La Tierra se Revela Deforestación

Caracteristicas de la Tundra Flora, Fauna , Ubicación

Características de la Tundra Flora, Fauna , Ubicación

Las tundras son praderas desnudas e incultas que comprenden las regiones más septentrionales de Europa, Siberia, Canadá y Alaska, así como el límite meridional de Groenlandia. Constituyen en total más de la vigésima parte de la superficie de la tierra. El subsuelo está perpetuamente helado en las regiones árticas: se trata, en cierto modo, de una capa de cemento de diez a cien metros de espesor. Los rusos la llaman merzlota y los noruegos tjale. Durante el corto verano ártico, el deshielo sólo afecta a una capa superficial y el agua no puede infiltrarse en el suelo.

Tundra artico

La tundra es un  terreno abierto y llano en  la zona comprendida entre la costa del océano glacial Ártico y el límite septentrional de los bosques de coniferas. A pesar del frío y la nieve, las plantas y las flores, para desarrollarse, aprovechan unas semanas de temperaturas más benignas. Algunas incluso logran dar cierto atractivo a la tundra con el cambiante reflejo  de  sus  colores. La superficie presenta un aspecto pedregoso o pantanoso, y la vegetación dominante se compone de ciperáceas, ericáceas, musgos y líquenes, así como, en algunas zonas más restringidas, sauces del Ártico. En las montañas de la zona templada aparece un tipo de planicie parecida, por encima del límite altitudinal de los árboles, a la que se denomina tundra alpina. En la región antártica también existen algunas zonas de tundra.

Ver: Fauna de la Tundra

En la llanura se forman, pues, tolladares y charcas cenagosas a través de los cuales se hace difícil el paso de las aguas. Esta tundra temblorosa está, además, constantemente sometida a grandes variaciones de temperatura. Así, la superficie se seca y fragmenta en bloques de forma poligonal. Allí donde el suelo es desigual, las capas afectadas por el deshielo se deslizan lentamente sobre las masas heladas hasta formar accidentes de terreno —llamados pingóos— que pueden alcanzar una altura de cien metros.

La tundra no presenta en todas partes un carácter uniforme. Su aspecto varía según su situación y bajo la influencia de numerosos factores. Las nieves no desaparecen nunca por completo en las regiones más septentrionales de Canadá y Groenlandia y allí la tundra no es sino un árido desierto. Son los barren grounds.

En otros lugares, este desierto helado se transforma durante algunas semanas en un jardín tornasolado en el que un número increíble de plantas se ríen del clima.  Las investigaciones han demostrado que ciertas especies que se encuentran en el sudoeste de Groenlandia han sobrevivido a la época glacial. Una delgada capa de suelo blando sobre un escudo de hielo les basta para seguir con vida.

Durante el transcurso del mes de mayo, musgos y liqúenes se abren camino a través de la nieve y el hielo. El débil calor del sol de medianoche y muy poca humedad les bastan. En junio se produce un milagro: por todas partes surgen flores. Las zaragatonas o pulicarias, los cálices sobrios y delicados del brezo de las nieves, la cinco en rama y tantas otras más.

En Alaska florecen miles de miosotis; en Spitzberg, ranúnculos y adormideras amarillas o azules. Allí donde la humedad es favorable, por entre las rocas aparecen liqúenes amarillos, anaranjados, rosados o blancos en forma de aceituna. Estos liqúenes son unos extraordinarios vegetales. Parecen planos, pero, en realidad, están constituidos por dos organismos totalmente distintos: un alga y un hongo.

tundra flora

De todos los vegetales polares, son los más resistentes, y cualquier cosa asegura su supervivencia: una neblina de junio, un hilo de sol, una rendija un poco resguardada en una roca. Tienen el mérito de que visten a la tundra con un manto multicolor. El más bello de todos es, sin duda, el Caloplaca elegans, de un rojo poco acentuado.

La vida brota en todas partes, incluso en los sitios más inesperados. Entre las morrenas, en el límite del casquete glacial, por espacio de unos días, florecen adormideras, jacintos y heléchos. Las frambuesas silvestres, las moras y los arándanos crecen hasta 160 km. más allá del círculo polar; ¡golosinas con las que se deleitan esquímales y lapones. Extrañas herbáceas completan la riqueza vegetal de la tundra.

Naturalmente, las regiones polares no tienen árboles, salvo en su límite meridional donde la tundra está ligeramente poblada de ellos y forma la transición con la taiga, región natural subártica cubierta de coniferas, que comprende Siberia y Canadá.

liquenes tundra

Es fácil comprender por qué los árboles no pueden crecer en el Gran Norte: las tempestades son allí tan violentas que arrancan todo lo que encuentran a su paso. Además, está la capa de tjale siempre helada en la que no pueden agarrar las raíces. Pese a estas condiciones climáticas excepcionales, se encuentran, no obstante, algunos abedules y sauces enanos cuyas hojas aparecen en el mes de junio. El descubrimiento de la vida en estas regiones es una experiencia apasionante.

Hasta ahora se han enumerado unas 480 especies de musgos, hierbas y flores. Su corto período de crecimiento y floración ha sido estudiado, así como su resistencia a las bajas temperaturas, la producción de semillas, etc. De este modo, la ciencia ha llegado a comprobar que las enfermedades de los vegetales se desconocen prácticamente en las regiones árticas y que el suelo es a veces relativamente fértil e incluso apto para el cultivo. En efecto, carece de bacterias y se encuentra lejos de estar agotado.

¿Sería, pues, posible practicar cierta forma de agricultura en las regiones polares árticas?. Los sabios opinan que en ciertos lugares se pueden obtener dos o tres cosechas por estación. Sobre este punto, los rusos parecen haber dejado ya de hacer ensayos: han cultivado una variedad de té capaz de resistir una temperatura de 15° bajo cero.

Unas expediciones han recogido patatas silvestres en la cordillera de los Andes (América del Sur) y las han cruzado con variedades de uso corriente: la estación experimental de Kirovsk cultiva más de 1.200 hectáreas de patatas que resisten sin dificultad heladas de 18° bajo cero. Gracias a un nuevo tipo de invernaderos, los rusos han logrado producir hortalizas, espárragos y tomates en las cercanías del polo Norte. En Alaska se pueden comer fresas de bosque y frambuesas. La explotación de las regiones polares ¿aportará la solución al problema de la alimentación humana?.

