Extinción de la Megafauna

Primeros Mamíferos que Habitaron la Tierra Mamut Tigre Dinoterio

GRANDES Y PODEROSOS MAMÍFEROS QUE POBLARON EL PLANETA

Al finalizar la era secundaria, dos clases totalmente diferentes de animales —pájaros y mamíferos— evolucionaban lentamente. En las primeras etapas de su desarrollo, estos animales parecen haber sido insignificantes, comparados con los enormes saurios qué los rodeaban, pero ya presentaban notables adelantos respecto a sus gigantescos vecinos.

Tenían su cuerpo cubierto de plumas o pelos que les servían de protección contra las temperaturas extremas. Eran de sangre caliente, lo que significa que la temperatura del cuerpo se regulaba por sí misma y era casi invariable (homotermos) en lugar de depender enteramente de los cambios ambientales. Aquellos que eran ovíparos (como todas las aves y algunos pocos mamíferos, tal el ornitorrinco y el equidna que aun hoy existen), cuidaban más de sus huevos y de sus pequeños que los demás reptiles.

Posiblemente algunos de aquellos mamíferos hayan comenzado entonces a ser vivíparos. (Vivíparo, animal cuya modalidad de reproducción incluye el desarrollo del embrión dentro de la madre y la conexión anatómica entre ambos)

mamiferos ornitorrinco y aquidna

El fin de la era secundaria o mesozoica se destacó no sólo por enormes movimientos de la corteza terrestre, que motivaron la aparición de nuevas cadenas montañosas y modificaciones drásticas en la forma de continentes y océanos, sino también por grandes cambios climáticos.

El calor tropical, que reinó tanto tiempo sobre la mayor parte de la superficie terrestre, comenzó a ceder y a dar lugar a un clima más riguroso y fresco.

Bajo estas nuevas condiciones, los reptiles pecilotermos (de sangre fría) disminuyeron rápidamente en número, mientras que se multiplicaron los pájaros y mamíferos, por su sangre caliente.

Otra circunstancia que pudo haber jugado un papel importante en dar fin a la era de los monstruos, es que algunos mamíferos se alimentaban de huevos y posiblemente no habrán tenido  mucha   dificultad  en  devorar  los   de  los
grandes lagartos.

También el hecho de que los saurios hayan poseído cabeza tan pequeña, puede haber contribuido a su desaparición. Pero, cualesquiera sean las razones, los testimonios de las rocas demuestran que los grandes dinosaurios, que han constituido la forma de vida predominante durante 100 millones de años, desaparecieron con relativa rapidez. Así, durante la era terciaria, los mamíferos se convirtieron en los nuevos dueños de la tierra, creciendo fabulosamente en número, variedad y tamaño.

A principios del siglo XIX, se encontró un cráneo completo de un enorme mamífero prehistórico, no muy lejos de las orillas del Rin, cerca de Francfort. Tenía dos colmillos, que originariamente habrán sido de alrededor de 2 metros de largo, que provenían de su mandíbula inferior, y la forma de las ventanas nasales indica que su poseedor debe haber tenido una trompa.

Este mamífero, al que se le dio el nombre de Deinotherium giganteum, tenía una altura mayor que el elefante africano, el animal terrestre más grande que hoy existe. A pesar de que fue sin duda un pariente de los elefantes de hoy, difería de éstos, por lo menos, en dos aspectos, además del tamaño. Los colmillos (incisivos) de los elefantes actuales están insertados en la mandíbula superior, y, por otra parte, a diferencia del dinoterio, no poseen cuerpo cubierto de pelos.

Por mucho tiempo se creyó que el dinoterio debe haber sido el mamífero primitivo de mayor tamaño. Pero, en 1922, se halló el cráneo de un animal mucho más grande, en Asia Central. Fue llamado baluchiterio; era semejante al rinoceronte, pero de mayores dimensiones, con su cabeza parecida a la de un tapir que se elevaba unos 6 metros sobre el suelo.

primeros mamiferos del planeta

Había muchos otros mamíferos grandes, que se han extinguido, seres semejantes a enormes búfalos, parientes cercanos de los que hoy pastan tranquilamente por los campos: el mamut, una bestia peluda, de colmillos curvos, más cercana al elefante que al dinoterio, y el terrible tigre de dientes de sable, el esmilodonte o smilodon.

tigre diente de sable

Pero algunos de estos animales aún vivían cuando un nuevo ser, el hombre, apareció sobre la tierra, a la que dominaría tan pronto.

mamut

Mamut, es el nombre común de diversas especies de mamíferos extintos que pertenecían a la familia de los elefantes. Los mamuts tenían unos colmillos curvados y tan largos que alcanzaban una longitud de casi 3,2 metros. Contaban con una cubierta velluda formada por un pelo espeso y largo con una capa inferior de lana tupida. Además, por debajo de una capa de grasa aislante, tenían una piel muy gruesa. También se caracterizaban por poseer una joroba prominente en el lomo. Vivían en climas fríos, moviéndose hacia el Norte a medida que retrocedían los glaciares de la última glaciación.

Ver: Extinción de la Megafauna

Fuente Consultada:
El Mundo y el Tiempo Tomo III Primeros y Poderosos Mamíferos Globerama Edit. CODEX

Animales de la Era Mesozoica Especies Que Habitaron La Tierra

ESPECIES ANIMALES QUE HABITARON EN EL MESOZOICO

¿Qué es y qué no es un dinosaurio?: Con el término dinosaurio se denomina, en la actualidad, a todos aquellos reptiles que vivieron en el Mesozoico, eran terrestres y tenían las extremidades rectas, y no arqueadas hacia afuera como los cocodrilos y los lagartos.

Según esta definición, quedan excluidos pterosaurios, reptiles voladores contemporáneos de los dinosaurios, y losplesiosaurios, los reptiles acuáticos que dominaron los mares de la época.

Se consideran dinosaurios no solo los reptiles terrestres gigantes, sino también otros de tamaño medio o a algunos que tenían el tamaño de una gallina.

MONSTRUOS POR TODOS LADOS…. A pesar de que los peces, los primeros seres vivientes con espinazo flexible y esqueleto óseo, se convirtieron en los amos de los mares, la mayoría de ellos era completamente incapaz de adaptarse a la vida en la tierra. Sólo los peces con pulmones podían permanecer por algunos momentos fuera del agua y aún estaban equipados pobremente para trasladarse en tierra.

Pero los anfibios, nacidos de huevos puestos en el agua, eran primordialmente nadadores cuando pequeños y especialmente caminadores cuando adultos, pues, tal como las ranas de hoy, desarrollaban sus patas durante el proceso de crecimiento. La mayoría de los primeros anfibios eran bastante pequeños, ninguno mucho más grande que un cerdo.

De los anfibios, según creen los científicos, proceden los reptiles que eran, como ellos, animales de sangre fría (pecilotermos) y ovíparos, los que, en su momento de apogeo, fueron las criaturas más enormes y temidas que alguna vez caminaron sobre la tierra. A diferencia de los anfibios, muchos de los reptiles vivieron toda su existencia en tierra, poniendo sus huevos allí, y dejándolos para ser incubados por el calor del Sol. Con el tiempo, algunos de estos reptiles, como el ictiosauro, volvieron a los mares, mientras otros se hicieron aéreos.

La era de estos monstruos, más extraños y terribles que cualquier dragón que el hombre haya imaginado, la época en que la naturaleza demostró al máximo su pleno poderío físico, es la era secundaria. Los geólogos la dividen en tres períodos, de acuerdo con la clasificación de sus rocas: el triásico, el jurásico y el cretáceo. Comenzó hace más de 176 millones de años y duró en total más de 100 millones.

tabla periodo era mesozoica

En esta segunda era de vida, un enorme monstruo volador se deslizaba sobre los terrenos calcáreos de América del Norte; éste, con sus alas extendidas, alcanzaba un ancho de 7,50 m. aproximadamente. Su cuerpo era, en comparación, pequeño; su cráneo angosto terminaba en un pico sin dientes. En la parte posterior tenía una larga y fina cresta, que probablemente le servía como una especie de timón durante el vuelo.

Esta bestia notable ha sido denominada Pteranodon ingens, nombre bien elegido, pues significa “enorme volador sin dientes”. Esta terrible apariencia era muy adecuada para volar. Sin embargo, cuando sus restos fósiles fueron descubiertos, no pudo hallarse ninguna explicación lógica para tal habilidad en el vuelo, porque no poseía poderosos músculos pectorales; y aun surgió la interrogación de cómo su pequeño cuerpo habría sido capaz de asimilar el alimento necesario que, transformado en energía, impulsara sus enormes alas. Pero, en realidad, el pteranodonte, el animal más grande que voló por los aires, no batía sus alas, de manera que gastaba poca energía y, por lo tanto, no necesitaba grandes cantidades de alimento.

Simplemente, se deslizaba. Suponemos que, durante horas, y aun durante días, cruzaría las amplias extensiones de mar sin realizar el menor movimiento con sus alas. Llevaba sus reservas alimenticias —pescado— en un gran buche, debajo de su mandíbula inferior, que llenaba al deslizarse a ras de las olas, como hacen los pelicanos.

Había en aquella era monstruos de toda forma y tamaño. Uno de los primeros reptiles, el pterodáctilo, no era más grande que una gallina, mientras que el pteranodonte tenía, con sus alas extendidas, casi el tamaño de un pequeño aeroplano.

Sería imposible nombrar aquí a todos los animales habidos, pero en la lámina se puede apreciar al dimorfodonte del período jurásico y también, a una especie de cocodrilo con una cabeza muy alargada, el teleosauro. Esta criatura vivía en el mar y, de vez en cuando, subía a las orillas. Su nombre nos dice que pertenecía al orden de los animales llamados saurios, que incluye a los monstruos más grandes que el mundo haya conocido.

animales que habitaron el mesozoico

LOS SAURIOS…: Hubo numerosas especies de saurios que podríamos agrupar en bípedos o cuadrúpedos, herbívoros o carnívoros, terrestres o marinos. Pero si consideramos solamente las formas gigantescas, podemos establecer un grupo, el de los llamados dinosaurios, nombre que significa “lagartos terribles“, de los cuales mostramos cuatro ejemplares.

Lagarto, nombre común que se aplica a cada uno de los miembros del suborden Saurios, que agrupa a unas 3.000 especies, entre las que se incluyen iguanas, camaleones, gecos y lagartos típicos. Los lagartos se caracterizan por los siguientes rasgos: cuatro patas, párpados móviles, escamas en los costados y abdomen, cola larga y desechable y mandíbula inferior con estructura esquelética rígida. 

Cuando recordamos que, primeramente, sólo se encontraron unos escasos huesos de aquellas enormes bestias y que los zoólogos y artistas debieron reconstruir sus grandes cuerpos con unos pocos restos de esqueletos dispersos para poder guiarse, podemos comprender que, en un principio, la posibilidad de error era muy considerable.

Pero, a medida que fueron apareciendo más partes fósiles de estos mismos animales, los errores fueron corrigiéndose. Se puede asegurar hoy que las cuatro representaciones de dinosaurios que se ven en la lámina son científicamente exactas.

Rivalizaban en tamaño, el diplodoco y el braquiosauro. Los esqueletos del primero, hallados en Wyoming, en los Estados Unidos de Norteamérica, indican que este monstruo tenía casi 30 m. de largo. Pudieron ser reconstruidos hasta hoy cuatro esqueletos completos, y uno de ellos está expuesto en el Museo Senckenberg de Francfort. El diplodoco debe haber pesado alrededor de 35 toneladas.

animales que habitaron el planeta

Tenía un cuello muy largo y una cabeza ridiculamente pequeña. Su cola medía aproximadamente 15 m. y semejaba una serpiente flexible que caminara detrás de él. Este monstruo estaba tan cómodo en la tierra como en el mar. Ocurría lo mismo con un pariente suyo, el braquiosauro  del África oriental, tan grande o aún mayor que él. Ambos podían sumergirse a una profundidad de 10 m. o más, debajo de la superficie de ríos y lagos, pero tenían que sacar de vez en cuando la cabeza fuera del agua para respirar.

Otro animal de forma semejante y no mucho menor en tamaño, era el brontosauro, que, según se cree, habitaba en los pantanos, y rara vez se alejaba del agua.

A pesar de tan fabulosas dimensiones, el diplodoco, el braquiosauro y el brontosauro parecen haber sido de naturaleza pacífica. Todos ellos eran herbívoros, y, por lo tanto, no necesitaban matar para comer; pero, por el contrario, eran presa fácil de reptiles mucho más pequeños, pero bien protegidos, que acostumbraban atacarlos.

El estegosauro (abajo a la izquierda) era mucho más pequeño, pues apenas alcanzaba a tener 10 m. de largo. Todos los saurios poseían cabeza chica, pero el estegosauro la tenía demasiado pequeña en proporción. Parece haber sido, también, un animal pacífico, pero muy peligroso si era atacado, pues tenía elementos poderosos para defenderse. Llevaba sobre su espalda dos hileras de enormes aletas, cada una terminada en una afilada plancha triangular, y su poderosa cola estaba provista de agudos espigones como lanzas.

Había otro saurio parecido a un rinoceronte, pero mucho más grande, que medía de 7 a 8 metros de largo. Era el triceratopo  o tricornio. Su cráneo solo medía más de 2 m. de largo, y llevaba tres cuernos, dos arriba de los ojos y uno sobre la nariz. Su cuello estaba protegido por una capa ósea que le permitía defender su vida costosamente de los ataques de ofos saurios carniceros, algunos de los cuales, a pesar de su tamaño más pequeño, eran terriblemente agresivos.

Todos los dinosaurios que se ven en la lámina eran mucho más grandes que cualquier animal terrestre de hoy; pero es interesante recordar que un mamífero acuático actual, la ballena azul, puede ser incomparablemente más pesado que cualquiera de ellos (alcanza alrededor de las 100 toneladas).

Ver: Información sobre los Dinosaurios

(Ver: Imagenes de Dinosaurios)

http://historiaybiografias.com/archivos_varios2/dinosaurios1.swf

OTRAS GRANDES ESPECIES…: El azar ha jugado siempre un importante papel en el descubrimiento de restos de saurios. En 1878, unos ingenieros estaban cavando un nuevo pozo en las minas de carbón de Bernissart en Henao, Bélgica, cuando al atravesar un lecho calcáreo para llegar a un estrato de carbón, que yacía debajo, descubrieron un verdadero cementerio de saurios gigantescos.

Las osamentas de numerosas bestias hace mucho tiempo extinguidas estaban diseminadas confusamente. Con el mayor cuidado, estos huesos fueron clasificados y los especialistas lograron reconstruir veintitrés esqueletos completos, que después del tratamiento correspondiente, fueron exhibidos en el Museo de Ciencias Naturales de Bruselas.

Por supuesto que todo esto significó un trabajo de muchos años. Estos esqueletos pertenecen a una muy notable especie de saurios, de la época cretácea, el iguanodonte. El nombre le fue dado por la estructura de sus dientes (odon) que son muy semejantes a los de la iguana, una especie de lagarto grande que se encuentra en América Central y del Sur.

El iguanodonte era un herbívoro que medía aproximadamente 10 m. Las patas delanteras eran pequeñas y poco desarrolladas en comparación con los poderosos miembros posteriores. Puede deducirse por la estructura ósea, que el iguanodonte se desplazaba de una manera semejante a la del canguro.

La cola larga le servía para mantener el equilibrio de su tronco cuando caminaba sobre sus patas traseras. La cabeza podía elevarse a una altura de 5 metros sobre él suelo. La ilustración muestra al animal ocupado en masticar las hojas y frutos de altas ramas de coniferas, que eran muy abundantes en la época cretácea. El iguanodonte estaba bien equipado para triturar tan duro alimento, pues, además de sus noventa dientes incisivos, poseía varias filas de pequeños dientes subsidiarios.

Otro saurio de la misma época, y correspondiente al iguanodonte, vivía en América del Norte. Era el tiranosaurio, un animal carnívoro que tenía más de 15 metros de largo y una altura de casi 7 metros. Si era un animal cazador, habrá sido un verdadero terror para su presa, pues sus “brazos”, a pesar de ser pequeños en proporción a su cuerpo, eran poderosos y estaban provistos de garras muy afiladas.

.También han existido saurios que se desplazaban en el aire y otros que pasaban su existencia entre la tierra y el mar. Aun había otros, provistos de aletas, que permanecían siempre en el agua. El más conocido era el ictiosauro, que daba la impresión de ser una fusión de pez y cocodrilo. El ictiosauro tenía la forma característica de un torpedo, forma que aún se encuentra hoy entre algunos peces y también entre los delfines.

ictiosaurio

Los marinos de otras épocas gustaban narrar cuentos fantásticos de serpientes marinas que pertenecían sólo a su imaginación. Pero, en realidad, el alto vuelo de la fantasía ha tomado sus ideas de seres que existieron. A esta categoría pertenece el mosasauro o “lagarto del río Mosa”, cuya cabeza de 1,20 m. de largo fue descubierta en 1770 cerca de Maestricht (Holanda). Este reptil, quizás alcanzó un largo máximo de 7,50 m., pero se han encontrado entre sus parientes cercanos, monstruos de 12 m. de largo.

Casi al finalizar la era secundaria, todos los saurios habían desaparecido, a excepción de los cocodrilos y algunos pequeños lagartos. Subsistieron también otros reptiles, como las tortugas y las serpientes.

