La Insulina

Las Glandulas y Las Hormonas del Ser Humano Funcion

Las Glándulas de Secreción Interna
Función de las Hormonas del Ser Humano

El cuerpo de los mamíferos —y por tanto el del hombre— posee ciertas glándulas, que se caracterizan por carecer de conducto excretorio Son las glándulas de secreción interna, es decir, las que vierten directamente sus productos en la sangre. Las materias elaboradas por tales glándulas son las hormonas. La circulación de la sangre se encarga de distribuir éstas por todo el organismo y pueden ejercer su influencia lejos del lugar en que han sido producidas.

No siempre ha resultado fácil identificar una glándula de secreción interna. El gran fisiólogo francés Claudio Bernard (1813-1878) debe ser considerado como el precursor de la endocrinología, especialmente por sus estudios sobre el páncreas, las glándulas del estómago y el hígado.

Los anatomistas de antes, que encontraban detrás del estómago un cuerpo de forma alargada, de 15 a 20 cm. de longitud y de 5 a 6 cm. de ancho, ignoraban, sin embargo, que se trataba de una glándula, y ni remotamente sospechaban su gran importancia. Pensaban que era un órgano compuesto únicamente de carne, y le dieron el nombre de páncreas (del griego pan, todo, total, y kreas, carne) .

corte interno del pancreas

Esta glándula está constituida por pequeños grupos de células glandulares, unidas por una complicada red al duodeno. El páncreas está representado arriba, a la derecha; debajo aparece un corte aumentado. El jugo que segregan las células glandulares desempeña un papel muy importante en la digestión.

El páncreas no está, sin embargo, constituido únicamente por células glandulares que trabajan en beneficio de la digestión. Posee también pequeños grupos de células, no relacionadas con el sistema de evacuación del jugo pancreático, los cuales se encuentran en medio del tejido glandular, como pequeñas islas: han sido denominados “islotes de  Langerhans”.

En   contacto  con  numerosos vasos sanguíneos, estos islotes proporcionan a la sangre una secreción que regula el metabolismo de los azúcares. Un desfallecimiento del páncreas puede acarrear un mal funcionamiento de esos islotes y, como consecuencia, el aumento del porcentaje del azúcar en la sangre y su aparición en la orina.

Nos encontramos así en presencia de la diabetes. Luego de numerosas investigaciones, se pudo comprobar que la hormona producida por los islotes de Langerhans hacía disminuir la cantidad de azúcar en la sangre. Cuando se llegó a producir artificialmente la hormona del páncreas, llamada insulina, los diabéticos pudieron ser tratados eficazmente.

Esta hormona actúa en forma extremadamente rápida. La cantidad de azúcar en la sangre del diabético disminuye apenas unos minutos después de haber aplicado la inyección. Cuando la insulina está bien dosificada, los productos nocivos son eliminados de la sangre y de la orina, y gracias a ella hasta es posible salvar a un enfermo que ya ha perdido el conocimiento. Pero la acción de la insulina dura, por desgracia, poco tiempo, por lo cual es necesario administrarla regularmente para normalizar la cantidad de azúcar en la sangre.

Sanger Federico Insulina Premio Nobel

Premio Nobel de Química , doctor Federico Sanger

El 10 de diciembre de 1958, el premio Nobel de Química fue otorgado al doctor Federico Sanger, el cuarto sabio cuyos trabajos sobre la insulina han sido recompensados. A él corresponde el mérito de haber descubierto la composición completa de la molécula de insulina.

De los 24 ácidos animados que se conocen, 17 han sido encontrados en la molécula de la insulina. No es difícil comprender entonces que las combinaciones pueden ser numerosas en el interior de esta molécula. Es de extrema importancia conocer su composición molecular exacta, porque este conocimiento permitirá profundizar la acción de la hormona. El descubrimiento del doctor Sanger abre igualmente el camino a una eventual fabricación sintética de la insulina.

Las Hormonas
Las hormonas son cuerpos muy importantes y la ciencia admite que todavía se sabe muy poco de ellas. El estudio de las hormonas está aún en sus comienzos; pero lo que se ha descubierto ya abre un nuevo horizonte respecto a fenómenos que todavía no han podido ser aclarados. No se han hallado hormonas solamente en el cuerpo humano, sino también en el de los vertebrados y aun en los invertebrados y en las plantas.

Los gigantes y los enanos tienen un gran papel en las leyendas y en los cuentos. La razón no debe ser buscada más que en el hecho de que en todos los tiempos los seres humanos se han distinguido unos de los otros por la talla anormalmente grande o pequeña. El relato más clásico es el de Gulliver y los liliputienses, del inglés Swift. En la actualidad tenemos buenas razones para creer que la actividad exagerada o insuficiente de ciertas glándulas de secreción interna determina alteraciones en la talla de los seres humanos. El misterioso mecanismo que preside esta alquimia no ha podido ser explicado aún.

Se comprueba casi siempre que los hijos son más altos que los padres —esto dicho en forma general—. Tal diferencia se atribuye al mejoramiento constante de las condiciones de vida. Esta evolución ocurre desde hace mucho tiempo y nos damos cuenta de ello al visitar un museo de arte antiguo.Las armaduras de la Edad Media no convienen ya a un hombre de talla mediana de nuestra época; las corazas de los caballeros son demasiado pequeñas para el hombre actual.

En la complexión general de los hombres se distinguen varios tipos bien diferenciados, entre ellos el leptosoma (A), el pícnico (B) y el atlético (C). Se sabe que los factores hereditarios tienen una gran importancia; a pesar de ello no se puede ignorar la acción de las hormonas.

tipos de cuerpos: leptosoma, atletico y picnico

No se sabe gran cosa aún de la función de las hormonas en los invertebrados, aunque no se ignora que la renovación de la piel y la metamorfosis de los insectos están reguladas por ellas, según lo han demostrado experiencias realizadas. Una chinche de los bosques decapitada puede vivir durante muchos meses todavía, pero su piel no se renueva más; en cambio, si se introduce sangre de un ejemplar no decapitado en el cuerpo del primer insecto, el cambio de la piel comienza a efectuarse.

Hay, pues, una hormona determinada que se segrega en la cabeza. Si se oprime el cuerpo de una oruga por medio de un hilo, unos días antes de su metamorfosis en crisálida, cuidando que la sangre de la parte anterior no pueda alcanzar la posterior, observaremos que la metamorfosis es incompleta. Únicamente la parte anterior se ha convertido en crisálida, mientras la posterior sigue siendo oruga.

Una hormona de metamorfosis debe ser segregada, pues, en la cabeza de la oruga. Más aún, se ha descubierto la pequeña glándula hormonal. Si una parte de esta glándula se trasplanta  a la parte posterior de la oruga ésta se metamorfosea, a su vez, a pesar de la ligadura.

Desde 1948 se sabe con certeza que existen fitohormonas u hormonas vegetales, llamadas también substancias de crecimiento. En lugares determinados de la planta se desarrollan estas substancias que influyen sobre la vegetación de ciertas partes de la misma, hacen que se abran las flores y regulan, además, un cierto número de funciones vitales. Esto ha abierto nuevos horizontes a la ciencia. Esas hormonas vegetales han dado, por otra parte, la posibilidad de realizar interesantes experiencias.

Una substancia venenosa, extraída del cólquico o villorita (Colchicum autumnale) ha permitido modificar de tal manera los factores hereditarios de los conejos, que éstos han crecido considerablemente, llegando a ser tres veces más grandes que sus congéneres. Pero es obvio que no se pueden obtener resultados prácticos inmediatos de este descubrimiento. Los conejos gigantes de la experiencia se volvieron estériles.

Las Hormonas en el Ser Humano
Las glándulas de secreción interna forman un sistema separado, que se relaciona con el neuro-vegetativo. Veamos algunas glándulas de secreción interna del hombre y sus respectivas funciones.

La epífisis o glándula pineal (1), se encuentra en la parte-posterior del cerebro y pesa alrededor de 0,15 g. No se conocen todavía todas las particularidades de la hormona de esta glándula. Se supone que ejerce una influencia considerable en el crecimiento y en el desarrollo sexual y se sabe que regula el funcionamiento de las glándulas intersticiales. La hipófisis o glándula pituitaria (2), se halla en la base del cráneo y está unida al cerebro.

Tiene el tamaño de un guisante y pesa alrededor de 0,5 % g. Segrega un producto muy complejo, del cual se conocen una decena de hormonas, y actúa sobre el desarrollo general del individuo. La glándula tiroides (4) se encuentra a la altura de la nuez de Adán, delante de la laringe, y se compone de dos pequeños lóbulos simétricos.

glandulas del ser humano

La hormona de esta glándula, la tiroidina, es muy rica en yodo y desempeña un papel capital en el metabolismo. Si esta hormona es muy abundante, nos encontramos a menudo en presencia de la enfermedad de Basedow (bocio exoftálmico), que se caracteriza por una hipertrofia del tiroides, pulso acelerado, ojos desorbitados, aumento del metabolismo basal, adelgazamiento, caída de los cabellos y transpiración abundante. Si la secreción es insuficiente, el metabolismo basal baja, al igual que la temperatura del cuerpo, el pulso disminuye, la piel se reseca y hay una marcada tendencia a la obesidad.

Un desarreglo congénito de las funciones de la glándula tiroides puede ser causa del enanismo o cretinismo. Las paratiroides son pequeñas glándulas —cuatro comúnmente— que se encuentran a la derecha y a la izquierda por detrás del tiroides (3).

La hormona que segregan regula la calcificación de los huesos y el contenido de fósforo en la sangre. El timo (5) es una glándula situada al nivel de la parte superior del esternón. Existe exclusivamente en los individuos jóvenes, puesto que funciona sólo en el primer período de la vida.

Luego de la adolescencia la glándula es únicamente una simple excrecencia grasosa. No se han podido descubrir todavía las hormonas particulares que segrega el timo; pero es evidente que éste ejerce una poderosa influencia en el crecimiento y en la nutrición general del organismo: asimilación de los hidratos de carbono, calcificación de los huesos.

Una secreción insuficiente puede provocar trastornos del crecimiento y fragilidad de los huesos. Una demasiado abundante puede ser causa de debilidad muscular o de vegetaciones del tejido linfático. El páncreas (6) es de fundamental importancia para la utilización de los azúcares.

Las cápsulas suprarrenales se encuentran a la izquierda y a la derecha del polo superior de los ríñones (7). En un individuo normal, con buena salud, el peso de esas glándulas va de 5 a 10 g. Distinguimos en ellas la medula y la corteza y ambas segregan hormonas. En la actualidad ya han sido descubiertas alrededor de treinta substancias diferentes en la corteza. Químicamente parecen estar relacionadas con las hormonas sexuales. Una secreción muy abundante puede ser la causa de una madurez sexual precoz o de un sistema piloso demasiado extendido.

Una producción insuficiente puede acarrear debilitamiento muscular, baja presión, desecamiento y trastornos graves del estómago y de los intestinos. La medula de las cápsulas suprarrenales segrega la adrenalina, que aumenta la presión sanguínea, actuando sobre los nervios vasodilatadores y vasoconstrictores. Una producción demasiado abundante de adrenalina puede ocasionar presión arterial elevada, pulso acelerado y aumento del metabolismo basal.

La adrenalina condiciona, igualmente, los cambios bruscos de humor. Las glándulas intersticiales, independientes de las glándulas sexuales  segregan hormonas que son responsables de los caracteres sexuales secundarios.

Fuente Consultada:Las Maravillas de la Vida Tomo VI Globerama Edit. CODEX – Las Hormonas-

Desperdicios de Comida en el Mundo y Datos Alarmantes Huella

DESPERDICIOS DE COMIDA EN EL MUNDO
La Huella del Desperdicio

Desperdicios de Comida en el Mundo: Hoy el mundo vive la contraposición de niños muriendo de hambre por millones en el mundo, mientras en Europa se tirá a la basura anualmente el 50% de lo que se compra en alimentos. El autor del libro ‘Despilfarro’, Tristram Stuart, denuncia que 40 millones de toneladas de alimentos despilfarrados en los EEUU cada año, podrían alimentar a los 1.000 millones de personas que se van a la cama con hambre cada día. Si recogiera toda la comida despilfarrada en Gran Bretaña en un solo dia, podría ofrecer una comida a 60 millones de personas.

desperdicio de comida en el mundo

¿El desperdicio de comida aún comestible es algo cultural, típico de los paises ricos o bien es una práctica que se encuentra por todo el mundo?

Las personas tenemos el poder para producir los cambios necesarios si convertimos el desperdicio de comida en algo socialmente inaceptable.

¿Qué recomendarla a un ciudadano para evitar tanto desperdicio de alimentos? ¡Come lo que compras y compra lo que necesitas!

La solución es no producir más de lo necesario y no despilfarrar. Sin embargo, está claro que despilfarrar comida es el equivalente de sacar comida de las bocas de los pobres a escala global. Cuando compramos comida, por ejemplo, pan, estamos interactuando en el mercado global del trigo.

Las recientes subidas de precio de algunas materias primas como el trigo han sido provocadas en gran medida porque la demanda supera la oferta. Estas subidas de precio condenan a millones de personas al hambre.

Si nosotros, en los países ricos, despilfarráramos menos pan y, por lo tanto, compráramos menos trigo en el mercado mundial, quedaría más cantidad disponible para las personas en África y Asia que pasan hambre, y que compran el trigo en el mismo mercado mundial” dijo Stuart.

Si un supermercado u otro comercio de alimentación acaba teniendo excedentes de productos que van a caducar, deberían donarlos para que la gente pueda consumirlos, antes que despilfarrarlos.

Los paises ricos no invierten más en la agricultura de los países pobres.

En India hay montañas de frutas y de verduras que se están pudriendo simplemente porque faltan infraestructuras agrícolas. Hoy las ONG están dándose cuenta de que se puede aumentar la disponibilidad de alimentos en estos países invirtiendo cantidades de dinero relativamente pequeñas para crear infraestructuras, y asi asegurarse de que la comida llegue en condiciones a los consumidores y no se pudra.

Hoy 2 millones de personas que pasan hambre en España hoy como consecuencia de ia crisis económica. En este momento, se despilfarra más comida de la que podría ser consumida por todas ¡as personas hambrienta.

La producción agrícola mundial deberá aumentar en un 60 % de aquí a 2050 para satisfacer la demanda de una población mundial en crecimiento.

En la actualidad una gran parte de los alimentos producidos en el mundo se pierde. La expresión “pérdida de alimentos” se refiere a la disminución de la masa comestible de los alimentos en tres etapas de la cadena alimentaria ―producción, poscosecha y elaboración―, principalmente en los países en desarrollo.

Cada año un tercio de los productos que se producen en el mundo se pierden en los negocios o se desperdician en los hagares y restaurantes, esto no es solo una pérdida economica sino que todos los recursos naturales usados para el cultivo, la elaboración el envasado , el transporte y la comercializacion de los alimentos tambien se pierden.

desperdicios de comida

Si se vendiera al precio al consumidor los alimentos despilfarrado, el valor estimado es aproximadamente dos veces el producto bruto interno (PIB) de Noruega. No olvidemos que por otro lado esos alimentos desperdiciados lanzan a la atmósferá millones de gases de efecto invernadero generando verdaderos problemas ambientales, que mas tarde perjudicarán la producción de nuevos alimentos.

En el 28% de las tierra del mundo se producen cultivos que se desperdician, lo que equivale a toda la superficie de China, Mongolia y Kazajtán juntas y además toda el agua que se desperdicia es de unos 250 km³, volumen de agua que podría satisfacer la necesidad de agua de todo los habitantes del planeta.

Por otro lado conforme se expande la agricultura y la pesca, se sobreexplotan los recursos naturales y se pierden habitat marinos y forestales, junto con su biodiversidad.

Los alimentos desperdiciados despiden 3.300.000.000 (tres mil trescientos millones o 3,3 Gigatoneladas) de gases de efecto invernadero, y si suponemos que esos gases sean de un país, este se convertiría en el 3° país con mayor emisión del mundo.

Es fácil darnos cuenta que esto asi no puede continuar, en un planeta con cada vez mas personas y menos recursos, no podemos permitirnos tirar nuestros recursos naturales a la basura.

No olvidemos que los esfuerzos pequeños , pero en cantidad se suman, por ejemplo:

a) Los productores de alimentos deben invertir en una mejor tecnología de cosecha y almacenamiento para evitar pérdidas de alimentos.

b) Los minoritas de alimentos pueden reducir los precios de esas hortalizas imperfectas y donar los excedentes no vendidos a instituciones que atienden a los mas necesitados.

c) Los alimentos no utilizables como alimento humano deben utilizarse con pienso para los animales.

d) Los consumidores pueden ser compradores ma cuidadosos, cuidando los desperdicios en sus hogares para ser vueltos a consumir y también puede exigir porciones mas pequeñas en los restaurantes.

La pirámide del desperdicio de alimentos se basa en la basura y los encargados de las políticas pueden mejorar la capacidad de los productores, minoristasy consumidores para invertir la pirámide, por ejemplo crear capacidad en  los productores de alimentos para adoptar tecnologia post cosecha , revisar las fechas de caducidad de los alimentos para que no se desechen productos utilizables inútilmente, hacer campañas de concientización para alentar a los consumidores a aplicar medidas que estén a su alcance para frenar el desperdicio. Reducir los vertederos de basuras y convertir esos desechos en abono y biogas.

La solución viene con políticas nacionales, pero en fundamental el apoyo de los productores, industrias, comerciantes, familias y Ud., pues se requerirá la ayuda de todos los sectores para reducir la pérdida y el despilfarro de alimentos, para que todos los recursos naturales utilizados en la producción de alimentos terminen verdaderamente como recursos alimentarios y no como basura en los vertederos.

No olvidemos que para producir todos esos alimentos:

a) Se usó agua, (un bien escaso) para riego y lavado en volúmenes gigantes, aumentando la escasez.

b) Se talaron miles de Km² de bosques y erosionaron tierras.

c) Produjeron pérdidas de polinizadores, peces y otras biodiversidades.

Como se observa es importantísimo reducir el despilfarro de alimentos, porque la misma genera pérdidas económicas, ambientales y sociales. No todas las medidas son iguales y algunas son mejores que otras para la naturaleza y la sociedad.

EL PRINCIPIO DE LAS 3R: Cada persona tiene  la oportunidad y la capacidad de contribuir a mejorar nuestro espacio y nuestro mundo a partir de pequeñas acciones cotidianas. Por ello, es importante que busques, dentro de tu casa y oficina, aquellas oportunidades donde puedas:

Aplicar y transmitir el principio de las 3 erres puedes ser parte de la solución al problema de la basura.