Los pueblos eurasiáticos, principalmente los lapones, han domesticado el reno, del que depende toda su economía. Se ven obligados a seguir los rebaños durante sus emigraciones y se esfuerzan en encontrarles los mejores pastos. Las tiendas se instalan en los lugares donde los animales se detienen para apacentarse. Todo procede del reno: la carne, la leche y las pieles que permiten la fabricación de vestidos, tiendas, calzados y patines para los trineos. Además, el reno es un excelente animal de tiro. Durante el corto verano ártico, el aire retiene mil ruidos. ¡Qué contraste con el silencio helado del invierno!… Centenares de pájaros marinos, patos y gaviotas, llenan el aire con sus gritos. Las golondrinas de mar tienen la particularidad de que crían a su progenitura en Groenlandia y en el norte de Canadá,  pero  en cuanto  se acerca el invierno emigran hacia el Sur para dirigirse al Antartico, vía América o Europa, donde pasan sus vacaciones de verano… De todos los huéspedes marinos, la foca es, sin duda, el más simpático.

fauna tundra

El corto verano ártico basta para asegurar posibilidades de vida a numerosas especies animales. La tundra está habitada por los caribúes y los bueyes almizcleros. Los primeros son emigrantes que se desplazan a largas distancias. Los segundos son mucho más sedentarios. Los lapones han hecho del reno un animal doméstico. En las aguas, la foca es el animal más simpático

Ver: Ampliar Fauna de la Tundra

Fuente Consultada:
Enciclopedia Juvenil Edit. Credsa AZETA – La Tundra
Microsoft ® Encarta ® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation.

Tuareg y Bereberes Vida y Costumbres Poblaciones de Africa

Tuareg y Bereberes Poblaciones de África
Vida ,Costumbres y Ubicación

África, tercer continente más grande de la Tierra, con islas adyacentes, que ocupa una superficie de unos 30.243.910 km², alrededor del 20% del total de la masa terrestre. Bañado por las aguas del océano Atlántico al oeste y del Índico al este, está separado de Europa y Asia por el estrecho de Gibraltar y el mar Mediterráneo, al norte, y por el canal de Suez y el mar Rojo, al noreste.

La población del continente en 2010 superaba  los 1000 millones de habitantes. A finales del siglo XIX se produjo el reparto de África, hecho determinante en la evolución económica y social del continente a lo largo de la pasada centuria.

Tres veces mayor que Europa, África sólo cuenta con 1.000 millones de habitantes. Sin embargo, debido a su favorable situación en relación con Europa y Asia, este continente parecía estar predestinado a albergar una población numerosa. África tiene grandes ríos (el Nilo, el Congo, el Níger, el Zambeze).

Dispone de enormes riquezas minerales y considerables reservas de energía hidráulica. Pero África es también el continente más caluroso y su clima no está hecho para atraer poblaciones. El desierto tropical y la selva ecuatorial debilitan mucho.

El Sahara divide África en dos mundos totalmente distintos: el norte blanco y la zona ecuatorial negra. Por tanto, es impropio llamar a África el «continente negro». El Sahara sufre una perpetua falta de agua, y no es de extrañar que, a pesar de su superficie, cuente con sólo dos millones de habitantes. Por otra parte,  las poblaciones se agrupan en las proximidades de los oasis y que si ciertos territorios están prácticamente deshabitados, la densidad de la población es, a veces, de 1.000. personas por km² en los oasis.

Las tribus tienen pocos contactos entre sí, y el sistema de vida, la lengua y las costumbres difieren notablemente. En África el elemento blanco está bastante bien representado. Así, los bereberes, los tuareg y los tibbu pueden ser considerados miembros del tronco blanco que han sufrido una transformación y se han cruzado con otras poblaciones para llegar a estar más o menos arabizados.

Actualmente se tiende a considerar bereberes todas esas poblaciones del norte de África, porque hablan beréber y tienen ciertas costumbres comunes. Por ejemplo, el privilegio del matriarcado. El término es, quizás, algo abusivo, pues literalmente significa mando de la madre.

mapa ubicacion tuareg y bereberes

En realidad, este matriarcado es una disposición familiar en virtud de la cual los parientes de la parte materna tienen una importancia preponderante. El hijo lleva el nombre de la madre, y a un soberano no le sucede su hijo, sino su sobrino, es decir, el hijo de su hermana.

En semejante sociedad, la mujer está considerada como la igual del hombre, cosa que no ocurre entre los árabes. A juzgar por el nivel general de civilización, las mujeres bereberes gozan de cierta cultura. Tocan con gran sensibilidad instrumentos de cuerda muy sencillos.

Puede decirse que existe un arte beréber, especialmente característico en alfarería, esteras, alfombras y joyas a las que no se puede negar cierto valor artístico.

Los tuareg constituyen el grupo beréber más importante y también el de más interés. Se diferencian de los demás grupos por su vida nómada. Su número se calcula en 350.000. Se han extendido por la mayor parte del Sahara, pero de un modo especial en el macizo de Ahaggar, en el Tassili del Norte, en Air y hacia el Sudoeste hasta el Níger.

Los tuareg se llaman a sí mismos imouhagh. Crían camellos, asnos blancos y cabras. Éstas, que se consideran propiedad de las mujeres, no se apartan de las proximidades de las tiendas. Algunos tuareg incluso llegan a criar búfalos, pero el dromedario sigue siendo el recurso principal. No sólo es un excelente animal de carga, sino un buen productor de leche, carne y cuero.

Las mujeres, contrariamente a los hombres, no llevan velos. ¿ Acaso éstos creyeron necesario protegerse la cara del ardiente viento del desierto, o quisieron simplemente ocultar sus rostros a los extranjeros?.

Los tuareg se opusieron durante mucho tiempo a la presencia francesa en el Sahara y eran temidos por sus saqueos. Los franceses habían reprimido con violencia la trata de esclavos y arrumado el comercio caravanero con la instalación de la línea de ferrocarril que une el Senegal con el Sudán.

Bereber, es también el nombre que reciben la lengua y algunos pueblos no árabes que habitan grandes zonas del norte de África. A lo largo de los siglos, los bereberes se han mezclado con numerosos grupos étnicos, sobre todo árabes; por ello, actualmente se les distingue más por los rasgos lingüísticos que por los raciales. La lengua bereber es una rama de la familia lingüística afroasiática y comprende unos 300 dialectos estrechamente emparentados. Se trata principalmente de una lengua hablada; su forma escrita apenas se conoce y rara vez se utiliza

Estas medidas hicieron que los tuareg se sintieran amenazados. Algunos entraron al servicio de Francia como meharistas y así contribuyeron a la policía del desierto. Otros centraron sus actividades en la agricultura, animados por los franceses. No obstante, la mayoría permaneció el al nomadismo, llevando a sus dromedarios a los mercados de mayor importancia. Tamanrasset es un centro importante que cuenta con unos 2.000 habitantes.

