Grandes Artistas Argentinos

Biografia de Rafael Obligado Poeta Autor de Santos Vega

POETA ARGENTINO: RAFAEL OBLIGADO (1851-1920)

Rafael Obligado POETA ARGENTINO

He aquí un poeta que, sin ser ni extraordinariamente fecundo, ni demasiado brillante, sobresalió entre los románticos argéntinos del siglo XIX por las cualidades de perfección que caracterizan su vena lírica.

El romántico fue, antes que todo, un enamorado de la libertad,   un   pesimista   incorregible,   un  melancólico   consuetudinario.

La libertad lo hizo refractario a los convencionalismos; el pesimismo lo enfrentó con la amargura y con la angustia; la melancolía  melló sin  pausas su  corazón,  hasta transformarlo  en  un incomprendido.

No quiso ser ni militar, ni. abogado, ni político, tal como le hubiese cuadrado en aquel tiempo en mérito a su abolengo. Solamente aspiró a ser un hombre de letras, un cantor del Paraná, el río familiar a sus recuerdos de la niñez.

Como sucedió con Guido Spano, Obligado núcleo en derredor de su ejemplo lo más representativo de su generación, tuvo csapulos y trascendió con su obra  las fronteras argentinas.   Fue, sin lugar a dudas, el poeta nacional por excelencia.

Su poesía entronca con la de Echeverría, y en toda ella domina la imagen graciosa, plástica, expresiva como una acuarela pintada frente a risueñas visiones del pasado, con sus niños, sus adolescentes y sus amores puros.

Tímbién abordó el tema histórico —Ayohúma, El Negro Falucho, La retirada de Moqueguá— y tradiciones populares — La luz sala, La salamanca, La mula Ánima, El Yaguarón y El Cacuí—.

Obligado nació en Buenos Aires en 1851 y murió en la misma ciudad el 25 de abril de 1920.

EL POETA: Antes que Obligado, Mitre y Ascasubi y otros historiadores trataron el tema del payador. En Santos Vega, su obra maestra, se personifica el espíritu de la pampa, lleno de aristas populares, de eclosiones generosas.

Todo un ambiente, una idiosincrasia, un ideal, caben en este poema que pertenece a la serie de “leyendas argentinas” recogidas de la tradición candente, de los labios mismos de los gauchos que el poeta frecuentó en la estancia de su padre.

Santos Vega no aparece por primera vez en estos versos, sino que ellos no hacen más que darle forma definitiva a una sombra, a un hombre, a una conducta largamente conocida por los lugareños. Es la triste historia de un cantor cuya voz de timbre cristalino y trágico inundaba el alma de sorpresa y de arrobamiento; sus manos arrancaban a la guitarra acordes que eran sollozos, burlas, blasfemias.

Todo el desierto se llenaba con su fama; de todas partes llegaban multitudes a escucharlo; sus “payadas de contrapunto” causaban la admiración de los oyentes, porque en ellas era ímbatible.

Allí donde llegaba, los criollos hacían rueda para extasiarse con su canto, lo agasajaban y lo ungían rey de la pampa.
Después de haber cantado a su prenda y convocado con su himno a las huestes emancipadoras, aceptó el desafío de Juan Sin Ropa, el forastero cuya voz era el llamado del progreso.

Juan Sin Ropa lo venció con an poderoso grito dado al viento, muy superior al cantar de Santos Vega. Y es lógico que esto sucediese, porque el forastero Juan Sin Ropa llevaba en su esencia la profecía del futuro, con sus renovaciones, con todas las reformas capaces de trastrocar héroes  legendarios.

Debajo de un corpulento ombú, frente al desconcertado auditorio de gauchos, el payador murió al tiempo que su rival se convertía en serpiente y desde la copa del árbol caía una brillante lluvia de escamas.

Desde entonces, Santos Vega deambula por las llanuras, convertido en sombra: en los atardeceres, su espectro huye a campo traviesa, la guitarra en la espalda, en un caballo veloz como el viento.

Su historia está presente en todas las guitarras y pasa de boca en boca con la espontaneidad con que se dicen las cosas ingenuas.

Santos Vega fue el cantor en una época romántica, a la que sobrevinieron tiempos precursores de mecanización y de materialismo. Hoy, sin lugar a dudas, vivimos el clima de Juan Sin Ropa.

Mañana …, ¿tendrá que batirse el negro forastero con algún otro rival?

FRAGMENTO DE: “SANTOS VEGA”
“Bajo  el  ombú  corpulento,
de las tórtolas amado,
porque su nido han labrado
allí al amparo del viento;
en el amplísimo asiento
que la raíz desparrama,
donde en la siesta la llama
de nuestro sol no se allega,
dormido está Santos Vega,
aquel de la larga fama.”

“En los ramajes vecinos
ha colgado silenciosa,
la guitarra melodiosa
de  los  cantos  argentinos.
Al pasar los campesinos
ante Vega, se detienen;
en silencio se convienen
a guardarle allí dormido;
y hacen señas no hagan ruido
los que están a los que vienen.”

Mejores Jugadores de Futbol del Mundo de la Historia Messi Pele

PELE , EN LA CANCHA Y EN LA VIDA: Cuando se les pregunta a los expertos por los mejores jugadores de todos los tiempos, en un nombre hay coincidencia plena: Edson Arantes do Nascimiento, Pelé, también llamado Dico, Gasolina, O Rei, o la Perla  Negra.

Veloz, potente, imaginativo, creativo, felino, goleador certero, ejercía magias deslumbrantes en cada partido. Ganó todo: tres mundiales (58, en Suecia; 62, en Chile, y México en 1970, en los cuales hizo 12 goles).

Además, desde su debut en Baquinho, en 1954, cuando tenía 14 años de edad, hasta su retiro en el Cosmos de Nueva York, en octubre de 1977, hizo 1.282 goles, una cifra inigualable. Disciplinado, discreto, el brasileño también es un triunfador en la vida, í Fue ministro de Deportes en su país y funcionario de la FIFA, que quiere declararlo “Atleta del Siglo”.

En los últimos años se lo criticó por su excesiva cercanía al poder.
Números de un Mago: ante el mundo le tTaños, con el Mundial de su catrera fue

Su primer mundial fue en Suecia, en 1958, con 17 años de edad. En un equipo de talentosos (Gilmar, Garrincha, Didí, Vavá, Zagallo y Zito, entre otros), hizo seis goles y se destacó por su desparpajo genial. ¿Es necesario decir que él es el del medio, agachado.

México 70 fue su apoteosis, la confirmación de que era el rey indiscutido, el mejor.Pelé estaba en su plenitud, y en su caso, eso significó ver a un mago en acción.
En la final en México 70,
Brasil – Italia.
O Reí cabecea y abre el marcador.
Luego hicieron goles Gerson, Jairzinho y Carlos Alberto, para apabullar a los azules 4 a 1.
Su gol número 1000, fue el 19 de noviembre de 1969. Pelé, todavía en el Santos, batió de penal al arquero argentino Edgardo Andrada, del Vasco da Gama. Ya era tan célebre que hasta los hinchas rivales aplaudieron. El día que jugó su último
partido en la Selección de
Brasil lloró como un chico.
Tenía 34 años, y creía que ya no
estaba a la altura de los
acontecimientos.
Su retiro. Fue el 1° de octubre
de 1977, en el Cosmos de Nueva
York, enfrentando al Santos, el
club de sus amores.
Jugó un tiempo para cada
equipo e hizo un gol.

DIEGO MARADONA: El más grande. Su talento hipnotizó al mundo. Millones de hinchas se emocionaron con él. Millones lloraron por él.

Fue el más grande. El que hizo vibrar a millones de argentinos y a cientos de millones de futboleros en todo el mundo. El emblema que se convirtió en el mejor pasaporte para sus compatriotas en los rincones más remotos del planeta. El supercampeón que llevó a la cima a Boca, al Napoli, a la Selección.

El que hacía pasar por torpes a fenomenales arqueros, el que a fuerza de talento se burlaba de defensores grandes como roperos: los desairaba con quiebres de cintura, amagues, centros de rabona, tacos, caños, el infernal pique corto de los buenos tiempos, los perfectos pases-gol, y esa zurda prodigiosa que la clavaba en el ángulo con un toque sutil, o con un bombazo preciso. Con efecto, claro.

El jugador más desequilibrante del más hermoso de los deportes, el que ganaba partidos cuando se lo proponía. Un duende, un mago, un estratega, un regalo de Dios, un quijote que peleó contra los poderosos. Pelusa, Diego,Maradóoo. Fue el más grande. Siempre será el más grande.

Números de un Genio: A los 15 años llegó a la primera división de Argentinos Juniors. En 1979 debutó en los mundiales con el campeonato juvenil de Japón. Dos años más tarde, pasó a Boca, que ese mismo año salió campeón. El fútbol europeo lo tuvo en el Barcelona y en el Napoli (’84 a ’91) y también escribió su historia en los Mundiales: 4 participaciones (’82, ’86 -campeón-, ’90 -subcampeón- y ’94) con 8 goles en 21 partidos.

GOL MARADONA
Su obra cumbre: El segundo gol a los ingleses en México 86.
La mejor jugada individual en la historia de los Mundiales.

México 86. Argentina 3-Alemania 2. La hora más gloriosa: su enorme talento condujo a la Selección a obtener la Copa del Mundo. Convirtió 5 goles, entre ellos aquel inolvidable frente a Inglaterra. Diego nació el 30 de octubre de 1960. A principios de los 70 era Cebollita en Argentinos Juniors. Ya se hablaba de su magia. Menotti lo dejó afuera de la Selección campeona del 78. Su revancha fue a lo grande: Campeón Mundial Juvenil en Japón 79. El debut en primera, el 20 de octubre de 1976. Argentinos Juniors-Talleres. Entró y tiró un caño. A los 16 años debutó en la Selección. Otra vuelta olímpica: 1981, con Boca Juniors. Nacía un romance inquebrantable con la mitad más uno.

EL FUTBOL: QUIZÁS, el deporte más popular en Europa, América del Sur y en la mayor parte de África. Está mucho menos extendido en Asia, y a duras penas se ha implantado en América del Norte. Sin embargo, la celebración en E.U.A. de la fase final de la Copa del mundo de naciones, en 1994, puede haber favorecido allí su desarrollo.

Está regido por la F.I.F.A. (Federación internacional de fútbol asociación), creada en 1904 con sede en Zurich. Esta federación controla más de 150 federaciones nacionales, con más de 30 millones de jugadores. Es responsable del más grande acontecimiento deportivo (además de los Juegos olímpicos), la Copa del mundo de naciones, organizada cada 4 años, cuyas fases eliminatorias se desarrollan a lo largo de dos años.

Las fases finales (disputadas inicialmente por entre 16 y 24 equipos, que serán 32 a partir de 1998) tienen lugar los años pares no olímpicos. Cada confederación continental («filial» de la F.I.F.A.) organiza también un campeonato o Copa de naciones (fase final en los años pares olímpicos), e igualmente se celebran (anualmente en Europa) diversas competiciones interclubs.

La disposición de los once jugadores sobre el terreno de juego ha evolucionado mucho, en general para reforzar las defensas; la intención de no perder prevalece sobre la de marcar, de ganar. Al principio figuraban cinco atacantes (tres atacantes llamados «de punta» y dos centro-campistas); el 4-2-4 y después el 3-2-4-1 han ido marcando las etapas, hacia la reducción, a dos (hasta a uno) atacantes cada vez con más frecuencia, permitiendo evidentemente una mayor concentración de jugadores en medio del campo. El número de goles marcados por encuentro está, en. general, disminuyendo en todas partes y el aspecto espectacular del fútbol está retrocediendo.

FUTBOL CANCHA

Disposición teórica de los jugadores al empezar un partido: arriba,
en 4-2-4, abajo, con tres atacantes, cuatro defensas y un libero.

A esta evolución se suma la importancia de los enormes presupuestos financieros de las competiciones nacionales e internacionales. Las entradas a los estadios tienen  cada vez menos peso específico en los presupuestos de los clubes, financiados, en su mayor parte, por !as subvenciones, el patrocinio de grandes firmas industriales o comerciales y los elevados cánones de las retransmisiones televisadas.

