamente. Cuando cumple 16 Friedrich Haarman, asesino serialaños, su padre, como último recurso para reformarlo, lo envía a la escuela militar. Esto gestó en Fritz una ira hacia su padre para toda la vida.

Permaneció un tiempo en una Institución para enfermos mentales a los 17 años, al ser acusado de corrupción de menores, pero su conducta fue ejemplar y salió en 1903, con 24 años.

Ya instalado en la ciudad de Hannover se dedica al robo, hurtos pequeños y pone de manifiesto su homosexualidad abusando de menores. Por estos hechos pasa cierto tiempo en prisión. Nuevamente en la calle, en 1918 se asocia con unos contrabandistas y comienza a desarrollar un próspero negocio: venta ilícita de carne. Por esos años, Alemania estaba saliendo de la guerra y la carencia de alimentos era más que penosa, la miseria y el desempleo habían aumentado considerablemente la criminalidad.

Esta situación hacia engordar el negocio gracias al «mercado negro» de carne. Haarmari consigue, además, ganarse la confianza de la policía trabajando como soplón; amparado por este marco más que favorable despliega toda su perversión y sed de sangre para calmar su más bajos instintos.

No estaba solo en la tarea, su cómplice Hans Grans, pedófilo y homosexual como él, lo secundaba en todas sus repulsivas actividades. Eligiendo incluso algunas de las víctimas tan solo por el color de la camisa, Haarman escogía a los infortunados en las estaciones de trenes, su blanco eran los jóvenes que llegaban a la ciudad en busca de trabajo, adolescentes fugados de sus hogares o aquellos que bajaban de los trenes de refugiados. En el lugar actuaba como un inspector de policía, se acercaba, les hablaba amablemente para ganar su confianza, luego les ofrecía un cigarrillo, comida caliente y alojamiento.

Cuando aceptaban los llevaba a su casa en cortandoles la carótida, mordiéndoles la garganta o ahorcándolos con una soga. Los cuerpos eran desmembrados y cortados en trozos que esparcía por la ciudad, la ropa era vendida por su secuaz Hans y la carne vendida en el mercado negro como carne de cerdo.

La policía visitó el lugar debido a una denuncia de los padres de Friedel Rothe, quien había sido visto en compañía de Haarman, pero los agentes no encontraron evidencia a pesar de que la cabeza del joven, envuelta en periódico, se encontraba en la casa escondida detrás de la cocina. En otra oportunidad, uno de los clientes del «Carnicero de Hannover» se presentó ante las autoridades porque sospechaba que la carne que había comprado no era de

cerdo sino que tenía aspecto humano. Los policías desestimaron la denuncia, considerando lo afortunado que era el denunciante por haber conseguido un trozo de carne de tan alta calidad. Las desapariciones de jóvenes iban en aumento pero nada hacía sospechar del carnicero y su pareja, a pesar de que los vecinos veían entrar a muchos y no salía ninguno. Ni siquiera les despertaba curiosidad los ruidos de la sierra y los golpes  provenían del lugar.

En el año 1924 comenzó a ser investigado por la policía ya que los rumores sobre la venta de carne humana eran cada vez más persistentes. Este hecho, asociado a las desapariciones misteriosas, desató una serie de dudas sobre Haarman.

El 17 de mayo, un niño que jugaba en el parque Herrenhausen descubrió un cráneo humano. Al registrarse el lugar descubrieron varías bolsas que contenían esqueletos mutilado Los restos anatómicos estaban triturados o ase rrados, y pertenecían a muchachos de entre 14 y 25 años de edad que, según los análisis habrían muerto entre 1918 y 1924.

Sumado a este descubrimiento, hubo otros en diferentes partes de la ciudad y en el río Leine que fue secado para facilitar el trabajo. De allí se extrajeron, en un sólo día, más de quinientos huesos humanos perteneciente a veintidós cuerpos distintos.

El 22 de junio el «Carnicero fue detenido su piso registrado. En el lugar los agentes p dieron observar manchas de sangre en las paredes resultó ser humana y no de res, quería justificar Haarman. Se encontraron, además, con abundante materiales de carnicería así como también ropas que más tarde fueron reconocidas por los familiares de las victimas.

Ante tales evidencias, Friedrich confiesa sus crímenes relatando todos los detalles con pasmosas complacencia. El juicio se inicia el 4 de diciembre de 1924 en el Tribunal de Hannover , prolongandose durante 14 dias, en donde declararon 130 testigos.

El abogado general Wilde le imputó 24 víctimas que habían podido ser identificadas y le preguntó si había más. El Carnicero contestó: «Cómo quiere que lo sepa? Usted dice veinticuatro… Pongamos veinticuatro. Puede que más, puede que menos».