Entre los tuareg la mujer goza de gran consideración. De niña recibe cierta instrucción. No se le elige marido, como en muchas tribus, y después de su matrimonio sigue siendo la propietaria de todas sus posesiones. Es contraria a la poligamia, a pesar de que el Corán la permite, pero debemos decir que los tuareg no siguen sus mandamientos con un fervor ejemplar.

Otro grupo beréber digno de interés es el constituido por los re-guibat, los hombres azules de Mauritania en el Sahara occidental.-Su piel es azul porque no se quitan nunca sus vestidos de algodón teñidos de este color. Los reguibat también se han cruzado con otras tribus, si bien puede decirse que han conservado cierta independencia con respecto a los árabes, como también la mayoría de los pueblos del norte de África.

A pesar de que la influencia del Islam ha sido importante y duradera, por lo general los nómadas no son musulmanes muy ortodoxos.

casa de bereber en marruecos
Casas bereberes en Marruecos:Los bereberes han vivido en la cordillera del Atlas de Marruecos durante más de 3.000 años, muchos de ellos en casas hechas de ladrillos de barro, madera o piedra. Las casas bereberes consisten típicamente en un gran aposento que sirve como cocina, cuarto de estar, alcoba y granero. La mayoría de los bereberes se gana la vida cultivando la tierra o criando ganado

El nomadismo se encuentra en constante regresión, no sólo porque los franceses han introducido la técnica moderna en el corazón del Sahara, sino también porque han hecho desaparecer la estructura feudal que dominaba las relaciones humanas. Naturalmente, semejante evolución no se realiza sin riesgo, sobre todo si el proceso de modernización se ve interrumpido en un momento dado.

En primer lugar pensemos en la agricultura: el Sahara tiene muy pocas tierras de labrantío y el rendimiento es siempre muy débil. La transformación de las zonas incultas en tierras de labor exige que se pongan en práctica considerables medios técnicos, ya que el problema de la irrigación es el más difícil de resolver.

Numerosos habitantes de los oasis abandonaron los territorios que siempre han ocupado. Han entrado en contacto con un mundo exterior que ofrece mayor atractivo. El fin de su aislamiento ha hecho que estos hombres y estas mujeres se sintieran conscientes de una vida mejor. ¿Significa esto que, en un plazo  más o menos corto, el Sahara será un territorio absolutamente vacío de habitantes? No, porque el descubrimiento de campos petrolíferos ha abierto insospechadas posibilidades.

Ver: Vida en el Desierto

Fuente Consultada: Enciclopedia Juvenil Editorial Credsa AZETA Entrada: Bereberes y Tuareg

 

Conservación de los Bosques Importancia e Impacto Ambiental

DISTRIBUCIÓN DE LAS COMUNIDADES DE PLANTAS
¿Por qué las selvas se encuentran únicamente en las regiones tropicales? La aparición y distribución de cualquier tipo de comunidad de plantas dependen de tres factores: el climático —que incluye la influencia de la iluminación solar, de la temperatura, del viento, de las lluvias- y de la humedad—; el del suelo o edafológico —composición y propiedades del suelo que soporta   la   comunidad   de   plantas—,   y   el biótico —principalmente, la influencia de la población animal sobre la comunidad.

El factor climático es, sin duda alguna, el más importante de los tres. La gran variación de los climas, a través del mundo, es la que origina los cinturones de vegetación característicos de las formaciones de plantas. Cualquiera que sea la calidad del suelo, una selva no crecerá nunca en Europa occidental.

Las selvas necesitan humedad, calor y una fuerte luminosidad a lo largo de todo el año; estas condiciones sólo se reúnen en las regiones tropicales. En cambio, Europa occidental —con sus veranos húmedos y templados, y sus inviernos más fríos— es ideal para los árboles de hoja caduca.

Bosque

Ver: Impacto de la Deforestación

El factor del suelo o edafológico tiene una influencia secundaria, pero en modo alguno despreciable, en las comunidades de plantas. Los tipos de asociación y consociación, en el interior de una formación de plantas, dependen, en gran parte, de los suelos. Por ejemplo, en la categoría de árboles de hoja caduca, el roble monopoliza, generalmente, los bosques bajos. El motivo es que los robles están adaptados a las arcillas pesadas y húmedas, que suelen formar las áreas más bajas.

Las hayas prefieren suelos ligeros, de poca profundidad, calizos, y, por tanto, crecen desperdigadas sobre los collados y las colinas calizas. Suelos de arena fina, bien drenados, favorecen el crecimiento de abedules y pinos. Aquí también pueden encontrarse robles, pero éstos (Quercus petraes) pertenecen a una especie distinta del roble pedunculado (Quercus robur) de los suelos bajos arcillosos.

El factor biótico significa, teóricamente, la acción de todos los organismos sobre la comunidad de plantas, incluyendo la influencia de unas plantas sobre otras. Pero, en general, este término se utiliza para designar el efecto de la población animal únicamente. Incluye los animales que viven en la tierra, como las lombrices de tierra, las bacterias y los virus; los insectos que trasportan el polen; las larvas destructoras; los animales que ramonean y pastan, como los ciervos y los conejos; las aves que trasportan las semillas.

El factor más importante en las características de toda comunidad de plantas es el hombre. El impacto del hombre en la comunidad de plantas, con su hacha, su arado y sus rebaños de animales que pastan, es inmenso. Por ejemplo, hace tres mil años, Gran Bretaña se encontraba totalmente cubierta de bosques (excepto en las altas montañas, en los pantanos y en las marismas).

Siglos de agricultura han hecho retroceder los bosques hasta la escasa extensión que ocupan hoy día. En lugar de ellos se encuentran comunidades de plantas completamente artificiales —campos de cosechas y pastos cuidadosamente preservados por el hombre para impedir la invasión de las plantas inútiles   (las malas hierbas).

CONSERVACIÓN DE LOS BOSQUES: La vida en un terreno inculto comienza por la zona de hierbas, a la que sucede el monte bajo y los bosques. Estas etapas pueden observarse en muchos brezales y terrenos de pastos comunes y culminan con las formaciones forestales. En el bosque verdadero o bosque alto, predominan los árboles de tronco bien desarrollado, que no se ramifican sino a cierta distancia del suelo, y son aprovechables para la producción de madera.