Reducir tu consumo de energía (luz, gas, etcétera); de agua y de todo tipo de productos, especialmente aquellos que son contaminantes. Evitar todo aquello que de una u otra forma genera un desperdicio innecesario.

Reciclar los materiales susceptibles de ello, como plásticos, vidrio y cartón en puntos cercanos a tu casa. Volver a usar un producto o material varias veces sin tratamiento. Darle la máxima utilidad a los objetos sin la necesidad de destruirlos o deshacerse de ellos.

Reutilizar / Reusar: artículos como el papel y otros, antes de comprar dichos productos nuevamente. Utilizar los mismos materiales una y otra vez, reintegrarlos a otro proceso natural o industrial para hacer el mismo o nuevos productos, utilizando menos recursos naturales.

Ampliar En Este Sitio Sobre las 3R

CURIOSOS DATOS DEL MUNDO: POBLACIÓN, HAMBRE, EDUCACIÓN

UN MENSAJE DEL PAPA:

El Papa Francisco advirtió que en la actualidad puede hablarse de una tercera Guerra Mundial azuzada por intereses espurios como la codicia y permitida por la misma indiferencia que ya consintió atrocidades del pasado.

papa francisco

El pontífice dijo que la guerra es “una locura” alimentada por conceptos como “la avaricia, la intolerancia y la ambición de poder” que encuentran justificación en la ideología y que lo destruye y lo trastorna todo.

Es que en la “sombra” de la sociedad convergen “planificadores del terror”, o lo que es lo mismo, “estrategias de codicia de dinero y de poder” cuyo corazón está “corrompido”.

Aquí entran en juego los siete pecados capitales, que no deben ser entendidos como hechos religiosos sino como la trampa que envenena a la sociedad humana.

Es bueno tener convicciones pero cuando se exceden pasan a ser: La soberbia.

Es grato tener ambiciones, pero cuando es demasiada es: La avaricia.

Es buena la competencia que mide nuestro progreso pero no: La envidia.

Es útil la rebelión contra lo que nos oprime pero no: La ira.

Es placentera y humana la sexualidad pero no: La lujuria.

Es grata y necesaria la alimentación pero no: La gula.

Es una condición humana el placer del descanso pero no: La pereza.

UN VIDEO INTERSANTE DE LA F.A.O.

Funcionamiento de los Riñones en la Excrecion Humana

Si tenemos una hoguera encendida, y no la renovamos de vez en cuando para eliminar las cenizas, acabará por apagarse bajo los residuos acumulados de la combustión; éstos, en efecto, tienden a sofocar el fuego. En los organismos vivos, ocurre un fenómeno similar; en las células se producen combustiones, que proporcionan la energía necesaria para el trabajo muscular, la sustitución de los tejidos gastados y la construcción de nuevos tejidos; estas combustiones originan sustancias de desecho, que pueden quemarse de modo más completo con un suplemento de energía, como ocurre con el ácido láctico, o bien, deben eliminarse del organismo, para no entorpecer procesos vitales.

Si las sustancias de desecho se acumulan, aparecen primero unos efectos nocivos (intoxicación) y, al final, se puede llegar a la muerte del organismo. En   los  animales  unicelulares,   las  sustancias de desecho se expulsan directamente al medio; en cambio, en los animales superiores y, en particular, en el hombre, existen unos órganos especiales encargados de la eliminación: los ríñones.

En el hombre existen otras formas de excreción, que incluyen: la eliminación de C02 por los pulmones (cuando respira) , la traspiración y el crecimiento de pelos y uñas. Sin embargo, la eliminación más importante, es decir, la verdadera excreción es la que lleva a cabo el riñon.

Nos equivocaríamos si creyéramos que el riñon sólo lleva a cabo la eliminación de elementos nocivos. En realidad, desempeña una función compleja, por la que controla la cantidad de agua que pasa al medio exterior (de particular importancia, en el caso de los animales terrestres), participa en la regulación del pH (o sea, el nivel de alcalinidad, o
acidez) de la sangre, y en el balance general de los iones en la sangre y en todos los fluidos del cuerpo.

También tiene la misión de retener todas las sustancias cuya pérdida perjudicaría al organismo   (glucosa, aminoácidos, etc.). Cuando los ríñones no trabajan de modo satisfactorio, los médicos pueden, en algunos casos, utilizar un riñon artificial, que realiza el trabajo del riñon, y, por tanto, también purifica la sangre del paciente.

Máquina de Diálisis

ESTRUCTURA  DE  LOS  RÍÑONES
En el hombre, los ríñones son unos órganos en forma de habichuela, de 10 cm. de longitud y 5 de anchura, de color rojo oscuro, y de superficie lisa. Se encuentran, en número par, uno a cada lado de la columna vertebral, en la región lumbar.

De los ríñones salen los uréteres,, que conducen la orina a la vejiga urinaria, de donde se expulsa por la uretra en el acto de la micción. El corte frontal de un riñon muestra dos zonas principales: una capa cortical, de aspecto granuloso, y una capa medular, más interna, estriada radialmente. El conjunto se encuentra encerrado en una cápsula de grasa protectora.

Esquema Básico de un Riñon

Al estudiar al microscopio las zonas cortical y medular, se observa que en ellas hay una gran cantidad de pequeños tubos, los tubos uriníjeros, que constituyen la mayor parte del tejido del riñon. El tubo urinífero empieza en la zona cortical, por un extremo cerrado que se dilata, formando una ampolla y que se puede comparar con el fondo de una botella de champán. Esta concavidad se conoce con el nombre de cápsula de Bowman.

La segunda región es un tubo contorneado, que está seguido por una horquilla, cuyo vértice se encuentra en la capa medular; esta horquilla se llama asa de Henle. La rama descendente es de paredes finas; la ascendente, de paredes gruesas.

Después de otra región, también muy contorneada, se llega al tubo colector, que desciende en línea recta en la capa medular, y se reúne con muchos tubos semejantes, para acabar desembocando en la pelvis renal.  Comprendemos ahora el aspecto granular de la capa cortical, que se debe a los millones de cápsulas de Bowman que la forman, y el aspecto estriado de la capa medular, debido al gran número de tubos rectos, que van de la corteza a la  médula.

El riñon está muy bien irrigado, puesto que es el encargado de purificar toda la sangre que circula en el organismo. La arteria renal penetra en el riñon en su parte central, y origina unas arterias en arcada, que se encuentran entre la capa medular y la cortical, y que presentan ramificaciones en las dos capas.

Las que penetran en la capa cortical originan numerosas arteriolas; cada arteriola penetra en una cápsula de Bowman, y forma un complicado nudo de capilares, que reciben el nombre de glomérulos de Malpighi. Las vénulas que salen de las cápsulas de Bowman se reúnen en una red de capilares que rodea a los tubos uriníferos. Estos capilares acaban formando venas de mayor tamaño, cuya unión constituye la vena renal, que sale del riñon y desemboca en la vena cava inferior.

El sistema excretor del hombre, mostrando las relaciones entre los ríñones, el aporte de sangre, los uréteres y la vejiga.

CÓMO  FUNCIONA  EL  RIÑON
Por los riñones del hombre adulto circula, aproximadamente, en 1 minuto, 1 litro de sangre; es decir, una considerable parte de la cantidad de sangre impulsada por el corazón. La cantidad de líquido filtrado diariamente alcanza los 180 litros; para evitar la deshidratación, la mayoría de esta agua debe ser absorbida de nuevo. De hecho, lo es el 99 %.

Las cápsulas de Bowman filtran todas las sustancias del plasma sanguíneo, que por su bajo peso molecular pueden atravesar fácilmente la membrana. En este filtrado (orina primaria u orina bruta) hay agua, sales minerales, glucosa y algunos aminoácidos, junto con productos urinarios: urea, ácido úrico y pigmentos, como la urobilina.

La solución, en cambio, está desprovista de moléculas grandes (coloidales), demasiado gruesas para pasar a través de las paredes capilares de los glomérulos de Malpighi. Los tubos uriníferos regulan la concentración de esta orina bruta, reabsorbiendo una parte de estas sustancias, para devolverlas a la sangre.

En las personas no enfermas se reabsorben, totalmente, la glucosa y parcialmente el agua, la sal común (de forma que la sangre conserve su salinidad normal de 9 por 1.000)   y algunos aminoácidos. Esta absorción se hace principalmente en el “asa de Henle”.

La eliminación del agua, como la de ciertos iones vitales, está bajo la influencia directa de ciertas hormonas, y es la reabsorción en los túbulos la que de una manera específica se aumenta o se disminuye. Si hacemos medidas de las concentraciones de distintas sustancias en la sangre y en la orina, encontraremos diferencias curiosas. En la orina hay unas noventa veces más sulfato, unas nueve veces más potasio, y unas veinticinco veces más ácido úrico que en la sangre.

La urea, que es la principal sustancia de desecho, se encuentra en la orina en una concentración setenta veces mayor que en la sangre. Sin embargo, aunque pueda parecer sorprendente, algo de urea se reabsorbe, porque debe haber cierta concentración en  el plasma sanguíneo (aproximadamente, 0,03%).

En cuanto al amoníaco, la concentración en la orina es más de cuatrocientas veces superior a la concentración en la sangre; esto es consecuencia de que este producto de desecho se origina en el mismo riñon. Normalmente, en la orina no se encuentran glucosa, ácidos grasos, proteínas o bicarbonato, mientras que en la sangre alcanzan concentraciones importantes.

Si hemos ingerido un exceso de agua, la reabsorción del líquido será pequeña, mientras que la de la sal es muy grande. La orina será abundante, muy clara y muy poco salada. Si, al contrario, no hemos bebido suficientemente, los tubos reabsorben una gran porción del agua filtrada por las cápsulas de Malpighi, y la orina será poco abundante, oscura y salada. Un término medio, para la cantidad de orina excretada diariamente, es de uno y medio a dos litros.

La función de las distintas partes de los tubos ha sido estudiada colocando finas pipetas en ellos, y sacando pequeñas muestras de fluido. Las diferencias de concentración de distintas sustancias, en diferentes regiones de los tubos uriníferos, permiten deducir la función propia de cada región.

Los ríñones poseen un metabolismo extraordinariamente intenso. El consumo de energía de ambos ríñones representa de 1/20 a 1/10 del consumo total en reposo, a pesar de que su peso sólo es de alrededor de 1/200 del peso corporal. El consumo de energía por unidad de peso es mayor que en los demás órganos. El riñon produce un trabajo osmótico, pero no es suficiente para justificar el alto consumo energético.

Debemos suponer que los procesos de absorción y secreción necesitan reacciones auxiliares que consumen energía. La selectividad del transporte de sustancias, a través de las células epiteliales de las túbulos, debe ser obtenida a costa de un rendimiento energético bajo. Se comprueba, además, que aparte de su función excretora, que representa la actividad principal, el riñon participa en numerosas trasíorma-ciones importantes para el metabolismo total.

Hasta ahora hemos considerado únicamente lo que ocurre en el caso de una persona normal. En ciertos casos patológicos, la orina debe tener una composición diferente de lo normal. No olvidemos, sin embargo, que la composición de la orina varía de. modo considerable con el; tipo de dieta que consume una persona. Por el ejemplo, el contenido de nitrógeno, en la orina, es mucho mayor en una persona que consume una dieta rica en proteínas que en otra que toma una alimentación rica en fécula, sobre todo, debido a una producción incrementada de la urea.

En los artríticos suelen aparecer en la orina cristales de ácido úrico. Los cristales están coloreados en amarillo por colorantes absorbidos. Las orinas neutras, o acidas, pueden precipitar también uratos ácidos, coloreados en amarillo o rojo, que, a diferencia de los demás sedimentos, se disuelven por calentamiento de la orina.

En ciertas circunstancias, los sedimentos pueden dar lugar a la formación de concreciones, cálculos urinarios. Los cálculos de oxalato calcico, y de fosfatos son los más frecuentes. La formación de cálculos está influida por la alimentación y por alteraciones en el metabolismo.

En los casos de diabetes, suele producirse la glucosuria. o paso de la glucosa a la orina, Otras afecciones son la acetonuria (paso de acetona), la fosfaturia (excesos de fosfatos) y, finalmente, cuando la orina lleva sangre, hematuria. La insuficiencia renal determina la acumulación de urea en la sangre, fenómeno llamado uremia.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°59 Funcionamiento y Estructura de los Riñones

Que son las Vitaminas A,B,C,D,E Tipos, Funciones e Historia

Que son las Vitaminas A,B,C,D,E
Tipos, Funciones e Historia

Que son las Vitaminas A,B,C,D,E Las vitaminas son compuestos sin valor energético, con componentes  que el organismo necesita  para funcionar correctamente, tener una buena salud física y mental, y conseguir un crecimiento adecuado. Son compuestos orgánicos distintos de las proteínas, grasas e hidratos de carbono. Se los considera nutrientes esenciales para la vida.

Son sustancias orgánicas que nuestro cuerpo necesita en cantidades muy pequeñas, pero que no puede producir por sí mismo. Por lo tanto, le han de ser suministradas con la alimentación.  El conocimiento de las vitaminas es relativamente reciente. En realidad, todas ellas han sido descubiertas en el siglo XX.

Sin embargo, anteriormente ya se conocía el hecho de que, cuando se alimentaba a animales de experimentación con una dieta que contiene hidratos de carbono, grasas y proteínas en estado puro, los animales dejaban de crecer, enfermaban y acababan por morir. El sueño de algunos científicos, de poder alimentarse con una dieta químicamente pura, creando alimentos sintéticos, se desvanecía.

Los animales y el hombre, necesitan algo más que hidratos de carbono, grasas y proteínas, por muy abundantes que estas sean. Debían de haber pues, algunas sustancias en los alimentos en su estado natural, que resultaban imprescindible para la vida. En 1912, el bioquímico polaco Casimir Funk llamó a esas sustancias las ‘aminas de la vida, o vitaminas.

Las vitaminas son compuestos imprescindibles para el crecimiento y el desarrollo para el correcto funcionamiento de los tejidos y para un gran número de procesos metabólicos y fisiológicos. La relación entre la dieta y determinadas patologías se conoce desde la conquista del Nuevo Mundo; a través de estas expedición se comprobó que la ingestión de algunas sustancias, como el pimentón, disminuía aparición de ciertas enfermedades. Del mismo modo, en la marina inglesa se erradicó el escorbuto gracias al consumo del jugo del limón.

Una característica común a todas las vitaminas es que son necesarias, en cantidad reducidas, para el correcto funcionamiento del metabolismo. Por otro lado, no todos los animales presentan los mismos requerimientos vitamínicos. Las aves y las ratas sintetizan la vitamina C, mientras que el ser humano y los simios no presentan esta capacidad, modo que deben tomarla a través de los alimentos. La necesidad de vitaminas varía según la especie, la edad del individuo, el nivel de crecimiento, la actividad diaria, la existe de un estado de gestación, la situación de convalecencia de las enfermedades, etc.

En casos de mayor desgaste metabólico, o bien cuando la dieta nos es variada y en ella se incluyen alimentos frescos, se pueden presentar estados carenciales. Cuando esta falta de vitaminas es reducida, se habla de hipovitaminosis, una afección que provoca ciertas alteraciones; la carencia total de vitaminas se denomina avitaminosis y puede acarrear enfermedades muy graves. Por otra parte, el exceso de vitaminas conduce a lahipervitanosis, responsable igualmente de diferentes patologías y alteraciones metabólicas.

Para designar a las vitaminas se pueden usar tres tipos de códigos: una letra mayúscula, un término relacionado con la enfermedad que se produce ante su ausencia o el nombre químico. La composición química de las vitaminas es muy variable; obstante, todas ellas son muy hábiles; es decir, muy sensibles al calor, al oxígeno, a cambios de pH y a la luz. Existen dos grandes grupos:

Vitaminas liposolubles: se caracterizan por no ser solubles en agua, pero sí los compuestos lipídicos. Son abundantes en alimentos con alto contenido lípidos, como el hígado de ciertos animales. Precisamente la estructura lipídica favorece su acumulación.

Vitaminas hidrosolubles: se solubilizan muy bien en agua, por lo que su eh nación a través de los riñones es muy eficaz. Por este mismo motivo no se acumulan como material de reserva.

Procedencia de las vitaminas: Las vitaminas son producidas primeramente por los seres del reino vegetal, ya sean las plantas superiores, los hongos o las bacterias. En algunos casos, los animales pueden transformarlas y almacenarlas, como ocurre por ejemplo con las vitaminas A y D, que los vegetales producen como pro-vitaminas, y se almacenan en el hígado de los peces y mamíferos como vitaminas. Sin embargo, la fuente básica de vitaminas, son los alimentos vegetales. La carne, por ejemplo, es muy deficiente en vitamina C.

Vitaminas liposolubles

Vitamina A

La vitamina A o retinol es un alcohol liposoluble de cadena larga. Es una molécula sensible a la luz ultravioleta, a los ácidos y al oxígeno. A principios del siglo XX se idearon ciertas sustancias liposolubles que eran esenciales para el crecimiento y el desarrollo animal, cuya síntesis química se debe a Isler (1947). Se sabe que la vitamina A participa en el proceso de la visión; forma parte de la rodopsina presente en la retina del ojo.

Cuando incide la luz sobre la retina, esta molécula se rompe y se produce la cascada de reacciones que conduce a la formación de un impulso nervioso que se transmite a través del nervio óptico hacia el cerebro. Lahipovitamiflosis (carencia de vitaminas) determina alteraciones de las glándulas sebáceas y sudoríparas, de la mucosa respiratoria, y provoca también sequedad en el ojo o xeroftalmia, que incluso puede afectar a la conjuntiva o a la córnea. En niños pequeños, el exceso de esta vitamina conduce a estados de irritabilidad, vómitos y dolor de cabeza. Los alimentos ricos en vitamina A son el hígado de pescado y de vaca, los huevos, la leche, las zanahorias y la mantequilla.

En los vegetales coloreados (zanahoria, tomate, etc.) se encuentra en forma de provitamina, conocida como beta-caroteno, que nuestro organismo transforma en auténtica vitamina A (retinol) según sus necesidades. Debido a que la absorción intestinal de los carotenos no es tan fácil como la de la vitamina A procedente de los alimentos animales, se calcula que se necesitan seis veces más de caroteno vegetal que de retinol animal. Aun así, la dieta vegetal normal aporta cantidades sobradas de vitamina A.

No ocurre lo mismo con los alimentos animales, en los que, exceptuando el hígado de los animales, ciertos pescados, o los lácteos, es bastante escasa. La carne magra es muy pobre en vitamina A.
Según la OMS, la vitamina A es de la que más se carece en determinadas regiones del mundo. Al igual que ocurre con otra vitamina liposoluble, la D, el exceso de vitamina A en su estado definitivo (retinol), tal como se encuentra en los animales, resulta tóxico para el hombre.