Durante las audiencias, Haarman hizo declaraciones propias de un asesino: <Mis crímenes no eran para sacar beneficio con la venta de carne humana, sino que estaba motivado en un momento de frenesí erótico que me conducía a matar para satisfacer mis irrefrenables deseos…

El Carnicero temía ser considerado loco y que lo enviaran a una Institución para enfermos mentales y pidió ser condenado a muerte, a pesar de que su abogado trató de justificar su accionar como consecuencia de la infancia traumática que había vivido.

De todo modos, los psiquíatras citados alegaron que el acusado era lúcído y consciente de sus actos. Después de trece audiencias se conoció el veredicto: Hans Grans estaba condenado a una pena de muerte y Friedrich Haarman a veinticuatro penas de muerte. Una vez en prisión y a la espera de la ejecución, se mostró muy nervioso y solicitó el auxilio espiritual de un sacerdote.

Además escribió una carta asumiendo la responsabilidad de todas las muertes, en un intento por salvar a su cómplice que, gracias a esta actitud, logra que su caso sea revisado y en razón de sus veinte años, su pena fue conmutada por doce años de reclusión. El Carnicero de Hannover fue guillotinado el 15 de abril de 1926, su cerebro fue enviado a la Universidad de Goettin para su estudio. Su última voluntad fue pedir el siguiente epitafio para su tumba: Aquí yace El Exterminador». Este deseo no fue cumplido y la azarosa vida de Haarman inspiró la película Tenderness of the Wolves, de 1974.

Albert Fish Asesinatos Serie Famosos y Crueles de la Historia

Albert Fish: Asesinatos en Serie, Famosos y Crueles de la Historia

asesinos manson

ALBERT FISH, el maníaco de la luna: Nació el Washington en mayo de 1870, hijo de una familia con diez hermanos. Entre sus antepasados existían antecedentes de perturbaciones mentales: su madre oía voces y tenía alucinaciones, dos de sus tíos fueron internados en institutos mentales, tuvo una hermana demente y un hermano alcohólico.

Albert Fish, asesino loco El no quedó ajeno a esta heredad, como explica su informe psiquiátrico: masoquismo, sadismo, castración y autocastración, exhibicionismo, voyeurismo, pedofilia, homosexualidad, coprofagia, fetichismo, canibalismo, etc.

Fish nace en 1870. En su familia existen numerosos antecedentes de perturbación mental, empezando por su madre que oye voces por la calle y tiene alucinaciones, dos de sus tíos internados en un psiquiátrico, un hermana demente, un hermano alcohólico, etc.

A los 26 años se casa con una joven de 19 años, con la que tiene seis hijos y lleva una vida normal, siendo considerado como un hombre apacible, religioso, abstemio y amable, muy amante de sus hijos, de quienes debe hacerse cargo cuando su esposa finalmente lo abandona, llevándose todo. A pesar de esta situación siempre trató de mantener un hogar saludable.

Su personalidad se manifiesta sadomasoquista, ya que se autoflagelaba, en castigo por sus perversiones, incrustándose astillas bajo las uñas, clavándose agujas en los escrotos, masturbándose con cabos de rosas introduciéndose palillos en la uretra, así como también bolas de algodón con alcohol en su ano que luego encendía, además de beber su propia orina y comer sus heces.

Tenía como hobby coleccionar artículos periodísticos de asesinos en serie, sobre todo de canibalismo, ya que era un tema que lo atraía particularmente. A los 55 años alucina que veía a Cristo y que éste le dice que tiene que lavar sus culpas a través del sufrimiento físico, la tortura y los sacrificios humanos. De allí en más atormentaría a jóvenes varones, haciendo su propia interpretación de lo leído. El abuso y asesinato de niños lo llevaría a mudarse a 25 estados diferentes.

Oficialmente, fue detenido ocho veces: la primera por tentativa de estafa, luego por robo, por pago con cheques sin fondos,
por cartas obscenas a los anuncios de agencias matrimoniales de los periódicos.

Sus víctimas eran fundamentalmente niños afroamericanos o de clase social baja. Amparado en su aspecto de abuelo seducía con dinero y golosinas, golpeaba a los desafortunados hasta matarlos o los mutilaba hasta que morían, bebía su sangre y cocinaba las partes.

