Jerusalén

Movimiento Iconoclasta del Imperio Bizantino Emperadores Iconoclastas

Movimiento Iconoclasta de Bizancio
Emperadores Iconoclastas

En el año 476 de la era cristiana, Odoacro, jefe germánico de los conquistadores bárbaros, depuso al emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo. El acontecimiento marcó el fin de una época en la Europa occidental. Por otro lado en Oriente, el imperio seguía viéndose agitado por la presión bárbara.

Desde la nueva gran capital que Constantino había construído en el Bósforo, «Constantinopla, la nueva Roma», sus herederos y sucesores gobernaron un imperio que se extendía desde el Danubio a Assuan y de la costa de Dalmacia a las montañas de Armenia. El último de ellos, con su herencia un tanto disminuida por las guerras que tuvieron lugar a lo largo de los siglos, murió defendiendo la ciudad contra los turcos otomanos en 1453.

fuego griego

Los bizantinos utilizaron su arma secreta, el fuego griego, con gran éxito contra los árabes. Era una mezcla de cal viva, petróleo y azufre y ardía en cuanto la cal viva entraba en contacto con el  agua.

Tres raíces. La civilización bizantina tenía tres raíces: en Roma, en Grecia y en el Próximo Oriente. Pero los bizantinos no fueron simples receptores pasivos de las influencias del pasado. Continuaron las tradiciones e ideas del imperio romano, de la Grecia helenística y de los mundos semítico e iraní, parcialmente helenizados, pero elaboraron su propia síntesis. Crearon una estructura de ideas sobre Dios y el hombre, gobernantes y gobernados, la naturaleza y el arte, más resistente y duradera que ninguna otra en el mundo entonces conocido.

El imperio bizantino era un estado centralizado en un mundo medieval de poderes fragmentados y locales. Heredó del imperio romano de Diocleciano y sus sucesores una estructura integrada por provincias y departamentos de estado, un sistema legal común, una compleja maquinaria de recaudación de impuestos en moneda y en especie y una burocracia culta y profesional.

Un emperador fuerte podía dirigir y modificar estos elementos para ajusfarlos a las circunstancias cambiantes; un emperador débil pronto se daba cuenta de que los procesos de gobierno no necesitaban más que su participación formal.

El emperador y el patriarca
El emperador era un autócrata que no tenía que responder de sus actos ante nadie, como un monarca helenístico. Pero era un gobernante cristiano de un país cristiano. A los primeros creyentes les intranquilizaban los gobernantes seculares, pero los consideraban como una molestia pasajera; lo importante era la segunda venida de Cristo.

El cristianismo bizantino había absorbido la visión jerárquica del universo propugnada por la filosofía griega del último período. El emperador era el representante de Cristo en la Tierra, el mediador entre Dios y su pueblo, y su persona y todos sus actos tenían un  carácter   sagrado.

Junto a él se alzaba el patriarca, jefe de la Iglesia Ortodoxa, cuyas diócesis tenían una estructura coincidente con las divisiones administrativas del Imperio. A los historiadores acostumbrados a los conflictos entre el papado y el imperio en el Occidente medieval les parecía que la Iglesia no era más que un departamento del estado de Bizancio.

La iglesia bizantina nunca tuvo que operar en un vacío de poder, como el papado a principios de la Edad Media. La Iglesia y el Imperio cristianos eran dos caras de la misma moneda. El patriarca era el responsable de la pureza de la fe y de la oración y la liturgia, que aseguraban la protección divina. El emperador se ocupaba de los asuntos de este mundo, entre los que se incluía el de comprobar si sus subditos se adherían a la fe proclamada por el patriarca.

Tal era el ideal; los conflictos esporádicos eran debidos  a  la  imperfección humana.

templo bizantino en la roca

El Valle de Goreme, en Capadócia, Turquía, está compuesto de extrañas formaciones rocosas. Allí se cincelaron muchas iglesias, bellamente pintadas, y se utilizaron como refugios durante las invasiones árabes.

Los monjes, cuyos incontables monasterios no estaban organizados en Ordenes, como en Occidente, velaban por el patriarca y el emperador. El prestigio del hombre santo, que renunciaba al mundo y a sus obras en pos de la comunión directa con Dios, era inmenso en Bizancio.

En ellos, más que en la iglesia secular, buscaban los hombres orientación moral, seguridad emocional y, en ocasiones, una protesta efectiva. Tuvieron un importante papel en las complejas relaciones entre la Iglesia y el Estado.

Puesto que había un solo Dios y una sola Iglesia, no podía haber más que un emperador. Teóricamente el imperio bizantino representaba a todo el mundo cristiano. Los demás estados eran aberraciones temporales y lamentables, o parte de un plan divino para castigar a los bizantinos, que a menudo se llamaban a sí mismos Nuevo Israel por sus pecados y herejías.

Un emperador que sufría frecuentes derrotas u oposición no era un verdadero monarca. Podía ser depuesto por un rival victorioso, a quien evidentemente Dios favorecía más. Los emperadores eran entronizados y depuestos a veces con asombrosa rapidez, pero el imperio, y el plan divino del que éste era un mero instrumento, eran indestructibles.

Los iconoclastas
Esta concepción del mundo dio a los bizantinos una gran confianza. Fortaleció su superioridad tecnológica y económica y su poder militar, a menudo brutal, mientras las cosas fueron bien y les proporcionó una gran capacidad de reacción y resistencia ante la adversidad y la derrota. Ello significa que los conflictos políticos se concebían desde el punto de vista religioso.

En los días oscuros de mediados del siglo VIII, León III y su patriarca declararon que el culto tributado a las imágenes de los santos era idólatra. Los emperadores iconoclastas, apoyados por los ejércitos de Asia Menor, empezaron a destruir las imágenes y los mosaicos de las paredes de las iglesias, a cerrar monasterios y confiscar sus propiedades y a denunciar y perseguir a los partidarios de las antiguas prácticas religiosas. Durante un siglo, con un breve respiro, los iconoclastas se mantuvieron en el poder.

Los teóricos de la iconoclastia eran sinceros en sus afirmaciones. Creían que los largos años de derrota y humillación a manos de árabes y búlgaros eran una señal de desagrado divino y había que encontrar la causa. Los sutiles argumentos filosóficos acerca de la relación entre imagen y realidad, heredados de la filosofía griega, parecían sospechosos en una época más dura. Pero tras la disputa filosófica se escondía la actitud rígida de los duros soldados de origen campesino del Asia Menor, de los que dependía ahora el destino del imperio. Se resentían de la perfeccionada cultura de la capital y eran hostiles a la creciente riqueza y poder de los monasterios.

mosaicos bizantinos

Un panel de marfil del siglo X representa a Cristo bendiciendo a Romano II y a su esposa Eudocia. El emperador emprendió una victoriosa expedición que arrebató Creta a  los sarracenos.

Una cultura «griega»
Bizancio no sólo era cristiana; también era griega, sobre todo desde la pérdida de sus provincias egipcia y siria en el siglo vil En Bizancio, como en el mundo helenístico del que era heredera, el ser griego no tenía nada que ver con la raza. Era una cuestión de idioma y cultura.

Muchas de las personalidades del mundo bizantino, incluyendo algunos emperadores, eran de origen armenio: Juan Axuch, amigo personal y principal ministro del papa Juan II, era un turco seldjúcida; Romanos, el mejor himnógrafo de la Iglesia Ortodoxa, sirio; Gregorio Pakurianos, comandante en jefe del ejército bizantino en el siglo XI, de Georgia. El poder absorbente de la cultura griega cristiana era tan grande como en su día lo fue la pagana.

Y sin embargo los bizantinos no se llamaban a sí mismos helenos (griegos), al menos hasta sus últimos días; se les conocía como romanos, pues el imperio romano nunca llegó a su fin en Oriente. Para ellos no hubo una Edad Media que los separara bruscamente del mundo antiguo, ni tenían la sensación de ser los supervivientes de un cataclismo, como a menudo ocurría en Occidente. Este sentimiento de continuidad hizo que les resultara fácil y tentador el tratar de recrear el mundo antiguo, aunque, por supuesto, en versión cristiana.

El resurgimiento político y militar bizantino tras el siglo de iconoclastia fue acompañado de un renacimiento cultural. Los hombres investigaron, copiaron, estudiaron e imitaron las obras griegas clásicas de literatura, filosofía y ciencias. Aprendieron directamente de Tucídides, Polibio y Plutarco cómo analizar el carácter individual de los hombres y su conducta política. Utilizaron como modelos a los retóricos de Grecia para hablar y escribir con elegancia y persuasión. De Galeno y sus sucesores aprendieron los secretos de la medicina.

De Arquímedes, Euclides y Ptolomeo adquirieron la austera visión de las matemáticas. Incluso estudiaron a los novelistas griegos y de ellos aprendieron el arte de la ficción. Su herencia llegó a abrumarles. A veces desearíamos que se hubieran preocupado menos por la conservación y más por la autoexpresión.

Y sin embargo, no carecían de originalidad, aunque a menudo estuviera enmascarada por la imitación de los modelos clásicos. Alguna vez, al seguir el pensamiento de Platón, pusieron en tela de juicio, aunque involuntariamente, los fundamentos de la revelación cristiana.

La instrucción y la cultura no estaban monopolizadas por el clero. Los laicos también eran hombres de letras, y un erudito no religioso podía ser nombrado patriarca y pasar por las distintas órdenes canónicas en pocos días. Es lo que sucedió en el siglo IX, con Focio, el hombre más culto de su época, alto palaciego, patriarca y suscitador del «cisma de Oriente». Es sorprendente que muchos emperadores fueran a su vez hombres de letras.

La sociedad bizantina era muchísimo más ilustrada que la de la Europa occidental, hasta que ésta última emergió de la Edad Media.

En las artes plásticas encontramos elementos griegos, romanos y orientales fundidos y mezclados, que forman algo nuevo. Muchos de los exquisitos relieves de marfil y alabastro son de sentimiento e inspiración clásicas. En los mosaicos, pinturas e iconos con que estaban adornadas las iglesias bizantinas la figura humana pierde sus proporciones clásicas y se resaltan los ojos, como en los retratos de las momias egipcias, y las figuras son planas y alejadas del espacio real y tridimensional.

Las iglesias bizantinas tenían un exterior de obra de ladrillo lisa o con decoraciones muy simples. Pero en el interior estaba pintado en vivos colores el esquema del universo y el plan de salvación, desde los profetas, en el atrio, a través de la procesión de santos y los sucesos de la vida de Cristo y la Virgen, que resplandecían en el ábside, hasta Cristo, el Pantocrator (Todopoderoso), en la cúpula que lo coronaba todo. Los fieles se veían conducidos al mundo eterno que les rodeaba por todos lados.

Karie Cami
Las figuras abstractas y ascéticas del siglo IX (los iconoclastas destruyeron la mayor parte del arte figurativo eclesiástico anterior y, por su parte, no produjeron ninguno) son sustituidas por figuras austeras y poderosas en los siglos X y XI.

Todavía pueden verse en Grecia en la iglesia de Dafni, en Hosios Loukas y en el Nea Moni, en la isla de Chios. Son la expresión de la confianza y la fuerza de la sociedad bizantina de la época. Al igual que en la literatura, también el arte del siglo XII presenta una vuelta a las representaciones más dinámicas y clásicas.

Los grandes mosaicos de la Sicilia normanda, de Palermo, Monreale y Cefalú, obra de artistas bizantinos, constituyen la mejor muestra de este arte.

Tras la restauración bizantina de 1261, aparece un nuevo y tierno estilo humanista, basado en el arte clásico del siglo anterior. Los magníficos y cálidos frescos y mosaicos del Karie Cami, en Estambul, que no se han abierto al público por completo hasta fecha reciente, son los mejores monumentos de este último período del arte bizantino, que sin duda alguna contribuyó al florecimiento del arte prerrenacentista italiano de Giotto y sus contemporáneos.

La tradición artística bizantina subsistió tras la caída de Constan-tinopla en Creta, donde nació y se educó Domenikos Theotokopoulos, El Greco.

El arte secular es menos conocido, aunque parece haber pasado por las mismas etapas que el eclesiástico. Nos ha llegado a través de ilustraciones de libros, pues los grandes palacios, con sus frescos y mosaicos, están todos destruidos.

Visto desde la perspectiva de nuestros días, el principal papel de Bizancio fue la conservación de las ideas del mundo clásico hasta el Renacimiento, que en los demás lugares se habían perdido. Pero no fue nunca una conservación pasiva y desinteresada. Como todas las sociedades, los bizantinos adaptaron, transformaron y enriquecieron su legado y lo hicieron llegar a nosotros, sus herederos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia La Fuente del Saber – Tomo II La Evolución Social – Ediciones Cisplatinas S.A.

Religiones Dualistas Breve Descripción Concepto y Significado

Religiones Dualistas Breve Descripción
Concepto y Significado

¿Es el mundo un campo de batalla en el que se enfrentan las fuerzas de la Luz y las de las Tinieblas? A lo largo de la Historia, tres religiones se ocuparon de este tema, proponiendo diversas soluciones.

Si Dios es bueno y todopoderoso, ¿por qué existe el mal en el mundo? Una sencilla explicación a la que han recurrido muchos pueblos en distintas épocas de la historia humana es la teoría del dualismo. El Dios bueno no es todopoderoso, se alega. Existen dos fuerzas equilibradas que actúan en el Universo y que están enfrentadas en eterno conflicto. El bien y el mal, la luz y las tinieblas siempre han estado opuestos, y siempre lo seguirán estando.

De esta concepción participaron, aunque en grados distintos, tres religiones: el gnosticismo, el maniqueísmo y el mitraísmo. Ya hace tiempo que desaparecieron. Pero el gnosticismo y sus misterios atrajo la atención de muchos cuando el cristianismo empezó a difundirse.

Las creencias, en cuanto tales, fracasaron. En su lugar se escogieron religiones que prometían una victoria final sobre el mal. Pero las ideas en que se apoyaban estas tres religiones volvieron a aparecer una y otra vez, y el escritor Aldous Huxley llamó al dualismo «filosofía perenne» por esa razón.

Más que una religión en el sentido en que tomamos hoy esta palabra, el gnosticismo fue un conglomerado de sectas místicas y ocultas, que diferían en muchas de sus creencias particulares, pero que tenían cierta unidad, pues participaban de la misma concepción de la naturaleza del universo.

Durante algún tiempo coexistió con la Iglesia primitiva cristiana y recibió alguna influencia del pensamiento cristiano. Sus orígenes, sin embargo, datan de una época muy anterior al nacimiento de Cristo, y son atribuidos, en gran parte, al pensamiento griego e hindú.

El gnosticismo
El gnosticismo empezó a destacar en las primeras décadas del siglo n d. de J.C., cuando se fijaron en él los Padres de la Iglesia y provocó su hostilidad. Alcanzó su punto culminante hacia finales del mismo siglo, decayendo en el m, siendo substituido entonces por la religión maniquea.

La palabra griega gnosis, de la que proviene el nombre de gnosticismo, es traducida generalmente como ciencia o conocimiento, pero para las sectas gnósticas significa revelación, y creían que poseían inspiraciones secretas y misteriosas, solamente asequibles a los iniciados. No se preocupaban de propagar esas revelaciones; al contrario, se esforzaban para que no llegaran a los no creyentes.

Todas las sectas gnósticas eran místicas por naturaleza; en ellas se separaba cuidadosamente a los iniciados de los no iniciados, y tenían muchos ritos, ceremonias, nombres y símbolos sagrados. Por ejemplo, tenían muchos sacramentos: el bautismo de fuego, de agua, del espíritu, de aceite, un bautismo para  la  protección   contra  los   demonios;un rito para agujerear las orejas; una ceremonia para llevar a la novia a la habitación nupcial y otra para participar en comidas y bebidas sagradas. Los gnósticos pensaban que cuando un alma deja al cuerpo y emprende su camino hacia el cielo, es obstaculizada por los demonios.

cuevas escondida de los agnosticos

Muchos gnósticos y maniqueos pasaron su vida orando y ayunando en las cuevas del  desierto.

Si es capaz de repetir la fórmula sagrada que entonces conviene o conoce el símbolo apropiado o ha sido ungida con el aceite sagrado, podrá seguir adelante sin obstáculos.

La mayor parte de los gnósticos eran indiferentes a los placeres del mundo material y practicaban un rígido ascetismo, con el fin de liberarse de los lazos de esta vida terrestre. Cuando un gnóstico «recibía el espíritu» o, hablando en la terminología cristiana, «alcanzaba la visión beatífica» —visión de Dios cara a cara— quedaba liberado de los símbolos exteriores de la religión. Vivía en Dios y podía decirse que había pasado de la muerte a la vida.

Los gnósticos creían que el ser divino era indefinible y superaba todo conocimiento. Pero el «Dios creador» es una entidad separada, y la creación —el mundo natural— está presidida por siete poderes. En la mayoría de los cultos gnósticos, estos siete poderes son espíritus medio malos y medio hostiles. Por debajo de ellos está el mundo de los poderes del mal.

Otra figura característica del gnosticismo es el «hombre principal». Representa a un poder divino que, vencido parcialmente por los espíritus malos, desciende a las tinieblas del mundo de la materia. En él está la esperanza de la salvación. Con el paso del tiempo esta figura irá evolucionando hasta atribuírsele en cierto sentido el carácter de salvador personal. Esto pudo ser consecuencia de las influencias que el cristianismo ejerció sobre el gnosticismo.

La aparición del gnosticismo dentro de la Iglesia primitiva fomentó la oposición entre los cristianos y una firme tradición de autoritarismo. Ante tal oposición, el gnosticismo, siempre fragmentado, sin ninguna creencia que le diese cohesión si exceptuamos el dualismo, fue cediendo y llegó a desaparecer, aunque cada cierto tiempo volvía a resurgir, como herejía cristiana, hasta el siglo dieciséis.

La desunión fue probablemente la causa principal del fracaso del gnosticismo, pero su radical pesimismo, en contraste con la ardiente esperanza e idealismo de la Iglesia primitiva, fue sin duda también un factor muy importante. Otra causa de su fracaso fue posiblemente su gran contenido de experiencias místicas y ocultas, no asequibles a todos. Fracasó también por carecer de un jefe personal, de la categoría de Jesucristo, Buda o Mahoma.

En lugar de tener su propio jefe, lo tomaban de otras religiones, pero en este proceso de apropiación esas figuras que elegían se convertían en pálidos reflejos de lo que realmente eran, reduciéndolos a meros personajes históricos.

El mitraísmo
Hacia el final del siglo ra dos grandes religiones se oponían mutuamente en Europa occidental. Una era de origen persa y oriental, el mitraísmo; la otra era el cristianismo.

El mitraísmo es el culto al dios oriental Mitra o Mitras, que a lo largo de los siglos ha aparecido bajo diversas formas en las distintas civilizaciones. Se encuentra en la religión hindú y era también un dios de Babilonia. En Persia era el dios de la luz, y por transferencia al campo de la moral, era también el dios de la verdad.

Al mismo tiempo era el dios de los campos y de la fertilidad, amigo del bien y opuesto al mal, protector de los ejércitos y de los héroes, enemigo de los espíritus malos y protector de las almas en este mundo y en el otro.

Cuando se extendió el imperio persa, también se propagó el culto a Mitra, y se introdujo por primera vez en Roma hacia el año 68 antes de Jesucristo. Al principio fue arraigando lentamente en Italia, pero hacia finales del siglo n comenzó a difundirse rápidamente entre las legiones romanas, que propagaron el culto a Mitra por todo el imperio.

mitrismo y el toro sagrado

Una religión primitiva y abiertamente opuesta al cristianismo fue el mitraísmo, profundamente interesado por la lucha entre el bien y el mal. En muchas ciudades romanas se han descubierto templos del toro sagrado, símbolo  personal de Mitra.

En el mundo romano, se construían templos total o parcialmente en lugares subterráneos y en ellos se celebraban los ritos secretos. El iniciado pasaba por siete grados de conocimiento oculto, a lo largo de los cuales se purificaba por medio de una prolongada abstinencia y severas privaciones. En cada templo se encendía un fuego en el altar que no se apagaba, y tres veces al día se hacían oraciones que iban dirigidas al sol, como fuente de luz y bondad. El símbolo personal de Mitra era el toro.

El mitraísmo, de carácter personal y preocupado por la salvación del alma humana, satisfacía las aspiraciones que tiene el hombre a perfeccionarse moralmente. Esta religión se basaba fundamentalmente en la lucha constante  entre  el  bien  y  el  mal.

El  mal únicamente podía ser vencido por medio de la propia purificación. Si el hombre se purificaba a sí mismo diligentemente —las mujeres estaban totalmente excluidas de la religión de Mitra— la victoria era segura, porque Mitra, el invicto, estaba siempre de parte de los justos.

El alma del justo estaba segura de que entraría en el cielo, donde una vida mejor sería la recompensa por los sufrimientos padecidos en la Tierra. El alma indigna descendía al reino de las tinieblas.

