El Tercer Mundo

Biografía de Richard Nixon Política de su Gobierno con Vietnam

RESUMEN VIDA Y POLÍTICA DE RICHARD NIXON, PRESIDENTE DE EE.UU.

Richard Milhous Nixon (1913 – 1994) es el trigésimo séptimo presidente de los Estados Unidos de América. Fue elegido en dos mandatos consecutivos de cuatro años en 1969 y 1973, pero renunció en 1974. Su presidencia estuvo marcada por la guerra de Vietnam, pero fundamentalmente por el escándalo creado en el caso Watergate que provocó  su renuncia como primer mandatario de EE.UU.. A pesar de haber quedado asociado en la memoria colectiva al escándalo Watergate, Richard Nixon supo desarrollar una política exterior ambiciosa, caracterizada entre otras cosas por la distensión con la U.R.S.S. y la apertura hacia la República Popular de China.

Presidente ee.uu. Richard Nixon

Richard Milhous Nixon (1913-1994), político estadounidense, presidente de Estados Unidos (1969-1974), debido al escándalo conocido como Watergate se convirtió en el único presidente de su país que hubo de dimitir del cargo.

Nixon nació el 9 de enero 1913 en Yorba Linda, California. Su bisabuelo fue asesinado durante la batalla de Gettysburg durante la Guerra Civil. Sus padres, Francisco y Annah Milhous Nixon, eran practicantes cuáqueros. Su padre dirigía una tienda de comestibles y una estación de gas. Su madre educó a sus hijos con el espíritu de la región cuáquera, es decir , sin bebidas alcohólicas, sin  discotecas y jamas usar palabrotas en las defensas. Richard Nixon es el menor de los cinco hermanos, Arturo que murió muy joven,  Harold (1.909 a 1.933), Donald (1914-1987), Arthur (1918/25) y Edward (nacido en 1930).

En la escuela secundaria fue brillante y le permitió obtener una beca de la Universidad de Harvard, pero sus padres no tenían los recursos para mantenerlo.  Así que se formó en una escuela cuáquera donde terminó segundo en su clase y recibió una beca que le para estudiar derecho en la Universidad de Duke en Carolina del Norte.

Durante la Segunda Guerra Mundial se alistó en la Marina, sirviendo en un barco de suministro. Al fin de la guerra llega con el rango de segundo en el mando y muy estimado por sus superiores que lo consideran un buen oficial y un líder entre los hombres. Fue también durante su servicio militar en la Marina donde aprendió a jugar al poker, convirtiéndose rápidamente en un gran jugador; se cree que en una de sus partidas habría ganado alrededor de 10.000 dólares, una suma considerable en aquel  momento.

Al terminar la guerra, un grupo de empresarios de California (El Comité de los 100), que ven sus aptitudes políticas  lo convierten en candidato a la Cámara de Representantes. Fue elegido miembro de la cámara de Estados Unidos de representantes en 1946 como miembro del Estado de California.

Nixon subió la escalera política muy rápidamente y fue conocido por su postura anticomunista. Fue miembro del Comité  anti-patriótico  (‘Casa Comité de Actividades Antiamericanas‘) y participa en el juicio de Alger Hiss acusado de ser un espía comunista, y donde fue condenado a cinco años de prisión por falsificación testimonio.

Muy a gusto en su papel de acusador público, el joven representante se hizo un nombre en el medio republicano, siguiendo las huellas del senador Joseph McCarthy. Sobre la marcha, consiguió el cargo de senador por California al tratar a su adversaria Helen Galagan Douglas de «regalona de las rosas y los rojos de Hollywood». Sin embargo, Nixon era demasiado astuto para acompañar a McCarthy en su caída, la que ocurrió cuando denunció infiltraciones comunistas en el ejército estadounidense, revelando a sus compatriotas su fanatismo.

En 1950, Nixon derrotó al candidato a senador Helen Gahagan, acusándola de tener simpatías por el comunismo. Fue durante esta última elección que un pequeño periódico le da un apodo que mantuvo durante toda su vida, “Tricky Dick” (Richard el pícaro).

Nixon fue elegido vicepresidente de Dwight Eisenhower en 1952. Tenía sólo 39 años. Él fue reelegido a la vicepresidencia en 1956.

Uno de los aspectos más destacados de su campaña fue el uso de la televisión, una novedad en el momento. Richard Nixon fue acusado de haber sido financiado por un fondo para sobornos y utilizado la televisión para llevar a cabo su propia defensa en un discurso diseñado para movilizar la opinión pública a sus intereses (Damas Speech).

Durante su vicepresidencia, fue tres veces el jefe de Estado cuando el presidente Eisenhower se enferma de un ataque al corazón el 24 de septiembre de 1955, en junio de 1956, y en 1957

También demuestra que es un buen estadista y de sabias reflexiones cuando se enfrentó con Nikita Khrushchev durante la “Exposición Nacional Americana” en Moscú el 24 de julio de 1959. Esta famosa confrontación se ve a los dos líderes discutir sobre los méritos sus respectivos  sistemas capitalistas y comunistas.

Durante la elección presidencial de 1960, es el principal candidato de los republicanos, pero perdió por estrecho margen a John F. Kennedy. La mayoría de los observadores coinciden en que el factor crucial que inclinó la campaña es el primer debate televisado de la elección presidencial.

debate politico kennedy y nixon

En noviembre de 1960, Kennedy y Nixon se enfrentaron en la televisión a pocos días de la elección presidencial. Kennedy consiguió e triunfo, la hora de Richard Nixon aún no había llegado.

Nixon estaba enfermo y cansado de los viajes de campaña, pero tenía la esperanza de ganar votos a través de su conocimiento de la política exterior, pero los estadounidenses sólo han visto a un hombre incómodo, sudando mucho y llevaba un traje gris que se confundía con la decoración del set. Aunque por otra parte las encuestas  demostraron que los oyentes que siguieron el debate en la radio opinaron que Nixon fue el ganador, mientras que los espectadores de TV optaron por Kennedy.

El martes 6 de noviembre de 1962, que perdió una nueva elección para gobernador de California. En su discurso de clausura, Nixon dijo que era su “última conferencia de prensa” y se trasladó a Nueva York donde se destacó como un  notorio abogado.

Su espirítu combativo hizo que nuevamente regrese a la política, busque una revancha presentándose en 1968, como candidato del partido republicano, en las elecciones presidenciales ante el demócrata Hubert Humphrey. Gana las eleciones y en enero de 1969, Richard Nixon se convierte en el 37º presidente de los Estados Unidos.

Entre el hecho sobresaliente de su presidencia incluir:

* El establecimiento de relaciones diplomáticas con China (1972), y la mejora de las relaciones con la Unión Soviética. Su secretario de Estado Henry Kissinger jugó un papel importante en esta política;

* La creación de la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency (EPA));

* La creación de la lucha contra la agencia de drogas (Drug Enforcement Administration (DEA));

* El “vietnamización” de la guerra de Vietnam: la retirada gradual de las tropas estadounidenses de Vietnam por su sustitución por combatientes de Vietnam del Sur;

* En el contexto de la guerra de Vietnam, el bombardeo del territorio de Camboya neutral y el derrocamiento del régimen.

* El lanzamiento del programa de construcción de transbordador espacial.

El nacimiento de la Contracultura: La oposición a la guerra de Vietnam reagrupó a todos aquellos que deseaban un cambio profundo en la sociedad. A partir de 1967, el movimiento por la paz despertó un fuerte entusiasmo y numerosos estudiantes realizaron manifestaciones en los campus estadounidenses, tales como Berkeley. El sistema de reclutamiento existente subrayaba las desigualdades sociales y raciales, ya que desfavorecía a los jóvenes provenientes de las minorías étnicas.

Los medios de comunicación, al mostrar los horrores de la guerra, contribuyeron a su creciente impopularidad. La sociedad de la abundancia que encarnaba Estados Unidos fue criticada por cantantes como Joan Baez y Bob Dylan: los hippies predicaron el amor libre y el pacifismo, y a través de éstos atacaron las raíces del puritanismo estadounidense.

El festival de Woodstock de 1969 simbolizó el nacimiento de esta contracultura. La agitación racial también era intensa: el asesinato de Martin Luther King en 1968 engendró una radicalización de los movimientos afroamericanos. Finalmente, el escándalo Watergate terminó por sumir a los estadounidenses en una profunda crisis de desconfianza respecto de sus representantes.

La administración Nixon comenzó en secreto una masiva campaña de bombardeos contra Camboya en marzo 1969 (nombre en clave: “Menú”) para destruir lo que ellos creían eran bases donde se encontraban soldados del Frente de Liberación Nacional Vietnam. La campaña de bombardeos se mantuvo en secreto para el público estadounidense. La eficacia militar americana fue casi nula, las bombas acaban matado a miles de agricultores camboyanos.

Al ordenar los bombardeos Nixon entendió que era una guerra impopular, pues la mayor parte de la sociedad reclamaba por sus hijos y parientes muertos, heridos o aun miles combatiendo. También entiende que esa guerra era imposible de ganar militarmente y políticamente.

El 30 de julio de 1969, Nixon hizo una visita sorpresa a Vietnam del Sur, donde se reúnió con el presidente Nguyen Van Thieu y el comandante en jefe de las fuerzas armadas estadounidenses. La guerra terminó durante su presidencia en 1973, pero después de cuatro años de bombardeos masivos sobre el suelo vietnamita.

El 4 de noviembre de 1970, mientras que el presidente socialista chileno Salvador Allende fue elegido democráticamente, Nixon no envía ningún mensaje de felicitación y su embajador en Santiago tampoco asiste a la asunción de la presidencia. La victoria socialista de Allende amenaza con extenderse por todo el continente, “Tenemos que aplastar a ese hijo de … tan pronto como sea posible”, repitió Richard Nixon.

El 5 de enero de 1972, Nixon ordena el desarrollo del programa de construcción de transbordador espacial. Esta importante decisión cambia profundamente la forma de explorar y utilizar el espacio en las décadas que siguieron.

La elección presidencial de 1972 es la culminación de Richard Nixon. De hecho, con más del 60% del voto popular, ganó 49 de los 50 estados contra el demócrata George McGovern.

El 2 de enero de 1974, Nixon firmó una ley que limita la velocidad del tráfico a 55 millas por hora (unos 90 km / h) para reducir el consumo de petróleo durante la crisis del petróleo.

Nixon estuvo involucrado en la preparación y el ocultamiento de robo de información llevado a cabo en la sede del Partido Demócrata en el edificio Watergate. Al descubrirse, se transformó en un escándalo nacional, que no pudo frenar y que terminó con su dimisión. Se había ocultado micrófonos para grabar las conversaciones de los políticos demócratas en su comité. (Ver: Caso Watergate)

La Cámara de Representantes inició el proceso de destitución contra Nixon el 9 de mayo de 1974. Preocupado por el  peligro de un juicio político, prefiere renunciar, 09 de agosto 1974.

Su sucesor en la Casa Blanca, Gerald Ford, proclamó el perdón, y se terminan las investigaciones. En sus últimos años, Richard Nixon logra mejorar su imagen y ganar el respeto de la gente como un gran  sabio en términos de asuntos exteriores. Nixon escribió muchos libros durante su retiro político, incluyendo Sus memorias.

Murió 22 de abril 1994 en Nueva York a la edad de 81, a raíz de complicaciones de un derrame cerebral. Está enterrado junto a su esposa (Pat Nixon) en su tierra, en su ciudad natal de Yorba Linda, California.

Fuente Consultada:
Hicieron Historia Tomo II Entrada: Richard Nixon Colección Larousse

La Revolución Islámica Ayatolá Jomeini Derroca al Sha Palhevi

RESUMEN CAUSAS DESTITUCIÓN GOBIERNO DE REZA PALHEVI EN IRÁN

Se conoce como Revolución Islámica de Irán al proceso dirigido por el líder relgioso, el ayatolá Ruhollah Jomeini por el cual fue derrocado definitivamente el sha (rey) Reza Pahlevi, quien respondía a intereses norteamericanos y además había generado la famosa Revolución Blanca, poniendo en práctica una serie de reformas políticas, sociales y económicas que se oponían a las costumbres y doctrinas religiosas del pueblo iraní , cuestionando a la vez el poder y autoridad de los los dirigentes religiosos.

La oposición a este régimen autocrático, abarcaba todos los sectores de la sociedad, que no aceptaban la corrupción y el insaciable enriquecimiento de la familia real, quienes reclamaban un gobierno mas democrático, justo y con una repartición de la riqueza mas equitativa. Las grandes ganancias de la explotación petrolera, obtenidas del suelo iraní iban a las arcas de las grandes compañías y de la familia Palhevi, poco volvía al pueblo.

En febrero de 1979, estalló la revolución, apoyada sobre las enseñanzas islámicas chiitas acabó con la monarquía laica del sha, se proclamó la República Islámica de Irán, y se rechazó toda influencia occidental.

Ayatholá Jomeini

Ayatholá Jomeini

En 1979, el Ayatollah Jomeini lideró una revolución islámica y derrocó al Sha. Jomeini en la década de 1970, era un hombre desconocido, pero contaba con ciertas aptitudes de las que carecían otros dirigentes. En primer lugar, parecía no tener miedo alguno: había sido el único religioso que se atrevió a criticar abiertamente la ‘Revolución Blanca’ del Sha ya en 1963. Fue el profundo sentimiento antioccidental y antiimperialista que reinaba en las naciones árabes desde los tiempos de la descolonización (fines de la Segunda Guerra Mundial, y comienzos de la década de los 50), y el sistema fuertemente represivo del Sha, el que posibilitó el triunfo de Jomeini y facilitó el establecimiento de una república fundada en el estricto cumplimiento de las doctrinas religiosas islámicas.
A partir del triunfo de la revolución islámica, Irán quedó convertido en el referente de la protesta antioccidental y antinorteamericana en el Medio Oriente.

La revolución islámica de Irán fue un hito en la historia del siglo XX. Para el historiador británico Eric Hobsbawn la peculiaridad de esta revuelta reside en su ideología, traspasada por un discurso religioso y antimoderno, que contradecía las características laicas e “izquierdistas” de las revoluciones que, desde 1789, se habían dado en la edad contemporánea.

La revolución, liderada por el carismático ayatolá Jomeini, liquidó el régimen déspota, pro occidental y corrupto del sha Mohamed Reza Pahlevi e instauró un sistema basado en los preceptos de la ley islámica (sharia) y articulado políticamente en una Constitución que sancionaba el concepto de vélayat-é faqih (soberanía del doctor de la ley o jurisconsulto islámico sobre el Parlamento).

ANTECEDENTES DE LA REVOLUCIÓN IRANÍ: En 1951, el popular primer ministro iraní Mohamad Mossadeg planeó la nacionalización de la Compañía Petrolera Anglo-Iraní. EE UU instó al sah de Irán a destituir a Mossadeg, lo cual dio lugar a que la población retirase su apoyo al sah, a quien se tenía por un títere de los americanos. La revuelta popular obligó al sah a exiliarse para evitar una posible revolución. Finalmente, EE UU logró restaurar al sah en el poder, pero, a los ojos de su pueblo, este había quedado contaminado por su asociación con los norteamericanos.

 

Sha Reza Palhevi Irán

Sha Reza Palhevi

Los enfrentamientos contra el régimen del Sha fueron muchos y durante varios años, pero uno de los mas cruentos fue en 1978 cuando los soldados abren fuego contra la población que se manifestaba en las calles de Teherán. Había mas de 20.000 personas y miles de ellas resultaron heridas o muertas. Al poco tiempo y como reacción a esta dura represión , los manifestantes comenzaron a quemar negocios, bancos, kioskos de bebidas alcohólicas y todo lo que tuvieran un símbolo occidental, provocando una tensión social que iría en aumento hasta la revolución de 1979.

En respuesta a esta insatisfacción popular, el sah empleó la represión para evitar otra insurrección. En los dos decenios siguientes, Irán se embarcó en un periodo fructífero de industrialización y militarización; en la década de 1970, el excesivo gasto en defensa había dado lugar a un déficit presupuestario y una crisis económica. Entre tanto, la sociedad iraní se había transformado: había surgido una reducida élite occidentalizada.

La rápida industrialización dio lugar a un elevado aumento de la inmigración hacia las ciudades y generó pobreza y desempleo. Las leyes de censura del sah impedían expresar a través de los medios de comunicación o concentraciones públicas el descontento social, y las mezquitas se convirtieron en el único reducto donde era posible hablar con libertad. En ellas, los detractores del sah entraron en contacto con las ideas de los clérigos chutas y, en particular, con las del ayatolá Jomeini, quien propugnaba la revolución para crear una república islámica y poner fin al laicismo y la occidentalización de su país.

En las postrimerías de 1978, la prensa oficial publicó un artículo criticando a Jomeini que desencadenó protestas civiles generalizadas. El ejército se negó a abrir fuego contra los manifestantes y cambió de bando. Desde el exilio, Jomeini defendió una república islámica, y el sah, al carecer del respaldo del ejército, huyó.

El martes 16 de enero de 1979, el sha, enfermo, abandonó el país. Jomeini ponía fin al reinado de los Pahlavi, pero la monarquía no estaba abolida. Apoyándose en el ejército, el quinto del mundo, el primer ministro iraní Shapur Bajtiar se opuso al retorno del imán. Ante el aumento de los peligros, el primer ministro cedió en su momento.

El 1 de febrero de 1979, Jomeini hizo una entrada triunfal en Teherán, donde lo recibieron más de cuatro millones de personas. Sobrevinieron violentos incidentes entre el 9 y el 12 de febrero, declarando el fin de la monarquía y el derrumbamiento de las últimas fuerzas que la sostenían.

La monarquía fue oficialmente abolida por el referéndum del 30 de marzo que proclamó la instauración de la República islámica. Pronto surgió en el seno de los elementos religiosos una división entre moderados y conservadores, y fueron estos últimos los que, con el apoyo de los «guardianes de la revolución», controláron los comités islamicos e instauraron un orden moral que rige a toda la sociedad iraní.

Inmediatamente después, el nuevo régimen se dispuso a disociarse de Occidente; los partidarios de Jomeini irrumpieron en la embajada de EE UU en Teherán en noviembre de 1979 y precipitaron la crisis de los rehenes que le costó al presidente Cárter las elecciones presidenciales de 1980 y que no concluyó hasta enero de 1981.

Para entonces, el sah había fallecido (en el Cairo) y el nuevo presidente de EE UU, Reagan, había prometido descongelar los activos iraníes. La revolución aún estaba consolidándose cuando Iraq instigó una guerra contra Irán en 1980.

La Revolución Islámica que en 1979 desplazó del poder de Irán al Sha Rezah Pahlevi, modificó el panorama político de la región. El Ayatollah Jomeini instaló un régimen fundamentalista e intolerante que fusiló en pocos meses a decenas de miles de opositores.

LOS DOCE DÍAS QUE ESTREMECIERON A IRÁN
Jueves 1° de febrero de 1979, el avión de Jomeini aterriza en el aeropuerto de Teherán. Comenzaba entonces el primero de los doce días que verían la caída de la monarquía. El 5 de febrero, Jomeini nombró a Bazargan primer ministro islámico, en oposición al primer ministro imperial Shapur Bajtiar. Demócrata y reformista, Bazargan tranquilizó a Occidente, pero inquietaba a los radicales iraníes. El 8 de febrero, el pueblo salió a la calle respondiendo al llamado del imán al grito de «¡Muera Bajtiar!».

Los manifestantes vestían una cinta blanca en la cabeza para significar que estaban prontos a morir como mártires. En la víspera del 10 de febrero, hallados culpables de mirar por televisión la película sobre el regreso de Jomeini, los homafars (técnicos de la fuerza aérea) fueron «corregidos» por los guardias imperiales que dieron así, involuntariamente, la señal de la sublevación. Al día siguiente se concentraron 100.000 personas en Teherán para una marcha política. El ejército abrió entonces fuego sobre la multitud.

La muchedumbre se dispersó por las calles de Teherán y la insurrección se expandió. La capital se erizó de barricadas y se decretó el toque de queda. En dos días cayeron cuarteles, edificios administrativos, palacios imperiales, uno tras otros. El 12 de febrero se ponía fin a la monarquía de 2.500 años de antigüedad.

INTERESANTE TESTIMONIO DE JOMEINI SOBRE SU VISIÓN DEL GOBIERNO AMERICANO

En Irán no hay un sentimiento antinorteamericano, sino contra el gobierno estadounidense. En los eslóganes y denuncias, cuando hablamos de Norteamérica nos referimos al gobierno de Estados Unidos, no al pueblo estadounidense. He recibido informes sobre la propaganda antiiraní orquestada por la Administración de Estados Unidos. Los sionistas en especial están haciendo todo lo posible por envenenar a la opinión pública contra Irán. Tal como se ha informado, como resultado de ello en Estados Unidos puede haber sentimientos negativos contra Irán.

Pero si los hechos van más allá de la pantalla sionista-imperialista, si a través de los medios de comunicación logramos exponer a la ciudadanía norteamericana la verdad, entonces es muy probable que los norteamericanos cambien de criterio sobre nosotros y respondan amigablemente a nuestra actitud amistosa. Pero no abrigamos ilusiones de que el gobierno de Estados Unidos vaya a cambiar su actitud hostil.

El gobierno estadounidense ha perdido gran parte de sus intereses en Irán. Y, lo que todavía es peor, su Administración también ha perdido su prestigio político en otros países. Hemos pedido a gritos justicia, hemos pedido que se resuelvan nuestros motivos de queja. El gobierno de Estados Unidos puso al sah en el trono; es decir, lo pusieron los aliados [en 1941] tras destituir a su padre, Reza Jan, que era un títere de los británicos. En consecuencia el gobierno de Estados Unidos lo ayudó a mantenerse en el poder frente a la oposición de nuestro pueblo. El sah despilfarró nuestros recursos, nuestra dignidad nacional, nuestros activos naturales, el talento de nuestra juventud y todo lo que teníamos. Evidentemente, los iraníes no pueden tener buena opinión del gobierno de Estados Unidos.

Y nuestro pueblo ha descubierto recientemente que la Administración norteamericana ha convertido lo que llama su embajada en una base de espionaje y conspiración contra Irán. Los espías actuaban aquí con la excusa de ser personal diplomático. Y ahora que nuestro pueblo es consciente de este hecho, considera que la Administración estadounidense es su enemigo número uno.

Desde nuestro punto de vista no puede culparse al pueblo norteamericano del comportamiento de su gobierno en Irán. Los norteamericanos tendrán que reconocer el hecho de que su Administración ha sido injusta no sólo con nosotros, sino también con ellos mismos. A través de su lacayo, el sah, nos ha privado de todo, lo cual ha puesto en peligro el honor de la ciudadanía estadounidense. Debido al comportamiento del gobierno de Estados Unidos, actualmente los pueblos de Oriente están desarrollando un punto de vista negativo sobre la nación norteamericana.

Los norteamericanos han de tener este hecho en consideración. Que Qimmy) Cárter siga siendo presidente es un peligro para Norteamérica. Plantea una amenaza al honor nacional de Estados Unidos. Si el gobierno estadounidense -por medio de la intervención militar, del bloqueo económico, de tácticas bravuconas y recursos similares- logra privarnos de justicia, la crisis nunca podrá resolverse, seguirá siempre presente en la mente de nuestro pueblo.

El pueblo norteamericano no debe permitir a Cárter que siga este comportamiento, porque de ser así los iraníes irán sospechando que el pueblo norteamericano comparte la voluntad negativa de Cárter contra Irán. Y entonces entre ambos pueblos se establecerá la enemistad.

Otra opción es que el gobierno de Estados Unidos reconozca las fechorías que ha cometido en Irán. Que no son pocas. Una de ellas es haber permitido la entrada de un asesino en Estados Unidos. Y, lo que aún es peor, que el gobierno norteamericano imponga a un asesino como gobernante de Irán. Cuando Cárter llegó a la presidencia prosiguió la política de sus predecesores; es decir, intentó perpetuar el gobierno criminal del sah y el saqueo de Irán. Cuando nuestra nación se levantó contra la tiranía de los Pahlevi, Cárter hizo todo lo posible por mantenerla. No lo consiguió.

El odio al sah de nuestro pueblo era demasiado evidente para que Cárter no lo notara. Con todo, en flagrante desacuerdo con los sentimientos de la nación iraní, Cárter ofreció al sah derrocado refugio en Estados Unidos. Creo que ni siquiera el pueblo norteamericano se creyó la afirmación de Cárter de que permitía la entrada del sah por motivos humanitarios.

Las consideraciones humanitarias no entran para nada en el pensamiento del gobierno norteamericano. Washington está dispuesto alo que sea, incluso amatar a 200.000 personas en un ataque nuclear, para obtener algún provecho. Es impensable que esos funcionarios dieran una visa de entrada al sah por motivos humanitarios. En cierto modo han secuestrado al tirano derrocado para asegurarse de que no divulgue sus secretos.

Si se lo permitimos, todos los hechos que el gobierno de Estados Unidos quiere ocultar saldrán a la luz. Y entonces el mundo entero sabrá quién ha ayudado al sah a cometer sus crímenes. Y desde luego, el pueblo norteamericano dejará de votar a su presidente una vez que descubra qué ha hecho. Desde nuestro punto de vista, todo lo que interesa a Cárter es secundario para la Gasa Blanca, y con tal de alcanzar su objetivo está dispuesto a hacer lo que sea, incluso a sacrificar el honor de su país.

No podemos creer que los reclamos del gobierno estadounidense obedezcan a motivos humanitarios. ¿Acaso sólo el sah es un ser humano? ¿No son seres humanos los 35 millones de iraníes? ¿No eran seres humanos los vietnamitas? ¿No vemos claramente los crímenes que con la aprobación de Cárter están cometiéndose actualmente en el sur de Líbano? Para nosotros [la resolución de la crisis] supone la extradición a Irán del sah derrocado y la adopción de medidas para compensar a Irán por los daños causados por su tiranía.