Es arrestado cuando envía un anónimo a la madre de una de sus víctimas: «[…] lo desnudé y até sus manos y pies y lo amordacé con un trapo sucio que tomé de la basura […] corté uno de mis cinturones por la mitad e hice seis tiras de esas mitades. Con ellas le golpeé el trasero hasta que la sangre corrió. Le corté las orejas y la nariz y le rajé la boca de oreja a oreja. Le saqué los ojos. Entonces se murió. Le clavé un cuchillo en la barriga y puse mi boca en su cuerpo y me bebí su sangre […] Corté una parte de su trasero y me fui a casa con mi comida. Lo que más me gustó fue la parte de su vientre. El culito lo tenía para hacerlo al horno. Hice un guisado con las orejas, la nariz, trozos de la cara y el vientre […] estaba delicioso».

Personalmente en el tribunal confiesa la autoría de los crímenes y otras aberraciones que había llevado a cabo. Su deseo de comer carne cruda las noches de luna llena le valió el apodo de «Maníaco de la Luna». Estos otros recuerdos macabros, que refiere sin atisbo de arrepentimiento, convencen al tribunal par declararlo culpable por crímenes con premeditación, tras diagnosticarlo psicótico pero cuerdo.

También confesó las emociones que experimentaba al comerse sus propios excrementos, y el obsceno placer que le producía introducirse trozos de algodón empapado en alcohol dentro del recto y prenderles fuego. Los hijos de Fish contaron cómo habían visto a su padre golpeándose el cuerpo desnudo con tablones claveteados hasta hacer brotar sangre.

El Dr Wertham, testigo de la defensa, alega insania durante el juicio, y sugiere que e autocastigo que Físh se imponía, era una racionalización de la paranoia psicopática en sus propósitos de perversión sexual. Fue sentenciado a la silla eléctrica, y electrocutado el 16 de enero de 1936 en la prisión de Sing Sing, en un segundo intento, ya que las agujas que tenía incrustdas en los escrotos produjeron un corto circuito en la primera instancia. Al conocer el veredicto decidido por el jurado, se asegura que dijo: «Que alegría morir en la silla eléctrica! Será el últí escalofrío, uno de los pocos todavía no he experimentado».

Desire Landru Asesinatos de Mujeres en Serie Famosos y Crueles de la Historia

Desire Landrú: Famosos Asesinatos de Mujeres en Serie

asesinos manson

ASESINO SERIAL:
Desire Landru Asesinatos de Mujeres
: Nació en 1869 en Paris, hijo de una familia  burguesa y religiosa. Su padre Asesino Desire Landrúera un pequeño industrial y su madre costurera. Durante su adolescencia trabajó en un estudio de arquitectura.

Su prima, Mademoisehle Remy, fue su primera conquista amorosa, de cuya unión nació una hija y, como no podía deshonrar a la muchacha, contrajo matrimonio.

Cumplió con sus obligaciones militares sus compañeros lo recordarían como el sargento Landru: obsesivo, meticuloso, acicalándose su barba en plena batalla en el río Mame, y también. recordarían cómo en virtud de su distracción un esquirla de mortero lo hiere y es dado de baja.

Su primer empleo después de su experiencia militar fue como empleado de una tienda, cuyo dueño era un personaje bastante inescrupuloso que en reiteradas ocasiones abusa de Henri y  estafa en materia de dinero. En ese momento, el antiguo sargento del ejército francés toma la decisión de vengase a. través de la comisión de sus propios delitos.

Para Landrú, cuya inclinación a la estafa ya había desencadenado la muerte de su padre, la Gran Guerra de 1914-1918 le proporcionó la oportunidad de refinar este talento. Y es que, las bajas que a diario se producían en el frente de batalla, aumentaba constantemente el número de viudas; quienes colocaban en los periódicos anuncios matrimoniales. Esta lectura fue para Désiré una revelación. Comprendió que un hombre como él, atractivo y joven aún, podía aprovecharse de esta situación.

Fue entonces que instaló un estudio de arquitectura para mantener a su familia ,y es en esos tiempos cuando comienza a realizar pequeñas estafas. En ocasión de una de estas maniobras e descubierto y sentenciado a cumplir dos año de cárcel. Algunas fuentes aseguran que, en dicho período y situación, Landrú intentó quitas, la vida.

Con su prima tuvo tres hijos más, cometió varios delitos menores más que lo mantuvieron en prisión por algún tiempo, y esta situación de deshonestidad afectó tanto a su padre que, para evitar la vergüenza, se suicidó.

Durante la Primera Guerra Mundial su ingenio funcionò al  máximo. Debido a las grandes bajas de hombres en el frene de batalla, abundaban las mujeres solas y viudas que publicaban avisos en los diarios para formar pareja nuevamente. Estos singulares avisos despertaron en Landrú una gran codicia, un enfermizo afán de riqueza. Para alcanzar sus objetivos, el incipiente asesino pergeñó un plan a prueba de fallos

Desde entonces publicaba en los diarios un aviso que decia:  «Señor serio desea casarse con viuda o mujer incomprendida entre treinta y cinco y cuarenta y cinco años» o «Viudo, dos hijos, cuarenta y tres años, solvente, afectuoso, serio y ascenso social, desea conocer a viuda con fines matrimoniales».