Un día, se pensaba, la lucha entre el bien y el mal cesará y Mitra descenderá para llamar a todos los hombres en sus tumbas, separando a los justos de los pecadores. Entonces el pecador será destruido por el fuego y el justo será inmortal en su cuerpo y en su alma.

El Universo será renovado y no habrá ya más que felicidad en la tierra. La rápida propagación del mitraísmo se debió, en parte, a sus cualidades humanas. Sus comunidades estaban unidas estrechamente por una especie de camaradería fratema. Su carácter eminentemente democrático prescindía de las distinciones sociales. Ricos y pobres, esclavos y libres, todos estaban sometidos a la ley y todos podían ser elegidos para los mismos puestos. Todos disfrutaban  de los mismos sacramentos.

El dios Mitra del mundo romano nos es conocido casi exclusivamente a través de fuentes ajenas al mitraísmo. Por eso nuestro conocimiento de su religión es fragmentario, pero podemos estar seguros de que, a pesar de todas las oscuridades, el misticismo pesimista de los gnósticos y las ceremonias místicas del mitraísmo eran grandiosos y sobrecogedores, y la esperanza de una vida futura mejor era lo que inspiraba a esas religiones.

Los maniqueos
La invasión de los bárbaros, juntamente con la caída del imperio romano, hizo que el mitraísmo fuese decayendo. Podrían bastar estas razones para que fracasase, pero existieron otros dos factores que contribuyeron a ello. El mitraísmo, en muchos aspectos tan liberal, era una religión exclusivamente de hombres; no se admitía a las mujeres.

Los cristianos, sin embargo, exaltaban el puesto de las mujeres y, por primera vez en la historia de las religiones, se creyó que las mujeres tenían alma. En segundo lugar, el cristianismo evangélico de los primeros siglos era directo y simple, mientras que la mitología y cosmogonía del mitraísmo, al tener unos dos mil años de historia, se había complicado y recargado.

Sin embargo, antes de que el mitraísmo desapareciese, fue substituido todavía por otra religión, que también procedía de Persia. Se trataba de la religión del profeta Mani o Manes.

Nacido en Persia en el siglo ni, Mani trató de mezclar la doctrina de Cristo con las antiguas religiones persas. Lo más característico de la doctrina maniquea era su firme e intransigente dualismo, expresado como una filosofía de la Naturaleza. Para el creyente existen «dos raíces» y «tres momentos»; las dos raíces son los dos principios eternamente opuestos: Dios y la materia, la luz y las tinieblas.

san agustin

San Agustín de Hipona, el famoso doctor de la Iglesia cristiana del siglo IV, fue maniqueo durante nueve años, pero le decepcionó esa religión porque no le podía resolver importantes problemas. Por eso se convirtió  al  cristianismo.

Los tres momentos son el presente, el pasado y el futuro. En el pasado, enseña el maniqueísmo, la luz y las tinieblas estaban separadas. Pero un día las tinieblas invadieron el reino de la luz. Para rechazar al agresor, Dios envió a una serie de mensajeros.

El primero fue el hombre principal, que fue derrotado y quedó inconsciente en el campo de batalla. Parte de su luz fue absorbida por los mensajeros de las tinieblas, y de ahí resultó la fatal mezcla de las dos naturalezas. Dios entonces envió a un segundo mensajero, el «espíritu viviente», que rescató al hombre principal, y del cuerpo de sus enemigos fue creada nuestra Tierra y los cielos. El mundo hecho de esta manera es por tanto una mezcla de luz y tinieblas.

El hombre fue creado por los poderes de las tinieblas, pero un nuevo emisario, Jesús, un ser divino, descendió del reino de la luz para manifestarle su doble naturaleza y proporcionarle los medios para salvarse (la gradual separación de la luz y las tinieblas dentro del alma).

Este romper la «mezcla» que es el verdadero objetivo de la ética maniquea, sólo puede .lograrse por medio de un total ascetismo. En el futuro, la restauración del dualismo primitivo se logrará con la total separación de los principios del bien y del mal. El mundo será consumido por un gran fuego, y cuando termine, las partículas de luz que queden serán liberadas y las tinieblas, incapaces de ampliar sus dominios, quedarán aprisionadas para siempre. Las almas de los justos serán glorificadas en el reino de la luz.

El maniqueísmo se convirtió en una gran religión porque unía una antigua mitología y una concepción escrita del mundo con un culto espiritual simple y una moralidad estricta. Ofrecía una revelación, una redención y unos valores morales junto con la inmortalidad. Iba dirigido a todos y no imponía preceptos imposibles para el hombre ordinario. Finalmente, daba una solución simple del problema del bien y del mal.

El maniqueismo dio un paso decisivo en el Este, es decir, en Persia y Mesopotamia, y durante varios siglos la sede del jefe mani-queo estuvo en Babilonia. Sus orígenes persas bastaban para asegurar su odio por parte de Roma, y fue condenado en el año 296 por el emperador Diocleciano.
Pero el maniqueísmo no desapareció del todo; subsistió a su modo entre los monjes de Egipto; durante la Edad Media surgirá una herejía con raíces maniqueas que se extenderá por Europa. En el Este desapareció con la invasión de los mongoles en el siglo XIII.

El fin del dualismo
Ya hemos expuesto algunos de los motivos por los que fracasaron las religiones dualistas. Un teólogo cristiano dirá que el triunfo de su fe se deriva del hecho de que el mal, aunque poderoso, esté sometido a la providencia del único Dios, supremo legislador del Universo. El gnosticismo, el mitraísmo y el maniqueísmo desaparecieron porque defendían que el poder del mal es independiente e igual que el poder del bien.

Historia de los Mormones Origen, Costumbres y Creencias

Origen, Costumbres y Creencias de los Mormones
Su Fundador Joseph Smith

En regiones extensas y poco habitadas en las que la naturaleza hostil reduce los contactos, no es raro ver cómo nacen corrientes de ideas y conceptos transmitidos de generación en generación y que siguen practicándose en circuito cerrado.

En los Estados Unidos, esta forma de «sectarismo» ha hecho nacer creencias religiosas entre las cuales la más notable es la de los mormones. Esta secta se da a sí misma el nombre de «Church of Jesús Christ of Latter Day Saints» (Iglesia de Jesucristo de los santos del Último Día).

Los mormones son, aproximadamente, un millón, de los que la mitad  viven  al  oeste  de  Utah. El profeta y fundador de la secta fue Joseph Smith, nacido en 1805 en Sharon, Vermont, Estados Unidos. Según sus declaraciones, en 1820 se le apareció el ángel Moroni en el Mont Cumora, al oeste de Nueva York.

profeta mormon smith

El profeta y fundador de la secta fue Joseph Smith

Este ángel lo visitó desde entonces regularmente y, en 1827, le confió un secreto: en un bosque, bajo una roca, había un cofre que contenía unas tablas de oro. En estas tablas de oro figuraba una escritura desconocida que, no obstante, podía ser descifrada y traducida si se leía con unas gafas especiales. Era la verdadera religión proclamada en América por Cristo después de su resurrección, pero se había perdido y, después de la muerte de Mormon, el último profeta, tenía que ser divulgada por Joseph Smith.

Ayudado por el campesino Ha-rris y el profesor Gowstery, Joseph Smith editó The Book of Mormon. La obra está escrita en el estilo del Antiguo Testamento y con una escritura egipcia modificada.

El movimiento así creado tuvo gran éxito. Smith se instaló con sus discípulos en Fayette (Nueva York), y el 6 de abril de 1830 fundó una iglesia. Él mismo se atribuyó los títulos de sacerdote, profeta y rey. Al principio admitió la poligamia, pero esto le creó muchos problemas que, unidos a otras dificultades, obligaron a los mormones a dejar Nueva York en 1831.

Los discípulos de Joseph Smith se instalaron primero en Ohio. luego en Missouri y finalmente en Illinois, donde Joseph Smith fundó la ciudad de Nauvoo. También quiso fundar una universidad y construir un gran templo. Como había instaurado también la poligamia, las reacciones fueron violentas y todavía las enconaron más las consideraciones económicas y políticas.

En 1844, Joseph Smith presentó su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, erigiéndose campeón de las reformas radicales. Cuando se hallaba en camino hacia Cartago, donde había de encontrarse con el gobernador de Illinois, él y su hermano fueron detenidos y linchados por sus adversarios.

De este modo, con la muerte de su fundador, la religión de los mormones recibió el 27 de junio de 1844 la aureola del martirio. En aquel momento Smith dejaba ya 12.000 adeptos. Sin duda esta «religión» habría caído en el olvido si el sucesor de Joseph Smith no se hubiera revelado un extraordinario conductor de masas.

BrighamYoung (1801-1877), organizador ejemplar, fue expulsado de Illinois junto con todos sus correligionarios. No sólo se apropió del manto del profeta sino que fue, sobre todo, un notable organizador y un jefe. Junto con sus discípulos emprendió la ruta del Oeste.

De 1844 a 1847, recorrieron los Estados Unidos, y al final de esta emigración, el 24 de julio de 1847. llegaron a un valle desolado e impresionante cerca del Gran Lagc Salado, en uno de los extremos occidentales de las Montañas Rocosas.   «Este  es  el  lugar»,   dijo Young, y con estas palabras fue fundado el gran reino mormón.

El 24 de julio es todavía hoy una fecha memorable para los mormones. Lo que Young y sus adeptos hicieron en este territorio, que entonces pertenecía todavía a México, es casi increíble. En pocos años una región desértica se transformó en tierra fértil. Young lo reglamentaba todo. Elegía las tierras que debían dedicarse al cultivo y mandaba excavar canales de riego. También encontró procedimientos para liberar al suelo de su gran contenido de sal. Podría decirse que obligó al desierto a alimentar a una población cuyo número aumentaba rápidamente.

Brigham Young fundó también Salt Lake City, que se convirtió en la capital de Utah, con una población de unos 200.000 habitantes. A pesar de que fue creada en 1847, Salt Lake City es una ciudad modelo. Sus calles son anchas y rectas y en ellas se han creado numerosos y grandes parques.

En 1950, la universidad de Salt Lake City contaba con unos 10.000 estudiantes. El punto central de la ciudad es el Temple Square, donde se hallan los edificios religiosos.

Young y sus ayudantes ejercieron un poder despótico suavizado por la inteligencia y la buena voluntad. Siguió reinando la poligamia, pero se limitó a los principales dignatarios de la secta. Esta poligamia no puede considerarse una concesión a las pasiones humanas, sino más bien una recompensa para los más fuertes y valerosos que habían demostrado estar capacitados para mantener a más de una familia. Como el divorcio no está permitido, la poligamia de los mormones posee cierto carácter, aunque muy singular, de moralidad.

En 1890, Woodruff, uno de los sucesores de Young, publicó un manifiesto en virtud del cual los «santos» estaban eximidos de «la obligación de poligamia», debido a «las leyes del país».

Sólo los que no pertenecen a la secta llaman Salt Lake City a la capital de Utah. Los mormones la llaman Sión. Aunque constituyen una minoría, tienen, en la ciudad, fuerza y riqueza. El gobernador de Utah, la mayoría de los senadores, los miembros del Congreso, las personalidades y los que ocupan puestos importantes, son mormones.

Todas las grandes instituciones, como bancos, hoteles, imprentas, diarios e incluso la estación de radiodifusión, pertenecen a la Iglesia mormona. Ésta es muy rica, pues cada mormón debe entregarle la décima parte de sus ingresos. En cuanto a reglas de vida, son muy estrictas: nada de alcohol, nada de café, nada de coca-cola y nada de tabaco.

Los mormones mantienen la esperanza de que un día el mundo entero adoptará su credo.

CREENCIAS Y COSTUMBRES

A fin de conservar el cuerpo y la mente sanos y fuertes,porque es un don preciado de Dios, existe una ley de salud entregada en 1833 a su fundador Smith. Fundamente hace incapié en los beneficios de una buena alimentación y de la salud física y espiritual, Dios nos pide que se evite el consumo de:

  • Tabaco.
  • Alcohol.
  • Café y té.
  • Drogas ilegales.

Dios promete grandes bendiciones físicas y espirituales a quienes cumplan la Palabra de Sabiduría.

La Ley de Castidad:El sublime poder de procrear y engendrar hijos dado por Dios, debe tratarse con cuidado, pues es un poder sagrado. La ley de castidad renuncia la actividad sexual fuera de los lazos del matrimonio. La castidad significa abstener de relaciones o actividad sexual que va en contra de las leyes y estatutos del Señor.

Los mormones practican el ayuno, como una forma de puruficarse y acercarse a Dios. Aceptan el diezmo porque ellos suponen que todo pertenece a Dios, y entregar una parte es solo devolver algo que no es de ellos. Ven el bautismo como una regla escencial o sagrada, puesto que el Salvador mismo lo realizó mientras estuvo en la tierra.

También practican la imposición de manos par ala bendición de los enefermos, la confirmación y ordenación.Respecto a la Naturaleza de Dios suponen que es un ser perfecto y glorificado, todopoderoso, justo, misericordioso, y amoroso.

La oración es observada y aceptada como una comunicación reverente con Dios, durante la cual una persona agradece y pide bendiciones.

Para saber más:

Solicitar Un Libro Mormón Gratuito

Lugares naturales mas Bellos del Mundo

LOS PAISAJES NATURALES DEL MUNDO

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Glaciar (en Alaska)
El círculo polar ártico atraviesa Alaska, el estado de mayor extensión de Estados Unidos. Por eso su clima es, a menudo, muy riguroso. De sus altas cordilleras han salido largos glaciares de tipo alpino que bajan hacia el mar, donde concluyen abruptamente. De cuando en cuando se desprenden amplios bloques de hielo, algunos de los cuales forman icebergs.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Gran Cañón (EE.UU.)
El Gran Cañón del Colorado es uno de los paisajes naturales más grandiosos de los Estados Unidos. Situado en el norte de Arizona, el lugar es objeto de protección desde finales del siglo pasado y forma parte de un parque nacional que abarca una extensión de 4.860 km2, incluido en la lista del Patrimonio cultural y natural de la humanidad. Es una de las más famosas atracciones turísticas estadounidenses. A lo largo de casi 450 km, el río Colorado fue ahondando una altiplanicie sedimentaria, hasta alcanzar casi los 1.600 m de profundidad y los 20 km de anchura. El clima pasa de subtropical a templado, en función de la altura en las paredes del cañón, donde, por otra parte, son visibles todos los pisos geológicos, desde el pre-cámbrico al terciario.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Parque Nacional de Banff (Canadá)
Creado a finales del siglo XIX, el parque nacional de Banff, en Alberta, es el más antiguo de los parques nacionales de Canadá. Se extiende, con el de Jasper, por una parte de la vertiente oriental de las Rocosas canadienses. Son impresionantes sus paisajes de bosques y montañas, con numerosos lagos.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Atacama
Región desértica del norte de Chile, Atacama ofrece la extraña conjunción de rocas ruiniformes y grandes extensiones pobladas de cactus, junto con numerosos restos arqueológicos.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

 Iguazú
En el sur de Brasil, lindando con Argentina y Paraguay, un afluente del Paraná, el Iguazú,
se desploma, desde sesenta metros, en numerosas cataratas.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Amazonas
El Amazonas es el río más largo del mundo: alrededor de 7 000 km. Su cuenca se extiende sobre casi 7 millones de km2, en territorio de Brasil, Bolivia,  Perú,  Ecuador,  Colombia, Venezuela, Guyana y Guayana francesa. Algunas carreteras atraviesan actualmente la selva que cubre la mayor parte de la Amazonia brasileña.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Everglades (EE.UU)
En el sur de Florida, el parque nacional de los Everglades (5 440 km2), creado en 1947, es
el último resto de una inmensa zona pantanosa, cuya flora y fauna son, aún, riquísimas
.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Cataratas de Niágara (África)
Las cataratas del Niágara, en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, constituyen una espectacular curiosidad de la naturaleza. Se encuentran entre los lagos Erie y Ontario, y forman dos conjuntos —uno canadiense y otro estadounidense—, separados por una isleta, con una caída de unos 50 m. Con anterioridad a la llegada del hombre blanco, eran un lugar sagrado para los iraqueses, quienes les dieron ese nombre que significa «Trueno del agua». Es uno de los centros turísticos más visitados del globo.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Hawai
Situado en el Pacífico norte, el archipiélago de las Hawai (50 estado de los Estados Unidos) es de origen volcánico y algunos de sus volcanes son todavía activos. Un clima agradable (entre 22 y 27 °C) ha favorecido el turismo, aunque la presencia de la base de Pearl Harbor sigue recordando su valor estratégico.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

La Gran Barrera (Australia)
A lo largo de casi 2.500 kilómetros, frente a Queensland, la Gran Barrera sigue el perfil de la costa australiana, de la que la separa un canal con anchura variable, entre 25 y 600 km. El conjunto tiene una extensión aproximada de 210.000 km2 y figura en la lista del Patrimonio cultural y natural de la humanidad. Sobre una cordillera sumergida a finales del terciario se han desarrollado arrecifes coralinos. Son submarinos en gran parte, pero emergen aquí y allá formando centenares de islas e islotes. Su clima tropical y su belleza les confieren enorme atractivo turístico, al tiempo que reclaman medidas de protección para su flora y su fauna (isla de Hinchinbrook).

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

 Bahamas
Las calizas coralinas de los centenares de islas, islotes y rocas que componen el archipiélago de las Bahamas, emergen de una plataforma submarina poco profunda (menos de 100 m). El clima cálido y la proximidad de Estados Unidos explican la enorme afluencia de turistas (casi 3 millones de visitantes al año), principal recurso económico del archipiélago.

glaciar en alaska bellos lugares del mundo

Fiordos Geirangerfjord en Noruega
Es uno de los brazos del Storfjord, y figura entre los fiordos más bellos de Noruega. Sus paredes escarpadas son los bordes de la artesa excavada por la erosión glaciar en el zócalo, que el mar invadió posteriormente. Son las formas típicas de los litorales de zócalos antiguos. El lecho glaciar muestra un perfil en el que se suceden zonas sobreexcavadas (ombligos) y zonas de   menor   profundidad (cerrojos), y que presenta en su terminación un umbral, de manera que sus aguas suelen estar estratificadas.

La Abadia de Montecasino Historia de su Construcción

En 1944 se combatía en los Apeninos meridionales. Los ejércitos aliados (ingleses, franceses y estadounidenses) empujaban lentamente, desde el sur hacia el norte, a las fuerzas alemanas que ocupaban Italia.

Los alemanes habían establecido su resistencia en una línea fortificada que atravesaba toda la península a la altura de los ríos Garillano y Sangro. Era la línea “Gustav”.

La resistencia germana se mantenía firme, y en el comando aliado surgió la convicción de que uno de los puntales del frente enemigo era un monte ubicado en los límites entre la Campania y el Lacio: el Montecasino, que domina la vía Casilina, conducente a Roma.

abadia de montecasino

RECONSTRUCCIÓN DE LA ABADÍA
Ahora ha sido reconstruida tal como era antes del bombardeo. Sus preciosos manuscritos, los códices y los 100.000 volúmenes se hallan expuestos en sus salas, conservados en sus bibliotecas. Allí se dirigen los especialistas en idiomas, en historia y en arte, de todo el mundo, para admirarlos y estudiarlos.Asi, después de mil años, continúa siendo de utilidad la maravillosa obra de los humildes monjes de Montecasino.

Se decidió bombardear intensamente la zona: en los días 15, 17 y 18 de febrero, en una serie de terribles incursiones aéreas, fueron arrojadas toneladas y toneladas de bombas que devastaron completamente la montaña. El bombardeo de la zona no procuró ninguna ventaja militar; desgraciadamente produjo, en cambio, un grave daño a la cultura y al arte: uno de los edificios italianos de mayor valor histórico quedó reducido a escombros. Se trataba de la antigua abadía de Montecasino.

No solamente fue destruido parte del edificio, sino también muchos frescos y cuadros que adornaban las paredes, los muebles y ornamentos antiguos y preciosos. Afortunadamente fue salvado, porque se había tenido la precaución de alejarlo, el enorme tesoro constituido por los manuscritos y los libros.

Este patrimonio comprende 40.000 pergaminos (entre los cuales se encuentran los que datan del año 960 y contienen las primeras expresiones del idioma italiano); 2,000 códices (libros manuscritos) ; 252 incunables (libros publicados en los primeros tiempos de la imprenta) y unos 100.000 volúmenes, todos ellos de gran valor bibliográfico e histórico.

¿Cómo es que esta antigua abadía cuenta con tantos pergaminos y libros antiguos?

CUATRO VECES DESTRUIDA Y CUATRO VECES REEDIFICADA
En tiempos de los romanos se levantaban sobre ese monte dos templos, uno dedicado a Júpiter y el otro a Apolo, rodeados de un bosque sagrado. Hacia el año 529 ascendió al monte un santo monje que derribó el bosque de las divinidades paganas, y sobre sus ruinas comenzó la construcción de un monasterio. Este monje era San Benito, de Nursia.

En el pequeño monasterio, Benito, con la hermana Escolástica y unos pocos compañeros, vivió sus últimos años. Mientras los frailes construían una capilla y otros edificios necesarios, él escribía la “Regla” de una nueva orden, cuya norma característica fue: “Ora et labora”, ora y trabaja.