Desde luego, hay daños que son irreparables. Por ejemplo, en la lucha contra el sah hemos tenido unas cien mil bajas. Y aunque el trabajo y el talento humano derrochados para la obtención de sus dañinos objetivos no pueden compensarse, esperamos la repatriación de los bienes saqueados a Irán. El punto principal que cabe tener en cuenta es que nos hallamos en una nueva era. Irán ya no es hoy lo que era bajo el sah. Ha ocurrido un milagro.

Bajo el régimen anterior un solo policía podía obligar a todos los comerciantes de un gran bazar a enarbolar banderas para celebrar el cumpleaños del sah. Ese mismo pueblo se levanta con las manos desnudas contra los tanques y la artillería. Incluso ahora se envuelven en sudarios y acuden aquí [a Qom] para manifestarse dispuestos al martirio.

No se puede zarandear a un país que ha experimentado tal transformación. Transformación que el señor Cárter aún no ha comprendido. Cree que puede volver a imponer un dictador a un país. Pero ha de entender que los iraníes nunca permitirán tales actos. Cárter se tiene que despertar. Y los norteamericanos han de desalojar a Cárter con su voto. Deben elegir a un presidente adecuado. Si se convence a los iraníes de que el gobierno de Estados Unidos no pretende engañarlos, habrá unas relaciones normales con Estados Unidos; el tipo de relaciones que mantenemos con otros países.

Fuente Consultadas:
Revista TIME Historia del Siglo XX El Mundo Islámico – La Revolución Islámica en Irán

La Crisis del socialismo Caida de la URSS Caida Muro de Berlin

EL BLOQUE SOCIALISTA. CRISIS Y CAÍDA: El bloque socialista europeo y la U.R.S.S. se encontraron al principio de los ´70, en una etapa aparentemente favorable para su economía. La “crisis del petróleo” – con un elevado aumento del mismo- había dejado a la U.R.S.S. en inmejorables condiciones, ya que ésta última, era uno de los productores de petróleo, más importantes a nivel mundial.

La reformas necesarias que necesitaba el sistema comunista, fueron postergadas debido al ingente ingreso de divisas que se producía gracias a la exportaciones petroleras. Al mismo tiempo, la enorme cantidad de dólares de los países productores de petróleo del “mundo árabe” – los denominados petrodólares- comenzaron a estar al alcance de aquellos países que lo requirieran. Y la U.R.S.S. no fue la excepción.

A través de los organismos internacionales de crédito, el bloque soviético ingresó a su economía cada vez más capitales y tecnología desde Occidente, quedando, en consecuencia, fuertemente endeudado.

Bajo la conducción de Leónidas Brezhnev, la U.R.S.S., aprovechó la crisis coyuntural que afectaba el sistema capitalista occidental e incorporó a la órbita soviética a países como Vietnam, Laos, Mozambique, Angola, Etiopía, Camboya, Yemen del Sur, Nicaragua y Afganistán.

Esta situación favorable políticamente, llevó a Brezhnev a querer superar el equipamiento armamentístico de los EE.UU., pero este esfuerzo, llevó a tomar, en lo económico, medidas que la U.R.S.S. no estaba en condiciones de realizar.

Los cambios ocurridos en la década de los ´80, encontraron a la U.R.S.S. sumida en una carrera armamentística que su economía y su equipamiento tecnológico, más temprano que tarde, no podrían soportar. En el cercano oriente, un aliado de la U.R.S.S. como era Egipto, a través de su presidente Nasser, había dejado su protección a partir del gobierno de Sadat. Este último, había buscado solucionar sus problemas políticos y económicos con un acercamiento a los EE.UU. y hasta firmó acuerdos con Israel.

En este período, el socialismo llegó al poder en varios países europeos (Mario Soares en Portugal en 1976, Felipe González en España en 1982 y Francois Mitterrand, en Francia en 1981) pero no por esto, el comunismo lograba imponerse. Por el contrario, el comunismo europeo comenzó a dividirse e incluso algunos partidos anunciaron la intención de maniobrar independientemente de Moscú.

Con un producto bruto interno equivalente a un tercio del de los EE.UU., la U.R.S.S., debía competir por la hegemonía como superpotencia. Su influjo militar se había extendido notablemente (invasión a Afganistán, topas en Europa Oriental, en la frontera con China, etc.), además, debía competir por el predominio nuclear y en la carrera misilística y espacial, sin contar con la ayuda económica y militar que debía brindar a sus aliados que habían aumentado notablemente.

Pero lo peor, era que, no solo no alcanzaba a competir con EE.UU., sino que tampoco cumplía con una política social distribucionista equitativa que supuestamente debía cumplir un régimen comunista. Las desigualdades entre el trabajador común y el “gran dirigente” se profundizaban cada vez más. La burocratización era un problema acuciante para el régimen y la economía comenzó a ocupar un lugar central en la U.R.S.S. La misma prensa soviética, aceptaba que, el ausentismo provocaba importantes perdidas de horas de trabajo. Las cifras indicaban, que prácticamente la mitad de la población activa no trabajaba durante un año.

La estructura industrial soviética se había transformado también en un inconveniente, ya que para su funcionamiento exigía cuatro veces más energía, materias primas y acero que la de de los países capitalistas.

En el plano político-militar, la llegada al poder en EEUU de Ronal Reagan, con la duplicación del presupuesto militar norteamericano y el programa implementado denominado “guerra de las galaxias”, había obligado a la URSS a duplicar también el esfuerzo en cuanto a la carrera militar.

La economía soviética, para los años 80, presentaba un claro signo de reprimarización de la economía, es decir, la exportación de materias prima superaba las ventas de productos manufacturados.

En 1982, tras la muerte de Brezhnev, sus sucesores, Yuri Andropov y Konstantin Chernenko, nada pudieron hacer para mejorar la situación social y económica.

A partir de 1985, con la asunción de Mijail Gorbachov, como Secretario General del Partido Comunista y presidente del Soviet Supremo, se comenzó a cambiar de rumbo. Gorbachov lanzó dos reformas que dieron que hablar: la perestroika y la gladnot. La perestroika significaba un cambio en la “modernización” de la economía y la sociedad soviética, y la gladnot se comprometía a una mejora en la transparencia informática.

A pesar de los cambios producidos en el principal Comité Ejecutivo del Partido Comunista (Politburó), Gorbachov se proponía una modificación mayor: sacar a la URSS de lo que él denominaba la “era del estancamiento”. Gorbachov y su equipo diagnosticaban, que el “estancamiento” era producto del aislamiento y apuntaban a establecer un régimen de libertades que facilitara el contacto de los ciudadanos de la URSS con otras culturas y países del mundo.

Este no era un desafío menor, ya que no era fácil modificar, en profundidad, el régimen de vida de los soviéticos. Una gran parte del pueblo se sentía cómodo con un sistema que le proporcionaba una subsistencia garantizada y una seguridad social, si bien de niveles modestos pero ciertos, una sociedad igualitaria social y económicamente, exceptuando los privilegios de la alta regencia del partido comunista.

Si bien Gorbachov, calificaba como “era del estancamiento” a la gestión de Brezhnev, una parte del pueblo soviético, la recordaba como un periodo de bonanza. Debido a esto último, la “perestroika” no fue aceptada automáticamente y sin resistencia.

De todas formas, la renuncia al uso de la fuerza por parte de la URSS para reprimir ciertas resistencias y oposiciones hizo que se debilitara su dominación. En 1989, entre Agosto y Septiembre, en Checoslovaquia y Hungría, miles de jóvenes y profesionales comenzaron a emigrar hacia Alemania Occidental ante la pasividad de sus respectivos gobiernos. Al poco tiempo se le sumaron al éxodo los alemanes del este, que utilizaron esa vía para escapar del régimen comunista.

Hacia los años 80, en los países centrales de Occidente, había comenzado la denominada “revolución científico-tecnológica” y el mundo se intercomunicaba cada vez más y cada vez más rápido. Si la URSS y los países del bloque comunista querían competir con Occidente, debían abandonar la centralización de las decisiones de los dirigentes, generalmente radicados en Moscú. Para esto, debían otorgar poder de decisión a los dirigentes regionales. Esta postura, obviamente debilitaba al partido comunista y a sus dirigentes, acostumbrados a monopolizar el poder político desde un centro de decisiones, a la vigilancia y a la coacción. Este intento de salvataje del sistema desde el nivel económico, produciría luego una debacle política que finalmente hizo colapsar a la URSS.

En 1989, la caída del Muro de Berlín, como hecho simbólico del final de una época, fue el comienzo de las fases finales del sistema comunista en la URSS o lo que se llamó “el final de la era de los socialismos reales”, que siguió por el desconocimiento del Partido Comunista como único partido representante de la clase trabajadora, y el reemplazo de la URSS por una comunidad de Estados Independientes a partir de 1992.

Mijaíl Gorbachov nació en Stávropol, en el sudoeste de Rusia. Participó activamente en política desde muy joven y pasó a ser líder de la URSS en 1985. Transformó radicalmente las relaciones de la URSS con Occidente y se le atribuye el mérito de frenar la carrera armamentista y de concluir la Guerra Fría.

Trató de solucionar los problemas políticos y económicos soviéticos con un programa de reformas internas y, tras el desmembramiento de la URSS en 1991, protagonizó varios intentos fallidos de regresar a la arena política en Rusia. Recibió el premio Nobel de la Paz en  1990.

En 1989, con la esperanza de que el pueblo soviético aceptase un nuevo «comunismo de rostro humano», Gorbachov permitió elecciones libres a algunos puestos en el Congreso de los Diputados del Pueblo (el parlamento soviético). Sin embargo, pronto tuvo que enfrentarse a las demandas de ampliación de estas concesiones planteadas por un nuevo diputado electo, Boris Yeltsin.

LA CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN: La chispa que encendió la cadena de acontecimientos fue la decisión húngara de permitir a los alemanes del Este el paso hacia Alemania Occidental. Cuando intentaron hacerlo hacia Praga (Checoslovaquia), las autoridades de Alemania Oriental cometieron un error fatal: aceptaron que pudieran pasar hacia Occidente pero decidieron hacerlo de una forma que les provocara un humillación, los obligaron a atravesar Alemania Oriental en tren para exponerlos al supuesto desprecio de manifestaciones organizadas por el gobierno. Pero lo que sucedió es que, en lugar de condenar a los refugiados, las manifestaciones se volvieron contra el régimen.

Lo mismo sucedió en Bulgaria y Rumania. Una vez que cientos de miles de personas hubieron salido a la calle en Leipzig, Dresdén y Berlín la caída del muro fue inevitable y lo único que pudieron hacer las autoridades fue limitar el daño. La posible represión de los levantamientos por parte de la Unión Soviética era la única contención que evitaba la cadena de acontecimientos en el Este. Una vez que el dique se desmoronó, las aguas contenidas cubrieron los restos de un régimen que se venía abajo.

Miles de ciudadanos optaron por abandonar el país por las fronteras, recientemente abiertas de Hungría y Austria, mientras otros miles continuaban la resistencia a través de huelgas y manifestaciones que culminaron en noviembre con una enorme concentración de 2 millones de personas que se fueron acercando al muro de Berlín y comenzaron a derribarlo. El 9 de noviembre el gobierno permitió la libre circulación entre las dos Alemanias.

La caída del Muro de Berlín, inaugurado en agosto de 1961 con el fin de evitar el éxodo de la población de Berlín oriental hacia occidente, era todo un símbolo del derrumbe del bloque comunista.  (Ver el Marxismo en Rusia) Prof. Pablo Salvador Fontana

LA DECLINACIÓN DEL COMUNISMO EN EUROPA ORIENTAL: 1980-1993

Alemania Oriental, 1989 (agosto-septiembre). Fuga masiva de refugiados a Alemania occidental a través de Hungría y Checoslovaquia; (octubre-noviembre), manifestaciones masivas a lo largo del país; (9 de noviembre) se abre la primera brecha en el Muro de Berlín, formalmente abierto entre diciembre y enero de 1990, lo que llevó a la reunificación de Alemania.

Polonia, 1980. Formación del sindicato independiente Solidaridad; 1981 -1989, se impone la Ley Marcial; 1989 (septiembre), el gobierno dirigido por Solidaridad asume el poder; 1990 (enero), el Partido Comunista polaco se disuelve, pero sus candidatos ganan las elecciones parlamentarias de 1993.

Checoslovaquia, 1989 (noviembre). Manifestaciones masivas se extienden desde Praga, lo que lleva al colapso del régimen comunista. Y posteriormente, en 1992, cambió su nombre por el de República de los Checos y los Eslovacos. En 1993, sube al poder Vaclav Havel.

Hungría, 1989 (octubre). Fin del régimen comunista. El Partido Comunista húngaro se conviene en Partido Socialista. En 1990, es elegido presidente Aer pad Góncz, y, en 1991, el Partido Socialista gana las primeras elecciones parlamentarias.

Yugoslavia. 1988. Manifestaciones masivas contra las malas condiciones de vida y la corrupción; 1989, Eslovenia y Croacia legalizan los partidos de oposición; 1990 (abril), Eslovenia y Croacia eligen autoridades no comunistas. De 1991 a 1993, violenta guerra civil producto de los enfrentamientos etno-politiicos de las repúblicas yugoslavas. El 25 de junio de 1993 asume el poder el socialista Zoran Lilic en la República Federal de Yugoslavia (Serbia y Montenegro).

Rumania, 1989 (diciembre). Las manifestaciones masivas conducen a levantamientos armados en Bucarest y Timisoara; la dictadura del presidente Nicolae Ceaucescu es derribada y éste es ejecutado. En 1990, Ion Ceauescu es elegido presidente.

Bulgaria, 1989 (noviembre). El dictador Todor Zhivkov es sacado del poder por opositores del Partido; 1991 (junio), entra oficialmente en vigor la Constitución democrática de Bulgaria.

Ucrania, 1989 (julio). Los mineros del carbón se unen en una huelga sindical general y piden mejores condiciones de vida y el fin del monopolio del Partido; (septiembre). Primer Congreso Nacional del Rukh (Partido Nacionalista Ucraniano); 1991 (octubre), el Parlamento de Ucrania acuerda crear un ejército nacional propio; (noviembre), Filip Dimitrov es confirmado como primer ministro.

Bielorrusia, 1989 (junio). Se funda el Frente Popular. Moldavia, 1989 (mayo). Se funda el Frente Popular; (septiembre), el Soviet Supremo Moldavo vuelve a introducir el idioma oficial moldavo y el alfabeto latino; 1990 (lebrero), el Frente Popular obtiene el 75% de los votos en las elecciones. En 1992, el presidente de Moldavia. Mircea Snegur, promete no dar autonomía al Transdniester.

Lituania, 1988. Se forma el movimiento independiente Sajudis; 1989 (mayo), el Soviet Supremo Lituano declara la soberanía en 1990; (febrero), el Sajudis obtiene el 63% de los escaños; (marzo), Lituania declara su independencia. En 1991 (agosto), se declara la independencia absoluta.

Letonia, 1988. Se forma el Movimiento para la Independencia Nacional; 1989, manifestaciones anticomunistas masivas.

Estonia, 1983. Se forma el Partido para la Independencia Nacional; (noviembre), el Soviet Supremo Estonio aprueba el derecho a vetar todas las leyes de la Unión; 1990 (marzo), se forma el Congreso de Estonia.

El Neocolonialismo y el Tercer Mundo Caracteristicas Colonialismo

A QUÉ LLAMAMOS TERCER MUNDO: La mayoría de los pueblos descolonizados se han visto enfrentados a graves problemas de hambre, analfabetismo, carencia de industria; pero estos problemas agobian también a naciones cuya independencia política no es reciente. Para el conjunto de países que no han realizado la Revolución Industrial se han buscado denominaciones diversas; primero se habló vagamente de “pueblos subalimentados” —la palabra hambre se rehuyó durante mucho tiempo en la literatura política y sociológica hasta que rompieron el tabú las publicaciones de Josué de Castro—, más tarde de naciones subdesarrolladas” y “en vías de desarrollo”.

DESCRIPCIÓN DE UNA ETAPA EN DONDE EL PODER IMPERIALISTA IMPONÍA SU JUEGO DOMINANTE

LAS NUEVAS FORMAS DE DOMINACIÓN: EL NEOCOLONIALISMO
En el sistema neocolonial las antiguas potencias imperiales, tras la independencia formal de los países colonizados, ejercen su poder de diversas maneras. Una, la económica, mediante la inversión en los sectores claves de la producción y el control de los precios en el mercado internacional de materias primas. La dominación política se ejerce a través de una alianza con los sectores dominantes del país, los que desempeñan así un papel secundario en el reparto de los beneficios.

Finalmente, la dominación militar se ejerce a través de las fuerzas armadas nativas, que están imbricadas con los otros dos sectores y presentan —sobre el ejército de ocupación abiertamente colonial— la ventaja de llevar el uniforme nacional, hablar el mismo lenguaje y ser mucho más económicas.

La monoproducción que caracteriza a la mayoría de los países neocolonizados y el control ejercido sobre los sectores fundamentales de sus economías se desarrollan como una continuidad casi “natural” de! colonialismo que los ha ha insertado en un sistema de división internacional del trabajo. Al margen de las particularidades de población, desarrollo y diversificación de las economías, el problema es de fondo y similar en todos ellos. En esta medida, toda independencia real debe ser acompañada por una verdadera independencia económica.

Como indica Gunder Frank, la dominación imperial crea un proceso de reproducción de las condiciones que han gestado el subdesarrollo y, de esta forma, no hay salida para los países dependientes en el marco del sistema imperialista. El neocolonialismo está presente como remora de ese pasado colonial, y en tanto siga la explotación a través de nuevas formas la brecha que separa a los países pobres de los ricos se ensancha cada día más.

Los planes de ayuda favorecen a las grandes potencias antes que a los países del Tercer Mundo. En este sentido, se ha demostrado que las condiciones impuestas por los países que brindan la “ayuda” mantienen la distorsión de las economías dependientes.

Los precios de las materias primas —principales productos de exportación de estos países— bajan constantemente en relación con los precios de los bienes manufacturados y, en esta medida, la ayuda que entra por el lado de inversiones o préstamos manteniendo la monoproducción sale con creces por el lado del deterioro de los términos del intercambio.

Esta misma afirmación se hace más elocuente cuando tomamos las cifras de inversiones y beneficios de los Estados Unidos en las distintas regiones del globo .

“De las zonas subdesarrolladas se extrae casi tres veces lo que se invirtió. Esto parece indicar en qué medida el creciente flujo de inversiones norteamericanas en los países desarrollados se financia con la exacción a que los monopolios someten a los países dependientes. . .”

Allí donde no se ha profundizado el proceso de independencia política los lazos de dependencia impiden un real desarrollo de nuevas formas sociales. En el aspecto económico esta dominación se expresa en la conservación del papel que las grandes potencias otorgaron a los distintos países dentro de la división internacional del trabajo. “…

En las ventas del Tercer Mundo subindustrializado a los países imperialistas, los artículos manufacturados no intervienen sino en razón de aproximadamente un 10 %, y el conjunto de los productos primarios en cerca de un 90 %, de los cuales cerca del 32 % son combustibles (petróleo) y lubricantes, el 30 % materias primas y productos semibrutos (metales de primera fusión sobre todo) y el 28 % productos alimenticios. ..”

Es suficientemente conocido el problema de la desvalorización progresiva de estos productos en el mercado internacional, lo cual significa un constante drenaje de divisas, con la consiguiente crisis y estancamiento estructural de las economías dependientes.

Dentro de este proceso, los países imperialistas compiten por transformarse en proveedores del Tercer Mundo, pero el papel central de los Estados Unidos se profundiza cada día más. Así, una eliminación radical de las formas de dominación externa (que se halla entrelazada con sectores internos) aparece como el único camino posible para gestar el verdadero desarrollo de estos países.

TERCER MUNDO Y POLÍTICA CONTINENTAL
Con economías distorsionadas y con poblaciones en estado de absoluta miseria, los países que intentan consolidar su proceso de liberación parecerían encontrarse ante un dilema de hierro: caer en manos de las potencias occidentales a través de controles directos e indirectos o entrar en el ámbito de la ayuda soviética.

En uno y otro caso, existe la posibilidad de verse envueltos en él procesó de guerra fría y jugar .corno elementos dependientes de la política de uno u otro de los bloques. La experiencia china aparece ante los ojos del Tercer Mundo como una experiencia enriquecedora: con un territorio de 800 millones de habitantes, los chinos desarrollan una política socialista independiente respecto de la Unión Soviética, a quien denuncian ahora como social-imperialista.

El retiro de la colaboración soviética en la década de 1960 deja múltiples problemas en la China de Mao. Pero la política de “confiar en las propias fuerzas” —en las fuerzas del pueblo— desarrolla cambios realmente cualitativos en la mayor experiencia de profundización de un “socialismo nacional”. Los países con una menor potencialidad de recursos y población —tal es el caso de la mayoría de los países de África y América Latina— deben encontrar formas de complementación continental de sus economías para cimentar, a través de una solidaria cooperación económica, tecnológica, comercial, etc., las formas que les permitan, consolidar una política independiente.

Cada país que se libera de la hegemonía imperial necesita de la liberación de los demás, no sólo para consolidar esta área de construcción común sino para que esos países vecinos no sirvan como bases o plataformas de agresión. Cuba es un ejemplo de la política de ofensiva y aislamiento que Estados Unidos intenta implantar en los países que se liberan de su dominación.

El desarrollo de una política continental—aun en una etapa incipiente— ha tenido diversos aspectos y matices, pero es vislumbrada como la única salida con perspectiva de independencia real para los países del Tercer Mundo. Parte de las dificultades están dadas por el hecho de que un amplio sector de movimientos nacionales se encuentran aún en una etapa de lucha por obtener el poder en sus respectivos países.

Así, este fenómeno complejo de solidaridad entre pueblos recientemente liberados y pueblos que luchan por su liberación se desarrolla en medio de profundas dificultades, pero con una potencia y una conciencia de su necesidad cada vez más profunda. Bajo esta conciencia de un destino común, los pueblos del Tercer Mundo inician una política de solidaridad, donde la lucha particular que cada uno de ellos libra cobra necesariamente un carácter universal.

En 1955, la Conferencia de Bandung de los pueblos afroasiáticos marca el comienzo de la consolidación de esta tercera fuerza independiente. Si bien los principios de la necesidad de generar una opción distinta por parte de los pueblos dominados existe desde los años inmediatamente posteriores a la guerra —recordar la “tercera posición” enunciada en la Argentina en 1945— todavía no se habían dado las condiciones políticas y sociales que posibilitaran su consolidación.

Pero este proceso cobra una significativa aceleración a fines de la década de 1950. En 1957, la revolución nacionalista de Nasser en Egipto y la independencia de Ghana al sur del Sahara comienzan a incorporar nuevos países en este bloque internacional. La década de 1960 se inicia con la independencia de la mayoría de los países africanos y el triunfo de las revoluciones argelina y cubana.

Si Bandung había tenido un significado “defensivo”, dado que era la primera alianza para consolidar una política “neutralista” frente a los bloques y una clara negativa a la “intervención” de potencias extranjeras en los problemas internos de los países afroasiáticos, de mutua defensa frente a la ingerencia de las potencias, etc., en la década de 1970 se puede prever la profundización de este tipo de acuerdos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX Tomo 1

Carrera Armamentista y Espacial en la Guerra Fría

GUERRA FRÍA: Se designan un período del siglo pasado que abarcó dos generaciones y se refieren al inestable equilibrio internacional signado por la inevitable hostilidad entre dos sistemas de organización social fundamentalmente antagónicos: el del capitalismo, basado en la propiedad privada de los medios de producción y en el que el poder es naturalmente ejercido por quienes son sus dueños, y el socialismo, basado en la propiedad colectiva de esos mismos medios y en e! que el poder lógicamente corresponde —o debe corresponder, si se quiere— a la colectividad.

En aquella etapa de la historia en donde se enfrentaban dos concepciones ideológicas por el control del planeta, era necesario para los EE.UU. terminar con los “espías”, con los “traidores”, con la “subversión interna”. Y había que hacer frente con más decisión a la amenaza internacional que el comunismo representaba. ¿Cómo? Manteniendo siempre una abrumadora superioridad militar sobre el “adversario”, sobre el “enemigo”.

Se habían registrado ya varias crisis que habían puesto al mundo al borde de una nueva conflagración generalizada. Se iban a registrar otras, así como varias “guerras locales”, odioso nombre que se da a trágicos conflictos que hacen el efecto de válvulas de seguridad por donde escapan los excesos de presión que genera la “guerra fría”. Lo único que parecía valer era la violencia.

guerra fria

¡Armas, armas! Nunca había suficientes. La carrera de los armamentos se combinó con la carrera nuclear y la carrera espacial.

¡Armas, armas!: Fría o caliente, la guerra, esa “prosecución de la política exterior por otros medios” según Clausewitz, exige armas. A ser posible, armas más abundantes y mejores que las del adversario. Pronto, pues, comenzó una frenética carrera armamentista. Como comenzó pronto también el clamor de la opinión pública mundial en favor del desarme. Paralelamente al enfrentamiento entre los dos militares, ha habido un constante enfrentamiento entre las “fuerzas de la paz” y las “fuerzas de la guerra”. El desarme se convirtió en tema permanente de debate en las Naciones Unidas y en sucesivas conferencias internacionales.

Apenas declarada oficialmente la “guerra fría”, se legó para justificar los créditos que con destino a nuevas armas votaba el Congreso norteamericano que, mientras Estados Unidos había procedido a una vasta desmovilización de sus ejércitos, la Unión Soviética mantenía los suyos con sus efectivos casi completos y en una especie de estado de alerta. Surgieron, sin embargo, autorizadas voces que desbarataron este argumento. Como las de los cuáqueros, esos consecuentes y a veces tan “inoportunos” defensores de la paz.

“Otra inexactitud a la que se presta mucho crédito —dijeron en 1951, en su declaración “Steps to Peace”— es que Estados Unidos se desarmó unilateralmente después de la Segunda Guerra Mundial, debilitándose y abriendo así el camino a la expansión soviética.