Las cartas de las frituras consortes lo inundaron y las f clasificando en un fichero seguin la importancia: aquellas que estaban muy apuradas las catalogaba SF (sin fortuna), a las otras les enviaba cartas para sondear los beneficios económicos que podrían beneficiarlo con la relación.

Landru utilizó un viejo truco para hacer saber que era un viudo de buena posición que deseaba casarse: simplemente puso un anuncio en los periódicos. Recibió miles de contestaciones. Seleccionó las que le parecieron más interesantes, alquiló una villa aislada en las afueras llamada “Ermitage”, y empezó a hacer contacto con las pretendientes. Atento y encantador se ganaba su confianza, especialmente mujeres solitarias, viudas y con algún capital.

Jeanne Cuchet fue la primera incauta que cayó en sus redes: era una viuda de 39 años, que tenía un hijo de 17 y, fundamentalmente, una fortuna bastante atractiva. Fue fácil para Landrú seducirla con sus modos amables de señor respetable, sostuvo que su nombre era Diard, que había sido expulsado de Lila por la ocupación alemana, y que ejercía el oficio de inspector de reos —llegó a ofrecerle un trabajo para el hijo de la viuda—.

La joven, totalmente obnubilada, lo siguió hasta un piso que Landrú había alquilado en Vernouillet. Madre e hijo desaparecieron sin dejar rastros y lo peor fue que la policía, ocupada en detener desertores, no investigó absolutamente nada.

Esta situación alentó al asesino, que comprobaba que su proyecto era perfecto. Seguro de su accionar desarrolló varias conquistas sentimentales entre los años 1915 y 1919, sin apartarse del personaje que había creado.

Las incautas tenían todas el mismo perfil: jóvenes, solas y adineradas, que quedaban deslumbradas con este hombre culto que les ofrecía amparo y contención.

Su personalidad era tan subyugante que las mujeres no dudaban en darle el manejo de sus negocios, sus joyas, ahorros y hasta los muebles. Después las llevaba a una romántica luna de miel en el campo…

En cierta ocasión sintió que los vecinos de Vernouillet sospechaban de él, entonces decidió mudarse a una casa en Gambais, 11 da «La Ermita, que estaba rodeada de muro de ladrillos, cuando se encontraba en el lugar, la estufa funcionaba sin parar.

Su vida transcurría normalmente, intercalaba sus días en París con su esposa e hijos, a quienes no descuidaba atendía muy bien, con su «vida paralela» para la que adoptaría diferentes nombres: Dupont, Frémyet, George Cuchet, Raymond Diard y otros.

Las mujeres ausentes eran varias, por lo tanto algunos familiares de las victimas habían denunciado sus desapariciones. Obviamente, por los datos filiatorios falsos que aportaba Landrú, era imposible ubicarlo, y sólo se tenía una descripción fisica del seductor (abundante barba negra, estatura mediana y calvo).

Su juego comenzó a finalizar cuando la hermana de Celeste Boisson conto que la última vez que la había visto, estaba acompañada por un hombre calvo, muy amable y de barba negra, y que había vuelto a ver ese hombre comprando en un negocio, acompañado por una joven.

Como las características correspondían con las de Henil Landrú, se da aviso a la policía y el comisario Dautel, que ya estaba investigando logra averiguar su dirección. De esta manera simple fue detenido el 12 de abril de 1919 por la Brigada Móvil en París, bajo los cargos de robo y estafas reiteradas.

Al presentarse la policía en su domicilio, asesino niega los cargos, presentado un documento con identidad falsa, luego simula un desmayo se deja llevar.

Mientras lo conduce la policía carita un aria de la ópera Manon, de Jules Massenet: «Adieu, notre petit table… » Este aspecto actoral, mordaz y humorístico también lo pondrá de manifiesto durante el juicio.

Al mismo tiempo, se realizó un inspección en la casa de Gambais. Allí se encontraron gran cantidad de muebles, ropas de mujer y cien kilos de sustancias incineradas, un kilo de huesos humanos (103 pedazos de cráneos, 4 apófisis y 48 falanges) dos cuerdas, dos hachas, una sierra un martillo, tres puñales, tijeras, tenazas, pinzas, dos valijas y la famosa estufa.

El proceso de Landrú, duró dos años. El público cambió las preocupaciones de la reciente guerra por el juicio del hombrecito calvo, barbudo y con perfil de pájaro que negaba con calma, bromeaba con cinismo y daba en todo momento muestras de la más delicada cortesía.

