Mentiras de la Ecología

La Autoecología: Concepto y Breve Descripción de su Alcance

La Autoecología: Concepto y Breve Descripción de su Alcance

ecologiaSOBRE LA ECOLOGÍA: Durante siglos se separó a la zoología de la botánica y aun se llegó a crear subdivisiones en cada una de estas ciencias.

En zoología, por ejemplo, se echó mano de la etiología (ciencia del comportamiento), la sistemática (que se ocupa de la clasificación), la anatomía, la fisiología, la bioquímica, etcétera, las cuales se han ido aislando paulatinamente en la medida en que el conocimiento se hacía más profundo en cada una de ellas.

Hasta tal punto que es posible decir que, en la actualidad, los especialistas en las diversas disciplinas se han convertido en extraños entre sí, puesto que el conocimiento perfecto de cada una de ellas no permite un estudio detallado de las demás.

La ecología, en cambio, trata de superar toda barrera, para alcanzar el ideal de una visión global de la vida. Por ejemplo: en vez de estudiar el esqueleto del topo a la manera de los anatomistas —limitándose a ello—, trata de conocer en qué medida la estructura de los huesos corresponde a su modo de vida subterráneo. E intenta actuar de modo similar en cuanto se refiere a los órganos de los sentidos, la calidad del pelaje y la forma del cuerpo. En una palabra, trata de explicar, al mismo tiempo, su morfología interna y la externa, su fisiología, en relación con los hábitos y con el medio (la tierra) en el cual se desenvuelve su existencia.

En consecuencia, estudia la importancia que puedan adquirir las sensaciones táctiles y las exigencias del animal en cuanto concierne a la naturaleza del terreno; tampoco deja de lado la consideración de sus enemigos, naturales o no, la influencia que puedan tener en su desarrollo o la abundancia de los mismos, la importancia de los modos culturales bajo el subsuelo, e, igualmente, trata de saber si existen parásitos (externos o internos) capaces de influir en la mortalidad de la especie. Además, el estudio de su régimen alimentario es para el ecólogo uno de los medios a su alcance para lograr una mejor comprensión del papel que asume el topo en el subsuelo.

El ecólogo, pues, a efectos de conocer a fondo a un solo animal, es preciso que se transforme, simultáneamente, en mamalólogo, pedólogo, ornitólogo, botánico, entomólogo, climatólogo, geólogo, etiólogo, parasitólogo, geógrafos y…

En otras palabras, un verdadero ecólogo debiera ser, fundamentalmente, un supersabio con conocimientos detallados en gran cantidad de ciencias para poder tener en cuenta todas las influencias que se ejercen sobre el animal o la planta objeto de su estudio.

Es evidente que resulta imposible alcanzar este ideal. Por otra parte, la mayoría de los ecólogos tiene una especialidad: son mamalólogos, oceanógrafos, botánicos o herpetólogos. Pero, si pretenden, además, ser ecólogos, no poseyendo conocimientos muy amplios en las restantes ciencias naturales, por lo menos tienen que tener amplitud de miras. Por supuesto, que si el ecólogo es un especialista en botánica, podrá enfrentarse con problemas de mamalogía. Todo esto indica que la ecología no es una ciencia fácil, aunque lo parezca, y esto es una cualidad propia de todas las síntesis.

LAS GRANDES DIVISIONES DE LA ECOLOGÍA
Puesto que la ecología es una ciencia de síntesis, sería erróneo separar el estudio de los animales y de los vegetales. En efecto, ambos grupos están absolutamente relacionados entre sí y no es posible imaginar que puedan subsistir separados; por lo tanto, los trataremos simultáneamente.

Schrbter, en 1896, introdujo el término autoecología, con el cual aludía a la rama de la ecología que trata de los factores del ambiente sobre el animal o la planta, especialmente sobre el representante de una determinada especie.

En 1902, el mismo autor introdujo la variante de la sinecología, que es el estudio de las comunidades naturales que forman todos los animales y todas las plantas.

Es decir, si tomamos como ejemplo a un insecto, en vez de estudiar aisladamente la influencia que sobre él como ser aislado, puedan tener la temperatura, la intensidad lumínica o de humedad, la sinecología estudia la porción del mundo viviente en la cual vive y de la cual depende íntimamente, por ejemplo los restantes animales y vegetales de la selva en la cual se desarrolla su existencia.

Tenemos, así, dos grandes ramas de la ecología, pero es preciso no perder de vista el carácter artificioso de tal división. Sin embargo, se suele estudiar la ecología de acuerdo con esta división. Pero ella no tiene valor absoluto y podría encararse la ecología, muy lícitamente, desde el punto de vista de la reproducción, de las migraciones o de la alimentación, y aún de muchas maneras más.

DESCRIPCIÓN DE LA AUTOECOLOGÍA:

El ámbito en el cual viven los animales y las plantas sobre la superficie del globo terrestre se denomina biosfera. Esta se divide en: atmósfera, que alcanza una altura de aproximadamente 15.000 m, el suelo (litosfera) con una profundidad de algunas decenas de metros; las aguas dulces y marinas (hidrosfera), con una profundidad de menos de 1.000 metros. Dentro de estos límites viven 1.500.000 de especies animales y 350.000 vegetales conocidos.

La autoecología trata de conocer las influencias del medio ambiente que actúan sobre todos estos seres vivientes. Tales influencias son de dos tipos: físicas (o abióticas: luz, temperatura, factores atmosféricos, etc.) y factores bióticos (entendiéndose por éstos todos los restantes seres vivos que se encuentran en relación con la especie estudiada).

Todas las plantas y los animales están adaptados a condiciones de vida bien definidas, a pesar de que las apariencias puedan, a veces, hacernos creer lo contrario (como en el caso de los animales o las plantas denominadas “ubicuas”, los cuales se encuentran en vastas extensiones del globo, y que sólo tienen exigencias menos estrictas que la mayoría de los restantes).

De acuerdo con esto, cada ser vivo ocupa, pues, un espacio en el cual encuentra la satisfacción de sus necesidades. Este espacio se llama biotopo (de bios, vida, y topos, lugar) o habitat. También se emplea el término más general de “medio” que, si bien es bastante impreciso, tiene la ventaja de ser mucho más comprensible.

Pero el animal sólo ocupa una parte del biotopo en el cual vive. Por ejemplo: el biotopo del jabalí es el bosque ocupando de éste solamente el suelo, es decir, sólo una parte del biotopo.

Las exigencias de los animales y de las plantas varían según las especies. Tomemos como ejemplo de biotopo el bosque y dos de los insectos que lo habitan, el Cerambyx cerdo, coleóptero, que su larva roe la madera del roble, y la mariposa, cuyas larvas convierten a sus hojas en finos encajes.

Para el primero, lo más importante es la presencia de árboles viejos y debilitados o enfermos, en los cuales su larva podrá vivir tres años, mientras que para la mariposa, por el contrario, lo más importante es que exista un buen follaje, del cual podrán alimentarse sus larvas, y, principalmente, asegurarse un clima primaveral, pues la subsistencia de la oruga depende especialmente de la temperatura y de la pluviosidad en el momento en que salen del huevo.

Por último, hay que considerar que cada animal se diferencia de los demás por su capacidad de resistencia a las condiciones desfavorables y que su existencia transcurre, generalmente, dentro de límites extremadamente precisos. Lo mismo ocurre con las plantas: por ejemplo, en algunas regiones el olivo sólo prospera en zonas de clima típicamente mediterráneo, mientras que otras especies aceptan condiciones climáticas extremas.

El mayor interés de la autoecología reside, pues, en darnos a conocer las posibilidades de adaptación de los seres vivientes al medio en el cual viven y las necesidades de los mismos.

La observación superficial no brinda más que datos generales al respecto, pero si se trata de conocer sus necesidades calificativas y cuantitativas de nutrición, su comportamiento social, los depredadores (animales a los cualessirven de alimento) que pueden atacarlos, así como su influencia sobre la vegetación y los otros animales, etc., se obtienen informaciones mucho más precisas. Y éstas son de primordial importancia, cuando hay que aclimatar especies animales o vegetales en.regiones en las cuales no existen normalmente.

En la actualidad, se incrementa cada vez más la lucha contra los insectos exterminadores de los cultivos, para lo cual se tiende cada vez más a echar mano de enemigos naturales, en vez de los tradicionales productos químicos, cuyos efectos no son siempre demasiado felices. Pero, si se pretende lograr una aclimatación perfecta, sin riesgo de que el insecto se .convierta, a su vez, en depredador, es preciso efectuar previamente un estudio muy detallado de su ecología (autoecología y sinecología).

Por ignorancia, el hombre introdujo (y trata de introducir) especies cuyas características de vida desconoce, las cuales, o no se aclimatan o terminan por pulular y causar serios daños, en tanto que se esperaba de su presencia precisamente lo contrario (la mangosta, que se introdujo en las Antillas para destruir las ratas, hizo presa, también, de las aves de corral y de las salvajes).

Tampoco es posible aclimatar una especie vegetal si no se conoce a la perfección el ambiente en el cual se desarrolla y se lo compara con el que se pretende aclimatarla. Sin embargo, en ambos casos, sólo al cabo de algunos años es posible decir si una especie ha encontrado su ambiente en el nuevo medio al cual ha sido trasladada. Y, de hecho, las consecuencias de su llegada pueden no aparecer más que al cabo de una cantidad considerable de años —diez o quince—.

En general, es reducida, comparativamente, la cantidad de especies que puedan introducirse en otros climas que, de hecho, hayan acabado por aclimatarse decididamente. Y, aun en este caso, hay que tener en cuenta el daño que hayan podido producir en la flora o la fauna vernáculas.

Para advertir todas las influencias externas a las cuales  se ve sometido un animal o una planta en su propio medio,es necesario echar mano de métodos muy precisos, especialmente cuando se trata de valorar los factores físicos. El ecólogo debe tener a su alcance, en consecuencia, todo el equipo de un climatólogo (pluviómetro, termómetro, anemómetro, higrómetro, etc.).

Fuente Consultada:¿Que es la Ecologia? Colección Temas Básicos Miche Cuisin Editorial Abril

Animales Sin Esqueleto Interno Caracteristicas y Nombres

El esqueleto interno de los vertebrados proporciona una armazón, y un juego de palancas para los músculos. Para conciliar el desarrollo con la rigidez de los huesos, el crecimiento tiene lugar en las suturas entre las piezas óseas. En los huesos largos existen, hasta llegar a la edad adulta, discos cartilaginosos entre el cuerpo y los extremos: por allí se alargan y osifican gradualmente.

En los invertebrados el esqueleto exterior proporciona además una protección, a menudo eficaz. Pero plantea insolubles problemas de crecimiento que obligan al animal a realizar mudas para evadirse de un estuche demasiado chico y luego crecer rápidamente antes de elaborar otro. Atraviesa así fases críticas en las que no dispone de una defensa rígida apropiada.

Pero si el esqueleto es una armazón, no es más que el elemento pasivo del movimiento. Es perfectamente concebible que un cuerpo blando conserve su forma (por ejemplo el neumático del automóvil) o se mueva como puede hacerlo un resorte o una estructura pulsátil que se llena y vacía alternativamente.

Los vegetales disponen de una armazón rígida que les ayuda a mantener su forma y a resistir el viento y otros factores climáticos. Desde el punto de vista industrial, por ejemplo, se procura obtener maíces híbridos, de tallos muy erguidos, porque ello simplifica enormemente el trabajo de las máquinas.

Los seres vivos se mueven contrayéndose. La contractibilidad es una propiedad inherente en mayor o menor grado a toda la materia viviente. Con la especialización se concentra en los músculos, pero casi todas las formas del protoplasma muestran algún grado de contractibilidad.

SERES UNICELULARES
La ameba vive en el agua; no necesita luchar contra su propio peso porque se halla en estado de flotación. Debido a que su membrana celular es fina y débil, el animal no tiene forma definida. Para moverse la ameba fluye emitiendo una prolongación de protoplasma llamada sendópodo (falso pie) en el que poco a poco se va acumulando toda la sustancia del animal, que de ese modo consigue trasladarse.

unicleulares

Los sendópodos sirven también para rodear e introducir en el cuerpo los alimentos. Otros seres unicelulares poseen filas de pelos rígidos conocidos con el nombre de cilias, que vibran rítmicamente. En otros casos tienen una prolongación única o flagelo, ondulante, como un látigo, que es su principal órgano de locomoción.

LA MEDUSA: La medusa no tiene esqueleto interno o externo ni tampoco un caparazón que la proteja. El agua, que forma el 95 % de su cuerpo, le proporciona gran parte del apoyó que necesita; cuando una medusa queda en la orilla fuera del agua se aplasta porque le falta esqueleto de sostén: El protoplasma de las células es generalmente tan fluido que también un elefante sin esqueleto se desplomaría como un montón de carne incapaz de movimientos eficaces y de defensa.

En la campana de la medusa hay algunas fibras musculares. Cuando se contraen, expulsan en forma de chorro el agua almacenada y la medusa avanza; luego se dilatan lentamente, penetra agua otra vez, y el ciclo recomienza. De ahí que la medusa, que carece de esqueleto, sea capaz de cierto grado de propulsión.

Medusa

La medusa avanza mediante lentas extensiones y contracciones de su campana, que expulsan agua;
el chorro así producido impele ai animal

LA HIDRA: La hidra es también un pequeño animal acuático sin esqueleto. Su cuerpo se parece a una bolsa vacía, con una boca rodeada por una corona de tentáculos. La bolsa consta de dos paredes, es decir de dos capas de células separadas por una sustancia gelatinosa. Algunas de las células se modifican y se prolongan con largas fibras musculares que al acortarse alteran considerablemente la forma del animal.

hydra

Las ilustraciones muestran cómo las fibras musculares de la capa exterior corren a lo largo del cuerpo, mientras que las de las células interiores son circulares.

Si las fibras longitudinales se acortan de un lado, el animal se inclina en esa dirección. Si todas lo hacen simultáneamente, la altura del animal disminuye. Cuando se contraen las fibras circulares, el cuerpo del animal se hace más fino y más largo.

LOS GUSANOS: Tampoco la lombriz tiene esqueleto. Sus células se cementan o aglutinan mediante sustancias especiales y existen tejidos conjuntivos que mantienen los órganos en su posición debida. Se puede considerar esquemáticamente a la lombriz como un par de tubos concéntricos y separados por una capa de fluido. La presión de este líquido mantiene la forma cilindrica del gusano y provee al mismo tiempo un punto de apoyo (puesto que su volumen es fijo) y la lubricación necesaria entre el tubo digestivo y la parte muscular móvil.

En la lombriz de tierra las fibras musculares se disponen en forma inversa a las de la hidra: las externas son circulares y se encuentran inmediatamente debajo de la piel y las internas son longitudinales. Si las fibras circulares se contraen y las longitudinales se estiran la lombriz se alarga y su calibre o diámetro disminuye.

Gusano, sin esquelto

Cuando el gusano avanza los segmentos delanteros se estiran y todo el gusano se alarga. Las cerdas de los segmentos extremos se afirman en el suelo para impedir que el gusano experimente un empuje hacia atrás. Al acortarse los músculos longitudinales los segmentos posteriores se encogen y abultan o dilatan progresivamente.

Para avanzar la lombriz estira primero la parte anterior, afirma en tierra un extremo y luego contrae su cuerpo comenzando por la parte posterior que se arrastra hacia adelante. Este proceso puede repetirse indefinidamente, y en general la parte anterior comienza a estirarse nuevamente antes de que haya concluido la contracción proveniente de atrás: de allí la especie de propagación ondulatoria que se observa en las lombrices cuando están avanzando. El papel que cumple el fluido intermedio es importante.

Existen tabiques musculares que impiden que se desplace, de manera que la contracción de los músculos lo somete a una presión importante, transmisible al compartimiento subsiguiente. Debido a la presencia de los tabiques la acción de los músculos longitudinales se hace sentir en pocos segmentos cada vez; de esta manera una parte del gusano puede estar ensanchándose mientras otras, en cambio, se estiran.

En ciertos gusanos marinos se demuestra fácilmente la importancia del fluido intersticial para la consistencia. En efecto, en estado normal horadan la arena en sólo dos o tres minutos, pero si con una jeringa sé les extrae una pequeña cantidad de líquido su cuerpo se afloja y el rendimiento disminuye en forma muy apreciable.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°41 Animales Sin Esqueleto

Como se Estudia el Clima de la Antiguedad o Prehistoria

En las estaciones meteorológicas del mundo entero se realizan constantemente medidas de la cantidad de lluvia, dirección y velocidad del viento, presión atmosférica y variaciones de temperatura. Las medidas que se utilizan para la predicción del tiempo proporcionan un registro diario y preciso de las condiciones climatológicas. Sin embargo, sólo en el siglo XIX se comenzó o diseñar sistemáticamente los mapas del tiempo.

¿Cómo era el clima hace 500 ó 1.000 años? No existen medidas precisas, pero sí descripciones aproximadas. Los fríos excepcionales, las grandes lluvias o las sequías impulsaban a los hombres a escribir sus observaciones. Por otra parte, se obtiene información por el tipo de vestidos empleados, por los edificios que se construían o por las cosechas que se realizaban.

Sin embargo, cabe preguntarse cómo era el clima antes de que el hombre apareciese en la Tierra. Cómo era hace un millón o 500 millones de años. Todo lo que queda de aquellos tiempos antiguos son sedimentos — arenas, arcillas y calizas, depositadas en los mares, en los lagos y en las superficies de la Tierra que existían entonces— Sólo a partir de estos sedimentos y de los fósiles conservados en su interior se puede hacer una descripción del clima de la época.

El estudio de los climas de los tiempos pasados es una rama de la geología, llamada paleoclimatología (del griego paleos = antiguo). Normalmente, sólo se consigue una información muy general. Los climas tropicales, desérticos o glaciales se pueden reconocer, pero no se sabe nada acerca de la cantidad exacta de lluvia caída, de la temperatura o de la presión atmosférica, en comparación con las condiciones parecidas de los tiempos actuales.

Sin embargo, a veces se puede estimar la dirección del viento, y se ha descubierto un método que permite determinar la temperatura de los mares de la antigüedad con una precisión de 0,5° C. Desde luego, la temperatura del mar tiene una influencia directa en el clima de sus proximidades.

CLIMAS CÁLIDOS Y  FRÍOS
Los climas cálidos desérticos y los fríos árticos son los más fáciles de identificar a partir de los sedimentos. La falta de agua en los desiertos implica que el sedimento no es arrastrado por los ríos, sino por el viento, y su efecto sobre las pequeñas partículas de roca erosionada es muy característico.

Las partículas de un mineral duro y resistente, movidas constantemente por el viento sobre el suelo del desierto de arena, desarrollan formas esféricas y sus superficies se hacen lisas. La arena, empujada por el viento, actúa como un abrasivo muy eficaz. Las piedrecitas y los guijarros del suelo se pulen del lado del viento predominante. Las formas rocosas que sobresalen del suelo son cortadas y esculpidas, adquiriendo perfiles fantásticos.

En el desierto, la lluvia es un fenómeno raro, pero, cuando cae, resulta torrencial y el agua corre por las pendientes arrastrando en su camino todos los fragmentos de roca, hasta llegar a los llanos bajos, donde desparrama los sedimentos formando un enorme abanico de aluvión.

La cantidad de agua disminuye rápidamente por evaporación y filtraciones, dejando una pila de variados fragmentos de rocas que pueden conservarse. Los depósitos salinos (evaporitos) también indican condiciones desérticas.

La evaporación del agua es superior a la caída de lluvia, y los mares poco profundos y los lagos se secan, dejando todos los compuestos químicos que estaban disueltos. Estos indicios, tales como los evaporitos, los abanicos  aluviales, las rocas pulidas,  los  guijarros y los granos lisos de arena, indican la existencia de desiertos y las condiciones climáticas que los acompañan. Por el contrario, el frío prolongado produce glaciares, masas de agua congelada que se mueven desde las tierras altas a las bajas.

Los glaciares también dejan detrás sus propias “huellas”. Los paisajes adquieren formas especiales, producidas por el hielo en movimiento. Las piedras arrastradas por el hielo tienen marcas y surcos, erosionados al frotarse unos con otros a grandes presiones. Las partículas de roca arrancadas son angulares, con bordes afilados y serrados. Cuando los glaciares se funden, estas rocas quedan formando morrenas.

Todos los tamaños, pesos y formas se identifican fácilmente. Estos sedimentos no sólo pertenecen a la Edad Glacial de hace un millón de años En África, India y Australia se conservan depósitos de glaciares que representan un avance de los hielos hace unos 300 millones de años. Hay indicios de que hubo edades glaciales todavía más antiguas, en tiempos pre-cámbricos,  550  millones  de  años  atrás.

corte de una duna de arena

Las dunas se forman por la acumulación de capas de arena. Un corte hecho en el costado de una de ellas muestra claramente las distintas capas, unas encima de las otras. Durante su formación, la duna se modifica constantemente por los embates del viento. Tiene una ladera empinada por sotavento y una pendiente suave en la ladera de barlovento, de unos 12 grados, aproximadamente. Parte de la arena depositada por el viento en la superficie de la ladera suave es arrastrada sobre la cima de la duna y se deposita, formando un ángulo de 30°. Las dunas se mueven constantemente, empujadas por el viento predominante. La arena de la ladera de barlovento es siempre empujada, hasta caer por el lado de la pendiente abrupta de sotavento. Por esto, las capas de una duna móvil acaban con una pendiente de 30°. El ángulo agudo que forman estas capas con la superficie de la duna señala la dirección en la que soplaba el viento predominante. Por el estudio de antiguas dunas de arena se han averiguado, incluso, cambios estacionales de   la   dirección  del  vienta.

INFORMACIÓN A PARTIR DE ORGANISMOS
Actualmente, casi todos los corales se encuentran en mares tropicales o sub-tropicales. Si la temperatura del agua se hace inferior a 22° C, la mayoría de los corales no sobreviven. Por tanto, la existencia de corales conservados o arrecifes coralinos en sedimentos antiguos sugiere, de modo inmediato, que el clima en la época era cálido. Se puede hacer un cálculo aproximado a partir de otros fósiles cuyos parientes cercanos todavía existen.

Los anfibios y reptiles son animales de temperatura variable, abundantes en los climas húmedos y cálidos. Es muy raro encontrarlos en las partes del mundo que sufren variaciones de temperatura extremas. Cuando se encuentran sus restos en rocas antiguas, se supone que el clima era cálido y húmedo.

Las estructuras que desarrollan los animales también pueden ser significativas. El dinosaurio, con patas palmeadas y pico de pato —del que se sabe que existió hace 100 millones de años—, casi con seguridad vivía en  lagunas  o  zonas pantanosas.

Sólo  una lluvia abundante puede haber producido estas condiciones. La adaptación de aletas a patas y el desarrollo de pulmones entre los peces de agua dulce en los tiempos devónicos, hace 350 millones de años, ocurrieron, probablemente, como respuesta a una disminución del tamaño de los lagos interiores; los peces que quedaban en seco podían arrastrarse hasta encontrar otras charcas.

Las plantas también proporcionan datos para averiguar el clima. Las tropicales son muy características; casi todas ellas tienen tejidos lignificados y cortezas delgadas. Como no hay variaciones estacionales, no se desarrollan anillos de crecimiento. Las plantas acuáticas guardan espacios de aire en sus tejidos (aerénquimas), y sus hojas presentan poros respiratorios (estomas) sólo en la superficie más alta.

En ambientes secos, las plantas tienen hojas pequeñas, correosas o carnosas, con pocos poros. La información procedente de una planta aislada no resulta de gran valor científico, pero una comunidad de plantas parecidas es muy significativa.