FUTBOL

CAMPEONES MUNDIALES DE FUTBOL

1930 Uruguay 1982 Italia
1934 Italia 1986 Argentina
1938 Italia 1990 R.F.A.
1950 Uruguay 1994 Brasil
1954 R.F.A. 1998 Brasil
1958 Brasil 2002 Brasil
1962 Brasil 2006 España
1966 Inglaterra 2010 España
1970 Brasil 2014 ?
1974 R.F.A.    
1978 Argentina    

 

Biografia de Carlos Reutemann Piloto de Formula I Gobernador de Santa fe

Carlos Reutemann: ¡Vamos Lole!

Seducido por la política, este gran deportista argentino que con su talento logró conquistar los circuitos más destacados del mundo de la Formula 1, desde el año 1991 profesa su militancia justicialista y su pasión por el quehacer político del país, habiendo logrado ocupar diversos cargos.

En este sentido, fue Gobernador de la Provincia de Santa Fe en el período que abarca desde 1991 a 1995. Luego fue electo Senador de la Nación en 1995. Asimismo cumplió un segundo mandato como Gobernador de Santa Fe entre los años 1999 a 2003. Después de aquello fue nuevamente electo Senador, cargo que cumple actualmente.

Ese es un pequeño pantallazo acerca de la carrera política de Carlos Reutemann, que principalmente se destacó en los más prestigiosos circuitos de Fórmula 1, siendo aún considero uno de los más grandes pilotos de dicha categoría. Nació bajo el nombre de Carlos Alberto Reutemann el 12 de abril de 1942 en la provincia de Santa Fe, y desde muy pequeño se sintió atraído por los automóviles, pasión que con los años lo llevaría a desarrollar una importante carrera de piloto, siendo conductor de Fórmula 1 por un período que se inició en el año 1972 y culminó una década después.

Su rapidez, su estrategia de corredor basada en la evaluación constante de las carreras, sumada a su extrema caballerosidad en las pistas, lo convirtieron en uno de los preferidos, tanto del público como así también infinitamente admirado por sus competidores. Por aquella época todos lo llamaban cariñosamente “El Lole”.

Durante su trayectoria como piloto de Fórmula 1, dentro de la máxima categoría de la disciplina, Reutemann logró obtener un total de 12 victorias puntables, 2 no puntables, y 6 pole positions, en un total de 144 carreras en las que participó y dejó su marca. Entre sus logros más destacados, se encuentra el haber ganado el gran premio de Gran Bretaña en el año 1978, compitiendo en aquella oportunidad con el imbatible Niki Lauda.

No obstante, una de las carreras más recordadas es aquella que protagonizó en 1981 cuando se alzó con el primer puesto en el Gran Premio de Brasil, en el que no sólo debió competir con los más grandes pilotos de la época, sino que además debió desafiar al clima, con lluvias torrenciales que desdibujaban el circuito de Jacarépagua en Barra de Tijuca, Río de Janeiro.

Había debutado en el automovilismo el 30 de mayo de 1965, cuando participó en una carrera de Turismo Mejorado, que se llevó a cabo en la ciudad de La Cumbre, ubicada en la provincia de Córdoba. Pero aquel no fue su primer triunfo, aunque llegaría poco después, precisamente el 11 de julio de ese mismo año, cuando a bordo de un Fiat 1500, Carlos Reutemann se consagra ganador en la prueba de Turismo Mejorado desarrollada en Villa Carlos Paz, en Córdoba.

INCREÍBLE: El 13 de enero de 1974, en el Gran Premio de Fórmula 1 de la Argentina, cuando punteaba con comodidad, Carlos Reutemann, en el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, se quedó sin nafta: le faltaba media vuelta para ganar la carrera. Según crónicas de la época, fue la toma de aire, colocada detrás y sobre su cabeza, la que al desprenderse en el giro 39 hizo que el motor quemara combustible más rápido que lo habitual. (ver final del video abajo)

A partir de allí, su desenvolvimiento en las pistas lo convirtió en uno de los más grandes del momento, y las competencias internacionales reclamaron su presencia. Incluso fue uno de los pilotos oficiales de la escudería de Ferrari a partir de 1977, compartiendo el honor con Lauda. Posteriormente, también fue conductor de las escuderías de Lotus, y del equipo de Williams. Con una carrera que aún tenía mucho por delante, Carlos Reutemann decidió anunciar su retiro y hacerlo efectivo.

Aquello ocurrió luego de su participación en el Gran Premio de Sudáfrica, en el que obtuvo el segundo puesto. Los años pasaron y la política seguramente ocupó el lugar que había dejado en su interior la pasión por los autos, aunque en las reiteradas oportunidades en que el piloto fue consultado acerca de si está arrepentido de aquella decisión, no duda en asegurar: “Cuando pienso en eso recuerdo que, cuando era niño, debía ir a la escuela a caballo y de allí llegué a ser piloto de Fórmula 1. Ese placer no me lo quitará nadie”.

Video Sobre Formula 1 en Buenos Aires.

Películas Argentinas Nominadas al Oscar La Tregua Camila Tango

Películas Argentinas Nominadas al Oscar


“La Historia Oficial”, ganadora del Oscar, veos a la actriz Norma Aleandro junto a Luis Puenzo director, en el momento cumbre

HISTORIA DEL CINE: Los hermanos Lumiere inventaron el cine en 1895. Pero lo que en principio fue una curiosidad, casi una diversión de feria, se transformó con el Siglo XX en uno de los mayores vehículos de difusión de ideas, sentimientos,  emociones, pesadillas y testimonios; también de belleza.

Fue mudo hasta 1929, cuando se rodó El cantor de jazz. Pero en esa primera etapa Charles Spencer Chaplin (foto, con Jackie Coogan, en El pibe; la computación unió a Carlitos con a uno de sus sucesores, Woody Allen) le confirió adultez, y Serghei Eisenstein perfeccionó el montaje, es decir, un lenguaje* diferente de los existentes; de ellos aprendieron los grandes qué hoy nos conmueven y asombran.

Arte insustituible, el cine los compendia a todos, pintura, música, teatro, ballet, literatura. Público y a la vez intimista, toda vez que sólo se lo  disfruta -o se lo sufre- en una sala a oscuras, creó prototipos perdurables e instaló para siempre imágenes en la cultura colectiva.

El cine, que se inició casi como una atracción de feria, como algo menor, fue con el correr del siglo ocupando un lugar entre las artes mayores. A lo largo de su historia se fue poblando de grandes obras que lo convirtieron en la expresión cultural por excelencia del siglo XX.

Desde sus orígenes marcó hitos y abrió nuevos caminos, inventándose a si mismo y encontrando su propia narrativa y su propia identidad de relato gracias a grandes autores que realizaron grandes películas. En el cine mudo, con David W. Griffith que inventó la gramática cinematográfica en clásicos como El nacimiento de una nación e Intolerancia. Con Luis Buñel y Dalí, que propusieron el cine como el vehículo ideal para el surrealismo en El perro andaluz y La edad de oro. Con los expresionistas alemanes, que plasmaron hitos como Metrópolis de Fritz Lang o Nosferatu de Murnau. Con Abel Gance, que llevó el cine al terreno de la épica y el gran espectáculo con su colosal Napoleón.

En los años ’30, en los albores del cine sonoro, Jean Renoir produce sus dos obras maestras La gran ilusión y Las reglas del juego. Mientras en Estados Unidos, John Ford lleva el western a alturas inimaginables con La diligencia, y Howard Hawks crea el arquetipo del antihéroe contemporáneo en Scarface.

En 1941, El Ciudadano, una opera prima de un joven de 25 años llamado Orson Wells, se establece como la obra máxima del cine, con nuevos parámetros que destierran para siempre los límites de ambición, complejidad y hondura en el relato cinematográfico.

A lo largo de su historia, el cine atravesó grandes momentos de efervescencia creativa. Uno de los más apasionantes fue a finales de los ’50 y comienzos de los ’60 cuando, en forma independiente, una nueva generación de cineastas comenzó a crear un nuevo cine en varios países europeos, en América Latina y en los Estados Unidos. Replantearon el rol casi de arte menor del cine respecto al teatro y a la literatura y lo convirtieron en el arte mayor de nuestro siglo.

El cine nos ayudó a entendernos y a entender. Dotó nuestro imaginario de héroes y arquetipos. Nos reveló la existencia de otras culturas, de otras formas de vivir. Las películas nos sirven de referencia, nos brindan códigos comunes. Las imágenes del cine pueblan nuestra memoria como si formara parte de nuestra experiencia, confundiéndose con ella.

El siglo XXI comienza anunciando una gran revolución tecnológica en el cine. Habrá reformulaciones en el soporte y en los modos de exhibir. Pero mucho más allá de su formato, las películas van a seguir cumpliendo con su misión de contarnos historias, nutrirnos de fantasías, sumergirnos en obsesiones, sentir como propias problemáticas que creíamos ajenas, vernos reflejados en los sueños de otros. Mientras existen buenos films que nos provoquen reflexiones, nos ayuden a entendernos, o simplemente nos entretengan, el cine va a seguir formando parte de nuestras vidas.

Fuente: Marcelo Piñeyro dirigió Tango Feroz y Caballos Salvajes.

HISTORIA DE LOS PRIMEROS CINES EN ARGENTINA

Los primeros kinetoscopios funcionaron en el área céntrica de la ciudad de Bs.As. , en locales sobre las calles Florida (el salón Florida o Novedades, donde estuvo el teatro Nacional y más tarde las confiterías El Águila, primero, y L’Aiglon, después), Suipacha y Paseo de Julio (luego, Leandro N. Alem). Pero el kinetoscopio no era el cine.

Durante muchos años se sostuvo que la primera función de cine propiamente dicho, El cinematógrafo Lumiére, había tenido lugar en el teatro Odeón de la calle Esmeralda, el 18 de julio de 1896, sólo seis meses después de su presentación en París, el 28 de diciembre de 1895.

Investigadores de la Cinemateca Argentina (Historia de los primeros años del cine en la Argentina, 1895-1910) establecieron recientemente que hubo cine -no de Lumiére sino de la competencia británica, la Escuela de Brighton-antes, aunque también en julio, el lunes 6, en un salón de Florida 344. Aunque no se denominaba cinematógrafo sinovivomatógrafo, eran imágenes proyectadas sobre una tela y en movimiento, condiciones indispensables del cine. Su responsable fue Enrique de Mayrena.

Los primeros tiempos del cine son testigos de funciones que alternaban el teatro con las proyecciones. Pronto, los actos en vivo pasaron al segundo plano, desplazados por las vistas cinematográficas.

El primer sitio edificado para sala de cine, en 1900, fue el Cinematógrafo Nacional -más tarde Salón Nacional-, situado en Maipú 467, 471 y 479, entre Corrientes y Lavalle. Fue edificado por Gregorio Ortuño, comerciante de artículos fotográficos, y explotado por la sociedad de Puppo y Ángel Rodríguez Melgarejo.

La palabra biógrafo, con la sugerencia de vida en imágenes, ganó prestigio y se difundió pronto. Según Julio Quesada, era una “sala modesta, con un galpón de paredes lisas, lavadas a cal”.

El Nacional se mudó en 1906 a Corrientes 840-848 (al lado del actual cine Opera), donde luego estuvo el teatroPorteño y ahora la decaída Galería Porteño. Esta fue la primera sala de cine con palcos laterales.

En 1900, funcionaba asimismo un cine, local sin palcos como el citado Nacional, en Rivadavia, entre Carlos Pellegrini (Artes, entonces) y Cerrito. Según Julio Quesada, fue el segundo construido al efecto en Buenos Aires, cinco meses después del Nacional, y su responsable era un joven Villanueva, hijo de un socio de la firma, entonces extinguida, Villanueva, Leguineche y Cía.

El tercero abrió el 23 de octubre de 1900 en el salón Florida, ex Palacio Novedades. Según parece, exhibió vistas coloreadas. Pronto se sumaron otros teatros y salones en el primer auge de las películas: el teatro Casino y el Pabellón Argentino.

El salón Florida estrenó los pocos minutos animados que registran la llegada a Buenos Aires, en octubre de 1900, del elegido presidente del Brasil, doctor Manuel Campos Salles.

