Nobeles Argentinos

Spinoza La Inferioridad de las Mujeres Filosofo Racionalista

Spinoza La Inferioridad de las Mujeres
Filosofo Racionalista

filosofo renacentistaBaruch de Spinoza (1632-1677) fue un filósofo que creció en la relativamente tolerante atmósfera de Amsterdam. Fue expulsado de la sinagoga de la ciudad a los veinticuatro años por rechazar los principios del judaísmo.

Condenado al ostracismo por la comunidad judía local, lo mismo que por las principales iglesias cristianas, Spinoza vivió una vida tranquila e independiente, ganándose la vida en  la preparación de lentes ópticos, y se negó a aceptar la cátedra de filosofía en la Universidad de Heidelberg por temor a comprometer su libertad de pensamiento.

Spinoza leyó gran cantidad de obras científicas y experimentó la influencia de Descartes.

Si bien apoyaba la aproximación racional cartesiana al conocimiento, Spinoza era reacio a aceptar las implicaciones de las ideas Descartes, en particular la división de mente y materia y la aparente separación de un Dios infinito del finito mundo material. Dios no era sólo el creador del universo, era el universo.

Todo está en Dios y nada puede separarse de él. Esta filosofía del panteísmo (otros la han clasificado como panenteísmo o monismo) fue formulada el libro de Spinoza Ética demostrada al modo geométrico, la cual no se publicó hasta después de su muerte.

Para Spinoza, los seres humanos no están “situados en la naturaleza como un dominio dentro de otro dominio”; sino que son tan parte de Dios o de la naturaleza, o del orden universal, como otros objetos naturales. El que no se haya podido entender a Dios ha conducido a malas interpretaciones, una de las cuales sostiene que la naturaleza existe sólo para el provecho personal.

“A medida que encuentran dentro y fuera de ellos mismos muchos de los medios que tanto los ayudan en su búsqueda de lo que es útil, digamos, los ojos que miran, los dientes que mastican, hierbas y animales que los proveen de comida, el Sol que les dá la luz, el mar que cría a los peces,llegan a ver la totalidad de la naturaleza como un medio para obtener innumerables conveniencias”

Además, por ser incapaces de encontrar otra causa de la existencia de estas cosas, las atribuyen a un Dios-creador al que deben vene­rar para conseguir sus propósitos: “De ahí se deduce que cada cual considerara para si mismo, de acuerdo con sus capacidades, una manera diferente de devoción hacia Dios, por lo que el Señor debería amarlo más que a sus iguales, y dirigir todo el curso de la naturaleza a la satisfacción de su ciega avidez e insaciable avaricia”.

Luego, cuando la naturaleza se presentó de manera hostil en forma de tormentas, terremotos y enfermedades, “declararon que ciertas cosas suceden porque los dioses están molestos por algún mal que les fue hecho a ellos por los hombres, o por alguna falta en su culto”, en lugar de comprender “que la buena y la mala suerte alcanzan a fieles e infieles por igual”? Del mismo modo, los seres humanos condenan moralmente las faltas ajenas al no poder entender que las emociones humanas, “pasiones de odio, ira, envidia y demás, consideradas en sí mismas, se siguen de la propia necesidad y eficacia de la naturaleza” y que «nada llega a suceder en la naturaleza que contravenga sus leyes universales”

Para explicar las emociones humanas, como todo lo demás, necesitamos analizarlas como lo haríamos con el movimiento de los planetas: “Trataré, en consecuencia, sobre la natura-fuerza de mis emociones conforme al mismo método que hasta este punto en mis investigaciones respecto a Dios y a la mente. Consideraré los actos humanos y los deseos exactamente del mismo modo que si estuviera ocupándome de líneas, planos y sólidos.

Todo tiene explicación racional y los seres humanos son de encontrarla. Valiéndose de la razón, la gente puede hallar la felicidad verdadera. Su libertad real llega cuando entienden el y la necesidad de la naturaleza y logran desprenderse de los intereses pasajeros.

La “natural” inferioridad de las mujeres
A pesar del desmoronamiento de antiguos conceptos y del surgimiento de una nueva visión del mundo en la Revolución Científica del siglo XVII, las actitudes hacia las mujeres seguían atadas a las perspectivas tradicionales. En esta selección, el filósofo Baruch de Spinoza arguye sobre la “natural” inferioridad de las mujeres ante los hombres.

Baruch de Spinoza, Tratado político

“Empero, preguntará acaso alguien, ¿están las mujeres bajo la autoridad de los hombres por naturaleza o por institución? Porque si ha sido por mera institución, entonces no tendríamos razón de para excluir a las mujeres del gobierno. Mas, si consultamos la experiencia, encontraremos que el origen de ello está en su debilidad. Porque nunca ha habido el caso de hombres y mujeres reinen juntos, sino en cualquier parte de la Tierra donde haya hombres, vemos que los hombres gobiernan, y las mujeres son gobernadas, y que en este plan ambos sexos viven en armonía. Pero, por otra parte, las amazonas, que se refiere que tenían el desde antiguo, no toleraban hombres en su país, pues criaban sólo a sus hijas hembras, y mataban a los varones que nacían de ellas. No obstante, si por naturaleza las mujeres fueran iguales a los hombres, y fueran distinguidas por la fuerza de carácter y la capacidad, en los cuales consiste principalmente el poder humano y, por ende, el humano derecho, seguramente entre tantas y diferentes naciones se encontrarían algunas en las que ambos sexos gobernaran por igual, y otras donde los hombres estuvieran gobernados por las mujeres, y así, criados de modo que puedan hacer menos uso de sus capacidades.

Y como este es el caso en ninguna parte, se puede aseverar con perfecta propiedad que las mujeres no tienen por naturaleza iguales derechos que los hombres: sino que necesariamente deben ceder ante ellos y que  no puede suceder que ambos sexos deban gobernar por igual  y mucho menos que los hombres deban ser gobernados por mujeres. Pero, si reflexionamos aún más sobre las pasiones humanas, como los hombres, de hecho, aman a las mujeres por la pasión del deseo, y estiman su astucia y sabiduría en proporción a la excelencia de su belleza, y también cuán opuestos son  los hombres a sufrir que las mujeres a las que aman muestren cualquier clase de favor a otros, así como otros hechos de esta clase, veremos fácilmente que los hombres y las mujeres no pueden gobernar por igual sin gran daño a la paz.”

Fuente Consultada: Filosofía David Papineaud Editorial BLUME

Enfermedades Mentales Psicopatia Trastornos de la Personalidad Neurotico

Enfermedades Mentales – Trastornos de la Personalidad

Introducción: Todos experimentamos la “locura” en algún momento en nuestras vidas. El hecho de beber demasiado en alguna fiesta puede hacer que nos conduzcamos de manera “tan extraña”, que preferimos olvidarnos de lo hecho o le echamos la culpa al alcohol, en lugar de admitir ante nosotros mismos que el alcohol meramente eliminó las inhibiciones normales e hizo que algo nuestro, algo que habitualmente preferimos mantener oculto, se manifestara. Puede tratarse de autocompasión, agresividad o lujuria.

enfermedades mentalesTal vez hizo que habláramos tonteras, o que tropezáramos y nos cayéramos, o que pusiéramos incómodos a todos los que nos rodeaban. Sin embargo, una vez que los efectos del alcohol pasan, recuperamos el autocontrol.

El alcohol produce un cambio en el equilibrio bioquímico del cerebro y del cuerpo. La visión se nubla y el habla se vuelve torpe, perdemos capacidad de coordinación, nuestros reflejos se retardan, nuestra conducta se ve afectada. Pero en la medida en que no nos pongamos demasiado incómodos y no dañemos a otras personas o cosas, la pérdida del control debida al alcohol es aceptada y hasta alentada por quienes nos rodean.

Sin embargo, si algo afecta nuestro cuerpo, nuestro cerebro o nuestra mente y ello provoca una conducta excéntrica incomprensible para los demás, cuyas causas son desconocidas, entonces la tolerancia es mucho menor.

Hacemos que intervenga la autoridad. Necesitamos que los “locos” sean encerrados. La pérdida del control, sea en la forma de una psicosis espectacular o de una depresión gradual y creciente, es considerada algo indeseable.

En algunos casos la pérdida del control es algo muy serio y muy angustiante, tanto para quien la sufre como para los demás. Oír voces de personas que dicen cosas malas acerca de uno cuando no hay nadie alrededor (alucinaciones auditivas), o sentir que nuestra mente está siendo controlada son cosas que ninguno de nosotros querría experimentar, pero para algunas personas eso es una realidad. No entendemos por qué, pero tampoco entendemos cómo funcionan muchos medicamentos, aunque sabemos que son efectivos y lo aceptamos así cada vez que decidimos tomarlos porque estamos enfermos.

Algunas personas aprenden a vivir con sus síntomas y solamente con apoyo o con apoyo y medicación logran vivir sus vidas como desean. Sin embargo, para muchas otras, el inicio o la repetición de esos síntomas significa que son menos capaces de enfrentarse a muchas de las exigencias de la vida cotidiana, y el miedo y el prejuicio que provoca el desorden que las aqueja se traduce en una pérdida de apoyo. Un poco de comprensión acerca de las diferentes maneras en las que las afecciones mentales se manifiestan puede ayudar al paciente y reducir una gran cantidad de prejuicios.

Cómo se clasifican las afecciones mentales
Las principales manifestaciones de afecciones mentales reciben rótulos clínicos dentro de una clasificación. Se pueden dividir en tres grandes grupos: neurosis, psicosis y desórdenes de personalidad.

Neurosis: Los problemas de salud mental de naturaleza neurótica son aquellos caracterizados por excesiva infelicidad, niveles no saludables de ansiedad y modos de conducta poco eficientes y tal vez hasta destructivos (se los suele llamar conductas inadecuadas). No hay pérdida de contacto con la realidad y las personas por lo general se dan cuenta de que algo anda mal.

La neurosis se manifiesta principalmente a través de la ansiedad, la depresión y las conductas obsesivas o compulsivas, si bien esto en sí mismo es por lo general una expresión de un nivel de ansiedad intolerablemente alto. Las enfermedades psicosomáticas o histéricas (como por ejemplo la ceguera histérica) también entran en esta categoría. Tal como lo muestran las definiciones de las diferentes categorías de enfermedad menta! más adelante en este capítulo, los problemas de salud mental de naturaleza neurótica son vividos como exageraciones de pensamientos y de reacciones normales.

Psicosis: Una psicosis se caracteriza por una pérdida de contacto con la realidad, aunque los pacientes pueden con frecuencia gozar de mayor discernimiento del que se les atribuye. El individuo puede muy bien no saber que le está ocurriendo algo malo. Es probable que tenga ideas fijas falsas al considerarse rico o poderoso, o incluso creer ser otra persona. Puede padecer de alucinaciones. Con frecuencia la pérdida de contacto con la realidad (usualmente temporaria), más la percepción distorsionada (por ejemplo, oír voces o creer que su mente está controlada por otra persona), es lo que más asusta a la mayoría de la gente.

Un episodio psicótico puede ser desatado por drogas, alcohol o la presencia de otros elementos tóxicos en el organismo. También por falta de sueño, por algún desorden metabólico o por una infección. Esto se conoce como psicosis orgánica, estado confusional tóxico, falla cerebral aguda y también como reacción de delirio aguda. Sin embargo, una experiencia psicótica puede con frecuencia ocurrir sin que se conozca la causa (si bien siempre está involucrado el estrés) y, según la naturaleza de la manifestación, el diagnóstico puede ser esquizofrenia, depresión maníaca o depresión endógena psicótica.

Desorden de personalidad: La palabra común para designar a aquellas personas que tienen un desorden de personalidad es “psicópata”, aunque, por el énfasis puesto en el hecho de que las afecciones mentales se originan en la sociedad, el término “sociópata” se difunde cada vez más.

Un sociópata o psicópata es una persona que no experimenta culpa o remordimiento por acciones suyas que pueden ocasionar dolor en los demás. Con frecuencia son impermeables al castigo. No aprenden de la experiencia. Es su personalidad la que parece estar dañada o en desorden, y no sus pensamientos o estados de ánimo. Con gran frecuencia (pero no siempre) han tenido una crianza dolorosa o perturbada.

Son las personas pertenecientes a esta pequeña categoría de desórdenes mentales quienes originan muchos de los prejuicios contra otras que pueden haber estado internadas en un hospicio con algún problema de salud menta!, pero que serían incapaces de herir a alguien, aun en caso de ser provocadas. Las personas con desórdenes de personalidad pueden padecer otras formas de afecciones mentales, pero no necesariamente.

Posibles causas de las afecciones mentales
En realidad, cuando la gente sufre de una afección mental hasta el punto de necesitar atención, es con frecuencia muy difícil llegar a la raíz de su experiencia. Por lo tanto, lo que en los papeles parece ser una bien definida categoría es algo mucho más complicado en la experiencia, a pesar de lo que pueden decir expertos como los psiquiatras.

Las causas de las afecciones mentales son complejas, y la explicación más probable es la de que varios factores (físicos, psicológicos y sociales) se combinan para constituirse en el motivo de los problemas.

A través de los años ha habido diversas opiniones, algunas con el énfasis puesto en las explicaciones físicas (particularmente la herencia) y otras en los efectos del ambiente. Existe la creencia de que, si bien la mayoría de las neurosis están determinadas por el ambiente (por ejemplo, las influencias culturales en las mujeres), las afecciones mentales de naturaleza psicótica surgen cuando un potencial heredado es desatado por tensiones ambientales. Sin embargo, no hay razón para suponer que una tendencia neurótica no sea heredada de la misma manera.

Con frecuencia se sugiere que los factores genéticos hacen que ciertas personas sean más susceptibles a padecer problemas de salud mental. Sin embargo, lo que se transmite es la susceptibilidad y no el problema mismo. El estrés es considerado el factor clave en el desarrollo de los problemas de salud mental.

La opinión psiquiátrica con “modelo médico” destaca las causas y los tratamientos físicos (por ejemplo, la herencia y su expresión bioquímica), mientras que aquélla con “modelo social” enfatiza los determinantes ambientales y prefiere los tratamientos psicológicos.

Los problemas de salud mental de cualquier clase pueden afectar seriamente la capacidad de una persona de llevar una vida satisfactoria, en particular dentro de una sociedad que valora los logros, el éxito, las ganancias, el status y la riqueza.

«Los psicópatas carecen de consciencia y son incapaces de manifestar sentimientos de empatía, culpa o lealtad respecto a nadie, excepto en lo que se refiere a ellos mismos.» Robert Haré, 2006

Diferencias sutiles El concepto de psicopatía (los términos «personalidad psicopática» y «sociopatía» se utilizan en ocasiones de manera indistinta) está rodeado por la controversia. La psicopatía es un trastorno de la personalidad en el que las personas que lo sufren carecen de consciencia y son incapaces de presentar sentimientos de empatía, culpa o lealtad respecto a nadie, excepto en lo que se refiere a ellos mismos.

La sociopatía no es una enfermedad psiquiátrica y se refiere a las personas que tienen un carácter antisocial y delictivo, y que siguen las normas de una subcultura concreta. El «trastorno de la personalidad antisocial» es una categoría amplia que recoge ambos problemas.

Algunas personas consideran que el diagnóstico de psicopatía tiene un carácter vago y contradictorio, y que es utilizado por los psiquiatras como una especie de diagnóstico «cajón de sastre» en el que incluyen a las personas en las que el establecimiento del diagnóstico verdadero es demasiado difícil o peligroso. Sin embargo, este problema se conoce bien desde que H. Cleckley (1941) publicó su libro La máscara de la cordura (The Mask of Sanity).

Egocentrismo y mentiras Padecer alguna psicopatía influye en todos los aspectos de la vida del paciente. En conjunto, los psicópatas llegan a ser impulsivos e irresponsables, y poseen pocos objetivos vitales claros. Por lo general, tienen antecedentes de problemas con la autoridad y con el control de su comportamiento. No muestran sentimientos de empatía ni de remordimiento, y nunca aceptan la responsabilidad por sus actos.

Podemos decir que tienen un carácter «hueco» en el sentido de que sus relaciones son superficiales y de que no muestran lealtad hacia nadie, excepto hacia sí mismos. Su percepción de quiénes son es escasa y carecen de un sistema de valores y de objetivos a largo plazo. Llama la atención el hecho de que nunca pueden «esperar al momento oportuno». Les encanta el aquí y el ahora, siempre con cosas emocionantes. Evitan en lo posible la estabilidad y la rutina. Por otra parte, a menudo parecen no presentar ansiedad social ni física.

Los psicópatas tienen casi siempre problemas con la ley y con las figuras de autoridad. Lo que les causa problemas es su impulsividad. No planifican nada y tienen muy poco en cuenta a las víctimas de sus actos delictivos, además de que pie no consideran las consecuencias que puedan tener para ellos mismos. Sus delitos tienen en muchas ocasiones un carácter mezquino, como los robos con engaño; en muchas ocasiones llevan a cabo fraudes y falsificaciones y no  pagan sus deudas.

Criterios de Diagnósticos
1 Los psicópatas muestran una despreocupación clara por los derechos de los demás y por la posible violación de los mismos. A menudo tienen antecedentes de dificultades con la ley, delincuencia o peligrosidad social.
2 Los psicópatas no se adaptan a las normas sociales en lo que se refiere a los comportamientos de carácter legal y realizan repetidamente actos que conllevan la detención, el encarcelamiento y el castigo, entre ellos, mentiras, robos y estafas.
3 Engañan siempre con mentirasrepetidas, uso de nombres distintos o estafas con el objetivo de conseguir placer o provecho personal. Son peligrosos, agresivos y estafadores, el tipo de persona que se representa con frecuencia en las películas que tratan sobre delitos económicos.
4 Muestran una gran impulsividad y son incapaces de planificar el futuro.
Viven exclusivamente por y para el presente.
5 Muestran irritabilidad y agresividad, manifestadas a través de peleas físicas o ataques repetidos. Parece que no pueden quedarse quietos nunca.
6 Son imprudentes con independencia de los niveles de segundad física y psicológica de los demás.
7 Manifiestan de manera constante una actitud irresponsable. Fracasan de forma reiterada en el mantenimiento de un comportamiento laboral constante y en el reconocimiento de sus obligaciones económicas.
8 No muestran ningún tipo de remordimiento. Son indiferentes a las consecuencias que tienen para los demás sus robos o engaños. Nunca aprenden de sus errores. Es posible que etiquetarlos como antisociales

 

LAS PATOLOGÍA DE LA SALUD MENTAL

1

Depresión. Este trastorno del estado de ánimo afecta a más de 350 millones de personas en el mundo. Según la OMS, en ocasiones se debe a problemas de salud física, pero también a circunstancias que aumentan el riesgo de padecerla, como las presiones económicas o los conflictos. Además, una de cada cinco mujeres embarazadas sufre depresión luego del parto.

2 Fobias. De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, cerca de 19 millones de adultos padecen algún tipo de fobia, es decir, un tipo de trastorno de ansiedad que consiste en un miedo irracional y exagerado ante objetos, situaciones o actividades.
3 Trastornos de la conducta alimentaria. Las dos enfermedades más habituales son la anorexia y la bulimia nerviosa.
4 Alzhéimer. Considerado una pandemia, se trata de un tipo de demencia irreversible que destruye el cerebro progresivamente causando pérdida de la memoria, deterioro cognitivo y comportamiento impredecible, entre otros síntomas. De acuerdo a la OMS, surge un nuevo caso cada cuatro segundos.
5 Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad. Afecta a niños y adolescentes y se caracteriza por una escasa capacidad de concentración, comportamiento impulsivo y dificultad para seguir instrucciones y completar tareas.