LOS FÍSICOS DESCUBREN UN TERMÓMETRO
Existen tres isótopos conocidos del oxígeno. Químicamente, son idénticos, pero tienen masas algo distintas. El isótopo más abundante tiene una masa atómica de 16 (0 – 16), y uno de los más escasos posee una masa atómica de 18 (0-18).

En el agua, el oxígeno se combina con el carbono para dar el radical carbonato —CO2. Se ha comprobado que la cantidad de 0-18 que se incorpora a la formación de carbonates varía apreciablemente según la temperatura del agua.

Algunos animales marinos secretan caparazones de carbonato calcico y absorben el radical carbonato de las aguas que los rodean. La abundancia de 0-18 presente en el caparazón, en relación con la cantidad de normar 0- 16, dará una buena indicación sobre la temperatura del mar. La medida exacta de la proporción de 0 – 18 a 0-16, en los caparazones fósiles, permite calcular la temperatura de los mares de épocas pasadas.

El método es tan preciso que se pueden detectar diferencias tan pequeñas como 0,5° C. En las secreciones de un caparazón se pueden medir, incluso, los leves cambios estacionales de temperatura. Desde luego, es muy importante que la composición del caparazón original no se haya alterado por recristalización.

Ver:Historia de la Evolución del Cambio Climatico

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología TECNIRAMA Fasc. N°129 (CODEX) Los Climas Antiguos

Peces que Producen Electricidad Tipos de Peces

INTRODUCCIÓN: La electricidad existe en todo el mundo natural, y es fuente de movimiento de todos los seres vivientes.Algunas formas de electricidad son más espectaculares que otras. El relámpago que resplandece en el cielo es más emocionante que la contracción de un músculo, pero en ambos fenómenos interviene la electricidad.

Los seres humanos suelen advertir un crujido cuando peinan sus cabellos o acarician a un gato, pero en general no son muy sensibles a la electricidad. Por ejemplo, no podemos sentir en qué dirección fluye una corriente eléctrica, en tanto que un animal microscópico llamado paramecio puede detectarla sin error.

En el cuerpo humano las células producen pequeñísimas cantidades de electricidad, pero el hombre no posee órganos especiales que sean sensibles a aquélla, ni tiene un particular “sentido eléctrico”. Ese sentido existe entre varios grupos de peces. Algunos de ellos responden simplemente a las corrientes eléctricas del agua, en tanto que otros están equipados para generar su propia electricidad, que utilizan para saber qué sucede a su alrededor.

Pueden hacerse mediciones eléctricas en muchos procesos, tales como el crecimiento, la producción de hormonas, el aprendizaje y el funcionamiento de los nervios y de los músculos. Son absolutamente necesarias para la completa comprensión de la fisiología del organismo. En los últimos años se ha usado el electroencefalograma para registrar las ondas eléctricas del cerebro humano.

Los neurólogos pueden notar fácilmente una anormalidad examinando las curvas obtenidas. Del mismo modo, los ritmos del corazón pueden ser registrados, y con esta información un médico experto puede hacer un diagnóstico preciso.

Si se colocan dos electrodos en puntos apropiados de la superficie de un organismo, puede observarse, entre ambos, una pequeña diferencia de potencial eléctrico (o diferencia de tensión eléctrica). Esto ocurre en todos los animales y plantas. Por ejemplo, existe una diferencia de potencial de alrededor de 60 milivoltios (un milivoltio es la milésima parte de un) voltio) entre el extremo y la base de una raíz de cebolla; entre dos puntos de la superficie del cuerpo humano pueden observarse diferencias de hasta 80 milivoltios, aunque, hablando en líneas generales, las tensiones medidas son del orden de 10 milivoltios o menos. Por otra parte, se miden tensiones relativamente grandes cuando pasan señales nerviosas a lo largo de un nervio, y cuando tales señales provocan la contracción de un músculo.

Uno de los peces que exploran el mundo por medio de la electricidad es el pez-cuchillo africano. En realidad, este pez podría ser descripto como una batería eléctrica viviente. Tiene órganos especiales que producen vibraciones eléctricas a un promedio de 300 por segundo.

pez anguila electrica
La anguila eléctrica puede descargar un voltaje suficiente para aturdir a un hombre.
Unas 10 000 células generan 550 voltios. Es el más peligroso de todos los peces eléctricos es la anguila eléctrica, cuya descarga es suficientemente potente como para atontar a un hombre. Una anguila eléctrica tiene entre 6.000 y 10.000 células generadoras separadas, que juntas producen una descarga de unos 550 voltios. Al igual que el pez-cuchillo africano, la anguila eléctrica tiene una cabeza cargada positivamente y una cola cargada negativamente. La corriente fluye alrededor y a través de la anguila, pero debido a la presencia de tejidos grasos alrededor de sus órganos vitales, la anguila no se electrocuta a sí misma.

pez cuchillo africano
El pez-cuchillo africano, al igual que la anguila, tiene la cabeza con carga positiva y la cola con carga negativa. Una corriente eléctrica fluye entre ambas, creando un campo eléctrico alrededor del pez.

La cabeza de este pez tiene cargas positivas y su cola cargas negativas. Una débil corriente eléctrica fluye entre las dos, creando un campo eléctrico alrededor del pez. Su “batería” está siempre conectada, puesto que vive en el agua que es un buen conductor de la electricidad. (Una batería hecha por el hombre, tal como la que se utiliza en las radios de transistores, contiene dos electrodos de metal, uno positivo y otro negativo. Cuando éstos están conectados a un material que conduce electricidad, la corriente comienza a fluir.).

El pez-cuchillo utiliza en forma práctica su campo eléctrico. En todo el cuerpo del pez hay órganos diminutos sensibles a la electricidad, que registran cualquier disturbio en el campo eléctrico que lo rodea. De este modo, puede percibir la presencia de obstáculos en él agua a la distancia de uno o dos metros.

Hay otro pez eléctrico que puede producir corrientes muchos más potentes que las del pez-cuchillo. Estos peces usan sus cargas eléctricas para dejar inconscientes a otros peces antes de devorarlos. Hace más de 2 000 años, el gran filósofo griego Aristóteles observó los poderes sorprendentes de la raya torpedo, y escribió que la raya “narcotiza a las criaturas que quiere atrapar, dominándolas con la fuerza de una sacudida que emana de su cuerpo”.
La raya torpedo tiene dos grandes órganos en forma de habas, situados a cada lado de los ojos.

Raya Torpedo

Permanece quieta, esperando en el fondo del mar, hasta que una presa apetecible aparece dentro del radio de sus golpes paralizantes. Entonces aturde a sus víctimas con una descarga de hasta 220 voltios.

El fenómeno de la producción de electricidad por los animales fue observado, por primera vez, en algunos peces. Estos seres tienen una capacidad de generar electricidad muy superior a la de cualquier otro organismo vivo. La utilizan para ayudarse en la navegación, o con propósitos defensivos y ofensivos.

La raya eléctrica gigante puede producir una corriente de 50 amperios y una tensión eléctrica de unos 50 voltios, suficientes para electrocutar a un pez de buen tamaño. El gimnoto o anguila eléctrica de los ríos sudamericanos (Electrophorus electricus) puede producir una descarga de varios cientos de voltios. Algunas otras especies de peces, como los mormíridos, producen corrientes eléctricas menos intensas y tensiones desde una décima a varios voltios. Esta capacidad es muy útil al pez como sistema de navegación en los ambientes oscuros, y le sirve también para detectar sus presas y sus enemigos.

Las investigaciones  sobre los órganos eléctricos de los peces han proporcionando datos que ayudan a comprender cómo pasa una señal nerviosa desde una célula a otra, problema que ha preocupado a los neurofisiólogos durante muchos años.

Los antiguos no sabían cómo estos peces producían la electricidad, aunque se han recogido muchos documentos que demuestran hasta qué punto les fueron familiares. Los primitivos escultores egipcios reprodujeron la imagen del siluro eléctrico (Malapterurus electricus) y Platón escribió que la raya torpedo mataba a sus presas mediante una descarga eléctrica. El médico romano Scribonio, por ejemplo, prescribía la descarga de una raya torpedo para curar la gota, y, más adelante, se prescribió el mismo tratamiento para las jaquecas.

 Se han estudiado los mismos órganos eléctricos, con la esperanza de que podrá llegarse a comprender el funcionamiento de los nervios y músculos. Es sorprendente que un grupo de peces, sin ninguna relación entre sí, posean tales órganos eléctricos. Las rayas eléctricas y las lijas son selacios con un esqueleto cartilaginoso, y entre los teleósteos eléctricos encontramos formas tan diversas como el pez cuchillo (gimnótidos) de América del Sur y Central, los mormíridos de África, como el pez de hocico de elefante, el siluro eléctrico del Nilo y el “pez astrónomo” (Astrocopus), que se encuentra en algunas zonas de la costa atlántica de América.

Siluro Eléctrico

Pez Hocico de Elefante

La distribución, estructura y funcionamiento de estos órganos también varía de unas especies a otras. En la mayoría de los casos, los órganos eléctricos se forman a partir de fibras musculares que se modifican durante el crecimiento y desarrollo del embrión, aunque los órganos del siluro eléctrico son glándulas dérmicas modificadas. La cola constituye alrededor de las cuatro quintas partes del cuerpo de un gimnoto.

Más de la mitad está ocupada por el órgano eléctrico. Como en las otras especies, dicho órgano está constituido por grandes células aplanadas: las electroplacas. Una de las superficies planas de cada electroplaca está abundantemente provista de fibras nerviosas, mientras que la otra superficie no tiene nervios. Las electroplacas están acumuladas una sobre otra, en largas columnas, en las que las caras con terminaciones nerviosas están orientadas siempre en la misma dirección.

El gimnoto tiene hasta setenta columnas de electroplacas que corren a lo largo de su cuerpo, por ambos lados, y cada una contiene hasta diez mil células eléctricas. Las electroplacas, por otra parte,, están conectadas en serie, de modo que puedan producir una tensión eléctrica grande. Las columnas están conectadas en paralelo y pueden producir también corrientes grandes. Gracias a esto, el gimnoto es capaz de vencer la alta resistencia eléctrica del agua dulce ,que le rodea y transmitir una considerable descarga.

Los peces de agua salada tienen un número mucho menor de electroplacas, fenómeno que, lógicamente, debe estar relacionado con la menor resistencia eléctrica del agua marina. Los impulsos nerviosos del cerebro producen intermitentemente cambios en las células, de modo que la corriente eléctrica pueda fluir a la próxima célula. Cuando todas estas células contribuyen a este efecto, más o menos simultáneamente, se produce una descarga eléctrica de considerable intensidad.

La superficie interna de la cara celular, provista de terminaciones nerviosas, se carga positivamente, con respecto a la cara externa, y, puesto que todas las células están orientadas de la misma forma, la corriente fluye entre la cola y la cabeza. El circuito se completa con el medio externo, que puede incluir el cuerpo de algún otro pez.

Pez Gimnoto Eléctrico

El órgano eléctrico del gimnoto se divide en tres partes y cada una es capaz de producir una descarga de difererite intensidad. Los órganos de la lija eléctrica y de los mormíridos están situados en la cola; en cambio, en la raya, estos órganos son de forma arriñonada y están situados en las aletas pectorales (pecho).

Los del siluro eléctrico forman un “manguito” que rodea la región media del cuerpo, inmediatamente debajo de la superficie de la piel. Recientemente se ha descubierto, y esto es más interesante, quizá, que la producción de grandes descargas, que varios tipos de peces producen débiles campos eléctricos que les facilitan la navegación.

Parece ser que emplean un sistema de gobierno eléctrico, análogo al de los murciélagos, que usan ondas sonoras de alta frecuencia. La frecuencia de las ondas eléctricas que emiten estos peces varía, desde alrededor de veinticinco por segundo, en algunas especies de gimnotos, hasta mil quinientas por segundo en los peces navaja (Apteronotus) de América.

Además de ser capaces de generar electricidad, estos peces, débilmente eléctricos, pueden detectar las alteraciones de los campos eléctricos producidos mediante órganos sensitivos especiales. Estos últimos están todavía por identificar, pero se sabe que, cuando se les cortan fibras nerviosas del cerebro, estos peces son incapaces de detectar objetos metálicos en el agua, como hacen normalmente.

Muchos peces huyen de los objetos que detectan, mientras otros atacan los objetos metálicos con gran ferocidad. Además de su uso para la navegación, los sistemas emisor y receptor parecen tener también finalidades ofensivas y defensivas.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología TECNIRAMA Fasc. N°84 (CODEX)
La Naturaleza Lo Pesnó Antes (SIGMAR)

Araña Acuática Características Respiración bajo el agua

UNA ARARÁ SINGULAR
En 1746 publicó Linneo su libro Fauna suecica, que recoge, ordenadamente, por categorías taxonómicas, todos los animales que pueblan el hermoso país nórdico. Entre ellos se encuentra la araña acuática (Afgyroneta aquatica), una araña que no ofrece nada notable por sus colores ni por su forma, pero que se distingue de todos los arácnidos conocidos por su singular facultad de sumergirse en el agua, vivir y aparearse dentro de ella, no obstante su respiración aérea. Se encuentra en los arroyos de curso lento, donde habitan pequeños insectos y organismos acuáticos.

araña acuatica argyroneta

La araña del agua tiene el abdomen cubierto de un vello que impide que se moje la epidermis y, cuando nada, dicha parte del cuerpo queda envuelta en una capa de aire, que basta para satisfacer las necesidades de oxígeno de los opérculos traqueales, mientras que los demás arácnidos se ahogan cuando se los sumerge en agua, y no pueden vivir en ella sino algunos instantes.

Cuando la araña acuática nada, su abdomen se asemeja a una burbuja de aire que se mueve y agita vivamente. Su medio de vida normal es el agua y, aunque sale algunas veces para perseguir los insectos que le sirven de alimento, en seguida vuelve a ella con su presa.

Cuando la araña de agua trata de construir su nido, análogo a una campana de buzo, nada hacia la superficie, con la cabeza hacia abajo; eleva sobre el agua la extremidad del abdomen, dilata sus hileras y vuelve a sumergirse con rapidez; en virtud de esta operación, produce una pequeña burbuja de aire, que se fija en el ano; nada después hacia el tallo de la planta en que se propone establecer su nido y deja la burbuja adherida allí.

El arácnido vuelve a subir a la superficie para tomar otra burbuja, que une a la primera, y, cuando ha conseguido aumentar lo suficiente su globo de aire, lo rodea de hilos de seda, que segrega al efecto, dejando libre una entrada por la parte inferior: en este nido permanece la araña la mayor parte del tiempo. Desde él tiende una red de hilos en la que quedan prendidos muchos insectos.

La araña acuática construye sus celdillas en primavera y en otoño, y en ellas pasa el invierno. Para observar sus reacciones, se sumergió una de estas arañas en una vasija con agua limpia, donde vivió hasta cuatro meses; había construido su nido lleno de aire, sujetando los hilos en una de las esquinas del recipiente, y en él vivía inmóvil, como aletargada; a los tres meses, se introdujo en el agua un insecto acuático; rápidamente se apoderó de él y lo devoró; a pesar de su ayuno, conservaba bastante agilidad y parecía muy bien dispuesta para comer. Si se rasga el nido, para que escape el aire, la araña sale de él, y procede a construir otro o a reparar el antiguo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y Tecnologia TECNIRAMA N°86

La Comunicación de los Gorilas Koko y Kanzi Lenguaje

La razón de que los chimpancés y los humanos  estemos  tan  próximos desde el punto de vista genético se explica por la cercanía en el tiempo de estas   transformaciones   evolutivas probablemente no debamos retrotraernos más de cuatro millones de años. A pesar de este breve lapso de tiempo, la diferencia en lo que respecta a nuestra inteligencia y capacidad craneal es muy importante. Un cambio en apariencia tan simple como poder disponer de nuestras manos parece ser el punto de partida de una revolución evolutiva.

Los primates aparecieron por primera vez en la isla de Madagascar, separada de África desde hace 165 millones de años. La isla alberga en la actualidad algunas de las especies con mayor riesgo de extinción. Por ejemplo los lémures son algunos de los descendientes de aquellos primates primitivos, entre otras especies como los gálagos.

De los primates el grupo más numeroso de todos es el de los monos. Éstos dieron lugar a tres variedades: los monos del «Viejo Mundo», los del «Nuevo Mundo» y los simios.

La ciencia ha descubierto que sus genes son muy similares y, aunque los monos tienen cola y los simios no, lo cierto es que pertenecen a la misma familia biológica.

Los monos habitaron en un principio en África, pero hoy podemos encontrarlos también en Asia y Suramérica.

¿Cómo llegaron hasta allí? No había forma de hacerlo por tierra, y desde luego no pueden volar ni nadar (al menos no como para atravesar un océano de miles de kilómetros). Eso quiere decir que sólo queda una posibilidad: hicieron auto-estop. De algún modo, hace unos veinticinco millones de años, uno o quizá varios grupos de monos africanos atravesaron el Atlántico en una balsa hasta llegar a las costas de lo que hoy es Brasil. Es ahora cuando aparecen los primeros fósiles de mono americano.

Estos monos del Nuevo Mundo se caracterizan por tener la nariz chata, y por usar la cola para ayudarse en sus balanceos mientras permanecen colgados de los árboles. De hecho, son capaces de suspenderse de una rama únicamente con la cola, como si fuera una tercera mano.

Ciertas pruebas genéticas recientes, así como el registro fósil, sugieren que los graneles simios africanos evolucionaron a partir de especies tales como los gibones y los orangutanes que antes habitaron Asia. Esto significa que, hace unos diez millones de años, uno de esos grupos de simios hizo el camino de vuelta a través de Asia hasta llegar a África.” Aquí evolucionaron y dieron origen a los gorilas y chimpancés actuales.

Los gorilas son unos educados vegetarianos que viven no en los árboles, sino en las praderas. Sólo dos especies sobreviven en nuestros días y ambas están en peligro. Varios cientos de ejemplares murieron en 2004 a causa del virus del Ebola, para el cual aún no se conoce vacuna. Los gorilas son muy inteligentes. Koko, nacida en 1971, es un gorila hembra que vive en cautividad en California. Desde que tenía un año ha estado «recibiendo clases» de la lengua de signos. Su entrenadora, la doctora Penny Patterson, asegura que maneja un vocabulario de mil palabras. Desde que Koko demostró sus habilidades comunicativas por primera vez, se ha abierto una especie de debate científico. ¿Realmente comprende lo que dice? ¿O quizá sólo espera una recompensa si dice lo que se espera que diga? En agosto de 2004, Koko dio a entender que tenía dolor de muelas; según sus adiestradores fue incluso capaz de indicar el grado de dolor que sentía en una escala de uno a diez.

gorila koko

Pero no es ése el único rasgo humano que Koko es capaz de mostrar. Ella es uno de los pocos animales que se sepa que han cuidado de una mascota. En 1984, Koko pidió un gato y eligió uno de color gris de entre los gatitos de una carnada abandonada. Lo llamó All Ball. Koko cuidó del gato como si fuera un bebé gorila, hasta que un día All Ball se escapó de la jaula de Koko y murió atropellado por un coche. Koko estuvo llorando durante dos días. Desde entonces, ha adoptado a otras mascotas, incluidos dos gatitos más, Lipstick y Smoky.

Los seres humanos somos simios. Hasta los años sesenta del siglo XX se creía que nos habíamos separado de éstos hace unos veinte millones de años, principalmente porque por aquel entonces eran muy pocos los fósiles que podían probar lo que había ocurrido y cuándo. Se suponía que esa ruptura entre ambos debía remontarse bien atrás en la historia; de lo contrario, no habríamos tenido tiempo de evolucionar y convertirnos en seres tan aparentemente superiores. Hablamos, construimos cosas, inventamos máquinas sorprendentes, somos limpios (por lo general), ingeniosos, y parece que hemos dominado la naturaleza, adaptándola a nuestras necesidades.

Pero a comienzos de la década de 1990, los biólogos moleculares descubrieron que los humanos compartimos al menos el 96 por 100 de nuestro código genético (ADN) con los otros grandes simios (chimpancés, gorilas y orangutanes). Estos análisis demostraron que los humanos descendemos de un simio que vivió, probablemente, entre hace cuatro y siete millones de años, o lo que es lo mismo, justo noventa segundos antes de la medianoche en nuestro reloj.

Los descendientes de aquel simio se dividieron, por un lado, en el grupo de los chimpancés y sus primos los bonobos, y por otro, en los primeros seres humanos. Quién fue este antepasado y dónde vivió es un gran misterio aún por resolver.

¿En cuánto podemos cuantificar lo que nos diferencia de nuestros parientes más cercanos del reino animal?

Sabemos que los chimpancés, al igual que los gorilas, son capaces de comunicarse. Kanzi es un simio bonobo nacido en 1980 y que en la actualidad vive en Georgia (Estados Unidos). Es capaz de comprender más de 3.000 palabras inglesas, muchas más que Koko, la gorila. Cuando Kanzi quiere «responder», señala a una serie de dibujos para hacerse entender por los humanos.

gorila kanzi

En noviembre de 2006 sus cuidadores llevaron a Kanzi a dar un paseo por el bosque después de haber tocado los símbolos correspondientes a «dulces» y «hoguera». Cuando llegaron al bosque, Kanzi se dedicó a recoger y apilar ramitas, encender un fuego y calentar sus propias golosinas colocadas en el extremo de un palo.

Fuente Consultada:
Todo Sobre Nuestro Mundo
Historia del Planeta, La Vida  Hasta el Siglo XXI
Christopher Loyd

Plantas de Hojas Comestibles Mas Comunes

PLANTAS DE HOJAS COMESTIBLES Y POPULARES

Sabemos que las vitaminas son sustancias indispensables para regular nuestra nutrición, y una de las condiciones de la ración alimentaria en la dieta normal del hombre, es que el contenido de vitaminas debe ser suficiente. La falta de vitaminas se llama avitaminosis, y su insuficiente administración, hipovitaminosis.

Las plantas verdes aportan al organismo las siguientes vitaminas: vitamina A, vitamina Bi (tiamina), cuya falta produce el beriberi, vitamina B2   (riboflavina), vitamina C (ácido ascórbico), vitamina PP (antipelagrosa), todas esenciales para el mantenimiento del organismo.

Se explica así la aleccionadora anécdota que refiere el intento del papa Urbano VI, en 1380, de modificar la estricta dieta que imponía la severa regla de la orden de los frailes cartujos que prohibía comer carne. Urbano VI quiso permitirles alterar su régimen vegetariano, aunque fuese sólo en las grandes festividades, y cuenta la historia que una delegación de monjes, el más joven de los cuales era casi nonagenario, se apersonó al Santo Padre para rogarle que les permitiera seguir rigurosamente con su régimen alimentario, que tan conveniente resultaba para su salud.

Es indiscutible que la inclusión de verduras en nuestra dieta es no sólo necesaria sino agradable, pues otorga variedad a nuestros platos y hace más digeribles algunos alimentos.

acelga

ACELGA (Beta vulgaris. V. cycla) – Familia: Quenopodiáceas.

Pertenece a la familia de las remolachas (de huerta, azucarera, forrajera), pero en lugar de raíz napiforme tiene raíz ramosa. Según la variedad, se aprovechan las hojas, los anchos pecíolos carnosos, o ambas cosas.

CARDO – CARDO DE CASTILLA (Cynara cardúnculus) – Familia: Compuestas.

Planta originaria de España y norte de África. Es adventicia en nuestro país, en donde se ve comúnmente en campos de pastoreo. Se cultiva en la huerta, aporcando sus pencas para que se desarrollen blancas. Suele pesar más de tres kilogramos. Se prepara de muy diversas formas.

col

COL (Brassica olerácea) – Familia: Cruciferas.