En la actualidad, el bosque se extiende por dos zonas principales del mundo, uns situada en las regiones ecuatoriales, densamente poblada por una vegetación mixta y de hoja perenne (es decir, siempre verde), y otra en las regiones nórdicas de clima moderado, formada por los bosques de coniferas y especies de hoja caduca, de América y Eurasia. Las condiciones climatológicas (por ejemplo, la falta de lluvia) no favorecen la proliferación del arbolado en las zonas batidas por los vientos alisios, en las inmediaciones de los trópicos.

Con la entrada del hombre en escena, comenzó la tala de las selvas, que trajo como consecuencia la pérdida de extensas zonas de bosques. Al principio, el hombre buscó en éstos resguardo y terrenos de caza; después empezó a cortar árboles para fabricar armas y utensilios y construir refugios, y, finalmente, fueron talados en gran escala, para dedicar el terreno a la agricultura y a la edificación de pueblos y ciudades.

Desde hace mucho tiempo, año a año la demanda de madera aumenta sin cesar, ya que, aparte de los usos tradicionales, se emplea como materia bruta en la manufactura de seda artificial, del papel y de los plásticos. Además, los bosques tienen cierta influencia sobre el clima y cooperan decisivamente en el mantenimiento y la conservación del suelo.

La destrucción masiva de bosques en el pasado ha dado lugar a que los países con gran densidad de población sean deficitarios en madera, y a que muchas zonas presenten, hoy día, una intensa erosión del suelo, como resultado de la desaparición de los bosques.

El problema actual es mejorar los bosques existentes, y repoblar, en lo posible, nuevas zonas. Este es el fin de la silvicultura, ciencia que se ocupa del cultivo, conservación, mejora y aprovechamiento científico de los bosques, y de la repoblación forestal, a fin de asegurar un suministro continuado de maderas de calidad, así como la estabilidad del suelo.

MEJORA DE LOS BOSQUES EXISTENTES
Muchos bosques existentes son de baja calidad y contribuyen poco, o nada, a la producción maderera. Estos bosques, de escaso rendimiento, se pueden restaurar y hacer que den resultados económicos, lo que, en general, significa transformarlos en bosque alto.

Durante muchos años se ha practicado la explotación del monte bajo mediante talas periódicas. Los árboles, tanto los que hayan sido plantados como los que crezcan espontáneamente, se cortan cerca de la base, dejando un haz de retoños, que regenerarán el árbol en unos pocos años, al cabo de los cuales se talan de nuevo; y la madera cortada encuentra diversas aplicaciones en los medios rurales, tales como fabricación de mangos para herramientas y construcción de cercas.

Muchas de estas aplicaciones han caído en desuso, por lo que se ha abandonado el aprovechamiento del monte, dejándolo en estado silvestre. En general, es mejor convertirlos en bosque alto, excepto en los lugares en que la demanda de madera para cercados y vallas haga rentable su explotación.

El avellano y el castaño son las dos especies más útiles para estos fines, y también las más difíciles de transformar en bosque alto, ya que continuamente nuevos retoños crecen con rapidez desde la base. Existen varios métodos para convertir el monte bajo en bosque alto, y la elección del más adecuado depende de las especies ya existentes, de las que se desee tener, y de las condiciones del bosque.

Aclarar totalmente el bosque y repoblarlo con plantones de vivero es muy costoso y no produce tan buenos resultados como los obtenidos por otros medios. Más adecuado resulta ir situando los plantones a medida que se tala el bosque, con lo que no se altera el aspecto general de éste, y además los árboles jóvenes encuentran protección; pero el desarrollo de las hierbas limita las especies que se pueden trasplantar a las coniferas de crecimiento rápido.

También da buenos resultados el aclarar totalmente franjas o pequeñas zonas de bosque, repoblarlas y esperar a que se desarrollen los árboles para ir cambiando, poco a poco, el bosque entero, aunque esto tiene el inconveniente de que los árboles resultantes son de distintas edades, pues únicamente unas cuantas franjas forestales suelen ser aclaradas a la vez.

Otro método es seleccionar plantas singulares, para que crezcan y se transformen en árboles útiles. Éste es el método más rápido de transformar un bosque bajo en alto, pero está limitado a los casos en que las condiciones sean adecuadas para un crecimiento rápido de aquellas especies.

El arce blanco, plátano falso o sicómoro, el roble y el fresno dan buenos resultados, pero el avellano, por supuesto, no puede nunca transformarse en bosque alto. El bosque así obtenido se complementa con los árboles crecidos a partir de las semillas caídas, los cuales pueden servir para llenar los huecos existentes, no presentando gastos de plantado, lo que compensa, . hasta cierto punto, las enormes desventajas de que todos los árboles no sean de la misma edad.

Un método popular, en los siglos pasados, para la producción de madera, fue el plantar árboles maduros entremezclados con el monte bajo, método que no presenta el más mínimo interés económico, por lo que el mejor tratamiento en estos casos es talar los árboles maderables y tratarlo como a un bosque bajo corriente.

Los bosques que han sido descuidados o arruinados por una tala indiscriminada o por incendios pueden recuperarse por varios métodos. Los árboles sanos que queden, se conservan para que den protección, y, siempre que se pueda mantener alejados a los conejos, el bosque puede regenerarse de forma natural, bien con plantones o por ambos métodos a la vez.

Los bosques formados por árboles viejos o raquíticos no pueden producir nunca buena madera, ya porque procedan de bosques bajos descuidados o a causa de que el suelo no sea el conveniente para esas especies. El abedul es el árbol más común en dichos bosques, pero en muchas zonas se dan el cornejo o sanguiñuelo y el espino.

La única solución es plantar nuevas especies, aclarando franjas o pequeñas zonas de terreno, que ganen altura con rapidez sobre los árboles bajos existentes. Estos últimos mueren pronto, o bien se cortan. Si el monte bajo es muy claro, se pueden plantar, entremezcladas, coníferas que den sombra, ya que, al crecer éstas, los demás árboles raquíticos morirán y serán arrancados.

CREACIÓN   DE  NUEVOS BOSQUES
Antes de plantar un nuevo bosque, se debe estudiar con cuidado el suelo y las condiciones climatológicas, para decidir las especies más adecuadas, y si es más indicado un bosque homogéneo o uno mixto, misión que corresponde a los técnicos forestales.

El terreno se ara, si las pendientes lo permiten, y los árboles jóvenes se plantan en hoyos o hendiduras practicados en el césped. La mayoría de los nuevos bosques se plantan en terrenos cubiertos de hierbas y arbustos, y en las laderas de las montañas, empleándose coniferas tales como el pino, el pinabete, el abeto, etc.