Funciones
• Formación de los pigmentos visuales en la retina. La falta de vitamina A impide ver con poca luz (ceguera nocturna).

• Formación y mantenimiento de las células que recubren la piel, los ojos, la boca y los órganos internos. Cuando falta vitamina A, la piel, y especialmente la conjuntiva que recubre al ojo, se resecan y debilitan, Cuando este déficit es grave llega a producirse la ceguera. Entre los niños del tercer mundo todavía se dan numerosos casos de ceguera por falta de vitamina A.

• Evita la formación de tumores cancerosos en los órganos de nuestro cuerpo, debido a su poderosa acción antioxidante. Este efecto lo produce en su forma de provitamina vegetal (caroteno). Se ha comprobado que los fumadores que toman muchas hortalizas, especialmente zanahorias), padecen menos cáncer de pulmón que los fumadores que consumen pocas.

Vitamina D

La vitamina D tiene diferentes formas metabólicas, según sea de origen animal o vegetal. La forma habitual en el ser humano es la vitamina D3 o ergocalciferol, que deriva del 7-dehidro-colesterol por irradiación ultravioleta. La asociación del raquitismo y la luz solar conllevó la realización de diferentes estudios que culminaron en la síntesis de los primeros esteroles, en los años treinta del siglo XX. La función de esta vitamina es la de favorecer la absorción intestinal de calcio y fósforo, y la correcta formación de los huesos.

Su carencia, por una mala dieta o por una falta de exposición a la luz solar, puede conducir a los niños en crecimiento al raquitismo. Esta patología consiste en una calcificación de los huesos, que puede dar lugar a su arqueamiento. Los síntomas son debilidad muscular, dolores, alteraciones al caminar, etc. La vitamina D está presente en pescados grasos, como la sardina y el arenque, en los huevos y en el queso.

Vitamina E

La Vitamina E o tocoferoles está formada por un conjunto de líquidos oleosos solubles en os disolventes de las grasas. Existen ocho tipos en total. Tiene una función antioxidante pues evita la oxidación de los ácidos grasos insaturados presentes en las membranas celulares, reduciendo los fenómenos de deterioro. No obstante, todavía no se ha establecido completamente su relación con el retraso en la aparición de tumores y el proceso de envejecimiento de los humanos. En ciertos animales, no en el hombre, Su carencia está asociada con alteraciones en el hígado y en el sistema inmunitario; además, puede conducir a la esterilidad. Está presente en los aceites vegetales, en el germen de trigo, en los huevos y en la mantequilla.

Vitamina K

Vitamina K está constituida por varias sustancias denominadas naftoquinonas, que participan en el proceso de la coagulación de la sangre, en concreto, en la síntesis de la protombina. Su déficit, por una absorción reducida o ingestión de ciertos antibióticos ocasiona hemorragias, osteoporosis y fracturas de huesos. Es muy abundante en verduras como la col y las espinacas.

Vitamina B1

desnutridoTambién llamada tiamina, da lugar en su metabolismo al pirofosfato de tiamina o PP que participa como coenzima en multitud de procesos metabólicos. Su déficit, ocasionando por un consumo habitual de productos refinados, de alcohol o de carbohidratos, provoca una degeneración del sistema nervioso.

En el ser humano ocasión un conjunto de síntomas que se conocen como la enfermedad del beriberi. Esta vitamina se encuentra en el germen de trigo y en la levadura de la cerveza.

La vitamina B1 está presente en alimentos como el hígado, la leche, el pan, el germen de trigo cereales. La enfermedad del beriberi, que se manifiesta a través de síntomas neurológicos, anomalías cardiovasculares y edema, está provocada por su déficit.

Esta vitamina se descubrió en el arroz integral, a principios del siglo XX, al notar que este alimento era capaz de curar la enfermedad del beriberi.

Funciones: Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, facilitando las reacciones químicas mediante las cuales su producto final, la glucosa, se transforma en energía.
e Es un factor esencial en las funciones del sistema nervioso. Su falta ocasiona irritabilidad y desequilibrio nervioso.

Su carencia ocasiona el beriberi, enfermedad que afortunadamente ya se ha vuelto rara en el mundo. La vitamina B1 se halla muy extendida en la naturaleza, y todas las frutas, cereales (especialmente los integrales) y hortalizas, la contienen. Son pobres en vitamina B1 el azúcar blanco (no el azúcar moreno o la miel), y la harina blanca refinada (no la harina integral). La dieta a base de fruta, cereales y hortalizas suple sobradamente las necesidades de esta vitamina.

Vitamina B2

En la leche se encuentra libre en un 90%, pero también puede aparecer asociada con proteínas formando el FMN y el FAD. Participa en los procesos de crecimiento y en el metabolismo de la piel y las mucosas. Con su carencia se producen alteraciones en la piel y en los ojos y retraso en el crecimiento.

Vitamina PP

Vitamina engloba a dos metabolitos principales, estables y solubles en agua: el ácido nicotico y la nicotinamida.Como parte de estas dos coenzimas participa en las rea4 de la respiración aerobia. Su deficiencia produce fatiga y lesiones en la piel. Su contenido se equilibra con una dieta rica en carnes y pescados.

Vitamina B5

En 1953, F. A. Lipmann y H. A. Krebs recibieron el premio Nobel de Fisiología y Medicina por descubrir la presencia, como componente de la coenzima A, del ácido pantotémico o vitamina B5. Su carencia provoca alteraciones en la coordinación motora y de circulación sanguínea en las extremidades inferiores. Está presente en el hígado de animales y en prácticamente todos los alimentos.

Vitamina B6

También conocida como piridoxina, da lugar en su metabolismo al piridoxal, que es una parte importante del metabolismo de las proteínas. El desequilibrio del sistema nervioso ante su carencia se restablece con la ingestión de frutas, carnes, pescados y legumbres.

Vitamina B8

La vitamina B8 o biotina participa en las reacciones de descarboxilación. Se encuentra en una amplia gama de alimentos y su carencia ocasiona anorexia, vómitos, alopecia y dermatitis.

Vitamina B9

Esta vitamina, conocida como ácido fólico, participa en la síntesis de las bases nitrogenadas que forman los ácidos nucleicos. La ausencia de espinacas, coles, hígado, eche y carne en la dieta puede ocasionar trastornos digestivos agudos.

Vitamina B12

También llamada cianocobalamina, Interviene en la formación de los glóbulos rojos de la sangre y en el metabolismo de los ácidos nucleicos y las proteínas. Su carencia produce estados de anemia, alteraciones neurológicas y cutáneo-motoras Se encuentra presente en el hígado de varios animales.

Vitamina C

La falta de esta vitamina provocó la primera enfermedad carencial conocida el escorbuto, cuya curación se debió al consumo de jugo de limón Se encuentra en los cítricos, las verduras, las fresas y el kiwi.

La carencia de vitamina C, presente en los cítricos, puede provocar la aparición del escorbuto, patología caracterizada por astenia, hemorragias subcutáneas, alteración de algunos tejidos, especialmente el de las encías, y debilidad general

Ver También: Las Mas Importantes Vitaminas Para el Organismo

PARA SABER MAS…
UN POCO DE HISTORIA SOBRE LAS VITAMINAS

Casimir FunkEl escorbuto dominaba en alta mar. El beriberi era una epidemia en todo el sudeste asiático. La pelagra, una amenaza en todo el mundo. Excepto el antídoto contra el escorbuto de la armada inglesa, grandes cantidades de limas (de ahí el mote de «limey» de los marinos británicos), no se conocía protección alguna contra estas temidas enfermedades hasta que en 1912 Casimir Funk publicó su artículo La etiología de las enfermedades deficitarias.

En el texto, Funk, un joven y brillante bioquímico polaco (obtuvo el doctorado a los 20 años y solo tenía 28 en la época de su avance decisivo), mostró que las enfermedades estaban causadas por deficiencias alimentarias. «Las sustancias deficitarias que se llamarán vitaminas», escribió. En el transcurso de su investigación, Funk postuló que cuatro sustancias de éstas (más tarde identificadas como vitaminas Bi, 62, C y D) eran imprescindibles para una buena salud.

Como otros habían hecho anteriormente, Funk observó que las enfermedades deficitarias se producían en zonas con dietas de subsistencia monoalimentarias. Trabajando en el instituto Lister de Londres, Funk realizó sus experimentos. Alimentó pájaros con una dieta consistente exclusivamente en arroz refinado y enfermaron de algo muy parecido al beriberi, enfermedad habitual entre la población que hacía una dieta restringida similar. Funk restituyó la parte del meollo del arroz que había refinado y los pájaros se recuperaron.

Sin embargo, mientras otros habían atribuido la enfermedad a las toxinas introducidas en el arroz al refinarlo (para la que el arroz restituido era un antídoto), Funk estableció correctamente que el problema no era lo que había en el arroz sino lo que había perdido.

Tras un nuevo estudio, Funk fue capaz de relacionar ciertas sustancias orgánicas, sus «vitaminas», con la prevención de enfermedades específicas. Habló de una vitamina beriberi y de otra escorbútica. «Todas las enfermedades deficitarias se pueden prevenir con una dieta completa», concluyó. Sus palabras cambiaron las formas de alimentación en el mundo.

tabla de vitaminas

Ver: Metabolismo y Obesidad

Historia de las Sulfamidas

Cuando todavía no se habían descubierto los antibióticos, y mientras el mundo se aprestaba a la guerra, en la paz de los laboratorios hombres de ciencia trabajaban en procura de los elementos que aminoraran los males de la humanidad.

De pronto, en 1935, cuando ya se preveían las primeras chispas de otra conflagración, el universo recibió un anuncio sensacional: un sabio alemán había descubierto que un compuesto químico, utilizado hasta entonces como colorante, tenía extraordinarias propiedades terapéuticas y era de singular eficacia en la lucha contra la infección.

Poco después las sulfamidas llegaban a todos los rincones de la Tierra, y con su aplicación terminaban muchas enfermedades.

LAS SULFAMIDAS: EL descubrimiento sensacional que revolucionó la quimioterapia en el año 1935 tenía antecedentes. Si bien es cierto que ya en 1908, es decir, casi 30 años antes, se consiguió preparar algunas drogas maravillosas, los primeros compuestos sintetizados en esa época servían sólo como colorante, y nadie pensó en su extraordinario poder bactericida.

Después de 1930, se empezó a pensar en las propiedades terapéuticas de estos compuestos, hasta que en 1935, luego de algunos estudios preliminares, apareció el primer trabajo sobre las sulfamidas, que habrían de provocar una verdadera revolución en el campo terapéutico.

Bajo el título de “Contribución a la quimioterapia de las infecciones bacterianas”, el sabio alemán Domagk explicaba cómo un producto, especie de derivado del azufre, contenía extraordinarias propiedades bactericidas. Aparecieron ese mismo año trabajos de otros autores, alemanes, franceses e ingleses, pero pasó más de un año sin que los médicos ni el público se hubieran dado cuenta de la enorme trascendencia del descubrimiento de Domagk.

En realidad fue la propaganda comercial la encargada de informar al mundo. Y a fines de 1936 y principios de 1937, las grandes fábricas de productos medicinales enviaban a los médicos de todo el orbe folletos explicativos de la nueva droga y sus derivados, que aparecían uno después de otro, en impresionante sucesión.

El mundo comenzó a enterarse de inesperadas curaciones y la gente, con el consabido entusiasmo, comentaba las más diversas historias sobre agonizantes salvados.

Lo importante es que, contra la neumonía, antes de 1935 no se conocían remedios muy eficaces. Los enfermos morían o se curaban según sus propias reservas. La meningitis sólo en muy raros casos no era mortal y lo mismo ocurría con las septicemias por cocos. Todo cambió radicalmente después de 1935, gracias a la sulfamida Los médicos la recomendaron para muchas enfermedades de carácter infeccioso.

La droga cobró tanta popularidad y el público le había tomado tan amplia confianza, que compraba los comprimidos y los ingería con cualquier pretexto. Se emplearon hasta contra la gripe y el resfrío sin prescripción médica y, como es natural, aparecieron los fracasos. Porque la droga descubierta por Domagk no tenía eficacia en todos los casos.

Las primeras sulfamidas eran parecidas al prontosil. Después, los químicos se encargaron de mejorarlas, tomando como guía lo que ocurre en nuestro organismo. Probado que el prontosil sufre modificaciones después de haber entrado en el organismo y es el nuevo compuesto el que tiene verdadera acción activa, se procura modificar la fórmula en los laboratorios. Es decir, que se trata de producir la sustancia ya preparada para ser inyectada con todo su poder bactericida.

Así se llega a la sulfanilamida, sustituto de todos los compuestos sulfamídicos existentes hasta entonces. Apareció más tarde, en 1938, en Inglaterra, la sulfapiridina y un año después se creó, en los Estados Unidos de Norteamérica, el sulfatiazol, droga que dominó todo el campo de las sulfamidas.

Paulatinamente, se fueron eliminando los efectos tóxicos del nuevo producto, que causaba trastornos en algunos organismos. En esa paciente tarea de laboratorio se logró, primero la sulfadiazina, más tarde la sulfaguanidina y después la sucinil-sulfa-ziatol o sulfasuxidina, desinfectante intestinal, la sulfametazina y la sulfamerizina.

¿Cómo actúan las sulfamidas? La droga no mata directamente a los gérmenes sino que les impide desarrollarse, paralizándolos.

El perfeccionamiento del medicamento después de conocerse su fórmula analítica, permitió elaborarlo como polvo blanco, cristalino, poco soluble en agua. Las investigaciones realizadas posteriormente permitieron comprobar que la sulfamida lograda de esta manera se absorbe a través de la mucosa digestiva y se difunde rápidamente por todo el organismo con una acción terapéutica muy enérgica contra algunas enfermedades infecciosas.

Los descubrimientos más recientes han revelado la manera cómo actúa la sulfamida y es que ella no permite la multiplicación de los gérmenes patógenos sustrayéndoles una sustancia que necesita el microorganismo para cumplir ese proceso. Asimila el ácido paraaminobenzoico en el ciclo metabólico de los microorganismos y con ello, pierde la capacidad de reproducirse. De esta manera queda detenida su acción patogénica. Nuevas investigaciones permitieron concretar otras drogas derivadas del núcleo químico principal de la sulfamida, pero algunas como la sulfanilamida pueden provocar manifestaciones tóxicas.

Los soldados aliados que participaron en la Segunda Guerra trataban sus heridas con sulfanilamida, un antibiótico artificial descubierto en 1932 por el médico alemán Gehrard Domagk, un discípulo de Paul Ehrlich que, como su maestro, buscaba una “bala mágica” para matar a las bacterias sin intoxicar a las personas.

Estas intoxicaciones se manifiestan, en el sistema digestivo, en la sangre con la producción de cianosis yagranolocitosis en la piel, en el hígado y en los riñones. Los últimos adelantos han permitido concretar un medicamento que puede ser administrado, sencillamente, por la vía oral en las afecciones causadas por los estreptococos por medio de comprimidos, pero también como polvo para el tratamiento de las heridas, úlceras, etc.

Últimamente se ha logrado sintetizar otro compuesto que tiene su origen en la sulfamida, pero con la ventaja que son menos tóxicas que la sulfanilamida y además, tienen una acción terapéutica más pronunciada: elsulfatiazol, la sulfadiacina, la sulfametacina.

Lamentablemente, las sulfamidas a igual que los antibióticos descubiertos posteriormente no tienen acción contra las dolencias producidas por virus. No manifiestan su poder curativo sobre estas entidades ultramicroscópicas y ello se debe, a que son moléculas proteínicas de tamaño sumamente pequeño, únicamente individualizadas a través del microscopio electrónico.

La industrialización masiva de los antibióticos y la introducción de la penicilina como droga activa vino a reforzar la actividad terapéutica de las sulfamidas que se pueden administrar en dosis adecuadas con los antibióticos en casos así prescriptos y mucho más cuando los gérmenes se transforman en antibióticos resistentes.

La alternancia entre ambas drogas resulta de eficacia para bloquear varias enfermedades infecciosas. En buena hora.

Fuente Consultada: 75° Aniversario de LA RAZÓN Historia Viva

Propiedades de las Proteínas Concepto y Clasificación

LAS PROTEÍNAS: Existe una gran preocupación por las proteínas en la alimentación. Y no es en vano, pues estos nutrientes presentan dos características peculiares: Forman la base de la estructura del organismo, siendo el componente más importante de los músculos, de la sangre, de la piel y de todos los órganos internos. Los huesos también están formados por proteínas de colágeno, sobre los que asientan el calcio y otros minerales. Un 17% del peso de nuestro cuerpo está formado por proteínas, es decir, de 10 a 12 kilos para un adulto normal. No se almacenan en el organismo constituyendo una reserva alimentaria, a diferencia de lo que ocurre con las grasas o los hidratos de carbono. Por ello, es necesario ingerirlas de forma constante a lo largo de la vida.

PROTEÍNAS: Las moléculas de hidratos de carbono y grasas, contienen solamente carbono, hidrógeno y oxígeno, pero las proteínas tienen, además, átomos de nitrógeno y algunas veces átomos de azufre y fósforo, y ocasionalmente hierro, yodo u otros elementos. Sus moléculas son las más complicadas de todas las sustancias, porque en cada una de ellas se encuentran grandes cantidades de átomos combinados y distribuidos de distinta manera.

Esto explica también, que el número de proteínas diferentes sea realmente asombroso, hasta el extremo que cada especie viviente tiene algunas que son características de ella y no se encuentran en ninguna otra.

La importancia de las proteínas reside en que, junto con el agua, forman las bases de toda la materia viviente o protoplasma. También forman parte del material hereditario llevado en los cromosomas de los núcleos celulares. Las enzimas, catalizadores que son muy necesarios para la vida, son proteínas. Las proteínas también se usan como depósitos alimenticios, particularmente en las semillas de muchos vegetales.

Puede compararse a las proteínas con los polisacáridos. ya que sus moléculas están formadas por uniones. Muchas moléculas de azúcar se unen para formar un polisacárido. Las unidades que componen las proteínas se llaman aminoácidos. El más simple de los aminoácidos es la glicina o ácido aminoacético. Su fórmula es: NH2CH2COOH.

El grupo NH2 , (grupo amino) es básico, y el hidrógeno del grupo carboxilo (—COOH) lo hace ácido. Las sustancias que pueden actuar como bases o como ácidos se llaman anfoteros.

El grupo básico amino de una molécula de aminoácido, puede reaccionar con el grupo ácido carboxilo de otra molécula para formar un dipéptido. De esta manera pueden unirse por sus extremos muchos aminoácidos, formando largas cadenas llamadas polipép-tidos y eventualmente moléculas proteicas. Cada molécula de proteína está formada por grandes cantidades de aminoácidos.