También se pasaron películas al final del viejo siglo en un parque de entretenimientos de plaza Flores, en las terrazas del teatro Casino, en el Pabellón Argentino de la Exposición de París de 1889 reconstruido en Retiro y en el Prado Español de la Recoleta.

El público apreciaba películas cortas de cualquier origen, mayormente norteamericanas, aunque no faltaban las variedades locales con actualidades animadas en calles de Buenos Aires que tomaban Eugenio Py, para la casa Enrique Lepage y Cia. (Bolívar 375), el independiente Eugenio Cardini y hasta un camarógrafo que asistió a dos intervenciones quirúrgicas practicadas por el doctor Alejandro Posadas en el patio del Hospital de Clínicas para que hubiera mejor luz aunque no demasiada asepsia.

La salida nocturna del verano al aire libre, sentados a la mesa con refrescos y viendo películas, fue una costumbre porteña hasta bien entrada la década de 1910. Algún lector puede aún recordar a sus abuelos hablar del cine-bar. Este programa también podía hacerse en invierno, al lado de la mesa servida y bajo techo, por ejemplo en el café España, en la calle Artes (hoy Carlos Pellegrini), a partir de 1902.

Las primeras imágenes de la ciudad habían sido registradas por Federico Figner en su paso por Buenos Aires: la Avenida de Mayo y los bosques de Palermo.

En sus memorias, editadas en el Brasil, cuenta Figner que, muy prematuramente, en marzo o abril de 1896, el payaso Frank Brown había proyectado películas cinematográficas en su circo, emplazado en esa fecha en Rosario. No hay otros testimonios, todavía.

Después de Figner, Eugenio Py, el empleado de la casa Lepage, caminó una cuadra con la cámara en la mano buscando un objeto que tuviera movimiento y que expresara a la Argentina: la marca registrada del cine y de la patria que lo producía. Halló la Bandera Argentina, en el mástil de la Plaza de Mayo, y la registró en unos metros de celuloide. Sólo queda la memoria de aquel acto, no el resultado.

Los argentinos iban al cine para aprender a ser argentinos. El cine era el espacio de ilusión para la clase media. En la oscuridad de la sala se auscultaban modales, conductas sociales, modos de vestir y peinarse; se autorizaban comportamientos familiares y se ensayaba la educación de los hijos. En las películas, los modos de ser estaban codificados y se fijaban en la memoria del público, que descubría fórmulas del habla social y amaneramientos del gesto y la palabra y los repetía en la vida diaria. Más allá de esa ilusión y de la fantasía, la suerte de haber contado con un cine extranjero subtitulado contribuyó a alfabetizar a los espectadores jóvenes y hasta dio agilidad a la lectura de los chicos, que competían consigo mismos para leer de un saque las dos líneas del diálogo.

No importaba la extracción social ni el origen patricio o inmigratorio. En el cine se aprendía a ser y a tratar a los demás. No tuvimos una política definida sobre la orientación de la pantalla, como en los países fascistas; sin embargo, las apetencias populares y el seguimiento de un género, de un actor o de un tema forzaron lo necesario a los productores. El espectador llegó a creer que las películas se hacían pensando en él. Tanta era la coincidencia. En el interior del país, los públicos del inicio del sonoro soñaban con una mitología popular desplegada en una noche porteña de cabarets y peringundines, como en las películas. Buenos Aires era la ilusión más apetecible, con sus rubias disputadas, los tangueros empedernidos y las flacas como espigas de armiño y lame. Aunque nada de eso fuera cierto, la llegada del viajero a la ciudad verdadera nunca desencantaba.

Las películas más amadas fueron las que edificaron la memoria de los argentinos. La que más lo logró fue Así es la vida (1939, de Francisco Mugica). Empezaba en el patio, como si fuera el conventillo del saínete: allí convivían el porteño, el italiano y el gallego; el buen padre y el pariente tilingo y descocado; el apolítico y el soñador de utopías; se cumplía el mandato de la hija que quedaba para vestir santos, mientras las otras se casaban con un buen partido para seguir edificando la clase media. La historia pasaba del patio al comedor y a la sala, avances que el saínete no se permitía.

La película se adelantaba sobre los géneros —del saínete a la comedia familiar burguesa— y los sentaba a todos, sin prejuicios, a la mesa familiar (esa mesa que había que achicar y agrandar), para contarnos lo suyo, que coincidía con lo nuestro (en la platea) y para volver consciente la necesaria memoria del universo propio que la película había construido durante una hora y media y que ya nos pertenecía. A la mesa de Así es la vida se sentaban todos los argentinos.

Fuente Consultada:
El Diario Intimo de un País – 100 años de vida cotidiana – La Nación
Gente Testigo del del Siglo Los Personajes y hechos  que hicieron historia Tomo 3 Luz, cámara,…acción

Biografia de Pelé El Jugador Mas Grande de Futbol del Mundo

El «rey Pelé», «el hombre de los mil goles»: no faltan superlativos para evocar al futbolista más grande de todos los tiempos. Como primera estrella mundial de este deporte, ayudó a que el fútbol adquiriera una dimensión universal.

Edson Arantes do Nascimento, más conocido y admirado en el mundo como “Pelé”, nació en Octubre 23, 1940 en la pequeña ciudad de Tres Corazones, en el Estado de Minas Gerais, Brasil.

Fue bautizado en la parroquia, de la Sagrada Familia de Jesús, María y José.  Su padre, João Ramos do Nascimento, o Dondinho, como era conocido en el mundo del fútbol, también fue un jugador profesional.

Fue un centro-delantero del Fluminense hasta que una lesión le impidió el fútbol profesional. Su madre, Celeste, le dio a Pelé  la atención de la familia y el amor. Siendo niño, Pelé y su familia se mudó a Bauru, en el Estado de Sao Paulo, donde aprendió a dominar el arte del fútbol. Una vez confesó: “Tengo tres corazones”, en referencia a su ciudad natal (Tres Corazones), en Bauru, y Santos.

Edson Arantes do Nascimento, por primer sobrenombre Dico, comenzó corriendo descalzo detrás de pelotas de trapo en los terrenos baldíos de su ciudad natal. En la cancha del Baurú Atlético Clube lanzó sus primeros puntapiés con los pies calzados: era el artillero del Baquinho, el equipo de chiquillos del club. En 1956, contratado por el Santos Futebol Clube nacía Pelé, considerado por muchos periodistas especializados como el más perfecto jugador de fútbol del mundo.

EL LUSTRABOTAS QUE SE CONVIRTIÓ EN REY:

1958: la sexta Copa mundial de fútbol se disputaba en Suecia. El equipo francés de Just Fontaine jugaba la final contra Brasil. Un jugador de 17 años de edad, desconocido para los europeos, aniquiló las ambiciones de Francia. Uniendo una técnica irreprochable a un instinto goleador fuera de lo común, el brasileño crucificó en tres oportunidades al arquero francés.

El mito Pelé estaba en marcha, alimentado por la extraordinaria popularidad que gozaba el jugador entre los “cariocas” (los hinchas brasileños), cautivados por la trayectoria ejemplar de este futbolista de la calle. Edson Arantes do Nascimento nació el 23 de octubre de 1940 en el pueblo de Trés Coraçóes, a 200 kilómetros al noroeste de Río de Janeiro.

Si bien su padre era un delantero conocido en el mundo del fútbol, el muchacho trabajó como lustrabotas y se entrenó en la calle. En Baurú, en el estado de Sao Paulo, donde acababa de mudarse con su familia, un antiguo jugador del equipo Nacional, Waldemar de Brito, notó su talento y lo tomó bajo su protección. (imagen derecha)

A los 15 años, Pelé siguió a su mentor a Paulo para debutar en el equipo profesional de Santos, que se convertiría posteriormente en su club de siempre. Allí, Brito lo presentó a los dirigentes del club.  «Este niño va a ser el mejor jugador de fútbol del mundo», y no estaba equivocaba.

El 7 de septiembre de 1956, Edson ingresó en la cancha para marcar el sexto gol de su equipo. A partir de ese momento, la carrera del joven fenómeno se disparó. Después de esta primera temporada en la que realizó cortas apariciones en la cancha, al año siguiente se convirtió en titular indiscutido. Terminó el campeonato del estado de Sao Paulo coronado con el título del mejor goleador, con 32 tantos.

TRIPLE VENCEDOR DE LA COPA DEL MUNDO En julio de 1957 el seleccionador del equipo nacional llamó a la estrella ascendente. A los 16 años, Pelé le hizo honor a su mera selección contra Argentina, el eterno rival, e inscribió su primer gol vistiendo la camiseta auriverde.

Lógicamente, el al. siguiente siguió en el equipo para disputar la Copa mundial de fútbol en Sueña.. Como reserva en los primeros encuentro poco a poco se fue ganando la confianza del técnico antes de deslumbrar a los espectadores durante el partido contra Francia, consagrado como el mejor jugador de fútbol del siglo, Pelé sigue siendo un ejemplo para todos los deportistas, no sólo por sus cualidades tácticas, sino también por su comportamiento y sus compromisos políticos. ganado por 5 tantos a 2.

La final contra Suecia tuvo un mal comienzo: los suecos metieron un gol al tercer minuto de juego. El alero Garrincha y el delantero Zagallo revirtieron la situación. Pelé marcó dos cantos suplementarios, brindando a Brasil el primer título mundial de su historia. De la noche a la mañana me convertí en campeón, antes de cumplir la edad necesaria para el servicio militar, incluso antes de ser considerado como un ciudadano mayor de edad», confió más tarde Pelé.

Tres años después, durante una gira amistosa de Brasil, la prensa francesa entusiasmada por su técnica le otorgó el sobrenombre de “rey Pelé”. (imagen izq. Garrincha)

En 1962, la Copa del Mundo disputada en Chile fue la ocasión para ceñirse una nueva corona, a pesar de que una lesión sufrida durante el primer partido le impidió participar plenamente en el triunfo de sus compañeros de equipo.

Durante la edición de 1966 en Inglaterra, se lesionó otra vez al tener que aguantar los »tackles» reiterados de los defensores desconcertados por sus fintas. En México, cuatro años después, la selección brasileña pudo celebrar de nuevo; al dominar a la squadra azzurra italiana por un marcador inapelable (4-1), Pelé llevó su equipo a la victoria, la tercera en la historia de Brasil… ¡y de su carrera profesional]

Convocado para integrar el seleccionado brasileño, el ágil muchacho de 17 años encantaría a Europa en el Campeonato Mundial de 1958, de donde regresaría consagrado como el nuevo Rey del Fútbol en reemplazo del argentino Di Stefano, quien a su vez había reemplazado en esa “dinastía” al húngaro Puskas y al inglés Stanley Mathews. Su actuación en el Campeonato del Mundo marcaría el inicio de la llamada Era Pelé: en 18 años de actuación —1.216 goles en 1.254 partidos— se le deberían los momentos de mayor refinamiento y encanto vividos por el fútbol. Mago de un arte basado en la intuición, la creatividad y la resistencia física, Pelé reunió y perfeccionó jugadas tradicionales en el fútbol: el cabezazo fulminante, el salto perfecto, el pase exacto; la gambeta con la pelota a ras del suelo o por elevación; el remate violento y preciso desde larga distancia. Naturalmente, a esas virtudes las ayudaban atributos físicos excepcionales.

EL HOMBRE DE LOS MIL GOLES: En su club al igual que en la selección brasileña, Pelé marcó goles a un ritmo apenas inferior a uno por partido, alcanzando el récord de mil anotaciones en noviembre de 1969. El otrora lustrabotas dedicó este gol número 1.000 “a los niños pobres”.

En total anotó 1.284 goles en 1.363 partidos disputados. La estatura internacional de] »rey Pelé» permitió sobre todo que el fútbol se convirtiera en un deporte universal. Al jugar para el Cosmos de Nueva York, entre 1974 y 1977 contribuyó a promover elsoccer en una América del Norte donde aún era desconocido.

Cuando puso fin a su carrera, se alejó del mundo del fútbol y aprovechó su inmensa popularidad y fortuna para dedicarse a obras de beneficencia Ministro de deportes de Brasil desde 1992 hasta abril de 1998 bajo la presidencia de Fernando Cardoso, intentó llevar a cabo una política de lucha contra la miseria y la exclusión. (imagen der. Cardozo)

Deseoso de extender el espíritu del deporte al terreno social, Pelé demostró una vez más que su título de rey no se limitaba sólo a la cancha.