Dichos árboles producen madera blanda, de la que existe gran demanda en la actualidad. Las coniferas crecen con más rapidez que los árboles de madera dura y hojas anchas, y, aunque individualmente son de menos valor, dan lugar a una regeneración más rápida de un área determinada.

Cuando se obtienen bosques maduros y productivos, el problema es conservarlos en este estado, reemplazando los árboles cortados por otros de vivero. Si la tala se realiza en pequeñas franjas o trozos de terreno, que a continuación se repueblan, el bosque en conjunto puede mantenerse productivo. Cabe agregar que todo lo enunciado anteriormente son generalidades y que los métodos pueden variar según las regiones y el clima imperante en ellos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°123 Comunidades de Plantas y el Cuidado de los Bosques

Erosión del Viento en el Desierto Formacion de Dunas

Todas las formas del relieve están sometidas a la acción de unos agentes externos, denominados agentes de erosión, que las van destruyendo o construyendo. El agua de lluvia, el hielo o los cambios de temperatura provocan la fragmentación de las rocas, que primero descienden por las laderas como consecuencia de la fuerza de la gravedad, después son arrastradas por los glaciares y por los ríos y al fin son depositadas en el fondo de los mares o en otras cuencas, donde se acumulan en forma de sedimentos.

Este es, en resumen, el ciclo erosivo que tiene lugar de forma constante en nuestro mundo y por medio del cual unos relieves son destruidos (las montañas se van redondeando y van perdiendo altura hasta llegar a desaparecer), mientras que otros se van construyendo (surgen llanuras, valles fluviales, etc.)

El agua en sus diversos estados es uno de los principales protagonistas del ciclo de la evolución del relieve, pero en él intervienen muchos otros agentes, como el viento, las plantas, las sustancias químicas presentes en las rocas, etc.

tabla agentes de erosion

ACCIÓN DEL VIENTO:

En las regiones de lluvia moderada, la erosión del viento es de poca importancia. La superficie de la Tierra está cubierta de vegetación, y el viento, aparte de controlar la distribución de las lluvias y de contribuir un tanto a la potencia de sus ráfagas, tiene poco efecto en la erosión del terreno.

Sin embargo, en las regiones secas del mundo, donde llueve poco, o el agua se evapora rápidamente, el viento juega un papel importante en la conformación del suelo. Alrededor de 1/5 de la superficie de la Tierra está cubierto de zonas desérticas con poca o ninguna vegetación. La escasez de lluvia es consecuencia de las características climáticas y geográficas.

Generalmente, las regiones desérticas están sujetas a cambios extremos de temperatura y, por esta causa, las rocas desnudas tienden a resquebrajarse. Puesto que el material disgregado se halla completamente descubierto es fácilmente arrastrado por el viento.

Este último tiende a soplar en una dirección fija en cada región del desierto. Las partículas más finas son transportadas a grandes distancias por el viento y, eventualmente, son depositadas fuera del desierto, en lugares donde las plantas pueden fijarlas en el suelo, de modo que el viento no las arrastre. La mayor parte del territorio de China está cubierto de este material, que ha llegado “volando” desde los desiertos de Asia.

El aspecto del desierto depende, principalmente, del tipo de roca que predomine en él. La pizarra y piedra caliza, que no contienen sílice (o contienen muy poca), no se transforman en granos de arena, y el desierto, en este caso, está constituido por una masa de rocas quebradas. Cuando en el desierto abundan la arenisca o las rocas ígneas, el material se disgrega en granos de arena (cuarzo).

Con el tiempo, depósitos aluvionales o de cantos rodados también producen gran cantidad de arena. Estos granos de arena desempeñan un importante papel en la consiguiente erosión del terreno. El viento los puede llevar a cortas distancias y los granos chocan contra la roca con fuerza considerable. Las rocas duras llegan a depositarse sobre otras más blandas, como ciertas formaciones rocosas y montículos aislados.

arco de roca erosionado

La arena transportada por el viento erosiona las partes más débiles de las rocas, y es causante
de formas fantásticas, como este arco de Utah, EE.UU.

Los nodulos duros y fósiles, en blandas bandas de roca, se separan y, eventualmente, se descomponen. La acción erosiva de los granos de arena es mayor junto a la misma base, y la socavación de las rocas es muy pronunciada.

La continua eliminación de los granos de arena concentra los fragmentos mayores en áreas de grava, en la región de las rocas expuestas al viento. Según esto, hay tres tipos de superficies: la roca pelada, clara y pálida por la acción continua del viento y la arena; los depósitos de grava, y la arena que se acumula allí donde la lleva el viento.

grava erosion

Los lechos de grava, en el desierto, no tienen características permanentes.La acción de la arena transportada (en deflación) por el viento va quitando fragmentos de la superficie, por lo que toma forma de un mosaico plano. Finalmente, la grava se transforma en arena y otras partículas pequeñas, que pueden ser arrastradas por el viento. Las piedras sueltas en la superficie de la arena tienen formas características, debido a la acción erosiva de los granos de arena. En la parte de barlovento están biseladas y, si cambiaran de sitio, tendrían dos o más lados afectados. Los lados a bisel tienen bordes agudos. Estas piedras moldeadas son producto de la acción eólica.

Por una acción abrasiva, los mismos granos de arena se van gastando y, finalmente, se hacen completamente redondos. Son muy diferentes estos granos de aquellos otros angulares que hay en el agua. La mayor velocidad, y la falta de la acción amortiguadora del agua, ayuda a pulir las arenas sopladas por el viento (eólicas) más que las arrastradas por el agua.

Las arenas transportadas por el viento también carecen de mica, el mineral escamoso tan común en los depósitos aluvionales. Estos dos hechos ayudan a identificar formaciones areníferas antiguas, distinguiendo las marinas de las eólicas.

La arena no es arrastrada indefinidamente por el viento. Cuando la velocidad de éste disminuye, la arena se deposita. El más pequeño montículo de arena se opone al viento, y en él se deposita más arena. Se forma una duna, con una gran pendiente a barlovento, y otra, más inclinada, a sotavento. Las dunas aparecen, frecuentemente, a lo largo de las costas sin protección, como en Holanda y el norte de Francia.

Formación de una Duna

La pendiente de las dunas, en la parte de barlovento, es alargada. Cuando el viento no está muy cargado de arena, va moviendo la arena de la parte de barlovento, y la deposita en ia otra cara. De esta manera se desplaza toda la duna.