Pero los tiempos eran tan tristes y agitados, que a los pobres  monjes no les fue posible orar y trabajar en paz.

Ya por el año 581 la abadía fue destruida, por primera vez, por los longobardos. Los monjes se refugiaron en Roma y no regresaron a Montecasino hasta el siglo VIII. Entonces, durante casi doscientos años, la abadía fue realmente como había querido San Benito.

Pero en el año 883 una nueva invasión destruyó el monasterio. Esta vez fueron los sarracenos, y la abadía no fue reconstruida sino a mediados del siglo siguiente.

La obra cumplida por los monjes benedictinos en el campo de la cultura fue muy amplia. Montecasino se convirtió así, en centro de estudio y arte importantísimo dentro de Europa. Y su mayor mérito fue el de conservar valiosas obras de la antigüedad.

Como aún no existía la imprenta, los monjes copiaron todas las obras pacientemente a mano, palabra por palabra, página por página. Aún existen copias manuscritas, hechas por monjes de Montecasino, de algunos libros del historiador latino Tácito y de tratados de Cicerón.

Pero las desgracias de la ya célebre abadía todavía no habían terminado. En 1349 fue nuevamente destruida, esta vez por un terremoto.

Durante los siglos siguientes, su actividad fue muy perturbada por las guerras y cambios políticos que convulsionaron la vida de Italia. No obstante, continuó enriqueciéndose.

Después de alcanzada la unidad de Italia tuvo categoría de monumento nacional, confiado a la custodia de los monjes.

Cuando parecía que las desventuras habían terminado sufrió una destrucción más terrible: la ocasionada por las bombas de la aviación durante la última guerra.

LA IMPORTANCIA DE MONTE CASINO

San Benito de Nursia

San Banito de Nursia

Monte Cassino involucra una revolución. La forma más antigua y también más conocida de organización comunitaria religiosa era, en la época de Benito, la agrupación de los “anacoretas”, religiosos que se congregaban para formar escuela en torno de un anciano considerado como santo, y que vivían en cuevas o bien construían, cada uno para sí, una  celda próxima a la del maestro. Cada monje vivía, trabajaba y meditaba en su retiro. Sólo se reunían para orar en común.

Tal forma de organización, sin embargo, sólo favorecía el individualismo, dando origen a problemas de orden espiritual y también material, sobre todo cuando se incrementaba el número de los miembros de la comunidad. En un intento de solución, San Pacomio fundó en Egipto, alrededor de 323, un nuevo tipo de congregación que acentuaba la vida en común (koinós bíos) o “cenobitismo”. Esa comunidad o convento recibió de su fundador una estructura vigorosa. Fue la primera “regla monástica” propiamente dicha.

Desde un principio, la intensión de San Benito fue seguir con aquel antiguo anacoretismo, pero después se dedicó  a la vida comunitaria.  Otras reglamentaciones ya habían sido escritas  o propuestas  antes,   tanto  en  el Oriente  como  en  el Occidente  cristianos. Pero la riqueza de la experiencia de San Benito y su talento para trazar las normas que reunió en su “Reglas” otorgan una importancia fundamennl a esta obra.

Básicamente, la vida en Monte Cassino representó un tipo de “huida lejos del mundo”, una renuncia a distintos “falsos valores” entre le cuales estaba la misma instrucción intelectual. Esta posición se basaba en el antiguo ideal monástico de San Basilio, que sólo desapareció en Occidente a partir de los siglos VII y VIII , parece ser reemplazado por el “monacato sabio”.

Desde entonces los monasterios se transformaron en importantes centros culturales, donde una figura cobija especial relieve: el copista, que dedicaba casi todo su tiempo a transcribir obras de los clásicos con el fin de perpetuarlas.

Gracias al paciente trabajo de los copistas benedictinos, muchos textos clásicos llegaron hasta nosotros Por otra parte, San Benito tampoco se propuso dar al monasterio una misión de apostolado, de difusión del cristianismo. No obstante, fue tomando como base el modelo de Monte Cassino que, a fin del siglo VI, el papado transformó al monaquisino en un auténtico instrumento de  evangelización.   Esta obra misionera condujo a un renacimiento del monaquismo benedictino, a partir del Papa San Gregorio I Magno  (el Grande).

Organizando a los monjes romanos y a los que llegaban de las regiones ocupadas por los invasores bárbaros, Gregorio se dedicó a la tarea de evangelizar a la Europa Occidental. En 586 organizó una primera expedición misionera bajo la dirección del monje Agustín, con el propósito de alcanzar las tierras británicas. Décadas más tarde, florecían en aquellos territorios muchas abadías benedictinas.

La evangelización romana de los habitantes de Gran Bretaña no fue, empero, un hecho aislado. Gregorio preparó, en Italia, la conversión de los lombardos; mantuvo una importante correspondencia con los obispos de la Galia y España y cuidó, sobre todo, el acelerar la evangelización de los paganos de Occidente.

San Benito

San Benito precide la cena junto a sus hermanos del monasterio (Fesco del Sodoma)

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Edición de Lujo Tomo VIII (CODEX)
Enciclopedia Grandes Personajes de la Historia Universal Tomo I San Benito

El Atomium de Bruselas Historia de su Construccion

Los organizadores de la Expo de 1958 en Bruselas, soñaban con una obra que como corona de la exposición universal sea un símbolo para toda la humanidad. El ingeniero e industrial André Waterkeyn (foto izquierda) presentó una propuesta sorprendente: la fiel reproducción de los nueve átomos de un cristal de hierro alfa debía destacar en el terreno de la exposición, junto al castillo de Laeken, a escala 1 :150 mil millones.

Fundamentaba su propuesta diciendo: Pues, ¿qué otra cosa, sino la desintegración del átomo, pone mejor de relieve el desarrollo a los ojos de la humanidad?” El jurado se entusiasmó.

El “Atomium” de Waterkeyn, construido en acero-aluminio, con sus 102 m. de altura, pasó a ser la sensación y principal atracción en el certamen, ya rico en sorpresas arquitectónicas.

El primer problema a resolver fue el de conocer el efecto del viento sobre el Atomium. Los efectos del viento sobre una esfera aislada son bien conocidos y pueden calcularse sabiendo las dimensiones de dicha esfera; no sucede lo mismo para el conjunto de las nueve esferas relativamente próximas unas con otras y reunidas por tubos de un diámetro apreciable.

Fue necesario ensayar pues sobre un modelo reducido. Se encargó del asunto el ingeniero M. A. Joukoff. Este trabajo duró varios meses, pero pasado este tiempo se tuvo ya conocimiento de la fuerza del viento sobre las esferas y sorprendió muchísimo cuando se comprobó la poca importancia de la fuerza del viento sobre ellas.

El Atomium, símbolo de Bruselas, se eleva 102 m sobre la superficie de la capital belga, las nueve esferas que lo componen relucen de forma cegadora, cuando el sol se refleja en su superficie curva. Su deslumbradora belleza no es menos atractiva en la noche belga; su moderna construcción, parece escapada de un cuento de ciencia ficción.

La solución era ésta: debido a su posición, las esferas se protegían mutuamente. Estos ensayos tuvieron lugar de junio a septiembre de 1955. En el mes de octubre del mismo año el anteproyecto del estudio del interior de las esferas fue llevado a cabo por el arquitecto A. Polak. Un primer anteproyecto del esqueleto mecánico de la construcción fue presentado por la S. A. La Construcción Soudeé.

El montaje del Atomium fue encargado a los “Ateliers de Construction de Jambes-Namur” que realizaron a la perfección este difícil trabajo.

A principios del año 1957 se colocó el primer elemento del tubo central vertical que mide 18 m de altura por 3,30 m de diámetro y un peso de 40 toneladas. En la parte superior lleva soldado el anillo exterior donde se articulan los 12 arcos de la esfera base. A continuación se colocaron las 12 columnas de sección rectangular que sostienen la gran corona de 10 m de diámetro, sobre la que se apoya el extremo inferior de los 12 arcos de estructura tubular y sección rectangular que forman la estructura principal de la esfera base.

Las vigas de las dos plantas y el armazón secundario que une los grandes arcos se efectuó en marzo de 1957; el revestimiento con planchas de aluminio brillante siguió inmediatamente, ya que era necesario efectuar la prueba del nuevo sistema de los triángulos esféricos, y se terminó la construcción de la esfera de base a principios del mes de mayo. Mientras seguía el montaje deL tubo central mediante un pórtico inclinado de 18 m de altura que los montadores elevaban y fijaban al tubo central a medida que este aumentaba en altura.

El tubo central, que constituye el hueco por donde pasa el ascensor, se montó de esta forma hasta Los 102 m de altura, fijado por un sistema de tirantes de cable; sirvió de mástil principal de montaje después de los tres bípodes y del armazón de las tres esferas de la parte inferior. Los bípodes se levantaron sobre sus dos rótulas esféricas de articulación, suspendidos por su centro de gravedad entre dos mástiles de montaje de 40 m de altura; provisionalmente se sujetó por un mástil inclinado en espera de la colocación de la infraestructura de la esfera inferior y, del tubo de 29 m de longitud que la une a la esfera de la base.

El primer bípode se colocó el 15 de junio y el tercero y último, el 25 de septiembre de 1957. La esfera central fue montada en octubre. Durante los tres últimos meses del año 1957 se montó el armazón de las tres esferas inferiores mediante mástiles de montaje instalados a nivel de la plancha inferior de la esfera. La estructura de la esfera superior se montó entre diciembre y enero de 1958. Los montadores habían sustituido el pórtico que sobrepasaba el tubo central por una pirámide y un trazo de grúa de 15 m. Este ingenio de montaje, sólidamente fijado, y cuya base estaba situada a 104 m de altura, permaneció en esta posición hasta el fin del montaje; es decir hasta finales de marzo de 1958.

La esfera de la cúpula se montò por este mismo sistema. Seguidamente se instaló una gran grúa de 45 m.sobre una plataforma situada inmediatamente encima de la esfera central que permitio el montaje de las tres esferas medias superiores y los doce tubos de aproximadamente 30 toneladas que las unía a las otras esferas. Las tres esferas medias eran un serio problema a consecuencia de la altura a la que se encontraban y de la gran distancia a que se hallan del tubo central; pero el problema fue resuelto montando mástiles provisionales de 65 m de altura que sostenían el cubo que forma el centro de cada esfera; cada cubo de 4 m de arista, está compuesto por planchas soldadas.

Las esferas medias están formadas igualmente por 12 arcos que se articulan por abajo y por arriba, con dos pequeñas torres fijadas encima y debajo del cubo central de la esfera. Las esferas medias se empezaron a montar en enero y se acabaron el 25 de marzo del año 1958, junto con el desmonte del soporte provisional que constituían los 3 mástiles de 65 m.

Al clausurarse la Expo 1958, las nueve esferas plateadas del Atomium se habían convertido ya en el nuevo símbolo de Bruselas, logrando incluso desplazar al ‘más antiguo ciudadano de Bruselas”, el Manneken Pis, de los carteles publicitarios belgas. El magnífico brillo de las esferas es debido a la capa de aluminio especial llamado “reflectal” de 2 mm. de espesor, que las cubre.

La iluminación exterior nocturna se realizó colocando pequeñas armaduras luminosas y circulares a unas distancias regulares de 1,50 m, por todo el contorno de cada esfera. Estas luces se encienden y se apagan continuamente y dan la impresión de puntos luminosos que se encuentran en las intersecciones de los círculos grandes, lo que da al espectador una impresión de pulsación luminosa en diferentes puntos de la esfera. La idea de esta iluminación fue la imaginación de la rotación de electrones alrededor de cada átomo del cristal de hierro. La posición escogida para el conjunto, fue inspirada principalmente por consideraciones estéticas. La posición aseguraba la estabilidad mediante tres torres de apoyo y tenían dos funciones fundamentales:

Sostener las esferas inferiores del Atomium y permitir la colocación en su interior de escaleras de descenso, indispensables para la salida del público que entra en él por la esfera situada en la base.

El Atomium no sólo tiene muy atractivo el aspecto exterior, pues su interior es practicable en seis esferas, las tres esferas llamadas inferiores (las que sostienen los bípodes), la esfera central y la de la cima; en un principio se pensó en utilizar las nueve esferas, pero al tener en cuenta la gran cantidad de público que podía albergar se decidió limitar el acceso a seis de las nueve esferas; su visita es por demás interesante.

Cada esfera mide 20 m de diámetro. La distancia entre las esferas es de 29 m. El diámetro de los tubos es de 3 m. Los tubos diagonales tienen 23 m de largo y 3,30 m de diámetro. El diámetro del pabellón, sobre el que parece reposar la esfera base, es de 26 m. La esfera base descansa sobre los cimientos y 12 columnas de 5 m de alto. La abertura circular de la parte inferior de la esfera tiene 10 m de diámetro. Los bípodes distan entre sí 90 m. Por medio de cinco escaleras mecánicas —una de ellas, de 35 m de largo, pueden pasar por ella 3000 personas cada hora, según los belgas, la más larga de Europa— y varios escalones, se llega, por los tubos de unión, a las esferas laterales, en donde se encuentra el visitante con un bar, donde tomar un refrigerio, y también una exposición permanente de aprovechamiento pacifico de la energía atómica.

Un rápido ascensor; el más rápido de toda Europa, nos lleva, a la velocidad de 5 m por segundo, en 23 segundos, a la atracción principal del Atomium: el cómodo restaurante circular en la esfera superior que puede albergar 140 personas. Desde él se puede gozar, junto a la “poularde” de Bruselas y cerveza belga, de una grandiosa panorámica sobre la ciudad.

“El Atomium es el símbolo de nuestra época, en la que los científicos han profundizado nuestros conocimientos sobre la materia. Han demostrado que se trata de energía condensada, utilizable —si así lo desean los hombres para el mayor bien de la civilización y para provocar en los jóvenes vocaciones técnicas o científicas. Si esto se realiza el esfuerzo no ‘iabrá sido en vano,, Ha dicho André Waterkeyn.

Tokio Mas Grandes Ciudades Pobladas del Mundo Poblacion Crecimiento Clima

Tokio: Desde 1866, es la capital de Japón. Se localiza en el centro-este de la isla Honshu (la mayor de las 6.800 islas niponas), más concretamente en la región de Kanto. Forma parte de un conjunto de prefecturas de Japón, en total estas son unas 47.

Se podría afirmar, que la relevancia de Tokio es que es el centro de la política, economía, educación, comunicación y cultura del país. Incluyendo, además una gran concentración de sedes corporativas, instituciones financieras, universidades, entretenimientos, museos, entre otros; de todo este pujante país.

Posee una mezcla natural de tradición y modernidad. Esto se debe a que las tecnologías de vanguardia brillan junto a los antiquísimos templos. Las grandiosas luces de neón iluminan a las mujeres con kimono y los enormes rascacielos se elevan como gigantes en el espacio urbano.

El centro de Tokio posee 23 barrios, la cual ocupa un tercio de la metrópoli y cuya población esta cercana a los 8.340.000 habitantes. Sin embargo, es a está área la que se conoce internacionalmente como la ciudad de Tokio. En cambio, para el 2007, su área metropolitana se convirtió en la aglomeración más grande del mundo con un total de 34.500.000 millones de habitantes.

En este centro además, se encuentran los barrios viejos, alrededor de anticuados centros comerciales y por cuyos techos sobrevuela el sonar de las campanas de los templos.

Historia: A mediados del siglo XIX, esta ciudad era popular con la denominación de Edo. En aquel momento la capital de Japón era Kioto, pero puede decirse que luego del establecimiento del shogunato Tokugama, en 1603 se nombra a Edo como la capital del gobierno japonés. Así, Edo desarrollo sus propias manifestaciones culturales, como ser el llamado “mundo flotante”, barrios consagrados al placer, teatros y fiestas.

Tras la caída del Shogunado en 1867, se restauraron los poderes del emperador y la ciudad fue rebautizada con el nombre de Tokio, que significa la capital del este.
Hasta la Segunda Guerra Mundial, el progreso de esta ciudad fue extraordinario, pero luego de este conflicto la ciudad fue bombardeada sin distinción por Estados Unidos. Provocando entre los años 40 y 45, que su población se redujera a la mitad.

Posteriormente a la guerra, y sobre las ruinas de esta ciudad se asentaron importantes empresas, lo cual reflejó su prosperidad y el de país en general.

Clima: La ciudad de Tokio posee un clima templado, cuya temperatura media anual es de 14,7 ºC y puede decirse que es relativamente suave durante todo el año. Ahora, si quisiéramos describir la temperatura por estaciones, diríamos que en invierno la media es de 4ºC junto a nevadas ocasionales (se desarrolla de diciembre a enero); en cambio en verano la media es de 24ºC, y se desarrolla de junio a agosto. Este último mes posee noches tropicales, ya que las temperaturas rara vez bajan los 25ºC. La humedad relativa es del 63%, mientras que las precipitaciones alcanzan los 150 centímetros anuales y por lo general, suele ser en forma de lluvia.

Población: Tokio posee más del 10% de la población total de Japón. Si hablamos de la distribución por edad en el 2003, esta era de 12% (jóvenes de 0 a 14 años), 71,4% (población activa de 15 a 64 años) y 16,6 % (población anciana de más de 65 años).

La densidad de población es de 14 mil habitantes por kilómetros cuadrado, es decir es la más alta del mundo y duplica a la de la ciudad de Nueva York. Esto esta íntimamente relacionada con la atracción de los puestos de trabajo que genera esta gran ciudad, y por lo general son los jóvenes los que se sienten atraídos por la misma.

Dada esta alta densidad, la población debe residir en apartamentos y casas muy pequeños, diseñadas para una familia tipo de cuatro integrantes.
En Tokio además, el 97% de su población es descendiente de japoneses. Sin embargo, aquí existen dos grupos minoritarios muy importantes; los chinos y los coreanos, al cual pertenece el resto de su población.

En cuanto a la religión, es frecuente que la población practique dos o más religiones. Entre ellos el budismo con un 38%, con el 21% el sintoísta, y un 13% corresponde al cristianismo.

Economía: Esta ciudad es considerada la segunda potencia del mundo, cuyo producto bruto interno es de 1.350 billones de dólares. Es además un gran centro financiero, ya que posee una de las Bolsa de valores más dinámicas del mundo. Aquí encontramos oficinas centrales de diversas compañías, bancos y aseguradoras, instituciones financieras del país y sedes de multinacionales.
Japón posee las mayores compañías de electrónica, de los cuales se exportan a países de todo el mundo. Por ejemplo: Sony, Toshiba, Hitachi.

Otras industrias de gran relevancia que se asientan aquí son la automotriz (por ejemplo, Toyota), petroquímica, maderera y la telefonía móvil.
Transporte
Esta pujante ciudad posee estaciones de trenes, transporte terrestre (metro, autobuses y automotores) y aeropuertos. Todo ello determina que Tokio sea la mayor conexión de viajes internacionales y nacionales de todo el país. Además esta amplia red se caracteriza por ser rápida y eficiente.

Fuente Consultada:
http://www.japaneselifestyle.com.au/tokyo/tokyo_population
http://es.wikipedia.org/wiki/Tokio
http://www.guiamundialdeviajes.com/city/126/city_guide/Asia-Oriental/Tokio
http://internacional.universia.net/asia-pacifico/japon/ciudades/tokio/clima

Prof. Geografía Claudia Nagel
Otras Fuentes: Ciudades del Mundo Tomo I – Wikipedia – 100 Maravillas del Mundo –
Grandes Civilizaciones del Pasado Tomo II

CIUDAD DE SINGAPUR ISLA Ciudad Mas Importante Poblacion Vida Gente

La ciudad de Singapur se encuentra en la isla más grande de las 63 que componen el Estado de Singapur. Aquí, especialmente en la desembocadura del río Singapur, la tradición asiática convive con las modernas tecnologías.

Singapur

Era el 28 enero 1819 cuando Thomas Stanford Raffles, explorador y agente de la Compañía de las Indias de Su Majestad británica, desembarcó en Singapur, una isla situada en un extremo de la península de Malaca.

Lo esperaban un centenar de pescadores malayos, una treintena de barcos y piratas chinos, y algunos millones de mosquitos. Pero no se desanimó y envió un mensaje a su país en el que decía que había encontrado el lugar en el que se podría crear el emporio comercial más grande de Asia.

En Londres lo tomaron por loco, pero en realidad, Raffles había intuido la potencialidad del enclave.
Poco más de diez años después, Singapur —que ya tenía 10.000 habitantes, llegados de India, China y Oriente Medio— se convirtió en colonia británica. En 1869 la inauguración del Canal de Suez —gracias al cual su puerto quedó situado exactamente a mitad de camino entre oriente y occidente— hizo el resto, tanto que la ciudad creció y se enriqueció a un ritmo incesante, gobernada por un sano pragmatismo más radical incluso que el de la Corona.

La bella fábula se interrumpió en 1941, con la entrada de Japón en la segunda guerra mundial. A pesar de que Inglaterra hizo de Singapur un bastión inexpugnable, no consiguieron repeler el ataque de los japoneses, que consiguieron ocuparla y mantenerla en su poder durante tres años.