La falsedad en esto hay que buscarla en sus sistema de referencia, porque, si bien es verdad que hemos desmovilizado nuestro ejército en mucha mayor medida que los rusos el suyo, el poderío militar de Estados Unidos nunca ha sido medido por el tamaño de su ejército permanente.

Por razones geográficas, nos apoyamos principalmente en el poder naval y aéreo, mientras que la Unión Soviética es primordialmente una potencia terrestre. Si incluyéramos todas las categorías de armas, como debe hacerse en cualquier análisis objetivo de la fuerza militar, la teoría del desarme unilateral de Estados Unidos se derrumbaría.

En los años transcurridos desde la guerra, nuestra producción de armas atómicas ha continuado a un ritmo cada vez más vivo y ha sido acompañada por una vasta red de bases aéreas y de bombarderos destinados al lanzamiento de tales armas. Nuestra armada, que es con gran diferencia la mayor del mundo, ha sido entretanto mantenida sin disminución alguna”. Convertido por la “doctrina Truman” en guardián del “mundo libre”, Estados Unidos se mostró decidido desde el principio a mantener una gran delantera en la carrera de los armamentos. El Congreso votaba créditos por miles de millones de dólares para nuevas armas, con especial dedicación a las atómicas y a los medios de lanzarlas contra los objetivos. Pero fue también una carrera que causó muchos sinsabores y decepciones al guardián del “mundo libre”.

Ya fue un hecho muy serio que los soviéticos pusieran fin en 1949 al monopolio atómico norteamericano. Se había supuesto que no lograrían hacerlo hasta 1952 ó 1953. Truman se apresuró a anunciar que Estados Unidos preparaba una bomba de hidrógeno, basada en la fusión de los átomos, no en su fisión, e infinitamente más poderosa que la bomba atómica.

Y, en efecto, el 1? de noviembre de 1952, el mundo entero presenció el aterrador espectáculo de la primera explosión megatónica, preparada con una movilización imponente en el apartado atolón de Eníwetok, en el Pacífico. Pero ¿quién hubiera podido imaginarse que los soviéticos harían un
ensayo parecido el 12 de agosto de 1953, es decir, sólo poco más de hueve meses después? Era indudable que avanzaban por el mismo camino a paso de carga. Siguió la carrera. Más ensayos. Bombas de creciente poder megatónico. Proyectiles balísticos intercontinentales, capaces de llevar estas bombas a cualquier lugar del planeta. ¿Quién asustaba más a quien? Aquel horror tenía algo de juego de niños.

Se procuraba tranquilizar al “mundo libre” con estadísticas: la superioridad nuclear norteamericana era abrumadora. Por su parte, puesto al frente del Kremlin, Nikita Krushchev, con cierta jocunda afición a la jactancia, decía que la Unión Soviética poseía una bomba tan poderosa que no se atrevía a ensayarla y que una conflagración nuclear significaría de modo inevitable el fin del capitalismo en el mundo. El ambiente se contaminaba con la radioactividad.

Y para que las crecientes protestas no frenaran la alocada carrera, llegó a hablarse de bombas nucleares “humanitarias”, término que suponía tan insensato sarcasmo que pronto fue cambiado por el de “limpias”, tampoco muy acertado. Hasta que el 4 de octubre de 1957 el mundo quedó pasmado al escuchar el bip, bip, bipdel primer Sputnik y ver en la noche el paso del primer satélite artificial de la Tierra.

Era el comienzo de la era espacial. Y también la señal de que Moscú se había adelantado en algunos aspectos de la carrera armamentista. Porque en seguida se advirtió el aspecto militar de la proeza científica. Un satélite artificial era “más” que un proyectil balístico intercontinental. Había que alterar algunos rumbos en la desesperada carrera. Había que cambiar algunos conceptos estratégicos. Y había que votar nuevos créditos para nuevas armas. Se habló menos de una “guerra preventiva”. Se habló más de recaudos contra un “ataque por sorpresa”, de sistemas de alarma, de una vigencia permanente, de la necesidad de mantener un poder desvastador de represalia, de la fuerza “disuasiva” que suponía un enorme arsenal nuclear permanentemente a punto. Se estaba ya en el “equilibrio del terror”. En él seguimos viviendo.

¿Eran únicamente razones militares las qué abonaban el mantenimiento de la carrera armamentista a pesar de los clamores de la opinión pública mundial? No se acertaba a comprender por qué avanzaba tan poco en las conversaciones sobre desarme que, en atención a estos clamores, se mantenían en Ginebra. Año tras año, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendaba que se diera un mayor impulso a estas conversaciones. Se decía que Moscú, al proclamarse campeón de la paz y el desarme y negarse al mismo tiempo a determinadas inspecciones, a las que tachaba de “espionaje encubierto”, no hacía más que utilizar a Ginebra como una “tribuna de propaganda”.

En todo caso, era una propaganda muy eficaz. Indujo a Adlai Stevenson, el ex candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, a expresarse así en la Universidad de Chicago el 12 de mayo de 1960: “Resulta a la vez triste e irónico que los comunistas hayan logrado en tan gran medida acaparar y explotar el clamor por la paz, que es sin duda el grito más fuerte y apasionado en este mundo cansado de guerras y asustado. . . Hemos subrayado lo militar y, durante años, ha parecido que no hemos querido negociar con los rusos, fuera para probar sus intenciones o para demostrar la farsa que representaban.

Entretanto, ellos han suspendido unilateralmente los ensayos nucleares; han reducido unilateralmente su ejército; han propuesto conversaciones en la cumbre con objeto de reducir las tensiones y los peligros de guerra, han propuesto el desarme total. Sean cuales fueren sus móviles, cínicos o sinceros, han tomado constantemente la iniciativa. Han respondido al clamor por la paz, mientras que nosotros hemos puesto reparos y vacilado y luego, al final, cedido.”

Se “cedió” únicamente de modo muy relativo. Porque, aunque se llegó a un acuerdo para suspender los ensayos nucleares en la atmósfera o la superficie de la Tierra —un acuerdo impuesto por Ja creciente contaminación radioactiva de ambiente—, continuó la carrera armamentista, ya combinada con las carreras nuclear y espacial.

Apenas transcurría un año sin que, llegado el momento en que se discutían en el Congreso norteamericano los créditos militares, no se difundieran noticias alarmistas capaces de inducir a la pronta aprobación de tales créditos. Los “gastos de defensa” representaron así cada año una proporción mayor del presupuesto federal de Estados Unidos.

Hasta que la economía norteamericana se convirtió, ya de modo interrumpido, en una típica “economía de guerra”.

La Guerra Fría Crisis de los Misiles Historia Causas Consecuencias

Guerra Fría:Antecedentes, Causas y Acontecimientos

GUERRA FRÍA: ¿Fue Walter Lippman, como se afirma, el primero que utilizó la expresión “guerra fría” para caracterizar esa zona intermedia entre la paz y la guerra —entre una paz perturbada por frecuentes conflictos bélicos “locales” y una guerra generalizada sólo impedida por el terror que inspiraba el holocausto nuclear— que ha mantenido a la humanidad en vilo desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial y el aplastamiento de la regresión fascista?

Designan un período del siglo pasado que abarcó dos generaciones y se refieren al inestable equilibrio internacional signado por la inevitable hostilidad entre dos sistemas de organización social fundamentalmente antagónicos: el del capitalismo, basado en la propiedad privada de los medios de producción y en el que el poder es naturalmente ejercido por quienes son sus dueños, y el socialismo, basado en la propiedad colectiva de esos mismos medios y en e! que el poder lógicamente corresponde —o debe corresponder, si se quiere— a la colectividad.

Antecedentes, causas y consecuencias de la Guerra Fría: La segunda guerra mundial dejó importantes consecuencias en los países que habían participado en Millones de muertos y desaparecidos, de los cuales muchos eran civiles; gente desplazada, en su gran mayoría de Europa del este, al oeste; población hambrienta y con frío; destrucción de ciudades, algunas reducidas a escombros.

Nada quedó sin ser afectado: ni puentes, ni ferrocarriles, ni caminos, ni transportes.  La mano de obra se resintió y grandes extensiones de tierras se perdieron para el cultivo.  La actividad industrial se atrasó, faltaban materias primas, herramientas apropiadas, tecnología moderna y energía.

Ante esta realidad, Europa perdió su papel decisivo en la política internacional, y surgió entonces, un nuevo orden mundial representado por la hegemonía de los Estados Unidos y de la Unión Soviética, alrededor de los cuales, y formando dos bloques enfrentados, el bloque occidental y el bloque oriental, se alinearon los restantes países del mundo.  La tensión entre ellos, dio lugar a la llamada “Guerra fría” que dominó por completo las relaciones internacionales en la última mitad del siglo XX.

Guerra Fría: La formación de los bloques

Luego de la guerra, tanto los Estados Unidos, como la Unión Soviética, no supieron ponerse de acuerdo acerca de la reordenación del mundo, pues representaban dos formas de organización política, económica y social muy diferentes.

Para los Estados Unidos, los gobiernos debían garantizar el ejercicio de las libertades individuales, la existencia de organizaciones políticas y sindicales y la libertad ideológica.  Para la Unión Soviética, en cambio, se debía garantizar primeramente la igualdad de oportunidades y la justicia social.  Luego sí, se tendrían en cuenta las libertades individuales.

Estas diferencias, al parecer irreconciliables, hicieron que generaciones enteras viviesen bajo la amenaza de una nueva guerra, ahora con armas nucleares, que arrasaría todo el planeta.

La URSS dominaba, con el apoyo del Ejército Rojo y de partidos comunistas que eliminaron cualquier opositor, Polonia, Rumania, Hungría, Checoslovaquia, Bulgaria, Alemania Oriental, Albania y Yugoslavia.  Los EE.UU., controlaron el resto del mundo capitalista, el hemisferio occidental y los océanos, sin intervenir en la zona soviética.  Los conflictos, ahora se producirían en las regiones pertenecientes a los antiguos imperios coloniales, cuyo fin, ya en 1945 resultaba inminente, sin que se conociese con claridad que orientación política iban a adoptar los nuevos estados postcoloniales.

En Europa, la línea de separación de los bloques, se había trazado según los acuerdos de 1943-1945 llevados adelante por RooseveltChurchill y Stalin.  Alemania quedó dividida en Oriental y Occidental, y lo mismo sucedió con su capital, Berlín.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, George Marshall, produjo un programa de ayuda para la reconstrucción de Europa.  El Plan Marshall, otorgaba generosas líneas de crédito y donaciones a los Estados Europeos, a cambio de un cierto control por parte de los Estados Unidos.  Esto permitió el crecimiento económico de casi dieciséis países que se repartieron aproximadamente trece mil millones de dólares.  Al mismo tiempo, EE.UU. inició una dura crítica contra el comunismo.

El espionaje adquirió especial importancia, pero los servicios secretos de uno u otro bando, la KGB y la CIA, a pesar de involucrarse en operaciones complicadas y en asesinatos encubiertos, no tuvieron, salvo algunos casos aislados en países del tercer mundo, un poder político real.  Pero alimentaron la difusión de novelas de espionaje con audaces detectives como protagonistas, de los cuales, James Bond, será su máximo exponente.

La profunda división entre el bloque oriental y occidental, se popularizó con el nombre de “telón de acero” (cortina de hierro).  De un lado, los Estados Unidos y sus aliados en un acuerdo políticomilitar, la OTAN.  Del otro lado, la URSS y sus aliados reunidos en un comité de información y defensa de sus intereses llamado COMINFORM, que dio lugar, posteriormente, a la creación de un mercado económico socialista, el COMECON, y de una alianza militar, EL PACTO DE VARSOVIA.

Cuando ambos bloques contaron con un extenso arsenal atómico, la guerra entre ellos, a pesar de ser utilizada como amenaza, hubiese resultado suicida.

Las guerras de la guerra fría

Sin embargo, tanto los Estados Unidos, como la Unión Soviética, se involucraron en distintas guerras, especialmente en aquellas que fueron llevadas adelante por países (ex colonias), surgidos luego de lograda su Independencia.

La guerra de Corea:

Antiguamente japonés este país habia sido dividido, al fin de la guerra, en dos zonas de ocupación ubicadas a ambos lados del paralelo 38 N, al norte, la soviética, al sur la norteamericana. Cuando retiraron las tropas, en lugar de producirse la unificación de ambas regiones, la división de Corea de consolidó. Cuando el norte quiso avanzar por la fuerza hacia el sur, el presidente de los EE.UU, Truman, decidió intervenir y envió tropas al mando del general Mc. Arthur, las que protagonizaron un gran enfrentamiento armado que se resolvió en 1953 con la firma del armisticio de Panmunjon, firmado en la Pagoda de la Paz, restableciendo las fronteras entre las dos coreas iniciales.

La guerra de lndochina:

La indochina francesa, integrada por Vietnam, Laos y Camboya, se dividió, luego de la Segunda Guerra mundial.  En el norte se formó la República Democrática de Vietnam, con capital en Hanoi, organizada por el Viet minh (fuerzas comunistas), y en el sur se instaló un protectorado francés que no reconoció la independencia de Vietnam del Norte.  La URSS y China, apoyaron al norte comunista, y los EE.UU. a los franceses.  Francia finalmente aceptó la división de Vietnam en dos estados y en el sur se formó una República que se alineó con Norteamérica con el propósito de lograr la ayuda necesaria para terminaron Vietnam del norte.
De esta manera se inició la Guerra de Vietnam, que duró casi veinte años y que terminó con la retirada de las tropas estadounidenses, que no pudieron derrotar a los comunistas en una larga y cruel guerra de guerrillas.  En 1975, las dos zonas se unificaron en un solo país y quedó conformada la República Socialista de Vietnam.

Los conflictos árabe israelíes:
Luego de haber padecido los horrores del Holocausto, los judíos se plantearon la necesidad deformar su propio estado en las tierras de su antiguo país, Palestina, que estaba bajo dominio británico.  Inglaterra abandonó los territorios y la ONU (Naciones Unidas), los dividió en dos partes: una bajo el gobierno de los árabes, y otra bajo el dominio de los judíos.  Es el nacimiento del Estado de Israel, que fijó su capital en Tel Aviv y tuvo a David Ben Gurión como primer presidente.

Pero los países árabes en general, y el pueblo palestino en particular no reconocieron al nuevo estado judío y se produjo un enfrentamiento armado que terminó con la división de la ciudad de Jerusalén para judíos y palestinos.  A pesar de haber sido derrotados varias veces, los árabes no aceptaron la situación y comenzaron a organizarse en diferentes asociaciones para resistir, de las cuales la más importante fue la OLP (Organización para la liberación de Palestina), dirigida por Yasser Arafat.  Los Estados Unidos apoyaron a Israel y la URSS, al mundo árabe.

En 1967 Israel, en una guerra relámpago, extendió sus territorios hacia Belén, Jerusalén, Jericó, el Sinaí hasta Suez, y los altos del Golán.  Esta guerra se denominó de “los seis días” y terminó con la victoria de Israel.  Pero, los árabes decidieron atacar nuevamente y el día del Yom Kippur (fiesta religiosa), del año 1973, avanzaron sobre Israel, pero fueron nuevamente vencidos gracias a la intervención de los EE.UU., que ayudaron a los judíos a obtener una nueva victoria.

Los países árabes, ante esta realidad, decidieron llevar adelante una guerra económica y embargaron el petróleo de los países que ayudaron a Israel, al mismo tiempo que reducían las ventas con el propósito de lograr un aumento de los precios.  Esto desequilibró la economía internacional y los EE.UU. y la URSS, acordaron, a través de la ON U, un “alto el fuego”.

Guerra Fría: La crisis de los misiles en Cuba:

Cuba, que tenía un gobierno dictatorial bajo el auspicio de los EE.UU., organizó, a partir de 1956, un movimiento revolucionario nacionalista dirigido por Fidel Castro, que se logró consolidar en el poder en 1959.  Una vez allí, el nuevo gobierno nacionalizó los recursos económicos de la isla, situación que originó el boicot económico de los EE.UU., quienes interrumpieron totalmente los intercambios y brindaron asilo político y ayuda económica a los disconformes con el nuevo régimen.  La URSS, por el contrario, apoyó a Cuba y en 1960 se establecieron relaciones militares y económicas.

Pero en 1961, se produjo por parte de un grupo de cubanos exiliados, un intento de desembarco en Bahía de los Cochinos, apoyado por la CIA.  Eso motivó que la URSS instalase misiles nucleares en la isla, apuntando a los Estados Unidos.  El presidente Kennedy, ordenó el bloqueo de la isla para impedir la llegada de los barcos soviéticos con las piezas nucleares.  Luego de varios días de tensión, Kruschev ordenó el regreso de los barcos y Kennedy, levantó el bloqueo.  Cuba se convirtió en un país comunista aliado a la URSS y enfrentado a los EE.UU.

Consecuencias de la guerra fría

El enfrentamiento militar y la carrera armamentista, no fueron los aspectos más importantes de la guerra fría, pero sí los más visibles, pues dieron origen a importantes movimientos pacifistas internacionales.  Más significativa fue la política de los dos bloques enfrentados que dividió al mundo en dos bandos: procomunistas y anticomunistas, haciéndole olvidar antiguos problemas, Pero sobre todo, la guerra fría creó la “Comunidad Europea”, que con el tiempo se mostró lo suficientemente capaz para ocupar un lugar entre los grandes

UN PODER DESTRUCTIVO SIN PRECEDENTES

Desde Hiroshima (agosto de 1945) no ha dejado de multiplicarse el poder destructivo de las armas nucleares. A la primera generación, bombas A (atómicas), siguió un nuevo tipo, bombas H (termonucleares), cuyo poder es ilimitado. Si la bomba arrojada sobre Hiroshima equivalía a la carga de 8.000 bombarderos, una sola bomba H supera en potencial destructivo a todas las bombas arrojadas sobre Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Estos ingenios de muerte multiplican su onda explosiva con efectos térmicos y radioactivos; especialmente temibles son las radiaciones, en cuanto que pueden sembrar la muerte a miles de kilómetros del objetivo. En la panoplia de tipos de armas nucleares se han conseguido variantes, como la bomba de neutrones, que puede eliminar la vida del área elegida sin producir destrozos materiales.

La revolución nuclear ha ido acompañada de la revolución balística. Como vectores de las armas atómicas se pasó de aviones subsónicos a aviones supersónicos. Desde 1957 los misiles han tomado el relevo, con un espectro que comprende desde los de alcance medio, que impactan en un blanco a 2.500 km de distancia, hasta los intercontinentales, con un alcance preciso a 14.500 km, y que pueden ser lanzados desde plataformas móviles, aviones o submarinos nucleares. Con los misiles han desaparecido de la superficie del planeta los santuarios seguros.

Finalmente, la revolución balística se ha completado con la modernización tecnológica. Instrumentos electrónicos permiten una precisión casi de metros en el lugar del impacto, precisión conseguida por los SS2O soviéticos y los Pershing II y Cruceros norteamericanos. En esta última generación los misiles son de cabeza múltiple, lo que quiere decir que portan varias cabezas nucleares, con las cuales se ataca diversos blancos con un solo disparo.

Los técnicos han empezado a calcular cuántas veces podría ser destruido el planeta si se empleara todo el arsenal atómico acumulado. Y no parece que sea un consuelo el que tras la reducción de ese arsenal, conseguido en arduas conversaciones, la Tierra puede ser destruida un menor número de veces.  

Guerra Fría: EL CRECIMIENTO DEL CLUB ATÓMICO

En 1945 Estados Unidos poseía el monopolio del arma atómica, pero perdió parte de la ventaja cuando en 1949 la URSS experimentó su primera bomba en Siberia. A partir de 1950, Estados Unidos y la URSS se concentraron en la producción de la bomba H, aunque el primero mantenía ventaja por su sistema de bases en el extranjero, por la miniaturización de los ‘mecanismos y, sobre todo, por la fabricación de los submarinos Polaris,imposibles de detectar por los aparatos de radar para prevenir el ataque.

UN ARSENAL COSTOSO

Sin embargo, a finales de la década de los 50, la URSS cobró ventaja en la carrera del espacio, cuando puso en órbita el primer satélite (Sputnik) y el primer astronauta (Yuri Gagarin), conquistas científicas que tenían una inmediata aplicación militar.

Pero en ese momento ya habían aparecido nuevos países en el club atómico. En 1952, Gran Bretaña experimentó su primera bomba atómica, y en 1960 lo consiguió Francia. Cuatro años después, China realizaba las pruebas y en seguida acumulaba un nutrido arsenal. Sucesivamente, Israel, India y África del Sur, y probablemente algún otro país, se dotaron del correspondiente arsenal atómico. De esta forma, las posibilidades de un enfrentamiento de efectos mundiales se multiplicaron.

No sólo las armas atómicas, sino todos los instrumentos bélicos de las últimas generaciones, tienen un coste que ha llegado a ser insoportable. Con el dinero de un avión “invisible” (no detectable por el radar) o un submarino atómico se podrían construir centenares de hospitales o miles de escuelas. Y aunque en este empeño se concentraron primero los supergrandes, todos los países, incluso los más pobres, invierten cada vez más en armas.

Esta situación agobiante suscitó conversaciones y acuerdos parciales; si el desarme parecía una meta imposible, al menos se intentaría la no diseminación del armamento nuclear. En 1968, sesenta y dos países firma. ron en Ginebra el Tratado de No Proliferación Nuclear, que chinos y franceses se negaron a suscribir.

En 1950, el gasto militar mundial se cifraba en 100.000 millones de dólares, en 1980 en 300.000 millones, en 1982 se había elevado bruscamente a 500.000 y en 1985 alcanzaba 870.000 millones. Las superpotencias no podían soportarlo. De hecho en el hundimiento de la URSS desempeñó un papel el intento ruinoso de replicar al proyecto Reagan de “guerra de las galaxias”. Y para el Tercer Mundo supuso una aberración histórica invertir en armamento los recursos que debiera haber destinado al desarrollo.

Guerra Fría:  CONVERSACIONES DE DESARME

Al año siguiente las dos superpotencias iniciaron conversaciones para la limitación de armas estratégicas (SALT), fijando un techo para el número e instalación de proyectiles balísticos. Así se llegó al acuerdo SALT 1 (1972), que establecía la “paridad nuclear”. Sería el primer paso para nuevas reducciones, incluidas en el acuerdo SALT II, que no entró en vigor al faltar el refrendo parlamentario en los dos grandes.

En conjunto la Guerra Fría dejó dos efectos indeseados. En primer lugar, una inversión disparatada en armamento. En segundo lugar, una imagen casi diabólica del adversario, como resumió el presidente norteamericano Reagan cuando calificó a la Unión Soviética de “imperio del mal”.

El fin de la Guerra Fría: A fines de 1989 -el año en que se celebró el bicentenario de la Revolución Francesa- los televisores de todo el mundo mostraron cómo una multitud de alemanes orientales se dedicaba a demoler el Muro de Berlín. El Muro simbolizaba la división de Alemania -y del mundo- en dos mitades, que representaban el orden capitalista y el orden comunista.

El proceso que condujo a la caída del Muro -y a sucesivos cambios- fue iniciado a mediados de la década de 1980 por el secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Mijaíl Corbachov. El propósito de Gorbachov era la reforma del sistema soviético, que condensaba en dos términos: perestroika -que aludía a la reestructuración económica- y glasnost -que remitía a la transparencia y a la apertura política-.

Este proceso suponía, además, una progresiva eliminación de los conflictos estratégico-militares con el bloque occidental, es decir, la terminación programada de la Guerra Fría. Esta tendencia de desmilitarización se puso de manifiesto con los acuerdos para el desarme celebrados con los Estados Unidos.

La reforma “desde arriba” del sistema soviético no tuvo el desarrollo imaginado por sus iniciadores. En pocos años, el régimen comunista se desmoronó, la Unión Soviética se desmembró y prácticamente desapareció como potencia mundial, encerrada en los problemas provocados por la transición de la economía centralmente planificada y el sistema de partido único, a la economía de mercado y la democracia representativa.

Las consecuencias del fin de la Guerra Fría todavía no pueden ser apreciadas en toda su magnitud. Sin embargo, hay cambios profundos y perceptibles que pueden destacarse: la suspensión de la amenaza de una guerra atómica entre las potencias y la reconversión de la industria bélica; la alteración de los equilibrios políticos y militares en las zonas calientes de la Guerra Fría -la Guerra del Golfo y el proceso de paz entre israelíes y palestinos se relacionan con este cambio-; la pérdida de atractivo del modelo comunista frente al capitalismo liberal; el surgimiento de movimientos nacionalistas en los países de Europa del Este y en la ex Unión Soviética; el crecimiento del integrismo islámico, y la configuración de un nuevo esquema de poder internacional marcado por un relativo declive del poderío de los Estados Unidos y los ascensos de Europa y, sobre todo, del Japón.

Kennedy ante la crisis de los misiles
Este gobierno, tal y como os prometió, ha mantenido la más estrecha vigilancia del desarrollo del poderío militar soviético en la isla de Cuba! Durante la pasada semana, se estableció una inconfundible y evidente prueba del hecho de que se está levantando ahora una serie de instalaciones de lanzamiento de proyectiles dirigidos a esa aprisionada isla. El propósito de esas bases no puede ser otro que el de establecer unas instalaciones capaces de llevar a cabo ataques nucleares contra el hemisferio occidental (…)

Las características de estas nuevas instalaciones de lanzamiento de proyectiles dirigidos, indica la existencia de dos tipos de instalaciones. Varias de ellas incluyen proyectiles dirigidos de alcance intermedio, capaces de transportar cargas nucleares hasta una distancia de 100 millas náuticas. Cada uno de esos proyectiles dirigidos es capaz de alcanzar Washington, alcanzando el Canal de Panamá, Cabo Cañaveral, México (capital) o cualquier otra ciudad del sudeste de Estados Unidos, América Central o zona del Caribe (…).