De esta planta hortícola cultivada por el hombre desde remotísimos tiempos, existen muchas variedades que sirven de alimento, consumiéndose crudas, hervidas, guisadas o encurtidas. Entre ellas están la berza común, el repollo o lombarda, el colinabo, el brécol, la col de Bruselas, la llanta o bretón y la coliflor.

achicoria

ACHICORIA (Cichórium intybus) – Familia: Compuestas.

Originaria de la India, es adventicia en todo el mundo. Se cultiva desde tiempo inmemorial, utilizándose sus hojas tiernas en ensalada, y su raíz tostada y molida, como sustituto del café.

Se la llama también radicheta, como a otra compuesta silvestre, el amargón, de usos semejantes.

berro

BERRO (Sisymbrium nastúrtium) – Familia: Cruciferas.

En estado natural crece en lugares muy húmedos y en aguas poco profundas, en zanjas, acequias y arroyuelos.

Se cultiva plantándolo en surcos bien regados. Con él se prepara, sobre todo, una excelente ensalada, pues, además de ser apetitoso, es rico en vitaminas y contiene yodo, hierro y azufre. Asimismo se lo considera como un buen depurativo de la sangre.

escarola

ESCAROLA (Cichórium endivia) – Familia: Compuestas.

Es una variedad de la achicoria. Cuando se cultiva en los huertos, con el fin de obtener hojas más gruesas, tiernas y blancas, se le efectúan sucesivos aporques. Constituye una ensalada muy apreciada.

lechuga

LECHUGA (Lactuca sativa) – Familia: Compuestas.

-De origen asiático, se cultiva hoy en todo el mundo y se utiliza como la ensalada más común en todas las estaciones. Mediante cultivo, se han conseguido interesantes variedades, algunas muy repolladas y de gran desarrollo.

apio

APIO (Ápium graveolens) – Familia: Umbelíferas.

La especie silvestre prefiere suelos salinos y húmedos y lugares sombríos.El cultivo (que ha producido muchas variedades) le procura notable desarrollo a las pencas o costillas y un cogollo muy blanco y tierno, partes que se consumen sobre todo crudas, en ensalada.

espinaca

ESPINACA (Spinacia olerácea) – Familia: Quenopodiáceas.

Esta difundida planta hortícola fue importada a Europa por los árabes, y de allí pasó a América. Es una de las hortalizas que contiene mayor cantidad de hierro y de vitamina antixeroftálmica (vitamina A).

Las verduras de hoja deben ser cortadas para su cocimiento, en el mejor momento de su proceso vital diario; es decir, pocas horas antes de la puesta del sol. En ese período, las hojas han acumulado la máxima cantidad de los elementos nutritivos, que más tarde, durante la noche, se dirigen hacia las raices, restándole sus cualidades más nutritivas.

Definición Aporque: El acto de poner tierra al pie de las plantas, sea como lampa, sea con arados especiales de doble vertedera para darles mayor consistencia y así conseguir que crezcan nuevas raíces para asegurar nutrición más completa de la planta y conservar la humedad durante más tiempo.

 

Reproducción de las Plantas Organos y Mecanismo Curiosidades Plantas

Reproducción de las Plantas
Órganos y Mecanismo Reproductivo
Curiosidades

Una flor, considerada desde un punto de vista científico, no ha sido creada para ser un elemento de adorno, sino para morir, es decir, para dejar de ser flor, convertirse en un fruto y de este modo hacer posible la vida de muchas otras plantas. La flor, pues, no representa en Botánica sino la multiplicación y la reproducción de la especie.

INTRODUCCIÓN: En el lugar más inhospitalario, en  el suelo más pobre, ya sea un pantano,un desierto, salina o roca viva, siempre existe una manifestación de la vida vegetal: liquen,  alga, hongo o hierba,  que prospera  allí donde llegue  la luz, la  humedad y el calor, aunque sea en mínimas proporciones, debido a la virtud fecundante de tales elementos.

Lo que se ha dado en llamar “el experimento natural de  Krakatoa” reveló Maravillas de adaptación, en el milagroso resurgimiento de la vida, en un lugar que había quedado prácticamente esterilizado por el fuego y por los gases.

Escuetamente expresado, se trata de lo siguiente: el 27 de agosto de 1883, en la isla de Krakatoa, situada en el estrecho de la Sonda, entre Java y Sumatra, voló en pedazos como consecuencia de una espantosa erupción. Lo que quedó de ella humeaba todavía cuatro meses después.

El botánico traecas E. Cotteau, que visitó la isla nueve meses más tarde, no encontró el menor vestigio de vida vegetal. Pero a los tres años ya existían helechos, gramineas y cocoleras, y en 1930 una frondosa vegetación la cubría en casi su extensión. A tal punto es prodigiosa la naturaleza.

Esporass y semillas que llegaron por los más diversos medios naturales realizaron el milagro de la propagación de los vegetales, que luego se reprodujeron y multiplicaron hasta llenarla de verdor.

CÓMO PUEDE CREARSE OTRA PLANTA. El destino de todos los seres vivos es morir y, por tanto, la tendencia más fuerte de la vida es perpetuarse. Los vegetales no escapan a esta ley. Algunos, los más simples, como las bacterias, lo consiguen por simple partición y a medida que se asciende en la escala botánica, la morfología, la constitución del vegetal y su forma de reproducción se van complicando.

Existen procedimientos de reproducción llamados asexuales, o sean los que no necesitan una complicada diferenciación de partes destinadas especialmente para la reproducción. Así, el que arranca una rama verde, con yemas, de un algarrobo o una higuera y la planta, verá que al cabo de un tiempo, de aquella rama desgajada nace un árbol nuevo. Ésta es la multiplicación por estaca. Algo parecido ocurre cuando se planta un esqueje de clavelina, que no es otra cosa que un tallo joven.

Los injertos son partes vivas, yemas, de una planta que se colocan o implantan en otra a fin de que vivan y crezcan a expensas de la savia suministrada por las raíces de la planta-patrón. Pero esto, lo mismo ocurre plantando bulbos (cebollas) o tubérculos, no es propiamente multiplicación, ya que se parte de un vegetal adulto ya existente, y estos procedimientos no pueden dar lugar a millares de seres nuevos, sino generalmente a uno solo o a un número muy limitado.

injerto de plantas

Las plantas superiores o Fanerógamas se reproducen gracias a una diferenciación de partes encargadas especialmente de convertirse en semillas. Aquí la vida de la planta, por entero, parece tender a esta reproducción, como si en ella centrara toda su finalidad de existir. La disposición de partes, la aceleración o retardo del ritmo vital, la acumulación de reservas, etc., está encaminada a conseguir este fin: la producción de nuevas semillas.

Ésta podría ser la definición de flor: una parte de la planta, un brote, especializado en la producción de nuevas semillas. Porque una flor no es sino un brote, un conjunto de hojas tiernas transformadas para que puedan cumplir su misión.

He aquí el esquema de una flor completa:
Parte estéril
caliz       ……….     sépalos   (verdes)
corola    ……….    pétalos      (coloreadas)

Parte fértil de la flor
androceo  ……….    estambres (masculino)
gmeceo     ……….     carpelos    (femenino)

partes de una flor

LAS   HOJAS  QUE PROTEGEN LA FLOR:  Si los cuatro elementos citados constituyen una flor , en rigor, lo esencial son los dos últimos. El cáliz y la corola pueden compararse a las cejas, párpados y pestañas que protegen al ojo humano. Una flor sigue siendo propiamente tal aunque le falten aquéllos, como en la flor del fresno, que por carecer de ambos se llama «desnuda». Del mismo modo pocdría faltarle este eje fino y flexible que la sostiene y la une a la rama, el peciolo. Entonces la flor se llamar., «sentada».

El cáliz de una flor son esas hojas generalmente pequeñas, apiñadas debajo de los pétalos encarnados de la rosa o del clavel, que parecen sostener la hermosura espléndida de la corola. El perfume de ésta se debe a unas glándulas que segregan un líquido azucarado llamado néctar. Su misión no es solamente la de hacer que la flor se cotice a alto precio, como en el caso de las gardenias, sino atraer a los insectos para que, chupando codiciosos el azucarado líquido contribuyan a propagar el polen, como se verá más abajo.

La forma de la corola, el tamaño y color de los pétalos es tan variable que basta contemplar un prado florido o el escaparate de una floristería para darnos cuenta de la inmensa riqueza del mundo floral. Las hay que presentan formas muy complicadas, comías que reciben el nombre de labiadas, apersonada; amariposadas, etc.

La forma de la corola parece no revestir demasiada importancia para el futuro destino de la planta (la creación del fruto), pero en la clasificación de las Angiospermas, que son las especies no estudiada; todavía, el botánico se fija en dos caracteres principales: el número de cotiledones de la semilla y de forma de la corola. De este modo, el complicado mundo de los vegetales halla un orden y una explicación encadenada de su razón de ser.

FORMAS DE REPRODUCCIÓN DE LAS PLANTAS
Como todos los seres vivos, las plantas nacen, crecen, se reproducen y i-ueren. Mediante la reproducción, la especie se perpetúa, y desde los seres .-celulares hasta el gigantesco eucalipto, en la variedad Infinita de seres sae  integran  el  reino vegetal, observamos tres diferentes formas de reproducción:

a) REPRODUCCIÓN VEGETATIVA O ASEXUAL. Es la más simple y se realiza, como lo sugiere el nombre, mediante brotes, renuevos o yemas, que a menudo se encuentran transformados en “bulbilos”, que suelen formarse:

1)en la axila de las hojas, como sucede en la azucena silvestre, cuyo nombre científico es Lílium martagón;
2)entre las escamas de los bulbos subterráneos, o directamente en la cabezuela floral, como sucede en el conocido ajo silvestre.

El   desprendimiento de los “bulbilos”, caídos y arraigados en el suelo, dá lugar a la rápida formación de nuevas plantas.

b) REPRODUCCIÓN AGAMA. Es también una forma de reproducción vegetativa, puesto que es total o parcialmente asexual (en los heléchos, p. ej., sólo en parte de su ciclo).

La palabra “ágama” (del griego “a”, sin, y “gamos”, bodas) expresa la forma de reproducción de las plantas críptógamas (bodas ocultas), o sea de las plantas sin flores. La forma más común de multiplicación de algas, musgos, hongos y heléchos es mediante las células especiales de propagación denominadas “esporas”.

c) REPRODUCCIÓN SEXUAL. Es propia de los vegetales llamados superiores o plantas fanerógamas (matrimonio visible). Para realizarla, la planta dispone de un mecanismo prodigioso, la flor, maravilla de biotécnica que tiende en todos sus detalles a asegurar la propagación de la especie, venciendo los mil obstáculos que se derivan de la inmovilidad del vegetal, como también la distancia que lo separa del otro.

Veremos ahora someramente las piezas esenciales de ese mecanismo de reproducción. Aquí se observa un estambre ampliado, cuya ubicación el la flor puedes verla en la figura de arriba, donde se muestra el interior de una flor.

repruccion de las plantas estambres

Esta imagen que vemos abajo,es la de un grano de polen, cuya misión es ingresar por la antera del estambre para luego siguiendo su viaje descendente para fecundar la flor.

corte de una flor

PISTILO O GINECEO: Es el conjunto formado por el el estilo y el estigma.
El estigma sirve para retener los granitos de polen y germinarlos, para que puedan,   prolongándose,   llegar  hasta   los  óvulos  a fin de fecundarlos. El estilo, entre el ovario y el estigma, es una prolongación estéril del ovario. Sirve como conducción del tubo polínico. El ovario, formado por una o varias celdas cerradas, contiene los óvulos (futuras semillas) que serán fecundados por el polen. El óvulo, a veces de estructura muy complicada, se encuentra en el interior del ovario, y es el que contiene las células que son utilizadas para la reproducción de la planta.
La oosfera (gameta femenina), que se une con un núcleo generativo (hay dos) del tubo polínico que penetra por el micrópilo, cuyo nombre significa puerta pequeña. Da origen al embrión de la semilla. Los núcleos secundarios del óvulo se unen con el otro núcleo generativo del tubo polínico y dan origen a los tejidos del albumen, que es la sustancia que nutre  al embrión. La calaza es la zona de unión entre el núcleo y la membrana interna que cubre el óvulo. Por allí pasan las sustancias nutritivas destinadas al embrión.

planta reproduccion sexual

FECUNDACIÓN DE LA FLOR: El grano de polen que ha llegado al estigma se fija en él y germina. El estigma produce jugos adherentes que no sólo retienen al grano de polen, sino que lo nutren para que germine.
Además, las papilas estigmáticas, favorecidas por la particular conformación de los granitos de polen (observar la ilustración correspondiente), aseguran su fijación. El grano de polen “sembrado” en el estigma emite una prolongación (tubo o hilo polínico) que atraviesa el estilo, penetra por el micrópilo del ovario y fecunda el óvulo.
Uno de los núc’eos generativos que lleva el tubo polínico se une a la oosfera y de esa unión resultan las células que forman el embrión de la semilla, es decir, la plántula, con la radícula, la plúmula o talluelo y la gémula, esbozo del vegetal que con el tiempo habrá de desarrollarse.

EXPLICACIÓN DEL MECANISMO DE LA REPRODUCCIÓN CON UN GRANO DE POLEN:

Ahora que conocemos los órganos reproductivos de una planta, vamos a estudiar como el polen fecunda una flor. A los niños les gusta acariciar el vastago amarillo de los lirios porque deja en sus dedos un polvillo sutil y finísimo, con el cual se pueden pintarrajear el rostro. Es el polen, la semilla vital del órgano masculino llamado androceo.

Los estambres son como varillas finas y delicadas que terminan en un ensanchamiento llamado antera. Semejan un diminuto panecillo dividido en dos por un surco. En algunas flores basta tocar la antera para que se desprenda del estambre. Cada especie botánica posee un número de estambres determinados. Adoptan formas muy diversas y en algunos casos están unidos por las anteras. Dentro de éstas, como encerrados en un saquito, se encuentran los granes de polen, que se parecen mucho a las esporas de los heléchos.

Vistos al microscopio son muy distintos Son células vivas, dotadas de un poder genético extraordinario. Su nombre técnico es el de gameto: masculinos o espermatozoides. (ver la imagen superior)

El gineceo es como una botella, generalmente de largo y cerrado cuello. Su base está unida al receptáculo floral, es decir, a la masa formada por el peciolo, los pétalos y los sépalos. La botella se mantiene derecha y en su interior, en el ensanchamiento; se halla un espacio con un cierto número de óvulos. El cuello de esta botella termina en un tapón denominado estigma. La botella se llama carpelo. La parte ensanchada es el ovario. El cuello, el estilo.

Ahora cabe imaginar todas las variaciones posibles de estos elementos fundamentales, desde el carpelo con un solo óvulo hasta el que tiene infinitos; la flor que carece de estilo, el ovario dividido en compartimientos gracias a tabiques, etc. En las fresas, los carpelos están separados y libres; en el tilo, al contrario, se hallan apiñados en un solo haz. En éste, el ovario está casi fuera de la masa floral, mientras en la flor del peral se halla hundido en ella.

Los óvulos emplazados dentro de la botella que debemos denominar carpelo pueden hallarse alrededor de un eje como en las manzanas, o bien contra la pared del ovario. En los guisantes, los óvulos están emplazados en fila, mientras que en el melocotón existe un solo ovario y un solo óvulo.

El óvulo es el gameto femenino. El polen lleva el gameto masculino. Hay plantas que en el mismo tronco producen ramas con flores masculinas y otras con flores femeninas. Se denominan plantas hermafroditas, como el maíz, en el que existen flores de distinto sexo en el mismo tronco. En cambio, en la palmera, nunca se da una flor masculina en una rama con flores femeninas, pero sí en un solo árbol habrá flores de cada sexo.

De pronto, avanzada ya la primavera, la flor, que se encuentra en el apogeo de su desarrollo, abre sus pétalos y muestra su exuberante belleza a los rayos del sol. Entonces los granos de polen contenidos en el interior de los sacos polínicos de las anteras, son expulsados, a veces con cierta violencia y emprenden un azaroso viaje.

En el caso del maíz, éste es corto porque las flores masculinas se encuentran en la parte superior de la planta, y el polen sólo ha de caer para posarse sobre los estigmas de las flores femeninas que se encuentran más abajo, en lo que será mazorca.

Lo más normal, sin embargo, es que principie una aventura en la que el viento y los insectos juegan un importante papel. En algunas plantas acuáticas el agua se encarga de transportar el polen hasta su destino, el cuello de la botella, pero generalmente son pájaros, insectos, caracoles y hasta murciélagos los que llevan a cabo este menester cuando el viento no basta.

Porque el viento suele ser el mejor encargado de que se realice la fecundación, llevando los granos de polen hasta las flores femeninas.

En algunos casos como ocurre, por ejemplo, con el pino, la diseminación de polen alcanza proporciones enormes y se realiza a grandes distancias, pero miles de millones de semillas se pierden irremisiblemente. Este polen flotando en el aire es el que produce numerosos casos de alergia, enfermedad que suele convertir a los médicos en detectives, ya que resulta dificilísimo averiguar, en este caso, qué clase de polen es el que ocasiona determinada fiebre. La del heno es una de las más frecuentes.

Las flores hermosas, de amplia corola y vistosos colores, son las que segregan el néctar que atrae a los insectos y éstos, con sus patitas o los pelos de su cuerpo, se llevan el polen necesario para que puedan fecundar la flor femenina. Las mariposas o las abejas que liban de flor en flor se encargan de transportar el polen de las flores masculinas a las femeninas, haciendo así posible la fecundación.

Hay flores, como el agracejo, que tiene los estambres próximos a los carpelos, pero separados por una distancia que imposibilita la fecundación. Entonces basta que un insecto, un cuerpo cualquiera, aunque sea una piedrecita, toquen un estambre para que éstos, con una contracción espasmódica, se abatan sobre los carpelos y el polen penetre en el cuello de la botellita.

La Naturaleza ha dispuesto, de modo parecido, mil ingeniosas trampas a fin de asegurar la polinización, es decir, la distribución adecuada del polen.

Ver una animación en flash

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

CURIOSIDADES DE LAS PLANTAS:

■ ¿Cuándo aparecieron las plantas?
Las primeras plantas no nacieron sobre la tierra, sino en el mar. Y no se trataba de plantas propiamente dichas; sino de seres microscópicos capaces de reproducirse por división y que, luego de una sucesiva evolución, se convirtieron después en otros seres más complejos.

Muy pequeños, y de consistencia gelatinosa, estos primeros organismos no dejaron en las rocas ninguna huella de su existencia, lo que dificulta establecer exactamente su aparición en las aguas marinas.

Las rocas más antiguas, que se remontan a los momentos iniciales de la vida, aparecen totalmente descubiertas de fósiles. Sin embargo, hay coincidencia en que la vida en la Tierra debió empezar hace unos dos mil millones de años.

■ ¿Cuánto demoraron las plantas en “organizarse”?
Para los investigadores, el paso desde las primitivas esferas gelatinosas, mitad vegetales y mitad animales, hasta los seres unicelulares más perfeccionados y ubicados cada uno en su reino, tuvo lugar a lo largo de períodos muy prolongados.

Los flagelados se unieron en determinado momento, formando colonias y masas gelatinosas de individuos al principio independientes y después cada vez más unidos unos a otros, hasta convertirse en un solo individuo más complejo y capaz de reproducirse, multiplicarse y morir.

Para que los primeros seres vivos pudiesen derivarse en formas vegetales bien evolucionadas, como las algas, hicieron falta 1.500 años de lenta transformación. Se puede afirmar que las algas fueron las primeras plantas de características vegetales bien definidas que se difundieron por el planeta.

■ ¿Cuándo conquistan las plantas “tierra firme”?
Hace unos 450 millones de años, en el período Silúrico, una marcada elevación de la corteza terrestre hizo que afloraran a la superficie muchos fondos marinos. Probablemente, este fue el fenómeno que obligó a las plantas marinas a transformarse para poder sobrevivir.

Cuando al secarse las cuencas se encontraron con la atmósfera primitiva, no tuvieron más remedio que modificarse y adaptarse al nuevo ambiente. Una vez iniciada, la evolución vegetal se desarrolló en etapas rapidísimas, de modo tal que, en menos de 50 millones de años, simples algas microscópicas se convirtieron en árboles gigantescos, que formaban los bosques del período Carbonífero.

■ ¿Los hongos son plantas?
Para alimentarse las plantas utilizan una determinada sustancia mediante la cual el agua, las sales minerales y el dióxido de carbono se transforman en los almidones necesarios para su desarrollo. Esta sustancia es la clorofila, y el proceso de transformación se denomina fotosíntesis. Existen, sin embargo, algunas plantas que carecen de clorofila y pueden crecer en la oscuridad, e incluso bajo tierra.

Estos organismos necesitan, para alimentarse, aprovechar las sustancias orgánicas ya producidas por otras plantas. Se los conoce comúnmente como hongos y si consideramos a las plantas como los únicos organismos complejos capaces de generar su propio aliemento, los mencionados hongos no pueden clasificarse como verdaderas plantas.

■¿A qué se debe el color de las algas?
Recientemente se ha demostrado que la distinta distribución de las diversas algas en los fondos marinos obedece a un motivo definido. En efecto, los pigmentos que las colorean y caracterizan sirven para facilitarles la utilización de la luz solar, que en las zonas profundas sólo penetra muy débilmente. Los rayos rojos, por ejemplo, los filtra primero el agua de mar y por lo tanto se detienen a muy escasa profundidad.

Estos rayos son los únicos que aprovechan las algas verdes, que por ese motivo están cerca de la superficie. Pero las algas pardas, y especialmente las rojas, pueden vivir incluso más allá de los 100 metros, porque puede aprovechar los rayos verdes de la luz, capaces de llegar a esa profundidad.

■  ¿Por qué las hojas no se calientan?
En pleno verano, si dejamos expuestas al rayo del sol algunas hojas de papel o cualquier trozo de otro material, al cabo de algunas horas veremos que se han calentado muchísimo. Las hojas de los árboles, en cambio, permanecen todo el día expuestas al sol, pero cuando las tocamos sentimos que están frías.

Esta es una de las maravillas con que tropezamos al observar los importantes órganos vegetales que son las hojas. Su constante frescor se debe al hecho de evaporar constantemente una cantidad increíble de agua, residuo de las complicadas transformaciones químicas que allí suceden.

■  ¿Cómo se defiende una planta contra la sequía?
Las raíces de las plantas xerófilas (“amantes de la sequedad”) suelen estar colocadas horizontalmente, muy cerca de la superficie, para poder absorber inmediatamente el agua de las escasas lluvias antes que el sol la evapore. Algunas veces se alargan en profundidad para poder alcanzar los estratos del suelo que contienen un mínimo de humedad.

Los tallos verdes, aparte de carecer de hojas -con lo que evitan la transpiración- se hallan revestidos por una capa cerosa que reduce aún más la posibilidad de evaporación.

En la aridez del desierto, estas plantas, y especialmente los cactus, constituyen valiosas fuentes de agua e incluso de alimento, y de no estar recubiertos por espinas no podrían escapar al hambre y la sed de los animales. Muchas de estas plantas producen, inmediatamente después de una lluvia, llamativas ñores y frutos que pueden comer tanto los animales como el hombre.

■  ¿Por qué el higo no es una fruta?
En el higo, lo que llamamos fruto es en realidad una inflorescencia muy carnosa, envuelta sobre sí misma. En su interior se abren numerosas flores minúsculas de pétalos muy simplificados y visibles cuando se abre un higo verde. Cada una de aquellas flores produce posteriormente un pequeño fruto seco: son los granitos que se notan al comer la dulce pulpa del higo.

■ ¿Por qué nos irritan las ortigas?
Todos sabemos reconocer a las ortigas, aunque sólo sea por el desagradable escozor que provocan en la piel cuando se las toca. Esto es debido a que los tallos y las hojas de la ortiga están recubiertbs de unas vellosidades en forma de pequeñas ampollas, que se rompen al simple contacto, esparciendo sobre la piel un líquido irritante.