Fue una catástrofe económica y, más aún, psicológica; entre la población asiática se acabó el mito de la invencibilidad del hombre blanco, hasta el punto de que esta constatación favoreció el camino hacia la independencia que se produjo en 1959.

Únicamente una intuición genial, similar a la de Raffles, permitió a la ciudad-Estado de 682 kilómetros cuadrados habitada por cuatro millones de personas y privada de recursos naturales, incluida el agua que debe importar de Malasia, continuar su prosperidad. Al grito de government knows best («el gobierno lo sabe»), el carismático líder local de origen chino, Lee Kuan Kew, ha trasformado la ciudad en un centro industrial y financiero, logrando atraer al capital extranjero a cambio de ventajas fiscales y aduaneras, estabilidad política y mano de obra cualificada.

Singapur posee una economía de mercado libre, próspera, caracterizada por un entorno abierto. Tiene precios estables y uno de los PIB per cápita más altos del mundo. Junto con Hong Kong, Corea del Sur, Malasia y Taiwán, se considera Singapur como uno de los cinco tigres asiáticos”.

Desde que la isla se convirtió en república independiente en 1965, ha disfrutado de una exitosa y vigorosa política de comercio libre introducida por su entonces Primer MinistroLee Kuan Yew. Esto ha provocado una mejora del nivel de vida sin precedentes (la mayoría de los habitantes son dueños de sus viviendas) y un crecimiento económico exponencial debido principalmente a la industria de la exportación.

Hoy día en Singapur se encuentra la sede central de 200 bancos, el puerto disputa al de Roterdam el primer puesto en el tráfico marítimo mundial, se refina buena parte del crudo mundial y son numerosas las industrias químicas, electrónicas y farmacéuticas. Pragmatismo y autoridad han hecho que Singapur haya logrado el reconocimiento de ser la ciudad más ordenada y limpia del mundo. Además, no le falta una cierta fascinación, dado que las numerosas etnias que la habitan han creado pequeños y coloristas «países» en cada barrio de la ciudad, con amplios y vistosos espacios verdes (como el Jardín de las Orquídeas, el más grande del mundo), y el Distrito Colonial.

Este último tiene su corazón en el Padang, una amplia área verde rodeada cíe edificios blancos de estilo neoclásico, donde se encuentra desde la Corte Suprema hasta el Citty Mali, desde la Catedral de Saint Andrew hasta el Teatro Victoria y al Boat Quay, el paseo a lo largo del canal natural que lleva hasta el mar.

Aquí la estatua de Thomas Raffles señala el Singapore Landing Site. En estos lugares históricos se levantan numerosos rascacielos, entre ellos los más altos como el United Overseas Bank Plaza y el Overseas Unión Bank Centre, que se elevan 280 metros, además de muchísimos centros comerciales que han hecho de Singapur la meca de las compras.

Pero, más que ningún otro, el símbolo de la ciudad es el Raffles Hotel, el hotel de lujo más conocido de Oriente: desde 1887, fecha de su inauguración, ha albergado a aventureros, escritores, políticos y magnates de las finanzas. Es decir, a todos aquellos que han contribuido a crear el mito de Singapur.

No por casualidad, es el único lugar dedicado al por otra parte mítico sir Thomas, del que toda la ciudad podría llevar su nombre. Pero quizá fue él mismo el que decidió que fuera de otra manera, ya que cuando desembarcó allí Singapur tenía ya un nombre de prometedor futuro, Singaoura, la «Ciudad del León».

Prof. Geografía Claudia Nagel
Otras Fuentes: Ciudades del Mundo Tomo I – Wikipedia – 100 Maravillas del Mundo – Grandes Civilizaciones del Pasado Tomo II

Ubicación Geografica de las Maravillas del Mundo Antiguo

UBICACIÓN DE LAS MARAVILLAS DEL MUNDO ANTIGUO

Qué es una maravilla del mundo? No hay explicación suficiente para definir con exactitud este concepto. Todas las definiciones se basan en la famosa lista de las siete maravillas del mundo de la antigüedad y afirman: hace más de dos mil años, esos monumentos, a causa de su grandeza y suntuosidad fueron considerados las obras más asombrosas, sensacionales, hermosas, admirables y grandiosas creadas por el hombre.

Los griegos, autores de esta primera lista con las pirámides de Gizeh, los jardines colgantes de Babilonia, el templo de Artemisa en Efeso, el mausoleo de Halicarnaso, el coloso de Rodas, el faro de Alejandría y la estatua de Zeus en Olimpia, no eran tan ambiciosos como para hablar de “maravillas del mundo”.

Ellos los consideraban los máximos logros de su época, simplemente “Ta hepta theamata“, que no significa más que “las siete cosas dignas de verse”.

Sólo la mentalidad de la edad media las convirtió en “maravillas del mundo”. Siguiendo el ejemplo griego, se ha intentado muchas veces situar logros actuales en sustitución de las ruinosas maravillas de la antigüedad. Así surgió en el año 448 una lista de las maravillas de la ciudad de Roma.

Contenía las cloacas, los acueductos, el Coliseo, el Odeón, el foro de Trajano, las termas y la colina del Janículo.

Por las mismas fechas apareció una lista de las siete iglesias más importantes de Roma, cuya visita era obligada para cuantos peregrinaban a Roma. En la época de los viajeros, descubridores y conquistadores comenzó a ampliarse la panorámica de Europa. Infatigables descubridores hablaban de palacios dorados, murallas ciclópeas y templos gigantescos en países lejanos. Así se reunió en el siglo XVII la primera lista (nueva) de las “maravillas del mundo”.

Abarcaba la Torre de Porcelana en Nanking, la Muralla China, la Iglesia de Santa Sofía en Estambul, la torre inclinada de Pisa, las catacumbas de Alejandría, el Coliseo de Roma y los monolitos de Stonehenge. Desde aquí puedes conocer las últimas siete maravillas del mundo moderno.

LAS 7 MARAVILLAS DEL MUNDO ANTIGUO: Se denominan así a siete obras arquitectónicas o escultóricas de la Antigüedad, consideradas las más admirables por su belleza y perfección. Ellas son:

El templo de Diana en Efeso. Construido en honor de la diosa Diana o Artemisa; fue incendiado por Eróstrato la misma noche en que nació Alejandro Magno.

El mausoleo de Halicarnaso. Fue construido en el siglo IV a. C. por orden de la reina Artemisa, en memoria de su esposo Mausoleo.

El coloso de Rodas. Estatua del dios solar Helios, hecha por el escultor Ceres de Lindo. Fue terminada en el año 280 a. C., era de bronce y tenía aproximadamente veintiocho metros de altura. Sesenta años después de su construcción fue destruido por un terremoto.

La estatua de Júpiter Olímpico. Colosal estatua de Júpiter realizada por el escultor Fidias, el artista más notable del siglo de Pericles (m. en el año 431 a. C.).

Los jardines suspendidos de Semírarnis. Construidos durante el reinado de la enérgica reina Semírarnis (siglo IX a. C.).

La pirámide de Keops. Construida hacia el año 2700 a. C. en el valle de Gizeh (distrito de Menfis), para contener los restos mortales del faraón Keops perteneciente a la cuarta dinastía. Tiene ciento treinta y nueve metros de altura y doscientos treinta y tres metros de cada lado.

El faro de Alejandría. Construido en el islote de Faros, tenía ciento treinta y cinco metros de altura e iluminaba toda la costa. Fue ordenado por Ptolomeo II, llamado Filadelfo, que reinó entre los años 285 y 247.

Sidney Australia Viajar Viaje Turismo Opera House Historia

SIDNEY: Se llama Bridge Climb y, desde hace algunos años, es la más emocionante de las atracciones de Sidney. Un hallazgo casi genial para el que los mismos habitantes de la ciudad, antes que los turistas, se han puesto en la lista de espera para probar la experiencia de escalares Harbour Bridge, y admirar el panorama de su espléndida bahía desde los 134 metros de altura de la terraza de esa impresionante construcción que sostienen las dos arcadas del puente, de una longitud de 1149 metros.

Para recorrer las pasarelas suspendidas en el vacío, los duros tramos de escaleras y los estrechos pasos de metal se necesitan tres horas, entre ascenso y descenso.

Pero si no se padece vértigo, vale la pena el esfuerzo: el Sidney Harbour —su nombre oficial, realmente, es Port Jackson, pero nadie lo llama así—a sólo compite con la bahía de Río de Janeiro en cuanto a la espectacularidad del paisaje de su entorno. En este maravilloso espacio salpicado de islotes que se abre en la desembocadura del río Parramatta, los resplandecientes edificios urbanos se alternan con escarpados acantilados y playas de arena dorada mientras, al fondo, se recorta el perfil de las Blue Mountains.

Además, el mismo Puente Harbour es uno de los orgullos de Sidney. Inaugurado en 1932, es el puente más ancho del mundo: 49 metros que se necesitan para ubicar dos carreteras transitables, dos líneas férreas, una pista ciclable y otra peatonal. Para realizarlo se necesitaron diez años de trabajo de 1500 obreros, 52.800 toneladas de acero, 95.000 metros cúbicos de cemento y 18.000 de bloques de granito. Una obra grandiosa, en suma, que el mismo año de su inauguración, se convertía en el símbolo de la entrada triunfal de Sidney entre las grandes ciudades modernas.

Treinta años más tarde —precisamente en 1973— el puente sería despojado de su simbolismo representativo en beneficio de la Opera House (foto abajo), ya considerado como el icono del siglo XX.

Realizado por el danés Jorn Utzon, el edificio se levanta sobre un promontorio y parece casi flotar sobre el fondo azul de la bahía, impulsado por una cubierta concebida como un conjunto de velas hinchadas por el viento. El extraordinario complejo encierra unas mil estancias entre ellos un auditórium para conciertos, teatros y salas unidas entre sí de manera que se crean espacios funcionales flexibles y de gran impacto visual. Cada año se realizan, como media, unos 3000 espectáculos a los que asisten cerca de dos millones de espectadores.

Pero si, en 2004, toda la cuidad saludó con orgullo la nominación de la Opera House para entrar a formar parte de la relación del patrimonio de la humanidad de la UNESCO, también se ha sentido partícipe cuando, en 2003, le fue concedido Utzon el prestigioso Pritzker Architectura Price por su carrera, ya que durante la construcción del edificio fue objeto de ásperas críticas.

Su gestación duró prácticamente 15 años a causa de los enfrentamientos entre el arquitecto y la administración de la ciudad, modificaciones presupuestarias y replanteamientos, tanto que un indignado Utzon decidió abandonar la dirección de la obras antes de que estuvieran acabadas.

Aquellas polémicas son hoy día ya sólo un lejano recuerdo, y la Opera House se ha convertido en un modelo de inspiración para toda la arquitectura de Sidney. En las intenciones del arquitecto, el edificio debía dialogar —en un juego de geometría y simetrías— con el Puente Harbour (tanto que la altura de la vela,, central es exactamente la mitad que la del puente). Pero, con el tiempo, aquel diálogo se ha transformado en una estimulante conversación a más voces.

La última incorporación al perfil de la ciudad —en el corazón del Central Business District y a medio kilómetro de la Opera House— es el magistral complejo conocido como Aurora Place, proyectado por Renzo Piano. También aquí se ha desplegado una altísima vela estilizada compuesta por evanescentes paneles de cristal que destaca frente a un espacio urbano en el que los rascacielos —entre ellos el lujoso Chifley Tower proyectado por el estudio Kohn Pedersen Fox y la Grosvenor Place de Harry Seidler— fueron concebidos y construidos para darles una dimensión colectiva.

Por lo demás, gracias a su excepcional situación, Sidney es, por así decirlo, una obra coral. De la naturaleza y del hombre. Por algo representa a Australia en el mundo, más aún que las rojas extensiones del out bock, el sorprendente interior del país. Sin embargo, a su pesar, la ciudad es únicamente la capital del Estado de Nueva Gales del Sur, mientras una ciudad poco conocida, Canberra, desempeña el papel de capital del país.

Si en esta última tienen su sede las instituciones, en Sidney se concentran las inversiones y las ambiciones de los australianos. En 2000 la ciudad organizó los juegos olímpicos, y para la ocasión se hicieron literalmente florecer áreas completas (como Darling Harbour, el antiguo puerto industrial transformado en un enclave dedicado al ocio) y se la dotó de infraestructuras que la pusieron a la altura de las ciudades más importantes del mundo.

Por otra parte, si se compara Sidney con Nueva York o Londres, sus habitantes dan la impresión de ofenderse. Ellos ponen en el platillo de la balanza el clima (disfrutan de sol 300 días al año), la seguridad, la belleza paisajística: la bahía, en primer lugar, y después las colinas cultivadas y los viñedos, las montañas y numerosos parques nacionales a unos pocos kilómetros del centro. Entre éstos, destaca el Royal National Park que —declarado en 1879— es uno de las más antiguas áreas protegidas del planeta. Y también afirman, y no se equivocan, que lo verdaderamente impagable es la atmósfera.

Los cerca de cuatro millones de personas que viven aquí tienen la sensación de vivir permanentemente de vacaciones: es un privilegio de pocos, de hecho, poder disfrutar de los servicios, de las oportunidades de trabajo y de la cultura de una ciudad cosmopolita y, al mismo tiempo, poder salir en barca de vela o practicar el surf sobre una bellísima playa como Bondi Beach.

Al mirar el Circular Quay, la línea ribereña que aparece en las postales sobre la bahía, en la que se alinean extraordinarios complejos residenciales, no se diría nunca que Sidney, la primera colonia europea en Australia, fue creada en 1778 como una dura colonia penal. No obstante, los principales monumentos históricos de la ciudad, la mayor parte de los cuales están situados enMacquarie Street, a pocos pasos del Circular Quay, son obra de Francis Greenway, un arquitecto que llegó aquí como prisionero: entre éstos, merecen mención especial el elegante Parliament House, la State Library, el Sydney Hospital, la Saint james Church y el Mint Building, todos realizados entre 1809 y 1821, en la época de Lachlan Macquarie, emprendedor gobernador del Nueva Gales del Sur.

Incluso los espléndidos Royal Botanic Gardens, en las cercanías de Hyde Park (un parque de tipo londinense por su nombre y su aspecto), se encuentran en el lugar en el que los primeros colonos cultivaron sus huertos. Mientras el barrio de The Rocks, en tiempos peligroso enclave de ex penados, es, gracias a sus callejuelas adoquinadas, un lugar por el que realizar sugerentes paseos.
Lejos del centro, finalmente, se sitúan tranquilos barrios con avenidas flanqueadas por perfumados árboles de cítricos y eucaliptos, donde —además de la población de origen británico— también viven importantes comunidades de otros europeos (especialmente italianos y griegos), gentes de Oriente Medio y asiáticos.

Los únicos que faltan son los primigenios habitantes de Australia, los aborígenes. Su espíritu permanece en la toponimia; Woolloomooloo y Kirribillison áreas residenciales all white, con nombres que recuerdan los sonidos hipnotizadores del didgeridoo.

Prof. Geografía Claudia Nagel
Otras Fuentes: Ciudades del Mundo Tomo I – Wikipedia – 100 Maravillas del Mundo – Grandes Civilizaciones del Pasado Tomo II

Shangai Ciudad Mas Grande de China Poblacion Vida

Shangai: La ciudad china de Shangai, esta ubicada sobre el delta del río Yangtzé, centrada en la costa del mar de la China oriental. Posee un área de alrededor de 5.800 Km. cuadrados y una población de alrededor de los 19 millones de habitantes incluyendo a 2 millones que habitan en viviendas sobre el mar.

Es la ciudad más grande de la República Popular de China, considerada además como la capital económica de dicho país, ya que fundamentalmente es una ciudad industrial y tecnológica. Aquí se desarrolla uno de los puertos más relevantes por la magnitud de intercambios financieros y comerciales.

Y se asientan en ella más de 4.000 rascacielos (de los cuales, dos de ellos son los más altos del mundo). Suele ser visita por miles de turísticas por sus monumentos y por ser centro cosmopolita de cultura y diseño.

Desde el punto de vista administrativo esta ciudad, es una de las cuatro municipalidades de la República Popular China, la cual es administrada por el gobierno central del país.

 Shangai

Imagen de Shangai

Historia
La importancia de esta ciudad se remonta desde las dinastías de Han, ya que desde allí se desarrolló la pesca y la industria de la sal. Pero durante la dinastía Song, en 1074, Shangai fue ascendida de la categoría de aldea a pueblo comercial.

A partir de la dinastía Yuan, en 1292 esta ciudad era considerada un simple distrito administrado por la prefectura, para recién en 1297 convertirse finalmente en una ciudad. Así este siglo, evidenció a la naciente ciudad como un importante centro industrial del algodón.

Con el paso de los siglos, y recién a principios del XIX, Shangai es oficialmente el centro industrial y comercial más relevante del país. Esto se debe a que su posición estratégica con respecto al resto, es decir cercana al río Yangtzé, facilitaba el comercio con occidente.

En 1842, tras la finalización de la Guerra del Opio, los británicos exigieron mediante un Tratado, que esta ciudad y otros puertos se abrieran hacia el comercio internacional, por lo tanto varias zonas de la ciudad quedaron bajo concesiones extranjeras.

Años después, tras la batalla de Shangai (1937), la misma quedó en manos de los japoneses, hasta 1945. A tal punto que durante la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en el hogar de miles de refugiados de procedencia europea.
Cuatro años después, se dio el triunfo de la Revolución China provocó que muchos empresarios trasladaran sus negocios a Hong Kong. Sin embargo, esto no frenó el progreso de Shangai, quien recuperó su relevancia económica a un ritmo considerable, y hoy por hoy, es uno de los motores industriales más importantes de su país.

Geografía
Esta ciudad asentada sobre el delta del río Yangtzé, en la costa este de China; se encuentra aproximadamente equidistante entre Pekín y Hong Kong. La municipalidad entera consta de la península entre el río Yangtzé y la bahía de Hangzhou, la isla de Chongming y varias islas pequeñas.

Sus límites son: al norte y oeste con la provincia de Jiangsu, al sur con Zhejiang y al este con el Mar de China Oriental.

Por otra parte, el río Huangpu, afluente del Yangtzé, divide la ciudad en dos: la primera de ellas es su ribera occidental en donde se halla el casco histórico, Puxi, y la otra es la oriental en donde surge el distrito financiero, Pudong.

Podríamos afirmar que esta ciudad, se encuentra situada sobre una llanura aluvional. Su punto más alto se encuentra sobre la isla Dajinshan (con unos 103 metros).

Clima
Esta ciudad posee un clima tropical húmedo, con estaciones bien marcadas. Esto se debe a su cercanía con el mar (a unos 40 kilómetros de distancia), y la proximidad de la desembocadura del río Yangtzé (a 20 kilómetros) y del lago Taihu.

En invierno, los vientos del norte provenientes de Siberia causan descensos muy bruscos de la temperatura, a tal punto de ocasionar algunos días de nevada. En cambio, en el verano de Shangai, las temperaturas son muy altas y con un gradiente importante de humedad. Por lo tanto las estaciones mas moderadas son la primavera y el otoño, ya que suelen ser secos y soleados.
En cuanto a las precipitaciones, estas se desarrollan en mayo y otoño, debido a los vientos monzones, característicos de esta zona asiática.

Población
Según el quinto censo nacional, esta ciudad alcanza los 16.74 millones de habitantes. Esto se debe a que es considerada una de las atracciones para millones de chinos.
Esto puede observarse en números, entre los años 1950 y 1980, ya que es donde Shangai crece demográficamente de una manera muy abrupta. Sin embargo, desde comienzos de 1990 el aumento ha sido más leve.

Todo ello, motivó al gobierno a implementar medidas al respecto, como ser un sistema de registro para los residentes con permiso de residencia.

Este crecimiento se debe únicamente al aporte migratorio, ya que el crecimiento natural de los residentes permanentes es muy bajo, provocando un descenso en la tasa de natalidad.

Economía
Shangai, suele ser considerada como el centro financiero y comercial de China. Además cuenta con uno de los puertos más activos de país y del mundo en términos de cargas.
Además ha aumentado su papel en las finanzas y como destino para las sedes de corporativas. Esto trajo aparejado, demanda en cuanto al buen nivel educativo y de trabajo más moderno.

Fuente Consultada:
http://www.mipunto.com/temas/1er_trimestre06/shangai
http://es.wikipedia.org/wiki/Shangh%C3%A1i
http://www.viajarporchina.com/Guia-de-Viajes/Shanghai/introduce

Sao Pablo Brasil Ciudades Con Mayor Poblacion Crecimiento Grandes

Sao Paulo, Brasil
La ciudad de Sao Pablo o también conocida como San Pablo (en castellano), es la capital del estado del mismo nombre, y la principal ciudad de la Región Metropolitana.

Se localiza al sureste del país, en el planalto brasilero, es decir una meseta cuya altura media es de unos 800 metros sobre el nivel del mar. Sus coordenadas geográficas son: 23º32’56’’ latitud sur y 46º38’19’’ longitud oeste.