  1. Por lo tanto actuando en defensa de nuestra propia seguridad y de todo el hemisferio occidental, y con arreglo a la autoridad que me concede la Constitución, respaldado por el Congreso, he dispuesto que sean tomadas inmediatamente las siguientes medidas: Para contener toda esta ofensiva, acaba de ser iniciada una estricta cuarentena de todo el equipo militar ofensivo que es embarcado para Cuba (…).
  2. He mandado una ordenada e incrementada vigilancia en Cuba y de sus construcciones militares (…) He ordenado a las Fuerzas Armadas que estén preparadas para cualquier eventualidad y creo que, en interés tanto del pueblo cubano como de los técnicos soviéticos de estos lugares, debe reconocerse el peligro que encierra esta amenaza.

3.La política de esta nación será considerar cualquier lanzamiento de un proyectil nuclear desde Cuba contra cualquier nación del hemisferio occidental, como un ataque de la Unión Soviética contra los Estados Unidos (…).
4. Como medida militar de precaución totalmente necesaria, he ordenado que sea reforzada nuestra base de Guantánamo (…).

  1. Esta misma noche hemos convocado una reunión inmediata al órgano consultivo de la Organización de Estados Americanos (…).
  2. Con arreglo a la Carta de las Naciones Unidas, hemos pedido esta noche una reunión urgente del Consejo de Seguridad, que deberá ser convocada sin demora para tomar una acción contra la última amenaza soviética contra la paz mundial.
    7. Y último. Dirijo un llamamiento al presidente Kruschev para que suspenda y elimine esta clandestina y provocadora amenaza para la paz del mundo y para unas estables relaciones entre nuestras dos naciones.

John E Kennedy,
Presidente de los Estados Unidos de América, 23 de octubre de 1962.

LOS MOMENTOS MAS CRÍTICOS DE LA CRISIS

KENNEDY INFORMA AL MUNDO
El lunes 22 de octubre, a las siete de la tarde, John F. Kennedy, el hombre más joven que ha asumido la presidencia de los Estados Unidos, se dirigió a su pueblo para anunciarles la trascendental decisión: “El propósito de las bases no puede ser otro que proporcionar una fuerza de ataque nuclear contra el Hemisferio Occidental”. Calificó las seguridades dadas por los rusos -en cuanto a que el armamento era defensivo- como un “engaño deliberado” y, acto seguido, paso a exponer lo que, con reiterada existencia, calificó como medidas iniciales.
“Cuarentena” sobre todo el material ofensivo que fuera enviado a Cuba.

Vigilancia estricta y redoblada sobre la Isla, utilizando para ello cualquier medio.
El lanzamiento de un cohete sobre Estados Unidos, desde Cuba, sería considerado como un ataque directo de la Unión Soviética, lo que implicaba la directa e inmediata represalia.

“Conciudadanos, no dude nadie que ésta es una actitud difícil y peligrosa.. .Nadie puede predecir qué rumbo tomará ni que pérdidas o bajas puede costar…”
El bloqueo comenzó efectivamente el 24. La medida obedecía, según algunos, para dar mayor tiempo a que el Kremlin recapacitara, para otros, era el natural temor al enfrentamiento. Noventa buques de la armada estadounidense, apoyados por sesenta y ocho escuadrones aéreos, más ocho portaaviones, se colocaron en posición de localizar e interceptar a más de una veintena de barcos rusos que se dirigían hacia la Isla.
La orden era perentoria: Toda nave que transporte armamento a Cuba debería ser detenida. Para ello, las unidades navales norteamericanas tendrían que abordar cualquier barco que fuera sospechoso, y a los otros, aunque pertenecieran a una nación neutral, se les sometería a control.

Para abordar un barco estimado como sospechoso, se tendría que proceder conforme a la práctica tradicional de darle un alto. En seguida, el capitán tendría que presentar la documentación de la carga que llevaba a bordo y, de ser necesario, aceptar la inspección de rigor.

El problema se presentaría si un buque no aceptaba detenerse ni permitía la inspección. En esos casos, la costumbre establece un disparo de advertencia a varios metros de la proa… Lo que sobrevendría a continuación era sólo cuestión de criterio de parte del capitán del barco sospechoso, como del que ejerce el control.

Kruschev, luego de mantener un silencio de casi 24 horas, protestó airadamente en los foros internacionales, insistiendo en que las armas eran defensivas.

El Secretario General de las Naciones Unidas, U Thant y el Papa Juan XXIII, exhortaron fervientemente a los Estados Unidos y a la Unión Soviética para que preservaran la paz mundial, lo que dio pie para que se iniciaran las negociaciones.

Kruschev ofreció un canje: si los norteamericanos desmantelaban una base de proyectiles existente en Turquía, la URSS lo haría en Cuba.

Kennedy, pese a que en el Comité se había visto como posible de llevar a cabo tal desarme, dado lo anticuado de sus instalaciones, no accedió. La solución no era hacer coincidir el fiel de la balanza entre dos bases, sino que pasaba, exclusivamente, por el retiro de los cohetes desde la isla.

Recién el miércoles 24 la tensión aflojó un grado. El mundo se informó que quince barcos rusos habían cambiado de rumbo.

A todo esto, las conversaciones eran exclusivamente bilaterales. Es decir, Fidel Castro no intervenía en ellas. La opinión pública occidental pro-soviética observaba, con estupefacción, de que el gordo líder del Kremlin estaba negociando la Cuba de Fidel por unas bases en Turquía.

En el intertanto, dos barcos fueron interceptados. Uno fue un mercante de bandera panameña que había sido fletado por la URSS, cuyo capitán aceptó la inspección, luego de la cual, una vez que se comprobó que no portaba armamento, se le dejó seguir su camino hacia La Habana. Más tarde, el mundo contuvo la respiración. Un buque soviético fue detenido en la zona de bloqueo. Era un barco cisterna que indudablemente no transportaba armas. Los hombres de la línea dura en Washington opinaron que no. se podía aceptar ese reto, y que Estados Unidos debía reaccionar con toda su energía militar. Kennedy optó por dar más tiempo a Kruschev, y considerando que el buque había respetado las reglas de la cuarentena, esto es, se había identificado debidamente ante los navíos norteamericanos, debía serle permitido continuar sin ser registrado.

Otro “incidente” hubo de ser cargado en el haber de esta crisis. Un avión U-2 había sido derribado sobre territorio cubano, puesto que no había regresado a su base. Se dice que el mismo Fidel Castro habría apretado el disparador del proyectil que dio por tierra con el espía. John Kennedy, comprendiendo que esa baja era en aras de una solución de paz más global, no concedió mayor importancia a la acción.

La situación estaba clara. El primer mandatario de la Unión Soviética y el Presidente de los Estados Unidos, eran los dos únicos hombres en el mundo de quienes dependía, en última instancia, la responsabilidad de la guerra nuclear.

El fin de la Guerra Fría y las transformaciones territoriales
El fin de la Segunda Guerra Mundial configuró una situación política internacional conocida bajo el nombre de Guerra Fría. La Guerra Fría consistió en el enfrentamiento político, económico, social e ideológico entre dos formas de organización: el sistema capitalista y el sistema socialista. El primero, liderado por los Estados Unidos y el segundo, por la ex Unión Soviética. El resto de los países del mundo se hallaban alineados en uno u otro bloque, aunque un importante número de países se mantuvo al margen, sosteniendo lo que se reconocería como una posición diferente. Se denominaron No Alineados, por su negativa a alinearse con las superpotencias.

El proceso de reformas económicas (“perestroika“) y la democratización de algunos estamentos políticos (“glasnot“), que tuvieron lugar en la Unión Soviética durante la gestión de Mijail Gorbachov (1985-1991), así como la unificación de Alemania Oriental y Occidental (en 1989), significaron el inicio de un proceso de finalización de la Guerra Fría (1991).

Una de las consecuencias inmediatas del fin de la Guerra Fría fue la transformación de las fronteras políticas de la mayor parte de los países que constituían el bloque socialista. Así, la Unión Soviética se dividió en varios estados independientes: Azerbaiyán, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Letonia. Lituania, Estonia, Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Georgia. Armenia. Rusia continúa liderando la política y la economía en el área, desde la Confederación de Estados Independientes, integrada por los países ex miembros de h Unión Soviética —a excepción de los países bálticos— con fines de colaboración económica y militar. Alemania Oriental y Alemania Occidental se unificaron en un único Estado. Checoslovaquia se ha dividido en la República Checa y Eslovaquia, y Yugoslavia en Serbia, Macedo-nia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina y Croacia.

Algunas de estas nuevas divisiones territoriales tuvieron origen en formas de organización política anteriores a .la Segunda Guerra Mundial y, fundamentalmente, en las diferenciaciones étnicas y religiosas existentes con anterioridad al proceso de formación del bloque socialista. Parte de la inestabilidad política iniciada en 1991 se mantiene hasta la actualidad.

Biografia de Harry Truman Heroe de la Segunda Guerra Mundial

Harry Truman: El hombre contra el comunismo

Cuando el 12 de abril de 1945, Harry S. Truman se convirtió en Presidente de los Estados Unidos no tenía sospecha de lo que sucedería luego, ya que prácticamente no tuvo oportunidad de dialogar con el ex Presidente Roosevelt, y tampoco recibió información acerca del desarrollo de la bomba atómica o el nivel de los conflictos con la Rusia soviética.

Tiempo después Truman declararía ante la prensa: “Me sentí como si la luna, las estrellas, y todos los planetas hubieran caído sobre mí”.

Fue algo que sucedió de repente, y Truman dejó de ser Vicepresidente para ocupar el cargo de Presidente de su país, por lo que debió afrontar los vastos y diversos problemas en tiempos de guerra.

Harry Truman había nacido el 8 de mayo de 1884 en Lamar, Missouri, en medio de una familia de granjeros, y siendo el hijo mayor de John Anderson Truman y Martha Ellen Young Truman.

Durante la Primera Guerra Mundial luchó en Francia como Capitán de Artillería, y cuando regresó a su país natal contrajo matrimonio con Elizabeth Virginia Wallace, con quien instaló una mercería en la ciudad de Kansas.

Mientras tanto, Truman se mantuvo siempre activo en el Partido Demócrata, lo que en 1922 le permitió ser elegido juez de la Corte del Condado de Jackson. Más de una década después, precisamente en 1934, se convirtió en Senador, lo que le permitió durante la Segunda Guerra Mundial dirigir el Comité del Senado dedicado a investigar la guerra, es decir todo lo relacionado a los gastos injustificados y la corrupción que tuvieron lugar durante dicho período.

El 20 de enero de 1945 asumió como Vicepresidente de los Estados Unidos, con la fórmula que puso en el cargo de Presidente a Franklin D. Roosevelt. Sólo pasarían unos meses, y el 12 de abril de ese mismo año se convertiría en Presidente, luego de que Roosevelt muriera repentinamente. Truman se mantuvo en el cargo hasta el 20 de enero de 1953.

Como Presidente, Truman debió tomar algunas de las decisiones más cruciales de la historia. Entre otras cosas, poco antes de lograr la victoria en la guerra contra Japón, los Estados Unidos enviaron un comunicado a los japoneses solicitando la rendición, pero ante la negativa de los asiáticos, Truman ordenó que las bombas atómicas fueran lanzadas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, logrando de esta forma la rendición inmediata de los japoneses.

Si bien durante los primeros tiempos Truman había continuado la política de su predecesor, lo cierto es que no se demoró en desarrollar su propia estrategia.

Una vez que la guerra pasó al olvido, por lo menos para los norteamericanos, Truman presentó al Congreso un programa conocido como el de los 21 puntos, en el cual proponía la ampliación de la plataforma de la Seguridad Social, un programa de empleo, una Ley permanente de Empleo, la erradicación de los asentamientos marginales y la generación de la vivienda pública. Aquello se hizo conocido como el “Fair Deal”, en español el trato justo.

Mientras tanto, el mundo se encontraba inmerso en una crisis, y ante los peligros reinantes, Truman llevó adelante su campaña de 1948 con total éxito, y desafiando a todos los pronósticos, se alzó con la victoria de los comicios de aquel año.

Durante el año 1947 la Unión Soviética presionó a Turquía, y sus guerrillas amenazaron con apoderarse de Grecia. Ante ello, Truman solicitó al Congreso enviar ayuda a ambos países, y a partir de allí se hizo popular la llamada Doctrina Truman. Asimismo, se puso en marcha el conocido Plan Marshall, por el nombre de su Secretario de Estado, que logró estimular la recuperación económica.

Cuando en 1948 los rusos bloquearon los sectores occidentales de Berlín, Truman ordenó crear un puente aéreo masivo, a fin de colaborar con los berlineses hasta lograr que los rusos se retiraran. Mientras tanto, Truman se mantenía ocupado con las negociaciones que buscaban crear una alianza militar cuyo objetivo fuera proteger a las naciones occidentales, la cual fue finalmente establecida en 1949 bajo el nombre de Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Cuando en junio de 1950 el gobierno comunista de Corea del Norte invadió Corea del Sur, Truman volvió a enviar ayuda, siempre con la premisa de combatir el comunismo en cualquier rincón del mundo.

Finalmente, la ONU decidió establecer una línea que delimitara los espacios de Corea del Sur y del Norte, y a pesar de que Truman se sintió desalentando con aquella decisión, lo cierto es que prefirió mantenerse al margen, a fin de evitar que se generara un conflicto mayor con China y posiblemente con Rusia.

Decidido a abandonar la política para siempre, al finalizar su mandato volvió a Kansas, y finalmente murió el 26 de diciembre de 1972, a los 88 años.

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

El tercer mundo en América Latina Arzobispo Romero Farabundo Martí

En la década de 1980, uno de los acontecimientos que más destacaron en la mayoría de los países latinoamericanos fue el estallido de una profunda. crisis económica, que se reflejó en el incremento de la deuda externa, lo cual la dejó fuera de control.

El modelo que otorgaba un papel central al Estado fue de gran influencia para las transformaciones políticas y económicas de las décadas anteriores. En el orden político, la existencia de un estado fuerte y con cierta autonomía formalizaba la representación de intereses a través de secres que se adherían a grupos institucionalizados, que se acercaban más a una participación real e a la simple representación.

En el orden económico, se crearon mecanismos de regulación, nacionalizaciones o inversiones directas en empresas estatales, aun cuando la inserción a una economía internacional se basara fundamentalmente en productos primarios poco elaborados, a la vez e se dependía de la tecnología extranjera. Sin embargo, los gobiernos tenían poco interés, o baja capacidad en la política fiscal, para lograr una extracción de recursos que apoyara sus proyectos económicos. Esta debilidad política motivó el incremento de la deuda externa, lo cual obligó a los gobiernos, por un lado, a canalizar cada vez más recursos al pago de los compromisos con los organismos financieros internacionales y, por otro, a no poder aumentar el gasto social con la consecuente caída del nivel de vida de la mayoría de la población.

Algunos indicadores, como los que menciona Norman Hicks en la publicación del Sistema económico Latinoamericano (SELA), Desarrollo social y programa de ajuste, revelan que al finalizar la década de 1980, la llamada “década perdida”, América Latina pagó por el servicio de su deuda más del 4 por ciento del producto interno bruto, cuando entre 1985 y 1989 el crecimiento de de 1.5 por ciento. Para 1992, por concepto de intereses y utilidades pagó aproximadamente 30 mil millones de dólares, al tiempo que su deuda ascendía a 450 mil 875 millones de dólares ese mismo año.

En 1995, Salvador Arriola, secretario permanente del SELA, señaló que la deuda externa latinoamericana superaba los 530 mil millones de dólares (cifra que duplica los niveles de 1982, ruando estalló la crisis deudora), provocando una transferencia neta de recursos al exterior mayor los 35 mil millones de dólares. La salida de capital aumentó los índices de pobreza.

El Banco Mundial declaraba: “A principios de 1993, el 20 por ciento más pobre de la población de América Latina recibía apenas 4 por ciento del total del producto interno bruto (PIB), y el porcentaje de personas que vivía en situación de pobreza aumentó de 27 por ciento a 32 por ciento kl total de la población, en el periodo 1980-1989”.

A ello se agregaba la caída de los salarios mínimos y medios en la mayoría de las naciones latinoamericanas, que se encontraba entre 50 y 70 por ciento para los casos de México, Perú, Brasil, Venezuela en el periodo 1980-1990.

La dificultad de soportar la deuda externa, aunada a diversos factores domésticos, como la pérdida de eficacia y de legitimidad, desembocaron en la caída de los regímenes autoritarios. Los excesos de los cuerpos represivos generaron una revaloración de la democracia, como un concepto distintivo y antagónico de la experiencia política anterior. Sin embargo, en la práctica política, debido al interés por reinstaurar el sistema democrático en los países de América Latina, se planteó el problema adicional de distinguir entre lo que se suponía un mero cambio de régimen político y a efectiva democratización de las instituciones estatales, de los procedimientos competitivos y de DS mecanismos participativos.

La crisis política y económica afectó a los gobiernos latinoamericanos, pues las contradicciones alcanzaron tal nivel que ya no se pudo gobernar. El consumo de las clases medias y las políticas de bienestar social no sólo se frenaron, sino que se abatieron. Además, los capitales mediano y pequeño, el público y el social no sólo fueron integrados o privatizados, sino que se les obligó a contribuir a la concentración especulativa del gran capital. Países y pueblos enteros realizaron grandes diferencias de excedentes, que cubrían los déficits fiscales y armamentistas de las metrópolis, e incrementaron las tasas de acumulación de los grandes negocios. Como la reacción popular a esta política no sólo se limitaba a los grupos más explotados, sino que incluía a los sectores medios y los obreros organizados, la pérdida de los mediadores, la radicalización y la agresividad crecientes, ligados a la desesperación de los habitantes marginados urbanos, de los campesinos pobres, e las minorías indígenas, de los estudiantes e intelectuales, representaban una amenaza revolucionaria que los gobernantes de nuevo estilo enfrentaron mediante una preparación ideológica y militar rigurosamente programada.

Estados Unidos generó mecanismos de control que posibilitaron una continuidad de su hegemonía, tal como la “guerra de baja intensidad” (GBI), diseñada para satisfacer a la opinión pública estadounidense y que se aplicó en forma sistemática en América Central. Era una guerra no declarada y sin riesgos para los jóvenes norteamericanos, aunque sí para las poblaciones nativas que sufrieron los ataques. Se procuraba que no hubiera enfrentamientos directos prolongados de las fuerzas regulares estadounidenses, y que los conflictos de larga duración estuvieran a cargo de los nativos. Las fuerzas regulares de Estados Unidos sólo intervendrían y actuarían cuando fuera oportuno, en forma rápida —con radares, aviones, naves— y siempre que las tropas domésticas hubieran sentado las bases del triunfo.

Al terminar la década de 1980 las transformaciones operadas en el contexto internacional (el derrumbe del bloque socialista y la desintegración de la Unión Soviética) trajeron una nueva estrategia diplomática hacia América Latina: el 27 de junio de 1990 el presidente estadounidense George Bush lanzó la “Iniciativa de las Américas”, con la participación de muchos países latinoamericanos. Con ella se determinaba el final de la etapa militarista y el inicio de una nueva fase democrática, de respeto a los derechos humanos y de lucha contra la corrupción en todas las naciones del continente americano. Pese a las buenas intenciones, la realidad latinoamericana empezaría a chocar con tal iniciativa.

La guerra de baja intensidad:
La lucha del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en El Salvador

Como Nicaragua, El Salvador mantuvo una trayectoria histórico-política de lucha nacional y de resistencia antiimperialista. Tal carácter lo representó Farabundo Martí (foto), fundador del Partido Comunista en 1925, quien luchó junto a Augusto Sandino en su resistencia contra la presencia norteamericana en Nicaragua y posteriormente en su país, donde fue encarcelado y fusilado.

Entre 1932 Y 1944 el general Maximiliano Hernández Martínez mantuvo una férrea dictadura. El 90 por ciento de la riqueza estaba en manos del solo 5 por ciento de la población; no había expectativas de democracia. Durante las décadas de 1960 y 1970 los monopolios se incrementaron. Se producía casi exclusivamente para el exterior y se agudizaba la explotación obrera. Los movimientos populares se organizaron contra la explotación masiva, la dependencia económica y el mal uso de los recursos naturales nacionalizados. Las tensiones sociales se acumulaban por el aumento del desempleo y el hambre, la escasa atención médica y la casi inexistente educación. Los cambios debían ser políticos y sociales para destruir al régimen opresivo.

El engaño en los procesos electorales generó manifestaciones estudiantiles que fueron disueltas con las armas. Campesinos y obreros eran desaparecidos, en tanto que se torturaba y asesinaba para buscar la “pacificación”. Las huelgas populares se multiplicaban. La Universidad era ocupada por el ejército y se cerraba. La situación en el campo empeoraba. Se perseguía a la Iglesia progresista. Entonces empezaron a surgir diferentes movimientos y fuerzas revolucionarias. La lucha guerrillera se hizo presente a través del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El 28 de febrero de 1979 el pueblo se concentró en la Plaza de la Libertad para protestar por las elecciones fraudulentas. El gobierno respondió con una masacre. Se prohibieron los actos organizados a la vez que crecía la represión. En octubre se llevó a cabo un golpe contra Carlos Humberto Romero, quien ocupaba la presidencia desde 1977. Se reanudaron las luchas por el poder entre el Estado y los revolucionarios. Los ataques militares contra los salvadoreños eran cada vez más brutales. La Universidad fue allanada nuevamente con tanques, morteros y cañones; quemaron la biblioteca y, con ella, documentos valiosos. Diversos organismos internacionales condenaron la violación de los derechos humanos en El Salvador, en tanto que la Iglesia, encabezada por el arzobispo Óscar Arnulfo Romero, se comprometía abiertamente con el pueblo y con los inminentes cambios sociales. Por su parte, Estados Unidos apoyaba militar, política y económicamente al régimen.

El arzobispo Romero (foto) trató de levantar el ánimo y de suavizar el proceso político, oponiéndose a la violencia, a la intromisión norteamericana y a la barbarie del ejército; en un proceso de adaptación a las nuevas circunstancias históricas, la Iglesia se sentía amenazada por la oligarquía, el imperialismo y el descrédito de las masas populares. Romero estaba de acuerdo con la organización popular, porque la consideraba como la base para la dignidad humana. Se daba cuenta de la inutilidad de diálogo con el gobierno. Alertaba a los salvadoreños de un presupuesto de 20 millones de dólares, provenientes de Estados Unidos, para entrenar terroristas en tortura y guerra psicológica, para la construcción de pistas secretas y para sostener a las fuerzas armadas; además sabía de la existencia de una lista negra de 24 mil personas que el gobierno deseaba eliminar, tanto en territorio salvadoreña como en el exterior. Romero pedía el cese de la represión y fue asesinado el 24 de marzo de 1980, al oficiar una misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia. El 30 de marzo, durante su sepelio, se reunió una inmensa multitud que reafirmó su decisión de luchar contra el gobierno. Los francotiradores actuaron; la multitud pretendía refugiarse en la catedral; luego, los cadáveres y heridos se amontonaban.

El pueblo aprendió la estrategia revolucionaria y siguió su lucha a pesar de la represión militar; de sus errores y aciertos aprendió el arte de la insurrección.

En la década de 1980 el FMLN tomó fuerza. El gobierno trató de establecer el diálogo y las negociaciones mientras la represión continuaba. En noviembre de 1987, la guerrilla desencadenó una fuerte ofensiva sobra la capital salvadoreña y los principales departamentos del país, que hizo tambalear el poder de las fuerzas armadas y del gobierno de Alfredo Cristiani.

En 1990 se reanudó el diálogo de paz con temas negociación como el futuro de las fuerzas armadas, los derechos humanos, los sistemas judicial y electoral, las reformas a la constitución, los problemas económicos y sociales, que fueron verificados por la ONU.

En enero de 1992, en el alcázar del Castillo de Chapultepec en la ciudad de México, se firmaron los acuerdos de paz, abriéndose así el proceso de reconciliación sobre la base de una nueva relación basada en la dignidad, la cooperación y la vida más conveniente para el pueblo salvadoreño.

El Neocolonialismo y el Tercer Mundo

Tercer Mundo Asia (Medio Oriente) y el tercer mundo Países Pobres

Medio Oriente: La lucha de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)

Pese al tratado de paz entre Israel y Egipto firmado en 1977, la tensión continuó en la zona. Los palestinos no participaron dentro de las negociaciones y, por lo tanto, la lucha por la recuperación de su territorio seguía en pie. Al inicio de la década de 1980, los palestinos, con nacionalidad pero sin territorio, eran refugiados en Jordania, Siria y Líbano, desde donde constantemente atacaban los territorios bajo dominio israelí, creando problemas entre esas naciones e Israel.

Ejemplo claro de ello fue la invasión israelí a Líbano el 5 de junio de 1982, realizada para desmantelar las bases palestinas que se concentraban en dicho territorio, además de que la dirigencia de la OLP se movía en Beirut, capital libanesa. Estados Unidos apoyaba a Israel para mantener la hegemonía estratégica en la zona. Sin embargo, finalmente Israel se vio forzado a salir de Líbano en 1985.

La OLP se consolidaba a nivel internacional gracias a la fuerza que irradiaba su resistencia. En 1987 comenzó la “intimada” levantamiento diario de oposición, que los grupos de palestinos organizaron en los territorios ocupados por Israel.

La lucha continuó hasta el 13 de septiembre de 1993, cuando Yasser Arafat (foto) , líder de la OLP, y Yitzhak Rabin, primer ministro israelí, firmaron el acuerdo con el cual se concedía la autonomía a Gaza y Jericó, así como la autodeterminación de los palestinos en los territorios ocupados por israelitas desde 1967. Dos años más tarde se sentaron las bases para crear un Estado palestino; sin embargo, ello no fue posible, pues comunidades israelíes y árabes mostraban descontento por dicho acuerdo. Se acusaba a Rabin de terminar con el ideal del gran Estado de Israel, y a Arafat, de ser un traidor a la resistencia palestina. En los primeros años del siglo XXI la situación empeoró y aún no se vislumbra la paz en esa conflictiva zona.