Parece ser que esta sustancia no ejerce el menor efecto en los patos, que ingieren despreocupadamente grandes cantidades de esta “agresiva” planta.

■ ¿Por qué se dice la drosera es una planta “asesina”?
Droseras significa, en griego, “cubierto de rocío”. Y así es como parecen estar, a primera vista, los tallos de esta planta: recubiertos por notables vellosidades terminadas en unas brillantes bolitas. Atraídos por el brillo e impulsados quizá por el deseo de calmar su sed, los insectos se posan en la planta y son inmediatamente atrapados por las vellosidades, que se doblan como tentáculos para aprisionar a las víctimas y estrujarlas hasta provocar su muerte.

El cuerpo de los animalitos es posteriormente atacado por un líquido, producido por la drosera, que descompone las proteínas y las transforma en sustancias asimilables para la planta. Esta planta verdaderamente carnívora crece espontáneamente en lugares cálidos y húmedos, alcanzando una altura aproximada de veinte centímetros.

■ ¿Cuándo aparecieron las flores?
La flor, de la que derivan el fruto y la semilla, es un órgano característico de las plantas más evolucionadas. Su aparición se remonta a una época relativamente reciente: unos cien millones de años. Las flores constituyeron, por lo tanto, la última gran novedad en la evolución del mundo vegetal, que se desarrolló casi paralelamente a la aparición de los mamíferos.

Las plantas que en la era precedente habían formado extensos bosques –ginkgo, sequoias, sauces, arces– carecían de flores. La novedad no fue casual: juntamente con el surgimiento de las primeras flores se hallaba en su apogeo el desarrollo y variedad de insectos voladores, que luego fueron especializándose en su actividad polinizadora. Así, las plantas con flores invadieron muy pronto todas las regiones, modificando el aspecto de los bosques y creando condiciones de vida muy favorables para los nuevos pequeños seres de sangre caliente, que se estaban extendiendo por toda la. Tierra.

Durante muchos millones de años, los primitivos mamíferos permanecieron ocultos a la sombra de estas nuevas especies vegetales.

■ ¿Dónde crecen las flores más caras del mundo?
De las numerosas plantas que componen la selva ecuatorial americana, se destaca una familia que, por la maravillosa belleza de sus flores, conocen hasta quienes jamás se han interesado por la botánica. Son las orquídeas. Esta flor no nace de la tierra, pues es epífita, o sea que se desarrolla sobre los troncos o las ramas de plantas de tallo alto, pero no como parásitas.

Su alimento son los detritos vegetales que se acumulan sobre los troncos, y aprovecha la altura de los troncos en los que se soporta para poder levantarse hacia la luz. Las orquídeas más hermosas de la selva han pasado actualmente a los invernaderos, en donde son cultivadas con gran esmero por ser las flores más costosas que existen.

■ ¿Cuál es el árbol más alto de la Tierra?
En los montes de Sierra Nevada, California, en las regiones protegidas y consideradas parques nacionales, crecen los árboles más altos del mundo: las sequoias, famosas por sus colosales dimensiones y por su longevidad. Los ejemplares más altos y más antiguos poseen incluso nombre propio y están severamente protegidos. La sequoia gigante de mayores dimensiones que vive en la actualidad es la “General Sherman”, que tiene casi 4.000 años y mide 84 metros. El diámetro de su base es de unos nueve metros. Con muchos años menos, la “Founder’s Tree”, mide nada menos que 110 metros, pero su tronco es menos grueso: en su base no llega a los cuatro metros. Este ejemplar no es una sequoia gigante, sino un pariente de una especie similar, la sequoia “siempre verde”.

■ ¿De qué planta se saca el “chicle”?
El “chewing gum” que se produce en los Estados Unidos se obtiene en un noventa por ciento del “chicle”, látex blanco de un árbol llamado zapote. Este vegetal mide unos quince metros y posee características hojas de forma ovalada. De su duro tronco fluye el látex, que se obtiene cortando profundamente la corteza con surcos inclinados y convergentes. Dicha operación se realiza en la época de lluvias, cuando el látex es más abundante.

■ ¿Qué es el papiro?
Las pinturas sepulcrales de los antiguos egipcios son ricas en representaciones de la planta del papiro, que crecía abundantemente en las márgenes del Nilo. Actualmente el papiro ha desaparecido del curso bajo del . río, pero sigue siendo numeroso en las zonas tropicales de África y en la isla de Sicilia. Aunque hoy sólo se la cultive como ornamento, esta planta fue la base de la pasta con que elaboraban los egipcios su papel. Algunos papiros egipcios se remontan al año 3600 a. C, lo que demuestra su increíble resistencia.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Temática CONSULTORA Tomo 2 Los Seres Vivientes
Enciclopedia Estudiantil de Lujo Edit. CODEX
El Libro de las Respuestas Revista: Magazine Enciclopedia Popular Año 1 N°12

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Hibernación de los Animales Importancia y Significado

Durante los meses de invierno, el frío riguroso combinado con la escasez de alimentos hace difícil la vida de muchos animales. Algunos de ellos resuelven el problema que les plantea el invierno de una manera muy fácil y natural. Se retiran a algún lugar protegido, y allí caen en un sueño profundo y tranquilo. Muy a menudo su sueño dura todo el invierno, hasta que llega la primavera. Este período de sueño se conoce como hibernación.

Un animal que hiberna no está simplemente dormido en un sentido natural. Su respiración y el ritmo de su corazón son mucho más lentos que lo normal. En realidad, todo su metabolismo se aquieta tan drásticamente que el animal puede sobrevivir sin alimentos durante muchos meses seguidos, viviendo de las reservas de grasa almacenadas en su cuerpo.

Conjuntamente con todos estos cambios se produce una gran disminución de la tempetura corporal. Algunas veces, la temperatura del cuerpo del animal desciende hasta equilibrarse con la del medio ambiente. Todo el cuerpo se le pone rígido con el frío. Pero aun así, la grasa del animal no se congela, y el ser que está hibernando nunca deja de despertar cuando la temperatura exterior se eleva hasta un nivel más tolerable. La mayoría de los animales que hibernan son bastante pequeños; por ejemplo, las marmotas, las ardillas, las ranas, las tortugas y los murciélago.

ardilla hibernando

Perfectamente enroscada en esta cómoda posición, la ardilla hiberna durante todo el invierno
y no se despierta hasta que la temperatura exterior sube.

LA HIBERNACIÓN  EN  LOS ANIMALES DE SANGRE FRÍA
Durante sus cortos veranos, las zonas polares están muy animadas. Millones de animales unicelulares parecen surgir de la nada. Lo cierto es que han pasado el largo y frío invierno en diminutos quistes de sólidas paredes. Estos quistes se asemejan a las esporas o formas resistentes que producen innumerables especies de microorganismos, como bacterias, hongos y levaduras. Estas formas de resistencia se producencuando las condiciones ambientales no son favorables, por causa de la temperatura inclemente o por falta de alimentos.

En el estado de espera, el organismo en cuestión es extraordinariamente resistente, pues soporta altas temperaturas, de hasta 140°C, y muchos grados bajo cero. Cuando llega la estación fría, el animal se fabrica una capa dura y se encierra en ella, casi sin vida (vida latente).

Lo mismo sucede con los nemátodos y otras especies de gusanos. Se han recogido estos quistes en suelos helados, en terrenos secos y en otros lugares desfavorables para la vida. Parece que están muertos, pero reviven cuando las condiciones ambientales son propicias. Este estado de letargo se llama anabiosis (sin vida). Aunque muchos animales acuáticos están activos bajo la capa de hielo, sus parientes  terrícolas  hibernan  con frecuencia.

El caracol común cubre la entrada de su caparazón secretando una capa de mucus y caliza, que se endurece y forma un opérculo protector (el epigrama). Así vive durante el invierno, entre vegetación podrida o debajo de las piedras.

Los insectos pasan el invierno en una de sus cuatro formas de vida. Probablemente, en esta estación, casi todos se encuentran en forma de huevos, que son resistentes al frío y a la desecación. Los huevos de ciertas especies no avivan si no han estado sometidos a un período de frío, o de reposo forzoso, que recibe el nombre de diapausa; tal situación suele afectar a las larvas y a las pupas. Incluso si se conservan en sitios calientes, los insectos permanecen en un estado de inactividad durante cierto tiempo.

Orugas en hibernación se encuentran entre las hojas muertas, en las zanjas, y las crisálidas de ciertas mariposas permanecen enterradas en el suelo. Las mariposas que aparecen al comenzar la primavera son adultos que han hibernado en algún lugar bien protegido de las inclemencias del ambiente.

Los peces, en general, no hibernan, aunque algunos pueden permanecer aletargados en aguas frías y parcialmente enterrados en el barro. Sin embargo, los peces pulmonados (Dipnoideos) estivan durante el período seco, cuando se agotan los remansos donde viven. Se entierran en el limo y forman una cámara resistente, de la cual no escapa la humedad.

Los anfibios y los reptiles son bien conocidos por su capacidad para hibernar. Las ranas, tortugas, serpientes y lagartijas se entierran para librarse de los rigores del frío. Con frecuencia, se enroscan juntos, lo cual les permite mantener una temperatura superior en un grado o dos a la del ambiente. Parece ser, además, que algunos de estos animales son capaces de expulsar agua; así baja el punto de congelación de sus fluidos, al estar más concentrados, y logran  soportar  temperaturas  bajo  0°C.

La mayoría de los pájaros emigra a zonas más cálidas; pero entre otros animales es corriente la hibernación. Se trata de un estado de inactividad o sueño profundo, en el que los procesos biológicos se reducen y se paralizan. La temperatura del cuerpo, inclusive entre los mamíferos, desciende hasta sólo un grado o dos sobre la del ambiente.

LA  HIBERNACIÓN  EN  LOS ANIMALES DE SANGRE CALIENTE
Hibernación   verdadera   no   se   conoce entre las aves —salvo el Phalaenoptilus nuttallii, un caprimúlgido de América del Norte-—, pero algunas pueden adormecerse durante el invierno. Los chotacabras son aves que se alimentan de insectos.

Los ejemplares europeos emigran a África en las épocas frías. Sin embargo,  su congénere  americano  pasa el invierno, según se ha descubierto recientemente, en estado de semihibernación.  La temperatura de estas  aves dormidas es de unos 17°C, mientras que la de los que se hallan en actividad es de unos 37°C.

Ciertos mamíferos también se retiran y se adormecen en invierno.   Los   osos,   tejones,   ardillas   y otros   duermen   durante   determinados períodos, pero se despiertan de vez en cuando  para  comer el  alimento  almacenado.   Sin  embargo,  su  temperatura es sólo unos grados menor que la normal.

Casos   de  hibernación verdadera, en la  que la  temperatura  del  cuerpo desciende   hasta   nivelarse   con   la   del medio, se encuentran sólo en unos pocos   mamíferos.

Los   monotremas,   ponedores de huevos, y algunas zarigüeyas, suelen hibernar en períodos fríos. Los murciélagos de zonas templadas y frías tienen que hibernar, pues no pueden capturar insectos. Sin embargo, los murciélagos tienen la característica de que su temperatura desciende considerablemente cuando  duermen, inclusive en el verano. En estas condiciones, gastan menos energía y pueden desarrollar más actividad cuando están despiertos.

Algunos animales insectívoros, como el erizo y ciertos roedores  (lirón, ardillas y hamsters), se sumen también, durante el invierno, en un sueño profundo (letargo invernal), pero suelen despertar y comer alimentos almacenados.

Así lo hacen las ardillas. Parece que necesitan despertar periódicamente para excretar los productos de desecho. El lirón menor (Muscardinus avellanarius) habita en el centro de Europa y construye su nido para hibernar con ramitas, hierbas y su propia saliva. Allí pasa la temporada de sueño invernal.

Antes de entrar en período de hibernación, en general, los animales engordan, acumulando grasa. Este depósito extra se consume durante el invierno. Al quemarse en el organismo, las grasas producen energía, que el cuerpo aprovecha para llevar a cabo funciones vitales. Como durante este tiempo el cuerpo no ingiere hidratos de carbono (azúcares), las grasas pasan a ser los materiales en los que se inician los procesos metabólicos que conducen a la síntesis de compuestos esenciales.

Desde un punto de vista de economía fisiológica, las reservas de grasa son muy ventajosas para el animal, pues permiten almacenar, por unidad de peso, mayor cantidad de material de reserva que otras sustancias. Además, al consumirse, la grasa produce agua en cantidad dos veces mayor que otros principios alimenticios.

Esto es muy importante para los animales en hibernación, que se encuentran sometidos a un régimen de restricción de agua. De esta manera, el organismo compensa la falta de aporte externo de líquido con el producido en sus tejidos. Otros animales almacenan alimentos, de los que  comen  cuando  despiertan.

El hámster o rata de Alemania (Cricetus cricetus), de origen asiático, llega a almacenar en sus madrigueras, durante el verano, hasta un quintal de trigo y otros frutos, como reserva para el período de hibernación. Suele llamársele cerdo del centeno.

Se ignora la causa de que ciertos animales hagan estos preparativos, pues todavía no se conoce muy a fondo el proceso de hibernación, desde un punto de vista fisiológico.

El frío, la falta de alimentos y, quizá, también la duración de los días pueden ser la causa de que se inicie la hibernación. Debe existir también algún control interno, pues animales relacionados con las especies que hibernan no interrumpen su actividad en la estación fría. Al comienzo de la hibernación, el mecanismo regulador de la temperatura del cuerpo está perturbado y puede fallar ante un frío prolongado; como consecuencia, la temperatura corporal desciende.

El frío escaso no suele ser causa de hibernación. Cuando la temperatura del cuerpo desciende, otras actividades también se amortiguan. Se consume menos oxígeno, menos materiales alimenticios; el ritmo respiratorio decae y también el cardíaco.

El animal entra, entonces, en un profundo sueño. La razón metabólica (velocidad de los procesos metabólicos) disminuye y se hace menor que un treintavo (a veces, que una centésima parte) de la normal en el animal activo. Estos cambios son debidos, probablemente, a una acción hormonal.

De todas maneras, el sistema nervioso controla el proceso, pues si la temperatura exterior desciende mucho, el corazón late más de prisa. La hibernación, que está controlada por el sistema nervioso, cesa cuando actúa algún estímulo sobre el animal, como el aumento de temperatura en los alrededores. El cuerpo intensifica su actividad, y las contracciones musculares (tiritones) aumentan el calor.

El hámster recupera la actividad normal en el trascurso de una o dos horas. Los murciélagos necesitan, seguramente, mucho menos tiempo. El proceso de vuelta a la normalidad requiere un extraordinario consumo de energía. Si un animal en hibernación se despierta varias veces para ingerir alimentos, corre el peligro de que se gasten rápidamente sus reservas y, si no son abundantes, puede perecer.

ANTIGUOS EXPERIMENTOS CON HUMANOS:

La ciencia médica ya ha desarrollado un procedimiento para provocar en los pacientes un estado similar a la hibernación. La técnica, conocida como hipotermia, se utiliza para producir anestesia o pérdida de sensaciones.

La hipotermia es la reducción uniforme de la temperatura corporal, desde los normales 36,7° C hasta unos 25° C. Se la utiliza al practicar operaciones tan difíciles como la cirugía a corazón abierto, y también en aquellos casos en que otras formas de anestesia serían riesgosas en un paciente. A medida que la temperatura del paciente desciende, va pasando por una serie de condiciones extrañas.

Por debajo de los 34° C, pierde la vista y el oído. Por dejabo de los 30° C, el termostato del cuerpo o “centro de control- del calor” deja de enviar mensajes a los vasos sanguíneos, las glándulas sudoríparas y otros mecanismos que ayudan a mantener la temperatura normal del cuerpo. En este punto, el paciente no siente nada. Su pulso desciende desde las normales 70 ó 75 pulsaciones por minuto, a unas 40 pulsaciones por minuto.

A 27° C el paciente parece haber alcanzado el grado de hibernación. A los 25° C, más o menos, se le conecta con un respirador artificial y comienza la intervención. Después de la operación, el cuerpo del paciente se recalienta con mucha precaución. A medida que la temperatura se eleva, el cuerpo retorna a la normalidad y recupera la vista y los otros sentidos.

Una persona que se halle bajo los efectos de la hipotermia, “hiberna” durante algunas horas. Los científicos que se ocupan de viajes espaciales han sugerido que en viajes largos los astronautas pueden ser congelados hasta un estado de paralización durante meses y un año.

Esto podría resolver una multitud de problemas: un viajero en. estado de hibernación no necesitaría alimentos, ni ejercicios, ni libros, ni juegos, ni ninguna forma de entretenimiento. Hasta ahora no se ha desarrollado ninguna técnica que permita a un ser humano sobrevivir al descenso de la temperatura de su cuerpo más allá del punto de congelación.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología N°113
La Naturaleza Lo Pensó Antes Colección SIGMAR
Enciclopedia Temática CONSULTORA (SALVAT)

Animales Unicelulares Características Ejemplo Ameba

Las, plantas y los animales están constituidos por diminutas unidades, las células. El cuerpo humano contiene muchos millones de millones de células —hay casi cinco millones y medio en un milímetro cúbico de sangre—, de la que el cuerpo humano contiene más de cinco litros.

Y sin embargo, algunos animales y plantas son unicelulares. Las funciones que en los organismos multicelulares son tareas separadas de diversas clases de células, en el unicelular están todas a cargo de una sola. No es sorprendente entonces que muchas plantas y animales unicelulares sean extremadamente diversos y complejos.

Se llaman protozoarios los animales unicelulares; las plantas unicelulares o protofitas incluyen las bacterias y ciertas clases de algas, y corresponden al grupo de procariotas. Sin embargo, hay una cantidad de seres vivos que se encuentran en la línea divisoria entre el reino vegetal y el animal. Se denominan «protozoos», por constituir el primer peldaño de la Zoología.

El grupo de los seres unicelulares es bastante heterogéneo. Comprende por ejemplo ciertos flagelados que pueden convertirse en amebas o en algas. Las levaduras son, por su estado unicelular, “protistas”, pero algunos de sus caracteres hacen que el botanista las incorpore a los hongos. Los flagelados actuales son un puente de unión entre animales y vegetales.

Habitualmente se cree que los animales pueden moverse de un lado a otro mientras que las plantas están inmóviles, fijas. Sin embargo, muchos animales unicelulares no se mueven y hay plan tas unicelulares que poseen unos látigos o “flagelos” para su propulsión.

Son microscópicos y unicelulares, aunque algunos estén formados por agrupaciones de células, que en ningún caso constituyen tejido. Se trata de células que viven juntas, pero son iguales y no se han diferenciado para distribuirse el trabajo común del organismo. Casi todos ellos sólo son visibles con ayuda del microscopio.

Los flagelados poseen una especie de látigo, un flagelo que se mueve con gran rapidez y gracias a sus sacudidas arrastra el protoplasma, que constituye el cuerpo del animal. A pesar de su carácter unicelular, poseen una especie de boca.

El tripanosoma gambiensis  es un flagelado que ocasiona una enfermedad terrible. Este protozoo se introduce en la sangre y por el líquido cefalorraquídeo llega al encéfalo del atacado y no tarda en ocasionarle una serie de trastornos, el más acusado de los cuales es el sueño intenso. Por esto se ha llamado a esta dolencia «enfermedad del sueño», pero la causa indirecta de la misma radica en la mosca tsé-tsé, que absorbe el microbio de la encefalitis letárgica al picar a un individuo atacado y lo propaga al inocularlo en la piel de una persona sana.

Estos organismo pertenecen al grupo celular Eucariota. Las eucariotas, son células más grandes y complejas (que las procariotas) que se originaron muchos millones de años después que los procariotas: son la unidad estructural de todos los animales, plantas y hongos. Eucariota significa «célula con un núcleo bien definido», y, en efecto, aparece en ellas rodeado por una membrana.

Son las células que constituyen las plantas, los animales, los hongos, los protozoos y la mayor parte de las algas. Por tanto en la naturaleza existen millones de especies de eucariotas, a diferencia de los procariotas, que incluyen tan sólo a algunos miles de especies.

Los eucariotas pueden ser organismos unicelulares, como la levadura del pan, Saccharomyces cerevisiae; el protozoo ciliado, Paramecium aurelia; algunas algas (menos las algas azules, que, como ya se ha visto, pertenecen a la familia de los procariotas), o algunos hongos; por lo general son organismos pluricelulares.

 Las células eucariotas se caracterizan por la presencia de un núcleo bien delimitado, rodeado por una doble membrana, y se diferencian de las procariotas por la mayor complejidad de su estructura, por su mayor tamaño y, sobre todo, por la presencia de orgánulos celulares tales como las mitocondrias, el retículo endoplasmático o el aparato de Golgi, cada uno de los cuales desempeña una función en la economía de la célula. Los eucariotas se diferencian de los procariotas por su ultraestructura y por su metabolismo.

CLASIFICACIÓN GENERAL DE LOS ANIMALES
PROTOZOOS………una sola célula
METAZOOS………..muchas células

Con una boca:
Celentéreos (cuerpo no perforado)
Espongiarios (con numerosos poros)

Con dos orificios:
Equinodermos: simetría radial
Invertebrados: Gusanos, Artrópodos ,Moluscos

Cordados: Procordados
Vertebrados: Peces, Anfibios , Reptiles , Aves, Mamíferos

ANIMALES UNICELULARES:

AMEBA
La ameba es un animal que apenas puede observarse a simple ,’ista. Masa gelatinosa irregular muy semejante a la clara de huevo, vive en el agua dulce, se alimenta de diatomeas y otras diminutas plantas de las que se apodera extendiendo pequeñas prolongaciones (seudópodos) que rodean al alimento, el cual queda así en el interior de la célula y es digerido.

esquema de una ameba

Para avanzar, la ameba emite seudópodos hacia adelante y encoge las partes posteriores; asi se “escurre” o desliza a través del agua. En su interior hay una burbuja, ¡amada “vacuola contráctil”, pulsante, que crece de tamaño absorbiendo agua de! protoplasma o “gelatina” que la rodea; luego expulsa, el agua.

GLOBIGERINA
La globigerina o foraminífero perforado está emparentada con la ameba, pero posee una cubierta calcárea compuesta de varias esferas con perforaciones. De ellas emergen finos hilos de protoplasma (la sustancia viva semejante a “gelatina” que forma la parte viviente del animal), barba viviente en la cual quedan atrapadas las pequeñas plantas que le sirven de alimento.

La globigerina flota en grandes cantidades en las aguas superficiales de los mares cálidos. Las caparazones vacías de los foraminíferos muertos caen lentamente al fondo del mar, donde forman un barro grisáceo que se convierte en tiza. Los blancos acantilados de Dover se componen de foraminíferos fósiles.

PARAMECIO
El paramecio, animalito con forma fija semejante a una suela, mide alrededor de Vi de milímetro y vive en las aguas estancadas. Posee una cubierta exterior firme pero flexible con hexágonos en su superficie. En el centro de cada hexágono hay un corto pelo o cilio, en total unos 2.500, que cubren toda su superficie.

Las cilias laten rítmicamente. Su movimiento es oblicuo, y así el animal gira mientras avanza. La coordinación es buena y el paramecio es capaz de cambiar de rumbo. En un costado de la célula hay una boca, por la que entra agua con partículas de alimento. Un sistema de filamentos asegura la coordinación: si se   lo   destruye,   los  movimientos  son   anárquicos.