En el 2009, la cantidad de población que poseía era de aproximadamente 19.505.000 habitantes, colocándola como una de las megalópolis más importantes de Brasil, América del Sur y América Latina.

Es una ciudad de cemento con más de 30 parques totalizando 15 millones de metros cuadrados de áreas verdes y también posee unos edificios creados para que sus habitantes y turistas puedan recrearse como ser museos, edificios, puentes y viaductos.

Historia
El actual territorio de Sao Paulo, fue explorado por primera vez por el portugués Joao Ramalho, un marinero que había naufragado. Sin embargo, al igual que muchas ciudades brasileras, fue fundada por misiones jesuíticas. Tal es así que en 1554, fue creada como misión para convertir Guainas nativos al catolicismo.

Esta ciudad estaba situada estratégicamente, porque estaba entre el mar y las tierras fértiles al oeste. No obstante, recién en 1711 fue oficialmente creada como ciudad.
En sus primeros años, Sao Paulo fue un lugar de residencia para exploradores (llamados bandeirantes), esclavos y buscadores que deseaban descubrir el interior de este grandioso país. Aunque lo hicieron a un precio muy alto, ya que asesinaron a miles de aborígenes en el recorrido emprendido.

A finales del siglo XVII, fue descubierto el oro en Minas Gerais, lo que provocó que Sao Paulo fuera la entrada hacia ella.

En el siglo XIX, el auge del café convirtió a Sao Paulo en un centro para su comercio. Además atrajo a miles de inmigrantes europeos en su mayoría pobres (como ser italianos, alemanes y griegos) en busca de trabajo.

Esta ciudad, fue también importante en el movimiento independentista de Brasil en 1822.
Entre estos periodos de auge cafetero y del oro, Sao Paulo se convierte en la ciudad más rica del país y de la provincia. Esto favorecido además por la construcción de grandes ferrocarriles que la conectaban con otras ciudades relevantes de Brasil.

Posteriormente y ya entrando a mediados del siglo XX, esta ciudad se vio beneficiada por las políticas de desarrollo industrial (por ejemplo la automotriz) impulsadas por el gobierno de J.Kubistchek, creciendo además en influencia, población, negocios y comercio.
Actualmente ha hecho todo a su alcance para convertirse en la ciudad más diversa culturalmente, poderosa y económica del país.

Clima
En la mayor parte del año, el clima aquí es placentero, la temperatura máxima es de 24ºC durante el día y 18/19ºC por la noche. Puede clasificarse dentro de un clima subtropical.
De noviembre a marzo hace calor y la temperatura puede llegar a 28 o 30ºC durante el día. En estos meses, además acostumbra a precipitar torrencialmente todos los días y por la tarde, lo que provoca inundaciones en las partes más bajas del centro y complicaciones del tránsito en toda la ciudad. En cambio, en invierno (junio y julio) puede hacer mucho frío, con temperaturas de hasta 6ºC.
La cercanía al mar, determina que los vientos que provienen de la costa influyan sobre este clima, siendo los responsables de alivianar los veranos y los fríos en invierno. Pero además, determinan una mayor humedad en esta capital.

Relieve
El centro de la ciudad se encuentra sobre una planicie. Sin embargo, los barrios aledaños a esta se encuentran sobre una superficie rugosa, similar a sierras bajas con escasa cimas. Su suelo, no es muy fértil.

Su principal río y fuente de agua dulce es el Tieté, utilizado además para fines recreativos y generación de energía hidroeléctrica.

La vegetación principal de esta ciudad es el café. Primeramente la mayoría de la tierra estaba cubierta por bosques, pero las plantas y los árboles fueron talados para habitar e instalar las grandes industrias. Su suelo, no es muy fértil.

Población
Según datos estadísticos, la ciudad de Sao Paulo posee una población cercana a los 11 millones. Pero si consideramos la Región metropolitana, es decir otras 38 ciudades aledañas, esta asciende a 19 millones de habitantes.
Actualmente, esta población está integrada por 68% de blancos, 22% de mulatos, 5% de negros, 4,8% de asiáticos y 0,1% de amerindios.

Economía
La Bovespa es la tercera bolsa de valores en valor de mercado a nivel mundial. Como media, se intercambian acciones por valor de más de 1.221,3 millones de reales cada día. En este mercado cotizan alrededor de 550 compañías. La ciudad se enfrenta a problemas bien conocidos por otras metrópolis, como es el exceso de automóviles circulando por sus avenidas (media de un vehículo cada dos habitantes) y cuenta con la mayor flota de helicópteros del mundo.

Al igual que todo el país, Sao Paulo sufre una disparidad económica, ya que en el centro encontramos las zonas más ricas y desarrolladas, y en las periferias existen carencias de todo tipo de infraestructura.

La industria es la principal característica de la economía de São Paulo. Tras la crisis de 1929 el café dejó lugar a la industria que convirtió a São Paulo en la ciudad que hoy es. En el Valle de Paraiba se localizan industrias de la rama aeroespacial, como Embraer, industrias automovilísticas como Volkswagen y General Motors y en otras áreas como la de productos electrónicos, textiles, químicos, entre otras.

Fuente Consultada:
http://www.braziltour.com/site/es/cidades/materia.php?id_cidade=1087&regioes=6&estados=53
http://www.v-brazil.com/tourism/sao-paulo/sao-paulo
http://latinamericanhistory.about.com/od/thehistoryofbrazil/a/saopaulo
http://www.mapsofworld.com/cities/brazil/sao-paulo/geography
http://www.practigo.eu/practica-profesional/brasil-practico-sao-paulo/ciudad

Prof. Geografía Claudia Nagel
Otras Fuentes: Ciudades del Mundo Tomo I – Wikipedia – 100 Maravillas del Mundo – Grandes Civilizaciones del Pasado Tomo I

La Mezquita de Santa Sofia en Estambul Templos Religiosos Estambul

Santa Sofía domina la silueta de Estambul como una potente ciudadela. Durante milenio y medio se la cantó y admiró como maravilla del mundo; un monumento de la gran cultura humana como hasta la actualidad no se ha vuelto a crear otro. Al visitante de hoy le resulta difícil descubrir, tras la apariencia exterior de la iglesia, la brillantez perdida de la áurea Bizancio.

mezquita santa sofia

El cambiante destino de Santa Sofía —de iglesia cristiana a mezquita islámica y al actual museo— dejó tras de sí en todas partes sus huellas en forma de cambios y añadiduras. La magnífica y esplendorosa cúpula principal, cuya clave se eleva a 56 m por encima de la nave del templo, es lo único que no ha perdido nada de su gracia y dignidad. Sirvió de ejemplo para la construcción de numerosas mezquitas orientales y catedrales de Occidente.

El emperador Constantino fue el primero en construir una iglesia en el lugar de la actual Sofía, cuando en 336 convirtió a Bizancio, bajo el nuevo nombre de Constantinopla, en la capital de su imperio romano oriental. La llamó “meggale ekklesia”, gran iglesia.

Constantino fue el propulsor de la fe cristiana por todo el Oriente y quiso, en Santa Sofía, demostrar su poder sin límites. El fasto ornativo llegó a alcanzar efectos nunca alcanzados en otros lugares: la riqueza de colorido en las grandes columnas verdes y rojas, los capiteles de imponente mole, las paredes planas con incrustaciones de losas verde tierno, estaban limitadas por otras cornisas labradas, entre capitel y capitel, y recias barras de cedro procedentes del Líbano, hacían de tirantes. 

Después del devastador incendio del año 404, provocado en tiempos del emperador Arcadio, oo quedó nada más que las cenizas; la causa fue una revuelta surgida a consecuencia de la condena de destierro de San Juan Crisóstomo. Arcadio era hijo de Teodosio, nació en España y fue elevado al trono juntamente con su hermano Honorio, con quien repartió el imperio, quedándose él con el de Oriente; fue cristiano e impuso en todo su vasto imperio la religión de Cristo, confiscando todos los templos paganos.

Teodosio II volvió a edificar el templo nuevamente en un afán de que aquella joya arquitectónica quedara para la posteridad; eso ocurría en el año 415.

Cien años más tarde, esta iglesia y con ella la mayor parte de Constantinopla, era pasto de las llamas, durante un levantamiento, llamado de Nica, contra el emperador Justiniano, del que logró salir con vida gracias a la prudencia de Teodora, que no queriendo abandonar el palacio, pudo salvarlo; ésta era la segunda vez que la catedral de Santa Sofía era pasto de la furia desencadenada de los hombres.

Justiniano, no obstante, se propuso edificar nuevamente Santa Sofía, que sería más grande y más hermosa. Los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto que eran los más famosos arquitectos de la Roma Oriental, se encargaron de convertir en realidad el sueño de Justiniano. “Un ángel le muestra los planos durante el sueño”, decía el pueblo.

Antemio era de Tralles, ciudad rica en monumentos, situada en las colinas del valle del Menderes en el Asia Menor, gran matemático y no peor arquitecto, llevó a cabo notabilísimos estudios e investigaciones sobre mecánica, fue inventor de algunos artilugios, en óptica también fue un avanzado investigador, pero quiso la desgracia que mientras trabajaba para Justiniano, le sobreviniera la muerte. Su obra fue continuada por Isidoro que era oriundo de Mileto ciudad cuyos tres puertos abiertos al comercio hicieron de ella la más próspera y famosa colonia griega en la costa de Jonia.

En primer lugar se preparó una gran explanada formada por grandiosos bloques de piedra y encima se vertió una descomunal masa de concreto de más de 20 m de espesor y sobre estos formidables cimientos se levantó todo el edificio que es prodigio de belleza y estabilidad arquitectónica sin par.

Las obras costaron 180 quintales de oro. Millares de obreros llevaron durante la construcción todas las riquezas del imperio oriental: el más hermoso mármol, las mejores columnas; adornaban las paredes mosaicos de oro. El día 27 de diciembre del año 537 fue inaugurada la nueva y fabulosa Santa Sofía por el patriarca Menas y Justiniano pudo decir, pleno de satisfacción y con los ojos puestos en el cielo: “Doy gracias a Dios que me ha considerado digno de cumplir una obra tal.”

En el año 557 la cúpula se hundió quedando casi destruida. Se atribuye el hundimiento a que la cúpula no tenía forma hemisférica, sino que era rebajada y este motivo fue probablemente el causante del derrumbamiento.

La nueva restauración, efectuada cinco años después (562) por Isidoro el Sobrino, dio los últimos toques a la gran obra que satisficieron plenamente a Justiniano.

En el templo eran custodiadas las más fabulosas reliquias de la Cristiandad: restos de la Cruz, la losa de mármol en la que se extendió el cuerpo adyacente de Cristo una vez descendido de la Cruz y el pozo de la Samaritana. Todas estas sagradas reliquias fueron dispersadas en parte en el saqueo que se efectuó después de la conquista de Constantinopla por los Cruzados. Otras reliquias las Podemos contemplar, hoy en día, en la basílica de San Marcos en Venecia.

Una vista panorámica del interior del más importante templo de la cristiandad oriental; del techo de la bóveda cuelgan innumerables lámparas que como estiradas lágrimas floran su pasado esplendor, convertido en mezquita, y actualmente museo.

La Santa Sofia (“Sabiduría Divina”) ya acabada se convirtió en el santuario de la cristiandad oriental. Siguió siéndolo hasta que los turcos en 1453 conquistaron Constantinopla, que desde entonces se llama Estambul. Para pesadumbre de todo el mundo cristiano convirtieron la iglesia en mezquita. Kemal Atatürk declaró museo a Santa Sofía.

Se sabe que el interior de Santa Sofía se encontraba pavimentado con hermosos mosaicos, hoy desaparecidos. Las paredes también estaban recubiertas del mismo modo y aún hoy día se pueden apreciar algunas muestras de las hermosas e inigualables reproducciones artísticas que en ellas se plasmaron.

En la actualidad el suelo está recubierto por grandes y pesadas losas de mármol. En el medio arco de la puerta real del atrio figura un Cristo sentado y a sus pies el emperador León VI.

El ábside tiene en el centro la Virgen y el Niño y varios hermosos arcángeles.

“Religiosidad y decoración, color y forma, luz y leyenda se combinan, se disocian y se superponen en Santa Sofía de modo incomparable”, escribió el profesor Dr. Nastainczyk. “Como edificio manifiesta la transparencia eucarística de todo lo terreno y en su historia la coincidencia escatológica de la fe vivida.”

La cúpula actual está formada por cuarenta medios arcos de ladrillo que convergen en el anillo de clave, cubiertos de mosaico y soldados uno con otro por una fina pared que en la base está abierta por cuarenta grandes ventanas.

Los muros de la iglesia son todos de ladrillo expresamente fabricados y en algunos figura la inscripción Meggaie ekklesia. Según se cree los de la cúpula habían sido elaborados con tierra muy fina y ligera.

En la actualidad todo el exterior de Santa Sofía se encuentra estucado y coloreado, pero es posible que su origen no fuera este, ya que los grandes pilares que sostienen la cúpula están hechos por bloques regulares de arena blanca muy fina.

Se desconoce casi por completo, como fue anteriormente Santa Sofía pero hoy en día rio podemos dudar de que en tiempos de Justiniano fuera el templo más hermoso de la cristiandad.

 Diversos son los mosaicos que se conservan todavía en Santa Sofía (siglo XII). Este que es uno de los más representativos, muestra la figura de Cristo, y se encuentra en perfecto estado de conservación, a pesar del tiempo.

Para edificar la iglesia, Justiniano importó hermosos materiales de construcción de todo el Imperio. El pórfido rojo, el mármol verde, blanco y amarillo se trajeron por barco; escultores, carpinteros, albañiles y mosaiquistas pusieron manos a la obra para crear esta joya de la cristiandad en sólo cinco años.

Al terminar, la cúpula y todo el techo fueron cubiertos de oro cuyo brillo se reflejaba en todas las superficies lisas. Las columnas de mármol eran de unos matices tan exquisitos que un historiador contemporáneo, Procopio, las comparó con un prado cuajado de flores.

De noche la iglesia se transformaba en un resplandeciente firmamento con diminutas estrellas de oro suspendidas entre círculos concéntricos de luz.

La magnificencia de la iglesia disminuyó gradualmente a lo largo de su accidentada historia. Constantemente amenazada su estructura por el fuego y los terremotos, el interior del edificio fue saqueado de sus tesoros en 1204 por los cruzados, hostiles a la Iglesia ortodoxa oriental, en su ruta hacia Jerusalén. En 1453 Constantinopla cayó en manos de los turcos otomanos. Santa Sofía fue convertida en mezquita, y sus mosaicos fueron cubiertos de yeso. Finalmente, en 1934, Kemal Ataturk, presidente de Turquía, convirtió la iglesia en museo.

La última comunión
Fue en la tarde del 28 de mayo de 1453 cuando el emperador Constantino XI, con lágrimas en los ojos, recibió la santa comunión por última vez, pues sabía que en pocas horas miles de turcos, al mando de Mehmet II, asaltarían los muros de la ciudad y asesinarían a sus defensores: los peores temores del emperador se verificaron.

Pero el conquistador mostró la debida reverencia hacia Santa Sofía. Se dice que antes de entrar por primera vez en la iglesia, Mehmet lanzó un puñado de tierra por encima de su cabeza en señal de humildad y respeto. Una vez dentro, contempló en silencio la magnificencia de la construcción, y al ver que un soldado turco aporreaba el suelo de mármol, lo golpeó de inmediato con su espada.

En la actualidad, despojado de cualquier función religiosa, este gran templo sigue siendo un oasis espiritual dentro de una bulliciosa metrópoli.

SAN PETERSBURGO Museo Hermitage RUSIA Ciudad Maravillosa Historia

SAN PETERSBURGO: El 16 de mayo de 1703 Pedro el Grande, zar de todas las Rusias, llegó al frío y pantanoso delta del río Neva y, delante de sus soldados, dijo «En este lugar el destino nos manda que construyamos una ventana sobre Europa».

Lo cierto es que la frase le fue atribuida por Alexander Pushkin, el escritor que ha sido uno de los más célebres hijos de San Petersburgo, que vivió cien años después de la fundación de la ciudad.

Pushkin, como sucede con frecuencia en la literatura, quiso dar al acontecimiento un tono mítico que diese más valor al excepcional nacimiento y al destino de San Petersburgo.

Probablemente, el entonces jovencísimo soberano —que no se había ganado todavía el sobrenombre de el Grande— utilizó el plural mayestático, como convenía a su rango. Pero la historia nos explica que lo de crear una capital que estuviese a la altura de las grandes ciudades europeas —en menoscabo de la «asiática» Moscú— fue sólo fruto de su testarudez, por lo demás hostilizada por la poderosa y corrupta corte moscovita.

Pedro era un hombre con mucha determinación. Amaba el mar, había viajado y no se avergonzaba de haberse manchado las manos, casi como un trabajador, en una atarazana naval holandesa. De costumbres espartanas, vivió durante dos años, a fin de supervisar la construcción de la ciudad que llevaría su nombre, en una mísera casa de madera de apenas dos habitaciones que, protegida por una estructura de piedra, todavía hoy puede ser visitada en la isla de Petrogrado, núcleo originario de San Petersburgo.

Con una superficie de 1400 km2 y una población de cinco millones de habitantes, San Petersburgo está formada por 44 islas entre las que discurren 50 canales y ríos, de los que los más importantes son el Neva y sus cinco afluentes, y es la gran ciudad más septentrional del planeta, a escasamente 800 kilómetros del círculo polar ártico. Para celebrar los 300 años de su fundación, el gobierno ruso ha gastado —presidido por el petroburgués Vladimir Putin— en 2003, la fabulosa cifre de 1300 millones de euros en la restauración de sus edificios más emblemáticos, dedicando grandes honores a Pedro el Grande ya todos cuantos después de él, contribuyeron a hacer de ella una de las ciudades más bellas del mundo.

No es casualidad que a San Petersburgo estén asociados personajes y acontecimientos fundamentales de la historia y de la cultura rusas. Chajkovskij, Stravinskij y Shostakovic crearon sinfonías inmortales; Pushkin, Dostoevskij y Gogol escribieron las obras maestras; Mendeleev y Pavlov hicieron grandes contribuciones a la ciencia.

Aquí las figuras de Pedro el Grande y los herederos de la dinastía Romanov, entre los cuales está la por otra parte extraordinaria Catalina, vivieron en los fastuosos edificios que encargaron a geniales arquitectos. En ella vivió y fue asesinado Rasputín, el más visionario y controvertido personaje de la historia rusa. Y allí estaba el crucero Aurora (todavía homenajeado e la orilla del ríoNeva) del que partieron los primeros movimientos para el asalto al Palacio de Invierno (foto abajo), que marcó el final de lo Romanov y dio vida a la creación de la Unión Soviética. Durante la segunda guerra mundial la ciudad sufrió el más dramático ase dio que recuerda la historia.


En 1917, San Petersburgo se llamaba todavía Petrogrado, y era la capital de Rusia, además de la más europea de sus ciudades, como lo sigue siendo todavía hoy. Fundada sobre una antigua fortaleza sueca por Pedro el Grande, la ciudad a orillas del Neva fue escenario y protagonista de la Revolución de Octubre.

Durante la existencia de la Unión Soviética, la ciudad fue conocida como Leningrado, pero el poder soviético mantuvo su elegantes edificios: Stalin prefirió construir palacios de estilo real socialista en la periferia y algunas espléndidas estaciones en el metro. Sin embargo, tras la crisis del sistema, la ciudad volvió a recuperar su viejo nombre gracias a un referéndum con el que los ciudadanos reconocieron su capacidad para superar los enormes acontecimientos de su historia, permaneciendo siempre fiel a sí misma y a sus sueños.

Al último zar de Rusia, Nicolás II, le gustaba advertir a los invitados recibidos en su corte que »San Petersburgo estaba en Rusia, pero no era Rusia». Y es cierto que el único edificio en línea con la tradición rusa es la Iglesia de la Resurrección (foto abajo), comenzada en 1882 según el modelo de la «oriental» Catedral de San Basilio en Moscú.

Por lo demás, la arquitectura de la ciudad —un triunfo del barroco, del rococó y del neoclasicismo— lleva la firma de ilustres  europeos. Pedro el Grande confió incondicionalmente en Domenico Trezzini, autor de la fortaleza y de la Catedral de Pedro y Pablo (donde están los restos de muchos Romanov), del Palacio de Verano del Palacio de los Doce Colegios (sede de otros tantos ministerios) y de numerosas estancias nobiliarias.

Tras la muerte de Pedro, las zarinas Ana e Isabel confiaron en el genio de Bartolomeo Francesco Rastrelli, para realizar grandiosas obras como el insuperado Palacio de Invierno y el Palacio de Tsarskoe Selo. Los datos de los dos edificios son impresionantes: el primero tiene unas 1800 ventanas y el segundo una fachada de 340 metros recubierta de estuco y dorados. Además, kastrelli concibió el armonioso monasterio de Smolnyj y el austero Almirantazgo, cuya vertiginosa aguja es hoy día el núcleo en torno al que gira la ciudad.

