Insectos Sociales La Autoestima

Historia del Espiritismo Origen, Primeros Casos e Investigaciones Cientificas

Historia del Espiritismo Origen, Primeros Casos e Investigaciones Científicas

Espiritismo, doctrina según la cual los muertos pueden entrar en contacto con los vivos, por lo general a través de un clarividente o médium; son también las prácticas de quienes profesan esta doctrina. Parece que su origen se inicia en 1848 a partir de una cadena de sucesos aparecidos en el siglo XIX, lo que dió pie para que comiencen el analisis e investigación de esos hechos.

Una niña médium, Margaret Fox, fue explotada por su hermana y su padre en Estados Unidos, dando origen a una serie de sorprendentes historias que propiciaron la creación de una ‘religión’ espiritista. Esta iniciativa cobró impulso a través de los escritos de otro médium, Andrew Jackson Davis, que afirmaba ser capaz de realizar en estado de trance ciertas proezas intelectuales imposibles en su vida normal.

Veamos La Historia,… parece que todo comenzó con los espíritus: Se considera que el espiritismo nació en 1847 con las hermanas Fox, que vivían en una casa en Hydesville, Nueva York, en la que se producían fenómenos extraños tales como golpes en las paredes y ruidos de las más variadas índoles y procedencias que hicieron pensar en la existencia de un espíritu.

Las hermanas improvisaron un alfabeto, que en relación con los golpes permitía obtener respuestas a las preguntas que hacían. Estas eran contestadas y contaban la extraña aventura de un hombre que fue asesinado en aquel lugar.

mesa de esperitismo

La difusión del hecho fue grande y en pocos años se hicieron habituales las reuniones tanto en Europa como en América, con el único fin de comunicarse con “el más allá”, por medio de golpes que los “supuestos espíritus” daban sobre las mesas.

Después, siguiendo un proceso lógico, surgió el espiritismo como religión, que tuvo en Alian Kardec a su gran teórico. Kardec escribió, entre otros tratados, “El libro de los espíritus”, que es considerado el libro base del espiritismo, y “El libro de los médiums”; ambos tuvieron en su época —y posteriormente—, y aún hoy la continúan teniendo, una importancia capital a la hora de buscar una interpretación racional y humana a los fenómenos espiritistas.

Como consecuencia de todos estos hechos, pronto aparecieron los médiums, personas a través de las cuales se manifiestan supuestamente “los espíritus”. De los golpes en las mesas como manifestaciones del “más allá”, se pasó al estado de trance del médium, en el cual la entidad desencarnada tomaba supuestamente posesión del cuerpo y se manifestaban verbalmente respondiendo a las preguntas de los asistentes a la sesión.

Otros supuestos hechos, aún más espectaculares, en las sesiones mediúmnicas, eran las comunicaciones de hechos futuros, o de acontecimientos lejanos que más tarde se constataban. Los efectos físicos también se cuenta que estaban presentes y así sucedían los consabidos golpes (raps), movimientos de objetos, levitaciones de mesas, luces en el aire, apariciones y otras diversas manifestaciones. Algunas perfectamente explicables por los conocimientos actuales de percepción extrasensorial y psicoquinesis, y otras que la parapsicología actual pone en duda y considera probable sucedieran como consecuencia de fraudes.

Uno de los primeros en interesarse por constatar los extraños movimientos que se producían en las mesas durante las sesiones espiritistas fue el doctor suizo De Gas-parin. En 1854, trató de demostrar que mesas con un pesado lastre, que con fuerza muscular apenas podían moverse, levitaban en las sesiones mediúmnicas. Para ello, ponía una capa de harina con el fin de descubrir posibles huellas de una acción directa de las manos sobre el tablero.

En 1855, un profesor de física de la Academa de Ginebra, el doctor Thury, revisó las experiencias de De Gasparin y realizó nuevas pruebas, llegando a la conclusión de que las mesas se desplazaban sin contactos aparentes e inexplicables por una teórica acción mecánica. Uno de los científicos más célebres de la época, que dedicó una gran parte de su vida a la constatación de los fenómenos del espiritismo, fue sir Williams Crookes.

Inglaterra se vio envuelta también en la investigación de servado ha sido también corroborado por otros investigadores en otros lugares… Habiéndome cerciorado de su veracidad, sería para mí una cobardía el no dar testimonio sobre ellos…”.

Y más adelante continuaba: “El poder que posee el señor Home es lo suficientemente fuerte como para no ser alterado por la influencia de la luz, como en otros casos. Muy al contrario, él es opuesto a que sus sesiones se realicen con poca luz”.

“Voy ahora a clasificar algunos de los fenómenos presenciados, desde los más simples a los más complejos… Es importante recalcar que los hechos tuvieron lugar en mi propia casa, a plena luz y con amigos personales míos a ambos lados del médium”.

Los poderes de Dunglas Home
La enumeración de los fenómenos que podía producir este vidente constituyen prácticamente todos los PK que conocemos:

Tipo I: Movimiento de objetos pesados con contacto, pero sin ejercer presión sobre ellos. Este tipo es uno de los más simples. Varía desde una simple vibración hasta la levitación en el aire de un objeto pesado, cuando la mano está puesta sobre él… Estos movimientos, y debo afirmar que todos los demás fenómenos, van precedidos de un aire frío. A veces, cuando había hojas de papel en la mesa, volaban y, también, el termómetro bajaba varios grados”.

Tipo II: Fenómenos de percusión y sonidos similares… En diferentes ocasiones, durante mis experimentos, he oído pequeños golpes, detonaciones en el aire, golpes metálicos, sonido como arañazos sobre madera, el canto de un pájaro, etc. Estos sonidos se oyen con casi todos los médium, aunque cada uno tenga su peculiaridad; pero con el señor Home suelen ser variados…”.

Tipo III: Alteraciones del peso de objetos. En alguñas ocasiones procedí a medir con un dinamómetro de muelle la fuerza requerida para levantar una mesa. Prendía el dinamómetro bajo un extremo de la mesa, de forma que midiera dicha fuerza. Primer experimento: Pedíamos a la mesa que pesara poco. Las manos del señor Home y los otros cinco participantes tocaban ligeramente la mesa. Al intentar yo levantar la mesa por debajo, el dinamómetro registraba una fuerza de 1 kg., que era la necesaria para levantarla. Segundo experimento: Pedíamos a la mesa que pesara mucho. Las condiciones eran las mismas: el señor Home y los cinco participantes tocando ligeramente la mesa. La elevé por debajo 4 ó 5 veces, registrándose una fuerza de 18 kgs., que era la que ejercí para poder levantarla”.

Tipo IV: Movimiento de objetos pesados colocados a cierta distancia del médium. Las veces en las que objetos como mesas, sillas, sofás, etc., se movieron sin que el señor Home los tocara han sido muy numerosas. Mencionaré las más extrañas. En cierta ocasión vimos todos moverse una silla desde un rincón de la habitación y levantarse, hasta posarse lentamente sobre una mesa.

En otra ocasión, un armario se movióhacia nosotros y volvió a su sitio siguiendo órdenes mías… He repetido varias veces la experiencia, que fue concluyente para la Sociedad Dialéctica, y que consistió en el movimiento de una pesada mesa, colocando las sillas de espaldas a ella a unos 30 cm. y con los presentes de rodillas cada uno sobre su silla, con las manos sobre el respaldo de éstas y no tocando la mesa”.

“Tipo V: Levitaciones de mesas, y sillas sin contacto con ninguna persona. …En cinco ocasiones distintas, una pesada mesa del comedor se elevó desde unos pocos centímetros, hasta 40 centímetros del suelo, en condiciones imposibles de trucaje…”.