Plantas Unicelulares Alimentación y Respiración

La vida, que apareció en un momento muy lejano de la Historia de la Tierra, surgió en forma de una célula pequeña, insignificante y probablemente invisible según nuestra humana medida, pero dotada de un poder, de una energía potencial asombrosa. Aquella célula se multiplicó y desplegó una variedad admirable. Poco tiempo después la vida se diferenciaba en dos grandes ramas: el mundo de la clorofila y el mundo de los animales.

¿Cuántas especies vegetales existen? ¿Trescientas mil? Es posible que más y entre ellas se dan diferencias tan acusadas como las que puedan observarse entre un baobab y un champiñón. Para ordenar las ideas, definir y clasificar, es muy importante y para llegar a comprender el variadísimo mundo vegetal, más aún. Hoy se admiten en Botánica, cinco grupos o tipos, pero el que nos toca en este post se denomina: Esquizofitas, que son seres microscópicos, dotados de una sola célula que se multiplican por escisión, como las bacterias tambieén descritas en esta web. Estos seres unicelulares son capaces de producir oxígeno mediante un mecanismo de fotosintesis, similar al de las plantas superiores. Viven por lo general agrupadas en grandes conjuntos, en aguas dulces y saldas, se las conoce como algas azules.

algas azules

¿PLANTAS O ANIMALES?

 Ésta es la gran cuestión, porque numerosos microbios se encuentran justamente en el límite de los dos grandes campos. Es fácil deslindar un abeto de un búfalo, pero no es tan sencillo diferenciar una bacteria de un protozoo.

Un factor que ayuda a determinar a qué reino pertenece un organismo es su forma de alimentarse. Las plantas verdes elaboran su propio alimento partiendo de sustancias simples, principalmente agua y bióxido de carbono; los animales no pueden sintetizar su propia sustancia y deben ingerir otros animales o plantas, descomponer someramente las moléculas complejas que los forman y reorganizar esas fracciones para edificar su propia materia. Pero semejante criterio no es aplicable en todos los casos.

Por ejemplo, entre las diversas variedades de euglena algunas son verdes y producen alimentos como las plantas; otras son incoloras y absorben partículas de alimento disueltas en el agua. Otro grupo curioso de animales-planta son los crisornonados. El mismo crisomonado puede tomar la apariencia de una ameba (que es un animal), de un alga (que es una planta) o puede convertirse en una criatura incolora como la euglena que se nutre de alimentos sólidos como un animal típico. El criterio distintivo es la utilización de la energía.

Los vegetales pueden incorporar la energía del sol a los compuestos que fabrican. Los animales destruyen esas sustancias, liberan la energía que encierran y la utilizan para su movilidad. La respiración es muy simple. Se hace por difusión. La excreción también: las vacuolas contráctiles, que expulsan agua rítmicamente, son sólo bombas que eliminan el exceso de agua que constantemente penetra por osmosis. El movimiento se logra con cilias, flagelos y sendópodos, ya explicados en una nota anterior.

planta unicelular coscinodisco

COSCINODISCO
El coscinodisco es una diminuta planta pardo-verdusca perteneciente a las diatónicas, algas microscópicas unicelulares que poseen una membrana dura impregnada de sílice y dividida en dos valvas. Ambas valvas encajan como la base y la tapa de una cajita y poseen ranuras y orificios tan pequeños que sólo son visibles con los microscopios más poderosos. El coscinodisco vive en la superficie de las aguas del mar donde flota a merced de la corriente. En su interior hay varios cuerpos pardoverduscos con clorofila que son los que producen el alimento.

pleurococo planta unicelular

PLEUROCOCO
El pleurococo es una pequeñísima alga unicelular esférica que forma las manchas verdes de los árboles, cercas de madera y paredes. La gruesa pared celular está formada por una sustancia construida a base de almidón: la celulosa. La molécula de celulosa resulta de agrupar centenares de moléculas de almidón. El protoplasma tapiza la pared celular y se conecta mediante filamentos con el núcleo situado en el centro de la célula. Hay un solo cuerpo verde productor de alimentos; se lo llama cloro-plasfo, como en las demás plantas verdes.

closterio planta unicelular

CLOSTERIO
El closterio es una minúscula planta verde que vive en el agua. Pertenece al grupo de las “desmidióles”, a menudo capaces de segregar “mucus” y desplazarse tambaleándose. Se compone de dos mitades simétricas o valvas, en cada una de las cuales hay un gran cloroplasto que contiene clorofila y sintetiza alimento. El núcleo ocupa una posición central entre ambos cloroplasfos.

CASOS LIMITES QUE CONFUNDEN

cladimonoma

CLAMIDOMONA
La elamidomona es un flagelado en el límite entre los reinos vegetal y animal. Mide alrededor de 2/100 de milímetro y puede ser redonda u ovalada. Posee un cuerpo que produce alimentos y acumula energía solar pues contiene clorofila; se traslada moviendo un par de flagelos y se mantiene orientado de modo de recibir siempre una cantidad adecuada de luz, pues como todas las plantas verdes la clamidomona fabrica su alimento a partir del agua y anhídrido carbónico con ayuda de la luz solar.

Para orientarse utiliza un ojo rudimentario, simple punto rojo sensible a la luz. El cuerpo oscuro redondo es el núcleo, que controla el funcionamiento de la célula. Hay flagelados que son evidentemente animales, como los tripanosomas, parásitos de la sonare.

euglena

EUGLENA
La euglena, flagelado típico, mide alrededor de un décimo de milímetro y vive en estanques. La clorofila le da una coloración verde; como todas las plantas de ese color fabrica su alimento con agua, anhídrido carbónico y energía solar. Posee un solo flagelo en uno de sus extremos; lo agita para moverse. Algunos tipos de euglena son incoloros y se alimentar, de sustancias disueltas en el agua.

Otras formas emparentadas con ella se nutren de partículas orgánicas sólidas como típicos animales. Todavía se discute sí la euglena es planta o animal. Ninguna euglena es totalmente autótrofa, es decir, capaz de alimentarse independientemente de otro ser vivo o de sustancias orgánicas (euando se la cultiva, conviene añadir aminoácidos al medio nutricio).

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°120 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología
La Naturaleza Lo Pensó Antes (Edit. SIGMAR)

Comportamiento Animal Apareamiento, Defensa e Instinto

El tordo no ha recibido lecciones para construir su nido, ni la araña de jardín para tejer su tela. Sus acciones son instintivas, innatas, y no necesitan aprenderlas. Los instintos son corrientes en el reino animal, en especial entre los órdenes más inferiores de la vida, y a ellos se debe, en gran parte, el comportamiento animal — cortejo de la hembra, cuidados de la prole, migraciones y reacciones ante el peligro—.

tela de araña

Las acciones de los animales suelen iniciarse cuando uno o más órganos de los sentidos son estimulados. Basta un ruido fuerte para que los animales huyan o se agazapen en el terreno. La construcción instintiva de los nidos o el tejido de telas y capullos es  perfecta desde  un principio.

Las orugas de diferentes especies de mariposas nocturnas tejen sus capullos una sola vez durante su vida, pero lo hacen a la perfección. No importa que un pajarillo se haya criado aislado de sus padres para que construya el nido exactamente igual, e incluso empleando los mismos materiales. Pero ciertos instintos, como el de caminar, que también es propio del hombre, requieren tiempo y práctica para alcanzar la perfección.

oruga mariposa

Cada especie animal posee su propio grado y tipo de instintos diferentes, y todos los miembros de la especie se comportan, generalmente, de manera análoga frente al estímulo. Los instintos constituyen una herencia tan característica del animal como las estructuras que conforman su cuerpo.

marca de territorio

El reclamar sus propios territorios es «mi comportamiento instintivo enérgico que presentan animales y aves, particularmente en la época del celo. Las aves suelen indicar sus dominios cantando en sus límites. El bisonte europeo marea los árboles con los cuernos y deja su olor; el antílope impregna los árboles con una secreción olorosa de una glándula especial, situada debajo de ios ojos.

Los instintos son intencionales y, aunque se llevan ai cabo sin aprendizaje o causa aparente, cumplen una función definida y, en general, valiosa. El topo arranca de un bocado la cabeza de los gusanos que desea conservar para su alimentación.

El cuerpo se conserva vivo, pero privado de la cabeza no es capaz de enterrarse y escapar. Más complicadas son las proezas de ingeniería del castor, que derriba árboles, los trasporta por canales construidos al efecto y levanta presas con ellos. Un comportamiento instintivo muy variado se asocia al cortejo de la hembra en las distintas especies. Un ejemplo común es el paseo provocador de los faisanes y pavos.

hormiga cazadora de moscas

Una especie de avispa cazadora de moscas realiza una complicada serie de actos, antes de poner sus huevos. La hembra excava un agujero en el suelo. A continuación, busca una oruga y, cuando la encuentra, le clava el aguijón —no para matarla, sino, simplemente, para paralizarla—, la arrastra al agujero y pone los huevos sobre ella. Al nacer, las larvas se alimentan de su cuerpo. La avispa no ha visto nunca a otra compañera realizar esta tarea, ni verá nunca o sus hijos comer la oruga. Todo el proceso se   realiza   por  instinto.

cuerpo espin con puas abiertas

Los mecanismos defensivos son instintivos y no requieren aprendizaje. El puerco espín eriza los púas cuando lo amenaza un peligro; los gatos, bufan y arrugan la piel; algunos animales, como el pulpo, producen colores que atemorizan.

Zarguiyuela se hace la muerta

La zarigüeya tiene un curioso mecanismo es defensa finge que está muerta y su cuerpo queda flaccido, sus ojos se cierran su corazón late lentamente. Cuando el peligro pasa, el animal revive con rapidez.

Los colirrojos celebran concursos de canto, los chorlitos alardean de su potencia de vuelo, mientras que los ciervos y otros animales se entregan a pruebas de fuerza. Más asombrosos son ciertos instintos que impulsan a emigrar de una región. Cuando su población crece desmesuradamente, los lemings, roedores del tipo de las ratas de agua, inician una emigración sin retorno, en masa, desde sus lares, y no se detienen hasta que encuentran un nuevo territorio sin ocupar.

El número de muertos es considerable, pues estos animales son presa fácil durante su huida, y muchos más se ahogan en los ríos y mares que encuentran en su camino. Emigraciones similares se han observado en el springbok, antílope saltador del sur de África.

Menos cuantiosas son las emigraciones estacionales de aves y otros animales,   que   viajan   regularmente   desde las zonas en que se reproducen hasta aquellas en las que pasan el invierno. Los animales que viven en comunidades tienden a imitar las acciones de los demás.

Dicho instinto se llama mimesis y también se observa en el hombre; si una persona bosteza, otra la imita. El valor de todos  los  ejemplos  de  mimesis  no   es  claro; pero, sin duda, la imitación de los demás tiene cierta ventaja para la supervivencia. Si un animal atisba el peligro y huye, los que lo siguen evitan también las consecuencias.

El instinto de la conservación propia es universal en el reino animal, aunque, en la época  de la  cría,  el instinto  de protección.

peces limpiadores

 Los peces limpiadores son muy eficientes para quitar bacterias, hongos y parásitos del cuerpo de los grandes peces, y aun llegan a nadar dentro de la boca y de las cavidades de sus branquias para completar la tarea. El pez limpiador obtiene una buena cantidad de alimentos al hacerlo, y el pez grande, al sentirse beneficiado con esa atención, no ataca al pez limpiador cuando éste termina su tarea.

Las termitas regulan la temperatura de sus nidos gigantes por medio de docenas de tubos de ventilación situados entre las paredes. El hormiguero puede tener hasta seis metros de altura y sus paredes, duras como el cemento, son muy escarpadas. Entre las rugosidades hay ventiladores verticales de aire. El aire caliente desciende a través de ellos, se enfría en el camino y llega a una gran bóveda subterránea, elevándose después gradualmente hacia las diversas cámaras del hormiguero.

Las obreras termitas se ocupan de modificar el tamaño de los ventiladeros de acuerdo con la luz del sol que dé sobre el hormiguero.

Las abejas se valen de distintas artimañas para mantener una temperatura uniforme en la colmena. Durante la estación del calor, la mayoría de ellas abandona la colmena para eiiminar el calentamiento que genera su presencia. Algunas abejas quedan en la entrada de la colmena abanicando vigorosamente las alas para llevar aire al interior.

Si es necesario, otras obreras traen agua y mojan cuidadosamente toda la superficie del panal. Al evaporarse, el agua contribuye a enfriar las provisiones de alimento y refrescar a las crías a la temperatura deseada de 35° C. Cuando hace frío, las abejas invierten estos procesos y se apiñan todas juntas en la parte superior de la colmena para generar tanto calor como sea posible.

corte de un hormiguero de termitas

Este corte transversal de un termitero muestra tos ventiladeros que permiten la circulación del aire a través del nido. Estos ventiladeros pasan tan cerca de la costra exterior que, a través de ésta, ingresa el oxígeno y es expelido el dióxido de carbono.

Asociaciones: La sociedad humana se basa en la asociación y el cambio. Todo cuanto hacemos depende de la cooperación de otra gente. Una situación similar existe en el mundo animal, donde algunas criaturas dependen de otras para hacer cosas que necesitan para ellas y que nunca podrían hacer solas.

Algunos peces viven limpiando a otros. Se instalan en determinadas zonas, y establecen un “puesto de limpieza” adonde llegan otros peces para que les saquen los parásitos y les dejen la boca y las branquias perfectamente limpias. El limpiador vive de los parásitos, de tejidos muertos y de las partículas de alimento que le saca al “cliente”. El limpiador y el cliente (o huésped, para hablar en términos más exactos) forman así una asociación temporaria que beneficia a ambos. Esto se llama simbiosis, que significa “vivir en común”. Hay alrededor de treinta especies conocidas de peces limpiadores y seis especies de camarones limpiadores.

Uno de estos camarones, que ha sido estudiado muy atentamente por los biólogos marinos, es el camarón de Pederson. Vive por lo regular en una cavidad que comparte con un animalito llamado anémona de mar. Cuando un pez pasa cerca del hueco, el camarón le hace señales con su antena y moviendo el cuerpo hacia atrás y adelante. Si el pez necesita limpieza, se detiene junto al camarón y lo deja treparse sobre él para que lo limpie desde la boca a la cola.

El camarón se mete incluso en la boca del pez y pasea entre las branquias, quitando toda materia extraña que se haya instalado allí. Los camarones limpiadores siempre cuentan con clientes, porque una vez que un pez, dentro de una zona, ha descubierto dónde está instalada la cueva del camarón, va allí automáticamente en cada oportunidad que necesita limpieza. Algunas veces llegan varios peces al mismo tiempo, y esperan su turno.

Entre los pájaros y algunos animales grandes existen diversos arreglos para hacer la limpieza. La bufaga de pico rojo le quita parásitos al rinoceronte y a otros animales, y el chorlo egipcio cumple un servicio similar con el cocodrilo del Nilo.

Algunas veces, los pájaros son útiles en otro sentido a sus huéspedes: les avisan de algún peligro con excitados píos. Para el rinoceronte, es particularmente útil porque ve muy poco.

pajaro sobre el lomo

La bufaga de pico rojo o espulgabueyes, puede verse en el lomo de diversos animales africanos. El pajarito paga tal hospitalidad limpiando al animal de garrapatas, moscas y piojos, y también avisándole de algún peligro cercano.

La asociación entre animales, como la de los hombres, puede servir a propósitos diferentes. Una de estas uniones asombrosas es la del tejón con el indicador. El indicador es un pajarito que vive en los bosques, muy aficionado a visitar panales, pero no lo suficientemente fuerte como para romper él solo los nidos de las abejas silvestres.

De modo que busca al tejón y lo lleva hasta el panal llamándolo repetidamente mientras vuela. El tejón lo sigue, y una vez en el lugar, derriba parcialmente el nido. Entonces el tejón devora la miel, mientras el indicador se da un banquete chupando el panal y devorando larvas que al tejón no le interesan.

Otras asociaciones interesantes se forman también entre el cangrejo ermitaño y las anémonas de mar. El ermitaño es un cangrejo de cuerpo blando que hace su hogar en las valvas abandonadas de los caracoles. La anémona de mar es un animalito que parece una flor, con numerosas células espinosas.

Las anémonas se adhieren a la valva donde vive el ermitaño, y lo ayudan con sus espinas a defenderse de sus enemigos, en tanto que ellas obtienen la ventaja de ser transportadas a cualquier parte mientras el cangrejo deambula en busca de nuevos lugares en los que abunde el alimento.

ABRIENDO CAMINOS: Los animales que tienen que abrirse camino a través de materiales duros tienen un equipo especializado, tal como tienen los excavadores.

Algunos crustáceos del tipo del caracol utilizan todo su cuerpo como barreno enroscándose mientras se hunden en la arena. A veces los animales tienen una boca o pico especialmente adaptado para barrenar agujeros.

Las partes de la boca de un gorgojo (también llamado gusano del roble) forman un largo y diminuto taladro suficientemente fuerte como para horadar una bellota. El gorgojo taladra por debajo de la corteza de la bellota para poner un huevo dentro del fruto y proporcionar a su cría una cuna segura provista de su alimento favorito.

pajaro carpintero

El pájaro carpintero emplea su pico como un buril para perforar la corteza de los árboles. Hace esto en busca de alimento, porque esta ave come insectos de la madera que viven en túneles en los troncos de los árboles. Una vez que el pájaro carpintero ha abierto un agujero en el interior del árbol, emplea su lengua, fina y flexible, para explorar los agujeritos en los que vive su presa.Uno de los mejores taladradores del reino animal tiene un barreno, no adelante, sino en la parte posterior de su cuerpo.

La avispa icneumónida, como el pájaro carpintero, taladra el interior de los árboles para buscar larvas de insectos de la madera. Pero la icneumónida hace esto para depositar sus huevos en el cuerpo de las larvas, y su barreno es una prolongación de su aparato de poner huevos, llamado oviscapto.

Con ese extenso y pequeño taladro, este delicado insecto perfora hasta cuatro centímetros en la sólida madera, en menos de veinte minutos.

CONTRUCTORES:  La avispa alfarera es otro insecto solitario, y se llama así por su técnica para construir nidos. Al igual que las avispas comunes que hacen sus nidos de barro en las grietas y hendiduras, y aun bajo los muebles, la avispa alfarera trabaja con barro.

Esta avispa es realmente una artista de ese elemento, y crea con él recipientes en forma de globo en miniatura, tan pequeños a veces como para tener un centímetro de diámetro. Cada uno de estos pequeños recipientes contiene una provisión de gusanos paralizados y un solo huevo. La avispa trabaja durante tres o cuatro horas para construir y aprovisionar cada uno de estos recipientes, y finalmente completa la tarea obturando la abertura del extremo.

Las construcciones de cemento de los insectos van desde los pequeñísimos y delicados recipientes de la avispa alfarera hasta los enormes termiteros, sólidos como piedras. Las termitas son insectos sociales, y los nidos que construyen pueden alcanzar un millón de habitantes.

Trabajan con barro y cemento manufacturado con tierra y hierbas mezcladas con su propia saliva y excrementos. Los montículos que construyen las termitas varían en tamaño y forma; algunos son como torres, otros como chozas de barro. Pueden tener hasta seis metros de altura, y algunas veces son tan sólidos que no pueden ser totalmente destruidos sin el uso de explosivos.

Los insectos son los únicos que trabajan con cemento. Algunos pájaros construyen nidos asombrosamente sólidos con una mezcla de tierra o arena y otras sustancias.

nido de hornero

El hornero sudamericano utiliza tierra y estiércol de vaca para construir un nido hueco que parece un primitivo horno de pan.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°120 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología
La Naturaleza Lo Pensó Antes (Edit. SIGMAR)

Relación entre Hormigas y los Pulgones Control de Huevos

Animales domesticadores
El hombre ha domesticado una gran cantidad de animales, desde búfalos hasta yacs. A algunos los mantiene por el valor de su lana o cuero, a otros por el de su carne, leche, huevos y otros productos. La domesticación de un animal por otro, crea una forma de cooperación entre dos especies. Por ejemplo, una vaca deja que un hombre la ordeñe y la mantenga junto con otras en un rebaño. Y en retribución, el hombre le proporciona todo el alimento y abrigo que la vaca requiere.

Comparando esta cosntumbre con las hormigas, para algunos entomólogos han afirmado que los hormigueros, con su diferenciación en clases y estamentos, son la organización social más parecida a las civilizaciones humanas.

Un ejército de hormigas rojas ataca un hormiguero, penetra en él y arrebata gran número de huevos o larvas, que luego convierte en esclavas al llegar aquéllas a su píen: desarrollo. Las hormigas ordeñan a los pulgones acariciando su espalda con las antenas, y el líquido segregado por éstos sirve para alimentar a las ninfas .

Algunos hormigueros incluso poseen su rebaño particular de pulgones. Un entomólogo ha llegado a afirmar que una especie de hormigas de Texas cultivaban, plantando y recogiendo, una especie mny diminuta de arroz. ¿Asombroso?.

Las luchas entre hormigas no se parecen en nada al combate individual de dos leones en celo o de los ciervos cuando han de escoger pareja. En nuestro caso, los contendientes son ejércitos formados por millares de guerreros que avanzan en orden de batalla, al final de la cual resultan innumerables esclavos además del botín conseguido al saquear el hormiguero del vencido.

DOMESTICACIÓN Y ESCLAVITUD: Hay varias especies de hormigas que mantienen a otros insectos como “ganado” doméstico. Este ganado lo constituyen unas moscas pequeñísimas, verdes o negras, llamadas áfidos.

Los áfidos viven de sorber la savia de las plantas, y a su vez segregan una sustancia dulce, azucarada, que las hormigas encuentran muy sabrosa. Las hormigas obtienen este néctar lamiendo los cuerpos de los áfidos, esto es, “ordeñándolos”.

hormiga áfidos

Algunas hormigas se conforman con ordeñar a los áfidos cada vez que los encuentran, pero hay especies más sistemáticas para obtener el jugo de los áfidos, que mantienen rebaños de ganado, ya sea sobre ramitas o en establos de tierra formados alrededor de las raíces de las plantas.

Las hormigas mantienen a los áfidos junto a una buena provisión de alimentos, y son capaces de luchar para protegerlos de los ataques de enemigos tales como la larva de las “vaquitas de San Antonio” o coccinelas.

En invierno, las hormigas recogen los huevos que ponen las hembras de los áfidos, y los llevan a sus nidos mientras dura el frío. Cuando al llegar la primavera salen los pulgones de los huevos, los sacan a pastar sobre sus plantas favoritas. Aun entonces las hormigas continúan llevando por las tardes a su rebaño de vuelta al hormiguero, hasta que el tiempo sea suficientemente cálido como para poderlo dejar afuera sin peligro.

La domesticación de los animales por parte del hombre se considera como una conducta económica normal. Pero la esclavitud, es decir, la posesión de los hombres por otros hombres, se considera moralmente injusta. La esclavitud tiene una larga historia en la humanidad, pero fue practicada en primer lugar por las hormigas.

Al igual que los perros pastores, las hormigas lecheras dirigen y protegen a su rebaño de saltonas que les proporcionan una especie de miel.

Hay diversas variedades de poseedoras de esclavos. La especie más totalmente adaptada a la esclavitud es la Polyergus, que no puede vivir sin ellos. Las obreras Polyergus tienen mandíbulas perfectamente adaptadas para la lucha, pero no para alimentarse.

Son absolutamente incapaces de alimentarse a sí mismas y se ven obligadas a capturar esclavos y a ser alimentadas por ellos para subsistir. Los soldados Polyergus hacen cacerías de esclavos durante las horas más calurosas de la tarde. Marchan en grandes columnas, algunas de varios centímetros de ancho, para saquear los hormigueros de una pacífica especie de hormiga, la Fórmica fusca.