Las psicoterapias
Según H. Ey “La Psiquiatría ha encontrado su verdadero semblante e! día en que lo esencia de su terapéutica se ha impuesto como técnicas psicoterapéuticas, y esto fue y será cierto, sea cual fuese la importancia y e! interés de los métodos biológicos que se han expuesto”. La historia de la psicoterapia es reciente, a pesar de los precursores que en todas las épocas auxiliaron al enfermo con la palabra y las ideas.

Como ejercicio médico nace en el siglo XIX, a raíz del interés científico por el hipnotismo (Braid, Charcot, Breuer, Bernheim) de estos estudios provienen directamente los trabajos de P. Janet, y de Freud y sus discípulos. Las escuelas de psicoterapia son múltiples, debiendo aquí elegirse algunas a modo de ejemplo: El Psicoanálisis: Un capítulo especial se dedicará a este tema; mencionaremos muy brevemente entonces, que el psicoanálisis aspira a que el paciente pueda desarrollar su personalidad cuya maduración aparece detenida parcialmente.

No se parte de ningún programa previo, utilizando la libre asociación de ideas para sacar a luz la dinámica psicológica inconsciente. El psicoanalista mostrará al paciente mediante la interpretación (única intervención que se permite) el sentido de lo que dice. En el tratamiento se establece la reproducción en la situación vivida con el analista, de modelos de conducta, sensaciones, etc. pertenecientes a la infancia del sujeto. Es la llamada transferencia y es la herramienta clave del tratamiento, pues permite hacer conscientes en lo inmediato los viejos conflictos del paciente. Es un tratamiento prolongado, dado que prácticamente busca “reemprender” la historia del paciente.

Su principal indicación son las neurosis, pero se necesita del paciente un nivel mental normal y una edad máxima de 50 años. Las psicoterapias analíticas: Las necesidades de acelerar el tratamiento y de hacerlo accesible a mayores indicaciones han introducido variantes en el tratamiento clásico esbozado por Freud: nacen así el psicoanálisis de niños, y el psicoanálisis de psicóticos, que tomados primero como modificaciones para muchas escuelas se integran pronto al psicoanálisis propiamente dicho. Otras modificaciones de la técnica, basadas siempre en la teoría analítica, han llevado a formular terapias de objetivo limitado, en que se propone zanjar el problema actual, antes que reestructurar la personalidad. Nacidas de necesidades prácticas y teóricas, mencionaremos dos: La Psicoterapia de Grupo y el Psicodrama.

Psicoterapias de Grupo: Son métodos que utilizan para el tratamiento los fenómenos psicológicos interpersonales en grupos restringidos creados para este fin. No deben confundirse con las terapéuticas institucionales, socioterapia, que veremos después.

A diferencia del psicodrama, son métodos verbales o sea de intercambio verbal en el seno del grupo.
Varios pacientes (generalmente de 5 a 8) se reúnen con un terapeuta a discutir sus problemas; el terapeuta interpreta el contenido de lo dicho, así como las relaciones interpersonales que se forman. Variedades de esta técnica se aplican a tratar a grupos familiares o parejas. Psicodrama: Se utiliza no sólo la expresión verbal, sino también las actividades psicomotrices (juegos, escenas representadas, gestos, etc.). En el psicodrama clásico (Moreno) se utiliza un escenario, auxiliares^ etc. Se discute antes y después lo que se representa.

FUENTES CONSULTADAS:
Enciclopedia Universal de Ciencias Sociales
Trabajo de
monografías.com sobre psicología social
Salud Mental Una Guía Para La Supervivencia de Elaine Farrell

La Obediencia El Comportamiento Humano Psicologia Social Conformidad

 
  Psicología Social La Normalización La Conformidad La Obediencia

LA OBEDIENCIA:

La obediencia es, de acuerdo con el psicólogo social Serge Moscovici, una forma de influencia social en la cual “el individuo modifica su conducta a fin de someterse a las órdenes directas de una autoridad legítima”.

Aunque ambas son formas de influencia social, la obediencia difiere de la conformidad en los siguientes aspectos:

En el caso de la conformidad, la fuente de influencia es un par, es decir, alguien con el mismo status en el grupo. En cambio, en la obediencia, la frente. de influencia es un superior.

En la conformidad no existe intención de ejercer influencia ni de controlar la sumisión del sujeto: se puede estar ejerciendo influencia sobre otros sin querer y sin saberlo. En la obediencia hay voluntad explícita de ejercer influencia y de esperar sumisión a la autoridad.

En la conformidad, los sujetos tienen un comportamiento semejante. En la obediencia, las tareas del sujeto-frente de influencia son distintas de las del sujeto-blanco de influencia.

Milgram y el estudio de la obediencia

A principios de la década de 1960, el psicólogo estadounidense Stanley Milgram realizó una investigación que actualmente es considerada un clásico en los estudios sobre obediencia. Parte de estos estudios han sido aprovechados incluso por el cine para mostrar cómo funcionan los mecanismos de la obediencia en el marco de una, sociedad organizada.

¿Qué impulsa a los seres humanos a ejecutar órdenes aberrantes? ¿Qué es lo que provoca que algunas personas lleguen a matar bajo determinadas condiciones? ¿Qué llevó a muchos soldados alemanes a obedecer las órdenes de Hitler en su intento de terminar con las razas que consideraba “impuras” o “inferiores”? ¿Qué mecanismo psicológico puede explicar la acción de la persona que condujo el avión contra las Torres Gemelas de Nueva York matando a miles de personas?

Los trabajos de Milgram y sus colaboradores intentan dar respuestas a algunas de estas preguntas desde una perspectiva psicológica. En el experimento original de Milgram. los participantes eran adultos de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años de todos los niveles socioeconómicos. Por medio de un aviso en el diario o de una carta, se les ofrecía participar como voluntarios en una investigación de la Universidad de Yale. Se les retribuiría con una suma de 4 dólares y la duración aproximada se estimaba en una hora.

‘Una persona llega a un laboratorio psicológico, y allí se le dice que llevará a cabo una serie de acciones que van a hallarse de manera creciente en conflicto con su conciencia. El problema principal que se plantea es el siguiente:

¿hasta dónde va a someterse el participante a las instrucciones del experimentador antes de negarse a llevar a cabo las acciones que de él se exigen?

Es preciso, de todas formas, que él lector conozca algo más en detalle este experimento. Llegan dos personas a un laboratorio psicológico para tomar parte en una investigación de memoria y aprendizaje. A una de ellas la designamos con el nombre de ‘enseñante’ y a la otra con el de ‘aprendiz’. El experimentador explica que esta investigación se halla relacionada con los efectos del castigo en el aprendizaje. El aprendiz es conducido a una habitación, se lo hace sentarse en una silla, se le atan con correas los brazos a fin de impedir que se mueva demasiado, y se le sujeta un electrodo a su muñeca.

Se le dice entonces que tiene que aprender una lista de palabras paralelas; siempre que cometa algún error recibirá una descarga eléctrica de intensidad creciente. El centro real del experimento lo constituye el enseñante. Tras observar cómo el estudiante es atado con correas a su puesto, se lo lleva a una habitación central experimental y se lo hace sentarse ante un impresionante generador de descargas eléctricas. Lo más importante de este generador lo constituye una línea horizontal de treinta conmutadores que van de 5 a 450 voltios de electricidad. Aparecen asimismo pequeños letreros que van desde ‘descarga ligera’ hasta ‘descarga violenta’.

Al enseñante se le dice que a él le toca administrar la prueba de aprendizaje a la persona que se halla en la habitación contigua. Cuando el aprendiz responde de manera correcta, el enseñante pasa a la pregunta siguiente; en cambio, cuando da una respuesta errónea, el enseñante debe proporcionarle una descarga eléctrica.

Debe comenzar con un nivel de descarga muy bajo 15 voltios) e ir aumentando el nivel cada vez que la persona cometa un error, pasando por descargas de 0 voltios, de 45 voltios, y así sucesivamente. l ‘enseñante’ es un sujeto de experimentación auténticamente no iniciado que ha venido al laboratorio únicamente para participar en un experimento. El sujeto de aprendizaje, la víctima, es un actor que de hecho no recibe descarga alguna. Lo importante del experimento consiste en saber hasta qué punto va a seguir una persona en una situación concreta y medible en la que se le ordena que infrinja un dolor creciente a una víctima que se queja de ello. ¿En qué punto rehusará obedecer al experimentador?

Los que han observado este experimento están de acuerdo en que su impresionante calidad queda un tanto oscurecida al ser traducida en palabras. Para el sujeto, la situación no tiene nada de juego, el conflicto es intenso y patente. Por una parte, el dolor manifiesto del aprendiz lo compele a abandonar el ejercicio. Por otra, el experimentador, autoridad legítima respecto de la cual siente el sujeto cierto compromiso, lo mueve a proseguir en el experimento. Cada vez que el sujeto duda en administrar la descarga, el experimentador le ordena que prosiga. Para desembarazar-se de esa situación, se ve precisado el sujeto a hacer una clara ruptura con la autoridad. La finalidad de esta investigación consistía en hallar cuándo y cómo iban a desafiar a la autoridad las personas frente a un claro imperativo moral.”

Algunos resultados

El 65 % de los sujetos que participaron en los experimentos de Milgram llegaron a aplicar los 450 voltios a la persona indefensa, cumpliendo las instrucciones de la autoridad. Cabe destacar que, después de los 300 voltios, el “aprendiz”, que hasta allí manifestaba su dolor, gimiendo, gritando y suplicando el fin del castigo, dejaba de dar manifestaciones vitales. Consultados después del estudio, los participantes respondieron: “tan sólo hacía lo que se me había pedido”, “me limité a cumplir las consignas del experimentador”, “mi responsabilidad era hacer bien la tarea encomendada”.

Milgram afirma que “una proporción sustancial de personas hacen lo que se les ordena, sin importar el contenido del acto ni las limitaciones de su conciencia, en tanto perciban que la orden proviene de una autoridad legítima”. A la hora de analizar las condiciones que influyen sobre la obediencia, estos estudios muestran que son determinantes:

• La proximidad de la víctima. Cuando los participantes (“enseñante” y “aprendiz”) se encuentran en el mismo cuarto, la obediencia disminuye (entre 40 % y 30 % de obediencia). En cambio, se incrementa si la víctima está en un lugar lejano.

• La proximidad de la autoridad. La presencia física del experimentador incrementa la obediencia (65 %), mientras que si la orden se da por teléfono, sin presencia física, el índice de obediencia disminuye (21 %).

• La dispersión de la responsabilidad. Cuando el sujeto participante sólo tiene que leer las palabras y es otra la persona que debe aplicar las descargas (un colaborador), la obediencia se incrementa (92 %). La persona no se siente responsable de la acción ya que “sus manos no aprietan el botón de la descarga”.

• La presencia de un modelo desobediente. Si un colaborador presente se opone o desafía las órdenes, la obediencia disminuye. De todas maneras, el 10 % de los sujetos persiste en la aplicación de descargas aun cuando haya un modelo de desobediencia a imitar.

¿Por qué obedecemos?

Stanley Milgram diferencia dos tipos de estados psicológicos para explicar la obediencia a una autoridad:

Estado autónomo. La persona se siente responsable de sus actos. Utiliza como guía de acción correcta su propia conciencia y no una autoridad externa. Por lo tanto, no obedece las órdenes que considera incorrectas.

Estado agéntico. La persona siente que forma parte de una estructura mayor, ordenada de manera jerárquica. En esa estructura, los niveles más altos de la jerarquía son responsables de sus acciones y representan la autoridad. Utiliza como guía de acción correcta las órdenes de sus superiores.

El psicólogo social Serge Moscovici sostiene que “una vez que el sujeto llega al estado de agente, adquiere sensibilidad respecto a los deseos de la autoridad, acepta la definición de la situación dada por la autoridad y siente una responsabilidad menor hacia sus propios actos. La investigación de Milgram no sólo ilustra las condiciones en las que las personas obedecen a la autoridad, sino que va más allá y nos obliga a revisar las suposiciones que hacíamos sobre la potencia relativa de los factores internos y externos de nuestro propio comportamiento”.

El trabajo de Milgram recibió críticas relacionadas con los aspectos éticos de su experimentación. Se lo cuestionó desde el punto de vista moral por engañar a los participantes y por someterlos a una situación psicológicamente estresante, como es la de creer que se castiga a otra persona. Milgram destacó la importancia de sus hallazgos y defendió sus investigaciones.

Argumentó, entre otras consideraciones, que los participantes eran informados luego y que no se registraron daños psicológicos posteriores en ellos. Asimismo, afirmó que muchos participantes manifestaron haber aprendido algo importante a partir de su participación en la investigación.

FUENTES: Enciclopedia Universal de Ciencias Sociales  – Trabajo de monografías.com sobre psicología social

El Comportamiento Humano La Conformidad Psicologia Social

 
  Psicología Social La Normalización La Conformidad La Obediencia

LA CONFORMIDAD 

La conformidad consiste en la modificación de una posición ya asumida por el sujeto en una dirección aceptada por otro o por un grupo. En este proceso, el sujeto ya tiene un juicio o norma establecido y lo modifica, adaptándolo a los juicios de otro (generalmente, un grupo) corno consecuencia de la presión real o simbólica ejercida por éste.

Solomon Asch es un psicólogo social iniciador de los trabajos experimentales sobreconformidad. En la década de 1950 estudió la influencia de la presión grupal en la modificación de juicios establecidos. Para ello realizó, entre otros, el siguiente estudio.

Se le propone al participante una prueba sobre percepción visual. El participante ignora que, en realidad, se trata de un estudio sobre conformidad. Otros ocho sujetos, cómplices del investigador, participan de la prueba simulando ser también sujetos experimentales.

Se muestran a los participantes dieciocho pares de tarjetas similares a las de la figura  de mas abajo. Ellos deben responder cuál de las tres líneas de la tarjeta B es igual a la de la tarjeta A. Los turnos se organizan de manera tal que el sujeto experimental siempre es el último o el penúltimo en responder. Cada participante va respondiendo en voz alta a su turno. De manera deliberada, la tarea es fácil y la respuesta es obvia.

Ante las primeras presentaciones de los pares de tarjetas, las respuestas de los cómplices son correctas. Pero, hacia la tercera presentación aproximadamente, el sujeto que responde primero (un cómplice del experimentador) emite una respuesta evidentemente errónea. También lo hacen el segundo sujeto, el tercero (también cómplices) y así sucesivamente.

Se evalúan los juicios del sujeto experimental cuando los ocho cómplices del experimentador emiten respuestas incorrectas en doce de los dieciocho ítems.

El estudio de Asch mostró un alto porcentaje de conformidad en las respuestas de los participantes: aproximadamente, un tercio de las personas daban respuestas incorrectas a pesar de que sabían la respuesta adecuada. Los participantes daban respuestas conformes a las emitidas por los ocho cómplices en la tercera parte de los ejercicios cuando éstos mostraban unanimidad en la respuesta incorrecta. Uno de cada tres participantes se conformaron, es decir, modificaron su respuesta como consecuencia de la presión que ejercieron las respuestas del grupo sobre su propia convicción.

Para estar en sintonía con el resto del grupo, el sujeto modifica su respuesta aunque la considere correcta. Como puede observarse, la tarea es tan sencilla y la respuesta tan obvia que deja en evidencia la conformidad de los sujetos. Si se tratara de un problema más ambiguo, posiblemente el acuerdo en las respuestas incorrectas podría atribuirse a otros factores. Por ejemplo, a que el sujeto dude o se confunda debido a la dificultad de la respuesta. Ahora bien, si esto ocurre en situaciones cuya respuesta es tan clara, ¿qué ocurre cuando los problemas son menos claros, menos obvios, más difíciles?

La conformidad en la vida real: cuestiones importantes

Los problemas que las personas enfrentan en la vida cotidiana son mucho más complejos que el planteado en el experimento original de Asch. Diferentes trabajos continuaron en esa dirección introduciendo variaciones. Esos primeros trabajos fueron realizados en el contexto de la posguerra, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La preocupación de muchos científicos, consecuentes con ese momento histórico, se dirigía al estudio de los fenómenos sociales y a las formas que adopta la presión social sobre el comportamiento, los valores y las creencias de los individuos.

Si la finalidad de Asch era, en su momento, mostrar cómo los sujetos actúan de manera autónoma y son capaces de defender sus puntos de vista, sus valores y sus convicciones, su investigación reveló que no siempre es así. Muchos estudios posteriores confirmaron estos resultados.

De los estudios se puede inferir que, si bien la cantidad de participantes incrementa la influencia ejercida, existe otro factor importante: la unanimidad. Es decir que si los participantes están de acuerdo, el consenso ente ellos —más que la cantidad— es lo que determina la conformidad. Por ejemplo, si la persona percibe que otro sujeto se opone a la mayoría, es más probable que esta persona no actúe conforme a la mayoría que si encuentra una opinión adoptada por todo el grupo en forma unánime. La conformidad se incrementa de acuerdo con la dificultad de la tarea, y también cuando los participantes consideran que existe una respuesta objetivamente correcta. Al contrario, cuando lo que se pide es una opinión o una preferencia, la conformidad disminuye.

El psicólogo estadounidense Richard Crutchfield se apoyó en el experimento de Asch para estudiar la conformidad. Sin utilizar cómplices, analizó situaciones en las que los participantes no tenían contacto cara a cara. Pudo observar que la conformidad disminuye en las comunicaciones indirectas y anónimas, porque en ellas la presión sobre los sujetos es menor.

LO QUE DICEN HACEN? “En 1969, los investigadores Milgram, Bickman y Berkowitz colocaron uno, dos, tres, cinco, diez o quince cómplices ante un edificio de una calle muy concurrida de Nueva York. Cuando el experimentador daba una señal, ellos se paraban a mirar durante un minuto hacia una ventana de un sexto piso de un edificio. Se filmó el comportamiento de imitación de 1.424 transeúntes. Se observó que sólo el 4% de esos transeúntes se detenía y miraba, aunque el 40% miraba hacia lo alto sin detenerse. Esta tasa de imitación aumentaba siempre al aumentar el número de cómplices.” J. E Morales: Psicologío social, Madrid, McGraw Hill, 1994.

 Influencia pública e influencia privada 

Algunas justificaciones que dieron los sujetos después de participar de la experiencia de Asch, fueron las siguientes:

  • No querían “arruinar” el experimento dando una respuesta diferente de la de los demás.
  • Querían agradar al experimentador, dando una buena imagen y cumpliendo con sus expectativas.
  • Algunos dudaban de su percepción adecuada, creyendo que, tal vez, desde su posición se veía distinto o su vista podía estar cansada.
  • Querían ser iguales a los demás, no querían parecer “distintos”, “inferiores” o “que los tomaran por tontos”.

En algunos casos, los sujetos dudaron realmente de la respuesta; en otros admitían que había una diferencia entre las respuestas que dieron en público y lo que realmente creían en privado. En general, en los trabajos sobre conformidad se pueden observar cuatro grandes patrones de influencia:

  1. Interiorización. El sujeto realiza un cambio tanto en el plano público como en el privado (“Creía que Z pero creo que X, como dicen todos”).
  2. Complacencia. El cambio se produce en el plano público pero no en el privado (“Dije X como dijeron todos, pero pienso Z”).
  3. Conversión. El sujeto realiza un cambio en el plano privado y no se manifiesta en el plano público (“Manifiesto Z pero pienso X como todos”).
  4. Independencia. No se produce un cambio en ninguno de los dos planos

¿Por qué nos conformamos?