Tipo VI: Levitaciones de personas. En una ocasión, una silla con una señora sentada, se elevó varios centímetros… Pero los más extraños casos los he contemplado con el señor Home. En tres ocasiones diferentes le he visto levitando: una, sentado en una silla; otra, de rodillas sobre su asiento, y la última, de pie. En cada ocasión tuve la oportunidad de contemplar toda la escena mientras tuvo lugar…”.

Tipo VII: Movimientos de objetos varios sin contacto con personas. Bajo este epígrafe, me propongo describir algunos fenómenos de los que he sido testigo y que es imposible atribuirlos a truco alguno… Un médium sentado en mi salón no puede hacer, mediante truco y en presencia de otras personas, que un acordeón se contraiga sonando, mientras lo sujeto con mi propia mano hacia abajo por el extremo opuesto al de las teclas. Lo mismo que no puede hacer, en esas mismas condiciones, que un acordeón flote por la habitación sonando. Tampoco puede introducir una maquinaria que pueda hacer que un pañuelo se haga un nudo y vaya a parar al otro lado de la habitación, ni hacer que uh piano toque solo, ni un cenicero flotar, ni levitar una botella o poner en marcha un péndulo encerrado en una caja de cristal”.

Tipo VIII: Luminiscencias. Comprobar luminiscencias requiere, obviamente, tener la luz apagada. No necesito explicar que en estos casos tomé precauciones especiales para no ser sorprendido con sustancias fosforescentes, o de otro tipo. Bajo estrictas condiciones de control, he visto un cuerpo luminoso del tamaño de un huevo, que flotaba sin hacer ruido sobre la habitación. Fue visible durante diez minutos y antes de desaparecer botó tres veces sobre la mesa, haciendo un ruido como el que haría un objeto sólido y pesado”.

Tipo IX: Apariciones de manos luminosas o visibles con luz ordinaria. Las manos no siempre me parecieron sólidas. A veces presentan aspectos de nebulosa en parte condensada en la forma de una mano. Esto no es igualmente visible para todos los presentes. Por ejemplo, en una ocasión, se vio moverse una flor; algunos vieron una nube luminosa en torno a ella, otros vieron una mano nebulosa y otros sólo vieron la flor moviéndose”.

Las teorías de Crookes
Más adelante, Crookes intentó dar una explicación elaborando sus teorías acerca de los fenómenos observados.

Primera teoría: Los fenómenos son resultado de trucos; el médium es un impostor y los observadores están locos. Está claro que esta teoría podría explicar sólo una pequeña parte de los hechos observados… Hay una gran diferencia entre los trucos de un profesional rodeado de todo su aparato y ayudado por varios asistentes y los fenómenos observados con el señor Home, que tienen lugar a plena luz, en mi propia casa y rodeado de amigos míos, que están al tanto de detectar cualquier truco. Además, el señor Home ha sido frecuentemente registrado antes y después de las sesiones, y él siempre se ofrece a serlo. En las ocasiones más espectaculares yo mismo le sujetaba las manos”.

Segunda teoría: Las personas presentes en la sesión son víctimas de un tipo de manía, e imaginan fenómenos que no tienen existencia objetiva. Tercera teoría: Todo es resultado de una acción consciente o inconsciente del cerebro. Estas dos teorías no pueden abarcar sino una pequeña parte de los fenómenos e incluso ni podrían explicar siquiera esa parte”.

Cuarta teoría: Los fenómenos son producidos por el espíritu del médium, probablemente asociado al de alguno de los presentes. Quinta teoría: Es la acción de demonios… Sexta teoría: Son acciones de otro tipo de seres, que habitan la tierra, pero invisibles para nosotros… Séptima teoría: Son los espíritus de personas difuntas”.

Octava teoría: De acuerdo con ella, el médium, o las personas presentes como un todo, poseen una fuerza (fuerza psíquica), por medio de la cual seres inteligentes producen los fenómenos observados. Lo que son estos seres es objeto de otras teorías… Los más ardientes espiritistas admiten la existencia de dicha fuerza psíquica, pero añaden que sólo los espíritus pueden producir los fenómenos a través de dicha fuerza poseída por el médium.

La diferencia entre los abogados de la fuerza psíquica y los espiritistas estriba.en que pensamos que todavía no hay ninguna prueba de la acción de un agente que no sea la propiamente del médium; mientras para los espiritistas es una cuestión de fe que no requiere prueba…”.

A través de estos testimonios del célebre Williams Crookes, nos podemos dar una idea de aquellos supuestos fenómenos de acción de la mente sobre la materia, que fueron típicos en las sesiones realizadas con Daniel Dunglas Home. Son dignas de resaltar —lo que ya hemos indicado en varias ocasiones de este extraordinario caso – las condiciones de claridad y visibilidad en la que este dotado manifestaba sus facultades.

Al menos, los informes de Crookes así lo denotan. Es importante también la clasificación que hizo el investigador de los fenómenos analizados, ya que nos permiten una visión sistemática de todos aquellos hechos extraordinarios, ilustrados con casos que vivió el mismo Crookes. Por otro lado, resulta igualmente interesante observar las diferentes alternativas que ofreció como explicaciones de los fenómenos que investigó durante varios años con Home. Recogió las hipótesis espiritistas, tan en boga en aquella época, para terminar con su idea de la “fuerza psíquica”, en la que de alguna manera estaban de acuerdo los espiritistas, salvo en el importante matiz acerca de quién dirigía dicha fuerza.

investigadores de espiritismo

1-Henry Sidwick fue el primer presidente de la Society for Psychical Research de Londres, fundada en 1882.
2-Frank Podmore, uno de los más destacados miembros de la S.P.R. Participó en la elaboración del Censo de Alucinaciones, y publicó, junto con Myers y Gurney, la famosa compilación de apariciones llamada “Fantasmas de los Vivos”.
3-Edmond Gurney cuya teoría sostenía que las apariciones se producían por un “contagio” telepático.
4-F.W.H. Myers, que mantuvo la teoría opuesta, según la cual la aparición fantasmal ocupaba un espacio “metaetérico”.

La Sociedad de Investigaciones Psíquicas de Londres y su aportación
Mención aparte merece, como la más antigua de las Sociedades formadas para estudiar los fenómenos paranormales, la Sociedad de Investigaciones Psíquicas de Londres (Society for Psychical Research). Las experiencias del célebre Williams Crookes, las investigaciones emprendidas por la Sociedad Dialéctica de Londres y el auge del espiritismo en Inglaterra hicieron que se consolidara la idea de aunar todos los esfuerzos con el objeto de investigar sobre estas extrañas manifestaciones.

A tal fin  un grupo de científicos, filósofos e investigadores dec’idieron crear, en 1882, la Sociedad. Entre ellos figuraban los nombres de Barrett, Gurney, Podmore Sidgwick, Oliver Lodge, Myers, Massey… Pronto la asociación adquirió fama por todo el continente y formaron parte como asociados hombres de la talla de William James, W. McDougall (que luego en EE.UU. sería el impulsor de los trabajos de Rhine) y el mismo Sigmund Freud.

Si bien este último no estuvo implicado en trabajos de investigación como los dos psicólogos antes citados, contribuyó con algunas obras a dar su opinión sobre fenómenos tales como la telepatía y la precognición.