La Fusca intenta defenderse, pero casi siempre es vencida, y la victoriosa Polyergus se lleva las crisálidas de sus víctimas. Cuando las ninfas se transforman en adultos después de su período de metamorfosis deben trabajar como esclavas al servicio de sus amos Polyergus.

hormiga ataca una larva de otra raza

 La sociedad esclavista del mundo de las hormigas. Las larvas de la pacífica Fórmica fusca son arrebatadas por los feroces asaltantes del ejército de las  Polyergus  para  convertirlas  en  futuras  esclavas.

Hormigas Cosechadoras Alimentación y Costumbres

HORMIGAS PREVISORAS O COSECHADORAS

Las hormigas han sido los insectos de los cuales se ha hablado más en literatura, en moral y en ciencia. Seguramente más que de las abejas, las moscas o los mosquitos. Se han presentado como ejemplo de organización, de ahorro, de laboriosidad. Algunos hechos, perfectamente contrastados, han producido asombro y han ocasionado grandes controversias. Algunos entomólogos han afirmado que los hormigueros, con su diferenciación en clases y estamentos, son la organización social más parecida a las civilizaciones humanas.

El hombre fue primero cazador y buscador de alimentos. Con el transcurso del tiempo, aprendió a juntar alimentos y guardarlos para el futuro. Pero sólo cuando comenzó a hacer tareas de labranza pudo tener noción exacta de lo que había que hacer en ese terreno.

Como agricultor, utilizó su inteligencia para planificar y trabajar, junto con otros hombres, a fin de prevenir la escasez de alimentos. Se asentó y comenzó a aprender a vivir en comunidad. Así fue como la agricultura constituyó el fundamento de nuestras modernas civilizaciones.

Podríamos imaginar que sólo el hombre es capaz de desarrollar un proceso tan avanzado como el de la agricultura. Pero en realidad, tanto en la función de almacenar alimentos como en la de agricultoras, las hormigas comenzaron miles de años antes que nosotros.

Los autores de la Biblia observaron los hábitos de ciertas hormigas acopiadoras de alimento, y escribieron: “Mira a la hormiga, tú, holgazán; observa cómo actúa, y sé prudente; ellas . . . guardan el alimento que cosechan”.

hormigas cosechadoras

Las hormiguitas cosechadoras recogen semillas que llevan al hormiguero, donde los granos son despellejados por las hormigas más grandes. Algunas veces las reservas de semillas germinan; entonces las semillas brotadas se sacan afuera del hormiguero para proveer una cosecha futura.

Las hormigas a que se referían eran probablemente una variedad llamada Messor u hormiga cosechadora, que todavía habita las regiones del Sahara y el Mediterráneo.

Las hormigas cosechadoras juntan semillas de hierbas y las almacenan en cámaras subterráneas hasta que las utilizan como alimento para las larvas. Si las semillas acumuladas se humedecen,  las hormigas esperan a que llegue un día seco y cálido, y las ponen cuidadosamente al sol para que se sequen. De modo que no solamente juntan y almacenan su cosecha, sino que también hacen lo necesario para preservarla.

hormiga con sus pinzas

Juntan y guardan alimentos; no son agricultoras. Hay otras hormigas, sin embargo, que sí hacen y cultivan sus propias granjas subterráneas, descriptas por los naturalistas como “huerta de hongos”. Estas hormigas agricultoras pertenecen  a  una  especie  sudamericana  llamada Atta, más conocida comúnmente como hormiga parasol porque caminan en largas procesiocones llevando  cada  una  un  pedacito  de  hoja sobre la cabeza.

El naturalista inglés Charles Waterton escribió acerca de ellas; “A veces, se ve una hilera de estas hormigas, de un kilómetro de  largo,  llevando cada una en la boca, camino del nido, una hoja verde del tamaño de una   moneda. Es   maravilloso   observar   el orden en que se mueven, y con cuantas fatigas y trabajos superan los obstáculos de la senda”.

Las hormigas llevan los trozos de hojas hasta hormiguero, donde las utilizan como almacigo de hongos, es decir, las siembran con las esporas de un tipo particular de hongos. Estos hongos crecen rápidamente hasta formar un “jardín de hongos” y las hormigas alimentan sus larvas con los menudos filamentos.

Los jardines de hongos están construidos en cámaras subterráneas que pueden tener una longitud bastante considerable. La ventilación es cuidadosamente regulada abriendo y cerrando respiraderos que comunican con el medio exterior.

El principio es el mismo que utilizan los jardineros en los invernaderos, que abren y cierran ventanas para controlar la temperatura de aquéllos.

Ya sabemos cuan fundamental es la función agrícola en las actividades humanas. Para la hormiga parasol, la agricultura es esencial para sobrevivir. Cuando una joven reina se prepara a abandonar el nido, siempre lleva consigo una provisión de hongos; y una de sus primeras tareas al formar el nuevo nido consiste en preparar el almacigo de hongos a fin de proporcionar alimento a las jóvenes hormigas mientras anidan.

Respecto a otras hormigas, este tipo de hormigas no invade las estructuras de los edificios u hogares, mas bien, construyen sus nidos alrededor de los jardines o patios. Una variedad llamada “cosechora roja” tiene una picadura que duele y puede provocar reacciones alérgicas en la piel.

La hormiga “cosechadora occidental”  se encuentra en el oeste, en altas elevaciones. Es de color rojo y mide casi ½ pulgada de largo. Esta hormiga puede causar daños en carreteras, fomentando la erosión bajo las calles. Las galerías que esta hormiga construye pueden ser de nueve pies, o más, de  profundidad.

Fuente Consultada:
La Naturaleza Lo Pensó Antes Edit. SIGMAR
Enciclopedia CONSULTORA Tomo 2 Los Seres Vivos

3R Principio de las 3R Ecologia Urbana Reciclar Basura Reutilizar

El Principio de las 3R – Reciclar Basura Reutilizar –

Ver: El Despilfarro de Alimentos en el Mundo: Problemas Económicos y Ambientales

PROBLEMÁTICAS AMBIENTALES
En las últimas décadas, la relación sociedad-naturaleza tuvo cambios muy notables. El crecimiento de la urbanización, el desarrollo de los sistemas de transporte y comunicación, el impresionante desarrollo científico-técnico, la industrialización y el uso de gran cantidad de productos químicos en las actividades económicas y en los hogares, son sólo algunas muestras de ello.

En una sola generación se cuadruplicaron los bienes y servicios producidos en todo el mundo. Pero este desarrollo tuvo su contrapartida en el deterioro que afecta las condiciones de vida de la población y el ambiente, como consecuencia de la irracionalidad en la utilización de los recursos y la cantidad de contaminantes que lo degradaron, poniendo en peligro el desarrollo futuro. Además, el aprovechamiento de los recursos no es equitativo: el consumo desenfrenado de los países desarrollados resulta perjudicial para los países en desarrollo, que son los que se quedan sin los recursos naturales. Un habitante de los países industrializados consume de 10 a 35 veces más energía que un habitante de los países en desarrollo.

Los problemas ambientales se presentan en todas las escalas (local, continental y planetaria), por lo que cada sociedad no sólo debe lograr un desarrollo ambientalmente sustentable en su espacio geográfico, sino también cuidar la alteración a nivel planetario, como el calentamiento de la atmósfera y el debilitamiento en la capa de ozono; hay que pensar en forma integral y actuar de manera local.

Los principales problemas que afectan a la biosfera en la actualidad son:

Contaminación del aire, de las aguas y de los suelos

Escasez del
agua dulce
Pérdida de la fertilidad
de los suelos
Desertificación
Pérdida de la biodiversidad Tala de bosques

El tema del consumo es central para estas cuestiones conocidas colectivamente como la crisis del medio ambiente. Es el impacto humano sobre la biosfera lo que está produciendo tensión ambiental y poniendo en peligro la capacidad del planeta para sostener la vida.

En esencia, ese impacto se causa mediante la energía y las materias primas que la gente usa o derrocha mundialmente. Si el uso fuera aun aproximadamente igual entre la gente, la medición del impacto humano sería una cuestión relativamente simple de resolver multiplicando la cantidad de energía y de materias primas que usa cada persona por el número de la población mundial. Pero no hay ninguna equivalencia en nuestro gasto de recursos.

La vasta mayoría, que es pobre, los usa sólo en forma mínima. Exactamente lo opuesto sucede entre los ricos, que son pródigos en su consumo. La energía, en especial el uso de combustibles fósiles, está en el núcleo mismo del asunto. Un cuarto de la población mundial, la mayor parte de la cual vive en los países industriales, da cuenta del 80 por ciento del consumo mundial de energía comercial. Los otros tres cuartos, que viven en su mayor parte en el mundo en desarrollo, dan cuenta de sólo el 20 por ciento.

La crisis ambiental es una crisis común, que deben enfrentar todos los países y los pueblos por igual, pero los países desarrollados y los países en desarrollo contribuyen a la crisis en medida tan desigual y tienen experiencias y capacidades económicas tan marcadamente distintas, que la crisis misma es percibida de manera muy diferente, amenazando las relaciones entre los países y bloqueando la convergencia de las respuestas a la crisis.

A manera de ilustración, los países industrializados occidentales gozaron de un período de prosperidad notable y en gran medida inesperada en la década de 1980. Sus líderes lo describieron en el comunicado de la cumbre del Grupo de los Siete de 1988 como “el período más prolongado de crecimiento económico en la historia de posguerra”. Esa prosperidad, y los altos niveles de consumo a que dio lugar, tendió a intensificar la presión sobre el medio ambiente en muchos respectos, pero también dio a los países ricos los recursos para encarar los problemas ambientales. Algunos países, aquellos con mayor prudencia ambiental, ya habían logrado resultados medibles en la limpieza del aire y del agua y en la reducción de la contaminación.

 5 de Junio: Día del Medio Ambiente

Teledetección Espacial Fundamentos y Usos en los Recursos Naturales

Procurando satisfacer distintas necesidades, la humanidad avanza sobre los ecosistemas naturales y los reemplaza por ciudades, por áreas destinadas a la agricultura, ganadería, forestaciones, industrias, caminos, etc. A medida que estos cambios ocurren, en el territorio se van creando nuevas condiciones que afectan en grado variable a factores claves para el desarrollo de nuestras sociedades, como el abastecimiento de agua y la producción de alimentos.

La dedicación exclusiva de extensas superficies al cultivo de unas pocas especies determina, por ejemplo, una muy limitada capacidad de absorción de agua de los suelos, una alta predisposición a procesos erosivos y la necesidad de continuos aumentos en los subsidios de agroquímicos con la consecuente contaminación, disminución de la biodiversidad, entre tantos otros efectos. Tarde o temprano, la falta de criterios basados en la sustentabilidad del sistema se observa en el grave deterioro del suelo, del aire y del agua.

A partir del análisis del cómo es y ha sido la explotación de los recursos naturales considerando los costos ambientales podemos obtener valiosa información para planificar el uso de nuestro territorio con una visión a largo plazo. Esta necesidad se justifica aún más teniendo en cuenta las manifestaciones que se esperan producto del cambio climático global. En el abordaje de esta temática deben participar todos los sectores que, involucrados en el territorio y los planteamientos relacionados con la conservación de la biodiversidad, tienen que ser centrales. La teledetección espacial es una excelente herramienta para el desarrollo de estas actividades.

Fundamentos de la teledetección espacial

La teledetección es una técnica que permite adquirir información de los elementos de la superficie terrestre a distancia, es decir, sin tomar contacto con ellos. En el caso de la teledetección espacial aplicada a la observación de la superficie terrestre, la adquisición se da a través de sensores montados sobre satélites que tienen un recorrido fijo sobre la tierra, en altitudes que varían entre los 400 y 900 kilómetros.

A medida que el satélite va circundando la tierra, los sensores que lleva a bordo registran la energía que los elementos de la superficie terrestre reflejan después de haber interaccionado con una fuente de energía. En el caso de los sensores ópticos la fuente es el sol, que tiene la propiedad de emitir energía electromagnética en un amplio espectro, mientras que en el caso de los sensores radar la fuente de energía está en el mismo satélite y trabaja en el segmento de las microondas.

Uno de los principios de la teledetección está basado en el tipo de interacción que la energía electromagnética puede tener con los elementos: absorción, transmisión y reflexión. Dependiendo de las propiedades químicas, físicas y biológicas de cada elemento y de la longitud de onda de la energía electromagnética que recibe, varía la proporción de energía que es reflejada (denominada firma espectral) y posteriormente captada por el sensor.

Este fenómeno se puede ejemplificar con el color que vemos en las hojas de las plantas y considerando a nuestros ojos como sensores: del total de la energía solar que incide sobre la hoja en el rango visible, ocurre una importante absorción en la parte del azul y del rojo por la presencia de los pigmentos fotosintéticos y una relativa reflexión en la parte del verde. Los satélites de observación de la tierra poseen sensores calibrados para codificar en rango de valores de números enteros (comúnmente entre O y 255) la cantidad de energía que es reflejada por unidad de superficie (reflectancia) y traducirlos en una imagen digital.

Cada píxel (unidad mínima de muestra de la superficie) tiene un valor de reflectancia de acuerdo al elemento o elementos presentes dentro del mismo. En cada pasada se obtienen imágenes de un mismo sitio en diferentes segmentos del espectro llamadas “bandas espectrales”, donde los valores bajos de reflectancia se corresponden con tonos oscuros y los valores altos con tonos claros.

De esta forma, vinculando la firma espectral con la captada por la banda (azul, verde, rojo, infrarrojo, etc.) es posible interpretar las imágenes e identificar los elementos de la cobertura terrestre. Debido a su formato digital y a los valores de reflectancia almacenados, sobre las imágenes se pueden aplicar procedimientos matemáticos y estadísticos para la clasificación automática de grandes superficies. Mediante el uso de programas especiales de computadora, las imágenes originales son procesadas a través de diversos procedimientos para asignar a cada pixel una categoría de uso y cobertura de la tierra. En estas tareas, necesariamente, se deben realizar trabajos de campo para poder vincular correctamente los elementos de la superficie terrestre con los valores de reflectancia observados en la imagen y para determinar el grado de exactitud de la clasificación. El resultado final es una imagen digital clasificada de la superficie terrestre que permite calcular las superficies y distribución de cada clase de imagen identificada.

Desde que la teledetección satelital aplicada al estudio de la superficie terrestre comenzó en la década de 1970, se han lanzado gran cantidad de satélites, cada uno con especificidades técnicas según sus objetivos. A continuación se describen algunas de las características más importantes que determinan las potencialidades de un satélite para el estudio y monitoreo de los recursos naturales.

Resolución espectral: se refiere a la capacidad del sensor de definir estrechos rangos de longitud de onda. Cuanto más pequeño es el rango y más bandas tenga el satélite, mayor cantidad de información se obtiene para un mismo lugar, para diferenciar mejor los elementos de la superficie.

Resolución radiometría: se refiere a la capacidad del sensor de registrar pequeñas variaciones de energía. A mayor resolución radiométrica del sensor, mayor es la sensibilidad de éste para detectar diferencias en la energía reflejada o emitida. Se traduce en el número de tonos de grises que puede tener la imagen (comúnmente son 256).

Resolución temporal: es el período de tiempo transcurrido entre dos tomas consecutivas de una determinada zona de la superficie de tierra. Esto es particularmente importante en regiones con alta persistencia de nubes (áreas tropicales) y para el seguimiento de fenómenos de corta duración (inundaciones, derrames de petróleo, erupciones volcánicas).

Resolución espacial: se refiere al tamaño mínimo del objeto que el sensor puede captar y se traduce en el tamaño pixel.

Ventajas y posibilidades de la teledetección espacial:

La teledetección desde satélite cuenta con numerosas ventajas frente a otros medios de observación más convencionales, como la fotografía aérea y los trabajos de campo, aunque más que sustituirlos los complementa adecuadamente. Se pueden destacar:

Cobertura global y periódica de la superficie terrestre:

Debido a las características orbitales de los satélites se pueden obtener imágenes repetitivas de la mayor parte de la tierra, incluso de áreas inaccesibles por otros medios.

Visión panorámica.

La altura orbital del satélite permite detectar grandes espacios, proporcionando una visión amplia de los hechos geográficos.

Información sobre regiones no visibles del espectro.

Los sensores óptico-electrónicos facilitan imágenes sobre áreas no accesibles al ojo humano o la fotografía convencional, como es el caso del infrarrojo medio y térmico o las microondas. Esto se aplica, por ejemplo, en la diferenciación de comunidades vegetales dominadas por especies distintas y a la localización de minerales.

Formato digital.

El tratamiento digital de las imágenes agiliza el proceso de interpretación, permite generar modelos cuantitativos e integrar los resultados con otro tipo de información geográfica. Contribuye además a resolver problemas vinculados con la entrada y actualización de datos en la implementación de SIG (también conocido con los acrónimos SIG en español o GIS en inglés), por la capacidad de obtener documentos temáticos, a bajo costo y en un período de tiempo bastante cercano a la obtención de la imagen utilizada, ofreciendo mayor accesibilidad temporal frente a otras técnicas convencionales.

Aplicaciones en el manejo y conservación de los recursos naturales.

Utilizando la información espectral y visión panorámica mediante la interpretación de imágenes satelitales se puede conocer la superficie, forma y distribución de la cobertura vegetal y uso de la tierra de grandes áreas. En el trabajo específico con vegetación son empleadas para describir grandes tipos de comunidades (incluso determinar presencia de especies invasoras), estimar su estado hídrico, fenología, niveles de degradación y tasas de productividad. Basado en imágenes de satélites, en el año 2002 se presentó en Argentina el Primer Inventario de Bosques Nativos, que tuvo como objetivo obtener mapas temáticos de cobertura de uso de la tierra, del estado de los bosques (niveles de aprovechamiento y degradación), indicadores de factores ambientales responsables de la alteración de los recursos forestales, entre otros.

A partir de la repetición de la metodología en diferentes años, se consiguieron datos de deforestación para las distintas ecorregiones y provincias. De la misma manera, el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais de Brasil todos los años publica un informe de la deforestación y de las áreas quemadas en el Amazonas brasilero.

Aplicadas al trabajo con fauna, las unidades de vegetación y de uso de la tierra, son utilizadas para establecer esquemas de muestreos de poblaciones silvestres. Además, en combinación con datos de rastros, encuestas o radiotelemetría se puede conocer, por ejemplo, por dónde se mueven los individuos, qué sitios prefieren o rechazan, estimar la cantidad de hábitat disponible y analizar la fragmentación y conectividad entre ambientes, información fundamental para orientar los planes de manejo de las especie estudiadas y de los ambientes dónde viven.

Fuente Consultada: Revista ECOLÓGICA Naturaleza-Conservación y Sociedad Nro.:12 Año 3 Autor: Andrés Bortoluzzi.

Solucion Verde: forestar puede generar un cambio climático?

Diez Respuestas a Diez Mentiras

Plantar árboles puede ser muy bueno, pero también puede ser muy malo. Depende de su objetivo, de su escala, del sitio donde se instalen y de los beneficios o perjuicios que generen para las poblaciones locales.

Las plantaciones a gran escala con especies de rápido crecimiento, tales como eucaliptos y pinos, son las que generan mayores impactos negativos, tanto en lo social como en lo ambiental. Debido a dichos impactos, ese tipo de plantaciones ha dado lugar a luchas generalizadas en su contra.

logo solucion verde

La respuesta de las empresas plantadoras y de los promotores que impulsan este modelo ha consistido en desmentir la ocurrencia de tales impactos y en elaborar y difundir una engañosa propaganda destinada a ganar apoyo en sectores no informados de la población. Entre las muchas falsedades publicitadas en favor de los monocultivos forestales a gran escala se encuentran las 10 siguientes:

Mentira 1: Las plantaciones forestales son “bosques plantados”.

Tanto los técnicos como las empresas insisten en llamar “bosques plantados” a las plantaciones. Esta confusión entre un cultivo (de árboles) y un bosque es el punto de partida de la propaganda en favor de las plantaciones. En un mundo concientizado sobre el grave problema de la deforestación, la actividad de “plantar bosques” es generalmente percibida como algo positivo. Sin embargo, una plantación no es un bosque y lo único que tienen en común es que en ambos predominan los árboles. Allí termina su similitud. Un bosque contiene:

Numerosas especies de árboles y arbustos de todas las edades.

Una gran cantidad de otras especies vegetales, tanto en el suelo como sobre los propios árboles y arbustos (trepadoras, epífitas, parásitas, etc.).  Una enorme variedad de especies de fauna, que encuentran allí abrigo, alimentos y posibilidades de reproducción.

Esa diversidad de flora y fauna interactúa con otros elementos como los nutrientes del suelo, el agua, la energía solar y el clima, de tal manera que aseguran su autoregeneración y la conservación de todos los elementos que lo componen (flora, fauna, agua, suelo). Las comunidades humanas también forman parte de los bosques, ya que muchos pueblos los habitan, interactúan con ellos y allí obtienen un conjunto de bienes y servicios que aseguran su supervivencia.  A diferencia del bosque, una plantación comercial a gran escala se compone de:

Una o pocas especies de árboles de rápido crecimiento, plantados en bloques homogéneos de la misma edad, y muy escasas especies de flora y fauna que logran instalarse en las plantaciones.

Las plantaciones comerciales requieren preparación del suelo, selección de plantas de rápido crecimiento y con las características tecnológicas requeridas por la industria, fertilización, eliminación de “malezas” con herbicidas, plantación a espaciamiento regular, cosecha en turnos cortos.

Por otra parte, en el mejor de los casos, las comunidades humanas son percibidas como proveedoras de mano de obra barata para la plantación y para la cosecha de los árboles que se realizará años más tarde. Como además su objetivo es producir y cosechar grandes volúmenes de madera en el menor tiempo posible, se puede decir que tiene las mismas características que cualquier otro cultivo agrícola. Por lo tanto, no se trata de un “bosque”, sino de un cultivo.

En síntesis, una plantación no es un “bosque plantado”, ya que además de todo lo anterior, resulta evidente que no es posible plantar, ni la diversidad de flora y fauna que caracteriza a un bosque, ni el conjunto de interacciones con los elementos vivos e inorgánicos que se dan en un bosque.

Mentira 2: Las plantaciones forestales mejoran el medio ambiente

Presentadas como “bosques plantados”, se dice que las plantaciones sirven para proteger y mejorar los suelos, para regular el ciclo hidrológico y para conservar la flora y la fauna locales.

1) Los suelos. Este tipo de plantaciones tienden a degradar los suelos por la conjunción de una serie de factores:

Erosión, en particular porque el suelo queda desnudo durante los 2 primeros años posteriores a la plantación y durante los 2 años posteriores a la cosecha, lo que facilita la acción erosiva del agua y del viento.

Pérdida de nutrientes, tanto por la erosión como por los elevados volúmenes de madera extraídos del sitio cada pocos años.

Desequilibrios en el reciclado de nutrientes. Por tratarse de especies exóticas, los organismos descomponedores locales encuentran grandes dificultades para descomponer la materia orgánica que cae de los árboles (hojas, ramas, frutos), por lo que los nutrientes que caen al suelo demoran mucho en poder volver a ser reutilizados por los árboles. Tanto en el caso de pinos como eucaliptos, es común ver cómo se va acumulando sin descomponer la hojarasca sobre el suelo.

Compactación, por el uso de maquinaria pesada, lo que dificulta la penetración del agua de lluvia y facilita la erosión.

Difícil reconversión del conjunto de esos y otros impactos, resulta que en muchos casos resultará muy difícil poder volver a utilizar esos suelos para la agricultura.

2) El agua. Este vital elemento es afectado tanto en cantidad como en calidad:

A nivel de cuenca, el volumen de agua disponible tiende a disminuir luego de la instalación de estas plantaciones. En realidades tan diversas como el sur de Chile, el estado de Espírito Santo en Brasil, Sudáfrica o Tailandia, se constata que el régimen hídrico sufre cambios negativos importantes como resultado de la plantación de grandes áreas de pinos y eucaliptos de rápido crecimiento. Ello se debe a varios factores, pero el principal es el elevado consumo de agua de estas especies. Para crecer, los vegetales llevan los nutrientes del suelo hasta las hojas, donde se produce la fotosíntesis.