En las regiones húmedas son estabilizadas por la vegetación; pero, en el desierto, se desplazan bajo la influencia del viento. La arena, en la pendiente de barlovento, es empujada hacia la cresta y, así, la duna se mueve hacia adelante. Las partes laterales de la duna son, normalmente, más bajas que la parte central, y se desplazan más rápidamente. Las dunas en forma creciente aumentan hasta que las “alas” tienen la misma resistencia al viento que la parte central. Estas dunas emigran en conjunto.En el Sahara hay cientos de kilómetros cuadrados de dunas móviles. Se han formado durante un gran período de erosión y acumulación de arena.

duna en el desierto

En las regiones desérticas y semidesérticas, el agente de erosión más poderoso es el viento, que lleva a cabo una acción conocida con el nombre de eólica. En dichas regiones, al encontrarse el suelo desprovisto de vegetación, el viento levanta el polvo, las arenas y pequeños fragmentos de roca de los suelos y los proyecta contra bloques rocosos, que se van desgastando y desmoronando de forma progresiva. Con el arrastre y depósito de materiales, el viento crea también paisajes peculiares como el denominado pavimento desértico, el loess y las dunas.

LAS DUNAS: Las dunas son grandes acumulaciones de arena formadas por el viento. Pueden variar entre algunos decímetros y varios metros de altura y entre un metro y docenas de kilómetros de longitud. Siempre surgen en lugares de escasa vegetación, ya que las plantas, al retener la arena, impiden que el viento la acumule; por ello sus principales zonas de formación son las áreas desérticas y subdesérticas y las regiones litorales.

Las dunas litorales son extraordinariamente activas, ya que el viento aporta de forma constante arena procedente de las playas. Los granos de arena ascienden a saltos por la vertiente de la duna expuesta al viento, que normalmente es de pendiente suave, y resbalan bruscamente por la otra vertiente, la situada a sotavento, que suele ser muy empinada. Estas dunas litorales avanzan hacia el interior y pueden llegar a sepultar incluso bosques enteros si no quedan fijadas en su lugar de formación por medio de las raíces de las plantas.

Las dunas de los desiertos, de tamaño mucho mayor que las litorales, aparecen por lo general formando inmensos campos, denominados ergs, que pueden extenderse a lo largo de más de 1.000 kilómetros. Suelen ser dunas estables en las que la arena se renueva constantemente, pero sin variar los límites ni la posición de la formación.

Fuente Consultada:
TECNIRAMA – Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología
Enciclopedia Temática MARRED El Universo y la Tierra

Tragedias y accidentes en el siglo XX Grandes Catastrofes Accidentes

historicas tragedias

LISTA DE LAS TRAGEDIAS MAS IMPORTANTES DE LA HISTORIA

(1912) Hundimiento del Titanic  1403 Víctimas
(1937) Incendio en el Hindenburg 36 Víctimas
(1945) Hundimiento del Gustloff (8000 Víctimas)
(1977) Accidente Aéreo en Tenerife 582 Víctimas
(1912)Accidente Aéreo en el Río Potomac 78 Víctimas
(1976) Contaminación Química en Seveso
(1986) Explosión Radiactiva en Chernobyl
(1986) La Tragedia del Transbordador Challenger
(2000) La Tragedia del Submarino Ruso Kursk
(2001) Ataque a las Torres Gemelas

GRANDES TRAGEDIAS DE LA HISTORIA:
TRAGEDIA NATURAL: EL TERREMOTO DE PERÚ EN 1970:
En aquellas partes del mundo que, por fallas en la corteza terrestre, son especialmente susceptibles a los terremotos, la gente aprende a vivir con el riesgo y a aceptarlo como parte de sus vidas, de la misma forma en que la gente que vive en el hemisferio norte acepta la posibilidad de que haya nieve en invierno. Los peruanos han estado conscientes de la probabilidad de terremotos durante siglos (la historia registrada de terremotos en Perú data de los cronistas españoles en 1619) y han aprendido a aceptarlo filosóficamente. Pocos, sin embargo, imaginaron un terremoto tan devastador como el que ocurrió el domingo 1 de mayo de 1970, que afectó 960 kilómetros de la costa peruana y una vasta parte del interior, dejando docenas de poblaciones en ruinas o totalmente arrasadas, y matando un asombroso total de por lo menos 50,000 personas.

Los peruanos son ardientes aficionados al fútbol, y a las tres de la tarde de aquel día la mayoría se había instalado en casa para ver por televisión el primer partido de la Copa del Mundo. Veintitrés minutos más tarde, en alta mar, a 92 kilómetros al oeste de la próspera ciudad de Chimbote con una población de 200,000 habitantes, el lecho del océano se rompió y se combó. La tierra, torturada por la tensión, buscó una posición más cómoda, como un anciano que se diera vuelta en el lecho, y a lo largo de la faja de 400 kilómetros de costa, limitada al norte por Trujillo y al sur por Lima, la capital, la tierra se combó y se sacudió en un poderoso terremoto que alcanzó una intensidad de entre siete y ocho grados en la escala de Richter. Por cientos de kilómetros al norte, sur y este se sintió la sacudida en la tierra.

Al principio la magnitud del desastre no fue apreciada. En Lima, la gente se precipitó a las calles, pero la capital fue afortunada y escapó al daño. Durante algunas horas, pues todas las comunicaciones habían sido cortadas, no se supo que la fuerza total de este “acto de Dios” se había sentido en Chimbote, que estaba situada en una angosta planicie costera, y en las ciudades y aldeas del interior, en las faldas de la cordillera de los Andes.

Los primeros informes desestimaron la magnitud del desastre. Hablaban de “250 muertos en Chimbote” y “140 en Huaraz”. Lentamente, la espantosa verdad emergió: Chimbote estaba en ruinas y se calculaba que 2,700 personas habían muerto. Casma, Huanmey y las poblaciones a lo largo de la costa habían sufrido en mayor o menor grado, y un número desconocido de personas había muerto. Era imposible descubrir lo que había pasado tierra adentro, en el distrito de Callejón de Huaylas, un área turística popular conocida como “la Suiza de Perú”, donde había cientos de pequeñas aldeas de montaña y pequeños villorrios.

La comunicación por radio se interrumpió como resultado del daño a la estación hidroeléctrica de Huallanca; los caminos estaban intransitables por los deslizamientos de tierra y hundimientos, y cuando al día siguiente los helicópteros intentaron hacer un reconocimiento, la visibilidad de los pilotos era opacada por la niebla y las enormes nubes de polvo que se elevaban a miles de metros en el aire. Nadie sabía lo que había ocurrido en un área del tamaño de Escocia, dominada por el pico del monte Huascarán de 6,883 metros de altura.