Fuente Consultada:
Sitio WEb Wikipedia
El Triunfo de la Ciencia La Era Mesozoica Tomo III Globerama Edit. CODEX

Biografia de Gutenberg Impresión de la Biblia Caracteres Moviles

Biografía de Gutenberg – Impresión de la Biblia

Johannes Gutenberg (hacia 1398 – 3 de febrero de 1468) fue un herrero alemán,
inventor de la imprenta de tipos móviles en Europa (hacia 1450).
Su primer y mejor trabajo fue la Biblia de 42 líneas.

gutenberg, inventor de la imprenta

“La imprenta es un ejército de veintiséis soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo”

La invención de la imprenta es el último eslabón de una larga cadena de descubrimientos. Comienza con el papel, fabricado por los chinos primero con los desechos de seda o con corteza de los morales, que apareció en el mundo occidental en el s. XII, ya mejorado con la utilización del cáñamo.

La xilografía, también de origen chino, llega a Europa en el s. XIV y permite la impresión en tela o papel a partir dé los relieves tallados sobre madera. Los progresos de la metalurgia preparan el último descubrimiento.

El orfebre maguntino Johannes Gutenberg es el primero en fabricar líneas con caracteres metálicos. A partir de entonces se abren talleres de imprenta en toda Europa.

Los primeros maestros fundidores, como Elzevier en La Haya o Aldo Manuzio en Venecia, construyen sus propios caracteres: los pioneros de la imprenta, en la encrucijada entre el arte, el pensamiento y la técnica, son, a su manera, unos auténticos humanistas.

Son ellos los que favorecen la difusión de los autores antiguos, que interesan a un público cultivado, cada vez más numeroso en los a. XV y XVI. El desarrollo de la imprenta coincide, efectivamente, con la creación de muchas escuelas y universidades.

La prensa de Gutenberg amplió las posibilidades de las técnicas de impresión mediante grabados de madera en uso al permitir imprimir varios materiales de forma rápida. Gutenberg, era un obrero metalúrgico de Maguncia, produjo su primer libro impreso, la llamada Biblia de Gutenberg, en 1454.

Dedicó tres años a imprimir 180 ejemplares de esta Biblia en latín, el mismo tiempo que hasta la fecha habían dedicado los amanuenses a producir una única versión manuscrita. En la Feria del Libro de Frankfurt de 1455, una de las ferias del sector más antiguas del mundo, Gutenberg vendió sus ejemplares producidos en serie y obtuvo pingües beneficios. Sin embargo, siempre fue un hombre de negocios pobre y, cuando la muerte le sorprendió en 1468, se hallaba casi en la ruina, pues la imprenta estaba en manos de su antiguo socio, Johann Fust.

El invento de Gutenberg no solo contribuyó a la difusión de la teología, sino que propició la proliferación de las publicaciones científicas y con ello echó a rodar la revolución científica que acontecería en los siglos venideros.

PROVOCÓ UN ENORME
CAMBIO CULTURAL
LA IMPRENTA ES LA BASE DE LA
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
MANTIENE SU VIGENCIA EN PLENA ERA ELECTRÓNICA

 ¿Cuándo y dónde comenzó Johannes Gutenberg a concebir su imprenta? Aunque las noticias sobre su vida son escasas, la documentación que se conserva dice que la historia de su invento comienza en la ciudad de Estrasburgo (actual Francia). Gutenberg se habría establecido allí en 1434, procedente de Maguncia (Alemania), su ciudad natal. En Estrasburgo, Gutenberg formó un taller de orfebrería junto con otros socios.

Además de las técnicas propias de su oficio -el tallado de gemas y la manufactura de lentes y espejos-, el inventor dedicaba parte de su tiempo a explorar técnicas de impresión, a las que calificaba como “Nuevo Arte”. Llevado por su interés, Gutenberg no dudó en tomar cien gulden (moneda de los Países Bajos) de la caja de caudales del taller para continuar, en el mayor de los secretos, con sus experimentos.

Cuando sus socios en el negocio de orfebrería, los hermanos Georg y Klaus Dritzehn, conocieron el hurto, interpusieron una demanda judicial contra Gutenberg por el uso indebido de los fondos. Es probable que los Dritzehn aportaran como pruebas algunos materiales impresos creados por Gutenberg en horas de trabajo.

Se sabe que el juez anotó que Gutenberg “había comprado plomo para fabricar piezas que se separaban y se fundían”.

En el documento judicial también se citaba la existencia de un “artilugio para prensar”. Las pruebas fueron concluyentes: Gutenberg perdió el pleito y tuvo que abandonar Estrasburgo.

Mucho antes de que Gutenberg iniciara sus experimentos tipográficos, los hombres de las primeras civilizaciones ya se interesaron en fijar las letras y los signos de sus primitivos alfabetos en soportes adecuados que facilitaran la lectura.

Uno de los primeros pictogramas de que se tienen noticia data del año 3.500 a.C y es una tablilla de piedra caliza grabada que fue hallada en el país de Kush (actual Sudán). Más tarde los sumerios desarrollaron ideogramas -símbolos que representaban ideas- en un número cercano a los 2.000, que grababan con sellos sobre tablillas de barro cocido. Más tarde, los egipcios primero, y luego los romanos, perfeccionaron la técnica de esculpido sobre piedras, arcillas y mármoles con la creación de los primeros tipos de letra. No faltaron quienes vieron en estos intentos los precedentes de la moderna tipografía.

En la Europa medieval, los primeros grabados de madera realizados aparecieron después de las Cruzadas (1200). Se usaban para imprimir naipes. calendarios v estampas.

LOS PRIMEROS EN USAR LA TINTA, LOS MOLDES Y EL PAPEL FUERON LOS CHINOS Pero, sin duda, el precedente inmediato a la imprenta de Gutenberg hay que buscarlo en China. Se sabe que mucho antes de que la imprenta llegara a Occidente los chinos ya disponían de los tres elementos básicos para poder imprimir un texto: el papel, tintas y colorantes, y los moldes de los signos o imágenes que debían fijarse sobre la superficie que serviría para la lectura.

¿Cómo se fabrica el papel? El pergamino, debido a su poca flexibilidad y finura, no se puede utilizar en la imprenta, lo que hace indispensable el papel. Los italianos de Fabriano aportan las mejoras necesarias, utilizando para la pasta pedazos de lino y de cáñamo. Las nuevas colas de origen animal dan al papel la tersura necesaria.

Desde Fabriano, estas técnicas se extienden por toda Europa, beneficiándose de la abundancia de trapos, debida al uso generalizado de la lencería. ¿Quiénes son los precursores de Gutenberg? La novedad de la imprenta reside en la noción de «composición», o sea, en la utilización de caracteres móviles. Ahora bien, la idea hacía tiempo que estaba en el aire. Los chinos ya habían construido matrices en madera.

En Europa, el holandés Laurens Janszoon, llamado Coster, lo intentó entre 1423 y 1437, pero la madera no es un material lo suficientemente dúctil y los progresos vendrán con el uso del metal, gracias al trabajo de acuñadores y orfebres. Aunque Gutenberg es el primero en realizarlos, no hay que olvidar la importancia de Schóffer, colaborador suyo, ni la de Procopio Waldoffel, que en la misma época realizaba en Aviñón las mismas investigaciones.

La invención de la imprenta no es obra de Gutenberg. Pero suyo es el mérito del descubrimiento de lo tipografía, que permite la impresión de un conjunto de caracteres móviles en relieve. Un obrero coloca las motrices de manera que formen líneas; después Otro entinto los caracteres y pone uno hoja de papel. La tinta esté hecha de negro de humo, de trementina y de aceite de nuez o de lino.

A pesar de la indignación de los copistas parisienses, la universidad de París llama a los colaboradores de Gutenberg: la primera prensa Se instalo en la Sorbona en el alto 1470. Pero los libros cuestan curas; una Biblia en latín, 10 ducados (6.000 pesos de ahora),, y los textos de Virgilio, 2 ducados (1.200 pesos).

¿Cuáles son los primeros caracteres? El diseño de los caracteres de las primeras imprentas imita la escritura manual de la época, que el Renacimiento llama con cierto desprecio escritura gótica: el tipo utilizado en Renania, la redonda italiana y la cursiva. El gótico dejará pronto de utilizarse en Francia y en Italia, ocupando su lugar nuevos tipos. Entre éstos, los más célebres son el romano, llamado así porque fue grabado por primera vez en el monasterio de Subiaco, cerca de Roma, y el itálico, los caracteres inclinados impuestos por Aldo Manuzio.

¿Existía el libro antes de la imprenta? Si bien el invento de Gutenberg extendió rápidamente el número de lectores, éste era ya considerable. La lectura fue más bien causa que consecuencia del descubrimiento. La demanda de libros baratos aumentó desde el s. XIII, paralelamente al desarrollo de la vida universitaria. Algunas librerías tienen verdaderos talleres de producción con que aprestan el pergamino, otros que copian el  texto y los que se encargan de las ilustraciones. A comienzos del s. XV, un librero de París pudo ofrecer 300 ejemplares manuscritos a la Facultad de Arte.

¿Cuáles son las tiradas de la época? La imprenta, al abaratar el precio de los libros, permite una importante labor de difusión. En el s. XV, las tiradas medias son de 500 ejemplares; en el s. XVI, de 3000. La producción a finales del XV se sitúa entre 15 y 20 millones de libros; para el conjunto del siglo siguiente se estima entre 150 y 200 millones.

¿Qué debe el Renacimiento a la imprenta? El retomo a los antiguos valores tiene un eco favorable entre los impresores. En Venecia. la imprenta Aldine publica, de 1495 a 1515. 27 ediciones de autores griegos. En Francia, sólo en 1530, aparecen textos de 40 autores griegos de los que 32 se publican en. lengua original

¿Cuándo aparece la prensa? Las “noticias”  existen mucho antes que la imprenta. Se trata de hojas manuscritas, probablemente de origen italiano y a menudo relacionadas con el gran comercio. Los bancos, para facilitar sus operaciones, hacen circular boletines de filial en filial, los avisi. Marino Sanudo sistematiza esta práctica imprimiendo en Venecia, a finales del XV, sus famosos diarii.

En Alemania, con ocasión de las grandes ferias hanseáticas, se publican las Messenrelationen, que informan a los mercaderes sobre todo lo que puede afectar a su negocio. La imprenta posibilita también en el s. XVI una floración de folletos que narran acontecimientos tales como la subida de un rey al trono o el paso de un cometa. La invención de las matrices de impresión de tipos móviles fue vital para el progreso cultural e intelectual de Europa, ya que puso la literatura de la época al alcance de un público mayor y permitió la difusión de distintas versiones de la Biblia.

¿Hay una literatura polular? El primer libro impreso es la célebre Biblia a «42 líneas» de Gutenberg, y la religión y los autores antiguos alimentan las primeras tiradas. Pronto aparecen, junto a vidas de santos, almanaques y narraciones de caballerías, más o menos inspiradas en la Chanson de Roíand o en el ciclo del rey Arturo. Los gustos de los lectores provocan la aparición de un género nuevo. la obra de actualidad, los relatos de guerra o de viajes maravillosos, que el público se rifa. Para los que no saben leer, los narradores locales se inspiran en toda una literatura de buhonería llena de princesas prisioneras y de valientes caballeros.

¿Qué es la tafia dulce? Nuevos métodos de impresión logran una más amplia difusión de las obras de arte, Transformando las relaciones entre artistas y público. Ya en el s. XIV se podían imprimir dibujos gracias a los relieves tallados en la madera. El xv ve aparecer, en Italia, el grabado en talla dulce. La técnica consiste en grabar un dibujo con un buril sobre una placa de cobre, consiguiendo, gracias a las entalladuras más o menos profundas, reproducir las tonalidades de una pintura. Más adelante, con Durero como pionero, el aguafuerte reemplaza el trabajo del buril por el del ácido, que ataca a las partes de la placa que no están protegidas con un barniz.

CURIOSIDADES:
POR SIEMPRE SOLTERO A Johannes Gutenberg lo persiguió el infortunio. En 1449, harto de los problemas judiciales por su proyecto de imprenta de tipos móviles y traicionado por sus socios, se fue de Estrasburgo y regresó a Maguncia. Allí no tuvo mejor suerte: fue acusado de faltar a una promesa de matrimonio. Gutenberg perdió el juicio sobre ese asunto, y nunca se casó.

UN FIEL PROTECTOR Al final de su vida, Gutenberg quedó parcialmente ciego. El elector Adolph von Nassau, que apreciaba la prodigiosa difusión e importancia de su invento, lo protegió y le proporcionó los medios necesarios para subsistir.

IRONÍA DEL DESTINO El nombre de Gutenberg no sólo fue empleado por Me Luhan para definir una “Galaxia” basada en los medios de comunicación: ahora se usa para el Proyecto que pondrá, a disposición de todo el mundo, miles de libros digitales en Internet (www.promonet.pg). Bautizar al proyecto con el nombre del inventor puede ser considerado paradojal pero, también, como un homenaje.

LA VENTA DE LIBROS No se conoce con exactitud la fecha en que comenzó la venta de los primeros documentos tipográficos. Una opinión generalizada apunta al llamado Calendario astronómico, cuya fecha de edición es 1498.También se conservan dos bulas papales caracterizadas con los cánones tipográficos y compositivos empleados por Gutenberg. Su publicación fue establecida entre 1452 y 1455. En cuanto a los tirajes de la época, se sabe que la impresión de 300 ejemplares era bastante para el siglo XV.

LA BIBLIA, EN INTERNET La Biblia de Gutenberg, o Biblia de 42 líneas, puede consultarse en la Red gracias a una iniciativa de la Biblioteca Británica que, desde 1829, guarda dos copias completas y un importante fragmento de otro de los pocos ejemplares que quedan en el mundo. En marzo de 2000, técnicos y expertos de la universidad japonesa de Keio y de la compañía NTT digitalizaron las páginas de este incunable. De esta manera, se garantiza que los valiosos originales no se deterioren y, además, que estén al alcance de todos. Más información-,www.prodigi.bl.uk/gutenbg

PRIMEROS BEST SELLERS

Tapa de primeros librosTratándose del período anterior a la invención de la imprenta, para tener una idea aproximada de la difusión de una obra hay que averiguar el número de manuscritos de la misma que se han conservado y hacer conjeturas sobre los que debieron de existir; así, por ejemplo, sabemos que las Etimologías de San Isidoro fue uno de los libros más divulgados de la Edad Media porque de él se conservan más de mil manuscritos, lo cual permite suponer que existirían más de diez mil.

A partir de la época de Gutenberg, basta conocer el número de ediciones y la tirada de cada una de ellas para tener una noción mucho más exacta de los ejemplares de un libro determinado que llegaron a circular; pero no siempre estos datos son tan fáciles de averiguar, ni son tan reveladores como podría suponerse a simple vista: de una parte, porque a menudo se ignoran las cifras de tirada, y de otra, porque en determinados casos estas cifras no reflejan el entusiasmo de muchos lectores por una obra, sino la necesidad de ésta debido a su carácter de libro de consulta o de texto escolar para algunos sectores especializados de público. Portada de una edición de 7 780 del Elogio de la locura, de Erasmo de Rotterdam.

Sería, pues, abusivo considerar como best seller las citadas Etimologías para la Edad Media o, en los primeros años de la imprenta, ciertos manuales como las gramáticas latinas, de las que un impresor de Colonia llegó a publicar veinte ediciones en sólo cuatro años.

En la segunda mitad del siglo XV, la tirada de un libro solía ser de unos doscientos ejemplares como término medio, y el veneciano Aldo Manuzio fue el primero en hacer ediciones mayores con regularidad, aproximadamente del orden del millar de ejemplares. Estas cifras fueron aumentando progresivamente.

En el siglo XIX se consideraba como un gran best seller el libro que tenía una venta de unos cincuenta mil ejemplares en un año, y hoy día los best seller de alcance universal sobrepasan holgadamente el millón de ejemplares anuales vendidos.

El primer best seller de la historia de la imprenta fue un libro de devoción, la Imitación de Cristo, atribuido a Tomás de Kempis; la edición príncipe de esta obra está fechada en 1473, dos años después de la muerte de su autor, y antes de terminar el siglo XV se habían hecho de ella noventa y nueve ediciones.

A comienzos del siglo XVI es Erasmo de Rotterdam quien bate todos los récords de edición: sus Adagio, conocen treinta y cuatro ediciones de mil ejemplares cada una entre 1500 y 1520, y los Coloquios familiares, veinticinco ediciones entre 1518 y 1522. El Elogio de la locura supera aún estas cifras, enormes para la época.

A medida que avanza el siglo XVI hay otras obras que gozan de una inmensa popularidad entre el público lector y que van desplazando a los libros de Erasmo; entre las obras propiamente literarias o de imaginación, cabe citar al modelo de todos los libros de caballerías, el Amadís de Gaula, con más de treinta ediciones españolas en el curso del siglo, y el poema de Ludovico Ariosto Orlando furioso, que en los diez años siguientes a su versión final (1532) fue objeto nada menos que de treinta y seis reimpresiones.

primeros librosPero, sin duda alguna, los libros que tuvieron más difusión en esta época no fueron novelas ni poemas, sino obras de carácter estrictamente religioso, y en este género Lutero se convirtió en el autor más vendido de su siglo.

Ya en 1517 sus 95 tesis aseguraron la prosperidad de la pequeña imprenta que Hans Lufft poseía en Wittenberg, y sus obras posteriores tuvieron un éxito sin precedentes: del Sermón sobre las indulgencias se hicieron treinta ediciones y, en 1520, de su exhortación a la nobleza cristiana sólo en cinco días se vendieron cuatro mil ejemplares.