La importancia de la S.P.R. londinense fue decisiva, pues no sólo recopiló miles de casos e investigo cientos de sujetos, sino que aunó a hombres de gran talla. Igualmente impulsó la investigación en los EE.UU. con la fundación, en Nueva York, en 1884, de la Sociedad Americana de Investigaciones Psíquicas (American Sosiety for Psychical Research), de la mano de insignes hombres como fueron los psicólogos William James, Stanley Hall y W. McDougall.

Ambas sociedades existen todavía, publicando sus revistas trimestrales y coordinando los trabajos de diversos investigadores.

Los dotados de efectos físicos: Eusapia Palladino
Los grandes dotados tuvieron su época a finales del siglo pasado y principios del presente. De algunos ya hemos hablado, como es el caso de Daniel Dunglas Home, del que se cuentan hechos extraordinarios, muchos de ellos constatados por Crookes. Home se paseo por todos los países de Europa entre 1850 y 1880, desafiando a ilusionistas y científicos a explicar sus habilidades. No tuvo la oportunidad de enfrentarse con el gran ilusionista de la época, Robert Houdini, pero sí con otros menos conocidos.

En 1853, Home desafió a una comisión de científicos ingleses a que explicaran sus demostraciones. Entre ellos el célebre físico Faraday aceptó, pero afirmó simplemente que Home era un hábil mago. La Sociedad Dialéctica de Londres, por el contrario, aceptó las telequinesias de Home, confirmando la existencia de una fuerza desconocida capaz de mover objetos sin contacto directo. Para la investigación, se realizaron 50 sesiones, nombrando una comisión de 30 científicos. Crookes, por su parte, confirmó, después de múltiples experiencias, la capacidad de Home para mover objetos tan pesados como un piano que levitó varios centímetros e incluso un acordeón, que se contraía sonando, como si alguien interpretara con él una melodía.

Otra de las grandes dotadas fue la italiana Eusapia Palladino, mujer campesina con una cultura muy elemental y que fue el asombro de personas tan sensatas como el astrónomo Schiaparelli, el fisiólogo y premio Nobel Richet, el gran ilusionista Howard Thurston, el psiquiatra alemán Schrenck-Notzing, los doctores Morselli y Tamburini y una larga lista de otras notables personalidades de la época, serias y consecuentes.

La Palladino fue, sin embargo, sorprendida en fraude varias veces, y algunas asociaciones, como la S.P.R. de Londres, de  la  que  ya  hemos  hablado,   la  tomaron  como defraudadora. No obstante, para otras entidades los fenómenos que producía Eusapia, tales como telequinesias, levitaciones de objetos, ectoplasmias, etc., fueron auténticos. Se realizaron pruebas en el Instituto de Psicología de París, en el laboratorio de Psiquiatría de la Universidad de Turín y en otros círculos científicos. Veamos lo que decía de Eusapia uno de los más célebres investigadores de la Época, Hereward Carrington, en sus informes para la revista de la Sociedad Americana de Investigaciones Psíquicas.

“Como fueras de serie y entre mis más vividas y extraordinarias experiencias, debo considerar mis sesiones con la médium napolitana Eusapia Palladino. Analfabeta, con dificultad para escribir su propio nombre, y a pasar de todo ello poseía poderes únicos que por muchos años sorprendieron a científicos de toda Europa… Eusapia Palladino fue, sobre todo, médium de efectos físicos; aunque también se le detectaron ciertas facultades de tipo mental.

Los objetos se movían alrededor, en su presencia, sin que nadie los tocara; se oían raps de gran estruendo; aparecían luces; había instrumentos musicales que sonaban sin que nadie visible los tocara. Todos estos fenómenos sucedían mientras la médium estaba sentada bien controlada, especialmente sus manos y pies y, naturalmente, con luz suficiente para permitirnos percibir todo lo que acontecía en la habitación con cierta nitidez.

“Eusapia realizaba sus sesiones en cualquier lugar, en casas privadas, en el laboratorio de una universidad o dondequiera que se la convocara. A menudo se la controlaba antes de la sesión pero nunca se encontró nada sospechoso. Entonces, tomaba asiento en su lugar delante de una mesa de madera, mientras los otros participantes se sentaban también alrededor. Las personas, a ambos lados de Eusapia, le sujetaban las manos, rodillas y pies. Las sesiones comenzaban a plena luz.

“Detrás de ella, se montaba una cabina construida con dos cortinas negras, cerrando un rincón de la habitación. En dicha cabina, se introducía una mesa sobre la que se depositaban pequeños instrumentos musicales propiedad de los asistentes. Eusapia nunca se sentaba dentro de la cabina, sino fuera, en el círculo.

El respaldo de su silla estaba a unos 30 centímetros de las cortinas. “A plena luz, con sus manos, pies y rodillas controladas, la mesa comenzaba a vibrar y a moverse. Muchos médiums consiguen que las mesas vibren, y si esto hubiera sido todo, no habría lugar para el caso. Pero, después de las vibraciones, la mesa del círculo comenzaba a levitar completamente del suelo, quedando suspendida en el aire por espacio de varios segundos.

“He visto en mi existencia cientos de levitaciones y estoy tan seguro de su realidad como de otros acontecimientos de la vida. Muchas veces, cuando la mesa estaba en el aire, le pasábamos una cuerda por debajo y por encima y entre su cuerpo y la mesa, sin encontrar obstáculo alguno.

Estas levitaciones las sostenían mientras uno de los asistentes estaba debajo de la mesa, agarrando los pies, mientras que las manos de Eusapia no tocaban la mesa, siendo esto último perfectamente visible a todos los presentes. Había una curiosa resistencia elástica de la mesa cuando estaba suspendida en el aire, como si estuviera sobre goma; de repente, dicha resistencia se desvanecía, cayendo la mesa sobre el suelo.

“He visto la mesa subir más de un metro durante las sesiones con Eusapia, e incluso estando yo de rodillas sobre el tablero, la mesa levitada. La médium permanecía sentada sin moverse, con sus manos y pies perfectamente sujetos por otros presentes.

“Después de las levitaciones, se oían raps en la mesa que estaba dentro de la cabina y en la del círculo. A menudo, los ruidos adoptaban una forma muy peculiar. Por ejemplo, Eusapia golpeaba cuatro veces la mesa con sus nudillos, dejando la mano sobre ella a unos 20 centímetros. Unos pocos segundos después sonaban unos raps, imitando exactamente sus golpes, como si fueran su eco diferido en unos instantes.

“Después se oían cinco golpes que querían decir que la luz debía ser disminuida. La luz era sustituida por una más débil. Aun con esta luz, se podía ver todo claramente, incluida la médium. Entonces, se oía que los instrumentos de la cabina se movían sobre la mesa, terminando por salir, uno o más, flotando por el aire, en torno a la habitación y además sonando. Si era, por ejemplo, una mandolina, sus cuerdas vibraban mientras flotaba por el aire; si era una campana, sonaba con estridencia hasta que caía al suelo.

“Es cierto que Eusapia a veces recurrió al fraude y en ello fue sorprendida, por nosotros y por otros. Su método consistía en liberar un brazo del control, produciendo fenómenos con la mano libre. Casi todos los investigadores han denunciado este tipo de engaño. Sin embargo, todos salían convencidos de la veracidad de sus fraudes, ¿por qué, se puede uno preguntar, recurría al truco, stsus poderes eran genuinos? ¿No sería que todos sus fenómenos fueran más bien fraude mal controlado?.

Es difícil contestar a esto en pocas palabras… De alguna manera pretendía trucar los fenómenos para divertirse, pero cuando lo descubríamos y comprobaba que no podía engañarnos, entonces realizaba el fenómeno genuino. Esto se lo he visto hacer a menudo y cuando defraudaba y era descubierta, lo repetía de forma que nunca pudo ser explicado”.