El vehículo para llevar los nutrientes hasta la hoja es el agua. Para crecer más, necesitan más nutrientes, lo que implica mayor uso de agua para transportarlos hasta las hojas. Dado que se trata de extensas plantaciones creciendo a un ritmo muy acelerado, los impactos sobre el agua se vuelven cada vez más graves, y llegan hasta la desaparición de manantiales y cursos de agua.

Para confundir, los promotores de las plantaciones arguyen que algunas especies de árboles (en particular eucaliptos) producen más biomasa por unidad de agua utilizada y que por consiguiente son más “eficientes” que los árboles nativos. Sin embargo, no toman en cuenta que las plantaciones de eucaliptos son notoriamente “ineficientes” en la producción de alimentos, forraje, medicinas, fibras vegetales, frutos, hongos y otros productos que la gente local obtiene de los bosques. Además, resulta irrelevante definir la eficiencia de una plantación de eucaliptos para producir madera con una determinada cantidad de agua, si de todas formas utiliza más agua que la que el área puede producir.

Las especies más comúnmente utilizadas en plantaciones (eucaliptos y pinos) dificultan la infiltración del agua en el suelo, lo que, sumado al enorme consumo de agua, agrava los impactos a nivel de cuenca.

La calidad del agua también se ve afectada, tanto por la erosión como por el uso generalizado de agroquímicos, que la contaminan.

3) La flora. Los impactos sobre la flora local son múltiples y graves debido a la gran escala de estas plantaciones, que afectan a una enorme cantidad de hábitats:

En muchos casos, las plantaciones constituyen un factor de deforestación, ya que su instalación es precedida por la tala o incendio del bosque preexistente, tal como sucede a menudo en áreas tropicales y en particular en Indonesia. En estos casos el impacto es enorme en la zona templada, la flora del ecosistema de pradera disminuye su abundancia y riqueza cuando sobre la misma se instalan plantaciones.

En el área de la plantación, gran parte de la flora local es exterminada para evitar que compita con los árboles plantados y sólo algunas pocas especies logran instalarse al interior de las plantaciones. Pero incluso esas pocas especies son eliminadas cada pocos años, cuando la plantación es cortada y replantada, y se vuelve a la aplicación de herbicidas para eliminar la competencia.

Entre la flora que desaparece al interior de la plantación, es importante destacar muy especialmente la flora del suelo, que cumple un papel fundamental en el mantenimiento de la fertilidad del suelo en el largo plazo.

El impacto ya mencionado sobre el agua también afecta a la flora local, incluso a gran distancia del sitio de la plantación.

4) La fauna. Los impactos sobre la fauna

Para la mayor parte de las especies de la fauna local, las plantaciones son desiertos alimenticios, por lo que tienden a desaparecer. Las pocas especies que logran adaptarse, o son exterminadas (por considerárselas “plagas” para la plantación) o ven desaparecer su nuevo hábitat cada vez que la plantación es cortada para la venta de la madera.

cuando la plantación es precedida por la deforestación, el impacto sobre la fauna local es máximo.

Al igual que en el caso de la flora, tanto la deforestación previa a la plantación como los cambios en el agua y el suelo afectan negativamente a una amplia gama de especies de la fauna.

Los desequilibrios biológicos provocados por estas plantaciones frecuentemente dan lugar a la aparición de plagas que afectan a las producciones agropecuarias aledañas.

Mentira 3: Las plantaciones sirven para aliviar la presión sobre los bosques

El argumento es que, al haber más madera disponible a partir de las plantaciones, esto se traducirá en una menor extracción de madera de los bosques nativos. Pese a que pueda parecer lógico, la realidad es que se ha constatado que las plantaciones son en general un factor más de deforestación debido a que:

En muchos países, las plantaciones se instalan eliminando previamente el bosque existente. En algunos casos, tal eliminación se realiza mediante gigantescos incendios provocados, en tanto que en otros la corta del bosque y la venta de la madera sirven para financiar la plantación. También se da el caso de que la plantación justifica la deforestación, ya que se sostiene que la corta de amplias áreas no constituye deforestación en caso de que sea seguida por la plantación de árboles. En algunos casos, el simple anuncio del interés de empresas plantadoras de invertir en determinada región resulta en un movimiento especulativo que consiste en adquirir y degradar rápidamente áreas de bosques para posibilitar que las mismas puedan ser luego destinadas a la plantación de árboles por parte de dichas empresas.

En numerosos casos el proceso arriba mencionado determina la migración (voluntaria o forzada) de los pobladores de la región, que se ven obligados a ingresar a otras áreas boscosas donde inician un proceso de deforestación para poder atender a sus necesidades básicas. Es decir, que en esos casos la deforestación generada por la plantación es doble. La madera producida en plantaciones de ninguna manera sustituye a las valiosas especies del bosque tropical, debido a que ambas tienen mercados distintos. En tanto que la mayor parte de la madera de plantaciones se destina a la producción de papel y productos de madera de baja calidad, la mayor parte de la madera extraída de los bosques (en particular tropicales) es transformada en productos de alta calidad.

Este argumento ignora además el hecho de que el consumo de madera no constituye la única causa de deforestación. Numerosas áreas de bosques son a menudo eliminadas para destinar el suelo a cultivos de exportación o a ganadería extensiva; otras desaparecen bajo gigantescas represas hidroeléctricas; los manglares son eliminados para destinar el área a la producción industrial del camarón, la explotación petrolera y minera destruyen amplias áreas boscosas, etc. Ninguno de estos procesos destructivos guarda relación alguna con la mayor o menor área destinada a monocultivos forestales, por lo que resulta claramente falso que en este caso puedan “aliviar la presión” sobre los bosques.

En definitiva, pese al creciente auge de las plantaciones forestales, el área boscosa del planeta sigue disminuyendo, lo que demuestra que el pretendido alivio de la presión sobre los bosques no es más que un ejercicio de publicidad interesada.

Mentira 4: Las plantaciones permiten aprovechar y mejorar tierras degradadas

Este argumento, promovido por las grandes empresas plantadoras, es absolutamente falso en su caso, ya que las plantaciones comerciales a gran escala rara vez se instalan en tierras degradadas. La razón es muy sencilla: en tales tipos de suelos los árboles no crecen bien, por lo que plantar allí no resulta rentable.

Dicho lo anterior, es necesario aclarar algunos aspectos, ya que todo este tema tiende a ser muy confuso. En efecto, hay que aclarar que es lo que se entiende por “tierras degradadas”, así como destacar que algunos tipos de plantaciones no comerciales efectivamente ser realizan en tierras degradadas y logran mejorarlas.

Para el común de la gente, la expresión “tierra degradada” despierta una visión de tipo lunar, con suelos gravemente erosionados y escasa o nula vegetación. En estos casos, toda actividad que apunte a recuperar esos suelos, ya sea mediante la plantación de árboles o por otros medios, puede ser considerada como esencialmente positiva. Sin embargo, la expresión “tierra degradada” puede implicar simplemente un área de bosque que fue talada o un área agrícola de subsistencia, que conservan su potencial productivo. También se suele hablar de “tierras subutilizadas” como sinónimo de degradadas. En resumen, las empresas plantadoras son quienes definen que la tierra está degradada o subutilizada y de tal manera justifican sus plantaciones frente a la opinión pública. Sin embargo, los pobladores locales generalmente no están de acuerdo ni con que la tierra esté degradada o subutilizada y mucho menos con que deba plantarse con eucaliptos, pinos u otras especies comerciales. Esto es lo que en muchos casos explica la resistencia de los pobladores locales frente al avance plantador, que intenta apropiarse de tierras que son productivas y no “degradadas” ni “subutilizadas”.

Mentira 5: Las plantaciones sirven para contrarrestar el efecto invernadero

Este es uno de los argumentos que se han puesto más de moda recientemente. Se dice que a medida que los árboles van creciendo, van tomando carbono en cantidades mayores a las que emiten, de modo que tienen un balance neto positivo respecto de la cantidad de dióxido de carbono (el principal gas de efecto invernadero) en la atmósfera. Sin embargo, las plantaciones forestales tienen todavía que demostrar que son sumideros de carbono.

En términos generales, cualquier área cubierta de plantaciones, en ausencia de pruebas de lo contrario, debería ser considerada una fuente neta de carbono y no un sumidero. En primer lugar, porque en muchos casos estas plantaciones sustituyen a bosques, lo que significa que los volúmenes de carbono liberados por la deforestación sean superiores a los que la plantación en crecimiento podría capturar, incluso en el largo plazo. Incluso cuando no implican deforestación, se instalan en otros ecosistemas que también almacenan carbono (tales como las praderas), que es liberado a la atmósfera a consecuencia de la plantación.

Hay además una segunda cuestión crucial: ¿estas plantaciones serán cosechadas o no? De darse la primera hipótesis serían, en el mejor de los casos, tan sólo sumideros temporarios: el carbono es almacenado hasta la cosecha para luego ser liberado en pocos años (en algunos casos incluso en meses) cuando el papel u otros productos provenientes de las plantaciones son destruidos. En el caso de que los árboles no fueran cosechados, las plantaciones estarían ocupando millones y millones de hectáreas que podrían estar dedicadas a propósitos mucho más provechosos, como la producción de alimentos.

Finalmente, es fundamental ver el tema en su total dimensión y analizar el conjunto de impactos que la promoción de grandes monocultivos forestales con especies de rápido crecimiento puede generar en otras áreas ambientales y sociales. Sabiendo que estas plantaciones impactan sobre el ambiente (suelos, agua, flora y fauna) y sobre las comunidades locales, no resulta aceptable promoverlas con un propósito “ambiental” como el de contrarrestar el efecto invernadero. La solución tiene que venir por el lado de la reducción de emisiones de CO2 (derivadas del uso de combustibles fósiles) y por la protección de los bosques y no por intentos de colonizar enormes áreas de tierra sin haber analizado cabalmente las consecuencias.

Mentira 6: Las plantaciones son necesarias para abastecer un consumo creciente de papel

El consumo de papel es generalmente percibido como algo positivo, vinculado a la alfabetización, al acceso a información escrita y a una mejor calidad de vida. Esa percepción por parte del público es utilizada por las empresas plantadoras para justificar la supuesta necesidad de aumentar la producción de celulosa a partir de sus extensas plantaciones de pinos y eucaliptos. Por lo tanto, este tema requiere varias precisiones:

Gran parte de la celulosa producida en el Sur no está destinada a abastecer a la población de esos países, sino a los consumidores del Norte. En tanto que Estados Unidos y Japón tienen un consumo anual de papel per cápita de más de 330 y 230 kilos respectivamente, países exportadores de celulosa como Chile, Sudáfrica, Brasil e Indonesia muestran un consumo per cápita de 42, 38, 28 y 10 kilos respectivamente.

Alrededor del 40% del papel producido en el mundo es utilizado para embalaje y envoltura, en tanto que sólo el 30% se destina a papeles de escritura e impresión, por lo que el argumento de la alfabetización no es tan relevante como se lo pretende mostrar.

Además, gran parte del consumo de papeles de escritura e impresión está destinado a la publicidad. En los Estados Unidos, el 60% del espacio de las revistas y periódicos está reservado para avisos, en tanto que anualmente se producen unos 52.000 millones de unidades de diversos tipos de materiales de publicidad, incluyendo 14.000 millones de catálogos para compras por correo que a menudo van directo a la basura. Tal tipo de consumo excesivo de papel no es exclusivo de los Estados Unidos, sino que también es característico de la mayoría de los países del Norte e incluso se pretende exportar tal modelo hacia los países del Sur.

El tema radica entonces en que el consumo actual de papel es ambientalmente insustentable y que gran parte del mismo es socialmente innecesario. Por lo tanto, ni los planes de uso de los bosques, ni los planes de expansión de las plantaciones forestales pueden pretender autojustificarse diciendo que “la humanidad” necesita más papel.

Mentira 7: Las plantaciones son mucho más productivas que los bosques

Este argumento puede parecer convincente si se observa el rápido crecimiento de los árboles en una plantación de pinos o eucaliptos. Sin embargo, depende de lo que se entienda por “productivo” y a quién beneficia esa producción.

Una plantación comercial produce un gran volumen de madera para industria por hectárea y por año. Pero eso es todo lo que produce. El beneficiario directo de esa producción es la empresa propietaria de la plantación.

Un bosque no sólo produce (como la plantación) madera para el mercado, sino que su producción abarca otros tipos de árboles, vegetales, animales, frutas, hongos, miel, forraje, abono, leña, maderas para usos locales, fibras vegetales, medicinas y genera además una serie de servicios en materia de conservación de suelos, de biodiversidad, de recursos hídricos, de microclima.

Cuando se sostiene que las plantaciones son mucho más productivas que los bosques, sólo se está comparando el volumen de madera para industria que se puede extraer de ambos y en esa comparación la plantación aparece como superior.

Sin embargo, cuando se compara la totalidad de bienes y servicios provistos por la plantación y el bosque, resulta evidente que este último es mucho más productivo que la plantación. Es más, en muchos aspectos la producción de la plantación es nula (por ejemplo en la producción de alimentos, medicinas o forraje) e incluso puede ser negativa, cuando afecta a otros recursos como el agua, la biodiversidad o el suelo.

Lo anterior resulta particularmente claro para aquellas poblaciones locales que sufren los efectos de la implantación de extensos monocultivos forestales, puesto que sufren la pérdida de la mayor parte de los recursos que hasta entonces habían asegurado su supervivencia. Para ellos, la productividad de estas plantaciones es nula o más bien de signo negativo.

Mentira 8: Las plantaciones generan empleo

Este es también un argumento típico entre quienes promueven las plantaciones. Sin embargo, en la mayoría de los casos esta afirmación es totalmente falsa.

Las grandes plantaciones generan empleos directos fundamentalmente en las etapas de plantación y de cosecha. Luego de la plantación, el empleo cae en forma sustancial. Al momento de la cosecha, la plantación requiere nuevamente de la contratación de mano de obra, pero el número de puestos de trabajo tiende a disminuir notoriamente por la creciente mecanización de esta operación.

Los escasos empleos generados son en general de muy baja calidad, siendo en su mayoría de carácter temporal, con bajos salarios y en condiciones de trabajo caracterizadas por la mala alimentación, el alojamiento inadecuado y el no cumplimiento de la legislación laboral vigente. Los accidentes y las enfermedades laborales son frecuentes. El modelo predominante en el Sur, es que las empresas plantadoras subcontratan a empresas informales para la realización de las tareas de plantación y cosecha.

Dado el escaso nivel de inversión requerido, la competencia entre dichas empresas informales se basa fundamentalmente en la baja en el costo de la mano de obra, lo que explica las pésimas condiciones salariales y laborales de los trabajadores forestales. Sólo en los casos en los que la cosecha se basa en moderna y costosa maquinaria forestal, tales tareas quedan en manos de la empresa plantadora, que se ve obligada a ofrecer mejores condiciones de trabajo.

En muchos países tienden simultáneamente a privar a los previos ocupantes de la tierra de sus anteriores fuentes de trabajo. Es común que estas plantaciones se instalen en tierras destinadas a la agricultura de subsistencia por lo que incluso la tendencia del empleo neto es en muchos casos negativa. Por otro lado, cuando su instalación implica la previa destrucción del bosque, los pobladores locales se ven privados de una serie de ocupaciones y fuentes de ingreso dependientes de los recursos provistos por el bosque. En casi todos los casos, las plantaciones resultan en la expulsión de la población local, en particular hacia los cinturones de miseria de las ciudades.

En términos generales, las plantaciones generan mucho menos empleo que la agricultura y el balance sólo resulta positivo en algunas pocas áreas escasamente pobladas dedicadas a la ganadería extensiva. En cuanto al empleo industrial, las plantaciones no siempre dan lugar a la creación de industrias locales, dado que en muchos casos la producción apunta a la exportación directa de troncos sin procesar. Incluso cuando se establecen industrias de pulpa y papel, su alto grado de mecanización implica la creación de pocos puestos de trabajo.

De todas las actividades capaces de generar empleo a nivel local, la actividad plantadora es probablemente la peor opción. El objetivo de las empresas forestales no consiste en generar empleos, sino en generar ganancias para sus accionistas. Sin embargo, utilizan este falso argumento para justificar socialmente su emprendimiento.

Mentira 9: Los posibles impactos negativos de los monocultivos forestales industriales se pueden evitar o mitigar con un buen manejo

En última instancia, los promotores de las plantaciones pueden aceptar que éstas no son bosques y que pueden acarrear impactos negativos, pero agregan que estos impactos se generan por un mal manejo y no por las plantaciones en sí. La solución -afirman- es entonces técnica: aplicar buenos métodos de manejo.

Sin embargo, no se trata de un tema técnico, sino de una cuestión esencialmente política, de poder, con beneficiarios y perjudicados. Desde los centros de poder se toman decisiones que afectan la vida y posibilidades de supervivencia de las poblaciones locales y condicionan fuertemente las decisiones de los gobiernos, con el objetivo de abastecer un mercado global con los productos madereros que éste requiere. Las necesidades y aspiraciones locales no cuentan. De aquí derivan los principales problemas que este tipo de plantaciones acarrean. Es obvio que esto no se puede resolver con ningún “buen manejo”. Es más, el buen manejo de las empresas plantadoras consiste primeramente en convencer al gobierno que les permita invertir en determinadas regiones del país, que les otorgue determinadas ventajas (subsidios directos e indirectos) y que intervenga -en caso necesario- para desalojar o reprimir a los pobladores locales. En un número importante de casos, las distintas formas de presión o represión constituyen la principal herramienta de “buen manejo” para resolver los conflictos sociales generados por las plantaciones.

En lo referente a los impactos ambientales que las plantaciones comerciales generan, es también utópico pretender que se puedan resolver a través de un buen manejo técnico. Las propias características del modelo hacen que éste sea básicamente insustentable por más que se adopten prácticas conservacionistas o monitoreos destinados también en gran medida a mejorar la imagen de la empresa frente a los posibles opositores ambientalistas. En efecto, el modelo se caracteriza por:

La gran escala.

No es lo mismo el impacto ambiental que puede generar un eucalipto o un pino que los que generan decenas o centenares de miles de hectáreas concentradas en determinada región de un país. La modificación del espacio geográfico es enorme. Para disimular este hecho, los promotores de las plantaciones insisten actualmente en utilizar porcentajes, diciendo que “sólo ocupan el 1 o el 2% del área total del país”. Sin embargo, no se puede tapar el sol con la mano. Lo cierto es que se trata de grandes concentraciones de monocultivos forestales y el único “buen manejo” posible es justamente reducir el tema a porcentajes.

El monocultivo de especies exóticas.

Si bien es cierto que la mayoría de las especies agrícolas son exóticas, en el caso de las especies utilizadas en los cultivos forestales esto tiene fuertes implicancias negativas. La elección de estas especies se origina en parte en la inexistencia de plagas y enfermedades en los países en los que son introducidas, que pudieran afectarlas. Si bien esto es absolutamente lógico para el plantador, resulta un problema para la fauna local, para la que estas plantaciones constituyen un desierto alimenticio. Unido al tema de la gran escala, el impacto en particular sobre la fauna es, por ende, enorme. La biodiversidad a nivel del suelo es afectada gravemente debido a que los restos vegetales de los pinos y eucaliptos resultan tóxicos para gran parte de la flora y fauna del suelo. El sistema presenta además una gran debilidad intrínseca, ya que, en caso de aparecer una especie capaz de alimentarse de los árboles vivos, se transformará en una plaga que podrá poner en cuestión a todas las plantaciones similares de la región.

La rapidez de crecimiento.

La lógica empresarial de estos emprendimientos hace que la rapidez de crecimiento sea crucial para asegurar la rentabilidad de la inversión. Tal crecimiento se basa en parte en la selección de especies, pero también en el uso de fertilizantes y herbicidas (que afectan al suelo y al agua), así como en un consumo enorme de agua, que afecta a la región en su conjunto. Como si fuera poco, la biotecnología forestal está también apuntando en ese sentido, creando “super árboles” de crecimiento aún mayor y resistentes a los herbicidas, por lo que el impacto es doble: mayor contaminación por uso de agroquímicos y mayor consumo de agua.

La corta en turnos cortos.

La misma lógica determina que los árboles sean cortados cada pocos años, lo que implica una gran salida de nutrientes del sistema y procesos de erosión, así como la destrucción del hábitat de aquellas pocas especies locales que se estaban adaptando a la plantación.

De todo lo anterior resulta claro que son pocas las medidas técnicas que se pueden adoptar para evitar o mitigar la mayor parte de los impactos ambientales generados por las plantaciones. Si bien se podrán mejorar algunos aspectos (utilizar agroquímicos menos nocivos, preparar el suelo siguiendo curvas de nivel, cuidar que no se produzcan procesos de erosión al momento de la corta, conservar áreas silvestres como parches en el paisaje, monitorear suelos, agua, flora y fauna, etc.), lo cierto es que resulta imposible evitar los impactos porque el propio modelo no lo permite: no se puede (desde el punto de vista de la rentabilidad) hacer que los árboles crezcan más lento, que consuman menos agua, que no requieran fertilizantes, que no afecten a los suelos, que no reduzcan la biodiversidad local. En síntesis, el problema es el modelo y no la adopción de medidas apropiadas de manejo.

Mentira 10: Las plantaciones no pueden ser juzgadas en forma aislada

Este es uno de los argumentos más recientes de los promotores de las plantaciones. Sostienen que hay un “sistema continuo” entre un bosque primario y un “bosque plantado” especializado en la producción de madera. Es decir, que habría un sistema, al que llaman “bosque”, que incluye bosques primarios protegidos, bosques de producción, bosques protectores, bosques secundarios y plantaciones de todo tipo. Por lo tanto, dicen que hay que analizar ese sistema “bosque” en su totalidad y no centrarse en uno sólo de sus componentes: el monocultivo forestal a gran escala. El argumento es inteligente, pero no menos falso que los anteriores.

En primer lugar, porque parte de la falsa premisa de que una plantación es un bosque. El tipo de plantaciones al que hacemos referencia constituye un cultivo especializado en la producción de grandes volúmenes de madera en plazos cortos, cuya única similitud con un bosque consiste en estar constituido por árboles, que ni siquiera son nativos. Por lo tanto, no puede hablarse de un “sistema continuo” entre elementos intrínsecamente diferentes. Sería como decir que la fauna nativa y la cría de vacas lecheras constituyen un sistema continuo entre lo natural y lo especializado en la producción de leche y que no es posible juzgar aisladamente los impactos de la ganadería lechera sin analizarlos en ese contexto.

En segundo lugar, porque en general las plantaciones comerciales no sólo no complementan a los bosques, sino que en muchos casos se constituyen en causas directas o indirectas de deforestación. Lo mismo se puede decir con respecto a cómo afectan la biodiversidad, el suelo, el agua y en particular a las poblaciones locales.

En definitiva, este razonamiento pretende justificar la destrucción de la naturaleza en determinada área argumentando que su conservación se asegura en otra área. Al incluir las plantaciones en ese supuesto sistema “bosque”, se esconde y justifica la destrucción generada a partir de los monocultivos forestales a gran escala. Frente a los impactos sobre la biodiversidad, la respuesta de las empresas plantadoras consistirá en decir que ésta se asegura por la existencia de áreas protegidas. Si bien sus argumentos serán menos convincentes en el caso de los impactos sobre el agua y menos aún sobre los suelos, igual harán referencia al sistema “bosque”, que asegura el agua y la conservación del suelo. Guardarán quizá silencio sobre los impactos sociales.