En algunas circunstancias, las personas tienden a adoptar una posición conformista. Existen determinadas condiciones que facilitan la conformidad, y que se agrupan en dos grandes tipos:

  • Conformidad normativa. La necesidad de ser aceptado o aprobado por los otros está en la base de la conformidad normativa. La búsqueda de confirmación o aprobación social indica una preocupación por causar una buena impresión en los otros y evitar su rechazo. En ese caso, se identifica a los otros como fuentes de recompensa, castigo, aceptación o rechazo.
  • Conformidad informativa. La necesidad de estar en lo cierto, de no equivocarse constituye la base de la conformidad informativa. La búsqueda de certeza señala una preocupación por las fuentes de información que pueden reducir la incertidumbre. Así, los otros son percibidos como modelos de comparación que ayudan a resolver el conflicto frente a una situación de ambigüedad o incertidumbre.

Ambos tipos de influencia, normativa e informativa, pueden presentarse de manera conjunta o complementaria. En definitiva, manifiestan una misma condición: la dependencia respecto del juicio de los otros. Por ejemplo, muchas veces las personas necesitan estar en lo correcto para cumplir con las expectativas de su grupo y no ser rechazados. En ese caso, ambas necesidades confluyen para dar como resultado una conducta o actitud conformista.

La conformidad no es en sí misma una conducta negativa o positiva, ya que depende de las circunstancias de que se trate. Es importante acordar con las normas sociales que regulan las actividades de las personas en una sociedad; por ejemplo, hacer una fila para entrar a un cine o respetar las luces del semáforo para avanzar en concordancia con lo que hacen los otros transeúntes. Esto hace que las conductas propias y ajenas no resulten imprevisibles y caóticas. Para ello, es necesario conformarse a las normas grupales. También nos brinda seguridad saber que los otros se manejan de igual manera y respetan los acuerdos para conducirse en una sociedad.

FUENTES: Enciclopedia Universal de Ciencias Sociales  – Trabajo de monografías.com sobre psicología social

Psicologia Normalizacion Influencia del Lider Grupos Sociales Social

  Psicología Social La Normalización La Conformidad La Obediencia

LA NORMALIZACIÓN

La normalización es un proceso de influencia recíproca que se lleva a cabo cuando no se dispone de ningún marco de referencia para emitir un juicio, actuar de una determinada forma o explicar una situación dada. Ante un objeto nuevo o una situación desconocida, los sujetos tienden a generar la norma influyéndose recíprocamente, porque carecen de una norma previa que oriente el juicio requerido.

Sherif y el estudio de la normalización: Muzafer Sherif es un psicólogo social autor de los primeros trabajos relativos a la influencia social en los Estados Unidos. En 1935 estudió la formación de juicios por parte de los sujetos ante situaciones nuevas. Para eso, diseñó una investigación en la cual colocaba a los participantes en una situación para la que no tenían marcos de referencia. De esta manera, pudo estudiar cómo se influían recíprocamente los juicios de los sujetos en ese tipo de situaciones.

El contexto experimental era una habitación oscura, sin otra referencia visual que una diminuta fuente de luz. En esas condiciones ocurre un fenómeno óptico denominado “efecto autocinético”, por el cual la luz parece estar en movimento aunque en realidad no lo está. El participante entra en la habitación oscura; su tarea consiste en indicar cuál es la longitud del aparente “desplazamiento” del punto luminoso según su apreciación. Los participantes del experimento de Sherif realizaban series de 100 estimaciones.

Se observó que las primeras respuestas ofrecían mucha variación. Luego, cada participante establecía una tendencia central (por ejemplo, respondían que el punto luminoso se desplazaba unos treinta centímetros), y las variaciones se daban alrededor de esa tendencia (el sujeto evaluaba que el desplazamiento era corto, largo o mediano en función de ese desplazamiento de referencia que él mismo había establecido). Sherif observó entonces que, en esa situación carente de referencias objetivas, el sujeto construye una norma y un margen de variaciones.

El experimento se repitió con grupos de personas y se observó el efecto de normalización o convergencia entre individuos. Los participantes escuchaban el juicio de los otros y sus respuestas mostraban luego la influencia de esos juicios en la definición de un valor central (es decir, en la elaboración de una norma) y de los márgenes de variación.

Así, después de que escuchaban las respuestas de los otros participantes, se les pedía una nueva estimación, que mostraba menos variaciones; las respuestas de los participantes se volvían más parecidas entre sí. Se había construido una norma grupal cuyo valor representaba el promedio de las estimaciones individuales.

Conclusión: La Normalización se caracteriza por la ausencia de una norma colectiva en el grupo y su consiguiente creación de una norma común, basándose en la intención e influencia reciproca entre los sujetos del grupo. Entonces ante la ausencia de un marco referencial externo, el individuo se pone un marco referencial interno.

Los sujetos llegan a establecer una norma colectiva, así los sujetos se platean como homogéneos (no en relaciones de poder) los individuos adoptan las normas consensuadas, hegemónicas:, este es el resultado al que se arribo mediante un experimento carente de puntos de referencias, para el cual los sujetos no tenían ninguna norma individual establecida anteriormente, se estudio la formación de la norma individual y luego la formación grupal de una norma para comprobar la preexistencia o desvanecimiento de la norma individual. Lo importante es como se consensúan las normas cuando no hay norma previa, como, ante la ausencia de norma, el sujeto tiende a crearse una.

De todo lo anteriormente expuesto se desprende que no hay conflicto ni mucho menos cambio social, pues no hay un campo propicio, porque reiteramos, los sujetos tienden a consensuar normas, no a contradecirse e imponerse unos sobre otros defendiendo hasta las ultimas instancias su juicio.

La influencia ejercida por el otro es capaz de cambiar mi propio juicio individual, como se lee, quizás por temor al ridículo de opinar distinto de lo demás, el sujeto evitará emitir opiniones extremas susceptibles de contradicción, pues intenta ser aceptado por el otro y esto no es otra cosa que la tendencia a ser parecido, y en este ser parecido, igual, será lo mas ilustrativo del “no cambio”.

FUENTES: Enciclopedia Universal de Ciencias Sociales  – Trabajo de monografías.com sobre psicología social

Primer Envenenador Asesino Argentino Curiosiades Historia Argentina

Primer Envenenador – Asesino Argentino

Luis Castruccio decidió poner un aviso en los diarios buscando un criado (a quien matar). Habían pasado 10 años  desde que llegara desde Italia y se había cansando de los corretajes comerciales. La vida no le había dado grandes cosas, apenas un cerebro embotado.

Era de baja estatura, de cabellos rubios y lacios, ojos azules, cabeza grande y redonda y brazos largos. Corría 1888 y tenía 25 años.En el aviso pedía un chico de 7 o 9 años para “servir a su señor”, con educación garantizada. Su plan se derrumbó y no por falta de oferentes.

primer envenenador argentino

Consistía en hacerse beneficiario de un seguro de vida y cometer el crimen perfecto. Pero no encontró ninguna compañía que aceptase el convenio pues les parecía inmoral que un adulto sin parentezco sea beneficiario del seguro de un nene.

Puso otro tipo de aviso, pidiendo mucamo, y tomó al primero que se presentó, Alberto Bouchot Constantin, un francés sin parientes en la Argentina.

A este sí lo aseguró, haciéndose pasar por el cuñado. Compró, con receta falsa, 20 gramos de arsénico y se lo fue dando en las comidas. En la agonía del pobre Constantín, le tapó la nariz y la boca. Nunca se sabrá si fue piedad o apuro.Llamó a la compañía de seguros, pero sospecharon de inmediato porque había pasado poco tiempo desde el contrato.

Las autoridades judiciales ordenaron la autopsia y agregaron que Castruccio debía estar presente. Los médicos descubrieron el arsénico y la asfixia. Tomándole la mano al muerto, Castruccio confesó su dolor por el fracaso comercial.

Fue condenado a muerte.

Mientras iba hacia el pelotón de fusilamiento en la Penitenciaría Nacional, de la mano de un cura, llegó el indulto. Castruccio no advirtió que ese día no iba a morir.

Pasó 20 años preso y su cerebro daba cada vez menos señales de cordura. Hasta que lo mandaron al Hospicio de las Mercedes. Allí murió el primer envenenador argentino, balbuceando cosas sobre arsénico y dinero

 

Definicion Metro Patron de Longitud Sistema Internacional de Medidas

Definición Metro Patrón de Longitud
Sistema Internacional de Medidas

UN POCO DE HISTORIA: A excepción de EE.UU. y otros países de occidente con fuerte influencia anglosajona, como Jamaica, Puerto Rico, Panamá, y otros, que utilizan unidades no métricas, como la pulgada, la yarda y la milla, el resto del mundo trabaja casi exclusivamente con una unidad de longitud llamado metro y con sus múltiplos y submúltiplos; con una unidad de masa definida métrica mente a saber, el gramo y con sus múltiplos y submúltiplos; y con unidades de temperatura que siguen la escala Celsius (llamada antes la escala centígrada) en la cual el punto triple corresponde a 0° C y el punto de vapor a 100° C.

El metro a su vez se definió originariamente como 1/10.000.000 de la distancia en la superficie de la Tierra desde el ecuador al polo, y se midió como tal sobre una barra de platino-iridio conservada en la Oficina internacional de pesos y medidas, cerca de París.

Sistema Internacional de Medidas

Metro Patrón de Platino – Iridio

Cuando se dispuso de métodos de prueba más perfectos que demostraron que la barra estaba sujeta a cambios de longitud mínimos pero detectables, se redefinió el metro como 1.650.763,73 longitudes de onda en el vacío de la línea rojo-anaranjada del espectro del elemento criptón 86, que se supone invariable.

Las unidades para medir la masa y el volumen se relacionan con las unidades de longitud métricas. Así, el gramo se define como el equivalente al peso de un centímetro cúbico de agua en su máxima densidad; es decir, de agua en un recipiente de una centésima parte del metro en longitud, ancho y altura.

El sistema métrico, como la moneda de los EE.UU., es un sistema decimal; todas las unidades se relacionan entre sí por el factor 10. Los hombres han usado sus diez dedos para contar desde los albores de la Historia, por lo que la manipulación de las unidades de 10 constituye casi una segunda naturaleza.

Para pasar de una unidad métrica a otra basta con que uno sume prefijos fáciles de recordar y desplace el punto decimal. Por ejemplo, el prefijo «Centi» significa una centésima: C= 1/100=10-2=0,01. «Mili» significa una milésima; m=1/1.000=10-3=0,001. Un milímetro es 1/1.000 de metro y 1/10 de centímetro. «Kilo» significa un millar: K=1000=103. Mil gramos es un kilogramo, que equivale aproximadamente a 2,2 libras; mil gramos es también un litro en medida líquida de agua destilada.

Sigue una lista que da todos los prefijos aceptados y sus valores equivalentes en unidades no métricas; están indicados no sólo para pesos y medidas sino también para otras cantidades físicas. El sistema no métrico y sus limitaciones derivan de hechos históricos que tuvieron lugar antes de que pudieran establecerse patrones uniformes de referencia.

El sistema métrico fue una de las muchas reformas aparecidas durante el periodo de la Revolución Francesa. Entre 1789 y 1799. Ningún otro aspecto de la ciencia aplicada afecta al curso de la actividad humana tan directa y universalmente. Antes del sistema métrico, existió en Francia una variedad de medidas de longitud, volumen o masa que eran arbitrarias en tamaño y variables de una ciudad a la vecina. La definición del metro reflejaba el gran interés de los científicos Franceses en la figura de la Tierra. Planimetrías hechas en Laponia por Pierre Louis Maupertuis en 1736 y en Francia por Nicolas Lacaille en 1740 habían refinado el valor del radio terrestre y establecido definitivamente que la forma de la tierra era achatada. Otros arcos de meridiano fueron medidos en Perú en 1735-1743 y en el Cabo de Buena Esperanza en 1751.

Por ejemplo, un gobernante medieval británico cambió la milla romana de 5.000 pies por 5.280 pies para que correspondiera a la longitud de ocho estadios. Otro rey británico proclamó que tres granos de cereal —trigo o cebada— puestos uno tras otro equivalían a una pulgada, que a su vez era una doceava parte de un pie humano. De este modo quedó establecido un sistema complicado de unidades que no tienen relación entre sí.

Hay onzas troy y onzas avoirdupois y onzas líquidas. Un cuarto de agua tiene 57,75 pulgadas cúbicas, pero un cuarto de medida árida equivale a 67,20 pulgadas cúbicas. La determinación del precio o del coste para unidades tan irregulares a base del sistema monetario decimal, constituye un proceso inevitablemente laborioso. La única razón para continuar usando el sistema no métrico es la inercia humana y la oposición al cambio.

EL METRO-PATRÓN EN LOS AÑOS 70: Pero a pesar de lo que se cree, el sistema métrico está ya tan bien establecido en los EE.UU., que su adopción no constituye la introducción de un sistema radicalmente nuevo, sino el reconocimiento de un sistema ; que ya se utiliza en muchos campos. Por ejemplo, estamos acostumbrados a las películas de 8, 16 y 35 milímetros; los doctores recetan, los farmacéuticos proporcionan y los enfermeros administran las medicinas en centímetros cúbicos. El consumo de electricidad se mide en Watios y Kilowatios, y el cubicaje del motor de los automóviles se suele dar ya en centímetros cúbicos.

Los subcontratistas, abastecedores y fabricantes de máquinas herramientas, estimulados por la General Motors, la Ford, la IBM, la Honeywell y muchas otras grandes compañías que han anunciado su conversión ordenada al sistema métrico, trabajarán cada vez más con normas métricas. Es probable que continúen produciendo en dimensiones no métricas, también, durante un cierto tiempo, para satisfacer el mercado de los recambios.

Pero este mercado irá desapareciendo y llegará un momento en que la producción estará calibrada exclusivamente con normas métricas. No hay duda que la metrificación se extenderá por todo el país —tanto si el Congreso se decide en relación a las propuestas de conversión de medidas presentadas, como si no—.

El precio que pagamos por el sistema doble es demasiado elevado. Se ha calculado que los EE.UU. pierden anualmente entre 10.000 y 25.000 millones de dólares porque los clientes extranjeros se niegan a comprar bienes sin dimensiones métricas o por los gastos de trabajo, costes, almacenamiento, inventarios, etcétera, derivados de la existencia de dos líneas de producción: la no métrica para el mercado interior y la métrica para el mercado de exportación. Es inevitable que se produzcan algunas molestias en el período de transición; pero como ha demostrado la experiencia británica, una planificación adecuada puede eliminar, o por lo menos mitigar, los efectos perturbadores del cambio.

Se tendrán que imprimir señalizaciones e indicadores con escalas en términos métricos y no métricos. Como les sucede a los turistas en un país extranjero que no están acostumbrados a las unidades monetarias locales, las personas no iniciadas se referirán al principio con frecuencia a las tablas de conversión para poder traducir en los acostumbrados términos no métricos.

Algunos estados, especialmente Florida y California, tienen previstos programas para la formación de profesores y la revisión de los libros de textos para que las nuevas generaciones de niños aprendan el sistema métrico en la escuela primaria. Los norteamericanos que han crecido dentro del sistema no métrico, tendrán que acostumbrarse a las distancias y velocidades medidas en kilómetros o en kilómetros por hora en lugar de millas, a comprar gasolina por litros en lugar de galones, y a comprar por kilos en lugar de libras.

La revista Newsweek. escribió: «Es difícil conjeturar la desorientación que experimenta una persona cuando cambian las dimensiones de su vida. ¿Se sentirá temporalmente rebajada una mujer cuyas caderas crezcan de 36 a 91, y se sentirá engañado el automovilista al tener que llenar su depósito con 80 litros de gasolina? Quienes han estudiado la cuestión en otros países, dicen que los niños se acostumbran inmediatamente, porque un sistema basado universalmente en múltiplos de 10 es mucho más fácil y más rápido de aprender. Pero es probable que las personas mayores se vean muy afectadas por la desorientación que reinará en sus dimensiones familiares.

Cuando la temperatura del cuerpo es de 37,C° (centígrados), ¿hay que preocuparse o no? Basta multiplicar por 9, dividir por 5, sumar 32 y lo sabrán». Cuando el coste del cambio es demasiado elevado, o si afecta sólo a materiales triviales, probablemente sobrevivirán las antiguas unidades. Por ejemplo, se cree que la medición de fincas continuará siendo no métrica, porque sería prohibitivamente caro y de infinitas complicaciones redactar de nuevo los viejos documentos o desplazar los límites de las fincas para que correspondan a las dimensiones métricas, y no es probable que el tornillo de pulgada pase a ser el tornillo de 2,54 cm.

DEFINICIÓN DEL  METRO como Patrón de longitud:
El primer patrón de longitud verdaderamente internacional fue una barra de aleación de platino-iridio que se llamó el metro patrón que se conserva en la Oficina Internacional de Pesas y Medidas cerca de París, Francia. Se definió como un metro la distancia entre dos rayas delgadas trazadas en unos botones de oro cerca de los extremos de la barra (cuando la barra estaba a la temperatura de 0.00°C y apoyada mecánicamente en determinada forma).

Históricamente, se trató de que el metro fuera una fracción conveniente (un diezmillonésimo) de la distancia del polo al ecuador a lo largo de la línea del meridiano que pasa por París. Sin embargo, mediciones precisas efectuadas después de que se hizo la barra del metro patrón pusieron de manifiesto que difiere ligeramente (aproximadamente 0.023% ) del valor que se había pensado.

Como el metro patrón no era muy accesible, se hicieron copias maestras exactas de él y se mandaron a los laboratorios de normas en todo el mundo civilizado. Estos patrones secundarios se usaron para comparar otras barras de medir todavía más accesibles. En esta forma, hasta época reciente, toda regla, micrómetro o calibrador de vernier, derivaba su autoridad legal del metro patrón a través de una cadena complicada de comparaciones usando microscopios y máquinas trazadoras.

Lo mismo se puede decir de la yarda que se utiliza en los países de habla inglesa. Desde 1959, por convenio internacional, se define una yarda como sigue:

1 yarda = 0.9144 m, exactamente,

lo cual es equivalente a

1 plg = 2.54 cm, exactamente.


Se presentan diversas objeciones al metro patrón como patrón fundamental de longitud: Es posible su destrucción, por ejemplo, por incendio o por guerra; no se puede reproducir exactamente; no es muy accesible.

Lo más importante de todo es que la exactitud con que se pueden efectuar las intercomparaciones de longitud necesarias por la técnica de comparar rayas finas, empleando un microscopio, ya no es lo suficientemente grande para cumplir con los requisitos modernos de la ciencia y de la tecnología.

La máxima precisión que se puede obtener con el metro patrón como término de comparación es aproximadamente de una parte en 107; un error de esta categoría en la calibración del orificio de un giroscopio de guía podría hacer que un tiro espacial dirigido a la Luna se desviara aproximadamente dos mil kilómetros.

El primero que sugirió (en 1864) que se usara la longitud de onda de la luz como patrón de longitud fue Hippolyte Louis Fizeau (1819-1896). Posteriormente el desarrollo del interferómetro  proveyó a los hombres de ciencia de un dispositivo óptico de precisión con el cual se pueden usar las ondas luminosas como término de comparación. Las ondas luminosas tienen una longitud de onda de aproximadamente 5 X 10-5 m. y las mediciones de longitud de barras de unos cuantos centímetros de largo se pueden hacer con una aproximación de una fracción muy pequeña de longitud de onda.

Un método fundado en el uso de longitudes de onda se presta a obtener una precisión de una parte en 109 al ínter comparar longitudes. Cuando se suscitó la necesidad de obtener este grado de precisión en la comparación de longitudes, se hicieron esfuerzos para determinar la mejor fuente luminosa.