Este es uno de los testimonios de uno de los investigadores más célebres que tuvo la metapsíquica. ¿Qué se puede concluir de todo esto? La respuesta queda en el aire una vez más.

Los dotados hermanos Schneider
Ya en el presente siglo, nos encontramos a los hermanos Schneider, Willi y Rudy, investigados por el Instituto Psicológico de la Universidad de Munich y el Hospital Psiquiátrico de Viena y por el doctor Osty, por el doctor Schrenck-Notzing, el doctor Holud, el doctor Dingwall y otros expertos en la materia, uno de los cuales fue el gran desenmascarador de fraudes de principios de siglo.

Se trataba de Harry Price, que adquirió fama por sus exhaustivos controles en las sesiones mediúmnicas. Price asistió, en los primeros contactos con los hermanos Schneider, a las sesiones organizadas por el psiquiatra alemán Schrenck-Notzing. De las que el investigador inglés salió vivamente impresionado, ya que, aparentemente, los medios de control no detectaban qu Rudy Schneider cometiera fraude.

Sin embargo, algunas de las sesiones se organizaban en la misma casa de 1 familia Schneider, de la que todos sus miembros, desd el padre a la madre, pasando por los hijos, se decía qu eran dotados de efectos físicos. Price, cuando investigó en este ambiente, nunca detectó ningún fraude, seguí consta en sus informes al Laboratorio Nacional de In vestigación Psíquicas de Londres, del que fue fundado; y director.

Pricé decidió llevar a Rudy Schneider al laboratorio de Londres. Para tal ocasión, preparó unos métodos de detección de fraudes muy inteligentes. Consistían en rodear los objetos, que se suponía iban a ser movidos poi el médium a distancia, con rayos infrarrojos. Esta emisión cerraba un circuito que cuando era alterado por un objeto físico del tipo que fuera, automáticamente hacía que varias cámaras de fotografiar se disparasen desde distintos ángulos, retratando el objeto que, evidentemente, había sido movido por algún tipo de energía u otro medio que pudiera tener carácter fraudulento.

Fue, concretamente, en la sesión número 25, del año 1932, llevada a cabo en el laboratorio, cuando las cámaras se dispararon, recogiendo en sus placas un brazo de Rudy junto al objeto, cuando se suponía que debía estar en trance. Este hecho vino a minar la confianza de Price en todas las pruebas que durante años atrás y en diversos lugares había realizado con los hermanos Schneider. Cuando Price le recriminó al día siguiente su acción, la primera reacción de Rudy fue decir que el brazo debía ser de algún espíritu, a lo que Price replicó que el “espíritu” en cuestión llevaba el mismo pijama con el que vestían a Rudy en cada sesión.

Literalmente, sobre el caso de Rudy Schneider escribió: “Mis palabras finales son que, en mi opinión, hemos asistido a fenómenos genuinos en nuestros experimentos con Rudy en los años 1929 y 1930 y que es altamente probable que las telequinesias de pañuelos y las interferencias registradas por los rayos infrarrojos durante las pruebas de 1932 se debieran también a algún tipo de energía exteriorizada por el médium. En cuanto a otros fenómenos, debo suspender por el momento mi opinión, ya que me temo que tendremos que comenzar toda la investigación con Rudy de nuevo”.

Price sustentaba esta opinión por el hecho de que, salvando aquella sesión de 1932, en las demás en que se repitió la experiencia la cámara no registró nada anormal, sino tan sólo el pañuelo levantándose sin nada extraño alrededor. Según él, sería la energía procedente de Rudy la que interrumpiría el circuito, originando las fotografías.

Una vez más, se pone de manifiesto el estrecho margen en el que se desenvolvían los investigadores de la metapsíquica, ya que debido a la condiciones de escasa luminosidad que imponían los médiums, los fraudes, si se detectaban, tenían que serlo con aparatos tales como los descritos y que incluso dejaban la duda en el aire, ya que, como el mismo Price escribía, había teóricamente un tiempo (1/2 segundo) entre la interrupción del circuito y la deflagración de las lámparas de magnesio, que bastaba para empujar el pañuelo y volver la mano a la posición de control, sin que lo detectara la placa.

Otro gran dotado de los años 20 fue el polaco Jean Guzik, también investigador por el Instituto Metapsíquico Internacional de París. Estos últimos dotados sufrieron condiciones de control más severas, no sólo por una mayor experiencia acumulada, sino porque los medios de detección se perfeccionaron. Así se empleaban, como hemos visto, las fotografías de magnesio, los rayos infrarrojos y otros medios que dificultaban el fraude.

Algunos de los grandes dotados fueron sorprendidos en fraude, alegando los matapsiquistas que, al ser los fenómenos parapsicológicos evasivos por naturaleza, el médium, aun estando inconsciente, puede intentar fraudar para alcanzar el objetivo.

Sin embargo, la cantidad de fraudes detectados en los últimos años de la metapsíquica hicieron que muchos científicos se alejaran de este tipo de investigación a pesar de los testimonios en sentido contrario de investigadores tan célebres como los citados.

Por último, citaremos algunos nombres más de conocidos médiums sin detenernos en otras aclaraciones y remitiendo al lector a cualquier libro sobre esta época. Nombres tales como Florence Cook, Stanislava Tomsc-yk, Marta Beraud, Miss Goligher y Kluski fueron otros tantos dotados célebres de aquellos años.

Del espiritismo a la moderna parapsicología
Los resultados obtenidos por los sucesivos investigadores fueron demostrando que, más que al poder de los espíritus, los curiosos sucesos ocurridos durante las sesiones se debían a los poderes mentales de los verdaderos médiums; a quienes muchos científicos e investigadores comenzaron a llamar “clarividentes” o, más contemporáneamente, “psíquicos”.

Pero eso es otra historia. La historia de la parapsicología.

Fuente Consulatad:PARADIGMAS Tomo 6 Mitos, Enigmas y Leyendas Contemporáneas -El Espiritismo- P.Y.E.S.A.

Biografía de Bronislaw Malinowski Teorías Del Antropólogo Investigaciones

Biografía de Bronislaw Malinowski
Vida y Teoría del Antropólogo Británico

Bronislaw Malinowski (1884-1942), antropólogo británico de origen polaco, considerado el fundador de la escuela funcional de antropología, defendió que las instituciones humanas deben analizarse en el contexto general de su cultura. Elaborón interesantes teorías, que en su momento ayudaron a entender la humanidad.

La antropología es una ciencia cada vez más importante, gracias a ella, Malinowski elaboró sus interesantes teorías, que ayudan a comprender a la humanidad. Bronislaw Kasper Malinowski, fundador y pionero de la antropología social, nació en Cracovia (Polonia) el 7 de abril de 1884.

Su vocación por la ciencia se despertó muy temprano. En 1908 se doctoró en física en la universidad de su ciudad natal.

Pero esa vocación sufrió un giro radical cuando leyó La rama dorada, del antropólogo escocés Sir James Frazer. Este libro analiza profundamente las diferentes prácticas y creencias religiosas que se dan en todo el mundo.

Malinowski se apasionó por el tema en 1910, y se fue a estudiar a Londres. Allí tuvo como maestro a C. G. Seligman, uno de los pocos antropólogos que creían que el mejor método para conocer realmente la vida y costumbres de los pueblos era la investigación de campo.

Por investigación de campo se entiende los estudios hechos directamente en el lugar que interesa y con la gente a la que se desea conocer, es decir sin limitarse a informaciones de biblioteca.