Se conocen alrededor de veinticinco aminoácidos. Dentro de ciertos límites, los animales pueden sintetizar (esto es, construir) algunos aminoácidos a partir de moléculas más simples. También pueden convertir algunos aminoácidos en otros. Sin embargo, una cantidad de aminoácidos no puede sintetizarse ni obtenerse, a partir de otros; tienen que estar presentes en la dieta y se llaman aminoácidos esenciales, para distinguirlos de los otros no esenciales.

Los aminoácidos son capaces de combinarse en variadas proporciones y puede repetirse muchas veces la misma serie de varios aminoácidos, o series levemente distintas, de manera tal que puedan formarse grandes cantidades de proteínas diferentes.

Las proteínas que se encuentran en los núcleos de las células se llaman nucleoproteínas. Se cree que los cromosomas están formados en su mayor parte por nucleoproteínas, y se ha demostrado que al gunos virus consisten en masas de nucleoproteínas. De este modo, ciertas nucleoproteínas deben considerarse como causantes de varias enfermedades infecciosas.

Se piensa también, que las nucleoproteínas de las células animales y vegetales, son las productoras de otras proteínas, quizá produciendo las enzimas capaces de unir ios aminoácidos necesarios. En el núcleo, moléculas de importancia (ácidos nucleicos) que están dispuestas en hilera sobre los cromosomas, contienen moléculas de azúcar. Los ácidos nucleicos (principalmente él ácido dexosirribonucleico o DNA), junto con ciertas proteínas, nucleoproteínas, forman las bases del material hereditario, cuyas “instrucciones” regulan todas las actividades de un organismo.

En otros post hemos visto, los hidratos de carbono (o carbohidratos), las grasas (o lípidos) y las proteínas, constituyen compuestos orgánicos que, en variables proporciones, se encuentran en el protoplasma de la. célula, tanto animal como vegetal.

Si bien estos compuestos del carbono son, además de las fuentes permanentes de energía, los proveedores de los elementos que se transforman en sustancia viva, no por esto, todo es material de restauración, ni combustible que se emplee de inmediato: gran parte es almacenado cómo reserva, y es así como las plantas guardan en sus diversos órganos sustancias amiláceas (almidón secundario), lípidos (en semillas, frutos y cortezas) y reservas proteicas (yemas y bulbos, y aleurona en semillas), y los animales, grasas (compuestas por glicerol y ácidos grasos) que acumulan como material energético que oportunamente empleará el organismo.

En el cuerpo humano, por ejemplo, las grasas dedepósito o lípidos de reserva, yacen, sobre todo, en el panículo adiposo subcutáneo (la mitad de la grasa total del organismo), envolviendo los ríñones, en el mesenterio y entre los espacios intermusculares. En los distintos animales, la composición, consistencia y proporción del tejido adiposo varía con el régimen alimenticio y con el clima La fauna circumpolar y muchos mamíferos marinos se protegen con una gruesa capa aislante de tocino (de más de cuarenta centímetros de espesor en las ballenas) que impide la pérdida de calor del cuerpo en el agua.

Los animales hibernantes (o de reposo invernal) reducen la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como su metabolismo, y viven durante el período de letargo a expensas de su grasa de depósito. Las plantas almacenan materiales energéticos para los períodos de inactividad fotosintética: la reserva más común es el almidón (sustancia insoluble en agua) que se deposita en tallos y raíces, para ser transformado nuevamente en azúcares para su asimilación.

La semilla acumula alimento (proteínas, grasas, almidones) para el germen, en los tejidos nutricios (albumen) que acompañan al embrión, o en los cotiledones.

La plántula vivirá y se desarrollará merced a ese alimento hasta el momento en que funcionalmente pueda obtenerlo del medio en que vive. Entre los carbohidratos del grupo de los polisacáridos, hemos nombrado ya a la celulosa. La celulosa responde a la fórmula (C6H10O5) y constituye el tejido de sostén en la arquitectura de las plantas. (En las largas cadenas de una compleja molécula de celulosa, n puede representar millares.)

Forma la pared resistente de la célula vegetal y su estructura fibrosa le confiere enorme importancia industrial como material textil. (Su gran valor para la industria, reside en el hecho de que es insoluble en la mayoría de los solventes, aunque al ser atacada por ácidos, como el nítrico, acético o sulfúrico, origina esteres de fácil disolución en solventes orgánicos.).

La celulosa tiene una gran variedad de aplicaciones (sedas artificiales, papel, celuloide, explosivos, etc.), que abarcan desde los tejidos que el hombre viene utilizando desde los albores de su industria (por ejemplo, el algodón, muchos siglos antes de Cristo) hasta los plásticos, a los cuales los nuevos y constantes adelantos de la ciencia y de la técnica otorgan ilimitadas posibilidades.

Los compuestos orgánicos llamados proteínas, que constituyen los elementos fundamentales del pro-toplasma celular de los seres vivientes, se caracterizan por contener invariablemente nitrógeno, además del carbono, el hidrógeno y el oxígeno (y eventualmente, azufre, fósforo, hierro y yodo).

La molécula proteica (la mayor y más compleja de todos los elementos protoplasmáticos) cuya estructura no es cabalmente conocida, se sabe no obstante que está formada por unidades más simples, los aminoácidos (se han señalado alrededor de treinta y cinco aminoácidos distintos, veinticinco de los cuales fueron identificados por investigaciones posteriores). Los aminoácidos difieren en la estructura de sus fórmulas, aunque en todos ellos figure un grupo básico amino (NH2) y un grupo ácido (COOH).

Las proteínas representan elementos imprescindibles para la nutrición del organismo, pues además de suministrar energía, es a sus expensas que se reponen los materiales de desgaste, y se reparan tejidos, plasma sanguíneo, hemoglobina y la proteína orgánica que incesantemente es catabolizada. La deficiencia de proteínas en el organismo, se traduce, entre otros trastornos, en alteraciones funcionales y disminución de la resistencia a las infecciones y traumatismos.

Sólo ciertos aminoácidos pueden ser sintetizados por el organismo animal (los vegetales los sintetizan a todos). Se denominan entonces esenciales los aminoácidos que, siendo imprescindibles en la dieta del individuo, el organismo no puede sintetizarlos y debe procurárselos mediante la ingestión directa o indirecta de vegetales (el término esencial no implica preponderancia de un aminoácido sobre otro).

Las proteínas formadas solamente por aminoácidos, como son las que se encuentran en la leche (caseína), en la clara del huevo (albúmina), la queratina de las estructuras córneas de los animales (astas, pezuñas, pelo, uñas) se denominan simples.

Las que se componen de aminoácidos y otros complejos orgánicos, como la’ hemoglobina, las lipo-proteínas, las glucoproteínas y las nucleoproteínas, constituyen proteínas conjugadas. La importancia que el déficit proteico tiene para la salud, es hoy bien conocida por la medicina, de manera que es posible corregir los trastornos que esta carencia produce, mediante una adecuada dieta.

Repetidas experiencias indican que, en el hombre, es suficiente un gramo de proteína por kilogramo de peso y por día, tratando de que, la mayor proporción corresponda a proteínas de origen animal (leche, carne, visceras glandulares, huevo).

CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN:
Se designa con el nombre de proteínas un conjunto de sustancias nitrogenadas muy complejas, que se encuentran formando parte de la materia viviente. Su importancia fundamental se debe al papel que desempeñan en la formación y funciones de la célula viva; hasta ahora, ésta constituye, precisamente, el único sistema capaz de sintetizarlas.

Las proteínas se encuentran profusamente en el proto-plasma celular, en los virus, en los genes, en los anticuerpos, etc. Están compuestas de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, en una proporción sensiblemente constcrnte; casi todas poseen, además, azufre, aunque este elemento no es indispensable.

Entre sus propiedades generales, merecen destacarse:
1°) tienen elevado peso molecular, que oscila entre 10.000 y 1.000.000 de unidades (la sal común o cloruro sódico, por ejemplo, no llega a 60 unidades);
2°) como consecuencia de su elevado peso molecular, forman soluciones coloidales con el agua;
3°) son muy inestables frente a los cambios de temperatura y acidez (pH);
4°) en solución, constituyen iones anfóteros, es decir, ,se comportan unas veces como ácidos y otras como bases; por eso actúan como dipolos frente a campos eléctricos.

Las proteínas están formadas, generalmente, por una serie de unidades más sencillas, que se denominan aminoácidos porque llevan un grupo amínico (-NH2), de carácter básico, y un grupo carboxilo (-COOH), de carácter ácido; de aquí las propiedades anfóteros de todas las proteínas. Los aminoácidos constituyen los eslabones de la gran molécula proteica. Las proteínas se pueden clasificar en sencillas (simples) y conjugadas. Las primeras son aquellas que por hidrólisis (escisión por el agua) rinden exclusivamente aminoácidos; las segundas son las que están formadas por un grupo proteico (una proteína sencilla) y un grupo prostético (un agrupan-tiento orgánico distinto de las proteínas).

En las proteínas sencillas se agrupa, a su vez, otra serie de ellas, clasificadas de acuerdo con sus solubilidades:
1°) albúminas, solubles en agua y soluciones salinas;
2°) globulinas, insoluoles en agua y solubles en soluciones salinas;
3°) prolaminas, insolubles en agua y en alcohol absoluto, pero solubles e» alcohol al 70 %;
4°) glutelinas, insolubles en disolventes neutros (agua, soluciones salinas, etc.) y solubles en ácidos y álcalis;
5°) escleroproteínas, insolubles en agua y no hidrolizables por las enzimos proteolíticas. Se dividen en colágenos, que, tratadas con agua hirviendo, dan gelatinas; elastinas, que no dan gelatinas y se encuentran en los tejidos elásticos; queratinas —existentes en los pelos, uñas y cuernos—, caracterizadas por su gran proporción de azufre,
6°) distónos, poseen carácter básico y se encuentran en los tejidos glandulares;
7°) protaminas, muy semejantes a las histonas, pero de peso molecular más bajo. No contienen azufre y, por tanto, poseen un elevado porcentaje de nitrógeno.

Las proteínas conjugadas se clasifican en varios grupos, según el grupo prostético que proporcionen: por hidrólisis:
1°) nucleoproteínas, en las que el grupo prostético es de ácido nucleico;
2°) mucoproteínas, que contienen aminoazúcares como grupo prostético;
3°) lipoproteínas, grupo prostético de fosfolípidos y esferoides;
4°) cramoproteínas, pigmentos coloreados, como la hemoglobina, la clorofila y las flavoproteínas;
5°) fosfoproteínas, que contienen, como grupo prostético, ácido fosfórico (caseína, vitelina, etc.); son solubles en álcalis;
6°) metolproteínas, que portan elementos metálicos (hierro, magnesio y cobre).
Esta clasificación no es rígida, puesto que algunas proteínas podrían incluirse en varios grupos; así, la hemoglobina, que está clasificada como cromoproteína por su color, podría estar incluida en las metolproteínas, porque contiene hierro.

Proteína vegetal versus proteína animal
Hasta hace poco se creía que los vegetarianos debían combinar diferentes fuentes de proteínas en cada comida para obtener los ocho aminoácidos que proporcionan proteínas completas. La razón es que la mayoría de las proteínas de origen vegetal (que no contienen los ocho aminoácidos esenciales) son incompletas. Los consejos más recientes, sin embargo, afirman que una dieta variada, que contenga una amplia gama de alimentos proteínicos vegetarianos, es suficiente, y es innecesario tener que preocuparse demasiado por consumir proteínas completas en cada comida.

No obstante, la Sociedad Vegetariana hace una excepción con los niños pequeños, a cuyos padres se les aconseja que utilicen el método de la combinación en cada comida para garantizar la ingesta adecuada de proteínas. Este método consiste en mezclar legumbres con cereales (por ejemplo, judías sobre una tostada, pita y puré de garbanzos, arroz y ensalada de judías), cereales con un producto lácteo (queso sobre una tostada, cereales y leche) o legumbres con féculas (patatas y lentejas guisadas).

Los estudios con vegetarianos adultos demuestran que éstos tienden a consumir menos proteínas que los no vegetarianos. Sin embargo, corno ya hemos visto en el primer capítulo, muchos de nosotros comemos más proteínas (en ocasiones, muchas más) de las que necesitamos.

¿Qué cantidad de proteínas deberíamos tomar?
Las autoridades sanitarias recomiendan que hasta un 15 % de las calorías de nuestra dieta provenga de las proteínas. La OMS sugiere entre un 10 y un 15 %, un intervalo con el que coincide la mayoría de profesionales de la nutrición. Una guía más precisa, según los especialistas, consiste en calcular 0,75 g de proteínas por día y kilogramo de peso, lo que se acerca al nivel del 10 % en la mayoría de los casos. Esta cifra es menor que la cantidad media que se toma en la actualidad (13,5 % aproximadamente); es decir, muchas personas toman más proteínas de las necesarias. Reducir ligeramente el consumo de proteínas permite el aporte de más calorías a partir de hidratos de carbono complejos, muy importantes para la salud. El cuadro superior muestra la ingesta recomendada de proteínas según el cálculo de 0,75 g por día y kilogramo.

¿Qué pasa si tomamos demasiadas proteínas?
Cada gramo de proteínas contiene 4 calorías. Todas las proteínas que consumimos y no son necesarias para las funciones anteriormente mencionadas pueden ser convertidas en glucosa y utilizadas como fuente de energía. Teniendo en cuenta que las fuentes animales tradicionales de proteínas son más caras que las fuentes de energía que proceden de los hidratos de carbono, es posible que su bolsillo también prefiera no gastar el dinero en proteínas que no necesita.

Por supuesto, si la ingesta media actual de proteínas se cifra en un 13,5 %, se deduce que algunas personas consumen una cantidad muy superior. Una dieta rica en proteínas (sobre todo, en proteínas de origen animal) ha sido relacionada con la desmineralización de los huesos: en la orina se excreta más calcio, por lo que las mujeres deben tener especial cuidado en reducir el consumo de proteínas a menos del 15 %. Se tienen claros indicios de que las dietas ricas en proteínas (en especial, las de origen animal) ejercen un efecto perjudicial a largo plazo en la función renal. Asimismo, se cree que el consumo elevado de proteínas puede estar relacionado con la hipertensión.

Por estas razones, las autoridades sanitarias recomiendan que el consumo diario de proteínas no sobrepase 1,5 g por kilogramo de peso corporal. Por ejemplo, para una mujer de 63,5 Kg. resulta una cifra de 95 g de proteínas por día, o menos de 20 % de las calorías totales diarias (lo que demuestra que, a pesar de lo esencial de las proteínas, sobrepasar muy ligeramente y de forma habitual las cantidades que se aconsejan puede ocasionar problemas).

Fuente Consultada:
Las Claves de la Ciencias de la Salud
Nuevo Estilo de Vida-Disfrútalo Tomo I
Los Alimentos Que Consumimos Judtih Wills

Probioticos Beneficios Para La Salud Alimentos Bacterias

Probioticos Beneficios Para La Salud

Desde hace mucho se sabe que tomar probióticos para hacer que esas bacterias proliferen ayuda a prevenir diversos males. Ahora hay pruebas de que estos microorganismos son más importantes para nuestra salud de lo que jamás imaginamos.

La ingesta de productos probióticos aumenta la respuesta inmune del organismo ante el ingreso de patógenos. Uno de los efectos benéficos que se le atribuyen a los probióticos es que sus bacterias (lactobacilos) compiten con las bacterias patógenas impidiendo o dificultando su instalación en el intestino.

El colon es uno de los órganos metabolicamente más activos del cuerpo humano, y juega un papel muy importante en la nutrición y en la salud. Entre los distintos componentes de la microflora colónica se encuentran algunas bacterias (bifidobacterias y lactobacilos) que impiden el crecimiento de las nocivas para la salud humana y, por ello, en la actualidad hay un gran interés en mejorar el desarrollo de las que son benéficas, disminuyendo así el crecimiento de las potencialmente patógenas.

Probióticos: Son bacterias residentes que forman colonias en el tracto gastrointestinal, vaginal y en la boca . Estas bacterias “amistosas” como el Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus bulgaricus, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium longum, Bifidobacterium infantis son la primera línea de defensa de nuestro cuerpo contra los microorganismos potencialmente dañinos que se inhalan o ingieren. (Fuente Consultada:probioticos.com.ar)

bacteria de probioticos

En el tracto digestivo hospedan a unos 400 tipos diferentes de microorganismos. Algunos de ellos, como la bacteria Lactobacillus acidophillus, por ejemplo, son buenos porque ayudan a digerir los alimentos y así beneficiarse de sus nutrientes. Otros, como laEscherichia coli y Salmonella sp son patógenos porque causan toxicidad y diarrea.

En una persona sana, las bacterias benignas actúan como una escuadrón de policía —evitan que las colonias de bacterias patógenas prosperen e invadan la zona. Ingerir alimentos probióticos es una manera segura y simple de introducir bacterias benignas en su sistema.

Estas bacterias se multiplican en el tracto gastrointestinal y compiten con los gérmenes patógenos forzándolos fuera de su sistema. El yogurt con cultivos activos (vivos) y alimentos fermentados como el sauerkraut son probióticos, dicen los investigadores australianos que estudiaron el papel de los prebióticos en los alimentos. Éstos también se encuentran en forma de suplementos en cápsulas, píldoras o polvos.

Origen de los Probióticos: Hace más de un siglo, el científico ruso Elie Metchnikoff, ganador del Nobel, observó que los campesinos belgas consumían mucho yogur y tenían una vida larga y saludable. Al analizar el yogur, descubrió que contiene microorganismos que viven naturalmente en nuestros intestinos. Hoy los llamamos probióticos, y se comercializan en forma de cápsulas, polvos y productos lácteos fermentados.

Todos tenemos una flora intestinal única, tan individual como una huella digital, y la conservamos de por vida. Su cantidad puede disminuir a causa del estrés y por la ingestión de fármacos, alcohol y, sobre todo, de antibióticos. Con el tiempo se recupera, pero tomar una dosis complementaria puede acelerar el proceso y evitar infecciones y diarreas.

propiedades de los probioticos

Como Funcionan: Tomar probióticos extras nos ayuda de muchas formas. Además de aumentar el número de bacterias benéficas en el intestino, tienen un efecto directo en las células de la membrana que lo recubre e inhiben el proceso inflamatorio. Algunos fortalecen el sistema inmunitario al modificar el funcionamiento de los glóbulos blancos y los anticuerpos.

De acuerdo con la medicina alternativa —si bien no existen pruebas científicas—, un desequilibrio en la flora intestinal puede ocasionar un trastorno llamado “síndrome del intestino agujereado”, en el que grandes moléculas atraviesan las paredes del intestino y provocan una respuesta inmunitaria que a su vez desencadena una reacción alérgica. Evitar ese desequilibrio es la principal recomendación de la medicina naturista.