Más que ninguna otra zarina, Catalina miró hacia Europa y siguió el Iluminismo para dar a la ciudad el que sería conocido como Museo del Hermitage (foto abajo) que con 2.700.000 obras reunidas en 1400 salas distribuidas en seis edificios (entre ellos el Palacio de Invierno) es el segundo del mundo sólo superado por el Louvre.

Con aquél y después de él llegaron a San Petersburgo otros arquitectos italianos, comoGiacomo Quarenghi, que habría trabajado entre 1779 y 1810 proyectando espléndidas obras en estilo neoclásico (como el teatro del Hermitage), o como el francés Au- a guste de Montferrand, autor de la Catedral de San Isaac A la vez fue encargada a arquitectos rusos —pero con la obligación de inspirarse en la Basílica de San Pedro— la construcción de la Catedral de Kazan. Finalmente, para dar una incomparable armonía al conjunto arquitectónico —ya de por sí excepcional llego también de Italia, en 1819, Carlo Rossi.

Este diseño la extraordinaria sucesión de tres plazas en el corazón de San Petersburgo la Plaza del Palacio de Invierno, centro del imperio, la Plaza de los o Decabristas, centro administrativo y la Plaza de San Isaac centro religioso. Bien se mereció que le fuera dedicada una avenida  –la  ulitsa Rossi— a la cual da la fachada de su elegante teatroAleksandrinski.

Si se exceptúan algunos edificios de estilo modernista de principios del siglo XIX —como el edificio donde están los suntuosos almacenes Eliseev, en la Nevskij Prospekt, principal arteria urbana—, San Petersburgo ha hecho pocas concesiones ala modernidad, al menos desde el punto de vista arquitectónico.

Cuando en esta ciudad se encargan nuevas obras, los proyectos deben acomodarse con religioso respeto a lo que los habitantes de la ciudad sienten por aquel conjunto perfecto que es su ciudad. Lo sabe bien el americano Eric Qwen Moss, que en 2001 ganó el concurso para la construcción del nuevo teatro Mariinskij adyacente al conocido escenario del siglo XIX, pero que le fue rechazado porque, según la administración su estructura de cristal ondulado y granito azul habría recordado «sacos de una plástica arrebujada».

Se buscó, por ello, un nuevo proyecto, el del francés Dominique Perrault, que preveía un teatro en forma de burbuja, de color dorado. Y Moss, se tuvo que contentar con realizar un centro de exposiciones y eventos en la isla urbana de Novaja Gollandija, sede de los almacenes portuarios de Pedro el Grande. Desde aquí se puede asistir al eterno espectáculo de las conocidas Noches Blancas de San Petersburgo.

HISTORIA: UNA CIUDAD ERIGIDA SOBRE HUESOS HUMANOS
Para construir San Petersburgo, la nueva capital de Pedro el Grande en la ribera del río Neva, se exigió un sacrificio a una escala colosal. Se sometió a campesinos, soldados y prisioneros como parte del millón de personas, de todos los rincones de Rusia, que trabajaron forzadamente en la construcción. En ella murieron entre 100,000 y 200,000 personas; por ello se dijo que la nueva ciudad fue erigida sobre un gran osario.

Miles de albañiles, ingenieros, herreros y carpinteros, y otros millares de obreros no especializados, trabajaron de sol a sol, alimentados con una magra dieta, durante seis meses. En teoría, se les permitía ir a casa, aunque miles de ellos permanecieron en el lugar durante meses, e incluso años. La deserción era castigada con la amputación de la nariz.

Los trabajadores habitaban húmedas y sucias barracas, o dormían al sereno, cubiertos con frazadas o abrigos. Bebían agua sucia y padecían de mala alimentación: abundó el escorbuto, la disentería y la malaria. Estaban equipados con pocas herramientas y ninguna carretilla, y debían acarrear el lodo, que excavaban con las manos, en los faldones de su ropa o en sacos hechos de trapos viejos.

EDIFICIO ruso

Ciudad de piedra En el siglo XIX, la Catedral de San Isaac, en San Pefersburgo, reemplazó al edificio original de Pedro el Grande: al construirla, se usaron similares andamias de madera.

EL MUSEO HERMITAGE (PALACIO DE INVIERNO) Sólo la colección de arte europeo occidental ocupa 120 salas, con obras maestras de Italia, España, Holanda, Francia, Alemania y otros países. Sin embargo, para preservar las pinturas y dibujos de posibles deterioros, muchas de ellas se exhiben sólo en forma temporaria.

De Leonardo a Rafael y Tiziano, del Greco a Velázquez, de Kandinski a Picasso y Matisse, el Hermitage es un auténtico catálogo de los más grandes artistas de la humanidad. Además, el museo tiene ramificaciones internacionales en Amsterdam, Londres, Las Vegas y Ferrara (Italia). Pero en la propia San Petersburgo se encuentran, entre otros objetos de incalculable valor, parte de los tesoros de Troya recuperados por Heinrich Schliemann, decenas de obras cubistas de Picasso, gran parte de la obra tardía de Gauguin, grandes obras maestras del Renacimiento italiano y los célebres huevos de pascua que el joyero Fabergé realizó para los zares de Rusia, en particular para Nicolás II y Alejandra.

Claro que su historia está hecha de luces y sombras: así como pinturas centrales de la historia del arte fueron vendidas en los años de la Unión Soviética, otras se encuentran en el Hermitage porque fueron tomadas por la Armada Roja de los museos y coleccionistas de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, a modo de compensación por los daños sufridos por Rusia. Muchas de estas obras, que se creían perdidas, reaparecieron en una exhibición realizada en 1995, y no hay perspectiva de que dejen San Petersburgo alguna vez.

Rio de Janeiro Informacion General, Historia y Turismo de Playa

Rio de Janeiro Información General, Historia y Turismo

La ciudad de Río de Janeiro , es la capital del estado de Río de Janeiro, ubicada en el sureste de Brasil. Fue fundada en 1565, tiene una superficie de 1.260 km² y su población: es de 6,32 millones (2010).

El 1° de enero de 1502 una nave portuguesa, al comando del almirante Gonzalo Coelho, navegando a lo largo de la costa del Nuevo Mundo, se internó en la bahía de Guanabara, donde vendría su asiento la capital brasileña. Aquellos .navegantes confundieron el estupendo golfo con el estuario de un gran río, que bautizaron Río de Janeiro, o sea río de enero, por el mes en que lo descubrieron.

A los ojos encantados de los portugueses se presentaba un “estuario”, de 4 a 18 kilómetros de ancho, de aguas turquesadas, rodeado de muchas islas (106), grandes y pequeñas; todo el contorno le formaba como una corona: la costa, donde alternaban picos, colinas y valles, recubiertos por la frondosa vegetación de la selva tropical.

Los innumerables colonizadores, especialmente europeos, que; atraídos por las bellezas naturales, se trasladaron a Río debieron luchar durante siglos: desaguaron los cenagales estancados de los valles, abatieron vastas extensiones de selva, allanaron las colinas. Al fin consiguieron hermosear y sanear la región y vencer las insidias mortales de las fiebres tropicales y dar vida a una de las más bellas ciudades de todo el continente.

EXTRAORDINARIO PROGRESO DE RÍO: Río de Janeiro fue elegida capital del Brasil en 1822, y contaba entonces cerca de 200.000 habitantes. Su desarrollo fue gradual hasta fines de ese siglo (500.000 habitantes). La arquitectura de la ciudad era, sin embargo, pobrísima: muchas casas de madera y caminos estrechos.

La reviviscencia moderna de la ciudad comenzó con el nuevo siglo. Barrios enteros fueron destruidos para dar lugar a los nuevos caminos, vías, palacios y rascacielos. La ciudad se extiende a lo largo de la costa de la bahía donde yacen las más famosas playas del mundo: Flamengo, Botafogo, Copacabana. Tiene más de tres millones de habitantes.

mapa de brasil

LA TOPOGRAFÍA DE LA CIUDAD
A quien llega del mar, Río de Janeiro se le presenta en toda la magnificencia de un panorama natural verdaderamente incomparable. Sobre la bahía rica de islas se elevan los picos que se reflejan contra un cielo terso y azul. Uno de los picos mas renombrados está ubicado precisamente en la desembocadura de la bahía: es el Pan de Azúcar, llamado justamente así por su forma.

Pan de Azucar en Rio de Janeiro

El Pan de Azúcar tiene 390 metros de alto; desde su cumbre se domina toda la ciudad. Especialmente de noche la visión es inimaginable: una miríada de luces que brillan en los caminos y a lo largo, de la playa, de la cual señala su contorno; luces también en el mar, donde se cruzan los buques, barcazas y muchísimas lanchas automotoras; volviendo la vista hacia lo alto se pueden ver decenas de luces de todo color que atraviesan el cielo de Río: son las de los aviones que, en gran número, parten de la ciudad y allí aterrizan. La bahía en dirección norte-sur es de 30 kilómetros de largo, y 28 en dirección este-oeste. Su perímetro tiene 140 kilómetros.

Aproximándose a la orilla se admira el espectáculo del bosque que desciende lozano de las montañas y penetra entre un barrio y otro de la ciudad. La zona habitada se prolonga en la costa por decenas de kilómetros; y por otros tantos se interna en los profundos valles o se extiende en las laderas de los “morros”: colinas cubiertas de vegetación.

La variedad del relieve, ora llano, ora montuoso, hace que para ir de una parte a otra de la metrópoli se deban recorrer largas distancias. Para facilitar la circulación se han construido galerías debajo de las colinas y también viaductos sobre los pequeños valles entre las montañas. Río surge, así, en un escenario compuesto de montañas, florestas y océano.

Cristo Redentor

Cristo Redentor en Río de Janeiro

CALLES Y EDIFICIOS
Una de las más hermosas calles de Río es la avenida Río Branco, de 1.600 metros de largo. Está bordeada de árboles imponentes y adornada con enredaderas perennemente florecidas. Como si todo esto no bastase, las aceras han sido maravillosamente decoradas con mosaicos al uso portugués. La avenida Río Branco es la arteria principal del comercio, de las oficinas y de los escaparates más deslumbrantes. Esta calle es el orgullo edilicio de los cariocas.

Otra calle que se destaca es la avenida del Presidente, de 90 metros de ancho y cuatro kilómetros y medio de largo.

Siempre en la zona central de la ciudad debemos mencionar la calle Ouvidor; se distingue por los numerosos locales de diversiones, por lo concurrido y selecto de sus cafés y confiterías y por la elegancia de sus negocios. A lo largo de la calle Rodrigues Alves se suceden a lo largo de varios kilómetros los depósitos portuarios de Río.

Todas estas características hacen de Río de Janeiro una de las ciudades más pintorescas del mundo. La parte de la costa que se extiende frente al mar abierto dispone, en su recorrido, de los más encantadores atractivos de la ciudad. Albergues lujosos, restaurantes, clubes, centros de reunión, grandiosos edificios modernos y villas se suceden frente a la playa multitudinaria, atestada de gente durante todos los días del año.

Además de los numerosos espacios verdes que se alternan en los diversos barrios, existen dos parques maravillosos: el parque Hurtado, que posee unas 6.000 variedades de plantas y árboles de la flora brasileña, y el jardín botánico, que contiene el llamado “jardín de las orquídeas” (colección, única en el mundo, de 10.000 variedades de orquídeas). Después del centro y de los barrios elegantes se extienden las zonas donde predomina el elemento obrero, más densamente pobladas.

Playa en Brasil de Copacabana

Playa de Copacabana en Río de Janeiro

LA VIDA DE RÍO Y EL CLIMA
Las avenidas principales de Río tienen siempre un aire festivo. Por todas partes hay bares, restaurantes, heladerías; es frecuente hallar vendedores ambulantes de café y de bebidas. El tránsito es continuo e intenso. Los peatones, en algunos puntos, deben aguardar un tiempo prolongado antes de poder cruzar la calle.

El clima de Río es tan placentero que prácticamente no existe el invierno. La temperatura media es de 27° en febrero (pleno verano) y de 20° en julio (pleno invierno). Por eso sus playas son siempre frecuentadas. Para refrescarse se consumen bebidas, helados y frutas de toda clase; las frutas sobre todo, muy dulces y exquisitas, son las que más abundan en todo Río.

BRASILIA: LA NUEVA CAPITAL DEL BRASIL (ampliar sobre Brasilia)
Desde mayo de 1960 Río de Janeiro ha dejado de ser la c Brasil. El título y sus funciones se han transferido a Brasilia, una ciudad nueva, ubicada en el Estado de Goyaz, casi en el centro del vastísimo territorio que abarca ese Estado, y el antiguo distrito federal constituye ahora el Estado de Guanabara.

El desarrollo de la construcción de esta nueva capital habrá de valorizar extraordinariamente las inmensas zonas centrales y septentrionales del Brasil, hoy poco pobladas, pero ricas en tierras cultivables, en recursos minerales y en potencial hídrico. Por esta razón, la nueva capital se halla a mil kilómetros, aproximadamente, de las más importantes ciudades costeras.

En los primeros años la ciudad contará con pocas decenas de miles de habitantes, pero ha sido planeada y estudiada para medio millón. La nueva capital surge en la altiplanicie central del Brasil, en zona de clima templado, a 1.100 metros de altitud.

Fuente Consultada: Enciclopedia Estudiantil Tomo VI Editorial CODEX

Otras Fuentes: Ciudades del Mundo Tomo I – Wikipedia – 100 Maravillas del Mundo – Grandes Civilizaciones del Pasado Tomo II

Historia de la Construccion de Puentes Obras Civiles en la Antiguedad

HISTORIA DE LA CONSTRUCCIÓN DE PUENTES

Los puentes constituyen, como es lógico, un elemento de extrema importancia en la construcción de una red de carreteras. Durante mucho tiempo el hombre no pensó (o carecía de las condiciones materiales para su realización práctica) en unir a través de un pasaje sobreelevado dos tramos de carretera separados por un curso de agua, acaso también porque las sendas lo conducían hacia los lugares donde resultaba más fácil la prosecución de la marcha. Resulta lo más probable que los primeros puentes fuesen simples troncos de árboles dispuestos de tal modo que permitiesen vadear un río o un torrente.

Sin embargo, en opinión de algunos eruditos, el origen del puente puede deberse asimismo al sistema de tender lianas entre los árboles de las márgenes de un río, tal como se hace en las zonas de África habitadas por pigmeos siguiendo una costumbre que data de los tiempos más remotos.

Más tarde se comenzaron a construir puentes de barcas, sobre todo con finalidades de tipo bélico, que en seguida fueron adoptados por su facilidad para ser montados y desmontados. Herodoto describió la construcción de un puente de barcas sobre el río Struma por parte de los soldados persas del rey Jerjes: «Unieron entre síponteconteros y trirremes; trescientas sesenta de dichas naves fueron suficientes para constituir la base que debía servir de sostén al puente, en la parte que quedaba junto al Ponto Euxino, y trescientas catorce como base del otro lado; las dispusieron transversalmente a la corriente del Ponto Euxino y paralelas a la corriente del Helesponto. Tejieron más tarde en tierra firme algunos cables que situaron completamente alrededor de árganos de madera, utilizando para cada puente dos sogas de lino y cuatro de papiro.

Cuando se consiguió la unión entre las dos orillas, cortaron troncos de árboles ele longitud idéntica a la anchura del puente formado por las naves y los dispusieron en orden sobre los cables tendidos y, situados así en hilera, los ataron entre sí. Por último colocaron tablas de madera y echaron cierta cantidad de tierra por encima de ellas, aplanándola bien. Luego erigieron a ambos lados una empalizada lo bastante alta para que los animales no se asomaran a las márgenes del puente y vieran el mar por debajo de ellos…»

Para encontrar el puente más antiguo de cuantos se han construido a lo largo de la historia de la humanidad es preciso remontarse a la época del máximo esplendor de la civilización de Babilonia, en los tiempos del reinado de Nabucodonosor, que ordenó la construcción de un puente sobre el río Eúfrates destinado a unir de una manera permanente los diversos barrios de la ciudad de Babilonia, que se hallaban separados por el curso del río.

Dicho puente, según el testimonio de los historiadores griegos, tenía una longitud superior a 900 m, cifra que indica asimismo la anchura del río en aquel punto, y contaba con 100 pilares de piedra que sostenían una plataforma, construida de vigas de palmera estrechamente ligadas entre sí con lianas y que estaba cubierta por un techado.

construccion de un puento romano

Los legionarios de César construyen un puente de madera sobre el Rin (52 a. de J.C.) para facilitar el paso de las tropas a la orilla derecha del río. La rapidez con que se construyó dicho puente permitió que el gran conquistador romano sorprendiera y derrotara a las tribus germánicas que intentaban penetrar en Occidente.

El gran número de pilares y el escaso espacio que distaba uno de otro, alrededor de 5 m, daba lugar a una notable irregularidad en el fluir de las aguas del río, ocasionando frecuentemente obstrucciones y encharcamientos en las épocas de crecida.

Sólo algún tiempo más tarde, en Mesopotamia, con la adopción de aberturas en arco, se pudo mejorar la construcción de puentes, evitando los inconvenientes técnicos de graves repercusiones, de los cuales ya se ha hecho mención.

La falta de una verdadera y auténtica red de comunicaciones y la escasez relativa de cursos de agua constituyen los motivos básicos que hicieron muy esporádica la actividad que los griegos desplegaron en la construcción de puentes. Múltiples testimonios históricos contribuyen aún hoy a proporcionarnos noticias acerca de la construcción apresurada de puentes, cuya finalidad se relacionaba de modo directo con objetivos de tipo exclusivamente militar, de lo que puede deducirse que los griegos no ignoraban la técnica de la construcción de puentes.

Los puentes romanos, que a pesar del desgaste soportado durante los dos mil años que nos separan de ellos toleran todavía la acción de la intemperie y se muestran capaces de resistir el peso del tráfico moderno, constituyen uno de los testimonios más impresionantes de la genial capacidad arquitectónica de los antiguos romanos, los cuales, según parece, aprendieron de los etruscos los rudimentos o principios fundamentales de esta técnica constructiva, pero supieron desarrollarla más tarde de modo autónomo con resultados admirables y que ni decir cabe que superaron ampliamente cuanto aprendieron de sus maestros.

Los puentes romanos de mayor antigüedad, el Sublicio entre ellos, citado en la leyenda de Horacio Coclite, estaban construidos exclusivamente de madera, y este material continuó siendo utilizado por los romanos durante mucho tiempo después de la introducción de la piedra como material principal en la construcción de puentes, tal como atestigua el relieve de la Columna Trajana, que representa el puente existente sobre el Danubio, construido en el 104 d. de J.C. por Apolodoro de Damasco por orden del emperador Trajano.

A partir del siglo n d. de J.C, con la constante evolución de los conocimientos técnicos y la utilización siempre creciente de la piedra, los puentes romanos llegaron a un nivel tal de audacia arquitectónica y de elegancia estructural que aún hoy día constituyen obras dignas de la admiración de los eruditos.

Mientras que los puentes de mayor antigüedad presentaban un solo arco y obedecían exclusivamente al criterio de la simple función, casi siempre militar, tal como se atestigua a través del considerable número de puentes construidos por los legionarios durante las campañas militares, inmediatamente después de la realización de estas obras de utilidad pública intervino una precisa intención estética que confería una ligereza admirable a las sólidas estructuras de la arquitectura romana.

El número de los arcos se va multiplicando progresivamente; el puente de Hipona constaba de once, el del Danubio, de veinte, y el de Salamanca, de veintisiete. También la luz de los arcos, generalmente comprendida entre los 5 y los 20 m, llega a anchuras mayores, como, por ejemplo, en el extraordinario puente de Alcántara, en el cual los arcos tienen una luz de 27 m, o en el puente de Augusto, en Narni, cuya arcada mayor tenía una luz de 42 m aproximadamente, siendo la mayor de cuantas hoy se conocen.

Hasta la introducción del hormigón armado y del acero como materiales de construcción, que abrieron un nuevo capítulo en la historia de la arquitectura y de las comunicaciones terrestres, los puentes romanos constituyeron modelos insuperados y prácticamente insuperables que atrajeron de modo constante la atención de los arquitectos de los siglos posteriores, Una vez trazado este somero cuadro de las redes de carreteras y de comunicaciones de la antigüedad, no queda ya más que examinar las características de los vehículos de más amplia difusión en el mundo grecolatino.

AMPLIACIÓN DEL TEMA SOBRE LOS ANTIGUOS PUENTES…

La verdadera historia de la construcción de puentes, tal como hoy la entendemos, comienza, sin embargo, con los inmensos acueductos de obra romana, algunos de los cuales sobreviven, casi intactos, hasta nuestros tiempos. Uno de los arcos más antiguos es el de la Cloaca Máxima, la gran alcantarilla romana, que data del 615, antes de Jesucristo. Dicho arco tiene 4,25 metros de luz. Acueductos de este origen existen todavía en Roma y en varios sitios de sus antiguas provincias, especialmente en las Galias y en España. Muchas de estas construcciones datan, aproximadamente, de la Era Cristiana, y algunas de ellas prestan servicio todavía. Puentes construidos con vigas de madera descansando sobre estribos de piedra o sobre cajones llenos de piedra y aun sobre arcos de madera, como el puente de Trajano sobre el Danubio, eran comunes en los primeros siglos de nuestra Era.