PELE EN LA COPA DEL MUNDO: Pelé jugó en cuatro copas mundiales: Suecia 1958, Chile 1962, Inglaterra en 1966 y México 1970. Marcó doce goles en catorce partidos en el mundo.

Suecia 1958: El primer partido que jugó Pelé en una copa del mundo fue  contra la Unión Soviética. Fue por petición de la Mesa, quien habló a Vicente Feola, después de la victoria sobre Austria el 3 x 0 y el empate contra Inglaterra en 0 x 0, para poner a Pelé y Garrincha en el campo.

En ese partido contra la Unión Soviética, Pelé no marcó, pero Brasil ganó 2 x 0, con dos goles de Vavá. En el próximo partido, contra Gales, Pelé marcó el único gol. En la semifinal contra Francia, Pelé anotó tres, mientras que Didí y Vavá anotó un gol cada uno. En la final contra Suecia, Pelé marcó dos goles (ver video meta), Vavá y Zagallo dos más uno, que le valió la victoria sobre los suecos por 5 x 2.

Chile 1962: El primer partido de Brasil contra México, Pelé marcó un gol y Brasil ganó. Desafortunadamente, aunque esto debería haber sido la Copa Mundial de Pelé, terminó a principios de la gran estrella. Después de diez minutos del partido contra Checoslovaquia, Pelé se retiró por un tirón en un músculo y quedó fuera del torneo. Amarildo lo reemplaza, se convirtió en la Copa Mundial de Mané Garrincha.

Inglaterra 1966 : Todo parece haber salido mal para Brasil en esta Copa Mundial. De alguna forma, 43 jugadores fueron llamados, y cuando el equipo viajó a Europa, dos de los mejores jugadores, el arquero Valdir y adelante Servílio, fueron cortados.

En el primer partido, Brasil venció a Bulgaria por un marcador de 2 x 0, con gol de Pelé y Garrincha en el otro. El equipo perdió a Hungría por 3 x 1, y en el próximo partido, Pelé fue lesionado violentamente por los portugueses, y tuvo que retirarse del campo después de dos lesiones.

México 1970 Esta sería la copa que llevaría el trofeo Jules Rimet a Brasil permanentemente. El primer partido lo ganó Brasil contra Checoslovaquia 4-1, con 2 goles de Jairzinho, 1 de Pelé, y 1 de Rivelino. Los próximos a caer fueron los ingleses por 1-0 con el gol de Jairzinho.

Después vino Rumania, a quién Brasil le gano 3-2 con 2 de Pelé y 1 de Jairzinho. Perú perdió 4-2 contra el verde y amarillo, y en la semifinal los brasileños triunfáron 3-1 contra los uruguayos. La famosa final contra Italia la ganó Brasil 4-1 con goles de Pelé (vea el video clip), Gérson, Jairzinho, y Carlos Alberto. Fue en esta copa que Pelé hizo los 3 mejores “casi goles” en la historia del fútbol, y le dio fama al arquero inglés Banks de haber hecho la mejor atajada del la historia del fútbol después de que Banks atajara un cabezazo de Pelé.

Tres Temporadas con el Cosmos de Nueva York “La historia empezó cuando yo estaba con Santos FC en Kingston, Jamaica. Recibí una visita de los señores Clive Toye, director técnico de un nuevo equipo en Nueva York llamado Cosmos; Phill Woosnam, que se más tarde se convertiría en un miembro de la NASL (Liga Norteamericana de Fútbol); y Kurt Lamm, secretario general de la Federación Estadounidense de Fútbol. Querían saber si a mi me gustaría jugar en los Estados Unidos en el Cosmos de Nueva York cuando me jubile del Santos.

Cuando el profesor Mazzei traduzco sus intenciones, le dije, “Profesor, diles que están locos! ¡Nunca jugaré en ningún otro equipo después del Santos!’ Tres años después, después de mi último partido en el Santos, Clive Toye me llamó de Nueva York y me dijo que el Cosmos querían conversar conmigo sobre un posible contrato. Después de 6 meses de reuniones por todo el mundo, mensajes, telegramas, y llamadas telefónicas, decidí aceptar la propuesta de Warner Communications, dueña del Cosmos de Nueva York, y volví a la vida profesional por 3 temporadas más.”

Aparte de la proyección alcanzada como deportista, Pelé tuvo siempre cuidado en cultivar su imagen de campeón, explotándola comercialmente. A partir del Campeonato Mundial de 1970, cuando empezó su paulatino alejamiento del fútbol —que culminaría con su despedida de la selección brasileña en julio de 1971—, dícese que el mayor negocio de Edson Arantes do Nascimento fue vender la imagen de Pelé. Es así como, tanto en Brasil como en el exterior, el nombre de Pelé ha promovido publicitariamente los productos más diversos, desde marcas de café, pilas eléctricas, prendas de vestir, refrigeradores, televisores, etc. Según estudios de especialistas, su imagen publicitaria será eficaz todavía diez años después de abandonar los estadios.

Pelé, que disfruta de una fortuna difícilmente igualada tanto en el Brasil como en el exterior por cualquier otro jugador de fútbol, es un empresario con altísimas entradas mensuales, producto de sus negocios, industrias y bienes inmuebles, reunidos en la Pelé, Administracao e Propaganda y la Pelé, Asscssoria Aduaneira; una industria de hilo sintético, un establecimiento lechero, una transportadora de combustibles, además de millonarios contratos publicitarios.

Rey en cualquier estadio de fútbol y también próspero negociante, Pelé ha sido -hasta octubre de 1974, cuando se despidió del fútbol— uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos.

ALGO MAS…

En su carrera marcó 1.363 goles. Cuando hizo el gol número mil estallo una verdadera fiesta nacional en todo el Brasil. Se detuvo el partido y los jugadores de ambos equipos corrieron a abrazarse entre ellos, y también con los periodistas y con el público que bajaba a la cancha.

Se lanzaron fuegos artificiales y racimos de globos mientras la gente salía a bailar en las calles. Pelé abandonó lloroso el campo deportivo y sólo volvió a finalizar el partido, para descubrir una placa que conmemora el suceso.

Una vez, un arbitro tuvo la osadía de intentar expulsarlo de la cancha. La policía se vio en serios aprietos para salvarlo de la multitud enfurecida. Los hinchas dispuestos a asesinar al referí que había cometido tamaño sacrilegio contra el ídolo del fútbol.

En otra ocasión Pelé hizo un gol espectacular, llevando la pelota desde el área penal de su equipo hasta la del adversario y eludiendo por el camino a por lo menos nueve contrincantes que intentaron detenerlo. La televisión brasilera retransmitió durante un año entero la jugada, sin que ningún telespectador se quejaba ante esta reiteración tal vez excesiva.

Hasta una sangrienta guerra civil se detuvo en Nigeria por dos días cuando Pelé fue a jugar a ese país.

Pero en fin, en ese mundial de Estocolmo, en 1958, la actuación del equipo carioca deslumbró a los críticos europeos que por primera vez se encontraban frente a un fútbol espectacular y a la vez efectivo. El gran estilo de Pelé y de Garrincha, además de entretener a los espectadores, se traducía en goles y a victorias.

Brasil consiguió su segundo título mundial en Chile, el año 1962, y se llevó definitivamente la copa Jules Rimet al ganar el campeonato de México en 1970.

Fuente Consultada:
Hicieron Historia Tomo II – La Nación – Wikipedia – http://fuentescrass.tripod.com/pele

Premios Nobel Argentinos Grandes Hombres de Ciencia de Argentina

PREMIOS NOBEL ARGENTINOS

UN POCO DE HISTORIA SOBRE LOS PREMIOS NOBEL ARGENTINOS

En 1943, se produjo un golpe de Estado. En aquellos días, algunos intelectuales decidieron manifestar su oposición a los golpistas publicando una declaración en la que apoyaban la “normalidad constitucional, la democracia efectiva y la solidaridad latinoamericana”.

El médico Bernardo Houssay estaba entre ellos. El gesto le valió la expulsión de la universidad. El científico, finalmente, fundó su propio instituto privado, donde terminó de realizar las investigaciones que le harían merecedor del premio Nobel.

Esa experiencia seguramente alentó a Luis Federico Leloir a fundar, en 1945, el Instituto de Investigación Bioquímica Fundación Campomar. No contó con ninguna clase de apoyo a sus investigaciones, que condujo con equipos y laboratorios sumamente precarios. Es conocida la anécdota que relata que, mientras sus colegas en otros lugares del mundo contaban con las mejores instalaciones, el bioquímico argentino hacía sus cultivos en recipientes de plástico que habían contenido yogur Sin embargo, se hizo acreedor a un premio Nobel.

César Milstein dejó su Bahii Blanca natal para estudiar en la Universidad de Buenos Aireí donde conoció la intolerancia política y la falta de recursos. En 1962, el Instituto Malbrán, en el que trabajaba, fue arrasado por los militares. Al año siguiente, se fue a trabajar al laboratorio de Biología Molecular de Cambridge, en Gran Bretaña.

Esa decisión le evitó padecer la noche de los bastones largos, como se llamó a la brutal golpiza a profesores y estudiantes con la que la dictadura militar termino con el autogobierno universitario en 1966. En 1983, el futuro premio Nobel ofreció su colaboración al nuevo gobierno democrático. Pero siguió residiendo en Cambridge.


1-En 1947, el fisiólogo Bernardo Alberto Houssay (1887-1971) obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus investigaciones sobre la glándula pituitaria, que mejoraron el tratamiento de la diabetes.

2-En 1970, Luis Federico Leloir (1906-1987) recibió el Premio Nobel de Química por el descubrimiento de los procesos químicos en la formación de los azúcares en plantas y animales.

3-En 1984 el inmunólogo César Milstein (nacido en 1927) ganó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por producir anticuerpos capaces de reconocer en la sangre moléculas extrañas a sistema ínmunológico.

En El Bicentenario N°10 , en una nota a cargo del matemático y divulgador científico Leonardo Moledo, describe asi este feliz momento argentino: El Premio Nobel concedido a César Milstein por su trabajo en el terreno de los anticuerpos monoclonales forma una tríada de laureados, junto a Bernardo Houssay y Federico Leloir. Sin embargo, no puede celebrarse como debería, como un triunfo de la ciencia argentina, ya que el trabajo de Milstein se desarrolló en Cambridge, Inglaterra, y responde a la eterna historia de exilio y prepotencia que debió sufrir la ciencia argentina.

En 1962, tras el derrocamiento de Arturo P’rondizi, José María Guido asumió la presidencia de la República. Un tal Tiburcio Padilla se hizo cargo del Ministerio de Salud Pública y una de sus primeras decisiones fue intervenir el Instituto Malbrán, relevando a su director, Ignacio Pirosky, y a cuatro integrantes de la División de Biología Molecular de la institución.

Y resulta que el jefe de la División de Biología Molecular del Malbrán se llamaba César Milstein, y trabajaba en la etapa crucial de un programa de estudios genéticos de enzimas y proteínas, todos muy avanzados para el contexto de entonces, incluso a nivel mundial. Los cesanteados fueron once, a los que hubo que sumar otros trece profesionales que presentaron sus renuncias en forma solidaria, entre ellos César Milstein y su esposa Celia Prilleintensky. La atmósfera que reinaba en el Malbrán se completaba con la sensación generalizada de que allí se estaba desarrollando una campaña aviesa de persecución antisemita.

Poco antes de haber redactado su renuncia, Milstein había enviado una carta a su colega y ex padrino en Cambridge, Frederick Sanger, en la que le decía que estaba “disponible”. Cambridge reaccionó enseguida, y César y Celia hicieron las valijas, partieron hacia Gran Bretaña y en 1964 Milstein estaba en el Medical Research Council de Cambridge, consiguiendo los primeros resultados en el camino de los anticuerpos monoclonales.

Dos décadas después, el 15 de octubre de este año, la academia sueca anunció que había sido laureado con el Premio Nobel de Medicina. Del mismo modo que en la Ilíada los dioses griegos luchaban sobre las cabezas de los guerreros, sobre la ciencia argentina, César Milstein y Tiburcio Padilla libran su batalla interminable. ¿Quién ganará al final?