Pero el gran best seller de Lutero fue su traducción de la Biblia; del Nuevo Testamento se sabe que se vendieron cinco mil ejemplares en pocas semanas, y en los dos años siguientes se hicieron ochenta ediciones más, la inmensa mayoría de ellas piratas.

Portada del Amadís de Caula, una de las novelas de caballerías más
difundidas en el siglo XVI en Europa, en una edición veneciana de 1533.

El Antiguo Testamento tuvo también mucho éxito, pero no se conocen las cifras de ventas. En conjunto, de toda la versión luterana de la Biblia, solamente en vida del reformador se hicieron cuatrocientas treinta ediciones.

LAS SEMILLAS Y FRUTOS MAS IMPORTANTES DE LA HUMANIDAD Alimentacion Quinua

SEMILLAS Y FRUTOS MAS IMPORTANTES DE LA HISTORIA

semillas mas importantes de la historia

-7000 China y Corea: Las enorme dimensiones de la población actual se deben tanto al cultivo del arroz como a los fertilizantes artificiales. Esta planta puede alimentar a mas seres humanos por hectárea que cuaquier otro cultivo. (Ver: Arroz)

semillas mas importantes de la historia

-7000 en Próximo Oriente: Las variedades resultado de la selección artificial que hoy cononemos solo empezaron a cultivarse despúes del periodo frio “Younger Dryas” hace unos 12.000 años. Esta labor produjo una variedad domesticada con espigas largas que se mantenían unidad firmemente al tallo (lo que hacia que cocecharlas y molerlas sea mas fácil)

semillas mas importantes de la historia

-5000 en Centroamérica: Conseguido laboriosamente a partir del teocinte silvestre por los primitivos agricultores centroamericanos, el maiz se convirtió llegado el momentos en el cultivo basico de todos los pueblos indigenas de América. Para el siglo XVo, los exploradores europeos habían difundido el maiz por todo el mundo.

semillas mas importantes de la historia

4000 a.C. en Asia, Oriente Próximo y Europa: Aunque el uso medicinal del opio se remonta a los primeros granjeros del Neolitico, es hacia el siglo XIX que el extraido de las cabezas de adormidera se convierte en una mercancía de primera importancia a nivel internacional. La morfina otro derivado, continua siendo uno de los analgésicos mas utilizados del mundo.

semillas mas importantes de la historia

3000 a.C. en Sudámerica y 1600 d.C en Europa: Los nativos del sudámerica cultivaron selectivamente centenares de variedades de este tubérculo de gran valor nutritivo , pero los colonos del siglo XVI sólo exportaron cuatro de ellas a Europa. En el siglo XIX esta falta de diversidad provocó la aparicón en Europa de plagas desvastadoras que arruinaron cosechas y forzaron a cientos de miles a emigrar a América y Australia.

Ver: Hambre en Irlanda

La Papa

semillas mas importantes de la historia

3000 a.C. en el Sudeste Asiático: La deforestación que se llevó a cabo en Nuevo Mundo con el fin de crear plantaciones de caña de azúcar modificó de forma impresionante el paisaje e inició una nueva era de esclavitud, que finalmente se desbordaría en el conflicto armado en la guerra civil americana.

semillas mas importantes de la historia

Morera 2500 a.C. en China: Se dice que fue Leizu, una emperatiz china , quien descubrió como se podía convertir en hilos de seda los capullos que tejía la larva de una polilla que se alimenntaba con hojas de morera. Más tarde , se descubrió un procesi para la fabricación de papel que utilizaba la corteza de este árbol. El papel es una de las mayores contribuciones al desarrollo económico y la forestación global.

semillas mas importantes de la historia

Antes de 1000 a.C. en China: Los gobernantes chinos usaban esta hoja de camelia con fines medicinales , y los monjes budistas la aprovechaban para mantenerse despiertos durante sus oraciones. Para el siglo XIX los británicos se habían vueltos adictos al té, tanto que el proveniente de China se obtenia a cambio del opio cultivado en Bengala , lo que era ilegal y provocó la Guerra del Opio.

Ver: Planta de Té

semillas mas importantes de la historia

-700 en el Mediterráneo: Las aceitunas son un fruto de gran valor energético que crece en terrenos accidentados y cuyo cultivo no exige un esfuerzo desmesurado. La riqueza producto de las aceitunas proporcionó a las antiguas ciudades griegas tiempo y ocio suficientes para el desarrollo de investigaciones cientificas y nuevos experimentos sociales incluidos la democracia y el republicanismo.

semillas mas importantes de la historia

1600 d.C. Sudamérica: Este extrato de la corteza del quino proporcionó a los colonos europeos su primera protección eficaz contra la malaria, una enfermedad transmitida por el mosquito. La quina se convirtió en un pasaporte para la colonización de Africa, por parte de los europeos y, en última instancia, hacia las circunstancias que darían origen a lo que en la actualidad conocemos como el Tercer Mundo.

Fuente: Todo Sobre Nuestro Mundo Cristopher Loyd

EL TRIGO, LA SEMILLA MAS FAMOSA: Se ha dicho que los cereales no sólo alimentan a los hombres, sino que, además, los unen, y a veces les ayudan a escribir su historia. De esta manera se habla de las civilizaciones del trigo, del arroz y del maíz.

El trigo, que se cree que es originario del Asia Menor, se extendió pronto por Europa y hoy es considerado el cereal europeo característico, por lo que se dice que la civilización de Europa es la civilización del trigo. El arroz, cultivado inicial-mente en Indonesia, predomina en Asia, donde se ha desarrollado la llamada civilización del arroz. El maíz es el cereal americano por excelencia: desde su posible región original, Perú, se extendió por las Américas, y fue el sostén económico de la civilización del maíz que encontraron en pleno florecimiento los europeos.

Hace más de 6.000 años, en plena edad Neolítica, el trigo era cultivado en el Cercano Oriente, pues en muchas tumbas de aquella época se han encontrado granos de trigo. Después de extenderse por Asia, Europa y África, fue traído a América y llevado a Australia.

El trigo necesita para producir entre 50 y 70 cm. de lluvia y por lo menos 90 días sin heladas. Durante su crecimiento el tiempo debe ser húmedo y fresco, pero para madurar necesita tiempo seco y sol brillante. Las áreas trigueras predominan en las latitudes medias, y que más allá de los 65° de latitud no se puede cultivar trigo. En las latitudes bajas es posible cultivar trigo en las mesetas, lo que explica la producción de Colombia, Venezuela, Centroamérica y Etiopía. En la India se cultiva en las regiones altas, porque las lluvias monzónicas llegan cuando ya ha sido cosechado el grano.

El trigo no es muy exigente en cuanto a suelos, siempre que no sean demasiado húmedos o secos. Las áreas ideales son las de suelos negros (chernozem) ricos en humus. El trigo es el cereal de más consumo en el mundo, y el que entra en mayor escala en el comercio internacional. Esta popularidad del trigo ha sido explicada porque contiene mucho valor alimenticio en relación con su volumen y peso; no se deteriora fácilmente y es fácil de almacenar.

Las grandes regiones productoras de trigo son actualmente: 1) las llanuras centrales de Estados Unidos y Canadá (Praderas); 2) las llanuras del Danubio y del sur de Rusia (Ucrania); 3) los países del Mediterráneo; 5) las Pampas de Argentina; 6) el noroeste de la India y 7) el sureste de Australia.

Hasta el siglo pasado el cultivo del trigo estaba casi limitado a Europa, pero el proceso de la revolución industrial produjo tres factores que abrieron nuevas zonas trigueras en Estados Unidos, Canadá, Argentina y Australia.

Estos factores fueron: 1) la posibilidad de perforar pozos artesianos profundos para regadíos en regiones semi-áridas que hoy están cubiertas por extensas siembras de trigo; 2) el avance del ferrocarril que Hizo accesibles las regiones situadas hacia el interior de los continentes y facilitó el transporte del trigo hasta los puertos y 3) la mecanización del cultivo y la cosecha, mediante el empleo de arados múltiples de acero, tirados primero por caballos y después por tractores, y la invención de las segadoras-trilladoras (combinadas).

En estas zonas trigueras nuevas el cultivo se realiza en forma extensiva y mecanizada, con lo cual se logra gran rendimiento con el empleo de pocos trabajadores. La enorme producción de las zonas trigueras de América y Australia, continentes con, escasa población relativa, ha permitido establecer un activo comercio internacional del trigo, pues aunque Europa produce cerca de la mitad del total mundial, por su gran densidad de población

necesita importar cantidades adicionales. Los principales países exportadores son Estados Unidos, Canadá, Argentina, Australia y la URSS; y los mayores importadores son el Reino Unido, Alemania, Italia, la India, Japón y Bélgica.

Fuente Consultada: La Tierra y Sus Recursos Levi Morrero

Abajo: Multimedia en Flash Para PC

Ubicacion Geografica de Importantes Ciudades Turisticos del Mundo

UN POCO DE HISTORIA RESPECTO A LA EVOLUCIÓN DE LAS CIUDADES: Hasta hace unos cuantos miles de años, el hombre vivía de la caza y de la recolección, pero después de la última glaciación comenzó un periodo de rápido desarrollo demográfico, gracias a la mejora de las condiciones climáticas que se dieron sobre todo en las zonas del hemisferio septentrional que hoy tienen un clima templado. Algunos grupos de Homo sapiens, probablemente grandes familias, abandonaron la vida nómada para establecerse en áreas en las que el suelo fértil y la abundancia de recursos les garantizaban alimento para todos durante mucho tiempo.

Desde entonces la historia del hombre ha experimentado un sorprendente aceleración, una de las muchas realizadas gracias a los descubrimientos y a la tecnología en nuestra civilización. Aquellos antepasados nuestros aprendieron rápidamente a seleccionar los vegetales que tenían sustancias nutritivas adecuadas para su alimentación. En aquellos primeros asentamientos estables fue donde comenzó la domesticación de los primeros animales como ovejas, cabras y bóvidos. Así nacieron los primeros centros habitados y se creó el primer germen de una sociedad estructurada, en la que nuestros abuelos comenzaron a dividirse funciones y ocupaciones, y en la que el trueque se convirtió en la primera forma de comercio. A partir de aquellas primeras experiencias de convivencia se crearon posteriormente lo que los griegos llamaron polis, los romanos urbs o civitas, y nosotros, hoy día, llamamosciudades.

África, el continente negro. Naturaleza virgen, paisajes de ensueño y grandiosos testimonios de culturas desaparecidas. En esta parte de la Tierra se encuentran los últimos paraísos animales y naturales del planeta, al tiempo que fabulosos edificios evocan el esplendor de culturas africanas cuya influencia todavía se manifiesta de forma ostensible en muchas partes del mundo.

Grandes ciudades prosperaron en el pasado, antiguo y reciente, contribuyendo de manera excepcional a la evolución de la cultura humana. Y precisamente en su desarrollo se basó la formación de los grandes imperios. Entre las legendarias ciudades de la Antigüedad, hay que recordar las dos capitales egipcias Menfis y Tebas, en las que hace 5000 años ya era utilizada una lengua escrita con el primer embrión de alfabeto que superaba el simbolismo ideográfico. Y Babilonia, la magnífica capital del reino de Hammurabi, el soberano que en torno al año 1700 a. de C. formuló el código de leyes más antiguo de la historia: un inequívoco signo de madurez de aquellas primeras sociedades, de su vitalidad y de su capacidad para producir culturas estructuradas.

Asia, el continente más extenso del planeta, es una tierra de contrastes: aromas europeos y mediterráneos en Estambul, el maravilloso mundo de las mil y una noches, el misterioso exotismo del Lejano Oriente, los estados insulares del océano índico, etc. De las grandes culturas y religiones hemos heredado fabulosas construcciones, y de las fuerzas de la naturaleza, magníficos paraísos.

 Con el paso de los siglos, la ciudad se convirtió cada vez más en el centro de la actividad humana. Basta pensar en Atenas, Roma o Constantinopla (posteriormente Bizancio, y después Estambul), uno de los centros urbanos más dinámicos y discutidos de la historia. Y ya más cerca de nosotros, hay que recordar las grandes potencias mercantiles de la Edad Media, como las ciudades marítimas italianas, entre ellas Venecia que durante siglos dominó el Mediterráneo, o la Florencia del Renacimiento.
O incluso las ciudades de la Liga Hanseática, en el Norte de Europa, desde Eübeck a Bergen, desde Brujas a la misma Londres, que situada en una posición estratégica, entre los siglos XVI y XVII, le permitió convertirse en una de los más importantes imperios de la historia.

Cada una de estas extraordinarias ciudades ha atravesado momentos de increíble riqueza y esplendor, dando un formidable impulso al conocimiento, al arte, a la arquitectura y, más adelante, al desarrollo industrial. Algunas se encuentran todavía hoy entre las ciudades más importantes del mundo, y otras han ido poco a poco perdiendo su influencia y teniendo que enfrentarse a periodos de decadencia. Cada una de ellas ha marcado de forma indeleble alguna época de la historia de la humanidad.

Europa: arquitectura y arte en primer plano. Durante muchos siglos, desde la Antigüedad clásica hasta el siglo xx, en el viejo continente se erigieron espléndidas construcciones de fama mundial: castillos, palacios, torres, fortalezas, templos religiosos y puentes. Asimismo, junto a todo ello no hay que olvidar las fascinantes maravillas naturales que ofrece Europa.

Pero nunca como en los últimos cincuenta años, las ciudades habían entrado a formar parte tan intensamente del horizonte de nuestra cotidianidad, ni nunca hasta ahora habían existido metrópolis de 20 y 30 millones de habitantes, cuya extensión y densidad están modificando los paradigmas de la convivencia.

En nuestros días, tres mil millones de personas viven en el mundo concentradas en los centros urbanos, de las que 640 millones (un 10 % de la población total del planeta) viven en las 300 ciudades más pobladas. Por primera vez, los habitantes de las ciudades están a punto de superar a los de las áreas rurales, y según las previsiones de las Naciones Unidas en 2030 serán 5000 millones, frente a una población rural de 3200 millones de personas.

Misteriosas civilizaciones han dejado sus huellas por el territorio comprendido entre México (al norte) y Patagonia (al sur). Fabulosas construcciones, templos gigantescos y pirámides espectaculares constituyen el legado de los legendarios pueblos inca, maya y azteca. Los magníficos paraísos naturales del centro y el sur del continente americano dan un carácter y belleza especiales a esta parte del planeta.

A comienzos del siglo XX, las grandes ciudades se hallaban casi todas en Europa y en América del Norte, y Londres, París o Berlín estaban situadas en la vanguardia del proceso de modernización de un mundo que veía la aparición del automóvil y los primeros rascacielos (el nombre se acuña en Estados Unidos para designar a los primeros edificios que superaban los 15o 20 pisos de altura).

En torno al año 2030, las mayores ciudades estarán en su mayoría concentradas, según las previsiones, en Asia, pero también África —el continente menos desarrollado— habrá dado el salto desde una sociedad rural a

Golfos y Bahias Mayores Golfos del Mundo Mas Grandes del Planeta

TABLA DE GOLFOS Y BAHÍAS MÁS GRANDES DEL PLANETA
Nombre Superficie en Km² Profundidad máx. en m
Golfo de Bengala (SL/Ind./Ban./Bir) 2.172.000 5.258
Golfo de Guinea (Gui./Ben.) 1.533.000
Golfo de Alaska (EU) 1.327.000
Golfo de México (Méx./EU/ Cuba) 1.507.600 4.380
Bahía de Hudson (Can.) 730.100 259
Bahía de Baffin (Can./ Groenlandia) 689.000 2.136
Gran Bahía Australiana (Atl.) 484.000
Golfo de Carpentaria (Atl.) 310.000
Golfo de San Lorenzo (Can.) 240.000 550
Golfo de Siam (Tai./Cmb./VN) 239.000
Golfo Pérsico (Irán/Iraq/AS/Qat./EAU/Bhr./Kuw./Omán) 230.000 102
Golfo de Vizcaya (Esp./Fra.) 223.000 4.732
Golfo de Adén (Som./Dji./RDP Yem.) 220.000
Golfo de Omán (Omán/Irán) 181.000
Golfo de California (Méx.) 153.000 3.295
Golfo de Botnia (Fin./Sue.) 117.000 294
Golfo de Tonkin (Chn./VN) 117.000 70

Imagen aerea de un golfo

Los Gobernantes o Presidentes de Todos los países del mundo Leyes

ORIGEN Y FUNCIÓN DE LAS LEYES Y LAS CONSTITUCIONES

A medida que los contactos humanos se hicieron más complejos y múltiples, fue necesario establecer los derechos y las obligaciones de los individuos; nació así el derecho escrito, cuya expresión es la ley.

Durante mucho tiempo las leyes fueron hechas por los más poderosos (los más ricos, los poseedores de la tierra y las armas), y por consiguiente de la manera que más los beneficiaba. Cuando los pueblos comenzaron a elegir a sus gobernantes, es decir, sus representantes, estos fueron los encargados de elaborar las leyes.

¿Cuál es el objetivo que debe tener una ley?: proteger a todos los individuos por igual para que sean más felices; es importante que no privilegie a ningún sector o individuo sobre otro.

Las normas jurídicas son obligatorias, ya que su observancia puede ser coercitivamente impuesta por la autoridad pública (por ejemplo, la inscripción en el registro de las personas, el pago de impuestos). Su carácter de obligatorias las distingue de las normas morales, religiosas o de trato social. La fuerza pública no puede obligar a nadie a oír misa (regla religiosa), a cumplir con la caridad (regla moral) ni con el saludo (regla de trato social).

Tal como se dijo, el cumplimiento de las leyes supone la aceptación de ciertos límites a la libertad individual y algún tipo de control social que las mantenga vigentes.