El conflicto Irán-Irak

En la década de 1970 Irán, al igual que Israel, era salvaguarda de la hegemonía estadounidense en Medio Oriente y, más concretamente, en la zona petrolera. Durante él gobierno de Muhammad Reza Pahlevi (foto) se nacionalizó gran parte del petróleo, sector clave de la economía, con la finalidad de estimular el desarrollo industrial siderúrgico, textil y nuclear, a la vez que se fortalecía sin medida el aparato estatal. Los intentos por consolidar una burguesía agraria e industrial prooccidental generaron corrupción y desigualdad social. Éstos, junto con otros factores, provocaron una insurrección generalizada de los iraníes el 28 de septiembre de 1978, con manifestaciones y huelgas, alentadas por el líder religioso chiíta Ruhollah Jomeini.

Se protestaba por el fracaso de los modelos occidentales de modernización, pero, sobre todo, por la pérdida de identidad cultural y la confusión moral que aquél había causado. Se buscaba volver a los principios establecidos por el Islam, a través del Corán, para guiar el desarrollo de la nación.

La fuerza del movimiento insurrecto orilló a Reza Pahlevi a abandonar el país en enero de 1979, fecha en la que se promulgó la nueva República Islámica de Irán, cuyo dirigente sería el ayatolá Jomeini. El equilibrio geopolítico económico de la zona estaba en peligro. La revolución iraní y los acuerdos de Campo David (Estados Unidos); que aislaron a Egipto del mundo árabe, fueron los motivos para que Irak, bajo el mando de Saddam Hussein (foto abajo) , tratase de unificarse con Siria para retomar el liderazgo en la región.  Entonces, se revivieron las disputas limítrofes entre Irán e Irak. Con los acuerdos de Argel, firmados en 1975, Bagdad perdía parte de su salida al golfo, a cambio de interrumpir la ayuda iraní a la rebelión kurda, la cual pretendía alcanzar el reconocimiento de su territorio dividido entre Turquía, Irak, Irán y Siria. El momento para recuperarla parecía ser 1979.

La guerra que inició Irak contra Irán en 1980, con la finalidad antes mencionada, aparentemente buscaba acabar con la revolución iraní, pretextando lo peligroso que era el mensaje fundamentalista para los gobiernos de la zona.

Arabia Saudita, Kuwait y otros países petroleros temían la expansión del mensaje chiíta, que sólo reconocía como gobernantes legítimos a los descendientes de Alí (yerno de Mahoma), y la posible ola de levantamientos populares, por lo que apoyaron la caída del régimen de Jomeini, hasta el grado de financiar a Irak para el logro de ese objetivo. No les importaba correr el riesgo de que Hussein se consolidara como el nuevo líder regional.

En 1980, el ejército iraquí penetró en territorio iraní sin éxito, ya que tuvo que replegarse y continuar la guerra desde su propio suelo.

En 1984 el conflicto no parecía inclinarse favorablemente para ningún lado, sólo se vivía un profundo desgaste en ambos contendientes. Los intereses petroleros en el Golfo Pérsico hicieron temer la extensión del conflicto a otras naciones, por lo que se buscó un cese al fuego que se firmó en 1988.

El Neocolonialismo y el Tercer Mundo

Tercer Mundo en África: Sudáfrica Nelson Mandela

INTRODUCCIÓN:

La crisis financiera mundial de 1973 generó la deuda externa de los países menos desarrollados. Al convertirse la deuda en el principal problema del Tercer Mundo, se agravaron los otros problemas que repercutían en el desenvolvimiento de las naciones de ese conglomerado. Al terminar 1987, la deuda externa superaba el billón de dólares. México, Brasil, Venezuela, Argentina, Corea del Sur, Filipinas, Indonesia, Nigeria, Chile y Yugoslavia encabezaban, en ese orden, la lista de las naciones más endeudadas.

La explicación al grave problema se encuentra, por una parte, en la actitud de los mismos deudores, cuyos gobiernos, sin ningún interés por contribuir a un verdadero desarrollo, se conformaron con destinar el apoyo financiero a programas irracionales e inflacionistas.

En América Latina era particularmente preocupante la situación. La moratoria a la que buscaron llegar los países deudores provocó que se cortaran créditos que estaban en proceso de negociación. Se acentuaron las medidas para renegociar las deudas de las naciones con situaciones más problemáticas, aunque la imposibilidad real de que se pagara la deuda forzaba a los acreedores a “conformarse” con recibir, al menos, el pago de intereses.

No obstante, en los últimos años de la década de 1980 se continuaba una política encaminada a renegociar nuevos plazos, consolidaciones y reconversiones, brindando considerables facilidades a los deudores, para evitar situaciones de quiebra absoluta. Un ejemplo importantísimo ocurrió en la decimocuarta cumbre de los “Siete Grandes” celebrada en Toronto, en junio de 1988, cuando se perdonó la deuda de las naciones africanas, la cual era superior a los 5 mil millones de dólares.

Sudáfrica

Ha sido uno de los países donde la colonización y el racismo llegaron a su máximo nivel. Los graves problemas de segregación racial se superaron a partir de la década de 1990.

Localizado en el sur de África y con una gran riqueza de recursos minerales y abundante mano de obra barata, grandes capitales provenientes de Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Israel, Canadá y Alemania se dirigieron hacia el Estado sudafricano, monopolizando las actividades principales: agricultura, ganadería y, sobre todo, minería (extracción de oro, diamantes, petróleo, cobre, cromo), protegidos por su ventaja militar.

Durante muchas décadas, blancos y negros (bantúes) coexistieron en condiciones de desigualdad. El apartheid, palabra afrikaner que significa “separación”, fue la piedra angular de la estructura económica y social. Ese nombre fue dado por el gobierno de la República Sudafricana a su sistema de segregación racial a partir de 1948, cuando se estableció como política oficial del Estado.

Así, una minoría blanca (menos del 5 por ciento de la población) legislaba sobre la forma de vida de la inmensa población de color y de origen asiático, cuyo trato era prácticamente esclavista. Todos los aspectos de la vida de los negros estaban reglamentados.

Se separan las razas en las escuelas, se establecen ghetos y zonas habitacionales especiales; se legisla en los empleos y se suprime la representación parlamentaria. Se establecen leyes especiales sobre el matrimonio y el registro de la población.

Se les segrega en los transportes; no pueden entrar a casas de los blancos sin autorización; no tienen representaciones obreras y están excluidos de asociaciones culturales. No pueden adquirir propiedades y tienen horarios especiales para el uso de bibliotecas, zoológicos, galerías de arte, museos y jardines públicos; en las zonas rurales mueren 228 niños por cada mil, un índice de mortalidad de los más altos del mundo. Por el más insignificante motivo se les arresta, detiene indefinidamente y mantiene incomunicados, o se les deporta o destierra a zonas lejanas.

Prácticamente los negros no tenían ningún derecho: el parlamento sudafricano estaba compuesto únicamente por blancos. No tenían derecho a voto y existía una terrible censura. Incluso los opositores blancos al apartheid también eran perseguidos y encarcelados. La ley de “delitos criminales” castigaba por protestar contra las normas del apartheid con multas, cárcel o azotes.

Cuando se impuso un nuevo sistema de control sobre la población a través de “pases” (libretas de referencias personal), que debían portarse obligatoriamente a partir de los 16 años de edad, el Congreso Panafricanista exigió su abolición y se dio un movimiento social que fue severamente reprimido abriendo fuego contra la población y encarcelando a los líderes.

Sudáfrica es la zona más industrializada del continente africano. El ingreso per cápita de los blancos era uno de los más altos del mundo; y el de los africanos negros, de los más bajos. La educación para los blancos era gratuita y obligatoria, aunque para los negros no.

Aprendían inglés y afrikaans (lengua neerlandesa hablada en África del Sur) para recibir órdenes. Sin embargo, la introducción del afrikaans generó una gran protesta entre la población, especialmente en Soweto, donde en 1976 los escolares negros protestaron y fueron violentamente reprimidos.

Durante muchos años, varios grupos sudafricanos buscaron ayuda en organizaciones internacionales para cambiar la situación. Su lucha no fue en vano y, finalmente, en junio de 1991, la política separatista del apartheid, símbolo mundial de la opresión racial, llegó a su fin. Después de sostener un sistema racista con base en un sinfín de matanzas de gente de color y constantes violaciones a los derechos humanos, el parlamento sudafricano derogó todas las leyes segregacionistas. Luego de 26 años de prisión por oponerse a la opresión racial, el máximo líder sudafricano Nelson Mandela (foto)  salió en libertad. Desde entonces viajó a diversos países de Europa y América para ayudar a consolidar la democracia igualitaria en Sudáfrica.

Logró su objetivo: en 1994 se convocaron elecciones. Ejerciendo su derecho al voto, los sudafricanos eligieron a Nelson Mandela como su presidente. (ver Mandela presidente)

El Neocolonialismo y el Tercer Mundo

Primer Satelite Enviado al Espacio Comienzo de la Era Espacial

HISTORIA DEL AÑO: El Sputnik inicia la carrera espacial

El 4 de octubre de 1957, la Unión Soviética lanzó al espacio el primer satélite artificial del mundo, el Sputnik I.

Cuando la esfera de aluminio dio la vuelta a la Tierra, los estadounidenses quedaron aturdidos: un país que, según ellos, era tecnológicamente inferior, los había superado.

En noviembre aumentó su consternación cuando los soviéticos pusieron en órbita el Sputnik II con la perra Laika a bordo.

Sus temores por el Sputnik tenían dos vertientes: el sorprendente logro de los soviéticos les daba ventaja en la guerra propagandística, y la tecnología espacial podía ser aplicada al armamento. Se negaron a creer el anuncio de que la Unión Soviética había probado el primer misil balístico intercontinental (MBIC), un arma nuclear autopropulsada capaz de cruzar océanos. Ahora, el liderazgo de Moscú era innegable, y la opinión pública norteamericana exigía un satélite. La carrera espacial había comenzado.

En Estados Unidos ya se estaban desarrollando tres programas de cohetes. En 1955, el presidente Eisenhower había seleccionado el proyecto Vanguard de la armada para la investigación espacial; el reciente programa Atlas de la fuerza aérea (dedicado a la fabricación de un MBIC) y uno similar del ejército lo apoyaban.

El Vanguard contaba con pocos fondos y el científico más importante, Wernher von Braun, se había quedado con el ejército.

En diciembre de 1957, Estados Unidos lanzó un cohete Vanguard con un satélite. Explotó en la rampa de lanzamiento. Un mes después fue lanzado con éxito el satélite Explorer 1 utilizando un cohete que había diseñado Von Braun. Sus instrumentos científicos hicieron un gran descubrimiento: dos franjas de radiación sobre la atmósfera terrestre, los cinturones Van Allen.

En Estados Unidos y en la Unión Soviética se sucedieron los lanzamientos de satélites y las fuerzas arma-das norteamericanas (apoyadas por el senador de Texas Lyndon Johnson) empezaron a presionar al gobierno para establecer bases militares en la Luna.

En julio de 1958, Eisenhower estableció la National Aeronautics and Space Agency (Agencia Espacial y Aeronáutica Nacional, NASA) que reclutó a siete astronautas y contrató a Von Braun como ingeniero jefe.

Cuando Moscú puso en órbita al primer hombre en 1961, ambos países habían sacrificado a muchos animales y la carrera espacial se había convertido en una obsesión nacional.

perra laikaEn los primeros días de noviembre de 1957 los rusos pusieron en órbita un segundo satélite artificial, a! que denominaron Sputnik II. El artefacto estaba equipado con diversos accesorios para captar y medir los rayos cósmicos, radiaciones solares, ultravioletas y rayos X, juntamente con la temperatura y la presión atmosférica.

En él viajaba la perra Laika, con alimento, agua y aire para varios días, e instrumentos para registrar sus reacciones biológicas.

La disminución sucesiva del período de este satélite fue controlada por radiotelescopios y radar desde el momento mismo de su puesta en órbita hasta su destrucción, en abril de 1958. Había dado 2.378 vueltas en torno de nuestro planeta y recorrido 120 millones de kilómetros o sea casi la distancia entre la Tierra y las proximidades de! Sol.

El reto del Sputnik
La hazaña del Sputnik indujo a los norteamericanos a pensar que quizá su sistema educativo no era el mejor del mundo. Al fin y al cabo, la Unión Soviética, a pesar de su pobreza y de su supuesto retraso, había sido capaz de formar los ingenieros y científicos suficientes para poner en órbita un satélite. Por primera vez desde el término de la guerra comenzaron a aparecer artículos elogiando a la URSS y, en especial, trabajos que describían y analizaban el sistema educativo soviético.

Al mismo tiempo se traían a colación cifras poco estimulantes sobre el sistema norteamericano: a comienzos de 1958, menos de la mitad de los graduados de segunda enseñanza pasaban a la universidad; la mayoría de los estudiantes de segunda enseñanza no recibían una formación científica o matemática de cierta entidad; cada vez era menor el número de profesores de matemáticas y ciencias con formación universitaria. El Comité presidencial para la Ciencia y la Ingeniería recomendaba apremiantemente que se intensificase la formación científica para situar a los científicos del país a nivel soviético.

El Comité Conjunto sobre Energía Atómica advirtió que el programa atómico corría «grave peligro de retrasarse, a menos que se introduzca una solución drástica inmediatamente» para difundir la educación científica.

La solución resultaba evidente a los legisladores norteamericanos: gastar dinero en abundancia. En 1958, el Congreso aprobó la Ley de Educación para la Defensa Nacional (NDEA), la cual destinaba aproximadamente 1.000 millones de dólares a programas educativos federales y estatales, nuevo material para los centros de primera y segunda enseñanza, ayudas a estudiantes universitarios, becas para graduados y programas especiales relacionados con las ciencias, las matemáticas y los idiomas extranjeros.

Resultado de la ley de educación y de otras disposiciones aprobadas en los años siguientes fue que el número y magnitud de los centros educativos, así como las cifras de profesores debidamente formados y de estudiantes universitarios, se han visto incrementadas muy por encima de los cálculos más optimistas. En 1957, el año anterior a la ley de educación, 3.037.000 estudiantes se matricularon en centros de educación superior.

En 1968, ese número se había elevado a 6.928.000, es decir, un incremento del 128 por ciento. En el mismo período, el gasto total de investigación y desarrollo científico en los sectores de la defensa y el espacio aumentó en un 124,7 por ciento. En 1972, los gastos totales de educación en el país habían ascendido a 83.300 millones de dólares, lo que representaba el 7,8 por ciento del producto nacional bruto. (En 1945, esos gastos suponían alrededor del dos por ciento del producto nacional bruto.) De todos los capítulos que integran la sociedad, únicamente el militar recibe más fondos federales que el sector educativo.

Otro efecto inmediato del satélite soviético fue el repentino aumento de la influencia ejercida por los científicos en el gobierno y en las decisiones políticas. En las dos semanas siguientes al lanzamiento del Sputnik se reunieron con el presidente Eisenhower un número sin precedentes de científicos. En noviembre de 1958 se creó el cargo de Ayudante Especial del Presidente en asuntos de Ciencia y Tecnología —puesto fundamental que sólo caería en desuso con el presidente Nixon—; y el Comité de Asesoramiento Científico del Presidente se trasladó a la Casa Blanca.

Se encomendó a los científicos la misión de fijar las metas de un programa espacial nacional y, lo que era aún más importante, se les pidió también que definieran los programas norteamericanos de armamento. La puesta en órbita del Sputnik había demostrado que la Unión Soviética era capaz de fabricar cohetes —y, en consecuencia, cohetes bélicos de largo alcance— mucho más potentes de lo que hubieran podido imaginar los militares estadounidenses.

Se aceleró el programa balístico de los EE. UU. y, tanto en la Unión Soviética como en Norteamérica, ambas pugnas —la carrera espacial y la carrera armamentista— se convirtieron en la práctica en una sola, pues la tecnología necesaria para enviar satélites y hombres al espacio era la misma que la requerida para mandar bombas al otro lado del mundo. Muchos de los cohetes utilizados en los lanzamientos espaciales son modificaciones de misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

Y todos los servicios militares, en especial la fuerza aérea, han participado estrechamente en los programas de investigación y desarrollo de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

CRONOLOGÍA DE LA CARRERA ESPACIAL:

———4 OCT. 1957———
Empieza la Era Espacial con el lanzamiento del primer satélite soviético, el Sputnik 1.
Fue puesto en órbita alrededor de la Tierra.

———3 NOV. 1957———
Los soviéticos envían el Sputnik 2, tripulado por la perra Laika.

———1958———
Estados Unidos envía su primer vehículo espacial, d Explorer 1.

———1959 ———
Los soviéticos envían la sonda lunar Luna 2, que se estrella en la superficie
lunar. La Luna 3 tiene éxito y envía las primeras fotografías de la Tierra vista desde el espacio.

———12 ABR. 1961 ———
cosmonauta Yuri Gagarin realiza el primer vuelo tripulado.

——— MAYO 1961 ———
El presidente de Estados Unidos, John Kennedy, propone al estado la tarea de poner un hombre en la Luna antes
del final de la década.

——— 20 FEB. 1962 ———
John Glenn, a bordo del Friendsbip 7, se convierte en el primer estadounidense que órbita la Tierra.

———10 JUL. 1962 ———
Se lanza el Telstar, primer satélite de telecomunicaciones comerciales. Transmite la primera película
a través del Atlántico.

———1963 ———
La cosmonauta soviética Valentina Tereshkova se convierte en la primera mujer que sale al espacio.

———1965———
La sonda espacial estadounidense Maríner 4 proporciona las primeras fotografías de Marte. El soviético Alexei
Leonov realiza el primer paseo espacial; tres meses después le sigue el estadounidense Edward H. White.

———1966———
La sonda espacial soviética Luna 9 alcaliza la superficie lunar y envía fotografías de ella.

———1967———
Los soviéticos instalan la estación espacial  (nave espacial que puede mantenerse años en órbita) Soyuz, primera en la  historia. La misión acaba en desastre: la nave se estrella al regresar a la Tierra. Tres astronautas estadounidenses mueren calcinados durante una prueba de lanzamiento.

———1968———
Lanzamiento de la nave tripulada Apollo 8.

———2O JUL. 1969———
Los estadounidenses Neil Armstrong  y Edwin Aldrin, de la misión Apollo 11, son los primeros hombres que caminan sobre la superficie lunar.

———1970 ———
La nave soviética no tripulada Luna 16 recoge muestras de la superficie lunar.

———1971 ———
Una sonda soviética envía fotografías de Marte.

———1972 ———
Estados Unidos realiza su último vuelo tripulado del proyecto Apollo. Los astronautas son Eugene Ceñían
y Harrison Schmitt.

———1973———
Se instala el Skylab, la primera estación espacial estadounidense.

———1975———
Primeras operaciones conjuntas de Estados Unidos y la Unión Soviética con la misiones Apollo y Soyuz.

———1976———
Se lanza el Viking estadounidense para explorar la vida en Marte. Toma muestras de la superficie del planeta.

———1977———
Los Estados Unidos lanzan las sondas  Voyager 1 y 2 para tomar fotografías de los planetas más remotos.

———1981———
Se pone en órbita el primer transbordador espacial.

———1983———
El presidente estadounidense Ronald Reagan da su conformidad a la Iniciativa de defensa estratégica,
que consiste en la instalación de defensas anti-misiles en el espacio.

——— 28 ENE. 1986———
Explosión del Challenger. Mueren sus siete tripulantes.

———1986———
La Unión Soviética instala la Estación espacial 3-

Ver Para Ampliar Este Tema: Las Primeras Cincuenta Veces

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

El Armamento Nuclear del Mundo en la Guerra Fria

ARMAMENTO RUSO Y ATÓMICO MUNDIAL EN LA GUERRA FRÍA

EL ARMAMENTO ATÓMICO EN EL MUNDO
La orientación de las investigaciones, después de la segunda guerra mundial, ha dado preferencia al armamento atómico sobre los medios bacteriológicos o químicos cuyos efectos podrían ser análogos. Actualmente, el armamento nuclear comprende necesariamente bombas A (atómicas), y accesoriamente bombos H (hidrógeno). Son dispositivos complejos, y los primeros utilizan la fisión del uranio o del plutonio; los segundos, la fusión del hidrógeno provocada por una bomba A que sirve de detonador.

La bomba A puede ser probada en ensayos subterráneos, mientras que la bomba H debe ser ensayada, necesariamente, al aire libre. Además, este tipo de armamento comprende un medio de transporte que puede ser un avión bombardero (vulnerable, a causa de su pequeña velocidad y necesidad de pistas de despegue; ésta es la solución provisional adoptada por Francia e Inglaterra); o bien, cohetes intercontinentales de alcance variable: ICBM (Inter Continennental Balístic Missile), IRBM (Intermédiate Range Balistic Missile), que pueden lanzarse desde submarinos (Polaris) a desde bases terrestres (Minuteman). Estos cohetes son actualmente casi invulnerables en vuelo, y tienen una gran precisión (2 Km. a 10.000 Km. para los ICBM, o a 4.600 Km. para los IRBM). Solamente los poseen los EE.UU. y la URSS.

Este armamento se completa con una red de alerta (radar, satélites de reconocimiento). Los depósitos de bombas en el mundo parecen ser los siguientes:

Número Potencia Media de Cada
Bomba en ton de explosivos
clásicos
EE.UU. 40.000 de 5 a 20 millones
URSS 5.000 de 5 a 20 millones
Francia 10 50.000
Inglaterra No hay datos Sin datos

Para interpretar estas cifras, debe tenerse en cuenta que, durante la guerra 1939-1945, se lanzaron sobre Alemania 5 millones de toneladas de explosivos clásicos. Se estima que los Estados Unidos poseen unos 1.000 cohetes de varios miles de kilómetros de alcance, y la Unión Soviética, una cantidad equivalente. Uno de estos cohetes, lanzado desde una base subterránea o un submarino, alcanza su máxima elevación en órbita, en 10 minutos, a 100 Km. de altura, con una velocidad de 24.CC0 Km. por hora. Un objetivo situado a 10.000 Km. es alcanzado en 30 minutos.

Una bomba de 10 megatones tiene, al explotar, un radio de destrucción total de unos 2,5 Km., si la explosión es al nivel del suelo. La misma bomba, explotando a 6 Km. de altura, destruiría totalmente una zona de 20 Km. de radio, y devastaría una zona de 32 Km. de radio.

El efecto directo (onda de calor) en el caso de empleo contra una zona urbana causaría 100.000 muertos por megatón. Una sola bomba sobre Roma destruiría por completo la ciudad (daños mortales, hasta Ostia). Naturalmente, este esfuerzo en la producción de armamento se traduce en gastos considerables:

Gastos anuales de defensa por habitante, en dólares:

Estados Unidos ………….. 289,6
URSS……………………….146,5
Inglaterra ……………….. 108,2
Francia ………………….. 95,7
Rep. Federal Alemana …. 92,7
Italia………………………24,4

Estas cifras contrastan con las de la producción bruta por habitante, en dólares, de algunos países:

República del Congo………….62
Nigeria …………………………67
India…………………………… 68
Túnez………………………… 157
República Sudafricana …….. 299

submarino atomico

La Ciencia Rusa Post Guerra

El Poder Ruso Antes de la caida del comunismo Guerra Fria

ARMAMENTO RUSO Y ATÓMICO MUNDIAL EN LA GUERRA FRÍA

Estoy a bordo de un MIG-29, uno de los aviones de combate más modernos producidos por la industria de la extinta Unión Soviética. Hace tan sólo cinco años, desde estas mismas páginas, lo bautizamos casi proféticamente como la última estrella roja y era casi un secreto. Ahora, en su afán por conseguir liquidez monetaria en divisas, las autoridades rusas esperan exportar este aparato y otros muchos en un intento casi desesperado por rentabilizar una tecnología conseguida a costa de la derrota en la guerra tría. Para empezar, sin embargo, se enfrentan con el fuerte lastre mental de sus posibles compradores occidentales; la idea fija de que los productos soviéticos—ahora rusos— son fuertes y resistentes, pero anticuados. Las continuas derrotas en el campo de batalla de los países equipados con este material, a manos de aliados o de los propios occidentales, eran la prueba más evidente. Y cuando los hechos parecen demostrar lo contrario, se afirma que, aunque cumplen su cometido, ni su acabado ni su tecnología están a la altura de lo que se produce en occidente. No importa que los soviéticos hayan sido capaces de fabricar los mejores tanques de guerra de la Segunda Guerra Mundial, ni los mejores subfusiles y fusiles de asalto. Nadie parece acordarse de que el primer caza monoplano con tren de aterrizaje retráctil y cabina cerrada que funcionó en el mundo era soviético. Se ignora conscientemente lo que sucedió en Corea o en Vietnam, donde los MIG-15, MIG-17 y MIG-21 hicieron las cosas tan difíciles a los americanos que tuvieron que cambiar sus tácticas y sus métodos de entrenamiento para salir del paso. El recuerdo del derribo del U-2 de Gary Powers —y de otros muchos similares sobre Cuba y China— ha pasado a mejor vida.

Pero los cambios en el Este trajeron indicios de que la verdad era muy diferente. Los aviadores de la República Federal de Alemania pudieron atisbar la realidad al incorporar a su fuerza aérea unos cuantos MIG-29. Antes de la guerra del golfo Pérsico, algunos pilotos de caza occidentales —norteamericanos y europeos— tuvieron la oportunidad de volar estos aparatos con la intención de comprobar sus virtudes y defectos, a fin de poder enfrentarse con éxito a los que poseía Irak. Los holandeses afirmaron con rotundidad que el caza de Mikoyan era soberbio y, en algunos aspectos, «supedor al McDonnell F-1SC». Algo que resulta bastante singular, puesto que el apaí-ato norteamericano es de superioridad aérea y el MIG-29 se parece más, en tamaño y misiones, al ligero F-16. Pero más sorprendente es aún que lo que impresionó a los pilotos occidentales no fue sólo el excelente comportamiento y maniobrabilidad del Fulcrum —apodo que la OTAN asignó al MIG-29—–, sino la eficacia de sus sistemas de armas y sensores.