Fuente Consultada: Sociedad en Red EGB 9 A-Z Editora

UN POCO DE HISTORIA SOBRE LA ENTREGA DE LOS NOBEL DE MEDICINA
REFLEJO DE UNA ÉPOCA

Creado al terminar el siglo XIX y adjudicados por vez primera en 1901, los Premios Nobel son reflejo de esos decenios que alcanzaron a ser bautizados “la bella época” y que para sus protagonistas adinerados era la expresión máxima (y al parecer definitiva y eterna) del mejor estado que podía alcanzar en todos los órdenes la especie humana.

Con ellos se pretendía destacar ante el mundo civilizado a aquellos individuos que realizaran obras, en formas de descubrimientos o invenciones, singularmente dignas de aprecio por su calidad y por la contribución trascendente al mantenimiento y perfeccionamiento de ese estado de bienestar general, que se creía haber establecido firmemente en el planeta.

En el área de la medicina, el primero de esos galardones correspondió a un investigador de la bacteriología, el alemán Emil Adolph von Behring, entonces de 47 años de edad. Gracias a él se había conseguido un método von Behring eficaz para arrancar a miles de personas de las garras inevitablemente mortíferas de enfermedades infecciosas tan temidas como la difteria y el tétano.

Al comprobar que el suero de animales, infectado, bajo circunstancias especiales, con los gérmenes productores de tales enfermedades, adquiría la propiedad de disminuir o impedir el ataque de los mismos en personas que fueran inyectadas con tal suero, von Behring había dado comienzo a la “sueroterapia”, que por varios decenios fue arma única y eficaz contra epidemias cuyo recuento de víctimas fatales se tasaban por millares hasta ese momento.

Contra el cuadro ideal de un mundo muy cercano a la perfección se levantaban insistentemente, como lo venían haciendo desde la remota antigüedad, las enfermedades epidémicas. Algunas de ellas, como el paludismo o la malaria, se consideraban parte inevitable de las condiciones de vida en ciertas regiones, a veces tan importantes como los alrededores de la imperial y sacra ciudad de Roma; otras, como la tuberculosis, tenían carta de naturaleza aún en los más elevados estratos sociales, donde la palidez, la tos persistente, la sensación de gran debilidad y permanente desgano vital, no se miraban con repulsa o preocupación sino con ojos comprensivos, como a uno de los finos estigmas propios de quienes tenían la delicada complexión aristocrática y no la fuerte contextura del gañán campesino.

Pero esa tolerancia hacia la enfermedad era más bien resignación y cuando el combate de los científicos empezó a tener éxito, el aplauso social no se hizo esperar: el primer triunfo importante contra la tuberculosis fue premiado en 1905 en la persona del alemán Robert Koch por haber identificado y cultivado el bacilo causante de este mal, que desde entonces se pasó a conocer como “bacilo de Koch”.

Contra el paludismo, se había premiado ya en 1902 al inglés Sir Ronald Ross, por descubrir que la hembra del mosquito anofeles era el transmisor de la enfermedad de los pacientes enfermos a las personas sanas, y en 1907 al francés Charles Louis Alphonse Laveran, por descubrir el germen mismo de la enfermedad.

Por supuesto, no habían sido descubrimientos realizados ese año ni trabajos del momento; el premio fue el reconocimiento a labores ya cimentadas, que habían tomado largos años para completarse, como continúa sucediendo hoy.

POLÉMICAS NO FALTAN
Siempre es posible que, cuando hay algún tema de gran interés e importancia para la ciencia, más de uno de los investigadores que trabajan en ese campo específico llegue a conclusiones exitosas al mismo tiempo. Rara vez los hallazgos importantes tienen autor único.

El comité del Premio Nobel está siempre muy atento a esta posibilidad y la regla, desde hace más de cuatro lustros, es la premiación conjunta para los dos o tres pioneros de la investigación respectiva.
Pero esa conducta no alcanza a impedir el surgimiento de polémicas, bastante amargas a veces, que giran alrededor de la verdadera primacía en el descubrimiento o por el olvido que perjudica a científicos también autores de trabajos tan importantes como los galardonados.

El primer episodio de esta clase ocurrió muy pronto, en la sexta ocasión del premio (1906) que fue también la primera en que se premiaron trabajos relacionados con el conocimiento del sistema nervioso. El comité consideró entonces que dos de los más respetados sabios europeos del momento, el español Santiago Ramón y Cajal y el italiano Camilo Golgi, merecían la distinción por igual: así la adjudicó y publicó, pero la solemne sesión de entrega tuvo caracteres de emotivo enfrentamiento entre ellos.

Empeñado en dilucidar la compleja anatomía microscópica del cerebro humano y los demás órganos que forman el sistema nervioso, Golgi había ideado, hacia 1873, un método para teñir las células de dichos órganos utilizando sales de plata, pues aquéllas no tomaban bien los colorantes con que se estudiaban otros órganos del cuerpo bajo el microscopio de luz. Con la “impregnación cromo-argéntica”, pudieron apreciarse al fin muchos detalles de la arquitectura encefálica y medular. “

De otra parte, don Santiago Ramón y Cajal, que venía estudiando la anatomía al lado de su padre (profesor de disección en la Facultad de Medicina de Zaragoza, España) desde la adolescencia, ideó hacia 1888 algunas modificaciones al método de tinción de Golgi, consiguiendo aún mayores y más completos datos sobre la neuroanatomía microscópica. Por tal trabajo se llegó a considerar su labor en ese campo tan trascendental como la que en el siglo XVI había realizado, en cuanto a la anatomía general, el gran Andrés Vesalio.

Golgi, de 63 años, y Cajal, de 54, tenían méritos suficientes para el premio en 1906; el mundo científico lo reconocía sin problemas; pero en la sesión solemne ni siquiera intercambiaron saludos protocolarios y sí se oyeron en cambio, inesperados párrafos del discurso oficial de Golgi, con amargas observaciones sobre prioridades y” propiedad intelectual” de los logros galardonados.

Similares situaciones se han planteado en otros años, aunque tal vez de modo menos espectacular. El más reciente episodio fue en 1989, cuando recayó el premio en los norteamericanos Michael Bishop y Harold Varmus, compañeros de trabajo en la Universidad de California en los Ángeles, UCLA.

Trece años antes, en 1976, dieron ellos a conocer los resultados de sus trabajos con un retrovirus cancerígeno, según los cuales el desorden de proliferación celular que llamamos cáncer se inicia por la acción de partículas llamadas “oncogenes”, ligadas a su vez, en ciertos casos, a algunos virus. Pero en la misma línea de trabajo venían otros grupos de investigadores, y la adjudicación del Nobel suscitó declaraciones desapacibles de quienes se sintieron injustamente ignorados a pesar de sus méritos; la polémica subsiguiente aún no se cierra por completo.

Argentinos Premios Nobel de la Paz Perez Esquivel-Saavedra Lamas

ARGENTINOS PREMIO NOBEL DE LA PAZ

¿QUE SIGNIFICA PAZ PARA EL SIGLO XXI?
La agenda se ve trazada con los problemas no resueltos de este siglo, insinuados en los últimos premios que se han mencionado: problemas de derechos humanos, laborales y de los pueblos.

– Asuntos nucleares relacionados con armas y el uso pacífico de la energía atómica, especialmente en la domesticación de la fisión nuclear, ello resolvería enormemente los conflictos causados por la escasez de los energéticos corrientemente usados. además altamente contaminantes.

– El desarrollo de la razón humana sobre la razón del Estado para el planteamiento y la solución de problemas. Probablemente volverán las menciones a los academice.; del derecho y de la política, por idear una forma de organización social y mundo diferente de la base del Estado moderno.

– El trabajo con y por los pobres del mundo, ya individual, ya organizativo, se ver-premiado y el tema será permanentemente puesto en escena, hasta cuando el conflicto Norte-Sur (ricos y pobres), el conflicto del hambre y del liberalismo, sean parte de nuestras conciencias, de una Conciencia Universal de Hombre Universal

– Será hora de retomar el librito de Inmanuel Kant, La Paz Perpetua, para desarrollar el derecho cosmopolítico, el cual “debería regular la relación entre un Estado y los ciudadanos de los otros Estados. De tal forma, todos los individuos del mundo tendrían el doble derecho de no ser tratados como enemigos en los Estados que no fueran el propio, y de no ser considerados como objetos de dominio en su propio territorio, o sea siempre como amigos y nunca como enemigos, tanto si se van a otros Estados como si llegan como exploradores o comerciantes”.

LA ESPERANZA: SIGNIFICADO DEL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
Nuestra vida política es una constante paradoja, como se ha anotado. Cada octubre, cuando se entregan los premios Nobel de la Paz, aparece nuestra capacidad infinita para crear ignominia, pero es evidenciado también el deseo de la especie por verse así: como especie humana. Esa es nuestra esperanza, nuestra infinita capacidad para descubrir y corregir nuestras propias y abominables construcciones con racionalidad, pasión, tenacidad y dulzura.

1936: Saavedra Lamas, Carlos (1878 -1959) Argentino A los 58 años
Secretario de Estado, presidente de la Sociedad de las Naciones, mediador en el conflicto entre Paraguay y Solivia. Sus áreas de mayor interés y estudio se ubicaron en la legislación laboral y en el derecho internacional.

Entre sus logros destacan su protagonismo en el Pacto Suramericano Antiguerra y su intervención en el conflicto Bolivia-Paraguay (guerra del Chaco). Se desempeñó como delegado a la Comisión Internacional de Juristas en Río de Janeiro (1927); como presidente de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra (1928) y como presidente de la Asamblea de la Liga de Naciones, en 1936. (ampliar tema)

ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL EN DEMOCRACIA

Arquitecto, escultor y líder de los derechos humanos. Sus estudios superiores los realizó en el campo de la arquitectura y la escultura; ocupó, incluso, una cátedra en esta área. Renunció a sus trabajos académicos en 1974, para dedicarse por completo a la coordinación de diversas actividades relacionadas con grupos de no-violencia en América Latina.

En 1976 se concentró en una campaña para persuadir a las Naciones Unidas de la necesidad de establecer una Comisión de Derechos Humanos. Más adelante fue elegido presidente de la organización Servicio. Paz y Justicia. (ampliar tema)

En 1984 el presidente Raúl Alfonsín convocó a Pérez Esquivel, junto a un grupo de notables, para formar parte de la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). El se negó a participar. Creyó que la investigación sería más efectiva si la llevaba adelante una comisión bicameral. Por otra parte no aceptaba la idea de que las causas pasasen por la justicia militar. Una vez más le tocó navegar contra corriente.

Fue un duro censor de la política sobre Derechos Humanos que llevó adelante el gobierno radical, que derivó en las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Así, quien durante la dictadura fue acusado de “subversivo y comunista”, en democracia fue tildado por el oficialismo de “desestabilizador de la democracia”.

Actualmente Adolfo Pérez Esquivel sigue trabajando en el Serpaj, organismo que preside en Argentina. Realiza el mismo trabajo que desarrolló desde los años 70. Cotidianamente recibe denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en el continente. El Serpajcolabora con los juicios a los militares de la dictadura que se llevan a cabo en España, Francia, Italia y Alemania. Da apoyo jurídico y mantiene una aldea en General Rodríguez para los “chicos de la calle”. En ese lugar más de 220 pibes reciben capacitación profesional.

“En la actualidad viajo mucho a dar charlasen las escuelas. Tengo también la cátedra sobre Cultura de Paz y Derechos Humanos en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Integro varias comisiones a nivel internacional. Estamos trabajando mucho en lo que es el Año Internacional de la Cultura de la Paz con la UNESCO y con Naciones Unidas. Pero me interesa mucho mi país, el interior del país, la grave situación que está viviendo la gente y tratar de hacer un aporte a todo esto.”

Hoy, a veinte años de la obtención del Premio Nobel de la Paz, la sociedad argentina tiene una deuda con el trabajo de este hombre de múltiples facetas: arquitecto, pintor, escultor, profesor, autor de tres libros: El Cristo y el poncho, Caminando junto al pueblo y Una gota de Tiempo.