Las normas jurídicas tienen distintas jerarquías, que se denominan jerarquías normativas. Además, pueden ser nacionales, si pertenecen a un determinado país como la Argentina, México, Egipto, etc., o internacionales, cuando rigen en distintos países, ya sea pertenecientes a una misma región o comunidad, como el Mercosur o la Unión Europea, o no. como es el caso de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas.

La norma fundamental de una nación, la ley de la que se desprenden todas las otras, es la constitución. Su función esencial es designar los órganos encargados de la creación de las normas jurídicas generales bajo la forma de leyes, determinando el procedimiento que deben seguir en su formulación.

En la República Argentina, para tener el carácter de ley, un proyecto debe ser aprobado por las dos cámaras del Congreso (Senadores y Diputados) y el Poder Ejecutivo. Una vez publicada en el Boletín Oficial de la Nación, adquiere el carácter de obligatoria.

A nivel provincial existen también una constitución y leyes provinciales. Las normas provinciales tienen que respetar siempre la Constitución Nacional, es decir que ella está, indefectiblemente, por encima del sistema normativo provincial.

Existen también otras normas de menor nivel como las resoluciones ministeriales, las ordenanzas municipales, los edictos policiales y otras disposiciones dictadas por diferentes autoridades y referidas a cuestiones específicas.

La constitución escrita más antigua e influyente del mundo es la de Estados Unidos de América. En su origen consistía en un preámbulo y siete artículos, fue esbozada en 1787, firmada en septiembre de ese año y entró formalmente en vigor el 21 de junio de 1788, cuando fue ratificada, como exigía su propio Artículo Vil, por nueve de los trece Estados que existían en la época. Su preocupación más general, manifestada en el breve preámbulo, es «garantizar los beneficios de la libertad», una aspiración que refleja el hecho de que la guerra en que Estados Unidos se había enfrentado a los ejércitos de Jorge III, un «tirano … incapaz de ser el gobernante de un pueblo libre», había acabado sólo cinco años antes. La preservación de la libertad se logrará sobre todo limitando el poder del gobierno, y esto se plantea en los tres primeros artículos mediante la famosa separación de poderes: el poder legislativo se confiere al Congreso (Artículo I), el poder
ejecutivo a la presidencia (Artículo II) y el judicial reside en los tribunales (Artículo III).
El resto de la Constitución comprende 27 enmiendas, cada una de las cuales tuvo que ser aprobada según las fórmulas establecidas en eí Artículo V. Entre ellas, las diez primeras forman en conjunto la Carta de Derechos y fueron adoptadas a la vez el 15 de diciembre de 1791. La Primera Enmienda protege diversas libertades, incluidas las de religión, expresión, reunión y de prensa, y la Quinta garantiza el derecho de los testigos a guardar silencio sí su testimonio puede proporcionar pruebas contra ellos. De las demás enmiendas, son especialmente notables la Décimo tercera, que abolió la esclavitud (1865), la Décimo cuarta, que garantiza protección igual bajo la ley, la Décimo quinta, que establece el derecho a voto independientemente de la raza (1870), y la Décimo novena, que permite el sufragio femenino (1920).

El Estado y las leyes
Las leyes que hoy rigen en la Argentina son el resultado de un largo proceso cuyo momento clave es la formación del Estado nacional, en la segunda mitad del siglo XIX.

¿Qué es el Estado? ¿Cómo surge? ¿Sufrió cambios a lo largo del tiempo?
El Estado no surge de un día para otro, no es creado por “alguien”, sino que es el producto de un proceso de construcción social a través del cual va adquiriendo las propiedades que lo definen. Está constituido por tres elementos: población, territorio e institucionalización del poder.

La población es el conjunto de hombres que participan de la vida de una comunidad política que posee una cierta unidad cultural definida por las normas jurídicas del Estado.

El territorio es la base sobre la que se ejerce el poder del Estado. Se habla de Estado cuando existe un poder institucionalizado capaz de dar unidad a la sociedad en su conjunto, y por lo tanto es una asociación obligatoria para todos sus miembros. El poder institucionalizado es una combinación de coacción y persuasión, que es ejercido en función del interés general de la población de un territorio determinado.

En el proceso de creación del Estado se van determinando los diferentes componentes de la vida social organizada (fuerzas productivas, recursos naturales, clases sociales, articulación con la economía internacional). Asimismo, supone la formación de un poder político que se ejerce a través de un conjunto de instituciones (poderes de gobierno, leyes, administración, fuerzas armadas, policía). El aparato administrativo está constituido por funcionarios especializados que ejercen parte del poder estatal. Ministerios, oficinas públicas, bancos, escuelas, hospitales, registro de las personas, tribunales, etc., conforman una serie de organismos que controlan y regulan el funcionamiento de los individuos y se hacen cargo de los distintos problemas que la sociedad presenta a lo largo del tiempo.
Otra institución del Estado nacional es el aparato de coerción, formado por las fuerzas armadas, de seguridad y la policía, cuyo objetivo es garantizar un orden social y proteger el territorio.

El aparato judicial y el sistema de códigos caracterizan también al Estado porque regulan la vida social, garantizando las libertades individuales en las relaciones entre particulares y entre particulares y el Estado.

En todo Estado nacional existe una constitución que establece los principios de la vida política (régimen político, instituciones), social (garantías, deberes y derechos) y económica (derechos laborales, de expresión de asociación, de propiedad).
Por otra parte, es necesario mencionar que, para mantener sus gastos, el Estado cuenta con un aparato recaudador, la AFIP en Argentina, y los organismos provinciales.

La nación es también una construcción social que implica la existencia de símbolos y un sentimiento de pertenencia que integra a los habitantes de un territorio, aun cuando sus intereses sean contrapuestos, y los diferencia de los de otras naciones.

El Estado, como instancia de articulación de las relaciones personales, supone un sistema de dominación o estructura de poder impuesto sobre la sociedad, que revela los intereses predominantes.

Fuente Consultada:
Ciencias Sociales 7° – Tobío-Piacenza-Miceli-Elicine-Elbaum-Arca-Garringa-Morando

Las Glaciaciones Causas y Consecuencias Prehistoria Hombre Neolitico

Gran parte de la historia humana transcurrió durante los bruscos cambios climáticos de la última glaciación, o Era de Hielo, iniciada hace 1,5 millones de años. La capacidad de adaptación a estos cambios ha sido crucial en el desarrollo de la civilización, pero el ser humano también puede ser la causa de un futuro calentamiento. Durante millones de años, la Tierra ha experimentado una diversidad de temperaturas y condiciones climáticas que influyeron en la extinción o supervivencia de grupos enteros de especies y han cambiado la faz del planeta.

Existen indicios del comienzo de otra gran transformación (antes por deriva de los continentes y enormes levantamientos volcánicos) que experimentó el clima hace unos tres millones de años, preludio de la fase en la que aún vivimos, y casi todas las etapas de la evolución humana de las que han quedado vestigios se desarrollaron en las condiciones que surgieron entonces.

Gracias a este cambio aparecieron los entornos que permitieron la supervivencia de la especie humana y de sus antepasados inmediatos. Hace un siglo empezó a denominarse a este período climático Pleistoceno(derivado de términos griegos que significan «lo más reciente»). Se distingue de la etapa anterior por las variaciones del clima, mucho más radicales y frecuentes.

Aunque hay que tener en cuenta que nos referimos a miles de años y que estos cambios no podrían notarse en el corto espacio de vida de un hombre, en el Pleistoceno se produjeron más altibajos que en ninguna otra época de duración similar. Los cambios más destacados se denominan «glaciaciones», cuatro en total.

No sabemos por qué se desencadenaron, pero se cree que el planeta Marte atravesó etapas semejantes, y es probable que se debieran a un cambio que afectó a todo el sistema solar. Las consecuencias resultan mucho más claras: durante siglos enteros, ciertas zonas muy extensas —gran parte de Europa y Norteamérica, por ejemplo— quedaron cubiertas de grandes capas de hielo, en algunos casos de varios kilómetros de espesor. En ciertos puntos, el hielo hundió el suelo a varios cientos de metros. Estas capas empezaron a formarse porque cada primavera la nieve del invierno se derretía un poco más tarde, hasta que un año no se derritió.

Al cabo de miles de años se produjo un retroceso del hielo, también muy lento, y tanto el avance como el retroceso resultaron catastróficos para el entorno, pues al sobrevenir el deshielo, arrasó la vida animal y vegetal y se desencadenaron enormes inundaciones. A consecuencia de una elevación del nivel del mar tras un deshielo volvió a aparecer el canal de la Mancha, que separó definitivamente las islas Británicas de la Europa continental. Pero estas inundaciones ofrecieron nuevas oportunidades de desarrollo a las especies mejor dotadas.

Tras cada glaciación, dichas especies se trasladaban a las zonas que habían quedado libres de hielo; y no fueron sólo las zonas directamente afectadas las que experimentaron cambios: como el hielo dejó «encerradas» enormes cantidades de agua, se transformaron miles de kilómetros de costas de las regiones heladas.

Cada glaciación tuvo una duración de entre cincuenta y setenta y cinco mil años. En la actualidad vivimos en el período cálido posterior a la última, y algunos científicos han predicho que se producirá otra dentro de unos cincuenta mil años. No es una perspectiva tan terrible como la del «encogimiento» del universo, pero de todos modos queda tan lejos que no debe preocuparnos demasiado. Las glaciaciones constituyen una ayuda muy valiosa para los estudiosos de la Prehistoria.

En primer lugar, sabemos muy bien cuándo se produjeron y podemos fechar muchos objetos prehistóricos basándonos en ellas. Otro factor importante radica en que podemos especular con un margen de error razonable sobre las consecuencias que tuvieron en el medio ambiente de los primeros seres humanos y prehumanos.

Al estudiar estos cambios físicos y biológicos, no debemos olvidar la extraordinaria lentitud con que se produjeron. Cuando pensamos en las grandes fallas que se abrieron en la tierra, en las costas que surgieron de los océanos, o en los mares que aparecieron al derretirse la gigantesca capa de hielo, hemos de recordar que todo esto sucedió en el transcurso de varios siglos, y en algunos casos, de millones de años. Los seres que vivieron en este proceso, si hubieran sido capaces de reflexionar sobre él, no habrían podido notarlo en el breve espacio de sus vidas, al igual que una mariposa actual, con una existencia de dos o tres semanas, tampoco apreciaría los cambios que ha experimentado el paisaje en el último siglo. Y las transformaciones biológicas que se operan a causa de la selección natural son aún menos visibles, pues incluso la más pequeña tarda miles de generaciones en completarse.

Las Glaciaciones Causas y Consecuencias Prehistoria Hombre Neolitico

Las cuatro «glaciaciones» se sucedieron en el último millón de años y reciben el nombre de los ríos alemanes en cuyos lugares se hallaron los primeros vestigios. Es imposible dar fechas exactas; sólo aproximadas. Los períodos interglaciares fueron muy semejantes a los actuales. Contrariamente a la idea popular, una glaciación no es una época de congelamiento constante, sino un período de continuas fluctuaciones climáticas cuyo punto máximo consistió en etapas de frío intenso.
Los primeros milenios de la última glaciación —período crítico en el que nuestros remotos antepasados ocuparon gran parte de África— son poco conocidos. La información obtenida de perforaciones del fondo marino y de muestras de hielo ofrece una imagen más nítida del clima posterior a la brusca inversión del campo magnético terrestre producida hace unos 780.000 años. Las muestras del fondo del Pacífico revelan al menos cuatro grandes períodos fríos, o glaciales, a lo largo de esos 780.000 años: el último finalizó hace entre 10.000 y 15.000 años con un súbito e irregular calentamiento global.

Las muestras marinas tan sólo ofrecen una impresión general sobre el cambio climático durante la glaciación, pero como regla general, el enfriamiento se produce con relativa lentitud y el calentamiento es rápido, como sucedió al final del último período glacial. Los períodos glaciales fueron más largos que los interglaciales (breves intervalos de condiciones climáticas más cálidas durante la glaciación, cuando el clima era tan cálido o más que hoy). Estos aumentos de temperatura fueron causados por cambios en el movimiento de la Tierra alrededor del Sol y sobre su propio eje, a los que se añadía un aumento natural de los gases de efecto invernadero. En la actualidad estamos experimentando un período interglacial, provocado por la suma de todos estos fenómenos naturales, que comenzó hace unos 10.000 años.

90 metros bajó el nivel del mar al principio de la ultima glaciación, a medida que el agua se congelaba para formar
los casquetes polares de la Antártida y el Ártico actual.

Cambio medioambiental La glaciación fue testigo de drásticos cambios en el clima global y el medio natural. Durante los períodos glaciales, inmensas capas de hielo cubrieron Escandinavia, gran parte de Canadá y zonas de Estados Unidos hasta Seattle y los Grandes Lagos al sur. En los Alpes se formaron grandes glaciares y hubo casquetes glaciares en los Pirineos, los Andes y las montañas y altiplanos de Asia central. Al sur de los casquetes escandinavos, inmensos espacios de terreno inhabitado se extendían desde el Atlántico hasta Siberia.

Estos entornos sufrían nueve meses de invierno y eran inhabitables para los ancestros de Horno sapiens, que carecían de la tecnología e indumentaria adecuadas para adaptarse a las temperaturas extremas. No es una coincidencia que H. erectus, con su simple Metros bajó el nivel del mar al principio de la última glaciación, a medida que el agua se congelaba para formar los casquetes polares de la Antártida y el Ártico actuales. tecnología y sus limitadas habilidades cognitivas, se estableciera en entornos más templados y tropicales.

El frío causó un drástico descenso del nivel del mar a medida que el agua se convertía en hielo, y quedaron expuestas enormes extensiones de lo que actualmente son plataformas continentales (suelo bajo aguas costeras poco profundas), enlazando masas de tierra: Siberia era parte de Alaska, y Gran Bretaña estaba unida al continente europeo. El Sudeste Asiático estaba separado de Australia y Nueva Guinea por cortos trechos de mar abierto.

Durante los períodos interglaciales, el nivel del mar subió, los casquetes glaciares se redujeron y los bosques avanzaron al norte ganando terreno a la tundra. Los humanos se trasladaron hacia el norte siguiendo a los animales que cazaban y las plantas que recolectaban, y se adaptaron a una gran variedad de entomos de bosque y pradera, y a terrenos áridos y semiáridos.

El hombre y los elementos: El clima de la Era de Hielo era inestable: los hábitats cambiaban constantemente, lo que implicaba que el oportunismo y la capacidad de adaptación de los humanos sufrían un desafío continuo entre un milenio y el siguiente. Estos desafíos pudieron ser incluso un factor en la evolución humana, ya que nuestros antepasados más antiguos eran básicamente animales tropicales.

Durante largos períodos glaciales, el Sahara fue algo más húmedo que hoy; podría considerarse como una bomba que atraía a humanos y animales en los períodos húmedos y los expulsaba hacia los márgenes cuando el clima se volvía más seco. Este efecto ecológico permitió que Homo erectus y los animales que cazaba cruzaran el desierto y se extendieran a entornos más templados hace 1,8 m.a.

Un largo período interglacial elevó las temperaturas hace unos 400.000 años. Para esa época, Homo erectus prosperaba en el norte de Europa, pero no se pudo adaptar a la glaciación de hace 350.000 años. Es probable que los pocos grupos de cazadores que vivían allí se desplazaran al sur, hacia regiones más templadas. Existen evidencias de asentamientos en Europa y partes de Asia oriental de hace unos 250.000 años. El último período interglacial tuvo su apogeo hace unos 128.000 años, cuando los neanderthales prosperaban en Europa. Hace unos 50.000 años, los humanos modernos habían dominado todos los entornos y vivían incluso en las zonas más frías.

Ver: Historia del Cambio Climático desde la Prehistoria

Fuente Consultada:
Geografía Mundial y los desafíos del SXXI. Editorial Santillana. Geografía Mundial, Editorial Puerto de Palos.  

Las Tortugas Gigantes de las islas Galapagos Tamaño Peso Fauna

Las Tortugas Gigantes de las islas Galápagos
Tamaño,Peso y Fauna

LAS TORTUGAS GIGANTES DE LAS ISLAS GALÁPAGOS: Los primeros españoles que visitaron las Galápagos descubrieron que estaban habitadas por tortugas gigantescas, que les hicieron pensar en una versión a gran escala de los galápagos que pululaban en muchos ríos de su país de origen, por lo que bautizaron con ese nombre al archipiélago recién descubierto.

Por su parte, William Dampier, famoso navegante inglés, cuenta que, en 1884, al hacer escala en Galápagos, quedó impresionado por las tortugas gigantes: “… son tan numerosas que quinientos o seiscientos hombres pueden subsistir gracias a ellas durante varios meses y sin ninguna otra clase de provisión; son extraordinariamente grandes y corpulentas y tan dulces que no se come una gallina con más agrado”.

La perspectiva que da el tiempo transcurrido, desde que se escribieron estas líneas, les añade un acento premonitorio que confirma la desgraciada historia de estos gigantes, cuyas conchas alcanzan más de un metro y medio y cuyo peso puede sobrepasar los 225 kilos. Pero si el exterminio de estos animales se mide en fechas y en cifras, conviene antes recordar su historia.