Una hora después del temblor era evidente que la magnitud del desastre era mucho mayor de lo que las autoridades de Lima habían imaginado originalmente. El presidente de Perú, el general Velasco, se embarcó en un navío hacia Chimbote y encontró una ciudad en ruinas; sesenta a setenta por ciento de las construcciones estaban destruidas. La parte antigua de la ciudad, donde muchos edificios estaban en malas condiciones, había sido la más afectada.

Durante dos días y medio ningún helicóptero pudo aterrizar en la región de los Andes debido a que continuaba la mala visibilidad. Hasta que cientos de paracaidistas lograron aterrizar, el único contacto con estas regiones aisladas fue la voz desesperada y suplicante del radioaficionado.

La mera extensión del área de devastación significaba que gran parte de ella era inaccesible, y pasaron muchos días antes de que los socorristas (con sus recursos forzados al máximo) lograran llegar a las partes más remotas. Uno de los problemas era saber precisamente qué provisiones se necesitaban. En las poblaciones de la montaña cientos de miles de campesinos indígenas quedaron sin calefacción y refugio durante casi una semana. Por toda el área los sobrevivientes afluían a los caminos transitables a pie, en carretas y carros de plataforma, buscando desesperadamente auxilio y refugio.

El temor continuó. De vez en cuando podían sentirse pequeños temblores de tierra, y cuando un par de días después del temblor, la tierra volvió a estremecerse, la gente se precipitó a las calles con ropa de dormir, cubriéndose la cabeza con las manos. Muchos preferían dormir a la intemperie y las nuevas “casas”, construidas sobre los escombros de las viejas, estaban hechas de juncos inofensivos.

No obstante, la caída de rocas y las avalanchas habían causado un grave daño. La mayor y más catastrófica fue la que destruyó Yungay y Ranrahirca y mató casi 30,000 personas en éstos y en otros pueblos y aldeas.

Muchas lecciones fueron aprendidas del desastre de Perú. Es evidente que la destrucción habría sido menor si las construcciones hubieran estado mejor situadas o mejor construidas. En el área afectada por lo peor del terremoto, el daño fue causado principalmente a construcciones de mala calidad, inadecuadas para el tipo de suelo en el que fueron construidas, y erigidas sobre cimientos mal colocados. El terremoto abrió grietas en los suelos saturados de arena y arcilla y elevó el nivel del agua del subsuelo, mientras que los cimientos colocados sobre roca no fueron gravemente afectados. En Huaraz, por ejemplo, las partes más viejas de la ciudad, construidas sobre el terreno aluvial del río, sufrieron el mayor daño; la parte nueva, sin embargo, construida sobre roca traída por un deslizamiento de tierra en 1941, fue menos dañada.

Las construcciones de adobe resultaron ser menos sensibles a la tensión que el ladrillo o el concreto, pero en algunos casos los edificios de concreto se derrumbaron debido a los malos materiales utilizados en su construcción. Estas lecciones son aprendidas a un costo espantoso. Al final, los débiles esfuerzos del hombre resultan inútiles cuando la naturaleza decide desatar la furia total de sus poderes.

Fuente Consultada: Los peores Desastres del Mundo en el Siglo XX

Otros temas relacionados

Malas Noticias
en el M
undo
Desastres
Naturales
Injusticias
de la Vida
La Tierra
Se Rebela
La Tragedia
de los Andes

Desierto de Atacama Ubicacion Flora y Fauna Riqueza Minerales

Desierto de Atacama: Ubicación Flora y Fauna Riqueza Minerales

El desierto de Atacama, ubicado en el norte de Chile, está flanqueado por las frías aguas del Pacífico sur y las portentosas cumbres de los Andes. Ésta es la región más árida de la Tierra y una de las más ricas en yacimientos minerales.

El sorprendente desierto de Atacama, formado por amplias extensiones pedregosas, es a un tiempo árido y templado. En los trópicos, los frentes occidentales de los continentes suelen presentar fajas desérticas. El desierto de Atacama es parte de un sistema árido que inicia en Perú, al norte, con el desierto de Sechura y que baja siguiendo la costa hasta la mitad de Chile.

Dos factores básicos explican la aridez extrema del Atacama: primero, la alta presión atmosférica de esa zona del Pacífico sur, que genera un anticiclón, masa de aire homogénea, estable y reseca que inhibe toda precipitación; y en segundo término, la corriente marítima fría de Perú, o corriente de Humboldt, con aguas muy frías traídas de la Antártida, que chocan contra los acantilados.

Ello causa un doble efecto: la temperatura desciende —esta región tropical debería ser calurosa, pero oscila entre los 13 y los 21°C de día y los 0° de noche— y aparecen nieblas y nubes bajas conocidas como “camanchacas”, que en vez de soltar lluvias desecan el ambiente, pues al entrar a tierra se calientan y su humedad desciende. Los vientos húmedos de la cuenca amazónica, al este, nunca llegan al Atacama, ya que son detenidos por los Andes. Todo contribuye a conformar “la región más árida del planeta”.

Se han dado en el Atacama periodos de hasta 20 años sin registrarse una sola gota de lluvia; la ciudad de Galanía padeció una sequía de 400 años, hasta 1971, y en los puertos de Iquique y Antofagasta sólo caen lluvias fuertes de dos a cuatro veces por siglo. Como la sequedad del aire permite que la intensidad de la luz solar sea mayor, la zona también recibe la radiación solar más alta del mundo.

El desierto se extiende 1.100 Km. desde el puerto de Arica, en el norte de Chile, hasta la ciudad de Copiapó, en el centro-norte; tiene una cuarta parte de la longitud del país y ocupa una superficie de 140.000 km2 de las provincias de Atacama, Antofagasta y Tarapacá. Al oeste lo bordea la cordillera de la costa y al este la de Domeyko, derivación septentrional chilena de los Andes.

De esta manera, el Atacama forma una depresión intermontañosa de terrenos quebrados y monótonos, con 900 m de altitud media, que se constituyó en receptáculo natural de materiales minerales procedentes de los Andes. Sus cuencas interiores y numerosos salares acumularon importantes yacimientos tanto de nitratos como de cobre, yodo y bórax.

El río Loa, atacama

El río Loa el único que cruza el Atacama, corre de este a oeste rumbo al Pacífico. Su paso milenario ha abierto un cañón en el horizonte del desierto; mientras que arriba no hay vegetación alguna, abajo se encuentra la preciosa humedad que permite su desarrollo.