Adolfo Pérez Esquivel, todavía suele ser más reconocido fuera de las fronteras que dentro de nuestro país, donde su figura sigue siendo resistida por los poderosos de turno. Clara muestra es su última detención, el 29 de diciembre de 1999, en medio de una marcha de jubilados.

El día que sepamos darle el lugar que se merece a uno de los pocos argentinos notables, nuestra sociedad habrá comenzado a madurar.

FRAGMENTO DEL DISCURSO EN OSLO AL RECIBIR EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
“….Vengo de un continente que vive entre la angustia y la esperanza y en donde se inscribe mi historia,…

“Mi voz quiere tener la fuerza de la voz de los humildes. La voz que denuncia la injusticia y proclama la Esperanza en Dios y la Humanidad….

“América Latina es un continente joven, vital, que fue definido por el Papa Paulo VI como el Continente de la Esperanza.

“Conocer es valorar una realidad con la vocación cierta de compartir su destino.

“Conocer es llegar a una profunda identidad con los pueblos que protagonizan un proceso histórico, estando dispuestos a redimir el dolor con el amor, asumiendo, en esta perspectiva, las praxis de Jesús.

“Pero cuando vemos esta realidad que viven nuestros pueblos es una ofensa a Dios. Millones de niños, jóvenes, adultos, ancianos viven bajo el signo del sub-desarrollo.

“La violencia institucionalizada, la miseria y la opresión generan una realidad dual, fruto de la persistencia de sistemas políticos y económicos creadores de injusticias, que consagran un orden social que beneficia a unos pocos: ricos cada vez más ricos y peores cada vez más pobres….”

Adolfo Pérez Esquivel

Biografia de Messi Lionel Mejor Jugador del Mundo Barcelona España

Biografía de Messi Lionel

Lionel Messi: Lionel Messi es posiblemente el personaje principal de una paradoja histórica. Pero, ¿por qué decimos esto? Pues bien, hace varios siglos los españoles desembarcaron en las tierras de América del Sur para llevar a cabo su conquista. Hoy, después de haber transcurrido casi una eternidad de aquel momento, el argentino Lionel Messi logró conquistar a España y envolverlos en una pasión que no tiene límites.

Biografia de Messi De baja estatura, delgado, e incluso para muchos con un aspecto diminuto e insignificante, Lionel Messi logró demostrar que el talento no requiere de un gran envase, y que un hombre pequeño puede convertirse en un ídolo gigante.

La historia de este gran jugador comienza el 24 de junio de 1987 en la ciudad santafesina de Rosario, Argentina, cuando el pequeño Luis Lionel Andrés Messi llegó a este mundo en el seno de una familia de clase media, compuesta por Jorge, su padre, Celia, su madre, y cuatro hermanos.

El fútbol llegó a su vida casi desde la cuna, ya que era una de las grandes pasiones de la familia Messi, por lo que no sólo su padre se desenvolvió como entrenador del equipo juvenil de Newell Old Boys de Rosario, sino que además sus tres hermanos mayores se convirtieron tempranamente en jugadores.

Aquello hizo que Lionel comenzara a practicar el deporte, cuando tan sólo tenía cinco años de edad. Inmediatamente demostró tener un talento inigualable, pero su físico era demasiado pequeño y frágil para su edad. Claro que ello no fue motivo suficiente para acabar con la gran pasión que el niño sentía por el fútbol. En definitiva, su destino ya estaba marcado.

Al cumplir los ocho años, ingresó como jugador del plantel infantil del equipo Estudiantes de La Plata, siendo uno de los niños que mejor desempeño demostraba en la cancha. Sin embargo, el problema de su tamaño continuaba latente, y mientras los compañeros de su misma edad crecían algunos centímetros por año, Lionel demostraba tener un crecimiento extremadamente lento.

Así fue que comenzaron los estudios para determinar cuál era el causa médica de su problema físico, y al cumplir los 11 años que Lionel fue diagnosticado con una deficiencia hormonal, lo que le impedía tener un desarrollo físico normal.

El tratamiento en base a hormonas que Lionel debía llevar adelante era realmente costoso, inalcanzable para la familia, por lo que comenzaron a evaluar la posibilidad de dejar la Argentina y buscar un país donde dicha terapia fuera cubierta por la salud pública.

Mientras tanto, Carles Rexach, director del Barça, comenzó a interesarse en el pequeño Lionel, ya que habían llegado a sus oídos comentarios acerca de un niño prodigio del fútbol. Así fue como Rexach se puso en contacto con la familia Messi y les ofreció la oportunidad de que Lionel comenzara a jugar en el Barcelona, junto con la posibilidad de cubrir su tratamiento médico. De esta manera, a sus 13 años Lionel Messi junto a su familia se mudó a España, y dio lugar al comienzo de la leyenda.

Una vez en España, Messi se unió al equipo del Sub-14 de Barcelona, en el que se convirtió en el indiscutido mejor jugador del platel. Aquello le permitió poco tiempo después comenzar a formar parte del equipo de la C y luego de la B. Finalmente Lionel hizo su debut con el FC Barcelona en un partido que tuvo lugar en el mes de octubre de 2004, cuando sólo tenía 16 años. Por ese motivo, en la historia del fútbol mundial, por el momento Messi es considerado el jugador más joven en lograr una goleada y ser parte de un equipo de liga.

Pocos meses después, el joven jugador debut internacionalmente junto al Seleccionado Argentino, durante un partido contra la Selección de Paraguay en el marco del torneo de la Copa Mundial Sub-20. El resultado del campeonato puso a la Argentina en primer lugar y convirtió a Lionel en la estrella indiscutida del ámbito futbolístico mundial. Por su actuación, Messi recibió la Bota de Oro y los premios Balón de Oro como máximo goleador y mejor jugador.

A principios de la temporada 2005-2006, el Barcelona extendió el contrato que tenía con Lionel hasta el 2014, y si bien se le otorgó la ciudadanía española, lo cierto es que Messi no ha dejado de sentirse argentino, algo que siempre queda demostrado durante sus participaciones en la Selección Argentina. Cabe destacar que gracias a lograr la ciudadanía española, Lionel pudo comenzar a ser parte del equipo de la Primera División española del Barca.

En los últimos años Messi se ha convertido en uno de los jugadores mejor pagados a nivel mundial, y se estima que anualmente recibe $ 18 millones por su desempeño en la cancha para el Barca. Claro está, que ese alto precio está totalmente justificado, porque en definitiva ha sido Messi quien le ha permitido al equipo español lograr una gran cantidad de éxitos.

Con su notable desempeño durante los años 2009 y 2010, Lionel ha establecido su reputación como uno de los más grandes jugadores de la historia, llegando a ser comparado incluso con Diego Maradona.

Quienes conocen profundamente el deporte, no dudan en asegurar que Lionel Messi se caracteriza por ser un jugador fuerte, rápido y sobre todo creativo, facetas que demuestran sin dudas su enorme talento.

Por otra parte, su virtuosismo puede vislumbrarse en su inagotable versatilidad, ya que según sus propias palabras, es un jugador que siempre se ha sentido cómodo en cualquiera de las posiciones de avanzada, y jamás se ha dejado intimidar por otros jugadores. Es que en realidad, no existe casi nada que no pueda hacer en una cancha de fútbol.

Con un disparo veloz y potente, Lionel es especialmente bueno en jugadas donde se requiere de un penal o un corner, y su lenguaje corporal hace temer a los más ofensivos opositores, quienes cada vez que le toca patear a Messi deben adivinar lo imposible: la dirección que tomará la pelota.

Fuera de la cancha de fútbol, Lionel Messi también intenta usar parte de su tiempo libre para causas benéficas, por lo que en 2010 fue nombrado Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, gracias a su constante participación en campañas destinadas a la lucha por los derechos de los niños de todo el mundo.

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

Doctor Esteban Maradona Idolo Argentino de la Humildad y Solidaridad

Doctor Esteban Maradona Idolo Argentino
de la Humildad y Solidaridad

“Si algún asomo de mérito me asiste en el desempeño de mi profesión, este es bien limitado, yo no he hecho más que cumplir con el clásico juramento hipocrático de hacer el bien a mis semejantes.” Esteban Laureano Maradona. Al narrar la biografía del Dr. Esteban Laureano Maradona, uno se sumerge en la historia de un hombre que entregó su vida a la ciencia médica.

Algunos ven en la personalidad de este médico a un verdadero héroe. Sin embargo, Maradona fue de carne y hueso, un ejemplo para las generaciones que le preceden. El Dr. Maradona nació en la ciudad de Esperanza (ubicada en la provincia de Santa Fe) el 4 de julio de 1895. Su padre fue Waldino Maradona y su madre Petrona de la Encarnación Villalba, tenía 13 hermanos.

Su familia estaba enraizada en la localidad. Maradona era descendiente de varios próceres de San Juan: De Plácido Fernández de Maradona que fue gobernador en varias ocasiones y ministro de Benavídez, y de José Ignacio Fernández de Maradona, jesuita y primer diputado electo por el pueblo de San Juan. En este sentido, por parte de su padre, descendía de gallegos (los Fernández Maradona) que habían llegado en la época colonial desde Chile.

En cambio, su madre era de origen criollo (de Santiago del Estero y Buenos Aires), hija de Esteban Villalba. Su infancia transcurrió en gran parte en su estancia de Los Aromos en las barrancas santafecinas del río Coronda. Se trasladó con su familia a Buenos Aires donde pasó su adolescencia y luego se recibió en 1928 de médico.

Sin embargo, vivió unos meses en Capital Federal pero pronto viajó hacia Resistencia, provincia del Chaco en 1930. De esta forma, el Dr. Maradona vivió el golpe de Estado cívico-militar de 1930 encabezado por el general Uriburu, que derrocó a Hipólito Yrigoyen. Al calor de este quiebre institucional, Maradona se involucró en la política dando conferencias encendidas en las plazas públicas donde abogaba por la democracia y el gobierno constitucional. Estos hechos provocaron que lo persiguieran, convirtiéndose en un enemigo del gobierno de facto.

Sin embargo, nunca llegó a involucrarse demasiado en política si bien fue candidato por el Partido Unitario, la política nunca ocupó un lugar central en su vida. Incluso, Maradona consideraba a los políticos como personas que dicen una cosa y hacen otra, desvirtuando la democracia: “hacen demagogia en nombre de ella”. Perseguido por el gobierno de la “Restauración Conservadora”, se exilió en Paraguay donde comenzaba la Guerra del Chaco Boreal. Cuando arribó a ese país, ofreció sus servicios a un comisario de Asunción, señalando que su único fin era el “humano y cristiano de restañar las heridas de los pobres soldados que caen en el campo de batalla por desinteligencias de los que gobiernan”. En esta declaración se reflejaba su reticencia a participar de las causas políticas. Sin embargo, por este rechazo a ser parte de la causa paraguaya, Maradona pasó un tiempo en la cárcel. Luego, cuando lo liberaron comenzó a trabajar de camillero en el Hospital Naval.

Transcurridos tres años asumió como director de ese mismo hospital donde atendió a miles de soldados de ambos bandos. En Paraguay conoció a Aurora Ebaly, una joven de 20 años, descendiente de irlandeses y sobrina del presidente paraguayo. Esta joven sería el amor de su vida con la cual se comprometería, sin embargo, duró poco porque en 1934 Aurora murió de fiebre tifoidea. Esta experiencia marcó la vida del joven doctor, el cual nunca se volvió a comprometer ni se casó nunca. Se estima que el dolor por la pérdida de Aurora fue el motivo de su regreso a la Argentina.

Antes de partir, donó los sueldos que ganó a los soldados paraguayos y a la Cruz Roja, evitó los honores y agasajos que hicieron en su nombre. Algunos le atribuyeron un rol crucial en el fin de la guerra, cuestión que desestimó: “Pese a lo que algunos dijeron, yo no fui quien directamente hizo firmar la paz entre ambos países. Solamente colaboré para que se juntaran las comisiones que habían viajado desde Europa con los delegados de Bolivia y Paraguay”. Maradona aunque rechazaba a los políticos era una persona comprometida con los principios democráticos. Su regreso a la Argentina fue por barco, a pesar de que había proyectado algunos viajes por el norte del país y a Buenos Aires, se quedó en el monte formoseño, lugar donde encontraría su destino. Los habitantes del lugar y de los campos aledaños acudieron a hacerse asistir, y todos le pidieron que se quedara, ya que no había un médico en muchos kilómetros. Fue cuando decidió quedarse:”Había que tomar una decisión y la tomé… quedarme donde me necesitaban. Y me quedé 53 años de mi vida.” En esta etapa Maradona lleva a cabo una gran obra humanitaria: “Fue entonces cuando decidí perder mi pasaje en el tren, que aún me aguardaba, y no volver nunca a las comodidades de mi consultorio en Buenos Aires.