¿Qué pruebas hay de que son efectivos?
Un reciente artículo publicado en el Medical Journal of Australia confirmó que los probióticos ayudan a prevenir o mitigar diversos tipos de diarrea, entre ellos los infecciosos, sobre todo los causados por rotavirus o por el uso de antibióticos.

También se cree que los probióticos son útiles contra trastornos como el síndrome de colon irritable y la colitis ulcerosa. Y se están investigando sus posibles efectos benéficos en otros padecimientos, entre ellos la enfermedad de Crohn y la enterocolitis necrosante, dice el doctor Andrew Day, profesor de la Facultad de Salud Femenina e Infantil de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

También está comprobado que los probióticos fortalecen el sistema inmunitario y ayudan en afecciones como el eccema y, tal vez, el asma. Un estudio europeo reciente reveló que los bebés cuyas madres tomaron un probiótico durante el embarazo, padecían menos diarreas, alergias e infecciones.

Finalmente, algunos médicos ahora creen que la escasa presencia de bacterias benéficas en los intestinos
(por el abuso de antibióticos o por vivir en un ambiente esterilizado) puede ser la causa, en parte, del aumento de la obesidad, las alergias y otras enfermedades.

¿Cómo puedo consumir probióticos?
La principal fuente natural de probióticos es el yogur, en particular las variedades que contienen lactobaci-los activos. Las bebidas lácteas fermentadas también son una buena fuente. En algunos países se agregan probióticos a otros alimentos, como el pan, las salchichas y los helados.
Si usted necesita una dosis alta (por estar bajo tratamiento con antibióticos, por ejemplo), debe tomar un complemento. En las dietéticas se venden probióticos en forma de cápsulas y polvos.

¿Con qué frecuencia debo tomarlos?
Si va a tomar un complemento de probióticos, siga las instrucciones de la etiqueta del producto.

¿Cómo puedo saber si es la dosis correcta?
Existen muchos tipos de probióticos, y para prevenir o aliviar determinados padecimientos o subsanar ciertas necesidades, hay que tomar una variedad específica
.El problema es que muchos de ellos mueren antes de llegar a la parte del intestino donde son útiles. Además de adquirir el tipo específico de probióticos que usted necesita, debe asegurarse de tomar la dosis correcta. Necesitamos entre 100 millones y 1.000 millones de probióticos vivos todos los días. Aunque las normas de control de calidad de los alimentos varían de país en país, los expertos señalan que los yogures y las bebidas con probióticos deben contener por lo menos un millón de bacterias vivas por gramo, y las empresas que fabrican productos con ingredientes biológicamente activos deben indicar la cantidad que contienen en la etiqueta de información nutricional. Sin embargo, no existe un método estándar para contar las bacterias.

Estudios recientes revelan que no todas las marcas de yogures y bebidas lácteas con probióticos que se venden en esos países contienen la cantidad mínima requerida de bacterias vivas por gramo (más de un millón) y, además, presentan diferencias de calidad. El mejor consejo es elegir los productos que cumplen con la normatividad (por cualquier duda se puede consultar a la oficina de defensa del consumidor), comprarlos en comercios que vendan frecuentemente estos alimentos, y ponerlos en la heladera
al llegar a casa para que se conserven frescos.

Riegos de su Consumo: Desde un punto de vista teórico, al tratarse de microorganismos que normalmente forman parte de nuestra propia flora, difícilmente podrían causar problemas infeccioso, por lo que es muy baja la probabilidad de presentar efectos adversos por consumir probióticos.

De las pocas personas que sí los han tenido, algunas sufrieron diarrea, y sólo unas cuantas que estaban muy enfermas o que tenían debilitado el sistema inmunitario contrajeron septicemia (proceso infeccioso generalizado por la presencia de gérmenes patógenos en la sangre). Por otro lado, estos raros efectos secundarios no parecen tener relación con la cantidad de probióticos ingeridos. Algunas cápsulas de probióticos que se consiguen en las dietéticas contienen hasta 10.000 millones de microorganismos cada una, y se han realizado estudios con dosis de hasta 360.000 millones de bacterias sin que las personas presenten problemas.

Utilidad: Actualmente, los probióticos han demostrado ser útiles y beneficiosos en:
* Tratamiento de diarrea aguda infecciosa en niños y adultos
* Prevención de la diarrea asociada a antibióticos en niños y adultos
* Algunas enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, reservoritis)
* Mejora de los síntomas debidos a la mala digestión de la lactosa
* Mejora de algunos síntomas del síndrome del colon irritable
* Prevención de la enterocolitis necrotizante en recién nacidos pre-término

TIPOS DE PROBIÓTICOS Y USOS PRINCIPALES
Cada variedad tiene usos específicos y beneficios diversos. Estos son los más comunes:
Para la salud general: Lactobadllus addophilus, Bifidobacterium animalis.
Para los bebés: Lactobadllus addophilus, Lactobadllus reuteri.
Al tomar antibióticos: Saccharomyces boulardii, Lactobadllus rhamnosus GG, Lactobadllus case/, Lactobadllus addophilus, Lactobadllus GG.
Diarrea infecciosa: Lactobadllus rhamnosus GG, Saccharomyces boulardii.
Síndrome de colon irritable: Bifidobacterium infantis. Enteritis inflamatorias: Saccharomyces boulardii (según estudios preliminares).
Colitis ulcerosa: VSLN°3, Escheríchia coli.
Alergias y eccema: Lactobadllus addophilus, Lactobadllus reuteri, Lactobadllus fermentum, Lactobadllus GG.
Prevención de infecciones urinarias: Lactoba-c/7/us rhamnosus GR-i, Lactobadllus reuteri.

PROBIÓTICOS Y SALUD INFANTIL
Los bebés reciben su primera dosis de bacterias benéficas al nacer, mientras pasan por el canal de parto. Durante los primeros dos años de vida adquieren poco a poco el perfil de flora intestinal que conservarán hasta la muerte. La administración de antibióticos durante el alumbramiento o poco después —por ejemplo, en una cesárea o al consumir ciertas fórmulas lácteas— puede alterar ese proceso. Estudios europeos revelan que los bebés que reciben probióticos son menos propensos a sufrir diarreas, fiebres e infecciones en el jardín maternal, y también corren menos riesgo de padecer eccema. El profesor Seppo Salminen, director del Foro de Alimentos Funcionales de la Universidad de Turku, en Finlandia, dice que la leche materna contiene millones de bacterias benéficas, así que es un probiótico natural. “Si una mujer gestante tiene un historial familiar de eccema atópico o de alergias, le conviene tomar un probiótico durante el último tercio del embarazo y durante la lactancia”, señala. “Y si no amamanta al bebé, ‘ debe elegir una fórmula láctea que contenga probióticos”. (Fuente: Revista Selecciones Octubre 2009)

Funcionamiento de los Probióticos en Nuestro Cuerpo

PUEBLOS LONGEVOS

Minerales que el Cuerpo Necesita Calcio Yodo Hierro Magnesio Humano

Minerales Que el Cuerpo Necesita

Se conocen unos veinte minerales que forman parte de la composición de nuestro organismo. Los minerales constituyen el 5% del peso del cuerpo, es decir unos 3,5 kilos para un adulto de 70 kilos (154 libras). En nuestro organismo, los minerales están renovándose continuamente. Cada día se eliminan con la orino, las heces, el sudor y otras secreciones, unos 30 gramos de minerales? los cuales tienen que ser necesariamente reemplazados por medio de los alimentos.

La fuente más importante de minerales son los alimentos de origen vegetal en su estado natural, especialmente si proceden de cultivos biológicos. Por ello, las dietas cárnicas, y las basadas en productos refinados tienden a ser deficitarias en minerales. Esto se agrava por el hecho de que los suelos de cultivo se empobrecen en minerales, debido el uso intensivo de abonos inorgánicos. En realidad, es posible que los productos que adquirimos en el mercado contengan menos minerales de los que deberían tener según las tablas de composición de los alimentos. Por ello debemos prestar especial atención a los minerales de la dieta, sobre todo al calcio y al hierro.

Los Minerales: calcio, yodo

Los Minerales que el cuerpo necesita

Calcio: Es al mineral más abundante del organismo, cuyas sales forman la sustancio que confiere dureza al esqueleto y a la dentadura. El cuerpo de un adulto contiene entre 1 y 1,5 kilos de calcio la mayor parte del cual (el 99%) se encuentra en los huesos y en los dientes, y una pequeña parte (el 1%) en la sangre y en el resto del organismo.  Además de formar parte del esqueleto, el calcio realiza otras interesantes funciones en el organismo.

  • Interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos, especialmente en el corazón, manteniendo de esta forma el ritmo cardíaco.
  • Es necesario para que la sangre coagule con normalidad.
  • Regula el equilibro ácido-básico de la sangre, evitando que esta se vuelva demasiado ácida. De esta forma, neutraliza la acidez que normalmente se produce en el metabolismo de las proteínas.

El calcio necesita de la vitamina D para poder ser absorbido en el intestino, y pasar así a la sangre. Una deficiencia de vitamina D produce los mismos síntomas que la falta de calcio.

La deficiencia de calcio se manifiesta en primer lugar por un cuadro clínico llamado tetania, que se caracteriza por calambres musculares, que pueden lLgar a verdaderos espasmos. Cuando persiste, se producen alteraciones del ritmo cardíaco (palpitacionesY irritabilidad nerviosa, pérdida de la dureza normal de los huesos (raquitismo en los niños, osteoporosis y osteomalacia en los adultos), dolores en las arLiculaciones y pérdida de piezas dentarias.

Necesidades diarias de calcio
Niños 800
Jóvenes 11-24 1200
Hombres Adultos 800
Mujeres Adultas 800
Embarazadas 1200
Madres que Lactan 1200

El calcio en la alimentación vegetariana: El calcio es un mineral muy abundante en los alimentos vegetales, especialmente en las nueces o frutos secos y en las leguminosas. Una alimentación a base de fruta, cereales y hortalizas aporta sobradamente el calcio que necesita el organismo, con notables ventajas sobre la alimentación cárnica. Entre los alimentos animales, solo la leche y sus derivados contienen cantidades importantes de calcio, pero es muy escaso en la carne y en el pescado.

Hay que tener presente que el ácido oxálico contenido en algunos alimentos puede dificultar la absorción del calcio, al formar con él sales insolubles (oxalato cálcico). Aunque los alimentos ricos en ácido oxálico, como el cacao, las espinacas y las acelgas, también contienen abundante calcio, es prudente tomarlos en pequeñas cantidades cuando se requiere una dieta alta en calcio.

Fósforo: La práctica totalidad del fósforo que contiene el organismo se halla en los huesos y en los dientas, combinado con el calcio. La cantidad de fósforo que se ingiere con la dieta, debe estar en relación con la de calcio. El fósforo se halla ampliamente distribuido entra todos los alimentos, tanto vegetales como animales, por lo que su aporte no supone ningún riesgo.

La leche y sus derivados son la mejor fuente de calcio entre los productos de origen animal. Sin embargo, la leche de vaca contiene abundante grasa, necesaria para el desarrollo del ternero, pero no para los seres humanos, especialmente si son adultos. El sésamo y los frutos secos oleaginosos proporcionan tanto o más calcio que la leche, con la ventaja de no contener grasas saturadas ni colesterol.

Por el contrario, el principal problema del fósforo es su exceso en relación al aporte de calcio. Esto ocurre especialmente en las dietas ricas en carne, pues esta contiene mucho fósforo y muy poco calcio (hasta diez veces más en la carne de cerdo). Este exceso de fósforo en la dieta cárnica hace que el calcio sea peor aprovechado, y es otro factor más que explica la mayor frecuencia de osteoporosis entre las mujeres que consumen mucha carne.

En los alimentos vegetales, así como en la leche y en los huevos, la cantidad de fósforo guarda una relación mucho más equilibrada con la de calcio, de forma que con una alimentación ovolactovegetariana no existe riesgo de ingerir un exceso de fósforo.

Hierro: El organismo de un adulto contiene entre 3 y 4 gramos de hierro. Esta es ciertamente una cantidad muy pequeña, pero realiza funciones de importancia vital. La mayor parte del hierro se encuentra en la sangre formando parte de la hemoglobina, que da el típico color rojo y permite el transporte del oxígeno desde los pulmones hasta todas las células.

En el organismo el hierro no existe como elemento químico aislado, que se comporta como un auténtico veneno, sino unido a proteínas, especialmente la llamada ferritina

Necesidades diarias de hierro: La mayor parte del hierro que hay en el organismo se recicla, por lo que en condiciones normales las pérdidas de este mineral son muy pequeñas. El hiervo se pierde con las células que se descarnan de la piel y de las mucosas que revisten el tubo digestivo y las vías urinarias. Esto supone 0,91 miligramos diarios para un adulto.

Las almendras son uno de los alimentos más ricos en calcio (266 mg. por 100 gr. Su contenido en fósforo (454 mg. por 100 gr. guarda una proporción bastante equilibrada con el de calcio.

Necesidades diarias de hierro
Niños 10
Hombres 11-24 12
Hombres Adultos 10
Mujeres 11-50 15
Mujeres 51+ 10
Embarazadas 30
Madres que Lactan 15

En ciertas situaciones, aumentan las necesidades de hierro:

  • Las mujeres que menstrúan pierden 2 miligramos diarios con la sangre menstrual, por lo que una mujer pierde durante los días de la regla tres veces más hierro que normalmente.
  • Durante el embarazo y la lactancia aumentan las necesidades de hierro, pero esto queda compensado con el hecho de no haber pérdidas menstruales. Por ello, las necesidades son las mismas en una muc_r que regla, que en una embarazada o lactante.
  • En la adolescencia se intensifica la demanda de hierro como consecuencia del crecimiento y de la aparición de la menstruación en las muchachas.
  • Cualquier hemorragia anormal produce pérdidas importantes de hierro, que pueden provocar fácilmente un estado anémico.

El hierro de los vegetales se encuentra en forma de sales férricas, mientras que el de los alimentos animales, llamado también hierro hem, aparece en forma de sales ferrosas. Ambos tipos de hierro se absorben con dificultad en el intestino, hasta el punto de que solo de un 10% al 20% del hierro de procedencia vegetal es absorbido, y un 30% del hierro que se encuentra en la carne o en los alimentos animales. Por ello, al calcular las necesidades diarias, se debe pensar en ingerir, como medida de seguridad, diez veces más del hierro que realmente necesitamos.

El hierro en la alimentación vegetariana: El hierro se halla ampliamente distribuido en todos los alimentos animales y vegetales, y una dieta variada aporta sobradamente las necesidades diarias, incluso para las mujeres. La menor absorción del hierro procedente de los vegetales, se compensa sobradamente por dos hechos:

  • La concentración de hierro en la mayoría de los alimentos vegetales es más alta que en las carnes, excepto en el hígado. La leche apenas contiene hierro.
  • Se ha comprobado que la vitamina C, mucho más abundante en la dieta vegetal, aumenta considerablemente la absorción de hierro, llegando a duplicarla. Esta es una importante razón para tomar en cada comida hortalizas y/o fruta fresca, ricas en vitamina C.

Las dietas vegetales no tienen por qué ser pobres en hierro, sino todo lo contrario. De hecho, la anemia por causas alimentarias es bastante frecuente, afectando por igual tanto a los que comen carne como a los vegetarianos. Durante una época se pensó que la carne era necesaria por su contenido en hierro, y que quienes no la tomaban, corrían el riesgo de anemia. Pero hoy sabemos que la dieta vegetal es superior en cuanto a contenido de hierro, y que su absorción no plantea problemas si se consumen abundantes alimentos frescos ricos en vitamina C.

Los frutos secos (nueces), las legumbres y los cereales poseen más hierro que la carne, excepción hecha del hígado. La harina de soja, con la cual se fabrica la carne vegetal, tiene tres veces más hierro que la carne de vaca (la de mayor contenido en hierro). La OMS recomienda el consumo abundante de melocotones (duraznos), albaricoques, ciruelas, uvas y pasas, como excelentes fuentes de hierro, por su fácil digestión y absorción. El alga espirulina, la levadura de cerveza y el polen son, junto con la soja, los alimentos vegetales más ricos en hierro.

En personas que presentan una absorción baja de hierro, o cuando aumentan las necesidades diarias, puede resultar recomendable tomar suplementos de este mineral. Además de los preparados farmacéuticos clásicos, los hay también procedentes de extractos vegetales.

Yodo: El organismo necesita el yodo para sintetizar con él las hormonas producidas en la glándula tiroides. Estas hormonas cumplen importantes funciones mnetabólicas:

  • Aceleran la combustión de los nutrientes que nos proveen de energía (hidratos de carbono, grasas y proteínas).
  • Son imprescindibles para el desarrollo normal del sistema nervioso en los niños, de forma que cuando escasean por falta de yodo, se produce una forma dc retraso mental (cretinismo).

Cuando un adulto sufre carencia de yodo, el tiroides se hipertrofia (aumenta de tamaño), para intentar compensar la carencia y producir así la suficiente hormona tiroidea. A este aumento de tamaño se lo llama bocio simple (hay otras causas de bocio).

Las necesidades de yodo son muy pequeñas: 0,14 miligramos diarios. Normalmente la fruta y las hortalizas pueden aportar suficiente cantidad de yodo, si el suelo en el que se han cultivado lo contiene. Pero hay terrenos pobres en yodo (generalmente los alejados de las costas), y otros que se han empobrecido de este mineral por causa de la agricultura intensiva, que agota las reservas minerales de los terrenos. Por ello no son raras las deficiencias. Para prevenirlas, conviene:

  • Usar sal marina, o que haya sido enriquecida con yodo
  • Consumir algas alimentarias.

Los pescados también contienen abundante yodo, aunque su consumo no resulta imprescindible para satisfacer las necesidades diarias.

Magnesio: El cuerpo de un adulto contiene de 20 a 25 gramos de magnesio. Forma parte de la estructura de los huesos, junto con el calcio y el fósforo, aunque en mucha menor proporción. El magnesio es un componente esencial del principal pigmento del mundo vegetal, la clorofila, al igual que el hierro lo es de la hemoglobina de la sangre.

El magnesio ha cobrado importancia en los últimos años, debido a que se han descubierto numerosas funciones fisiológicas en las que desempeña un papel decisivo.

Ocurre con frecuencia que la alimentación habitual aporta cantidades insuficientes de este importante mineral. Ello es debido a un consumo escaso de cereales integrales, frutos secos (nueces, almendras, etc.), ricos en magnesio, así como al empobrecimiento de los suelos en este minera!. El abuso permanente de los abonos nitrogenados en la agricultura intensiva causa desequilibrios bioquímicos en los suelos, y, como consecuencia, en los vegetales que crecen en ellos. Las plantas ya no contienen la cantidad de minerales que deberían tener, especialmente de magnesio, que es uno de los más sensibles al empobrecimiento del suelo.