Gracias a la influencia de Seligman, Malinowski obtuvo el cargo de secretario en una expedición a Australia, con lo que inició sus investigaciones de campo. Realizó tres viajes. El primero a Mailu, en 1915. Los dos siguientes a las islas Tobriand, situadas en el extremo oriental de Nueva Guinea.

Allí vivió con los aativos, aprendio su idioma, los trató directamente. Pudo comprender sus actitudes, sus sentimientos, sus temores y sus esperanzas. Y concibió sus importantísimas teorías antropológicas.

Malinowski convivió con los nativos de las islas Tobriand durante dos años, aprendió su idioma y participó de la vida tribal. El tercer personaje, contando desde la derecha, un famoso hechicero, explicó al antropólogo algunos ritos mágicos.

UN NUEVO MODO DE ESTUDIAR ANTROPOLOGÍA
En 1918 Malinowski regresó temporalmente a Australia. En ese año contrajo matrimonio y se fue a vivir a las islas Canarias. En 1921, cuando nació su primera hija, se trasladó a Cassise, en Italia.

Durante ese período comenzó a ordenar las investigaciones realizadas en las islas Tobriand. De estos estudios provienen sus tres libros más importantes: Los argonautas del Pacífico oeste (1922), Sexo y represión en la sociedad salvaje (1927) y Vida sexual de los salvajes (1929).

En 1924 empezó a dictar un curso de conferencias sobre antropología en Londres. Dos años después hizo lo mismo en la Universidad de California. Regresó a Londres en 1927, designado para la cátedra de antropología en la Escuela de Economía de dicha ciudad.

Sus clases y seminarios adquirieron renombre internacional. Aunque algunos profesores y estudiosos no estaban de acuerdo con sus ideas, todos asistían a sus conferencias, porque Malinowski inflamaba a los oyentes con su propio entusiasmo.

Ese entusiasmo provenía de sus experiencias reales, e intentaba probar que el único método válido para un antropólogo radica en la observación directa y la participación.

En 1933, famoso universalmente, retornó a Estados Unidos como profesor en la Universidad de Corneil, y al empezar la Segunda Guerra Mundial permaneció en ese país, pero ahora en la Universidad de Yale.

Falleció de un ataque cardíaco el 16 de mayo de 1942. Mas su obra ha quedado como un legado invalorable. Porque hasta fines del siglo XIX los pueblos primitivos eran estudiados desde el punto de vista histórico, y a nadie se le ocurría que la “civilización” occidental pudiera aprender algo de esas sociedades consideradas inferiores. Malinowski rompió con las viejas teorías, pues para él cada costumbre tenía funciones justificadas.

Es decir que esas tribus primitivas no eran meros casos de “supervivencia”, sino que en cada sociedad las costumbres, creencias e instituciones cumplían una función vital para el  sosteni miento general del sistema, interrelacionándose en todos los aspectos.

niños de una tribu africana

Niños jugando a la Pesca de Kuboya, practicada solo en la infancia.

COSTUMBRES, CREENCIAS Y SOCIEDAD
Sus investigaciones en las islas Tobriand llevaron a Malinowski a plantearse los siguientes interrogantes:

1— ¿Cómo funciona ahora una institución?.
2— ¿Cómo satisface esa institución los intereses individuales y culturales de esa sociedad considerada específicamente?.
3— ¿Cuál es la relación entre esa institución y las demás instituciones de la sociedad estudiada?.

Para responder ampliamente a esas preguntas enunció una teoría denominada “teoría de las necesidades”, que puede explicarse así:

Del mismo modo como el hombre necesita satisfacer ciertas necesidades básicas para sobrevivir —alimentación, abrigo, protección y reproducción—, la sociedad también debe satisfacer necesidades propias.

Para ello, algunas costumbres o instituciones de la mencionada sociedad se desarrollan como respuesta a las necesidades biológicas y psicológicas del hombre. De esta manera, costumbres, creencias y sociedad forman una intrincada red de relaciones ¡nterdependientes unas de otras, que facilitan la existencia y desarrollo de una comunidad determinada.

El “manto de la maternidad” se hacía con fibras de plátano y se usaba solamente durante la primera gestación.

  Tobulubakiki, gran amigo de Malinowski, con su mujer y su hija, frente a un depósito de alimentos vegetales.

Malinowski con uno de sus asistentes. Los nativos se sorprendieron de la barba del antropólogo. De acuerdo con las costumbres de las islas Tobriand, sólo los hombres mayores se dejaban crecer la barba, pues ya no necesitaban atraer a las mujeres.

EL PARENTESCO MATRI LINEAL
Un día, durante su permanencia en las islas Tobriand, Malinowski observó un grupo de personas que se lamentaban alrededor de un cadáver.

Conocía muy bien a esas personas, y notó que sólo lloraban los parientes por la línea paterna, mientras que los por la línea materna (herederos en la sociedad matriarcal) permanecían alejados.

Advirtió que eso se debía a que en las Tobriand el sistema social impuesto era el de parentesco matrili-neal, es decir la herencia y parentesco a través de la línea femenina.

En un sistema asi, el hombre trasmite sus recursos por línea materna, o sea a los hijos de sus hermanas. Con respecto a sus sobrinos, el nativo de las Tobriand actuaba como lo hace un padre entre nosotros. Era, con sus propios hijos, una especie de compañero de juegos. Por eso los misioneros cristianos tuvieron grandes dificultades para imponer en esas comunidades la idea de un Dios Padre.

Malinowski, que estudió bien el sistema, descubrió que existen conflictos entre el natural amor hacia un hijo y la obligación social para con una sobrina heredera. Pero, además de eso, sus investigaciones revelaron que los habitantes de las islas Tobriand ignoraban por completo el papel y la función masculina en la concepción.

Para ellos la concepción tenía lugar cuando el espíritu de una persona fallecida se cansaba de permanecer en lo que llamaban “Isla de los Muertos”. Para volver a la tierra utilizaba como camino el útero de una mujer del clan al que había pertenecido en vida.

Según esta teoría una mujer podía quedar embarazada sin mantener relaciones sexuales. Y la mayor prueba que daban los nativos era la de mujeres muy feas que habían sido madres. Sostenían que debía ser por la encarnación de un muerto, ya que ningún hombre vivo hubiera querido tener contactos sexuales con ellas.

TOBRIAND, EL PARAÍSO DEL SEXO
De acuerdo con las observaciones y descripciones de Malinowski, muchos creyeron que las islas Tobriand eran el paraíso de la libertad sexual.

Los juegos sexuales entre niños eran aceptados, y desde su más temprana juventud los nativos consideraban al sexo como uno de los mayores placeres de la vida. La satisfacción, para ellos, dependía únicamente de dos factores: disponibilidad y elección personal.

La vergüenza sólo existía para la relación incestuosa entre hermanos, porque ambos se consideraban de la misma sangre y tenían totalmente prohibido el contacto.

En realidad, los habitantes de Tobriand no conocían las barreras culturales que Occidente opone al sexo. Seguían pautas adecuadas a su propia organización social.

EL”KATUYASI”
Una de las costumbres más difundidas entre los jóvenes de las islas Tobriand era el Katuyasi.

Las jóvenes de un lugar, adornadas con flores y otros elementos de la naturaleza, se dirigían a otra aldea vecina.
Allí se encontraban con los muchachos, y todos se dirigían a un bosque aislado y tranquilo, donde cantaban y tocaban instrumentos musicales. Así se formaban las parejas. Cada muchacho ofrecía un regalo a su compañera. Si éste era aceptado, pasaban la noche juntos.