El arte de construir puentes decayó con el derrumbamiento del Imperio romano, hasta que revivió merced a los monjes de la Edad Media. La terminación en Ford, que significa vado, en los nombres de muchas ciudades sajonas por donde pasan grandes calzadas atestigua incidentalmente la carencia de puentes. Los Gobiernos y los señores feudales concedieron frecuentemente privilegios a particulares para construir puentes y cobrar un derecho de peaje a los que los utilizasen.

El primer puente de arco construido en Inglaterra, en tiempo posterior a la época romana, y empleando la piedra como material de construcción, parece que ha sido un puente triangular existente cerca de la Abadía de Crowland. Se cree que fue construido hacia el año 860 de la Era Cristiana. Los tres arcos se reúnen en el centro, y por ellos pasan separadamente tres calzadas sobre tres cauces, actualmente secos. Con el decaimiento de los monasterios el arte comenzó a declinar, y la expoliación sufrida bajo Enrique VIII completó el desastre.

Los primeros puentes sobre el Támesis eran de madera. Uno de ellos es mencionado hacia el año 994. El primer puente de madera, el llamado «Antiguo puente de Londres» (Oíd London Bridge), fue comenzado a construir en 1176 por Peter, capellán de St. Mary Colechureh, templo allí cercano. Consistía el puente en 19 arcos, y sostenía casas de madera. Los estribos eran grandes y sólidos, y los arcos, muy pequeños, y se perdieron muchas vidas por zozobrar allí las embarcaciones. A principios del siglo XVIII  todavía existían bajo dos de los arcos del puente ruedas de paletas para elevar el agua del río. Estas ruedas o aceñas giraban con la marea, de suerte que el sentido de su rotación cambiaba con el flujo y reflujo.

El arte de construir puentes revivió en el siglo XVIII y a principios del siglo XIX por la acción de Telford, Rennie y Brunel; pero se puede deducir cuánto había descendido el arte en Inglaterra del hecho de encargar la construcción del antiguo puente de Westminster (el segundo puente de piedra sobre el Támesis) a Tomás Labelye, ingeniero suizo, que llevó a cabo la obra del año 1738 al 1750. Empleó para los cimientos grandes cajones, que se rellenaron de obra de mampostería, que fueron rodeados de capas de pilotes para impedir la acción de desgaste de las aguas.

Este puente tenía trece arcos semicirculares; pero la fuerza de la corriente resultó demasiado enérgica para la obra, y en su lugar hubo que construir el actual puente de hierro de siete arcos. Los puentes pueden ser de varios tipos distintos, que suelen clasificarse, atendiendo a los materiales de construcción, en puentes de piedra, de acero, de hormigón armado, de hierro colado y de hierro forjado. Antiguamente los había, como queda dicho, de madera; pero éstos son raros actualmente.

También varía el tipo de los puentes, según estén destinados al servicio de ferrocarriles o de carreteras o sean simples pasarelas, o, en fin, puentes canales. Por su estructura, pueden ser bien de tramos rectos, o bien en arco, con articulaciones o sin ellas, y de contrapeso o apoyo en pescante.

Existen, además, los puentes colgantes, que forman un tipo especial, en los que el tablero se halla sostenido por tallos verticales, amarrados a cadenas o cables de alambres que describen un arco de curva invertida. Estos cables van amarrados a ambos extremos del puente, y se apoyan en medio o en dos sitios, sobre grandes macizos de mampostería levantados sobre pilas.

Otro grupo aparte lo forman los llamados «puentes móviles», los cuales pueden ser de varias clases, a saber: de barbas; rodados o de corredera, que se estiran hacia atrás sobre ruedas; de levantamiento o de báscula, que pueden ser de una o de dos alas, equilibradas por contrapesos; giratorios, con el tablero siempre en posición horizontal, pero que gira alrededor de un eje vertical, y levadizos o de compuerta, con goznes a un extremo y dos cadenas al otro pendientes de un muro, y tirando de las cadenas se alza el puente.

Hay, en fin, puentes transportadores, en los que un vagón o gran plataforma, suspendido de fuertes cables que cuelgan de lo alto de la armadura, es trasladado de una orilla a otra, con los pasajeros, mercancías, etc. Un ejemplo muy notable de estos puentes es el construido sobre la ría de Bilbao.

Los puentes de arco se construyen con obra de albañilería y empleando todos los materiales usados por los ingenieros. Los puentes de esta clase pueden ser de cualquier longitud; pero la luz de sus arcos no puede ser tan grande como la de los otros tipos. Ya se ha hecho mención de los grandes puentes y viaductos arcados construidos por los romanos y la decadencia subsiguiente en el arte de su construcción.

La causa de que estas estructuras hayan durado tanto tiempo es que los cimientos eran muy sólidos. Los romanos construían sobre haces de pilotes rellenos y rodeados de cemento. La acción constante de la fuerza de las corrientes y sus efectos excepcionales en los tiempos de crecida, que minaron y destruyeron centenares de puentes construidos posteriormente en la Edad Media, y aun en el siglo XVIII , no ha llegado a hacer mella en construcciones más antiguas.

Probablemente, el arco mayor del mundo construido con obra de albañilería es uno que fue terminado en 1901, a través del valle de Empetruse, en Luxemburgo. Tiene de luz 84,50 metros, es elíptico, y su construcción ha llevado 25.000 metros cúbicos de material de albañilería, y además se han empleado 13.420 pies cúbicos de madera para las cimbras del arco.

El primer puente de arco, construido con hierro colado subsiste todavía en Coalbrookdale (Inglaterra); cruza el río Severn, y tiene una luz de 30,50 metros y una elevación sobre el nivel del agua de 13,75 metros. Pesa 378 toneladas, y permanece tal como cuando fue construido en 1779, salvo que ahora se halla torcido por la presión de la tierra detrás de los estribos.

El coronamiento ha sido empujado hacia arriba por la presión, dando al arco una forma aguda, que recuerda un poco la hechura de las ojivas góticas. Desde el principio del siglo XIX hasta que se introdujo el uso del hierro forjado, el hierro colado se usaba, al igual de la piedra y de la madera, para los puentes de arco. Un progreso que puede traer por resultado la rehabilitación de los puentes de arco es el empleo del hormigón armado.

El material que se emplea para esto es algo complejo, porque se ha encontrado que el hormigón solo no es bastante resistente para la tensión, aunque lo es admirable para la compresión. El hormigón armado y reforzado que hay que emplear está formado por una masa sólida, que rodea un esqueleto o armadura de acero convenientemente dispuesta y arreglada para resistir las fuerzas que han de actuar sobre ella.

Si los ingredientes del hormigón guardan las proporciones adecuadas y la mezcla está hecha debidamente, el material es muy seguro; pero esta  coalición se debe tener siempre presente. En efecto; han ocurrido accidentes, y los ingenieros, por tanto, se muestran muy parcos para usar el hormigón en la construcción de puentes de grandes dimensiones y para trafico pesado. Las mismas consideraciones pueden hacerse a los pilotes reforzados con hormigón.

El antiguo método de emplear pilotes de madera y depositar el hormigón en cajones apropiados continúa siendo el preferido. Pero se han construido ya puentes de grandes arcos con hormigón armado. Uno de ellos, en Auckland (Nueva Zelandia), tiene un arco de 97,50 metros de luz y una altura de 45 metros. La calzada de dicho puente tiene 7,33 metros de anchura. El puente a la memoria de Washington, construido en Wilmington (Delaware), tiene un arco de 76,25 metros de luz y una altura de 21,33 metros.

Una obra, única en su clase, de puentes construidos con hormigón, puede verse en el ferrocarril de la costa oriental de Florida (llamado comúnmente «El ferrocarril sobre los mares»). Esta vía une Cayo Hueso con el continente norteamericano, corriendo de Cayo a Cayo, que es como se denominan estos islotes, sobre grandes puentes de hormigón; uno de estos puentes tiene 3.666 metros de largo, y descansa sobre el fondo del mar.

La obra mayor de esta clase, hecha con hormigón armado y reforzado, es el viaducto,  de Tunkhannock, cerca de Scranton (Pensilvania), y perteneciente al ferrocarril de Delaware, Uaekawanna & Western. Tiene 800 metros de longitud y 73 metros de altura, consistiendo en diez arcos de 55 metros y dos de 30,50 metros cada uno.

Han sido empleados en su construcción no menos de 421.500 metros cúbicos de hormigón y 1.015.000 kilogramos de acero. Todos los cimientos se han construido profundizando hasta encontrar la roca viva, y esto ha requerido, en el caso de dos de los estribos, una excavación de 29 metros de profundidad. Este viaducto está ilustrado en la página 258 de este mismo volumen.

Puente en Roma

PUENTE MONUMENTAL A LA MEMORIA DE WASHINGTON, CONSTRUIDO SOBRE EL BRANDYWINE, “EN WILMINGTON, DELAWARE
La altura desde el arranque hasta la clave del arco es de 12 metros, que es la altura menor para un arco de eran luz en todo América., y la luz del arco principal es de 76 metros. El puente sobre el Tíber, en Roma, tiene una luz de 100 metros y una altura de 9,75; pero este puente no requiere soportar los tranvías y el tráfico de vehículos pesados común en las ciudades norteamericanas.

El puente más antiguo del tipo de los de asiento es el existente en Dartmoor, tal vez contemporáneo de Stonehenge. Tres estribos de toscos bloques de granito sostenían grandes losas, también de granito, de 4,50 metros de longitud y 1,8 metros de anchura; pero uno de estos estribos ha cedido. En los primeros tiempos de los ferrocarriles, se construyeron muchos puentes de esta clase con madera, especialmente en América. Tas vigas se armaban y acoplaban formando entramados de varias formas; pero el hierro colado primeramente y el hierro forjado después, y a menudo combinaciones de los dos, fueron gradualmente desterrando las construcciones de madera.

Sin embargo, cualquiera que sea el nuevo material empleado, los antiguos modelos de construcción de puentes permanecen. Cuando empezó a usarse el hierro colado, se conservó la forma arqueada del puente de piedra en las construcciones con el nuevo material; y del mismo modo, cuando vino después el hierro forjado, las sólidas vigas de este material reprodujeron las armaduras y disposiciones de las vigas de hierro colado usadas antes en la construcción de viaductos y de puentes pequeños.

PUENTE EN URUGUAY

PUENTE SOBRE MI, RÍO DAYMAN, URUGUAY

Pero estas vigas metálicas llegaron a ser demasiado pesadas, e impusieron una gran carga sobre los estribos. El puente tubular Britannia, construido en 1850, que cruza los estrechos de Menai en Gales del Norte, es un ejemplo de esta clase de material pesado, y hay centenares de puentes pequeños, construidos con sólidas vigas metálicas batidas, todavía en uso en las vías férreas y en las carreteras.

Esto constituye no sólo una disposición en que se derrocha metal, sino que es muy expuesta a la deformación. Pueden construirse vigas metálicas tan resistentes como las pesadas con menos de la mitad de metal, si éste se dispone en forma de barras, colocadas en la misma dirección en que se ejerce la fuerza. Nadie construye ahora puentes largos con vigas metálicas macizas, aunque muchos de los puentes primitivos de esta clase fueron construidos así.

Todos los puentes de 61 metros de longitud, y aun algunos mucho más cortos, se construyen actualmente con el hierro forjado dispuesto en armaduras ensambladas, y esto ahorra muchos miles de toneladas de peso en un puente grande. El rápido incremento del vasto sistema de ferrocarriles americanos ha desarrollado estilos en la construcción de puentes que casi son absolutamente peculiares de los Estados Unidos, ha madera era tan abundante, que los primeros puentes fueron todos construidos de tal material, dispuesto en varias formas de entramado, conociéndose cada tipo bajo nombres distintos.

Esos puentes, sin embargo, tuvieron corta duración, y conforme la gran extensión del país fue poblándose, la mayor parte de estos puentes han sido reemplazados por otros de acero y de hierro. Por consiguiente, se han desarrollado en el país diversos tipos de puentes; algunos de ellos muestran claramente la influencia de las antiguas estructuras de madera; pero entre los últimos grandes puentes pueden encontrarse ejemplos notables, en los que se han aplicada con éxito a la práctica nuevas teorías.

PUENTES DE VIGA

“De ménsula” o voladizo: está construido, en efecto, como una ménsula. Se halla asegurado a una sola de las orillas del obstáculo que debe salvar, y, después de un salto, alcanza la orilla opuesta. “De viga continua”: se trata de una serie de enormes vigas unidas entre si hasta formar una sola, sumamente larga. Naturalmente, este tipo de puente necesita apoyarse sobre una o más pilas intermedias. “De vigas apoyadas”: es muy semejante al de viga continua, pero con las vigas apoyadas separadamente sobre las pilas, como si cada espacio entre las dos pilas fuera un puente independiente.

“De reticulado”: como se ve, no se trata de una simple viga, sino de una armazón de vigas dispuestas casi como una red y soldadas o remachadas entre si. Es el modelo que prevalece en el cruce de amplias extensiones de agua, y uno de los qué ofrecen mayor consistencia. En nuestro país, la mayoría de los puentes ferroviarios pertenece a este tipo. “De ménsula y vigas”: es un tipo de puente mixto. Se trata de ménsulas que sostienen vigas intermedias. El más famoso modelo está sobre el río Forth, en Escocia.

PUENTES DE ARCO

“De arco empotrado”: en este tipo, los estribos del arco se hallan firmemente empotrados en el terreno. La mayor parte de los puentes do arco, de piedra o de hormigón armado, son de este tipo. “De tablero superior”: la carretera o la vía férrea pasan sobre el arco, apoyándose en él, que sirve para sostenerla. Es un tipo muy difundido en las zonas montañosas, a lo largo de las carreteras. “De tablero intermedio”: en este tipo de puente de arco la carretera o la vía férrea pasan a la mitad de la altura del arco. En sus extremos, se apoya en el arco, y en el centro se halla “colgado”. “De tablero inferior”: éste es el caso opuesto del puente de tablero superior. Aquí la carretera o la vía férrea pasan completamente por debajo del arco, del cual se hallan “colgadas”.

PUENTES CÉLEBRES: Se han venido construyendo puentes desde que los pueblos primitivos tendieron el primer tronco a través de un arroyo, creando así el primer puente de viga. La diferencia fundamental entre los tres principales tipos de puente —de viga, de arco y colgante— radica en la manera en que se desplazan las fuerzas ejercidas por el peso del puente.

En el caso de un puente de viga o voladizo (este último consiste en una serie de vigas equilibradas sobre pilares), el peso se apoya directamente en el suelo. Un puente de arco ejerce un empuje hacia fuera en los estribos, y un puente colgante mantiene tensos los cables desde los puntos de anclaje situados a cada extremo.

En ocasiones, se combinan varios principios, pero todos los puentes se basan en permutaciones de estos tipos básicos. Los primeros puentes se hicieron de madera. Más adelante, se construyeron puentes de piedra, ladrillo, hierro, acero, etc.

Puente de la bahía de Sidney

Puente de la bahía de Sidney
Construido por Dormán & Long, Middlesbrough, Inglaterra, entre 1924 y 1932. El arco de acero, sostenido por pilares de granito, era vez y media más largo y necesitó el doble de acero que el arco más largo construido con anterioridad. El ojo mide 502 m y por él pasan 4 vías de ferrocarril y un carril de 17m de anchura para automóviles. Para probarlo, se utilizaron 12 locomotoras de 7.600 t.

Gran puente de Seto

Gran puente de Seto
Inaugurado en 1988, para conectar por tren y carretera la más grande y la más pequeña de las cuatro principales islas japonesas, Honshu y Shikoku. Sus seis ojos y viaductos miden en total unos 12 kilómetros, lo que le convierte en el puente de doble plataforma más largo del mundo, por el que circulan automóviles y trenes. Tres de los seis ojos son colgantes, dos están sostenidos por cables, y el último es de viga convencional. Costó cerca de 8.180.000 dólares.

Puente de Clapper, Devon

Puente Histórico de Clapper, Devon
Este puente sobre el río Dart oriental en Postbridge-on-Dartmoor. Devon, se construyó para comunicar Plymouth con la carretera de Moretonhampstead. Se cree que data del siglo XIII, cuando el tráfico de estaño y productos agrícolas adquirió desarrollo. Se utilizó piedra de los páramos, grandes bloques de granito sin tallar, apoyados en pilares y estribos del mismo material. Existen numerosos puentes similares en España, pero el más antiguo de este tipo que se conoce se encuentra en Esmirna, Turquía, sobre el río Meles, y se construyó hacia el 850 a.C.

Puente de Luis I, Oporto

Puente de Luis I, Oporto
Este puente sobre el río Duero se terminó en 1885, siguiendo un diseño de T. Seyrig, que había colaborado con Gustave Eiffel en la construcción de un puente muy similar, el de Pía María, situado bastante cerca e inaugurado en 1877. El puente de Pía María tiene una sola plataforma para el paso de trenes, mientras que el de Luis 1 tiene una plataforma sobre el arco y otra debajo, que sirve de durmiente. El arco tiene una luz de 172 metros. Los dos puentes se construyeron con voladizos a partir de las orillas del río. Eiffel utilizó un diseño similar para su puente ferroviario de Garabit, Francia, que atraviesa una garganta a más de 120 metros de altura, lo que le convierte en el puente ferroviario de arco más alto del mundo.

Fuente Consultada:
Historia de las Comunicaciones Transportes Terrestres J.K. Bridges Capítulo “Puentes en la Antigüedad”
Colección Moderna de Conocimientos Tomo II Fuerza Motriz W.M. Jackson , Inc.
Atlas de los Extraordinario Construcciones Fabulosas Tomo II

Ubicacion Geografica de Importantes Ciudades Turisticos del Mundo

UN POCO DE HISTORIA RESPECTO A LA EVOLUCIÓN DE LAS CIUDADES: Hasta hace unos cuantos miles de años, el hombre vivía de la caza y de la recolección, pero después de la última glaciación comenzó un periodo de rápido desarrollo demográfico, gracias a la mejora de las condiciones climáticas que se dieron sobre todo en las zonas del hemisferio septentrional que hoy tienen un clima templado. Algunos grupos de Homo sapiens, probablemente grandes familias, abandonaron la vida nómada para establecerse en áreas en las que el suelo fértil y la abundancia de recursos les garantizaban alimento para todos durante mucho tiempo.

Desde entonces la historia del hombre ha experimentado un sorprendente aceleración, una de las muchas realizadas gracias a los descubrimientos y a la tecnología en nuestra civilización. Aquellos antepasados nuestros aprendieron rápidamente a seleccionar los vegetales que tenían sustancias nutritivas adecuadas para su alimentación. En aquellos primeros asentamientos estables fue donde comenzó la domesticación de los primeros animales como ovejas, cabras y bóvidos. Así nacieron los primeros centros habitados y se creó el primer germen de una sociedad estructurada, en la que nuestros abuelos comenzaron a dividirse funciones y ocupaciones, y en la que el trueque se convirtió en la primera forma de comercio. A partir de aquellas primeras experiencias de convivencia se crearon posteriormente lo que los griegos llamaron polis, los romanos urbs o civitas, y nosotros, hoy día, llamamosciudades.

África, el continente negro. Naturaleza virgen, paisajes de ensueño y grandiosos testimonios de culturas desaparecidas. En esta parte de la Tierra se encuentran los últimos paraísos animales y naturales del planeta, al tiempo que fabulosos edificios evocan el esplendor de culturas africanas cuya influencia todavía se manifiesta de forma ostensible en muchas partes del mundo.

Grandes ciudades prosperaron en el pasado, antiguo y reciente, contribuyendo de manera excepcional a la evolución de la cultura humana. Y precisamente en su desarrollo se basó la formación de los grandes imperios. Entre las legendarias ciudades de la Antigüedad, hay que recordar las dos capitales egipcias Menfis y Tebas, en las que hace 5000 años ya era utilizada una lengua escrita con el primer embrión de alfabeto que superaba el simbolismo ideográfico. Y Babilonia, la magnífica capital del reino de Hammurabi, el soberano que en torno al año 1700 a. de C. formuló el código de leyes más antiguo de la historia: un inequívoco signo de madurez de aquellas primeras sociedades, de su vitalidad y de su capacidad para producir culturas estructuradas.

Asia, el continente más extenso del planeta, es una tierra de contrastes: aromas europeos y mediterráneos en Estambul, el maravilloso mundo de las mil y una noches, el misterioso exotismo del Lejano Oriente, los estados insulares del océano índico, etc. De las grandes culturas y religiones hemos heredado fabulosas construcciones, y de las fuerzas de la naturaleza, magníficos paraísos.