Esta es la razón por la cual se debe prestar una atención especial al magnesio, y recurrir, en determinados casos de carencia, al uso de suplementos minerales como el cloruro de magnesio.

Necesidades diarias de magnesio
Niños 80-170
Hombres 15-18 400
Hombres Adultos 350
Mujeres 15-18 300
Mujeres Adultas 280
Embarazadas 320
Madres que Lactan 355

Las fresas <frutillas) contienen una amplia gama de sales minerales, entre ellas el magnesio. que las hace diuréticas y muy apreciadas en las enfermedades de los riñones.

Hay que tener presente que las necesidades diarias de magnesio, establecidas por el U.S. National Research Council es de 350 mg. para hombres adultos y 280 mg. para mujeres adultas al dia. Aunque es cierto que el consumo de grandes dosis de sales de magnesio no tiene efectos indeseables, tampoco está probado que tenga una acción terapéutica especial. El exceso de magnesio se elimino con las heces, provocando además un efecto laxante.

El uso de suplementos de magnesio en forma de soles, está indicado en los casos siguientes:

  • Cuando existe el riesgo de que el aporte alimentario sea insuficiente, por consumir pocos vegetales frescos, o porque estos procedan de tierras de cultivo empobrecidas por el uso intensivo de abonos químicos –
  • En épocas de la vida en las que hay un aumento de las necesidades diarias (crecimiento, embarazo, lactancia).
  • Cuando la absorción intestinal está alterada por diversas afecciones digestivas, como por ejemplo colitis o intervenciones quirúrgicas.

Funciones

Actúa como catalizador de numerosas reacciones químicas que se llevan a cabo en el organismo, relacionadas con la combustión de los nutrientes y la producción de energía. Realiza una función especialmente importante en el sistema nervioso, regulando la transmisión de sus impulsos a lo largo de los nervios periféricos

La carencia de magnesio se manifiesta de formas muy variadas:

  • Cansancio general y sensación de fatiga.
  • Calambres musculares, contracturas, temblores en los párpados o en otros músculos (fenómeno conocido como fasciculaciones musculares).
  • Alteraciones neurovegetativas con tendencia al espasmo en diversos órganos, que se manifiestan por: dolores de estómago, colon irritable, dolor o espasmo uterino durante la regla (dismenorrea), sensación de opresión en el pecho y palpitaciones cardiacas entre otros.

Los frutos secos, los cereales, las legumbres y las verduras, son la fuente más importante de magnesio. Una dieta vegetariana variada puede satisfacer sobradamente las necesidades de magnesio, especialmente si procede de cultivos biológicos en los que se usan abonos orgánicos que contienen una amplia gama de minerales.

Compatibilidad de Grupos sanguíneos Que Grupo de Sangre Debo Recibir?

Compatibilidad de Grupos Sanguíneos
¿Que Grupo de Sangre Debo Recibir?

TABLA DE COMPATIBILIDAD DE GRUPOS SANGUÍNEOS

Su Tipo de Sangre es: Puede Recibir el Grupo de Sangre:
O- O+ B- B+ A- A+ AB- AB+
AB+ Si Si Si Si Si Si Si Si
AB- Si Si Si Si
A+ Si Si Si Si
A- Si Si
B+ Si Si Si Si
B- Si Si
O+ Si Si
O- Si

La Sangre Plasma Sanguineo Globulos Rojos y Blanco Grupos sanguineos

La Sangre Plasma Sanguineo
Globulos Rojos y Blanco Grupos Sanguíneos

Introducción: Este fluido, que circula por un sistema tan complejo como el cardiovascular y puede llegar a todas las células del cuerpo, tiene funciones vitales. En primer lugar es el encargado de la respiración celular, tomando el oxígeno de los pulmones, llevándolo a todo el cuerpo y devolviendo desde allí a los pulmones el dióxido de carbono. También recolecta los alimentos disgregados por el sistema digestivo y los lleva a las células. Al pasar por el hígado y el riñón realiza una función depurativa, permitiendo que salgan de nuestro cuerpo sustancias nocivas.

Al transportar células del sistema inmunitario, actúa en la defensa de nuestro cuerpo frente a los microbios. Su función transportadora no acaba aquí, pues lleva las hormonas de un lugar a otro del cuerpo. Además, la sangre actúa en la regulación de la temperatura, haciendo que el calor generado en el cuerpo sea trasladado hacia la superficie para que se disipe.

La composición de la sangre

El volumen promedio de sangre de un hombre es de 5,5 litros, y el de una mujer de aproximadamente un litro menos. Algo más de la mitad de este volumen está formada por el plasma, la parte líquida de la sangre. Por él circulan las células sanguíneas, que son de diversos tipos: los eritrocitos o glóbulos rojos, los leucocitos o glóbulos blancos y las plaquetas o trombocitos.

El plasma sanguíneo

Tiene el aspecto de un fluido claro, algo semejante a la clara de huevo, y el 90% está formado de agua. En él se hallan disueltas importantes sales minerales, como el cloruro sódico, el cloruro potásico y sales de calcio, escindidas en sus componentes. Su concentración oscila muy poco para que no se rompa su equilibrio con el líquido que baña los tejidos ni con el intracelular. Gracias a ellas pueden disolverse las proteínas en el plasma, para ser transportadas por la sangre, y la acidez de los líquidos del cuerpo se mantiene dentro de estrechos límites.

Las proteínas más importantes que se hallan disueltas en el plasma son el fibrinógeno y la protrombina, que intervienen en la coagulación sanguínea; las al búminas, que desempeñan un importante papel en el transporte y para mantener el volumen de plasma, y las globulinas, que son parte del sistema defensivo de nuestro cuerpo. Todas estas proteínas, a excepción de las últimas, se forman en el hígado.

Además, en el plasma existen todas las sustancias transportadas por la sangre, como las partículas de alimento y los productos que son el resultado del metabolismo, y, como ya hemos mencionado, las hormonas.

composicion de la sangre

Las plaquetas o trombocitos

Estas células, encargadas de la coagulación, se originan en la médula ósea. Su tamaño es de unas dos milésimas de milímetro, tienen forma de disco y existen unas 300.000 por cada milímetro cúbico de sangre. Su principal característica consiste en que se adhieren unas a otras, por lo que tienen la capacidad de formar coágulos.

La coagulación

Un sistema tan indispensable como el cardiovascular debe poseer un mecanismo de seguridad que evite que su líquido se vierta. Ante cualquier rotura de los vasos, pues, interviene el mecanismo de la coagulación.

Cuando la pared de un vaso se rompe se ponen al descubierto zonas de tejido el mismo que son ásperas, a las cuales e pegan rápidamente las plaquetas. En pocos instantes la acumulación de ellas es grande, pero su función no se acaba en el taponamiento; las plaquetas adheridas emiten unos mensajeros químicos llamados factores de coagulación, de los que existen más de diez tipos. Gracias a ellos e forma una reacción en cadena al término de la cual el fibrinógeno, una proteína que se hallaba disuelta en el plasma, se convierte en fibrina.

Esta es insoluble y forma unos filamentos muy finos son los que se teje una red, que forma el coágulo. Además, las plaquetas emiten serotonina, que tiene el efecto de estrechar s vasos sanguíneos para que disminuya la corriente. La hemofilia es una enfermedad hereditaria producida por la ausencia de aluno de los factores de coagulación.

En otra época, uno de los grandes inconvenientes al realizas transfusiones de sangre era el hecho de poder conservar este tejido en estado líquido. La coagulación de la sangre es un proceso muy rápido, que se produce entre los 3 y los 7 minutos de practicada la extracción sanguínea; por eso, las transfusiones se hacían directamente de persona a persona.

Gracias a las investigaciones del médico argentino Luis Agote, en el año 1914 se logró que la sangre in vitro (fuera del cuerpo) se mantuviera en estado líquido, al agregarle citrato de sodio —sal inorgánica, formada por la combinación de ácido cítrico e hidróxido de sodio—.

El citrato de sodio actúa como anticoagulante. Provoca la precipitación de los iones calcio al formar un nuevo compuesto, el citrato de calcio, por lo que el calcio deja de ejercer su acción en la coagulación. De esta manera se puede tener la sangre en estado líquido por varias semanas, siempre que se mantenga refrigerada

Los eritrocitos dan a la sangre su color rojo, y ello se debe a que en el interior de cada uno de ellos existen de 200 a 300 millones de moléculas de hemoglobina, mediante las cuales realizan su función, que es el transporte de oxígeno por la sangre. La hemofilia es una enfermedad hereditaria producida por la ausencia de aluno de los factores de coagulación. La más pequeña herida puede poner en peligro la vida del enfermo, que sangra sin parar.

Los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos, también llamados eritrocitos o hematíes, se forman en la médula roja de los huesos y subsisten durante cuatro meses. Su principal característica morfológica es que no poseen un núcleo organizado, que al pasar a la sangre ya ha desaparecido. Tienen forma de disco engrosado por el borde, su diámetro es de unas siete milésimas de milímetro, y en cada milímetro cúbico de sangre existen de 4,5 a 5,5 millones de ellos, que constituyen el 45% del volumen sanguíneo.

LOS eritrocitos dan a il sangre su color rojo, y ello se debe a que en el interior de cada uno de ellos existen de 200 a 300 millones de moléculas de hemoglobina, mediante las cuales realizan su función, que es el transporte de oxígeno por la sangre.

La hemoglobina

Esta molécula está formada por cuatro subunidades idénticas, cada una de las cuales consta de una proteína, la globina, unida a un grupo hemo. Este último tiñe de rojo la sangre y está formado por cuatro núcleos que se unen adoptando la forma de un trébol de cuatro hojas. En el centro se halla anexionada una molécula de hierro, que es la encargada de unirse al oxígeno. Efectivamente, mediante la oxidación y desoxidación del hierro cada molécula de hemoglobina capta cuatro moléculas de oxígeno de los alvéolos pulmonares. Con esta preciada carga el eritrocito viaja, pasando por la parte izquierda del corazón, hasta las células de todo el cuerpo, donde el oxígeno debe ser liberado. El dióxido de carbono, por el contrario, no se une con la hemoglobina sino que se disuelve directamente en el plasma con gran facilidad. En cambio, el monóxido de carbono, el gas que sale por los tubos de escape de los coches, sí se une con la hemoglobina, y con más facilidad que el oxígeno. Así, cuando en el aire que respiramos hay oxígeno y monóxido de carbono, este último gana la competición por unirse con la hemoglobina y la persona que lo absorbe puede morir.

Los grupos sanguíneos

En la membrana de los glóbulos rojos hay unas proteínas que no son idénticas en todas las personas. Así, no siempre un individuo puede tolerar la transfusión de sangre de otro, ya que existen reacciones del sistema defensivo. Este intenta protegerse ante estas proteínas que le son extrañas formando anticuerpos, y la sangre del receptor produce una enfermedad que puede ser mortal.

Existen muchos tipos de proteínas en los glóbulos rojos, pero las que aquí nos interesan son las del grupo ABO y las del factor Rhesus o Rh.

Grupo ARO. Pueden existir dos tipos de proteínas en el glóbulo rojo: la A y la B. Una persona que tenga la proteína A pertenecerá al grupo A, y si tiene el factor B, pertenecerá al B. Si posee ambas proteínas, será del grupo AB, y si no tiene ninguna, del O (cero). Existen, pues, cuatro tipos de personas, y cada uno de ellos repele a la proteína que no posee. Así los individuos A y O repelen la sangre de los B y los AB, mientras que los B y los O presentan una reacción defensiva frente a los A y los AB. Los individuos AB, al tener los dos grupos, pueden recibir transfusiones de todos los demás, mientras que los O no pueden recibir sangre más que de su mismo grupo, y pueden dar a todo el mundo, por lo que reciben el nombre de donantes universales.

Grupo Rh. Existe una proteína, que se encuentra en los glóbulos rojos del 85% de las personas, que se llama Rh positiva. Las restantes, o Rh negativas, si reciben sangre con la proteína, quedan sensibilizadas. Si tiene lugar un segundo contacto, se produce una reacción de rechazo, que en los hombres y en las mujeres no gestantes no entraña ningún peligro. Sin embargo, si una mujer embarazada experimenta esta reacción, porque su hijo es Rh+ y ella Rh—, se pondrá en peligro la vida del bebé. Ello se debe a que durante el embarazo algo de la sangre del bebé se mezcla con la de la madre.

Los glóbulos blancos

Los leucocitos o glóbulos blancos son las células sanguíneas encargadas de la defensa. Su tamaño es variable, de 6 a 20 micras de diámetro, y se encuentran en la sangre, según su tipo, en un número que oscila entre los 5.000 y los 9.000 por milímetro cúbico. Todos ellos tienen núcleo, aunque la forma de éste es muy distinta. Algunos de ellos, el grupo de los granulocitos, poseen unos gránulos en el citoplasma, mientras que otros, los agranulocitos, carecen de ellos. Los granulocitos se subdividen en neutrófilos, eosinófilos y basófllos, y los agranulocitos en monocitos y linfocitos.

Neutrófilos

Se originan en la médula ósea roja, donde gran proporción de ellos permanece hasta que son necesarios en la sangre. Constituyen el 70% del total de los granulocitos, y sus gránulos son pequeños y muy numerosos. El núcleo posee varios lóbulos, y el diámetro es de unas 10 micras. Su función es la fagocitosis, es decir, devorar los cuerpos extraños, después de lo cual el neutrófilo muere y es destruido, formándose partículas de pus. La vida media de estas células es de una semana.

Eosinófilos

Originados de la misma forma que los neutrófilos, los eosinófilos constituyen el 3% del total de granulocitos y su núcleo presenta sólo dos nódulos ovalados. Sus gránulos son grandes y numerosos y su diámetro de unas 10 micras. Su función es la fagocitosis, al igual que la de los neutrófilos, y su número aumenta mucho durante las alergias y las enfermedades por parásitos.

Basófilos

Los gránulos de los basófilos son gruesos pero escasos. Son células de unas 10 micras de diámetro y su núcleo tiene una forma que recuerda a una 5. Se originan en el mismo lugar que el resto de los granulocitos, y son los menos numerosos, ya que constituyen sólo el 0,5% del total. Su función no se conoce bien, pero parece que evitan la coagulación dentro de las arterias y las venas.

Monocitos

Son los más grandes de entre los glóbulos blancos, con un tamaño que oscila entre las 15 y las 20 micras. Su núcleo tiene forma arriñonada y poseen gran cantidad de citoplasma, que no tiene gránulos. Constituyen el 5% de los glóbulos blancos, y se dedican a devorar partículas de un tamaño considerable. Por tanto, al igual que los tipos antes descritos, los monocitos viven muy poco tiempo, pues mueren destruidos después de fagocitar. Algunos de ellos se desplazan hasta donde los necesitan, pero también los hay fijos en el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos y la médula.

Linfocitos

Tienen el tamaño de un glóbulo rojo, y su núcleo es esférico y bastante grande, con una concavidad en uno de sus lados. Constituyen el 30% de todos linfocitos y se forman en la médula ósea roja. Sin embrago cuando salen de ella sufren un proceso de maduración por el cual se forman dos tipos: los linfocitos B, que pasan a los ganglios linfáticos, y los linfocitos T, que se albergan en el timo. Todos ellos viven unos cien días y se encargan del sistema de defensa específico, también llamado inmunitario, por el cual el linfocito distingue las sustancias que debe destruir de las que son propias del cuerpo. Para ello los linfocitos deben tener un cierto tipo de (<memoria» que les permita pasar sus conocimientos de una generación a la siguiente).

La sustancia atacante recibe el nombre de antígeno, y la que producen los linfocitos para neutralizarla son los anticuerpos. Los anticuerpos se unen a los antígenos de forma que éstos se hacen inofensivos, y todo el complejo es después eliminado por los eosinófilos.

Linfocitos B. Son los encargados de producir los anticuerpos y células de memoria. Éstas, una vez que han madurado y «aprendido» sobre un cierto antígeno, se dividen formando una estirpe, que puede durar varios años o toda la vida del individuo.

Linfocitos T. Estas células colaboran con los linfocitos B, y además tienen otras funciones, como la de estimular la actividad de algunas células que fagocitan.

TABLA DE COMPATIBILIDAD DE GRUPOS SANGUÍNEOS

Su Tipo de Sangre es:

Puede Recibir el Grupo de Sangre:

O- O+ B- B+ A- A+ AB- AB+
AB+ Si Si Si Si Si Si Si Si
AB- Si Si Si Si
A+ Si Si Si Si
A- Si Si
B+ Si Si Si Si
B- Si Si
O+ Si Si
O- Si

AMPLIACIÓN SOBRE LA HEMOGLOBINA:

Observando con el microscopio electrónico uno de los 25 billones de glóbulos rojos de la sangre, se pone de manifiesto una estructura interna parecida a la de una esponja. Y entre sus redes se encuentra una sustancia que es una de las maravillas de la naturaleza: la hemoglobina. Cada glóbulo rojo contiene trescientos millones de moléculas de hemoglobina.

La función confiada por la naturaleza a este elemento es fascinante, y se apoya en una serie de reacciones químicas aún poco conocidas. Todos sabemos que la sangre transporta el oxigeno, “inspirado” por los pulmones, a las distintas partes de nuestro organismo, sin excluir a las células, que lo utilizan para “quemar” los alimentas (es decir: los azúcares, las grasas y las proteínas).

De esta combustión, que suministra al hombre la energía necesaria para vivir, surgen dos nuevas sustancias: el agua y el anhídrido carbónico, que es gaseoso, pero que se disuelve en contacto con la sangre, formando bicarbonatos. Por su parte, la sangre, tras ceder el oxígeno, se carga de estos bicarbonatos y recorre un camino inverso, regresando a los pulmones- En ellos, al extremo de los bronquios más delgados, existe una gran cantidad de vesículas hemisféricas —los alveolos pulmonares—, que constituyen la terminación “ciega” de todo el sistema bronquial. Los alvéolos suelen alcanzar la asombrosa cifra de mil quinientos millones.

A ellos llega, desde el exterior, el aire cargado de oxígeno, y, a través de una intrincada red de vasos capilares, la sangre procedente de los tejidos. El oxígeno contenido en el aire pasa a la sangre atravesando la delgadísima pared de los vasos capilares (cuyo grosor no llega a una miera; es decir, a una milésima de milímetro) y la aún más delgada pared de los alvéolos. La molécula de hemoglobina, dos mil veces más pesada que la del oxígeno, es capaz de combinar sus cuatro átomos de hierro con el oxígeno del aire, formando un compuesto llamado oxihemoglobina.