En 1961 se adoptó por convenio internacional un patrón atómico de longitud. Se escogió la longitud de onda, en el vacío, de una cierta radiación anaranjada (identificada por la notación espectroscópica 2p10 — 5d5) emitida por los átomos de un cierto isótopo del kriptón (Kr86) en una descarga eléctrica. Específicamente, un metro se define actualmente como equivalente a 1650.763.73 longitudes de onda de esa luz. Se llegó a este número de longitudes de onda midiendo cuidadosamente la longitud del metro patrón en función de esas ondas luminosas.

Esta comparación se efectuó de tal manera que el nuevo patrón, basado en la longitud de onda de la luz, se ajustara hasta donde fuera posible al antiguo patrón definido mediante la barra del metro patrón. La Fig. 1-1 muestra una fuente luminosa de kriptón-86 usada como base del patrón de longitud.

La elección de un patrón atómico ofrece otras ventajas además de la mayor precisión en la medición de longitudes. Los átomos que generan la luz se encuentran en todas partes y todos los átomos de una especie dada son idénticos y emiten luz de la misma longitud de onda. Por consiguiente, un patrón atómico de esta naturaleza es accesible y es invariable.

La longitud de onda que se escogió es precisamente característica del kriptón-86 y está definida con una gran precisión. Este isótopo se puede obtener con gran pureza, con relativa facilidad y hasta cierto punto a bajo costo.

Fuente Consultada:
Almanaque Insólito Tomo 2 Irwing Wallace-David Wallechinsky
Fisica I – Resnik-Halliday Parte I

Vida del Gaucho Argentino Costumbres Caracteristicas del Gaucho

Vida del Gaucho Argentino
Costumbres y Características

EL GAUCHO , UN PERSONAJE CONTRADICTORIO: Muchos viajeros del viejo mundo y de EE.UU. han pasado por nuestras tierras, cuando el país recién comenzaba a dar sus primeros pasos de independencia y organización nacional y bien de acuerdo a los viajeros, ¿cuál es el carácter del gaucho?. Es difícil contestar esta pregunta porque, precisamente, los viajeros atribuyeron a éste un carácter ambivalente con virtudes y defectos, una especie de noble salvaje, capaz a la vez de bajezas y sentimientos elevados.

Vida del Gaucho Argentino Costumbres Caracteristicas del GauchoVeamos si no lo que escribía Armaignac en 1871: “Son chicaneros, borrachos, orgullosos, presuntuosos, derrochadores y perezosos: pero redimen la mayoría de sus defectos por su generosidad, desinterés, resistencia a la fatiga o la intemperie en cualquier clima, paciencia a toda prueba y sobriedad en su vida ( … ). El gaucho es generalmente tranquilo, frío y ágil jinete. Muy cortés. humilde, dócil, hospitalario, compasivo, servicial, buen padre y esposo. Es gran amante de la poesía, admira la naturaleza y contempla todo aquello que es bello. Espíritu melancólico, enemigo de las ideas abstractas y sutiles, expresa en un lenguaje simple y armonioso los pensamientos y sentimientos más elevados (. .. )”

De la misma forma, otros autores representan al gaucho como un ser al mismo tiempo sanguinario y sensible, malicioso y hospitalario, ignorante y amante de la música y la poesía. Estas contradicciones no deben preocupamos.

Ellas reflejan una posición ambivalente de los autores frente a un personaje que evoca lo noble, tradicional y pastoral de la sociedad europea, ahora bajo el ataque del industrialismo.

Un personaje que a la vez, no puede ser considerado europeo, alguien que debe permanecer extraño, por sus diferencias con la ética, las costumbres y los gustos de un europeo.

Como la abundancia los transforma en holgazanes: indolencia y abundancia son motivos comunes en las narrativas de viaje: ambos son presentados como «naturales». Una colección de las narrativas de viaje más populares, publicada en Londres en 1835, contenía la siguiente descripción acerca de las necesidades del gaucho: “El principal rasgo del carácter del gaucho es que él es una persona sin necesidades”.

Acostumbrado a vivir constantemente en la intemperie, y a dormir en el suelo, él no considera que el tener unos pocos agujeros en su rancho sean de alguna consecuencia. No le desagrada la leche, pero prefiere no tener la que tomarse el trabajo de buscarla» [A., G., The Young Travellers in South America (London, J. Macrone, 1835), p. 258 y 259].

Habiendo crecido en libertad y acostumbrado a lacaza para subsistir, el gaucho se habitúa a no tener nada y no desear nada. Su indolencia natural le impide ampliar la gama de sus satisfacciones. Escribe MacCann: «El paisano rehúye todo trabajo cuyo éxito dependa del transcurso del tiempo; no sabe valorar éste, y no lo cuenta en horas ni por minutos sino por días; es hombre moroso y su vida transcurre en un eterno mañana; tiene hábitos migratorios y  por donde quiera que se encamine, sabe que encontrará de qué alimentarse, debido a la hospitalidad de las gentes» [W. MACCANN, Viaje a caballo por las provincias argentinas (Buenos Aires, Solar-Hachette, 1969). p. 116].

Pero es la posibilidad de obtener su sustento libremente lo que lo mantiene en su condición casi salvaje, Una y otra vez, los viajeros contraponen la «pobreza» del rancho del gaucho la falta de muebles, los pisos de tierra, los agujeros en las paredes, la escasa vajilla, la suciedad, el hacinamiento de hombres, mujeres, niños y perros con la «abundancia» de la naturaleza y la facilidad para obtener el sustento.

Son consabidos los relatos de la apropiación de ganado en el campo «esa gran facilidad de subsistir casi sin trabajo: de vestirse con los productos del despojo de un buey», escribe Isabell el pero hay también abundancia en la ciudad.

Campbell Scarlett describe cómo dos gauchos acaballo pescan en el río, tirando cada uno una punta de la red. En la costa, en cada marea baja, quedan pescados en abundancia para quien quiera tomarlos. «Toda la costa, después de un temporal de viento, queda a menudo cubierta con esta tribu armada de aletas: y si los mendigos que piden limosna (siempre a caballo), condescendieran a desmontar para obtener con qué cenar, no solamente encontraríamos trozos de carne todos los días, tirados alrededor de los caminos de los mataderos, que caen de los carros de los carniceros, sino también peces sobre la costa, donde los consiguen por nada, a no ser la molestia de levantarlos» [P. CAMPBELL SCARLETT, Viajes por América a través de las Pampas y los Andes (Buenos Aires, Claridad, 1957), primera edición, Londres 1838, p. 43].

La abundancia favorece la indolencia, y ésta impide la difusión de la «civilización», que es sinónimo de diversidad de deseos y de bienes. Los viajeros. al combinar estos dos mitos (las limitadas necesidades de los paisanos y su «indolencia natural»,) acercan al gaucho ala «vida natural», una de las estrategias narrativas preferidas por los románticos, mientras que deniegan al paisano su carácter de consumidor, uno de los atributos de la modernidad.

Fuente: Todo Es Historia Viajes y Viajeros Nro. 315

La Forestal Maderas y Tanino
La Brutal Explotación del Hombre en el Norte Santafesino

Creador de Facebook Biografia de Mark Zuckerberg Red Social Historia

Creador de Facebook
Biografía de Mark Zuckerberg

Biografia de Mark Zuckerberg

Mark Elliot Zuckerberg (1984- )
Hombre de negocios, co-fundador de Facebook.BIOGRAFÍA DEL CREADOR DE FACEBOOK, LA RED SOCIAL QUE REVOLUCIONÓ LAS RELACIONES VIRTUALES
Mark Elliot Zuckerberg nació el 14 de mayo de 1984, en Dobbs Ferry, Nueva York, en una familia acomodada y de buena educación.

Sus padre, Edward Zuckerberg de profesión dentista y Karen, de profesión psiquiatra .Tiene tres hermanos: Randy, Donna y Ariel. Actualmente vive en una modesta casa de alquiler en Palo Alto, California, con Chan (su novia).

Mark desarrolló un interés en las computadoras a una edad temprana, cuando tenía unos 12 años, utiliza Atari BASIC para crear un programa de mensajería que llamó “Zucknet”. Más tarde estudió en la Phillips Exeter Academy, una exclusiva escuela preparatoria en New Hampshire. Sin embargo, Zuckerberg se mantuvo fascinado por las computadoras, y continuó trabajando en el desarrollo de nuevos programas.

Después de graduarse de Exeter en 2002, Zuckerberg se matriculó en la Universidad de Harvard. También inventó Facemash, que comparó las imágenes de dos estudiantes en el campus y los usuarios podían votar cual era uno era más atractiva.

Basado en sus anteriores proyectos, tres de sus compañeros-Divya Narendra estudiantes, y los mellizos Cameron y Tyler Winklevoss-lo buscaron para trabajar en una idea para un sitio de redes sociales que llamaron Harvard Connection. Este sitio fue diseñado para utilizar la información de redes de estudiantes de Harvard con el fin de crear un sitio de citas para la élite de Harvard. Zuckerberg accedió a ayudar con el proyecto, pero pronto lo dejó para trabajar en su propio sitio de redes sociales con sus amigos Dustin Moskovitz, Chris Hughes y Eduardo Saverin.

Zuckerberg y sus amigos crearon un sitio que permite a los usuarios crear sus propios perfiles, subir fotos y comunicarse con otros usuarios. El grupo ejecutó el sitio –llamado primeramente The Facebook. A finales de 2004, Facebook tenía 1 millón de usuarios.

En 2005, la empresa de Zuckerberg recibió un gran impulso de la empresa de capital riesgo Accel Partners. Accel invertido 12,7 millones dólares en la red, que en ese momento estaba abierto sólo a estudiantes de la Ivy liga. La empresa de Zuckerberg dio acceso a otras universidades, bachillerato y escuelas internacionales, ascendiendo el número de miembros del sitio a más de 5.5 millones de usuarios en diciembre de 2005. El sitio entonces comenzó a atraer el interés de otras empresas, que querían hacer publicidad con el centro social popular. Zuckerberg rechazó ofertas de compañías como yahooy MTV Networks, quienes deseaban comprarlo..

Según la revista Forbes, la fortuna de Mark Zuckerberg es de un valor aproximado a los $ 7 mil millones de dólares.

BIOGRAFÍA AMPLIADA
Mark Elliot Zuckerberg (1984-)
Hombre de negocios, co-fundador de Facebook.

Mark Elliot Zuckerberg nació el 14 de mayo de 1984, en Dobbs Ferry, Nueva York, en una familia acomodada y de buena educación.
Sus padre, Edward Zuckerberg de profesión dentista y Karen, de profesión psiquiatra .Tiene tres hermanos: Randy, Donna y Ariel.

Mark desarrolló un interés en las computadoras a una edad temprana, cuando tenía unos 12 años, utiliza Atari BASIC para crear un programa de mensajería que llamó “Zucknet”. Su padre utilizó el programa en su consultorio dental, de modo que la recepcionista pudiera informar de un nuevo paciente sin gritar a través del cuarto. La familia también se utiliza Zucknet para comunicarse dentro de la casa.

Para mantenerse al día con creciente interés de Mark en las computadoras, sus padres contrataron a un profesor privado de nombre: David Newman, quien trabajaba una vez por semana con él. Newman dijo más tarde a los reporteros que era difícil mantenerse a la vanguardia del prodigio. Luego comenzó a tomar cursos de posgrado en el cercano Colegio Misericordia.

Más tarde estudió en la Phillips Exeter Academy, una exclusiva escuela preparatoria en New Hampshire. Allí mostró su talento en la esgrima, convirtiéndose en el capitán del equipo de la escuela. También se destacó en literatura, ganando un título en los clásicos. Sin embargo, Zuckerberg se mantuvo fascinado por las computadoras, y continuó trabajando en el desarrollo de nuevos programas. Si bien en la escuela secundaria, creó una primera versión del software de música de Pandora, que él llamó sinapsis. Varias compañías, incluyendo AOL y Microsoft, expresaron su interés en comprar el software, y la contratación del adolescente antes de su graduación, ofertas a las cuales se negó.

Después de graduarse de Exeter en 2002, Zuckerberg se matriculó en la Universidad de Harvard. En su segundo año en la institución Ivy League, ya había desarrollado una reputación como el go-to de desarrollo de software en el campus. Fue en ese momento que él construyó un programa llamado CourseMatch, que ayudó a los estudiantes a elegir sus clases sobre la base de la selección de cursos de otros usuarios. También inventó Facemash, que comparó las imágenes de dos estudiantes en el campus y los usuarios podían votar cual era uno era más atractiva. El programa se hizo muy popular, pero más tarde fue cerrado por la administración de la escuela después de que se considere inapropiado.

Basado en sus anteriores proyectos, tres de sus compañeros-Divya Narendra estudiantes, y los mellizos Cameron y Tyler Winklevoss-lo buscaron para trabajar en una idea para un sitio de redes sociales que llamaron Harvard Connection. Este sitio fue diseñado para utilizar la información de redes de estudiantes de Harvard con el fin de crear un sitio de citas para la élite de Harvard. Zuckerberg accedió a ayudar con el proyecto, pero pronto lo dejó para trabajar en su propio sitio de redes sociales con sus amigos Dustin Moskovitz, Chris Hughes y Eduardo Saverin.
Zuckerberg y sus amigos crearon un sitio que permite a los usuarios crear sus propios perfiles, subir fotos y comunicarse con otros usuarios. El grupo ejecutó el sitio –llamado primeramente The Facebook. Después de su segundo año, Zuckerberg abandonó la universidad para dedicarse a Facebook a tiempo completo, pasando a la compañía de Palo Alto, California. A finales de 2004, Facebook tenía 1 millón de usuarios.

En 2005, la empresa de Zuckerberg recibió un gran impulso de la empresa de capital riesgo Accel Partners. Accel invertido 12,7 millones dólares en la red, que en ese momento estaba abierto sólo a estudiantes de la Ivy liga. La empresa de Zuckerberg dio acceso a otras universidades, bachillerato y escuelas internacionales, ascendiendo el número de miembros del sitio a más de 5.5 millones de usuarios en diciembre de 2005. El sitio entonces comenzó a atraer el interés de otras empresas, que querían hacer publicidad con el centro social popular. Zuckerberg rechazó ofertas de compañías como yahooy MTV Networks, quienes deseaban comprarlo. En su lugar, se centró en la expansión del sitio, la apertura de su proyecto a los desarrolladores externos y la incorporación de más características.

Zuckerberg seguía avanzando, sin embargo, en 2006, el magnate de los negocios se enfrentan a su primer gran obstáculo. Los creadores de la conexión de Harvard afirman que Zuckerberg robó la idea, solicitando una indemnización por la pérdida de su negocio. Zuckerberg sostuvo que las ideas se basaban en dos tipos muy diferentes de las redes sociales.

En el 2010 el fundador oficial de Facebook, pagó 65 millones de dólares a los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss, en un acuerdo extrajudicial para que retirasen la demanda en su contra por el robo de una idea que aseguran les pertenece

Otro reto personal en el 2009 fue la publicación del libro Millonarios por Accidente, escrito por Ben Mezrich.
Donde el l autor habla de como Zuckerberg, de 25 años, robó la idea de un grupo de sus compañeros de la Universidad de Harvard, plasmándola luego como suya, en lo que sería un verdadero fenómeno dentro de la Internet.
No sólo deja al joven millonario como un plagiador, sino que además lo tilda como alguien descorazonado, traicionero y sin miedos a decepcionar a sus amigos, describiendo también detalles jugosos sobre los métodos utilizados por Zuckerberg.

Según la revista Forbes, la fortuna de Mark Zuckerberg es de un valor aproximado a los $ 6,9 mil millones de dólares. Vive en una modesta casa de alquiler en Palo Alto, California, con Chan (su novia).

Biografia de Hume David Resumen Pensamiento e Historia de Filosofo

Biografía de Hume David – Pensamiento e Historia

  Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas
René Descartes
(1596-1650)
Voltaire
(1694-1778)
Montesquieu
(1689-1775)
Rousseau
(1712-1778)
Locke
(1632-1704)
Hume
(1711-1776)

Hume se refugia en la idea más querida por la Ilustración: lo normativo es lo más común, lo que con máxima  generalidad se considera saludable y sano. 

El Mundo Exterior y la Imaginación: Hume opina que la creencia en la existencia de los cuerpos supuesto con el que funcionamos. Las causas que icen esta creencia es lo que él desea investigar. Que causas no son las impresiones sensibles resulta obvio.

George Berkeley (Kilkenny, Irlanda – Oxford 1753): Filosofo y obispo anglicano irlandés. Negó la realidad las sustancias materiales, sosteniendo que el ser de material se reduce a ser percibido, y que solo existen realmente los espíritus y Dios, que es el que produce ellos el sueño coherente de un mundo corpóreo Su obra fundamental es el Tratado sobre los principios del conocimiento mano (1710).

Pues la creencia en la existencia de los cuerpos supone la existencia continua, que excede el tiempo en que tenemos impresiones de ellos. Si vemos una mesa, no creemos como el obispo Berkeley, un filósofo ligeramente anterior a Hume, que su ser es ser percibida, y que deja de existir cuando la dejamos de percibir. Lo que creemos es que existe incluso cuando no la percibimos. Pero esta creencia no podemos fundarla en las impresiones que tenemos de ella, pues creemos que también existe cuando no tenemos impresiones. 

Nuestras impresiones tienen una existencia discontinua en nuestra mente. Pero creemos que los cuerpos tienen una existencia continua. ¿Cómo pasamos de lo primero a lo segundo? Hume cree que no mediante una deducción lógica, pues la idea de discontinuidad es lógicamente distinta de la idea de continuidad. Ninguna discontinuidad  puede dar como resultado la continuidad. Será entonces otra capacidad humana la que esté implicada aquí. Esta capacidad no es el hábito, ni la razón lógica, sino la imaginación. 

La identidad personal y la memoria: Entre nuestras impresiones no está la de un yo único a lo largo de toda nuestra vida. Nuestras percepciones nos dan noticia de colores, de sonidos, de impenetrabilidad de solidez, de extensión, de movimiento. Entre estas percepciones nunca están las impresiones de mi yo. Ni siquiera podemos pensar que este yo es una proyección de la imaginación sobre la base de cambios continuos, graduales y constantes.

A veces, nuestras impresiones cambian de forma desordenada, discontinua,  inconstante. Pero sobre todo, nunca tenemos una impresión del yo, y por tanto, no podemos tener una idea de sus cambios. Y, sin embargo, hablamos con plena legitimidad de nosotros mismos y decimos yo con plenas garantías. Reflexivamente juego ya con el supuesto de que las representaciones son mis representaciones. Ese mis no aparece en ninguna impresión concreta, pero las reúne todas como formando un conjunto. ¿En qué se basa esta atribución de pertenencia de las impresiones a un yo, como

Las impresiones e ideas de Hume

Según Hume, en el hombre existen dos facultades básicas: la percepción inmediata y la reflexión. La primera nos da impresiones diferentes, mientras que la segunda está en condiciones de diferenciar lo distinto que se nos da en aquellas impresiones. Además, la reflexión nos permite distinguir entre la forma en que se nos dan las impresiones y la forma en que se nos dan las reflexiones. 

Las percepciones inmediatas se dan con mucha fuerza y vivacidad, y pueden serias sensaciones (impresiones de los sentidos), las emociones y las pasiones. Las percepciones reflexionadas, por el contrario, se nos presentan con más suavidad. A las primeras Hume las llama impresiones, y a las segundas, ideas.

La relación de causa y efecto: Al decir que «El sol saldrá mañana» no se tiene la impresión del «sol» ni de la «mañana», y sí de que el sol salió ayer, y antes de ayer, y la semana pasada. Sin embargo, aunque no se tiene la impresión dada, la frase tiene significado, aunque es posible que el sol no salga mañana. 