Sus ficheros terminaron de inculparlo, así como una libreta de ahorros donde anotaba el nombre de la acompañante de turno, el valor de los dos pasajes de ida y el valor de uno sólo de regreso.

Henri Desiré Landrú había enamorado a 293 mujeres, y acumulado entre 1915 y 1919 nada menos que 35.642 francos con 50 centavos (cada franco equivalía, por entonces, a 290 gramos de oro puro).

El proceso duró 4 años. Allí el asesino se dirigió a Gilbert, presidente del tribunal y dijo: «Me procesan por diez mujeres, cuando he conocido centenares… ¡Qué generoso es este tribunal!… Estafador lo admito pero asesino, no. Ellas estaban solas y yo les he dado un poco de esperanza. Las he amado, las he despojado, pero no las he matado. ¿Qué fue de ellas? No sé. ¡Es increíble cómo, pueden desaparecer tantas mujeres sin dejar rastros…! ¡Que me traigan las pruebas!».

En otra oportunidad sostuvo: «No me crean si no quieren, pero nunca he sabido encender un fuego!».

El fiscal Godeffroy fue categórico, acusándolo de estrangular, descuartizar e incinerar en la esa a muchas mujeres de las cuales sólo 10 fueron identificadas. Mientras esperaba el veredicto en prisión, recibió bombones, puros y propuestas matrimoniales de parte de sus muchas admiradoras.

La sentencia se dictó el 30 de noviembre d 1921, y Landrú permaneció inmutable y se dirigió su abogado con estas palabras: «Le he confiado una causa dificil.. digamos desesperada… En verdad  es la primera vez que se condena a un inocente». El día de la ejecución se mostró tranquilo, se vistió elegantemente y se perfumó, se despidió de su familia y dirigiéndose al sacerdote dijo: «Vamos no hagamos esperar a estos señores». En la madrugada del 22 de febrero de 1922, su cabeza rodó bajo la hoja de la guillotina.

En 1697, Charles Perrault escribió una fábula referida a un tal Barba Azul. En dicho cuento, una pareja de hermanas se ve tentada con la oferta de matrimonio de un portentoso ejemplar de hombre. Las muchachas temen porque ese mismo hombre había desposado a 7 viudas con anterioridad y nunca se supo más de ellas.

Si bien se llegó a especular en cifras exageradas que Landru pudo asesinar a casi 300 mujeres, el secreto de sus asesinatos se enterró con él, pues en ningún momento reconoció su culpa ni dió ningún tipo de pista que pudiera esclarecer su caso. En todo caso con casi total seguridad estos nombres que a continuación se citan pertenecen a las “hazañas” de tan frío asesino

Finalmente, Fátima, la menor y más hermosa de las hermanas, se casa con Barba Azul, y en ausencia de su mando descubre su terrible secreto: el sótano de su casa de campo esconde los cadáveres desangrados de las siete viudas desaparecidas. El hombre regresa y descubre que su esposa conoce su secreto, con lo que la íntima a reunirse con sus otras victimas En el último momento, Fátima es rescatada por sus hermanos hereda la fortuna del asesino, que es ultimado. Como se puede apreciar Landrú no fue precisamente un innovador , aunque su destino fue precisamente lo mismo que del villano de la historia de Perrault.

Webster Mudget Asesinatos Famosos El Doctor Torturador Asesino

Webster Mudget: Asesinatos Famosos – El Doctor Torturador 

ASESINO SERIAL: Webster Mudget El Doctor Torturador: Nació en 1860 en Gilmanton. Su familia honrada y puritana, a temprana edad Li se manifestó en él un interés enfermizo por las mujeres, que lo transformó en un obseso sexual y un sádico.

Webster Mudget: El Doctor Torturador A la edad de dieciocho años se casó con una joven adinerada, Clara Louering. Se aprovechó de la fortuna de su esposa para terminar sus estudios de medicina y recibirse con honores en la Universidad de Michigan.

Una vez cumplido su objetivo y con su esposa en la ruina, huye y se instala en la casa de huéspedes de una respetable y guapa viuda que lo mantiene gracias a la renta de sus pequeño hotel, pero no conforme con sus atenciones, luego de un tiempo también la abandona y se instala durante un año en el estado de Nueva York para ejercer su profesión de medico.

Finalmente se radica en Chicago, donde gracias a su imagen de hombre distinguido, alto y elegante, consigue incontables conquistas amorosas.