Si este juego sexual daba origen a una relación más profunda y surgía el deseo de casarse, la pareja debía tener en cuenta otros detalles:

•  Obtener el permiso de los padres de la chica.
•  Investigar si existia algún lazo de parentesco por parte de madre.

En caso afirmativo, el matrimonio era imposible.
• Ver si ambos ocupaban una posición equivalente en la sociedad local, porque el casamiento se regía de tal modo según esa posición, que los padres podían elegir por sus hijos.

Pero una vez cumplidos todos esos requisitos el matrimonio era algo sólido, permanente y exclusivo. Y si se descubría adulterio, éste podía castigarse hasta con la muerte.

¿SOCIEDADES INFERIORES?
Pero por sobre todo lo anecdótico, hay algo mucho más importante: el descubrimiento de Malinowski de que una sociedad primitiva no es necesariamente una sociedad inferior.

Demostró que son grupos humanos con principios morales y éticos diferentes de los de la civilización occidental.
Pero se trataba de principios perfectamente coherentes dentro de esa funcionalidad necesaria para que la sociedad se mantenga y desarrolle.

Es decir que no se puede considerar que haya inferioridad porque las pautas culturales sean distintas.

De todas las investigaciones realizadas por el célebre antropólogo polaco queda claro que los valores son relativos: los que sirven a una comunidad pueden no servir a otras. O sea que no son arbitrarios, no pueden imponerse porque si, desde afuera.

Y, por sobre todo, Malinowski dejó perfectamente establecido que no se pueden estudiar las costumbres de ningún pueblo basándose sólo en libros. Los investigadores, observadores y científicos deben preguntarse: “¿Por qué este grupo humano actúa de tal modo? ¿Por qué cree en tal o cual cosa? ¿Por qué sus valores son diferentes a los nuestros?”.

Es ésta la única manera de comprender a una comunidad humana. Si nos contentamos con lo anecdótico, con los detalles pintorescos y los comportamientos que nos parecen raros, no seremos verdaderos antropólogos sino turistas de la antropología.

Fuente Consultada:
HOMBRE Y MUJER Para Vivir en Pareja Tomo N°3 Editorial SALMO S.R.L.

Que es una Actitud Humana? Como se Forman – Psicologia

PSICOLOGIA: ¿Que es una Actitud Humana?
Como se Origina y Su Función Social

¿Qué se entiende por actitud? ¿Qué circunstancias son las que la originan? Los psicólogos conceden una gran importancia a este tema, ya que la actitud condiciona, en cierto modo, el comportamiento.

El hombre, que es un «animal organizador» y está en contacto constante con sus congéneres, y con objetos y situaciones, elabora su propio sistema de creencias, sentimientos y respuestas. Este «sistema» lo utiliza para valorar las personas y situaciones nuevas favorable o desfavorablemente; dicho en otros términos, se forma una actitud.

Una actitud se adquiere mediante el conctacto directo con la situación implicada, por relación con otros que la tengan ya formada, o a través de experiencias infantiles e influencias familiares. Cualquiera que sea el modo en que se forme, entraña unos recuerdos de experiencias anteriores.

Si opinamos que un hombre manifiesta una actitud autoritaria, lo que queremos decir es que sus opiniones, sus creencias y sus actos con respecto, por ejemplo, a las revueltas estudiantiles, y el tratamiento de los delincuentes, poseen una notable continuidad que los diferencia claramente de las opiniones, creencias y actos de otra persona con una actitud liberal.

Tener una actitud es comprometerse con un punto de vista. Por esta razón, los psicólogos consideran las actitudes de una persona como un elemento clave para comprender lo que dice o hace y para predecir su comportamiento en determinadas situaciones.

El término ACTITUD puede ser definido como la manifestación de un estado de ánimo o bien como una tendencia a actuar de un modo determinado.

Utilidades de las actitudes

Una actitud es una tendencia relativamente duradera a interpretar las cosas de una determinada manera, ya que, una vez formada, actúa a modo de filtro de la información recibida. Existe una tendencia a negar, desfigurar o ignorar los datos nuevos que puedan perturbar la actitud existente, y a seleccionar a los que la refrendan o apoyan. Esta discriminación tiene el efecto de dividir en categorías los objetos y acontecimientos, de manera que sea mucho más fácil dar una respuesta generalizada.

Tomemos, por ejemplo, la situación de dos estudiantes que comienzan a conocerse. Pedro comparte una habitación con Juan. Al principio todo marcha bien hasta que Juan hace una observación que induce a suponer que es protestante. Pedro tiene sus ideas sobre los protestantes; en consecuencia comienza a experimentar una profunda aversión hacia Juan. Su actitud hacia este último no es como persona individualizada, puesto que no le conoce lo bastante, sino como miembro de una categoría de individuos que se supone son todos iguales.

juego de niños en el exterior

La falta de espacio en sus casas induce a estos niños a jugar en un solar. Tales experiencias infantiles pueden dar origen a la formación de fuertes lazos comunitarios y de una afición por el ejercicio físico. Si una madre lleva a sus hijos a un museo de ciencias. Despertar el interés del niño es un modo de formar actitudes.

Dicha categoría ha sido ya catalogada con anterioridad, de modo que, habitualmente, Pedro siente, piensa y actúa respecto a sus miembros de manera más o menos consistente. Tenía una actitud hacia los protestantes que Juan contribuyó a activar.

Sin embargo, las actitudes no sólo simplifican la complejidad de nuestro ambiente social, sino que nos proporcionan claves para conducirnos adecuadamente. Pueden llevarnos a juzgar erróneamente a nuestros vecinos hasta que los conocemos mejor, pero alguna clasificación es esencial para hacer frente con rapidez y eficacia a todos nuestros encuentros sociales. Necesitamos una advertencia previa de que un hombre puede ser honrado, una opinión peligrosa o una política desastrosa, de manera que podamos prepararnos para actuar en consecuencia. Sin nuestras actitudes no sabríamos cómo actuar en situaciones nuevas.

Cuatro funciones básicas
La manera cómo se forman y cambian las actitudes se comprende mejor observando las razones que inducen a las personas a ostentar las que poseen. Según el profesor Katz, de la Universidad de Michigan, las funciones que cumplen las actitudes para la personalidad pueden agruparse bajo cuatro epígrafes principales: la función del ajuste social: sirven para alcanzar metas deseables y evitar las indeseables.

La función de la expresión de valores: el individuo las utiliza para ofrecer una imagen de sí mismo que le sea satisfactoria. La función de conocimiento: se utilizan para elaborar un sistema de criterios que organizan y estabilizan el mundo de experiencias cambiantes. La función autodefensiva: se utilizan para protegerse de verdades interiores o de las realidades del mundo exterior.

Veamos primero la función de ajuste social: En general, la persona trata de ajustar su comportamiento de modo que obtenga el mayor número de recompensas y los menores castigos posibles. En el curso de su iniciación en una sociedad determinada, y en diversos grupos en el seno de la misma,el niño se siente atraído por los objetos y personas que asocia con la satisfacción de sus necesidades y deseos; y le repelen los que se lo impiden o los que le castigan.

Una investigación estadounidense puso de manifiesto que dos tercios de los niños preguntados tenían actitudes políticas similares a las de sus padres. La intensidad de una campaña política puede dejar una impresión duradera.

Puesto que depende de los adultos durante un período de tiempo relativamente prolongado, en una época en que la imagen de sí mismo es más maleable, sus padres ejercen una poderosa influencia en la formación de sus actitudes. Los efectos de las necesidades sociales así inducidas pueden ser muy duraderos.