El significado de la frase se fundamenta en que establecemos una conexión entre el hecho pasado y presente de que ha salido el sol y el hecho que anticipamos, a saber, que saldrá mañana.

Esta conexión que lanza el pasado sobre el futuro es la experiencia. Esta no es una impresión ni una reflexión. Es algo distinto: se trata de afirmar una cosa porque es constante. El significado de la frase «El sol saldrá mañana» procede de la constancia de que hasta ahora ha salido todos los días. 

Lo mismo sucede con la relación de causa y efecto. En una partida de billar, cuando se dice que «la bola roja es causa del efecto de movimiento que vemos en la bola azul», esta frase, que es una idea compleja, tiene significado. Al analizar sus ideas simples se ve que todas se corresponden con impresiones simples, excepto las palabras causa y efecto. Estas palabras son ideas aparentemente simples, pero de hecho son muy complejas. Su significado encierra que la bola roja se mueve antes que la bola azul, que en un momento hay contigüidad de tiempo y lugar con la bola azul y, finalmente, que siempre que la bola roja se mueva y choque con la azul, esta se moverá. Así que en la palabra causa se dan tas ideas simples de prioridad, de contigüidad y de conexión constante.

Su Biografía: (Edimburgo, 1711 – ibí., 1776)

Filósofo empirista inglés. Desde niño, mostró tener un talento por encima de los demás estudiantes de su edad y a los 12 años ingresa en la Universidad de su ciudad natal. Al cabo de dos o tres años dejó la carrera para estudiar Leyes y Comercio, que más tarde también abandonó para dedicarse definitivamente al estudio de la Filosofía en el Colegio de los jesuitas de La Fleche (Francia).

En 1747 entró al servicio del general James Siclair como abogado y juez. En 1752 es nombrado bibliotecario del Colegio de Abogados de Edimburgo. Fue miembro de la Embajada británica de París en 1765 y prestó servicios como subsecretario de Estado en 1767.

Gracias a su «History of England» (1754-1762), que tuvo en su tiempo gran aceptación, goza aún Hume de prestigio como historiador. Sin embargo, es más conocida e importante su faceta de filósofo, cuya teoría ha derivado en lo que hoy llamamos «humismo». Hume pretende ser el filósofo de la naturaleza humana, que se caracteriza fundamentalmente por la tendencia a formar hábitos; el aspecto cognitivo es, por tanto, menos importante que el práctico. No hay ningún conocimiento seguro si no se da en el marco de las percepciones reales, que son las que proporcionan las ideas y en general todo el raciocinio.

Sostiene Hume que el conocimiento humano es incapaz de avanzar si no es por medio de la experiencia; también las normas morales tienen como base la experiencia; la justicia, la religión, cualquier tipo de normas de conducta éticas o estéticas responden a un sentimiento de utilidad, modificándose según el tipo de sociedad y época en que se den.

«A treatise of human nature» («Tratado de la naturaleza humana») aparece en 1739-1940, primera obra sobre filosofía de Hume, en la que expone los principios fundamentales de la escuela empírica. Su siguiente libro se titula «Essays, moral and political», en dos volúmenes; fue escrito en el año 1471 y reeditado en 1748 con el título de «Essays, moral, political and literary» («Ensayos morales, políticos y literarios»). A continuación publicó dos obras filosóficas: «An inquiry Concerning Human Understanding» («Investigacion sobre el conocimiento humano») (1748) y «An inquiry concerning the Principles of Moral» («Investigaciones sobre los principios de moral») en 1751. Otros trabajos forman un volumen de ensayos: «Political discourses» (1751), «Four dissertations» («Cuatro disertaciones») (1757) y una publicación póstuma: «Dialogues concerning natural religión» («Diálogos sobre religión natural).

Con Hume, el empirismo llega a la más radical de sus manifestaciones; en contra absolutamente de las tendencias racionalistas de su tiempo, y, en ese sentido, a pesar de las diferencias existentes, puede considerársele como continuador de Berkeley; sin embargo, el sistema profundamente escéptico de Hume, llevado a sus últimas consecuencias, puede ser incluso negativo para el desarrollo de la ciencia. Niega cualquier tipo de conocimiento racional en sí mismo y toda impresión que podamos recibir en ese sentido debe considerarse como absolutamente errónea.

En cuanto a su atomismo asociacionista, Hume afirma que nuestra vida psíquica es una continua consecución de impresiones e ideas, de las que no podemos nunca afirmar su veracidad e inmutabilidad. Para él la relación entre causa y efecto no responde más que a una asociación: la de semejanza y la de contigüidad en espacio y en tiempo.

Biografía de Rousseau Contrato Social Resumen Filosofia e Ideas

Biografía de Rousseau Contrato Social
Resumen Filosofía e Ideas

  Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas
René Descartes
(1596-1650)
Voltaire
(1694-1778)
Montesquieu
(1689-1775)
Rousseau
(1712-1778)
Locke
(1632-1704)
Hume
(1711-1776)

Rousseau puso en duda que las ciencias y las artes sirviesen para liberar al hombre de la opresión y de la infelicidad

Crítica a las ciencias y las artes

En el pensamiento de Rousseau hay dos elementos fundamentales: su profundo ascendente calvinista y su formación en la lectura del autor griego Plutarco.

El calvinismo le conduce a considerar las ciencias y las artes de todos los tiempos y países como ejercicios de la misma curiosidad que llevó al hombre a salir del Paraíso.

En este sentido son obra de la debilidad humana, del orgullo, de la voluntad de destacar, de hacerse igual a Dios. Así los vicios humanos son los verdaderos motores de las ciencias la ambición y la mentira generaron la elocuencia del orador la avaricia del comerciante produjo la aritmética; la superstición produjo la astronomía, etcétera.

Rousseau habla como un moralista, pero en el fondo su lenguaje es una reproducción del lenguaje religioso que en otro tiempo lanzó Lutero contra la ciencia y la razón. Para esta vieja tradición, la ignorancia era el estado que la sabiduría divina había previsto para el hombre.

Pero si las ciencias y Las artes eran fruto de la vanidad y del orgullo: ¿con qué llenarían los hombres su vida? Aquí interviene su lectura de los grandes hombres de la Antigüedad según los pintó Plutarco en sus Vidas Paralelas. Ante él pasan ahora los grandes hombres ce Esparta, Persia, la antigua Roma.

Los grandes forjadores de Estados, rudos, primitivos, sencillos, patriotas, virtuosos, austeros y ascetas, creadores de orden político que mantienen con rigor, con leyes estrictas. Estos hombres odiaban el lujo, la vanidad, el engaño, La doblez. En la idealización de Rousseau, estos hombres eran generosos al sacrificarse por la humanidad, al defender la libertad de su patria, al derramar su sangre en el combate por sus hijos, al honrar a los dioses de la polis griega.

Si se mezclan los dos elementos, se tiene la tesis más básica de Rousseau: la vida entregada a las artes y las ciencias no es sino la falsa libertad que los poderosos conceden a los hombres para que estos no sientan lo que realmente son,«esclavos de un orden político despótico».

Desigualdad entre los hombres:

[…] si eliminamos del pacto social lo que no le es esencial, nos lo encontramos reducido a los términos siguientes: Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general y nosotros recibirnos corporativamente  cada miembroo como parte invisible del todo. Este acto de asociación  produce inmediatamente, en lugar de la persona particular de cada contratante, un cuerpo moral y colectivo compuesto de tantos miembros como votos tiene la asamblea, el cual recibe de este mismo acto su unidad, su yo común, su voluntad y su vida. 

J.J. Rousseau, El contrato social

Jean-jacques Rousseau (Ginebra 1712- Ermenonville 1778): De formación autodidacta, cultivó distintos campos del saber. Llegó a París en 1741, donde frecuentó el círculo de los enciclopedistas, con quienes más tarde rompió. Rousseau se opone a la idea ilustrada de progreso, puesto que concibe que en la cultura y la civilización radican todos los males que aquejan al hombre, el cual, siendo bueno por naturaleza, se ha visto conducido a un estado de corrupción.

Frente al pensamiento ilustrado, que cifraba en la razón la conquista de la felicidad, Rousseau mantuvo que la dicha solo se alcanza atendiendo a los propios sentimientos, que permiten recuperar la armonía y justicia perdidas. En toda la obra de Rousseau se aprecia una exaltación del sentimiento, que se refleja en sus teorías sobre la religión, la estética y la educación.

En política, afirmó que la sociedad civil es un cuerpo único nacido de un pacto social y defendió sin restricciones la soberanía popular. De su vasta producción cabe resaltar las entradas sobre música de la Enciclopedia, Discurso las ciencias y las artes (1750), Discurso sobra origen de la desigualdad de los hombres (1755), Emilio (1762), El contrato social (1762); y desde  un punto de vista literario, Ensoñaciones de un paseante solitario (1782) y Confesiones  (1782-89).

El origen de los Estados: Según Rousseau, la inseguridad de la vida entre propietarios ricos y pobres fue creciendo al compás de sus diferencias. Unos querían defender lo que tenían con la fuerza, otros querían tomarse lo que necesitaban también con violencia. Así que caían en luchas continuas. Esas luchas eran aprovechadas por otras comunidades extranjeras para dominar a las dos partes. Así cree Rousseau que se formaron los Estados: con el objetivo de pacificar las luchas internas y para defenderse de los extranjeros. 

De este modo, en lugar de fundarse sobre la igualdad natural, sobre el derecho natural a la vida y a la libertad, los Estados se fundaron sin eliminar el derecho meramente convencional a la propiedad, que estaba en el origen de la misma guerra y violencia que se quería superar. Los hombres se sometieron a los poderosos para conservar la vida y sus bienes, entregando la igualdad y la libertad. En este sentido, Rousseau admiraba la fundación del Estado de Esparta, pues los espartanos supieron anular las diferencias de propiedad y edificar sus instituciones sobre la igualdad.

Como la igualdad primitiva dio paso a una desigualdad anti-natural?: Si el hombre natural es un ser entregado a su instinto de conservación y dotado de un sentido de compasión por el dolor ajeno, si la mezcla de estos instintos garantiza que el hombre sea por naturaleza un ser independiente y pacífico, ¿cómo se convierte en un ser gregario, sociable, dependiente, violento, esclavizado?

Rousseau explica la diferencia entre el hombre natural y el hombre civilizado actual por un instinto diferente del de conservación y del de compasión. Este instinto es la perfectibilidad.

Antes de la propiedad tuvo que producirse una institución, la familia, y con ella tuvo que introducirse la estabilidad de relaciones humanas y, finalmente, la agricultura y la tecnología de los minerales. Solo entonces se desplegó algo fundamental: la división del trabajo. Rousseau funda luego el derecho de propiedad a la tierra en el continuo trabajo sobre ella. De este modo, el trabajo es la forma de perfectibilidad humana que produce la desigualdad social. Como en los viejos relatos bíblicos, el trabajo es así una condena y una maldición para el hombre.

Su Biografía: (Ginebra, 28 de junio de 1712 – Erménonville, 2 de julio de 1778)
Filósofo, literato y pedagogo suizo. A principios del siglo XVIII nace Jean-Jacques Rousseau; justo cuando comienza el tan conocido Siglo de las Luces. Si bien la mayoría de los intelectuales de la época asumieron enteramente los presupuestos filosóficos de la Ilustración, Rousseau, que incluso llegará a colaborar con la Enciclopedia, años despues cortará sus colaboraciones e incluso su relación con algunos de los ilustrados.Su padre, Isaac Rousseau, de profesión relojero, se encargó de su primera instrucción. Ya de niño, se interesó por la literatura, leyendo toda clase de libros, incluido Plutarco.

A raíz de una disputa, tras la cual quedó herido un adversario, Isaac Rousseau tiene que huir de Ginebra, dejando a su hijo en manos de unos familiares. Pero las dificultades económicas de estos hacen que Rousseau abandone los estudios primarios, que cursaba junto a su primo, y se traslade de nuevo a Ginebra, donde comienza a trabajar como aprendiz de grabador en un taller. No satisfecho con su empleo, decide huir y se traslada a Saboya. Allí, mediante la ayuda de un párroco, conoce a Madame Warens que lo envía al Instituto de Catecúmenos en Turín, donde es bautizado como católico. Después de algunos meses en esa ciudad, vuelve junto a Madame Warens, con la que pasaría 11 años de su vida.

En 1740, se dirige a Lyon en calidad de preceptor y luego a París. En esta ciudad, se relaciona por vez primera con los enciclopedistas; entre otros, conocería a Diderot y Condillac. Aparte de algunos trabajos hechos en el terreno musical y de algunas comedias, colabora en la Enciclopedia redactando artículos sobre música. En esta época, trabaja también como secretario de algunas familias nobles.

A raíz de las relaciones que mantiene con Teresa Levasseur le nacerán cinco hijos, que irá abandonando en el hospicio. En 1749, la Academia de Dijon convocó un concurso sobre el tema «si el restablecimiento de las ciencias y las artes ha contribuido a la depuración de las costumbres», y lo gana con un «Discurso» en el que responde negativamente. Su respuesta provoca confusiones y asombros y Rousseau empieza a ser un hombre polémico en la sociedad en que vive. En 1753, también la Academia de Dijon, propone otro tema: «Cuál es el origen de la desigualdad de los hombres y si lo autoriza la ley natural». Rousseau responde con un «Discurso» en el que explica y desarrolla las ideas del primero.

Por razones no muy claras, seguramente por diferencias de orden intelectual, corta sus relaciones con los enciclopedistas. Vive en esta época en casa de unos amigos en l’Ermitage y, producto de esta estancia, son sus obras más importantes: «La nueva Eloísa», «El contrato social» y «Emilio».

«La nueva Eloísa» se publica en 1761 con bastante éxito. En 1763, se publican el «Contrato social» y «Emilio», obra que el Parlamento de París condenará, ordenándose el arresto del autor Rousseau consigue escapar. Se refugia en Suiza, pero las dificultades que se presentan le obligan a trasladarse a Inglaterra, donde, aceptando una invitación de Hume, residirá en su casa durante algún tiempo. Sus manías persecutorias, debidas a su carácter huraño e irritable, le hacen desconfiar de Hume y decide, a pesar del riesgo que ello supone, volver a Francia. Allí reanudará sus relaciones con Teresa y, en 1770, regresa a París. Poco después, se traslada a Erménonville, donde vive gracias a la hospitalidad de un admirador, y en ese mismo lugar morirá.

Su vida la conocemos por medio de dos obras autobiográficas, las «Confesiones» y las «Divagaciones de un paseante solitario».

Con Rousseau puede decirse que empieza el Romanticismo. «La Nueva Eloísa» se opone al pesimismo y escepticismo que, en general, en toda la literatura de su época es preponderante. El «Emilio o de la educación» es quizás su obra más importante. Carece casi totalmente de elementos novelescos y su fin es el de exponer los criteros educativos del autor. Fustiga enérgicamente la educación que una sociedad con intereses y clases imparte, esclavizando intelectualmente al individuo y cortando progresivamente el desarrollo natural de este. La educación natural de Rousseau se basa en que en el niño existe un principio innato, «principio activo», el cual, por medio de la experiencia («educación de las cosas»), se vaya formando de manera gradual, conforme a sus propios intereses.

Hitos De Su vida:
1712: Nació el 28 de junio, en la ciudad de Ginebra, hijo de Isaac Rousseau y de Susana Bernard, quien falleció pocos días después de haberlo traído al mundo.

1725: Realizó sus primeras tareas como aprendiz en el taller de un grabador.

1728: En Annecy, un sacerdote le presentó a madame de Warens. Luego fue recibido en el hospicio del Espíritu Santo, en Turín; allí abjuró del calvinismo y se hizo católico.

1735: Se instaló, acompañado por la señora de Warens, en Saboya, donde continuó sus estudios, hasta que fue tomado, como preceptor, en casa del magistrado Mably.

1742: Presentó a la Academia de Ciencias, de París, su proyecto sobre un nuevo sistema de notación musical, que publicaría, al año siguiente, con el título de “Disertación sobre la música moderna”.

1743: Contratado como secretario por el conde P. de Montaigu, lo acompañó a Venecia, donde el aristócrata había sido designado embajador de Francia. 1744: Después de un desacuerdo con Montaigu, dejó su cargo en la embajada y volvió a París.

1745: Inició su amistad con Condillac y Diderot. Hizo interpretar su obra musical “Las musas galantes”. Mantuvo correspondencia con Rameau y con Voltaire. Comenzó sus relaciones con Teresa Levasseur.

1747: Escribió la comedia “El compromiso audaz”. Fue secretario de los Dupin. 1749: Recibió un premio, de la Academia de Dijon, por su “Discurso sobre las ciencias y las artes”.

1751: Al publicarse el primer volumen de la Enciclopedia, d’Alembert mencionó, en el prólogo, las tareas desarrolladas por Rousseau.

1752: Hizo representar, en Fontainebleau, ante el rey, su ópera cómica “Le dévin du village” (El adivino del pueblo) y, en el Teatro francés, su comedia “Narciso o el enamorado de sí mismo”. Comenzó a trabajar como copista de música.

1753: Cuando estalló, en París, la llamada “guerra de los bufones”, participó escribiendo su “Carta sobre la música francesa”.

1754: Regresó a Ginebra, donde fue readmitido en la Iglesia calvinista y recuperó sus derechos como ciudadano.

1755: Publicó su “Discurso sobre el origen de la desigualdad humana”.

1756: Terminó de escribir varias obras y los borradores del “Contrato social”, llamado “Manuscrito de Ginebra”.

1757: Rompió relaciones con Grimm, Diderot y los enciclopedistas. Se enamoró de raadame d’Houdedot.

1758: Envió su “Carta a d’Alembert sobre los espectáculos”. Dio término a “Julia o la nueva Eloísa”.

1762: Publicó “Emilio” y el “Contrato social”, libros que fueron condenados en París y en Ginebra. Debió refugiarse en Motiers, territorio que pertenecía a Federico II de Prusia, quien le brindó asilo político, en compañía de Teresa Levasseur.

1766: Se trasladó a Londres, en compañía de Teresa, bajo la protección de David Hume. Escribió la primera parte de sus “Confesiones”.

1767: Regresó a Francia, donde se publicó su “Diccionario de la Música”.

1772: Compuso sus “Consideraciones sobre el régimen de Polonia” y sus diálogos titulados: “Rousseau, juez de Juan Jacobo”.

1774: Terminó la ópera “Dafnis y Cloe” y retocó la partitura de “El adivino del pueblo”.

1775: Estrenó en la Comedie Francaise su obra con música, en un acto, “Pigmalion”.

1776: Distribuyó, por las calles de París, personalmente, su mensaje “A todo francés que todavía ame la justicia y la verdad”.

1777: Escribió las “Ensoñaciones de un paseante solitario”, obra que dejó inconclusa.

1778: El marqués Rene de Girardin lo invitó a pasar unos días en Ermenonville, donde imprevistamente falleció el 2 de junio. Fue sepultado en la Isla de los Paupliers y luego, en 1794 -seis años después de la Revolución Francesa-, sus restos fueron trasladados al Panteón.

Libertad e igualdad

Si se busca en qué consiste el bien más preciado de todos, y cuál debe ser el objetivo de toda legislación, encontraremos que todo se reduce a dos cuestiones principales: la libertad y la igualdad, y sin esta última, la libertad no puede existir. Renunciar a la libertad es renunciar a ser hombre, a los derechos y a los deberes de la Humanidad […].