De todas formas, el MIG-29 no es el único representante de la tecnología militar rusa que ahora maravilla a Occidente. Expuesto públicamente por primera vez en el Salón de París de 1989, el Sukhoi Su-27 es un caza de superioridad aérea similar al F-15 norteamericano. Sus vuelos de demostración en aquella exhibición dejaron literalmente boquiabiertos a los expertos occidentales que los contemplaban. No sólo era capaz de realizar las caídas de cola del MIG-29, una maniobra que consiste en trepar en vertical, invertir el flujo de los motores y caer un trecho hacia atrás en pérdida abatiendo la trompa, para recuperar la horizontal y salir en vuelo nivelado. Incluso llegó a volar en actitud completamente encabritada, de forma parecida a la de una serpiente cobra en posición de ataque. De ahí su bautizo como cobra de Pugachev, por el nombre del piloto de pruebas que realizaba la exhibición. Una maniobra que resulta prácticamente imposible para cualquier caza occidental.

Igual que en el caso del MIG-29, los sistemas de armas y sensores del Su-27 son extraordinarios. En ambos, el piloto dispone de visores de puntería en el casco que siguen sus ojos y atrapan el blanco al que miran. Una mirada mortal. Su alcance, sin depósitos auxiliares ni reabastecimiento en vuelo, es de 4.000 Km. —unas cinco horas de travesía—, prácticamente el mismo que el del F-15 con depósitos.

El coronel Bokach, por el interfono, me saca de mi ensimismamiento para avisarme de que hemos llegado al rendez-vous con nuestro modelo fotográfico. Efectivamente, ahí está. Magnífico, con su color gris claro apenas recortando su agresiva silueta sobre el cielo: es un MIG-31 Foxhound de la Defensa Aérea. Un birreactor de interceptación desarrollado a partir del conocido MIG-25, cuyos sistemas electrónicos todavía desconciertan a quienes hasta hace muy poco se atrevían a decir que la electrónica era el terreno más deficiente de la tecnología militar soviética. Su gran radar Zaslon es el único de antena múltiple de elementos en fase montado en un aparato de caza, y el área de vigilancia que domina es de 200 km en modo normal y de 120 km en exploración hacia abajo.

Este radar es capaz de detectar y seguir 10 blancos a la vez, fijándose sobre cuatro de ellos al mismo tiempo. Incluso puede hacerlo con los que estén situados por detrás. Tampoco sus misiles parecen tener mucho que envidiar a los occidentales de su tipo. Desde una altura de unos 6.000 metros, los AA-9 guiados por radar logran alcanzar blancos que vuelen a 60 m sobre el terreno, una de las situaciones más difíciles en que puede encontrarse un interceptador. Como todos los cazas recientes de la antigua Unión Soviética, los MIG-29 y Su -27, el Foxhound dispone de un sen-sor-seguidor infrarrojo para explorar y guiar los misiles térmicos AA-6 (R-40T) y AA-8 (R UOT). Este censor es especialmente útil en ambientes de guerra electrónica, ya que es inmune a las contra-medidas. El complemento tradicional es un cañón fijo AO-9 bitubo de 23 mm con una cadencia de 8.000 disparos por minuto. Un arma que en tiempos de paz es más apropiada que los misiles para sus misiones de guardián de fronteras.

Ahora, este temible guerrero que es capaz incluso de encontrar a sus enemigos en las inmensidades polares —donde la navegación es extremadamente difícil— posa dócilmente para la cámara. Por el objetivo veo a sus pilotos, el coronel Vladimir Gurkin y el mayor Mijail Garbunov, acostumbrados a acercarse a los posibles intrusos para identificarlos y a dominar el vuelo en formación.

La unidad básica de estos aviones en combate es de cuatro aparatos separados entre sí unos 200 km y conectados mediante enlaces digitales de datos, de forma que el área de exploración cubierta abarque de 800 a 900 km. El jefe de la formación recibe todos los datos y mantiene además un cordón umbilical automático con tierra. Sin titubeos, para que pueda fotografiarlo desde todos los ángulos, el MlG-31 hace un tonel volado y muestra su parte inferior. Varios virajes y cambios de posición completan la sesión. No parece molestarles volar a velocidades tan bajas, el MIG puede alcanzar los 3.000 km/h, pero una vez acabados los carretes se despiden con otra voltereta y encienden la poscombustión para alejarse.

Es hora de volver a Kubinka. Con un viraje pronunciado, el MIG-29 da la vuelta sobre el ala y se dirige de inmediato hacia tierra. Pinchamos las nubes y otra vez estamos sobre las inmensas extensiones arboladas que rodean la base. Nos colocamos en la posición de aterrizaje y, sin corregir, el avión golpea de nuevo con suavidad el asfalto de la pista. Una corta carrera y noto abrirse los paraf renos, el aparato casi se inmoviliza.

Rodando ya con suavidad, nos dirigimos al estacionamiento donde nos aguardan sonrientes quienes han tenido la mala suerte de quedarse esta vez en tierra. Saludos, enhorabuenas. Todo es acogedor entre estos hombres, hasta hace muy poco nuestros feroces enemigos. Seguirán exhibiciones de otros muchos aviones. Las Fuerzas Aéreas rusas preparan para dentro de unos días una presentación ante las autoridades y el público. Necesitan fondos, como todos en este inmenso país. La industria aeronáutica, en vías de privatización, también precisa dinero; no sólo para continuar existiendo, sino también para mantener el nivel tecnológico alcanzado.

Algunos de los antiguos equipos de diseño se ofrecen para colaborar con la industria aeroespacial occidental. Y abundan las propuestas concretas. Sukhoi, por poner un ejemplo, ha ofertado el S-80 (un transporte bimotor civil parecido en dimensiones al conocido Aviocar español, con una extraña configuración biplana en tándem) y el birreactor ejecutivo supersónico S-51, que también está disponible en las mesas de dibujo y los ordenadores de Sukhoi. El 8-51 es un doble delta sin cola, capaz de transportar 51 pasajeros a dos veces la velocidad del sonido y con un alcance del orden de los 8.400 km.

La industria aeroespacial rusa dispone en estos momentos de aviones y helicópteros que podrían quitar el sueño a los departamentos de marketing de muchas firmas occidentales que, a veces, pretenden sacar tajada del árbol caído. Estas llegan a proponer incluso que, por citar un caso, el ejército británico adopte como su futuro helicóptero de combate al muy capaz Mil Mi 28 Havoc, convenientemente motorizado con plantas británicas y dotado de una aviónica más moderna.

Algo que resulta cuando menos contradictorio: el Mi-28 dispone de sensores térmicos, de televisión y laséricos similares a los del ahora famoso Apache norteamericano. La experiencia en gigantes como los bombarderos TU-95 y 142, dotados de turbohélices de 15.000 hp (caballos de potencia), ha permitido a los rusos construir los dos aviones más grandes del mundo: los Antonov An-124 y An- 225, sobradamente conocidos. No deja de ser irónico que, al menos en el sector aeronáutico, la URSS perdiera la carrera de armamentos cuando ya se encontraba en el podio de los vencedores.

La Ciencia Rusa Post Guerra

Nota Extraída de: Muy Interesante Nro:86
Enviado Especial a Rusia

El Regimen de Stalin en el peridodo entre guerras (1918-1939)

Stalin Sucede a Lenin
Inicio del Régimen de Stalin en Rusia

En 1924, cuando Vladimir Lenin sucumbió a su última apoplejía, se habían formado dos bandos. Por un lado estaba el triunvirato de altos cargos del partido: Joseph Stalin, Lev Kamenev y Grigory Zinoviev. Contra ellos, León Trotski, jefe del Ejército Rojo, considerado en general como el heredero filosófico de Lenin. En la balanza se hallaban el futuro del partido, el Estado soviético y 145 millones de soviéticos.

Trotski, paralizado por su idealismo, no tenía ninguna oportunidad frente a sus rivales del triunvirato. Los contrincantes, sobre todo Stalin, se colocaron hábilmente a la cabeza del culto a Lenin que se extendió tras la muerte del líder. (Nada hacía pensar que sus últimos escritos, suprimidos por Stalin, advertían contra las ambiciones dictatoriales). En el funeral, Stalin estaba en todo, prodigando elogios y prometiendo lealtad. Mientas, Trotski estaba muy lejos, recibiendo tratamiento médico. En cualquier caso, la cuestión estaba clara: Trotski quedaba fuera de circulación. Sus primeros escritos antibolcheviques, que eran de la época en que estuvo del lado de los mencheviques, se utilizaron para presentarle como un hereje antileninista.

En 1925 Trotski fue depuesto de su cargo. Poco después, Kamenev y Zinoviev se dieron cuenta de que no estaban incluidos en los planes secretos de Stalin. Fue un trago amargo ya que lo consideraban inferior a ellos, intelectual y doctrinalmente. Habiendo prescindido de Trotski, el único rival viable de Stalin, no tenían nada que hacer ante las intrigas del dictador.

Los dos fueron expulsados del comité central del partido. Reticentes y algo desesperados, se unieron a Trotski; maniobrando desde adentro del partido, Stalin no encontró impedimentos para desacreditar la alianza haciéndola parecer una unión de descontentos, desilusionados y nada patriotas. Trotski, que todavía soñaba con una revolución mundial, fue desterrado para siempre en 1929.

A Kamenev y a Zinoviev se les permitió languidecer dentro del país pero fuera del círculo de poder de Stalin hasta que en 1936 fueron juzgados por traición y ejecutados. El partido pertenecía a Stalin. Su culto empezó a sustituir al de Lenin. (Puedes ver abajo una síntesis de su gobierno)

En 1924, la Revolución Rusa sufrió una gran pérdida: la muerte de su líder, Vladimir IIich Lenin. Pronto, en la URSS, se desató una complicada lucha entre los que aspiraban a sucederlo en el poder. José Stalin, secretario general del Partido Comunista, logró imponerse. Desde entonces, se adueñó de todo el poder y lo ejerció en forma absoluta hasta su muerte, ocurrida en 1953.

La URSS no sufrió las consecuencias de la crisis mundial de 1929, ya que por razones políticas se encontraba prácticamente aislada del comercio internacional. Aún así, debía superar profundas dificultades económicas, originadas por la guerra y por el atraso económico del ex Imperio Ruso.

A fines de la década del 20, Stalin adoptó enérgicas medidas económicas para permitir la rápida expansión de la industria pesada. Necesitaba producir gran cantidad de acero, maquinarias, ferrocarriles y armas para construir un sistema efectivo de defensa contra la agresión de las potencias capitalistas occidentales.

Pero los recursos necesarios para el desarrollo de la industria, sólo podrían lograrse con un aumento de las exportaciones agrícolas. Para ello había que terminar con las pequeñas explotaciones campesinas, organizar el trabajo en gran escala y mecanizar las tareas agrícolas. Stalin puso en marcha esa reorganización de la producción. Estableció la colectivización forzosa: los campesinos fueron obligados a unir su trabajo y sus parcelas formando grandes cooperativas colectivas. En 1936, fueron colectivizadas el 96% de las explotaciones campesinas y en 1940, la producción de granos superó en un 80% la registrada en 1913. Fue la mayor revolución agraria de la historia de la humanidad.

La transformación en el campo favoreció el desarrollo de la industria pesada. Grandes cantidades de capital y mano de obra fueron destinadas a la electrificación masiva, a la explotación de nuevas minas de carbón, mineral de hierro y yacimientos de petróleo, a la instalación de ferrocarriles y, especialmente, a la fabricación de armamentos. No obstante, se sacrificó la producción de bienes de consumo.

El Estado soviético controló tanto la actividad agrícola como la industrial. Nada fue dejado al azar o al “libre juego de la oferta y la demanda”. da la economía se planificó. Para ello, elaboró planes quinquenales fijándose se exigentes metas a cumplir.

En poco tiempo, esta transformación tuvo como resultado un éxito e nómico notable y la formación de un poderoso ejército. Pero sus costos, sufrimiento y vidas humanas, fueron enormes. Para cumplir con las metas establecidas en los planes quinquenales, el Estado empleó métodos violen que generaron grandes resistencias en distintos sectores. A menudo. los campesinos preferían matar animales y quemar cosechas antes que permitir colectivización forzosa. El Estado respondía arrestando y deportando a los rebeldes a campos de trabajo forzado o bien optaba por fusilarlos.

En las ciudades, los obreros fueron sometidos a exigentes regímenes de trabajo. Además, la mayor parte de la población vivía en viviendas primo vas, en condiciones miserables. Dado que todo el esfuerzo se dedicaba al desarrollo de la industria pesada, se sufría una crónica escasez de bienes consumo de primera necesidad, como ropa, frazadas y utensilios doméstico Hacia mediados de los años 30, la situación de los trabajadores soviéticos empezó a mejorar. Desde entonces, comenzaron a gozar de nuevos servicio como los de educación, salud y vacaciones pagas.

En la Unión Soviética, no sólo la economía era rigurosamente planificación da desde el Estado, también estaban controladas las actividades políticas, sociales y culturales.

Stalin disponía de todo el poder y lo ejercía en forma absoluta. Ello generando un fuerte rechazo aun dentro del partido. Stalin respondió organizando purgas de opositores. Millones de funcionarios, miembros del partido y personas comunes fueron arrestados, torturados y obligados a confesar toda clase de crímenes de los que en su mayoría eran inocentes. Se organizaban juicios simulados en los que invariablemente eran encontrados culpables y sentenciados a muerte o recluidos en campos de trabajo. Algunos historiadores calculan que hasta 1938 el número de víctimas del stalinismo ascendía a ocho millones. Entre ellas se encontraban los “viejos bolcheviques”, dirigentes de la revolución de octubre de 1917, y muchos de los mejores intelectuales y hombres de la cultura. Se trataba de pérdidas muy graves para un país en el que la clase educada era aún reducida.

Entre los numerosos crímenes cometidos por Stalin se cuenta el de la hambruna forzosa de Ucrania durante los años 1932-1933. Como es común en los países en los que reina el socialismo, las hambrunas intencionadas se han usado como arma política utilizada para alcanzar los deseados objetivos contra varias clases.

Las víctimas señaladas en esta ocasión fueron los kulaks, los agricultores campesinos que tenían propiedad y contrataban a trabajadores. Cuando Stalin alcanzó el poder en 1924, vio el nacionalismo ucraniano como una amenaza al poder soviético, creyendo que cualquier insurrección futura podría provenir probablemente de los kulaks. Así que decidió aplastarles utilizando los métodos que tan exitosos habían sido en la URSS durante la política de “liquidación como clase”. En 1929, arrestó a miles de intelectuales ucranianos bajo falsos cargos y o bien los fusiló o bien los envió a campos de trabajo en Siberia.

Llevó a cabo la colectivización de las explotaciones ucranianas requisando todas las tierras y el ganado privados, lo que afectó aproximadamente al 80% de la población de Ucrania, anteriormente conocida como el granero de Europa. Declaró a los kulaks enemigos del pueblo.

Sintesís Gobierno de Stalin:

Muerto en enero de 1924, Lenin fue sucedido por José Stalin. Este inició estudios en un seminario religioso pero lo expulsaron por su mala conducta. Tenía 17 años y se dedicó a actividades subversivas, progresando rápidamente hasta alcanzar al cargo de Secretario General: el más alto del Partido.

En ese momento chocó con Trotsky, empeñado en iniciar inmediatamente la Revolución Mundial. Lo expulsó del Partido Comunista y dos años después del país. Trotsky fue a radicarse en México, donde lo asesinaron agentes stalinistas en 1940.

Stalin consolidó el régimen dictatorial, transfiriendo la exclusividad del poder al Partido Comunista (único permitido). En 1938 comenzó a regir una nueva Constitución que establecía las estructuras del Gobierno.

El Legislativo era ejercido por organismos (soviets) locales con representantes en el Consejo Supremo de la Unión Soviética. Lo componían dos Cámaras, el Consejo de la Unión para asuntos internos y el Consejo de las Nacionalidades, de carácter federal. En los períodos de cese de sus actividades asumía el mando el “Presidium”, comisión de treinta y siete miembros con capacidad de promulgar decretos, declarar la guerra y anular disposiciones de funcionarios administrativos no ajustadas a las leyes .

También fueron creados los “Comisarios del Pueblo”, igualmente designados por el Consejo Supremo. Eran en realidad ministros, con el título de Jefes de Departamento: Guerra, Relaciones Exteriores, Ferrocarriles, Industria Pesada, Industria Ligera; su número aumentó después.

En su carácter de Primer Ministro, Stalin era Presidente del Consejo Supremo y del Presidium; también detentaba la Jefatura del Partido comunista. Estos cargos los mantuvo hasta su muerte, en 1953. Toda oposición fue rigurosamente eliminada. Más de nueve millones de personas sufrieron cárcel y deportación a lejanas regiones de Siberia.

Emprendió la industrialización en gran escala. Para ello modificó el ideal comunista de la sociedad: estableció los depósitos bancarios particulares y la diversidad de salarios que, de uniformes, fueron graduados según la capacidad y la responsabilidad del empleado. Se abandonó el “amor libre”, con leyes reglamentando el matrimonio y el divorcio. El ejército fue reorganizado, provisto de nuevo armamento y reconocido como factor indispensable de la independencia nacional. Para obtener tecnología, mejoró las relaciones con el extranjero, en particular con Gran Bretaña y Francia; en 1934, Rusia ingresó en la “Liga de las Naciones”.

Stalin fue sucedido, a su muerte en 1953, por una junta de gobierno de cinco   miembros.   Predominó   Nikita
Kruschev,  quien  quedó como único jefe del Estado desde 1958.

Fuente Consultadas:
Civilizaciones de Occidentes Volumen B Jackson J. Spielvogel
Atlas de la Historia del Mundo
Hicieron La Historia Volumen 2 Larousse

Biografia de Phillipe Petain Heroe Primera de la Guerra Mundial Francia

Phillipe Pétain: El héroe y el traidor

A pesar de los años transcurridos, la figura de Phillipe Pétain aún continúa generando controversias, ya que muchos lo consideran como uno de los máximos héroes que tuvo la Primera Guerra Mundial, sobre todo en lo que se refiere a la Batalla de Verdún, mientras que otros lo juzgan por su actuación en la Segunda Guerra Mundial, motivo que dio como resultado que fuera encarcelado de por vida.

Había nacido en 1856 en  Cauchy-à-la-Tour, cerca de St. Omer, y fue educado en un estricto colegio de dominicos en Arceuil. Desde muy pequeño se mostró atraído por la armada, por lo que en 1878 decidió unirse a la infantería en 1878 como oficial. Pasaron algunos años y Pétain comenzó a desenvolverse como profesor de la llamada Ecole de Guerre, y al cumplir los 56 años fue ascendido a Coronel.

Poco tiempo antes de que se produjera el estallido de la guerra, Pétain logró ser ascendido a General. Mientras tanto, supo ganarse una excelente reputación entre los soldados, ya que era un hombre que se preocupaba por el bienestar de quienes tenía a su mando.

Cuando fue enviado a comandar el Segundo Ejército Francés en Verdún, Pétain fue muy bien recibido por los hombres que luchaban allí, ya que considerando sus principios creían que no estaría dispuesto a tolerar la masacre que estaba ocurriendo en aquel lugar.

Si bien existió un vencedor definitivo en Verdún, y es considerada una guerra de desgaste en la que la artillería siguió desempeñando el papel dominante, lo cierto es que los franceses vieron aquella contienda como una victoria en la que los alemanes no lograron tomar la ciudad. Este hecho estaba relacionado directamente con la presencia de Pétain al mando del ejército, por lo que al culminar el conflicto Pétain fue ampliamente elogiado.

En 1917 Pétain fue nombrado Comandante en Jefe del ejército francés, impulsando su política de sanidad y no de castigo. Por otra parte, su tarea inmediata era restablecer la moral de los soldados.

Un año después, Pétain fue ascendido a Mariscal, y entre 1925 y 1926 logró ampliar aún más su excelente reputación, cuando actuó al mando de las fuerzas que derrotaron a Abd-el-Krim en Marruecos. Luego, en 1929, Pétain fue nombrado Inspector General del Ejército y se desempeñó como Ministro de Guerra entre febrero y noviembre de 1934.

Posteriormente llegaría su retiro del ejército, con lo que en 1939 se convertiría en el primer Embajador de Francia en la España de Franco. No obstante, cuando en 1940 Francia parecía estar al borde de un colapso militar contra la Alemania nazi, Pétain volvió a ser requerido en el país, por lo que fue nombrado Primer Ministro.

El 22 de junio de 1940 Pétain concluyó un armisticio con los alemanes, hecho que significaría la división de la nación francesa, por un lado los alemanes ocuparon efectivamente el territorio que habían invadido, mientras que la otra mitad estaba al mando de Pétain, preparándose para la inevitable embestida alemana, que había sido previsto para noviembre de 1942.

En el mes de julio de 1940, la Asamblea Nacional le otorgó a Pétain el derecho de gobernar con métodos autoritarios, con el objetivo de liberar a Francia de la decadencia moral en que se encontraba inmersa. Fue durante aquel período que la policía de la llamada Francia de Vichy comenzó con la persecución y captura de judíos, que eran enviados a los campos de exterminio.

Por su accionar durante este período, para muchos Pétain dejó de ser un héroe y se convirtió en un títere de los alemanes, que hacía lo que ellos esperaban que hiciera.

Finalmente, cuando el ejército alemán debió retirarse de Francia, luego del Día D en junio de 1944, Pétain fue capturado junto con parte del ejército alemán que efectuaba su retirada.

En el mes de julio de 1945, Pétain, que había sido el máximo héroe de Verdún, fue llevado a juicio por traición, y ante la evidencia abrumadora, el tribunal lo encontró culpable, por lo que fue inmediatamente despojado de su rango de Mariscal y condenado a muerte.

Sin embargo, la sentencia de muerte fue conmutada y reemplazada por la cadena perpetua en la isla de Yeu, en el norte del Golfo de Vizcaya, donde en 1951 Pétain pasó a mejor vida.

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

Los sucesos mas notables de la Historia Contemporanea Guerras y conflictos

MI LUCHA 
“Mein Kampf” o “Mi Lucha” fue el libro que ADOLFO HITLER escribiera en prisión, tras el fracaso del Putsh de Munich, movido más que por una doctrina coherente por un oportunismo y ansias de poder y donde planteó su odio hacia el comunismo y su deseo de ver destruida la URSS y no dudó en sacrificar los principios sociales del progreso al entendimiento con el capital. El único dogma del mismo fue el racismo, justificativo de su política expansionista que condujo a la guerra. Esta considerado como la Biblia del Nazismo y vulgariza la tesis del pangermanismo, obra impregnada de antisemitismo y que decide el exterminio de las razas por considerarlas él inferiores.

PUTSCH DE MUNICH

PUTSCH  es un golpe de fuerza ejecutado rápidamente y de improviso para hacerse del poder. De este PUTSCH DE MUNICH participaron justamente en la ciudad de Munich Hitler y sus partidarios. Con la colaboración de Ludendorff, los nazis organizaron este Putsh (9-9-23) con la intención de alcanzar el poder por la fuerza, pero fracasaron ante la oposición del ejército. Por ello Hitler fue juzgado por alta traición, y condenado a 5 años de prisión, donde escribió “Mein Kampf”.

EL FIN DE LAS S.A.
Hitler montó un monstruoso aparato policial y de seguridad. Las fuerzas de seguridad o tropas de asalto o “camisas pardas” fueron las S.A. (Sturmabteilungen). El se encargó de reforzarlas y estaban distribuidas por todo el territorio alemán, con fines de vigilancia para que nadie violara la voluntad del partido. Independientemente, instituyó las S.S. (Schutztaffel) o “Camisas Negras” o Guardia de Defensa, cuerpo de élite que formaba la guardia personal del dictador y estaba integrada por jóvenes de recia contextura, envidiados por las dádivas que recibían y que a la vez servían para controlar a los miembros del partido y mantenerlos al margen de toda otra influencia. Además existía la GESTAPO o policía política política y secreta del Estado, encargada de castigar sin juicio previo a cualquiera que se opusiera al nazismo y que era considerado “preso político”.

EL PACTO DE MUNICH
El problema de los sudetes, viendo la movilización de las tropas checoeslovacas y el ultimátum de Hitler decidieron a Chamberlain a aceptar las exigencias alemanas, firmando el Pacto de Munich (29-9-1938) con Gran Bretaña, Alemania e Italia, en un esfuerzo por evitar la guerra.  El territorio de los sudetes, cordillera que separa Polonia de Checoeslovaquia fue desmembrado de Checoeslovaquia y ocupado por Alemania.

Hitler tenía miras expansionistas, al igual que Mussolini. Hitler quería obtener parte de Checoeslovaquia a cambio de no efectuar más ocupaciones. Los aliados hacen conversaciones con la URSS para hacer un frente de paz para no permitir la expansión fascista, pero la URSS ya había firmado con Alemania el pacto Ribbentrop-Molotov de no agresión, que establecía que ninguna de las partes atacaría a la otra y que se mantendrían neutrales si alguna de ellas era atacada por una 3º potencia.

Lo oculto de este pacto era que se iban a repartir Polonia entre la URSS y Alemania. A su vez para no permitir el avance hacia el E le ofrecen los aliados ante un posible ataque fascista ayuda militar a Polonia, Grecia y Rumania. No obstante, Alemania invade Polonia y Francia y Gran Bretaña le exigen a Hitler el retiro de sus tropas. Alemania convencida de que éstas no podían luchar contra su ejército se desentienden y Francia y Gran Bretaña le declaran la guerra. En 1945 se procedió a la expulsión del territorio -de nuevo checoeslovaco- de la mayor parte de la población alemana.