Las Tortugas Gigantes de las islas Galapagos

Tortugas similares se han encontrado, en forma fósil, en Estados Unidos, en Europa y en la India; debieron ser numerosas en la era terciaria, especialmente en los períodos mioceno y plioceno, hace unos seis millones de años. Durante los períodos geológicos siguientes fueron desapareciendo y en la actualidad sólo se encuentran en las islas Mascareñas y en las Galápagos. Si el problema de su arribada a las islas es interesante (a nado, flotando a merced de corrientes marinas, agarradas a algún tronco a la deriva), mucho más lo es el de su diferenciación in situ, que parece la conclusión lógica de considerar que no pudieron hacer la travesía tantas formas distintas, sino que, al habitar en las islas (lo que impedía su hibridación) se han ido diferenciando.

Las distintas formas de tortugas de las Galápagos, en opinión de la mayoría de los especialistas, no constituyen especies diferentes, sino sólo subespecies o razas de una especie única. Estas tortugas llevaron una vida feliz hasta que llegó el hombre. Dampier atestiguaba que ningún pollo podía competir, en cuanto a sabor, con estos reptiles, y el capitán Colnett añadía: “la grasa de estos animales, cuando se fundía, era como mantequilla fresca”. Esto explica seguramente la matanza de animales que siguió. Piratas, cazadores de focas y balleneros del Pacífico conocían bien la abundancia de tortugas en las islas y se montaron expediciones para darles caza.

El examen del diario de a bordo de ciento cinco balleneros americanos, realizado por el biólogo C. H. Towsend, reveló que entre 1811 y 1844 se capturaron quince mil tortugas. Para evitar que las tortugas acabasen por desaparecer y para preservar la fauna y la flora de las islas, el gobierno del Ecuador, país al que pertenece el archipiélago, dictó leyes protectoras en 1934.

Por su parte, la UNESCO organizó, en 1957, una expedición para examinar el estado de la fauna y, un año más tarde, el doctor Jean Dorst visitó las islas con el propósito de examinar el proyecto de establecer una estación biológica. Resultado de todas estas operaciones fue la creación de la Fundación Charles Darwin para las islas Galápagos, presidida por sir Julián Huxley.

El tamaño de las tortugas y la rareza de las iguanas pueden hacer olvidar al visitante la presencia de unos pájaros pequeños que, sin embargo, atrajeron la atención de Charles Darwin. Bajo su aparente vulgaridad, los pinzones de las Galápagos encerraban un interés extraordinario para el naturalista, y éste pronto constató que constituían un ejemplo palpable de cómo se originan especies nuevas a partir de antepasados comunes.

En la actualidad existen catorce especies de los pinzones de Darwin —así bautizados en honor de su descubridor—, todas ellas exclusivas de las Galápagos, excepto una que vive en las islas Cocos.

La gran riqueza de la flora y de la fauna de las Galápagos reservará todavía muchas sorpresas al explorador decidido que se adentre en ellas, dispuesto a desafiar la dureza del clima y del suelo. Mucho queda por aprender de las Galápagos, declaradas por la UNESCO patrimonio Natural de la Humanidad en 1979, y, en la actualidad, puestas bajo la protección de Ecuador en calidad de Parque Nacional.

Aisladas del resto del mundo, se desarrollaron en estas islas comunidades biológicas con seres arcaicos que han persistido hasta la época actual; y simultáneamente, se originaron especies según las leyes de la evolución. Por ello, las islas Galápagos son únicas y es posible que algún día los científicos que las visitan descubran entre sus seres nuevas claves de la vida humana.

Fauna de las Islas Galapagos Animales Gigantes Berlanga Obispo

Fauna de las Islas Galápagos
Animales Gigantes

El origen de las islas Galápagos es netamente volcánico, y el archipiélago pertenece a un complejo que ascendió de las profundidades del océano Pacífico, a unos 900 Km. de la costa suramericana y en la línea ecuatorial. La isla más extensa, Isabela, tiene 130 Km. de longitud y no menos de cinco volcanes, cuya lava se ha unido hasta crear su extraña forma. La isla Fernandina consta sólo de un único cono, que se eleva sobre el océano.

Todo el archipiélago está integrado por cinco islas, diecinueve islotes y cuarenta y cinco escollos, contra los que chocan las olas del mayor océano del mundo. La superficie total es de unos 11.500 kilómetros cuadrados, casi la mitad de los cuales corresponden a la isla Isabela, la más grande y alta de todas, cuyas cotas máximas superan los 1.500 metros de altitud.

Dado su origen puramente volcánico, las Galápagos nunca tuvieron conexión con continente alguno, de forma que cuando las lavas incandescentes emergieron del fondo del océano, entre remolinos de espuma, ningún ser vivo moraba en ellas. Luego, a lo largo de los milenios, los vientos y las corrientes marinas arrastraron hasta las abruptas costas de estas atormentadas islas algunas plantas y animales.

Determinados seres pueden haber llegado volando; algunos, como las semillas y animales pequeños, especialmente los insectos, pudieron haber sido traídos por el viento; otros, incluso las grandes tortugas, quizá llegaron nadando; y otros, finalmente, serían transportados sobre balsas naturales, troncos de árboles o masas flotantes de tierra y plantas arrastradas hasta el mar por los grandes ríos tropicales.

Parte de esta sucesión de seres vivos encontraron en las islas condiciones favorables para la supervivencia, se multiplicaron e iniciaron una nueva línea evolutiva al quedar aislados genéticamente de las poblaciones de donde procedían.

¿Por qué los naturalistas se interesan tanto por las Galápagos? Su flora y su fauna son la respuesta. Pero la importancia de ambas deriva de su escasez y de su aislamiento, circunstancias que han permitido evoluciones específicas de fácil seguimiento y la preservación de animales arcaicos, desaparecidos hace mucho tiempo en otras partes del mundo.

Así lo constató, en 1837, Charles Darwin, quien, después de su paso por las islas, escribía en su Evolutionary Notebook: “En julio empezaba el primer cuaderno sobre La transmutación de las especies. Había quedado extraordinariamente sorprendido, desde el mes de marzo pasado, por el carácter de los fósiles suramericanos y especies del archipiélago de las Galápagos. Estos hechos fundamentan (especialmente los últimos) todas mis ideas”. No es raro que la pista del naturalista inglés haya sido seguida reiteradamente.

El interés de la flora y de la fauna de las Galápagos se debe además, y en gran parte, al hecho de encontrarse las islas situadas en una auténtica encrucijada oceánica, donde convergen corrientes de muy diversas características.

Del oeste llega la contracorriente ecuatorial del Pacífico, que aporta aguas cálidas y transparentes, mientras por el este afluye la corriente de Humboldt, de aguas frías, que baña la costa occidental de América del Sur y que, a la altura del límite entre Perú y Ecuador, vira hacia el noreste, adentrándose en el Pacífico, como descubrieron a su pesar Tomás de Berlanga y sus compañeros.

La presencia al mismo tiempo de aguas frías y cálidas origina condiciones muy favorables para la fauna marina; la gran riqueza de plancton alimenta a innumerables peces, los cuales, a su vez, posibilitan la vida y el desarrollo de aves y de leones marinos. Las Galápagos fueron famosas por la abundancia, en sus aguas, de cetáceos, que en el pasado se cazaban con regularidad y que todavía en nuestros días siguen siendo perseguidos.

Los crustáceos son asimismo abundantes y algunas bahías son famosas por su riqueza en langostas. En todo caso, la yuxtaposición de aguas frías y calientes, que con tanto interés han observado los oceanógrafos, da como resultado una extraordinaria concurrencia de animales de aguas frías y de aguas cálidas, ya que unos y otros gozan de condiciones idóneas para vivir. Numerosos peces coralinos viven en los arrecifes, junto a colonias de esponjas, estrellas de mar y moluscos, mientras que las aguas próximas están habitadas por peces de agua fría. El contraste más acusado se produce entre las aves.

Fauna de las islas galapagos Animales Gigantes Berlanga ObispoEl alcatraz de patas rojas y el alcatraz enmascarado pueden ser observados a considerable distancia de la costa, ya que se alimentan de peces capturados en zonas profundas del mar. El alcatraz de patas azules, menos aventurero, acostumbra a pescar en aguas más superficiales.

Las colonias de estas aves constituyen un espectáculo inolvidable; afincadas sobre todo en la isla Genovesa, trenzan complicadas filigranas en el aire, y en la época de cría ocupan todos los matorrales y pueblan la arena, llenando el paisaje de sonido y movimiento.

Más interesantes son, desde luego, los grandes rabihorcados o arefragatas, que alcanzan una envergadura de más de dos metros. Suelen anidar en los matorrales, junto a los alcatraces de patas rojas; pero sólo coexisten pacíficamente cerca de los nidos, pues como no pueden bucear, en vez de capturar los peces y animales marinos de la superficie del mar, prefieren robárselos a sus vecinos.

En efecto, tan pronto como los alcatraces han capturado una presa, los rabihorcados los persiguen y los asustan hasta que la sueltan, e inmediatamente el rabihorcado se lanza y captura el pez antes de que caiga de nuevo al agua.

Fauna de las islas galapagosJunto a estas aves típicas de la zona intertropical vive también el pingüino, un ave marina característica de las aguas frías y que se ve con frecuencia sobre las rocas de la orilla o en la superficie del agua al cruzar el estrecho de Bolívar, entre Fernandina e Isabela.

Los pingüinos de las Galápagos son más pequeños que sus hermanos antárticos y su presencia en estas islas se debe a su situación en medio de la corriente fría de Humboldt.

Siguiendo este gran río que atraviesa el océano, algunos pingüinos llegaron a las islas en algún momento del pasado, procedentes del extremo meridional de América del Sur y evolucionaron hasta constituir una nueva especie. No es un pingüino muy grande. De longitud logra unos 53 cm., con un peso promedio de 2.2 Kg. Entre los pingüinos es el segundo más pequeño.

En las costas de Fernandina y de Isabela se pueden observar igualmente otras aves marinas de porte erecto y alas reducidas e inútiles para volar y que se zambullen desde las rocas para pescar en el océano. Son los cormoranes ápteros de las Galápagos. A pesar de su gran tamaño, estas aves tienen unas alas diminutas, con las, plumas atrofiadas, por lo que no pueden volar e incluso caminan con dificultad.

Esta regresión en su evolución se debe, según una sugestiva y discutible teoría, a que los cormoranes no necesitaban alas para huir de los carnívoros y por ello dejaron gradualmente de utilizarlas a través de generaciones.

Fauna de las islas galapagosEl cormorán áptero es uno de los últimos ejemplos de una fauna extraña que ha sobrevivido gracias al aislamiento y a la ausencia de enemigos. Además de los pingüinos, otros “navegantes” viajaron a estas islas a favor de la corriente de Humboldt.

Desde las costas meridionales de América del Sur se desplazaron los leones marinos, que se diferenciaron más tarde en una subespecie propia del archipiélago. El valor de su piel ha sido la causa de su progresiva desaparición; en la actualidad se concentran casi todos los ejemplares existentes en Santiago, Isabela y Fernandina.

También por la ruta del mar llegó el león marino de California; en el caso de este animal, la mala calidad de su piel le puso a salvo de los cazadores comerciales. Y así se han establecido prósperas colonias de ellos en las costas de la isla Española, que además es famosa por ser el único lugar conocido donde arriba el albatros de las Galápagos, del que existen unas dos mil parejas.

Se ha citado ya la evocación al pasado remoto que suscita la visita a las Galápagos. Esta experiencia adquiere sus dimensiones más sugestivas cuando, con las primeras luces del día, se observan las rocas próximas a la playa. De los huecos y fisuras de las mismas se verán surgir grandes lagartos, de hasta un metro veinte de longitud y de hocicos romos, patas torpes, larga cola aplanada lateralmente y una cresta dorsal sobre el cuello y el lomo. Su color puede ser totalmente negro o muy oscuro, aunque los de algunas islas presentan manchas rojizas sobre su cuerpo, y las patas anteriores y cresta a veces son verdes.

Tan extraños animales son las iguanas marinas, exclusivas de este archipiélago. A medida que abandonan su refugio nocturno, estas iguanas se sitúan sobre las rocas para que el sol caldee sus cuerpos, sobre los que entonces trepan confiadamente algunos cangrejos que devoran los parásitos fijos en la piel del reptil.

Fauna de las islas galapagos

Esta tolerancia de las iguanas respecto a los cangrejos se extiende a todos los seres, incluido el hombre, que puede acercarse a tocarlas o cogerlas sin ninguna reacción hostil por su parte.

Cuando baja la marea, los reptiles abandonan las rocas y se zambullen en las olas para pastar —su alimento exclusivo son las algas marinas— y, una vez satisfechos, vuelven a la orilla, donde se resguardarán de los rigores del sol. Las iguanas marinas tienen sus parientes más próximos en el interior, entre las tierras bajas cubiertas de cactus.

Son las iguanas terrestres, que se alimentan de los frutos de las chumberas desprendidos de la planta. De las dos especies de estos animales existentes en las Galápagos, la primera ocupa las islas Fernandina, Isabela, San Salvador, Santa Cruz y tres islotes de sus proximidades, mientras que la segunda especie es exclusiva de Santa Fe.

La llegada del hombre, con el hábito de la caza, y la introducción de los animales domésticos —de efectos devastadores sobre la vegetación y los recursos alimenticios— han ido reduciendo considerablemente la población de iguanas terrestres, hasta llegar a la extinción en San Salvador y en uno de los islotes próximos a Santa Cruz.

Flora y Fauna de las Islas Galapagos Descubrimiento Ubicacion Pacifico

Flora y Fauna de las Islas Galápagos
Descubrimiento Ubicacion Pacífico

Las islas galápagos, ubicadas en el océano Pacífico, a 1000 K. al oeste de la costa ecuatoriana, se supone que la formación de la primera isla tuvo lugar hace más de 5 millones de años, como resultado de la actividad tectónica. Las islas más recientes, llamadas Isabela y Fernandina, están todavía en proceso de formación, habiéndose registrado la erupción volcánica más reciente en 2009.  Las islas Galápagos son famosas por sus numerosas especies endémicas y por los estudios de Charles Darwin que le llevaron a establecer su Teoría de la Evolución por la selección natural.

En julio de 1835, Charles Darwin escribía desde Lima a su primo Fox: “Tengo más interés por las islas Galápagos que por ninguna otra parte del viaje”. Se diría que intuía ya la significación decisiva que para él iba a tener esa visita, en principio sólo planteada como una etapa más de su vuelta al mundo a bordo del Beagle.

islas galapagos

Ubicada a 1.000 km. al oeste de la costa ecuatoriana se encuentran las Islas Galápagos o el Archipiélago de Colón, compuesto por 13 islas y 17 islotes, que tienen un gran valor científico debido a su extraordinaria flora y fauna única en el mundo. Las Islas Galápagos son Patrimonio Natural de la Humanidad.

Trescientos años antes, distintos eran los intereses y las preocupaciones que sintió otro personaje, decisivo también, aunque de otra manera, para la historia de las Galápagos. Nos referimos a Tomás de Berlanga (imagen abajo), obispo de Panamá, quien el 23 de febrero de 1535 zarpaba del puerto de dicha ciudad con dirección al Perú, enviado por el rey de España para zanjar los pleitos surgidos entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro.

El buque se dirigía hacia el sur siguiendo la costa, cuando, inesperadamente, a los ocho días de viaje, se produjo una calma absoluta y la nave quedó flotando en una total inmovilidad. Pronto los tripulantes tuvieron la sensación de ser arrastrados por una corriente hacia el interior del océano y vieron, con angustia, que los perfiles de la costa se desdibujaban hasta desaparecer por completo.

Sus negros presentimientos parecieron confirmarse en los días siguientes, cuando el agua y los alimentos empezaron a escasear; pero el 10 de marzo volvieron a vislumbrar un horizonte de tierra firme, hecho fortuito que había de convertirlos en involuntarios descubridores de las Islas Galápagos.

Islas Galapagos Ecuador Flora y Fauna Descubrimiento Ubicacion PacificoUn trabajo durísimo costó a los sedientos navegantes encontrar el agua que necesitaban, pero, a cambio, tuvieron la suerte de contemplar una fantástica fauna: enormes lagartos que se zambullían indolentemente en el mar, gigantescas tortugas moviéndose parsimoniosamente en un paisaje de lava negra y de grandes cactus, leones marinos indiferentes, pingüinos en el propio ecuador, aves rapaces que se dejaban acariciar y toda una serie de animales que no demostraban ningún miedo al hombre.

El obispo de Panamá dio una exacta descripción del lugar, calculó su situación con precisión y observó que el paisaje parecía como si “Dios hubiera derramado en abundancia piedras sobre él”.

Es curioso comprobar las coincidencias descriptivas del obispo con el viajero del Beagle, quien el 17 de septiembre de 1835, recién desembarcado en Galápagos escribía: “Nada menos seductor que la primera visión. Un escarpado campo de negra lava basáltica, expuesto a las olas, surcado por grandes hendiduras y cubierto por doquier de una maleza empobrecida y quemada por el sol. Apenas hay señales de vida. La superficie, seca y árida, calcinada por los rayos solares del mediodía, hace que el aire sea sofocante y pesado, como si saliera de una estufa; llegamos incluso a pensar que los matorrales despedían mal olor.

Aunque traté con gran afán de recoger el mayor número posible de plantas, sólo encontré unas pocas; y unas hierbas tan pequeñas y con tan mal aspecto que parecían más propias de una flora ártica que de una ecuatorial. Los matorrales, vistos de cerca, parecen tan sin hojas como nuestros árboles durante el invierno, y tardé un rato en descubrir que las plantas no sólo se encontraban con todo su follaje, sino que la mayoría estaban en floración.

El arbusto más corriente pertenece a la familia de las euforbiáceas; una acacia y un cactus de aspecto extraño son los únicos árboles que ofrecen alguna sombra”. Pocos matices añadiría el viajero de hoy a las certeras observaciones del descubridor del archipiélago Tomás de Berlanga y a las del entonces joven naturalista inglés Charles Darwin.

La costa de las Galápagos aparece como una línea negra de oscuros acantilados y de orillas rocosas, contrastadas por algunas playas arenosas que surgen en diversos puntos. Las “islas encantadas”, como de momento las llamaron los nave- gantes españoles, siguen conservando su misterio en las montañas del interior, que se pierden en una niebla siempre cambiante.

Acercarse a las islas, por otra parte, no es fácil; los puntos de desembarco no son muchos y el anclaje resulta poco seguro. Hay zonas donde la costa es un amasijo de lava resquebrajada, dura, negra y erizada; en otros lugares se levantan acantilados de hasta diez metros de altura, constantemente batidos por las olas; incluso cuando las laderas descienden hasta playas arenosas, el oleaje sigue siendo un serio obstáculo natural.

Después de desembarcar, con más o menos dificultad, el viajero debe buscar un paso a través de las llanuras costeras, ya que, a menudo, el suelo no es más que una especie de caparazón de rocas resquebrajadas, rotas, llenas de hendiduras. Espesos matorrales y cactus gigantes dificultan la marcha, y por añadidura el agua parece haber desaparecido de estas extensiones que a Darwin le hicieron recordar la vegetación del infierno.

La fauna que asombró a Tomás de Berlanga también sorprende al visitante que hoy pone sus pies en estas islas; reptiles parecidos a dragones pululan por la playa y, tierra adentro, tortugas gigantes —galápagos—, pero que se mueven con agilidad, hacen pensar en otra época del mundo, cuando los reptiles dominaban la Tierra.

El origen de las islas Galápagos es netamente volcánico, y el archipiélago pertenece a un complejo que ascendió de las profundidades del océano Pacífico, a unos 900 Km. de la costa suramericana y en la línea ecuatorial. La isla más extensa, Isabela, tiene 130 Km. de longitud y no menos de cinco volcanes, cuya lava se ha unido hasta crear su extraña forma. La isla Fernandina consta sólo de un único cono, que se eleva sobre el océano.

Todo el archipiélago está integrado por cinco islas, diecinueve islotes y cuarenta y cinco escollos, contra los que chocan las olas del mayor océano del mundo. La superficie total es de unos 11.500 kilómetros cuadrados, casi la mitad de los cuales corresponden a la isla Isabela, la más grande y alta de todas, cuyas cotas máximas superan los 1.500 metros de altitud.

Dado su origen puramente volcánico, las Galápagos nunca tuvieron conexión con continente alguno, de forma que cuando las lavas incandescentes emergieron del fondo del océano, entre remolinos de espuma, ningún ser vivo moraba en ellas. Luego, a lo largo de los milenios, los vientos y las corrientes marinas arrastraron hasta las abruptas costas de estas atormentadas islas algunas plantas y animales.

Determinados seres pueden haber llegado volando; algunos, como las semillas y animales pequeños, especialmente los insectos, pudieron haber sido traídos por el viento; otros, incluso las grandes tortugas, quizá llegaron nadando; y otros, finalmente, serían transportados sobre balsas naturales, troncos de árboles o masas flotantes de tierra y plantas arrastradas hasta el mar por los grandes ríos tropicales.

Parte de esta sucesión de seres vivos encontraron en las islas condiciones favorables para la supervivencia, se multiplicaron e iniciaron una nueva línea evolutiva al quedar aislados genéticamente de las poblaciones de donde procedían.

¿Por qué los naturalistas se interesan tanto por las Galápagos? Su flora y su fauna son la respuesta. Pero la importancia de ambas deriva de su escasez y de su aislamiento, circunstancias que han permitido evoluciones específicas de fácil seguimiento y la preservación de animales arcaicos, desaparecidos hace mucho tiempo en otras partes del mundo.

Así lo constató, en 1837, Charles Darwin, quien, después de su paso por las islas, escribía en su Evolutionary Notebook: “En julio empezaba el primer cuaderno sobre La transmutación de las especies. Había quedado extraordinariamente sorprendido, desde el mes de marzo pasado, por el carácter de los fósiles suramericanos y especies del archipiélago de las Galápagos. Estos hechos fundamentan (especialmente los últimos) todas mis ideas”. No es raro que la pista del naturalista inglés haya sido seguida reiteradamente.

El interés de la flora y de la fauna de las Galápagos se debe además, y en gran parte, al hecho de encontrarse las islas situadas en una auténtica encrucijada oceánica, donde convergen corrientes de muy diversas características.

Del oeste llega la contracorriente ecuatorial del Pacífico, que aporta aguas cálidas y transparentes, mientras por el este afluye la corriente de Humboldt, de aguas frías, que baña la costa occidental de América del Sur y que, a la altura del límite entre Perú y Ecuador, vira hacia el noreste, adentrándose en el Pacífico, como descubrieron a su pesar Tomás de Berlanga y sus compañeros.

La presencia al mismo tiempo de aguas frías y cálidas origina condiciones muy favorables para la fauna marina; la gran riqueza de plancton alimenta a innumerables peces, los cuales, a su vez, posibilitan la vida y el desarrollo de aves y de leones marinos. Las Galápagos fueron famosas por la abundancia, en sus aguas, de cetáceos, que en el pasado se cazaban con regularidad y que todavía en nuestros días siguen siendo perseguidos.

Los crustáceos son asimismo abundantes y algunas bahías son famosas por su riqueza en langostas. En todo caso, la yuxtaposición de aguas frías y calientes, que con tanto interés han observado los oceanógrafos, da como resultado una extraordinaria concurrencia de animales de aguas frías y de aguas cálidas, ya que unos y otros gozan de condiciones idóneas para vivir. Numerosos peces coralinos viven en los arrecifes, junto a colonias de esponjas, estrellas de mar y moluscos, mientras que las aguas próximas están habitadas por peces de agua fría. El contraste más acusado se produce entre las aves.

Fauna de las islas galapagos Animales Gigantes Berlanga ObispoEl alcatraz de patas rojas y el alcatraz enmascarado pueden ser observados a considerable distancia de la costa, ya que se alimentan de peces capturados en zonas profundas del mar. El alcatraz de patas azules, menos aventurero, acostumbra a pescar en aguas más superficiales.

Las colonias de estas aves constituyen un espectáculo inolvidable; afincadas sobre todo en la isla Genovesa, trenzan complicadas filigranas en el aire, y en la época de cría ocupan todos los matorrales y pueblan la arena, llenando el paisaje de sonido y movimiento.

Más interesantes son, desde luego, los grandes rabihorcados o arefragatas, que alcanzan una envergadura de más de dos metros. Suelen anidar en los matorrales, junto a los alcatraces de patas rojas; pero sólo coexisten pacíficamente cerca de los nidos, pues como no pueden bucear, en vez de capturar los peces y animales marinos de la superficie del mar, prefieren robárselos a sus vecinos.

En efecto, tan pronto como los alcatraces han capturado una presa, los rabihorcados los persiguen y los asustan hasta que la sueltan, e inmediatamente el rabihorcado se lanza y captura el pez antes de que caiga de nuevo al agua.

Fauna de las islas galapagos Animales Junto a estas aves típicas de la zona intertropical vive también el pingüino, un ave marina característica de las aguas frías y que se ve con frecuencia sobre las rocas de la orilla o en la superficie del agua al cruzar el estrecho de Bolívar, entre Fernandina e Isabela.

Los pingüinos de las Galápagos son más pequeños que sus hermanos antárticos y su presencia en estas islas se debe a su situación en medio de la corriente fría de Humboldt.

Siguiendo este gran río que atraviesa el océano, algunos pingüinos llegaron a las islas en algún momento del pasado, procedentes del extremo meridional de América del Sur y evolucionaron hasta constituir una nueva especie. No es un pingüino muy grande. De longitud logra unos 53 cm., con un peso promedio de 2.2 Kg. Entre los pingüinos es el segundo más pequeño.

En las costas de Fernandina y de Isabela se pueden observar igualmente otras aves marinas de porte erecto y alas reducidas e inútiles para volar y que se zambullen desde las rocas para pescar en el océano. Son los cormoranes ápteros de las Galápagos. A pesar de su gran tamaño, estas aves tienen unas alas diminutas, con las, plumas atrofiadas, por lo que no pueden volar e incluso caminan con dificultad.

Esta regresión en su evolución se debe, según una sugestiva y discutible teoría, a que los cormoranes no necesitaban alas para huir de los carnívoros y por ello dejaron gradualmente de utilizarlas a través de generaciones.

Fauna de las islas galapagos El cormorán áptero es uno de los últimos ejemplos de una fauna extraña que ha sobrevivido gracias al aislamiento y a la ausencia de enemigos. Además de los pingüinos, otros “navegantes” viajaron a estas islas a favor de la corriente de Humboldt.

Desde las costas meridionales de América del Sur se desplazaron los leones marinos, que se diferenciaron más tarde en una subespecie propia del archipiélago. El valor de su piel ha sido la causa de su progresiva desaparición; en la actualidad se concentran casi todos los ejemplares existentes en Santiago, Isabela y Fernandina.

También por la ruta del mar llegó el león marino de California; en el caso de este animal, la mala calidad de su piel le puso a salvo de los cazadores comerciales. Y así se han establecido prósperas colonias de ellos en las costas de la isla Española, que además es famosa por ser el único lugar conocido donde arriba el albatros de las Galápagos, del que existen unas dos mil parejas.

Se ha citado ya la evocación al pasado remoto que suscita la visita a las Galápagos. Esta experiencia adquiere sus dimensiones más sugestivas cuando, con las primeras luces del día, se observan las rocas próximas a la playa. De los huecos y fisuras de las mismas se verán surgir grandes lagartos, de hasta un metro veinte de longitud y de hocicos romos, patas torpes, larga cola aplanada lateralmente y una cresta dorsal sobre el cuello y el lomo. Su color puede ser totalmente negro o muy oscuro, aunque los de algunas islas presentan manchas rojizas sobre su cuerpo, y las patas anteriores y cresta a veces son verdes.

Tan extraños animales son las iguanas marinas, exclusivas de este archipiélago. A medida que abandonan su refugio nocturno, estas iguanas se sitúan sobre las rocas para que el sol caldee sus cuerpos, sobre los que entonces trepan confiadamente algunos cangrejos que devoran los parásitos fijos en la piel del reptil.

Fauna de las islas galapagos

Esta tolerancia de las iguanas respecto a los cangrejos se extiende a todos los seres, incluido el hombre, que puede acercarse a tocarlas o cogerlas sin ninguna reacción hostil por su parte.

Cuando baja la marea, los reptiles abandonan las rocas y se zambullen en las olas para pastar —su alimento exclusivo son las algas marinas— y, una vez satisfechos, vuelven a la orilla, donde se resguardarán de los rigores del sol. Las iguanas marinas tienen sus parientes más próximos en el interior, entre las tierras bajas cubiertas de cactus.

Son las iguanas terrestres, que se alimentan de los frutos de las chumberas desprendidos de la planta. De las dos especies de estos animales existentes en las Galápagos, la primera ocupa las islas Fernandina, Isabela, San Salvador, Santa Cruz y tres islotes de sus proximidades, mientras que la segunda especie es exclusiva de Santa Fe.

La llegada del hombre, con el hábito de la caza, y la introducción de los animales domésticos —de efectos devastadores sobre la vegetación y los recursos alimenticios— han ido reduciendo considerablemente la población de iguanas terrestres, hasta llegar a la extinción en San Salvador y en uno de los islotes próximos a Santa Cruz.

Tipos de Dinosaurios Teoria de la Extincion de los Dinosaurios Megafauna

Tipos de Dinosaurios
Teoria de la Extinción de los Dinosaurios

Dinosaurio, Tipos

Dinosaurio, Tipos

Qué es y qué no es un dinosaurio
Con el término dinosaurio se denomina, en la actualidad, a todos aquellos reptiles que vivieron en el Mesozoico, eran terrestres y tenían las extremidades rectas, y no arqueadas hacia afuera como los cocodrilos y los lagartos. Según esta definición, quedan excluidos pterosaurios, reptiles voladores contemporáneos de los dinosaurios, y losplesiosaurios, los reptiles acuáticos que dominaron los mares de la época.

Se consideran dinosaurios no solo los reptiles terrestres gigantes, sino también otros de tamaño medio o a algunos que tenían el tamaño de una gallina. Se cree que, a diferencia del resto de los reptiles, los dinosaurios eran de sangre caliente, como las aves y los mamíferos. También se considera que algunos dinosaurios podrían tener plumas, aunque no se sabe con certeza si recubrían todo su cuerpo o aparecían solo en algunas de sus partes.

La era Mesozoica, Mesozoico o Era Secundaria fue un periodo de la historia de la Tierra que se inició hace 251,0 ± 0,4 millones de años y finalizó hace 65,5 ± 0,3 millones de años

La ciencia duda de muchos tópicos: no se sabe por ejemplo, si el popular tiranosaurio era un carnívoro terrible o un carroñero oportunista, tampoco si era capaz de correr o, por el contrario, solo podía caminar y trotar con un estilo parecido al de una gallina gigante.

Los dinosaurios marcharon a lo largo de 150 millones de años y representaron un grupo de animales increíblemente exitoso y variado, al prosperar durante mucho más tiempo que los seres humanos. Si bien nunca sabremos exactamente cuántas clases de dinosaurios hubo, conocemos bastante sobre su evolución como para notar un progreso constante entre las pocas especies existentes en el período triásico hasta el casi doble que había en el período jurásico.

Esto fue seguido por un increíble “florecer” durante el período cretácico, cuando hubo más especies de dinosaurios que durante ambos períodos anteriores juntos. Los dinosaurios nos han dejado muchas lecciones valiosas acerca de la evolución y de cómo se diseminaron los grupos de animales por la tierra firme, dominando el mundo antes de desaparecer. Pero solo tenemos algunas pistas tentativas respecto de cómo vivían.

La clasificación que se ha hecho de los dinosaurios se basa en las afinidades de su esqueleto y de la estructura de los huesos con los reptiles o los pájaros. Aquellos que presentaban semejanzas con los reptiles se clasifican en el orden de los saurisquios. Los más antiguos aparecieron en las fases últimas del triásico, siendo casi todos carnívoros, bípedos y de pequeño tamaño. La mayoría continuaron siendo pequeños durante el mesozoico. El Omitholestes, por ejemplo, pesaba poco más que un pavo, y el Struthiomimus tenía el tamaño de un avestruz (imagen abajo).

Primeros y Pequeños Dinosaurios

De dichas formas se derivaron los gigantescos bípedos carnívoros que dominaban en el jurásico. El Tyrannosaurus tenía casi 7 metros puesto en pie y sus mandíbulas estaban guarnecidas de dientes afilados como puñales, de unos 15 cm. de longitud. Las formas gigantescas más características fueron, sin embargo, las adaptadas a la vida de las lagunas del jurásico; su alimentación era herbívora.

El Brontosaurus, que era cuadrúpedo, alcanzaba una longitud de unos 22 metros, con un peso aproximado de 35 toneladas. El Diplodocus, otro cuadrúpedo, cuya reconstrucción o una copia de ella puede verse a menudo en los museos, tenía casi 30 metros de longitud, con unas 25 toneladas de peso.

En el caso del Brachiosaurus, se ha estimado su peso en 50 toneladas.

Enorme Dinosaurio de 50.000 Kg. – Brachiosaurus –

En los ornitisquios, que tenían semejanzas muy grandes con las aves desde el punto de vista del esqueleto, las primeras formas fueron ya herbívoras. Los primeros eran bípedos, existiendo formas muy curiosas, con pico parecido al de los patos (Anatosaurus), y con membranas interdigitales. La tendencia en estas formas fue también la de aumentar de tamaño y volverse cuadrúpedos.

Dada la presencia de animales carnívoros contemporáneos suyos, tendieron asimismo a desarrollar fuertes corazas y defensas. Algunos presentaban espinas sobre las patas o grandes placas óseas sobre el lomo. A este tipo pertenecieron los enormes tanques-reptilianos del cretásico.

Un grupo interesante fue el de los dinosaurios con cuernos, de fines de dicho período. Los cuernos solían ser tres. Dos colocados en la cabeza por encima de las órbitas y otro delantero central. Algunos presentaban el cuerno central delantero más desarrollado que los otros dos (como el rinoceronte actual); y otros, al revés, tenían éstos más desarrollados que aquél (como el toro de hey).

En estas formas, el esqueleto de la parte posterior de la cabeza se prolongaba hacia atrás, formando una visera o repliegue que les cubría el cuello. El resto del cuerpo no poseía armadura, ya que dicho repliegue protegía eficazmente el sitio donde intentaban morderles, con preferencia, los carnívoros.

REPTILES ANTIGUOS: Durante muchos millones de años, los reptiles fueron los animales más importantes de la tierra. Esa época se denomina Era de los reptiles. Muchos de los reptiles que entonces eran comunes se han extinguido.

Entre los primeros reptiles se contaban los pelicosaunos. Estos reptiles terrestres tenían grandes crestas sobre su lomo. Entre ellos se distinguen el estereorraquis europeo, temible carnicero, y el dimetrodón americano, que medía tres metros.

Los plesiosaurios eran reptiles acuáticos.

Tenían un cuerpo alargado y achatado, un cuello muy largo y una cabeza diminuta. Sus patas tenían la forma de remos. Algunos de ellos llegaron a medir más de 15 metros de largo, aunque por lo común no pasaban de 7 u 8 metros.