La verdadera igualdad no reside en que la riqueza sea la misma para todo el mundo, si no en que ningún ciudadano sea tan rico como para poder comprar a otro ciudadano y que ninguno sea tan pobre que se vea obligado a venderse. Esta igualdad, se dice que no puede existir en la práctica. Pero si el abuso es inevitable. ¿Quiere decir esto que debemos renunciar a regularlo? Como precisamente la fuerza de las cosas tienden siempre a destruir la igualdad, es necesario que la fuerza de la legislación tienda siempre a mantenerla.

ROUSSEAU, J. J.: El contrato social.

PARA SABER MAS…
EL CONTRATO SOCIAL

La noción de contrato social surge de la doctrina filosófico-jurídica que individualiza el origen de la sociedad civil y del Estado en una convención, un contrato estipulado entre sus miembros. Esta perspectiva ya fue defendida en la Antigüedad por los sofistas y Epicuro, en contraposición al naturalismo político de Aristóteles, según el cual no cabe suponer ningún pacto social originario porque sociedad y Estado son realidades naturales y necesarias, independientes de la voluntad de los individuos y siempre presentes en toda comunidad, humana o animal. El contrato social volvió a estar de actualidad en la época moderna como consecuencia de la caída de las teorías medievales relativas al fundamento divino del poder político.

La cuestión se debatió sobre todo en la Inglaterra del s. XVII, en conexión con los avalares de la «gloriosa revolución» (1668). Tanto Thomas Hobbes, teórico del absolutismo monárquico, como John Locke, defensor del constitucionalismo liberal (parlamentario y democrático) coincidieron en la idea del carácter no natural del Estado, basándose en el presupuesto de que los hombres habían vivido inicialmente en una condición pre-social, en un estado de naturaleza primitivo, desorganizado e individualista. Muy diferente, sin embargo, era la manera en que ambos filósofos supieron describir dicho contrato originario.

Hobbes lo imaginaba como un pacto de sujeción por el que cada individuo renuncia a su libertad individual en nombre de la seguridad colectiva. De modo decididamente pesimista, consideraba la condición del salvaje presocial según la máxima homo homini lupus: en ausencia de toda ley, rige sólo la lucha por el dominio de unos sobre otros. El único medio para anular cualquier forma de prepotencia es que todos renuncien a la libertad delegando el poder en un individuo (un soberano o una asamblea) que decida por el bien de todos (y, por lo tanto, de nadie en particular).

En el Leviatán (1651), Hobbes propuso el siguiente texto como fórmula contractual: «Yo transmito mi derecho a gobernarme a mí mismo a este hombre, a condición de que tú también cedas tu derecho de la misma manera».

Distinta es la solución de Locke, para quien en un estado igualmente presocial la agresividad humana habría llegado a moderarse por el principio de reciprocidad: también en un estado de naturaleza vale la regla racional de que quepa esperar de los demás lo mismo que se les brinde.

Según Locke, el paso a la sociedad organizada y al Estado es un proceso gradual y no traumático, un progresivo perfeccionamiento de las reglas de convivencia. El ciudadano cede sus propias libertades no en bloque, sino limitadamente, en función de la necesidad de no invadir las libertades ajenas y de garantizar la seguridad colectiva, a la vez que permanece como el dueño de todas aquellas opciones de vida, de pensamiento y de fe religiosa que no amenazan la convivencia civil.

Además, y como garantía de que el poder atribuido a los hombres que se ocupan de las estructuras e instituciones públicas se mantenga siempre dentro de los límites prefijados, es necesaria la separación entre los poderes (legislativo, ejecutivo, judicial) y está prevista la posibilidad de rebelión (incluso violenta) cuando estén amenazadas las libertades civiles fundamentales.

El Contrato Social

“El principio de la vida política está en la autoridad soberana. El poder legislativo es el corazón del Estado, y el poder ejecutivo es el cerebro del mismo, el cual da movimiento a todas sus partes. (…) El Estado no subsiste por las leyes, sino por el poder legislativo: la ley cíe ayer no obliga hoy; pero el silencio supone un consentimiento tácito, y se presume que el soberano confirma continuamente las leyes que no abroga, pudiendo hacerlo (…) si el soberano no las hubiese encontrado siempre saludables las hubiera anulado mil veces. He aquí porque las leyes, lejos de envejecer, adquieren sin cesar nueva fuerza en todo Estado bien constituido. (…) Como el soberano no posee otra fuerza que el poder legislativo, aquél obra por medio de leyes; y como estas son actos auténticos de la voluntad general, el soberano no podría obrar mas que cuando el pueblo está reunido. Algunos creerán que es una quimera el reunir al pueblo: actualmente lo es; pero no lo era hace dos mil años. ¿Han cambiado de naturaleza los hombres? Los límites de lo posible, en las cosas morales son menos estrechos de lo que pensamos; nuestras debilidades, nuestros vicios y nuestras preocupaciones son los que los estrechan.

No basta que el pueblo reunido haya fijado una vez la constitución del Estado sancionando un cuerpo _.r leyes; no basta que haya establecido un gobierno perpetuo o haya cuidado de la elección de magistrados  aparte las asambleas extraordinarias exigidas por los casos imprevistos, es preciso que haya otras periódicas que nacía pueda abolir ni prorrogar; de tal modo que, en un día fijo, el pueblo sea legítimamente convocado por la ley sin que haya necesidad para esto de ninguna otra convocatoria formal. (…) Desde el momento en eme el pueblo se halla legítimamente reunido en asamblea soberana, cesa toda jurisdicción del gobierno, se suspende el poder ejecutivo, y la persona del último ciudadano es tan sagrada : inviolable como la del primer magistrado; porque allí donde se encuentra el representado ya no hay representante.”

Jean Jacques Rousseau, El contrato social

Biografía Rene Descartes Resumen El Discurso del Metodo Pensador

Biografía Rene Descartes – Resumen de su Vida y Obra Científica

  Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas
René Descartes
(1596-1650)
Voltaire
(1694-1778)
Montesquieu
(1689-1775)
Rousseau
(1712-1778)
Locke
(1632-1704)
Hume
(1711-1776)

Este filósofo y matemático francés ejerció una gran influencia en el pensamiento europeo del siglo XVIII. Su Discurso del Método, para conducir la correctamente a la razón y buscar la verdad en la ciencias sirivó de fundamento para que los intelectuales europeos tuvieran una profunda confianza en la razón y en la ciencia.

Es considerado el padre de la Metodología, especialmente por su famosa obra “Discurso sobre el método para bien guiar la razón y buscar la Verdad en la Ciencia” (1637), nació en 1596 en La Haya, pueblo de Turena, Francia, situado entre las ciudades de Tours y de Poitiers.

René Descartes (La Haya de Turena, 31 marzo 1596 – Estocolmo, 11 febrero 1650).

Filósofo francés. Fue hijo de Joaquín Descartes, consejero del Parlamento de Rennes. Éste le animaría para que hiciera una carrera jurídica, como su hermano y su hermanastro (su madre murió cuando tenía un año, y su padre volvió a casarse).

Se educó en un colegio de jesuitas, La Flèche, centro importantísimo en la vida francesa de la época, con un interés especial por las lenguas y la literatura clásicas, que Descartes estudió a fondo.

En el año 1614 abandona La Flèche y va a París, donde se dedica a una vida de placer. Toda su vida sería un sincero católico. Tenía una inteligencia prodigiosa y un carácter amable, que le hicieron ser apreciado por todos los que le conocieron. En 1616 obtuvo el título de bachillerato y la licenciatura de derecho en Poitiers. Se sintió inclinado primero a la carrera de armas y fue a la escuela militar más prestigiosa de la época, la de Breda. Su curiosidad por todo le llevó a realizar numerosos viajes.

Pronto manifestó un genio especial para las matemáticas, y fue perfilando una clasificación ordenada de las curvas y de las ecuaciones. Vio a su alcance la posibilidad de unir ciencia y sabiduría, esperando vencer los secretos de la naturaleza, utilizando las matemáticas.

Empezó varias obras: Reglas para la dirección del espíritu o Pensamientos privados, apuntes personales escritos durante su estancia en Breda y Alemania. Vivió en Francia el invierno de 1627 a 1628. A finales de este año se instalaría en los Países Bajos y desde 1629 se establecería en Holanda, donde amó la tranquilidad, libertad e independencia de este país.

Esta fue su época de mayor actividad, cuando escribió sus obras más importantes y tuvo relación intensa con los hombres de ciencia y los filósofos de Europa. En 1649 marchó a Estocolmo. Sólo volvería a Francia los veranos de 1644, 1647 y 1648.

Su obra ocupa indudablemente un lugar fundamental en la filosofía francesa del siglo XVIII. Fue el primero en romper con la Escolástica, sustituyendo el libre examen y creando el mecanicismo científico. Ortega dijo de él que había sido <<el primer hombre moderno>>. Su obra más importante El discurso del método, escrita en 1637, nos presenta la metafísica cartesiana. Nada le parecía merecer confianza. Todo el pasado filosófico se contradice, según él. Los sentidos nos engañan con frecuencia y, en muchas ocasiones, caen en el error. Descartes hizo de la duda el método mismo de su filosofía.

Para él Dios, al ser absolutamente libre, en un acto único crea todas las cosas, las esencias y las existencias, las <<verdades eternas>>, que son las que gobiernan el universo y regulan nuestra razón. Dios está por encima del principio de contradicción. Concluyó que no sabemos si existe Dios, pero tampoco lo contrario. No sabemos si hay Dios, pero, si lo hay, no puede engañarse.

Prueba su existencia diciendo que es una idea que encuentras en la mente y es la de un ser infinito, perfectísimo, omnipotente; si esta idea no puede proceder de la nada, ni de mí mismo, que soy finito, imperfecto y lleno de duda, el efecto sería entonces superior a la causa y esto es imposible. Por tanto, la idea de Dios tiene que haber sido puesta en mí por algún ente superior, es decir, por Dios mismo, con lo que prueba su existencia.

En 1641 escribió Las Meditaciones, tratando de construir su metafísica de acuerdo con el método. Partió de la duda crítica y creyó que sólo había algo seguro, la certeza de la existencia por el pensamiento (cogito, ergo sum: pienso, luego existo). Soy, decía Descartes, en la medida en que pienso. Soy una realidad pensante y, efectivamente, sólo hay una cosa que no puede ser falsa: su existencia. En esta misma obra afirmaba que si concibo la definición de un ser perfectisimo, incluye su existencia, la conclusión es indudable.

Su obra Los Principios la escribió en 1644. En 1649, su Traité des passions de l’âme, y en 1701, las Regulae ad directionem ingenii. Escribió en latín, como casi todos los pensadores de su época, pero también en francés, siendo uno de los primeros prosistas franceses y de los cultivadores de la filosofía en lengua vulgar. El mundo físico está determinado en Descartes por la extensión.

Junto a la <<res infinita>> que es Dios, aparecen las dos sustancias finitas, el hombre y el mundo. Como estas realidades no tienen contacto ni semejanza entre sí, se plantea el problema de su comunicación, concluyendo que tiene que ser Dios el que efectúe esta imposible comunicación de las sustancias.

En Amsterdam, escribió un “Tratado sobre la luz”, basado en el sistema de Copérnico y allí, también, compuso sus “Meditaciones metafísicas”. Por esta época, quiso separar la Filosofía de la Teología, según expuso en sus “Principios de Filosofía”, que dedicó a la princesa Isabel, hija de Federico V, de Bohemia. Introdujo en su sistema lo que él llamó “duda metódica” y, basándose en que somos seres pensantes, extrajo su famoso aforismo “Cogito, ergo sum” (Pienso, luego existo).

Por otro lado, los animales son para Descartes puras máquinas autómatas (res extensa). Máquinas, desde luego perfectísimas como hechas por Dios, pero sin semejanza con la sustancia espiritual y pensante que es el hombre. Descartes funda su especulación en el criterio de evidencia, la evidencia de la razón. Su método es, por tanto, el racionalismo. El hombre es sustancia pensante. El racionalismo cartesiano influirá decisivamente en todo el siglo siguiente, culminando en la Revolución Francesa.

Su amigo Chanut, embajador de Francia en Estocolmo, le puso en relación con la reina de Suecia que, deseosa de escuchar sus lecciones, le insistió para que se trasladase a Suecia. Él quiso volver a su soledad, iniciando una obra sobre La búsqueda de la verdad mediante la luz natural. Murió en Estocolmo en 1650 <<contento de la vida>>, según constataron sus amigos.

Dejó parte de su obra inacabada, inédita. Sus discípulos se encargaron de difundirla y completarla. Su trabajo y su obra tuvo una enorme repercusión en los medios intelectuales de su época. Fue la primera vez que la filosofía se acercaba a la gente ilustrada o curiosa, fuera de las escuelas universitarias. Sus teorías despertaron recelos en algunos medios católicos y las universidades de Francia y de Holanda llegaron a prohibirlas.

EL MÉTODO: Descartes ha dado al hombre la certeza de que la razón puede descubrir las leyes del mundo y de la vida. Pero !a razón no puede trabajar al azar. Por eso, él mismo estableció “el método” con el que hay que razonar para no caer en error. Es decir, que ha fijado estas reglas:

EVIDENCIA – No se debe admitir como verdadero sino lo que se ve clara y distintamente.

ANÁLISIS – Cuando se presenta un problema de difícil solución, es necesario dividido en muchos problemas más simples, y resolverte uno por uno.

SÍNTESIS – Halladas las soluciones de cada uno de los problemas simples, hay que fundirlos, razonando con ellas, para ver cómo se unen las unas con las otras.

ENUMERACIÓN O COMPROBACIÓN – Finalmente, cuando hemos encontrado la respuesta de nuestro problema, hay que rehacer procedimiento, para aseguramos de haber olvidado en nuestro razonamiento signo importante.

Algunas de sus frases célebres:

1-Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro.

2-Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás.

3-La matemática es la ciencia del orden y la medida, de bellas cadenas de razonamientos, todos sencillos y fáciles.

4-Lo poco que he aprendido carece de valor, comparado con lo que ignoro y no desespero en aprender.

5-La filosofía es la que nos distingue de los salvajes y bárbaros; las naciones son tanto más civilizadas y cultas cuanto mejor filosofan sus hombres.

6-Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas.

7-No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente.

PARA SABER MAS…

Renato Descartes nació en La Haya, el  31 de marzo de 1596. Siempre fue un niño tranquilo y silencioso, jugaba solo en el jardín. Estudió en el colegio de La Fleche, donde los padres jesuitas que dirigían el colegio comenzaron en seguida a llamarle en broma “el pequeño filósofo” a causa de su inteligencia rápida y viva. Eran indulgentes con él y, frecuentemente, cerraban los ojos si no era puntual a la hora de levantarse por la mañana: ¡era tan delicado! Y además, sabían que, incluso en la cama, Renato Descartes no se descuidaba en los estudios ni en realizar todas sus tareas de escolar.

En La Fleche, el pequeño filósofo aprendió muy bien el latín, las matemáticas, la filosofía de Aristóteles, muy estudiada entonces, y una gran cantidad de nociones útiles. Pero cuando, ya joven-cito, dejó el colegio para inscribirse en la facultad de Derecho de Poitiers, no estaba muy satisfecho de lo que había aprendido.

Desde luego, sabía leer y escribir correctamente el latín, podía sostener cualquier discusión científica y no ignoraba las leyes de todas las ciencias conocidas en su época. Sin embargo, se preguntaba: todo esto que conozco lo sé porque antes de mí lo han dicho sabios y filósofos. Pero, ¿cómo puedo estar seguro de que no se han engañado? ¿Cómo puedo estar seguro de que la ciencia que me han enseñado es la verdadera? El joven Descartes no se contentaba sólo con estas dudas: iba mucho más allá.

Se preguntaba también: ¿cómo puedo estar seguro de que todo lo que veo, todo lo que es realidad, existe verdaderamente? ‘En ocasiones, por ejemplo, sucede que se sueña y se ven personas, cosas, sucesos que, naturalmente, no existen; pero en el sueño son tan reales que parecen verdaderos.

Entonces, ¿cómo puedo saber si mi razón, cuando ve una cosa o trata de descubrir una ley científica, está soñando o se encuentra bien despierta? ¿Cómo puedo decir “este árbol que veo, existe”, si no estoy seguro de que el árbol no es un sueño de mi mente?

En esencia, Renato Descartes buscaba un método para descubrir la verdad de las cosas que veía y estudiaba. Pero, ¿dónde podía encontrarlo? Pronto comprendió que no podía hallarlo en los libros de colegio, sino que tenía que buscarlo por sí mismo, en lo que ya sabía, en lo que estaba escrito “en el gran libro del mundo”, como él decía.

PIENSO, LUEGO EXISTO

Licenciado en leyes, Descartes comenzó una agitada vida de soldado, de viajero incansable. Sirvió bajo las banderas de Mauricio de Nassau, primero, y de Maximiliano de Baviera, después; recorrió toda Europa, a lo largo y a lo ancho. Para distraer los ocios de la vida de guarnición, leía las aventuras de los Paladines de Francia y los poemas de los poetas latinos. Sin embargo, entre tanto, no abandonaba los estudios de matemáticas y de física, siempre con la esperanza de resolver la duda que lo asaltaba: cómo encontrar una certeza sobre la cual fundar toda la ciencia.

La inspiración le vino de repente, en noviembre de 1619. Descartes era soldado en Alemania; la estación fría y con muchas nieblas, le obligaba a pasar todo su tiempo libre en una habitación calentada por una enorme estufa de porcelana. Allí pensando, encontró finalmente la verdad cierta y segura que no podía ser puesta en duda.

Yo puedo pensar —éste era su razonamiento— que todo el mundo no es mas que un sueño de mi mente, que nada existe. Pero, en este momento, tengo que admitir que existe, al menos, mi pensarte arto. Por ejemplo, pienso en un caballo. S animal puede ser verdadero o imaginario  puede ser real o una fantasía mía, pero nadie puede poner en duda un hecho: que en este momento yo estoy pensando, que yo pienso. Si estoy seguro de que por lo menos, mi pensamiento existe —continuaba Descartes—, ello significa que y: existo, porque el pensamiento es la esencia misma del yo. Pienso, luego existo.

SOBRE LA MUERTE DEL FILÓSOFO

Recibido ceremoniosamente en Estocolmo, Descartes fue asignado para escribir versos en francés para un ballet. Pero su principal obligación fue ser tutor de la reina Cristina a lo que para él era la incivilizada hora de las 5:00.

Esto era un cruel castigo para alguien que dormía hasta 10 horas diarias y pasaba las mañanas en cama, leyendo y pensando. Su estudiante real resultó ser brillante y se empeñó en adquirir conocimientos, pero Cristina no era una profunda pensadora y la vida en la corte ofrecía poco estímulo intelectual para el filósofo francés.

El invierno le resultó intolerable y se quejó de la estación diciendo que “se hielan hasta los pensamientos de los hombres”. El 1° de febrero de 1650, a sólo cuatro meses de su llegada a Suecia, Descartes enfermó de un resfrío que se convirtió en pulmonía, o así se dijo entonces; murió 10 días después.

¿Envenenamiento con arsénico?
En su época, se anunció que Descartes murió de pulmonía a principios de 1650. Esta enfermedad se inicia con resfrío, temblores, fiebre y agudos dolores de pecho; los subsecuentes síntomas incluyen tos, jadeos y expectoración color óxido. En contraste, la carta de la época del médico de la corte, Johann van Wullen, a un colega holandés, muestra un cuadro totalmente distinto al que presentaba el filósofo: “Durante los primeros dos días, su sueño fue profundo y no comió, bebió ni tomó medicamento.

El tercero y cuarto días estaba agitado y no durmió, aún sin comer o medicarse. Al quinto día fui llamado a su lecho, pero Descartes no quiso que le diera tratamiento. Como las señales inequívocas de la muerte próxima eran obvias, acepté gustosamente mantenerme alejado del moribundo.