EL PACTO RIBBENTROP-MOLOTOV
Pacto firmado entre Ribbentrop y Molotov o Pacto Germano-Soviético (22-8-39). RIBBENTROP fue un político alemán nazi, dirigente de las S.S. que puso en contacto a Hitler con banqueros, facilitando la llegada de Hitler al poder. Embajador en Londres (1946-38), para conseguir la neutralización británica, convenció a Hitler que Gran Bretaña no lucharía en caso de entrar en guerra y vio la conveniencia de disfrazar el neopangermanismo nazi con el ropaje del anticomunismo. Designado Ministro de Relaciones Exteriores. fue el principal artífice del PACTO GERMANO-SOVIETICO y del Pacto Tripartito entre Alemania, Italia y Japón. MOLOTOV fue un político bolchevique que participó en Yalta, Postdam, Teherán. Secretario del Comité Central del Partido y fiel colaborador de Stalin orientó la política social hacia la guerra fría.

PACTO ANTI-KOMINTERN
Firmado el 25-11-36 entre Alemania y Japón. Tuvo su origen en el aislamiento diplomático de la Alemania de Hitler y aunque exteriormente era un pacto contra la Internacional Comunista, encubría el de defensa mutua ante cualquier ataque de la U.R.S.S. La firma del pacto germano-soviético (1939) supuso la supresión de hecho del Anti-Komintern, pero la declaración de guerra de la U.R.S.S. en 1941 lo volvió a poner en vigor. Posteriormente a 1936 se adhirieron a él Italia (1937), Manchukuo (39), España (39), Hungría (40) y desde 1941 Rumania, Bulgaria, Dinamarca, Eslovaquia, Finlandia, Croacia y China.

BOHEMIA Y MORAVIA
 BOHEMIA, desmembrada desde la 1º Guerra Mundial, pasó a formar parte de Checoeslovaquia. En 1939, al ocurrir la desmembración del estado, pasó a formar parte del protectorado alemán de BOHEMIA y MORAVIA, pero en 1945, al terminar la 2º Guerra Mundial se restauró la República Checoeslovaca y Bohemia volvió a formar parte de ese Estado.

 LOS SUDETES
 Los SUDETES estaban formados por una minoría alemana dentro de Checoeslovaquia, en territorios fronterizos con Alemania de BOHEMIA, MORAVIA y SILESIA. Las reclamaciones efectuadas en 1919 para que esta región fuera incorporada a Alemania o a Austria no dieron los resultados esperados, ya que los aliados alegaron que este territorio no había pertenecido nunca a Alemania y que no se podía privar a Checoeslovaquia de tan valiosa zona. Fracasadas sus aspiraciones autonomistas y agravado todo por la crisis del ’30 en una zona altamente industrializada y de exportación, Hitler apoyó la formación de un partido sudete. Pese a las reivindicaciones nacionalistas que Hitler hizo suyas y la negativa del gobierno checo, surgió una grave crisis. Francia y la URSS apoyaron sin entusiasmo a Checoeslovaquia, mientras Gran Bretaña se mostraba conciliadora a través de las gestiones de Lord Runciman y de las entrevistas de Chamberlain.

 EL CORREDOR DE DANTZIG
DANTZIG fue un pequeño estado de Europa Central, creado por el Tratado de Versalles (1919) en la costa del Báltico.  Su incorporación a Alemania en setiembre de 1939 provocó la 2º Guerra Mundial. Terminada ésta quedó formando parte de Polonia. 

 GOEBELS Y LA PROPAGANDA POLITICA
GOEBELS fue el Ministro de Propaganda de Hitler. Fue un feudo donde el ejercicio de la censura extendió la ideología nazi. Transformó al periodismo en instrumento de propaganda y arruinó toda la creación literaria. La educación popular en la dictadura nacionalista fue asumida por el Estado: los jóvenes y niños, quitados de su familias recibieron el mismo tipo de educación, basada en las teorías nazis de la superioridad de la raza germánica y la total adhesión al Führer. Estos ideales estuvieron asegurados por el Ministro de Propaganda Goebels.

 AUTSWICHSZ
Uno de los campos de concentración nazi, situado en tierra polaca cuenta en su haber con la cifra más alta de asesinatos: 4 millones (3 millones en cámara de gas). El campo de concentración estaba rodeado de una alambrada espinosa electrificada y varias torretas dotadas de ametralladoras y potentes reflectores custodiando las instalaciones día y noche.

En él se produjo un verdadero holocausto, un genocidio donde murieron millones de judíos además de gitanos y de otros pueblos, aunque en menor proporción. Los campos de concentración fueron preparados especialmente por las S.S. a los fines de la liquidación masiva de los hombres de las S.A. y demás supuestos adversarios de Hitler.  Gimmel fue el principal responsable del genocidio y la organización de los campos de concentración y llevó hasta sus últimas consecuencias la doctrina de la pretendida superioridad germánica y su corolario: degradación moral y física, reducción al estado animal de hombres, mujeres y niños salvajemente torturados y arrastrados a las cámaras de gas. A los deportados judíos recién llegados, en el mismo andén de la estación se les hacía una selección rápida: unos eran enviados directo a la cámara de gas, a otros les deparaba una muerte lenta y trabajos forzados. En noviembre de 1944 ante el avance aliado hacia Alemania, Hitler ordenó la suspensión de las matanzas y el desmantelamiento de los hornos.

Importantes Hechos Politicos del Siglo XX Gran Guerra Mundial 1914

ACUERDO SECRETO DE LONDRES (1915)
Mientras los aliados tomaban posiciones en uno u otro de los bandos rivales, en el sudeste europeo se agravaba el antiguo problema de los Balcanes. Por el Congreso de Berlín, ALBANIA siguió dependiendo de Turquía. En 1912 hubo una gran matanza de cristianos hecha por los turcos en Macedonia y estalló la revuelta. Servia tomó la iniciativa y unida a Montenegro, Grecia y Bulgaria, en una fulminante arremetida derrotaron a los turcos, arrinconándolos. Las potencias europeas intervienen en el conflicto y mediante el ACUERDO SECRETO DE LONDRES de 1915, ALBANIA fue declarada INDEPENDIENTE.

1916 – LA BATALLA DE VERDUN
La 1º Guerra Mundial había entrado en 1916 en una guerra de trincheras, de desgaste, alternándose con terribles ofensivas: en febrero de 1916 2 millones de soldados alemanes comandados por el hijo del káiser y apoyado por más de 1.500 cañones atacaron sorpresivamente en el frente francés en la región de VERDUN. La batalla duró 5 meses y se luchó metro por metro. Los franceses a la orden de PETAIN resistieron heroicamente y VERDUN no fue tomada, pero costó medio millón de muertos. Los ingleses emplearon por 1º vez los tanques.

ROSA DE LUXEMBURGO
Fue una revolucionaria y teórica marxista alemana, nacida en Varsovia, de origen polaco y vivió entre 1870 y 1919.  Nacida en Polonia, formó su conciencia revolucionaria en el Liceo de Varsovia, donde actuó como miembro del partido socialista revolucionario. Descubierta por las autoridades zaristas, se vio obligada a refugiarse en Zurich (1899). Participó en el Partido Socialista Polaco, pero en desacuerdo con la línea nacionalista. Fue a Berlín, donde participó activamente en la vida de la socialdemocracia alemana. Polemizó con Lenín, del que rechazó el centralismo a ultranza y sostuvo que cualquier forma nueva de lucha no debía ser impuesta, sino emanar de la fuerza creadora de las masas. En 1905 fue arrestada por participar activamente en la revolución rusa. Luchó a favor de una acción de masa, por el derecho al voto en Prusia y contra el militarismo. Elaboró el programa del Partido Comunista Alemán, fundado en el 1º Congreso de la Liga “SPARTACUS”. Fue arrestada en 1919 junto con Liëbknecht y asesinada antes de ser conducida a la cárcel.  En el plano teórico es la mejor continuadora de Marx.

THOMAS WOODROW WILSON Y LA 1º GUERRA

A las pocas semanas de concluida la lucha en enero de 1919, se reunieron en París los delegados de los 27 países que integraban el bando victorioso, dispuestos a edificar definitivamente la PAZ EUROPEA. Entre ellos se destacaban los “4 GRANDES”: WILSON, presidente de los EE.UU. desde 1913, LLOYD GEORGE (Gran Bretaña), CLEMENCEAU (FRANCIA) y ORLANDO (ITALIA). WILSON, un idealista, teórico y poco conocedor de los problemas europeos, mantenía sus famosos “CATORCE PUNTOS” proclamados durante la guerra, muy buenos en principio, pero difíciles de aplicar.

 EL TRATADO DE VERSALLES
El 28 de junio de 1919 se firmó el 1º Tratado de Paz con Alemania, bajo durísimas condiciones para Alemania: el desarme de sus ejércitos, su cuenca minera ocupada militarmente y obligada a pagar cuantiosa suma de dinero en concepto de daños, además de la pérdida de todas sus colonias y la entrega de gran parte de su territorio, liquidándose definitivamente el imperio de los Habsburgos.

LA REPUBLICA DE WEIMAR
En 1918 se produjo en ALEMANIA una revolución que derrocó al káiser y llevó al poder a una coalición de demócratas, socialistas y centralistas. En 1919 se sancionó la constitución que organizaba un Estado de derecho (WEIMAR) democrático, de tipo parlamentario y con representación proporcional, que incluía algunos derechos sociales. Pero las consecuencias del Tratado de Versalles, que mutilaba el desarrollo de Alemania y favorecía los sentimientos hostiles en sus habitantes, provocando una caótica situación económica, que fue aprovechada por el MOVIMIENTO NACIONALSOCIALISTA, fundado en 1919 y en el que pronto surgió la jefatura de ADOLFO HITLER.

LA SOCIEDAD DE LAS NACIONES
Organismo internacional creado bajo la idea de WILSON, con sede en SUIZA para imposibilitar futuras guerras y que sería una adaptación moderna de la Santa Alianza y aprobada entusiastamente por los aliados, aunque no contó con la adhesión de los EE.UU. al negar el Congreso la autorización para adherirse. Los fines eran: velar por el cumplimiento de los tratados recientemente firmados, administrar las colonias de los países vencidos, poner fin a la carrera armamentista e imponer sanciones a los estados perturbadores de la PAZ MUNDIAL. Pero, si bien la idea era magnífica, este Organismo se convirtió en un instrumento de dominación con el que los vencedores quisieron perpetuar las ventajas de su victoria.

LA MARCHA SOBRE ROMA
El caos generalizado y la desocupación se propagaron por toda Italia, creando un clima de guerra civil. En octubre de 1922, BENITO MUSSOLINI decide apoderarse del gobierno por la fuerza: al frente de sus “Camisas Negras” -fuerzas de choque organizadas militarmente, acompañado por el pueblo, llevó a cabo su MARCHA SOBRE ROMA y entrando en la capital, en pocas horas se adueñó de todos los edificios públicos, ante la pasividad o colaboración de la policía. De esa manera, MUSSOLINI es proclamado “Duce” y disuelve todos los partidos políticos, con excepción del fascismo y establece una verdadera dictadura.

 LA DECADA DEL 20: DECADA DE CONSUMO
La 1º Guerra Mundial provocó un extraordinario desarrollo de la capacidad productiva, sobre todo fuera de Europa, pero no hubo un crecimiento equivalente de la demanda.  En todo el mundo había un desequilibrio entre la agricultura y la industria. Los frutos del crecimiento se acumularon en forma desmedida en los países industrializados y dentro de éstos en el sector fabril y financiero. En la Década del 20, el gran aumento de la producción provocó la caída de los precios de los productos agrícolas y de las materias primas, empeorando los términos de intercambio de los países que dependían de la exportación de estos bienes y reduciendo su capacidad de comprar la producción industrial de Europa y EE.UU. En EE.UU. los salarios empezaron a quedar rezagados en relación con las utilidades, lo que obstaculizó el desarrollo de los mercados internos y limitó el potencial de las nuevas industrias, como la automotriz que reemplazó, por ej. a la textil en baja.

 PATRÓN ORO
Las finanzas internacionales nunca se recuperaron del todo después de los trastornos provocados por la 1º Guerra Mundial. El sistema de paridades cambiarias fijas y libre convertibilidad de la preguerra fue reemplazado por un compromiso -el patrón de cambio oro-, que nunca logró la estabilidad necesaria para reconstruir el comercio mundial.

LA GRAN DEPRESION
En medio de la crisis financiera, el gran “BULL MARKET” de 1928, que representaba en sí un signo de debilidad y de disminución de las oportunidades de inversión dio lugar a la estrepitosa caída de los precios de las acciones en octubre de 1929. En el desorden que se produjo después para lograr liquidez, los fondos iban y venían de Europa a EE.UU. y la tambaleante prosperidad europea se derrumbó. El Banco de Austria quebró e Inglaterra se retiró en 1931 del patrón oro, permitiendo que la libra esterlina se devaluara, por lo que casi todo el mundo se vio afectado. En los países industrializados un 25% de mano de obra quedó cesante, la producción descendió a un 53% del nivel del año 1929 y el comercio mundial cayó a un 35% de su valor. Esta depresión duró hasta 1929, aunque no afectó a todos los países por igual.
 

EL NEW DEAL
Política liberal y democrática aplicada por Roosevelt. El presidente incrementó la autoridad federal y con enérgicas medidas logró detener la crisis: amparado por leyes excepcionales limitó la producción, equilibrándola con el consumo. Estabilizó los precios, controló las operaciones bancarias, dio préstamos a los agricultores y estableció un severo control sobre las ganancias de los empresarios. Se devaluó con la esperanza de aumentar las exportaciones. Asimismo, efectuó monumentales obras públicas (reflación) que disminuyeron el número de desocupados. Todas estas medidas permitieron que se hablara de la “Revolución Roosevelt”.

KEYNES
Economista inglés que mediante una obra innovadora “GENERAL THEORY OF EMPLOYMENT INTEREST AND MONEY” (1936) estableció un punto de partida para una comprensión más amplia y profunda del sistema general de la formación de los precios de WALRAS. Autor también de “EL FIN DEL LAISSEZ FAIRE”. Se lo considera uno de los mayores economistas contemporáneos (1883-1946).

Historia de Pakistan

Historia de Pakistán

Historia de Pakistan NOMBRE OFICIAL: República Islámica de Pakistán. Capital: Islamabad. Nacionalidad: pakistaní.

IDIOMAS.: urdu (oficial); punjabi, pashtu, sindi e inglés.

Religiones: budismo, 6,1%; creencias tradic., 0,1%; cristianismo, 2,53%; hinduismo 1,3%; islamismo 95,9%; sin filiación

0,07% (2005).

Fiesta nacional: 14 agosto. (Independencia).

SITUACIÓN GEOGRÁFICA:

Área: 803.940 km2.

Características: planicie litoral cortada por el delta del río Indo (5); cadena montañosa de los Himalayas (N y NO); planicie árida entre litoral y montañas.

Clima: cálido y seco. Ciudades principales (hab.): Karachi (11.969.284); Lahore (6.485.175); Faisalabad (2.582.175); Rawalpindi (1.793.197); lslamabad (794.431) (2006)’.

POBLACIÓN: 165.803.560 (julio 2006); 172:730.891 (2008). Composición étnica: punjabs 50%; patanes 13%; sindis 12%; saricolis 10%; baluches 7%; otros 8% (2000). Densidad (hab.! km2): 214,8 (2008). Población urbana: 35% (2005). Crecimiento demográfico (tasa media): 2,0% (2006). Fecundidad (número de hijos por mujer): 4 (2006). Esperanza de vida (años): 64 (hombres); 64,3 (mujeres) (2006”.

Mortalidad Infantil: 70,4 por 1.000 nacimientos (2006).

Índice de Desarrollo Humano (entre O y 1): 0,539 (2004).

EDUCACIÓN: pública, lasa de alfabetización (adultos): 48,7% (2004)’. Matriculación en primaria, secundaria y terciaria combinadas: 38% (2004)’. Gasto público en educación (% del PIB): 2,0 (2004).

SALUD: médicos: 74 por 100.000 hab. (2004). Población con acceso a aguas tratadas: 90% 2006). Casos de sida (adultos): 0,1% (2005). Gasto público en salud (% del PIB): 0,7 (2006).

SISTEMA DE GOBIERNO: República parlamentaria (dictadura militar desde 1999). División administrativa: 4 provincias, capital federal y áreas tribales. Jefe de Estado: Pervez Musharraf (desde 2002). Jefe de gobierno:

Shaukat Aziz (desde Ago./2004). Mujeres en el gobierno (% de población): 5,6 (2005).

Partidos: P. del Pueblo Pakistaní (PPP), Liga Musulmana Pakistaní – Quaid (PML – Q), Coalición Muttahida Majlis + Amal (MMA). Legislativo: bicameral; Senado, de 87 miembros, elegidos por voto indirecto para mandatos de 6 años; Asamblea Nacional, de 217 miembros, elegidos para mandatos de 5 años.

CONSTITUCIÓN VIGENTE: 1973. Suspendida desde el golpe militar de octubre de 1999. Efectivos Fuerzas Armadas: 619 mil (2003). Web Site: www.pakistan.gov.pk

ECONOMÍA: moneda: rupia pakistaní.

Tasa de cambio: 60,62 por US$1 (junio 2007). PIB (US$): 427.300 millones (2006).

PIB por sectores: agropecuario 22%, industria 26%, servicios 52% (2006).

Crecimiento anual del PIB: 6,6% (2005)’. Deuda externa (US$): 42.380 millones (2005). PIB per cápita (US$): 2600 (2006). Inflación: 7,9% (2006)e. Fuerza de trabajo: 48,29% (2006).

Índice de desigualdad en el ingreso: 7,6 (1998). Principales productos agrícolas: mota de algodón, semilla de algodón, arroz, trigo, maíz, caña de azúcar. Ganadería: búfalos, ovinos, caprinos, aves.

Minería: petróleo, gas natural, carbón. Principales industrias: textil, alimentaria, refinación de petróleo.

Exportaciones (US$): 19,240 millones (2006)’. Importaciones (US$): 26,790 millones (2006).

Principales vínculos comerciales: Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

COMUNICACIONES:

Teléfonos fijos: 5,162.798 (2006). Teléfonos celulares: 48.289.136 millones (2006). Usuarios de Internet: 10,5 millones (2005).

MEDIO AMBIENTE:

Consumo de electricidad per cápita: 467 kw/hora (2004).

Superficie de bosques: 19.020 km2 (2005).

Emisiones de CO2: 104,9 millones de t (2002).

HISTORIA: El país es el escenario de una civilización que florece en el valle del río Indo entre los años 4000 y 2500 a.C. Los invasores arios procedentes del noreste conquistan la región alrededor de 1500 a.C. y forjan la civilización hindú, que domina por dos mil años los actuales territorios de la India y Pakistán. El valle del Indo sufre sucesivas invasiones a partir del siglo VI a.C. persas, macedonios, nuevamente los persas (durante la dinastía de los sasánidas) y finalmente los árabes, que introducen el Islam en 712 y separan al actual Pakistán de la esfera de influencia hindú.

IMPERIO MONGOL — Pakistán alcan_a su apogeo durante el gran mperio Mogol, entre los siglos XVI y XIX, cuando los musulmanes iominan todo el subcontinente hindú. La expansión británica enfrenta si Reino Unido con el imperio mogol, que desaparece con su derrota mi-ter en 1857. El valle del Indo es entonces incorporado a las posesiones británicas de la India. Los musulmanes del subcontinente comienzan a eclamar mayores derechos dentro del Imperio Británico desde el inicio iøl siglo XX.

Mohamed Ah Jinnah, considerado el padre del moderno Yikistán, funda en 1916 la Liga Musulmana, que se alía a los nacionastas hinduistas contra el dominio británico. La alianza se rompe hacia P20, cuando aparecen los primeros enfrentamientos entre las dos miinidades nativas. En 1940, la Liga Musulmana propone por primera a constitución de un Estado independiente de la India.

Con la salida de los britáde la India en 1947, explotan violentos enfrentamientos entre induistas y musulmanes. El resultado es el masivo desplazamiento 1. población en la región: los hinduistas que habitan el valle del Indo

íngala Oriental —áreas en su mayoría musulmanas— emigran por iones hacia el norte de la India, mientras que los musulmanes esidentes huyen en dirección opuesta. Las áreas musulmanasen 1956 un país independiente, Pakistán, que comprende las regiones separadas geográficamente: el valle del Indo, donde edomina el idioma urdu, y Bengala Oriental, actual Bangladesh, población de habla bengalí.

La Guerra Fría entre Estados Unidos y la URSS aviva el conflicto hindú-pakistaní a partir de 1950. Pakistán se alía a los estadounidenses, como reacción a la aproximación de la India a los soviéticos. Un golpe de Estado, en 1958, lleva al poder al general Mohamed Ayub Khan, elegido presidente en 1960 y reelegido en 1965. Las crecientes tensiones con la India provocan graves combates en 1962.

DIVISIÓN DEL PAÍS — Ayub Khan renuncia en 1969, luego de fracasar en el intento de dominar una ola de protestas en Bengala Oriental. Su sucesor, el general Yahya Khan, declara la ley marcial en la región. La división del país se sella en diciembre de 1970, cuando el gobierno pakistaní se rehúsa a reconocer la victoria electoral de la Liga Awami, una agrupación política de Bengala Oriental. El conflicto degenera en guerra civil y concluye con la secesión de Bengala Oriental, que en 1971 proclama la independencia con el nombre de Bangladesh.

En julio de 1977, el presidente pakistaní Zulfikar Ah Bhutto, en el poder desde 1970, es derrocado y ejecutado en un golpe militar hiderado por el general Mohamed Zia Ul-Haq. Durante el gobierno de Zia, Pakistán apoya a los guerrilleros musulmanes que luchan contra el régimen prosoviético y contra las fuerzas de la URSS en Afganistán.

Benazir Bhutto, hija del estadista ejecutado, regresa al país en 1986 y reorganiza el Partido del Pueblo Pakistaní (PPP), que empieza a liderar un movimiento de oposición a Zia. La muerte de Zia, en agosto de 1988, en un desastre aéreo planeado, abre el camino para solucionar el conflicto mediante elecciones libres en noviembre de ese año. El PPP obtiene la mayoría y Benazir se convierte en la primera mujer en gobernar un país musulmán.

Benazir enfrenta, desde su posesión, una fuerte oposición de los jefes militares, además de acusaciones de corrupción contra miembros de su gobierno. En agosto de 1990, el presidente Ghulam lshaq Khan utiliza sus poderes constitucionales para destituir a la primera ministra y disolver el gobierno. Las nuevas elecciones, en octubre del mismo año, dan la mayoría parlamentaria a la Alianza Democrática Islámica, Iiderada por el empresario Mian Nawaz Sharif, quien se convierte en primer ministro.

CORRUPCIÓN — El gobierno de Sharif refuerza aún más la aplicación de las leyes islámicas. El país es sacudido, en 1991, por el escándalo de los préstamos ilegales efectuados por bancos cooperativos a empresas pertenecientes a Sharif y a uno de sus ministros. Benazir acusa por corrupción al primer ministro. La crisis llega a su clímax en abril de 1993, con la destitución de Sharif por el presidente Ishaq Khan, quien lo acusa de mala administración, corrupción y nepotismo. Se realizan elecciones anticipadas en octubre, con la victoria del Partido del Pueblo Pakistaní (PPP), de Benazir Bhutto.

BENAZIR NO VA MAS — En 1996, se profundiza la crisis del gobierno de Benazir. Poco a poco se le recortan los poderes y es obligada a reducir su programa de impuestos, que había acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En noviembre, el presidente Farroq Leghari, brazo derecho de Benazir durante 13 años, disuelve la Asamblea, nombra a Meraj Jalid, ex presidente de la Cámara, como primer ministro interino y convoca a nuevas elecciones.

En febrero de 1997, es elegido como primer ministro Nawaz Sharif, perteneciente y líder de la Liga Musulmana de Pakistán (PML). En mayo, Sharif inicia diálogos con su colega hindú, lnder Kumar Gujral, para normalizar las relaciones existentes entre los dos países. Sin embargo, en octubre, los dos países se enfrentan en Cachemira. En diciembre, el presidente pakistaní, Faruk Ahmed Leghari, dimite del poder. El nuevo presidente, Rafiq Tarar, es elegido por el Parlamento en enero de 1991

POTENCIA NUCLEAR — El 29 de mayo de 1998, un día después de haber realizado cinco ensayos nucleares e imitando lo hecho por a India, Pakistán se declara también potencia nuclear.

Las sanciones de los Estados Unidos y la crisis financiera del sureste asiático en 1997 dañan la situación económica del país, que estaba ensayando un proceso de liberalización. El FMI y el Banco Mundial prestan US$5.500 millones para que Pakistán pueda pagar su cuota le deuda externa.

En lo externo, Pakistán e India firman un acuerdo en febrero de 999, mediante el cual se comprometen a informar de antemano sobre cualquier nueva prueba atómica. Pero en abril, la India experimenta un nuevo misil balístico. El gobierno pakistaní responde, dos días después, probando el misil Chauri 2. Los dos países llegan al borde de la guerra total en mayo de 1999, cuando centenares de soldados pakistaníes cruzan la frontera para apoyar la ofensiva de los guerrilleros musulmanes de la Cachemira hindú. La India lanza un violento contraataque de artillería y aviación, y expulsa a las tropas pakistaníes en julio. En agosto es derribado un avión de patrulla pakistaní por cazas hindúes sobre territorio del sur de Pakistán.

GOBIERNO DE MUSUARRAF — En octubre, el jefe del Estado Mayor, general Pervez Musharraf, derroca al gobierno y se proclama jefe del Ejecutivo. La visita del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton

-un, a la India y Pakistán, en marzo de 2000, tiene un claro sesgo a ir/nr de la India. El mercado potencial de la primera es unas 7 veces mayor que el del paL islámico. A pesar de la insistencia de Chinton, a India se niega a firmar el Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares y tampoco quiere aceptar a Estados Unidos como mediador.

ulo de 2000, los separatistas de Cachemira y el gobierno de la udia decretan un cese del fuego y reanudan negociaciones, que son

le nuevo suspendidas ante la negativa hindú de admitir a Pakistán u las conversaciones de paz. En junio de 2001, Musharraf asume fcaalmente la Presidencia.

