Miserias Humanas del Siglo XX

Modelos de Vida Sacrificadas y de Coraje Injusticias de la Vida

La Chica de Qatif – Una Condena Brutal I
Adriana Macias – Otro Ejemplo de Superación Humana
Amina Lawal – Una Condena Brutal II
Ramon Sampedro – Una Atroz Espera
Qian Hongyan – La Nena “Pelota de Basquet”
Dede Koswura – “El Hombre Árbol
Mario Capechi – De Mendigo a Premio Nobel
Joseph Merrick – El Hombre Elefante
Pistorius Oscar – El Atleta Sin Piernas
Nguyen Thi Phuong Envejecimiento Prematuro

EJEMPLOS DE VIDA: Coraje

“El coraje es el precio que exige la vida para garantizar la paz.”
AMELIA EARHART

El coraje consiste en descubrir la fuerza interior y el valor que se requieren siempre que uno ha de enfrentarse al peligro, a la dificultad o a cualquier oposición. El coraje es la energía que subyace en todas las grandes acciones y la chispa que enciende los primeros pasos del bebé hacia su crecimiento. Reside en las profundidades de cada uno de nosotros, listo para entrar en el juego en esos momentos en que necesitas progresar rápidamente o abrirte paso frente a lo que parecen barreras infranqueables. Es la fuerza intangible que te empuja hacia delante en tu viaje.

Se necesita valor para aceptar la idea de que lo que haces con tu vida depende de ti, y también para obrar conforme a tus necesidades. Puedes aprender cómo acceder a tu coraje cavando muy hondo dentro de ti y accionando cualquier conexión espiritual que te sostenga. ¿Qué te mueve a actuar? Para algunos es la creencia en un poder superior, para otros puede ser la meditación o una música inspiradora, y para algunos otros quizá la gran literatura pasajes de obras espirituales. Independientemente de cual sea tu conexión con la fuente divina, cultívala, pues tendrás que recurrir a ella en esos momentos en los que .el coraje sea necesario.

Hay veces, por supuesto, en que tal vez seas incapaz de localizar esa reserva de valentía almacenada en tu interior. En esos casos es cuando necesitas buscar el apoyo de los seres queridos que te rodean. Tú puedes tomar prestado de estas personas, que creen ciegamente en ti, el ánimo que necesitas para superar los momentos de amnesia temporal en los que te has olvidado de tus propias habilidades y de tu tenacidad.

El coraje se aprende en el momento que, impulsado por la fe, entras en acción. Recuerdo cuando aprendí a bucear siendo una niña. Durante semanas estuve sentada en el borde del trampolín de la piscina municipal intentando hacer acopio del coraje necesario para hundir la cabeza en el agua. Mi padre estuvo al lado de la escalera durante tres sábados dándome ánimos para hacerlo. Él me enseñaba una y otra vez cómo tenía que hacerlo, pero yo aún tenía miedo. Era un temor sin sentido, porque yo sabía que no me haría daño y además tampoco me importaba mucho si lo hacía mal. Supongo que simplemente tenía ese miedo que sobrecoge a menudo a los humanos cuando están a punto de sumergirse, ya sea en sentido metafórico o I itera I, en lo desconocido.

Finalmente llegó el día en que me di cuenta de que podía mentalizarme a mi gusto y recibir el apoyo incondicional de mi padre, pero que en última instancia era yo quien tenía que decidirme y lanzarme al agua. Subí la escalera una vez más, permanecí de pie en ese borde del trampolín que ya me era tan familiar, recé una pequeña oración y me tiré. No fue una inmersión perfecta, pero era indiscutiblemente una inmersión. No sonaron trompetas celestiales anunciando la gloria de mi logro, pero en aquel momento aprendí la valiosa lección del coraje, que ha permanecido en mí desde entonces.

¿Cuáles son los miedos de tu camino? Sácalos a la luz para que pierdan su poder sobre ti. Lo único que hacen los temores, tanto los reales como los imaginarios, es impedir tu desarrollo. Destiérralos para que puedas aprender la lección del coraje y crear una vida acorde con tus deseos.

Fuente Consultada: El Juego de la Vida Chérie Carter Scott