Al pasar el quinto y sexto días, se quejó de mareo y de fiebre interna. Al octavo día, de hipo y vómito negro. Luego tuvo respiración inestable y la mirada extraviada, presagiando la muerte. Al noveno día, todo estaba perdido. A la mañana del décimo día su alma regresó a Dios.”

Esta descripción del avance de la enfermedad final de Rene Descartes coincide mucho mejor con los síntomas de intoxicación aguda por arsénico que con los que son característicos de la pulmonía. Si se confía en la carta del médico Johann van Wullen, Descartes pudo ser víctima de un asesinato.

Biografía de Voltaire Francois Marie Arouet Filosofo de la Ilustracion

Biografía de Voltaire Francois Marie Arouet Filósofo de la Ilustración

Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas Grandes Pensadores de la Historia Ideas Politicas y Economicas
René Descartes
(1596-1650)
Voltaire
(1694-1778)
Montesquieu
(1689-1775)
Rousseau
(1712-1778)
Locke
(1632-1704)
Hume
(1711-1776)

(París, 21 de noviembre de 1694 – 30 de mayo de 1778)

Escritor francés, de nombre François-Marie Arouet.
Era hijo de un notario retirado de Chatelet y de María Margarita Daumast, perteneciente a una familia burguesa de excelente reputación.

Muy pronto saltó su carácter audaz e irreligioso, conquistando reputación de indisciplinado ante sus profesores. En el colegio trabó amistad con compañeros que luego llegarían a ser grandes señores de Francia.

Terminada la escuela pasó a estudiar Leyes por imposición de su padre, aunque nunca asistió a clase, yéndose a teatros y salones que frecuentaban artistas y literatos. De esta época es su obra «Oedipe». Su padre, desesperado, le intentó colocar infructuosamente en infinidad de oficios, pero la rebeldía del joven Voltaire pudo más y las puertas del mundo se le abrieron gracias a sus amistades. Su segunda obra, «Henriade», salió a la luz.

Pasó un tiempo encerrado en La Bastilla, en 1717, por escribir una sátira contra el regente. En 1724 escribio la tragedia «Mariamme2 y en 1725 «L ‘indiscret». Los rumbos que tomaba la vida de Voltaire eran de un libertinaje atroz y contra toda estructura, sobre todo las religiosas, llegando incluso a atacar con sus publicaciones a Juana de Arco por su religiosidad, acusándosele por ello de antipatriota. Se enemistó con toda clase de personas, pero, a la vez, adquiría una gran fortuna con sus escritos. En 1731 escribe «Historia de Carlos XII» y «Cartas filosóficas»: organizaron tal escándalo que fueron condenadas por el Parlamento y quemadas por el verdugo. Otro tumulto supuso «Pandora», que nunca se representó.

Todos sus escritos provocaron críticas y amenazas contra él. Se rodeó de gran lujo, viviendo alejado de París, cerca de la frontera suiza, en villas que compraba y ornamentaba con ostentación; sin embargo, debido a su carácter filantrópico, donaba dinero para obras sociales. En el año 1756 escribe «Cándido o el optimismo». Su fisonomía moral ha sido discutidísima, pues según sus detractores corrompía escandalosamente a la juventud y era irrespetuoso e irreverente con las autoridades y la Iglesia, llegando incluso a escribir blasfemias. No obstante, desde el terreno puramente humanista, consiguió desembarazarse de la superstición y el fanatismo existentes. Fue también filósofo e historiador, interesándole, en el primer aspecto, el lado pragmático de la vida, más que el razonamiento especulativo y los dogmas e inspiraciones que debían desecharse por completo según él. En cuanto historiador, predicaba que había que ser crítico y estar bien informado. Sus ideas políticas fueron las de propugnar como ideal el sistema de gobierno inglés, que emparentaba la Monarquía con leyes de rango republicano. También, como buen burgués, aceptaba la desigualdad social. Alegaba que la revolución debía hacerse desde arriba, ya que el pueblo no tenía preparación.

La figura de este personaje es complejísima por todas las facetas que desarrolló. Entre las numerosas personas con quienes llegó a tener una verdadera lucha dialéctica se encuentra Juan Jacobo Rousseau, del que fue amigo y a quien atacó en numerosos artículos.

VOLTAIRE Y LA TOLERANCIA RELIGIOSA: En 1752, cuando Voltaire todavía estaba apreciando las delicias de Potsdam, dos notables pensadores franceses, Diderot y d’Alembert, lanzaban el primer volumen de una obra que señalaría una época: la Enciclopedia. El grupo de intelectuales que trabajó en ella, inclusive Voltaire, sería más tarde conocido como los enciclopedistas.

La obra era tremendamente ambiciosa. Intentaba sintetizar en una serie de artículos todo el conocimiento humano, tal como la ciencia de ese .entonces y los pensadores más avanzados de la época lo podían transmitir. Colaboraban en los diversos temas empiristas y librepensadores.

Los cinco primeros volúmenes de la Enciclopedia fueron sistemáticamente confiscados a pedido de la Iglesia y se convirtieron en rarezas bibliográficas desde los primeros días de su aparición. A pesar de ello, fueron muy leídos. Desde Ferney, Voltaire contribuyó asiduamente con una serie de artículos. También escribió individualmente un Diccionario filosófico (1764) completo.

En 1761, a la mitad de ese trabajo, Voltaire continuaba con la sonrisa pesimista en los labios y su “contemplación superior” sobre el mundo. Hasta que recibió en su casa la visita de una familia atemorizada, que le relató la tremenda historia de su persecución. Un muchacho de Toulouse se había suicidado. Existía una ley por la cual el cuerpo del suicida debía ser arrastrado por las calles y después colgado. Para evitar ese horror, Jean Calas, el padre, un comerciante protestante, consiguió que algunos amigos atestiguasen una muerte natural. Pero, entre tanto, corrió el rumor de que se ocultaba un asesinato, y de que el padre había matado al hijo para impedir que se convirtiese al catolicismo. Calas fue aprisionado, torturado y muerto. La familia, arruinada, huyó a Ferney, donde narró a Voltaire la horrenda historia.

En 1765, el joven caballero de la Barre, de dieciséis años, otro protestante, es acusado de mutilar crucifijos. Tras confesar, después de ser torturado, fue decapitado, quemado, y con él un libro de Voltaire, que estaba en su poder cuando fue apresado: el Diccionario filosófico.

A d’Alembert, igualmente disgustado con esos hechos, y quien le escribía acerca de la necesidad de ridiculizar las persecuciones religiosas, Voltaire le respondió que ya no era momento para hacer bromas.

“El espíritu no rima bien con las matanzas. ¿Es éste el país de la filosofía y del placer? Diría mejor que es el país de la matanza de San Bartolomé”. Y, por primera vez en su vida, Voltaire se queda serio.

“Durante todo ese tiempo —escribiría más tarde— no reí una sola vez sin que me pareciese un crimen.” Protestó contra el rigor de las penas establecidas en nombre de la religión, exigió más respeto por la vida humana, llamó públicamente a sus colegas Diderot y d’Alembert a la batalla. “Aplasten a los fanáticos y-a los malvados, sus insípidas declaraciones, sus miserables sofismas, la historia mentirosa … el amontonamiento de absurdos. No permitamos que los poseedores de inteligencia sean dominados por los que no la tienen, y la generación venidera nos deberá la razón y la libertad.”

Voltaire defendió a los amigos de Calas y la Barre cuando fueron perseguidos, y a los campesinos del Franco-Condado y de Gex, inundando a Francia con un torrente de escritos incendiarios —como el Tratado sobre la tolerancia—, la mayoría anónimos (aunque todos sabían quién era el autor) . Sus enemigos intentan responder por otros métodos: primero, desprestigiándolo. Sus libros fueron quemados en la plaza pública, pero era imposible impedir su lectura. Jamás la pluma de un intelectual fue instrumento político más importante. Algunos de sus panfletos llegaron a la cifra de 300.000 copias, monumental para la época. Estaban escritos en un lenguaje claro y cortante, y cada uno de sus sarcasmos —en un público predispuesto a aceptarlos— valía por un ejército de verdugos.

Como era imposible acallar a ese viejo demonio, decidieron comprarlo. Madame de Pompadour intenta una vez más intervenir en el curso de su vida, y le ofrece un cargo de cardenal a cambio de su silencio. Voltaire ni siquiera se dignó responder.

Por fin, sus adversarios fueron reducidos al silencio, y gente de todas las clases sociales —incluso del clero y la nobleza— salió en defensa de Voltaire. El había resumido en forma inteligente y aguda aquello que millones de personas estaban sintiendo y que no tenían capacidad ni coraje para decirlo. Voltaire —excepto en sus trabajos históricos— nunca creó ideas nuevas. Fue, eso sí, un extraordinario vulgarizador y propagandista, el vehículo por el cual las nuevas ideas llegaron a las multitudes.

En 1770 sus amigos iniciaron una suscripción pública para erigirle un monumento en París. Fue tal la lista de contribuciones, que decidieron limitar la cantidad de cada donación a una sola corona, para que todos pudiesen participar.

A los 83 años, la victoria estruendosa de los enciclopedistas le devolvió la sonrisa. No todo estaba perdido. Sabía que las nuevas generaciones lo aclamaban y que las futuras reconocerían su papel reformador. Pero sabía también que había llegado su fin. Quiso volver a París, incluso contra los consejos médicos, y hacia allí se encaminó. Al día siguiente de llegar, quebrantado por el cansancio del viaje, recibió visitas: casi trescientas personas invadieron sus aposentos, entre ellas Benjamín Franklin, representante de la revolución norteamericana. Trajo a su nieto para que Voltaire le diese su bendición. Un sacerdote también vino a verlo para la confesión:

—¿Quién lo envió, señor cura?
—Dios en persona …
—Bien, bien …, veamos entonces sus credenciales…

Más tarde pidió al abate Gauthier que viniese a confesarlo. Gauthier le rehusó la absolución, a menos que Voltaire confirmara públicamente su fe en la doctrina católica. El moribundo lo despachó y dictó a su secretario esta declaración: “Muero adorando a Dios, amando a mis amigos, sin odiar a mis enemigos y detestando la superstición. Febrero 28, 1778”.

Casi a la muerte, hizo una visita a la Academia Francesa, donde habló y recibió tremenda ovación de su público aglomerado dentro y fuera del edificio. Fue a ver su pieza Irene en el teatro, mientras el médico imploraba que se cuidase. Voltaire le pidió que al menos lo dejase morir en paz. Quería morir exactamente así: rodeado por sus amigos y disfrutando de la vida.

Murió el 30 de mayo de 1778. Y sobre su tumba pidió que sólo escribiesen: “El defendió a Calas”. Era la acción de la cual más se enorgulleció en la vida. En París rehusaron darle sepultura cristiana. Los amigos cargaron el cuerpo en un carruaje, haciendo creer que todavía estaba vivo, y consiguieron enterrarlo en Salliers.

Doce años después, la Asamblea Nacional de la Revolución Francesa obligó a un disgustado Luis XVI a traer sus restos al Panteón de París. Setecientas mil personas acompañaron el cortejo. Y, sobre el coche fúnebre, escribieron dos pensamientos: “El dio a la mente humana una gran impulso. El nos preparó para la libertad”.

Frases de Voltaire (Provervio.net)

Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.
Felicidad

Todo les sale bien a las personas de cáracter dulce y alegre.
Alegría

La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.
Idiotez

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.
Derechos

Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.
Dinero

Una de las supersticiones del ser humano es creer que la virginidad es una virtud.
Virtud

La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda.
Ciencias

Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado.
Gobierno

La esperanza es una virtud cristiana que consiste en despreciar todas las miserables cosas de este mundo en espera de disfrutar, en un país desconocido, deleites ignorados que los curas nos prometen a cambio de nuestro dinero.
Esperanza

Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.

Fortuna

Ideas de Voltaire Sobre el Parlamento Inglés

“A los miembros del Parlamento cíe Inglaterra les gusta compararse con los antiguos romanos en todo lo que pueden. (…) Hay un Senado en Londres, de algunos de cuyos miembros se sospecha, equivocadamente, sin duda, que venden sus votos llegado el caso, como se hacia en Roma: ése es todo el parecido. (…) El fruto de las guerras civiles en Roma fue la esclavitud, y el de los disturbios en Inglaterra la libertad. La nación inglesa es la única que ha llegado a regular el poder de los reyes resistiéndoles, y fue, de esfuerzo en esfuerzo, ha establecido finalmente ese gobierno, sensato, en que el Príncipe, todopoderoso para hacer el bien, tiene las manos atadas para hacer el mal; en el que los señores son grandes sin insolencia y sin vasallos y en que el pueblo comparte el gobierno sin confusión. La Cámara de los Lores^s y la de los Comunes son los árbitros de la nación, el rey es el supcrárbitro. (…) su meta no es la brillante locura de hacer conquistas, sino impedir que sus vecinos las hagan. Usté pueblo no es solamente celoso de su libertad, lo es también de la de los otros. Los ingleses se encarnizaron contra Luis XIV únicamente porque le creían ambicioso. Le hicieron la guerra jubilosamente, sin duda sin ningún interés. Ha costado ciertamente establecer la libertad en Inglaterra; en mares de sangre se ha ahogado el ídolo del poder despótico; pero los ingleses no creen en absoluto haber comprado demasiado caro las buenas leyes. Las otras naciones no han tenido menos disturbios, no han derramado menos sangre que ellos; pero esta sangre que han derramado por la causa de la libertad no ha hecho más que cimentar su servidumbre.”

Voltaire (1694-1778). Cartas Filosóficas

Biografia de Ameghino Florentino Naturalista Argentino

VIDA Y OBRA CIENTÍFICA DE FLORENTINO AMEGHINO

Dinosaurios en la Patagonia Dinosaurio:
Abelisaurus
Biografía de
Francisco Moreno
Florentino
Ameghino

Florentino Ameghino

Florentino Ameghino (1854 – 1911): Naturalista, Paleontólogo y Antropólogo También considerado climatólogo, geólogo y zoologo.

Nació en Villa del Luján, de la Provincia de Buenos Aires, el 18 de septiembre de 1854, hijo de don Antonio Ameghino y de doñaMaría Dina Armanino. (hay versiones que dicen que nació en Génova, pero él declara que nació en Luján)

En Ameghino su interés por la paleontología comenzó muy de pequeño, cuando le preguntó a su padre de dónde venían los restos de caracoles que había encontrado en la barranca del río Luján, cerca de su casa, y éste le respondió que los traía el río.

Florentino consideró que no debía ser así porque la corriente no podría enterrarlos, y decidió que averiguaría por qué estaban allí y cómo habían llegado.

Tenía dos hermanos, llamado Juan y Carlos que le ayudaron en muchas oportunidades, pero Carlos fue siempre un excelente colaborador sobretodo en arduas y lentas exploraciones.

Puede considerarse como la primera gran figura de la ciencia nacional y la que alcanzó, seguramente, mayor trascendencia internacional. Fue un autodidacta, que puso por alto el prestigio científico del país sin más fuerzas que su formidable tesón y el apoyo de su hermano Carlos, y sin más financiamiento que los exiguos fondos obtenidos de una librería, negocio que manejó durante años en La Plata.

Florentino Ameghino fue una de las personalidades científicas más descollantes de la Argentina en el siglo XIX. Nació en 1854 y era adolescente aún cuando los muchachos de su edad lo apodaron “el loco de los huesos” por su inveterada costumbre de hurgar con pico y pala las cercanías del río Lujan en busca de restos fósiles. A los veinte años reunió en un folleto varias observaciones acerca del origen del hombre americano, y tiempo después abandonó su puesto de maestro en la localidad de Mercedes para trasladarse primero al Uruguay y después a Europa. Allá recorrió los principales museos de ciencias naturales y se vinculó con paleontólogos célebres, deslumbrándolos con la colección que había formado.

Su formación primaria la realizó en forma particular y como entretenimiento infantil recogía huesos en las barrancas de Luján. En Buenos Aires siguió los estudios secundarios que no concluyó y enseguida se trasladó a la localidad bonaerense de Mercedes, donde fue maestro, director de una escuela y dedicó nueve meses al estudio geológico y paleontológico de los terrenos de la llanura pampeana.

Ameghino fue un brillante autodidacta en paleontología, geología, antropología y anatomía comparada. Ya de adolescente, aprendió idiomas para poder leer a los principales científicos de la época, como el geólogo británico Charles Lyell, y adhirió a la teoría de Darwin.

Cuando tenía 17 años le presentó a Germán Burmeister, entonces director del Museo de Buenos Aires y autoridad máxima de las ciencias en el país, sus primeros descubrimientos. Pero a éste las investigaciones del joven provinciano no le inspiraron confianza ni le parecieron de interés. Al contrario de lo que podría creerse, esto no desalentó a Ameghino, que más tarde diría: “Pero para algo sirve la desgracia… la incredulidad e indiferencia que encontré hirieron mi amor propio, me obligaron a estudiar y buscar medios de acumular nuevos materiales”.

Siempre vivió estudiando, investigando y luchando por conseguir medios económicos para crecer en su actividad científica.

En 1875 dio a conocer las primeras especies nuevas que había descubierto. En el mismo año, se presentó en un concurso-exposición organizado por la Sociedad Científica con siete cajas de fósiles. Pero a los jurados poco les interesaban aquellas reliquias y sólo las premiaron con la última de las catorce menciones honoríficas. Ameghino insistió al año siguiente con una memoria sobre el cuaternario –la más reciente era geológica– que ni siquiera fue considerada.  Decidió viajar a Europa, y presentar su crecida colección de huesos en la Exposición Internacional de París de 1878 y gracias a su trabajo en la escuela puedo financiar en 1875 su primer viaje a Uruguay. Mas tarde con el apoyo del pueblo natal pudo viajar a París en 1878 y exhibir su colección de huesos en la Exposición Universal donde logró la admiración de los científicos mas destacados de su época.

Su viaje a Paris le demandó tres años y debió vender parte de los objetos llevado, por 40.000 francos, y con ese dinero financió la edición de La antigüedad del hombre en el Plata, una de sus principales obras y Los Mamíferos fósiles en la América Meridional. Al poco tiempo debió volver a vender mas material de su colección (que no se lo aceptaban en museos de la Argentina); hacia 1892, setenta piezas de su colección fueron destinadas a un museo de Munich y, tres años más tarde, se vio obligado a vender al Museo Británico una colección de unas 380 aves fósiles. El objetivo era, como siempre, financiar nuevas investigaciones.

Como curiosidad histórica hay que destacar que  cuando regresa de Europa, llega casado con una joven parisinaLeontina Poirier y pobre y como si fuera poco, se encuentra que había sido exonerado de su cargo de director de la escuela de Mercedes por abandono del puesto.

En 1886, Francisco Moreno lo nombra vicedirector del Museo de la Plata, en  el cual Ameghino aporta su propia colección de huesos, pero lamentablemente al poco tiempo estos científicos entran en un conflicto debido a diferencias y celos profesionales  y pierde el cargo oficial. Como salida decide abrir un negocio de libros y en donde por tercera vez volvió a iniciar una colección de fósiles, ya que Moreno le había prohibido la entrada al museo y no podía estudiar sus propios fósiles.

Su obra publicada —185 títulos que totalizan unas 20.000 páginas— hace referencia tanto a la descripción de piezas fósiles, en gran parte halladas por él, como a apoyar su teoría sobre el origen americano del hombre. Para Ameghino, la especie humana había evolucionado en las Pampas argentinas, desde donde habría migrado al resto del planeta. Y para probarlo se sirvió de todos sus hallazgos paleontológicos.