Por ejemplo, un grupo de investigadores norteamericanos descubrió, en un estudio a escala nacional, que cuando ambos padres tenían las mismas ideas políticas, aproximadamente los dos tercios de los hijos pertenecían al mismo partido que ellos; la pauta era, sin embargo, menos marcada cuando los padres diferían en actitudes políticas.

Los padres contribuyen de dos maneras a formar las actitudes de los hijos. En primer lugar, los métodos de crianza dirigirán la atención del niño hacia ciertas partes de su medio, al mismo tiempo que ignorará otras. Los padres le pondrán en contacto con determinados alimentos, determinados tipos de personas y un determinado tipo de literatura y esparcimiento, que constituyen su estilo de vida.

El niño se ve obligado a juzgar estos objetos y actitudes, manifestándose en pro o en contra de los mismos.

Los padres desempeñan un papel crítico en la adquisición de las actitudes de ajuste social del niño, pues éste está en contacto directo y constante con sus actitudes y valores. Una investigación estadounidense sobre las actitudes de los escolares blancos hacia los negros reveló que el contacto con estos últimos tenía poco efecto sobre las actitudes negativas.

Los niños de las escuelas de Nueva York exclusivamente para blancos y los alumnos de las escuelas mixtas tenían hacia los negros actitudes notablemente parecidas a la de los niños del Sur. Aunque algunos de los niños dijeron haber tenido experiencias agradables con negros, esto no variaba el grado de su prejuicio contra ellos.

El factor crítico era la actitud de los padres, fortalecida no sólo ante la vista de cómo se trataba a los negros como seres inferiores, sino también por estar claro que se trataba de una actitud socialmente aceptable. En resumen, la actitud daba resultado.

A medida que van pasando los años, el individuo pasa a formar parte de numerosos grupos fuera del ambiente familiar, y se independiza cada vez más de sus padres para la satisfacción de muchas de sus necesidades. La pertenencia a estos nuevos grupos ejerce gran presión sobre las actitudes, que desempeñan una función de ajuste social.

El aspirante a ingresar en un grupo está sumamente interesado en demostrar que comparte ciertas actitudes, creencias y características de comportamiento, puesto que eso significa «comprar la aceptación». En los grupos políticos, por ejemplo, el converso es a menudo más fervoroso en sus protestas de fidelidad que quienes han pertenecido al partido durante toda su vida.

El compartir las actitudes significa tener una comunicación más fácil con el grupo. Cualquier grupo que carezca de unidad de criterio para atribuir significados comunes a los mismos objetos o acontecimientos se disolverá rápidamente.

Esta es la razón de que cuando un Gobierno adopta una política de discriminación racial, erige barreras materiales entre los grupos raciales a fin de evitar que compartan creencias y actitudes. A los grupos sociales reprimidos no sólo se les mantiene en una situación económica deprimida, con el fin de que «se vea que son ciertas» las actitudes promovidas oficialmente respecto a su inferioridad, sino que se les encierra en campos o reservas que reducen la oportunidad de comunicación. Se establece así un círculo vicioso.

Las actitudes «desviadas» tienden a considerar el comportamiento del otro grupo como indeseable, hostil o peligroso, reduciendo de este modo las motivaciones para superar las barreras de la comunicación. La falta de comunicación provoca una mayor divergencia entre las actitudes, lo que conduce a considerar el comportamiento como hostil e inaceptable.

confort de niños en sus hogares

Rodeados de cuadros y de confort material, los niños aprenden a asociar estas cosas con los conceptos de placer y satisfacción y con un determinado estilo de vida.

Actitudes valorativas
Mientras que muchas actitudes sirven a la función de conformidad social, acatándolas o demostrando que quien las detenta «está de acuerdo», la finalidad de lo que Katz ha denominado «actitudes valorativas» es frecuentemente otra, consistente en disociar a quien manifieste la actitud de su grupo de pertenencia obligado.

Un hombre puede considerarse diferente de su grupo en algún aspecto importante y encontrar un verdadero placer en expresar las actitudes que reflejen sus creencias en contra de quienes le rodean. Así, los jóvenes, mediante su atuendo, lenguaje y actitudes, se disocian de las opiniones y estilo de vida de sus padres, y se identifican con sus iguales.

Un estudio intensísimo de las actitudes de diez hombres hacia Rusia (época de la Guerra Fría), ilustra muy bien el funcionamiento de una actitud valorativa. Uno de los sujetos del estudio era un hombre que se regocijaba mostrando sus opiniones radicales ante sus conservadores compañeros.

Todos los días hablaba de los despropósitos de la prensa «capitalista» en un intento de mostrarse superior. No le preocupaba lo más mínimo que su actitud le aislara del grupo, porque su verdadera identificación era con un grupo de intelectuales, aunque no tuviera contacto con ellos más que a través de la lectura.

En el caso de las actitudes valorativas, la recompensa no está tanto en el prestigio o reconocimiento social como en la confirmación del tipo de persona tal y como se ve a sí misma.

Los individuos no sólo adquieren actitudes para satisfacer diversas necesidades sociales y psicológicas; también tratan de dar un significado a hechos que afectan a sus vidas, de conocer lo que pasa en el mundo. La gente necesita un marco de referencia —una escala de valores con la que entender al mundo— y las actitudes proporcionan dicha base. En el estudio citado más arriba, se descubrió que tener una actitud hacia Rusia significaba algo más que estar en pro o en contra: era también un modo de percibir y conocer Rusia.

Las actitudes se utilizaban para mantener la imagen ordenada y firme a la que ya se habían ajustado sus gustos y asperaciones. Un hombre que no había podido cursar estudios centró su valoración en las oportunidades para la enseñanza superior que había en Rusia. Otro, que deseaba mantener a toda costa su precario rango de clase media, excluía sistemáticamente todo cuanto pudiera amenazar sus aspiraciones sociales, aunque no fueran inmediatas, y, en consecuencia, veía el comunismo como un «objeto» que debía evitarse.

Actitudes defensivas
Tal vez nuestras actitudes no nos den una imagen muy completa del mundo y es bastante probable que nos ofrezcan una visión distorsionada. Sin embargo, es un mundo posible, al que hemos aprendido a adaptarnos.

Además de gastar una considerable cantidad de energía en sacar el mayor provecho del mundo exterior y en ofrecer una imagen de sí misma a los demás, la persona también la gasta en formarse una imagen de sí misma. Tenemos que defender dicha imagen tanto de los peligros exteriores —el modo de reaccionar de los demás— como contra los propios impulsos inaceptables procedentes de nuestro interior y contra nuestro conocimiento de cómo somos en realidad.

Muchas de las actitudes tienen su origen en la defensa de nuestra propia imagen. Si, por ejemplo, tenemos un complejo de inferioridad profundamente enraizado, trataremos de ocultárnoslo a nosotros mismos proyectando esos sentimientos en algún grupo minoritario y haciendo gala de una fanfarronería manifestada en actitudes de superioridad  hacia  él.

En un estudio sobre las actitudes de los ex-combatientes estadounidenses hacia los judíos y los negros, se comprobó que los que pensaban que su posición social había descendido desde la guerra manifestaban intensas actitudes negativas hacia ambos grupos, mientras que quienes consideraban que su posición había mejorado tenían unos prejuicios notablemente menores.

No es que los miembros del primer grupo sufrieran una privación económica debida a la competencia de judíos y negros, sino que estimaban que su posición social relativa había descendido y era esencial para su autodefensa creer que todavía había un estrato por debajo del suyo.