La bienvenida me la dieron indios, criollos y algún que otro inmigrante, todos enfermos, barbudos, harapientos. Yo mismo me di la bienvenida a ese mundo nuevo, aún a riesgo de mi salud y mi vida”. De esta manera, se estableció en el Paraje Guaycurri (luego Estanislao del Campo), un villorrio formoseño sin agua corriente, gas, luz o teléfono. Al poco tiempo, comenzó a contactarse con los aborígenes que habitaban los alrededores como tobas y pilagás. Estos transitaban periódicamente desnutridos y enfermos por los comercios y viviendas de las fronteras de los distintos pueblos. Su objetivo era trocar sus plumas de avestruces, arcos y flechas por alimentos o alguna vestimenta. Pronto, tomó en consideración la situación de estas poblaciones, y asumió un compromiso, una suerte de obligación moral. Su tarea no fue fácil, primero acercarse, ganar su confianza demasiado herida, atenderlos, curarlos, oírlos y aprender sus lenguas y costumbres hasta ser aceptado en las tribus.

A partir de esta experiencia con las poblaciones autóctonas y sus necesidades Maradona selló su labor, que no se circunscribió a la asistencia sanitaria sino que fue más allá: conviviendo con ellos, interiorizándose con las diversas necesidades que los aquejaban, los ayudó en todo lo que estuvo a su alcance. No fue poco: logró erradicar de ese olvidado rincón del país los flagelos de la lepra, el mal de Chagas, la tuberculosis, el cólera, el paludismo y hasta la sífilis. Incluso, llevó a cabo gestiones ante el Gobierno del Territorio Nacional de Formosa, hasta que logró que se les adjudicara una fracción de tierras fiscales. Allí, reuniendo a cerca de cuatrocientos naturales, fundó con éstos una Colonia Aborigen, a la que bautizó “Juan Bautista Alberdi”, en homenaje al autor de “Las Bases”. Esta colonia fue oficializada en 1948. Además, les enseñó tareas agrícolas como el cultivo del algodón, a cocer ladrillos y a construir edificios rudimentarios. A la vez, éstos accedían a una atención primaria gratuita. El Dr. Maradona llegó a invertir su propio dinero para comprar herramientas para las labores agrícolas como arados y semillas.

También realizó una tarea pedagógica siendo el primer maestro de la Escuela de la colonia, hasta que, después de tres años, llegó el primer maestro nombrado por el gobierno. En su estadía en el monte formoseño también se dedicó a escribir una veintena de libros, la mayoría inéditos, sobre etnografía, lingüística, mitología indígena, dendrología, zoología, botánica, leprología, historia, sociología y topografía. Esto se relacionaba con su tarea que era de todas formas antropológica, homologándose con los etnógrafos del XIX. Porque no sólo se dedicó a curar a estos aborígenes sino que realizó una tarea científica minuciosa. Incluso, rechazó todo tipo de honores o distinciones que el gobierno le adjudicó, para el Dr, Maradona “era todo humo”, hasta llegó a rechazar puestos en el gobierno. Por ejemplo, en 1981, un jurado compuesto por representantes de organismos oficiales, de entidades médicas y de laboratorios medicinales, lo distinguió con el premio al “Médico Rural Iberoamericano” el cual se le adjudicaba acompañado de una importante suma de dinero. Maradona rechazó a ésta de plano, y en el mismo acto de la entrega, logró transformar este premio en becas para estudiantes que aspiraban a ser médicos rurales. Además, rechazó una pensión vitalicia que el gobierno intentó destinarle cuando ya era anciano. Fue postulado tres veces para el Premio Nobel y recibió decenas de premios nacionales e internacionales, entre los que se cuenta el Premio Estrella de la Medicina para la Paz, que le entregó la ONU en 1987. Sin embargo, no le importaban los honores.

Quizás porque Maradona escribió su propia historia alejado de las tradiciones y costumbres de la sociedad que lo rodeó y lo admiró. Su rechazo a la fama se debía a que no consideraba crucial para su vida esa notoriedad social que todo el tiempo se le trataba de adjudicar, no lo aceptaba, ni creía como algo merecido o que valiera la pena. Alguien lo llamó un día “el Albert Schweitzer de los tobas y matacos”. Ante semejante título Maradona dijo: “Nunca pude entender quién inventó esas macanas de que yo era como Ghandi o de que era el Albert Schweitzer de la Argentina —comentaba—, eso no me causa gracia porque yo odio el exhibicionismo en cualquiera de sus manifestaciones.

Yo soy sólo un médico de monte, que es menos aún que un médico de barrio”. “Schweitzer sí era un hombre ilustre, él sabía música; era un eximio organista, más allá de su gigantesca obra en África. Y cómo pueden compararme con Ghandi, justamente con él, que con la no violencia salvó a todo el pueblo. Y a mí, sólo por haber cumplido con mi deber, me quieren hacer fama, justamente a mí, que siempre me creí el más inútil de los 14 hermanos. Cómo voy a ser un hombre ilustre si de chico fui retraído, taciturno; fui mal alumno, desordenado, rebelde, solitario y de carácter fuerte. Era medio desobediente y a veces prefería quedarme pintando abajo de un ombú antes que leer libros”.

Estos principios éticos que estructuraron su vida se pueden evidenciar en sus propias declaraciones: “Muchas veces se ha dicho que vivir en austeridad, humilde y solidariamente, es renunciar a uno mismo. En realidad ello es realizarse íntegramente como hombre en la dimensión magnífica para la cual fue creado” ”Estoy satisfecho de haber hecho el bien en lo posible a nuestro prójimo, sobre todo al más necesitado y lo continuaré haciendo hasta que Dios diga basta”. La vida de este gran hombre se apagó en 1986, cuando a los 91 años aceptó trasladarse a Rosario con su familia porque se encontraba muy enfermo: “Así viví muy sobriamente cincuenta y tres años en la selva, hasta que el cuerpo me dijo basta. Un día me sentí morir y me empecé a despedir de los indios, con una mezcla de orgullo y felicidad, porque ya se vestían, se ponían zapatos, eran instruidos. Creo que no hice ninguna otra cosa más que cumplir con mi deber”.

En Rosario convivió con su sobrino el Dr. José Ignacio Maradona junto con su familia. Se mantuvo lúcido hasta último momento, hasta incluso estudiaba con los hijos de su sobrino medicina e Historia. Su más cercano amigo durante 35 años, Abel Bassanese, cuenta que en el día anterior al de su deceso habían estudiado temas sobre el Virreinato del Río de la Plata. Murió de vejez, sin sufrimientos físicos. De esta forma, el 14 de enero de 1995, cuando le faltaban unos meses para cumplir los cien años, Esteban Laureano Maradona abandonó este mundo y con él se llevó una vida cargada de enseñanzas y principios. Su recuerdo, tal como quizá lo hubiera querido, se funde con el homenaje a todos los médicos rurales argentinos, cuyas historias anónimas nos esconden sus nombres y sus desvelos: el 4 de julio, día de su nacimiento ha sido declarado por ley Día Nacional del Médico Rural.

Biografia de Diego Maradona Mejor Jugador de Futbol del Mundo

Biografia de Diego Maradona
Mejor Jugador de Futbol del Mundo

Biografia de Diego Maradona Mejor Jugador de Futbol del MundoDiego Armando Maradona nació el 30 de octubre de 1960, en Villa Fiorito, un barrio marginal de Buenos Aires, Argentina. Nace en el Policlínico Evita, de Lanús y es el quinto hijo, primer varón, de Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco, conocida como la Tota.

Se crió en un ambiente de extrema pobreza, pero que no evitó que juegue al fútbol con amigos, desde muy pequeño por los potreros y canchitas de la zona.

Su primer equipo se llamaba Estrella Roja, fundado por su padre para que jugaran los chicos del barrio, ahí jugaba con sus amigos, entre ellos Gregorio Carrizo (el Goyo), su compañero en la escuela Remedios de Escalada de San Martín.

Goyo jugaba en las inferiores de Argentinos Juniors y un día se le ocurrió preguntarle a Diego si se animaba a probarse en el equipo, lo dudó un poco pero finalmente aceptó la idea. El Goyo lo encaró a Francis Cornejo, delegado de las divisiones inferiores y de reclutar pibes para Argentinos Juniors y le comentó que tenía un amigo que jugaba mejor que él. Se inició en el mundo del fútbol a los nueve años, en un equipo infantil, Los Cebollitas.

A los 15 años firmó con la primera división de Argentinos Juniors. Su carrera siguió en Boca Juniors, Barcelona, Nápoli, Newels y Boca Juniors nuevamente. Diego debutó en primera división oficialmente el 20 de octubre de 1976, jugando para Argentinos Juniors, ante Talleres de Córdoba. En Argentinos Juniors, jugó hasta 1981, habiéndose convertido en el goleador de los torneos Metropolitano del ´78, Metro ´79, Nacional ´79, Metro ´80 y Nacional del mismo año.

Para ese entonces, toda la crítica futbolística apuntaba a ese joven que deleitaba al público con su habilidad “extraterrestre”. Para 1980, ya habiendo jugado varios partidos en el seleccionado Argentino, Maradona ya era considerado el mejor jugador del mundo. En Febrero de 1981, Su pase a Boca Juniors, el club de fútbol mas reconocido y popular de Argentina, revolucionaría el mundo futbolístico, y nacería de ahí en mas, un romance inmortal: MARADONA – BOCA

Con la gente agotando las boleterías, Diego y sus compañeros de Boca lograrían el título metropolitano, en brillante campaña, lo que valdría una idolatría que dura hasta estos días, de parte de la gente “Xeneize” con el “10”. Boca no pudo retenerlo por problemas económicos, y Barcelona de España se lleva el jugador para que se les una luego del mundial que se jugaría en ese país.

España ´82 mostro a un Maradona jugando a un nivel que no era el suyo, esto probablemente se debió a que el resto del equipo no lo acompaño y además fue muy castigado por sus rivales. A favor queda la actuación impresionante ante Hungría; y en contra la expulsión ante brasil.

En 1983 no se pudo disfrutar mucho de Maradona ya que no tuvo un gran nivel y encima fue fracturado.
El sur de Italia se vio conmocionado cuando el Napoli, un cuadro de segunda línea, lo contrata por 8 años…

En el Napoli fue donde Maradona demostró que era el mejor de la historia del fútbol mundial.

En 1985,nadie daba nada por el equipo de Bilardo, el cual había sido decepcionante en la etapa previa y no mostraba signo alguno de buen fútbol. Sin embargo, en el fútbol las cosas pueden cambiar totalmente de la noche a la mañana , y hasta una sola persona puede modificar el transcurso de un campeonato. Argentina y Maradona tocaron el cielo con las manos en aquel mundial del ´86, siendo argentina el mejor equipo y el Diego lejos el mejor jugador.

Con el título a cuestas, Maradona siguió dándole alegría a todos los Napolitanos hasta que los ´90, Maradona fue involucrado en un caso de drogas. Lo suspendieron por 15 meses y volvió en 1992, al Sevilla de España, el que volvió era un Diego en buen estado físico, que en 1993 volvería a la Argentina a jugar en Newell´s de Rosario.

El ´93, fue un año importante para Diego, porque la gente luego de ver el avergonzante equipo Argentino que cayó 0 -5 contra Colomba, le pidió a gritos que por favor vuelva a jugar, y lo hizo frente a Australia en el repechaje por la clasificación al mundial, jugando en forma bárbara.

1994 fue el año mas triste de la vida de Diego y de muchos argentinos ya que le fue encontrada “efedrina”, una sustancia prohibida por la FIFA y fue excluido del mundial, ante la pasividad y la negligencia de los dirigentes argentinos, que no hicieron nada para evitarlo. Los 2 primeros partidos, Argentina les había dado un baile tremendo a Grecia y a Nigeria, y se encaminaba para el título, con un Maradona al máximo en un campeonato muy mediocre, tan mediocre como la final entre Brasil e Italia.

Muchas versiones corrieron luego de aquel partido contra Nigeria. Se sabe, que al genio nunca le cayeron bien las actitudes falsas y soberbias de la gente de FIFA y por eso fue “borrado”…en definitiva, una injusticia, para él, para su familia, y para la gente Argentina que estaba maravillada con su vuelta con la celeste y blanca.

Luego de probar sin suerte en la dirección técnica de Racing y de Mandiyú en 1995, el “Diego” volvió y lo hizo con la 10 de Boca, en la temporada 95-96, y de nuevo a mediados del ´97, cuando se dijo que un control suyo había dado positivo. Los hinchas del fútbol le brindaron todo su apoyo, pero esta situación y sumada a otros hechos ocurridos fue mucho para el y su familia (algunos “periodistas” hicieron circular el rumor de que el padre de diego había muerto). El 25 de octubre de 1997,jugo su ultimo partido oficial con la camiseta de Boca, fue contra River y Boca gano 2 a1.

LAS MUJERES MAS IMPORTANTES EN LA VIDA DE MARADONA
CLAUDIA VIYAFAÑE ROCIO OLIVA
Claudia Viyafañe
14 años de matrimonio
Rocío Oliva
Última novia conocida
VERONICA OJEDA CRISTINA SINAGRA
Verónica Ojeda
Casi 8 años unidos
Cristina Singagra
Tuvo un hijo en Italia

CRONOLOGÍA DE DIEGO:

30/10/1960 Nace Diego en Lanús, periferia de Buenos Aires. Es el quinto de ocho hijos de Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco.

5/12/1970: Juega en las Cebollitas, el equipo juvenil de Argentinos Juniors.

20/10/1976: Juega su primer partido en el campeonato argentino con la camiseta de Marcador no definido. contra Talleres de Córdoba, diez días antes de su cumpleaños número 16, ingresando al inicio del segundo tiempo con la camiseta 16 reemplazando a Giacobetti.

14/11/1976: Marca su primer gol, a Lucangioli, arquero de San Lorenzo de Mar del Plata.

27/02/1977: Debuta en la selección argentina contra Hungría.

Mayo 1978: Cesar Menotti lo excluye del plantel que va a jugar el mundial 1978 diciendo que es demasiado chico para asumir presiones.

2/6/1979: Marca su primer gol con la selección, en Glasgow contra Escocia.

7/9/79: Gracias a él, Argentina gana la Copa del Mundo Juvenil en Japón. Marca un golazo de tiro libre en la final (3-1) contra Unión Soviética.

22/2/1981: Debuta en Boca ganando 4-1 contra Talleres de Córdoba convirtiendo dos goles.

16/8/1981: Gana el título Metropolitano con Boca Juniors.

24/9/1983: Sufre la lesión más grave de su carrera: Andoni Goicoechea, defensor del Athletic de Bilbao, le fractura el maléolo externo y le rompe el ligamento del tobillo izquierdo.

5/7/1984: Presentación a los hinchas del Napoli en una fiesta inolvidable.

22-29/6/1986: Marca el famoso gol con la y lueg derrotando Inglaterra 2 a 1 en los cuartos de final del mundial. Lleva la selección argentina al ¡Error! Marcador no definido. ganando contra Alemania Occidental por 3 a 2.

10/5/1987: Ayuda el Napoli a ganar su primer título de campeón (Scudetto)

17/5/1989: Gana la Copa de la UEFA con el Nápoli – Primer triunfo del Nápoli en Europa Agosto-Septiembre 1989: Transcurre dos meses en Argentina, faltando el regreso para iniciar la temporada en la liga italiana.

29/4/1990: Gana el segundo Scudetto con el Nápoli.

8/7/1990: Lleva Argentina hacia la final de la Copa del Mundo, donde pierde 1 a 0 contra Alemania con un penal que no existía.

17/3/1991: Resulta positivo en el test antidoping y es descalificado por 15 meses.

1992: Rehusa regresar a Nápoles después de la suspensión por drogas y solicita una transferencia.

4/10/1992: Debuta con el Sevilla, perdiendo 2 a 1 contra el Athletic de Bilbao.

10/10/1993: Deja el Sevilla y vuelve a jugar en Argentina con el Pierde su primer partido 3 a 1 contra Independiente.

31/10/1993: Vuelve a la selección. Juega el primer repechaje clasificatorio para el Mundial 94 ante Australia, en Sydney. Empatan 1 a 1 y el gol argentino nace desde una jugada de Diego.

17/11/1993: Con Maradona como capitán, Argentina se clasifica para el Mundial de Estados Unidos, tras vencer 1 a 0 a Australia.

2/12/1993: Juega su último partido con Newell’s contra Huracán. Junio 1994: Juega el mundial, pero resulta positivo en el segundo partido (y después de un golazo a Grecia) de la primera fase de la Copa del Mundo por consumir “efedrina”, substancia no permitida por la FIFA.

3/10/1994: Emprende su primera experiencia como técnico. Se hace cargo de Mandiyú de Corrientes. Dos meses después presenta su renuncia.
6/5/1995: Segunda experiencia como técnico: se hace cargo de Racing. Cuatro meses después renuncia al cargo.
7/10/1995: Vuelve a Boca, en el partido Boca-Colón 1 a 0. Los hinchas de Boca le hacen una fiesta inolvidable en la “Bombonera”.

1996: Sigue jugando con Boca Juniors.

24/8/1997: Vuelve a jugar con Boca, convirtiendo un penal y ganando 4 a 2 contra Argentinos Juniors. Otra vez positivo a un control antidoping, aún haya muchas suspiciones que fue un complot.

25/10/1997: Juega su último partido con Boca, ganando 1-2 en el Monumental contra River Plate.

30/10/1997: Se retira del fúbol en el día de su cumpleaños número 37. Junio 1998: No juega la copa del mundo, pero viaja a Francia para comentar el mundial con una televisión argentina. Noviembre 1998: Vuelve a Italia por primera vez en 7 años.

1999: Se va a hacer una película sobre su vida y él mismo participa en la película italiana “Tifosi”

Premios conseguidos por Maradona a lo largo de su carrera

TODO ESTO ES DE MARADONA…
* 1978: Goleador del Torneo Metropolitano.
* 1979: Goleador del Torneo Metropolitano.
* 1979: Goleador del Torneo Nacional.
* 1979: Campeón Mundial Juvenil con la Selección Argentina.
* 1979: Olimpia de Oro al Mejor Jugador Argentino del Año.
* 1979: Elegido por la FIFA el Mejor Jugador de América del año.
* 1979: Obtiene el Balón de Oro al Mejor Futbolista de la Época.
* 1980: Goleador del Torneo Metropolitano.
* 1980: Goleador del Torneo Nacional.
* 1980: Elegido por la FIFA el Mejor Futbolista de Sudamérica del año.
* 1981: Goleador del Torneo Nacional.
* 1981: Recibe el Trofeo Gandulla al mejor Futbolista del Año.
* 1981: Campeón del Torneo Metropolitano con Boca Juniors.
* 1983: Campeón de la Copa del Rey con el Barcelona.
* 1985: Nombrado Embajador de la UNICEF.
* 1986: Campeón Mundial con la Selección Argentina.
* 1986: Segundo Olimpia de Oro al Mejor Jugador Argentino del año.
* 1986: Es declarado Ciudadano Ilustre en la Ciudad de Buenos Aires.
* 1986: Obtiene el Botín de Oro entregado por Adidas al mejor Futbolista del Año.
* 1986: Obtiene la Pluma de Oro al mejor deportista de Europa.
* 1987: Campeón del Scudetto de la Liga de Italia con el Napoli.
* 1987: Campeón de la Copa Italiana con el Napoli.
* 1988: Goleador del Torneo de Italia con el Napoli.
* 1989: Campeón de la Copa UEFA con el Napoli.
* 1990: Campeón del Segundo Scudetto de la Liga de Italia con el Napoli.
* 1990: Obtiene el Premio Konex de Brillante a su distinción deportiva.
* 1990: Sub-Campeón Mundial con la Selección Argentina.
* 1990: Nombrado Embajador Deportivo por el Presidente de la Nación.
* 1990: Campeón de la Supercopa Italiana con el Napoli.
* 1993: Elegido el Mejor Futbolista Argentino de todos los Tiempos.
* 1993: Campeón de la Copa Artemio Franchi con la Selección Argentina.
* 1995: Obtiene el Balón de Oro al mejor jugador de todos los Tiempos.
* 1995: Elegido como “Maestro Inspirador de Sueños” por la Universidad de Oxford.
* 1999: Olimpia de Platino al Mejor Jugador del Siglo.
* 1999: Recibe el premio de la AFA, como el mejor deportista del siglo en la Argentina.
* 1999: Su gol a Inglaterra del año 1986 es elegido el mejor gol de la historia del fútbol.
* 2000 Sufre un ataque cardíaco en Punta del Este. Es trasladado a Buenos Aires, tras estar varios días internado.
Cumple 40 años y presenta su libro: “Yo soy el Diego de la Gente”

* 2001 Es operado en Colombia de su rodilla derecha, para estar presente en su partido homenaje del 10 de noviembre, tras el cual, por decisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), se retirará la camiseta número 10 de la selección argentina, en su homenaje.

* 2003 Maradona y Coppola rompen sus vínculos contractuales y lazos de amistad. El empresario ya no será el representante del “10” y paradójicamente ese lugar sería ocupado por la ex esposa del crack, Claudia Villafañe.

* 2004 Galardonado como uno de la FIFA 100

* 2005 Premio Domingo Faustino Sarmiento entregado por el Senado de la Nación Argentina

PARA SABER MAS…
Una nota del Diario del Bicentenario N°9 Período 1970-1989

El Diego No Se Va!…: Con 37 años, la estrella futbolística más grande del mundo, Diego Armando Maradona, jugó su último partido profesional en el superclásico que ganó Boca por 2 a 1, el 25 de octubre. “A River se le cayó la bombacha”, dijo, marcando una más de sus célebres frases.

“Pelusa” nació en Villa Fiorito, Lanús, el 30 de octubre de 1960. Empezó a jugar al fútbol con sus amigos y enseguida fue titular en el equipo infantil Estrella Roja, de Fiorito. Al poco tiempo, su entrenador, Francisco Cornejo, le propuso ir a jugar a Argentinos Juniors y así fue campeón con la novena división. En dos años ascendió ocho divisiones, de novena a primera. Llegó a las semifinales del campeonato y consiguió el premio al máximo goleador. Su próximo destino fue en el equipo del que es fanático: Boca Juniors. Jugó dos temporadas y ganó el campeonato.

En 1982 se fue a Europa. Lo contrató el Barcelona y jugó 39 partidos. Fue el máximo goleador del equipo con 27 tantos. La cima de su éxito deportivo llegaría de la mano de sus problemas con laadiccióu a las drogas. Como capitán de la Selección Nacional campeona, demostró en el mundial de 1986 por qué fue el mejor jugador del mundo. También se destacó en el Napóles, donde lo consideran un dios. Sacó al equipo campeón, conquistó la Copa de Italia y obtuvo por primera vez la Copa Uefa.

Diego se casó con Claudia Villafañe en una boda espectacular, en la que sus hijas Dalma y Gianina fueron dos grandes protagonistas pese a su corta edad.

La noche se le vino encima cuando el Comité de Disciplina de la Federación Italiana de Fútbol le impuso una sanción cautelar por un resultado positivo por cocaína. Luego fue detenido en la Argentina, en una redada policial antidroga. Pero su peor momento fue cuando dio positivo un análisis antidoping en el mundial de Estados Unidos 94. Él lo resumió en una frase lapidaria: “Me cortaron las piernas”.

La FIFA le dio una suspensión de 15 meses. Luego lo esperaron los equipos nacionales: Deportivo Mandiyú y Racing, donde fue técnico, y finalmente Boca, donde ha finaliza su carrera como jugador.