 Con el paso de los siglos, la ciudad se convirtió cada vez más en el centro de la actividad humana. Basta pensar en Atenas, Roma o Constantinopla (posteriormente Bizancio, y después Estambul), uno de los centros urbanos más dinámicos y discutidos de la historia. Y ya más cerca de nosotros, hay que recordar las grandes potencias mercantiles de la Edad Media, como las ciudades marítimas italianas, entre ellas Venecia que durante siglos dominó el Mediterráneo, o la Florencia del Renacimiento.
O incluso las ciudades de la Liga Hanseática, en el Norte de Europa, desde Eübeck a Bergen, desde Brujas a la misma Londres, que situada en una posición estratégica, entre los siglos XVI y XVII, le permitió convertirse en una de los más importantes imperios de la historia.

Cada una de estas extraordinarias ciudades ha atravesado momentos de increíble riqueza y esplendor, dando un formidable impulso al conocimiento, al arte, a la arquitectura y, más adelante, al desarrollo industrial. Algunas se encuentran todavía hoy entre las ciudades más importantes del mundo, y otras han ido poco a poco perdiendo su influencia y teniendo que enfrentarse a periodos de decadencia. Cada una de ellas ha marcado de forma indeleble alguna época de la historia de la humanidad.

Europa: arquitectura y arte en primer plano. Durante muchos siglos, desde la Antigüedad clásica hasta el siglo xx, en el viejo continente se erigieron espléndidas construcciones de fama mundial: castillos, palacios, torres, fortalezas, templos religiosos y puentes. Asimismo, junto a todo ello no hay que olvidar las fascinantes maravillas naturales que ofrece Europa.

Pero nunca como en los últimos cincuenta años, las ciudades habían entrado a formar parte tan intensamente del horizonte de nuestra cotidianidad, ni nunca hasta ahora habían existido metrópolis de 20 y 30 millones de habitantes, cuya extensión y densidad están modificando los paradigmas de la convivencia.

En nuestros días, tres mil millones de personas viven en el mundo concentradas en los centros urbanos, de las que 640 millones (un 10 % de la población total del planeta) viven en las 300 ciudades más pobladas. Por primera vez, los habitantes de las ciudades están a punto de superar a los de las áreas rurales, y según las previsiones de las Naciones Unidas en 2030 serán 5000 millones, frente a una población rural de 3200 millones de personas.

Misteriosas civilizaciones han dejado sus huellas por el territorio comprendido entre México (al norte) y Patagonia (al sur). Fabulosas construcciones, templos gigantescos y pirámides espectaculares constituyen el legado de los legendarios pueblos inca, maya y azteca. Los magníficos paraísos naturales del centro y el sur del continente americano dan un carácter y belleza especiales a esta parte del planeta.

A comienzos del siglo XX, las grandes ciudades se hallaban casi todas en Europa y en América del Norte, y Londres, París o Berlín estaban situadas en la vanguardia del proceso de modernización de un mundo que veía la aparición del automóvil y los primeros rascacielos (el nombre se acuña en Estados Unidos para designar a los primeros edificios que superaban los 15o 20 pisos de altura).

En torno al año 2030, las mayores ciudades estarán en su mayoría concentradas, según las previsiones, en Asia, pero también África —el continente menos desarrollado— habrá dado el salto desde una sociedad rural a

QUE ES LA MECA? Ciudad Sagrada del Islam Ubicación e Historia

LA MECA Y EL NACIMIENTO DEL ISLAMISMO

 QUE ES LA MECA? Más Datos Curiosos!

La propagación del Islam fue muy rápida y se efectuó cuando todavía vivía su profeta, Mahoma, quien en el año 622 emigró a Medina. En menos de cien años los musulmanes forjaron un poderoso imperio cuya capital espiritual era La Meca. En el siglo XX, Ibn Saud reunió de nuevo algunos fragmentos del antiguo imperio, pero no pudo devolverle toda su pasada grandeza.

La Meca es una ciudad de Arabia Saudita, capital de la Provincia Occidental, situada 64 Km. al este de Jeddah. La Meca es el lugar de nacimiento de Mahoma, fundador del Islam, y la ciudad más venerada de esa religión.

la meca

Mahoma nació allí alrededor del 570 y vivió en la ciudad hasta el 622, año que huyó debido a la persecución religiosa, refugiándose en Medina. En La Meca está la Kaaba, santuario donde se guarda la Piedra Negra, hacia la cual los musulmanes se dirigen al hacer sus oraciones. Se dice que la Piedra Negra le fue dada al profeta Abraham por el arcángel Gabriel.

Para los miembros del Islam, el peregrinaje a la ciudad de La Meca es algo tan importante que se configura como uno de los pilares de su fe. De este modo, casi 3 millones de fieles llegan hasta allí para rendir los cultos correspondientes al Hajj o peregrinaje mayor, el que se realiza sólo durante el mes de dul-hiyya, o bien, el peregrinaje menor o Umrah, que se realiza durante todo el año.

El Corán es el libro sagrado de los musulmanes. Contiene los preceptos y dogmas que muchos musulmanes saben de memoria. «Los cinco pilares del islam» tiene especial importancia; junto con la fe en Alá, la oración, la caridad, el ayuno y la peregrinación a La Meca, forma el centro de las preocupaciones espirituales de los discípulos de Mahoma

La entrada en la ciudad santa de La Meca se acompaña de un rito muy severo. Como todos los peregrinos van vestidos de blanco, las diferencias de raza y condición social apenas son perceptibles. La Kaaba es, ciertamente, el punto neurálgico de todas las actividades religiosas: a su llegada a la ciudad santa, el peregrino da siete vueltas a su alrededor: las tres primeras con pasos rápidos y seguidamente a un ritmo más lento. A cada vuelta se debe besar la Kaaba o tocarla con el bastón.

Después de esta ceremonia, los peregrinos recorren siete veces el valle situado entre los montes Safa y Marwa, en recuerdo de la desesperada carrera de Agar, que buscaba agua para apagar la sed de su hijo Ismael. La fase principal de la peregrinación consiste en una expedición hacia el monte de la Gracia, en la llanura de Arafat. Allí se reúnen millares de personas. La tradición exige que los peregrinos constituyan siempre un número de 700.000, y cuando no se alcanza, los ausentes son reemplazados por ángeles…

Tiendas o parasoles protegen a los peregrinos de los ardores del sol, y la noche se pasa a la intemperie. Con el regreso a La Meca la peregrinación toca a su fin. Los que disponen de tiempo y medios se dirigen otra vez a Medina e incluso a Jerusalén, tercera ciudad santa del Islam.

AMPLIACIÓN DEL TEMA… La Meca era el centro del fantástico mundo musulmán. La ciudad santa debía su importancia a la prosperidad de los intercambios comerciales entre Arabia meridional y Siria. Ya antes de Mahoma, La Meca era lugar de peregrinación en el que se reunían los árabes paganos.

Pese a haber elegido Medina, Mahoma quiso que La Meca siguiera siendo lugar de peregrinación. Todo árabe tenía que ir a La Meca, por lo menos una vez en su vida. Por este motivo, no obstante la decadencia experimentada por las antiguas relaciones comerciales mantenidas por las caravanas y su aislamiento en las montañas delHedjaz, cerca del mar Rojo, La Meca siguió siendo un centro importante, siempre lleno de peregrinos.

A pesar de ser ciudad santa, La Meca nunca ha podido reivindicar el título de capital política del mundo árabe. Además, la unidad de este mundo árabe era, en realidad, más aparente que real. Basta pensar en la diversidad de los pueblos que vivían entre el Indo y el océano Atlántico, entonces bajo el dominio musulmán.

Prácticamente, los usos y costumbres de todos estos pueblos no tenían nada en común, cosa lógica, dada la falta de contactos. Por otra parte, los primeros califas o sucesores de Mahoma residieron en Medina, mientras que los omeyas eligieron Damasco. Eran enemigos encarnizados de los musulmanes ortodoxos o chutas,   que   deseaban   se   escogiera como califas a los miembros de la familia del profeta.

Durante casi un centenar de años (660-750) fundaron un califato muy próspero en Damasco. Otro califa residió en La Meca desde 680 hasta 692, fecha en que la ciudad santa fue sitiada y conquistada. Pero no por eso dejó de ser un foco de rebelión. A la caída de los omeyas en el año 750, sustituidos por los abasidas, el califato fue trasladado a Bagdad, pero La Meca conservó su título de ciudad santa. Nuevamente saqueada en el año 950, La Meca vio cómo en 960 subían al poder los fatimitas, familia descendiente del profeta. Esta dinastía permaneció en el poder hasta 1925, cuando el soberano wahabita Ab-dul Ibn Saud conquistó La Meca.

La ciudad es una colmena en la que están representadas todas las razas a condición de que pertenezcan a la religión musulmana. Los cristianos no son admitidos en la ciudad, pero algunos han logrado introducirse en ella disfrazados… La Kaaba rige allí la vida de 150.000 habitantes a los que se suman cada año centenares de miles de peregrinos que acuden a adorar a Alá y a su profeta.

Lagos Ciudad de Nigeria en Africa Poblacion Grandes Ciudades Mundo

Lagos: Lagos es una ciudad costera, más precisamente en la bahía de Benín y en un archipiélago frente al continente. Es una de las más grandes e importantes de Nigeria, por lo que anteriormente era su capital hasta el año 1991.

Pero el término ciudad en este caso está mal implementado, ya que desde el punto de vista administrativo, Lagos es un municipio y por ende no tiene administración de este tipo.

vista de la ciudad de Lagos

Pero es en la década de 1970, debido al auge petrolero en Nigeria, que Lagos experimenta una verdadera explosión demográfica, un importante crecimiento económico y junto a ello, se convirtió en el polo de atracción para las personas que se asentaban en espacios rurales.

La consecuencia más visible, de lo que anteriormente mencionábamos es que los pueblos y asentamientos de la periferia se desarrollaron a pasos agigantados, conformando finalmente la gran metrópoli que conocemos hoy en día.

Historia: La denominación Lagos, proviene de los portugueses ya que llamaron así a un gran puesto comercial en la isla establecido por ellos. Su objetivo principal por aquel entonces era comercializar especies, marfil y esclavos. Pero en 1807, Lagos queda en manos del poder británico.

Finalmente, es a comienzos del siglo XX, cuando esta pasa a ser colonia de Nigeria. A partir de allí, el prospero negocio fue la exportación de materias primas. Lo cual permitió su crecimiento y desarrollo a mediados del mismo siglo. Esta se convirtió además en el centro de recepción de miles de migrantes africanos, y por lo general de los pueblos más empobrecidos. Ello derivó en un caimiento de la calidad de vida de la ciudad y el surgimiento de suburbios en la periferia de la misma.

Finalmente, en 1991 el gobierno de Nigeria decide trasladar su capital federal a Abuya, en donde los últimos años se venían gestando la construcción de importantes edificios públicos y administrativos.

Geografía: Esta ciudad está situada en los 6º27’ Latitud Norte y 3º24’ longitud Este. Estas coordenadas corresponden con el sudoeste de Nigeria.

Esta se emplazada sobre un área de lagunas pantanosas, originadas por las abundantes precipitaciones de esta zona costera y por los ríos que finalmente desembocan en el mar.

Además, Lagos posee dos islas principales; la isla Lagos y la isla Victoria. Ambas están separadas entre sí por medio de arroyos de diferentes tamaños y están conectadas por medio de puentes.

Clima: Lagos posee un clima similar al resto del sur nigeriano. El mismo se caracteriza por tener dos temporadas lluviosas, la primera de ellas se desarrolla durante los meses de abril y julio, y se destacan por ser las más copiosas; en cambio la segunda temporada que es más débil, se desarrolla durante los meses de octubre y noviembre.

Ello determina, que entre diciembre y marzo se origine la temporada de sequía más prolongada, por lo que los mayores montos de precipitación pueden llegar a ser de 35 mm cono lo es en el mes de enero.

En esta época de sequía, también se evidencian vientos secos y cargados de polvo, provenientes del desierto del Sahara, los cuales reciben el nombre de “vientos Harmattan”.

En cuanto a las temperaturas, el mes más caluroso es marzo, cuya media es de 29ºC. El resto posee medias de entre 25ºC y 27º C.

Población: Esta ciudad es la segunda más grande de África y la mayor de Nigeria. Actualmente habitan en ella más de 13 millones de personas. Además es una de las ciudades que mayor crecimiento demográfico ha evidenciado en este último tiempo.

En cuanto a esta área metropolitana, denominada “Lagos Metropolitana”, comprende 16 de las 20 áreas del gobierno local del Estado de Lagos, y por ende posee el 88% aproximadamente de la población del estado del mismo nombre. Su aumento por año, es de 275.000 personas.

Economía: Lagos, concentra la mayoría de las actividades y por ende la riqueza de toda Nigeria. Esto se refleja en la alta calidad de vida que poseen quienes habitan allí.

Es un importante centro comercial, porque la mayoría de los bancos e instituciones financieras se encuentran allí.

En sus suburbios, se desarrolla más de la mitad de la actividad industrial total. Por ejemplo los bienes que se producen allí son: equipos electrónicos, químicos, cerveceros, alimentos procesados y textiles.

Por otra parte, el petróleo es una de las mercancías que más aporta al PBI (aproximadamente el 20%), el cual es sacado del país por medio del puerto situado en la misma ciudad, y que a su vez es más grande de toda Nigeria. 
Fuente Consultada:
http://es.tixik.com/lagos-2354632
http://es.wikipedia.org/wiki/Lagos

Prof. Geografía Claudia Nagel
Otras Fuentes: Ciudades del Mundo Tomo I – Wikipedia – 100 Maravillas del Mundo – Grandes Civilizaciones del Pasado Tomo II.

PEKIN CHINA Ciudad Capital Mas Poblada de Asia Crecimiento

Partiendo de la siheyuan —la pequeña casa tradicional de ladrillos grises dispuesta en torno a un patio— que perteneció a Guo Moruo, uno de los más celebres intelectuales chinos del siglo XX, los turistas, a bordo de ciclos a pedales realizan un fascinante itinerario a través de un hutong, uno de los “barrios de la memoria” de Pekín.

Desde allí continúan por la orilla septentrional del lago Qianhai, pasando sobre elPuente Yinding y llegan a la Torre de la Campaña ya la colina de Carbón, desde donde admiran las vistas sobre la ciudad.

Durante el recorrido se suceden pintorescas imágenes de la vida cotidiana en la ciudad: vendedores ambulantes de baozi, los panecillos hechos al vapor, niños que juegan en las calles y mujeres que lavan la ropa delante de la puerta de sus viviendas.

La ruta de vuelta se acaba en los jardines del Palacio del príncipe Gong, donde se asiste a un espectáculo de la ópera de Pekín y se les ofrece un té y un tentempié.

Pero en Pekín, los hutong son un retazo de otros tiempos ya pasados. Sólo 25 han sido conservados con finalidades turísticas, mientras los demás han sido destruidos por el gigantesco proyecto de re-ordenación urbana al que la administración de la capital china ha destinado la fabulosa cifra de 2500 millones de euros, de los que únicamente 40 serán utilizados en la custodia de lugares de interés histórico.

El objetivo para el que Pekín se prepara es la organización de los juegos olímpicos de 2008, fecha en la que se presentará ante el mundo como la ciudad del siglo XXI, sorprendiendo a todos por su grandiosidad y sus magníficas e innovadoras soluciones arquitectónicas.

La carrera hacia la excelencia está abierta, y Pekín —para la que las ciudades europeas y americanas son ya cosa del pasado— debe enfrentarse con la también muy dinámica Shanghai. Pero la arquitectura de su competidora china —afirman— sólo es banalmente vertical a imitación de la de Norteamérica. En la capital, partiendo de las formas y de los símbolos de una cultura milenaria, están seguros de hacerlo mejor. Lo cierto es que Pekín siempre ha sido una ciudad de enormes ambiciones.

Pekín tiene, además, tanto pasado que en la cueva deZhoukoudian, no muy lejos de la ciudad, se han encontrado huellas de presencia humana de hace 500.000 años, testimoniadas por el conocido cráneo de Horno erectus denominado precisamente Hombre de Pekín. El célebre viajero europeo Marco Polo, por su parte, escribió que la Pekín medieval ,tenía tan gran número de casas y de gente que ningún hombre podría llegar a contarlas,.

En 1407, los reyes de la dinastía Ming empezaron la construcción de la Ciudad Prohibida, un conjunto de palacios digno de los hijos del cielo que llegaría a cubrir un área de 740.000 metros cuadrados y a tener hasta 9999 espléndidos edificios. Y qué decir de las 68 hectáreas del parque Beihai, que está al lado, con sus colinas artificiales, unas más altas que las otras y sus refinados pabellones; o del fabuloso Templo del Cielo, con su techo de tejas del color del lapislázuli; o de ese lugar encantado que es el Palacio de Verano de la Emperatriz  Viuda Chi Yi. (abajo)

Y todavía, al día siguiente del nacimiento de la República Popular China, precisamente delante de la Ciudad Prohibida, Mao Zedong quiso que se construyera la Plaza de Tian´an Men, que todavía no ha sido superada en sus dimensiones como la plaza más grande del mundo, junto a la que se levantan los imponentes y austeros edificios pertenecientes al gobierno chino y donde se levantó el mausoleo para depositar el cuerpo del Gran Timonel de la Revolución y del país.

Hoy día, para reorganizar el plano urbano de Pekín ha sido llamado Elbert Speer, el hijo de aquel »arquitecto del diablo» que recibió el encargo de crear el Berlín »ciudad universal» de la Alemania Nazi.

Según algunos, el proyecto de Speer —que contempla la creación de un eje viario de 25 kilómetros para unir la Plaza de Tian´an Mencon el parque olímpico, además de plazas monumentales, viviendas socialistas en torno a las fábricas y un inmenso nudo ferroviario para unir la capital con cada localidad de China, además de más de 300 kilómetros de autopistas urbanas y 140 de líneas de metro— tiene notables semejanzas con el que su padre había planificado para Hitler, lo que ha traído inevitables comparaciones y ásperas polémicas.

El arquitecto se ha defendido afirmando que su proyecto urbanístico carece de planteamientos megalómanos, ya que está ajustado a las dimensiones de una ciudad de 12 millones de habitantes, centro de un país —el más grande y poblado del planeta— en rápida expansión económica. Además, el proyecto ofrece diferentes respuestas a los problemas de la ciudad, en primero de ellos el de la alta tasa de contaminación resuelto mediante sistemas de reutilización del agua de lluvia, fuentes de energía alternativas y fábricas sostenibles ecológicamente.

Junto a Speer, hijo, han llegado a Pekín muchos de los arquitectos más conocidos y prestigiosos del mundo, a los que se les ha transmitido un imperativo categórico: ser audaces.

En esta línea ha sido acabado, en las cercanías de la Plaza de Tian´an Men, el Teatro Nacional, obra del francés Paul Andreu. El edificio, que cubre un área de 119.000 metros cuadrados, ha sido denominado popularmente como «Huevo de pato», debido a su forma envuelta por una ovoide estructura de cristal y titanio iluminada de forma que cambia de color a diferentes horas del día. A Norman Foster se le ha encargado el proyecto de la nueva terminal aeroportuaria, que el arquitecto ha resuelto utilizando las formas sinuosas y los colores (rojo, amarillo y verde) del dragón, el animal fantástico de la mitología china.

Por lo que respecto a las infraestructuras para los juegos olímpicos, los edificios más destacados son el Estadio Nacional de 80.000 localidades, proyectado por el estudioHerzog & de Meuron como un »nido de golondrinas» e inspirado en los colores de las vasijas de la época Ming.

Junto a aquél se encuentra el National Swimming Center (abajo), diseñado por los australianos PTW Architects, que le han dado la forma de un sencillo paralelepípedo, y que se presenta como un volumen líquido que evoco la transparencia de las burbujas de agua. El efecto se logra gracias a la utilización  para la cubierta, del efte, un innovador polímero.

Entre los proyectos más ambiciosos para el centro de la ciudad destaca la ampliación del Museo Nacional (de 65.000 a 150.000 metros cuadrados) y el de »Media Park», cuartel general del gigante televisivo china CCTV en el centro del distrito financiero, que es probablemente la más sorprendente de las nueva grandes obras de Pekín.

Además, la iniciativa privada también está participando para transformar la imagen de la capital. Hace poco ha sido inaugurado un extraordinario espacio dedicado a las vanguardias artísticas, fruto de una magnífica restauración del edificio de estiloBahhaus de la fábrica número 798 de componentes electrónicos, mientras el magnoteZhang Yongduo ha encargado la realización de un centro de restauración a Raimund Abraham, Frente al encargo de realizar un proyecto que evocase el océano, el arquitecto austriaco ha creado en un edificio de 12 pisos »un acantilado que parece batido por la

Finalmente, para responder a necesidad de pisos en una ciudad cada vez más rica, la compañía SOHO ha realizado decenas de edificios que han merecido el aplauso internacional por su estética y funcionalidad. Zhang Xin y Pan Shiyi, propietarios de SOHO, llamaron a arquitectos de prestigio y no convencionales, entre ellos a.. la iraquíZaha Hadid. Éstos son los encargados de realizar lo que será uno de los más elegantes complejos residenciales del mundo.

Se trata del Great Wall Commune, un conjunto de diferentes villas perfectamente integradas en el entorno con vistas a la Gran Muralla, la más increíble obra que la mente humana haya concebido y realizado jamás.