TALIBANES, SIN APOYO — Los atentados del 11 de septiembre le 2001 contra Estados Unidos cambian la política del país hacia u vecina Afganistán. Pakistán sostenía una antigua alianza con el

•Gohierno talibán, no sólo porque tienen religión y un origen común, ~ en buena parte, porque Afganistán es la ruta de los productos

•ukstaníes hacia Uzbekistán y el centro de Asia. Desde los atentados ‘u Estados Unidos, Musharraf retira el apoyo a los tahibanes. A cambio, LLristán obtiene ayuda por US$600 millones y ha suspensión de las unciones impuestas desde 1998.

La participación de Pakistán, junto con la India, en la campaña

• vitre el gobierno tahibán no disminuye la tensión entre ambos por hemira El 1 5 de octubre, India bombardea posiciones pakistaníes li frontera de la zona disputada. Pakistán cierra su frontera con

‘ganistán para impedir la entrada de más refugiados.

La economía pakistaní se ha visto obstaculizada por el elevado ‘udc de participación del Estado, la inestabilidad política, las tensiones ~tertzas con India y los escasos niveles de inversión extranjera. El evidente Pervez Musharraf se ha comprometido a realizar reformas u.Iicas y económicas cautelosas.

A fines de enero de 2002, el periodista Daniel Pearl, vervtcio de The WaIl Street Journal, es secuestrado por un grupo .rrrudo Movimiento Nacional para la Restauración de la Soberanía Pakistani, que lo acusa de pertenecer a la CIA. Los secuestradores gen a liberación de los pakistaníes apresados por Estados Unidos mo sospechosos de terrorismo. Partes del cuerpo de Pearl son enncontradas en mayo. Ahmad Sayeed Shaikh, acusado del secuestro, ev condenado a muerte en julio.

En mayo de 2002, un atentado suicida frente a un hotel en Karachi, nata a 11 ingenieros franceses que colaboraban con el ejército pakistaní. El acto es una represalia por el apoyo del gobierno a la guerra contra Al Qaeda. En junio, el atacado es el consulado de Estados Unidos en Karachi. Mueren 11 personas y 40 resultan heridas.

ELECCIONES CON FRAUDE — En abril de 2002, Musharraf asegura cinco años más en el poder, al obtener el 97,7 por ciento de los votos en un plebiscito acusado de fraude. En junio, la tensión entre India y Pakistán vuelve a crecer. Tienen que intervenir Estados Llnidos, Inglaterra y Rusia para apaciguar, de nuevo, los ánimos. El presidente de Rusia, incluso, se reúne en Moscú con el presidente Musharrat y con el primer ministro hindú Vajpayee, y obtiene su compromiso de no utilizar la fuerza para resolver el conflicto

SIGUE LA CRISIS — El 6 de febrero el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, acepta un diálogo con la India, para resolver sus diferencias sobre la región de Cachemira. Anuncia que se rearmará si Nueva Delhi persiste en romper el equilibrio de Asia. Pero, el 8 de ese mismo mes, Pakistán ordena la salida del embajador interino de India y de otros cuatro funcionarios de la sede diplomática.

La decisión fue tomada en represalia contra el gobierno hindú, que expulsó al principal diplomático pakistaní en Nueva Delhi.

SIN SANCIONES – El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anuncia, el 1 5 de marzo, el levantamiento de las sanciones impuestas a Pakistán tras el golpe de Estado que llevó al poder, en 1999, a Pervez Musharraf. Bush dice que con esto se abrirá el camino a un régimen democrático en Pakistán y así se mejorarán las condiciones socioecómicas del país.

AIRE DE PAZ — El gobierno pakistaní declara un cese al fuego en la región de Cachemira en noviembre, con lo cual se pretende crear las condiciones necesarias para entablar conversaciones y relaciones con la India a inicios de 2004.

En febrero de 2004, los EE.UU. piden a Pakistán que elimine la red que vendió secretos nucleares. El científico paquistaní Abdul Qadeer Khan, conocido en su país como el ‘padre de la bomba atómica’, confirma que suministró secretos nucleares a Libia, Irán y Corea del Norte. En el mismo mes, India y Pakistán logran un entendimiento sobre los lineamientos para las conversaciones de paz.

La policía de Pakistán desactiva, el 16 de marzo, un coche bomba frente al consulado de los Estados Unidos en Karachi, días antes de la visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Colín Powell.

Un día después, las fuerzas paquistaníes dan de baja a 24 sospechosos y capturan a 100 en una redada contra fugitivos del movimiento Talibán y de la red Al Qaeda en la frontera con Afganistán.

En el primer semestre de 2004, el gobierno pakistaní ha dado de baja a más de 1 20 terroristas.

La secretaria de Estado de los EE. UU., Condoleezza Rice, en declaraciones dadas en marzo de 2005 al periódico The Washington Post, anuncia que la decisión de su país de vender aviones caza F-16 a Pakistán, forma parte de la iniciativa para afianzar los vínculos con Pakistán e India.

— El gobierno paquistaní anuncia, e! 11 de agosto de 2005, las exitosas pruebas de un misil tipo

crucero con capacidad nuclear y con un alcance de 500 kilómetros. ‘Babur’, viaja a nivel de tierra y evita la detección de radares, y puede ser lanzado desde barcos, submarinos y aviones.

A principios de septiembre, las autoridades de India y Pakistán acuerdan informarse por adelantado sobre futuros ensayos nucleares; no obstante, este trato únicamente se aplica a los misiles balísticos y no a los tipo crucero. Las dos naciones también deciden establecer una linea telefónica en sus cancillerras, dedicada a ‘evitar malentendidos y reducir los riesgos asociados a cuestiones nucleares’, según anuncian en un comunicado oficial conjunto.

El 8 de octubre, un terremoto, cuyo epicentro de localiza en el área pakistaní de Cachemira, causa miles de muertes y cuantiosas pérdidas materiales. La ciudad de Muzaffarabad en la más afectada.

Después de un año del terremoto que cobró la vida de más de 80.000 personas, el 9 de octubre de 2006 se publica un informe de la organización humanitaria Oxfam que asegura que por lo menos 1 ,8 millones de personas tendrán que pasar el invierno en refugios temporales. Según el informe, se añade que la reconstrucción del país ha sido lenta debido a las dimensiones del desastre, las dificultades del terreno montañoso, el clima y los problemas de comunicación, entre otros. Más de 40.000 personas continúan viviendo en campos oficiales de desplazados, mientras que miles se refugian en tiendas cercanas a sus poblaciones de origen y no poseen la protección adecuada para las temperaturas del invierno. Autoridades pakistaníes adoptan medidas para mejorar las instalaciones de los campos y así poder proteger a más desplazados de las inclemencias del clima.

En la madrugada del 30 de octubre de 2006, los ataques del Ejercito de Pakistán con helicópteros artillados, misiles y armas de precisión, matan a 80 personas refugiadas en un campamento. Estados Unidos y la OTAN aseguran que se trataba de un refugio de talibanes y jefes de Al Qaeda. El caso ocurre en la población de Chingai, frontera con Afganistán. Un mulá dijo que se trataba de una madrassa (escuela coránica) y que allí estaban sólo estudiantes y maestros.

TERRORISTAS SUICIDAS: — Un total de 24 soldados del ejército de Pakistán muere y mas una docena de ellos resulta herido luego de que un terrorista suicida se inmola mientras los militares entrenaban en el campo de Dargai, localizado a 100 kilómetros al norte de Peshawar. La tragedia ocurre el 8 de noviembre y el ministro del Interior, Aftab Khan Serpao, dice que hay sospechas de que se trato de partidarios de los talibanes, la milicia religiosa afgana

Se aprobó una ley eL 10 de noviembre de 2006, que permitirá la prueba de ADN y otras mas de carácter científico, para demostrar una violación. Antes, las victimas debían conseguir testigos usulares varones, mientras las mujeres oran acusadas de adulterio hasta que pudieran probar el abuso. La decisión fue boicoteada por los partidos islamistas que la consideran que es un intento del Gobierno para convertir a Pakistán en una zona de sexo libre”. La ley será enviada al Senado Para conseguir una decisión definitiva.  El 80 por ciento de las mujeres pendientes de juicio en este país están acusadas de adulterio por haber denunciado una violación; se impide su libertad bajo fianza, como lo estipula la ley enmendada, Ordenanzas Huduuu.

El 6 de diciembre, el presidente de Pakistán, Pervez Musharrat, anuncia que tU gobierno está dispuesto a desistir del reclamo sobre Cachemira, siempre y cuando India acceda a darle mayor autonomía. El mandatario propone dividir esta zona del Himalaya de manera equitativa entre los dos países.

Fuente Consultada: Almanaque Mundial

Periodo entre guerras Resumen Cronología El Nazismo El Facismo

PERÍODO ENTRE GUERRAS: ACONTECIMIENTOS

PERIODO ENTRE GUERRAS HITLEREl Nazismo

PERIODO ENTRE GUERRAS MUSSOLINIEl Fascismo

PERIODO ENTRE GUERRAS CRISIS 1929La Crisis de 1929

EL MUNDO ENTRE DOS GUERRAS (1914-1945): Las ilusiones sobre el progreso de la civilización occidental se derrumbaron en 1914 con el estallido de la Gran Guerra, que se desató como resultado de las tensiones acumuladas en los años que la precedieron. El desarrollo de la guerra fue largo y sangriento.

Unos 10 millones de soldados murieron en las batallas, en las trincheras y en los hospitales de guerra. La entrada de los Estados Unidos en el conflicto aceleró el fin de la contienda y facilitó el triunfo sobre Alemania y Austria-Hungría, que vieron desmoronarse sus imperios.

El imperio ruso había sucumbido en 1917 con la revolución de octubre. En los primeros años de gobierno, los bolcheviques creyeron que su movimiento iba a ser simplemente el primer paso en una revolución continental. El fracaso de las insurrecciones en Alemania, Hungría e Italia les mostró que tal expectativa parecía irrealizable/ Rusia entonces se replegó, y buscó construir el “socialismo en un solo país”. En algunos países -especialmente en los Estados Unidos- la década del ’20 pareció una reedición de los prósperos años previos a la Gran Guerra.

La generalización de los principios de la organización científica del trabajo a muchas ramas industriales permitió un importante aumento de la productividad y abrió la posibilidad de una expansión de la capacidad de consumo de la población, limitada por los bajos salarios. En otros países -como Alemania- la situación económica y social de posguerra fue muy difícil, aunque desde mediados de la década del ’20 comenzó a mejorar. La recuperación de la economía mundial en esos años tenía bases endebles.

La vigencia de gobiernos democráticos en Europa también carecía de fundamentos sólidos. La crisis que estalló con el derrumbe de la Bolsa de Nueva York en 1929 arrasó con ambas y se convirtió rápidamente en crisis de la producción y el comercio mundiales. La caída de la producción se tradujo en un gran aumento de la tasa de desempleo, particularmente notable en los Esta dos Unidos y Alemania. Las respuestas a :a crisis variaron según los países, pero tuvieron e” común una modificación del papel del estado en la vida económica.

Algunos países atravesaron la Gran Depresión de la década del ’30 manteniendo vigentes sus regímenes democráticos. En otros, dentro y fuera de Europa, se instalaron y afianzaron regímenes autoritarios. El fascismo italiano y el nazismo alemán fueron las formas políticas más influyentes de la época.

En la Unión Soviética, que no sufrió de manera significativa el impacto de la Gran Depresión, la producción industrial creció vertiginosamente y la producción agrícola fue colectivizada. Estos cambios fueron acompañados por un férreo control por parte de la burocracia estatal y una concentración de las decisiones en las manos de Stalin. Bajo el gobierno del jefe nazi Adolf Hitler, Alemania llevó adelante un ambicioso programa armamentista, cuyo objetivo era prepararse para una nueva guerra. La sociedad alemana fue encuadrada dentro de las organizaciones nazis; los opositores fueron perseguidos y silenciados; la violencia contra los judíos preanunció el Holocausto.

El camino hacia la guerra fue allanado por la escasa disposición de Francia y Gran Bretaña a enfrentarse con Alemania. Desde 1936, la Alemania nazi avanzó decididamente hacia la guerra. Fue anexando, por medios militares o diplomáticos, nuevos territorios, estableció alianzas con Italia y con Japón y firmó un pacto de no agresión con la Unión Soviética. En 1939, la invasión alemana a Polonia desencadenó la Segunda Guerra Mundial. Francia y Gran Bretaña, que habían hecho concesiones a Hitler creyendo que con eso evitaban la guerra, se vieron obligadas a combatir. Francia fue rápidamente vencida, Gran Bretaña resistió. Hasta 1942, alemanes, japoneses e italianos. parecían victoriosos. La entrada en la guerra de los Estados Unidos y la Unión Soviética dio un vuelco al conflicto. Después de tres años de combates, las fuerzas del Eje se rindieron.

HITLER Y LA ASCENSIÓN DE LOS NAZIS AL PODER:
El cabo austríaco

Adolfo Hitler había nacido en Braunau (Austria), cerca de la frontera alemana, en 1889. Desde 1907 hasta 1913 vivió en Viena, donde trató de ingresar en la Academia de Bellas Artes y, al no superar el examen, se aficionó a la lectura y a la política. Al parecer, el joven Hitler sufrió grandes privaciones en sus años de Viena, pero salió adelante gracias a su pensión de huérfano (su padre había sido funcionario de aduanas), al reducido patrimonio que heredó de sus progenitores y a sus trabajos ocasionales ilustrando postales y anuncios.

Por entonces, Viena era un hervidero de antisemitismo, la vieja hostilidad hacia los judíos que tan gran número de víctimas propiciatorias había deparado a Europa a lo largo de los siglos. Hitler pronto adoptó esa doctrina en forma radical: «Me desagradaba el conglomerado de razas existente en Viena; me desagradaba la mezcla de checos, polacos, húngaros, rutenos, serbios y croatas…» El futuro dictador ya ansiaba realizar el sueño de una Alemania que dominara el continente, la vieja aspiración del kaiser. Cuando en 1913 salió de Viena camino de Munich, imaginaba que se urdía una conspiración mundial de judíos y razas inferiores con objeto de destruir Alemania. Sus ideas políticas y económicas eran difusas y contradictorias, pero el bolchevismo y la democracia le suscitaban temor y odio.

Durante la Primera Guerra Mundial, el joven austríaco sirvió como voluntario en un regimiento de infantería de la zona bávara próxima a Munich. Fue condecorado cinco veces y ascendido a cabo por su valerosa actuación como enlace en algunos de los más duros combates registrados en el frente occidental. Permaneció en el ejército hasta abril de 1920, primero como vigilante de prisioneros de guerra, luego como oficial instructor de las tropas desmovilizadas y finalmente como funcionario militar en el distrito de Munich. Por entonces, la capital de Baviera era escenario de reyertas tumultuarias entre los Freikorps y los comunistas. Hitler pudo observar directamente las fuerzas y debilidades de ambos grupos.

La ascensión de los nazis Hitler aún servía en el ejército cuando ingresó en el diminuto Partido Alemán de Trabajadores, donde fue inscrito como afiliado número 55 y séptimo hombre del comité directivo. Poseía una oratoria persuasiva, y sus encendidas acusaciones al gobierno de Berlín atrajeron a su causa multitud de veteranos. A mediados de los años veinte se erigió en principal portavoz e ideólogo del grupo que adoptó definitivamente el nombre de Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (Nationalsozialistiche Deutsches Arbeiterpartei), abreviado en Nazi. Su programa era una desafortunada combinación de nacionalismo pangermánico, ideas económicas radicales y odios particulares. Constituía en gran parte la prolongación de la personalidad de Hitler. Sólo arriba se ejercía la autoridad y sólo abajo la responsabilidad. El Führer («El Jefe») no podía equivocarse.

En 1922 los nazis ascendían a 10.000. En el invierno siguiente, tropas francesas y belgas marcharon sobre el Ruhr y exigieron a Alemania el pago de las reparaciones de guerra. El gobierno de Weimar aconsejó la resistencia pasiva y los obreros respondieron con huelgas y sabotajes.

Al paralizarse la producción de carbón y acero en el Ruhr se espoleó la ya galopante inflación. El valor del marco frente al dólar descendió de 400 (mediados de 1922) a 7.000 (finales de 1923). La república parecía derrumbarse. A finales de 1923 los nazis de Baviera se unieron al movimiento separatista local contra el gobierno federal de Berlín.

Desde el Putsch de la Cervecería —intento armado de derrocar al gobierno local, planeado en Munich—, Hitler decidió convertirse en dictador de Alemania. No logró sin embargo apoyo suficiente en el ejército y la policía, y sus SA (Sturmabtei-lung o «tropas de asalto») eran demasiado reducidas. El putsch fracasó bajo el fuego de la policía estatal y Hitler fue arrestado y juzgado por traición.
El gobierno de Weimar mostraba una clemencia suicida con los extremistas que se calificaban de patriotas.

Con anuencia de los jueces, Hitler y los periódicos de su partido convirtieron el juicio en foro para sus invectivas contra el gobierno. Aunque Hitler fue condenado a cinco años de reclusión en la confortable prisión de Landsberg, a los nueve meses ya obtenía la libertad provisional y hallaba tiempo para escribir la primera parte de Mein Kampf («Mi lucha»). Puesto en libertad bajo palabra, regresó a Munich, donde los nazis se habían disgregado. Aunque la ley le impedía hablar en público, Hitler halló el modo de reconstruir y consolidar el partido.

Mientras tanto, numerosos males de Alemania se habían aliviado. Las reformas financieras habían dominado la inflación y la violencia política había decrecido. El gobierno federal y los gobiernos locales mitigaron sus diferencias, mientras Gustav Stresemann, ministro de Asuntos Exteriores, mejoró la posición internacional de Alemania y en 1926 logró el ingreso del país en la Sociedad de Naciones. Murió Friedrich Ebert, presidente de la república desde su fundación, y fue sustituido por el mariscal de campo Paul von Hindenburg, héroe de la guerra, de 77 años de edad. Su prestigio tranquilizó a los nacionalistas que temían una república excesivamente democrática.

Después de restablecer su liderazgo en el partido nazi, Hitler, que recordaba su abortado putsch, preparó su acceso al poder por medios constitucionales. Comenzó por purgar el partido de aquellos elementos que se habían tomado en serio su «programa socialista» y se dispuso a ganar la confianza del ejército y el apoyo financiero de las clases conservadoras. Para contrarrestar las SA creó las SS (Schutzstaffel o «escuadrón de defensa»), cuerpo escogido de guardias, fieles sólo a su persona. Obtuvo la lealtad incondicional de Joseph Goebbels, director de la prensa nazi que había de convertirse en el psicólogo de masas más brillante del siglo. En 1928 el partido nazi alcanzó la cifra de 60.000 afiliados, y consiguió el 2,6 por ciento de los votos en las elecciones del Reichstag.

PARA SABER MAS… CUANDO en 1930 la Gran Depresión comenzó a extenderse por el mundo, ya había transcurrido algo más de una década desde el fin de la Primera Guerra Mundial. Europa salió de la contienda arruinada política y económicamente. Además, no hubo forma de saber durante un tiempo cuántas de las grandes naciones, como Rusia e Italia, sucumbirían a la presión totalitaria de la izquierda o la derecha. No obstante, gradualmente, la situación se modificaba y al fin de los años veinte se pensó que la democracia llegaría a consolidarse.

En octubre de 1929, después de una exagerada prosperidad, el gran mercado de valores estadounidense se desplomó, y produjo un cataclismo cuya onda derribó uno tras otro los sistemas financieros y económicos del mundo. Las repercusiones de la crisis fueron profundas. En algunos países se sanearon los males con una adecuada política económica, como en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sin embargo, en otros lugares, los acontecimientos tomaron un cariz distinto, particularmente en la Alemania vencida, que aún soportaba la prueba del Tratado de Versalles y desconfiaba de la lentitud de los resortes representativos. Ansiaba soluciones eficaces y un liderazgo decidido: sólo Adolfo Hitler parecía ofrecer ambas cosas.

En retrospectiva, la historia de los años treinta estuvo tejida de todas las ironías, azares, errores de juicio y propósitos dispares de una tragedia griega. La ascensión de los nazis en Alemania tuvo su paralelo en Japón, donde, con el inicio de la Depresión económica, su gobierno republicano liberal cedió el paso a un régimen militarista y autoritario con sueños de expansión. Ocurrió que los fascistas empezaron a probar sus músculos cuando las otras potencias mundiales estaban menos preparadas para ofrecerles resistencia. Inglaterra, Francia y la Unión Soviética, cuyo temor a un repentino ataque alemán estaba plenamente justificado, se hallaban, no obstante, demasiado ocupadas en sus problemas internos para emprender una acción terminante. En el otro lado del globo, China sufría el quebranto de una guerra civil y la virtual amenaza del Japón.

La Sociedad de Naciones dirimió algunas disputas entre países pequeños, pero no pudo oponerse a las agresiones de los grandes. El mundo veía con espanto cernerse la tragedia, pero se mostraba incapaz de actuar. En 1938 resultaba ya ineludible la confrontación entre el fascismo y sus adversarios. Los oponentes del fascismo, sin embargo, divididos entre sí, se aferraban a la esperanza de que aún pudiera detenerse lo inevitable: que China lograra unirse y rechazar a los japoneses, que Mussolini abandonara sus sueños imperiales sobre el Mediterráneo y —lo más importante— que Hitler diera ya por satisfechas sus exigencias territoriales.

Cuando el mundo comprendió su error era demasiado tarde. En agosto de 1939, Hitler ultimó sus preparativos con un sorprendente golpe diplomático: un pacto de no agresión entre Alemania y la Unión Soviética. Nueve días después, el I de septiembre, las tropas alemanas cruzaron la frontera de Polonia y comenzaron los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

CRONOLOGÍA DE LOS PRINCIPALES HECHOS DE ESTE PERÍODO

1918 10 de noviembre: se firma el armisticio que pone fin a la primera Guerra Mundial.

1919 28 de junio: Alemania firma el Tratado de Versalles que establece la entrega de Alsacia-Lorena a Francia y la formación del pasillo de Danzig. Alemania se compromete a pagar cinco mil millones de dólares en marcos oro, primera suma a cuenta de una cuantiosísima reparación por daños de guerra. El Ejército alemán queda reducido a 100,000 voluntarios, y se prohíbe que las fuerzas germanas dispongan de carros de combate y de aviones militares. 31 de julio: en Weimar, la Asamblea Nacional alemana aprueba la constitución de la nueva república. 14 de septiembre: Hitler entra en el Partido Obrero alemán (destinado a convertirse en el Partido nazi). 1920 mero: se crea la Sociedad de Naciones, previa ratificación del Tratado de Versalles. Las primeras en ingresar son las grandes potencias aliadas: Gran Bretaña, Francia y Japón. El Senado norteamericano no ratifica el Tratado, por lo que Estados Unidos permanece al margen de la Sociedad 1921: Hitler es ya jefe absoluto del Partido nazi.

1922 28 de octubre: marcha sobre Roma de 25.000 fascistas encabezados por Mussolini, quien asume el control de Italia.

1923 8 de noviembre: fracasa el «putsch» de Hitler en Munich.

1925 1° de diciembre: el Pacto de Locarno, suscrito por Alemania, Bélgica, Francia, Inglaterra e Italia, garantiza la inviolabilidad de las fronteras germano-belgas y franco-alemanas. Francia, Bélgica y Alemania se comprometen a hallar una solución pacífica de sus diferencias. En consecuencia, los aliados aceptan retirarse de Renania.

1926 septiembre: Alemania ingresa en la Sociedad de Naciones.

1929 24 de octubre: se produce la crisis de Wall Street, con desastrosas repercusiones en la economía alemana.

1930 septiembre: los nazis obtienen 6 millones y medio de votos en !as elecciones, con lo que consiguen 107 escaños en el Reichstag.

1931 18 de septiembre: fuerzas japonesas atacan Manchuria. La Sociedad de Naciones protesta y el Japón se retira.

1932 31 de julio: el Partido nazi consigue la mayoría en el Reichstag. Hitler rechaza la coalición.

1933 30 de enero: Hitler es nombrado canciller en un gobierno de coalición. 23 de marzo: el Reichstag aprueba la ley sobre los plenos poderes, que confiere a Hitler el control absoluto del país. 14 de octubre: Alemania se retira de la Sociedad de Naciones.

1934 30 de junio: «noche de los cuchillos largos». 2 de agosto: muere Hindenburg y Hitler se convierte en Führer.1° de octubre: Hitler ordena el aumento hasta 300.000 hombres de los efectivos del Ejército, la creación de una aviación militar, a pesar de la prohibición, y el incremento de la
flota.

1935 3 de octubre: Italia invade Abisinia. La Sociedad de Naciones aprueba la aplicación de sanciones, pero Mussolini no desiste de la agresión.

1936 7 de marzo: las tropas germanas ocupan Renania. 18 de julio: estalla la guerra civil española. Las potencias occidentales manifiestan su intención de atenerse a una política de «no intervención». 25 de octubre: Mussolini y Hitler crean el Eje Berlín-Roma. 25 de noviembre: Hitler firma con el Japón el Pacto Antikomintern.

1938 4 de febrero: Hitler se convierte en el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de Alemania.12 de marzo: los alemanes ocupan Austria «para poner término a una situación de desorden». Al día siguiente, Austria queda incorporada a Alemania. 24 de septiembre: Hitler requiere de los checos que evacuen el territorio de los Sudetes. 30 de septiembre: Hitler, Charnberlain, Mussolini y Daladier firman el acuerdo de Munich.

1939 15 de marzo: unidades alemanas entran en Praga y someten Bohemia y Moravia. 16 de marzo: Hitler anuncia que «Checoslovaquia ha dejado de existir».

CUADRO SINTÉSIS: