Formación de un Fósil

Los Pueblos Sármatas Origen,Costumbres, Cultura e Historia

Historia de los Pueblos Sármatas Origen , Costumbres y Cultura

Los Sármatas, fueron un pueblo nómada y pastor que hablaba una lengua indoirania, y que en el siglo V a.C., según los relatos del historiador griego coetáneo Heródoto, vivía entre el mar Caspio, el río Don y el mar de Azov (zona que actualmente forma parte de Rusia), en el país denominado Sarmacia. Hacia el siglo III a.C., habían sometido a los escitas de las grandes llanuras del norte del mar Negro (con quienes guardaban numerosas semejanzas), y su territorio aumentó desde el mar Báltico hasta el mar Negro y desde el río Vístula al Volga.

Los sármatas, o saurómatas, eran un pueblo nómada emparentado con los escitas. Procedían de Irán, y en el siglo v antes de Jesucristo invadieron la parte oriental de Europa y fijaron su residencia en la región situada al este del Don y que llega hasta el Volga.

Un siglo más tarde atravesaron el Don y pasaron al oeste. Unos cien años después se adueñaron de la región del Dniéper y sometieron a los escitas. En el siglo I antes de nuestra era llegaron hasta el curso inferior del Danubio, y durante la época comprendida entre 250 antes de Jesucristo y 250 de nuestra era, aproximadamente, dominaron la parte sur de Rusia.

Los sármatas eran un pueblo numeroso compuesto por diversas tribus. Los escritores clásicos que nos hablan de este pueblo nos transmitieron incorrectamente los nombres de aquéllas y se equivocaron en lo que se refiere al área que ocupaban.

samartas y marco aurelio

Delegación de sármatas frente a Marco Aurelio

El historiador griego Herodoto afirmaba que no eran de pura raza escita, sino resultado de la unión de los escitas con las amazonas. Herodoto añade que hablaban un dialecto incorrecto, y que sus mujeres, a las que incluso incitaban a tomar parte en los combates, gozaban de mucha libertad. Hipócrates, otro autor griego, clasificaba por el contrario a los sármatas dentro del grupo escita. De ello deducimos que aquéllos eran un pueblo distinto, aunque con fuertes afinidades con los escitas.

Entre los sármatas, los roxolanos fueron los primeros en ir a instalarse al oeste del Don. Después de ellos vinieron los yacigios, que avanzaron hasta el mar de Azov y ocuparon, en el siglo I de nuestra era, el llano que se extiende entre los ríos Don y Tisza, donde se hicieron llamar yacigios metanastai.

Un tercer grupo, los alanos sármatas, resultado del cruce entre los siracos y los adorsos fue mencionado por primera vez por un general chino en la reseña de su viaje. Los alanos sármatas vivían en las estepas que rodean el mar de Aral y el Caspio. De allí se dirigieron a la parte oriental de Europa, llegando finalmente al Don.

Pertenecen también al grupo sármata   los   marcomanos,   que combatieron a menudo contra los romanos (durante el reinado de los emperadores Augusto, Nerón y Marco Aurelio, entre otros). Finalmente, los sármatas fueron parcialmente rechazados por los hunos y obligados a replegarse hasta el Cáucaso. Los restantes, durante su emigración en masa, llegaron a África, donde fueron exterminados.

El país en el cual habitaron (la región al este del Vístula y del Dniéster) fue llamado Sarmacia por los romanos, y es la denominación latina de la actual Polonia.

Como los sármatas procedían de Oriente, vestían al modo oriental o, más exactamente, al modo persa. Adornaban sus vestidos con pequeñas placas de metal, de plata u oro. Utilizaban también hebillas, y, a partir del siglo n, se puso de moda la hebilla de clavillo que habían introducido en toda el área de Asia Menor en la que se hablaba el griego.

Apreciaban igualmente los adornos de esmalte o de filigrana (objetos confeccionados con hilo de oro o plata). Cuatro sepulturas yacigias del siglo ni descubiertas en Hungría nos indican que los sármatas realizaban sacrificios humanos; también enterraban diversos objetos junto con los muertos.

En las tumbas, al lado del carro fúnebre, se encontraron guarniciones y otras piezas, casi siempre de plata y hierro, y también, aunque no tan a menudo, de bronce o de oro.

En la época de la dominación sármata la prosperidad de Rusia meridional se vino abajo. La economía ganadera sarmática suplantó a la economía agrícola escita. Los sármatas eran, en efecto, pastores nómadas que criaban ganado y caballos exclusivamente para el uso de la tribu. Usaban los carros como viviendas, y la ciudad o cualquier otro tipo de establecimiento permanente era desconocido entre ellos.

Los sármatas eran un pueblo belicoso. El arma que más utilizaban era la espada corta, que según parece copiaron de los alanos. En tiempos del imperio romano aparecieron las espadas de hierro, largas o cortas, provistas de un pomo redondo adornado o formado por cabujones.

A partir del siglo II antes de Jesucristo emplearon también largas flechas con la punta de hierro y tres aletas. Otras armas de uso frecuente fueron la lanza, la azagaya y el lazo. Raramente utilizaron hachas de guerra. Para protegerse, los guerreros sármatas llevaban unos cascos redondos o acabados en punta, hechos generalmente de hierro o con cuero de buey.

En el siglo II apareció la coraza. Los sármatas se especializaron principalmente en la guerra de guerrillas. Su caballería era excelente y constituía la base de su poder militar. A la muerte de un caballero le enterraban junto con los arneses de su montura, e incluían las grandes espuelas de oro y plata.

La población sármata del sur de Rusia se dedicaba también al comercio y a la industria. Fabricaba artículos de cerámica, especialmente unas vasijas esféricas; por ello se encontró en las sepulturas toda clase de utensilios de bronce y de cerámica.

Los sármatas mantuvieron continuamente relaciones comerciales con numerosas comarcas. Durante el primer período de la dominación sármata en  Rusia importaron  de  Persia numerosos productos. Más adelante adquirieron gran cantidad de artículos en las colonias griegas del mar Negro, y las importaciones de Persia fueron disminuyendo progresivamente.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

 

La Autoecología: Concepto y Breve Descripción de su Alcance

La Autoecología: Concepto y Breve Descripción de su Alcance

ecologiaSOBRE LA ECOLOGÍA: Durante siglos se separó a la zoología de la botánica y aun se llegó a crear subdivisiones en cada una de estas ciencias.

En zoología, por ejemplo, se echó mano de la etiología (ciencia del comportamiento), la sistemática (que se ocupa de la clasificación), la anatomía, la fisiología, la bioquímica, etcétera, las cuales se han ido aislando paulatinamente en la medida en que el conocimiento se hacía más profundo en cada una de ellas.

Hasta tal punto que es posible decir que, en la actualidad, los especialistas en las diversas disciplinas se han convertido en extraños entre sí, puesto que el conocimiento perfecto de cada una de ellas no permite un estudio detallado de las demás.

La ecología, en cambio, trata de superar toda barrera, para alcanzar el ideal de una visión global de la vida. Por ejemplo: en vez de estudiar el esqueleto del topo a la manera de los anatomistas —limitándose a ello—, trata de conocer en qué medida la estructura de los huesos corresponde a su modo de vida subterráneo. E intenta actuar de modo similar en cuanto se refiere a los órganos de los sentidos, la calidad del pelaje y la forma del cuerpo. En una palabra, trata de explicar, al mismo tiempo, su morfología interna y la externa, su fisiología, en relación con los hábitos y con el medio (la tierra) en el cual se desenvuelve su existencia.

En consecuencia, estudia la importancia que puedan adquirir las sensaciones táctiles y las exigencias del animal en cuanto concierne a la naturaleza del terreno; tampoco deja de lado la consideración de sus enemigos, naturales o no, la influencia que puedan tener en su desarrollo o la abundancia de los mismos, la importancia de los modos culturales bajo el subsuelo, e, igualmente, trata de saber si existen parásitos (externos o internos) capaces de influir en la mortalidad de la especie. Además, el estudio de su régimen alimentario es para el ecólogo uno de los medios a su alcance para lograr una mejor comprensión del papel que asume el topo en el subsuelo.

El ecólogo, pues, a efectos de conocer a fondo a un solo animal, es preciso que se transforme, simultáneamente, en mamalólogo, pedólogo, ornitólogo, botánico, entomólogo, climatólogo, geólogo, etiólogo, parasitólogo, geógrafos y…

En otras palabras, un verdadero ecólogo debiera ser, fundamentalmente, un supersabio con conocimientos detallados en gran cantidad de ciencias para poder tener en cuenta todas las influencias que se ejercen sobre el animal o la planta objeto de su estudio.

Es evidente que resulta imposible alcanzar este ideal. Por otra parte, la mayoría de los ecólogos tiene una especialidad: son mamalólogos, oceanógrafos, botánicos o herpetólogos. Pero, si pretenden, además, ser ecólogos, no poseyendo conocimientos muy amplios en las restantes ciencias naturales, por lo menos tienen que tener amplitud de miras. Por supuesto, que si el ecólogo es un especialista en botánica, podrá enfrentarse con problemas de mamalogía. Todo esto indica que la ecología no es una ciencia fácil, aunque lo parezca, y esto es una cualidad propia de todas las síntesis.

LAS GRANDES DIVISIONES DE LA ECOLOGÍA
Puesto que la ecología es una ciencia de síntesis, sería erróneo separar el estudio de los animales y de los vegetales. En efecto, ambos grupos están absolutamente relacionados entre sí y no es posible imaginar que puedan subsistir separados; por lo tanto, los trataremos simultáneamente.

Schrbter, en 1896, introdujo el término autoecología, con el cual aludía a la rama de la ecología que trata de los factores del ambiente sobre el animal o la planta, especialmente sobre el representante de una determinada especie.

En 1902, el mismo autor introdujo la variante de la sinecología, que es el estudio de las comunidades naturales que forman todos los animales y todas las plantas.

Es decir, si tomamos como ejemplo a un insecto, en vez de estudiar aisladamente la influencia que sobre él como ser aislado, puedan tener la temperatura, la intensidad lumínica o de humedad, la sinecología estudia la porción del mundo viviente en la cual vive y de la cual depende íntimamente, por ejemplo los restantes animales y vegetales de la selva en la cual se desarrolla su existencia.

Tenemos, así, dos grandes ramas de la ecología, pero es preciso no perder de vista el carácter artificioso de tal división. Sin embargo, se suele estudiar la ecología de acuerdo con esta división. Pero ella no tiene valor absoluto y podría encararse la ecología, muy lícitamente, desde el punto de vista de la reproducción, de las migraciones o de la alimentación, y aún de muchas maneras más.

DESCRIPCIÓN DE LA AUTOECOLOGÍA:

El ámbito en el cual viven los animales y las plantas sobre la superficie del globo terrestre se denomina biosfera. Esta se divide en: atmósfera, que alcanza una altura de aproximadamente 15.000 m, el suelo (litosfera) con una profundidad de algunas decenas de metros; las aguas dulces y marinas (hidrosfera), con una profundidad de menos de 1.000 metros. Dentro de estos límites viven 1.500.000 de especies animales y 350.000 vegetales conocidos.

La autoecología trata de conocer las influencias del medio ambiente que actúan sobre todos estos seres vivientes. Tales influencias son de dos tipos: físicas (o abióticas: luz, temperatura, factores atmosféricos, etc.) y factores bióticos (entendiéndose por éstos todos los restantes seres vivos que se encuentran en relación con la especie estudiada).

Todas las plantas y los animales están adaptados a condiciones de vida bien definidas, a pesar de que las apariencias puedan, a veces, hacernos creer lo contrario (como en el caso de los animales o las plantas denominadas “ubicuas”, los cuales se encuentran en vastas extensiones del globo, y que sólo tienen exigencias menos estrictas que la mayoría de los restantes).

De acuerdo con esto, cada ser vivo ocupa, pues, un espacio en el cual encuentra la satisfacción de sus necesidades. Este espacio se llama biotopo (de bios, vida, y topos, lugar) o habitat. También se emplea el término más general de “medio” que, si bien es bastante impreciso, tiene la ventaja de ser mucho más comprensible.

Pero el animal sólo ocupa una parte del biotopo en el cual vive. Por ejemplo: el biotopo del jabalí es el bosque ocupando de éste solamente el suelo, es decir, sólo una parte del biotopo.

Las exigencias de los animales y de las plantas varían según las especies. Tomemos como ejemplo de biotopo el bosque y dos de los insectos que lo habitan, el Cerambyx cerdo, coleóptero, que su larva roe la madera del roble, y la mariposa, cuyas larvas convierten a sus hojas en finos encajes.

Para el primero, lo más importante es la presencia de árboles viejos y debilitados o enfermos, en los cuales su larva podrá vivir tres años, mientras que para la mariposa, por el contrario, lo más importante es que exista un buen follaje, del cual podrán alimentarse sus larvas, y, principalmente, asegurarse un clima primaveral, pues la subsistencia de la oruga depende especialmente de la temperatura y de la pluviosidad en el momento en que salen del huevo.

Por último, hay que considerar que cada animal se diferencia de los demás por su capacidad de resistencia a las condiciones desfavorables y que su existencia transcurre, generalmente, dentro de límites extremadamente precisos. Lo mismo ocurre con las plantas: por ejemplo, en algunas regiones el olivo sólo prospera en zonas de clima típicamente mediterráneo, mientras que otras especies aceptan condiciones climáticas extremas.

El mayor interés de la autoecología reside, pues, en darnos a conocer las posibilidades de adaptación de los seres vivientes al medio en el cual viven y las necesidades de los mismos.

La observación superficial no brinda más que datos generales al respecto, pero si se trata de conocer sus necesidades calificativas y cuantitativas de nutrición, su comportamiento social, los depredadores (animales a los cualessirven de alimento) que pueden atacarlos, así como su influencia sobre la vegetación y los otros animales, etc., se obtienen informaciones mucho más precisas. Y éstas son de primordial importancia, cuando hay que aclimatar especies animales o vegetales en.regiones en las cuales no existen normalmente.

En la actualidad, se incrementa cada vez más la lucha contra los insectos exterminadores de los cultivos, para lo cual se tiende cada vez más a echar mano de enemigos naturales, en vez de los tradicionales productos químicos, cuyos efectos no son siempre demasiado felices. Pero, si se pretende lograr una aclimatación perfecta, sin riesgo de que el insecto se .convierta, a su vez, en depredador, es preciso efectuar previamente un estudio muy detallado de su ecología (autoecología y sinecología).

Por ignorancia, el hombre introdujo (y trata de introducir) especies cuyas características de vida desconoce, las cuales, o no se aclimatan o terminan por pulular y causar serios daños, en tanto que se esperaba de su presencia precisamente lo contrario (la mangosta, que se introdujo en las Antillas para destruir las ratas, hizo presa, también, de las aves de corral y de las salvajes).

Tampoco es posible aclimatar una especie vegetal si no se conoce a la perfección el ambiente en el cual se desarrolla y se lo compara con el que se pretende aclimatarla. Sin embargo, en ambos casos, sólo al cabo de algunos años es posible decir si una especie ha encontrado su ambiente en el nuevo medio al cual ha sido trasladada. Y, de hecho, las consecuencias de su llegada pueden no aparecer más que al cabo de una cantidad considerable de años —diez o quince—.

En general, es reducida, comparativamente, la cantidad de especies que puedan introducirse en otros climas que, de hecho, hayan acabado por aclimatarse decididamente. Y, aun en este caso, hay que tener en cuenta el daño que hayan podido producir en la flora o la fauna vernáculas.

Para advertir todas las influencias externas a las cuales  se ve sometido un animal o una planta en su propio medio,es necesario echar mano de métodos muy precisos, especialmente cuando se trata de valorar los factores físicos. El ecólogo debe tener a su alcance, en consecuencia, todo el equipo de un climatólogo (pluviómetro, termómetro, anemómetro, higrómetro, etc.).

Fuente Consultada:¿Que es la Ecologia? Colección Temas Básicos Miche Cuisin Editorial Abril

La Edad del Bronce Consecuencias en el Arte y la Guerra

LA EDAD DEL BRONCE: NUEVAS TÉCNICAS , ARMAS Y ARTE

Esta metalurgia nace cerca de la actual meseta de Armenia, para extenderse rápidamente hacia Oriente y Occidente. Las gran riqueza minera del oeste se hace velozmente conocida. Desde las “cunas de la cultura” -Mesopotamia y Egipto– no tardan en llegar contingentes de colonizadores prehistóricos.

La isla de Chipre, las llanuras de Alemania y los territorios británicos (estos últimos colmados del preciado estaño) se hicieron muy pronto tan importantes que sus tribus primitivas fueron reemplazadas por pueblos mucho más avanzados. .. .Nueve partes de cobre .. .una de estaño.

He aquí la fórmula más acabada que se empleo en los antiguos talleres de fundición, no sin antes haber pasado por una etapa de interminables pruebas, seguidas de otros tantos fracasos. Con esta aleación “mágica” que da por resultado el bronce, vinieron muchos adelantos, pero también se hizo más terrible aún uno de los peores flagelos de la humanidad: la guerra.

Las hachas se perfeccionaron haciéndose armas mortíferas en manos de sus poseedores. Ya no se trataba de emprenderla a los golpes con el enemigo. Ahora una sola estocada de espada o hacha terminaba la pelea en cinco segundos. Quedaban menos prisioneros y más cuerpos sin vida tendidos en el campo de batalla.

En los túmulos, cajones de piedra enterrados en una loma –las tumbas de la época-, se lian descubierto las armas, los cascos y otros utensilios de aquellos guerreros incansables. En ese tiempo también se generalizó el uso de los caballos y los carros, lo que trajo como consecuencia el desarrollo de los caminos -algunos de ellos, base de rutas trazadas en la actualidad- y, en definitiva, del comercio en general. Este último permitió la comunicación entre las ciudades y la expansión de la cultura.

Los objetos comerciales fueron las alhajas –jade y pedrería– y las armas. Al hablar de Edad del Bronce usamos un concepto cronológico que sólo tiene valor local.   Mientras que el uso de éste aleación por las culturas que poblaron la Mesopotamia asiática en la Antigüedad data de varios milenios, en Japón recién se introdujo el bronce unos cuatro siglos antes de nuestra era y hay tribus australianas, amazónicas y africanas que tomaron contacto con los aviones de los occidentales antes que con el bronce.

De ellos se puede decir que saltaron del Megalítico a la Era Espacial. Por tanto, cuando se hable de la Edad del Bronce de un pueblo determinado, es aconsejable precisar algo más la cronología, tomando como referencia hechos culturales coetáneos de otras civilizaciones.

Pero no fue solamente en el campo bélico donde la aparición del bronce transformó la ida de aquellos pueblos que, trabajosamente, habían descubierto los secretos de la preparación, del moldeo y del cincelado a esta aleación. En  efecto, el nuevo material permitió al hombre de aquellos tiempos producir objetos artísticos menos frágiles y más elaborados.

arte en la edad e bronce

El descubrimiento de los metales sumó nuevos y variados útiles y objetos artísticos a ios ya realizados con las antiguas técnicas y materiales.

La variedad de dichas creaciones plásticas es sorprendente y prueba de la nobleza del material es que lo adoptaron las más diversas culturas. Su uso en el campo artístico se conservó hasta épocas muy posteriores a la aparición del hierro, metal que por su mayor dureza poco tardó en reemplazar al bronce en la fabricación de armas.

Entre las piezas ornamentales de bronce mejor logradas se cuentan algunas estatuillas provenientes de las estepas euroasiáticas que representan combates de animales, unas pocas de las cuales han llegado hasta nuestras manos y se conservan en los grandes museos del mundo.

Otro campo en el que el bronce aun no ha sido desplazado por otros metales es la ya milenaria técnica de la fabricación de campanas. Todavía quedan artesanos en el Viejo Mundo que, aprovechando la experiencia acumulada por varias generaciones de antepasados -en la mayoría de los casos los secretos de estas artesanías se fueron transmitiendo de padres a hijos dentro de una misma familia-, siguen fabricando gigantescas campanas de
bronce, algunas de las cuales llegan a pesar varias toneladas.

También los grandes escultores siguen mostrando una marcada preferencia por el bronce, material que resiste muy bien los efectos de la intemperie y que tiene consistencia suficiente como para permitir hacer gitantescas estatuas huecas.

El punto de funsión relativamente bajo de esta aleación permite trabajarla con sencillos métodos artesanales, aun tratándose de piezas de grandes dimensiones. Si a lo antedicho se suman las nuevas aplicaciones que día tras día se dan al bronce, cuyas propiedades se fueron modificando mediante al agregado de otros metales a la aleación (el llamado bronce Admiralty, por ejemplo, que se usa en las construcciones navales porque el agua de mar no lo corroe, está compuesto por un 70% de cobre, un 29% de cinc y apenas un 1% de estaño), es fácil comprender que a los arqueólogos e historiadores del futuro les resultará tan difícil precisar la fecha del comienzo de la Era del Bronce como la de su fin.

LA Edad del bronce

Las nuevas técnicas no se emplearon solamente con fines pacíficos. El perfeccionamiento de las armas hizo que, a partir de entonces, las guerras fueran cada vez más cruentas y dirigidas a la total exterminación del enemigo.

EL SECRETO DE LOS CHINOS

Cuando empezaron a llegar a manos de los historiadores y arqueólogos occidentales antiquísimas estatuillas y objetos ornamentales de bronce hechos por los chinos se planteó un interrogante al que por muchas décadas no se pudo dar una respuesta satisfactoria: ¿como habían logrado aquellos artesanos fundir piezas tan complicadas? A través del análisis de las tradiciones orales y escritas de aquellos pueblos, se descubrió finalmente el secreto.

El artista hacía primero un modelo en cera de la pieza a fundir, con todos los detalles tanto estructurales como decorativos. Luego la recubría con un barro arcilloso que, al secarse, formaba un molde herméticamente cerrado, con excepción de unos pocos conductos que se hacían introduciendo, antes que el barro fraguara, delgadas varillas que atravesaban la pared del molde.

Calentando fuertemente éste, la cera que estaba en el interior se fundía y escapaba por los conductos, de los que previamentese habían retirado las varillas. Por esos mismos conductos se vertía finalmente el bronce fundido y, una vez que se enfriaba la pieza, se rompía el molde para sacarla.

Esta ingeniosa técnica concebida en plena Edad del Bronce fue readaptada en los últimos años por la industria metalúrgica para producir directamente por fundición piezas que, cuando se las fundía por los métodos convencionales, requerían un largo y costoso proceso de maquinado para darles sus formas definitivas.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°8 Edit. Cuántica

Primeros Mamíferos que Habitaron la Tierra Mamut Tigre Dinoterio

GRANDES Y PODEROSOS MAMÍFEROS QUE POBLARON EL PLANETA

Al finalizar la era secundaria, dos clases totalmente diferentes de animales —pájaros y mamíferos— evolucionaban lentamente. En las primeras etapas de su desarrollo, estos animales parecen haber sido insignificantes, comparados con los enormes saurios qué los rodeaban, pero ya presentaban notables adelantos respecto a sus gigantescos vecinos.

Tenían su cuerpo cubierto de plumas o pelos que les servían de protección contra las temperaturas extremas. Eran de sangre caliente, lo que significa que la temperatura del cuerpo se regulaba por sí misma y era casi invariable (homotermos) en lugar de depender enteramente de los cambios ambientales. Aquellos que eran ovíparos (como todas las aves y algunos pocos mamíferos, tal el ornitorrinco y el equidna que aun hoy existen), cuidaban más de sus huevos y de sus pequeños que los demás reptiles.

Posiblemente algunos de aquellos mamíferos hayan comenzado entonces a ser vivíparos. (Vivíparo, animal cuya modalidad de reproducción incluye el desarrollo del embrión dentro de la madre y la conexión anatómica entre ambos)

mamiferos ornitorrinco y aquidna

El fin de la era secundaria o mesozoica se destacó no sólo por enormes movimientos de la corteza terrestre, que motivaron la aparición de nuevas cadenas montañosas y modificaciones drásticas en la forma de continentes y océanos, sino también por grandes cambios climáticos.

El calor tropical, que reinó tanto tiempo sobre la mayor parte de la superficie terrestre, comenzó a ceder y a dar lugar a un clima más riguroso y fresco.

Bajo estas nuevas condiciones, los reptiles pecilotermos (de sangre fría) disminuyeron rápidamente en número, mientras que se multiplicaron los pájaros y mamíferos, por su sangre caliente.

Otra circunstancia que pudo haber jugado un papel importante en dar fin a la era de los monstruos, es que algunos mamíferos se alimentaban de huevos y posiblemente no habrán tenido  mucha   dificultad  en  devorar  los   de  los
grandes lagartos.

También el hecho de que los saurios hayan poseído cabeza tan pequeña, puede haber contribuido a su desaparición. Pero, cualesquiera sean las razones, los testimonios de las rocas demuestran que los grandes dinosaurios, que han constituido la forma de vida predominante durante 100 millones de años, desaparecieron con relativa rapidez. Así, durante la era terciaria, los mamíferos se convirtieron en los nuevos dueños de la tierra, creciendo fabulosamente en número, variedad y tamaño.

A principios del siglo XIX, se encontró un cráneo completo de un enorme mamífero prehistórico, no muy lejos de las orillas del Rin, cerca de Francfort. Tenía dos colmillos, que originariamente habrán sido de alrededor de 2 metros de largo, que provenían de su mandíbula inferior, y la forma de las ventanas nasales indica que su poseedor debe haber tenido una trompa.

Este mamífero, al que se le dio el nombre de Deinotherium giganteum, tenía una altura mayor que el elefante africano, el animal terrestre más grande que hoy existe. A pesar de que fue sin duda un pariente de los elefantes de hoy, difería de éstos, por lo menos, en dos aspectos, además del tamaño. Los colmillos (incisivos) de los elefantes actuales están insertados en la mandíbula superior, y, por otra parte, a diferencia del dinoterio, no poseen cuerpo cubierto de pelos.

Por mucho tiempo se creyó que el dinoterio debe haber sido el mamífero primitivo de mayor tamaño. Pero, en 1922, se halló el cráneo de un animal mucho más grande, en Asia Central. Fue llamado baluchiterio; era semejante al rinoceronte, pero de mayores dimensiones, con su cabeza parecida a la de un tapir que se elevaba unos 6 metros sobre el suelo.

primeros mamiferos del planeta

Había muchos otros mamíferos grandes, que se han extinguido, seres semejantes a enormes búfalos, parientes cercanos de los que hoy pastan tranquilamente por los campos: el mamut, una bestia peluda, de colmillos curvos, más cercana al elefante que al dinoterio, y el terrible tigre de dientes de sable, el esmilodonte o smilodon.

tigre diente de sable

Pero algunos de estos animales aún vivían cuando un nuevo ser, el hombre, apareció sobre la tierra, a la que dominaría tan pronto.

mamut

Mamut, es el nombre común de diversas especies de mamíferos extintos que pertenecían a la familia de los elefantes. Los mamuts tenían unos colmillos curvados y tan largos que alcanzaban una longitud de casi 3,2 metros. Contaban con una cubierta velluda formada por un pelo espeso y largo con una capa inferior de lana tupida. Además, por debajo de una capa de grasa aislante, tenían una piel muy gruesa. También se caracterizaban por poseer una joroba prominente en el lomo. Vivían en climas fríos, moviéndose hacia el Norte a medida que retrocedían los glaciares de la última glaciación.

Ver: Extinción de la Megafauna

Fuente Consultada:
El Mundo y el Tiempo Tomo III Primeros y Poderosos Mamíferos Globerama Edit. CODEX

Historia de los Materiales Naturales Usados Por El Hombre

HISTORIA DE LOS MATERIALES NATURALES MAS USADOS POR EL HOMBRE

La naturaleza siempre ha suministrado al hombre abundancia de materiales, pero rara vez en forma inmediatamente adecuada a sus necesidades. A los materiales de la naturaleza, el hombre ha tenido que agregar su propio trabajo y su propia inventiva para obtener precisamente lo que necesitaba. Desde tiempos muy remotos, el hombre ha hecho uso no sólo de las plantas y los animales, sino también de elementos no vivientes del mundo que lo rodea: piedras, arcilla y arena de la superficie terrestre; pedernal, carbón y metales de la profundidad de la tierra.

La arcilla es de poca utilidad, a menos que el hombre pueda modelarla y cocerla y transformarla en vasijas duraderas o en ladrillos. No es mucho lo que el hombre pudo hacer con una piedra, excepto arrojarla para cazar algún pequeño animal, hasta que aprendió a romperla, para hacerle un borde filoso, como el de un cuchillo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

Ni siquiera los miles de plantas y animales diferentes pudieron proveer al hombre cumplidamente de comida hasta que aprendió bastante acerca de ellos: cómo seleccionar las plantas que necesita y cómo cultivarlas precisamente donde las necesita; cómo procurarse y cómo alimentar a los animales que pueden ayudarle, y cómo sacar de ellos un mayor provecho.

tejedor en el neolitico

El hombre utiliza una de los cientos de plantas que cultiva —lino— y uno de las docenas
de animales que ha domesticado —la vaca—.

El hombre ha cultivado el lino y cuidado vacas desde el período neolítico. De lino el hombre saca tres cosas: alimento para el ganado, aceite, que puede mezclar con varios pigmentos para hacer pinturas, e hilo. Puede no haber sido necesario ingenio alguno para usar la paja del lino como forraje, porque debe suponerse que el ganado hambriento lo consumía espontáneamente. Pero debe haber demandado gran ingenio descubrir cómo transformar los productos de desecho del lino en duras tortas, que pueden ser conservadas hasta el invierno, cuando los pastos son pobres. Obtener aceite del lino demandó la creación de cierto tipo de prensa, y transformar el lino en una tela, destreza en varias artesanías, incluyendo el hilado y el tejido.

Cuando el hombre por primera vez cuidó vacas es dudoso que haya obtenido leche de ellas, porque el ganado que vive en estado salvaje generalmente produce sólo lo suficiente para alimentar a sus terneros. De manera que debieron pasar muchos siglos de cuidados hasta que los primitivos granjeros comenzaran a obtener leche en abundancia. Muchos más debieron pasar hasta que aprendieran a hacer y conservar manteca y queso. Y la leche se ha usado para hacer helados sólo durante los últimos dos o tres siglos, lo que constituyó un lujo, hasta que, en los últimos 50 años años, se divulgaron las heladeras y aquéllos pasaron a ser un alimento habitual.

vaca en antiguo egipto

Ciertamente el hombre usó pieles de animales para hacer su vestimenta y para cubrir sus refugios ya en el Paleolítico, pero el arte de hacer cuero suave, limpio y flexible se ha perfeccionado solamente en tiempos civilizados.

Tal vez el ejemplo más notable de la habilidad del hombre para transformar materias primas es la manera de utilizar las selvas que le ofrece la naturaleza. Los grandes bosques nórdicos, que se extienden a través del Canadá, la Unión Soviética y grandes áreas de Finlandia y Escandinavia cubren casi diez millones de kilometros cuadrados de tierra. Los bosques tropicales cubren enormes áreas del Brasil, África Central e Indonesia.

Durante muchos miles de años el hombre usó la vasta provisión de madera del mundo para combustible, muebles y construcciones. Actualmente, con el carbón, el gas, el petróleo, la electricidad y la energía atómica a su disposición, el hombre quema relativamente poca madera. Con el transcurso de los siglos, a medida que se ampliaba el número de nuevos materiales, la madera jugaba cada vez un papel menor en la construcción. Aun en la fabricación de muebles la madera, en cierto modo, ha dejado su lugar a los metales y a los materiales plásticos.

uso madera en la antiguedad

Sin embargo, aunque algunos de los antiguos usos de la madera están declinando, el hombre, en realidad, utiliza los bosques actualmente más que lo hizo nunca en el pasado. Cada año muchos millones de toneladas de pulpa de madera se usan en la industria química, en la producción de varios productos celulósicos, incluyendo celuloide, rayón, plásticos, explosivos, adhesivos y barnices.

Además la madera nos provee de considerables cantidades de azúcar, glicerina, ácidos grasos y alcohol. Los corchos hechos de corteza de alcornoque; trementina, que es, la resina oleosa de los pinos; madera terciada, chapas y fósforos provenientes de árboles de distintas clases. Todas las otras figuras están dedicadas a la fabricación del papel. El volumen de esta industria se ha multiplicado cientos de veces en el siglo pasado.

El arte de hacer papel comenzó hace casi 2.000 años en la China y el material principal usado entonces eran los trapos, que se empapaban en agua durante un largo período, y luego se convertían en pulpa. El secreto de la fabricación del papel se extendió a Bagdad, durante el tiempo del gran imperio árabe, y de aquí a España y el resto del mundo occidental.

uso del papel en china antigua

Durante varios siglos los trapos fueron la principal materia prima para su fabricación, pero hoy en su mayor parte nuestro papel, y prácticamente todo el usado en la producción de periódicos y revistas, se hace de pulpa de madera, a menudo mezclada con cantidades relativamente pequeñas de caolín y otras substancias. Los molinos papeleros generalmente se construyen cerca de corrientes de agua, de modo que la madera de allende los mares pueda traerse por barco directamente hasta sus puertas.

Los países productores de papel más importantes son Canadá y los Estados Unidos, que, juntos, producen las dos terceras partes de la provisión mundial. Luego siguen Finlandia,  y Japón.

Otro material muy utilizado para telas, fue la seda natural, de origen oriental. Según la tradición china, la seda se descubrió en el año 2640 a C., en el jardín del emperador Huang Ti. De acuerdo con la leyenda. Huang Ti pidió a su esposa Xi L.ingshi que averiguara qué estaba acabando con sus plantas de morera. La mujer descubrió que eran unos gusanos blancos que producían capullos brillantes. Al dejar caer accidentalmente un capullo en agua tibia, Xi Lingshi advirtió que podía descomponerlo en un Fino filamento y enrollar éste en un carrete. Había descubierto cómo hacer la seda, secreto que mantuvieron bien guardado los chinos durante los siguientes 2000 años. La ley imperial decretó que todo aquel que lo revelara sería torturado hasta morir.

Hay un producto sumamente importante en las selvas tropicales del cual nada sabían los europeos hasta que Cristóbal Colón regresó de su segundo viaje al Nuevo Mundo: el caucho. Ciertas tribus indígenas de la América ecuatorial hacía mucho que sabían extraer el líquido pegajoso que nosotros llamamos látex de la cauchera o hevea.

Se dice que algunos indios extendían el látex sobre la planta de sus pies y lo dejaban endurecer, fabricando de este modo las” primeras suelas de goma.

Durante casi dos siglos y medio los europeos poco se interesaron por el nuevo material. Luego dos franceses publicaron un tratado acerca del caucho, en el cual le daban el nombre de caoche, de dos palabras peruanas que significan “madera que fluye”.

Desde 1750 hasta hace unos 50 años el caucho se recolectaba exclusivamente en Brasil. Los “seringueros” o caucheros penetraban en las selvas en compañía de nativos, hacían incisiones en las plantas de hevea, calentaban el látex sobre el fuego, formaban grandes bolas y las embarcaban en el puerto de Manaos, a orillas del Amazonas.

Durante el siglo XVIII dos franceses, Hérissant y Maquer, hallaron la manera de disolver el caucho en trementina y éter, y un inglés, Samuel Peel, descubrió cómo usar esa solución para impermeabilizar. En 1823, un escocés, Carlos Mackintosh, fabricó una substancia impermeable mejor con caucho tratado con benzol y empezó a producir abrigos impermeables en gran escala. Aún más importante es que ideó un proceso por el cual el látex puede ser mantenido en estado líquido durante largos períodos. Así el caucho puede ser convenientemente exportado en tanques adonde se necesite.

Un norteamericano, llamado Carlos Goodyear  descubrió cómo dar más dureza y resistencia a la goma, calentándola con azufre y varios productos químicos, proceso al que llamamos vulcanización. En esta etapa, se había aprendido muchísimo acerca de la manera de preparar el caucho, pero aún no se había hallado su aplicación en gran escala.

Mas el ciclismo y el automovilismo iban a surgir y los caminos aún eran deficientes. En 1888, un escocés, Juan Boyd Dunlop, patentó la primera cubierta neumática de goma de resultado satisfactorio, y desde entonces la demanda del caucho aumenta sin cesar.

Uso del algodon en la antiguedadLos hombres civilizados usaron el algodón mucho antes de enterarse de la existencia del caucho. Efectivamente, telas hechas con aquél existieron en la India antes de Cristo. Sin embargo, hasta hace dos siglos estas telas eran un lujo que relativamente poca gente podia permitirse.Tres cosas fueron necesarias para abaratar el algodón: áreas más extensas de cultivo, métodos más rápidos de separación de las semillas de la borra o pelusa que las rodea y mejores métodos de hilado y tejido.

Hasta florecer, la planta del algodón necesita un clima cálido y gran cantidad de lluvia. Una vez que las flores han caido y sus vainas fibrosas se han formado, necesita calor y tiempo seco. De modo que las zonas donde se desarrolla bien son limitadas. Pero durante los siglos XVII y XVIII una extensa región ideal para su cultivo se halló en el sudeste de los Estados Unidos.

La inmensa cantidad de mano de obra requerida para separar las semillas de la borra fue suministrada por los esclavos negros traídos a América, desde la costa occidental de África.

Mientras tanto, los refugiados protestantes de Flandes, muchos de los cuales eran hábiles obreros del algodón, se habían establecido en las regiones donde, desde antiguo, se tejía la lana de Inglaterra. Pronto Lancashire se convirtió en el centro manufacturero de algodón más importante del mundo, y allí constantemente se inventaban nuevas técnicas.

Otro material que ha jugado un rol importante en la vida del hombre fue en carbón, un combustible sólido de origen vegetal. En eras geológicas remotas, y sobre todo en el periodo carbonífero (que comenzó hace 362,5 millones de años), grandes extensiones del planeta estaban cubiertas por una vegetación abundantísima que crecía en pantanos, que mediante un proceso natural de movimientos y presiones durante millones de años se transformó en un combustible vital para la sociedad. Existen diferentes tipos de carbón que se clasifican según su contenido de carbono fijo: turba, lignito, antracita, grafito, etc. y todos han tenido utilidad. (Ampliar: carbón)

A mediados del siglo XVIII, sir Ricardo Arkwright (imagen abajo) inventó un nuevo aparato de hilar que se podía accionar hidráulicamente, y poco después, Jacobo Hargreaves y Samuel Crompton produjeron aún mejores máquinas de múltiples husos. A los pocos años, Edmundo Cartwright inventó un nuevo telar movido por energía hidráulica.

Richard Arkwright (1732-1792), inventor

De modo que hacia los comienzos del siglo XIX Lancashire estaba en condiciones de elaborar más algodón del que América podía cultivar. Lo único que detenía la producción era el hecho de que las semillas todavía debían separarse a mano de la borra, y por más intensamente que un esclavo trabajase no podía preparar más que unos pocos kilogramos de algodón en una semana entera.

Más aún, los días de la esclavitud ya estaban contados. En 1833 terminó en todas las partes del Imperio británico y en 1865 cesó en toda América.

Por este tiempo Eli Whitney había inventado su famosa desmotadora. Trabajando con ella un hombre podía preparar más algodón en una hora que antes en varios días. Desde entonces las plantaciones de algodón crecieron rápidamente en América. Sin embargo, la demanda fue tal, que se convirtieron en regiones algodoneras muchas tierras de la India, Egipto, Nigeria, Sudán y el Congo.

Al tejer, miles de hilos se colocan paralelamente entre sí en un gran marco, para formar la urdimbre de la tela. Un eje, colocado detrás del telar, gira lentamente, dividiendo estos hilos en dos o más capas, que suben y bajan alternadamente. Una lanzadera que arrastra un hilo pasa entre las capas a cada movimiento y así los nuevos hilos, que constituyen la trama, se entrelazan con los de la urdimbre y queda formada la tela.

Gran Bretaña ya no ocupa el supremo lugar en la manufactura del algodón. Otros países europeos producen, en conjunto, tres veces más tejidos de algodón que Gran Bretaña, mientras que los Estados Unidos y el Japón son también grandes productores de los mismos.

Respecto a los metales, muy pocos metales se encuentran en la naturaleza en estado puro o casi puro. Fue sólo cuando el hombre aprendió a hacer fuego y construir fraguas cuando pudo extraer cobre, estaño y hierro de sus minerales. De manera que en los primeros tiempos todos los metales eran escasos, y, en sentido muy real, todos los metales eran preciosos. Pero durante varios miles de años la gente civilizada en todas partes ha considerado dos metales —el oro y la plata— como especialmente preciosos, en parte por su escasez y en parte porque pueden ser labrados y transformados en adornos hermosos. Y precisamente porque se los ha considerado así, el oro y la plata han jugado un papel importante en la historia del hombre.

La forma más primitiva del comercio era por trueque o directo intercambio de mercaderías. Pero el intercambio puede ser muy difícil y hacer perder mucho tiempo. Si un agricultor primitivo tenía más ganado del que necesitaba y no suficiente trigo para hacer pan, solamente podía resolver su dificultad cuando encontraba a otro hombre con demasiado trigo y muy poco ganado. Aun entonces, probablemente, habría una larga discusión acerca de cuántas vacas eran equivalentes a determinadas bolsas de trigo, puesto que el valor del trigo variaría de año en año y de lugar en lugar, según que la cosecha hubiese sido buena, mala o regular.

Hace tres o cuatro mil años, mercaderes de la Mesopotamia hallaron un método para superar tales dificultades. Advirtieron que en todas partes la gente quería plata, de manera que antes de emprender sus viajes comerciales cambiaron sus propias mercancías por pequeñas barras de plata, que se transportaban con facilidad. Casi todos los pueblos con los que se encontraban estaban dispuestos a aceptar la plata a cambio de toda clase de mercancías y servicios.

Más tarde, para evitar la molestia de pesar la plata cada vez que compraban cosas, estos mercaderes estamparon el peso y una garantía de pureza en cada barra de plata. Fueron estas barras estampadas las que sugirieron la idea de las monedas de oro y plata, hace unos dos mil años tales monedas ya se usaban en muchas partes de Europa y Asia, y hasta la fecha el oro, especialmente, continúa siendo uno de los más importantes medios de intercambio.

El oro se encuentra principalmente en las arenas aluviales -—arenas que las aguas de los ríos han desprendido de las rocas en tiempos pretéritos— y en ciertas capas profundas de cuarzo. Los países más productores de oro en la actualidad son Sudáfrica, Canadá, los EE. UU. y Australia, y muy probablemente la Unión Soviética, que tiene vastas zonas auríferas en los montes Urales y hacia el este del lago Baikal. Los mayores poseedores de oro son Suiza (cuya reserva de oro es igual a la de todos los países de Asia juntos), los EE. UU. y Bélgica.

El oro y la plata siempre han sido considerados como símbolos de riqueza. Pero si por riqueza queremos decir capacidad de vivir una vida más satisfactoria, entonces los metales más comunes, como el plomo, el cobre y el hierro, han hecho más por el bienestar general de la humanidad que lo que jamás hayan hecho el oro o la plata.

Con plomo se hicieron los primeros aljibes higiénicos y sistemas de cañerías de agua; con el cobre y el estaño el hombre avanzó de la Edad de Piedra a la de Bronce; con el hierro se hicieron las máquinas y motores que dan, en nuestro tiempo, preponderancia a las industrias dentro de la civilización. Estos metales llamados comunes, junto al aluminio —el nuevo metal— constituyen todavía el grueso de la riqueza en metales que el hombre extrae de la tierra.

Además de usar metales extraídos de los minerales que se encuentran bajo tierra, el hombre ha explotado los mismos materiales que forman la corteza terrestre. Durante muchos cientos de años, ha usado granito y piedra arenisca para las construcciones y los caminos; piedra caliza y mármol para la estatuaria; calizas para la producción de cal; arena y cuarzo para la fabricación del vidrio; arcilla para hacer vasijas y ladrillos.

Son los materiales comunes de la naturaleza los que más han contribuido al bienestar y progreso del hombre; pero las piedras raras de la tierra son las que él valora más: los rubíes y diamantes, zafiros y esmeraldas, amatistas y berilos.

Sin embargo, como al oro y la plata, a las piedras preciosas les ha tocado un papel especial en la historia del hombre y un índice de esto se puede ver hoy en los letreros de los comercios: “Joyero y relojero”. La artesanía del joyero ha florecido durante 4.000 años y los joyeros de la antigua Grecia, Egipto y Mesopotamia se contaban entre los más hábiles artesanos de su tiempo.

Realmente debían serlo, porque las diminutas piedras preciosas que manejaban tenían que estar elegante y firmemente engarzadas en oro y plata, de modo tal, que sólo un mínimo de su brillante superficie quedara oculta. Así, cuando se necesitaron algunas pequeñas herramientas de precisión, los joyeros fueron los hombres más aptos para hacerlas.

Así también, en los siglos XVI y XVII, en Europa, cuando se empezaron a usar los relojes de bolsillo, fue el joyero quien naturalmente debía dedicarse al nuevo oficio de relojero, la primera industria de instrumentos de precisión y la predecesora de toda la ingeniería de precisión del mundo moderno.

Las piedras preciosas deben su valor a su belleza y escasez; y casi todas ellas son formas raras de substancias comunes. La amatista —que en griego significa preventivo de la intoxicación— es una forma cristalina del cuarzo, que contiene ciertas impurezas; el rubí y el zafiro, también formas cristalinas, son óxido de aluminio, el cual forma parte de todas las arcillas; y el diamante, la más cara de todas las piedras preciosas, es un cristal de carbono puro, químicamente casi idéntico al carbón.

El diamante ocupa un lugar muy especial entre las piedras preciosas, porque es el más duro de todos los materiales conocidos y se puede usar para cortar substancias que no cederían a la hoja del mejor acero. Más de dos tercios de los diamantes que se sacan de las minas de todo el mundo vienen del Congo, donde son extraídos de sedimentos aluviales.

La mayor parte de la producción consiste en diamantes industriales. Sudáfrica, con sus famosas minas de Kimberley, produce principalmente diamantes no industriales de gran calidad, a menudo extraídos de cráteres y galerías de volcanes extinguidos. Brasil, que fue en un tiempo la fuente más importante de tales diamantes, ocupa ahora el segundo lugar, después de Sudáfrica.

Fuente Consultada:
La Técnica en el Mundo Tomo I CODEX – Globerama – Editorial Cuántica

Origen de la Sociedad Humana y Caracteristicas de Vida

PRIMEROS GRUPOS HUMANOS Y SUS PROGRESOS TÉCNICOS PARA LA VIDA

Antes que el hombre pensase en vivir en comunidad y dar forma jurídica a sus relaciones sociales, debió esforzarse para sobrevivir. Sin que podamos asegurar qué antigüedad tiene la Tierra ni cuánto hace que existe vida humana en ella, esqueletos encontrados en Java, Palestina o Pekín, atestiguan que ciertos seres aproximadamente humanos iniciaron su lucha por la existencia hace alrededor de medio millón de años.

Los hielos que descendían del Norte y la lucha contra un medio hostil obligaban a concentrar todas las energías en la obtención de calor, ropa, alimentos y techo, sin tener aún tiempo para hacer pinturas rupestres, pensar en la existencia de Dios o imaginar reglas de convivencia cuyas formas jurídicas llegarían a ser, con el correr de los siglos, “Instituciones”.

En las llamadas “Cinco Tierras” -Egipto, Siria, Costa de Arabia, Mesopotamia y el Punjab- se progresó durante la época paleolítica, pero ignoramos dónde tuvo lugar el primer cultivo del grano, la domesticación de animales salvajes, el comienzo de la alfarería, o el paso de los útiles de piedra a los de metal. Y si la atribución es difícil cuando se trata de elementos materiales, más oscura resulta aún en el plano del pensamiento o las iniciativas sociales.

Resultan difusos, pues, los contornos de las primeras formas institucionales y la arqueología y la leyenda son los apoyos principales para abordar las primeras organizaciones humanas, ya que la vida política y su consecuencia institucional aparecen muy tarde como manifestaciones de una disciplina autónoma.

En la horda encontramos la primera expresión de sociabilidad; eran grupos reducidos, compuestos por seres primarios que estaban unidos por el instin’to de conservación.

Dentro de la horda, las costumbres empezaron a evolucionar hasta gestar el clan, mejor organizado y más numeroso, a cuya cabeza aparece ya la idea del conductor, que es al mismo tiempo jefe, juez y sacerdote.

En el clan, el centró y símbolo es a menudo el tótem, generalmente un animal de la región al que se representa por medio de esculturas y que tiene un sentido religioso.

Cuando los grupos nómades y pastoriles se hacen agricultores y adoptan la vida sedentaria, el clan se divide en familias patriarcales. El Estado empieza ya a perfilarse. A través de las etapas de tribus, ciudades o naciones, el jefe del clan pasa a ser rey.

Al monarca, la autoridad le vendrá directamente de la divinidad, que le dicta las reglas que se imponen con forma de tabú; es decir, consideradas como prohibiciones; es también la aurora del Derecho, concebido en preceptos rudimentarios, sin una sanción concreta pero con amenazadores presagios en caso de transgresión.

Los tabúes resultaban así normas de convivencia que se imponían a través del sentimiento religioso y se convertirían luego en normas jurídicas (“No robar”, “No matar”), aunque la ley escrita apareció mucho más tarde.

EJEMPLOS GRÁFICOS

origen de la sociedad humana horda

clan sociedad humana

sociedad humana tribu

EVOLUCIÓN Y PROGRESO DE LA SOCIEDAD

A través del Paleolítico, el progreso del hombre como artesano fue penosamente lento. Mal equipado como estaba para la caza y la pesca, necesitaba casi todo su tiempo para procurarse el sustento.

Sin embargo, el hombre del Paleolítico logró varios inventos que, al menos, echaron los cimientos del progreso. Él fue quien descubrió cómo hacer un borde cortante filoso, rompiendo una piedra con otra; él fue quien halló la manera de hacer fuego y utilizarlo.

En la naturaleza el fuego es cosa rara, porque ella pocas veces lo produce, si se exceptúan los rayos y las erupciones volcánicas. Sin embargo, de alguna manera el hombre primitivo descubrió cómo hacer un fuego menps terrible, una pequeña hoguera, que podía controlar. Lo más probable es que hiciese el descubrimiento por casualidad, al ver cómo las chispas de piedras que se golpeaban entre sí hacían arder la hierba seca cuando caían en ella. Pero sea como fuere que el descubrimiento se produjera, éste fue, sin duda alguna, de inmensa importancia.

Capacitó al hombre para asar carne cruda y dura y hacerla sabrosa y tierna; le dió calor y luz por la noche y mantuvo alejados de su caverna a los animales salvajes mientras dormía. El hombre del Neolítico, el primer agricultor y pastor, no sólo mejoró los escasos inventos de su antepasado, sino que también realizó otros muchos, y así el ritmo del progreso se aceleró. Su antecesor había estado obligado a usar sus propios músculos para todo trabajo pesado, pero él descubrió cómo uncir al arado bueyes, asnos y caballos y cómo hacerles arrastrar grandes pesos.

Dicho antecesor había aprendido a usar troncos como rodillos, y ahora él aprendió a cortar una sección del tronco y hacer así la primera rudimentaria rueda. Tal vez antes de que se usaran ruedas en los carros ya se emplearon para ayudar a dar forma a los objetos de alfarería. Y cuando el alfarero neolítico hubo dado forma a sus vasijas usó la antigua invención del fuego para cocerlas y darles dureza.

Para la poca vestimenta que poseía el hombre del Paleolítico dependía de las pieles de los animales que cazaba. Pero el hombre —o probablemente la mujer— del Neolítico inventó dos nuevas artesanías: el hilado y el tejido.

La figura de abajo representa a un hilandero y a un tejedor trabajando. El hilandero emplea un huso y una rueca para convertir finas fibras de lino o lana en una larga y fuerte hebra ininterrumpida. El tejedor ha extendido muchas hebras como ésta, de arriba abajo, en un marco de madera y está ocupado en entretejer otras hebras por encima y por debajo alternadamente.

tejedor en el neolitico

Con afiladas herramientas, aptas para derribar troncos, y con telas tejidas o pieles cosidas, para las velas, el hombre neolítico logró hacer la primera embarcación propiamente dicha, una gran balsa impulsada por el viento y capaz de contener tal vez más de una docena de personas. No sabemos exactamente qué métodos de navegación usaron los primeros marinos, pero debieron tener un conocimiento considerable de los movimientos del Sol y de las estrellas para poder orientarse.

vida en el neolitico

El hombre del Neolítico usó la fuerza animal para arar y arrastrar carros y el poder del viento para impulsar barcazas. También desarrolló el hilado, el tejido y la alfarería. Hacia el fin de este período ya era diestro en irrigar y en medir el tiempo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

LOS PROGRESOS TÉCNICOS: Para el fin del Neolítico y el comienzo de la Edad de Bronce, los habitantes de Egipto, que necesitaban un calendario exacto para regular las épocas de siembra y de recolección en sus bien irrigados campos, habían aprendido lo suficiente de astronomía para saber que un año dura 365 días y %, y no exactamente 365. También sabían lo suficiente para diseñar relojes de sol muy exactos, que utilizaban durante el día, y relojes de agua, que les daban cuenta del paso de las horas, aunque el sol no alumbrara.

Si inquirimos por qué el progreso fue mucho más rápido en el período Neolítico que en el Paleolítico, las respuestas surgirán sin dificultad. Primero, el hombre del Neolítico tenía objetos nuevos que había ideado, como, por ejemplo, el torno del alfarero. Luego fabricó materiales, nuevos, tales como telas tejidas. Finalmente, dominó nuevas formas de energía: la propia de los animales para el arado y el acarreo, la fuerza del viento para mover las embarcaciones y el poder del agua para irrigar las tierras.

carros antiguos en el neolitico

Ver: Primeros Carros

la agricultura: irrigacion de campos

Ver: Consecuencias Sociales de la Primitiva Agricultura

El progreso casi siempre depende de las nuevas ideas, los nuevos materiales y las nuevas fuentes de energía, pero las tres cosas no van siempre juntas. En su mayor parte, el progreso de la Edad de Bronce dependió del nuevo material, el bronce. Pero fueron necesarias nuevas ideas antes de que los hombres pudieran hacer hornos para fundir el cobre y el estaño de los minerales, y se necesitaron nuevas ideas para modelar y forjar el metal y convertirlo en herramientas y utensilios útiles.

Mas no fue necesaria ninguna nueva fuente de energía y ninguna se encontró. Para fundir y trabajar el metal el hombre se supeditaba aún a la antigua energía del fuego. Lo mismo puede decirse de toda la Edad de Hierro. El hombre tuvo que producir hornos de temperaturas mucho más altas para fundir el hierro, y tuvo que encontrar nuevos modos de dar forma y de afilar sus herramientas. Pero una vez más no hubo necesidad de nueva fuente de energía, y ninguna se halló.

En efecto, todo el progreso logrado en las grandes civilizaciones de Egipto, Mesopotamia, India, China, Grecia y Roma dependió enteramente de muchas ideas nuevas y muy pocos materiales nuevos. Por supuesto, el hombre altamente civilizado también logró usar la energía con más eficacia que su antecesor de la Edad de Piedra.

Por ingeniosos sistemas de poleas, cremalleras y palancas, pudo usar la energía muscular de los animales no solamente para arrastrar pesos en el llano, sino también para elevar el agua de los pozos y el mineral de las minas, y a su tiempo, con la ayuda de turbinas y de aspas de molino, el hombre empleó la energía del agua en movimiento y la fuerza del viento para impulsar muchas clases de máquinas. Pero subsiste el hecho de que desde los tiempos neolíticos hasta después de Shakespeare, el hombre no descubrió ninguna fuente de energía nueva.

No es extraño que hacia el fin de la Edad Media, muchos pensadores se entregaran a estudiar más y más acerca de toda clase de materiales y a buscar nuevas formas de energía. Los árabes, que eran entonces el pueblo más ilustrado del mundo, tomaron la iniciativa en esta búsqueda. Luego, desde los centros de cultura de los musulmanes de España, se extendió a todas las partes de la Europa occidental la idea de buscar deliberadamente nuevos conocimientos.

Allí eran conocidos como alquimistas los hombres que establecieron los primeros laboratorios para realizar una forma primitiva de lo que ahora se llamaría investigación científica. Hoy es fácil reírse de ellos, porque a menudo se lanzaban a descubrir ciertas cosas muy extrañas, tales como la panacea que curaría todas las enfermedades, la piedra filosofal, que convertiría los metales en oro, y el elixir de la vida, que la conservaría eternamente. A veces, también la astrología y la magia negra tomaban parte en sus extraños experimentos.

Entre los alquimistas se cuentan algunos grandes hombres, como, por ejemplo, Alberto Magno y Rogelio Bacon. De entre la confusión y magia que los rodeaba, hombres como éstos hicieron surgir los comienzos de la química y física modernas. Y pocos siglos después —un lapso muy breve en la historia del hombre— estas ciencias nos han dado varias y maravillosas fuentes de energía y una multitud de nuevos materiales para nuestro uso.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven N°1 Primeros Grupos Humanos Edit. Cuántica
La Técnica y el Mundo Tomo I Edit. CODEX Globerama

Rey Sargón Historia del Imperio Acadio Características Resumen

REY SARGÓN EL GRANDE – FUNDACIÓN DEL PRIMER IMPERIO EN LA MESOPOTAMIA

Las primeras civilizaciones aparecieron en el Oriente Medio, en Egipto y Mesopotamia, en el año 5000 a.C. aproximadamente. Su existencia está ligada a la fertilidad, garantizada por los deltas de los ríos, y una organización política y social ya muy evolucionada. Civilizaciones paralelas, unidas a la presencia de los ríos, se encontrarán a orillas del Indo, y, en China, junto al río Amarillo.

En el caso de  Mesopotamia, en las márgenes de los ríos Tigris y Eufrates surgieron dos ciudades notables: Babilonia sobre el Eufrates y Nínive sobre el Tigris. La primera fue la más antigua; sin embargo, Nínive llegó a su apogeo antes que Babilonia.

En cambio, las comarcas vecinas, de suelo desértico, eran pobres, lo que explica que la Mesopotamia fuera codiciada por los pueblos anos del Norte y los semitas del Sur, los que chocaron más de una vez en ese escenario geográfico a lo largo de la historia, que nos muestra una sucesión ininterrumpida de invasiones, de guerras frecuentes y de imperios duraderos, pero vulnerables.

Sucesivamente, desde el año 3500 a. de J. C, aproximadamente, algunas ciudades-estado, fundadas cerca de los centros del culto, se dividen la zona del delta. Aunque el misterio siga siendo insoluble por lo que se refiere a los sucesivos estadios de esta evolución, es innegable que aquellos Estados, es decir, aquellas civilizaciones, fueron determinados por las condiciones naturales, que permitió la agricultura, pues la tierra era fértil, el agua, abundante; pero había que contener las crecidas, excavar canales, levantar diques, dividir los campos. ¿Cómo se originaron los primeros poderes despóticos, que iban a dominar estos mecanismos sociales tan complejos?.

Quizá no lo sepamos nunca. Lo único seguro es que la necesidad de una organización colectiva llevó al establecimiento de una autoridad central, fundada sobre la religión.

mapa imperio sumerio acadio

Sargón de Acad: Al norte de las ciudades-estado sumerias se encontraba el territorio de los acadios semitas. Sargón, un jefe guerrero, lo unificó poco antes del año 2300 a. de J.C., y gobernó Acad durante unos cincuenta y cinco años. El origen de Sargón y su encumbramiento en el poder están rodeados de numerosas leyendas y misterios. Una crónica dice que nació de una prostituta del templo. Otra, que se le encontró en una cesta de juncos (en circunstancias parecidas a las de Moisés). Tras dominar Acad, Sargón se dirigió hacia el sur y sometió a los divididos sumerios de ciudad en ciudad. Pero los sumerios vencidos civilizaron a sus conquistadores acadios, que asimilaron con rapidez la cultura sumeria. Sargón, rey de Sumeria y Acad, extendió su imperio desde el actual Irán hasta el Mediterráneo. A su muerte, el impeno acadio se desintegró bajo la amenaza de invasión de otros pueblos semitas. Unos seiscientos años más tarde, Hammurabi, rey de Babilonia, incorporó a su imperio los viejos territorios acadios y sumerios.

La vida social se articulaba en las categorías de los funcionarios y de los soldados. Se crearon también sistemas de contabilidad y de escritura, necesarios para el funcionamiento del conjunto. Las ciudades mesopotámicas entraron en lucha a comienzos del III milenio, en una tremenda alternativa de guerras y civilización. Kish, Uruk, Ur, Lagash combaten sucesivamente por la hegemonía; hacia el 2500 a. de J. C, Lugalzaggisi, señor de Ur y de Uruk, puede considerarse como el primer emperador de la Mesopotamia.

Dios Abu de los sumerios

El  pueblo  sumerio   ha  encontrado  en  su  religión su casi único motivo inspirador.
Los  enormes  ojos  del dios  Abu,  con  sus  córneas de hueso y sus párpados de betún,
se dirigen hacia lo invisible. He aquí una figura imaginaria, destinada a hacer que la efigie divina estuviera presente en la emoción del espectador.

Sargón de Akkad y sus sucesores, derrotando a Lugalzaggisi, fundan, a su vez, un Imperio. Pero, hacia el año 2285 a. de J. C, los bárbaros procedentes de los montes Zagros, quizá empujados por las invasiones indoeuropeas, devastan Mesopotamia. La hegemonía de Ur resurgirá de las ruinas, contrastada muy pronto por otras ciudades rivales; Isin, Larsa, Babilonia, Uruk, Kish, hasta que, hacia el 1792 a. de J. C, Hammurabi, rey de Babilonia, impone su ley. La unificación de la Mesopotamia durará muy poco.

Sargon I rey acadio

Sargón I, llamado el Grande, rey acadio (c. 2335-c. 2279 a.C.), por primera vez en la historia de Mesopotamia, unificó las antiguas tierras de Sumer y Acad. Apenas se conocen datos sobre su vida. Según una leyenda sumeria, Sargón fue depositado en una cesta de caña sellada y abandonado en las aguas del Éufrates, de donde fue rescatado. Tras conseguir la aprobación de la diosa Istar, se alzó en armas para establecer su reino.

LA HISTORIA DE SARGÓN: Hacia el año 2300 a.C, atraídos por el extraordinario desarrollo de la región, irrumpieron otros pueblos nómades de origen semita, provenientes de Arabia y de Siria y se establecieron en la parte media. Fueron éstos los acadios y los amárreos. Los primeros fundaron la ciudad de Acad o Agadé (hoy Bagdad) y los segundos, la de Babilonia o Babel.

Los sumerios, de mayor grado de civilización, resistieron a esta penetración pero, finalmente, sucumbieron ante el poder del rey de Acad, Sargón, con quien se inició una época francamente progresista, durante la cual los acadios fueron asimilando la cultura sumeria, hasta que éstos lograron recuperar su hegemonía, llegando al apogeo de su poder, a tal punto eme en la ciudad de Ur se consagró el primer código de leyes que se conozca, denominado Urnami.

Los orígenes de sargón no eran principescos: hijo de padre desconocido, fue traído al mundo en secreto por una servidora del templo, que Je abandonó, como en el caso de Moisés, junto al borde del agua. “Lo colocó en una barquilla de cañas, cuyas aberturas tapó con pez.” Recogido por un aguador, Sargón llegaría a ser copero del rey de Kish; con ocasión de la toma de la ciudad por el ejército sumerio, consiguió escapar y montó un campamento en Agadé, en el país de Akkad, sobre el Eufrates Medio.

Reunió guerreros, encontrándose, en poco tiempo, a la cabeza de un potente ejército de mayor movilidad que el de Sumer; en efecto, la infantería ligera entraba en combate, a distancia, mediante una lluvia de flechas, luego alcanzaba al enemigo hasta llegar al cuerpo a cuerpo y entraban entonces en acción el hacha y la lanza corta. Lugalzaggisi fue vencido, apresado, arrastrado y encadenado hasta Nippur, donde sufrió la mayor humillación al ser expuesto en una jaula a la puerta del templo de Enlil, dios del viento y de la Tierra.

El sueño de la hegemonía sumeria se había venido abajo. En cambio, su destructor iba a crear el primer imperio semítico. En treinta y cuatro batallas, Sargón “agota al Elam, sojuzga al país sumerio, unifica bajo su autoridad a Asiría, al norte, y a Amurra, en el oeste”.

Extiende su dominación desde el Mediterráneo hasta el Golfo Pérsico, desde los desiertos de Arabia hasta los montes Zagros; es el primer “rey de las multitudes y de las cuatro regiones del mundo”, el primer gran aventurero conocido que funda no sólo un imperio, sino una dinastía que dominará la totalidad del Creciente Fértil, durante más de cien años. El reinado de Sargón no fue tranquilo ni feliz.

Desde su capital, Agadé, instalada en la provincia central, este rey pasó cincuenta y ocho años de su reinado guerreando contra los montañeses del nordeste y del este, y dominando las revueltas que estallaban, periódicamente, en Elam, en Sumer y en la propia Akkad.

Sargón, y fue el primero de una larga serie de conquistadores en la historia del Próximo Oriente. Si es cierto siquiera la mitad de lo que se cuenta de él, debió ser un personaje excepcional para su época. Se cree que gobernó tierras que se extendían desde Palestina hasta el golfo Pérsico, y que invadió Egipto e incluso Etiopía. En su tiempo se alardeaba de que en el palacio de Sargón comían 5.000 soldados a sus expensas. Sea verdad o no, todo lo anterior importa menos que el hecho indiscutible de que Sargón fue el primer rey que unificó Sumer y el norte de Mesopotamia, creando un solo estado bajo un gobierno común. Los monarcas posteriores llevaban el título de «reyes de Sumer y Acad». El de Sargón fue el primer imperio unificado de la historia y la primera unidad política que abarcaba todo el valle de Mesopotamia, aunque esta situación sólo se prolongaría hasta el reinado de su bisnieto. Poco después del 2200, el imperio acadio fue destruido por los pueblos de las montañas del nordeste.

El único que no se levantó contra Sargón fue el norte del Imperio. Según parece, los semitas de Subartu, que serían después los terribles asirios, fueron los más fieles sostenedores de la dinastía de Sargón. La tarea no será menos dura para sus herederos; el hijo mayor del rey, Rimush, arrostra una rebelión de Sumer y de Elam, mientras el segundo, Manishtusu, tuvo que intervenir en las costas del Golfo Pérsico.

Ambos mueren asesinados, y Naram-Sin, hijo del último, tiene que reprimir la rebelión de casi todas las ciudades del país, antes de sufrir una serie de desastres, debidos a una invasión de montañeses de Zagros, los guti. Parece ser que éstos habían sido empujados por otros invasores, los Umman-Manda, jinetes procedentes de Anatolia, y en los que algunos sabios pretenden ver una vanguardia de los pueblos indoeuropeos.

Estos derrotan definitivamente al hijo de Naram-Sin, Shar-Kali-Sharri, el año 2190 a. de J. C. No desaparece inmediatamente la dinastía sargóni-da; algunos príncipes siguen manteniéndose a la cabeza de un reino reducido. Hasta el año 2150, los jefes de los pueblos vencedores no eliminan definitivamente a los semitas, implantando su dominio sobre todo el país. Por vez primera, desde que los mesopotámicos aprendieron a dejar constancia de los acontecimientos de su historia en tablillas, sucumben ante el empuje de pueblos primitivos.

Las ciudades, no obstante, no quedaron descontentas de la invasión de los extranjeros, ya que habían conseguido terminar con la supremacía acadia. Aunque no demasiado opresora, ésta había destruido la semi-autonomía de que disfrutaba cada ciudad, desde los tiempos más remotos. Parece ser que los guti no manifestaron grandes ambiciones políticas, contentándose con aprovecharse de unas condiciones de vida más fáciles que aquéllas a que estaban acostumbrados.

El peso de su dominación era soportable, ya que consintió a las antiguas Ciudades Estados disfrutar, durante un centenar de años, de un régimen casi independiente, y les permitió, asimismo, prosperar. No obstante, el recuerdo de Sargón se perpetúa, durante mucho tiempo, en Mesopotamia. Todos los fundadores de imperios que se sucederán a las orillas del Eufrates y del Tigris, utilizarán la fórmula de que se había valido aquel semita, de origen oscuro y modestos principios: “Yo… rey de Sumer y de Akkad, rey de las multitudes y de las cuatro regiones…”

BAJO EL IMPERIO DE AKKAD
Mesopotamia tenía, al fin, bajo el reino de los sargónidas, configuración de Estado. Era un hecho verdaderamente excepcional para aquella época y que sólo se puede atribuir a  la personalidad extraordinaria de los soberanos. Parece que supieron tener en cuenta la diversidad de pueblos que formaban su imperio, reservando bajo su autoridad directa a las regiones con mayoría semita, y tolerando, por el contrario, que cada ciudad sumeria conservase su propio príncipe y sus instituciones.

El rey ejercía el derecho de soberanía sobre ellas. Las creencias religiosas semitas asimilaron las de Sumer; así, por ejemplo, el dios solar Shamah correspondía a Utu, y el planeta Venus Isthar encontraba su réplica en Inanna, diosa de la fecundidad. Fue tan perfecto el sincretismo religioso, que muy pronto se hará difícil distinguir los caracteres sumerios y acadios en la religión de Mesopotamia.

Sincretismo: es un sistema filosófico que trata de conciliar doctrinas diferentes.

El pueblo acadio vino a ser heredero de las mismas tradiciones, de la misma civilización que sus vencidos. Por esto, ni siquiera tuvo la intención de destruir lo que había encontrado. Al contrario, respetó, expandió y transformó las instituciones del país de Sumer, de acuerdo con su propia personalidad. El sumerio siguió siendo lengua oficial, junto al acadio.

El personal administrativo fue reclutado tanto entre los sumerios como entre los semitas. Estos escribieron con los caracteres cuneiformes, que adaptaron a su propio idioma. Muy pronto se publicaron listas de palabras, formando un vocabulario comparado sumerio-acadio: los primeros diccionarios de la historia.

El alma semita, más flexible que la de los sumerios, intervino en la ejecución de las obras de arte: las composiciones monumentales y el grabado de los cilindros-sellos perdieron su seriedad y rigidez para adquirir más suavidad. Después de una de sus campañas en los montes Zagros, el nieto de Sargón, Naram-Sin, hizo grabar en piedra una estela celebrando su victoria.

Este monumento es notable por su fuerza y por su composición, más libre que la de todas las obras similares precedentes. En vez de una narración escalonada, para leer de arriba abajo, nos encontramos con una sola escena, en la cual unos cuantos personajes dan la impresión, por su movimiento, de una gran multitud representando una escena de triunfo y dominándola el rey vencedor. ¿Y qué decir de la admirable cabeza de Sargón, digna de figurar entre las obras más ilustres de la estatuaria mundial?.

Los mínimos detalles de este rostro han sido cincelados con un arte perfecto que nos recuerda el de las “tumbas reales” de Ur. Sin embargo, la expresión no es la de las estatuas sumerias: la efigie no es extática y rígida, sino que respira majestad y poder, dulcificados, sin embargo, por una ligera sonrisa que se dibuja en los labios del rey.

INVASIONES ARIAS: El apogeo de los semitas, se vio violentamente interrumpido por la irrupción sucesiva de varios pueblos de origen ario, que llegaron hacia él año 1900 a.C. desde la región del Cáucaso. Fueron éstos los hititas, los mitanios y los kasitas, quienes introdujeron como gran novedad en b región, el hierro y el caballo.

Los hititas, luego de invadir la Mesopotamia se apoderaron de Babilonia, aunque no se radicaron en el lugar, sino que se dirigieron ai Asia Menor, donde finalmente se establecieron en la Anatolia y fundaron la ciudad de Hattusas.
Luego arribaron los mitanios, menos aguerridos, quienes se quedaron en la zona Norte, sin hostilizar demasiado a sus vecinos.

Por último llegaron los kasitas, los que se mezclaron con los amorreos y luego de cruenta lucha dominaron todo el territorio y consolidaron el poder de los arios.

Fuente Consultada:
HISTORAMA La Gran Aventura del Hombre Tomo I sargón y los Acadios
Historia Universal Ilustrada Tomo I Los Acadios John M Roberts Edit. Debate

La Bacteriología Objetivos y Trabajos del Bacteriologo

TIPOS DE TRABAJOS QUE REALIZA UN BACTERIOLOGO

En 1673, Antonio van Leeuwenhoek miró a través del microscopio, que había construido él mismo, una gota de agua en descomposición, y observó con asombro que el pequeño glóbulo estaba lleno de miles de pequeños organismos. Entusiasmado, el holandés escribió a la Royal Society de Londres (en 1676), detallando aquellos nuevos “seres vivientes”. Van Leeuwenhoek había descubierto lo que hoy llamamos microbios, bacterias o, simplemente, gérmenes. Las bacterias son muy pequeñas, pero existen en grandes cantidades.

Viven en todas partes: en el aire, en el polvo, en el suelo, en el agua, en la piel de muchos animales e, incluso, dentro del cuerpo. Algunas son dañinas y causan enfermedades al hombre, o atacan a los animales, los alimentos y las cosechas. Otras, como las bacterias del suelo, son tan útiles que, probablemente, sin ellas habría pocas formas de vida. Las bacterias son tan importantes para el hombre que, en la actualidad, muchos científicos se dedican a su estudio. Algunos bacteriólogos intentan descubrir más cosas acerca de los hábitos y procesos vitales de estos pequeños organismos. Otros aplican los conocimientos ya adquiridos por sus antecesores.

bacteriologo

La bacteriología es sólo una parte especial de la microbiología, que está dedicada al estudio de todos los organismos microscópicos. Hablando con rigor, muchos bacteriólogos deberían llamarse microbiólogos, porque en el curso de su trabajo pueden trabajar también con hongos microscópicos  (mohos) y virus (tan pequeños, que no se pueden ver con un microscopio óptico).

LAS BACTERIAS EN MEDICINA
Las bacterias, como los virus, causan una serie de enfermedades peligrosas para el hombre; por ejemplo, originan la fiebre tifoidea, la lepra, la tuberculosis, el cólera, la difteria, el tétanos y otras dolencias. Los bacteriólogos colaboran con los médicos en la lucha y prevención de estas enfermedades. Mediante el examen microscópico de la sangre u otras muestras tomadas del cuerpo descubren los gérmenes causantes de la enfermedad de una persona; la identificación de las bacterias permite al médico prescribir el tratamiento adecuado. Sin embargo, pocas veces es posible la identificación por el simple examen con el microscopio.

Los bacteriólogos, normalmente, tienen que cultivar los gérmenes. Para ello, preparan en una placa caldos de cultivo, o sea una mezcla de extractos de carne y minerales (un medio), en el que loa gérmenes crecen. El medio se infecta con unos pocos microbios, tomados de la persona enferma, y se mantiene a la temperatura del cuerpo humano, para que se desarrollen rápidamente, se multipliquen y establezcan un cultivo o colonia.

El estudio de ciertas características —como forma, tamaño y color de la colonia— puede ser de gran valor al bacteriólogo en la identificación, pero lo más importante es conseguir una gran cantidad del germen puro, para someterlo a experimentos. Los bacteriólogos pueden observar las reacciones químicas que causan las bacterias (por ejemplo, si reducen grasas o la clase de azúcares que pueden fermentar).

Inyectándolas en animales de laboratorio observan su efecto en los tejidos vivos. Los mejores métodos para identificar las bacterias se basan en ensayos químicos delicados, aunque también son útiles las observaciones a través del microscopio y los síntomas del enfermo. Siempre es preferible prevenir las enfermedades bacterianas por vacunación; pero si los gérmenes invaden el cuerpo y producen la enfermedad, es necesario aplicar remedios que ayuden al organismo a destruirlos. Los bacteriólogos experimentan constantemente nuevos compuestos químicos para combatir las bacterias. Desde luego, es indispensable que el compuesto destruya las bacterias sin dañar los tejidos de la persona enferma.

Es fácil encontrar desinfectantes para matar los gérmenes y antisépticos para evitar su actividad; son productos que sólo se usan en la epidermis (uso externo) . Los compuestos de uso interno para atacar las bacterias (antibióticos) deben actuar en el complejo químico del cuerpo con absoluta inocuidad para la persona.

El grupo de los compuestos sulfa-mídicos fue el primer tipo de antibiótico, usado en 1935. La penicilina, extraída del moho azul Peniciílium, se descubrió en 1928, pero no se usó en gran escala hasta 1944. En ciertas especies de bacterias pueden presentarse estirpes resistentes a los antibióticos. Éstas —que permanecen y se multiplican, mientras las otras son destruidas—, dan origen a la errónea creencia de que la especie se ha hecho inmune.

Lo que realmente sucede es que el número de las bacterias que han sido siempre resistentes aumentó en gran medida, y las no resistentes disminuyeron o han llegado, incluso, a desaparecer. De ahí que los bacteriólogos traten continuamente de descubrir nuevos antibióticos, capaces de destruir también a las que hasta ahora han sobrevivido.

LAS BACTERIAS Y LA SANIDAD PÚBLICA
Las bacterias causantes de las enfermedades viven y se multiplican en la suciedad, por lo que deben adoptarse precauciones para eliminar basuras y detritos. Los detritos se descomponen en sustancias inofensivas, con la intervención de ciertas bacterias aerobias. Este proceso está supervisado por bacteriólogos.

Los mismos microbios se usan también para desintegrar la materia orgánica muerta que abunda en las basuras, y los materiales que resultan se pueden utilizar como fertilizantes. Asimismo, los bacteriólogos fiscalizan los depósitos y el tratamiento del agua usada en el suministro de las ciudades.

Si los depósitos que abastecen una gran ciudad se contaminaran de bacterias dañinas se produciría una enorme expansión de la enfermedad y, por tanto, una epidemia. Es necesario, entonces, analizar constantemente el agua, para comprobar su contenido bacteriano. Como es difícil detectar las bacterias nocivas por simple inspección, los bacteriólogos hacen cultivos del total de la población bacteriana tomada de una muestra de agua, y por estudio de esos cultivos se pueden hacer cálculos del número de bacterias en todo el depósito.

Si la proporción de bacterias es superior a la normal, el bacteriólogo dictamina inmediatamente que hay contaminación, la cual casi siempre se produce por filtraciones de aguas residuales en los pozos o depósitos. Cuando esto ocurre, aparece en el agua un cierto tipo de bacterias coli-formes. La detección de este microbio en los cultivos indica al bacteriólogo que ha tenido lugar una contaminación reciente, y ordena que cese el suministro de agua hasta que se haya purificado. El agua de las piscinas públicas también ha de someterse a parecidos exámenes de rutina.

Los alimentos contaminados pueden ser causa de enfermedades. Es posible que se utilicen durante mucho tiempo los alimentos enlatados y pre-empaquetados.

Teniendo en cuenta esta eventualidad, es indispensable que se preparen y empaqueten con absoluta garantía de esterilidad y bajo la vigilancia de los bacteriólogos. Los restaurantes y mataderos son inspeccionados con regularidad para que se mantengan limpios. Los alimentos importados, en especial carnes y huevos, se someten a las pesquisas de los bacteriólogos, que indagan si contienen microbios dañinos. Es necesario adoptar muchas precauciones con la leche, puesto que es un alimento utilizado en grandes cantidades, especialmente por los niños.

Los numerosos procesos que ha de sufrir la leche desde el ordeñe hasta su consumición ofrecen oportunidades para la contaminación. Algunas infecciones proceden de los manipuladores de la leche, y por ello los bacteriólogos deben procurar que en los establecimientos donde se produce no se emplee a personas con enfermedades contagiosas. Antiguamente, la fiebre escarlatina, la difteria, la tuberculosis y las anginas eran transmitidas por gente que trabajaba en las industrias lácteas.

Con mayor frecuencia, las bacterias nocivas de la leche provienen de la misma vaca. Estos microorganismos pueden producir tuberculosis e intoxicaciones.

La inspección de las vacas ha evitado, en gran parte, el peligro de la tuberculosis, pero la leche todavía se analiza, sometiéndola a la prueba de la tubercu-lina para averiguar si contiene las bacterias que causan la enfermedad. Leche pasteurizada es la que se ha mantenido durante no menos de 30 minutos a una temperatura de 63°C, que extermina las bacterias dañinas y la mayoría de otros organismos sin alterar las propiedades del líquido. Sin embargo, la pasteurización no se realiza con el propósito de esterilizar la leche de consumo ordinario, sino como garantía adicional de la leche que previamente ha sido analizada.

LAS BACTERIAS EN AGRICULTURA E INDUSTRIA
Algunas bacterias que viven en el suelo (bacterias vitrificantes) pueden transformar el nitrógeno del aire en sales nitrogenadas: los nitratos, que son esenciales para los cultivos. La investigación de muestras de suelos descubre la presencia de las bacterias adecuadas; los suelos corrientes de estos microbios pueden ser inoculados con cultivos bacterianos ya preparados con ese propósito.

Los bacteriólogos también estudian toda la población microscópica del suelo, los efectos que tienen unos organismos sobre otros y sobre las plantas cultivadas. Los animales  domésticos  también  sufren enfermedades bacterianas, y el bacteriólogo puede ayudar al veterinario en la prevención y detección de estas enfermedades, del mismo modo que ayuda al médico en el caso de morbos humanos. Pero la cura puede ser costosa y, generalmente, los animales que sufren estas enfermedades son sacrificados, incinerándose sus restos para evitar nuevas infecciones.

Las bacterias y varios mohos microscópicos producen ciertas sustancias que desarrollan actividades químicas. Por ejemplo, normalmente las enfermedades bacterianas son consecuencia de los venenos (toxinas) que producen microbios nocivos en el cuerpo. Pero algunas bacterias originan sustancias que no son dañinas, y pueden ser empleadas en los procesos industriales. Los quesos deben su sabor especial a la acción de materias derivadas de los microorganismos.

El producto de un moho hace fermentar el azúcar para dar ácido cítrico, que se utiliza en gran escala para la preparación de bebidas espumosas. El ácido láctico, que se usa en medicina, y el ácido fumárico. que interviene en la fabricación de plásticos, también se derivan de la acción de los hongos.

La industria textil, de curtidos y del petróleo utilizan bacterias y hongos para conseguir ciertas reacciones químicas que, de otro modo, serían costosas o irrealizables. Muchos antibióticos, tales como la penicilina y la estreptomicina, son preparados con hongos.

En los procesos industriales, el bacteriólogo ha de tener precaución para que las bacterias o mohos vivan en las condiciones físicas adecuadas. La temperatura y otras condiciones ambientales, junto con el alimento que se les suministra, deben controlarse cuidadosamente. Si esto no se hace, mueren los pequeños organismos y fracasa la producción de los compuestos necesarios, o se derivan sustancias nocivas o venenosas. Por ejemplo, si el hongo que origina el ácido cítrico no se controla correctamente puede formar el ácido oxálico, que es venenoso.

Un gran problema que los bacteriólogos todavía no han resuelto es el control industrial de ciertas bacterias y hongos que degradan o desdoblan la celulosa de la madera. Una vez que esta sustancia no digerible por el hombre pueda ser degradada, se hará posible el uso de las sustancias alimenticias del interior de las células con pared leñosa. Por ejemplo, los troncos podrían utilizarse para alimentar nuestros estómagos, además de nuestras chimeneas.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°93 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología -Trabajo de Bacteriologo-

Que estudia la Geología Resumen Objetivos del Geologo

La geología intenta reconstruir la historia de la Tierra y de sus habitantes. El tema es tan amplio, que conviene dividirlo en un cierto número de ramas. La “geología física” estudia los mecanismos de la Tierra; ¡as causas que originaron los levantamientos y los hundimientos, los procesos de erosión y de sedimentación. La “paleontología” estudia los fósiles: restos de plantas y animales del pasado.

La “petrología” considera el origen y la composición de fas rocas, y la “mineralogía” se ocupa del estudio de los distintos minerales que componen las rocas. Todas las ramas de la ciencia contribuyen a la geología. La física es particularmente útil para la geología física; por ejemplo, para entender mejor los movimientos de la Tierra. La química aporta su contribución a la mineralogía y a la petrología; la paleontología es, realmente, la “biología” del pasado. Aunque un geólogo puede tener amplios conocimientos de la materia, en general, suele especializarse en una rama particular de ella.

Pico de un Geológo

Se pueden deducir muchas cosas de un simple trozo de roca. Es posible que proceda de una masa fundida (roca ígnea) que se enfrió. En este caso, los cristales revelarán algo sobre la temperatura de la masa fundida, y su tamaño y forma pueden indicar la celeridad con que se enfrió.

Por otra parte, la roca puede ser sedimentaria, es decir, constituida con materiales de diversa procedencia: de otras rocas antiguas (sedimentos clásticos), precipitados originados por soluciones (sedimentos químicos) y los que proceden de restos de plantas y animales (sedimentos orgánicos).

Se logrará determinar la procedencia de los fragmentos comparándolos con muestras de la roca madre, situada en otro lugar. La forma de los elementos del conglomerado es un dato que permite establecer una hipótesis respecto al agente que los arrastró: viento, agua o hielo. Para el geólogo, cuya principal finalidad es configurar una imagen de la historia de la Tierra, todos estos indicios tienen un gran valor. Pero no hay que descartar otros detalles.

Los restos de vida orgánica (fósiles), conservados durante siglos en los sedimentos,  no  sólo  permiten fechar la  roca,  sino también una comparación con formas de vida actuales, de la cual se desprende una idea del clima y de las condiciones ambientales de la época en que se formó la roca.

Las estructuras en la roca —grietas en el barro, ondas o bien capas plegadas y rotas—, indican algo de los acontecimientos que sucedieron hace mucho tiempo. Pero ojeadas sobre los antiguos paisajes, mares y formas de vida conservadas tan fielmente sobre la corteza terrestre son de poco valor, a menos que se coloquen en el orden cronológico correcto. Para conseguir que los capítulos geográficos ocupen un orden lógico, el geólogo diseña su mapa.

Uno de Instrumento simple que usa un geólogo

EL MAPA GEOLÓGICO
No es extraño ni misterioso que el mapa geológico registre, en unos pocos metros cuadrados, millones de años de tiempo geológico. El geólogo, con un martillo, una brújula y un sencillo instrumento, llamado cimómetro, sale al campo y marca sobre un mapa ordinario (topográfico) aquellas rocas que afloran a la superficie del terreno que está estudiando. Con distintos colores, va sombreando las diversas piedras calizas, areniscas, pizarras o lavas volcánicas, en el sitio exacto en que se encuentran. Como frecuentemente están recubiertas con tierra vegetal, este trabajo es, a veces, difícil. Pero el geólogo aprende pronto los secretos del oficio.

En las canteras, hendiduras en los lechos de los ríos y a lo largo de los bancos fluviales se ven,  a menudo,  las rocas inferiores que afloran a la superficie. En otros lugares, una variación de pendiente poco marcada indica un cambio en la naturaleza de la roca subterránea. La inspección de los fragmentos expulsados por los conejos, topos o tejones, al excavar sus madrigueras, reporta datos útiles.

Una serie de manantiales, variaciones en la cuenca de un río, incluso un cambio en la vegetación, ofrecen suficientes oportunidades al geólogo cuando quiere clasificar los distintos tipos de roca.

Un crestón de la roca, que aflora en la superficie de la tierra, es sólo la parte de una capa que se encuentra enterrada, en su mayoría. Un estrato descansa sobre otro y, de acuerdo con un principio fundamental de la estratigrafía —establecido- por el geólogo inglés William Smith—, la roca que se encuentra en la base de la serie es la más antigua y sobre ella se acumulan estratos más modernos. Esta teoría se formula por sentido común, puesto que la capa superior sólo habrá podido depositarse posteriormente.

Las circunstancias del pasado se reconstruyen comparando estructuras y fósiles, preservados en las rocas, con los casos similares de la actualidad.La existencia de capas de roca en la superficie y su pendiente revelan la estructura geológica de un área. La ilustración muestra un anticlinal, tal como se encuentra representado en el plano y como se ha  reconstruido en sección.

Basándose en la Ley de Smith, llamada ley de la superposición, el geólogo puede calcular las edades relativas de las rocas en la región que estudia. Entonces, compara su mapa con los de otros lugares y, lentamente, va estableciendo una relación completa de la secuencia de las rocas. Se comprueba que las rocas del cretácico descansan sobre las del jurásico, más antiguas, que a su vez reposan sobre las del triásico, más antiguas todavía. En algunos lugares, la serie de rocas depositadas suele estar incompleta.

Grandes espesores de roca pueden haber sufrido los efectos de la erosión, o bien, en otros casos, no se ha depositado sedimento. Sin embargo, en algún otro sitio se encuentran rocas que llenan esta laguna. Luego, cuando ya se conoce la secuencia correcta de las rocas, se ordenan los indicios individuales de los fósiles, de los minerales y sus estructuras. Se van estableciendo así panoramas de la historia de la Tierra y se observa cómo se pasa de un episodio  a  otro.

Las fallas son importantes para comprender la estructura de una región. También pueden tener importancia en lo que se refiere a la presencia de petróleo y de vetas de metal. A veces, las fallas se revelan en el paisaje como se observa en las dos figuras de arriba. En otros sitios, su presencia puede detectarse por la “repetición” o el “corte” de capas de roca conocidas.

ESTRUCTURA Y MAPA GEOLÓGICO
Al formarse, los estratos quedaron (como están ahora) en una posición más o menos horizontal. Si no se produjeran movimientos terrestres, se mantendrían en esa posición horizontal. Pero, a lo largo del tiempo geológico se han producido grandes levantamientos y las capas de roca han sido plegadas, fracturadas e inclinadas. Al inspeccionar las capas rocosas, el geólogo descubre no sólo la edad relativa de cada estrato, sino que averigua algo respecto a fuerzas que actúan en el interior de la corteza terrestre.

Con este propósito, utiliza el cimómetro,   que  es una  escala  dividida  en grados, con una plomada, y sirve para medir la inclinación de las capas rocosas. La mayor o menor inclinación de los estratos revela la intensidad de los movimientos que se produjeron en el pasado. Capas de sedimentos que fueron horizontales pueden encontrarse, actualmente, colocadas de forma casi vertical, lo que hace pensar en la acción de fuerzas de compresión muy intensas. Otras veces, se observa una capa rocosa que se hunde en la tierra en un punto y aparece a corta distancia rompiendo la superficie, inclinada en sentido contrario. Aquí, el geólogo ha descubierto un plegamiento rocoso. El estrato no se prolonga, hundiéndose, porque grandes fuerzas lo han plegado hacia arriba.

Otro problema que se plantea al geólogo es el de las fallas de los estratos:   hendiduras a lo largo de las cuales se han deslizado capas de rocas. Las fallas son también una consecuencia de los movimientos terrestres, y el geólogo las observa como declives de falla en la superficie, como crestones de roca terraplenados o, sencillamente, como afloramientos repetidos de las rocas.

Teniendo en cuenta la inclinación de los estratos y los plegamientos y fallas, el geólogo elabora la historia de la geología estructural del área comprendida en su mapa, incluyendo una estimación de la magnitud y dirección de las diversas fuerzas que han  actuado.

Técnicas más moderna proporcionan datos complementarios al geólogo. La fotografia aérea puede dar una visión de conjunto de la geología de un terreno de centenares de kilómetros cuadrados. Las exploraciones sísmicas y magnéticas pueden revelar las rocas y estructuras que se encuentran bajo la superficie.    Núcleos  de  sondeos  proporcionan  información directa sobre las rocas subterráneas.

APLICACIONES DE LA GEOLOGÍA
La  historia  de  la  Tierra  revelada por  las rocas es fascinante. Pero la información que se va recogiendo a lo largo de los años no tiene sólo un interés histórico. La tierra proporciona al hombre carbón, petróleo, minerales metálicos, incluso el agua, mientras que las rocas y su estructura pueden tener gran importancia a la hora de hacer proyectos de desarrollo y de construir nuevos edificios y embalses. Por esto, los mapas, además de aportar luz a un pasado remoto, benefician directamente al hombre por sus aplicaciones prácticas.

Del conocimiento de la estructura de las rocas se deduce la profundidad de capas de sedimentos que presentan un particular interés, como filones de carbón o vetas de mineral. Igualmente, el geólogo puede indicar el lugar donde conviene perforar un pozo, para alumbrar el agua de las bolsas que se hallen contenidas en los estratos.

Cuando se busca petróleo, se comprueba que los mejores terrenos están asociados a cierto tipo de roca, que lo retiene. Por ejemplo, estratos en forma de arco (anticlinales), montañas de sal y falla. Trazando cuidadosamente los mapas, el geólogo puede encontrar aquellos lugares en los que será más probable la existencia de petróleo.

Se trata de una información muy valiosa, pues el costo de las perforaciones es elevado. De esta forma, sólo se harán los pozos en las áreas donde haya posibilidad de éxito. De otro modo, se gastaría una excesiva cantidad de dinero.

El paleontólogo (geólogo que se interesa particularmente por los fósiles) no sólo fecha las rocas según los restos que contienen sino que, con frecuencia, relaciona un lecho con otro del que sabe que está asociado con un mineral valioso. Así, son probables posteriores descubrimientos de minerales.

Actualmente, se conocen nuevas técnicas que pueden ayudar al geólogo. Muestras tomadas en perforaciones de sondeo dan información adicional sobre la estructura subterránea. También tienen utilidad los métodos de exploración geofísicos, que miden el efecto de las ondas de choque sobre la Tierra (exploración sísmica); los que se basan en la diferencia de atracción de la gravedad (exploración gravimétrica), y los que utilizan la intensidad y dirección de los campos magnéticos (exploración magnética).

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°112 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología -La Geología-

Primeras Organizaciones Sociales Estado, Tribus, Bandas

LAS ORGANIZACIONES SOCIALES DE LAS PRIMEAS CIVILIZACIONES

La repercusión de la agricultura fue vital para el establecimiento de poblaciones de mayor densidad y extensión. En las zonas más fértiles, donde la agricultura podía abastecer al un mayor número de personas, florecieron   extensos   asen mientos. Esas zonas se hallaban en Oriente Próximo y en el nordeste de China, donde el clima templado y los cauces fluviales proporcionaban unas  condiciones  ideales.

Las orillas de los ríos y los lagos eran zonas especialmente populares para establecer asentamientos, ya que, además de ofrecer una provisión regular de agua, el suelo era de mejor calidad. A medida que los asentamientos crecieron en las llanuras aluviales, los alrededores de los grandes ríos, el Eufrates, el Tigris, el Nilo y el río Amarillo, devinieron centros de población.

El surgimiento de la civilización
El término «civilización» hace referencia a sociedades más complejas. En estas, los individuos empezaron a pertenecer a culturas organizadas con organismos públicos como ejércitos y administraciones gubernamentales, así como lugares de culto. Se instauró un sistema de clases según el cual algunos miembros de la sociedad tenían más riqueza, poder y estatus que otros. Otro avance que aceleró la llegada de la civilización fue el comercio. Las dos técnicas claves para su desarrollo en esta época fueron la metalurgia y la cerámica.

Los artesanos con medios para producir objetos deseables o necesarios destacaron en estas economías  del trueque tempranas. Por otro lado, las comunidades en las que la a productividad agrícola era particularmente elevada tendieron a aprovecharse de otras menos privilegiadas. En algunas regiones, el desarrollo del regadío fue una herramienta esencial para garantizar una cosecha regular y abundante.

Toda civilización se caracteriza por el desarrollo de la tecnología y un medio de registrar los cambios, las reglas y los ritos: la escritura. Las primeras civilizaciones auténticas del mundo antiguo dan fe sin excepción del inicio del desarrollo de sistemas de escritura.

LOS ORÍGENES: La agricultura y la ganadería significaron el nacimiento de toda una serie de trabajos y profesiones no asociadas ya a la producción de alimentos, ya que, por primera vez en la historia, había suficiente comida para toda la población, incluida aquella que no se dedicaba de forma directa a su suministro. Con el transcurso del tiempo, aquel modo de vida resultó ser hasta diez veces más productivo que el cazador-recolector previo.

El cultivo y la cría de animales permitieron a las familias aumentar el número de hijos, porque ya no era necesario cargar con ellos de un lado a otro; ahora podían almacenar los alimentos en graneros y así añadir un nuevo miembro más cada dos años o incluso antes. A todo ello se sumaban las ventajas de vivir en una aldea o un pueblo en los que siempre había vecinos alrededor para ayudar en el cuidado de los niños.

A medida que la población aumentaba, aquellos que no se dedicaban a las labores del campo o la ganadería tenían la posibilidad de convertirse en artesanos, fabricantes de cerámica, joyas, ropa, etc., para los demás miembros de la comunidad, así como de explorar ciertos desarrollos tecnológicos, como ruedas, carros y armas, fabricados a partir de materiales que aprendieron a extraer de la tierra, tales como cobre, bronce y hierro.

A ellos se sumaron los comerciantes, que comenzaron a distribuir los productos realizados por los artesanos junto a cualquier excedente de productos alimentarios. El comercio se tradujo en viajes, en barcos, en el desarrollo de la escritura, la matemática y el dinero. Otra clase de trabajo era el orientado a la esfera divina, de manera que se procuraba que la aldea o el pueblo mantuviera unas buenas relaciones con las divinidades para incrementar las posibilidades de gozar de una abundante cosecha y minimizar las eventuales catástrofes. Aquellos sacerdotes primitivos contribuyeron a dar origen a la mayoría de las principales religiones del mundo.

El incremento demográfico hacía imprescindibles nuevas formas de organización y control. Emergieron los primeros reyes y emperadores, con sus correspondientes aristócratas y burócratas encargados de recaudar impuestos, dictar leyes y administrar justicia.

ORGANIZACIÓN EN AMÉRICA: Los diversos grupos humanos que habitaban América antes de la llegada de los europeos, presentaban profundas diferencias. Éstas tenían que ver con:

•  La forma en que obtenían sus alimentos: cazadores, recolectores, horticultores, pastores y agricultores.

•  La forma en que se organizaban para la toma de decisiones: bandas, tribus, jefaturas, Estados.

De este modo, en un mismo momento coexistían en América bandas de cazadores-recolectores, como los querandíes en la región pampeana; o jefaturas de agricultores, como ios diaguitas en el noroeste del actual territorio argentino, y agricultores intensivos con una organización social muy compleja, como los aztecas y los incas.

Cultivo del Maíz

LA OBTENCIÓN DE LOS ALIMENTOS
A través de la historia, los hombres desarrollaron diferentes formas de proveerse los alimentos necesarios para la subsistencia. A partir de ellas, los antropólogos realizan la siguiente clasificación de los grupos humanos:

• Cazadores y recolectores: Aplican diferentes técnicas para recolectar vegetales, cazar o pescar. Para ello utilizan sólo la energía muscular, auxiliada de instrumentos muy rudimentarios: algunos pocos utensilios y armas, como, por ejemplo, arcos y flechas, hachas de piedra, bastones para cavar, etc.

• Agricultores: Emplean una tecnología que permite roturar el suelo y explotar grandes extensiones de tierras de diversas características. La aplicación de esta nueva tecnología requiere un nivel importante de organización del trabajo. En los pueblos agricultores existen siempre grupos de trabajadores especializados, encargados de la construcción de canales para la llegada de agua, de terrazas en las laderas de montañas y cerros, etc. Pero la característica más importante de estos pueblos es que poseen una organización social muy diferente y más compleja que la de los anteriores, que se basa en la producción de excedentes.

• Horticultores: Cultivan semillas, raíces o tubérculos con el bastón de cavar o la azada. Sólo aplican la fuerza muscular y carecen de medios para roturar el suelo, remover la tierra y abrir surcos, lo que explica su escasa producción. Para limpiar el terreno cortan y queman la maleza, técnica que empobrece el suelo y hace imposible su cultivo durante períodos superiores a tres años. Este hecho lleva a que la población deba trasladarse permanentemente en busca de nuevas tierras productivas. Generalmente, estos pueblos recurren también a la caza y a la recolección para la obtención de alimentos.

• Pastores: Basan su subsistencia en la cría de animales domesticados en grandes rebaños, de los que extraen leche, sangre, pieles y carne. Para los pueblos pastores resulta fundamental que el ganado esté bien cuidado y protegido y disponga de pastos. Por otra parte, es muy importante la existencia de abundante agua en la zona en que se realiza este tipo de actividad.

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL PARA LA TOMA DE DECISIONES:
En todo grupo humano existe la necesidad de tomar decisiones que ordenen las relaciones de las personas entre sí y distribuyan las tareas.

No siempre existieron personas encargadas especialmente de tomar las decisiones de una comunidad tal como en la actualidad lo hacen los funcionarios que ocupan cargos en el gobierno de un Estado. A través de la historia se fueron dando diferentes formas de organización que algunos investigadores sociales clasifican en:

Bandas: Son grupos de familias que se asocian transitoriamente y que, según las circunstancias, se separan, uniéndose con otras familias en bandas diferentes. Constituyen bandas las comunidades cazadoras y recolectoras.
El tamaño de las bandas varía de acuerdo con la abundancia de recursos y oscila entre las 30 y las 150 personas. En las bandas no hay personas especializadas para tomar las decisiones, sino que éstas se toman en reuniones de familias. Muchas veces, los desacuerdos en estas decisiones son los que ocasionan la división de la banda.

Las bandas suelen tener un líder, pero esto no significa ningún privilegio para la persona que ocupa esa posición, ya que tiene que trabajar y compartir los alimentos como todos los demás. Generalmente, el líder es una persona experimentada, cuya autoridad se limita a calcular cuál es la mejor época para trasladarse de un lugar a otro o a elegir el tipo de alimentos a consumir gfc  primero y cómo se distribuirán.

• Tribus: Cuando en las comunidades aumenta la cantidad de alimentos que se producen, por la domesticación de animales y el cultivo de vegetales, se incrementa el número de sus integrantes. Al constituirse grupos más numerosos se hacen necesarios algunos cambios en la organización para la toma de decisiones. Se constituyen, de este modo, las denominadas “aldeas”, que confían las decisiones a un líder o a un consejo, formado por varias personas, por ejemplo, ancianos.

• Jefaturas: Cuando la capacidad para producir bienes aumenta, se requiere una mayor organización para intercambiar y distribuir los productos. Se hace necesario, también, que determinadas personas ejerzan la autoridad. Se desarrollan, así, las denominadas “jefaturas”. Éstas se diferencian de las tribus porque el jefe tiene un conjunto de privilegios que lo separa de los demás y porque quien lo sucede es un miembro de su familia, generalmente, su hijo. La jefatura se caracteriza por la desigualdad social y económica, ya que los emparentados con el jefe supremo tienen mayores beneficios y bienes que el resto de la población.

• Estados: La toma de decisiones que afecta a toda la población de un territorio es realizada por personas dedicadas exclusivamente a esta tarea, con poder para exigir y obtener obediencia y, en caso necesario, para usar la fuerza, lo que se considera legítimo por las funciones que ejercen.

Fuente Consultada:
Atlas de Historia del Mundo – Editorial Parragon
Todo Sobre Nuestro Mundo de Crhistopher LLoyd
Pensar La Historia Argentina desde una Historia de América Latina Moglia-Sislián-Alabart

Principales Cráteres en el Planeta Por Impactos de Meteoritos

EL IMPACTO DE LOS METEORITOS: Se define como meteorito a un trozo de material, a menudo procedente de algún asteroide, lo bastante  grande como para sobrevivir al pasar la atmosfera terrestre.

Los meteoritos son fragmentos de rocas del espacio interplanetario que el azar ha traído a la Tierra. Son de tres tipos: piedras —con mucho las más abundantes (92,8% de las caídas observadas)—, hierros (5,7%), y hierros líticos (1,5%).

Las piedras se componen en gran medida de silicatos —como la olivina, el piroxeno y el feldespato— y otros minerales conocidos en rocas ígneas lunares y terrestres. Más del 85% de las piedras son «condritas», que se distinguen de otras rocas ígneas por la presencia de pequeñas inclusiones esféricas de material de silicato llamadas cóndrulos. Los meteoritos de hierro son esencialmente aleaciones de hierro con hasta un 20% de níquel.

La mayoría de estos se componen de dos minerales de níquel-hierro intercalados laminarmente que muestran una superficie con dibujo en zig-zag al ser partidos y pulidos. Los meteoritos de hierro lírico se componen de níquel-hierro y silicatos en proporciones aproximadamente iguales: algunos presentan discretos granos de olivina dentro del níquel-hierro. Muchas piedras y hierros líricos presentan cortezas lisas o rugosascomo resultado de la ablación (fusión superficial) a su paso por la atmósfera de la Tierra. Algunos hierros presentan hendiduras cortantes formadas de la misma manera.

La datación isotópica de meteoritos revela edades mineralógicas de unos 4.600 millones de años, tanto como las rocas lunares datadas como más antiguas, e iguales a la edad que se le calcula a la Tierra y, presumiblemente, a los demás planetas.  La mayoría de los meteoritos se formaron probablemente mucho más tarde, cuando cuerpos originarios, pequeños pero de diferentes tamaños, del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter co-lisionaron y estallaron.

Caen en la Tierra un millón de meteoritos al año y, aunque raramente se ven, de vez en cuando causan daños. Los grandes han ocasionado cráteres, de los que el Cráter del Meteoro de Arizona de hace 20.000 años, con 1,2 kilómetros de diámetro y 174 metros de profundidad, es el ejemplo más gráfico. Algunos pequeños han caído sobre seres vivos. Una vez se rumoreó que un meteorito acertó a un gato.

Un caballo recibió un impacto en New Concord, Ohio, en 1860. Y aunque la mayor parte de los meteoritos proceden de asteroides, en 1911 un perro murió en Egipto al caerle un meteorito procedente de Marte. También han caído sobre seres humanos. Un hombre de Mhow, en la India, fue alcanzado en 1827, y en 1954 una ama de casa de Alabama dormía en el sofá de su cuarto de estar cuando una piedra procedente del espacio exterior atravesó el tejado y le impactó en la cadera, dejándole una impresionante quemadura. Fue un brusco despertar.

La mayoría son partículas pequeñas casi como de polvo y son rápidamente incineradas por el intenso calor friccional del vuelo atmosférico a alta velocidad. Sus incandescentes muertes, marcadas por brillantes estelas de luz, son las «estrellas fugaces» o «meteoros» del cielo nocturno.

Sólo unos pocos de los mayores meteoroides o sus restos fragmentados sobreviven al violento paso a través de la atmósfera para llegar a la superficie de la Tierra como meteoritos, e incluso así, alrededor de dos tercios caen en los océanos. Anualmente, rara vez se registran y recuperan más de diez caídas de meteoritos.

La caída de un meteorito se puede ver como una bola de fuego con largas colas incandescentes de materiales de desecho de la ablación. Se puede producir un sonido como de un trueno, de un silbido o de un resquebrajamiento, a veces acompañados por explosiones de «onda de choque supersónica».

Los lugares de hallazgos de meteoritos, de los que en la actualidad se conocen casi 2.500, se distribuyen de una manera fortuita, pero las tectitas parecen estar confinadas a «áreas de dispersión» en ciertas regiones geográficamente limitadas: las caídas de tectitas no han sido nunca observadas.

Las marcas de impactos de meteoritos en la superficie de la Tierra son muy poco corrientes, en gran medida porque los procesos geológicos normales conducen a su desaparición: sólo cráteres de mayor tamaño sobreviven durante algún tiempo, generalmente en condiciones de clima y de geología de superficie favorables, tal y como ejemplifica el cráter Meteor de Arizona, de 20.000 años de edad.

Sin embargo, investigaciones sistemáticas en muchas partes del mundo, sugieren ahora la presencia de hasta 60 estructuras de origen meteorítico, algunas de las cuales se asocian a la presencia de fragmentos de níquel-hierro y minerales que muestran el efecto de altas presiones coherentes con una modificación por impacto.

Mapa de los Principales Crateres

Principales cráteres de impacto en la superficie terrestre:

crater terrestre

Vredefort (Sudáfrica)  
De 300 km de diámetro y unos    2.000 millones    de    años de antigüedad.

crater terrestre

Sudbury (Ontario, Canadá)     
De unos 250 km de diámetro y    originado    hace    más    de 180 millones de  años.

crater mexico

Chicxulub (Golfo de México)  
De unos 170 km de diámetro y originado hace unos 65 millones de años, entre los límites de los tiempos mesozoicos y los fanerozoicos. Este gran cráter se relaciona con la gran catástrofe nz ógica que afectó a la Tierra al final del  período Cretácico, durante la cual se extinguieron numerosos grupos de organismos, entre ellos los dinosaurios.

Mankouagan (Quebec, Canadá)
De unos 100 km de diámetro originado hace unos 200 millones de años.

Propigai (Rusia)
De unos 100 km de diámetro y de alrededor de unos 35 millones de años de antigüedad.

Acraman (Australia)
De unos 90 km de diámetro y originado hace unos 570 millones de años, a inicios de los tiempos fanerozoicos.

Puchezh-Katunki (Rusia)
De 80 km de diámetro y originado hace unos 220 millones de años.

Siljan (Suecia)
De 55 km de diámetro y originado hace unos 368 millones de años.

Saint Martin (Canadá)
De 40 km de diámetro y formado hace unos 220 millones de años.

Teague (Australia)
De 30 km de diámetro y originado hace unos 1685 millones de años.

Fuente Consultada:
El Universo Para Curiosos Nancy Hathaway – Crítica
La Luna, Marte y Los Meteoritos Geological Museum – Akal
Historia Universal Los Orígenes Tomo I – Salvat

Como se Estudia el Clima de la Antiguedad o Prehistoria

En las estaciones meteorológicas del mundo entero se realizan constantemente medidas de la cantidad de lluvia, dirección y velocidad del viento, presión atmosférica y variaciones de temperatura. Las medidas que se utilizan para la predicción del tiempo proporcionan un registro diario y preciso de las condiciones climatológicas. Sin embargo, sólo en el siglo XIX se comenzó o diseñar sistemáticamente los mapas del tiempo.

¿Cómo era el clima hace 500 ó 1.000 años? No existen medidas precisas, pero sí descripciones aproximadas. Los fríos excepcionales, las grandes lluvias o las sequías impulsaban a los hombres a escribir sus observaciones. Por otra parte, se obtiene información por el tipo de vestidos empleados, por los edificios que se construían o por las cosechas que se realizaban.

Sin embargo, cabe preguntarse cómo era el clima antes de que el hombre apareciese en la Tierra. Cómo era hace un millón o 500 millones de años. Todo lo que queda de aquellos tiempos antiguos son sedimentos — arenas, arcillas y calizas, depositadas en los mares, en los lagos y en las superficies de la Tierra que existían entonces— Sólo a partir de estos sedimentos y de los fósiles conservados en su interior se puede hacer una descripción del clima de la época.

El estudio de los climas de los tiempos pasados es una rama de la geología, llamada paleoclimatología (del griego paleos = antiguo). Normalmente, sólo se consigue una información muy general. Los climas tropicales, desérticos o glaciales se pueden reconocer, pero no se sabe nada acerca de la cantidad exacta de lluvia caída, de la temperatura o de la presión atmosférica, en comparación con las condiciones parecidas de los tiempos actuales.

Sin embargo, a veces se puede estimar la dirección del viento, y se ha descubierto un método que permite determinar la temperatura de los mares de la antigüedad con una precisión de 0,5° C. Desde luego, la temperatura del mar tiene una influencia directa en el clima de sus proximidades.

CLIMAS CÁLIDOS Y  FRÍOS
Los climas cálidos desérticos y los fríos árticos son los más fáciles de identificar a partir de los sedimentos. La falta de agua en los desiertos implica que el sedimento no es arrastrado por los ríos, sino por el viento, y su efecto sobre las pequeñas partículas de roca erosionada es muy característico.

Las partículas de un mineral duro y resistente, movidas constantemente por el viento sobre el suelo del desierto de arena, desarrollan formas esféricas y sus superficies se hacen lisas. La arena, empujada por el viento, actúa como un abrasivo muy eficaz. Las piedrecitas y los guijarros del suelo se pulen del lado del viento predominante. Las formas rocosas que sobresalen del suelo son cortadas y esculpidas, adquiriendo perfiles fantásticos.

En el desierto, la lluvia es un fenómeno raro, pero, cuando cae, resulta torrencial y el agua corre por las pendientes arrastrando en su camino todos los fragmentos de roca, hasta llegar a los llanos bajos, donde desparrama los sedimentos formando un enorme abanico de aluvión.

La cantidad de agua disminuye rápidamente por evaporación y filtraciones, dejando una pila de variados fragmentos de rocas que pueden conservarse. Los depósitos salinos (evaporitos) también indican condiciones desérticas.

La evaporación del agua es superior a la caída de lluvia, y los mares poco profundos y los lagos se secan, dejando todos los compuestos químicos que estaban disueltos. Estos indicios, tales como los evaporitos, los abanicos  aluviales, las rocas pulidas,  los  guijarros y los granos lisos de arena, indican la existencia de desiertos y las condiciones climáticas que los acompañan. Por el contrario, el frío prolongado produce glaciares, masas de agua congelada que se mueven desde las tierras altas a las bajas.

Los glaciares también dejan detrás sus propias “huellas”. Los paisajes adquieren formas especiales, producidas por el hielo en movimiento. Las piedras arrastradas por el hielo tienen marcas y surcos, erosionados al frotarse unos con otros a grandes presiones. Las partículas de roca arrancadas son angulares, con bordes afilados y serrados. Cuando los glaciares se funden, estas rocas quedan formando morrenas.

Todos los tamaños, pesos y formas se identifican fácilmente. Estos sedimentos no sólo pertenecen a la Edad Glacial de hace un millón de años En África, India y Australia se conservan depósitos de glaciares que representan un avance de los hielos hace unos 300 millones de años. Hay indicios de que hubo edades glaciales todavía más antiguas, en tiempos pre-cámbricos,  550  millones  de  años  atrás.

corte de una duna de arena

Las dunas se forman por la acumulación de capas de arena. Un corte hecho en el costado de una de ellas muestra claramente las distintas capas, unas encima de las otras. Durante su formación, la duna se modifica constantemente por los embates del viento. Tiene una ladera empinada por sotavento y una pendiente suave en la ladera de barlovento, de unos 12 grados, aproximadamente. Parte de la arena depositada por el viento en la superficie de la ladera suave es arrastrada sobre la cima de la duna y se deposita, formando un ángulo de 30°. Las dunas se mueven constantemente, empujadas por el viento predominante. La arena de la ladera de barlovento es siempre empujada, hasta caer por el lado de la pendiente abrupta de sotavento. Por esto, las capas de una duna móvil acaban con una pendiente de 30°. El ángulo agudo que forman estas capas con la superficie de la duna señala la dirección en la que soplaba el viento predominante. Por el estudio de antiguas dunas de arena se han averiguado, incluso, cambios estacionales de   la   dirección  del  vienta.

INFORMACIÓN A PARTIR DE ORGANISMOS
Actualmente, casi todos los corales se encuentran en mares tropicales o sub-tropicales. Si la temperatura del agua se hace inferior a 22° C, la mayoría de los corales no sobreviven. Por tanto, la existencia de corales conservados o arrecifes coralinos en sedimentos antiguos sugiere, de modo inmediato, que el clima en la época era cálido. Se puede hacer un cálculo aproximado a partir de otros fósiles cuyos parientes cercanos todavía existen.

Los anfibios y reptiles son animales de temperatura variable, abundantes en los climas húmedos y cálidos. Es muy raro encontrarlos en las partes del mundo que sufren variaciones de temperatura extremas. Cuando se encuentran sus restos en rocas antiguas, se supone que el clima era cálido y húmedo.

Las estructuras que desarrollan los animales también pueden ser significativas. El dinosaurio, con patas palmeadas y pico de pato —del que se sabe que existió hace 100 millones de años—, casi con seguridad vivía en  lagunas  o  zonas pantanosas.

Sólo  una lluvia abundante puede haber producido estas condiciones. La adaptación de aletas a patas y el desarrollo de pulmones entre los peces de agua dulce en los tiempos devónicos, hace 350 millones de años, ocurrieron, probablemente, como respuesta a una disminución del tamaño de los lagos interiores; los peces que quedaban en seco podían arrastrarse hasta encontrar otras charcas.

Las plantas también proporcionan datos para averiguar el clima. Las tropicales son muy características; casi todas ellas tienen tejidos lignificados y cortezas delgadas. Como no hay variaciones estacionales, no se desarrollan anillos de crecimiento. Las plantas acuáticas guardan espacios de aire en sus tejidos (aerénquimas), y sus hojas presentan poros respiratorios (estomas) sólo en la superficie más alta.

En ambientes secos, las plantas tienen hojas pequeñas, correosas o carnosas, con pocos poros. La información procedente de una planta aislada no resulta de gran valor científico, pero una comunidad de plantas parecidas es muy significativa.

LOS FÍSICOS DESCUBREN UN TERMÓMETRO
Existen tres isótopos conocidos del oxígeno. Químicamente, son idénticos, pero tienen masas algo distintas. El isótopo más abundante tiene una masa atómica de 16 (0 – 16), y uno de los más escasos posee una masa atómica de 18 (0-18).

En el agua, el oxígeno se combina con el carbono para dar el radical carbonato —CO2. Se ha comprobado que la cantidad de 0-18 que se incorpora a la formación de carbonates varía apreciablemente según la temperatura del agua.

Algunos animales marinos secretan caparazones de carbonato calcico y absorben el radical carbonato de las aguas que los rodean. La abundancia de 0-18 presente en el caparazón, en relación con la cantidad de normar 0- 16, dará una buena indicación sobre la temperatura del mar. La medida exacta de la proporción de 0 – 18 a 0-16, en los caparazones fósiles, permite calcular la temperatura de los mares de épocas pasadas.

El método es tan preciso que se pueden detectar diferencias tan pequeñas como 0,5° C. En las secreciones de un caparazón se pueden medir, incluso, los leves cambios estacionales de temperatura. Desde luego, es muy importante que la composición del caparazón original no se haya alterado por recristalización.

Ver:Historia de la Evolución del Cambio Climatico

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología TECNIRAMA Fasc. N°129 (CODEX) Los Climas Antiguos

Colibrí o Picaflor Características e Informacion sobre aves argentinas

El único orden de animales exclusivamente americano está constituido por los colibríes. Se les halla desde Alaska y el Labrador hasta la Tierra del Fuego, y en todas las Antillas. De manera curiosa, no existen en Canadá, con excepción de la península de Labrador, ni en los estados de Texas, Nuevo México, Colorado y Wyoming; en Sudamérica se encuentran ausentes en la mayor parte de la Patagonia.

CARACTERÍSTICAS DEL PICAFLOR COMÚN
Nombre Científico: Chlorostilbon aureoventris

Macho: Es Verde. Garganta y cuello anterior, azul verdoso brillante. Vientre blanquecino. Mancha detrás de los ojos (a veces ausente). Alas pardas. Cola azulada.

Hembra:  Es Verde. Ventralmente gris claro, Mancha detrás de los ojos. Cola azulada con las plumas más externas con punta blanca.

Costumbres: Comportamiento característico del grupo. Recorre incansablemente las flores libando. A menudo en jardines y enredaderas.

Nidificación: El nido tiene forma de tacita, Emplea en la construcción pelos, cerdas, lanas, materias vegetales suaves, liadas con telas de arañas. Puede estar atado, colgante o asentado a hierros, alambres, cables o hilos pendientes de techos En ramas de plantas, tallos de enredaderas, yuyos o raices, en barrancas. La postura es de 2 hueve; elípticos, blancos.

Habitat en Argentina: Frecuenta la vegetación arbustiva de montes, sabanas, pradera. También en parques y jardines er zonas urbanas.

Distribución geográfica en Argentina: Desde el norte del país hasta la Pampa y Buenos Aires.

colibri o picaflor

INFORMACIÓN: Colibrí, el nombre con que por lo general se le conoce, es, en forma científica, apenas uno de los 120 géneros que agrupan las 321 especies reconocidas. Otro nombre que generalmente se le da es el de “picaflor”. Pero el vulgo le da muchos otros nombres —entre ellos, tominejo, besa flor, tucusito, androdón, burrión, chupaflor, chupamirto,chuparrosa, güichichil, quincha, quinde, tentenelaire, tumuñuco,  visitaflor, ermitaño, mango, esmeralda, amatista, topacio, zumbador, zunzún, chupalina, trovador, zumbaflor, o bien matista, topacio, refiriéndose a los iridiscentes de su plumaje.

Sus características más obvias son sus largos picos, a veces más largos que el propio cuerpo, y la iridiscencia de su plumaje, rico en reflejos metálicos debido a la forma peculiar de las partes córneas de las plumas, que actúan como priema que descomponen la luz; un proceso similar al que acontece con las alas de las mariposas.

Entre los colibríes se hallan las aves más pequeñas (de cinco a seis centímetros), mientras que el ejemplar más grande es el llamado Patagona gigas, que mide 20 cm. Su peso oscila entre 2 y 20 gramos. “En relación con su peso—escribe el naturalista J.Berlioz-,tiene una superficie mucho mayor que otro de mayor tamaño de estructura similar, y usa en consecuencia mucha más energía para conservar su temperatura.

En los pequeños colibríes esto significa una necesidad de oxígeno extremadamente grande. Incluso en reposo estas diminutas aves requieren más oxígeno por gramo de peso por hora que cualesquiera otros vertebrados, incluyendo los pequeños insectívoros llamados musarañas.

Dada la misma temperatura ambiental, un colibrí usa de manera proporcional de tres a ocho veces más oxígeno que un pinzón de pico cruzado; en vuelo necesita cinco y media veces más, o sea 78 cm3 de oxígeno por gramo de peso por hora. En consecuencia, la superficie respiratoria de los pulmones y el tamaño del corazón, en proporción con cada gramo de peso del cuerpo, es tres veces mayor y el número de glóbulos rojos es dos veces mayor que en las palomas domésticas. Además, los bronquios de los colibríes son anchos y hacen posible un rápido cambio  de aire.

Como la necesidad de oxígeno, también la necesidad de alimento es muy grande e relación con su peso. Un colibrí precisa dos tipos de alimento: animal (toda clase de pequeños artrópodos, en particular insectos y arañas de exoesqueletos delgados) y vegetal (néctar de las flores y jugos de frutas). Buscando su alimento en el fondo de la flor, el colibrí halla ambos tipos de nutrientes.

Los largos picos, rectos ó curvados hacia arriba o hacia abajo, están adaptados a la perfección con su necesidad de buscar alimento. La lengua es igualmente larga y tubu bífida. La estructura ósea ble en varios aspectos. El es muy desarrollado a fin de ofrecer una sólida base a los poderosos músculos que el colibrí necesita para batir sus alas a velocidades increíbles —¡hasta 80 aleteos por segundo!— Por el contrario, los huesos de las piernas son muy delgados y débiles. Las patas, bien desarrolladas, con tres dedos adelante y uno hacia atrás, terminados en agudas garras, le sirven para posarse en las ramas, mas no para caminar.

La habilidad de vuelo de los colibríes no tiene comparación con la de otras aves: con sus alas de forma de cuchillas, apoyadas por fuertes músculos, pueden volar hacia adelante, hacia atrás, hacia los lados, y hacia arriba o abajo en forma vertical. Manteniéndose estáticos frente a una flor de la que se alimentan, de pronto parten en cualquier dirección con la velocidad de una flecha. Esta habilidad les ha sido de gran utilidad para su supervivencia, pues bien pocos depredadores pueden cazarlos.

El rápido batir de sus alas a menudo produce un sonido zumbante que se podría interpretar como el equivalente del canto en otras aves. Asimismo, sus largos picos, que les permiten llegar hasta la parte profunda de las flores para absorber el néctar y atrapar insectos diminutos, también les sirven de arma, más para el ataque que para la defensa.

Hay que decir que los colibríes son aves poco sociables. Muy individualistas, jamás forman parejas estables. Las hembras construyen sus nidos aun antes de haber hallado compañero. Cuando éste aparece, hay un ritual de cortejo como en todas las aves, con variantes según las diversas   especies.   La hembra  pone por lo general dos huevos de forma elíptica, completamente blancos, y bastante grandes si se piensa en el cuerpo del ave. Acontecen de una a tres posturas al año.

Los colibríes no le temen al hombre. Por el contrario, di ríase que le dan la bienvenida a sus territorios, pues su arribo significa la plantación de matas que florecen. Es decir, el hombre les aporta alimentos. A comienzos de siglo, se puso de moda en  Francia adornar los sombreros de las mujeres con colibríes disecados.

Los colibries vive en el extremo norte o extremo sur del  continente, naturalemte efectúan  migraciones.  La extraordinaria lo de estas aves no las han incitado, sin embargo, a cambiar de habitat. Donde más abundan los colibríes es en el piedemonte andino, de manera especial en Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y, sobre todo, en las faldas orientales de los Andes que alcanzan la hoya amazónica.

Se encuentran especies de colibríes desde el nivel del mar hasta casi 5,000 metros de altitud, en sabanas, bosques, desiertos, valles y montañas.

Esto no es sino una demostración práctica de la tremenda capacidad de adaptación de estas aves, no sólo al clima, sino al ambiente y a la vegetación que es esencial para su alimentación y supervivencia. Y es una fortuna que así sea, pues estas joyas aladas son el más bello adorno de cualqujer jardín, de cualquier ambiente, para disfrute del hombre que no puede dejar de asombrarse y maravillarse de su rápido vuelo, casi imposible de seguir, cuando velozmente se presentan a la vista y llena de vida y energía el paisaje cotidiano.

Fuente Consultada:
Guía de Aves de la Pampa Martín de la Peña y Fabián Titarelli
Revista GEOMUNDO Vol. 13 N°04

3R Principio de las 3R Ecologia Urbana Reciclar Basura Reutilizar

El Principio de las 3R – Reciclar Basura Reutilizar –

Ver: El Despilfarro de Alimentos en el Mundo: Problemas Económicos y Ambientales

PROBLEMÁTICAS AMBIENTALES
En las últimas décadas, la relación sociedad-naturaleza tuvo cambios muy notables. El crecimiento de la urbanización, el desarrollo de los sistemas de transporte y comunicación, el impresionante desarrollo científico-técnico, la industrialización y el uso de gran cantidad de productos químicos en las actividades económicas y en los hogares, son sólo algunas muestras de ello.

En una sola generación se cuadruplicaron los bienes y servicios producidos en todo el mundo. Pero este desarrollo tuvo su contrapartida en el deterioro que afecta las condiciones de vida de la población y el ambiente, como consecuencia de la irracionalidad en la utilización de los recursos y la cantidad de contaminantes que lo degradaron, poniendo en peligro el desarrollo futuro. Además, el aprovechamiento de los recursos no es equitativo: el consumo desenfrenado de los países desarrollados resulta perjudicial para los países en desarrollo, que son los que se quedan sin los recursos naturales. Un habitante de los países industrializados consume de 10 a 35 veces más energía que un habitante de los países en desarrollo.

Los problemas ambientales se presentan en todas las escalas (local, continental y planetaria), por lo que cada sociedad no sólo debe lograr un desarrollo ambientalmente sustentable en su espacio geográfico, sino también cuidar la alteración a nivel planetario, como el calentamiento de la atmósfera y el debilitamiento en la capa de ozono; hay que pensar en forma integral y actuar de manera local.

Los principales problemas que afectan a la biosfera en la actualidad son:

Contaminación del aire, de las aguas y de los suelos

Escasez del
agua dulce
Pérdida de la fertilidad
de los suelos
Desertificación
Pérdida de la biodiversidad Tala de bosques

El tema del consumo es central para estas cuestiones conocidas colectivamente como la crisis del medio ambiente. Es el impacto humano sobre la biosfera lo que está produciendo tensión ambiental y poniendo en peligro la capacidad del planeta para sostener la vida.

En esencia, ese impacto se causa mediante la energía y las materias primas que la gente usa o derrocha mundialmente. Si el uso fuera aun aproximadamente igual entre la gente, la medición del impacto humano sería una cuestión relativamente simple de resolver multiplicando la cantidad de energía y de materias primas que usa cada persona por el número de la población mundial. Pero no hay ninguna equivalencia en nuestro gasto de recursos.

La vasta mayoría, que es pobre, los usa sólo en forma mínima. Exactamente lo opuesto sucede entre los ricos, que son pródigos en su consumo. La energía, en especial el uso de combustibles fósiles, está en el núcleo mismo del asunto. Un cuarto de la población mundial, la mayor parte de la cual vive en los países industriales, da cuenta del 80 por ciento del consumo mundial de energía comercial. Los otros tres cuartos, que viven en su mayor parte en el mundo en desarrollo, dan cuenta de sólo el 20 por ciento.

La crisis ambiental es una crisis común, que deben enfrentar todos los países y los pueblos por igual, pero los países desarrollados y los países en desarrollo contribuyen a la crisis en medida tan desigual y tienen experiencias y capacidades económicas tan marcadamente distintas, que la crisis misma es percibida de manera muy diferente, amenazando las relaciones entre los países y bloqueando la convergencia de las respuestas a la crisis.

A manera de ilustración, los países industrializados occidentales gozaron de un período de prosperidad notable y en gran medida inesperada en la década de 1980. Sus líderes lo describieron en el comunicado de la cumbre del Grupo de los Siete de 1988 como “el período más prolongado de crecimiento económico en la historia de posguerra”. Esa prosperidad, y los altos niveles de consumo a que dio lugar, tendió a intensificar la presión sobre el medio ambiente en muchos respectos, pero también dio a los países ricos los recursos para encarar los problemas ambientales. Algunos países, aquellos con mayor prudencia ambiental, ya habían logrado resultados medibles en la limpieza del aire y del agua y en la reducción de la contaminación.

 5 de Junio: Día del Medio Ambiente

Antiguas Civilizaciones del Mundo Primeras Ciudades de la Mesopotomia

Antiguas Civilizaciones del Mundo

Las primeras civilizaciones de la Historia se desarrollaron en Mesopotamia, Egipto, India y China hace unos 5,000 años. Todas reciben el nombre de civilizaciones fluviales porque se desarrollaron a la orilla de grandes ríos: el Tigris y el Eúfrates en Mesopotamia; el Nilo en Egipto; el Indo en la  civilización india; y el río Amarillo en China. Las orillas de estos ríos estaban ocupadas por tierras muy fértiles y fáciles de regar, lo que provocó un gran desarrollo  de la agricultura. El crecimiento económico produjo grandes cambios; la población aumentó y las hasta entonces pequeñas aldeas crecieron hasta convertirse en grandes ciudades con varios miles de habitantes.”

Hace unos 12.000 años, el modo de vida de los seres humanos que habitaban determinadas zonas geográficas comenzó a transformarse radicalmente. Las ocupaciones depredadoras, como la caza y la recolección, fueron sustituidas poco a poco por otras de carácter productivo, como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra y, de esta manera, las sociedades de Homo sapiens abandonaron paulatinamente el nomadismo y la economía de subsistencia para convertirse en sedentarias y productoras de sus propios alimentos.

El complejo proceso que permitió a estos grupos pasar de una economía depredadora a una productora recibe el nombre genérico de neolitización, aunque con frecuencia también se utiliza la expresión “revolución neolítica” . El Neolítico, que no debe entenderse como un período cronológico concreto, sino como una etapa dentro de la evolución de las diferentes sociedades humanas, tuvo una difusión casi universal, aunque no surgió al mismo tiempo ni se desarrolló con un ritmo uniforme en todas las regiones del planeta -en lugares remotos, todavía hoy pueden encontrarse culturas neolíticas-.

Cada núcleo original, que coincide con zonas de la Tierra donde existían animales y plantas susceptibles de ser domesticados -como Oriente Próximo, China, Mesoamérica o la región andina-, evolucionó y se difundió de forma independiente. Así, no se puede hablar de una “cultura neolítica“, sino de infinidad de éstas. Cada cultura surgió y se desarrolló en un entorno natural distinto y, consecuentemente, tuvo que adaptarse a recursos y materiales muy dispares. Una de las principales razones de la transformación económica y cultural vivida por las sociedades humanas se encuentra en el cambio climático que se produjo al finalizar la última glaciación y que inauguró el período Holoceno, el último de la actual era geológica.

Durante éste, las temperaturas aumentaron considerablemente y, paulatinamente, los hielos que cubrían la mayor parte del planeta se fundieron y quedaron relegados a las regiones polares y a las altas montañas. Con el deshielo, además, se inundaron amplias zonas costeras.

La alteración climática comportó la desaparición de muchas plantas y la migración o extinción de las especies animales que habían garantizado la supervivencia del hombre del Paleolítico. Estos cambios en la vegetación y la fauna, unidos al constante aumento de la población, rompieron el equilibrio existente entre las necesidades de las comunidades humanas y los recursos naturales; y, así, el Homo sapiens se vio forzado a modificar sus costumbres alimenticias para no desaparecer.

A finales del Paleolítico, sin embargo, la humanidad ya había adquirido la madurez cultural y el progreso técnico necesarios para afrontar este reto. Así se inició la etapa de transición al Neolítico que los historiadores y arqueólogos denominan Mesolítico , durante la cual, gradualmente, los cazadores y recolectores aprendieron a controlar la producción y el consumo de los alimentos.

PRIMERAS CIVILIZACIONES: La civilización, según parece confirmar la arqueología, empezó en Sumer. En esta pequeña región de la Baja Mesopotamia, anegada hasta finales del Neolítico por las aguas del mar, las avanzadas sociedades agrícolas de la Edad del Cobre encontraron un paisaje inédito en el que crecer y prosperar.

Pero para conseguirlo, primero, tuvieron que organizarse y aprender a controlar las crecidas de los ríos. Así fue cómo apareció la agricultura de regadío y, junto a ella, algunos de los inventos más extraordinarios que ha pergeñado la humanidad, como el arado, el transporte rodado o la escritura.

Las sociedades salidas de este nuevo modelo económico, imbuidas por un profundo espíritu religioso y plenamente jerarquizadas, vieron cómo sus antiguas aldeas se convertían en grandes ciudades y, pronto, se toparon con la necesidad de poner orden a su complejo funcionamiento interno. Esto aumentó el poder de aquellas personas que habían dirigido y coordinado el progreso colectivo y, de tal suerte, aparecieron los primeros líderes políticos y religiosos.

La prosperidad de las ciudades sumerias cimentó luego gobiernos de reyes independientes, que entre 2800 y 2350 a. C. se disputaron el dominio de la región. El triunfo, sin embargo, fue para un príncipe extranjero. El semita Sargón fundó sobre la civilización sumeria el Imperio acadio, el primero de la Antigüedad, e inauguró un proceso secular por el cual los pueblos de pastores nómadas invadirían las fértiles tierras de Mesopotamia a cambio de asimilar la cultura de los vencidos.

Para seguir estudiando sobre este debes hacer click! en los botones del mapa superior que aparecen a elegir un área de civilización.

Solucion Verde: forestar puede generar un cambio climático?

Diez Respuestas a Diez Mentiras

Plantar árboles puede ser muy bueno, pero también puede ser muy malo. Depende de su objetivo, de su escala, del sitio donde se instalen y de los beneficios o perjuicios que generen para las poblaciones locales.

Las plantaciones a gran escala con especies de rápido crecimiento, tales como eucaliptos y pinos, son las que generan mayores impactos negativos, tanto en lo social como en lo ambiental. Debido a dichos impactos, ese tipo de plantaciones ha dado lugar a luchas generalizadas en su contra.

logo solucion verde

La respuesta de las empresas plantadoras y de los promotores que impulsan este modelo ha consistido en desmentir la ocurrencia de tales impactos y en elaborar y difundir una engañosa propaganda destinada a ganar apoyo en sectores no informados de la población. Entre las muchas falsedades publicitadas en favor de los monocultivos forestales a gran escala se encuentran las 10 siguientes:

Mentira 1: Las plantaciones forestales son “bosques plantados”.

Tanto los técnicos como las empresas insisten en llamar “bosques plantados” a las plantaciones. Esta confusión entre un cultivo (de árboles) y un bosque es el punto de partida de la propaganda en favor de las plantaciones. En un mundo concientizado sobre el grave problema de la deforestación, la actividad de “plantar bosques” es generalmente percibida como algo positivo. Sin embargo, una plantación no es un bosque y lo único que tienen en común es que en ambos predominan los árboles. Allí termina su similitud. Un bosque contiene:

Numerosas especies de árboles y arbustos de todas las edades.

Una gran cantidad de otras especies vegetales, tanto en el suelo como sobre los propios árboles y arbustos (trepadoras, epífitas, parásitas, etc.).  Una enorme variedad de especies de fauna, que encuentran allí abrigo, alimentos y posibilidades de reproducción.

Esa diversidad de flora y fauna interactúa con otros elementos como los nutrientes del suelo, el agua, la energía solar y el clima, de tal manera que aseguran su autoregeneración y la conservación de todos los elementos que lo componen (flora, fauna, agua, suelo). Las comunidades humanas también forman parte de los bosques, ya que muchos pueblos los habitan, interactúan con ellos y allí obtienen un conjunto de bienes y servicios que aseguran su supervivencia.  A diferencia del bosque, una plantación comercial a gran escala se compone de:

Una o pocas especies de árboles de rápido crecimiento, plantados en bloques homogéneos de la misma edad, y muy escasas especies de flora y fauna que logran instalarse en las plantaciones.

Las plantaciones comerciales requieren preparación del suelo, selección de plantas de rápido crecimiento y con las características tecnológicas requeridas por la industria, fertilización, eliminación de “malezas” con herbicidas, plantación a espaciamiento regular, cosecha en turnos cortos.

Por otra parte, en el mejor de los casos, las comunidades humanas son percibidas como proveedoras de mano de obra barata para la plantación y para la cosecha de los árboles que se realizará años más tarde. Como además su objetivo es producir y cosechar grandes volúmenes de madera en el menor tiempo posible, se puede decir que tiene las mismas características que cualquier otro cultivo agrícola. Por lo tanto, no se trata de un “bosque”, sino de un cultivo.

En síntesis, una plantación no es un “bosque plantado”, ya que además de todo lo anterior, resulta evidente que no es posible plantar, ni la diversidad de flora y fauna que caracteriza a un bosque, ni el conjunto de interacciones con los elementos vivos e inorgánicos que se dan en un bosque.

Mentira 2: Las plantaciones forestales mejoran el medio ambiente

Presentadas como “bosques plantados”, se dice que las plantaciones sirven para proteger y mejorar los suelos, para regular el ciclo hidrológico y para conservar la flora y la fauna locales.

1) Los suelos. Este tipo de plantaciones tienden a degradar los suelos por la conjunción de una serie de factores:

Erosión, en particular porque el suelo queda desnudo durante los 2 primeros años posteriores a la plantación y durante los 2 años posteriores a la cosecha, lo que facilita la acción erosiva del agua y del viento.

Pérdida de nutrientes, tanto por la erosión como por los elevados volúmenes de madera extraídos del sitio cada pocos años.

Desequilibrios en el reciclado de nutrientes. Por tratarse de especies exóticas, los organismos descomponedores locales encuentran grandes dificultades para descomponer la materia orgánica que cae de los árboles (hojas, ramas, frutos), por lo que los nutrientes que caen al suelo demoran mucho en poder volver a ser reutilizados por los árboles. Tanto en el caso de pinos como eucaliptos, es común ver cómo se va acumulando sin descomponer la hojarasca sobre el suelo.

Compactación, por el uso de maquinaria pesada, lo que dificulta la penetración del agua de lluvia y facilita la erosión.

Difícil reconversión del conjunto de esos y otros impactos, resulta que en muchos casos resultará muy difícil poder volver a utilizar esos suelos para la agricultura.

2) El agua. Este vital elemento es afectado tanto en cantidad como en calidad:

A nivel de cuenca, el volumen de agua disponible tiende a disminuir luego de la instalación de estas plantaciones. En realidades tan diversas como el sur de Chile, el estado de Espírito Santo en Brasil, Sudáfrica o Tailandia, se constata que el régimen hídrico sufre cambios negativos importantes como resultado de la plantación de grandes áreas de pinos y eucaliptos de rápido crecimiento. Ello se debe a varios factores, pero el principal es el elevado consumo de agua de estas especies. Para crecer, los vegetales llevan los nutrientes del suelo hasta las hojas, donde se produce la fotosíntesis.

El vehículo para llevar los nutrientes hasta la hoja es el agua. Para crecer más, necesitan más nutrientes, lo que implica mayor uso de agua para transportarlos hasta las hojas. Dado que se trata de extensas plantaciones creciendo a un ritmo muy acelerado, los impactos sobre el agua se vuelven cada vez más graves, y llegan hasta la desaparición de manantiales y cursos de agua.

Para confundir, los promotores de las plantaciones arguyen que algunas especies de árboles (en particular eucaliptos) producen más biomasa por unidad de agua utilizada y que por consiguiente son más “eficientes” que los árboles nativos. Sin embargo, no toman en cuenta que las plantaciones de eucaliptos son notoriamente “ineficientes” en la producción de alimentos, forraje, medicinas, fibras vegetales, frutos, hongos y otros productos que la gente local obtiene de los bosques. Además, resulta irrelevante definir la eficiencia de una plantación de eucaliptos para producir madera con una determinada cantidad de agua, si de todas formas utiliza más agua que la que el área puede producir.

Las especies más comúnmente utilizadas en plantaciones (eucaliptos y pinos) dificultan la infiltración del agua en el suelo, lo que, sumado al enorme consumo de agua, agrava los impactos a nivel de cuenca.

La calidad del agua también se ve afectada, tanto por la erosión como por el uso generalizado de agroquímicos, que la contaminan.

3) La flora. Los impactos sobre la flora local son múltiples y graves debido a la gran escala de estas plantaciones, que afectan a una enorme cantidad de hábitats:

En muchos casos, las plantaciones constituyen un factor de deforestación, ya que su instalación es precedida por la tala o incendio del bosque preexistente, tal como sucede a menudo en áreas tropicales y en particular en Indonesia. En estos casos el impacto es enorme en la zona templada, la flora del ecosistema de pradera disminuye su abundancia y riqueza cuando sobre la misma se instalan plantaciones.

En el área de la plantación, gran parte de la flora local es exterminada para evitar que compita con los árboles plantados y sólo algunas pocas especies logran instalarse al interior de las plantaciones. Pero incluso esas pocas especies son eliminadas cada pocos años, cuando la plantación es cortada y replantada, y se vuelve a la aplicación de herbicidas para eliminar la competencia.

Entre la flora que desaparece al interior de la plantación, es importante destacar muy especialmente la flora del suelo, que cumple un papel fundamental en el mantenimiento de la fertilidad del suelo en el largo plazo.

El impacto ya mencionado sobre el agua también afecta a la flora local, incluso a gran distancia del sitio de la plantación.

4) La fauna. Los impactos sobre la fauna

Para la mayor parte de las especies de la fauna local, las plantaciones son desiertos alimenticios, por lo que tienden a desaparecer. Las pocas especies que logran adaptarse, o son exterminadas (por considerárselas “plagas” para la plantación) o ven desaparecer su nuevo hábitat cada vez que la plantación es cortada para la venta de la madera.

cuando la plantación es precedida por la deforestación, el impacto sobre la fauna local es máximo.

Al igual que en el caso de la flora, tanto la deforestación previa a la plantación como los cambios en el agua y el suelo afectan negativamente a una amplia gama de especies de la fauna.

Los desequilibrios biológicos provocados por estas plantaciones frecuentemente dan lugar a la aparición de plagas que afectan a las producciones agropecuarias aledañas.

Mentira 3: Las plantaciones sirven para aliviar la presión sobre los bosques

El argumento es que, al haber más madera disponible a partir de las plantaciones, esto se traducirá en una menor extracción de madera de los bosques nativos. Pese a que pueda parecer lógico, la realidad es que se ha constatado que las plantaciones son en general un factor más de deforestación debido a que:

En muchos países, las plantaciones se instalan eliminando previamente el bosque existente. En algunos casos, tal eliminación se realiza mediante gigantescos incendios provocados, en tanto que en otros la corta del bosque y la venta de la madera sirven para financiar la plantación. También se da el caso de que la plantación justifica la deforestación, ya que se sostiene que la corta de amplias áreas no constituye deforestación en caso de que sea seguida por la plantación de árboles. En algunos casos, el simple anuncio del interés de empresas plantadoras de invertir en determinada región resulta en un movimiento especulativo que consiste en adquirir y degradar rápidamente áreas de bosques para posibilitar que las mismas puedan ser luego destinadas a la plantación de árboles por parte de dichas empresas.

En numerosos casos el proceso arriba mencionado determina la migración (voluntaria o forzada) de los pobladores de la región, que se ven obligados a ingresar a otras áreas boscosas donde inician un proceso de deforestación para poder atender a sus necesidades básicas. Es decir, que en esos casos la deforestación generada por la plantación es doble. La madera producida en plantaciones de ninguna manera sustituye a las valiosas especies del bosque tropical, debido a que ambas tienen mercados distintos. En tanto que la mayor parte de la madera de plantaciones se destina a la producción de papel y productos de madera de baja calidad, la mayor parte de la madera extraída de los bosques (en particular tropicales) es transformada en productos de alta calidad.

Este argumento ignora además el hecho de que el consumo de madera no constituye la única causa de deforestación. Numerosas áreas de bosques son a menudo eliminadas para destinar el suelo a cultivos de exportación o a ganadería extensiva; otras desaparecen bajo gigantescas represas hidroeléctricas; los manglares son eliminados para destinar el área a la producción industrial del camarón, la explotación petrolera y minera destruyen amplias áreas boscosas, etc. Ninguno de estos procesos destructivos guarda relación alguna con la mayor o menor área destinada a monocultivos forestales, por lo que resulta claramente falso que en este caso puedan “aliviar la presión” sobre los bosques.

En definitiva, pese al creciente auge de las plantaciones forestales, el área boscosa del planeta sigue disminuyendo, lo que demuestra que el pretendido alivio de la presión sobre los bosques no es más que un ejercicio de publicidad interesada.

Mentira 4: Las plantaciones permiten aprovechar y mejorar tierras degradadas

Este argumento, promovido por las grandes empresas plantadoras, es absolutamente falso en su caso, ya que las plantaciones comerciales a gran escala rara vez se instalan en tierras degradadas. La razón es muy sencilla: en tales tipos de suelos los árboles no crecen bien, por lo que plantar allí no resulta rentable.

Dicho lo anterior, es necesario aclarar algunos aspectos, ya que todo este tema tiende a ser muy confuso. En efecto, hay que aclarar que es lo que se entiende por “tierras degradadas”, así como destacar que algunos tipos de plantaciones no comerciales efectivamente ser realizan en tierras degradadas y logran mejorarlas.

Para el común de la gente, la expresión “tierra degradada” despierta una visión de tipo lunar, con suelos gravemente erosionados y escasa o nula vegetación. En estos casos, toda actividad que apunte a recuperar esos suelos, ya sea mediante la plantación de árboles o por otros medios, puede ser considerada como esencialmente positiva. Sin embargo, la expresión “tierra degradada” puede implicar simplemente un área de bosque que fue talada o un área agrícola de subsistencia, que conservan su potencial productivo. También se suele hablar de “tierras subutilizadas” como sinónimo de degradadas. En resumen, las empresas plantadoras son quienes definen que la tierra está degradada o subutilizada y de tal manera justifican sus plantaciones frente a la opinión pública. Sin embargo, los pobladores locales generalmente no están de acuerdo ni con que la tierra esté degradada o subutilizada y mucho menos con que deba plantarse con eucaliptos, pinos u otras especies comerciales. Esto es lo que en muchos casos explica la resistencia de los pobladores locales frente al avance plantador, que intenta apropiarse de tierras que son productivas y no “degradadas” ni “subutilizadas”.

Mentira 5: Las plantaciones sirven para contrarrestar el efecto invernadero

Este es uno de los argumentos que se han puesto más de moda recientemente. Se dice que a medida que los árboles van creciendo, van tomando carbono en cantidades mayores a las que emiten, de modo que tienen un balance neto positivo respecto de la cantidad de dióxido de carbono (el principal gas de efecto invernadero) en la atmósfera. Sin embargo, las plantaciones forestales tienen todavía que demostrar que son sumideros de carbono.

En términos generales, cualquier área cubierta de plantaciones, en ausencia de pruebas de lo contrario, debería ser considerada una fuente neta de carbono y no un sumidero. En primer lugar, porque en muchos casos estas plantaciones sustituyen a bosques, lo que significa que los volúmenes de carbono liberados por la deforestación sean superiores a los que la plantación en crecimiento podría capturar, incluso en el largo plazo. Incluso cuando no implican deforestación, se instalan en otros ecosistemas que también almacenan carbono (tales como las praderas), que es liberado a la atmósfera a consecuencia de la plantación.

Hay además una segunda cuestión crucial: ¿estas plantaciones serán cosechadas o no? De darse la primera hipótesis serían, en el mejor de los casos, tan sólo sumideros temporarios: el carbono es almacenado hasta la cosecha para luego ser liberado en pocos años (en algunos casos incluso en meses) cuando el papel u otros productos provenientes de las plantaciones son destruidos. En el caso de que los árboles no fueran cosechados, las plantaciones estarían ocupando millones y millones de hectáreas que podrían estar dedicadas a propósitos mucho más provechosos, como la producción de alimentos.

Finalmente, es fundamental ver el tema en su total dimensión y analizar el conjunto de impactos que la promoción de grandes monocultivos forestales con especies de rápido crecimiento puede generar en otras áreas ambientales y sociales. Sabiendo que estas plantaciones impactan sobre el ambiente (suelos, agua, flora y fauna) y sobre las comunidades locales, no resulta aceptable promoverlas con un propósito “ambiental” como el de contrarrestar el efecto invernadero. La solución tiene que venir por el lado de la reducción de emisiones de CO2 (derivadas del uso de combustibles fósiles) y por la protección de los bosques y no por intentos de colonizar enormes áreas de tierra sin haber analizado cabalmente las consecuencias.

Mentira 6: Las plantaciones son necesarias para abastecer un consumo creciente de papel

El consumo de papel es generalmente percibido como algo positivo, vinculado a la alfabetización, al acceso a información escrita y a una mejor calidad de vida. Esa percepción por parte del público es utilizada por las empresas plantadoras para justificar la supuesta necesidad de aumentar la producción de celulosa a partir de sus extensas plantaciones de pinos y eucaliptos. Por lo tanto, este tema requiere varias precisiones:

Gran parte de la celulosa producida en el Sur no está destinada a abastecer a la población de esos países, sino a los consumidores del Norte. En tanto que Estados Unidos y Japón tienen un consumo anual de papel per cápita de más de 330 y 230 kilos respectivamente, países exportadores de celulosa como Chile, Sudáfrica, Brasil e Indonesia muestran un consumo per cápita de 42, 38, 28 y 10 kilos respectivamente.

Alrededor del 40% del papel producido en el mundo es utilizado para embalaje y envoltura, en tanto que sólo el 30% se destina a papeles de escritura e impresión, por lo que el argumento de la alfabetización no es tan relevante como se lo pretende mostrar.

Además, gran parte del consumo de papeles de escritura e impresión está destinado a la publicidad. En los Estados Unidos, el 60% del espacio de las revistas y periódicos está reservado para avisos, en tanto que anualmente se producen unos 52.000 millones de unidades de diversos tipos de materiales de publicidad, incluyendo 14.000 millones de catálogos para compras por correo que a menudo van directo a la basura. Tal tipo de consumo excesivo de papel no es exclusivo de los Estados Unidos, sino que también es característico de la mayoría de los países del Norte e incluso se pretende exportar tal modelo hacia los países del Sur.

El tema radica entonces en que el consumo actual de papel es ambientalmente insustentable y que gran parte del mismo es socialmente innecesario. Por lo tanto, ni los planes de uso de los bosques, ni los planes de expansión de las plantaciones forestales pueden pretender autojustificarse diciendo que “la humanidad” necesita más papel.

Mentira 7: Las plantaciones son mucho más productivas que los bosques

Este argumento puede parecer convincente si se observa el rápido crecimiento de los árboles en una plantación de pinos o eucaliptos. Sin embargo, depende de lo que se entienda por “productivo” y a quién beneficia esa producción.

Una plantación comercial produce un gran volumen de madera para industria por hectárea y por año. Pero eso es todo lo que produce. El beneficiario directo de esa producción es la empresa propietaria de la plantación.

Un bosque no sólo produce (como la plantación) madera para el mercado, sino que su producción abarca otros tipos de árboles, vegetales, animales, frutas, hongos, miel, forraje, abono, leña, maderas para usos locales, fibras vegetales, medicinas y genera además una serie de servicios en materia de conservación de suelos, de biodiversidad, de recursos hídricos, de microclima.

Cuando se sostiene que las plantaciones son mucho más productivas que los bosques, sólo se está comparando el volumen de madera para industria que se puede extraer de ambos y en esa comparación la plantación aparece como superior.

Sin embargo, cuando se compara la totalidad de bienes y servicios provistos por la plantación y el bosque, resulta evidente que este último es mucho más productivo que la plantación. Es más, en muchos aspectos la producción de la plantación es nula (por ejemplo en la producción de alimentos, medicinas o forraje) e incluso puede ser negativa, cuando afecta a otros recursos como el agua, la biodiversidad o el suelo.

Lo anterior resulta particularmente claro para aquellas poblaciones locales que sufren los efectos de la implantación de extensos monocultivos forestales, puesto que sufren la pérdida de la mayor parte de los recursos que hasta entonces habían asegurado su supervivencia. Para ellos, la productividad de estas plantaciones es nula o más bien de signo negativo.

Mentira 8: Las plantaciones generan empleo

Este es también un argumento típico entre quienes promueven las plantaciones. Sin embargo, en la mayoría de los casos esta afirmación es totalmente falsa.

Las grandes plantaciones generan empleos directos fundamentalmente en las etapas de plantación y de cosecha. Luego de la plantación, el empleo cae en forma sustancial. Al momento de la cosecha, la plantación requiere nuevamente de la contratación de mano de obra, pero el número de puestos de trabajo tiende a disminuir notoriamente por la creciente mecanización de esta operación.

Los escasos empleos generados son en general de muy baja calidad, siendo en su mayoría de carácter temporal, con bajos salarios y en condiciones de trabajo caracterizadas por la mala alimentación, el alojamiento inadecuado y el no cumplimiento de la legislación laboral vigente. Los accidentes y las enfermedades laborales son frecuentes. El modelo predominante en el Sur, es que las empresas plantadoras subcontratan a empresas informales para la realización de las tareas de plantación y cosecha.

Dado el escaso nivel de inversión requerido, la competencia entre dichas empresas informales se basa fundamentalmente en la baja en el costo de la mano de obra, lo que explica las pésimas condiciones salariales y laborales de los trabajadores forestales. Sólo en los casos en los que la cosecha se basa en moderna y costosa maquinaria forestal, tales tareas quedan en manos de la empresa plantadora, que se ve obligada a ofrecer mejores condiciones de trabajo.

En muchos países tienden simultáneamente a privar a los previos ocupantes de la tierra de sus anteriores fuentes de trabajo. Es común que estas plantaciones se instalen en tierras destinadas a la agricultura de subsistencia por lo que incluso la tendencia del empleo neto es en muchos casos negativa. Por otro lado, cuando su instalación implica la previa destrucción del bosque, los pobladores locales se ven privados de una serie de ocupaciones y fuentes de ingreso dependientes de los recursos provistos por el bosque. En casi todos los casos, las plantaciones resultan en la expulsión de la población local, en particular hacia los cinturones de miseria de las ciudades.

En términos generales, las plantaciones generan mucho menos empleo que la agricultura y el balance sólo resulta positivo en algunas pocas áreas escasamente pobladas dedicadas a la ganadería extensiva. En cuanto al empleo industrial, las plantaciones no siempre dan lugar a la creación de industrias locales, dado que en muchos casos la producción apunta a la exportación directa de troncos sin procesar. Incluso cuando se establecen industrias de pulpa y papel, su alto grado de mecanización implica la creación de pocos puestos de trabajo.

De todas las actividades capaces de generar empleo a nivel local, la actividad plantadora es probablemente la peor opción. El objetivo de las empresas forestales no consiste en generar empleos, sino en generar ganancias para sus accionistas. Sin embargo, utilizan este falso argumento para justificar socialmente su emprendimiento.

Mentira 9: Los posibles impactos negativos de los monocultivos forestales industriales se pueden evitar o mitigar con un buen manejo

En última instancia, los promotores de las plantaciones pueden aceptar que éstas no son bosques y que pueden acarrear impactos negativos, pero agregan que estos impactos se generan por un mal manejo y no por las plantaciones en sí. La solución -afirman- es entonces técnica: aplicar buenos métodos de manejo.

Sin embargo, no se trata de un tema técnico, sino de una cuestión esencialmente política, de poder, con beneficiarios y perjudicados. Desde los centros de poder se toman decisiones que afectan la vida y posibilidades de supervivencia de las poblaciones locales y condicionan fuertemente las decisiones de los gobiernos, con el objetivo de abastecer un mercado global con los productos madereros que éste requiere. Las necesidades y aspiraciones locales no cuentan. De aquí derivan los principales problemas que este tipo de plantaciones acarrean. Es obvio que esto no se puede resolver con ningún “buen manejo”. Es más, el buen manejo de las empresas plantadoras consiste primeramente en convencer al gobierno que les permita invertir en determinadas regiones del país, que les otorgue determinadas ventajas (subsidios directos e indirectos) y que intervenga -en caso necesario- para desalojar o reprimir a los pobladores locales. En un número importante de casos, las distintas formas de presión o represión constituyen la principal herramienta de “buen manejo” para resolver los conflictos sociales generados por las plantaciones.

En lo referente a los impactos ambientales que las plantaciones comerciales generan, es también utópico pretender que se puedan resolver a través de un buen manejo técnico. Las propias características del modelo hacen que éste sea básicamente insustentable por más que se adopten prácticas conservacionistas o monitoreos destinados también en gran medida a mejorar la imagen de la empresa frente a los posibles opositores ambientalistas. En efecto, el modelo se caracteriza por:

La gran escala.

No es lo mismo el impacto ambiental que puede generar un eucalipto o un pino que los que generan decenas o centenares de miles de hectáreas concentradas en determinada región de un país. La modificación del espacio geográfico es enorme. Para disimular este hecho, los promotores de las plantaciones insisten actualmente en utilizar porcentajes, diciendo que “sólo ocupan el 1 o el 2% del área total del país”. Sin embargo, no se puede tapar el sol con la mano. Lo cierto es que se trata de grandes concentraciones de monocultivos forestales y el único “buen manejo” posible es justamente reducir el tema a porcentajes.

El monocultivo de especies exóticas.

Si bien es cierto que la mayoría de las especies agrícolas son exóticas, en el caso de las especies utilizadas en los cultivos forestales esto tiene fuertes implicancias negativas. La elección de estas especies se origina en parte en la inexistencia de plagas y enfermedades en los países en los que son introducidas, que pudieran afectarlas. Si bien esto es absolutamente lógico para el plantador, resulta un problema para la fauna local, para la que estas plantaciones constituyen un desierto alimenticio. Unido al tema de la gran escala, el impacto en particular sobre la fauna es, por ende, enorme. La biodiversidad a nivel del suelo es afectada gravemente debido a que los restos vegetales de los pinos y eucaliptos resultan tóxicos para gran parte de la flora y fauna del suelo. El sistema presenta además una gran debilidad intrínseca, ya que, en caso de aparecer una especie capaz de alimentarse de los árboles vivos, se transformará en una plaga que podrá poner en cuestión a todas las plantaciones similares de la región.

La rapidez de crecimiento.

La lógica empresarial de estos emprendimientos hace que la rapidez de crecimiento sea crucial para asegurar la rentabilidad de la inversión. Tal crecimiento se basa en parte en la selección de especies, pero también en el uso de fertilizantes y herbicidas (que afectan al suelo y al agua), así como en un consumo enorme de agua, que afecta a la región en su conjunto. Como si fuera poco, la biotecnología forestal está también apuntando en ese sentido, creando “super árboles” de crecimiento aún mayor y resistentes a los herbicidas, por lo que el impacto es doble: mayor contaminación por uso de agroquímicos y mayor consumo de agua.

La corta en turnos cortos.

La misma lógica determina que los árboles sean cortados cada pocos años, lo que implica una gran salida de nutrientes del sistema y procesos de erosión, así como la destrucción del hábitat de aquellas pocas especies locales que se estaban adaptando a la plantación.

De todo lo anterior resulta claro que son pocas las medidas técnicas que se pueden adoptar para evitar o mitigar la mayor parte de los impactos ambientales generados por las plantaciones. Si bien se podrán mejorar algunos aspectos (utilizar agroquímicos menos nocivos, preparar el suelo siguiendo curvas de nivel, cuidar que no se produzcan procesos de erosión al momento de la corta, conservar áreas silvestres como parches en el paisaje, monitorear suelos, agua, flora y fauna, etc.), lo cierto es que resulta imposible evitar los impactos porque el propio modelo no lo permite: no se puede (desde el punto de vista de la rentabilidad) hacer que los árboles crezcan más lento, que consuman menos agua, que no requieran fertilizantes, que no afecten a los suelos, que no reduzcan la biodiversidad local. En síntesis, el problema es el modelo y no la adopción de medidas apropiadas de manejo.

Mentira 10: Las plantaciones no pueden ser juzgadas en forma aislada

Este es uno de los argumentos más recientes de los promotores de las plantaciones. Sostienen que hay un “sistema continuo” entre un bosque primario y un “bosque plantado” especializado en la producción de madera. Es decir, que habría un sistema, al que llaman “bosque”, que incluye bosques primarios protegidos, bosques de producción, bosques protectores, bosques secundarios y plantaciones de todo tipo. Por lo tanto, dicen que hay que analizar ese sistema “bosque” en su totalidad y no centrarse en uno sólo de sus componentes: el monocultivo forestal a gran escala. El argumento es inteligente, pero no menos falso que los anteriores.

En primer lugar, porque parte de la falsa premisa de que una plantación es un bosque. El tipo de plantaciones al que hacemos referencia constituye un cultivo especializado en la producción de grandes volúmenes de madera en plazos cortos, cuya única similitud con un bosque consiste en estar constituido por árboles, que ni siquiera son nativos. Por lo tanto, no puede hablarse de un “sistema continuo” entre elementos intrínsecamente diferentes. Sería como decir que la fauna nativa y la cría de vacas lecheras constituyen un sistema continuo entre lo natural y lo especializado en la producción de leche y que no es posible juzgar aisladamente los impactos de la ganadería lechera sin analizarlos en ese contexto.

En segundo lugar, porque en general las plantaciones comerciales no sólo no complementan a los bosques, sino que en muchos casos se constituyen en causas directas o indirectas de deforestación. Lo mismo se puede decir con respecto a cómo afectan la biodiversidad, el suelo, el agua y en particular a las poblaciones locales.

En definitiva, este razonamiento pretende justificar la destrucción de la naturaleza en determinada área argumentando que su conservación se asegura en otra área. Al incluir las plantaciones en ese supuesto sistema “bosque”, se esconde y justifica la destrucción generada a partir de los monocultivos forestales a gran escala. Frente a los impactos sobre la biodiversidad, la respuesta de las empresas plantadoras consistirá en decir que ésta se asegura por la existencia de áreas protegidas. Si bien sus argumentos serán menos convincentes en el caso de los impactos sobre el agua y menos aún sobre los suelos, igual harán referencia al sistema “bosque”, que asegura el agua y la conservación del suelo. Guardarán quizá silencio sobre los impactos sociales.

Pero el tema de fondo es que esa lógica divorcia la producción y el consumo de la conservación, cuando en realidad la única forma de asegurar la sustentabilidad de esos procesos en el largo plazo consiste en considerar la conservación como parte de un sistema único. En este sentido, existen algunos tipos de plantaciones que quizá sí podrían ser incluidas dentro de un sistema “bosque”, que están caracterizadas por:

-Ser de pequeña o mediana escala.

-Estar compuestas por una multiplicidad de especies, siendo todas o algunas de ellas nativas.

-Dar abrigo, alimentación y posibilidades de reproducción a la fauna nativa.

-Permitir el desarrollo de las especies de la flora nativa.

-Conservar o mejorar los suelos.

-Regular el funcionamiento hidrológico de la región.

-Contar con la aprobación de la población local.

-Aportar productos y servicios de utilidad para las poblaciones locales.

Dado que ninguno de los monocultivos a gran escala a los que nos estamos refiriendo puede cumplir con ninguna de dichas condiciones, resulta claro que no deben ser considerados como integrando el sistema bosque y que por consiguiente sus impactos deben ser analizados por separado.

Fuente Consultada: Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales / Documento informativo, Campaña Plantaciones, Ricardo Carrere

LAS SEMILLAS Y FRUTOS MAS IMPORTANTES DE LA HUMANIDAD Alimentacion Quinua

SEMILLAS Y FRUTOS MAS IMPORTANTES DE LA HISTORIA

semillas mas importantes de la historia

-7000 China y Corea: Las enorme dimensiones de la población actual se deben tanto al cultivo del arroz como a los fertilizantes artificiales. Esta planta puede alimentar a mas seres humanos por hectárea que cuaquier otro cultivo. (Ver: Arroz)

semillas mas importantes de la historia

-7000 en Próximo Oriente: Las variedades resultado de la selección artificial que hoy cononemos solo empezaron a cultivarse despúes del periodo frio “Younger Dryas” hace unos 12.000 años. Esta labor produjo una variedad domesticada con espigas largas que se mantenían unidad firmemente al tallo (lo que hacia que cocecharlas y molerlas sea mas fácil)

semillas mas importantes de la historia

-5000 en Centroamérica: Conseguido laboriosamente a partir del teocinte silvestre por los primitivos agricultores centroamericanos, el maiz se convirtió llegado el momentos en el cultivo basico de todos los pueblos indigenas de América. Para el siglo XVo, los exploradores europeos habían difundido el maiz por todo el mundo.

semillas mas importantes de la historia

4000 a.C. en Asia, Oriente Próximo y Europa: Aunque el uso medicinal del opio se remonta a los primeros granjeros del Neolitico, es hacia el siglo XIX que el extraido de las cabezas de adormidera se convierte en una mercancía de primera importancia a nivel internacional. La morfina otro derivado, continua siendo uno de los analgésicos mas utilizados del mundo.

semillas mas importantes de la historia

3000 a.C. en Sudámerica y 1600 d.C en Europa: Los nativos del sudámerica cultivaron selectivamente centenares de variedades de este tubérculo de gran valor nutritivo , pero los colonos del siglo XVI sólo exportaron cuatro de ellas a Europa. En el siglo XIX esta falta de diversidad provocó la aparicón en Europa de plagas desvastadoras que arruinaron cosechas y forzaron a cientos de miles a emigrar a América y Australia.

Ver: Hambre en Irlanda

La Papa

semillas mas importantes de la historia

3000 a.C. en el Sudeste Asiático: La deforestación que se llevó a cabo en Nuevo Mundo con el fin de crear plantaciones de caña de azúcar modificó de forma impresionante el paisaje e inició una nueva era de esclavitud, que finalmente se desbordaría en el conflicto armado en la guerra civil americana.

semillas mas importantes de la historia

Morera 2500 a.C. en China: Se dice que fue Leizu, una emperatiz china , quien descubrió como se podía convertir en hilos de seda los capullos que tejía la larva de una polilla que se alimenntaba con hojas de morera. Más tarde , se descubrió un procesi para la fabricación de papel que utilizaba la corteza de este árbol. El papel es una de las mayores contribuciones al desarrollo económico y la forestación global.

semillas mas importantes de la historia

Antes de 1000 a.C. en China: Los gobernantes chinos usaban esta hoja de camelia con fines medicinales , y los monjes budistas la aprovechaban para mantenerse despiertos durante sus oraciones. Para el siglo XIX los británicos se habían vueltos adictos al té, tanto que el proveniente de China se obtenia a cambio del opio cultivado en Bengala , lo que era ilegal y provocó la Guerra del Opio.

Ver: Planta de Té

semillas mas importantes de la historia

-700 en el Mediterráneo: Las aceitunas son un fruto de gran valor energético que crece en terrenos accidentados y cuyo cultivo no exige un esfuerzo desmesurado. La riqueza producto de las aceitunas proporcionó a las antiguas ciudades griegas tiempo y ocio suficientes para el desarrollo de investigaciones cientificas y nuevos experimentos sociales incluidos la democracia y el republicanismo.

semillas mas importantes de la historia

1600 d.C. Sudamérica: Este extrato de la corteza del quino proporcionó a los colonos europeos su primera protección eficaz contra la malaria, una enfermedad transmitida por el mosquito. La quina se convirtió en un pasaporte para la colonización de Africa, por parte de los europeos y, en última instancia, hacia las circunstancias que darían origen a lo que en la actualidad conocemos como el Tercer Mundo.

Fuente: Todo Sobre Nuestro Mundo Cristopher Loyd

EL TRIGO, LA SEMILLA MAS FAMOSA: Se ha dicho que los cereales no sólo alimentan a los hombres, sino que, además, los unen, y a veces les ayudan a escribir su historia. De esta manera se habla de las civilizaciones del trigo, del arroz y del maíz.

El trigo, que se cree que es originario del Asia Menor, se extendió pronto por Europa y hoy es considerado el cereal europeo característico, por lo que se dice que la civilización de Europa es la civilización del trigo. El arroz, cultivado inicial-mente en Indonesia, predomina en Asia, donde se ha desarrollado la llamada civilización del arroz. El maíz es el cereal americano por excelencia: desde su posible región original, Perú, se extendió por las Américas, y fue el sostén económico de la civilización del maíz que encontraron en pleno florecimiento los europeos.

Hace más de 6.000 años, en plena edad Neolítica, el trigo era cultivado en el Cercano Oriente, pues en muchas tumbas de aquella época se han encontrado granos de trigo. Después de extenderse por Asia, Europa y África, fue traído a América y llevado a Australia.

El trigo necesita para producir entre 50 y 70 cm. de lluvia y por lo menos 90 días sin heladas. Durante su crecimiento el tiempo debe ser húmedo y fresco, pero para madurar necesita tiempo seco y sol brillante. Las áreas trigueras predominan en las latitudes medias, y que más allá de los 65° de latitud no se puede cultivar trigo. En las latitudes bajas es posible cultivar trigo en las mesetas, lo que explica la producción de Colombia, Venezuela, Centroamérica y Etiopía. En la India se cultiva en las regiones altas, porque las lluvias monzónicas llegan cuando ya ha sido cosechado el grano.

El trigo no es muy exigente en cuanto a suelos, siempre que no sean demasiado húmedos o secos. Las áreas ideales son las de suelos negros (chernozem) ricos en humus. El trigo es el cereal de más consumo en el mundo, y el que entra en mayor escala en el comercio internacional. Esta popularidad del trigo ha sido explicada porque contiene mucho valor alimenticio en relación con su volumen y peso; no se deteriora fácilmente y es fácil de almacenar.

Las grandes regiones productoras de trigo son actualmente: 1) las llanuras centrales de Estados Unidos y Canadá (Praderas); 2) las llanuras del Danubio y del sur de Rusia (Ucrania); 3) los países del Mediterráneo; 5) las Pampas de Argentina; 6) el noroeste de la India y 7) el sureste de Australia.

Hasta el siglo pasado el cultivo del trigo estaba casi limitado a Europa, pero el proceso de la revolución industrial produjo tres factores que abrieron nuevas zonas trigueras en Estados Unidos, Canadá, Argentina y Australia.

Estos factores fueron: 1) la posibilidad de perforar pozos artesianos profundos para regadíos en regiones semi-áridas que hoy están cubiertas por extensas siembras de trigo; 2) el avance del ferrocarril que Hizo accesibles las regiones situadas hacia el interior de los continentes y facilitó el transporte del trigo hasta los puertos y 3) la mecanización del cultivo y la cosecha, mediante el empleo de arados múltiples de acero, tirados primero por caballos y después por tractores, y la invención de las segadoras-trilladoras (combinadas).

En estas zonas trigueras nuevas el cultivo se realiza en forma extensiva y mecanizada, con lo cual se logra gran rendimiento con el empleo de pocos trabajadores. La enorme producción de las zonas trigueras de América y Australia, continentes con, escasa población relativa, ha permitido establecer un activo comercio internacional del trigo, pues aunque Europa produce cerca de la mitad del total mundial, por su gran densidad de población

necesita importar cantidades adicionales. Los principales países exportadores son Estados Unidos, Canadá, Argentina, Australia y la URSS; y los mayores importadores son el Reino Unido, Alemania, Italia, la India, Japón y Bélgica.

Fuente Consultada: La Tierra y Sus Recursos Levi Morrero

Abajo: Multimedia en Flash Para PC

La Revolucion Verde Objetivos Problemas y Resultados Hambre Mundo

La Salud Mundial Las Desigualdades Desnutrición Mundial Diferencias entre Países

Desde 1960 la Revolución Verde supuso un gran esfuerzo en el incremento y diversificación de los rendimientos agrícolas en los países más pobres, y un cambio de paradigma en las prácticas agrícolas de numerosas zonas del mundo, basado en enfoques genéticos y nuevas prácticas agrícolas. Se sustentó sobre todo en la mejora de tres cereales clave en la alimentación humana: trigo, arroz y maíz.

revolucion verde

El rápido crecimiento de la población en los países en desarrollo influyó para que los gobiernos de algunos de ellos comenzaran a implementar políticas tendientes a mejorar la productividad y responder así a la mayor demanda de alimentos.
Las primeras investigaciones sobre la selección de nuevas variedades de cereales de alto rendimiento se iniciaron después de la Segunda Guerra Mundial, con semillas de trigo en México y de arroz en Filipinas.

Esas variedades se difundieron por el mundo durante el decenio 1960-1970 y lograron un incremento en el rendimiento agrícola. Además, se hicieron estudios sobre otras variedades de cereales como el maíz, el mijo y el sorgo.

A partir de esos años, la expresión Revolución Verde designó al conjunto de los esfuerzos para acrecentar la producción agrícola de los países en desarrollo gracias al cultivo de las nuevas variedades de cereales, en particular del trigo y del arroz. Su cultivo requería el empleo de abonos químicos, utilización de riego y métodos intensivos de trabajo. De esta manera se redujo en alrededor de un 30% costo de producción de una tonelada de arroz o de trigo.

Norman E. Borlaug, “Padre de la Revolución Verde”: Agrónomo norteamericano. Sus trabajos referentes a nuevas variedades de trigo y otros cereales, aplicados a la agricultura de determinados países subdesarrollados, tuvieron como resultado un considerable incremento de la producción agrícola los mismos. Por medio de híbridos y cruces logró, por ejemplo, un incremento en las cosechas de trigo mexicano de hasta un 50%, haciendo que este país pasara de importador a exportador de este cereal. En 1970 le fue concedido el premio Nobel de la Paz. Murió a los 95 años de edad en septiembre de 2009.-

Uno de los científicos más destacados en este proceso fue el investigador Gurdey Sing Khush , fue director de la sección “Selección creadora, genética y bioquímica” del Instituto de Investigación de Manila (Filipinas). Logró nuevas variedades de arroz que permitieron duplicar su producción mundial veinticinco años. De acuerdo con las proyecciones de las Naciones Unidas, en el 2020 habrá rededor de 8.000 millones de individuos en la Tierra, de los cuales 5.000 millones serán consumidores de arroz. Para satisfacer esa demanda, la cosecha mundial de  arroz, que actualmente es de alrededor de 562 millones de toneladas anuales, deberá pasar a 840 millones.

En la actualidad, Gurdev Sing Khush lucha por una “revolución aún más verde” que enfrente la falta de alimentos de este milenio. Para ello, el próximo cultivo es producir más arroz con menos requerimientos de tierra, de riego, sin insecticidas ni herbicidas químicos. Este investigador afirma que para alcanzar la meta de las 840 millones de toneladas habría que revisar el sistema de producción, invertir más en riego y capacitar a los agricultores para el empleo de las nuevas tecnologías. Sostiene que los estudios sobre el cultivo del arroz van a orientarse  mayor medida hacia una agricultura ecológica. En los 30 a 50 años venidero habrá que disponer también de variedades capaces de soportar temperaturas  mas elevadas, causadas por el calentamiento del planeta.

Problemas con la revolución verde: Los beneficios traídos por la mejora agrícola de la llamada Revolución Verde son indiscutibles, pero han surgido algunos problemas. Los dos más importantes son los daños ambientales, de los que trataremos con más detalle a continuación, y la gran cantidad de energía que hay que emplear en este tipo de agricultura. Para mover los tractores y otras máquinas agrícolas se necesita combustible; para construir presas, canales y sistemas de irrigación hay que gastar energía; para fabricar fertilizantes y pesticidas se emplea petróleo; para transportar y comerciar por todo el mundo con los productos agrícolas se consumen combustibles fósiles. Se suele decir que la agricultura moderna es un gigantesco sistema de conversión de energía, petróleo fundamentalmente, en alimentos.

Como es fácil de entender la agricultura actual exige fuertes inversiones de capital y un planteamiento empresarial muy alejado del de la agricultura tradicional. De hecho de aquí surgen algunos de los principales problemas de la distribución de alimentos. El problema del hambre es un problema de pobreza. No es que no haya capacidad de producir alimentos suficientes, sino que las personas más pobres del planeta no tienen recursos para adquirirlos.

En la agricultura tradicional, también llamada de subsistencia, la población se alimentaba de lo que se producía en la zona próxima a la que vivía. En el momento actual el mercado es global y enormes cantidades de alimentos se exportan e importan por todo el mundo.

Para los próximos decenios se prevé que si bien la producción agrícola aumentará más rápidamente que la población mundial, este aumento será más lento que el actual. Esta disminución refleja algunas tendencias positivas. En muchos países la gente come hoy todo lo que desea, por lo que ya no hace falta aumentar la producción. Pero también refleja la triste realidad de centenares de millones de personas que necesitan desesperadamente más alimentos pero que no pueden comprarlos a los precios que animarían a los agricultores a producir más.

Nuevas alternativas: Dando por supuesto que no se puede (ni es conveniente) ampliar la superficie cultivada, el problema de la escasez cada vez mayor de agua, y dado que las variedades de esta revolución están llegando al límite de su productividad, será necesario seguir aumentando la productividad de los cultivos por otros medios.

La innovación tecnológica será clave en esta tarea, y dentro de ella habría que lograr nuevas maneras de aprovechar el potencial de los genomas vegetales (y de otros organismos) para aumentar la producción de alimentos sin dañar el ambiente. Lo que se propone es elaborar propuestas que hagan compatible el desarrollo con la conservación del ambiente, una idea a la que se llama “desarrollo sustentable”.

Algunas alternativas que harían posible este tipo de desarrollo serían:
– técnicas de cultivo más eficientes en el uso de agua y de insumos externos,
– desarrollo de plantas capaces de crecer en suelos ácidos y con metales,
– plantas resistentes a sequía, a salinidad, etc.
– plantas resistentes a plagas,
– plantas menos dependientes de aplicación de productos agroquímicos,
– plantas con cualidades nutritivas mejoradas.

PARA SABER MAS…
LA REVOLUCIÓN VERDE

A medida que crece la población mundial aumenta el número de personas que se encuentran al borde de la inanición. Según cálculos moderados, 460 millones de personas en 44 países padecen tal subalimentación que una mala cosecha puede desencadenar una catástrofe alimenticia. Fuentes menos moderadas calculan que existen 2.000 millones de personas desnutridas o prácticamente muriendo de inanición. Desde que en 1943 el doctor Norman Borlaug, agrónomo estadounidense que trabajaba en México, comenzó a perfeccionar una nueva variedad de trigo de alto rendimiento, han surgido esperanzas de que la llamada Revolución Verde evite el hambre en el mundo.

Sin embargo, aunque los fitogenetistas han producido variedades de alto rendimiento de maíz, arroz, sorgo y otros cereales, los «supercereales» por sí solos no resolverán la crisis alimenticia. Muchos de estos cereales son más vulnerables a las enfermedades y plagas que las cosechas convencionales y necesitan mucha más agua y fertilizantes. Por desgracia, la mayoría de los países pobres carecen de los medios técnicos necesarios para construir modernos sistemas de regadío, y la prolongada crisis energética ha reducido la producción y encarecido los fertilizantes.

Resulta por tanto cada vez más evidente que el problema del hambre en el mundo no se resolverá hasta que se apliquen con igual ímpetu remedios políticos y técnicos. Para quienes ya padecen hambre el peligro radica en que tales remedios lleguen a ser reputados más como armas políticas que como instrumentos de humanitaria solidaridad.

Requerimiento para un futuro posible

Los seis requerimientos básicos para alcanzar el desarrollo sustentable son:
• Un sistema político que asegure la participación de todos los sectores de la sociedad en la toma de decisiones.
• Un sistema económico capaz de generar excedentes monetarios y conocimiento tecnológico sobre la base de la sustentabilidad.
• Un sistema social que prevea soluciones para los conflictos surgidos del desarrollo no armonioso con la naturaleza.
• Un sistema productivo respetuoso de la base ecológica necesaria para el desarrollo.
• Un sistema tecnológico capaz de buscar nuevas situaciones, siempre sobre bases sustentables.
• Un sistema internacional capaz de promover patrones comerciales y financieros sustentables

Fuente Consultada: Ciencia de la Tierra y del Medio Ambiente.

 

Las Razas Humanas Conceptos Basicos Clasificacion de las razas

Las Razas Humanas-Conceptos Básicos

Aun antes que Hitler hubiese pregonado las virtudes de la “raza aria”, ya habían existido pensadores racistas, en el siglo pasado. Algunos pueblos antiguos disponían de libros sagrados para “atestiguar” su superioridad. Pero es relativamente nueva la idea de atribuir esta superioridad a cualidades biológicas hereditarias. Los mitos y prejuicios raciales, aunque jamás hayan tenido ningún apoyo científico, eran útiles cuando los ejércitos se ponían en marcha. Al intentar la clasificación de las razas, los antropólogos no emiten juicios de valor: no existen razas superiores. Las razas no tienen otros atributos que aquellos que los caracterizan biológicamente.

Las personas se diferencian en cuanto al color de su piel, de sus cabellos, de sus ojos; a la estatura, proporciones del cuerpo, y a muchos otros rasgos. Cada una está determinada por los genes —partículas elementales contenidas en cromosomas de los núcleos celulares— que transmiten los caracteres hereditarios. Es así como unos tienen los ojos azules y otros los tienen castaños; algunos la nariz achatada, otros, afilada; algunos son altos, otros, bajos. Esas diferencias, comunes entre personas de un mismo país, estado o ciudad, aparecen también entre los miembros de una familia.

El número exacto de genes que el hombre posee es todavía desconocido, pero es probable que llegue a varios millares. Y son las combinaciones posibles entre esos genes las que permiten. que la especie humana produzca una diversidad infinita de tipos, O sea, desde el punto de vista biológico se puede afirmar el carácter absolutamente único de cada individuo. Esta diversidad, sin embargo, no está determinada solamente por la herencia biológica, sino también por la reacción de los individuos frente a los diferentes ambientes. La pregunta que se plantea, entonces, es saber hasta qué punto las diferencias observadas entre los individuos se deben a variedades existentes, de herencias o de ambientes.

El mecanismo de formación de las razas:

El controvertido concepto de raza ha dividido la opinión de los estudiosos que parecen estar de acuerdo sólo en un punto: las razas humanas son subdivisiones de una única especie denominada Homo sapiens. Todos los tipos de seres humanos pueden unirse y procrear, sea cual fuere su origen geográfico, color u otras diferencias biológicas. Sin embargo, hay discrepancia en cuanto al número de razas existentes, debido a la diversidad de criterios aplicados en su clasificación.

Lo que parece claro es que el concepto de raza sólo es aplicable a poblaciones y no a individuos. Un científico puede elaborar una determinada lista de características (color de la piel, ángulo facial, altura, morfología del pelo, grupo sanguíneo, etc.), que agrupados de cierta forma, crean un “tipo ideal” puro. La lista de un segundo científico será diferente y cambiará su modelo de tipo “puro”. El problema central está en establecer un conjunto de ítems clasificatorios que sean de carácter “natural” y no “artificial”.

La mezcla racial ha existido en toda la historia de la humanidad. El estudio de los fósiles humanos revela que aun en la prehistoria se produjeron cruzas de algunas estirpes. Por lo tanto, la especie humana siempre ha sido un conjunto mestizo. Las razas puras, en cuanto a grupos de individuos con características propias y exclusivas, nunca han existido. Por otra parte, las diferencias interraciales son bastante relativas. Todos los seres humanos se parecen porque descienden de antepasados comunes o de un fondo común de genes.

A pesar de no existir todavía una explicación plenamente satisfactoria para el mecanismo de la creación de las razas, algunos postulados pueden ser considerados:

a) en un principio la población humana era relativamente homogénea desde el punto de vista genético;
b)
por medio de migraciones en diversas épocas, familias, o grupos de familias, se dispersaron sobre grandes extensiones; c) algunos de los grupos dispersos se quedaron geográficamente aislados y así permanecieron por períodos más o menos largos;
d)
en todos esos grupos aislados, se fueron produciendo mutaciones genéticas que, sometidas a la selección natural local, a fenómenos de qenetic drift (brusca oscilación genética de una población), hibridación, selección sexual y selección social, los dotaron de características peculiares, distintas de las de otros grupos geográficamente alejados. El conjunto de estas pequeñas diferencias compone, finalmente, lo que se ha convenido en llamar como un consenso general: “raza”.

Niño Arabe (Nilo) Joven Somalí
Baluba del Zaire     Jovencita Cafre (Etiopía)
razas humanas
Muchacha Bereber(Marrueco) Pigmeo del Zaire
 Joven Malgache Joven de Kenia

Mutación: La mutación corresponde a la alteración permanente sufrida por un gene. Visto que los genes determinan las características de cada individuo, al ocurrir una mutación aparecen características inexistentes entre los antepasados. Onzas con pelambre de dos colores (amarillo y negro), debido a una mutación de la melanina pasan a preservar el color negro. Y ese color será transmitido a sus descendientes. La mutación constituye la materia prima con que la evolución trabaja para formar razas y especies.

Aislamiento: Por aislamiento se comprende la separación de un grupo del resto de la especie, de forma tal que las cruzas ocurran casi exclusivamente dentro del grupo aislado. En esas condiciones, pequeños agregados de individuos tienden, con el tiempo, a hacerse relativamente uniformes. Podría entonces definirse un tipo humano, o animal, que se distingue de los demás en cuanto a uno o más caracteres. Sin embargo, tarde o temprano, ese grupo aislado entra en contacto con otro grupo, y con el inter-cruzamiento, pierde su homogeneidad. Si después de ese inter-cruzamiento el grupo vuelve a reproducirse en aislamiento, los nuevos genes recibidos “de afuera” terminan por distribuirse dentro de la población, que otra vez recobra el equilibrio genético y la nueva uniformidad.

“Genetic drift”:La oscilación genética es un hecho que se ha observado en pequeños grupos aislados; cuando menor es el grupo, mayor es la posibilidad de que una mutación, aparecida por casualidad, se distribuya rápidamente por toda la población. En poblaciones grandes, las mutaciones tienen dificultad en “invadir” el conjunto. Este fenómeno recibe el nombre de “oscilación genética”, porque la mudanza producida en la población por la difusión del gene mutante es brusca y se produce en pocas generaciones. Es así como cuando más pequeña y más aislada estuviese la población, más probable es la fijación de una mutación en todos sus miembros. Pero puede ocurrir todo lo contrario: el gene mutan te puede desaparecer completamente. La importancia del fenómeno de “oscilación genética” reside en el hecho de que poblaciones, en un principio dotadas de estructura genética semejante, al aislarse las unas de las otras, manifestarán con el tiempo algunas diferencias, aunque vivan en condiciones ambientales casi idénticas.

Hibridación: La hibridación es la cruza de individuos que difieren en uno o más caracteres o genes. La hibridación conduce a la desaparición de las distinciones raciales, y también es causa de la formación de una raza intermedia, en las fronteras de una región geográfica o dentro de una población mayor. El aislamiento y la hibridación, seguidos nuevamente de aislamiento, fueron los procesos más importantes en la evolución y diferenciación de la especie humana.

Selección natural: Por esta designación se conoce el proceso por el cual las mutaciones perjudiciales para la supervivencia de la especie son eliminadas y se mantienen las benéficas. Quien selecciona los individuos que habrán de sobrevivir y procrear es el ambiente físico. En las regiones con nieve, por ejemplo, cualquier conejo que nazca negro (mutación de la melanina) será cazado por sus depredadores más fácilmente que los blancos. Como en esos casos hay gran probabilidad de que el conejo sea cazado antes de reproducirse, y tener hijos de su mismo color, prácticamente no se encuentran mutantes de color negro en ambientes helados.

La selección natural actúa, por lo tanto, en poblaciones que van siendo producidas por mutación, aislamiento, “oscilación genética” e hibridación. Es gracias a la selección qué se puede asegurar que las características de cualquier especie o raza sólo se mantienen porque son útiles a sus portadores o, por lo menos, porque no les impiden la procreación. Considerando su distribución geográfica, se cree que el color de la piel humana constituye una característica adaptativa.

En el hombre, con raras excepciones, las pieles de pigmentación oscura están distribuidas en regiones de temperatura, insolación y humedad muy altas, y viceversa. La intervención de la selección natural varía según las condiciones existentes, y el grado en que actúan depende del carácter o de la calidad que involucran. Donde no hay inmunidad heredada contra ciertas dolencias, éstas serán un eficiente factor selectivo. La supervivencia y la difusión de mutaciones dependen de la selección natural.

Selección sexual: La selección sexual es el proceso por el cual la selección del cónyuge se hace según cierto patrón de belleza o• de cualquier otra característica deseable, de tal forma que, con el tiempo, el tipo elegido se hace dominante y, tal vez, lleve al tipo preterido al aislamiento o, aun, a la extinción. Por ejemplo: en un grupo en que se prefiere el cabello crespo, los individuos de cabello lacio desaparecerán. La preferencia de morenos de un sexo por rubios del otro, y viceversa, ilustra cómo la selección sexual mantiene una distribución equilibrada de estos tipos.

Selección social: La selección social reglamenta las cruzas en una población dada por la creación de barreras artificiales entre los individuos o grupos socialmente discriminados. Consecuentemente, se desarrollan mecanismos de aislamiento que terminan produciendo alteraciones en esa población. En algunos países, las poblaciones de negros, pardos y amarillos están socialmente segregadas de la población blanca. Esa barrera actúa como un mecanismo semejante a los factores de aislamiento natural.

En líneas generales, podemos deducir los medios por los cuales se ha realizado la evolución humana. Constituyendo, tal vez, una única población, relativamente homogénea desde el punto de vista genético, de ella se separaron pequeños grupos que se quedaron más o menos aislados unos de otros. Esos grupos, expuestos a la “oscilación genética”, la selección natural, la selección sexual y la selección social, se han ido diferenciando entre sí para transformarse en “razas”. Si ese aislamiento hubiese sido continuo y prolongado, después de cierto tiempo, esas razas inevitablemente se hubiesen diversificado en especies.

Una especie  es una raza que en un momento dado sufrió una mutación (por ejemplo en su aparato reproductivo), lo que impidió que se cruzase con las razas de su antigua especie. Desde ese momento, imposibilitada la hibridación, el grupo sigue su evolución aislada, alejándose cada vez más del tipo original. El hecho es que en ningún momento las razas relativamente aisladas de nuestra especie dejaron de hibridarse o pasaron por una de estas mutaciones aislantes. Y. con el aumento de la población mundial se inició un proceso inverso: la hibridación se hizo general y la especie va hacia un tipo cada vez más uniforme, como resultado de la mezcla de todas las razas.

La difícil clasificación: Linneo dividió la especie humana en cuatro variedades: Americanus (indio americano)— “tenaz, satisfecho, libre, gobernado por la costumbre”; Europueus— “descuidado, vivaz, inventivo, gobernado por los ritos”—; Asiaticus —“severo, altivo, mezquino, gobernado por la opinión”—; Afer (africano) —“astuto, sereno, negligente, gobernado por su capricho”—. El defecto de esa sorprendente clasificación es que no clasifica nada. Evidentemente, gente satisfecha, vivaz y negligente se puede encontrar en cualquier parte.

En 1775, Johann Blumenbach, uno de los fundadores de la Antropología, se valió de un criterio un poco más realista: dividió la especie humana en cinco variedades, según el color de la piel: caucásica o blanca; mongólica o amarilla; etiópica o negra; americana o roja, y malaya o parda. Era una clasificación biológica que trataba de describir diferencias significativas en grandes poblaciones. Discutible también, pues el color de la piel fue considerado por muchos antropólogos como un aspecto superficial.

Otros emplearon las medidas de partes del cuerpo y de sus proporciones, especialmente la cabeza. Las razas fueron caracterizadas por la forma del cráneo, juntamente con varias combinaciones particulares de otras características. Muchos han definido una raza partiendo de otras características genéticas: razas serían “poblaciones que difieren en la frecuencia relativa de algunos de sus genes”. Así, la diferencia de un único gene bastaría para constituir una alteración racial.

Las mutaciones ocurren por azar y no responden a ninguna exigencia del medio. Provocan variaciones hereditarias, sobre las que actúa la selección natural. Si esas variaciones fueran útiles a la especie, en el ambiente en que vive, o por lo menos no impidiese la procreación, tenderían a perpetuarse. (Aborigen australiano e indio norteamericano.)

Se ha tratado hasta de sustituir la expresión “raza” por otra menos biológica, grupo étnico: uno de los numerosos conglomerados que constituyen la especie única Horno sapiens y que conserva sus diferencias, físicas y culturales, por medio de mecanismos aislantes, tales como barreras geográficas o sociales. Las razas geográficas En 1950 se hicieron dos grandes clasificaciones raciales. Una, de William Boyd, distingue seis razas: grupo europeo primitivo (hipotético); grupo europeo o caucásico; grupo africano o negroide; grupo asiático o mongólico; grupo amerindio, y grupo australiano. Algunos científicos optan por un número reducido de razas, para restringir el término a una unidad más amplia, tomando en consideración la existencia de conjuntos humanos que presenten similitudes evidentes y estén comprendidos dentro de límites más o menos precisos.

Lo que se llama raza geográfica es un conjunto de población que tiene características comunes: una alta frecuencia de genes del grupo sanguíneo B, por ejemplos y que se extiende en un área geográfica definida. Si el concepto de raza geográfica se refiere a un conjunto de poblaciones semejantes, que habitan una amplia  área continental o un archipiélago, las razas humanas son seis o siete. Pero generalmente no están separadas por  barreras naturales. Donde quiera que tomen contacto los territorios de dos o mas razas, allí sus poblaciones intercambian caracteres raciales.

Pero, a pesar de las dificultades, es posible distinguir una raza geográfica europea de una asiática. La identificación de subrazas locales y microgeográficas es más difícil. No sólo es imposible penetrar en un área muy amplia del mundo en la que muchas razas todavía no han sido estudiadas; también las investigaciones sobre las poblaciones —razas existentes dentro de las fronteras nacionales han sido in descuidadas. Es el caso de los “colored” británicos, no clasificados como razas, y que podrían serlo auténticamente.

Fuente Consultada: Wikipedia-Revista Conocer Nuestro Tiempo-Espasa Calpe.                

Principales Especies Extinguidas Desaparecidas del Planeta Tierra Criaturas

PRINCIPALES CAUSAS ACTUALES DE LA EXTINCIÓN DE ESPECIES

La transformación de los ambientes naturales es la causa principal de la paulatina extinción de especies. Entre los diversos motivos que contribuyen a esta transformación, podemos citar, entre otros, los siguientes:

• Explotación agropecuaria
• Explotación forestal
• Contaminación ver página vinculada
• Las obras de grave impacto
• La introducción de especies exóticas
• La caza furtiva
• El tráfico de fauna
• Caza comercial
• Caza deportiva
• Caza de plagas
• Caza por subsistencia
• La ignorancia
• La dispersión de esfuerzos y voluntades

Fuente:www.barrameda.com.ar

especies extinguidas

Trilobite – 530 millones de años: Se considera que fureron las primeras criaturas vicas en ser capaces de ver usando ojos compuestos (la evolución volvería a desarrollar este tipo en tierra firme con las libélulas). Son los fósiles más característicos de la Era Paleozoica (Era Primaria). Se han descrito casi 4.000 especies, por lo que probablemente sean el grupo de animales fósiles más conocidos.

especies extinguidas

Tiktaalik – 375 millones de años: Animal de cuatro patas adaptado a la vida sobre tierra, fue la primera criatura que usó un cuello para levantar la cabeza y moverla de un lado a otro, lo que le ayudaba a buscar comida y podía detectar mejor el peligro.La evolución desde los peces con aletas a los animales terrestres de cuatro patas es uno de los pasos más importantes de la historia de la vida, al incluir innovaciones estructurales muy importantes en los vertebrados, incluyendo nuevos modos de locomoción, respiración y audición.

especies extinguidas

Ictiostega – 350 millones de años: Los ejemplares jóvenes de estas criaturas marinas colonizaron la tierra para protegerse de o los depredadores marinos. Sus descendientes evolucionaron en los primeros animales capaces de vivir en tierra por completo, los anfibios. Medía poco más de un metro de largo, y poseía 4 patas con tres articulaciones cada una, que le permitían el desplazamiento en la tierra, pero también poseía aletas, escamas y otras características propias de los peces.

especies extinguidas

Hylonomus – 315 millones de años: Fue la primera criatura conocida que puso huevos de cascara dura, lo que permitió reproducirse tierra adentro, comenzaba asi el dominio  de los reptiles (la familia a la que pertenecían los dinosaurios) sobre la vida terrestre. La evolución del huevo con cáscara fue la innovación que permitió a los anfibios evolucionar en reptiles, y adaptarse definitivamente a la vida terrestre. Como el embrión debía ser autosuficiente en su alimentación, esta se obtenía gracias a la yema.

especies extinguidas

Dimetrodon – 280 millones de años: Un reptil “mamiferoide” que poseía una ingeniosa aleta en la espalda que le permitia calentar su sangre (y, por ende, su cuerpo) con mayor rapidez y, por tanto, cazar más temprano, mientras otros réptiles todavía estaban demasiado fríos para hacerlo. Más tarde, la sangre caliente permitiría a los mamíferos cazar de noche, cuando estaban a salvo de los ataques de los dinosaurios. El dimetrodon, no era un dinosaurio aunque tenia un aspecto muy similar. De hecho está más cerca de los primeros mamíferos que de los reptiles.

especies extinguidas

Listrosaurio – 230 millones de años: Es un reptil “mamiferoide” de sangre caliente que de algún modo consiguió sobrevivir a la extinción del Pérmico (hace 252 millones de años) con lo que se preservó un vínculo evolutivo vital entre los reptiles con rasgos mamíferos y sus descendientes , los mamíferos propiemanete dicho. Gracias al descubrimiento del listrosaurio confirmó de manera formal la teoria de las placas tectonicas, también, del mismo modo que confirmó que el clima de la Antártida y el de las diversas regiones de la Tierra ha cambiado enormemente a lo largo de las edades. Las variaciones del eje de rotación de la Tierra, el enfriamiento del globo terráqueo y los cambios producidos por la evaporación y las precipitaciones son algunos de los factores responsables de este cambio climático

especies extinguidas

Sinosauroptérix – 140  millones de años: Un dinosaurio que desarrolló el uso de plumas como formado aislamiento térmico. Posteriormente, las aves adaptarían estas plumas para el vuelo, lo que demuestra que las aves son los descendientes vivos de los dinosaurios. También la primera evidencia sólida de la pigmentación de un dinosaurio se descubrió en las plumas fosilizadas de la cola del Sinosauropteryx, es de un naranja rojizo que, en forma de anillos, adornaba las plumas de la cola de una especie encontrada en China , y no verde-grisaseo como vemos en algunas peliculas.

especies extinguidas

Hiracoterio – 35 millones de años: Es una criatura sililar a la de un perro que vagaba por los bosques de Norteamérica, y que mas tarde evolucionaría en un caballo. A través del puente de tierra que se formó en Alaska, los caballos emigraron al continente asiático, donde hace 7000 años fueron domesticados por el hombre, lo que alteró de forma espectacular el curso de la historia humana, el caballo se convirtió en un nuevo medio de transporte, y al mismo tiempo en una fuente de poderío militar y agrícola.

especies extinguidas

Autrolopitecus – 3 millones de años: El primer simio que fue capaz de desplazarse de manera bípeda, lo que le permitía emplear las manos para llevar comida y hacer herramientas. Las habilidades motoras y el control de los intrincados movimientos de la mano estimularon la aparición de cerebros de mayor tamaño, que requerían más alimento y por tanto, herramientas de caza más eficaces, esto provocó una espiral evolutiva que condujo al desarrollo del cerebro humano, que es cuatro veces más grande que el de nuestros parientes genéticos más cercanos, los bonobos y los chimpancés.

especies extinguidas

Virus de la Viruela – 30 años: Un virus morífero que se propagó entre los seres humanos tras domesticación de los animales despues de la última glaciación, hace 12.000 años. Sólo en el siglo XX el virus fue causante de la muerte de 500 millones de humanos. Antes de eso el virus había diezmado a pueblos enteros de indígenas en América y Australia, donde los colonos europeos habían llevado la enfermedad. La viruela fue el primer virus que el hombre consiguió erradicar completamente de la naturaleza.

Abajo: Versión en Flash Para PC

ES POSIBLE REVIVIR ESPECIES DESAPARECIDAS?
Los quaggas y los dinosaurios son algunas de las especies actualmente extintas.

• El último ejemplar del quagga, descrito por los primeros exploradores africanos como “mitad cebra, mitad caballo”, murió en el zoológico de Amsterdam, en 1893.

quagga

• Los dinosaurios, por su parte, abandonaron esta Tierra hace cerca de 65 millones de años, probablemente a causa de la caída de un meteorito. Desde hace cierto tiempo, se sabe de la labor de los paleontólogos moleculares, osados científicos que trabajan no sólo con los mejores fósiles recolectados -aquellos que conservan partes blandas o restos de pieles para poder extraer el ADN- sino que realizan también complejos análisis de laboratorio con el fin de revivir a alguna de esas criaturas. La idea siempre pareció descabellada, pero actualmente, gracias a los inmensos logros de la Ingeniería genética, vale la pena considerarla más seriamente.

El primer paso para volver a darles vida a estos ejemplares es conseguir una muestra de su ADN. Esto no es tarea fácil. De la mayoría de las especies extintas sólo quedan fósiles, sin rastros de tejidos de donde extraer células. Sin embargo, en el caso del guagga, del último ejemplar se pudieron extraer fragmentos de ADN, que luego fueron incluidos en una bacteria. Cuando ésta realizó una copia de su material genético, copió también el ADN extinguido. Hasta el momento, esta experiencia sirvió para analizar el contenido de los genes del guagga y permitió determinar que era una subespecie de la cebra.

Otro grupo de investigadores intentó algo diferente. Tomaron una muestra del material genético de una momia egipcia de más 2.400 años de antigüedad y obtuvieron copias de los fragmentos de ADN. Pero éstos representaban menos del 5% de la información total que contienen los genes de una persona viva. Es imposible reconstruir un individuo con una muestra tan pequeña.

¿Se podrá alguna vez dar vida a un animal completo? En el caso del quagga, si se pudiera obtener una muestra completa de su genoma, ésta podría clonarse. Y si se la insertara después en un óvulo de cebra fecundado al que previamente le fue extraído el núcleo, este nuevo embrión podría implantarse en el útero de mía cebra y ésta daría a luz a un hernioso quagga. Pero, hasta el momento, el material recuperado es apenas mía pequeñísima fracción del total.

En la novela Jurassic Park, de Michael Crichton, se logra revivir a los dinosaurios (las especies presentadas son generalmente del Triásico o del Cretácico, y no del Jurásico) con técnicas de secuenciación del ADN, clonación y uso de enzimas de restricción. Sin embargo, es más difícil todavía obtener muestras de ADN de dinosaurios que de quaggas, dada su antigüedad. Los paleontólogos moleculares están buscando restos de ámbar fósil de la era Mesozoica, con el fin de encontrar insectos picadores que tal vez tengan todavía restos de sangre de los dinosaurios o de otros organismos de la época. Pero, ¿cómo separar la sangre de distintos dinosaurios que probablemente deben haber consumido estos “antiguos mosquitos”?

Sin embargo, por ahora, los que sueñan con la idea de tener frente a frente a un poderoso tiranosaurio deberán quedarse con las ganas. Pero la aplicación de técnicas de Ingeniería genética en el campo de la Paleontología continúa a pasos agigantados.