En sus redes cae una joven bonita y millonaria llamada Myrta Belknap, pero esta joven no correspondía a sus galanteos, por lo tanto decide cambiar su nombre por el de Dr. Holmes, gracias a lo cual consigue desposar a la joven y de este modo estafar a su familia en cinco mil dólares, con los cuales construye una fastuosa casa en Wilmette.

El Dr. Holmes, cuyo verdadero nombre era Herman Webster Mudgett, nació en 1860 en Gilmanton, en una honrada y muy puritana familia de New Hampshire. Muy pronto manifestó hacia las mujeres -y sobre todo hacia las mujeres de fortuna- el interés poco corriente que iba a hacer de él un auténtico donjuán del crimen.

Mientras tanto y fiel a su impulso amoroso y ávido de riquezas, consigue la gerencia de una farmacia en Englewood, cuya propietaria era una viuda crédula a quien Holmes convirtió en su amante para lograr que ella depositara toda su confianza en él.

Mediante este ardid tuvo en sus manos toda la contabilidad del lugar, lo que le permitió la falsificación de los libros contables y la apropiación de los fondos; cuando su plan estuvo concluido y él se adueñó de la totalidad de los bienes, hizo «desaparecer» a la infortunada enamorada.

Corría el año 1893, estaba en ciernes la Exposición de Chicago (La Feria Mundial), y el Dr. Holmes pensó que esa seria la  oportunidad de su vida ya que dicho evento atraería al lugar J una gran cantidad de mujeres  jóvenes, bellas, millonarias y solteras.

A través de una serie de estafas compró un terreno e inició la construcción de un gran hotel que semejaba una fortaleza medieval, él personalmente diseñó el interior del lugar pero las empresas encargadas de los trabajos nunca cobraban, por lo cual abandonaban la obra. De esta manera, Holmes era el único que conocía todos los escondrijos y recovecos de su faraónica arquitectura.

La exposición de 1893 se estaba preparando y debía atraer a Chicago una muchedumbre considerable, entre la cual habría, por supuesto, multitud de mujeres guapas, ricas y solas. Ingeniosamente, Holmes decidió por lo tanto aprovechar aquella situación. Gracias a una serie de hábiles estafas adquirió un terreno y emprendió la construcción de un enorme hotel con aspecto de fortaleza medieval, cuya disposición interior concibió él mismo.

Las habitaciones contaban con trampas y puertas corredizas que desembocaban en un laberinto de pasillos secretos, en las paredes de estos pasillos había mirillas disimuladas por donde el doctor observaba a las desprevenidas huéspedes deambular.

Debajo de lo pisos de madera instaló una conexión eléctrica que le permitía, mediante un panel indicador instalado en su oficina, rastrear a sus futuras víctimas. Manejaba, además, los grifos de gas que, conectados a las habitaciones le permitían matar a varias mujeres sin moverse de su lugar.

Este aberrante ingenio estuvo finalizado año antes de que se inaugurará la exposición, e V’ de mayo de 1893 y el Dr. Holmes puso en funcionamiento su casa de la muerte llevando a ella y a todas las jóvenes solas y ricas que conocía en la Feria, trataba que fueran de estados alejados a Chicago, para evitar la visita de amigos y familiares.

Muchas eran llevadas al lugar con la promesa de matrimonio y luego eran forzadas por tortura a firmar poderes en su favor, cediéndole toda la fortuna. Otras eran asesinadas para cobrar los seguros.

En el truculento hotel, las víctimas eanr violadas, torturadas y asesinadas, luego los cuerpos eran transportados por montacargas hasta, los sótanos donde eran disueltos en grandes piletas con ácido sulfúrico, o convertidos en polvo en una gran estufa, o sumergidos en cal viva.

Todo estaba preparado para satisfacer sus instintos sádicos: había construido una habitación donde se encontró gran cantidad de herramientas de tortura, entre ellas una máquina par, hacer cosquillas en los pies con la cual mataba de risa a sus victimas.

Antes de deshacerse de los cuerpos, en muchas oportunidades los desmembraba despellejaba para luego experimentar con ellos.

Las ganancias de su hotel mermaron considerablemente con la finalización de la exposición, por lo cual tuvo que buscar una salida a su empobrecida economía.

Decide entonces incendiar el último piso para que la compañía de seguros le pagara la prima de sesenta mil dólares, pero no tuvo en cuenta que la aseguradora investigaría antes de pagar y el fraude fue descubierto, por lo cual se escapa y se refugia en Texas.

En esta ciudad comete varias estafas que lo llevan a la cárcel por primera vez, sale bajo fianza y trama una nueva defraudación.

Junto con un cómplice de nombre Pitizel ideó un plan. Su compañero debía contratar un seguro de vida en Filadelfia y, después de un tiempo, la señora Pitizel se presentaría en ;la aseguradora, con un cadáver anónimo que estaría desfigurado, para reclamar la prima contratada.