De todas maneras en su etapas de comerciante, Ameghino desplegó un gran esfuerzo creador: Filogenia (otro libro de su autoría) le brindó el reconocimiento nacional y mientras fue librero en La Plata publicó el trabajo premiado en Paris y mantuvo acaloradas polémicas con científicos nacionales y extranjeros.

Un año después presentó en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias su obra magna, compuesta por 1028 páginas y un atlas: Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina.

En la exposición de París de 1889,obtuvo uno de los mayores logros científicos internacionales de la época: la medalla de oro y el diploma de honor, por su contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de Argentina, escrita en poco mas de un año, entre grandes dramas económicos. Este reconocimiento lo ubicó entre las pocas figuras mundiales del enfoque paleontológico de la biología evolutiva.

Ameghino murió en La Plata, el 6 de agosto de 1911. Su entierro fue grandioso, teniendo en cuenta lo alejado que estuvo de las esferas oficiales. Todo el mundo intelectual se hizo presente y al depositar sus restos en el Panteón de los maestros, hicieron uso de las palabras eminentes personalidades como E. Holmberg, Víctor Mercante, J. B. Ambrosetti, José Ingenieros y otros.

HITOS DE SU VIDA
1854: Nació en la ciudad de Lujan, el 18 de setiembre, hijo de modestos inmigrantes italianos.

1863: Desde niño llamó la atención de sus padres y maestros, por la forma en que se interesaba por desenterrar restos fósiles y averiguar su posible origen. A los nueve años de edad, reunió una colección de caracoles que había juntado a orillas del río Lujan.

1867: El maestro Carlos d’Aste, amigo de sus padres, les sugirió la idea de enviarlo a Buenos Aires para que siguiera estudios secundarios en la Escuela de Preceptores.

1870: Ameghino entró a desempeñarse, como Auxiliar Docente, en una escuela de Mercedes, donde, poco después, comenzó a dictar clases. 1871: Organizó, en Mercedes, un pequeño Museo de Ciencias Naturales, anexo al antes citado colegio.

1872: Fue nombrado Director de la Escuela Elemental de Mercedes, cargo que conservg durante varios años. Mientras tanto, proseguía estudios e investigaciones sobre etnografía y paleontología.

1873 a 1877: Estableció contacto epistolar con varios sabios europeos a quienes comunicó, por carta, sus hallazgos y teorías. Realizó gran cantidad de excavaciones, pagando él mismo los gastos que tales tareas originaban. Venciendo grandes dificultades, llegó a disponer de la mejor colección de fósiles conocida en América.

1878: Emprendió viaje hacia Europa, en cuyos museos estudió y trabajó con la venta de ejemplares repetidos de fósiles. Pudo costearse la edición de su libro “La antigüedad del hombre en el Plata”. 1880: Contrajo enlace con Leontina Poirier, de nacionalidad francesa.

1881: Después de tres años de ausencia, regresó, con su esposa, a la Argentina, donde se enteró de que, vencida la licencia que le habían acordado en sus puestos docentes, ya no los tenía.

1882: Abrió en la ciudad de Buenos Aires una librería, a la  que llamó “El gliptodonte” y con los ingresos obtenidos, prosiguió sus estudios e investigaciones.

1883 a 1901: Reinició sus tareas paleontológicas, ayudado por su mujer y por su hermano Carlos, con quienes efectuó numerosos viajes por la costa atlántica y por el sur de la Argentina. Lograron encontrar más de un centenar de esqueletos de especies mamíferas extinguidas, los cuales pasaron a formar parte de la colección del Museo de Historia Natural de Buenos Aires, que Carlos, posteriormente, dirigió. Florentino, mientras tanto, ejerció como pofesor en las universidades de Córdoba, La Plata y Buenos Aires.

1902: Sus méritos, como investigador, fueron reconocidos dentro y fuera de la Argentina. El Gobierno de ese país lo nombró Director del Museo de Historia Natural de Buenos Aires, instituto que organizó con extraordinaria eficacia.

1911: Enfermo de diabetes y sintiéndose muy afectado, es-piritualmente, por la muerte de su madre y de su esposa, falleció el 6 de agosto. Sus últimas palabras fueron: “¡Cuánto me queda por hacer!”

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°23 Florentino Ameghino Edit. Cuántica

Los mas Importantes Deportistas Argentinos Historia del Deporte Nacional

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Nora Vega
La más grande patinadora argentina. Ganó 11 Sudamericanos, 4 medallas de oro en los Panamericanos 79 y dos en el 95, donde también logró una de plata y otra de bronce.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Emanuel David Ginóbili
(28 de julio de 1977 en Bahía Blanca, Argentina), más conocido como Manu Ginóbili, es considerado el jugador argentino de baloncesto más importante de todos los tiempos. Actualmente juega en San Antonio Spurs de la NBA. Antes de llegar a la NBA, Ginóbili jugó en las ligas argentina e italiana. 
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Juan Manuel Fangio
(Balcarce, 24 de junio de 1911 – Buenos Aires, 17 de julio de 1995) fue un automovilista argentino, quíntuple campeón de Fórmula 1. Entre 1951 y 1957, obtuvo cinco títulos mundiales de Fórmula 1, conduciendo con Mercedes Benz, Maserati, Alfa Romeo y Ferrari. Retirado en 1958.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Roberto De Vicenzo
Golfista profesional. Nació el 14 de abril de 1923 en Villa Ballester (Bs.As.).Considerado uno de los deportistas más destacados de su país a través de todos los tiempos, es quizás el arquetipo de los golfistas de los años 50, ya que ganó la asombrosa cantidad de 230 torneos alrededor del mundo, incluidos 4 torneos del PGA Tour y el Abierto Británico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Carlos Monzón
(San Javier, Argentina, 7 de agosto de 1942 – Los Cerrillos, Argentina, 8 de enero de 1995) fue un boxeador argentino que alcanzó el título de campeón mundial de la categoría mediano, entre los años 1970 y 1977. Es considerado uno de los mejores deportistas argentinos de la historia.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Diego Armando Maradona (Lanús, 30 de octubre de 1960).Consiguió importantes logros deportivos tanto con la Selección Argentina como con algunos de los clubes en los que jugó. Con la selección consiguió la Copa Mundial de 1986, el subcampeonato en la Copa Mundial de 1990 y el Mundial Juvenil de 1979. Sus logros más importantes a nivel de clubes los obtuvo jugando para el Nápoles, donde ganó una Copa de la UEFA y los únicos dos scudettos que posee la institución.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Alfredo DI Stéfano
La Saeta Rubia debutó en River en
1945. Por su habilidad se lo compara con
Maradona y Pelé. Emigró con sus goles al Real Madrid. Dejó el fútbol, triunfó como técnico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Ángel Amadeo Labruna
(Bs.As., 28-9-1918 –  20-9-1983), fue un jugador y director técnico de fútbol argentino. Jugaba como delantero por izquierda. Es el goleador histórico del club. Es reconocido por la hinchada riverplatense, como el máximo ídolo del Club Atlético River Plate, así como uno de los máximos goleadores de la Primera División de Argentina, Es el máximo goleador de la historia del Fútbol Argentino con 293 goles, junto a Arsenio Erico, de Independiente, quien también tiene 293.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Guillermo Vilas
Ex-tenista profesional argentino nacido el 17 de agosto de 1952 en Buenos Aires, Argentina, donde su madre fue a atenderse para el parto, aunque vivió durante toda su niñez y adolescencia en la ciudad de Mar del Plata. Fue número dos del mundo en el ránking ATP (1975). Se impuso en 62 torneos de ATP, de los cuales 4 fueron torneos de Grand Slam. También se adjudicó un Tennis Masters Cup (ex Masters).

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Marcelo Oscar Alexandre
Representó al ciclismo argentino como sólo los grandes deportistas saben hacerlo.  El 7 de julio de 1981, a los 18 años, en el Estadio Alfred Rosch de Leipzig, se corona Campeón Mundial juvenil del kilómetro contra reloj. Marcó un tiempo de 1m. 7s. 45. Este era el segundo Campeón en esta especialidad que tuviera Argentina, después del obtenido por Dazzán. Fue 13 veces Campeón Argentino. 12 veces Campeón Panamericano. Una vez Campeón Mundial. Integró la Selección Argentina, entre 1980-1992.  Designado entre 8 corredores del mundo para integrar al Kokusai Keirin, en Japón, en 1993.

Destacados Deportistas de Argentina Mejores Deportistas de Argentina

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Hugo Porta
El mejor jugador de rugby de la Argentina. Capitán y símbolo de Los Pumas, donde jugó 92 test-matches ante los mejores equipos. En 1985 fue elegido el mejor jugador del mundo.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Antonio Roma
El Tano debutó en el arco de Ferro en 1951. Luego pasó a Boca en 1960 y en el 62 logró el primer titulo de su campaña con losxeneizes al atajarle un penal a Delem en el superclásico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Eduardo Romero
Heredero natural de Roberto De Vicenzo. Triunfó en la Argentina y paseó su categoría por los circuitos europeos. En 1994 logró su mayor conquista: El Master Europeo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Oscar Ruggeri
En su carrera gane 13 títulos. Jugó en Boca, River, Logroñés y Real Madrid (España), Vélez, Ancona (Italia), América (México), San Lorenzo, Lanús y la Selección Nacional.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Angel C. Rojas
Rojitas fue uno de los grandes ídolos
de Boca (1963-1971). Sus amagues y quiebres de cintura quedaron en la memoria de los hinchas. Jugó 210 partidos y marcó 68 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Gabriela Sabatini
Fue la mejor deportista que dio el tenis femenino argentino. Entre sus títulos más importantes figuran el Master 88, la
medalla de plata en los Juegos de Seúl88 y el U.S. Open 90.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional José Sanfilippo
El Nene fue uno de los goleadores más notables del fútbol argentino. Dentro leí área era infalible.
Debutó en San Lorenzo en 1953. También jugó en Boca y Banfield. Jugó 330 partidos y marcó 226 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Héctor Silva
Pochola debutó er la primera de Los Tilos en 1961. Participó en 1965 de la gira de la Selección Argentina por Sudáfrica y dirigió a Los Pumas desde 1984 hasta 1987.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Noemí Simonetto
Se destacó en los Juegos Olímpicos de Londres 1948 donde ganó la medalla de plata en  salto en largo con una marca de 5,60 metros. Espectacular
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Juan M. Traverso
Un clásico en las décadas de los 80 y de los 90. En el TC 2000 fue líder indiscutible con seis títulos en 14 ediciones. En Turismo Carretera fue campeón en 1977 y 1978.

 

Figuras del Deporte Argentino Grandes Figuras del Futbol Argentino

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Silvio Marzolini
En 1959 llegó a Boca y fue su consagración: logró cinco títulos. Jugó los Mundiales deI 62 y 66. En 1981 fue técnico de Boca y con Maradona ganó el campeonato.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Herminio Masantonio
191 0-1 956. Tercer goleador del fútbol argentino: 256 goles, pero nunca fue goleador de un campeonato. Una de las glorias de la
historia de Huracán (1931-43 y 45).
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Marcelo Milanesio
Debutó en la primera fecha de la Liga 85 y jugó en 649 partidos consecutivos hasta
comienzos de la temporada 98/99, siempre en Atenas. Es el basquetbolista con más partidos mundialistas: 32.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Enrique Morea
Por 25 años fue el número uno de la Argentina. Participó en la Copa Davis entre 1948 y 1958. En 1952 llegó a la final de Wimbledon en doble mixto y en el 53 se ubicó 80 en el mundo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional José M. Moreno
191 6-1 978. El Charro era el jugador espectáculo. Fue factor determinante de La Máquina de River y en la Selección Nacional. Jugó en España, Chile, Uruguay y Colombia.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Luis A. Nícolao
El 27 de abril de 1962, en Brasil, consiguió el récord mundial de los 100 metros mariposa (57s). En diez años sumó muchos récords y fue la figura de la natación argentina.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Daniel Passarella
El gran capitán de la Selección Argentina
campeona en 1978. ídolo de River y de la Fiorentina. Como técnico, dirigió a River, la Selección Argentina y actualmente al Uruguay.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Adolfo Pedernera
191 8-1995. El Maestro debutó en River en 1935 y a partir de los 40 se
convirtió en el conductor de La Máquina. Cuando se retiró, siguió con sus éxitos en la dirección técnica.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Pascual Pérez
1926-1977. Campeón Olímpico en Londres 48. En 1954 derrotó al japonés Shirai y fue el primer Campeón Mundial Argentino. Defendió el título Mosca en diez oportunidades.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Roberto Perfumo
El Mariscal del área jugó en Racing;
Cruzeiro y River. Fue uno de los pilares del último Racing campeón y titular en el Mundial de Inglaterra 1966. Se retiró y pasó a ser director técnico.

 

Brillantes Deportistas de Argentina Medallas de Oro Olimpicas

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Juan Gálvez
1916-1963. Con su hermano Oscar y con Fangio constituyen la elite del automovilismo
en la Argentina. En quince años obtuvo nueve campeonatos en Turismo Carretera, todo un récord.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

José M. Gatica
1925-1963. Fanfarrón como pocos, un mito del boxeo argentino. Nunca fue campeón argentino ni peleó por el título mundial. Su personalidad le provocó amor y odio por igual.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Hugo O. Gatti
Debutó en primera en 1962. Es uno da los personajes más pintorescos de fútbol argentino. El Loco fue el ídolo de la hinchada de Boca. En su carrera ganó siete títulos y jugó 765 partidos.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Froilán González
 Tuvo un brillante paso por Ferrari en la Fórmula Uno. En 14 de julio de 1951 le dio el primer triunfo a esta escudería en la historia de la categoría. Ganó 42 carreras y las 24 Horas de Le Mans.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Alberto Pedro Heguy
10 de handicap. Ganó 17 títulos entre 1957 y 1981. Con su hermano Horacio, más Juan y Alfredo Harriot formaron el mejor equipo de Coronel Suárez.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Santos B. Laciar
Chiquito y guapo, el cordobés ganó tres títulos mundiales: dos como mosca de la Asociación y uno en supermosca del Consejo. Falucho realizó 16 peleas por títulos del mundo. Un grande.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Eduardo Lausse
1927-1 995. Un zurdo pegador. Fue Campeón Argentino mediano en 1953. Se enfrentó con los mejores y llegó a estar 20 en el ranking. Nunca tuvo una chance por el título. Se retiró en 1960.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Irineo Leguisamo
1903-1985. El maestro del turf argentino. Triunfó en Palermo, San Isidro y logró 32 premios internacionales. Ganó más de 3200 carreras (incluidos más de 490 clásicos).
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Nicolino Locche
Fue El Intocable. En 1968 viajó a Tokio, ganó la corona de los welter junior y le dio una clase magistral al campeón Fujii. Realizó seis defensas y ganó cinco. El público lo amó y fue leyenda
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Daniel Martinazzo
Se lo consideró el mejor jugador del mundo de la historia. Con la Selección ganó los Mundiales de San Juan 78, Novara 84 y logró la medalla de oro en los Panamericanos de
Puerto Rico 79.

 

Deportistas Mas Destacados de Argentina Logros Argentinos en Olimpiadas

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Alberto Demiddi
El remero número uno de la Argentina. Campeón Nacional de 1962 a 1972; Campeón Mundial en Canadá 1970;  Medalla de plata en los Juegos de Munich 72y bronce México 68.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Vito Dumas
1900-1965. A bordo del Legh II zarpó de Buenos Aires el 27 de junio de 1942. Luego de 272 días de navegación y de cubrir 22 mil millas, logró dar la vuelta al mundo. La proeza estaba cumplida.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Dante Emiliozzi
Con Torcuato Emiliozzi fueron ídolos del Turismo Carretera. Fueron campeones entre 1962 y 1965 con La Galera, el famoso Ford. En total, los hermanos se adjudicaron más de 40 triunfos.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Bernabé Ferreyra
1909-1972. El Mortero de Rufino comenzó su carrera en Tigre (1931) y se consagró en River (1932-1939). Era peligroso dentro
y fuera del área. Jugó 197 partidos y convirtió 206 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Manuel Ferreira
1906-1 983. Llegó ¿Estudiantes en 1924. Su calidad de juego y goles lo llevaron a la Selección. Capitán y técnico en Amsterdam28. Participó en el Mundial de Uruguay
1930.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Luis Angel Firpo
1894-1960. El Toro Salvaje de las Pampas fue el primer argentino que disputó un Campeonato Mundial. El 14 de septiembre de 1923 perdió por nocaut con Jack
Dempsey.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Enzo Francescoli
Llegó de Uruguay en 1983 para jugar en River. Luego de un flojo primer año, fue ídolo de la hinchada. El Príncipe los llevó a ganar cuatro
campeonatos locales y la Libertadores 96.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Oscar Furlong
Figura y goleador de la Selección Argentina que ganó el primer Campeonato Mundial de Básquet en 1950. Triunfó en la Argentina y se fue a lugar a los Estados Unidos.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Víctor Galíndez
1948-1980. Ganó el título Mundial mediopesado en el 74 ante Len Hutchins. Lo perdió en el 78 y lo recuperó en el 79. Murió en un accidente al debutar como copiloto en TC 1980.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Oscar Alfredo Gálvez
1913-1 989. El Aguilucho dedicó su vida al Turismo Carretera. Entre el 47 y el 61 ganó
siete campeonatos. En el 49 consiguió la primera victoria argentina sobre pilotos europeos.

 

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Deporte Nacional

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Horacio Accavallo:
Comenzó a boxear porque pensaba que era un buen negocio. Realizó 84 peleas en doce años. En 1966 derrotó al japonés Takayama y se convirtió en campeón mundial mosca.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Luis Artime
Uno de los grandes goleadores argentinos. Debutó en 1959 en Atlanta.
Luego jugó en River, Independiente, Brasil y Uruguay. En la Selección, disputó 23 partidos y convirtió 23 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Gabriel Batistuta
Uno de los mejores delanteros del mundo y el máximo goleador de la Selección con 48 tantos. Después de triunfar en Boca, en 1991 se fue a Italia y se convirtió en el extranjero que hizo más goles en la Liga.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Jorge Bátiz
Por trabajo y tenacidad el pionero del ciclismo
nacional. Logró dos subcampeonatos del mundo en velocidad: Italia 55 y Dinamarca 56. Fue campeón Panamericano en México 55.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Norma Baylon
Con su tenis agresivo venció a las mejores de su época. En 1966 obtuvo el campeonato República al superar en la final a la checa
Vera Sukova y se metió entre las siete mejores del mundo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Alberto Cabrera
En la década del 60, con su magnetismo, deslumbró a los amantes del básquet en la Argentina.  Quedó en la historia por su récord único de 9 títulos de campeón argentino con Buenos Aires.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Jeannette Campbell
A los 21 años, fue la primera nadadora argentina que se Consagró subcampeona olímpica al ganar la medalla de plata en los 100 metros libres, en los Juegos de Berlín 1936.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Amadeo Carrizo
Para muchos, fue el mejor arquero de la
historia. Atajó en River de 1945 a 1968 y fue el símbolo del arquero moderno. Se retiró a los 44 años, cuando jugaba para Millonarios de Colombia.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Daniel Castellani
Jugó en la Selección Argentina del 78 al 90. Logró la medalla de bronce en el Mundial 82 y en Seúl, 88. Técnico de la Selección del 93 al
99, obtuvo la medalla de oro en los Panamericanos 95.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional Roberto Cherro
1907-1965. Le decían Cabecita de Jro. Con sus goles, se convirtió en ídolo de Boca (1926-1938). En la Selección ganó la medalla de plata en Amsterdam 28 y jugó el Mundial de Uruguay 1930.