No eran veloces nadadores, pero dotados de dientes largos y puntiagudos, eran excelentes cazadores. Sobrevivieron hasta el final del Secundario, hace unos 700 millones de años.

lctiosaurio significa “reptil pez”. Como vemos en la figuras, este nombre es bien adecuado para esos animales. Los ictiosaurios eran mucho más grandes que los peces actuales.

Nadaban rápidamente y también podían saltar. Aunque parecían perfectamente adaptados a la vida marina, desaparecieron antes de finalizar el Secundario.

Los mosasaurios fueron unos lagartos marinos que existieron en muy diversas partes del mundo. Los más grandes medían de 9 a 12 metros de largo. Muy comunes durante el Cretáceo, fueron posiblemente los reptiles marinos más temibles,

También existieron en el Secundario reptiles voladores, llamados pterosaurios (reptiles con alas). Se conocen fósiles del pterodáctilo, armado con poderosos dientes, y del pteranodón, el último de los pterosaurios, cuyas alas extendidas medían unos ocho metros.

Las aves descienden de los reptiles, pero no de los reptiles voladores, que no dejaron descendientes después del Jurásico. De todos los reptiles que vivieron en esa época, los dinosaurios son los más conocidos. Los más grandes de ellos fueron los animales más gigantescos que hayan vivido en la tierra.

Pero al final del Cretáceo, vastas planicies reemplazaron a los mares, que se secaban. Aparecieron grandes selvas, y este nuevo universo no convino a los dinosaurios, que no encontraban su alimento habitual. En realidad, incapaces dé adaptarse, desaparecieron poco a poco. La desaparición de los dinosaurios señala el fin de la Era de los reptiles.

LOS DINOSAURIOS

Los dinosaurios de los que existieron millares de especies, no vivieron todos en el mismo periodo geológico. Los científicos los dividen en dos órdenes: los ornitisquios reptiles herbívoros bípedos so cuadrúpedos que poseian a la vez pico y dientes y tenían pelvis semejantes a la de las aves, y los saurisquios , con pelvis de reptil, que comprendían a los terópodos, reptiles carnívoros de afilados dientes, con las patas delanteras relativamente cortas y terminadas en tres dedos con garras agudas, y los saurópodos, reptiles hervíboros cuadrúpedos de piel desnuda, cola larga, cabeza pequeña y talla gigantesca.

El cuadro muestra los principales grupos de dinosaurios y las épocas en que vivieron

Dinosaurio proviene del griego demos (terrible) y sauros (lagarto).

La palabra dinosaurio, que significa literalmente «lagarto terrible», fue acuñada en 1 842 por el pionero de la paleontología Richard Owen, uno de los primeros buscadores de dinosaurios. Con esta palabra, Owen denominó a los reptiles gigantes cuyos restos comenzaron a descubrirse en aquella época. Pero el mérito de su hallazgo no correspondió a este científico, sino a un médico aficionado a la geología, Gideon Mantell, que fue quien descubrió los restos de un animal enorme, con grandes dientes que, según él, eran del mismo tipo que los de los reptiles actuales. Llamó a aquel animal Iguanodon, por su parecido con las iguanas modernas.

En su momento, el descubrimiento suscitó gran controversia, Algunos destacados paleontólogos, como Georges Cuvier, consideraban que se trataba de un rinoceronte prehistórico, y no de un tipo de reptil. Mantell tuvo que encontrar un esqueleto completo para que se aceptar a científicamente que se había descubierto un nuevo grupo de reptiles. Luego fueron localizados numerosos restos fósiles de estos reptiles en América del Norte. En la actualidad se sabe que los dinosaurios habitaron en todas las partes emergidas del mundo en el Mesozoico, incluso en la actual Antártida.

Los primeros dinosaurios eran bípedos y sus huellas fósiles fueron tomadas en principio como rastros de aves gigantescas.

Los dinosaurios de mayor tamaño eran mucho más grandes que cualquier animal terrestre de nuestros días. Los más pequeños, en cambio, no eran mucho más grandes que una gallina. Algunos eran pesados y de movimientos lentos; otros, ágiles y veloces.

Su pequeña cabeza dejaba poco espacio para el cerebro, por lo que éste era muy poco voluminoso.

El brontosaurio (lagarto trueno) pesaba 35 toneladas y tenía un cerebro de 500 g. El cráneo de muchos de ellos tenía paredes muy gruesas.

Los saurópodos llevaban una vida semiacuática, pues pasaban sus días en pantanos y lagunas: el agua les ayudaba a soportar su enorme peso.

El braquisaurio fue, sin duda, el mayor de los dinosaurios. Cuando adulto pesaba 50 toneladas y medía 25 metros de largo.

El diplodoco, un herbívoro menos pesado, era sin embargo más largo; llegaba a medir 30 m desde la cabeza hasta el extremo de la cola. Este dinosaurio, como varios otros, tenía en el nacimiento de la cola un ensanchamiento de la médula espinal, al que se atribuyó el papel de un “segundo cerebro”, y que controlaba los movimientos de la cola y de las patas. Esta disposición era muy útil para un animal de semejante tamaño. Supongamos que un dinosaurio carnívoro hubiera mordido la cola a un diplodoco: el mensaje de los nervios, desde la cola hasta el verdadero cerebro, y la respuesta de éste hubiesen exigido varios segundos durante los cuales el diplodoco habría sido, con seguridad, gravemente herido.

El estegosaurio, un herbívoro, tenía sobre el lomo y la cola una cresta de placas afiladas que lo protegían de los que querían atacarlo.

Algunos dinosaurios con cuernos, como el tricerstops, tenían placas óseas sobre el cuello y otros estaban verdaderamente acorazados con placas óseas que recubrían hasta sus patas.

El más grande de los dinosaurios carnívoros fue el tiranosaurio. Medía de 15 a 18 m de largo y su mandíbula presentaba dientes sumamente afilados.

El tracodón, un hervíboro inofensivo, era muy común al finalizar la Era de los reptiles. Algunos dinosaurios con pico de pato tenían sobre la cabeza una cresta de gran tamaño en la que podían almacenar aire, lo que les permitía permanecer sumergidos durante algún tiempo para alimentarse debajo del agua.

El ornitomimo tenía, dejando de lado su cola, formas semejantes a las del avestruz. Sin embargo, no tenía plumas. Las aves descienden de los reptiles, pero no de los dinosaurios.

Los dinosaurios ponían huevos. Se han hallado huevos
fósiles del protoceratops,(imagen) un pequeño dinosaurio con cuernos.

Descubrir fósiles de dinosaurios no es sencillo: son realmente escasos. Con frecuencia además, se encuentran esqueletos muy fragmentados que requieren de una gran labor de reconstrucción. Solo de forma excepcional se han hallado esqueletos completos.La información que proporcionan los fósiles de esqueletos se complementa con la de otros tipos de fósiles, como los coprolitos (excrementos fosilizados), huevos y nido completos y huellas de pisadas (denominadas icnitas). Estos fósiles aportan, fundamentalmente, información la vida y el comportamiento de los dinosaurios.Las técnicas actuales permiten reconstruir con bastante precisión cómo serían los dinosaurios. Se utilizan maquetas y reconstrucciones informáticas con programas de diseño tridimensional. No obstante, hay aspectos que son, y seguirán siendo, hipotéticos: Por ejemplo los colores y las texturas de la piel.

¿Los dinosaurios nadaban?: Los dinosaurios no se emparentaban con los reptiles marinos gigantes, pero sabemos que por lo menos algunas especies de ellos sabían nadar y es probable que muchos herbívoros se alimentaran en los pantanos. Los científicos se quedaron pasmados ante una serie de huellas de Diplodocus que correspondían solo a las patas delanteras del animal. Luego se dieron cuenta de que este saurópodo había estado flotando en el agua, apoyándose en el fondo con las patas de adelante para impulsarse y marcando la dirección con las patas traseras y la cola.

¿Dónde vivieron los dinosaurios?: Se hallaron fósiles y a veces huellas de estos animales en todos los continentes, incluida la Antártida, que en la era de los dinosaurios no era fría como en la actualidad. La mayoría de los lugares del mundo tenían un aspecto muy diferente cuando ellos vivían. Lentos cambios geológicos transformaron suelos llanos en montañas empinadas y muchas regiones se volvieron más frías debido a que los continentes se desplazaron.

¿Cómo se sabe el sexo de un dinosaurio?: Es muy difícil saber si un dinosaurio era macho o hembra solo a partir de los huesos. No obstante, observando a los mamíferos, podemos suponer que los dinosaurios machos en general eran más grandes que las hembras, y es probable que los machos pico de pato (como el Parasaurolophus, que aparece a la derecha) tuvieran crestas más grandes. Los fósiles de Pachycephalosaurus muestran Hembra grandes diferencias en el tamaño del cráneo, y parecería que si bien ambos sexos tenían cráneos abovedados, los machos tenían cabeza más grande, que usaban para pelear, como ocurre con las actuales cabras de montaña.

TEORÍAS SOBRE SU EXTINCIÓN: (Amplia Sobre Este Tema: Isaac Asimov)

Existe cierta polémica acerca de la extinción de los dinosaurios. Según una de las teorías propuestas, los dinosaurios se extinguieron lentamente como consecuencia de los cambios medioambientales ocasionados por la retirada de los mares poco profundos a finales de la era de los dinosaurios. Sus defensores postulan que los dinosaurios fueron reduciéndose en variedad y número durante un periodo que duró varios millones de años.

Los recientes descubrimientos que indican el impacto de un gran asteroide o cometa en el límite entre el periodo cretácico y la era terciaria, hace unos 65 millones de años, han favorecido la hipótesis de que tal impacto podía haber desencadenado cambios climáticos que provocaron la extinción de los dinosaurios. Se supone que la mayor parte del territorio que comprende América del Norte y del Sur quedó absolutamente devastado por el fuego del impacto. Los efectos medioambientales que sufrió el planeta durante un largo periodo de tiempo fueron, en última instancia, más letales que el propio fuego. El polvo no dejó pasar la luz del sol durante varios meses.

El sulfuro quemado procedente del lugar del impacto, el vapor de agua y el cloro de los océanos, y el nitrógeno del aire se mezclaron y produjeron una intensa lluvia ácida que cayó sobre todo el planeta. Los científicos postulan que la oscuridad y la lluvia ácida detuvieron el crecimiento de las plantas y, como resultado de ella, tanto los dinosaurios herbívoros, que dependían de las plantas para alimentarse, como los carnívoros, que se alimentaban de los herbívoros, quedaron exterminados.

Por otro lado, es probable que sobrevivieran otros animales como ranas, lagartos, tortugas y mamíferos insectívoros de tamaño pequeño, que dependían de los organismos que se alimentaban de plantas en descomposición. Entre las pruebas que confirman esta teoría está el descubrimiento de un cráter de impacto de unos 200 Km. de diámetro en la península de Yucatán en México. En noviembre de 1998 se descubrió un pequeño fragmento de meteorito en el Pacífico que se ha relacionado con el cráter de Chicxulub (en la península de Yucatán) y con la extinción de los dinosaurios.

El análisis geoquímico y petrográfico de este fragmento revela que no fue un cometa, sino un asteroide de más de 10 Km. de diámetro el que provocó, hace 65 millones de años, la desaparición de los dinosaurios. Este asteroide pudo provenir del cinturón de asteroides que giran entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Los dinosaurios deben su fama ante todo a que se extinguieron. Ha sido tradición conceptuarlos como fracasos evidentes de la Naturaleza: perezosos reptiles de sangre fría que, pese a su enorme talla, fueron demasiado torpes y lentos para sobrevivir en un mundo donde ocurrían con gran rapidez cambios importantes.

Pero este concepto de los dinosaurios como gigantes tontos y torpes va de salida. Algunos estudios recientes hacen pensar que muchos dinosaurios en verdad fueron animales muy activos: fuertes, pero al mismo tiempo de rápidos movimientos. Los dinosaurios carnívoros, como el Deinonychus, cazaban en grupo a los herbívoros de mayor calla, en campo abierto.

dinosaurio Deinonychus

El impresionante Triceratops, de tres cuernos, medía hasta 8 m de largo y embestía con mayor velocidad que un rinoceronte. Por su rarte, los hipsilofodontes fueron herbívoros que comían en grupo y se desbandaban ante el ataque de animales carnívoros, a semejanza de los antílopes frente a la arremetida de los leones.

dinosaurio Triceratops

Proezas de equilibristas Algunos dinosaurios eran rápidos a la vez que ágiles. El bípedo Deinonychus quizá se sostenía en una pata (aprovechando su larga cola para guardar el equilibrio) mientras atacaba a su presa con la garra de 12 cm de la otra pata.

Ahora bien, hay un serio obstáculo para comprender la velocidad y agilidad de los llamados “dinosaurios danzantes”. Siempre se ha supuesto que los dinosaurios fueron animales de sangre fría, como todos los reptiles actuales, o sea que su calor dependía del Sol, pues no lo producían internamente, como hacen los mamíferos.

Mas los animales de sangre fría no pueden realizar por largo tiempo actividades intensas. Por así decirlo, tienen que detenerse a recargar baterías a intervalos, tras breves ráfagas de actividad. Por lo tanto, ¿acaso fueron los dinosaurios animales de sangre caliente? Es factible que no sólo hayan sido muy activos, sino también de corazón ardiente.

En contraste, sí es cierta una creencia tradicional: tenían el cerebro muy pequeño. Por ejemplo, el del estegosaurio, animal de 1.5 ton, medía lo que una avellana. Pero esto no obstó para que los dinosaurios dominaran el planeta durante casi 135 millones de años, hasta hace 65 millones de años. En comparación, la especie Homo sapiens sólo tiene 35 000 años de existencia. Aunque los dinosaurios se hayan extinguido, sin duda sabían cómo subsistir.

LOS DINOSAURIOS EN AMÉRICA DEL SUR:
Se podría decir que la historia de los dinosaurios de América del Sur comienza con los predinosaurios odinosauriomorfos, que vivieron en las primeras etapas del Triásico, hace aproximadamente 235 millones de años. Gracias a los restos hallados en la formación Los Chañares (al sudoeste del Parque Ischigualasto), se conocieron dos especies de esta familia: el Mamsuchus illoensis y el Lagerpeton chanarensis, considerados antepasados de los dinosaurios saurisquios, es decir, con pelvis reptiliana.

Se ha podido establecer que se trataba de animales pequeños, de apenas 40 centímetros de largo, que contaban con extremidades posteriores alargadas y gráciles que les permitían desplazarse a buena velocidad y, en ocasiones, caminar sobre dos patas. Por la forma de su cráneo y cuello, es evidente que tenían un campo de visión amplio para detectar a sus presas.

En la formación Ischigualasto, que aflora de norte a sur del Parque, se encontraron la mayor parte de los restos de los primeros dinosaurios propiamente dichos, es decir, del Eoraptor lunensis. el Herrerasaurus ischigualastensis y elFrengüellisaurus ischigualastensis, pertenecientes al orden de los saurisquios.

El Eoraptor es el de menor tamaño y el único que pudo ser datado, gracias a que se hallaron varios restos, uno de ellos de un ejemplar casi completo (en fósiles tan antiguos, en realidad, se realiza sobre los sedimentos que lo rodean al mismo nivel; en este caso, ceniza volcánica), todos ellos pequeños ejemplares pertenecientes al orden de lossaurisquios.

Del Eoraptor se encontraron varios ejemplares, uno de ellos casi completo, y es el único que pudo ser datado. Se sabe que vivió hace unos 230 millones de años y, por la ubicación de los restos en los estratos, que los otros fueron contemporáneos. El nombre del Eoraptor lunensis significa algo así como “ladrón del amanecer del Valle de la Luna” y le fue dado por el lugar donde se descubrió (Ischigualasto es conocido también como Valle de la Luna) y porque se trataba de un carnívoro que se alimentaba mayormente de las crías de otras especies, especialmente de cinodontes. Es que, en comparación con las otras especies que habitaban el ecosistema, era muy pequeño: medía alrededor de 1,20 metros y pesaba unos 10 kilos.

Era digitígrado, es decir que corría apoyándose en la punta de los dedos de las patas traseras, y se desplazaba a buena velocidad usando su larga cola para mantener el equilibrio. Estos saurisquios son antecesores, por un lado, de los terópodos -considerados los antecesores de las aves-, que se caracterizaron por ser carnívoros y andar en dos patas, y por otro, de los sauropodomorfos, que eran herbívoros y caminaban en cuatro patas. A este último grupo pertenece el Panphagia protos, el abuelo evolutivo de los gigantescos herbívoros que vivieron en el Jurásico.

Del otro orden en que se clasifica a los dinosaurios, los ornitisnuios -que quiere decir “cadera de ave”-, en Ischigualasto se hallaron sólo restos fragmentarios del Pisanosaurus mertii, que, sin embargo, no dejan lugar a dudas de que se tratan de los más antiguos del mundo.

En otra formación de la cuenca, Los Colorados -ubicada en el extremo oriental del Parque, en el límite con el de Talampaya-, se encontraron restos de dinosaurios que vivieron unos 30 millones de años más tarde que el Eoraptor, en la última etapa del Triásico, y ponen en evidencia el desarrollo que estos animales comenzaban a tener. Por ejemplo, el Lessemsaurus sauropoides tenía más de 20 metros de largo y superaba en tamaño a su contemporáneo, el protococodrílo Fasolosuchus tenax, de sólo 13 metros.