Pero el Dr. Holmes va más allá y mata a Pitizel para no tener que compartir la prima. También tenía pensado deshacerse de la mujer y de los hijos de su cómplice.

Una vez cometido el primer asesinato se presenta como amigo del difunto en la morgue, para reconocer el cuerpo, y busca a la viuda para que cobre el dinero, pero no tuvo en cuenta que un ex compañero de celda lo delataría, sembrando dudas en la compañía aseguradora.

La policía comenzó una minuciosa y paciente investigación hasta que el Dr. Holmes confiesa el asesinato de Pitizel y sus hijos.

El detective que develó el caso fue Frank P. Geyer, de la agencia Pinkerton, quien luego escribió sobre el caso en el libro The Holmes-Pitizel Case, a History of the Greatest Crime of the Century.

Frente al tribunal, Holmes sorprendió a todos por su habilidad para mentir, cuando asesinó a los hijos de Pitízel escribió a la madre de estos: «Usted me conoce, ¿me cree capaz de asesinar a niños inocentes, sin ningún motivo?»

Se divertía adjudicándose asesinatos de personas que aún estaban con vida. No existe una cifra cierta de sus víctimas, él confesó 27 asesinatos pero segun las pruebas recogidas en su Hotel, las victimas serian más de 200. Holmes fue condenado a muerte por el Tribunal de Filadelfia, y ahorcado el 7 de mayo de 1896, a la edad de 35 años.

Ante el tribunal, Holmes afirmó haber asesinado a veintisiete personas a lo largo de su vida. Eso es poco creíble. El acusado disfrutaba burlándose de la justicia; confesaba, por ejemplo, el asesinato de personas que estaban vivas. Por lo tanto nunca sabremos con certeza el número de sus víctimas. A juzgar por los descubrimientos hechos en su castillo, es considerable. La cifra de doscientas es propuesta por los criminólogos como la más verosímil.

Asesinatos Famosos y Crueles Barbazul Giles de Reis Asesino Serial

Asesinatos Famosos y Crueles: Barbazul Giles de Reis Asesino Serial

ASESINO SERIAL: Giles de Reis: Nació en el año 1404 en Francia, en el castillo de Champtocé cerca de Nantes. Su padre, Guy de Laval, pertenecía a una ilustre familia (Laval-Montmorency) y su madre, Marie de Craon, formaba parte de una de las familias más ricas del reino.

Asesino Serial Giles de ReisCuando muere su padre, asesinado en Azincourt en 1415, y tiempo más tarde su madre, Giles de Rais se transforma en el único heredero de los dominios familiares que se extendían desde Bretaña hasta Poitou, y desde Maine hasta Anjou.

Desde entonces, su educación estuvo en manos de su abuelo materno, Jean de Craon, que si bien era un hombre afable y cariñoso no supo manejar al joven, quien se entregó a sus  perversas inclinaciones.

De su infancia, se sabe muy poco, que fue un niño muy inteligente, capaz de leer el latín con fluidez y amante de la música, además recibió el entrenamiento militar que todos en su familia de caballeros medievales habían tenido. Entre tanto, secretamente leía ávidamente Suetonio, extasiado por los detalles de la vida de los emperadores romanos y sus excesos sexuales. Gilles admitió, más adelante en su vida, durante su juicio que las historias relatadas por el autor latino habían exaltado su tendencia a las fantasías sexuales, más aún siendo él homosexual.

Su prima, Catherine de Thouars contra matrimonio con él y se instalan en el castillo de Tiffauges. Su pobre esposa deberá soportar s indiferencia, ya que Giles pasaba la mayor parte del tiempo en compañía de sus pajes dedicado a una vida ociosa y relajada satisfaciendo su gustos por los jóvenes.

Pudo alejarse de esta licenciosa vida cuando es llamado a la corte de Carlos VII, al presentarse se desempeñó como Teniente de los ejércitos del rey durante la Guerra de los Cien Años; en estas circunstancias conoce a Juana de Arco y queda mediatamente sub gado, transformando en su devoto e intrépido compañero. Cuando Juana es capturada en Ruan y es ejecutada en la hoguera, el joven Mariscal de 28 años se derrumba ante la pérdida de la mujer que idolatraba, a lo que se suma también la muerte de su abuelo.

Sus afiebrados pensamientos no le permiten encauzar su vida y se recluye en su castillo, evitando todo contacto sexual con las mujeres. Dueño de una poderosa fortuna se ocupa de gastarla en la compra de objetos de arte y en ostentosas fiestas para sus pajes. De esta forma, en poco tiempo, ve que sus riquezas habían menguado considerablemente, por lo cual se inclina hacia la alquimia.

Con la finalidad de subsanar su situación económica convoca a su castillo a los más renombrados especialistas en la piedra filosofal. A través de uno de ellos, Preslati, se inicia en la magia negra y se acerca al demonio. Para lograr lo que ambicionaba, celebraba misas negras donde sacrificaba jóvenes que raptaba en las cercanías. Estos eran mutilados para presentar los sacrificios de ojos, corazón o manos. Las ceremonias no dieron ningún resultado, sus riquezas no aumentaban pero sí su sed de sangre y su perversión, a partir de este momento secuestrará a hijos de campesinos para saciar sus instintos satánicos.

Sus frenéticos días los compartía con sus pajes que participaban del horroroso entretenimiento. Su gusto por los niños y adolescentes hicieron que muchos desaparecieran de los alrededores de sus propiedades en Champtocé, Machecoul y Tiffauges.

Su ritual era llevarlos a las torres y, una vez allí, sodomizarlos, estrangularlos o decapitarlos. Los cuerpos eran desmembrados y las cabezas separadas. Otras veces los abría en canal para observar las entrañas o los colgaba de ganchos de hierro.

En algunas oportunidades, Giles de Rais no estaba con humor para participar de las matanzas pero sí gustaba observar como las realizaban sus cómplices, destripando las víctimas y masturbándose sobre los cadáveres.

Uno de los jóvenes que fue llevado al castillo, Etiène Corillaut, llamado Poitou fue violado, pero cuando el marques se preparaba para cortar su garganta, Gilles de Sille, su primo allí presente, le sugirió que era un muchacho demasiado atractivo y que podrían hacer de él un formidable paje. Así salvo su vida, pero se convirtió en uno de los secuaces de más confianza del noble.

Como habia alarma por los rumores de las cosas extrañas que sucedían en el castillo, el obispo de Nantes, Jean de Malestroit, ordenó una investigación. Debian ser discretos, pues una persona con el poder y la reputación del Barón seria difícil de acusar sobre estos sucesos.

Gules de Rais caería sólo como consecuencia de su omnipotencia, el día de Pentecostés, interrumpió la misa en la iglesia Saint tienne de Mer Morte con sesenta hombres armados para secuestrar al fraile Jean Le Féron.

Este delito fue aprovechado por el obispo que, mediante una carta abierta, el 13 de septiembre lo acusa de herejía, asesinatos de niños, crímenes contra natura y pacto con el diablo. Estos delitos se pagaban con la excomunión y la pena de muerte.

Durante sus años de asesinatos, Gilles estuvo a punto de ser descubierto. En 1493, llego a oídos de su familia que había intentado vender el castillo Champtoce, a pesar del interdicto del rey. Sin embargo, lo único que aterrorizaba a Gilles, era la posibilidad de que el nuevo dueño descubriera los restos mutilados de niños que había dejado allí, por lo que mando a sus ayudantes a retirar los restos de los cadáveres, los cuales casi fueron sorprendidos por el personal del nuevo propietario.

El asesino se entregó ante el capitán del duque de Bretaña que se presentó en Machecoul, el 15 de septiembre. Al ser excavado su lugar de residencia se hallaron restos mutilados de 50 adolescentes.

El juicio, que duró todo un mes, se c en Nantes, y allí Giles de Rais negó los cargos pero luego demostró pesadumbre y reconocio accionar.

Confesó sus aberraciones delante de la iglesia de Nantes el 22 de octubre de 1440 frente aya; una muchedumbre, dio detalles y relató: «Por mi ardor y mi deleite sexual he tomado y hecho tomar tantos niños que no sabría precisar el número. Lo he matado y he cometido el pecado de sodomía al mismo antes que después de su muerte, pero tambien durante ella».

La cantidad de víctimas se presumía en trescientas pero él sólo confesó 140. Fue ejecutado el 26 de octubre de 1440, en la horca. Su cuerpo y el de dos de sus secuaces fueron también quemados en la hoguera. Giles de Laval-Montmorency, capitán dex Rais, habría legado en su testamento todas sus posesiones a Satanás, pero no su alma.

A pesar de las dudas, y de las evidencias, Gilles de Rais no pudo descansar en paz. Durante la revolución su tumba, ubicada en la Iglesia de Notre Dame du Carmel en Nantes, fue destruida, quizás, como una venganza póstuma de los revolucionarios al noble más cruelmente recordado y odiado de sus historias orales.

Basado en: Asesinos Seriales “Crónicas del Horror” A. B. Pesce y un articulo de Carolina Fernández