Al mismo tiempo, se acidula y descompone los bicarbonatos disueltos en el plasma, dejando en libertad el anhídrido carbónico, que luego expulsan los pulmones. La oxihemoglobina, transportada por los glóbulos rojos de la sangre arterial, recorre los pulmones y llega hasta los últimos capilares sanguíneos, donde cede el oxígeno a las células, a través de las paredes de estos vasos, transformándose en hemoglobina reducida (o privada de oxígeno).

La sangre venosa transporta esta hemoglobina reducida, en unión de los bicarbonatos, hasta los pulmones, con lo cual se cierra el fantástico ciclo. Pero nada de lo dicho podría suceder sin la presencia de la hemoglobina, mágica sustancia capaz de transportar un volumen de oxígeno casi cincuenta veces superior al que contendría el agua en solución normal. Esto significa que, sin la hemoglobina, el cuerpo humano necesitaría doscientos litros de sangre en lugar de los cinco que, más o menos, tiene; y el corazón debería impulsar 160 litros por momio en vez de los cuatro habituales; y la velocidad de b sangre aumentaría hasta que cada glóbulo rojo pudiera correr todo el sistema circulatorio en medio segundo, en lugar de los 20-22 que actualmente tarda, para oxigenar los tejidos; entonces la velocidad de cambio se vería muy acelerada. Las hipótesis descriptas nos producen asombro y contribuyen a poner de manifiesto la excepcional importancia que el Lumbre tiene ese milagro llamado hemoglobina.

La Gripe Española; Genocidios Hambrunas Pestes Epidemias Catàstrofes Calamidades Purgas en la Historia

DESGRACIAS HUMANAS: LA GRIPE ESPAÑOLA DE 1918

malas noticias en el mundo

Un tipo de gripe misteriosa y extremadamente virulenta apareció en la primavera de 1918 y se extendió por el mundo en tres oleadas terribles durante el año siguiente. Luego, de repente, desapareció. La guerra fue un instrumento eficaz para la propagación de la epidemia, que fue conocida como «la gripe española» por la ferocidad de su ataque en ese país.

Aquella plaga, que se desencadenó en la primavera de 1918, llevó a la tumba a cerca de 40 millones de personas. En España, sus repercusiones fueron espantosas: murieron 300.000 personas a pesar de que las cifras oficiales redujeron las víctimas a “sólo” 147.114. Pero el país más castigado fue la India, donde fallecieron 15 millones de los afectados por la epidemia, alcanzando la mortalidad, en ciertas zonas, al 20% de la población.

Desde tres puertos militares distantes (Freetown, en Sierra Leons Brest, en Francia, y Boston, enMassachusetts), la gripe se propagó en todas direcciones transmitida por marinos y soldados a la población civil. Al cabo de poco tiempo, seis continentes estaban infectados y el número de soldados enfermos entorpeció el desarrollo de la guerra San Francisco aprobó ordenanzas que obligaban a utilizar mascarillas quirúrgicas. Los teatros y cines de Chicago, en cooperación con el Ministerio de Sanidad, se negaron a admitir a los clientes que tosían. A pesar de los esfuerzos se estimó que la mitad de la población mundial estuvo afectada por la epidemia en 1918.

En la virulencia de la epidemia gripal de 1918 se aunaron varios factores que provocaron más del doble de víctimas que la Gran Guerra. En primer lugar, la específica mutación del virus gripal de ese año. Existe la teoría de que fue el resultado de una recombinación genética entre un virus animal, concretamente la gripe porcina, y otro humano, ante la cual la memoria inmunológica de la humanidad era inexistente.

Aparte de las complicaciones pulmonares conocidas, esta gripe afectaba especialmente al sistema neurológico, provocando la llamada encefalitis de Von Economo, Segundo,  la Gran Guerra fue decisiva para su expansión: los primeros casos aparecieron en Kansas, el 4 de marzo de 1918, entre soldados del ejército norteamericano que esperaban acuartelados su traslado a Europa. Más de un millón de ellos llegaron a Francia, por lo que a las pocas semanas el virus gripal ya había invadido los puertos franceses. Es curioso que, a pesar de este claro origen norteamericano –en EE.UU causó unas 600.000 muertes–, la enfermedad fuese conocida como “gripe española”.

DESCUBREN PORQUE FUE MORTAL LA GRIPE ESPAÑOLA

Un estudio explicó por primera vez por qué fue tan letal el virus de la gripe española, que hace 80 años mató a más de 20 millones de personas en  una epidemia mundial.

El trabajo permite esclarecer el secreto de la enfermedad, en vísperas de una expedición a la isla noruega de Longyerbyen, en el Mar Glacial Ártico, para recuperar el virus que “hiberna” bajo los hielos perennes en los cuerpos de siete jóvenes que murieron por la gripe española en 1918.

El descubrimiento, publicado por la revista norteamericana Proceedings of the National Academy of Sciences, no sólo resuelve el misterio médico, sino que, además, proporciona el instrumento para entender cómo virus comunes pueden convertirse en mortales agentes patógenos.

La transformación, según el estudio realizado por Hideo Goto y Yoshihiro Kawaoka, de la Universidad de Wisconsin, otorga al virus de la gripe de tipo A -como era el de la gripe española- la capacidad de infectar no sólo los tejidos del aparato respiratorio sinotambién los de otros órganos, provocando así una peligrosa infección sistemática.

Kawaoka explica, además, que la propiedad de infección del virus de la gripe se vincula normalmente a la presencia de una enzima que permite al microorganismo romper una proteína (hemaglutinina) situada en la membrana de la superficie de una célula, para introducirse en ésta y reproducirse.

La enzima en cuestión está presente normalmente en los tejidos del aparato respiratorio, pero Kawaoka descubrió que también en los tejidos de otros órganos hay enzimas semejantes, capaces de romper la cadena proteica de la hemaglutinina.

En algunos casos, sugiere Kawaoka, basta entonces una variación mínima del virus -o de su membrana externa- para que el microorganismo pueda servirse de otras enzimas para romper la hemaglutinina y hacer brecha en las células de los órganos más diversos.  Los virus son organismos extremadamente variables y se transforman; por eso, las vacunas actuales tienen una eficacia limitada.

Los científicos consideran que el descubrimiento de Kawaoka es muy importante porque abriría el camino a la búsqueda de una curación.

¿Qué es la Gripe?

¿Sabías que la pandemia de la gripe de 1918 mató a más de 20 millones de personas – más de los que murieron en la Primera Guerra Mundial?

¿Sabes cuánta gente se infecta en Estados Unidos ó Australia durante la estación típica del virus de la gripe?

Para conocer más detalles sobre el virus de la gripe y su impacto, sigue leyendo…

  • 1918-1919 ‘Gripe Española’ A (H1N1) causó la muerte de más de 20 millones de personas (más de los que murieron en la Primera Guerra Mundial).
  • 500.000 muertes se produjeron debidas a la gripe española en los EE.UU.
  • 1957-1958 ‘gripe de Asia’ A (H2N2) produjo 70.000 muertes en los EE.UU.
  • 1968-1969 ‘gripe de Hong Kong’ A (H3N2) produjo 3.400 muertes en los EE.UU.
  • Desde la aparición de la gripe de Hong Kong tipo A (H3N2) en 1968 se han producido 400.000 muertes en los Estados Unidos, de éstas un 90 % han sido en ancianos.

ESPAÑA

  • Según datos proporcionados por el Centro Nacional de Epidemiología cada año padecen gripe en España unos 3- 3´5 millones de personas, lo cual significa en torno a 7.800- 8.000 personas por 100.000 habitantes.

AUSTRALIA

  • En una población de 18 millones de habitantes aquellos que presentan riesgo ante la gripe son unos 4´2 millones de habitantes.
  • El número total de vacunados anualmente es de 2´3 millones de personas.
  • El número estimado de muertes cada año es de 800- 2.700 muertes, pero se piensa que son cifras infraestimadas.
  • Se producen unas 18.000- 37.000 hospitalizaciones cada año debidas a la gripe.

ESTADOS UNIDOS

  • El número total de días de actividad reducida debido a la gripe es de 315´4 millones (1994).
  • El número total de camas por día debidas a la gripe es de 170 millones camas x día (1994).
  • El número de días laborales perdidos debidos a la gripe es 69´3 millones días (1994).

PARA SABER MAS…
PANDEMIA DE GRIPE EN 1918

La pandemia se originó en las bases militares norteamericanas. En seis semanas, el 3 % de los reclutas del Campamento de Sherman murieron. Las tropas trajeron la gripe a Europa y desde ahí se expandió hasta llegar a China. Al cabo de un año, habían muerto 25 millones de personas —un numero bastante impresionante, sobre todo al compararlo con los 9 millones que murieron en la Primera Guerra Mundial—.

Los barcos que cruzaban el Atlántico llegaban a su destino con muchos menos pasajeros de los que habían partido.

La pandemia también tuvo sus consecuencias económicas. Aunque ninguno de los remedios para curar la gripe surtía efecto contra el virus, sus ventas se pusieron por las nubes. Al final, resultó que el producto que más beneficios reportó fue Vicks VapoRub, que se introdujo en el mercado en 1905 gracias a Lunsford Richardson, un farmacéutico de Selma, en Carolina del Norte. El principal ingrediente del ungüento era el mentol, un componente que se extraía del aceite de menta.

Richardson no era el primero en darse cuenta del enorme potencial farmacéutico del mentol. Este honor se lo debemos a Jules Bengue, un farmacéutico francés que creó una crema para el dolor muscular llamada Ben-Gay. Bengue había notado que el mentol provocaba calor al aplicarlo sobre la piel. Lo mezcló con un calmante, el metil salicilato, y vendió la composición como tratamiento contra la artritis, la gota y las neuralgias. Algunos consumidores de Ben-Gay manifestaron que, cuando estaban resfriados, inhalar un poco de Ben-Gay les despejaba la nariz. Richardson vendía Ben-Gay y también oyó a sus clientes ensalzar los beneficios del producto.

Así que mezcló el mentol en gelatina de petróleo e inventó la «Cura Sanadora de Neumonía y de Croup de Richardson». Al frotarlo sobre el pecho, el ungüento daba sensación de calor, y el mentol, al evaporarse, reducía la congestión nasal. Sin embargo, el nombre seguía siendo demasiado largo, por eso Richardson buscó otro más corto y con más gancho. Su cuñado era un médico, llamado Joshua Vick, quien le había permitido usar su laboratorio y crear la cura. En muestra de agradecimiento, Richardson decidió cambiarle el nombre por Vicks VapoRub, y este nombre triunfó.
(Fuente Consultada: Por que los gallas cantan al amanecer? Joe Schwarcz)

Proceso Digestion Humana Funcionamiento Etapas Digerir Alimentos

Proceso de la Digestión Humana
Funcionamiento y Etapas

Veamos, en primer lugar, el recorrido que hacen los alimentos desde que dejan el plato. Los dientes mastican los alimentos, los labios, la lengua y la parte interior de las mejillas los manipulan mientras que la saliva los humedece y los ablanda.

Cada una de las piezas tiene un papel fundamental en la digestión, si perdemos algún diente o se enferma el resto de la dentadura no funciona adecuadamente. En la vida pasmos por dos etapa dentales, la temporal, o como decimos a menudo, los dientes de leche y la definitiva. La dentadura temporal se forma con 20 piezas que empiezan a brotar más o menos a los 8 meses, y que posteriormente se caerán entre los 6 y 11 años más o menos, para que salgan los definitivos.

Además la saliva también produce una reacción química en los alimentos con lo que empieza el proceso digestivo. Cuando la comida se traga directamente o no se mastica lo suficiente, el proceso digestivo empieza  desequilibrado…

La saliva es un líquido viscoso, cuyo papel es esencialmente mecánico (masticación, deglución). La del hombre y otros mamíferos contiene una amilasa. Se activa la secreción salival a través de un reflejo neurovegetativo, provocado por la excitación mecánica (saliva procedente de la parótida) o química (saliva de la submaxilar) de la mucosa lingual. También está sometida a la influencia de los centros nerviosos superiores: la visión, o la simple evocación del alimento, «hace la boca agua»; un súbito enfado provoca la aparición de «espuma en los labios»; una emoción intensa «seca la boca».

Los alimentos masticados y ensalivados en la boca llegan al estomago por un conducto llamado esófago y a través de la válvula superior del estómago. Entonces empieza el proceso digestivo del estómago por la secreción de un fluido llamado jugo gástrico.

El jugo gástrico empieza a disolver y a desmenuzar la masa de alimentos de modo que puedan ser absorbidos por el cuerpo. Mientras se produce esta reacción química, la parte fluida de la comida y los líquidos con sumidos se separan de las sólidas y se absorben a través de las paredes del estómago, llevándose por medio de la sangre hasta los riñones, a los poros de la piel, etc.

El jugo gástrico, elaborado por las glándulas de la mucosa del estómago, contiene ácido clorhídrico libre y dos enzimas: quimosina y pepsina. En realidad, ambas son secretadas como proenzimas (profermentos) inactivas, y en presencia de ácido clorhídrico se transforman espontáneamente en enzimas activas.

El jugo gástrico del recién nacido, débilmente ácido, es rico en quimosina. Posteriormente se acidifica, se empobrece en quimosina y se enriquece en pepsina. La secreción gástrica, como la secreción salival, es activada por vía nerviosa.

Los músculos del estómago se ocupan de revolver los alimentos hasta que se crea una masa alimenticia semifluida de sustancias modificadas químicamente que pasa al intestino delgado.

El intestino delgado tiene aproximadamente unos cuatro centímetros de diámetro por unos noventa de largo y está ingeniosamente enrollado sobre sí mismo de modo que ocupa un espacio muy pequeño en la máquina humana si se compara con su longitud.

El intestino delgado está totalmente recubierto por una capa suave y aterciopelada de pequeñas protuberancias llamadas vellosidades intestinales interiores y con millones de glándulas que segregan los enzimas necesarios para la digestión de los diversos elementos alimenticios.

En el intestino delgado se completa el proceso digestivo de rompimiento de los alimentos. Los enzimas segregados por las paredes del intestino se complementan con los enzimas segregados por el páncreas y con la bilis que proporciona el hígado.

El jugo intestinal, elaborado por las glándulas de la mucosa del intestino delgado, es un líquido alcalino que contiene principalmente moco y enteroquinasa. Lleva, en cantidades variables, tres disacaridasas (sacarasa, maltosa y lactosa), y dos peptidasas, que normalmente quedan retenidas en el interior de las células epiteliales de la mucosa, y se liberan en el proceso de descamación de éstas. La mucosa del intestino grueso no elabora ninguna enzima, pero contiene una flora bacteriana muy rica, cuyo papel digestivo se ha de tener en cuenta.

Llegados a este punto las sustancias alimenticias digeridas están listas para pasar a la linfa. Esto ocurre por absorción a través de las vellosidades intestinales que contienen vasos linfáticos y sanguíneos.

La comida que no puede digerirse por su naturaleza o por alguna otra razón, forma lo que se conoce por sustancias de desecho, excrementos, heces o por cualquiera de los otros nombres más populares que tiene. Estas sustancias pasan al intestino grueso o colon para ser eventualmente expulsadas al exterior por una pequeña abertura llamada válvula ileocecal que está construida de tal modo que sólo deja pasar sustancia en una dirección.

Existen varias razones por las cuales la comida puede llegar al intestino grueso sin estar digerida o sólo parcialmente digerida. A veces no se ha masticado lo suficiente. Otras se ha comido demasiado y el estómago simplemente no puede con todo. También puede ocurrir que el suministro de jugos gástricos esté desequilibrado o sea insuficiente. Finalmente, los alimentos que se comen juntos y que originan combinaciones inadecuadas pueden sobrecargar el sistema digestivo y acabar en el colon sin digerir.

El colon tiene unos seis pies de longitud y conecta con el intestino delgado en el parte inferior derecha del abdomen, se extiende hacia arriba hasta las costillas inferiores, luego cruza hacia la izquierda y finalmente vuelve a bajar.

La parte de la derecha que sube se llama colon ascendente, la parte que cruza de derecha a izquierda se llama colon transversal y la parte que baja de la izquierda se llama colon descendente. El punto de contacto entre el intestino delgado y el colon se llama ciego. El otro extremo del colon que es por donde se expulsan las sustancias de desecho se llama recto.

El colon es el gran depurador de la máquina humana. Lo que ocurre en el colon con las sustancias de desecho es muy pero que muy importante para la salud de todo el cuerpo. Cuando estas sustancias llegan al colon millones de bacterias se lanzan sobre ellas y ayudan a desintegrarlas.

Las proteínas no digeridas o sólo parcialmente digeridas (especialmente las proteínas de la carne), se pudren. Durante este proceso se liberan sustancias extraordinariamente tóxicas. Si el hígado no neutraliza y vuelve inofensivas estas toxinas, o no se contrarrestan sus efectos por acción de otras bacterias del colon, las toxinas pueden llegar a producir mucho daño en el cuerpo.

Las paredes del colon contienen unos pequeñísimos canales absorbentes que tienen tendencia a reabsorber en el sistema los sucios, venenosos y putrefactos excrementos. Si el colon se obstruye y por tanto el proceso de eliminación no se realiza correctamente, todo el cuerpo puede resultar envenenado…

CÓMO EVITAR LA SOBRECARGA DIGESTIVA
1.° No es suficiente con poseer una dentadura sana: es menester, además, utilizarla correctamente, masticando de manera conveniente los alimentos. Se realiza mejor el trabajo mecánico del estómago, y aumenta la eficacia de la acción química del jugo gástrico.

2.° Además, es posible aligerar el trabajo digestivo escogiendo los alimentos de forma adecuada.
Es recomendable beber moderadamente, no abusar de alimentos indigestos, especialmente en la cena, y evitar los alimentos peligrosos.

Algunos alimentos, en especial las grasas, retrasan la evacuación del estómago. Por el contrario, otros, como las féculas, por ejemplo, tienden a acelerarla. En consecuencia, una comida bien estructurada deberá contener, en cantidades equilibradas, estos dos tipos de sustancias.

Las proteínas fermentan en el intestino grueso, donde originan la formación de sustancias tóxicas, que pasan a la sangre y comportan alteración del estado general. En las mismas condiciones, los glúcidos fermentan y son causa de la producción de ácido láctico, que dificulta la fermentación de las proteínas, y, por tanto, se opone a la intoxicación. También se ha de buscar el equilibrio en este aspecto.

Los alimentos demasiado sustanciosos fatigan el tubo digestivo, y generan estreñimiento o constipación. Por el contrario, los alimentos «pesados», o voluminosos (celulosa), favorecen la mecánica intestinal; de ahí el interés en consumir verduras, pues a pesar de su pequeño valor nutritivo son, sin embargo, ricas en celulosa.