El control de esta riqueza mineral, de estratégica importancia económica, motivó en su momento la Guerra del Pacífico (1879-1883), por la cual la región pasó de manos bolivianas a chilenas. Conocida también como el Norte Grande, se comenzó a poblar en forma masiva a mediados del siglo XIX, a raíz de la creciente explotación de sus depósitos naturales.

La exportación de minerales motivó la construcción de puertos, como los de Pisagua, Iquique, Antofagasta, Taltal, Tocopilla, Mejillones y Caldera, y trajo la prosperidad a ciudades del interior unidas a la costa por nuevas vías férreas, entre ellas Copiapó (el centro minero más activo del siglo pasado) y Calama (junto a las minas de cobre de Chuquicamata, la mina de pozo abierto más grande del mundo).

Por largo tiempo, Chile tuvo el monopolio mundial de la producción de nitratos, de los que llegaron a extraerse hasta 3 millones de t al año, y cuya exportación generaba al gobierno, en impuestos, la mitad de sus ingresos. Hacia la Primera Guerra Mundial, EE.UU. y Alemania desarrollaron nitratos sintéticos, lo que afectó la extracción chilena; esto, sin embargo, provocó el florecimiento de la explotación de cobre, del que Chile posee las mayores reservas mundiales. Ocupa también, después de Bolivia, el segundo puesto en reservas de litio, posee yacimientos
significativos de hierro, oro y plata, y contiene una quinta parte del molibdeno terrestre.

La única corriente que cruza el desierto de Atacama es el río Loa, el más largo de Chile. Su trazo, límite entre las regiones de Tarapacá y Antofagasta, con una extraña forma curvada, aloja varios oasis, centros mineros importantes y otros agrícolas menores. Las aguas del Loa y la mínima humedad llegada del océano sustentan la pampa del Tamarugal, llanura que ofrece un bosque de tamarugos (acacias espinosas) en medio de una zona que difícilmente permite el desarrollo de plantas desérticas.

En ocasiones florecen especies de árboles resistentes, como la llareta y el algarrobo, o hierbas, como las llamadas icho y tola. La fauna también es escasa, pero los límites del desierto son recorridos por roedores (chinchilla, degú y vizcacha montes), pumas, zorras de cola larga, llamas, alpacas, vicuñas y guanacos, así como por dos especies de venados (el huemul, representado en el escudo de la nación, y el pudú, el más pequeño que se conoce). Hay también aves, como el imponente cóndor de los Andes, el buitre, los buhos y las palomas torcaces.

El desierto, aunque inhóspito, atrae al turismo gracias a la magnificencia de sus vastos paisajes, a los antiguos asentamientos indígenas, a la cercanía de monumentales picos andinos como el Llullaillaco y Ojos del Salado y a la celebración de coloridas festividades religiosas estivales en algunas pequeñas poblaciones.

GUERRA DEL PACIFICO:  En abril  de 1879, Chile ocupó e puerto de Antofagasta, entonces en territorio boliviano, y declaró la guerra a Bolivia en represalia por los impuestos fijados por este país a la exportación de salitre. Sin embargo, lo que estaba en juego era el  dominio sobre la región de Atacama, rica en minerales. Perú intervino en e conflicto en favor del gobierno boliviano, con el que seis años antes había firmado un acuerdo secreto de protección mutua.

guerra del pacifico

La primera etapa de la guerra fue marítima, y destacó el capitán Miguel Grau, a mando de la nave peruana Huáscar; su derrota ante las poderosas fuerzas del general Erasmo Escala dio a Chile el control del océano y los territorios del litoral. Tras sucesivas batallas que no decidían a guerra, Chile emprendió en 1881 el golpe definitivo con e! ataque a Lima, aunque su ‘ victoria decisiva hubo de esperar a julio de 1883, en la batalla de Huamacucho.

Se firmó, con mediación estadounidense, el tratado de Ancón, por el que Bolivia perdía su salida a! mar y Perú parte de su territorio; Chile amplió sus fronteras, y las empresas inglesas involucradas en a explotación del salitre obtuvieron grandes beneficios. El acuerdo, refrendado con el tratado de Valparaíso, tenía previsto que Chile ocupara por diez años las provincias peruanas de Tacna y Arica.

Concluido este plazo se habría de realizar un plebiscito para determinar la nacionalidad de las regiones. Sin embargo, durante décadas Chile y Perú no llegaron a un acuerdo sobre las condiciones para la consulta, conflicto diplomático al que no se puso fin hasta 1929. Perú recuperó Tacna y Chile conservó Arica. En su afanosa búsqueda de un acceso directo al mar, esta vez al océano Atlántico, Bolivia sostuvo con Paraguay la Guerra del Chaco (1932-1935); finalmente, logró su objetivo.

En medio del desierto La ciudad de Calama prosperó gracias a la explotación del cobre en la cercana mina de Chuquicamata, la mina de fosa abierta más grande del mundo. Su emplazamiento en sitio tan árido se ve en algo aliviada por el paso del río Loa, única fuente de agua en muy vastos territorios.

En esta zona prosperó en tiempos prehispánicos el pueblo atacamita, del que, gracias a la sequedad del ambiente, se han conservado en magnífico estado, además de cerámica y construcciones, objetos textiles momias. (Fuente: Diario EL Bicentenario Construyendo Patria 1810-2010)

LOS DESIERTOS MAS EXTENSOS (Km2)

Sahara … Norte de África  ….9.100.000

Libia …. Noreste del Sahara …. 1.680.000

Australiano …. Australia  …. 1.550.000

Arábigo  Arabia …. 1.300.000

Gobi Mongolia  1.040.000

Rub’al-Jali  Arabia …. 770.000

Kalahari …. Botswana …. 520.000

Sirio  Norte de Arabia …. 310.000

Takla-Makan … Sinkiang (China) …. 310.000

Karakum … Turquestán (Turkmenistán)…. 260.000

Nubia… Este del Sahara …. 260 000

Thar  ….Noroeste de la India y oeste del Pakistán …. 250.000

Kizil Kum …. Turquestán (Uzbekistán, Kazakistán)… 225.000

Atacama …. Chile…180.000

Colorado … California (EEUU) … 78.000

Negev .. Sur de Israel … 12.800

Sechura …. Perú …12.000

Fuente Consultadas:
Enciclopedia del Estudiante Edición de Lujo Edit. CODEX Tomo III
Enciclopedia Electrónica Microsoft ENCARTA
MUNDORAMA Geografía General Editorial Quevedo