Todas las personas utilizan actitudes defensivas de vez en cuando, pero difieren en el grado y en el concepto que tienen de ellas como medidas de protección. Generalmente, no se dan cuenta de sus actitudes de autodefensa, especialmente en el momento en que las utilizan, pero quienes poseen una personalidad esencialmente sana sí advierten, más tarde, que han estado engañándose a sí mismos.

discusion entre hombres

Las actitudes pueden modificarse o cambiarse radicalmente mediante la discusión y el contacto con otras personas. En la fotografía, un hombre discute acaloradamente con otro en un intento de hacerle variar de opinión  sobre  un determinado tema.

Dado que las actitudes desempeñan una diversidad de funciones para la personalidad, es obvio que no habrá un sistema universal para cambiarlas. El primer paso debe ser siempre determinar cuál es la función que cumple la actitud en cuestión. Si es fundamentalmente un medio de conocer el mundo pero se ha formado sobre la base de una información inapropiada, los intereses de la persona podrán progresar merced a su flexibilidad para absorber nuevos datos. En tales casos existen diversas técnicas que pueden resultar eficaces, tales como películas, discusiones de grupo y conferencias.

Si, por otro lado, la actitud es fundamentalmente un medio de ajuste social, un medio de identificarse con un grupo admirado o una forma de autoafirmación, el individuo estará menos interesado en los hechos y más en lo que los demás piensan de él. En este caso deben cambiarse las actitudes de todo el grupo, como se ha hecho, en ocasiones, con bandas de delincuentes, o proporcionarse al individuo un nuevo grupo que le resulte igualmente satisfactorio y que apoye su cambio de actitud.

Las actitudes utilizadas para proyectar conflictos internos sobre otros individuos o grupos estarán más enraizadas en el sistema defensivo de la personalidad y es improbable que respondan a nuevos datos o a la manipulación en grupo. Para modificar una actitud de este tipo es preciso reducir la amenaza de que se siente objeto la personalidad, y esto puede implicar una terapia individual.

En general, es probable que una actitud persista sin modificar mientras le sea útil al individuo y le ayude a llevar una vida feliz y satisfecha. Una vez que ya no cumple su función, será modificada o sustituida por otra radicalmente nueva.

Fuente Consultada: La LLave del Saber Tomo II La Evolución Social – Ediciones Cisplatina S.A.

El Faisán Alimentación Costumbres Origen y Distribución

INFORMACIÓN SOBRE ORIGEN Y COSTUMBRES DEL FAISÁN

Faisán es el nombre común que reciben unas 50 especies de aves y que pertenecen a la familia del pavo real. Sobreviviente, a través de los siglos, de la rapacidad y la gula, la hermosa ave se ha aclimatado en bosques y praderas de diversos países, donde su cria se encara hoy no solamente como un “hobby” sino como una excelente inversión. Todos los faisanes, a excepción de la gallina del Congo africana son nativas de Asia, aunque algunas especies han sido introducidas en diferentes lugares.

el faisan

A través de los siglos la naturaleza, fatalmente, clasifica y descarta a las especies vivas en forma tal que, a esta altura del siglo puede asegurarse acerca de las especies silvestres que “sólo sobrevivieron las más capacitadas”.

Tal ocurre con los faisanes, gallináceas de notable belleza y elevado valor gastronómico, que a pesar de ello se han conservado, un poco por su gran capacidad de defensa y otro por el hecho de haber recibido protección, primero de los grandes señores feudales, luego de reyes, más tarde de gobiernos republicanos conservacionistasy por último de particulares que comprobaron que su presencia en campos y bosques significa una considerable entrada anual de dinero, sin mucha inversión de personal y prácticamente ninguna en cuanto a infraestructura.

Ubicado entre las gallináceas de mayor porte, el faisán es considerado oriundo del extremo este asiático. Desde allí, según tradiciones y leyendas, fue trasladado hacia el oeste y despertó el interés y la gula de los aristócratas romanos.

A ellos se debería la aclimatación en masa, en las selvas y llanuras europeas, de las razas asiáticas, las cuales, por otra parte, habrían sido antes aclimatadas en la Macedonia y algunos valles de Grecia. Lo cierto es que ya en la Edad Media se lo consideraba natural de los bosques del centro de Europa, tal su aclimatación y difusión.

Las especies más comunes, en cuanto a la caza se refiere, fueron el faisán “tenebroso” (de plumaje brillante en tonalidades negras, rojas y azules) y el “decollar”, perteneciente a la gran subfamilia “colchica” y que, por su corpulencia y rapidez en el vuelo ha sido adoptado por casi todos los criaderos y cotos de caza europeos y norteamericanos.

Por tratarse de un ave omnívora, el faisán justifica su presencia tanto en las zonas rurales como en parques y haciendas exclusivamente ganaderas, ya que, una vez adulto, está obligado a combinar su dieta de cereales y gramíneas con hidratos, grasas y calcio que le aportan los pequeños roedores, reptiles y muy especialmente insectos de todo tipo.

Al igual que otras caminadoras, el faisán es un gran consumidor de ratones de campo y, aunque víctima propiciatoria de las comadrejas, no vacila en seguir a éstas, ya adulto, cuando están con la cría, para engullirse al primer cachorro que se desprenda de la madre. Tal condición ha favorecido la expansión del faisán que, por otra parte constituye uno de los trofeos máximos de la caza menor, algo así como el ciervo rojo para los aficionados a la caza mayor.

La aclimatación de los faisanes se ha intentado siempre con éxito en los países que cuentan con dos elementos fundamentales y próximos, a saber: praderas con grano suficiente y bosques con árboles desarrollados. En la pradera, el faisán se alimenta; en los árboles altos, duerme. Esa combinación, más alguna aguada natural, le bastan.

Los intentos de sueltas deben ser, al principio, masivos, es decir no se puede intentar, por problemática, la población de determinado sitio con cinco o diez yuntas o planteles (un macho ydos hembras). Las observaciones de los técnicos indican que las sueltas deben hacerse con ejemplares jóvenes (no más de 4 meses de edad) y en número superior a cien para campos de 500 hectáreas. Además, se suministrará en el lugar de la suelta, durante los primeros meses, una cantidad determinada de alimento al cual estén acostumbrados los faisanes.

En todos los casos, antes de efectuarse la suelta, corresponde realizar un censo de animales depredadores, especialmente comadrejas, zorros y zorrinos y realizar batidas con el propósito de asegurar que los faisanes jóvenes alcancen la adultez. Esa batida deberá repetirse al comenzar la primavera siguiente, para asegurar la subsistencia de los primeros nidos y el nacimiento de faisanes en libertad. El resto será de competencia exclusiva del equilibrio y la selección naturales, ya que, según la vieja frase de los cazadores “donde haya faisanes, habrá zorros” .

faisan dorado

El faisán dorado, es una especie autóctona de China central y occidentaly se caracteriza por el largo y brillante plumaje. Se alimenta de bayas , semillas  e insectos. Sus vuelos son cortos y debido a sus poderosas alas puede despegar del suelo, casi vertical.

faisan comun

Faisán Común

Faisán común, el dorado y el dorson negro fueron introducido en Argentina en el oeste de la provincia de Río Negro y sur de Neuquén con fines ornamentales y cinegéticos. Posteriormente se registraron parejas lejos de los jaulones originarios (Gelain, 2010 y Grigera y Trejo, 2009)

Fuente Consultada:
Ciencia Joven Fasc. N°34 Edit. Cuántica Nota de Agustín Perri