Pero el tema de fondo es que esa lógica divorcia la producción y el consumo de la conservación, cuando en realidad la única forma de asegurar la sustentabilidad de esos procesos en el largo plazo consiste en considerar la conservación como parte de un sistema único. En este sentido, existen algunos tipos de plantaciones que quizá sí podrían ser incluidas dentro de un sistema “bosque”, que están caracterizadas por:

-Ser de pequeña o mediana escala.

-Estar compuestas por una multiplicidad de especies, siendo todas o algunas de ellas nativas.

-Dar abrigo, alimentación y posibilidades de reproducción a la fauna nativa.

-Permitir el desarrollo de las especies de la flora nativa.

-Conservar o mejorar los suelos.

-Regular el funcionamiento hidrológico de la región.

-Contar con la aprobación de la población local.

-Aportar productos y servicios de utilidad para las poblaciones locales.

Dado que ninguno de los monocultivos a gran escala a los que nos estamos refiriendo puede cumplir con ninguna de dichas condiciones, resulta claro que no deben ser considerados como integrando el sistema bosque y que por consiguiente sus impactos deben ser analizados por separado.

Fuente Consultada: Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales / Documento informativo, Campaña Plantaciones, Ricardo Carrere

Vaca Muerta Explotacion del Yacimiento de Hidrocarburos Shale en Neuquen

Vaca Muerta Explotación del Yacimiento de Hidrocarburos

cigueña petroleoVaca Muerta es un yacimiento de hidrocarburos no convencionales, también conocidos como “shale oil” –cuando se extrae petróleo- y “shale gas” –cuando se extrae gas-.

Se denomina No Convencional porque  para la extracción se recurre a un método especial, totalmente diferente al clásico sistema que conocemos de las torres de perforación que solemos ver el costado de las rutas en el sur argentino, o también las famosas “cigüeñas” que trabajan incasablemente desparramadas por grandes áreas desiertas. (imagen izq.)

Este hidrocarburo, una especie de “maná del suelo” se encuentra a unos 3000 m. de profundidad, distribuido en una superficie de aproximadamente 30.000 Km2.

Como se decía antes, para poder extraerlos se debe aplicar otro método, no standar, llamando extracción  standard al sistema en donde se introduce una tubería vertical hasta el depósito de hidrocarburo y por diferencia de presión (natural o provocada) el petróleo crudo asciende hasta la superficie como ocurre normalmente en los países de medio oriente donde esta riqueza emana casi sin esfuerzo. Pero ese petróleo almacenado no era generado en ese lugar, sino más abajo, en la denominada roca madre.

Dadas ciertas condiciones de presión y de calor que haya tenido la formación rocosa, puede darse el caso de que haya quedado petróleo o gas entre las rocas y que nunca haya llegado a los almacenes. En este caso el método de extracción cambia, lo cual lo hace sumamente costoso y complejo, ya que la técnica de considerablemente distinta.

Hay que aclarar que Vaca Muerta no es un descubrimiento actual, sino que desde cuando se hicieron las primeras perforaciones convencional la tubería ha pasado por esa zona, para llegar a otras profundidades mayores conocida como Sierras Blancas. Inclusive se presentaba cierta dificultad, por que cuando pasaban por esa zona debía sellar con lodo esa parte de la perforación, para poder seguir avanzando hacia abajo.mapa vaca muerta

Por es bueno aclarar que “vaca muerta” no se refiere a la zona geográfica sino que  es una formación rocosa muy profunda que recorre el subsuelo de la mayoría de los yacimientos de la cuenca neuquina. En esa formación rocosa está atrapado el petróleo y por eso se ha convertido en un tesoro oculto del que todos los petroleros hablan.

Se cree que Vaca Muerta podría cambiar el panorama energético argentino para los próximos años y convertir al país en un gran potencial de hidrocarburos. Se llama Vaca Muerta porque en realidad, hay una sierra homónima cerca de Zapala, que fue la que le dio al científico que la descubrió hace ya varias décadas la idea de copiar la denominación.

La   formación geológica tiene un espesor entre 590 y 300m. según la zona que se considere, pues abarca una superficie de 70 mil kilómetros cuadrados, ocupando casi toda la provincia de Neuquén y pedacitos de Mendoza, La Pampa y Río Negro.

muestra roca madre
Cuando se observa una pedazo de muestra se parece es una especie de pizarra negra, que se deshace en finas capas cuando se la manipula con los dedos, como una masa de hojaldre de panadería.
Algunos pedazos de esa roca  guardan aún la forma de los amonites y un dejo de olor a hidrocarburo. (Los amonites, son animales comomoluscos con compartimentos en su concha, comunes durante el jurásico, hace unos 195 millones de años.)

Desde hace unos 20 años, sobre todo en Estados Unidos, se empezó a experimentar con perforaciones horizontales (ver figura) que permiten llegar a formaciones rocosas antes inaccesibles.

Respecto a la reservas shale en gas , se sabe que la primera gran cuenca de hidrocarburos shale está en China, con 38 billones de m3. Y la segunda en EE.UU. con 26 billones de m3 y la tercera en Argentina con 23,5 billones de m3. (en igual orden están las reservas de oil shale). Actualmente  las reservas actuales de gas convencional de Argentina son apenas de 0,5 billones de m3. La reservas convencionales están decayendo y se están haciendo exploraciones costa afuera de algunos países como puede ser Brasil, quien ha encontrado ciertos yacimientos importantes.

En Argentina se están haciendo estudio sobre la factibilidad, debido a los altos costos que implica la extracción, pero en caso que resulte un proyecto positivo podría lograr el autoabastecimiento energético, grave inconveniente hoy, que obliga a importar por una cifra de 15.000 millones de dólares anuales, cifra que tiende a incrementarse de no conseguir nuevas extracciones.

La magnitud de la inversión oscila en los 10.000 millones de dólares. Actualmente hay cerca de 100 pozos no convencionales y la mitad son de YPF, hay planificados unos 100 pozos mas a corto plazo, pero para conseguir el autoabastecimiento se necesitaran mas de 2.500 pozos nuevos, y lógicamente si no se consiguen inversiones externas es imposible afrontar tal desafío, que en tiempo sería de unos 10 años.


El petróleo que se ha acumulado en un yacimiento común ha migrado desde algún otro lugar en las profundidades, donde se ha “producido”. En cambio, los hidrocarburos tipo “shale” se encuentran en su propia cocina. Por algo, VacaMuertaes “la roca madre”. El problema es que esta roca tan prolífica  no tiene porosidad y, por lo tanto, hay que creársela para poder hacer que fluya el hidrocarburo y emerja a la superficie.

El proceso de extracción consiste en realizar una perforación vertical de 15 cm. de diámetro hasta la roca madre (unos 3000 m.) y luego entrar en forma horizontal por la misma roca. Luego se genera un “punzado” con una carga explosiva que produce fundamentalmente una muy alta temperatura que perfora la tubería y funde la roca como una suerte de soplete.

Luego en un primer paso se inyectan a altísima presión entre 500 y 600 metros cúbicos de agua con agentes que reducen la fricción para hacer fracturar la roca. Ese golpe de presión hace que la roca se fracture. Como segundo paso se le vuelve a inyectar agua pero con una arena especial, una especie de bolitas negras, perfectamente esféricas, que se importa de China, Brasil o EE. UU. La finalidad de estas partículas es la evitar que se cierren las fisuras y por ese lugar circulará el hidrocarburo hacia el exterior. Un pozo puede tener entre 3 y 15 fracturas.

En las primeras experiencias hechas en EE.UU. la cantidad de agua utilizada se enviaba nuevamente al río, pero ha creado ciertos problemas ambientales, debido a la contaminación de agua subterránea,  por lo que en Argentina estaría previsto un tratamiento de ese agua, para volver a reutilizarla en nuevos pozos. Se utiliza agua del río Limay (no se usará agua subterránea) y a pesar que se utiliza mucho volumen de agua, se sabe que la industria y la agricultura consume mucho mas.

La experiencia petrolera en esa zona es sumamente importante y de larga data, pero este tipo de extracción no convencional no deja de ser un desafío día a día porque aparecen diversos problemas de orden técnico que  deben solucionarse en el momento y lógicamente va sumando nuevas experiencias a todos los operarios y capataces de la planta. Para muchos es una especie de “escuela” permanente, pues hay variables de presión , temperatura y profundidades que según el día se las debe controlar y regular con las “canillas” de las tuberías.

Por otro lado, hay una polémica respecto a los problemas ambientales y de salud que podría generan en el futuro dicha planta y las opiniones de la gente de la zona se han dividido, generándose por momentos conflictos internos, pues también se sabe que podría traer muchos puestos de trabajo para el área del yacimiento.

La polémica en Europa y en los EE.UU. La explotación de gas y petróleo shale ha sido prohibida en Francia y en Bulgaria. En Estados Unidos, donde la industria realmente estalló desde el 2000 (se hicieron miles y miles de pozos en todo el país), hay una enorme polémica respecto del impacto de la actividad en las fuentes de agua y la salud de las personas. Ha habido casos probados de contaminación en los estados de Wyoming y Colorado, y resistencia popular en Ohio, Pensilvania y Nueva York.  Los pozos de hidrocarburos no convencionales se encuentran en áreas pobladas y rurales. En los hospitales se han denunciado casos de padecimientos infrecuentes, como fuertes dolores de cabeza, tumores, reacciones en la piel. También se han notado malformaciones en fetos de animales de granja.

proceso petroleo

 

CARACTERÍSTICAS
Vaca Muerta tiene 4 propiedades geológicas que la distinguen como una formación de shale única en el mundo: importante cantidad de Carbón Orgánico Total (TOC), alta presión, buena permeabilidad y gran espesor.
A su vez, a diferencia de lo que ocurre con otras formaciones de shale, se encuentra alejada de centros urbanos, lo que facilita notablemente las operaciones.
Otra ventaja es que se encuentra a una profundidad mayor a los 2.500 metros, muy por debajo de los acuíferos de agua dulce, lo cual hace más segura su extracción y disminuye los riesgos ambientales.
Además, en esta región existe una importante actividad de producción de gas y petróleo convencional, por lo que se cuenta con la infraestructura necesaria para el desarrollo del shale.

Fuentes Consultadas: Revista VIVA Mayo de 2012

 

Uselo y Tirelo Frases Mentirosas de la Ecología

PRIMEROS PASOS DE LA ECOLOGÍA
CUANDO LA ECOLOGÍA SE PUSO DE MODA

La moda ecológica

Los temas sobre ecología y la preocupación por la contaminación se puso de moda en los últimos años. Como toda moda siguió los mecanismos propios de ésta en la actual sociedad de consumo. Fue impuesta desde arriba y alentada a nivel mundial por medio de la radio, cine, televisión, revistas, periódicos y todo tipo de escritos. Aunque el centro por excelencia es Estados Unidos; sobre todo después de la campaña iniciada en 1970 desde la misma Casa Blanca a través del presidente Nixon.

El recurso de la moda es una de las tantas maneras de neutralizar un tema crucial como el del deterioro del ambiente humano. Se desplaza de ese modo el eje del problema: la contaminación aparece como una cuestión que no tiene nada que ver con la contaminación de la sociedad. Los medios de difusión masivos son los encargados de lanzar esa imagen. Por otra parte, como moda pronto tiene un efecto saturador, se hace algo cotidiano, cumple su ciclo y muere.

Un perfecto círculo para modelar la opinión colectiva, convertirla en inofensiva y sepultar una realidad que de ser abordada correctamente pone al desnudo todas las imperfecciones del sistema. Tomás Maldonado sostiene, no obstante, que cuando la moda haya entrado en la etapa final, dejará un saldo positivo pues habrá “contribuido a formar una conciencia ecológica“, aunque por el momento inconsistente. Pasada la moda será posible reanudar los esfuerzos que llevarán a una conciencia ecológica esencialmente crítica, respecto de la crisis de la sociedad. Ilustraremos estos conceptos con algunas facetas de la moda ecológica en los Estados Unidos.

En este país es donde se puede observar con mayor magnitud el fenómeno de la moda ecológica. Preocupación que, sin embargo, desde muchos años atrás existía ya en algunos científicos y estudiosos. Unas 360 organizaciones defensoras del ambiente humano existen solamente en la zona de Nueva York y más de miles en todo el país norteamericano. De esta profusa actividad en pos de la protección del medio han resultado términos nuevos como el de ecotáctica y ecoactivista.

Comúnmente se llama ecoactivista a los integrantes de estas organizaciones. La mayoría de ellas pertenecen a núcleos estudiantiles: el tema se ha convertido en una gran preocupación de la juventud. Algunos nombres de las agrupaciones de ecoactivistas son rimbombantes y elegidos con un criterio publicitario. Así encontramos a los “Enemigos de la Contaminación”, “Conspiración de la naturaleza” (Universidad de Oregón), “Supervivencia” (Nueva York), “Amigos de la tierra”, etcétera. Otros conservan nombres más serios como “Comité estudiantil de la Crisis Ambiental”, “Estudiantes en Defensa del Ambiente” (Universidad de Minnesota), “Comité de Acción Ambiental para la Supervivencia” (ENACT, Universidad de Michigan), “ECOS” (Universidad de Carolina del Norte), etc.

Casi todas estas instituciones realizan investigaciones sobre la materia, publican algún periódico, tienen distintivos, venden insignias. Por ejemplo el ENACT, ha vendido miles de calcomanías con la inscripción: “Déle una Oportunidad a la Tierra“. Realizan también conferencias, cursos y movilizaciones públicas. Este vasto movimiento protagonizado generalmente por los jóvenes ha sido usado por el establishment como una manera de distraer la atención sobre otros problemas fundamentales de los norteamericanos.

Se impulsa el estudio de la contaminación, su investigación a través de las universidades que tratan de imponer la conciencia de que la lucha es contra una cuestión que afecta a todos, asunto de vida o muerte, por encima de factores políticos, económicos que consideran secundarios. Muchas veces el problema ha servido para desplazar otros conflictos en universidades donde las causas estudiantiles radicales eran la característica predominante. Sin embargo, hay quienes ven en la lucha contra la contaminación una forma de atacar al sistema económico y social.

Una observación importante es la que aporta el poeta californiano Gary Snyder. “Los estudiantes han adoptado —expresa— la causa del ambiente , por una serie de eventos simultáneos. Hay interés en el pensamiento oriental, en el budismo, en la vida tribal, en la vida en pequeñas comunidades”. Empero—agrega— las universidades que estimulan el activismo ambiental van a tener un tigre sujeto por la cola: “Porque no se puede tomar en serio el ambiente sin ser revolucionario. Hay que estar dispuesto a reestructurar la sociedad”.3 Algunas de las acciones de los ecoactivistas trascienden también fuera del ámbito de las casas de estudio. Un grupo de activistas de la Universidad Minnesota organizaron un simbólico entierro de un motor de combustión interna para protestar contra la contaminación de aire provocada por éstos. Muchos de los integrantes del cortejo fúnebre llevaban pancartas con la leyenda: Entierren el motor, antes de que él nos entierre. Acciones como estas son las que han llevado a caracterizar a sus protagonistas como eco-extravagantes. A veces el humor es también un buen vehículo para la protesta.

Los miembros de Acción Ecológica de Boston organizaron una manifestación para entregar a la empresa Boston Edison una cinta azul como El Contaminador del Año. Algunos grupos más radicalizados han expresado su descontento contra la guerra del Vietnam, realizando investigaciones sobre los efectos de la contaminación provocada por los herbicidas arrojados en el suelo vietnamita.

Un ecoactivista de fama mundial es el joven abogado Ralph Nader. Su último libro en español titulado “El Festín Envenenado”, es el resultado de encuestas realizadas por él y su equipo. La importancia del texto radica en cuanto documento político: critica las bases estructurales del sistema capitalista desarrollado y aporta datos concretos de la gravedad de la polución en su país. Nader contribuyó, entre otras cosas, a descubrir los efectos cancerógenos de los ciclamatos en los cobayos.

A raíz de ese hecho se tuvo que prohibir su venta en los Estados Unidos provocando un serio golpe a la industria del mismo cuyo mercado representaba un millón de dólares por año. Sus críticas apuntan doblemente: a las empresas responsables por un lado, y al poder político, por el otro. Los organismos oficiales creados para combatir la contaminación ambiental (por ejemplo, el National Air Pollution control administratio – NAPCA) están para Nader en el mismo complot con las empresas. De allí que entienda y plantee el problema como una guerra entre el público y los contaminadores (las empresas).

La codicia capitalista de estas últimas confunde además —para Nader— hasta los que adhieren al sistema. Señala también en este libro importantes ejemplos que ilustran sobre el poder monopólico de las empresas estadounidenses: la industria alimentaria representa 125 millones de dólares. Cuatro empresas controlan el 35 por ciento de los desayunos. En fabricación y venta de sopas, “Campbel” controla el 95 por ciento del mercado. Los contaminadores, afirma el ecoactivista, se sostienen entre sí.

Fuente Consultada: Transformaciones N°98 Enciclopedia de los Grandes Fenómenos de Nuestro Tiempo

Uselo y Tirelo Eduardo Galeano Frases Mentirosas de la Ecologia

Úselo y Tirelo de Eduardo Galeano
Frases Mentirosas de la Ecología

Un Poco de Historia por los años 70, primeras preocupaciones y
primeras organzaciones
La moda ecológica:

Los temas sobre ecología y la preocupación por la contaminación se puso de moda en los últimos años. Como toda moda siguió los mecanismos propios de ésta en la actual sociedad de consumo. Fue impuesta desde arriba y alentada a nivel mundial por medio de la radio, cine, televisión, revistas, periódicos y todo tipo de escritos. Aunque el centro por excelencia es Estados Unidos; sobre todo después de la campaña iniciada en 1970 desde la misma Casa Blanca a través del presidente Nixon.

El recurso de la moda es una de las tantas maneras de neutralizar un tema crucial como el del deterioro del ambiente humano. Se desplaza de ese modo el eje del problema: la contaminación aparece como una cuestión que no tiene nada que ver con la contaminación de la sociedad. Los medios de difusión masivos son los encargados de lanzar esa imagen. Por otra parte, como moda pronto tiene un efecto saturador, se hace algo cotidiano, cumple su ciclo y muere.

Un perfecto círculo para modelar la opinión colectiva, convertirla en inofensiva y sepultar una realidad que de ser abordada correctamente pone al desnudo todas las imperfecciones del sistema. Tomás Maldonado sostiene, no obstante, que cuando la moda haya entrado en la etapa final, dejará un saldo positivo pues habrá “contribuido a formar una conciencia ecológica”, aunque por el momento inconsistente. Pasada la moda será posible reanudar los esfuerzos que llevarán a una conciencia ecológica esencialmente crítica, respecto de la crisis de la sociedad. Ilustraremos estos conceptos con algunas facetas de la moda ecológica en los Estados Unidos.

En este país es donde se puede observar con mayor magnitud el fenómeno de la moda ecológica. Preocupación que, sin embargo, desde muchos años atrás existía ya en algunos científicos y estudiosos. Unas 360 organizaciones defensoras del ambiente humano existen solamente en la zona de Nueva York y más de miles en todo el país norteamericano. De esta profusa actividad en pos de la protección del medio han resultado términos nuevos como el de ecotáctica y ecoactivista.

Comúnmente se llama ecoactivista a los integrantes de estas organizaciones. La mayoría de ellas pertenecen a núcleos estudiantiles: el tema se ha convertido en una gran preocupación de la juventud. Algunos nombres de las agrupaciones de ecoactivistas son rimbombantes y elegidos con un criterio publicitario. Así encontramos a los “Enemigos de la Contaminación”, “Conspiración de la naturaleza” (Universidad de Oregón), “Supervivencia” (Nueva York), “Amigos de la tierra”, etcétera. Otros conservan nombres más serios como “Comité estudiantil de la Crisis Ambiental”, “Estudiantes en Defensa del Ambiente” (Universidad de Minnesota), “Comité de Acción Ambiental para la Supervivencia” (ENACT, Universidad de Michigan), “ECOS” (Universidad de Carolina del Norte), etc.

Casi todas estas instituciones realizan investigaciones sobre la materia, publican algún periódico, tienen distintivos, venden insignias. Por ejemplo el ENACT, ha vendido miles de calcomanías con la inscripción: “Déle una Oportunidad a la Tierra”. Realizan también conferencias, cursos y movilizaciones públicas. Este vasto movimiento protagonizado generalmente por los jóvenes ha sido usado por el establishment como una manera de distraer la atención sobre otros problemas fundamentales de los norteamericanos. Se impulsa el estudio de la contaminación, su investigación a través de las universidades que tratan de imponer la conciencia de que la lucha es contra una cuestión que afecta a todos, asunto de vida o muerte, por encima de factores políticos, económicos que consideran secundarios.

Muchas veces el problema ha servido para desplazar otros conflictos en universidades donde las causas estudiantiles radicales eran la característica predominante. Sin embargo, hay quienes ven en la lucha contra la contaminación una forma de atacar al sistema económico y social. Una observación importante es la que aporta el poeta californiano Gary Snyder. “Los estudiantes han adoptado —expresa— la causa del ambiente por una serie de eventos simultáneos.

Hay interés en el pensamiento oriental, en el budismo, en la vida tribal, en la vida en pequeñas comunidades”. Empero—agrega— las universidades que estimulan el activismo ambiental van a tener un tigre sujeto por la cola: “Porque no se puede tomar en serio el ambiente sin ser revolucionario. Hay que estar dispuesto a reestructurar la sociedad”.

Algunas de las acciones de los ecoactivistas trascienden también fuera del ámbito de las casas de estudio. Un grupo de activistas de la Universidad Minnesota organizaron un simbólico entierro de un motor de combustión interna para protestar contra la contaminación de aire provocada por éstos.

Muchos de los integrantes del cortejo fúnebre llevaban pancartas con la leyenda: Entierren el motor, antes de que él nos entierre. Acciones como estas son las que han llevado a caracterizar a sus protagonistas como eco-extravagantes. A veces el humor es también un buen vehículo para la protesta. Los miembros de Acción Ecológica de Boston organizaron una manifestación para entregar a la empresa Boston Edison una cinta azul como El Contaminador del Año.

Algunos grupos más radicalizados han expresado su descontento contra la guerra del Vietnam, realizando investigaciones sobre los efectos de la contaminación provocada por los herbicidas arrojados en el suelo vietnamita.

Un ecoactivista de fama mundial es el joven abogado Ralph Nader. Su último libro en español titulado “El Festín Envenenado”, es el resultado de encuestas realizadas por él y su equipo. La importancia del texto radica en cuanto documento político: critica las bases estructurales del sistema capitalista desarrollado y aporta datos concretos de la gravedad de la polución en su país.

Nader contribuyó, entre otras cosas, a descubrir los efectos cancerógenos de los ciclamatos en los cobayos. A raíz de ese hecho se tuvo que prohibir su venta en los Estados Unidos provocando un serio golpe a la industria del mismo cuyo mercado representaba un millón de dólares por año. Sus críticas apuntan doblemente: a las empresas responsables por un lado, y al poder político, por el otro.

Los organismos oficiales creados para combatir la contaminación ambiental (por ejemplo, el National Air Pollution control administration NAPCA) están para Nader en el mismo complot con las empresas. De allí que entienda y plantee el problema como una guerra entre e! público y los contaminadores (las empresas). La codicia capitalista de estas últimas confunde además —para Nader— hasta los que adhieren al sistema. Señala también en este libro importantes ejemplos que ilustran sobre el poder monopólico de las empresas estadounidenses: la industria alimentaria representa 125 millones de dólares.

Cuatro empresas controlan el 35 por ciento de los desayunos. En fabricación y venta de sopas, “Campbel” controla el 95 por ciento del mercado. Los contaminadores, afirma el ecoactivista, se sostienen entre sí.