3.° La cantidad de alimento consumido importa tanto como su calidad. Una comida demasiado copiosa entraña sobrecarga digestiva, que es bueno compensar después mediante una jornada de dieta.

En su forma aguda, la sobrecarga digestiva se manifiesta por la indigestión, con vómitos y diarreas, que suele ir acompañada de malestar general: dolor de cabeza, fiebre…

En su forma crónica, ocasiona problemas persistentes del estómago (gastritis) y del intestino (enteritis).
4° Es conveniente reglamentar las horas de las comidas, a fin de conseguir el adecuado tiempo de reposo para los órganos digestivos.

Los adultos conseguirán este objetivo suprimiendo la merienda; sin embargo, esta medida no es adecuada para los niños, cuyas necesidades alimenticias exigen cuatro comidas diarias.

5° La evacuación del intestino debe hacerse a una hora fija, una vez al día.

Cualquier retraso puede suponer el inicio de una intoxicación, que exterioriza un mal estado general. Si la persona está sana y se ha establecido su alimentación de forma racional, esta regularidad es una simple cuestión de voluntad y perseverancia. En caso contrario, tal vez sea menester emplear un laxante; pero nótese que este tipo de práctica no está exenta de peligros, por lo que es conveniente que esa persona en cuestión consulte a un médico.

Calculo del Indice de Masa Corporal Alimentacion Sana Dietas Riegos

Calculo del Índice de Masa Corporal

UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA:
EL organismo usa la materia y la energía que le proporcionamos con las comidas y bebidas. Si le proporcionamos más de lo necesario, el exceso se acumula y aumentamos de peso.

El incremento de peso puede ser resultado del aumento de La masa muscular o puede ser resultado de la acumulación de materias grasas que sirven como reserva. Si es debido a la acumulación de grasas, es posible llegar a ser obeso y tener mayores riesgos de sufrir enfermedades cardíacas o vasculares, tener diabetes o problemas musculares.

Ser obeso o delgado es resultado del balance entre lo que ingerimos y lo que utilizamos en nuestras actividades.
Para perder peso hay que utilizar más de lo que se ingiere. Con ese objetivo hay dos posibilidades: ingerir menos o hacer más actividades físicas. Pero en ambos casos no sólo debe tenerse en cuenta lo que se ingiere, sino también su contenido nutritivo.

La dificultad de controlar el peso aumenta cuando se consumen comidas grasas en exceso. Una hamburguesa con papas fritas provee alrededor de 1.200 calorías, y un litro de gaseosa alrededor de 350 calorías. Con dos hamburguesas con papas fritas y dos gaseosas de medio litro llegamos a un total de 2.750 calorías.

Una mujer requiere una dieta que le aporte 2.000 calorías por día. Si ingiere dos comidas rápidas por día (hamburguesa, papas fritas y gaseosa), provee muchas más calorías que las que se necesita. Con ese tipo de alimentación una mujer puede engordar rápidamente. Además, esas dos comidas le aportarán más cantidad de sodio de la necesaria, con lo que se aumenta el riesgo de futuros problemas de hipertensión.

Si se proporciona al organismo menor cantidad de nutrientes que la necesaria para mantener su funcionamiento básico y realizar las actividades habituales, éste usará sus reservas y luego parte de sus estructuras. Se pierde peso, en primer lugar por la reducción de las reservas grasas y, luego si continua la ausencia de nutrientes, por la degradación de músculos y otros tejidos.

Tabla que relaciona las equivalencia energéticas y el tiempo necesario para consumirlas.

Correr Caminar Reposo

Hamburguesa con Papa Fritas 590 Kcal.

47 m. 94 m. 282 m.
Una Pata de Pollo
325 Kcal.
22 m. 44 m. 132 m.
Porción de Pizza Muzzarella
185 Kcal.
18 m. 37 m. 108 m.
Jugo de Naranja
110 Kcal.
11 m. 22 m. 66 m.
Manzana
75 Kcal.
9 m. 18 m. 54 m.

EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL: Qué tienen en común Brad Pitt y Russell Crowe con la mayoría de los miembros de los equipos profesionales de rugby y fútbol? Esos cuerpos perfectamente definidos y tonificados, por supuesto. Salvo que uno confíe en la medida de gordura más difundida, el índice de masa corporal (IMC) -que clasifica a este conjunto de individuos que parecen tener un estado físico envidiable como personas, con sobrepeso u obesas—. Algunos investigadores están tan preocupados por estas imprecisiones que reclaman que el IMC sea reemplazado por medidas más precisas del estado de salud.

Creado por el belga Adolphe Quetelet, el IMC se usa para definir el peso desde hace más de cien años. Parte de su atractivo es la simplicidad para calcularlo: el peso en kilos se divide por el cuadrado de la altura en metros —alguien con un IMC de menos de 18,5 está por debajo del peso, entre 18,5 y 24,9 es «normal», entre 25 y 29 hay «sobrepeso» y de 30 o más es clínicamente obeso.

Pero la falla de esta medida es que no toma en cuenta la composición del cuerpo —si el exceso de peso es grasa o músculo—, razón por la cual personas con un buen estado físico a menudo figuran en la categoría de gordos en el sistema de clasificación del IMC.

Entre los que redaman el reemplazo del IMC, está Margaret Ashwell, investigadora de la Universidad Oxford Brookes, Inglaterra, y ex miembro de laComisión Asesora sobre Alimentos del gobierno británico. «Lo importante que se debe tener en cuenta es cómo se distribuye la grasa corporal. Los problemas surgen cuando la grasa se acumula en el centro del abdomen», dice Ashwell.

Ahora, los científicos de la renombrada Clínica Mayo de Rochester cuestionan la precisión y la utilidad del IMC. Al revisar los datos surgidos de 40 estudios practicados sobre 250.000 personas con problemas cardíacos, descubrieron que, si bien los pacientes con obesidad severa presentaban un mayor riesgo de muerte, las personas con sobrepeso tenían menos problemas cardíacos que aquellas con un IMC normal.

Como el músculo pesa más que la grasa, muchas personas con buen estado físico son errónea mente clasificadas como “excedidas en peso», cuando en realidad tienen menos probabilidades de morir jóvenes que un individuo de peso “normal” cuyo exceso de peso se debe a la grasa.

Dice que el IMC no toma e cuenta si el exceso de peso es por la grasa o los músculos

David McCarthy, profesor de nutrición en la Universidad Metropolitana de Londres, eligió el perímetro de cintura como indicador de la obesidad en un estudio con chicos. Descubrió que el perímetro de cintura promedio de las niñas de dos años había aumentado más del 5% en una década, mientras que el de los varones se había elevado un 4%. Estas mediciones representan un aumento mucho mayor del tejido adiposo que el que indicaban los estudios realizados con el IMC.

Pero si el IMC es obsoleto e impreciso, ¿qué otro dato puede usarse en su lugar? Tim Cole, profesor del Instituto de Salud Infantil del Hospital Great Ormond Street, asegura que medir el perímetro de cintura “es más informativo porque es una medida directa de la parte del cuerpo que acumula grasa».

Un perímetro de cintura de más de 88 cm. en la mujer y de más de 102 cm. en el hombre indica el riesgo más alto de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Ashwell recomienda una proporción de cintura/altura que es aplicable a todos. «Es interesante observar —dice— que cuando se calcula el número de personas que son obesas con el perímetro de cintura o la proporción cintura/altura, hay más hombres que mujeres en situación de riesgo. Esto revela los problemas que presenta el IMC, que sugiere lo contrario”.

Beckie Lang, vocera del Obesity Resource and Information Centre, dice que la medición del espesor del pliegue cutáneo con lipocalibradores, como se hace en los gimnasios, puede dar una medida precisa de la grasa corporal. Las balanzas para medir la grasa corporal son “precisas», agrega. “Funcionan enviando una corriente eléctrica muy baja a través del cuerpo cuando uno se para sobre la balanza —explica Lang—. “Los músculos conducen la electricidad, la grasa la resiste y una computadora convierte esas cifras para determinar el porcentaje de grasa corporal.»”

No alcanza con el dato numérico” : Los nutricionistas dicen que para conocer el diagnóstico de una persona no alcanza con el Indice de Masa Corporal (IMC). Y que habría que tomar unas 25 medidas para determinar masa grasa, masa muscular, masa esquelética, masa visceral y masa residual (retención de agua extracelular).

“Ahora se propone medir la circunferencia de la cintura para estimar la localización de la grasa. Una medida que sirve para detectar síndromes metabólicos y los factores de riesgo cardiovasculares», explica la nutricionista Alicia Witriw, docente de la cátedra “Evaluación Nutricional» de la Universidad de Buenos Aires, y advierte: “No alcanza con el dato numérico que resulte. Hay que analizar caso por caso». –

Ver: Completa Tabla de Calorías y Medir las Porciones

TRADUCCION: Elisa Canwell: Fuente Consultada: Diario Clarín

El Colesterol Alimentos Para Bajar el Colesterol Dieta de Control

El Colesterol – Alimentos Para Bajarlo

COLESTEROL. El colesterol es, de alguna manera, para muchas personas, prácticamente el único contacto o interés, consciente, que tienen con la ciencia (aunque seguro que, como en el personaje de Moliére —que hablaba prosa sin saberlo— ignorándolo).

A ellas va destinada esta voz, para ayudarlas a vislumbrar todo lo que hay de ciencia detrás de esas etiquetas o informaciones, que con tanto afán buscan, relativas a los contenidos de los alimentos; para que comprendan la complejidad y racionalidad que puede existir detrás del dato más nimio.

Lo primero que hay que señalar es que el colesterol (que responde a la fórmula química C27H460) no es en sí una toxina peligrosa, sino una molécula de tamaño medio que cumple importantes funciones. Su consistencia es blanda y se concentra en la sangre y en ciertos tejidos.

Es, por ejemplo, un componente esencial de las células, cuya temperatura ayuda a estabilizar. También es una parte importante de las membranas del sistema nervioso, el cerebro, la espina dorsal y los nervios periféricos. Tiene que ver con hormonas importantes, como las hormonas sexuales femenina y masculina, el estradiol y la testosterona, al igual que con la vitamina D, que necesitamos para producir calcio y formar nuestros huesos.

Casi todos los tejidos de nuestro cuerpo son capaces de producir colesterol, pero el hígado y los intestinos son los que lo producen en mayor cantidad. Necesitamos colesterol para producir la bilis con la que digerimos las grasas de nuestros alimentos. Aunque es esencial para el organismo, demasiado colesterol produce acumulaciones en las arterias, obstáculos que, como sabemos, tienen amargas consecuencias.

arteria colesterol

El Colesterol es una sustancia grasosa importante para nuestro organismo. Participa a la constitución de las membranas celulares, y tiene un rol importante en la formación de las sales biliarias y de algunas hormonas. El colesterol malo se forma de dos maneras.

O esta producido por el organismo, o lo aportan alimentos de origen animal. Lo importante, no es solo la colesterolhemia, pero también la proporción entre el buen colesterol (HDL) y el malo colesterol (LDL). Un contenido equilibrado de colesterol es de mínimo 40 mg/dl de HDL (o 50 para las mujeres) y 130 mg/dl de LDL máximo.

Cuando la suma de los dos es demasiado elevada (> 200 mg/dl), se habla de “colesterol alto”. Una alimentación adaptada, pobre en colesterol es recomendada para las personas que presentan colesterol alto, acompañada eventualmente por una medicación.
(Fuente Consultada: http://fuentenatura.com/chsalud)

Las causas de un índice de colesterol mayor del normal se encuentran en, por encima de todo, factores hereditarios; después, en elementos como  la presión arterial, el estrés, el tabaco, la obesidad o el colesterol que recibimos a través de lo que comemos.

Sobre los factores hereditarios, por el momento poco podemos hacer; tampoco es demasiado fácil alterar las presiones que nos hacen la vida más complicada, pero sí podemos dejar de fumar y modificar nuestros hábitos alimentarios. Tomar otros alimentos parece ser una posibilidad más aceptable que abandonar el tabaco, y por ello, cínica o por lo menos parcialmente, se ha centrado en la alimentación la lucha contra el colesterol superfluo.

Pero las cosas, el mundo orgánico y fisiológico del que somos parte y manifestación, no son tan sencillas: solamente una parte muy pequeña del colesterol que tenemos en nuestro cuerpo procede de los alimentos que ingerimos: producimos alrededor de cuatro veces más colesterol del que podemos absorber a través de nuestra alimentación, incluso aunque tomemos productos ricos en él, como los huevos.

El colesterol es tan importante para nuestro cuerpo que, fruto de la actividad de células, intestinos e hígado, producimos más o menos un gramo de él cada día. ¿Debemos, entonces, dejar de preocuparnos por lo que comemos? No, por supuesto; por ejemplo, las grasas y aceites que tomamos, en sí mismos no ricos en colesterol, tienen el efecto de estimular su producción en nuestro cuerpo.

Esto ocurre porque para digerir los alimentos, nuestro organismo produce ácidos biliares, de los que forma parte el colesterol. Cuanto más grasas tomamos, más bilis necesita producir el hígado, y, en consecuencia, más colesterol generamos. Por otra parte, existen alimentos (como el ajo, el alcohol —pero no se excedan!—, y otros como la avena y las judías, que contienen muchas fibras solubles) que pueden reducir el nivel de colesterol en la sangre hasta en un diez por ciento.

El colesterol, por tanto, es un amigo peligroso. Amigo, porque lo necesitamos, peligroso porque puede acarrearnos problemas. Es difícil saber en dónde se encuentra la frontera. Si lo reducimos demasiado de nuestras dietas podemos tener problemas.

Un estudio realizado en 1992 en Suecia, y en el que se siguió durante veinte años a cincuenta mil personas mayores de cuarenta y cinco años, reveló que los hombres que tenían un nivel de colesterol bajo en la sangre no mostraban un índice de fallecimientos mucho menor que los de niveles altos, aunque éstos ciertamente tenían más probabilidades de morir de ataques cardiacos (pero menos de suicidarse o fallecer prematuramente en accidentes). Curiosamente, no se encontró estos efectos en las mujeres. Una muestra más de que todavía queda mucho por saber.

¿Cómo disminuir el riesgo de colesterol alto?

Estas sugerencias pueden ayudarle a disminuir su riesgo:

* Hacerse chequear el colesterol en sangre.

* Aprender lo que significan sus cifras de colesterol.

* Comer menos alimentos altos en grasas saturadas y colesterol.

* Comer más frutas, vegetales, legumbres y granos, especialmente granos enteros.

* Caminar o hacer otras actividades físicas la mayoría de los días de semana.

* Mantener un peso saludable, o bajar de peso si es necesario.

* No fumar y evitar el humo de tabaco de otros.

* No beber demasiado alcohol (no más de un vaso de vino tinto por día)

Alimentos Sugeridos Para Bajar o Controlar el Colesterol

Las peras: Muy ricas en fibra, además de eliminar colesterol, pueden ayudar a reducir El EXCESO de peso que es la causa muchas veces de la aparición de la enfermedad. Por otra parte sus azúcares resultan muy tolerables por los diabéticos

Las manzanas: La metionina, su alto contenido en fósforo y su riqueza en fibra soluble resultan fundamentales en el control del colesterol.

La avena: Posee un contenido muy elevado en fibra soluble que resulta útil para reducir el colesterol ya que dificulta su absorción intestinal. No hay que olvidar que, además de fibra soluble, su contenido en ácidos grasos, ayudan también a disminuir el colesterol de la sangre

Las nueces: Las nueces destacan fundamentalmente por su aceites vegetales poliinsaturados. Aunque, como el aceite de oliva, contiene ácido oleico (monoinsaturado) de probado efecto en la reducción de los niveles de colesterol en la sangre, su riqueza en acido linoleico y alfalinoleico ( poliinsaturados) le confieren propiedades aún mas interesantes para rebajar este componente y prevenir enfermedades del sistema circulatorio que afectan al corazón y a las arterias.

Los Ajos: La presencia de componentes sulfurosos, así como la aliína, y del ajoeno , la hace muy importante en otorgar a esta planta propiedades antitrombóbitas (no formación de coágulos en la sangre ) por lo que resulta muy adecuada para fluidificar la circulación sanguínea y evitar o luchar contra las enfermedades circulatorias siguientes: arteriosclerosis, hipertensión, colesterol, infarto de miocardio, angina de pecho y otras relacionadas con una mala circulación

Las cebollas: La presencia de aliina, aunque en menor cantidad que en el ajo, la hace muy importante en otorgar a esta planta propiedades antitrombóbitas (no formación de coágulos en la sangre ) por lo que resulta muy adecuada para fluidificar la circulación sanguínea y evitar o luchar contra las enfermedades circulatorias como el colesterol.

Los arándanos: Por su contenido en antocianidinas, este alimento previene la oxidación del colesterol y fluidica la sangre.

El café de cafetera o el express aumenta los niveles de colesterol, en cambio el descafeinado no influye hasta 6 tazas diarias. El alcohol en bueno en una baja dosis, superada la misma genera aumento de peso, hipertensión.

AUMENTAR EL COLESTEROL BUENO: Las investigaciones mas recientes es muestran que usted puede e levar las concentraciones de “colesterol bueno”, o HDL, si consume los siguientes alimentos.

Chocolate oscuro. En un estudio realizado hace poco, los voluntarios que comieron 100 gramos de chocolate oscuro (con el 70 por ciento de cacao) todos los días, durante una semana, vieron elevarse su HDL en nueve por ciento. Lo malo es que tiene unas 550 calorías, pero el coautor del estudio, el doctor Paul A. Gurbel, del Hospital Sinai de Baltimore, dice que comer porciones más pequeñas diariamente (por ejemplo, 14 gramos), a lo largo de un período prolongado, también podría ayudar.

Salmón. El nivel de HDL de los adultos que comieron dos porciones de salmón de alrededor de 115 gramos por semana durante cuatro semanas subió cuatro por ciento, según
un estudio de la Universidad Loma Linda, en California. Otros grasos —la caballa, el arenque y las sardinas— deberían arrojar resultados similares, dicen los expertos.

Bayas. No tienen que ser frescas, pero sí abundantes. El nivel de HDL de los adultos que comieron cerca de una taza de bayas congeladas por día por ocho semanas subió cinco por ciento.

Huevos. De acuerdo con un estudio realizado en Tailandia, los adultos sanos que comieron un huevo entero todos los días durante 12 semanas incrementaron su HDL hasta en un 48 por ciento. Los huevos son ricos en lecitina, que, según estudios con animales, eleva las concentraciones de HDL.

Fuente Consultada: Wikipedia – Fuentenarural.com y Diccionario de la Ciencia de José M. Sánchez Ron