Eoraptor lunensis se recuperó un ejemplar casi completo, es el mas famoso

VOCABULARIO SOBRE LOS DINOSAURIOS Y LA ÉPOCA EN QUE VIVIERON

anquilosaurios Miembros de un grupo de dinosaurios del cretácico tardío que se difundieron por toda América del Norte y el este de Asia. Tenían el lomo fuertemente blindado con gruesas placas de hueso, y púas y nódulos óseos en la piel del lomo y sobre los flancos. Sus cráneos eran fuertes, con placas óseas sobre la parte superior, y poseían una maza de hueso compacto en el extremo de la cola.

arcosaurios Un grupo importante de reptiles que incluye a los cocodrilos actuales y a los extinguidos dinosaurios, pterosaurios y tecodontes.

bípedo Que camina en dos patas.

carnosaurios Grandes dinosaurios terópodos (saurisquios) carnívoros, o sea que comían carne, como el Megalosaurus, el Allosaurus y el Tyrannosaurus. Algunos paleontólogos piensan que los carnosaurios, que medían entre 5 y 12 m de largo, eran carroñeros y predadores. Eran tan grandes que no tenían suficiente energía para perseguir a los dinosaurios herbívoros durante mucho tiempo.

ceratopsios Dinosaurios con cuernos del cretácico tardío que existieron durante 20 millones de años. Aunque fueron el último grupo de dinosaurios ornitisquios que se desarrolló antes de la extinción de estos reptiles al final del período cretácico, llegaron a establecerse en todo el oeste de América del Norte y Asia Central, donde vivían en grandes manadas.

ceratosaurios Saurisquios carnívoros, pequeños y livianos, como el Coelurus, el Compsognathus, el Gallimimus y el Struthiomimus. Los coelurosaurios (cuyo nombre significa “lagarto de cola hueca”) vivieron desde el triásico tardío hasta el cretácico tardío en América del Norte, Europa y África. Estos cazadores de cuerpo grácil medían desde 1,2 m, como el Procompsognathus, hasta 4 m, como el Gallimimus.

cicadácea Árbol primitivo similar a la palmera que abundó en los períodos triásico y jurásico. Solo unas pocas especies sobreviven en la actualidad, y todas son altamente venenosas para los mamíferos.

coprolito Excremento fosilizado.

crocodilios Son los únicos reptiles arcosaurios vivientes. Es un grupo que incluye a los cocodrilos, gaviales, caimanes, yacarés y aligátores.

cuadrúpedo Que camina en cuatro patas.

era cenozoica Este período, que comenzó con la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años, se conoce también como edad de los mamíferos.

era mesozoica Es la edad de los reptiles, que abarcó los períodos triásico, jurásico y cretácico. Se extendió entre 245 y 65 millones de años atrás.

especie Conjunto de seres vivos que pueden reproducirse entre sí y producir descendientes. Un grupo de especies similares forma un género.

estegosaurios Dinosaurios del jurásico tardío que tenían hileras alternadas o escalonadas de placas sobre el lomo y dos pares de púas largas y agudas en el extremo de su fuerte cola.

evolución Cambio gradual. Nuevas especies de dinosaurios evolucionaron a lo largo de millones de años.

extinción La muerte de una especie. Las últimas especies de dinosaurios se extinguieron en el período cretácico.

Gondwana El supercontinente del sur, formado cuando Pangea se dividió en dos, lo que comenzó hace alrededor de 208 millones de años.

hadrosaurios Dinosaurios pico de pato como el Hadrosaurus, el Maiasaura o el Anatotitan. Los hadrosaurios fueron los ornitópodos herbívoros más comunes y variados y los más destacados en la historia de los dinosaurios. Se desarrollaron en Asia Central durante el período cretácido temprano y se difundieron a Europa, Norte y Sudamérica.

helecho cola de caballo Un tipo de plantas primitivas de los pantanos, emparentadas con los helechos. En una época llegaron a ser grandes como . los modernos helechos arbóreos; en la actualidad, solo sobreviven algunas especies pequeñas.

ictiosaurios Reptiles marinos de cuello corto y cuerpo en forma de delfín, que vivieron en la misma época que los dinosaurios. Parían a sus crías en el mar, sin acercarse a la costa para poner huevos. Se desarrollaron en el período triásico y podían llegar a medir desde 1m, como el Mixosaurus, hasta 15 m de largo, como el Shonisaurus. El Ichthyosaurus alcanzaba los 2 m de largo y se lo conoce a partir de muchos fósiles, incluyendo coprolitos y contenidos estomacales.

iguanodontes Los iguanodontes, grandes dinosaurios ornitópodos herbívoros, se desarrollaron en el período jurásico medio y se diseminaron por todo el mundo; se han hallado sus fósiles desde el Círculo Ártico hasta Australia. El grupo dominó el período cretácico temprano, y su miembro más conocido es el Iguanodon, de 9 m de largo.

Ilion Hueso principal de la pelvis. Sostiene las patas y está unido a la columna vertebral.

Isquion Uno de los huesos de la pelvis. En los dinosaurios apuntaba hacia adelante y hacia abajo y sostenía los músculos de las patas y la cola.

Laurasia El supercontinente del norte, formado cuando Pangea se dividió en dos.

mamíferos Grupo de animales vertebrados que tienen pelo y alimentan sus crías con leche.

metatarso Uno de los huesos largos del pie, ubicado a continuación de los dedos.

meteorito Objeto rocoso, resto de un meteoroide caído sobre la Tierra.

momificado Secado por el calor o el viento.

ornitisquios Dinosaurios “con cadera de ave”. En este grupo, el pubis apuntaba hacia atrás y hacia abajo, paralelo al isquion. Todos los dinosaurios ornitisquios eran herbívoros.

ornitópodos Dinosaurios ornitisquios “con pata de ave”. Este grupo incluía a los paquicefalosaurios, iguanodontes, hadrosaurios y dinosaurios con cuernos, acorazados y con placas.

paleontólogo Científico que estudia la vida antigua, especialmente los fósiles de plantas y animales.

Pangea El supercontinente que se formó en el período pérmico y se fraccionó durante el período jurásico.

paquicefalosaurios Dinosaurios ornitópodos herbívoros del cretácico tardío, de gruesos cráneos con un casco de hueso.Los paquicefalosaurios vivieron en Asia y América del Norte y medían de 2 a 4,6 m de largo.

período cretácico Período geológico que se extendió entre 145 y 61 millones de años atrás. En él florecieron y se extinguieron los dinosaurios.

período jurásico Segundo período geológico de la edad de los reptiles. Se extendió entre 208 y 145 millones de años atrás.

período triásico Primer período de la edad de los reptiles. El período triásico se extendió entre 245 y 208 millones de años atrás.

petrificado Hueso o vegetal fosilizado con capas reemplazadas por minerales

plesiosaurios Grandes reptiles marinos la era mesozoica. Los plesiosaurios generalmente tenían cuello largo; medían entre 2,3 m. de largo, como el Plesiosaurus, y 14 m, como el Elasmosaurus.

pliosaurios Plesiosaurios con cuello corto y cuerporobusto y fuerte.

predador Animal que caza a otros animales (presas) para alimentarse.

prosaurópodos Ancestros de los saurópodos de cuello largo. Vivieron en el triásico tardío y el jurásico temprano, y alcanzaron longitudes de 2,1 a 10 m.

pterosaurios Reptiles voladores, solo parientes lejanos de los dinosaurios. Los pterosaurios se desarrollaron durante el período triásico tardío y tenían envergaduras que iban de 45 cm a 12 m.

pubis Uno de los huesos inferiores de la pelvis. En los dinosaurios saurisquios apuntaba hacia adelante: en los ornitisquios era paralelo al isquion y apuntan hacia atrás.

rastro Serie de huellas que quedan cuando un animal camina sobre suelo blando.

saurisquios Dinosaurios “con cadera de lagarto”. En este grupo el pubis apuntaba hacia la cabeza de la pelvis. Los dinosaurios saurisquios se dividen en terópodos (bípedos carnívoros) y saurópodos (cuadrúpedos herbívoros).

saurópodos Grandes dinosaurios saurisquios herbívoros. Se desarrollaron durante el período triásico tardío y fueron los animales terrestres más grandes que han existido en toda la historia.

terópodos Dinosaurios saurisquios carnívoros que caminaban sobre las patas traseras.

vértebras Huesos que se disponen entre la parte posterior del cráneo hasta la cola y protegen la espina dorsal.

LOS DINOSAURIOS EN LA ACTUALIDAD
Cuando hace 150 años Richard Owen inventó el término dinosaurio, se conocían solo nueve especies de ellos. Hoy conocemos por lo menos mil, que incluyen una increíble variedad de herbívoros, carnívoros, ladrones de huevos; dinosaurios con cuernos y crestas, con púas y garras como navajas. Estamos rodeados por dinosaurios en museos, películas y parques, como esta exhibición de dinosaurios robots en Japón. Aunque desaparecieron hace 65 millones de años, estos animales están vivos en nuestra imaginación. Y seguimos aprendiendo cosas sobre ellos; de hecho, los niños de hoy saben más sobre dinosaurios que la mayoría de los adultos.

PATRIMONIO “MILLONARIO”:
Luego de casi un siglo de investigaciones, los científicos continúan detectando nuevos tesoros.

Desde fines del siglo XIX, el Valle de Ischigualasto fue recorrido por distintos geólogos que buscaban yacimientos de carbón, pero ninguno sospechó la riqueza en fósiles que el lugar guardaba.

En 1927, uno de ellos, Ricardo Rigal, encontró huellas de anímales cuadrúpedos y comunicó su hallazgo a un prestigioso paleontólogo alemán: fue el principio de la cadena que daría lugar a que, en 1958, Alfred Romer llegara a investigar en Ischigualasto. Ese mismo año se realizó la primera expedición de científicos argentinos, organizada por la Universidad de Tucumán, que fue encabezada por el doctor Osvaldo Reig, un precursor de nuestra paleontología. Formó parte de ella el entonces técnico José Felipe Bonaparte, convertido luego en un referente mundial en el estudio de dinosaurios sudamericanos.

Fueron ellos quienes encontraron el primer dinosaurio de Ischigualasto -lo llamaron Herrerosaurusen reconocimiento a don Victorino Herrera, el baqueano que los guiaba y los responsables, en la década de 1960, de gran parte de los descubrimientos de las otras especies. El siguiente hito lo protagonizó el doctor Paul Sereno, de la Universidad de Chicago, quien en 1988 encabezó una expedición en la que hubo centenares de nuevos descubrimientos. Tres aflos más tarde un argentino, el doctor Ricardo Martínez fue quien pondría a Ischlgualasto nuevamente en la boca de todo el mundo al encontrar el Eoraptor lunensis.

Martínez repitió la hazaña en 2006, esta vez junto con Osear Alcober, al hallar los restos del Panphagia protos, el abuelo evolutivo de los gigantescos herbívoros que habitaron durante el Jurásico y Cretácico, como el patagónico Argentinosaurus, el animal más grande conocido hasta ahora. En 2000, la gran riqueza fosilífera de la región fue preservada gracias a que Ischigualasto y el Parque Nacional Talampaya, de la provincia de La Rioja, fueron declarados Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

LA LUCHA POR LA SUPERVIVENCIA
Dicen los paleontólogos que, durante el Triásico, tuvo lugar una de las más encarnizadas luche de la historia de la Tierra: en sus dos primera épocas, Inferior y Media, casi todos los nichos ecológicos terrestres estaban dominados por le protococodrilos, de gran tamaño y ferocidad Eran diferentes de los actuales cocodrilos, aunque se estima que éstos tuvieron su origen en una rama de aquellos saurios.

El más grande era, probablemente, el Saurosuchus galilei, que podía medir casi 10 metros de largo. Aparentemente, no era un gran corredor, sino más bien un cazador que acechaba a sus presas, a las que podía desgarra fácilmente con su poderosa dentadura. Y había otra gran familia de animales que compartía este espacios, la de los protomamíferos. Éstos fuero dominantes al comienzo del Triásico y declinaron tanto en número como en diversidad de especie con la aparición de los antecesores de los prole cocodrilos. En Ischigualasto están representado dos grupos de esta familia, los cinodontes y lo dicinodontes.

Los primeros están cercanamente emparentados al origen de los mamíferos y pedían ser pequeños como un ratón hasta de gran talla. Por ejemplo, el Exaeretodon frenguellü, que era omnívoro, podía medir hasta 1,50 metros y tenía una cabeza desproporcionadamente grande y robusta comparada con el cuerpo. Los dicinodontes, por su parte, eran herbívoros y se caracterizaban por poseer una especie de pico córneo cortante y una abertura en la frente que cumplía funciones sensitivas. El Ischigualastia jenseni, que podía alcanzar el tamaño de un búfalo africano, es el más grande conocido de esta familia.

Éstos eran los principales actores de la gran batalla del Triásico, sobre la que Ischigualasto tiene más información que ningún otro yacimiento del mundo. Allí se han encontrado fósiles de paleovertebrados de aproximadamente 25 géneros de animales que pertenecieron a distintos grupos. La contienda se extendió por más de 10 millones de años y las numerosas adaptaciones que fueron desarrollando los dinosaurios les permitieron, finalmente, imponerse.

Nota: La imágenes son enlazadas al sitio: Salón Hogar en el área de ciencias

Problemas Ecologicos del Mundo Clasificación

Problemas Ecológicos del Mundo

La red de relaciones alimentarias y energéticas que vincula de manera indisoluble a productores, consumidores y descomponedores en un ecosistema , se reproduce con otros protagonistas en los distintos ecosistemas distribuidos por la superficie del globo.

Problemas Ecologicos del Mundo ClasificaciónEn la base de este delicado equilibrio se encuentran los distintos tipos de relaciones que a lo largo de los siglos establecieron entre sí plantas y animales. Sin embargo, ese equilibrio natural puede romperse debido a factores externos de distinto orden que, incluso incidiendo en un único nivel de la cadena alimentaria, pueden provocar alteraciones graves y persistentes.

Una inesperada variación de las condiciones climáticas puede provocar la desaparición de la vegetación; o bien, la introducción de nuevas especies animales o vegetales llevada a cabo por el hombre puede provocar la excesiva proliferación de unas especies o la desaparición de otras.

El jacinto de agua, introducido en África por la belleza de sus flores, llegó a reproducirse con tal rapidez que infestó canales y ríos provocando su obstrucción y la consiguiente imposibilidad de la navegación y el aprovechamiento de sus aguas. La intervención indiscriminada del hombre ha sido en extremo dañina, por cuanto ha llegado incluso hasta el exterminio de especies animales a las que equivocadamente consideró competidoras.

La nutria, considerada por los pescadores una temible adversaria porque se alimentaba de peces, fue prácticamente exterminada. Más tarde el hombre se dio cuenta del efecto de reequilibrio que dicho predador ejercía sobre las poblaciones de peces.

En este caso la eliminación de una especie determinada repercutió indirectamente sobre otros seres vivos. Por lo tanto, es peligroso alterar los delicados equilibrios naturales, y toda intervención del hombre en la naturaleza debe ser extremadamente prudente. Hay un gran número de sustancias nocivas que una vez introducidas en la cadena alimentaria no pueden ser destruidas o reutilizadas dentro de los ecosistemas, y se acumulan en los seres vivos contaminando todos los organismos. Uno de los casos más notables es el de la contaminación producida por DDT, un potente insecticida que los organismos no pueden eliminar. (Ver DDT)

Ahora veremos los problemas ecológicos del mundo, que se pueden agrupar en diez categorías:

1. La del ozono, Parte del problema se resolverá con la prohibición del uso de los aerosoles y de otros artefactos elaborados con sustancias clorofluorocarbonadas. Su incidencia es tan grave que se está incrementando el cáncer de piel.

2. El efecto invernadero o aumento de la temperatura en la atmósfera terrestre como consecuencia del exagerado incremento de los procesos de combustión. Tempestades, lluvias torrenciales y granizadas son las primeras consecuencias del desequilibrio. Se corregiría limitando las emisiones industriales y evolucionando hacia vehículos movidos por energía alternativa.

3. La lluvia acida, que destruye la vida. El problema se resuelve produciendo gasolina sin plomo, combustible menos peligroso.

4. La deforestación. Su solución está en la regulación de la tala de bosques y en la recuperación de los ya talados. Esto último se debe hacer con especies nativas. De continuar el actual estado de cosas, hacia el año 2000 la mitad de los bosques del planeta habrá desaparecido.

5. Las inundaciones, desequilibrio causado por el efecto invernadero y la destrucción vegetal. Una parte de la solución está en la canalización de los cauces fluviales y en la recuperación vegetal de las cuencas hidrográficas.

6. Los residuos industriales y las aguas negras, que acaban con la vida acuática y hacen del agua un foco de enfermedades y malos olores. Las fábricas deben contar con plantas depuradoras para reducir al mínimo los efectos nocivos.

7. La extinción de la biodiversidad, como consecuencia de la caza inclemente con distintos fines. La solución se encuentra en una legislación que sancione penalmente a los causantes del problema. No más abrigos de pieles, no más animales exóticos lejos de su habitat.

8. La contaminación en todas sus formas y manifestaciones. La del aire, la del ruido, la de las basuras y la visual en las grandes ciudades. Las personas debemos desarrollar una actitud de respeto hacia el paisaje y todos sus elementos.

9. La erosión. Su solución se encuentra en la reforestación y en la conservación de la vegetación. No más madera como combustible, no más destrucción de las zonas de reserva.

10. La superpoblación y el hacinamiento en grandes ciudades. El ser humano debe tomar conciencia de que los recursos del planeta no son ilimitados: desarrollo sostenible: tómalo que quieras pero déjale a tus nietos”. En consecuencia, está obligado a procrearse de manera responsable y a entender que su modelo de desarrollo no es el más conveniente.